Printer Friendly

DE LA ESPECIE AL ECOSISTEMA; DEL ECOSISTEMA A LA SOCIEDAD: REVALORIZANDO EL ALGARROBO (PROSOPIS PALLIDA) Y EL RETO DE SU CONSERVACION EN LAMBAYEQUE Y EN LA COSTA NORTE DEL PERU.

From species to ecosystem, from ecosystem to society: The revalorization of Prosopis pallida and the challenge of its conservation in Lambayeque and the north coast of Peru

Introduccii?1/2n

El algarrobo--Prosopis pallida--es un i?1/2rbol leguminoso cuyas rai?1/2ces crecen hasta 60 metros de profundidad y llegan al nivel frei?1/2tico para obtener agua (FAO, s.f.). Su crecimiento se da en un rango de altitud de 0 a 1 500 msnm, mientras que su presencia se registra en mi?1/2s de diez departamentos peruanos, llegando a los li?1/2mites, como Tacna y Tumbes, aunque se restringe mi?1/2s desde i?1/2ncash hasta Tumbes (Dostert et al., 2012). Fuera de la zona norcostera, su presencia es baja, aislada y discontinua (Cardich, citado por Nomberto, 2012). Esta especie ocupa sectores donde la falta de agua perjudica el crecimiento de otras especies vegetales, y muchas veces son los i?1/2nicos i?1/2rboles sobrevivientes en estos espacios (Dostert et al., 2012). Sin embargo, cabe resaltar que en i?1/2pocas de lluvias suele regenerarse debido a la diseminacii?1/2n natural de semillas, lo que permite la recuperacii?1/2n de extensas i?1/2reas antes deforestadas por actividad antri?1/2pica. (MTC, 2005; Peri?1/2 Ecoli?1/2gico, 2009; Cuentas, 2015; Linares & Ponce, 2009). Adicionalmente, es un i?1/2rbol de mucha utilidad e importancia econi?1/2mica, pues su madera y frutos son recursos tradicionales y fuente de subsistencia para la poblacii?1/2n (MTC, 2005; Peri?1/2 Ecoli?1/2gico, 2009).

Los bosques secos son de los ecosistemas que esti?1/2n bajo mayor amenaza en todo el mundo por impacto humano, ya que cada vez hay mayor demanda de zonas para agricultura, por deforestacii?1/2n con fines maderables (Linares, 2004; Leal & Linares, 2005; Minam & Minag, 2011) y por incendios forestales antri?1/2picos (Minam & Minag, 2011; Li?1/2pez, 2016).

A pesar de esto--y en contraposicii?1/2n al ni?1/2mero de investigaciones hechas a bosques amazi?1/2nicos--no se cuenta con suficientes estudios, y solo en los i?1/2ltimos ai?1/2os ha surgido interi?1/2s por este tipo de bosques. En el contexto nacional, el bosque seco se ha visto afectado en el tiempo por actividades de sobrepastoreo (Linares, 2004; Sabogal, 2011; Hocquenghem, s.f.), urbanizacii?1/2n, mineri?1/2a y principalmente por expansii?1/2n de la agricultura, llegando incluso a concluir que los bosques secos han tenido un retroceso paralelo al avance de la actividad agri?1/2cola en el Peri?1/2 (Hocquenghem, s.f.).

En esta regii?1/2n, los ecosistemas naturales son cada vez mi?1/2s susceptibles a las sequi?1/2as, a cambios en usos del suelo, fragmentacii?1/2n del paisaje y del hi?1/2bitat, entre otros. Se sabe que los factores que intensifican esta situacii?1/2n en la regii?1/2n son diversos. Entre ellos destacan la pobreza extrema, la migracii?1/2n y establecimiento de poblaciones en zonas naturales, la ampliacii?1/2n y expansii?1/2n de frontera agri?1/2cola en zonas inadecuadas, la educacii?1/2n ambiental deficiente y casi escasa, la erosii?1/2n ei?1/2lica e hi?1/2drica, incremento de poblacii?1/2n sin planificacii?1/2n, la carencia de zonificacii?1/2n ecoli?1/2gica econi?1/2mica, el incumplimiento de la normatividad ambiental vigente, el manejo inadecuado del suelo, la sobreexplotacii?1/2n de recursos naturales, la disminucii?1/2n de especies por caza y comercializacii?1/2n ilegal, la contaminacii?1/2n de agua y suelo y el aumento de plagas. Es asi?1/2 como se origina una vulnerabilidad para la biodiversidad frente a la variabilidad climi?1/2tica dentro de un escenario de escasez de lluvias y elevadas temperaturas y constituye una amenaza a los ecosistemas terrestres, incluyendo los ecosistemas insulares (Gobierno Regional de Lambayeque & Grupo Ti?1/2cnico Regional de Cambio Climi?1/2tico en Lambayeque, 2010).

De manera similar, en el documento sobre cambio climi?1/2tico en el Peri?1/2, con especificacii?1/2n en la costa norte peruana (Fundacii?1/2n M. J. Bustamante De La Fuente, 2010), varios de estos factores son resumidos como las causas de los cambios en los ecosistemas y coinciden en cuanto al alto porcentaje de poblacii?1/2n en extrema pobreza, urbanizacii?1/2n, expansii?1/2n de la frontera agri?1/2cola, necesidad de educacii?1/2n y sensibilizacii?1/2n ambiental, riesgos de erosii?1/2n, necesidad de estrategias como planificacii?1/2n y zonificacii?1/2n ecoli?1/2gica econi?1/2mica, falta de poli?1/2ticas y normas ambientales y sociales aplicables, perturbaciones en el aprovechamiento del suelo, presii?1/2n sobre los recursos naturales, poca esperanza de vida de las especies por los procesos de contaminacii?1/2n y favorecimiento al desarrollo de plagas por intensas sequi?1/2as. Esto demuestra y supone una preocupacii?1/2n de la humanidad. Es de importancia, por tanto, analizar las amenazas a estos ecosistemas, principalmente los delimitados para este estudio: la deforestacii?1/2n y consecuencias como desertificacii?1/2n y fragmentacii?1/2n de hi?1/2bitat; asi?1/2 como comparar la vulnerabilidad climi?1/2tica frente a los beneficios de feni?1/2menos como el de El Nii?1/2o, conocido por sus siglas en ingli?1/2s--ENSO (El Nii?1/2o Southern Oscillation)--, y el rol de los incendios forestales.

El objetivo de este estudio es identificar la importancia ecoli?1/2gica del algarrobo para el ecosistema del bosque seco y la importancia socioeconi?1/2mica y cultural de la especie y el bosque para la sociedad. Lo primero se logra midiendo pari?1/2metros como densidad, cobertura y frecuencia, con el fin de obtener el valor de importancia ecoli?1/2gica del algarrobo y de otras especies presentes. Por otro lado, las entrevistas elaboradas en las salidas de campo, en conjunto con recopilacii?1/2n bibliogri?1/2fica, aportari?1/2n a determinar los usos de la especie y las amenazas que alteran el funcionamiento del bosque seco.

El arti?1/2culo se divide en cinco secciones. La primera describe el objeto de estudio --el algarrobo, sus productos, utilidades y potencialidades--a partir de fuentes bibliogri?1/2ficas relevantes respecto del tema. La segunda seccii?1/2n describe brevemente el i?1/2rea de estudio, acompai?1/2ada de apoyo visual con mapa y fotografi?1/2as del lugar. La tercera, sobre metodologi?1/2a y resultados, explica los mi?1/2todos utilizados en campo y gabinete, y a partir de cada mi?1/2todo se presentan y describen sus respectivos resultados. La seccii?1/2n de discusii?1/2n compara e interpreta los resultados con otras investigaciones relevantes y se divide en cuatro partes que representan la significancia de la frase inicial: De la especie al ecosistema, donde se describe la importancia del algarrobo como especie clave para el bosque seco; De la especie a la sociedad, que muestra la relevancia de la especie para la poblacii?1/2n y ci?1/2mo su uso sostenible influye en la mejora de la calidad de vida; Del ecosistema a la sociedad, donde se identifican los servicios ambientales del bosque seco de algarrobo para la humanidad como ecosistema natural y urbano, y ci?1/2mo su conservacii?1/2n aporta a la sociedad en el sentido de generar pequei?1/2os bosques como zonas rentables y productivas, y por i?1/2ltimo, Las amenazas, donde se analizan las causas que suponen un peligro para los bosques secos. Finalmente, se presentan las Reflexiones finales y conclusiones mi?1/2s importantes.

EL ALGARROBO: PRODUCTOS, UTILIDADES Y SUS POTENCIALIDADES

Respecto del objeto de estudio, Prosopis pallida, se presentan sus caracteri?1/2sticas y utilidades, principalmente sobre la base del trabajo realizado por Di?1/2az en su libro Los algarrobos (1995), donde hace una recopilacii?1/2n de informacii?1/2n muy valiosa de la especie para la poblacii?1/2n norcostera. Es asi?1/2 como sostiene que el algarrobo ofrece una serie de usos, donde los humanos y animales son los beneficiados, siendo el hombre el encargado de dar un uso razonable a los productos utilizados desde tiempos antiguos para bien de los pobladores rurales y urbanos. Sigue constituyendo en el presente un recurso natural renovable muy i?1/2til, con la diferencia de que ahora se le va dando mayor importancia econi?1/2mica y mi?1/2s usos (Di?1/2az, 1995).

Si bien la madera y el combustible derivados del algarrobo son de gran demanda, esta especie no solo mide su utilidad por dichos productos, sino tambii?1/2n por sus frutos de gran valor nutritivo, que contienen azi?1/2cares y protei?1/2na (Di?1/2az, 1995). Los frutos son muy importantes, en especial las vainas de algarrobo para la alimentacii?1/2n. Si bien antes eran utilizadas i?1/2ntegramente para animales, con el tiempo han sido evaluadas en cuanto a su eficiencia en la alimentacii?1/2n humana y forraje para animales, <<con la tendencia hacia la industrializacii?1/2n que atraviesa el agro norcostei?1/2o peruano, y va adquiriendo sumo interi?1/2s en el estudio del poder nutritivo, y de los subproductos que deriven de la algarroba>>. Di?1/2az (1995, 1997) sei?1/2ala, asi?1/2, que los productos de algarrobo se clasifican en dos tipos: maderables y no maderables (ver tablas 1, 2 y 3).

i?1/2REA DE ESTUDIO

El trabajo de campo se realizi?1/2 en una de las i?1/2reas de conservacii?1/2n regional (ACR) recientemente creadas (2011) y que se encuentra dentro del Sistema Regional de i?1/2reas de Conservacii?1/2n de Lambayeque (SPDA & GIZ, 2008): Huacrupe La Calera. Se ubica en el distrito de Olmos, provincia de Lambayeque (ver figura 1). Su clima cuenta con una temperatura media anual de 23 [grados]C y sus precipitaciones son estacionales (entre enero y abril), con mi?1/2nimas de 300 mm y mi?1/2ximas de 700 mm (Gobierno Regional de Lambayeque, 2011).

Su ri?1/2o mi?1/2s importante es el San Cristi?1/2bal, el cual no tiene aguas permanentes y esti?1/2 ubicado al norte de Olmos. La presencia de las asociaciones vegetales algarrobal-zapotal y hualtaco-palo santo esti?1/2n condicionadas por la presencia de los cerros Huacrupe y La Calera, ya que entre estos se desarrollan las poblaciones de algarrobo. Respecto de las especies de fauna, esti?1/2n presentes el puma, venado, zorro costei?1/2o, iguanas y chiscos, especies de reptiles, mami?1/2feros y de aves (Gobierno Regional de Lambayeque, 2011; Sernanp, 2011). Finalmente, las entrevistas se realizaron en diferentes lugares de la regii?1/2n. Las zonas donde se llevaron a cabo fueron Olmos, en la provincia de Lamba-yeque, la ciudad de Chiclayo en la provincia del mismo nombre y en la provincia de Ferrei?1/2afe (distritos de Pi?1/2tipo y Picsi).

METODOLOGi?1/2A Y RESULTADOS

Mi?1/2todo de muestreo vegetal: punto-centro-cuadrado

El mi?1/2todo punto-centro-cuadrado es uno de los mi?1/2s utilizados para el muestreo de i?1/2rboles en i?1/2reas forestales. Sus ventajas son la rapidez, poco equipo, poca mano de obra y flexibilidad de medicii?1/2n. Consiste en medir cuadrantes con i?1/2ngulos de 90[grados]. En cada cuadrante se mide la distancia y el DAP3 del i?1/2rbol mi?1/2s cercano al centro, y se toman en cuenta solo cuatro i?1/2rboles (Mostacedo & Fredericksen, 2000; Humano, 2013; Walsh & Repsol, s.f). Se realizaron ocho transectos de 100 m cada uno en el ACR Huacrupe La Calera. Se utilizaron estacas, soguilla, cintas de colores, cintas mi?1/2tricas--una especial para medir el DAP de cada i?1/2rbol--y libreta de notas para anotar las medidas y nombres de las especies. Se trabaji?1/2 en un peri?1/2odo de tres di?1/2as y con un grupo de apoyo de siete personas (ver figura 2).

El i?1/2ndice de valor de importancia

El IVI (i?1/2ndice de valor de importancia) es un i?1/2ndice de valoracii?1/2n estructural desarrollado por Curtis y MacIntosh en 1951. Este i?1/2ndice se desarrolla para la jerarquizacii?1/2n de la dominancia de cada especie en un ecosistema y es calculado de la siguiente forma (Zarco et al., 2010):

IVI: Dominancia relativa + Densidad relativa + Frecuencia relativa

Para esto se requieren los siguientes datos: DAP y i?1/2rea basal, que es el i?1/2rea de la seccii?1/2n de fuste de cada individuo tomada a una altura de 1,30 m. Para cada especie en cada transecto se obtiene una serie de datos (4) para calcular el IVI y determinar la dominancia de alguna especie y el grado de heterogeneidad del ecosistema (Escuela de Ingenieri?1/2a de Antioqui?1/2a, s.f.).

Resultados

Segi?1/2n el IVI (ver tablas 4 y 5), hay un mayor valor, en casi todos los transectos, para el algarrobo, cuyos valores de RIV (valor de importancia relativa) esti?1/2n entre 44 y 64. Sin embargo, hay otras especies que tambii?1/2n muestran un valor ecoli?1/2gico importante. Tal es el caso del sapote, que muestra alta frecuencia en la mayori?1/2a de transectos. Se infiere, entonces, que el algarrobo es la especie mi?1/2s importante del i?1/2rea muestreada. Pero al comparar los IVI de todos los transectos se halli?1/2 la desviacii?1/2n esti?1/2ndar para ver la dispersii?1/2n de los valores del promedio. El algarrobo posee un promedio IVI de 53,01, pero al encontrar la desviacii?1/2n esti?1/2ndar no todos los valores de IVI esti?1/2n cercanos a la media. Por ejemplo, en el transecto 7, donde el valor de IVI del algarrobo es 24,84, el aromo es la especie que mi?1/2s abunda en esa pequei?1/2a i?1/2rea. Segi?1/2n las condiciones del lugar tan homogi?1/2neas, y donde el algarrobo podri?1/2a crecer perfectamente, esta situacii?1/2n podri?1/2a atribuirse a que no se encontraron i?1/2rboles en esta zona porque habri?1/2an sido talados recientemente. En el caso del sapote y el aromo ocurre lo mismo, ya que sus desviaciones esti?1/2ndar son altas--11,28 y 14,18, respectivamente--, y por tanto en ciertas i?1/2reas dicha especie, que era encontrada con alta frecuencia en otras, no teni?1/2a el mismo nivel de presencia. Esto puede deberse mi?1/2s a la fuerte presencia del algarrobo como especie dominante y clave para el funcionamiento del ecosistema.

Mi?1/2todo: las entrevistas en campo

En la recoleccii?1/2n de informacii?1/2n de la poblacii?1/2n local se utilizaron dos mi?1/2todos imprescindibles: la encuesta y la entrevista. La encuesta, formulada y aplicada en el estudio de Cuentas (2015) y parcialmente en Cuentas (2016), sirvii?1/2 como base para las preguntas abiertas en las entrevistas (5) a los actores clave que cooperaron con esta investigacii?1/2n. La entrevista se considera una ti?1/2cnica muy completa y complementaria en la investigacii?1/2n cualitativa, con la cual se obtiene informacii?1/2n de manera personalizada. El tipo de entrevista realizada en este estudio fue una no estructurada o abierta, es decir que no se realizi?1/2 previamente un guion o secuencia de preguntas, con el objetivo de conseguir resultados de la <<construccii?1/2n simulti?1/2nea a partir de las respuestas del entrevistado>> (Murillo et al., s.f.). Las entrevistas fueron conversaciones abiertas con dos familias campesinas, actores clave del gobierno regional de Lambayeque, guardaparques y con trabajadores del Museo Sici?1/2n.

Resultados

Entrevista a familia Veli?1/2squez en su propiedad en Ferrei?1/2afe (ver figura 3)

La familia Veli?1/2squez aporti?1/2 informacii?1/2n muy valiosa respecto de los usos que genera el algarrobo y su estado de conservacii?1/2n. En primer lugar, comentaron que para 2014 --que fue el ai?1/2o en que se realizi?1/2 la entrevista--, ya se habi?1/2a designado la prohibicii?1/2n de talar i?1/2rboles, particularmente algarrobos, e incluso se dispuso que si se talaba algi?1/2n algarrobo este debi?1/2a estar en su etapa de vejez o ya muerto, y necesariamente los duei?1/2os del terreno donde se tali?1/2--y, por tanto, quienes hari?1/2an uso del producto maderable--debi?1/2an plantar un nuevo i?1/2rbol para el mantenimiento ecosisti?1/2mico. Sin embargo, tambii?1/2n sostienen que esto no es respetado por los taladores ilegales, quienes continuamente llegan y deforestan grandes i?1/2reas de estos i?1/2rboles.

En cuanto a los usos del algarrobo, si bien comentaron que dan utilidad a la madera, tanto como lei?1/2a y carbi?1/2n, los productos que mi?1/2s consumen son los frutos, pues se producen grandes cantidades de algarrobina y miel de abeja. Finalmente, algo muy interesante es que parte de su hogar esti?1/2 conformado por algarrobos, pero no totalmente como madera sino como parte de su decoracii?1/2n y aporte de sombra ante el intenso calor del desierto.

Entrevista a familia campesina en Huacrupe La Calera--familia Mayangct (ver figura 4)

El sei?1/2or Mayanga More es un guardaparques voluntario desde hace casi cinco ai?1/2os, y la gratificacii?1/2n obtenida de su trabajo es estar rodeado de un hermoso paisaje natural como el bosque seco, la labor en sus chacras, su ganado, y, sobre todo, su familia. En la entrevista, el presidente de comuneros del ACR Huacrupe La Calera nos comenta que este esfuerzo es para protegerlo de invasores que ingresan a talar algarrobos y eventualmente venderlos como lei?1/2a y carbi?1/2n, principalmente al gran mercado de Lima. Ademi?1/2s, ai?1/2n no se cuenta con una delimitacii?1/2n fi?1/2sica, lo cual hace ai?1/2n mi?1/2s complicada su situacii?1/2n y conservacii?1/2n.

Otra preocupacii?1/2n es que, por el cambio climi?1/2tico, desde hace varios ai?1/2os no llueve o no hay precipitaciones realmente intensas que permitan el desarrollo de la agricultura y el crecimiento de los algarrobos y otras especies forestales. La i?1/2nica fuente de agua para las comunidades campesinas y para el bosque seco de algarrobo son las aguas subterri?1/2neas o napa frei?1/2tica, que se obtienen a partir de pozos que deben ser cavados a unos 50 metros de profundidad.

Respecto de la funcii?1/2n del algarrobo como especie, el sei?1/2or Mayanga y familia coincidieron con otros entrevistados en que es muy valioso. Entre sus servicios esti?1/2n la sombra que ofrece y sus productos, tanto su madera de alta calidad como sus frutos, que sirven de alimento principalmente para sus animales, ademi?1/2s de que permite la produccii?1/2n de algarrobina para consumo humano. Sin embargo, las sequi?1/2as nuevamente generan problemas tanto a la especie como a las actividades que pueden llevarse a cabo a partir de su uso, como es el caso de la apicultura, ya que al secarse el algarrobo las abejas desaparecen junto a sus productos. Contextualizando esta actividad a la produccii?1/2n de la familia Mayanga, el sei?1/2or Juan tiene una marca propia denominada PIOLAM'S, que produce miel orgi?1/2nica y vino miel. Finalmente, en cuanto a las inciativas de conservacii?1/2n, tanto el sei?1/2or Juan Mayanga como varios miembros de los cuatro caseri?1/2os que conforman el ACR han sido apoyados por programas de cooperacii?1/2n bajo el liderazgo del PNUD, impulsando a generar negocios verdes. Por ejemplo, el PNUD desarrolli?1/2 entre 2010 y 2012 propuestas en cuanto a apicultura y cri?1/2a de abejas para la obtencii?1/2n de miel o cera. Hoy en di?1/2a, veintiocho familias vienen siendo capacitadas para sacar adelante dichos proyectos. Es importante resaltar que parte de su proyeccii?1/2n futura contempla la idea del turismo para la generacii?1/2n de nuevos ingresos.

Entrevista a actores clave en el gobierno regional de Lambayeque

Los actores clave del gobierno regional--el jefe del ACR Huacupre La Calera, el ingeniero Ci?1/2sar Bernabi?1/2 Orellana y el bii?1/2logo Gino Chanami?1/2 Di?1/2az--enfatizaron, en primer lugar, el peligro que esti?1/2n atravesando los algarrobos, particularmente frente a la escasez de lluvias, en el bosque ACR Huacrupe La Calera, y sobre las acciones que han tomado respecto de esa problemi?1/2tica. Como punto de partida se comenti?1/2 sobre la existencia de un programa nacional de bosques proveniente del Minam, que ha empezado a trabajar en los bosques y a los cuales se les informi?1/2 la situacii?1/2n de los algarrobos. El gobierno regional sostiene que se requieren estudios para determinar las diferentes causas de la mortandad de los algarrobos, siendo su principal preocupacii?1/2n la escasez de agua. Esto se debe al bajo nivel de la napa frei?1/2tica (aproximadamente 50 metros en Huacrupe La Calera) y a su rai?1/2z pivotante, ya que las rai?1/2ces laterales--que colectan el alimento--se secan. Todas estas respuestas a la pi?1/2rdida de individuos de algarrobo se relacionan directamente con la escasez hi?1/2drica como punto de partida.

Respecto del estado del algarrobo en comparacii?1/2n con otras especies, mencionan que el mi?1/2s afectado--e incluso el i?1/2nico--frente a sequi?1/2as y posibles plagas es el algarrobo. Por ejemplo, los sapotes esti?1/2n verdes y sanos y, a diferencia del algarrobo, que por la poi?1/2a adquiere la humedad que le llega y crece verticalmente, estos producen su propia humedad y el largo de sus hojas permite conservarla, ademi?1/2s de crecer horizontalmente, di?1/2ndole mi?1/2s sombra.

Algo que resaltan es la importancia de este tipo de ecosistema y su especie: <<es un ecosistema i?1/2nico en el mundo en lo que es bosque seco de algarrobo y se encuentra principalmente en Tumbes, Piura y Lambayeque>>. En cuanto a la proteccii?1/2n del bosque seco, la importancia de este ecosistema para la sociedad y las amenazas de las que son vi?1/2ctimas, nos comentaron que habi?1/2a un total, para ese entonces (2015), de cuarenta guardianes, con una distribucii?1/2n de diez guardianes por caseri?1/2o, siendo el sei?1/2or Juan Mayanga el presidente. Como ya es de conocimiento, y se confirma en esta conversacii?1/2n, existen los taladores ilegales, responsables directos de la deforestacii?1/2n del bosque seco, y que van en contra de los objetivos de conservacii?1/2n de los comuneros y del gobierno regional. Algo interesante que se rescata aqui?1/2 es que los taladores deberi?1/2an ir a bosques viejos, sin embargo, perjudican a los bosques de mayor potencial, produciendo o comprando carbi?1/2n a bajos precios y vendii?1/2ndolo posteriormente a unos altos para las polleri?1/2as en los grandes mercados de destino, como es el caso de Lima.

Finalmente, cabe mencionar las iniciativas para la proteccii?1/2n de sus bosques. El gobierno regional ha generado esfuerzos e iniciativas para mejorar la situacii?1/2n actual, como por ejemplo el apoyo de Profonampe y el convenio con Aider (Asociacii?1/2n para la Investigacii?1/2n y Desarrollo Integral), una ONG que opera en el pai?1/2s con financiamiento y cooperacii?1/2n ti?1/2cnica internacional. Entre acciones estrati?1/2gicas esti?1/2 el apoyo con mi?1/2quinas para mejoramiento de alimento balanceado para animales, la creacii?1/2n de un plan maestro del ACR y el desarrollo de actividades econi?1/2micas sostenibles entre la poblacii?1/2n, como ganaderi?1/2a y apicultura.

Entrevista a guardaparques y trabajadores del jardi?1/2n boti?1/2nico del Museo Sici?1/2n

Los guardaparques--entrevistados tanto en febrero como en octubre de 2014--comentaron, con relacii?1/2n al algarrobo, que el Santuario Histi?1/2rico Bosque de Pi?1/2mac (SHBP) era una de las i?1/2reas naturales protegidas (ANP) con mayor cantidad de individuos de dicha especie, no como algarrobal sino como especie dominante, por lo que se consideraba un bosque seco de algarrobo. Sostienen que lo mi?1/2s importante es conservar la especie, por lo que su trabajo, mayormente voluntario, se enfoca en mantener el bosque lo menos vulnerable que sea posible frente a las potentes amenazas. La deforestacii?1/2n es lo que mi?1/2s esti?1/2 afectando a los bosques. Es aqui?1/2 donde destacan que, para que el bosque se regenere y se cubran aquellas i?1/2reas que han sido deforestadas, sobre todo en los i?1/2ltimos ai?1/2os, se requieren eventos de lluvias extremas, como en el ENSO. Cuando se consulti?1/2 respecto de los incendios forestales, comentaron que estos se han ido reduciendo, pero que ai?1/2n contini?1/2an ocurriendo, y que sus efectos, si bien no son tan dri?1/2sticos como los de la deforestacii?1/2n, si?1/2 pueden llegar a perjudicar la composicii?1/2n vegetativa de los bosques. Su visii?1/2n es el mantenimiento de un <<todo>> como paisaje y ecosistema. Esta opinii?1/2n se compara con lo mencionado por un grupo de trabajadores que se entrevisti?1/2 en el jardi?1/2n boti?1/2nico del museo Sici?1/2n. Ellos sostienen que el algarrobo aporta al confort, pues otorga sombra y frescura ante el fuerte sol y el clima caluroso. Ademi?1/2s de eso, su uso se vuelve cultural, pues el embellecimiento que otorga al paisaje los vuelve lugares i?1/2nicos.

DISCUSIi?1/2N

De la especie al ecosistema

Di?1/2az (1995) sostiene que los algarrobos frenan el avance de las dunas, <<impidiendo el movimiento de la arena con su poderoso sistema radicular y su frondosa copa>> (Di?1/2az, 1995). El bosque de algarrobo, como ecosistema, crea mejores condiciones de vida, reduce las temperaturas extremas del suelo, en su copa incrementa la humedad y reduce el movimiento del viento, ademi?1/2s de aportar sombra y proteccii?1/2n, por lo que en muchas zonas no se talan i?1/2rboles que bordean casas. Finalmente, el autor sei?1/2ala que ofrecen riqueza y variedad en fauna donde estos encuentran albergue, refugio, recursos y alimento (Di?1/2az, 1995).

El muestreo realizado en el bosque seco de Huacrupe La Calera mostri?1/2 que el algarrobo tiene el mayor valor de importancia ecoli?1/2gica, reflejando asi?1/2 que este es un bosque seco de algarrobo de gran importancia en la regii?1/2n, tal como sostiene tambii?1/2n el jefe del ACR en la entrevista. Sin embargo, queda la duda de la presencia de esta especie en el otro bosque con mayor cantidad de algarrobos: el Santuario Histi?1/2rico Bosque de Pi?1/2mac. Es asi?1/2 como surge la discusii?1/2n a partir del trabajo realizado por Arias Salcedo (2013) (7), mostrando que el algarrobo es el i?1/2rbol dominante, superando en todas las parcelas de muestreo el 40% de la cobertura forestal y con un valor promedio de importancia de 61, mientras que en el muestreo personal se obtuvo un promedio RIV de 53,01, muy por encima de las demi?1/2s especies. Otra coincidencia es la importancia de la presencia del sapote, ya que en el ACR presenta un valor RIV de 25,06, mientras que en el SHBP es de 23,8. Otras especies comunes que se encontraron fueron el faique y el vichayo, que, si bien en el muestreo realizado en ambos lugares tienen muy poca presencia, tambii?1/2n forman parte de la composicii?1/2n de los bosques secos y comparten las condiciones de hi?1/2bitat con el algarrobo.

De la especie a la sociedad

En primer lugar, segi?1/2n Beltri?1/2n (2013), Prosopis pallida es una de las especies mi?1/2s abundantes en los ecosistemas secos de Tumbes, Piura y Lambayeque, y en la economi?1/2a agraria de la zona norte sirve como soporte econi?1/2mico y alimento para miles de familias campesinas (Beltri?1/2n, 2013). Esto se relaciona con lo comentado por ambas familias entrevistadas, quienes opinaron sobre los beneficios que otorga esta especie. La familia campesina del ACR Huacrupe La Calera enfatizi?1/2 en el hecho de que hacen uso de ambos tipos de productos del algarrobo, tanto los maderables--particularmente la lei?1/2a--como los no maderables. Respecto de estos i?1/2ltimos, las dos familias coincidieron en que, aparte del uso de la madera, su principal utilidad son los frutos de algarrobo, de donde obtienen productos para consumo y venta, formando asi?1/2 parte de su sustento econi?1/2mico y subsistencia. En cuanto a su relacii?1/2n con animales domi?1/2sticos, la familia del ACR, al vivir en los alrededores del bosque, les permite criar ganado vacuno (ver figura 7) y equino, principalmente, asi?1/2 como aves de corral, siendo el algarrobo parte de su alimentacii?1/2n.

En cuanto a confort y esti?1/2tica, se puede discutir lo comentado por trabajadores del jardi?1/2n boti?1/2nico del Museo Sici?1/2n. Para ellos, el algarrobo otorga sombra ante el caluroso clima. Esto coincide con lo expresado por Sammartino (2011), quien sostiene que, asi?1/2 como ofrece comodidad a los humanos, el mismo servicio les da a los animales, ya que los algarrobos forman una especie de techado vegetal, aportando al bienestar de los animales que se refugian bajos estos i?1/2rboles en i?1/2pocas con altas temperaturas.

En la costa norte, la algarroba es el producto no maderable del algarrobo de mayor relevancia para la economi?1/2a local. Asi?1/2 como sostienen Di?1/2az (1995) y Asencio (1997), el mercado tradicional del algarrobo es para alimento de diversos tipos de ganado, alimentacii?1/2n familiar, transformacii?1/2n e industrializacii?1/2n. Estas formas de utilizacii?1/2n representan para las familias un producto de fi?1/2cil comercio y de gran potencial a convertirse en recursos monetarios (Asencio, 1997).

El estudio de Asencio (1997) en un asentamiento silvopecuario en Piura permite considerar sus positivos resultados para aplicar las mismas estrategias respecto de la rentabilidad de la algarroba, su potencial y posibilidades de uso en otras zonas, y contrastarlo con la rentabilidad de productos maderables como lei?1/2a y carbi?1/2n. El autor sei?1/2ala que la algarroba logri?1/2 un mercado local y nacional, incentivando a la poblacii?1/2n a enfatizar mi?1/2s su venta para generar nuevos ingresos. Al medir la rentabilidad de las opciones productivas de los bosques secos, la produccii?1/2n de algarroba es la que mayores ingresos otorgi?1/2 frente a la de lei?1/2a y carbi?1/2n, productos obtenidos por actividades depredadoras (Asencio, 1997). Es asi?1/2 como se concluye que el algarrobo, bajo un uso sostenible y no depredador, puede aportar a la sociedad mucho mi?1/2s de lo esperado, dejando de lado parcialmente aquellas utilidades tradicionales de productos maderables, que en conjunto con la actividad humana extrema actual, pueden llegar a terminarse muy pronto. Por otro lado, las familias campesinas y actores clave del GORE de Lambayeque coinciden en la importancia de generar ingresos por actividades econi?1/2micas, como los casos de la ganaderi?1/2a (ver figura 5) y la apicultura para producir productos comercializables como el vino miel y miel orgi?1/2nica. Ademi?1/2s, las semillas de las vainas de algarroba se dispersan de manera natural debido a las heces de los animales de ganado, especialmente el ganado bovino, luego de haber consumido sus frutos. Particularmente, en zonas y i?1/2pocas de mayor humedad--como por ejemplo en el ENSO--esta propagacii?1/2n por semillas se intensifica, sobre todo en condiciones ecoli?1/2gicas favorables, lo cual influye en la recuperacii?1/2n de los bosques secos de algarrobo (Galera, 2000).

Del ecosistema a la sociedad

En esta seccii?1/2n se discutiri?1/2 el papel del bosque seco en su totalidad en beneficio ambiental y social, como es considerado no solo un ecosistema natural importante en el Peri?1/2 desde hace di?1/2cadas, sino como el ecosistema urbano y el espacio donde se pueden desarrollar actividades econi?1/2micas en el que se ha convertido. A modo de introduccii?1/2n, se considera la experiencia de Di?1/2az (1995), que describe lugares donde ha apreciado el crecimiento y desarrollo de individuos de esta especie como un todo, infiriendo que, por medio de sus observaciones, se le pueden otorgar las caracteri?1/2sticas de paisaje, ecosistema, asociacii?1/2n vegetal y hi?1/2bitat:

[...] en i?1/2reas desi?1/2rticas de Piura y Lambayeque, donde millones de algarrobos esti?1/2n cubriendo las pampas arenosas alrededor de la carretera panamericana, Lomas, Tombolero, La Picada. Los algarrobos forman bosques poco densos y mezclados con sapote, bichayo, faique; al borde de la carretera los i?1/2rboles forman a manera de avenidas, rodales que antes de 1983 no existieron, pero las abundantes lluvias de dicho ai?1/2o favorecieron el crecimiento y desarrollo. Similarmente, las i?1/2reas desi?1/2rticas entre las ciudades de Piura y Chulucanas, por ahora esti?1/2n cubiertas de bosques ralos de algarrobos, en asociacii?1/2n con lipe, palo verde, faique, sapote [...] que se van haciendo mi?1/2s densos hacia Morropi?1/2n, Vici?1/2s. El mismo proceso se ha repetido en el desierto de Olmos (Di?1/2az, 1995).

Los algarrobos poseen un potencial forestal de importancia i?1/2nica, cuya riqueza, que permanece en desiertos y lugares i?1/2ridos del pai?1/2s, solicita al hombre rural y urbano su valoracii?1/2n. Es asi?1/2 como se genera la importancia de los algarrobos en las i?1/2reas rurales, donde los desiertos deben transformarse en zonas productoras, haciendo uso racional de los recursos forestales de algarrobo para lograr que generen riquezas a futuras generaciones. Seri?1/2a ideal y necesario que los hombres rurales se convirtiesen en productores de recursos por medio de las plantaciones forestales y el uso sostenible. Es comi?1/2n ver crecer algarrobos dentro de viviendas rurales, ya sea de forma natural por i?1/2poca de lluvias o sembrados por ellos mismos (8). Por otra parte, constituyen ecosistemas urbanos en las ciudades norcosteras, donde el P. pallida y otras especies de Prosopis crecen en parques, plazas y avenidas, creando un confortable ambiente para los ciudadanos (Di?1/2az, 1995). Segi?1/2n observaciones en campo, el ecosistema del bosque seco tambii?1/2n sirve como espacio de desarrollo agrario sostenible. Tal es el caso de la familia Mayanga, que ha podido instalar unas pequei?1/2as zonas junto a sus casas para produccii?1/2n de hortalizas y frutas.

Las posibilidades que ofrece el ecosistema a la sociedad son diversas, pero para eso necesita la participacii?1/2n clave de uno de los actores de mayor importancia: la poblacii?1/2n. Esto puede demostrarse por un estudio en Tumbes y observaciones realizadas en el i?1/2rea de estudio: ACR Huacrupe La Calera. En el primer estudio, realizado por Ruiz (2003), se mencionan proyectos de construccii?1/2n de algarroberas para potenciar la economi?1/2a de familias campesinas. Esta iniciativa, que supone integrar el ecosistema dentro de la sociedad, mejori?1/2 la produccii?1/2n, logrando definir estrategias de conservacii?1/2n de productos en las algarroberas--como ecosistemas artificiales--y evitando la alteracii?1/2n de la produccii?1/2n por eventos climi?1/2ticos extremos (Ruiz, 2003). Vii?1/2ndolo desde el otro lado, una estrategia para integrar a la poblacii?1/2n dentro del bosque y se genere esta relacii?1/2n ecosistema-sociedad se dio en el ACR Huacrupe La Calera. En esta zona, voluntarios comuneros de Santo Domingo de Olmos se organizan para cuidar, proteger y aplicar medidas de conservacii?1/2n a su bosque, pues tienen conocimiento y conciencia de los beneficios tanto ambientales y sociales como econi?1/2micos de su uso sostenible (Sandoval, 2011; Andina, 2013).

Para la proteccii?1/2n de una especie dentro de un conjunto, como es el ecosistema, es importante incluir estrategias de la biologi?1/2a de la conservacii?1/2n, ya que esta <<ciencia>> combina la importancia de una especie con las prioridades para crear i?1/2reas naturales protegidas, incentivando el uso sostenible del territorio (Santilli?1/2n, 2013). Asi?1/2, frente a las posibilidades del bosque como ecosistema para la sociedad, se proponen, de manera personal, oportunidades de economi?1/2a y sostenibilidad a la vez: el ecoturismo (ver figura 6). Si bien varias ANP consideradas como bosques secos de algarrobos de la costa norte son escenario de actividad turi?1/2stica--Santuario Histi?1/2rico Bosque de Pi?1/2mac (Pi?1/2tipo, Lambayeque) o i?1/2rea de Conservacii?1/2n Privada <<El Cai?1/2oncillo>> (San Pedro de Lloc, La Libertad)--, las propuestas se centran, en este estudio, en las oportunidades que ofrece el ACR Huacrupe La Calera. Se requieren estrategias que lo asciendan a ya no solo un i?1/2rea de conservacii?1/2n de interi?1/2s local (por los comuneros) y regional (por el gobierno regional), sino de interi?1/2s nacional, fomentando decisiones como delimitacii?1/2n y zonificacii?1/2n del bosque para evitar el ingreso de invasores y taladores. Si se desarrolla el ecoturismo, se podri?1/2 apoyar econi?1/2micamente al manejo del ACR y de otras prioridades como el mantenimiento de las comunidades que lo protegen, lo cual debe ir acompai?1/2ado de campai?1/2as de sensibilizacii?1/2n al poblador y al turista. Para que los bosques secos se conviertan en destinos turi?1/2sticos y que fomenten el desarrollo sostenible es importante considerar los principios del ecoturismo que propone Vanegas (2006). Entre ellas se puede destacar la conservacii?1/2n natural y cultural, pues la biodiversidad natural de los bosques secos tambii?1/2n supone patrimonios culturales locales y nacionales y estrategias de gestii?1/2n sostenible, como la capacidad de carga turi?1/2stica, es decir el li?1/2mite que pueden soportar un espacio para actividades turi?1/2sticas sin reducir la calidad del medio ambiente para los visitantes. Es importante considerar en este punto que, si bien se busca la conservacii?1/2n de los bosques secos por medio del ecoturismo, esta sigue siendo una actividad econi?1/2mica que debe aportar al desarrollo econi?1/2mico y social. Finalmente, se deben tener en cuenta algunos puntos que menciona Vanegas (2006), como la integracii?1/2n de las comunidades por medio de la participacii?1/2n--tal como ocurre actualmente con el ACR Huacrupe La Calera--, para lo cual es importante generar capacitaciones y promover un mi?1/2todo moderno, como la actividad ecoturi?1/2stica, para que estas comunidades lo incorporen dentro de sus actividades econi?1/2micas. Esto es algo que ya ha estado mostrando resultados en Piura y Lambayeque, como en las mejores pequei?1/2as empresas o negocios, usando los productos de los algarrobos; en vinculaciones entre diferentes comunidades con el mismo potencial productivo; en mayores ingresos turi?1/2sticos, como fue ocurriendo en Chaparri?1/2, y en programas de educacii?1/2n ambiental que incentivan la importancia de la conservacii?1/2n.

LAS AMENAZAS

Esta seccii?1/2n contiene informacii?1/2n relevante que apoya y justifica los resultados obtenidos en las entrevistas con relacii?1/2n a las amenazas a los bosques secos. En resumen, las amenazas que se mencionaron principalmente fueron la deforestacii?1/2n y la vulnerabilidad climi?1/2tica; sin embargo, se ai?1/2aden tambii?1/2n los incendios forestales. Gracias al aporte de la poblacii?1/2n, se pudieron incluir otros ti?1/2rminos de igual relevancia, como la expansii?1/2n agri?1/2cola y el ENSO.

La deforestacii?1/2n: escenario negativo a revertir

Las entrevistas concluyeron que la deforestacii?1/2n es la amenaza mi?1/2s potente y peligrosa por la que atraviesan los bosques secos. Como informacii?1/2n complementaria, se sabe que Lambayeque ha sido escenario de modificaciones continuas en el paisaje durante varios ai?1/2os. Sus habitantes han presenciado una extrema deforestacii?1/2n de algarrobos en zonas como Olmos por extraccii?1/2n ilegal de carbi?1/2n para su comercializacii?1/2n (Veli?1/2squez, 2009). Para el ai?1/2o 2011, perdii?1/2 20 000 hecti?1/2reas de bosques secos entre Olmos, Motupe, Salas, Jayanca, Pi?1/2tipo, i?1/2llimo y Mi?1/2rrope, por la gran demanda de carbi?1/2n de algarrobo en restaurantes--principalmente polleri?1/2as--, generando un sistema de compra y venta ilegal de la especie. Esto se ha tratado de contrarrestar con posibles soluciones para combatir la tala ilegal de algarrobo en Olmos, Motupe y Salas (RPP Noticias, 2011). Para el ai?1/2o 2013, se extrajeron mil toneladas de lei?1/2a de algarrobo; sin embargo, en el Peri?1/2 no esti?1/2 permitido tumbar bosques de algarrobo: i?1/2nicamente hacer lei?1/2a del i?1/2rbol muerto (SPDA, 2015), tal como indici?1/2 la familia Veli?1/2squez en su entrevista.

Si se quiere enfatizar en las situaciones que generan la deforestacii?1/2n, es imposible dejar de mencionar la expansii?1/2n agri?1/2cola. Lambayeque posee zonas potenciales y excelentes caracteri?1/2sticas para la agricultura. Junto a las invasiones y la oferta de terrenos con fines agri?1/2colas, perjudican la calidad del suelo y, de cierta manera, a los mismos agricultores.

Un punto importante a considerarse en cuanto a la deforestacii?1/2n es que es una de las causas para el crecimiento del nivel del mar y salinizacii?1/2n de suelos, pues se pierden especies que consumen aguas subterri?1/2neas en i?1/2pocas de sequi?1/2as como el algarrobo. Esto se debe a la longitud de sus rai?1/2ces, las cuales llegan a alcanzar la napa frei?1/2tica. Los acui?1/2feros se encuentran, en Lambayeque, entre 50 y 100 m de profundidad, y estos se recargan por las lluvias de los andes, captando un cierto porcentaje de estas, mientras que el resto se va al mar (Rodas et al., 2010).

Los incendios forestales: i?1/2destructores del ecosistema?

Cabe resaltar en esta seccii?1/2n que en las entrevistas este tipo de amenaza no fue muy considerado. Esto pudo deberse a que la poblacii?1/2n opti?1/2 por dar mayor valor y preocupacii?1/2n en su discurso a la deforestacii?1/2n. Se mencioni?1/2, de manera particular, que los incendios no ocurri?1/2an muy a menudo en los bosques secos, concluyendo asi?1/2 que esta amenaza era secundaria al lado de la tala indiscriminada. A pesar de esto, se ha encontrado informacii?1/2n de importancia respecto de los incendios forestales en el i?1/2rea de estudio que vale la pena ser discutida.

En los bosques secos norcosteros la concentracii?1/2n de malezas, ramas muertas y secas luego de El Nii?1/2o generan incendios que afectan los recursos naturales. Por las lluvias extraordinarias durante el ENSO se producen combustibles finos y ligeros de paja con una altura de hasta 1,5 metros, provocando tambii?1/2n incendios (Bingham & Ni?1/2jera, 2006). Otras causas son la carbonizacii?1/2n ilegal, la quema de poi?1/2a por apicultores y la mala utilizacii?1/2n del fuego por visitantes, mientras que los riesgos de incendios aumentan post ENSO (Sernanp, 2011). Existe una preocupacii?1/2n en la costa norte de lo que pueden llegar a destruir los incendios, como bien lo declaran los actores clave del gobierno regional de Lambayeque en las entrevistas. Se sabe que en 2008 hubo ocho incendios en Lambayeque por prender huayronas en los bosques secos de Olmos, Motupe, Salas, Jayanca y Chi?1/2chope, perdii?1/2ndose 2000 hecti?1/2reas (La Primera, 2008). Asimismo, en zonas naturales de Olmos, distrito donde se encuentra el ACR Huacrupe La Calera, en 2011 se registri?1/2 una pi?1/2rdida de mi?1/2s de 2000 hecti?1/2reas y muchos individuos de especies forestales quemados que inclui?1/2an algarrobos, sapotes, overos y vichayos (Serrato, citado por Del Valle para todos, 2011).

La razi?1/2n principal que concluyeron Bingham y Ni?1/2jera (2006) para crear planes de prevencii?1/2n, deteccii?1/2n y combate de los incendios sin control y de manejo del fuego en bosques secos--lo cual genera impactos socioeconi?1/2micos y ambientales lo suficientemente negativos--es la especie arbi?1/2rea mi?1/2s importante econi?1/2mica y ecoli?1/2gicamente en esta i?1/2rea: el algarrobo. Esta especie es muy sensible a los incendios intensos por sus caracteri?1/2sticas ecoli?1/2gicas, pero tambii?1/2n por la deforestacii?1/2n de i?1/2rboles quemados que ai?1/2n no han muerto y que podri?1/2an recuperarse del efecto del fuego, provocando asi?1/2 una reduccii?1/2n mayor en su abundancia (9). Ademi?1/2s, el fuego en los bosques de algarrobo contribuye a la invasii?1/2n de especies arbustivas, empobrecimiento de la flora y reduccii?1/2n en poblaciones de especies representativas (Bingham & Ni?1/2jera, 2006). Por tanto, es imprescindible considerar esta especie en las medidas de control de incendios en bosques secos que apliquen autoridades y especialistas encargados, pues es el elemento clave de su funcionamiento, tal como se muestra en la seccii?1/2n De la especie al ecosistema.

Vulnerabilidad climi?1/2tica vs. El Nii?1/2o

Como amenaza a escala macro, en los i?1/2ltimos treinta ai?1/2os el Peri?1/2 se ha visto sometido a eventos extremos de El Nii?1/2o. En la historia han ocurrido eventos mega El Nii?1/2o que han afectado la costa norte. Respecto de los beneficios de El Nii?1/2o para los bosques secos, este feni?1/2meno es aprovechado para la reforestacii?1/2n. Un primer ejemplo es que en El Nii?1/2o 1983, en zonas de Lambayeque, hubo <<un interesante feni?1/2meno de regeneracii?1/2n>> donde <<los campos abiertos y las pampas arenosas se cubrieron de pli?1/2ntulas de algarrobo>> (Ferreyra, 1993). Otro ejemplo es el <<Plan Nacional de Contingencia y Adaptacii?1/2n del Sector Agrario>> frente al ENSO 2009-2010, creado por el Ministerio de Agricultura, cuyo objetivo era el aprovechamiento de lluvias para la recuperacii?1/2n de casi 200 000 hecti?1/2reas de bosques secos en la costa norte, incluyendo Lambayeque. (Agroforum.pe, 2009). Segi?1/2n el equipo ti?1/2cnico del Minag, se buscaba aprovechar el excedente de agua para plantaciones arbi?1/2reas, mitigando asi?1/2 los efectos negativos del ENSO en las actividades agrarias y potenciar los efectos positivos de este evento climi?1/2tico (Agroforum.pe, 2009).

El ENSO puede significar impactos positivos para zonas naturales, cuyas ventajas para la humanidad consisten en una mayor disponibilidad de madera y de pastos, y aumento del nivel frei?1/2tico y acui?1/2feros. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto genera un contraste con los impactos en la poblacii?1/2n en cuanto a actividades productivas: pi?1/2rdidas de cosecha, escasez de productos agri?1/2colas, inundacii?1/2n de campos de cultivo y reubicacii?1/2n de zonas agri?1/2colas (Rodri?1/2guez, 2009). Frente a esta situacii?1/2n, es necesario que las autoridades y la poblacii?1/2n propongan mecanismos de proteccii?1/2n y de aprovechamiento de eventos ENSO: infraestructura para aprovechar el agua de las precipitaciones--como en la recarga de acui?1/2feros--y para proteger zonas arqueoli?1/2gicas construyendo defensas riberei?1/2as y sistemas de drenaje.

En el caso contrario a las intensas lluvias esti?1/2n las extremas sequi?1/2as, las cuales, para los pobladores de Olmos, son la causa principal del lento crecimiento forestal. En la i?1/2ltima salida de campo se pudo conocer la situacii?1/2n de los bosques de Olmos--explicado en las entrevistas--los cuales, por eventos de sequi?1/2a, no logran una regeneracii?1/2n natural, perjudicando tanto a la poblacii?1/2n en el aspecto socioeconi?1/2mico como a la biodiversidad en el aspecto ambiental.

REFLEXIONES FINALES Y CONCLUSIONES

Como parte de las reflexiones finales, se debe tener en cuenta que, ante las causas del deterioro forestal, tambii?1/2n debe hacerse frente a las consecuencias. Por tanto, es necesario considerar dos procesos que derivan de estas amenazas: la desertificacii?1/2n y la fragmentacii?1/2n de hi?1/2bitats.

De bosque a desierto: la desertificacii?1/2n

No basta definir la desertificacii?1/2n como la transformacii?1/2n de tierra fi?1/2rtil en desiertos, sino que su concepto debe incluir temas mi?1/2s amplios y complejos. La desertificacii?1/2n se considera el caso extremo de degradacii?1/2n del suelo por un clima semii?1/2rido, altos niveles de erosii?1/2n y elevada dini?1/2mica en los cambios de usos de suelo (Meli?1/2ndez et al., s.f.). Es un problema real, grave y que va en aumento, y si contini?1/2a esta tendencia no podri?1/2 revertirse, teniendo consecuencias como infertilidad del suelo, pi?1/2rdida de las funciones ecosisti?1/2micas e incluso efectos que alcanzan a la poblacii?1/2n, como la hambruna (Minam, 2011). Si la deforestacii?1/2n, quema y sobrepastoreo contini?1/2an en los bosques secos de algarrobo, con el tiempo habri?1/2 muy poca regeneracii?1/2n natural, menos vegetacii?1/2n y una tierra esti?1/2ril. Para evitar la tendencia de degradacii?1/2n forestal y el camino a desertificacii?1/2n, se deben crear proyectos de restauracii?1/2n de vegetacii?1/2n natural (Whaley et al., 2010). Esto podri?1/2a lograrse por mi?1/2todos como los planteados por Whaley et al. (2010) sobre plantaciones de i?1/2rboles nativos locales para mantener la humedad del suelo e incrementar su fertilidad, permitiendo a agricultores formar cooperativas productivas y rentables.

El algarrobo no muere solo: la fragmentacii?1/2n y pi?1/2rdida de hi?1/2bitat

Segi?1/2n Whaley et al. (2010), la vegetacii?1/2n es una red donde los organismos se movilizan en bi?1/2squeda de alimento, recursos hi?1/2dricos y nichos para su reproduccii?1/2n. Al mismo tiempo, dispersan semillas, polinizan flores y se comen entre si?1/2, manteniendo el equilibrio en la naturaleza y al ecosistema saludable y de cari?1/2cter eficiente. Por tanto, si la vegetacii?1/2n se degrada, inicia un proceso de fragmentacii?1/2n, crei?1/2ndose <<islas>> de hi?1/2bitats. Mientras mi?1/2s separados esti?1/2n los fragmentos entre si?1/2, mi?1/2s especies se pierden y hay un mayor estri?1/2s vegetal. (Whaley et al., 2010). Teniendo en cuenta este concepto, en la costa norte del Peri?1/2, desde inicios del siglo, se ha observado la declinacii?1/2n del Prosopis pallida no solo en cuanto a produccii?1/2n sino como especie clave de un hi?1/2bitat. El cambio climi?1/2tico y la deforestacii?1/2n esti?1/2n alterando el paisaje de los bosques y la estabilidad de la biodiversidad que dependen en gran parte de esta especie. Ademi?1/2s, se esti?1/2n desarrollando plagas de insectos, pati?1/2genos y otros agentes bii?1/2ticos dai?1/2inos para los i?1/2rboles. Asi?1/2, el impacto directo de estas amenazas no solo se orienta hacia la especie en si?1/2, pues se ven perjudicadas otras especies de flora y fauna, e incluso familias rurales habitantes del bosque seco, lo que deriva en un impacto socioeconi?1/2mico y ambiental a la vez (Minagri, 2013).

Como conclusiones, el muestreo generi?1/2 datos importantes para cuantificar la importancia del algarrobo en el bosque seco de llanura, permitiendo conocer parte de su biodiversidad y servicios ambientales. Por otro lado, los bosques secos de Lambayeque esti?1/2n en deterioro por deforestacii?1/2n y cambios de uso del suelo, conllevando a dri?1/2sticas consecuencias, como desertificacii?1/2n y fragmentacii?1/2n de hi?1/2bitats. El ENSO genera beneficios para la regeneracii?1/2n del bosque seco, sobre todo para hacer frente a la deforestacii?1/2n, en contraste con lo perjudicial que puede ser en otros aspectos. Los incendios no son considerados una causa directa ni primaria, como lo es la deforestacii?1/2n, en cuanto a la pi?1/2rdida de bosques secos peruanos, aunque si?1/2 influyen en su deterioro si ocurren en gran magnitud y sin ningi?1/2n tipo de control.

Como conclusii?1/2n final, y que justifica el ti?1/2tulo del arti?1/2culo, el algarrobo es clave para el ecosistema y la sociedad, tanto por el funcionamiento del bosque seco en ti?1/2rminos ecoli?1/2gicos como por su valor i?1/2nico que, une al econi?1/2mico, social y cultural, por lo que es necesaria su conservacii?1/2n. Deben continuarse e innovarse proyectos que tengan como protagonista esta especie, y al gi?1/2nero Prosopis en general, siguiendo las tendencias de cienti?1/2ficos y profesionales que han sabido impregnar de aquella importancia socioecoli?1/2gica--como principalmente Di?1/2az (1995), Asencio (1997), Ruiz (2003) y Whaley et al. (2010), entre otros--, asi?1/2 como estudios que enfatizan en la importancia del bosque seco en su totalidad como Linares (2005), el mayor investigador sobre bosques secos, Sabogal (2011), Arias (2013) y otros. Todas estas investigaciones--incluidos los grandes avances del gobierno regional--por la mejora de sus ecosistemas y sociedades incentivan a continuar y contribuir con la tecnologi?1/2a actual a un mayor desarrollo.

https://doi.org/10.18800/espacioydesarrollo.201702.006

AGRADECIMIENTOS

Quisiera agradecer al doctor Marti?1/2n Timani?1/2 de la Flor por ser uno de los principales contribuyentes en informacii?1/2n y metodologi?1/2a, ademi?1/2s de co-autor de la tesis de la cual surgii?1/2 el arti?1/2culo; a la doctora Ana Sabogal por sus grandes aportes respecto al tema de bosques secos; y, finalmente a mis colegas y amigos gei?1/2grafos Andrea Rey, Daniela Larrabure, Josi?1/2 Luis Zuloaga y Fiorenza Del i?1/2guila por su apoyo en el trabajo y actividades de campo.

REFERENCIAS BIBLIOGRi?1/2FICAS

AgroForum.pe (2009). Aprovechari?1/2n feni?1/2meno del Nii?1/2o para reforestar bosques secos. Ministerio de Agricultura. Recuperado de Tu agro herramienta virtual: http://www.agroforum. pe/foresteria/aprovecharan-fenomeno-del-nino-reforestar-bosques-secos-1964/

Andina (20 de abril de 2013). Mi?1/2s de 200 familias participan en la conservacii?1/2n del bosque de Lambayeque. Andina. Obtenido de http://www.andina.com.pe/agencia/noticia-mas-200-familias-participan-la-conservacion-del-bosque-lambayeque-455686.aspx

Arias, R. (2013). Sistema de gestii?1/2n de recursos culturales y naturales Santuario Histi?1/2rico Bosque de Pi?1/2mac, Lambayeque, Peri?1/2. Tesis de Mi?1/2ster en Disei?1/2o, Gestii?1/2n y Direccii?1/2n de Proyectos. Piura: Facultad de Ingenieri?1/2a. Universidad de Piura.

Asencio, F. (1997). La produccii?1/2n de algarroba de los bosques secos. Economi?1/2a y medio ambiente en la regii?1/2n Grau. Cusco: Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomi?1/2 de Las Casas.

Beltri?1/2n, R. (2013). Citologi?1/2a bi?1/2sica de los meristemos radiculares de las semillas de Prosopis pallida (Humb & Bonpl. ex Willd.) <<algarrobo pi?1/2lido>> mediante la impregnacii?1/2n argi?1/2ntica. Revista de la Facultad de Ciencias Bioli?1/2gicas. Universidad Nacional de Trujillo, Trujillo, Peri?1/2. REBIOL 33(1), 1-12.

Bingham, A., & Ni?1/2jera, M. (2006). Prevencii?1/2n, manejo de incendios forestales e impactos ambientales en la cuenca baja y media del ri?1/2o Piura. Piura: Organizacii?1/2n Internacional de las Maderas Tropicales (ITTO).

Cooperazione Internazionale (COOPI), Direccii?1/2n General de Ayuda Humanitaria de la Comisii?1/2n Europea (ECHO) y Chaco Yamet (2011). Comer del monte: revalorando el uso del algarrobo. Proyecto: <<Chaco Rapi?1/2re: protegiendo y adaptando medios de vida para hacer frente a la sequi?1/2a en comunidades indi?1/2genas vulnerables del Chaco Paraguayo>>.

Cuentas, M. (2015). Revalorizando el bosque seco de algarrobo: estudio y ani?1/2lisis de la biodiversidad, distribucii?1/2n y conservacii?1/2n de los bosques secos de Lambayeque. Lima: PUCP.

Cuentas, M. (2016). El uso del espacio natural para el desarrollo del territorio: los bosques secos de algarrobo para las comunidades rurales en Lambayeque, 1985-2015. Investiga Territorios, 2, 105-118.

Del Valle para todos (1 de enero de 2011). Lambayeque: en Olmos incendio forestal consume dos mil 500 hecti?1/2reas de pastos naturales. Recuperado de https://delvalleparatodos. wordpress.com/2011/01/01/lambayeque-en-olmos-incendio-forestal-consume-dosmil-500-hectareas-de-pastos-naturales/

Di?1/2az, i?1/2. (1995). Los Algarrobos. Trujillo: Concytec.

Di?1/2az, i?1/2. (1997). Gui?1/2a para el cultivo y aprovechamiento de los <<algarrobos>> o <<trupillos>>. Bogoti?1/2: Convenio Andri?1/2s Bello.

Dostert, N., J. Roque, A. Cano, M. La Torre, M. Weigend (2012). Hoja Boti?1/2nica: Algarrobo. Prosopis pallida (Humb. & Bonpl. ex Wild.) Kunth. Lima: Museo de Historia Natural. Universidad Mayor de San Marcos.

El Comercio (21 de noviembre de 2012). La tala ilegal deforesta mi?1/2s de 13 mil hecti?1/2reas de algarrobo al ai?1/2o en Piura.

Escuela de Ingenieri?1/2a de Antioqui?1/2a. (s.f.). Documentos Ecologi?1/2a. Recuperado de Caracterizacii?1/2n del componente bii?1/2tico. Recuperado de http://recursosbiologicos.eia.edu.co/ecologia/documentos/caracterizacioncompbio.htm

FAO (s.f.). El gi?1/2nero Prosopis <<algarrobos>> en Ami?1/2rica Latina y el Caribe. Distribucii?1/2n bioecoli?1/2gica, usos y manejo. Recuperado de http://www.fao.org/docrep/006/AD314S/AD314S08.htm

Ferreyra, R. (1993). Registros de la vegetacii?1/2n en la costa peruana en relacii?1/2n con el feni?1/2meno El Nii?1/2o. Bulletin d l'Institut Francais d'i?1/2tudes Andines, 22(1), 259-266

Fundacii?1/2n M. J. Bustamante de la Fuente (2010). Cambio climi?1/2tico en el Peri?1/2. Costa norte. Lima: Fundacii?1/2n M. J. Bustamante de la Fuente.

Galera, F. (2000). Las especies del gi?1/2nero Prosopis (algarrobos) de Ami?1/2rica Latina con especial i?1/2nfasis en aquellas de interi?1/2s econi?1/2mico. Ci?1/2rdoba: FAO.

Garci?1/2a, M. (2014). Disei?1/2o de proceso y de planta piloto para fabricacii?1/2n de briquetas de aserri?1/2n. Piura: Universidad de Piura. Facultad de Ingenieri?1/2a. Programa Acadi?1/2mico de Ingenieri?1/2a Industrial y de Sistemas.

Gobierno Regional de Lambayeque (2011). i?1/2rea de Conservacii?1/2n Regional Huacrupe La Calera. Lambayeque, Peri?1/2. Gerencia Regional de Recursos Naturales y Gestii?1/2n ambiental. Direccii?1/2n de Recursos Naturales y i?1/2reas Protegidas.

Gobierno Regional de Lambayeque & Grupo Ti?1/2cnico Regional de Cambio Climi?1/2tico de Lambayeque. (2010). Estrategia Regional de Cambio Climi?1/2tico de Lambayeque. Cooperacii?1/2n de: SENAMHI, IMARPE, Municipalidad Provincial de Chiclayo, Direccii?1/2n Regional de Agricultura Lambayeque, SENASA, INIA, INDECI, Olmos Tinajones Peri?1/2, Colegio de Bii?1/2logos del Peri?1/2, PNP, AMUCZA, DREMH Lambayeque, MINSA.

Grados, N., W Ruiz, G. Cruz, C. Di?1/2az, J. Puici?1/2n (2000). Productos industrializables de la algarroba peruana (Prosopis pallida): algarrobina y harina de algarroba. Piura: Unidad de Proyectos Ambientales, Universidad de Piura.

Hocquenghem, A. (s.f.). Una historia del bosque seco. La ecorregii?1/2n natural de bosque seco ecuatorial. Lima: Centro Peruano de Estudios Sociales.

Humano, C. (2013). Modelado de la dini?1/2mica y produccii?1/2n forestal de la Selva Pedemontana de Yungas, Argentina. Buenos Aires: Facultad de Ciencias Agrarias. Universidad de Buenos Aires.

La Primera (20 de setiembre de 2008). Incendio arrasi?1/2 dos mil hecti?1/2reas. Lambayeque perdii?1/2 forestales. Recuperado de https://www.diariolaprimeraperu.com/online/ecologia/lambayeque-perdio-forestales_23864.html

Leal, J., R. Linares (2005). Los bosques secos de la Reserva de Biosfera del Noroeste (Peri?1/2): diversidad arbi?1/2rea y estado de conservacii?1/2n. Caldasia, 27(2), 195-211.

Linares, R. (2004). Los bosques tropicales estacionalmente secos: I. El concepto de los bosques secos en el Peri?1/2. Arnaldoa, 11(1), 85-102.

Linares, R., S. Ponce (2009). Structural patterns and floristics of a seasonally dry forest in Reserva Ecoli?1/2gica Chaparri?1/2, Lambayeque, Peri?1/2. Tropical Ecology, 50(2), 305-314.

Li?1/2pez, M. (2016). Peri?1/2: mi?1/2s de 2500 hecti?1/2reas de bosque en siete i?1/2reas protegidas se quemaron por incendios forestales. Recuperado de https://es.mongabay.com/2016/12/incendiosforestales-deforestacion-peru/

Luchini, L. (s.f.). Harinas de algarrobo. Herencia para valorar. Direccii?1/2n de Acuicultura. Subsecretari?1/2a de Pesca y Acuicultura. Secretari?1/2a de Agricultura, Ganaderi?1/2a y Pesca. Alimentos argentinos.

Meli?1/2ndez, I., J. Navarro, I. Gi?1/2mez, M. Koch (s.f.). Ani?1/2lisis de series temporales de vegetacii?1/2n obtenidas mediante teledeteccii?1/2n como herramienta para el seguimiento de procesos de desertificacii?1/2n. Erosii?1/2n de suelos y desertificacii?1/2n, 339-342.

Ministerio de Agricultura (2013). Adaptacii?1/2n al cambio climi?1/2tico para la competitividad agraria. Lima: Ministerio de Agricultura y Riego.

Ministerio del Ambiente, Ministerio de Agricultura (2011). El Peri?1/2 de los bosques. Lima: Minam.

Ministerio del Ambiente (2011). La desertificacii?1/2n en el Peri?1/2. Cuarta Comunicacii?1/2n Nacional del Peri?1/2 a la Convencii?1/2n de Lucha contra la Desertificacii?1/2n y la Sequi?1/2a. Lima: Minam.

Ministerio del Ambiente, SPDA, GIZ (2008). Legislacii?1/2n sobre i?1/2reas naturales protegidas. Ordenanza de creacii?1/2n delSRC de Lambayeque. Recuperado de http://legislacionanp. org.pe/ordenanza-de-creacion-del-src-de-lambayeque/

Ministerio de Transporte y Comunicaciones (2005). Estudio definitivo: <<Mejoramiento y rehabilitacii?1/2n de la carretera Sullana-El Alamor, Eje vial No. 2 de interconexii?1/2n vial Peri?1/2-Ecuador>>. Levantamiento de observaciones del informe No. 4. Proyecto Especial de Infraestructura y de Transporte Departamental.

Mostacedo, B., T. Fredericksen (2000). Manual de mi?1/2todos bi?1/2sicos de muestreo y ani?1/2lisis en ecologi?1/2a vegetal. Proyecto de Manejo Forestal Sostenible (BOLFOR). Santa Cruz de la Sierra: El Pari?1/2s.

Murillo, J., M. Garci?1/2a, C. Marti?1/2nez, N. Marti?1/2n; L. Si?1/2nchez (s.f.). La entrevista. Metodologi?1/2a de Investigacii?1/2n Avanzada. Mi?1/2ster en Tecnologi?1/2as de la Informacii?1/2n y la Comunicacii?1/2n en Educacii?1/2n.

Nomberto, V. (2012). Los algarrobos en el Peri?1/2. Recuperado de http://blog.pucp.edu.pe/ blog/victornomberto/2012/05/01/los-algarrobos-en-el-peru/

Peri?1/2 Ecoli?1/2gico (2009). Algarrobo (Prosopis pallida): Generando vida en el desierto. Recuperado de http://www.peruecologico.com.pe/flo_algarrobo_1.htm

Rodas, M., T. Santayana, G. Urrego (2010). Recursos hi?1/2dricos subterri?1/2neos en Peri?1/2. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Rodri?1/2guez, R. (2009). El Feni?1/2meno El Nii?1/2o (FEN) en la costa norte del Peri?1/2: principales impactos. Piura: Universidad de Piura.

RPP Noticias (22 de setiembre de 2011). Lambayeque: 20 mil hecti?1/2reas de bosques han sido taladas en el ai?1/2o. Recuperado de http://rpp.pe/peru/actualidad/lambayeque-20-milhectareas-de-bosques-han-sido-talados- en-el-ano-noticia-406228

RPP Noticias (20 de mayo de 2013). Lambayeque tiene unas 709 mil hecti?1/2reas segi?1/2n mapa forestal. Obtenido de http://rpp.pe/peru/actualidad/lambayeque-tiene-unas-709-milhectareas-de-bosque-segun-mapa- forestal-noticia-596230

Ruiz, S. (2003). Disei?1/2o y construccii?1/2n de algarroberas familiares en el bosque seco. Proyecto Algarrobo, Consolidacii?1/2n y Validacii?1/2n del Manejo Integral de los Bosques Secos de la Costa Norte del Peri?1/2. Serie Lecciones Aprendidas. Tumbes: Ministerio de Agricultura, Inrena, Proyecto Algarrobo.

Sabogal, A. (2011). Estudio de la vegetacii?1/2n y el pastoreo en los bosques secos del norte del Peri?1/2 con i?1/2nfasis en la distribucii?1/2n deIpomoea carnea Jacq. Lima: Sociedad Geogri?1/2fica de Lima.

Salazar, A. (2015). ACR Huacrupe La Calera: una gran voluntad frente a un gran desafi?1/2o. Generacii?1/2n +1. Recuperado de http://generacionmasuno.pe/acr-huacrupe-la-calerauna-gran-voluntad-frente-a-un-gran- desafio-2/

Sammartino, F. (6 de agosto de 2011). Algarrobo: sombra, madera y carne. Un planteo sustentable con produccii?1/2n forestal de alto valor y un ambiente que asegura el bienestar animal. Recuperado de La Nacii?1/2n: http://www.lanacion.com.ar/1395050-algarrobosombra-madera-y-carne

Si?1/2nchez, L., C. Chiroque, M. Mendonza, F. Quiroga, P. Samaniego (2013). Disei?1/2o de una planta de produccii?1/2n de algarrobina en el Parque Kurt Beer. Piura: Facultad de Ingenieri?1/2a. i?1/2rea Departamental de Ingenieri?1/2a Industrial y de Sistemas. Universidad de Piura.

Sandoval, W (2011). Comuneros de Huacrupe La Calera se organizan para salvar sus bosques. Recuperado de http://www.spda.org.pe/_data/archivos/20120220143145_11.pdf

Santilli?1/2n, V. (2013). Aplicacii?1/2n de sistemas de informacii?1/2n geogri?1/2fica (SIG) para la elaboracii?1/2n de modelos zoogeogri?1/2ficos: Un estudio de caso. Cuenca: Universidad del Azuay.

Servicio Nacional de i?1/2reas Naturales Protegidas (2011). Mi?1/2s bosques protegidos: dos nuevas i?1/2reas de conservacii?1/2n regional conservari?1/2n los bosques secos de Lambayeque. Obtenido de http://www.sernanp.gob.pe/sernanp/noticia.jsp?ID=633

SPDA Actualidad Ambiental (21 de julio de 2015). i?1/2El pollo a la brasa esti?1/2 acabando con el algarrobo en el norte peruano? Recuperado de http://www.actualidadambiental. pe/?p=31353

Vanegas, G. (2006). Ecoturismo instrumento de desarrollo sostenible. Medelli?1/2n: Universidad de Antioqui?1/2a. Facultad de Ingenieri?1/2a, Departamento de Ingenieri?1/2a Sanitaria y Ambiental, Especializacii?1/2n en Gestii?1/2n Ambiental.

Veli?1/2squez, J. (18 de noviembre de 2009). Ejecutivo refuerza lucha contra la tala de algarrobos en el norte del pai?1/2s. InfoRegii?1/2n. Agencia de Prensa Ambiental. Obtenido de http://www.inforegion.pe/42044/ejecutivo-refuerza-lucha-contra-la-tala-ilegal-dealgarrobos-en-el-norte-del-pais/ Walsh & Repsol (s.f.). Recursos forestales. EIA Proyecto de Desarrollo del i?1/2rea Sur del Campo Kinteroni.

Whaley, O., Q. Quinteros, H. i?1/2lvarez, C. Borda, M. Tenorio, O. Pecho, A. Orellana, F. Salvatierra, C. Gi?1/2mez (2010). Sembrando un futuro: restauracii?1/2n y manejo sostenible de los bosques y la naturaleza de Ica, Peri?1/2. Lima: Royal Botanic Gardens, Kew. Zarco, E., J. Valdez, G. i?1/2ngeles, O. Castillo (2010). Estructura y diversidad de la vegetacii?1/2n arbi?1/2rea del parque estatal Agua Blanca, Macuspana, Tabasco. Universidad y Ciencia. Tri?1/2pico Hi?1/2medo 26(1), 1-17.

Mari?1/2a Alejandra Cuentas Romero (1)

Pontificia Universidad Cati?1/2lica del Peri?1/2

alejandra.cuentasr@pucp.edu.pe

Arturo i?1/2talo Salazar Toledo (2)

Pontificia Universidad Cati?1/2lica del Peri?1/2

a20098216@pucp.pe

Fecha de recepcii?1/2n: 23/02/2017

Fecha de aceptacii?1/2n: 10/07/2017

(1) Licenciada en Geografi?1/2a y Medio Ambiente.

(2) Licenciad0 en Geografi?1/2a y Medio Ambiente.

(3) Dii?1/2metro a la altura del pecho.

(4) Densidad por especie (DENSP), densidad relativa (RELDENSP), i?1/2rea basal (AB), media i?1/2rea basal (PROMBASP), dominancia por especie (DOMSP), dominancia relativa (RELDOMSP), frecuencia por especie (FREQSP) y frecuencia relativa (RELFREQ).

(5) La entrevista a la familia Veli?1/2squez y los trabajadores del Museo Sici?1/2n y guardaparques fue elaborada y sintetizada por uno de los autores del presente arti?1/2culo en febrero de 2014, y las entrevistas a la familia Mayanga y al gobierno regional fueron realizadas, descritas y sistematizadas por el otro autor en enero de 2015.

(6) Basado en lo descrito en y analizado en ACR Haucrupe La Calera: una gran voluntad frente a un gran desafi?1/2o, por uno de los autores del presente arti?1/2culo [http://generacionmasuno.pe/acr-huacrupe-la-calera- una-gran-voluntad-frente-a-un-gran-desafio-2/]

(7) Para mayor informacii?1/2n de este estudio, revisar Arias (2013), Sistema de gestii?1/2n de recursos culturales y naturales. Santuario Histi?1/2rico Bosque de Pi?1/2mac, Lambayeque, Peri?1/2. Tesis de Mi?1/2ster en Disei?1/2o, Gestii?1/2n y Direccii?1/2n de Proyectos. Piura: Facultad de Ingenieri?1/2a. Universidad de Piura. La tabla de resultados del muestreo tambii?1/2n se encuentra como anexo en Cuentas (2015).

(8) Esto se pudo observar en las viviendas rurales de las familias a las cuales se entrevisti?1/2. El algarrobo forma parte de su vida, al constituir tambii?1/2n parte de su hogar.

(9) En un estudio realizado en los ecosistemas de Australia--donde la especie es introducida e invasora--se ha comprobado la sensibilidad del algarrobo al fuego (Bingham & Ni?1/2jera, 2006).

Leyenda: Figura 1. Mapa del i?1/2rea de muestreo (ACR Huacrupe La Calera) y entorno

Leyenda: Figura 2. Muestreo vegetal en campo (ACR Huacrupe La Calera)

Leyenda: Figura 3. Familia Veli?1/2squez en su propiedad en la provincia de Ferrei?1/2afe

Leyenda: Figura 4. Sei?1/2or Mayanga en el ACR Huacrupe La Calera

Leyenda: Figura 5. Ganado vacuno en el ACR Huacrupe La Calera

Leyenda: Figura 6. Paisaje forestal, potencial para el ecoturismo en el ACR Huacrupe La Calera

Tabla 1. Productos maderables del algarrobo
Usos de productos maderables

Lei?1/2a     Uso. Producto mi?1/2s comi?1/2n para cocinar alimento y como
         combustible.
         Utilidad local. En hogares rurales se denomina <<chari?1/2n>> o
         <<chara>> (ramas, ramillas, productos de podas de i?1/2rboles
         muertos) que comi?1/2nmente se emplean.
         Tambii?1/2n utilizan madera del fuste (Di?1/2az, 1995).
         Dato de importancia. En ladrilleras y panaderi?1/2as de
         subregiones de Lambayeque se han usado mi?1/2s de 290 000
         [m.sup.3] y casi 35 000 [m.sup.3] de lei?1/2a respectivamente e
         un ai?1/2o (Proyecto Algarrobo, citado por Di?1/2az, 1995).
         Otro contexto. En Paraguay se clasifica en el grupo de
         maderas duras-finas por su buena calidad, se usa para
         <<muebles de primer nivel>> y construcciones rurales (Coopi
         et al., 2011).

Carbi?1/2n   Proceso. Se da por la tala de i?1/2rboles. La transformacii?1/2n de
         lei?1/2a a carbi?1/2n se realiza en la huayrona--hecho con trozas de
         ramas y tronco del algarrobo--y se cubre con hojas secas y
         tierra como un <<horno>>. La quema se da en un promedio de
         veinte di?1/2as.
         Consumo. Sobre todo en Lima, Trujillo, Chimbote y Chiclayo,
         aunque es Lima la que cuenta con mi?1/2s polleri?1/2as,
         restaurantes, mayor uso domi?1/2stico y mayor potencial para
         industrias sideri?1/2rgicas (Di?1/2az, 1995).

Fuentes: Di?1/2az, 1995; Coopi et al., 2011.

Tabla 2. Usos de los productos no maderables del algarrobo
Usos de productos no maderables

Algarrobina       Uso. Producto mi?1/2s comi?1/2n de las vainas de algarrobo
                  en el Peri?1/2 (Di?1/2az, 1995).
                  Subproductos. Jarabe o miel de algarroba--para
                  jugos, pastas, productos li?1/2cteos y licores--, por
                  medio de fermentacii?1/2n y destilacii?1/2n se obtiene
                  alcohol absoluto y refrescos (como <<ai?1/2apa>> y
                  <<aloja>>). Extractos en polvo de la algarrobina
                  en estado preconcentrado son para cafi?1/2 o cacao
                  (Di?1/2az, 1995).
                  Valor social. Vendida en botellas y se usa para
                  preparacii?1/2n de ci?1/2cteles, apreciado en comidas,
                  como fortificante, afrodisiaco y estomacal (Di?1/2az,
                  1995).
                  Produccii?1/2n. Se produce en microempresas y su
                  demanda va aumentando nacional e
                  internacionalmente (Grados et al., 2000; Si?1/2nchez
                  et al., 2013).

Forraje           Uso. Frutos de algarrobo son empleados como
para              forraje desde hace siglos en el Peri?1/2, donde el uso
alimento          de algarroba como concentrado (algarrobina) esti?1/2
animal            generalizado y es muy comi?1/2n, sobre todo en la
Generalidades     costa (Di?1/2az, 1995).
                  Valor para el ganado. Las vainas de algarroba
                  tienen poder nutritivo muy alto para ganado
                  caprino, ovino, bovino y equino, permitiendo
                  reemplazar alimentos como el mai?1/2z y el trigo
                  (Di?1/2az, 1995).
                  Produccii?1/2n. Algo particular es la produccii?1/2n de
                  frutos en i?1/2poca de sequi?1/2a, cuando la
                  disponibilidad de otros alimentos esti?1/2 en estado
                  cri?1/2tico (Di?1/2az, 1995). Se puede mantener la
                  alimentacii?1/2n para ganado cuando no se cuenta con
                  otros alimentos que forman parte de su dieta,
                  mostrando las potencialidades de la algarroba.
                  Esto tambii?1/2n lo expresan Coopi et al. (2011), pues
                  mencionan que el consumo forrajero aumenta cuando
                  escasea la vegetacii?1/2n herbi?1/2cea.

Ganado vacuno     El ganado vacuno se alimenta con forraje de vainas
                  de algarrobo y come frutos maduros y no maduros
                  antes de que caigan al suelo (Di?1/2az, 1995). Hace un
                  consumo directo de hojas, ramas y frutos, y su
                  aporte muy considerado por el contenido en
                  protei?1/2nas y la energi?1/2a que brinda (Coopi et al.,
                  2011).

Ganado equino     Al alimentarse de algarroba, el pelaje de estos
                  animales logra un brillo excelente y hermoso.

Ganado caprino    La algarroba es usada en raciones bajas para
                  engorde y acabado de cerdos y ha sido la base para
                  sus cri?1/2as. Por el contenido de hidratos de carbono
                  es adecuado para alimentar cerdos en ceba,
                  permitiendo un depi?1/2sito de grasa mucho mayor
                  (Di?1/2az, 1995).

Aves domi?1/2sticas   Los pollos pueden alimentarse de algarroba en
                  pequei?1/2as porciones por el alto contenido en fibra
                  (Di?1/2az, 1995).

Alcohol de        Proceso. Obtenido por fermentacii?1/2n del extracto
algarroba         con azi?1/2car del fruto del algarrobo (Di?1/2az, 1995).
                  Usos variados. Licores, bebidas, perfumeri?1/2a,
                  farmacologi?1/2a, solvente, agente extractivo,
                  anticongelante y combustible. Sus caracteri?1/2sticas
                  son: li?1/2quido claro, sin color, voli?1/2til, aromi?1/2tico,
                  sabor ardiente, soluble en agua, alcoholes y
                  li?1/2quidos orgi?1/2nicos, su combustii?1/2n da una llama
                  azul caliente y poco luminosa (Di?1/2az, 1995).

Fuentes: Di?1/2az, 1995; Grados et al., 2000; Coopi et al., 2011; Si?1/2nchez
et al. 2013.

Tabla 3. Usos de ambos tipos de productos del algarrobo
Usos de ambos productos

Taninos       Origen. Obtenidos de las semillas (que son muy
              nutritivas). Usos. Se utilizan para tei?1/2ir telas (Di?1/2az,
              1995). La madera es rica en taninos y se usa en
              curtiduri?1/2a, al igual que la corteza, aserri?1/2n y frutos,
              mientras que las rai?1/2ces son usadas en tintoreri?1/2a para
              tei?1/2ido de lana o algodi?1/2n de color marri?1/2n (Di?1/2az, 1995;
              Di?1/2az, 1997).

Uso           Usos en medicina popular Savia de los tallos de
medicinal *   algarrobo. Se usa para curar llagas. Corteza. Es
              triturada hasta convertirla en harina y se usa para
              mordeduras de serpientes, picaduras de escorpiones,
              dolores estomacales y diarreas. Hojas de algarrobo. Se
              usan como antimicrobiano por su contenido en vinalina
              (Di?1/2az, 1995), sustancia cuyas propiedades antibii?1/2ticas
              aportan al control de enfermedades como la diabetes
              (Coopi et al., 2011). Harina de algarrobo. Empleada
              para diarreas por el alto contenido de azi?1/2cares,
              digeribles y tolerados en una dieta infantil por su
              buen sabor. Cataplasmas del jugo de algarroba. Pimienta
              y clavo de olor son para dolor de muelas y los frutos
              cocidos como astringentes en diarreas (Di?1/2az, 1995).

* Si bien el objeto de estudio es la especie Prosopispallida, cabe
resaltar estos usos del gi?1/2nero Prosopis. Fuentes: Di?1/2az, 1995, 1997;
Coopi et al., 2011.

Tabla 4. Resultados de cada transecto en el ACR Huacrupe La Calera

PARi?1/2METROS                                       DENSIDAD

Primer transecto de muestreo

COD           No. de cuadrantes        DENSP     RELDENSP
AL            23                      0,0055       57,5
ZA            15                      0,0036       37,5
PV            1                       0,0002        2,5
FA            1                       0,0002        2,5

Segundo transecto de muestreo

COD           No. de cuadrantes        DENSP     RELDENSP
AL            25                      0,0020       62,5
ZA            15                      0,0012       37,5

Tercer transecto de muestreo

COD           No. de cuadrantes        DENSP     RELDENSP
AL            20                      0,0040        50
ZA            18                      0,0036        45
VI            1                       0,0002        2,5
YU            1                       0,0002        2,5

Cuarto transecto de muestreo

COD           No. de cuadrantes        DENSP     RELDENSP
AL            24                      0,0095        60
ZA            3                       0,0012        7,5
AR            5                       0,0020        1,5
YU            4                       0,0016        10
PV            2                       0,0008         5
VI            2                       0,0008         5

Quinto transecto de muestreo

COD           No. de cuadrantes        DENSP     RELDENSP
AL            24                      0,0066        60
ZA            3                       0,0008        7,5
OV            2                       0,0005         5
AR            8                       0,0022        20

Quinto transecto de muestreo

VI            2                       0,0005         5
PV            1                       0,0003        2,5

Sexto transecto de muestreo

COD           No. de cuadrantes        DENSP     RELDENSP
AL            10                      0,0034        25
ZA            13                      0,0044       32,5
pv            6                       0,0020        15
AR            9                       0,0030       22,5
vi            2                       0,0007         5

Si?1/2ptimo transecto de muestreo

COD           No. de cuadrantes        DENSP     RELDENSP
AL            8                       0,0025        20
ZA            8                       0,0025        20
AR            20                      0,0064        50
PV            3                       0,0010        7,5
OV            1                       0,0003        2,5

Octavo transecto de muestreo

COD           No. de cuadrantes        DENSP     RELDENSP
AL            25                      0,0046       62,5
ZA            13                      0,0024       32,5
PV            2                       0,0004         5

PARi?1/2METROS                      DOMINANCIA

Primer transecto de muestreo

COD               AB        PROMBASP     DOMSP    RELDOMSP
AL                0,7         0,03      0,0002      77,8
ZA                0,2         0,01      0,0000      22,2
PV                0,0         0,00      0,0000       0,0
FA                0,0         0,00      0,0000       0,0

Segundo transecto de muestreo

COD               AB        PROMBASP     DOMSP    RELDOMSP
AL                0,7         0,03      0,0001      79,41
ZA                0,2         0,01      0,0000      20,59

Tercer transecto de muestreo

COD               AB        PROMBASP     DOMSP    RELDOMSP
AL                0,6         0,03      0,0001      48,54
ZA                0,3         0,01      0,0001      22,58
VI               0,21         0,21      0,0000      17,69
YU                0,1         0,13      0,0000      11,18

Cuarto transecto de muestreo

COD               AB        PROMBASP     DOMSP    RELDOMSP
AL                0,9         0,04      0,0003      77,46
ZA                0,1         0,04      0,0000      9,48
AR                0,1         0,02      0,0000      6,86
YU                0,0         0,01      0,0000      3,63
PV                0,0         0,01      0,0000      1,58
VI                0,0         0,01      0,0000      0,99

Quinto transecto de muestreo

COD               AB        PROMBASP     DOMSP    RELDOMSP
AL                0,6         0,02      0,0002      74,20
ZA                0,1         0,03      0,0000      12,40
OV                0,0         0,01      0,0000      2,76
AR                0,1         0,01      0,0000      9,33

Quinto transecto de muestreo

VI                0,0         0,01      0,0000      1,31
PV                0,0         0,00      0,0000      0,00

Sexto transecto de muestreo

COD               AB        PROMBASP     DOMSP    RELDOMSP
AL                0,6         0,06      0,0002      81,86
ZA                0,0         0,00      0,0000      3,23
pv                0,0         0,01      0,0000      5,96
AR                0,1         0,01      0,0000      7,82
vi                0,0         0,00      0,0000      1,13

Si?1/2ptimo transecto de muestreo

COD               AB        PROMBASP     DOMSP    RELDOMSP
AL                0,2         0,02      0,0001      31,45
ZA                0,1         0,01      0,0000      16,65
AR                0,2         0,01      0,0001      45,77
PV                0,0         0,01      0,0000      6,13
OV                0,0         0,00      0,0000      0,00

Octavo transecto de muestreo

COD               AB        PROMBASP     DOMSP    RELDOMSP
AL                0,8         0,03      0,0001      84,80
ZA                0,1         0,01      0,0000      13,37
PV                0,0         0,01      0,0000      1,82

PARi?1/2METROS           FRECUENCIA                IMPORTANCIA

Primer transecto de muestreo

COD             FREQSP      RELFREQSP         IV          RIV
AL                90          42,86         178,11       59,37
ZA                100         47,62         107,36       35,79
PV                10           4,76          7,26         2,42
FA                10           4,76          7,26         2,42

Segundo transecto de muestreo

COD             FREQSP      RELFREQSP         IV          RIV
AL                100         52,63         194,54       64,85
ZA                90          47,37         105,46       35,15

Tercer transecto de muestreo

COD             FREQSP      RELFREQSP         IV          RIV
AL                80          42,11         140,65       46,88
ZA                80          47,37         114,95       38,32
VI                10           5,26          25,46        8,49
YU                10           5,26          18,94        6,31

Cuarto transecto de muestreo

COD             FREQSP      RELFREQSP         IV          RIV
AL                100         40,00         177,46       59,15
ZA                30          12,00          28,98        9,66
AR                50          20,00          39,36       13,12
YU                30          12,00          25,63        8,54
PV                20           8,00          14,58        4,86
VI                20           8,00          13,99        4,66

Quinto transecto de muestreo

COD             FREQSP      RELFREQSP         IV          RIV
AL                100         43,48         177,68       59,23
ZA                30          13,04          32,94       10,98
OV                20           8,70          16,45        5,48
AR                50          21,74          51,07       17,02

Quinto transecto de muestreo

VI                20           8,70          15,00        5,00
PV                10           4,35          6,85         2,28

Sexto transecto de muestreo

COD             FREQSP      RELFREQSP         IV          RIV
AL                80          27,59         134,45       44,82
ZA                80          27,59          63,31       21,10
pv                40          13,79          34,76       11,59
AR                70          24,14          54,45       18,15
vi                20           6,90          13,03        4,34

Si?1/2ptimo transecto de muestreo

COD             FREQSP      RELFREQSP         IV          RIV
AL                60          23,08          74,53       24,84
ZA                60          23,08          59,72       19,91
AR                100         38,46         134,23       44,74
PV                30          11,54          25,17        8,39
OV                10           3,85          6,35         2,12

Octavo transecto de muestreo

COD             FREQSP      RELFREQSP         IV          RIV
AL                100         47,62         194,92       64,97
ZA                90          42,86          88,73       29,58
PV                20           9,52          16,35        5,45

Tabla 5. Indice de valor de importancia en el ACR Huacrupe La Calera

COD     Transecto 1   Transecto 2   Transecto 3   Transecto 4

AL         59,37         64,85         46,88         59,15
ZA         35,79         35,15         38,32         9,66
AR                                     8,49          13,12
PV         2,42                                      4,86
OV
VI                                                   4,66
YU                                     6,31          8,54
FA         2,42

COD     Transecto 5   Transecto 6   Transecto 7   Transecto 8

AL         59,23         44,82         24,84         64,97
ZA         10,98          2,1          19,91         29,58
AR         17,02         18,15         44,74
PV         2,28          11,59         8,39          5,45
OV         5,48                        2,12
VI           5           4,34
YU
FA

COD     Promedio   Desviacii?1/2n
                    esti?1/2ndar

AL       53,01       13,62
ZA       25,06       11,28
AR       20,30       14,18
PV        5,83        3,61
OV        3,8         2,38
VI        4,67        0,33
YU        7,43        1,58
FA        2,42
COPYRIGHT 2017 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cuentas Romero, Maria Alejandra; Salazar Toledo, Arturo Italo
Publication:Espacio y Desarrollo
Date:Jul 1, 2017
Words:12784
Previous Article:HACIA UNA DENSIFICACION URBANA PARA LA CONSERVACION Y PROTECCION DE AREAS NATURALES. MUNICIPIO DE AMOZOC, PUEBLA.
Next Article:DISTRIBUCION ESPACIAL Y ANALISIS DE LA PERDIDA DE SUELO EN MICROCUENCAS DE LA SIERRA DE VAQUEROS (SALTA, ARGENTINA) MEDIANTE EL USO DE UN SIG.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters