Printer Friendly

Culto, autoridad y tradicion. La comunidad judia de Elefantina y la religiosidad vinculada a su templo.

Resumen: La ciencia arqueologica e historica ofrece datos suficientes para situar a los textos biblicos del Antiguo Testamento, tal como cristalizaron y han llegado a nosotros, en los ultimos anos del periodo persa de dominacion del creciente fertil. El estudio de los datos ofrecidos por los documentos encontrados en Elefantina hace pensar en un judaismo prebiblico no basado en un sistema de textos sagrados hasta algun momento avanzado ya el s. IV a.C. Este dato puede sorprender igual que sorprende conocer la existencia de un templo judio en el sur de Egipto durante el s. V a.C.

Palabras clave: Tradicion, Papiros arameos, Yehud, Periodo persa.

Abstract: The archaeological and historical Sciences offer sufficient information to date the Old Testament biblical texts, as they crystallized and reached us, in the last years of Persian domination of the Fertile Crescent. The study of the information offered by the documents found in Elephantine suggests a pre-biblical Judaism not based on a System of sacred texts until some advanced time in the fourth century BCE. This data may surprise readers as does the existence of a Jewish temple in the Southern Egypt in the fifth century BCE.

Keywords: Tradition, Aramaic Papyri, Yehud, Persian Period.

Worship, Authority, and Tradition. The Jewish Community of Elephantine and the Religiosity Linked to its Temple

1. LA ISLA DE ELEFANTINA. FRONTERA SUR DE EGIPTO

En los estudios biblicos de los ultimos tiempos se ha hecho hincapie en el periodo de dominacion persa de Palestina como el momento de configuracion del judaismo del periodo denominado del segundo templo. Es en esta fase de la historia de Israel cuando surgen los textos que cristalizan en las Escrituras Sagradas y el momento de desarrollo y estabilizacion del culto centrado en Jerusalen, con sus abundantes prescripciones rituales. Este periodo dara paso al de la irrupcion del helenismo en el Mediterraneo oriental, con el surgimiento de diversas corrientes dentro del judaismo. Del periodo persa tenemos informacion que proviene de la propia Biblia, pero tambien de fuentes extrabiblicas. En este trabajo se presentan algunos datos interesantes de una comunidad judia que durante el inicio de la dominacion persa habitaba en el sur de Egipto como parte de un sistema de control fronterizo al servicio de quien dominase la zona, primero en la fase final del propio imperio egipcio y despues, durante el periodo que mas nos interesa, como parte de un provincia cuando Egipto fue una porcion del gran imperio persa (1).

Actualmente, a pesar del cambio sufrido en la zona por las infraestructuras hidraulicas en el entorno de Asuan, se puede visitar la isla de Elefantina. En la antiguedad, a poca distancia de la catarata mas septentrional del rio Nilo, siguiendo el curso del rio, se encontraba un conjunto de islas fluviales a la altura de la antigua ciudad de Siena (Syene, actual Asuan). Elefantina es la mayor de esas islas. Desde la antiguedad esta zona era el confin meridional de Egipto. Lo sabemos porque tanto en Elefantina como en Siena esta atestiguada la presencia de mercenarios al servicio del regente egipcio en diversos periodos historicos. Las principales funciones de aquellas guarniciones eran la defensa de aquel estrategico emplazamiento y la escolta de caravanas. Ambas poblaciones pertenecian a la provincia denominada Tshetres.

Elefantina--Yeb en arameo--tiene aproximadamente 1.400 m de largo y unos 700 m de ancho y se ubica practicamente en el tropico de cancer (2). No se sabe con seguridad el origen de su nombre. Se sugieren como explicaciones plausibles el posible comercio de marfil en la zona o una cierta semejanza de la forma del litoral de la isla con la figura de un colmillo de elefante. Sin embargo, parece mas probable que el nombre se deba al parecido existente entre un grupo de rocas que hay en la orilla sur y una manada de elefantes. La ubicacion de Siena-Elefantina constituia el limite entre la zona baja del Nilo y los territorios nubios que ascendian rio arriba a lo largo de sus seis cataratas. Ademas, Elefantina constituia un punto estrategico para vadear el rio, pues existia un sistema de barcazas para el transporte de personas y mercancias. Otro elemento que nos indica la importancia de este lugar es la presencia de canteras de las que se extraia granito, un material raro en Egipto y, por ello, de elevado valor.

A finales del siglo XIX d.C. empezaron a circular algunos documentos antiguos que hacian pensar en esta zona como en un posible lugar de investigacion arqueologica. Las sucesivas campanas de excavacion empezaron en 1904. Tanto en la isla de Elefantina como en la ciudad de Asuan-Siena aparecieron restos de antiguos edificios y, sobre todo, algunos archivos con documentos cuyo contenido supuso una verdadera sorpresa.

2. UNA COMUNIDAD DE JUDIOS EN EPOCA PERSA

2.1. Los papiros arameos de Elefantina

Los documentos encontrados que mas interes suscitaron fueron los papiros arameos procedentes de varios archivos personales y que contenian informacion directa de un periodo algo superior a un siglo (525-400 a.C.)3. Se trata de documentos legales, contables, administrativos y diplomaticos. Tambien han aparecido cartas personales que recogen sucesos concretos de la vida cotidiana de la poblacion del lugar. No han aparecido textos biblicos y los unicos documentos literarios son copias de la Sabiduria de Ahikar y de la Inscripcion de Behistun.

Del estudio de los documentos encontrados enseguida se extrajo que en Elefantina existia una colonia militar judia que estuvo en funcionamiento durante mas de un siglo y que poseia un templo desde antes de la primera dominacion persa en Egipto (525 a.C.) (4). En los documentos se hallan nombres judios, claras referencias a las leyes tipicas de Asia occidental, referencias religiosas relativas al culto a YHW (5), una clara correspondencia con las autoridades de Jerusalen, etc. La ausencia de referencias a una sinagoga y a escritos de tipo religioso hace pensar en una situacion parecida a la de otros emplazamientos estudiados anteriores o contemporaneos al destierro de Babilonia en los territorios de Israel y Juda.

En los documentos encontrados es frecuente que los habitantes de Elefantina se llamen a si mismos judios. Bazalel Porten, uno de los mayores especialistas en Elefantina, ofrece una apretada cronica de los descubrimientos:

La mayor concentracion de textos [de papiros arameos en Egipto] se obtiene de la colonia judia que tuvo su centro en la isla de Elefantina en la primera catarata y de la colonia hermana aramea en tierra firme en Siena (la moderna Asuan). Se preservaron 3 grupos de papiros como archivos. El de la mujer Mibtahias aparecio en el mercado de antiguedades de Asuan en 1904 y fue publicado por A. H. Sayce y A. E. Cowley en 1906. El archivo del oficial del templo Ananias fue adquirido por el egiptologo americano C. E. Wilbour en 1893, pero no fue publicado hasta 1953 por E. G. Kraeling. El archivo del lider comunal Jedaias fue descubierto por O. Rubensohn en la excavacion desarrollada en 1906 y fue publicado por E. Sachau en parte en 1907 y de modo completo en 1911. Los descubrimientos de Rubensohn incluyen una miscelanea de documentos legales, listas y copias de las Palabras de Ahiqar y de la Inscripcion de Behistun. Los papiros Sayce-Cowley y Sachau frieron agrupados y publicados por Cowley en 1923. En 1945 ocho cartas de una familia aramea asentada en Siena y Luxor fueron descubiertas en Hermopolis por S. Gabra y fueron publicadas en 1966 por E. Bresciani y M. Kamil (6).

No es facil realizar un resumen del desarrollo de los descubrimientos de Elefantina y de otros emplazamientos cercanos. En los descubrimientos intervinieron multiples investigadores, hubo una sucesion de campanas de excavacion (alemana, francesa, italiana) interrumpidas por los periodos belicos del s. XX. Ademas aparecieron muchos papiros en el mercado de antiguedades, sin la posibilidad de documentar su hallazgo.

Es facil comprender el interes que suscitaron los papiros arameos de Elefantina. Suponian un acceso directo a una comunidad judia que vivia en la diaspora y relativamente al margen de la formacion del judaismo oficial de Jerusalen. De la lectura de los textos se pudo deducir que en Elefantina existia una fortaleza habitada por una colonia de militares judios que se encargaban de controlar y proteger las caravanas que se movian en direccion norte-sur o este-oeste pasando por aquella encrucijada. En la vecina Siena existia otra fortaleza habitada por otra colonia militar de arameos. En los papiros encontrados, parece que arameo es una denominacion administrativa generica y que incluia tambien a los judios (7).

La ventaja de encontrar documentos de primera mano es la inmediatez de los datos que se pueden recabar acerca de la vida real de la poblacion: su organizacion, su modo de vivir (comercio, alimentacion, vestidos, casas, religiosidad, relacion con otras poblaciones, etc.). Como se indica mas arriba, se encontraron textos de varios archivos personales (Ananias ben Azarias, Mibtanias hija de Mahseias, etc.). Entre otras particularidades, lo que mas sorprendio a los investigadores fueron los documentos que certificaban y describian la existencia de un templo judio en Elefantina durante el s. V a.C. (8)

Los papiros de Elefantina se clasifican en cuatro grupos. Existen papiros escritos en hieratico, en arameo, en demotico y griego. Cada uno de los grupos de papiros pertenece a un estrato diverso y, por lo tanto, a una epoca diversa. Ademas de los papiros se han hallado tambien ostraca. Para el conocimiento de la colonia judia de la epoca aquemenida, la fuente fundamental esta constituida por los papiros escritos en arameo (9).

La existencia de un templo en Elefantina, la ausencia total de textos sagrados biblicos, incluso algunas de las costumbres manifestadas en los documentos conservados, nos hablan de un estadio de escaso desarrollo respecto del judaismo que conocemos despues centrado en Jerusalen (10). Ademas, de la documentacion se puede deducir una cierta independencia de Elefantina respecto de Jerusalen. Sin embargo, debemos ser cautos porque, aunque es cierto que se conserva alguna correspondencia con las autoridades residentes en Palestina, da la impresion, a la luz de los documentos conservados, de que las misivas no eran contestadas. No parece descabellado suponer que Elefantina era una comunidad que no estaba insertada de modo pleno en lo que se denomina judaismo del segundo templo.

El primer templo de Jerusalen fue destruido en los primeros anos del s. VI a.C. En 515 a.C. los judios inauguran el nuevo templo de Jerusalen. Cuando eso sucede, en Elefantina existe un templo desde hace unos diez anos. Es facil suponer la existencia de tensiones y el rechazo de algunos grupos de judios de Jerusalen acerca de la existencia de un templo judio en Egipto. Sin embargo, deberiamos ser cuidadosos para no cometer un cierto anacronismo. La informacion disponible no arroja como resultado una oposicion oficial por parte de los judios de Palestina respecto al centro de culto a YHW en el sur de Egipto.

Llegado este punto, parece pertinente realizar una pequena precision terminologica. Desde la perspectiva historica, propiamente, el termino judio, deberia utilizarse para designar el fenomeno politico, social y religioso centrado en Jerusalen y vinculado al periodo del segundo templo. Antes de la deportacion a Babilonia lo adecuado seria hablar de israelitas y judaitas. En ese sentido, los habitantes de Elefantina serian una mezcla de israelitas y judaitas (hebreos provenientes de los territorios conquistados primero por los Asirios en sus sucesivas campanas y posteriormente por los Babilonios). Por esta razon, pareceria impropio hablar de judios en Elefantina. Sin embargo, en los propios papiros arameos, sus autores se denominaban a si mismos judios. Debido a ello, en toda la bibliografia especializada, se sigue esta denominacion y, por esta razon, la seguimos tambien aqui. Sin embargo, debe evitarse una posible confusion: todo fenomeno de Elefantina debe ser comprendido al margen del desarrollo teologico propio de la sinagoga, y del desarrollo de las tradiciones vinculadas a los grandes maestros de Jerusalen. Ademas, todo el fenomeno religioso parece oral, pues no se han encontrado escritos biblicos.

A su vez, las misivas de contenido religioso tambien indican, como se muestra mas abajo, un escaso conocimiento practico del culto. Por otro lado, la lengua comun en Elefantina es el arameo y los judios presentes no parecen conocer el hebreo o, al menos, usarlo.

2.2. El origen de la comunidad judia de Elefantina

Para situar los papiros de Elefantina en la cronologia egipcia es necesario recordar algunos datos basicos. En el ano 525 a.C. Cambises logra anexionar al imperio persa todo Egipto. Con la derrota de Psametico III, termina la dinastia saitica (dinastia XXVTI). Por lo tanto, entre 525 y 404 a.C., Egipto es una provincia persa. En algunas cartas conservadas en Elefantina se hace referencia a que ya antes del ano 525 a.C. existian judios en Elefantina. Da la impresion de tratarse de mercenarios que se adaptaban a los cambios en el poder a lo largo del tiempo. Las noticias conservadas del templo judio de Elefantina que se recogen un poco mas adelante son explicitas al respecto.

Con la muerte de Dario II (405 a.C.) surgio una revuelta en el norte de Egipto que hizo surgir primero la breve dinastia XXVIII de Amirtayo (404-399 a.C.) y luego la dinastia XXIX (399-380 a.C.). Posteriormente surgio la ultima dinastia egipcia (dinastia XXX) que dio paso a la ultima dominacion persa (343-332 a.C.) iniciada por Artajerjes III, anterior a la conquista de Alejandro Magno y al inicio de la dominacion helenistica (11).

Aunque el origen de la colonia militar de Elefantina es anterior al retorno del exilio de Babilonia, el desarrollo de los acontecimientos de los que hablan los papiros arameos de Elefantina es paralelo a la epoca de Esdras y Nehemias. Dicho de otro modo, las comunidades de Jerusalen y Elefantina existiran en paralelo a lo largo del siglo V a.C. y se han conservado testimonios escritos de una correspondencia de la que se pueden extraer interesantes conclusiones. Esto resulta relevante desde el punto de vista de los estudios biblicos.

Ni el origen ni el destino final de los pobladores de Elefantina y Siena son bien conocidos. No son del todo claras las circunstancias concretas de la desaparicion de esta poblacion semita en una zona tan alejada de su lugar de origen. Afortunadamente, los estudios posteriores pudieron ofrecer alguna precision que ayudaron a mitigar una cierta sorpresa inicial al cotejar la informacion que ofrecian los papiros arameos de Elefantina, con las fuentes griegas (Carta de Aristeas, Herodoto, etc.) y los textos biblicos de la epoca (Esdras, Nehemias, Ester y Daniel)12.

Porten ofrece un panorama historico que explica el origen de la comunidad:
   En el siglo octavo, tanto Israel (2 Re 17,4s) como Juda (Is 18,2;
   30, 1ss; 31, 1ss) buscaron ayuda egipcia contra la amenaza asiria.
   La XXV dinastia (etiopica) ofrecio una especial promesa de vigorosa
   oposicion ante el avance asirio (2 Re 19,9, Herodoto II.14.1).
   Israel cayo y la mayor parte de Juda fue capturado, aunque
   Jerusalen se salvo (2 Re 17,1ss; 18,13ss; 19,35ss). Como resultado
   de tres decadas de guerra intermitente y de contienda civil en
   Israel y Juda, muchos, sin duda, huyeron a tierras relativamente
   mas seguras. No es sorprendente, por lo tanto, encontrar judios en
   ese periodo ya establecidos <<en el bajo Egipto, Pathros y Nubia>>
   (Is 11,11) (13).


La tesis de Porten es que el origen de la colonia de mercenarios judios en Elefantina se debio a la accion politica del rey Manases de Juda en la mitad del s. VII a.C. Despues de su largo reinado (55 anos aproximadamente), este rey fue recordado tanto por la introduccion del paganismo dentro del ambiente judio, como por su politica de alianzas. En el juego politico por buscar aliados, un modo habitual de pago de vasallaje era mediante cuerpos de ejercito que se establecian como colonos al servicio del monarca al que se queria beneficiar (14).

Otra investigadora de Elefantina, Edda Bresciani, sostiene otra opinion. Segun Bresciani, el origen de los judios de Elefantina habria que atribuirlo al edicto de Ciro y al retorno de deportados desde Babilonia. Las dificultades en Jerusalen de algunos de los retornados--conocidas a traves de los escritos biblicos que ofrecen informacion de la epoca--, explicarian que algunos buscasen un lugar para habitar ofreciendose como mercenarios al servicio del Faraon (15). Existe todavia otra posibilidad sostenida por Karel van der Toorn. Segun este investigador el origen de las comunidades de habla aramea de Elefantina estuvo en los movimientos de poblacion de la zona norte de Palestina en los convulsos anos de las guerras sirias. Siguiendo el analisis de los nombres de las divinidades citados en los documentos encontrados en la zona, este autor ve en Elefantina a una poblacion que surgio como resultado de la mezcla de arameos con poblacion proveniente de los restos del Reino del Norte en epoca asiria (16). El ambiente parece muy semejante al descrito en 2 Re 17,24-41. En este sentido podriamos relacionar a los habitantes judios de Elefantina con los acontecimientos que darian origen a los samaritanos.

La historia nos ofrece otros datos relevantes. En los nn. 12s. de la Cana de Aristeas a Filocrates (s. II a.C.) se recoge la siguiente informacion sobre una campana griega de finales del s. IV a.C.:
   [El Rey] deporto a Egipto, tambien por entonces, a mas de cien mil
   del pais de los judios, y armo a unos treinta mil de entre ellos,
   bien escogidos, instalandolos en los controles de su nacion
   (antiguamente con el Persa habian venido bastantes), e incluso
   antes que estos habian sido enviados ya otros aliados para luchar
   con Psametico en contra del rey de los etiopes. Pero no habian
   afluido tantos como deporto Tolomeo Lagos (17).


Todo lo enunciado nos indica la existencia de una sucesion de movimientos de mercenarios a lo largo de las distintas etapas historicas (18). Esta informacion muestra que tanto antes como despues del periodo del que tratan los documentos de Elefantina, existian comunidades de naturaleza militar con la mision de realizar controles fronterizos en Egipto, al servicio del monarca de turno (19).

Los papiros de Elefantina ofrecen informacion sobre caravanas que eran escoltadas por soldados de la guarnicion. Incluso en tiempos de paz con Nubia se habla de caravanas con oro, esclavos, madera de ebano, pieles, marfil, especias, etc., escoltadas por los soldados judios. Se habla tambien del cobro de impuestos y de problemas surgidos con las barcazas de transporte a lo largo del rio o para cruzarlo. Se detallan incidentes: robos, apresamientos, pagos de salarios, etc. (20) Ademas, todas estas tareas eran realizadas por grupos provenientes de otras etnias.
   Los soldados estacionados en Elefantina y Siena, judios, arameos,
   babilonios, [...], medos y persas igualmente fueron asentados con
   sus familias y se esperaba que engendraran hijos que pudiesen
   aumentar y continuar la profesion de sus padres. Hubo tres terminos
   que designaron la organizacion socio-militar de la colonia de
   Elefantina-Siena: jayla, degel y centuria. Jayla, <<guarnicion>> o
   <<tropa>>, incluyo a los soldados y a sus familias. El degel fue
   una unidad base de organizacion en Elefantina y fue conocida
   tambien en Memphis y en Arad en Palestina. En Egipto sirvio para
   designar unidades tanto de egipcios como de judios. [...] La
   division del degel fue en centurias y ambas fueron conocidas por
   los nombres de sus respectivos comandantes no-judios (21).


Una de las sorpresas que ofrece la investigacion arqueologica sobre Elefantina es que desde el punto de vista religioso la comunidad establecida alli muestra un estado bastante primitivo de desarrollo. Parece claro que se trataba de una comunidad de militares, por lo que ninguno perteneceria a estratos cultos de la sociedad. Al mismo tiempo, su capacidad de escritura, comunicacion, archivo de documentos y establecimiento de un marco juridico--del que si dan testimonio los documentos recuperados--nos hace ver que, desde el punto de vista social, demuestran que son hijos de su tiempo y que viven inmersos en una sociedad compleja de la que forman parte. Por una parte, no ha aparecido ningun texto de caracter religioso con conexion biblica. Por otra, ellos mismos confiesan su ignorancia elemental en multiples aspectos religiosos. Esas dudas motivaran algunas de las cartas dirigidas a las elites de Juda y Samaria. Becking resume su comprension de los habitantes de Elefantina del siguiente modo:

Los datos de Elefantina insinuan la siguiente suposicion. Los yehuditas fueron los descendientes de una rama, o de varias ramas, de un poli-yahwismo que podemos entender que existio en Juda antes del movimiento de culto exclusivo a YHWH. Si huyeron en la epoca de Josias o fueron reclutados de la provincia de Yehud o incluso del area alrededor de Eagleton y Nueva Jerusalen en Mesopotamia no podemos concretarlo, pero lo que si parece claro es que fueron capaces de retener su pre-biblica forma de yahwismo. La identidad, sin embargo, esta siempre en movimiento. Su fundamental actitud de apertura les hizo capaces de adaptarse a la situacion local y negociar su identidad en el entorno poli-cultural de Elefantina en el periodo persa (22).

3. EL TEMPLO DE ELEFANTINA

3.1. Importancia de Elefantina en el culto egipcio

Elefantina no solo era un lugar de importancia estrategica por ser frontera con Nubia, habitual enemigo de Egipto. Desde el punto de vista religioso y economico esta poblacion tenia desde antiguo una enorme importancia. En Elefantina existia un antiguo culto al dios egipcio Khnum. Un antiguo mito explicaba el origen de la crecida anual del Nilo. Segun la concepcion popular, el crecimiento de las aguas del Nilo se originaba a la altura de la isla, entre esta y Siena, y desde alli se extendia hacia el norte y hacia el sur. Precisamente en Elefantina se conservan restos de un antiguo Nilometro--restaurado en epoca romana--. En la antiguedad esta construccion servia para realizar una prevision economica del influjo de la crecida anual del rio. En funcion de esa medida se podia ajustar todo el sistema economico del imperio (23).

Como ya se ha indicado, la fecha de la conquista persa de Egipto fue 525 a.C. y los papiros de Elefantina estan fechados entre el 495 y el 400 a.C. En ese periodo son conocidos los comandantes de Siena: Ravaka (495), Nefaya (435), Vidranga (420-416) y su hijo Nefaya (410). Por los datos de los papiros de Elefantina se sabe que ya antes de esa fecha existia un lugar de culto sacrificial dotado de altar usado por los judios. Este templo estaba situado al lado del templo del dios egipcio Khnum. La existencia del templo judio no es conocida por un descubrimiento arqueologico de restos del edificio, sino por la noticia documentada detalladamente en algunas cartas encontradas (24). En ellas se contiene informacion de la destruccion de este templo poco antes del ano 410 a.C. La destruccion fue realizada por los sacerdotes egipcios del dios Khnum, en connivencia con el oficial persa de turno, aprovechando la ausencia de la maxima autoridad de la zona (25).

3.2. Un templo judio fuera de Palestina

Como ya se ha visto, la informacion que la historia nos ofrece acerca de la comunidad militar de Elefantina nos habla de un grupo de descendientes de los pobladores del Israel monarquico, ya desaparecido, que poseen trazas de no profesar un monoteismo exclusivo, que no poseen escrituras sagradas, que desarrollaron un culto en un templo propio en tierra extranjera y que buscaron consejo en las autoridades de Samaria y Juda para resolver cuestiones referentes a la pascua.
   Lo que es especialmente controvertido para los especialistas
   biblicos es el hecho de que unos judios en el sur de Egipto
   tuvieran un templo dedicado a YHW. En fin, hay una discrepancia
   entre el concepto biblico deuteronomista de culto a la divinidad
   YHW y las realidades historicas del periodo Persa (26).


Resumiendo un poco las informaciones conservadas podemos atestiguar intercambios de cartas de los judios de Elefantina con los satrapas de Samaria descendientes de Sanballat (27), con el regente en la provincia persa de Yehud y con el satrapa egipcio, asi como con el sumo sacerdote y algunos nobles de Jerusalen. Llama la atencion la falta de respuesta de los samaritanos y de las autoridades de Jerusalen. Los samaritanos se oponian al culto en Jerusalen y acabaran poco despues construyendo su templo en el monte Garizim. Respecto a Jerusalen, parece claro que se va fraguando ya la tendencia a la exclusividad jerosolimitana.
   La idea de Jerusalen como unico lugar elegido por YHWH como morada
   pudo haber existido hacia el final del s. V a.C. en ciertos
   circulos judios dentro y fuera de la provincia de Juda. Sin
   embargo, la idea de un culto centralizado no fue de ninguna manera
   conocido en todas las secciones de la comunidad de adoradores de
   YHW(H), y ni mucho menos fue aceptado por todos los pertenecientes
   al Yahwismo (28).


En los papiros de Elefantina se encuentran cuatro borradores o copias de cartas enviadas desde la isla. Estos textos contienen valiosa informacion sobre el templo judio de la colonia militar. En el catalogo vienen designadas como B19, B20, B21 y B22 (29). De estos cuatro documentos se extrae que en epoca saltica--antes del ano 525 a.C--, el faraon autorizo la construccion de un templo judio muy cerca del templo de Khnuni. Tambien se tiene noticia de que el conquistador persa permitio que siguiese existiendo ese templo bajo su dominio. Poco antes del ano 410 a.C., despues de mas de un siglo de funcionamiento, aprovechando la ausencia del comandante local, una revuelta promovida por los sacerdotes egipcios, y permitida por oficiales al servicio del imperio persa, acabo con su destruccion.

3.3. Los papiros que informan de la destruccion del templo judio de Elefantina

Como ya se ha indicado, en Elefantina existia la costumbre de conservar copia de las cartas que se enviaban y afortunadamente se han conservado copias de cartas que hacen alusion al templo judio. El documento B19 contiene el primer borrador de la carta dirigida al gobernador de Judea, que recoge una recomendacion para que facilitase la reconstruccion del templo. El documento narra los antecedentes del templo judio, los detalles de su destruccion y la peticion del permiso necesario para una reconstruccion. El redactor se presenta como Yedanias y sus colegas sacerdotes de Elefantina. El documento puede fecharse el 25 de noviembre del 407 a.C. Se trata de un papiro que contiene 17 lineas en el anverso y 13 en el reverso. El tamano aproximado del documento es 32 cm de ancho y 24,5 cm de alto. La estructura de la carta sigue una perfecta logica: Saludo, noticia de la destruccion del templo, los precedentes, las repercusiones, la peticion y la parte final con un epilogo breve y la fecha. Este borrador de carta esta escrito por dos escribas diferentes. Esto se puede decir porque, a partir de la mitad del documento, la caligrafia muestra a un segundo escriba sustituye al primero. Esta segunda mano es tambien la que escribe B20, un segundo borrador de la misma misiva. B20 parece un documento mejorado respecto de B19. Ambos se conservan en el mismo rollo de papiro. B20 tiene 26 lineas en el anverso y 3 en el reverso y se escribio el mismo dia que B19. El hecho de conservar copias de las cartas enviadas y la estructura literaria que poseen dice mucho del nivel cultural y de civilizacion presente en esta colonia militar (30).

El texto integro de B20 con sus respectivas secciones es el siguiente (31):

Encabezado

A nuestro Senor Bagavahya, gobernador de Juda, tus siervos el sacerdote Yedanias y sus colegas los sacerdotes que estan en la fortaleza de Elefantina y los judios, todos ellos.

Saludo

El Dios de los Cielos busque abundantemente en toda ocasion el bienestar de nuestro Senor y que El te conceda favor delante del rey Dario y de los principes mil veces mas que ahora, y larga vida El te de, y que feliz y fuerte seas siempre.

Informe

Ahora, tu siervo Yedanias y sus colegas los sacerdotes y judios asi decimos:

En el mes de Tammuz, en el ano 14 del rey Dario, cuando Arsames hubo partido e ido al rey, entonces, los sacerdotes de Khunb [Khnum], el dios que esta en la fortaleza de Elefantina, dieron plata y mercancias a Vidranga, el jefe que estaba aqui, diciendo: <<Permite que destruyan el templo del Dios YHW que esta en la fortaleza de Elefantina>>. Despues, ese Vidranga, el malvado, envio una carta a Nafaina, su hijo, que era el comandante de las tropas de la fortaleza de Syene, diciendo: <<Permiteles demoler el templo del Dios YHW, que esta en la fortaleza de Elefantina>>. Despues, ese Nafaina, condujo a los egipcios con otras tropas. Vinieron a la fortaleza de Elefantina con sus armas, entraron en el templo, lo destruyeron hasta los cimientos, y los pilares de piedra que estaban alli, fueron aniquilados. Ademas, sucedio que las cinco puertas grandes, construidas de piedra tallada, que estaban en el templo, fueron demolidas. Y sus puertas y los goznes de bronce de esas puertas y el techo de ese templo, todo de madera de cedro, con el resto de las guarniciones y otras cosas que estaban alli, todas ellas, fueron consumidas por el fuego. Pero los vasos de oro y plata y otros objetos que estaban en el templo, todo lo tomo e hizo propiedad suya.

Precedentes

En los dias de los reyes de Egipto nuestros padres habian construido aquel templo en la fortaleza de Elefantina y cuando Cambyses entro en Egipto encontro ese templo. Y los templos de los dioses de los egipcios, todos ellos, El destruyo, pero nadie dano nada de aquel templo.

Consecuencias

Y cuando esto nos hubieron hecho, nosotros, con nuestras esposas y nuestros hijos, nos vestimos de saco y ayunamos y oramos a YHW, el Senor de los Cielos, que nos permitiera vengarnos de Vidranda, aquel canalla: Que fueran retirados los grilletes de los pies y que el perdiese todas las cosas que habia adquirido. Y que todas las personas que habian pensado mal contra aquel templo, todos ellos, fueran asesinados y nosotros pudieramos contemplarlo. Ademas, antes de esto, en el tiempo en el que este mal se nos hizo, enviamos una carta a Yehohanan, el sumo sacerdote y sus colegas los sacerdotes que estan en Jerusalen y a Ostanes el hermano de Anani y a los nobles de Juda. Ellos no nos enviaron contestacion. Mas aun, desde el mes de Tammuz, en el ano 14 del rey Dario y hasta este dia, nosotros estamos vistiendo de saco y ayunamos, nuestras esposas como viudas se han vuelto, con aceite no nos ungimos y no bebemos vino. Ademas, desde aquel tiempo y hasta estos dias, en el ano 17 del rey Dario, sacrificios de comunion e incienso y holocaustos no se hacen en aquel templo.

Peticion

Ahora, tus siervos Yedanias y sus colegas los sacerdotes del YHW y los judios, todos los ciudadanos de Elefantina, asi decimos: Si a nuestro Senor le place, ocupate de este templo para reconstruirlo porque ellos no nos dejan reconstruirlo. Mira a tus subditos y a tus amigos que estan aqui en Egipto. Enviales una carta para que reconstruyan el templo del Dios YHW en la fortaleza de Elefantina como habia sido construido anteriormente. Y sacrificios de comunion, incienso y holocaustos ofreceremos en el altar del Dios YHW en tu nombre y rezaremos por ti siempre, nosotros y nuestras esposas y nuestros ninos y los judios y todos los que estan aqui. Si asi haces, hasta la reconstruccion del templo, tendras merito delante de YHW, Dios de los Cielos, mas que una persona que ofrezca holocaustos y sacrificios cuyo valor es como el valor de la plata, mil talentos y de tambien de oro. Sobre esto hemos enviado informacion a nuestro Senor.

Epilogo y fecha

Mas aun, todas estas cosas en una carta en nuestro nombre enviamos a Delaias y Shelemias, los hijos de Sanballat, gobernador de Samaria. Ademas, sobre esto, todo lo que se nos ha hecho, Arsames nada supo. En el dia 20 de Marcheshvan, en el ano 17 del Rey Dario.

El documento B21 es poco posterior y contiene un memorandum de la respuesta oral que se recibio en Elefantina. Recordemos que no se conserva ningun documento concreto ni ninguna noticia positiva sobre una respuesta escrita llegada desde Jerusalen. En un reciente trabajo Pablo Diez ofrece un estudio critico detallado de este documento. Tomamos de el su texto castellano:

Memorandum de lo que Bagoas y Delayah me dijeron:

Recordatorio seran para ti en Egipto, al hablar ante Arsames sobre la casa del altar del Dios del cielo, que en la fortaleza de Elefantina fue edificada desde antiguo, antes de Cambises, que Vidranga, aquel malvado, demolio el ano catorce del rey Dario. Para que sea reedificada en su sitio, como estaba antano y ofreceran la oblacion y el incienso sobre ese altar, tal como antiguamente se hacia (32).

La decision de reedificar el templo es relevante, pero no lo es menos el hecho de que no aparezca de modo explicito en el texto una referencia a los sacrificios de animales, comunes en el culto semitico. Este punto sera retomado un poco mas adelante.

Ademas de los escritos mencionados, existe otro breve papiro arameo (B22)--no muy bien conservado--que contiene una lista de personajes concretos que se comprometen a realizar un generoso pago y a ofrecer abundantes sacrificios en favor de los benefactores si su deseo de ver reconstruido el templo se llevase a cabo (33).

3.4. Discusion sobre la antiguedad del templo judio

El papiro B21 hace hincapie en la antiguedad del templo judio cuando se refiere a <<la casa del altar del Dios del cielo, que en la fortaleza de Elefantina fue edificada desde antiguo, antes de Cambises>>. Desde el punto de vista retorico, parece logico defender la legitimidad del templo. Por ello no sorprende la alusion a su antiguedad. Algunos autores opinan que la existencia del templo dedicado a YHW en Elefantina no pudo ser anterior al dominio persa en la zona e interpretan esta noticia como un elemento de propaganda y como una tradicion creada para sostener una identidad colectiva que se veia amenazada34. El argumento se ve fortalecido por lo extrano que resulta aceptar que los persas respetasen solo el templo judio y no los egipcios. De todos modos los argumentos aducidos no son concluyentes y sigue siendo posible aceptar las noticias que nos ofrecen los papiros de Elefantina sin corregir su interpretacion natural. Es conocida la politica persa respecto de los pueblos sometidos. Si hubiera que criticar la fiabilidad historica de las informaciones del documento trascrito, podriamos hipotetizar que lo que no supera el metodo historico seria la supuesta destruccion de los templos egipcios y que esta si fuese la informacion de propaganda. ?No seria mejor suponer que los templos egipcios no fueron destruidos y que lo dicho en la carta de los judios de Elefantina sea una afirmacion en clave retorica? De hecho, de esos templos egipcios no se conservan evidencias arqueologicas sobre una destruccion en esa epoca.

3.5. Descripcion del templo judio de Elefantina

Porten ofrece una descripcion del templo judio de elefantina a la luz de los datos aportados por la correspondencia:
   Ni la expedicion alemana, ni la francesa, ni italiana han tenido
   exito en la localizacion de la ubicacion del templo aunque cada una
   de las excavaciones sostuvo ciertas visiones acerca de su posible
   emplazamiento. Varios hechos de conveniencia ofrecen valiosas
   sugerencias sobre el tamano y la orientacion del complejo del
   templo. [...] Las dimensiones de 60 x 20 codos [que ofrecen los
   documentos] son reminiscencias de las del templo de Salomon (1 Re
   6,2). El templo de Elefantina fue probablemente mas pequeno,
   situado en el interior de un patio de 60 x 20 codos (35).


Segun Porten, el recinto del templo pudo tener las mismas dimensiones del templo de Salomon (36). El acceso a traves de 5 puertas parece posible. Segun la referencia ofrecida mas arriba, Porten presenta un esquema de la orientacion y ubicacion del templo, adyacente al templo dedicado a Khnum. Sin embargo, debemos ser cuidadosos. El templo dedicado a Khnum, cuyas ruinas son visibles aun hoy en dia, son los restos de una construccion posterior a los acontecimientos descritos. Se puede hipotetizar que el templo de Khnum siempre ocupo el mismo lugar, pero en origen debio ser mas reducido que el tamano que se puede deducir de los restos arqueologicos.
   Antes de que Artajerjes III hubiese conquistado Egipto en 343, el
   ultimo Faraon, Nectanebos II, habia comenzado la construccion en el
   extremo sur de la isla de un templo dedicado a Khnum de 81 x 54
   codos (42,53 x 28,35 m) y otro a Sati de 45 x 35 codos (23,63 x
   18,38 m). Estos templos fueron agrandados bajo los Tolomeos y los
   romanos. [...] Los trabajos en el templo de Khnum fueron acabados
   por Alejandro II. El acceso independiente que construyo puede
   todavia ser visto hoy (37).


Las excavaciones de la zona parecen indicar que en la fase final, de epoca helenistica, las edificaciones donde se encontraron los papiros ya no estaban en uso y que de la poblacion semita ya no se tiene noticia. Se puede suponer que durante la presencia de judios en Elefantina, el culto a Khnum no estaba tan desarrollado como lo estuvo despues. Esto explicaria la convivencia de ambos cultos. Sin embargo, sigue siendo dificil compaginar dos cultos en un lugar tan pequeno.

4. El culto en Elefantina

4.1. El culto al Dios Khnum

Lo expuesto hasta ahora hace referencia al conocimiento adquirido acerca de la existencia de un templo judio en Elefantina a traves de las noticias conservadas sobre su destruccion. Por algunos documentos se puede deducir que el deseo de reconstruir el templo llego a buen puerto, aunque todo apunta a una solucion de compromiso como recurso diplomatico para un conflicto inevitable. El interes ahora lo centraremos en conocer algo de los anos de su existencia y sobre el conflicto sufrido con el culto local egipcio. De hecho la existencia de un templo judio durante mas de un siglo supone un desafio a nuestro conocimiento de la religiosidad presente en el mundo egipcio. No deja de suscitar dificultad el imaginar los sacrificios propios de los judios en el mismo lugar del templo dedicado al dios Khnum (38). Este dios era venerado especialmente en Elefantina y Esna, y era considerado como el custodio de las fuentes del Nilo. Khnum era considerado el creador del mundo--el que modela, el dios de la fertilidad, el Senor de las cataratas, el Senor del mas alla-. Se le consideraba un alfarero que creaba a los hombres del lodo del Nilo al infundirles el ka. El mito cuenta que cansado de crear a los hombres rompio su torno e introdujo en el vientre de las mujeres los fragmentos necesarios para que ellas pudiesen cumplir con esa funcion. En la simbologia egipcia se le representa con forma de hombre con cabeza de carnero (39). Como es sabido, en el culto egipcio no habia sacrificios ni altar. Ademas, era usual--especialmente en epoca tardia--la existencia de animales sagitados. En el caso de Elefantina el animal sagrado era el camero. En las excavaciones de Elefantina se encontraron multiples sarcofagos de carneros.
   Entre 434 y 420, los egipcios empezaron a edificar al suroeste de
   la casa de Ananias b. Azarias y muy probablemente al suroeste del
   templo tambien. En ese mismo tiempo erigieron una especie de templo
   en la otra parte de la casa de Ananias. Su naturaleza o funcion es
   desconocida. Juzgando por el termino usado, no fue una estructura
   grande, quizas no mas grande de veinte codos y pudo haber sido un
   Khnumeum, un enterramiento de cameros sagrados dedicado al dios de
   la region de las cataratas. Esta nueva construccion parece haber
   sido el preludio de un conflicto entre los devotos del dios Khnum y
   los seguidores del Dios YHW. Si el templo es ciertamente un
   Khnumeum y los judios acostumbraban a ofrecer ovejas en su templo,
   como sacrificio pascual u otro sacrificio cualquiera, la fuente de
   la disputa es obvia (40).


De los papiros de Elefantina se deduce que existio un desarrollo del culto a Khnum y que esto afecto al humilde culto al Dios YHW. Todo hace pensar en que las nuevas construcciones supusieron la destruccion del santuario judio. No esta claro si existe alguna relacion entre estos acontecimientos y la revuelta poco posterior de los egipcios contra la dominacion persa (41).

4.2. Tension de origen religioso entre egipcios y judios: el sacrificio de animales y la pascua judia

En 424 a.C. muere Artajeijes I y surge una guerra civil dentro del imperio entre Dario II y Jerjes II. Cinco anos despues de su victoria (419 a.C.), Dario II envia a Elefantina a un judio llamado Hananias para indicar a los judios que tienen permiso del Emperador para celebrar la pascua. Algunos autores piensan que este Hananias podria ser un pariente de Nehemias, otros lo situan como uno de tantos judios que alcanzaron puestos de cierta relevancia como funcionarios del imperio Persa. En un punto del viaje Hananias envia una carta de la que se da informacion de su mision (42). En esta carta, fechada en 419/418 a.C., poco anterior a la fecha que los documentos fijan para la destruccion del templo judio, no se dice nada de el. Esto podria inducir a pensar que el templo ya estaria destruido. En cualquier caso, de modo indirecto, este documento nos habla de las dificultades que los judios tuvieron para celebrar el sacrificio pascual. El estado del papiro es malo y se piensa que puede ser un palimpsesto. El texto dice:

Saludo

A mis hermanos Yedaias y sus colegas de las tropas judias, vuestro hermano Hananias.

El bienestar de mis hermanos busque(n) Dios (los dioses) en todo momento.

Instruccion 1

Y ahora, este ano, ano 5 del rey Dario, desde el rey ha sido enviado a Arsames...

Instruccion 2

... Ahora, vosotros, asi contais catorce dias de Nisan y en el decimo cuarto dia, en el crepusculo, observad la pascua y desde el dia 15 hasta el 21 de Nisan observese la fiesta de los Panes Azimos. Comed siete dias panes Azimos.

Instruccion 2

Ahora, sed puros y prestad atencion. No hagais trabajo en el dia 15 ni en el 21 de Nisan. Ninguna bebida fermentada bebais. Y nada con levadura comais y no la dejeis a la vista en vuestras casas desde el dia 14 en la puesta del sol hasta la puesta del sol del dia 21 de Nisan. Y no lleveis a vuestras habitaciones ninguna levadura que tengais en vuestras casas y selladlas durante esos dias (43).

Algunos elementos de este documento mal conservado se han reconstruido siguiendo el texto biblico, donde se da noticia del origen de la tradicion acerca de la pascua (cfr. Ex 12,6.15-20; 13,7) (44). Es llamativo que se ordene mantener un estado de pureza ritual durante la semana y que se prohiban todas las bebidas fermentadas. Es evidente que en la pascua se usa el vino en determinados momentos. Estas indicaciones no estan en la Torah y parecen tradiciones orales vigentes en aquel momento y que llaman la atencion.

Aunque debemos tomar este texto con cautela, puesto que es la reconstruccion de un manuscrito mal conservado y recuperado a la luz de los textos biblicos, este documento parece dejar claro que en Elefantina no se conocian bien las tradiciones que deseaban vivir respecto de la pascua. Como no disponian de autoridades competentes ni de textos normativos, es claro que preguntaron a los sabios de Jerusalen. Estos no contestan citando un texto y esto hace pensar en que todavia, ca 418 a.C., no es posible suponer un texto canonizado de la Torah. Este punto se ve corroborado por algunos datos ofrecidos por la carta. Las indicaciones sobre las bebidas fermentadas y sobre la posibilidad de conservar levadura no apareceran en el texto biblico correspondiente y seran expresamente prohibidas en el judaismo rabinico (45).

Parece claro que politica y religion se mezclaron en aquella coyuntura historica. Eran tiempos turbulentos donde una concesion en materia religiosa aseguraba fidelidades, y contentar a los judios de Elefantina implicaba asegurar un baluarte fiel en una region pronta para la rebelion. La pascua, sin embargo, habria de celebrarse en un entorno familiar como antes de la construccion del templo de Jerusalen. No parece que esto supusiese un problema porque el ambiente de Elefantina estaba aun lejos del judaismo posterior que ya se estaba fraguando en Jerusalen y del que los judios de Elefantina no parecen formar parte.
   La llegada de Hananias a Egipto portando su carta acerca de la
   pascua causo una conmocion. En la carta a Yedaias, Urias y los
   sacerdotes Matan y Nerias y Mauzias se narra que habia sido
   falsamente arrestado por Vidraga [el mismo personaje de B19 y B20]
   y que habia sido liberado solamente mediante los esfuerzos de Sejo
   y Hor, siervos de Anani. [...] Como se ve, la pascua habia sido
   celebrada anteriormente a la llegada de Hananias, por lo que no se
   debe suponer que el fue el primero que introdujo un hecho, el
   sacrificio del cordero pascual, que habria sido intolerable para
   los devotos del dios-carnero Khnum. Por otra parte, el sacrificio
   pascual no necesariamente debia hacerse con una oveja; era
   igualmente valido el uso de cabras (cfr. Ex 12,5). [...] La mision
   de Hananias probablemente sirvio para oponerse a los sacerdotes de
   Khnum, y quizas a otros egipcios, simplemente porque enfatizo
   estrictamente la observancia de los siete dias de celebracion que
   conmemoraba el Exodo de Egipto y la victoria de los israelitas
   sobre los egipcios (46).


Con lo expuesto queda clara la logica confrontacion entre los judios y los egipcios, que culminaria con la destruccion del templo judio, descrita en el apartado anterior. Ahora bien, los documentos conservados tambien nos dan noticia de la respuesta posterior que las autoridades persas dieron al permiso solicitado para una reconstruccion del santuario. Por esos documentos conocemos que tanto el satrapa de Egipto como el de Juda aprobaron esa reconstruccion, aunque no se conservan evidencias sobre la ejecucion de ese permiso. Lo que si destacan los especialistas es que la respuesta no solo afirma que puede ser reconstruido el templo, sino que se ordenan que se vuelva a ofrecer incienso y ofrendas vegetales. En ningun momento se hace alusion a sacrificios de animales. Este significativo silencio parece indicar que se llego a una solucion de compromiso que implicaria un cambio en la propia religiosidad de la comunidad y que hizo posible la convivencia con los adoradores de Khnum (47).

5. CONCLUSIONES

De los datos recogidos de los papiros de Elefantina se puede deducir con seguridad que a lo largo del siglo V a.C. existio un conflicto religioso entre los judios y los egipcios que habitaban el lugar. En un momento inicial ambas comunidades tuvieron una fuerza similar y convivian sin problemas. Todo hace pensar en un crecimiento en la fuerza religiosa egipcia que hizo que se ampliasen las instalaciones del templo de Khnum. Esas ampliaciones fueron tensando las relaciones entre ambas comunidades. La presion crecio con el desarrollo del uso de animales sagrados en el ultimo tercio del siglo V a.C. Este hecho dificulto el culto judio hasta que fue prohibido, al menos en lo que se refiere al sacrificio pascual. De los documentos presentados aqui se vislumbra el desarrollo de los acontecimientos. En primer lugar existio la imposibilidad de celebracion de la pascua judia. Las noticias da la carta B13 (ca 419 a.C.) hacen pensar en una prohibicion anterior. Esa prohibicion imperial debio ser conseguida bajo la presion de los sacerdotes egipcios o bien fue una decision cautelar persa para pacificar la zona.

Posteriormente, las gestiones diplomaticas judias hicieron posible que se celebrase de nuevo la pascua en Elefantina. Es facil ver en la concesion persa --paralela en el tiempo a la crisis politica descrita mas arriba--un intento de asegurar la fidelidad de la colonia de mercenarios en un momento de especial debilidad. Poco tiempo despues de la recuperacion de la pascua, acontece la destruccion del templo judio (copias de cartas B19 y B20). Todo esto coincide con la perdida de poder persa en la zona. Carecemos de noticias sobre la situacion posterior del templo y sobre los intentos de restauracion. Por ello, la isla de Elefantina, desde el punto de vista religioso, sera recordada sobre todo por el culto a Khnum, engrandecido por el sincretismo helenistico y romano, como aun es posible contemplar hoy en las fabulosas ruinas de su templo. Diez Herrera ofrece un resumen de los acontecimientos:
   En un documento fechado el 12 de diciembre del 402 a.C. vuelve a
   mencionarse el templo, por lo que hay que suponer que para esa
   fecha ya se habia reconstruido. En definitiva, se debe concluir que
   el memorandum [B21] proporciono la clave para una rehabilitacion
   del santuario con un culto que, al tiempo que evitaba los
   conflictos con el clero de Khnum, salvaguardaba la primacia del
   templo de Jerusalen (48).


Despues de decenios de estudio, los especialistas han podido llegar a un conocimiento solido de los acontecimientos principales de la historia. La informacion que se extrae sobre los judios de Elefantina habla de una ausencia llamativa de textos configuradores de identidad religiosa. Hay noticias de la observancia de la pascua o el sabado, pero no aparecen elementos significativos de su vivencia como en el judaismo oficial posterior en Jerusalen. Un ejemplo es la evidencia encontrada en algunos ostraca sobre la realizacion de trabajos en sabado (49). De todos modos, considerando la naturaleza militar del enclave y su regimen de vida, tambien se puede considerar que algunas normas, aunque fuesen conocidas, de hecho, no serian cumplidas por todos. Debemos dejar este punto abierto a ulteriores investigaciones. Sin embargo, la impresion que da el conjunto de informaciones es lo dicho mas arriba. A pesar de ello, debemos seguir el prudente aforismo usado en el mundo arqueologico: la ausencia de evidencia no es la evidencia de la ausencia. Lo explica muy bien Botta haciendo referencia a la ausencia de textos religiosos recuperados en las excavaciones y a las deficiencias en la practica de las costumbres judias que los documentos certifican:

Un rollo de la Tora habria sido demasiado valioso como para ser abandonado por su propietario, y el estudio de los periodos posteriores de la historia judia demuestra que la vida judia diaria estaba menos impregnada por las normas y regulaciones de la Tora que una lectura ingenua de los textos biblicos y rabinicos podria sugerir (50).

Toda la informacion de Elefantina habla de una vivencia religiosa a nivel familiar y de un sistema religioso no basado en textos sagrados. Al mismo tiempo queda atestiguada sin ningun genero de duda la relacion y comunicacion con Jerusalen.
   Aunque el sumo sacerdote de Jerusalen no escribio en respuesta a la
   carta de Elefantina, hubo muy evidentemente comunicacion entre las
   dos comunidades. Esto parece obvio pues los judios de Elefantina
   estaban avisados de quien era el correspondiente sumo sacerdote.
   Por lo tanto, parece probable que Jerusalen hubiese comunicado
   cualquier asunto religioso urgente a la comunidad de Elefantina,
   como seria la promulgacion de un nuevo libro normativo como el
   Pentateuco. El silencio sobre un libro como ese no puede ser
   juzgado como puramente accidental (51).


Con todo esto en la mente es mas facil aceptar que los textos biblicos que configuran nuestro Antiguo Testamento provienen, incluso si pensamos en el Pentateuco, de la fase final del dominio persa en Palestina.

Bibliografia

Becking, B., <<Yehudite Identity in Elephantine>>, en Lipschitz, O. et al. (eds), Judah and the Judeans in the Achaemenid Period, Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 2011, 403-420.

Botta, A. F., The Aramaic and Egyptian Legal Traditions at Elephantine. An Egyptological Approach (Library of Second Temple Studies 64), London-New York: T&T Clark, 2009.

Botta, A. F., <<Aspectos de la vida cotidiana en la colonia judia de Elefantina>>, Antiguo Oriente 9 (2011) 63-84.

Bresciani, E., <<La satrapia d'Egitto>>, Studi classici e orientali 7 (1958) 132-188.

Bresciani, E., <<Papiri aramaici egiziani di epoca persiana presso il Museo Civico di Padova>>, Rivista degli studi orientali 35 (1960) 11-24.

Bresciani, E. y Kamil, M., <<Le lettere aramaiche di Hermopoli>>, Atti dell'Accademia Nazionale dei Licei, Memorie, ser. VIII, vol. 12/5, 356-428.

Budka, J., <<Between Thebes and Elephantine: Busy lifes of Egyptian Officials>>, en Jimenez-Serrano, A. y Von Pilgrim, C. (eds.), From the Delta to the Cataract. Studies Dedicated to Mohamed El-Bialy, Leiden-Boston: Brill, 2015, 12-23.

Carta de Aristeas a Filocrates, en Diez Macho, A. (ed.), Apocrifos del Antiguo Testamento, Madrid: Cristiandad, 1984, vol. II, 11-67 [edicion preparada por N. Fernandez Marcos].

Castel, E., Gran Diccionario de Mitologia Egipcia, Madrid: Aldebaran, 2001.

Diez Herrera, R, <<P. 13497. "Ofreceran la oblacion y el incienso". Limitacion del culto en Elefantina. Santuarios de Jerusalen y Khnum, los dos pilares de la decision persa>>, Estudios Biblicos 75 (2017) 421-449.

Grabbe, L. L., <<Elephantine and the Torah>>, en Botta, A. F. (ed.), In the Shadow of Bezalel. Aramaic, Biblical and Ancient Near Easten Studies in Honor of Bezalel Porten, Leiden-Boston: Brill, 2011, 125-135.

Granerod, G., <<The former and the future temple of YHW in Elephantine: a traditio-historical case study of ancient Near Eastern antiquarianism>>, ZAW (2015) 63-77.

Gross, A. D., <<Emar and the Elephantine Papyri>>, en Botta, A. F. (ed.), In the Shadow of Bezalel. Aramaic, Biblical and Ancient Near Easten Studies in Honor of Bezalel Porten, Leiden-Boston: Brill, 2011, 333-349.

Grosse, S., <<Sola Scriptura. Un principio de la Reforma en reflexion ecumenica>>, Scripta Theologica 49 (2017) 151-170.

Knowles, M. D., Centrality Practiced: Jerusalem in the Religions Practice of Yehud and the Diaspora during Persian Period (Archaeology and Biblical Studies), Atlanta: Society of Biblical Literature, 2006.

Kraeling, E. G. (ed.), The Brooklyn Museum Aramaic Papyri. New Documents of the Fifth Century B.C. from the Jewish Colony at Elephantine, London: Yale University Press, 1953.

Kratz, R. G., <<The Second Temple of Jeb and of Jerusalem>>, en Lipschitz, O. et al. (eds.), Judah and the Judeans in the Persian Period, Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 2006, 247-264.

Lamaire, A., <<Judean Identity in Elephantine: Everyday Life according to the Ostraca>>, en Lipschitz, O. et al. (eds), Judah and the Judeans in the Achaemenid Period, Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 2011, 365-374.

Muffs, Y., Studies in the Aramaic Legal Papyri from Elephantine (Studia et documenta ad iura Orientis antiqui pertinentia, vol. 8. Handbook of Oriental Studies. Seccion 1, Near and Middle East, vol. 66), Leiden-Boston: Brill, 2003.

Pilgrim, C. Von, <<An Authentication Sealing of the "Ruler of Kush" from Elephantine>>, en Jimenez-Serrano, A. y VON Pilgrim, C. (eds.), From the Delta to the Cataract. Studies Dedicated to Mohamed El-Bialy, Leiden-Boston: Brill, 2015, 12-23.

Porten, B., Archives from Elephantine, Berkeley-Los Angeles: University of California Press, 1968.

Porten, B., <<Elephantine papyri>>, en Freedman, D. N. (ed.), The Anchor Bible Dictionary, New York: Doubleday, 1992, vol. II, 445-455.

Porten, B., <<Settlement of Jews at Elephantine and the Arameans at Syene>>, en Lipschitz, O. et al. (eds.), Judah and the Judeans in the Neo-Babylonian Period, Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 2003, 451-470.

Porten, B., <<The Structure and Orientation of The Jewish Temple at Elephantine --A Revised Plan of The Jewish District>>, Journal of American Oriental Society 81 (1961) 38-42.

Porten, B. y Yardeni, A. (eds.), Textbook of Aramaic Documents from Ancient Egypt, 4 vols., Jerusalem: Hebrew University Press, 1986-1999.

Porten, B. (ed.) [con la colaboracion de Greenfield, C.], Jews of Elephantine and Arameans of Syene. Aramaic Text with Translation, Jerusalem: The Hebrew University, Department of History of thejewish People, Text and Studies for Students, 1990.

Porten, B. et al. (eds.), The Elephantine Papyri in English. Three Millennia of Cross-Cultural Continuity and Change (Documenta et Monumenta Orientis Antiqui [DMOA], XXII), Leiden-New York-Koln: E.J. Brill, 1996.

Rosenberg, S. G., <<The Jewish Temple at Elephantine>>, Near Eastern Archaeology 67 (2004) 4-13.

Silverman, M. H., Religious Values in the Jewish Proper Names at Elephantine (Alter Orient und Altes Testament, Band 217), Neukirchener Verlang Neukirchen-Vluyn: Verlang Butzon & Bercker Kevelaer, 1985.

Soggin, J. A., Nueva historia de Israel. De los origenes a Bar Kochba, Bilbao: Desclee de Brouwer, 1997 [traduccion del original Storia d'Israel, Paideia Editrice, Brescia 1984, realizada por Victor Moria].

Van Der Toorn, K., <<Anat-Yahu, some other Deities, and the Jews of Elephantine>>, Numen 39 (1992) 80-101.

Varo, F., <<Manuales academicos de Pentateuco y libros historicos del Antiguo Testamento (1991-2016)>>, Scripta Theologica 48,2 (2016) 465-486.

Vincent, A., Le Religion des judeo-arameens d'Elephantine, Paris: Editions Geuthner, 1937.

RECIBIDO: 23 DE NOVIEMBRE DE 2017 / ACEPTADO: 26 DE ENERO DE 2018

DIEGO PEREZ GONDAR

Universidad de Navarra. Facultad de Teologia

Pamplona. Espana

ID ORCID 0000-0002-7761-1411

dpgondar@unav.es

DOI 10.15581/006.50.1.23-52

(1) Para contextualizar el objeto de este estudio podemos fijamos en un oraculo contra Egipto, recogido en el libro del profeta Ezequiel, que dice: <<El pais de Egipto se convertira en desolacion y ruina, y se sabra que yo soy YHWH. Por haber dicho: "El Nilo es mio, yo mismo lo he hecho", por eso, aqui estoy yo contra ti y contra tus Nilos. Convertire el pais de Egipto en ruinas, devastacion y desolacion, desde Migdol hasta Siena y hasta la frontera de Etiopia>> (Ez 29,9-10). Este misterioso texto adquiere un brillo especial al hilo de algunos hallazgos arqueologicos en dicha frontera.

(2) La noticia de que en Siena, en el mediodia del solsticio de verano, los objetos no producian sombra ayudo a Eratostenes (ca finales s. III a.C.) a calcular el radio terrestre.

(3) El documento mas antiguo esta fechado en el 495 a.C. Los papiros de Elefantina, sin embargo, ofrecen datos sobre anos anteriores.

(4) Cfr. Kratz, R. G., <<The Second Temple of Jeb and of Jerusalem>>, en Lipschitz, O. et al. (eds.), Judah and the Judeans in the Persian Period, Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 2006, 247-264.

(5) En el presente trabajo usaremos la trascripcion del nombre divino en arameo (YHW). La razon es porque asi aparece en los documentos de Elefantina, escritos en arameo, y porque este uso es comun en la bibliografia especializada.

(6) Porten, B. (ed.) [con la colaboracion de Greenfield, C.], Jews of Elephantine and Arameans of Syene. Aramaic Textivith Translation, Jerusalem: The Hebrew University, Department of History of the Jewish People, Text and Studies for Students, 1990, iii. En esta edicion de 1990 se ofrecen los textos arameos y su traduccion al ingles y al hebreo moderno. Los documentos de Mibtahias estan fechados entre el 471 y el 410 a.C.; los de Ananias entre el 451 y el 401 a.C. y los de Jedanias entre el 495 y el 401 a.C. La coleccion de Kraeling se encuentra en el Brooklyn Museum en New York y la de Sachau esta en Staatliche Museen zu Berlin. Para una sintesis bibliografica actualizada cfr. Botta, A. F., <<Aspectos de la vida cotidiana en la colonia judia de Elefantina>>, Antiguo Oriente 9 (2011) 63-84. Cfr. tambien Bresciani, E., <<Papiri aramaici egiziani di epoca persiana presso il Museo Civico di Padova>>, Rivista degli studi orientali 35 (1960) 11-24 y Bresciani, E. y Kamil, M., <<Le lettere aramaiche di Hermopoli>>, Atti dell'Accademia Nazionale dei Licei, Memorie, ser. VIH, vol. 12/5, 356-428.

(7) La descripcion mas actualizada de los documentos de Elefantina puede encontrarse en BOTTA, A. F., The Aramaic and Egyptian Legal Traditions at Elephantine. An Egyptological Approach (Library of Second Temple Studies 64), London-New York: T&T Clark, 2009, 44-56. Para una explicacion del uso de los terminos arameo y judio, cfr. ibid., 54. En este reciente trabajo de Botta se analiza la dimension legal de los hallazgos de Elefantina. Es interesante ver la presencia de una poblacion asiatica que porta consigo unas leyes que han de integrarse con los usos legales egipcios. Se trata de un estudio de derecho comparado de la antiguedad. Para una panoramica de las costumbres de tipo legal cfr. BOTTA, A. F., <<Aspectos de la vida cotidiana en la colonia judia de Elefantina>>, 70-74.

(8) Son conocidos otros templos de caracteristicas similares: Tel Arad y Beersheba en el Negev (ss. XIX o VIII-V a.C.), Garizim en Samaria (ss. IV-II a.C.), Leontopolis en el bajo Egipto (ss. II a.C.I d.C.) e 'Iraq al-Amir en la Transjordania (s. II a.C.). En el caso de 'Iraq al-Amir, no todos los expertos opinan que se trate de un templo y la pregunta sobre la naturaleza de las ruinas es objeto todavia de debate.

(9) Para una edicion de los textos de la colonia de Elefantina puede consultarse: Kraeling, E. G. (ed.), The Brooklyn Museum Aramaic Papyri. New Documents of the Fifth Century B.C. from the Jewish Colony at Elephantine, London: Yale University Press, 1953. Una publicacion mas completa y actualizada se encuentra en: Porten, B. et al. (eds.), The Elephantine Papyri in English. Three Millennia of Cross-Cultural Continuity and Change (Documenta et Monumenta Orientis Antiqui [DMOA], XXH), Leiden-New York-Koln: E.J. Brill, 1996. En el presente trabajo se usara esta edicion como referencia basica de acceso a los textos. Esta publicacion ofrece unas cuidadas traducciones inglesas, que traducimos aqui al castellano, y abundante aparato critico. Al final se recogen las fotografias de 11 de los principales papiros. Para una presentacion general de la vida en Elefantina en el s. V a.C. a la luz de los documentos encontrados sigue siendo imprescindible: Porten, B., Archives from Elephantine, Berkeley-Los Angeles: University of California Press, 1968. Como este trabajo se ofrece a un publico mas amplio que aquel especializado en cuestiones biblicas avanzadas usaremos esta edicion y su sistema propio de catalogacion de documentos. Desde el punto de vista critico, para un acceso mas tecnico a los documentos cfr. Porten, B. y Yardeni, A. (eds.), Textbook of Aramaic Documents from Ancient Egypt, 4 vols., Jerusalem: Hebrew University Press, 1986-1999 (TAD). Como no esta disponible ninguna traduccion castellana de estos documentos (salvo la excepcion del trabajo de Diez Herrera que se citara mas adelante), las traducciones castellanas que aparecen en este trabajo son propias.

(10) Es notable el contraste entre este escaso desarrollo y la amplitud de los textos que la investigacion contemporanea presupone que se estaban forjando en Juda en ese momento. Como muestra cfr. Varo, E, <<Manuales academicos de Pentateuco y libros historicos del Antiguo Testamento (1991-2016)>>, Scripta Theologica 48,2 (2016) 465-486.

(11) Para un panorama historico de los ss. V y IV durante la dominacion persa, cfr. Soggin, J. A., Nueva historia de Israel. De los origenes a Bar Kochba, Bilbao: Desclee de Brouwer, 1997 [traduccion del original Storia ?Israel, Brescia: Paideia Editrice, 1984, realizada por Victor Moria], 327-350. Tambien resulta util la sintesis recogida en Kraeling, E. G. (ed.), The Brooklyn Museum Aramaic Papyri, 27-40.

(12) Existen expresiones y giros comunes entre los documentos de Elefantina y estos textos biblicos. Un ejemplo son las expresiones referidas a Dios como Senor de los Cielos o Senor de los Ejercitos (cfr. Porten, B., Archives from Elephantine, 105ss).

(13) Ibid., 7s.

(14) Cfr. ibid., 119. El propio Porten realiza un interesante analisis sobre el origen de la comunidad judia de Elefantina a traves de textos de Is y Jr (cfr. Porten, B., <<Settlement of Jews at Elephantine and the Arameans at Syene>>, en Lipschitz, O. et al. [eds.], Judah and the Judeans in the Neo-Babylonian Period, Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 2003, 457ss.).

(15) Cfr. Bresciani, E., <<La satrapia d'Egitto>>, Studi classici e orientali 7 (1958) 132-188, 137. Para una sintesis del debate entre Porten y Bresciani, con las referencias bibliograficas correspondientes, cfr. Botta, A. F., The Aramaic and Egyptian Legal Traditions at Elephantine. An Egyptological Approach, 14.

(16) Cfr. Van Der Toorn, K., <<Anat-Yahu, some other Deities, and the Jews of Elephantine>>, Numen 39 (1992) 80-101, 95.

(17) Diez Macho, A. (ed.), Apocrifos del Antiguo Testamento, Madrid: Cristiandad, 1984, vol. II [edicion preparada por N. Fernandez Marcos], 11-67, 20s. La nt 13 dice: <<La inmigracion de judios a Egipto bajo Tolomeo es historica. El Persa parece indicar a Cambises, que conquisto Egipto en el ano 525 a.C. Psametico, que reino ca. 671-617 a.C., fue el primer rey egipcio que empleo mercenarios griegos en sus campanas militares (cfr. Herodoto, Hist. II, 15 lss). Hubo refugiados judios en Egipto con motivo de la invasion asiria (722) y caldea (597) de Palestina. Los papiros de Elefantina (494-400 a.C.) prueban, al menos, la existencia de una colonia militar judia en Egipto en el s. V antes de Cristo>>.

(18) Para un actualizado status questionis acerca del origen de la comunidad judia de Elefantina, cfr. Diez Herrera, P, <<P. 13497. "Ofreceran la oblacion y el incienso". Limitacion del culto en Elefantina. Santuarios de Jerusalen y Khnum, los dos pilares de la decision persa>>, Estudios Biblicos 75 (2017)421-449.

(19) Existen estudios detallados de la vida en Elefantina en el final del II milenio a.C. Las excavaciones han dejado al descubierto documentos en los que se recogen acontecimientos de la vida cotidiana de funcionarios y sacerdotes que pasaban por alli (cfr. Budka, J., <<Between Thebes and Elephantine: Busy lifes of Egyptian Officials>>, en JimENEZ-Serrano, A. y VON Pilgrim, C. [eds.], From the Delta to the Cataract. Studies Dedicated to Mohamed El-Bialy, Leiden-Boston: Brill, 2015, 12-23).

(20) Cfr. Porten, B., Archives from Elephantine, 41s. Para un detallado estudio basado en los ostraca aparecidos en Elefantina puede cfr. Lamaire, A., <<Judean Identity in Elephantine: Everyday Life according to the Ostraca>>, en Lipschitz, O. et al. (eds), Judah and the Judeans in the Achaemenid Period, Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 2011, 365-374.

(21) Porten, B., Archives from Elephantine, 29s. Esta fuera de duda que la isla de Elefantina estaba habitada principalmente por judios. Siena, en la orilla oriental del rio, sin embargo estaba ocupada por los arameos (cfr. ibid., 17s).

(22) Becking, B., <<Yehudite Identity in Elephantine>>, en Lipschitz, O. et al. (eds.), Judah and the Judeans in the Achaemenid Period, Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 2011, 415.

(23) <<De acuerdo con el mito egipcio, el Nilo crecia entre dos afiladas penas, Crophi y Mophi, que se situaban entre Elefantina y Siena. La mitad fluia hacia Egipto y la otra mitad hacia Etiopia (Herodoto Hist. 11.28). El crecimiento anual era presidido por el dios de la region de las cataratas, Khnum [...]. Si el Nilometro estuvo en funcionamiento durante el periodo persa, la guarnicion de Elefantina deberia ciertamente haber sido encargada de su supervision>> (Porten, B., Archives from Elephantine, 39).

(24) Las excavaciones realizadas por A. Jimenez-Serrano y C. von Pilgrim en los ultimos anos del siglo pasado parecen arrojar alguna luz acerca de las trazas que se conservan del templo judio de Elefantina. Para profundizar en la cuestion cfr. Porten, B., <<Settlement of Jews at Elephantine and the Arameans at Syene>>, 461 y Diez Herrera, P., <<P. 13497. "Ofreceran la oblacion y el incienso". Limitacion del culto en Elefantina. Santuarios de Jerusalen y Khnum, los dos pilares de la decision persa>>, 441, donde se recogen las referencias bibliograficas de los trabajos de los arqueologos citados, especialmente de von Pilgrim.

(25) Para una descripcion del templo y de su ubicacion, cfr. Kraeling, E. G. (ed.), The Brooklyn Museum Aramaic Papyri, 76-82. Para hacerse una composicion visual de como pudo ser el templo dedicado a YHW en Elefantina puede consultarse Rosenberg, S. G., <<The Jewish Temple at Elephantine>>, Near Eastemo Archaeology 67 (2004) 4-13.

(26) Granerod, G., <<The former and the future temple of YHW in Elephantine: a traditio-historical case study of ancient Near Eastern antiquarianism>>, ZAW(2015) 63-77, 63.

(27) Sanballat fue un lider samaritano al servicio del imperio persa. Se considera el principal antagonista de Nehemias en relacion a la construccion de Jerusalen. Diversos lideres samaritanos de epoca persa y helenistica tuvieron ese nombre.

(28) Ibid., 70. Albertz, R., piensa, sin embargo, que lo que motivo la unificacion de la comunidad de Jerusalen no fue el culto centralizado sino el libro de la Ley (cfr. Knowles, M. D., Centrality Practiced: Jerusalem in the Religious Practice of Yehud and the Diaspara during Persian Period [Archaeology and Biblical Studies], Atlanta: Society of Biblical Literature, 2006, 11, nt. 32).

(29) Cfr. Porten, B. et al. (eds.), The Elephantine Papyri in English. Three Millennia of Cross-Cultural Continuity and Change, B19, 139ss; B20, 145ss; B21, 148ss y B22, 150ss. Los textos hieraticos vienen catalogados con la letra A, los arameos con la B, los demoticos con la C y los griegos con la D.

(30) Para conocer con detalle el nivel de desarrollo cultural y social de la comunidad de Elefantina cfr. GROSS, A. D., <<Emar and the Elephantine Papyri>>, en Botta, A. F. (ed.), In the Shadow of Bezalel. Aramaic, Biblical and Ancient Near Easten Studies in Honor of Bezalel Porten, Leiden-Boston: Brill, 2011, 333-349. En este estudio se comparan textos legales de Elefantina a la luz de los textos de Emar, una ciudad Aramea al norte de Siria de la que se conservan documentos de los ss. XTV-XI a.C. similares a los de Elefantina.

(31) The Elephantine Papyri in English, 145-147.

(32) Diez Herrera, P., <<P. 13497. "Ofreceran la oblacion y el incienso". Limitacion del culto en Elefantina. Santuarios de Jerusalen y Khnum, los dos pilares de la decision persa>>, 426s.

(33) Al referirse a los donativos, este y otros textos recogen algunas expresiones que los especialistas siguen discutiendo. Los testimonios recogen cuatro nombres de divinidad que pareceria indicar la presencia de un cierto politeismo en Elefantina-Siena. Falta informacion para aclarar este punto. Da la sensacion de que podriamos estar mas probablemente ante una monolatria de los judios de Elefantina--entendida en sentido lato--en vez de un monoteismo exclusivista como el que se constituiria en Judea. Los textos hacen alusion a Eshem-Bethel, Anat-Bethel, Herem y Anat-Yahn, ademas de a YHW. Los expertos siguen debatiendo si se trata de diversas expresiones para el unico Dios o si se trata de divinidades arameas que convivian en cierto sincretismo con YHW. Para este particular puede cfr. GRABBE, L. L., <<Elephantine and the Torah>>, en Botta, A. F. (ed.), In the Shadow of Bezalel. Aramaic, Biblical and Ancient Near Easten Studies in Honor of Bezalel Porten, Leiden-Boston: Brill, 2011, 126-128; Van Der Toorn, K., <<Anat-Yahu, some other Deities, and the Jews of Elephantine>>, 80-101 y Diez Herrera, P., <<P. 13497. "Ofreceran la oblacion y el incienso". Limitacion del culto en Elefantina. Santuarios de Jerusalen y Khnum, los dos pilares de la decision persa>>, 439.

(34) Cfr. Becking, B., <<Yehudite Identity in Elephantine>>, 404s.

(35) The Elepbantine Papyri in English, 110.

(36) Es parecer comun que el templo salomonico se limitaba a un edificio rectangular al estilo cananeo. Sin embargo el segundo templo y el lugar de culto descrito en la documentacion de Elefantina sigue un modelo distinto. Al igual que otros santuarios del entorno, el templo constaria de un recinto sagrado perimetrado por un muro y de un edificio interior mas pequeno que seria el lugar sagrado por excelencia. Todo apunta a que ese patio en Elefantina tendria las dimensiones del edificio sagrado construido por Salomon.

(37) The Elephantine Papyri in English, 296s. Para una profundizacion en las excavaciones de la zona, cfr. nt. 35 de la p. 297, donde se ofrece abundante informacion bibliografica.

(38) Cfr. Porten, B., Archives from Elephantine, 105-122. Para un esquema de la ubicacion y orientacion del templo de YHW, cfr. ibid., 112. Cfr. Porten, B., <<The Structure and Orientation of The Jewish Temple at Elephantine---A Revised Plan of The Jewish District>>, Journal of American Oriental Society 81 (1961) 38-42.

(39) Cfr. <<Jnum>>, en CASTEL, E., Gran Diccionario de Mitologia Egipcia, Madrid: Aldebaran, 2001.

(40) Porten, B., Archives from Elephantine, 286.

(41) Cfr. ibid., 287.

(42) Cfr. papiro B13, The Elephantine Papyri in English, 125s.

(43) Ibid.

(44) Cfr. ibid., 126. Vease las notas 9, 15, 16, 18, 19, 21, 23 y 24, donde aparecen las referencias biblicas concretas.

(45) Cfr. ibid., 126, nt 22 y 26. Todos estos elementos pueden arrojar cierta luz en el debate actual sobre la relacion entre autoridad, tradicion y escritura (cfr. Grosse, S., <<Sola Scriptura. Un principio de la Reforma en reflexion ecumenica>>, Scripta Theologica 49 [2017] 151-170).

(46) Porten, B., Archives fram Elephantine, 280 s.

(47) Cfr. Granerod, G., <<The former and the future temple of YHW in Elephantine: a traditio-historical case study of ancient Near Eastern antiquarianism>>, 71 y Knowles, M. D., Centrality Practiced: Jerusalem in the Religious Practue of Yebud and the Diaspora during Persian Period, 40-44.

(48) Diez Herrera, P., <<P. 13497. "Ofreceran la oblacion y el incienso". Limitacion del culto en Elefantina. Santuarios de Jerusalen y Khnum, los dos pilares de la decision persa>>, 449.

(49) Cfr. Becking, B., <<Yehudite Identity in Elephantine>>, 406s.

(50) Botta, A. F., <<Aspectos de la vida cotidiana en la colonia judia de Elefantina>>, 76.

(51) GRABBE, L. L., <<Elephantine and the Torah>>, 134s.
COPYRIGHT 2018 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Perez Gondar, Diego
Publication:Scripta Theologica
Date:Apr 1, 2018
Words:13172
Previous Article:La conciencia del penitente.
Next Article:Las nuevas formas de <> en el espacio publico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters