Printer Friendly

Cuerpo e identidad: Espacio, lugares y territorios.

Body and Identity: Space, Places and Territories

El espacio no es exteriora nosotros mismos sino que nos prolonga en el comercio que mantenemos con nuestros objetos Pierre Pellegnno (2002).

Les Identites Individuelles et collectives, fruits delaborations sociales et culturelles, s'averent d'autant plus solides qu'elles transitent parle langage materiel de l'espace, de ses lieux et de ses territoires, y compris dans leurs formes virtuelles. Guy Di Meo (2008)

INRODUCCION

Partamos de una premisa basica: nuestro cuerpo es el prerrequisito de nuestra semiotizacion del mundo; es decir, de nuestra capacidad para darle sentido a los objetos y fenomenos del mundo, sea este social o natural. Como dice Martin-Juchat (2001), "El cuerpo esta en el origen de nuestra capacidad para semiotizar el mundo" (pp. 55-66; 59), lo que confirma Contreras (2012): "la semiosis ocurre a condicion de cuerpo" (pp. 13-29).

A partir de ese principio y de la vision fenomenologica del cuerpo y del espacio que Merleau-Ponty (2003) ha desarrollado, vamos a explorar las relaciones entre cuerpo, espacio e identidad, tres macro conceptos que, si bien se insertan en enormes variables, tanto en lo social como en lo cultural e, incluso, en la Fisica y la Filosofia, urden una trama de relaciones que abordaremos desde un punto de vista semiotico.

DEL OJO DE LA CAMARA AL OJO HUMANO

La siguiente investigacion comenzo a partir de la pelicula "Tempestad" (2016), de Tatiana Huezo, e intenta discutir y ampliar algunos aspectos teoricos esbozados en textos anteriores (Finol, 2015). En sus primeros minutos, en "Tempestad" observamos como el ojo de la camara le muestra al ojo humano un espacio tridimensional vacio, sucio, descolorido, rigido, atemorizante; en el cual, progresivamente, comienzan a aparecer algunas "huellas de lo humano"; se trata de las huellas de un cuerpo que alguna vez estuvo alli. En efecto, en su recorrido el ojo-camara (Jost, 2002), descubre, por ejemplo, las manchas humanas y las rayas pintadas que a menudo usan los prisioneros para contar los dias. Esas huellas rompen la monotonia de las paredes y muestran, en su ausencia, la presencia de un cuerpo. Se trata tambien de un cierto modo de introducir marcas que subviertan lo continuo y que semioticamente creen codigos y signos, con rasgos que acoten la visibilidad del espacio construido que el ser humano habita y, al habitar, semiotiza.

"Tempestad" es, en primer lugar, una busqueda estilistica que, en sus primeros minutos, construye semioticamente un lugar "para" lo humano; pero, al mismo tiempo, revela que ese espacio, mas alla de sus significaciones basicas, es un "espacio corporeizado"; es una muestra de la dialectica presencia ?? ausencia (Finol, 2016: pp. 10-22), como la que se observa en la fotografia (Fig. 1).

ESPACIO Y CUERPO

En 1945 Merleau-Ponty decia que "Mas alla de que mi cuerpo no sea para mi sino un fragmento del espacio, no habria espacio para mi si yo no tuviese un cuerpo". En otros terminos, es el cuerpo quien, finalmente, semiotiza para mi el espacio; dicho de otro modo, no es mi cuerpo el que forma parte de un espacio dado, sino que ese espacio cobra un sentido en la medida en que mi cuerpo lo habita, lo transgrede, lo marca, lo subvierte; son, pues, las marcas que produce el cuerpo en un espacio dado las que hacen que ese espacio "exista" en el sentido semiotico de su realizacion, en cuanto estructura de significacion.

Si el espacio es un conjunto de relaciones entre objetos, como lo concebia Leibniz, es en esas relaciones donde se producen los sentidos de esos objetos y tambien del espacio mismo. Piaget hablaba de nuestra percepcion del espacio geometrico, conjunto de relaciones entre los puntos y lugares del universo; "milieu homogene incapable d'exercer une influence sur la forme et la dimension des corps qu'il abrite" (Morne, 2013); y del espacio fisico, escenario de objetos y acciones; espacio dotado "des directions, des orientations, des qualites differenciees qui ne sont pas celles de l'espace geometrique" (Ibidem).

Frente a las caracterizaciones de esos dos tipos de espacio, para nosotros es importante destacar el caracter semiotico del espacio. Podriamos decir que el espacio semiotico esta constituido por el conjunto de significaciones que un espacio, sea fisico o geometrico, actualiza en un momento historico determinado. Nuestra percepcion del espacio geometrico y del espacio fisico no es separable de su percepcion como espacio semiotico; en otros terminos, esos espacios no pueden no significar, no pueden no tener unos significados y unos sentidos para los sujetos que los producen/habitan/transitan. Pero, tambien, como veremos, esos espacios, a su vez, producen/habitan/transitan/ a los propios sujetos.

Espacio y cuerpo son dos variables dialecticas en las que cada uno supone la existencia del otro; una relacion tensional que engendra lugares, articulaciones y semiotizaciones de un orden que va mas alla de ellas mismas, que rompen lo continuo para producir lo discreto. De manera que una de las fronteras donde las significaciones del cuerpo y del espacio nacen es, precisamente, en la relacion dialectica, tensional (Figura 3), entre ambos. Esa relacion no es unidireccional sino reciproca: ella crea terceros conjuntos de significaciones que van mas alla de ambas variables.

La co-presencia entre cuerpo y espacio es consubstancial a uno y otro, y no hay, como lo hace ver el positivismo, un primero y un segundo o un antes y un despues: hay una conjuncion inseparable, dinamica y tensa entre ellos. En cierto modo, la dimension corpo-espacial actua como un palimpsesto: ella reescribe sobre uno y otro, y produce nuevos sentidos que solo es posible ver en sus relaciones. En ese palimpsesto es posible distinguir multiples vectores de relaciones. Por un lado, el cuerpo habita el espacio, una accion donde predomina la permanencia, lo que implica temporalidad, pero tambien una forma de estabilidad y reposo. Por el otro, el cuerpo transita el espacio, una accion donde predomina la movilidad, lo que implica cambio de un punto a otro del espacio, durante el cual interviene el tiempo bajo forma de duratividad. Mas aun, entre esos dos vectores de relaciones podrian, incluso, establecerse formas intermedias en las que, si bien se habla de predominio de la permanencia, tambien ella esta encadenada a una continuidad que la conecta con un transito hacia una nueva permanencia y esta hacia un nuevo transito. Dicho de otro modo, si bien permanencia y transito son dos formas extremas de la relacion cuerpo y espacio, es heuristicamente importante dilucidar, entre una y otra, las formas hibridas y las continuidades en las que la semiotizacion del mundo se produce. Por otra parte, cuando se introduce la variable tiempo en las relaciones espacio y cuerpo, la diversidad de semiotizaciones se multiplica y con ella, como veremos, se marcan rasgos identitarios que no pueden ignorarse cuando se habla de los conceptos de identidad y diferencia.

Ahora bien, si cambiamos la mirada y vemos otras vectorialidades, ya no desde el cuerpo hacia el espacio sino desde este hacia aquel, veremos surgir nuevas relaciones y, en consecuencia, nuevas semiotizaciones. Una de ellas se deriva de las elaboraciones del espacio que realiza el disenador del mismo y otra se deriva de quien efectivamente lo fabrica. El arquitecto como disenador de un espacio no solo establece las virtualidades del mismo, sus posibilidades articulatorias futuras, sino tambien las posibilidades futuras de las permanencias (habitaciones, salas, etc.), asi como las de los transitos (pasillos, corredores, puertas, etc.). Esas posibilidades futuras son asumidas y realizadas por el constructor efectivo del diseno, quien se traslada de un lenguaje de la posibilidad a un lenguaje de la realidad material, donde los componentes son efectivamente escogidos y aplicados, dando asi nuevas semiotizaciones a las virtualidades disenadas. Finalmente, en un tercer nivel, son los cuerpos que finalmente habitan y transitan los espacios construidos los cuales, de diversos modos, efectivamente los producen; es decir, traducen lo disenado, lo virtual, lo construido y lo material, a espacios semiotizados, dotados de significados, sentidos e identidades.

Cuando se habla de las variables espaciales del cuerpo: arriba / abajo; anterior / posterior; izquierda / derecha, a menudo se olvida que cuerpo y espacio son una totalidad dinamica, en la que esas variables no derivan su riqueza de sus limites sino de sus transiciones, de sus intersecciones e integraciones; se trata de ambitos que el analisis a menudo intenta separar y que en sus conclusiones olvida re-integrar.

Picasso, entre otros, intento romper con esa logica de las rigidas variables en las que usualmente se organiza el espacio y tambien el cuerpo. En "Figuras al borde del mar" (1931), el pintor desarticula la morfologia del cuerpo y tambien del espacio, para mostrar la interrelacion dinamica entre uno y otro, para romper las rigideces de nuestra percepcion del cuerpo y del espacio. En esa particular relacion entre espacio y cuerpo que se observa en el cuadro mencionado, se genera un sentido nuevo de uno y otro; esos cuerpos no significarian lo mismo en otros espacios ni estos frente a otros cuerpos. Esa alteracion de cuerpos, en una estrecha correlacion con unos mundos alterados (Finol, 2017), transita, necesariamente, hacia unos espacios tambien alterados.

Pero asi como Picasso desarticula y rearticula un cuerpo en un espacio, y, en consecuencia, tambien transforma la mirada sobre ese conjunto corpo-espacial, del mismo modo Juan Rulfo, desde la primera linea de su novela "Pedro Paramo" (1955), realiza un proceso de espacializacion, "la puesta en discurso de estructuras semioticas mas profundas" (Greimas & Courtes, 1979: p. 358), y articula unas relaciones entre actores, lugares y tiempos: "Vine a Comala porque me dijeron que aca vivia mi padre, un tal Pedro Paramo" (Rulfo, 1955). Esa breve linea inicial de la novela articula un espacio (Comala, aca), con unos actores (yo narrador, Pedro Paramo); ademas, articula una relacion entre actores (padre a hijo), y una relacion entre un lugar y unos actores ("aca","Comala" a "padre" a hijo). Finalmente, el autor establece una estructura temporal: presente ("vine") y pasado ("vivia"). Al proponer un espacio y unos actores, el escritor comienza a construir, progresivamente, una identidad para los primeros, pero tambien para los segundos.

Si bien el autor puede crear rasgos identitarios para un actor sin mencionar espacios, sin duda estos tienen una capacidad semiotica que a veces no percibimos en el texto, sea este verbal, iconico o gestual, porque lo damos por hecho, lo hemos naturalizado como parte del ver, como parte no significativa, no discreta, de la percepcion de lo sensible. Para que el analisis semiotico re-descubra esa relacion entre espacio y cuerpo y sus consecuencias sobre la construccion de identidades, es imprescindible desarticular esos componentes, de modo que podamos aproximarnos a una vision mas clara de los procesos de semiotizacion que se derivan de las relaciones entre cuerpo y espacio.

ESPACIO, TERRITORIOS Y LUGARES

En su Proxemica, Hall (1959, 1974) hablaba de micro, meso y macro espacios; y en el caso de las distancias entre un cuerpo y otro hablaba de distancias intima, personal, social y publica. Lyman y Scott (Vid. Noth, 1990) senalan cuatro tipos de "territorios humanos": publico, domestico, interaccional y corporal. Creo que es importante avanzar sobre esas clasificaciones que parten de una sinonimia entre espacio y territorio, dos categorias que, en nuestra opinion, deben ser diferenciadas, de modo que su aplicabilidad y rentabilidad heuristica se amplie. Como dice Pellegrino (2002), "il faut comprendre la ville comme un ensemble de lieux dotes de sens pour ceux qui y habitent" (p.42) (2).

Nuestro cuerpo es un demarcador de los diferentes niveles espaciales, pues el, con su presencia y gracias a sus movimientos, transforma el espacio de continuo a discreto. Asi, nuestro cuerpo, en sus interacciones con los espacios, demarca lugares y territorios. El lugar es una porcion de espacio dotado de sentidos especificos, semiotizado por sus habitantes, por los objetos que el ser humano ha colocado alli; tambien es semiotizado por sus textos y acontecimientos; como porcion de espacio, el lugar se caracteriza por la permanencia de sus habitantes, lo que conduce a que este dotado de una densidad semiotica e identitaria fuertes y, en consecuencia, es un generador de memoria densa. La densidad semiotica de esos tres elementos -permanencia, identidad y memoria- son los que caracterizan al lugar y lo diferencian del territorio. El lugar se articula como parte de un territorio. Este ultimo es una porcion de espacio mas extensa, menos estrechamente vinculada a habitantes y mas a transeuntes, cuya densidad simbolica y eficiencia identitaria es mas difusa, pues no esta necesariamente asociada a una permanencia de sus habitantes. Asi, mientras en los lugares predominan los habitantes, en los territorios predominan los transeuntes. Grosso modo podria decirse que mientras la casa o el barrio son lugares, la avenida o el metro son territorios; mientras uno es particular e intimo de una persona o de un grupo, el otro es publico o social. Mas aun, mientras el lugar es inmediato e intensivo, el territorio es mediato y extensivo. Para nosotros, pues, la diferencia entre lugar y territorio no se limita a "una cuestion de escala" (Steimberg, 2012), sino a densidades, usos y simbolismos.

Entre uno y otro hay, por supuesto, espacios intermedios, zonas grises, solapamientos y ambiguedades. Tal es el caso, por ejemplo, de los vendedores callejeros que se establecen en una avenida durante ocho horas diarias, cinco o mas dias a la semana para proponer sus mercancias a los transeuntes. Para ellos ese espacio concreto, si bien no esta marcado por la habitabilidad, si lo esta por la permanencia. Lo mismo ocurre con las plazas publicas donde, a menudo, grupos de personas, muchos de ellos jubilados, pasan horas diariamente para dialogar con no-miembros de su familia o para observar el desarrollo de la movilidad cotidiana, para intercambiar opiniones y contar anecdotas.

Cuando hablamos de densidad semiotica nos referimos no solo a una cantidad de contenidos o significados, sino tambien a aquellos que se organizan como particulares tipos de valores, simbolos, tradiciones, costumbres; elementos clave para la construccion y almacenamiento de una memoria densa, la cual privilegia unos tipos de informacion sobre otros y, sobre todo, sirve de base para la interpretacion de informacion nueva, para marcar sus sentidos y, de este modo, para integrarlos mas facilmente en esquemas interpretativos previos que aseguran un equilibrio ideologico e identitario. Uno y otro, equilibrio ideologico e identitario, buscan eliminar o atenuar los conflictos y proteger el equilibrio.

Es entre esas dos variables espaciales, lugares y territorios, susceptibles siempre de ser ampliadas hacia transitos entre unas y otras, hacia zonas de solapamiento en las que limites y fronteras se cruzan en modos y variedades inesperadas, donde, finalmente, en dinamicos procesos dialecticos, se construyen y re-construyen las formas identitarias que le dan unidad al sujeto, una unidad siempre en busca de equilibrios y re-equilibrios en el contexto de mundos alterados.

Ambas estructuras espaciales, de diversos modos y gracias a diversos dispositivos, construyen sentido; mas aun, no pueden no generar sentidos, pues estan semiotizadas constantemente por lo humano que los habita, los recorre y los transforma; los llena de vacio o de objetos; los fecunda con sus movimientos.

CUERPO, ESPACIO Y MOVIMIENTO

El cuerpo, como sabemos, no esta estatico en el espacio ni este existe, idealmente, en el vacio. El espacio es parte de las materialidades del entorno y tambien de nuestro cuerpo. El cuerpo teje tramas en el espacio gracias al movimiento, un poderoso dispositivo semiotico que solo percibimos bien cuando pensamos en la diferencia entre la fotografia fija y el cine o el video. Como hemos dicho en otra ocasion: "El movimiento produce estructuras significativas mediante las cuales el cuerpo se relaciona con el mundo, lo construye y lo define, al mismo tiempo que en la relacion con los otros el propio cuerpo se autodefine" (Finol, 2015, p.20).

La dialectica entre reposo y movimiento es una de las mas complejas estructuras de las significaciones del cuerpo. En esa dialectica, el cuerpo crea complicados sintagmas que abarcan desde las acciones propias de la vida cotidiana hasta las mas refinadas formas artisticas. Se trata de una combinatoria corpo-espacial, con todas sus variantes, que se producen y se manifiestan constantemente, tanto en las relaciones inter-subjetivas y objeto-subjetivas propias de la vida cotidiana como las propias de las estructuras experienciales que podrian clasificarse, siguiendo a Mangieri (2017), en acontecimientos, accidentes y catastrofes, donde el primero pertenece al ambito de la vida cotidiana, el tercero al ambito de lo extra-cotidiano y el segundo a una dimension transicional. Como decia Merleau-Ponty, "?Nuestro cuerpo no es acaso un objeto y por lo tanto necesita, el mismo, ser analizado bajo la relacion entre reposo y movimiento?" (Merleau-Ponty, 2003: p. 322).

Sin embargo, ese modelo -movimiento/reposo- debe correlacionarse con dimensiones temporales, espaciales y actoriales. Tambien debe expandirse hacia las variables socioculturales, hacia los contextos donde el cuerpo actua, de modo que la sistematizacion de datos, el analisis y las interpretaciones sean el producto de un dialogo con la realidad y no la expresion de modelos 'universales'.

Gracias al movimiento el cuerpo transforma el espacio que, a su vez, transforma al cuerpo, generando significaciones multiples. Una excelente ilustracion de esa trama kinematica que el movimiento crea entre cuerpo y espacio es el video "Kung Fu Motion", de Tobias Gremmler. (2016) En este video, donde un practicante de Kung Fu realiza varias katas, cuyos movimientos se descomponen en una continuidad corporal, se presenta la visualizacion de varios fenomenos que hasta ahora solo podiamos imaginar y que el autor denomina:

--Tejido hilado por el tiempo

--Velocidad que se transforma en materia

--Expansion en el vacio

--Reconstruyendo formas desde el movimiento

--Formas que siguen al tiempo

Como dice Gremmler, "Visualizing the invisible is always fascinating, and motion visualizations have been created even in pre-digital times with light, photography, costumes or paintings" (Ibid: s/p). Se trata de una representacion, visual y poetica, de los desplazamientos de un cuerpo que teje formas, vacios y colmados, tiempos y materias que son las bases en las cuales se semiotiza al cuerpo, al espacio, al movimiento, a la velocidad, a la luz, a las formas, a la materia, al tiempo, etc.

El video de Gremmler nos permite percibir los desplazamientos del cuerpo y, sobre todo, la permanencia, aunque breve, de la materialidad corporal en el espacio; se trata de un efecto de visibilizacion de lo invisible que, por ello, nos permite comprender mejor como el cuerpo y sus movimientos afectan y semiotizan directamente el espacio, y como el espacio, gracias a sus caracteristicas, afecta y semiotiza al propio cuerpo. Esa relacion dialectica, de transformaciones mutuas, le da identidad al cuerpo que ocupa, habita o transita el espacio, sea este un lugar o un territorio. Darle identidad significa que lo dota de rasgos diferenciadores que se traducen en sentidos particulares que van mas alla de lo meramente morfologico y de lo meramente biologico. Asi, el espacio es una variable que, entre otras, transforma el cuerpo de una mera materialidad biologica, constituida por organos y procesos fisiologicos, a una materialidad simbolica, inmersa en procesos de significacion y comunicacion. Limitar la construccion de identidades a las solas relaciones intersubjetivas (3), sin por ello menoscabar su importancia, ignora el papel del espacio y de sus capacidades semioticas. No debe olvidarse que en su estructura fundamental la identidad es un conjunto de contenidos y procesos semioticos, aunque, naturalmente, esta no sea exclusivamente semiotica. La identidad es un conjunto de sentidos articulados, dinamicos y equilibrados, que el individuo y el grupo construyen progresivamente, a partir de sus experiencias intersubjetivas, espaciales y temporales. Seria erroneo ver el espacio solo como "expresion" de identidades e ignorar la capacidad del mismo para producirlas. Un espacio, ciertamente, expresa la identidad de quien lo construye, pero tambien el espacio construido y semiotizado produce identidad en quien lo viene a habitar. Se trata de fuerzas y tensiones que interactuan y se afectan reciprocamente; lo que es particularmente valido en las relaciones que nos impone, por ejemplo, el espacio urbano, pero tambien los espacios intimos.

Para la Semiotica, las multiples articulaciones que se derivan de esos elementos son capitales para comprender como se producen las significaciones del cuerpo. Como se ve, el cuerpo "produce" el espacio, incluso mas alla de sus "cualidades sensibles" (Greimas y Courtes, 1979: p. 133). Lo "produce" en cuanto que gracias a el y al movimiento el espacio vacio se hace lugar o se hace territorio.

CUERPO E IDENTIDAD

Como es evidente en las nuevas investigaciones sobre el concepto de identidad, en los ultimos anos se ha pasado de una concepcion que la caracterizaba como estatica, inamovible y unica, en cierto modo unidimensional, a una concepcion dinamica, cambiante y plural, o pluridimensional, mas acorde con la realidad contemporanea. En 1990 Ricoeur (1990) distinguia entre una identidad-mismidad ("identitememite"), entendida como expresion social y como aquella mas o menos constante a traves del tiempo, e identidad-si-mismo ("identite-ipseite"), relativa a una auto identificacion basada en el si mismo del sujeto. Esta distincion entre mismidad e ipseidad (Blanco Ilari (2006: pp. 241-236), si bien es util para des-agregar el concepto de identidad, con frecuencia visto como un monolito heuristico inamovible, a-historico, esencializado por filosofias de lo trascendental, ignora las transiciones e intersecciones entre los extremos. Esas intersecciones, donde limites y fronteras identitarias se transgreden, subvierten y rearticulan sin cesar, se expresan a menudo en la produccion de sentidos de pertenencias, los cuales estan atados, en mayor o menor medida, a las identidades en las que nos reconocemos y cuyo nucleo convergente son las subjetividades.

Di Meo (2008). reconoce que los procesos identitarios se situan en el encuentro entre lo social y lo espacial. "L'identite (...) se situe a l'intersection active des dynamiques majeures produites par les individus et par les groupes dans leurs rapports tant sociaux que spatiaux" (Ibid: s/p), lo que se opone a la vieja concepcion unidimensional de las identidades, marcada por factores sociales y politicos, y pone de relieve la espacialidad y dinamicidad de las mismas.

En general, se ha ignorado la pertinencia del cuerpo en la configuracion de la(s) identidad(es) personal(es) y social(es). Hannah Arendt "situa al cuerpo en un lugar problematico de sus reflexiones (...) desvinculado de la constitucion de la identidad personal" (Varela Manograsso, 2016: p. 792). Por el contrario, el cuerpo es "el vehiculo a traves del cual el individuo se revela y formula su identidad" (Betz Hull en Varela, 2016: p. 792); el cuerpo es el "lugar expresivo de identidad, que debemos salvaguardar para poder comenzar a actuar" (Ibid: p.793). Mas aun, el cuerpo es la "base et forme materielle de l'identite" y esta "n'est en aucun cas despatialise" (Di Meo, 2008: s/p).

Si la identidad corporal se define como un constructo semiotico en el que se articulan variables morfologicas, historicas, culturales, variables que se expresan en dispositivos que incluyen el movimiento y el reposo, la vestimenta y las tecnologias que lo modifican, tambien alli entran las dinamicas variables propias del espacio y de los sentidos que este adquiere cuando se transforma en lugar o en territorio.

Para la produccion dinamica (y no estatica) de nuestra(s) identidad(es), estamos obligados a reconciliar la vision de nuestro cuerpo: ?Tenemos un cuerpo o somos un cuerpo? ?Cual es/como es la conciencia de nuestro propio cuerpo/del de los demas?

Anil Seth (2017) identifica los siguientes componentes de nuestra conciencia: Self corporal, self perspectivo, self volitivo, self narrativo y self social. Nuestra auto identificacion y la hetero identificacion no estan separadas de las variables que se derivan del espacio o que, mejor dicho, son el espacio, tanto en sus lugaridades como en sus territorialidades.

Si bien, como dice Hannah Arendt, nuestra identidad se define en el encuentro con los otros, no es menos cierto que ese encuentro con los otros esta marcado, sobre determinado, por un espacio y un cuerpo, asi como por variables temporales. Nuestra auto identificacion y la hetero identificacion no estan separadas de las variables que se derivan del espacio o que, mejor dicho, son el espacio.

Es, finalmente, en la dimension interaccional, la denominada interidad, donde, dinamicamente, cuerpo y espacio se definen reciprocamente, se interdeterminan y construyen sus limites y fronteras. En esos limites y fronteras, parte de sus manifestaciones en un tiempo y espacio propio de una practica de estar y ser en el mundo, intervienen tambien los otros cuerpos y los objetos que pueblan el espacio, lo que conduce al desarrollo, entre otras, de relaciones hapticas que son no solo contactos entre cuerpos [flecha diestra] objetos [flecha diestra] espacios [flecha diestra] otros sujetos, sino tambien conformadores de una totalidad corpo-espacial unica, dotada de sentidos particulares que se constituyen en procesos de significacion y comunicacion, tanto intra-subjetivos como inter-subjetivos.

Como dice Di Meo (2008): "Imposes ou selectionnes et choisis, ces contextes spatiaux (espaces de vie, des pratiques, du quotidien) sont incorpores par l'individu, ils deviennent des extensions de son propre corps et s'inscrivent des lors dans son systeme identitaire" (s/p).

En las jerarquizaciones espaciales, lugares y territorios, los sujetos marcan y desarrollan conjuntos de procesos de significacion que les permiten identificar e identificarse, semejarse y diferenciarse; son mecanismos que le permiten cimentar una relacion con los otros en terminos de equilibrios dinamicos, intersubjetivos, sin los cuales la vida psicologica y social careceria de sentidos y abundaria en conflictos. Es justamente el desconocimiento y la incapacidad de identificar e identificarse con los espacios, tiempos y actores de Comala, en Pedro Paramo, lo que impide al actor/narrador reconocerse como parte de los mismos y, en consecuencia, resolver sus conflictos identitarios.

Un cuerpo esta siempre situado en un espacio, en un lugar o en un territorio, y gracias a sus movimientos o a su reposo, acostado o sentado, durmiendo o en vigilia, mirando y siendo mirado, construye procesos cartograficos que le permiten guiarse en el mundo natural o cultural. Es en esas cartografias, como parte de su insercion en el mundo, donde el cuerpo se relaciona dinamicamente con los otros y donde, efectivamente, construye y reconstruye, sin cesar, sus identidades.

CONCLUSIONES

Las dinamicas interrelaciones entre espacio, movimiento y cuerpo son un campo de estudio muy importante para la Semiotica; sus aplicaciones al teatro, la danza, la arquitectura, entre otras, son de caracter prioritario. Tambien lo son las aplicaciones a la organizacion y funcionamiento de la vida cotidiana, de los codigos gastronomicos, de los juegos y desplazamientos intimos y sociales, domesticos y urbanos, entre otros saberes.

Las interacciones dinamicas entre espacio, cuerpo, movimiento son componentes fundamentales en la construccion dinamica de nuestras identidades. Figura 4.

Creo que un enfoque fenomenologico y una critica semiotica contribuirian enormemente a elucidar los procesos de construccion de sentido, en los cuales cuerpo y espacio dialogan y se integran, para determinar asi como estos producen las identidades. En las territorialidades globales la(s) identidad(es) son hoy mas dinamicas y complejas que nunca. Los medios, los viajes y las migraciones han acercado espacios y otredades, creando nuevas dimensiones donde se intersectan variables que hasta hace algunos anos eran contradictorias y a veces incompatibles.

Finalmente, creo que el arte, en sus multiples manifestaciones, es una fuente inagotable de aproximaciones a las numerosas variables espacio-corporales y a sus "significaciones vividas" (MerleauPonty, 2003: p. 48). Son precisamente esas "significaciones vividas", en el marco de dinamicas historicas, espaciales y temporales, encarnadas en practicas experienciales concretas, las que, finalmente, producen y re-producen las identidades.

Referencias bibliograficas

Blanco Ilari, J. I. (2006). Promesa e Ipseidad: La critica de Ricoeur al reduccionismo. Revista Latinoamericana de Filosofia, Vol. XXXII, no. 2, pp. 214-236.

Contreras, M. J. (2012). Introduccion a la semiotica del cuerpo: Presencia, enunciacion encarnada y memoria. Catedra de Artes no 12. Pontificia Universidad Catolica de Chile, pp. 13-29.

Di Meo, G. (2008). Le rapport identite/espace. Elements conceptuels et epistemologiques. Disponible en https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-00281929.

Finol, J. E. (2015). La Corposfera. Antropo-Semiotica de las cartografias del cuerpo. CIESPAL, Quito.

Finol, J. E. (2016). 'Tu cuerpo es el mensaje'. La Corposfera: cuerpo, ausencia y significacion. SituArte. Ano: 11 no 20. Enero - Julio. Universidad del Zulia, Maracaibo, pp.10-22.

Finol J. E. (2006). Globalizacion y cultura: Estrategias semioticas y vida cotidiana. Revista de Ciencias Sociales, v. XII, no. 3, pp. 454-475.

Finol J. E. (2017). Usos y sentidos de las alteraciones del cuerpo: Las otras corporeidades. VIII Congreso Latinoamericano de Semiotica. Conferencia inaugural. Bogota, 27 - 30 septiembre 2017.

Frozzini, J. (2010). Comprendre l'Intimite: une forme de pouvoir au sein des audiences de la Commission Bouchard-Taylor. Tesis. Universidad McGill, Montreal. Disponible en http://digitool.library.mcgill.ca/webclient/StreamGate?folder_id=0&dvs=1517069723231~781

Greimas, A. J., y Courtes, J. (1979). Semiotique. Dictionnaire raisonne de la theorie du langage. Hachette, Paris.

Gremmler, T. (2016). Kung Fu Motion. Video. 3.59 minutos. Para una mejor lectura del presente texto sugiero ver este breve video disponible en https://vimeo.com/163153865.

Hall, E. (1959). The silent language. Fawcett, Greewich.

Hall, E. (1974). Handbook for Proxemic Research. Society for the Anthropology of Visual Communication, Washingtton, D. C.

Jost, F. (2002). El ojo-camara. Entre film y novela. Catalogo, Buenos Aires.

Mangieri, R. (2017). La casa de las ocho puertas: para una semiotica del acontecimiento, en: Miradas, lenguajes y perspectivas semioticas. Aportes desde America Latina. Federacion Latinoamericana de Semiotica - Universidad Nacional de Colombia, Bogota.

Martin-Juchat, F. (2001). Anthropologie du corps communicant. Anthropologie et Communication. Revue MEI, no. 15.

Merleau-Ponty, M. (2003). Phenomenologie de la perception. Gallimard, Paris.

Morne, J. (2013). Henri Bergson : la notion de duree. Essai sur les donnees immediates de la conscience. Disponible en http://pierre.campion2.free.fr/mornej_bergson.htm.

Noth, W. (1990). Handbook of Semiotics. Indiana University Press, Bloomington.

Pellegrino, P. (2002). Le sens de l'espace. Les Grammaires et les Figures de l'Etendue. Livre III. Anthropos, Paris.

Ricouer, P. (1990). Soi-meme comme un autre, Paris, Seuil, en: Blanco Ilari, J.I. (2006). Art. cit. Rulfo, J. (1955). Pedro Paramo. Epulibre.org. Mexico.

Steimberg, R. (2012). Espacio, lugar, territorio. Una cuestion de escala. Practicas de oficio. Investigacion y reflexion en Ciencias Sociales, no. 9, abril.

Seth, A. (2017). Como el cerebro alucina tu realidad consciente. Disponible en https://www.ted.com/talks/anil_seth_how_your_brain_hallucinates_your_conscious_reality?language=es

"Tempestad" (2016). Pelicula, Mexico, 105 min. Direccion: Tatiana Huezo. Reparto: Miriam Carbajal y Adela Alvarado. Produccion: Nicolas Celis y Sebastian Celis. Produccion Ejecutiva: Jim Stark. Guion: Tatiana Huezo. Fotografia: Ernesto Pardo. Edicion: Lucrecia Gutierrez Maupome y Tatiana Huezo. Sonido: Federico Gonzalez

Varela Manograsso, A. (2016). ?Espacio de aparicion sin dimension corporal? Identidad y violencia en H. Arendt. Daimon. Revista Internacional de Filosofia, Suplemento 5, pp. 785-794.

(1) Para un modelo de las relaciones corporales de tension-resistencia y tension-atraccion sugerimos ver Finol (2006).

(2) Subrayados nuestros.

3 Tal es el caso de Honneth, para quien el proceso de formacion identitaria esta determinado por el amor, la igualdad de derechos y la estima social: '[...] the three forms of recognition (love, rights and esteem) constitute the social conditions under which human subjects can develop a positive attitude towards themselves. For it is only due to the cumulative acquisition of basic self-confidence, of selfrespect, and of self-esteem r provided, one after another, by the experience of those three forms of recognition r that a person can come to see himself or herself, unconditionally, as both an autonomous and an individuated being and to identify with his or her goals and desires' (Cfr. Frozzini, 2010).

Leyenda: Figura 1. La silla vacia. Autor: Edgardo Videla. Tomada con autorizacion del autor de http://ow.ly/vTZQ3010YDj

Leyenda: Figura 2. Cuerpo y espacio en "La tempestad", de Tatiana Huezo, 2016.

Leyenda: Figura 3. Relacion tensional y conjunto corpo-espacial1.

Leyenda: Figura 4. Elaboracion propia.

Jose Enrique FINOL

joseenriquefinol@gmail.com

ORCID: https://orcid.org/0000-0001-9473-9751

SCOPUS-ID: 24533504600

Universidad de Lima, Peru

Este trabajo esta depositado en Zenodo: DOI: http://doi.org/ 10.5281/zenodo.2426696
COPYRIGHT 2018 Revista Utopia y Praxis Latinoamericana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Enrique Finol, Jose
Publication:Utopia y Praxis Latinoamericana
Date:Oct 15, 2018
Words:5704
Previous Article:Hermeneutica de la verdad y la mentira.
Next Article:El dialogo como epifania linguistica: de la racionalidad metodica a la racionalidad fundada en la escucha del logos (Horen).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters