Printer Friendly

Cuando sali, no habia pajaros, solo habia sol y hedor de muerte [1].

En 1994 el corazon de Africa se bano de sangre. Durante 100 dias el mundo atestiguo el genocidio acontecido en Ruanda que, a decir de los observadores, fue la peor experiencia de violencia y crueldad de la historia moderna; de tan tragico acontecimiento aun no se ha recobrado la poblacion.

En poco mas de tres meses fueron asesinadas un millon de personas que sumadas a los miles de refugiados que salieron hacia Tanzania, Burundi, Uganda o la Republica Democratica del Congo (antes Zaire), convirtieron a Ruanda en una especie de pais fantasma. En tan solo dos semanas, dos millones de personas abandonaron este pais africano. Los tutsi huian del odio hutu; miles de hutu tambien huian por el temor a la venganza de los tutsi y por la intolerancia de los hutu radicales que no permitian la minima manifestacion de rechazo ante sus politicas asesinas; o bien, por no soportar la violencia que habian presenciado o, en la que incluso habian participado.

5.1 Contexto Previo

La relacion entre los hutu y los tutsi nos remonta hasta el siglo XVII, momento en que los jefes de los agricultores hutu controlaban las colinas al tiempo que, paulatinamente, comenzaron a inmigrar los pastores tutsi [2]. El resultado de este movimiento demografico fue, por un lado, un aumento en la poblacion que, junto a la colonizacion agricola, fue creando una rivalidad por las tierras. Ello rompio la unidad de los clanes de cultivadores hutu mientras los ejercitos tutsi promovieron la expansion de su dominio sobre el territorio, por lo cual, obligaron a los hutu a pagar tributo en especie y en trabajo a cambio del uso de las tierras. [3] Esta historia de la invasion de los watusis [4], se mitifico y se invoco en numerosas ocasiones durante el siglo XX, aumentando el clima de descontento en esta region de los Grandes Lagos, pues contribuia al sentimiento de injusticia de la mayoria hutu que se ha sentido desplazada y subyugada por la minoria tutsi. No obstante, tampoco es exacto pensar que la comunidad tutsi ha dominado 'historicamente' el 'territorio hutu', de hecho su poder fue consolidado durante el siglo XVIII.

Pero la expansion del dominio tutsi no escapo a la mezcla cultural, de hecho durante sus migraciones, fueron seducidos por la cultura hutu. A decir de John Illife, "los tutsi adoptaron muchos ritos 'principescos' de los hutu, por ejemplo el enterramiento del rey con la cabeza descansando en dos yunques." [5] En realidad, a finales del siglo XIX tenemos en Ruanda el reino mas poblado y poderoso de la region, un reino que tenia una cultura predominantemente hutu, pero sostenida por el poderio militar tutsi.

Las diferencias entre los hutu y los tutsi tienen su origen mas en cuestiones sociales y economicas que en aspectos culturales, religiosos o etnicos. De hecho, ambos grupos han compartido el mismo idioma (el Kinyaruanda), sus concepciones religiosas y su percepcion sobre la vida. Considerar el conflicto en Ruanda exclusivamente como un problema etnico o de tribus, es inexacto. Las diferencias entre los hutu y los tutsi no son simples, no basta con diferenciar a un grupo de otro por sus rasgos fisicos [6]; en realidad, la diferencia tiene una connotacion mas social que cultural. Ninguno de los dos grupos son etnicamente puros, ni radicalmente diferentes [7].

El mito de las diferencias etnicas no permite ver que durante generaciones tutsis y hutus conformaron una sociedad en la que los matrimonios 'mixtos' eran mas la regla que la excepcion. Siguiendo a Mark Huband, digamos que "en tiempos de conflicto -o cuando los politicos extremistas han decidido crear conflictos, el unico punto de referencia es un momento del pasado en que al parecer se gesta la injusticia del presente, una injusticia que todos deben intentar rectificar ..." [8]

Los discursos hutu sobre la injusticia historica del dominio tutsi tienen su base en las inmigraciones de pastores invasores, principalmente en el periodo colonial. La historia de Ruanda es compartida por muchos territorios que fueron 'creados' como estados independientes tras la primera y segunda guerras mundiales. La que fuera una colonia alemana, como consecuencia de los Tratados de Versalles quedo bajo la proteccion de Belgica. En sus metodos de dominacion, tanto alemanes como belgas se apoyaron en la comunidad Tutsi, que siempre se mostro dispuesta a colaborar con los europeos; aunque hacia el final del periodo colonial, eran los mas interesados en la salida de los europeos del territorio; para entonces, los tutsi habian adquirido un enorme poder y logrado ascender hasta los rangos superiores de la jerarquia eclesiastica. [9]

Sin lugar a dudas, el periodo comprendido entre 1860 y 1931 determino la historia de Ruanda. Si bien las categorias hutu y tutsi no fueron inventadas por los colonizadores, la politica practicada por alemanes y belgas contribuyo a exacerbarlas, creando asi una division 'etnica' que favorecio el sentimiento de pertenencia a un grupo avivando asi, el odio etnico y racial. [10]

"Tutsi y hutu se convirtieron en etiquetas politicas; la 'etnicidad', tal como estaba definida, asumio gran relevancia, hasta el punto de determinar las posibilidades de vida de la persona y las relaciones con las autoridades. Con la instauracion del regimen colonial europeo en el pais, las categorias etnicas se definieron de un modo mas rigido, al tiempo que se incrementaron significativamente las desventajas de ser hutu y las ventajas de ser tutsi. No era imposible pasar de una categoria etnica a la otra, pero con el tiempo, llego a ser muy dificil y, en consecuencia, muy raro." [11]

Aunque habria que aclarar que si estudiamos con mayor cuidado el periodo colonial nos daremos cuenta de que en realidad, la diferencia, al menos politicamente, no estaba determinada por el 'grupo etnico' sino por su cercania con el centro. Siguiendo a Gerard Prunier, -durante el periodo colonial- escribio, "el conflicto -en Ruanda- oponia el centro con la periferia y no los tutsi a los hutu. Si bien los reyes, eran (principalmente, pero no por completo) tutsi, sus 'victimas' eran al igual tutsi y hutu." [12]

En 1945, previendo la transicion politica de la colonia a la independencia de Ruanda, el gobierno belga se encontro en la disyuntiva de elegir entre una elite tutsi cada vez mas poderosa que comenzaba amenazar al regimen [13] o, una mayoria hutu que habia adquirido importancia economica durante el colonialismo pero que, a pesar de todo, habia desarrollado una clase media sin poder y con aspiraciones politicas.

A medida que se acercaba el fin del regimen colonial, a los colonialistas les inquietaba la falta de una estructura politica que soportara el cambio. Sorprendentemente, la metropolis dio un giro en su politica, de la que se beneficio la mayoria hutu. Este nuevo enfoque intensifico la rivalidad entre los dos grupos. De hecho la revolucion hutu de 1959, en la que fue derrotado el ultimo monarca tutsi, fue promovida por el ejercito belga.

A decir de Liisa Malkki, "la competencia -poscolonial por el poder politico y no el 'antiguo problema africano del tribalismo', fue lo que sirvio para escindir a las poblaciones de Ruanda y Burundi en hutu y tutsi. (...) El predominio exclusivo de la division etnica es un fenomeno politico sumamente reciente." [14]

La mayoria hutu vio en la transicion de protectorado a Estado soberano, la posibilidad de pelear por el poder. Con ello, buscaba revertir la 'injusticia historica' de que los tutsi gobernaran el territorio. Los hutu siempre reclamaron que los europeos hubieran 'preferido' a los tutsi como sus aliados. La revolucion hutu de 1959 provoco la primera ola de exiliados tutsi; mas de 150.000 tutsis salieron de Ruanda y otros 20.000 fueron asesinados. Este evento fue determinante en la cambio de rumbo en la politica de Ruanda pues se centralizo el poder pero ahora en manos de un gobierno hutu.

En 1962, los Hutu 'democraticamente' ganaron el poder [15]. El lider del Partido del Movimiento Hutu de Emancipacion (PERMEHUTU), Gregorie Kayibanda inicio un gobierno en el que los tutsi se convirtieron en el chivo expiatorio, por lo que la migracion tutsi fue mayor. Desde la mitad del siglo XX, el resentimiento fue la base de las politicas publicas. Desde 1973 [16], sin empacho, el presidente Juvenal Habyarimana paulatinamente legitimo y estimulo la discriminacion y expulsion de los tutsi y los hutu opositores a su regimen. [17] Algunas practicas iniciadas con Kayibanda, aumentaron. Por ejemplo, se tasaba el porcentaje maximo de tutsi que podian laborar en una empresa, o de ninos tutsi que podian acudir a la escuela o a la universidad, o bien cuantos tutsi podian ser atendidos en hospitales [18]. No obstante, hacia el exterior, el Presidente Hayarimana sostenia que, a diferencia de muchos paises vecinos, Ruanda era un territorio tranquilo, estable y con un extraordinario grado de cohesion. Eso, sin considerar la simpatia de la que gozaba el gobierno ruandes en Occidente, por su activa colaboracion contra el gobierno congoleno de Patrice Lumumba.

En realidad esta estabilidad politica estaba sustentada por una discreta pero no menos brutal y sanguinaria represion contra los detractores del regimen, tanto tutsis como hutus meridionales. El Presidente Hayarimana estaba convencido de que "el control y la vigilancia eran las armas esenciales para evitar que el pais fuese tomado por los inyenzi [19], los grupos tutsi armados". [20]

El mito de la democracia africana perfecta se apoyaba tambien en una supuesta apertura politica a la pluralidad de partidos. En 1991 se crearon siete partidos politicos, todos ellos creados por el mismo Habyarimana. De hecho, el partido dirigente incorporo a su nombre la palabra democracia, asi en 1991 surgia el partido Movimiento Republicano Nacional para la Democracia y el Desarrollo.

Paul Kagame [21], actual presidente de Ruanda, dirigente del Ejercito Patriotico Ruandes [22] (EPR), en 1994 estaba convencido de que:

"Si el pueblo esta etnicamente divido, no es posible tener un sistema multipartidista. No existe ningun sistema democratico que funcione si la adscripcion tribal del pueblo figura en el carnet de identidad." [23]

Los emigrantes tutsi hicieron de Burundi y Uganda sus refugios. En ambos estados los tutsi se infiltraron hasta las mas altas esferas de los gobiernos, consiguieron el apoyo de los mismos y lograron formar un frente contra el gobierno hutu en Ruanda. El caso mas importante fue que, en 1986, los exiliados de Ruanda en Uganda formaron el Frente Patriotico Ruandes (FPR) o tambien conocido como Ejercito Patriotico Ruandes (EPR). Estas nuevas fuerzas militares apoyaron a Yoweri Muserevi y a su Ejercito Nacional de Resistencia a dar el golpe contra Milton Obote [24], en julio de 1985. Cabe senalar que, El EPR no tenia exclusivamente militantes tutsi, tambien habia intelectuales o simples ciudadanos hutu que no estaban de acuerdo con las politicas asumidas por el gobierno.

5.2 Semblanza del conflicto

El conflicto entre los pueblos hutu y tutsi salio de las fronteras ruandesas, la intensa actividad del EPR, desde 1990 fue construyendo el contexto que llevo a la necesidad de negociar un cese al fuego entre el gobierno Ruandes y el EPR [25]. El enfrentamiento del EPR con las fuerzas militares oficiales fue observado por la comunidad internacional, pero nunca intervino para frenar el caos que se preveia. Cada vez que habia problemas serios con la poblacion 'subversiva', el presidente Habyarimana pedia al gobierno frances o al belga ayuda para mantenerse en el poder y, sin variar, la ayuda europea llegaba.

Ese contexto fue el que dio pie a la transformacion de la poblacion ruandesa en un ejercito permanente. Debido a los enfrentamientos con el EPR, el ejercito ruandes comenzo a entrenar y armar a la poblacion civil. Estas milicias fueron conocidas como la Interhamwe, que significa 'aquellos que se mantienen unidos'.

Para 1993 la tension aumento y los enfrentamientos no se hicieron esperar. En agosto, Habyarimana acepto negociar en Arusha, Tanzania un acuerdo en el que acepto realizar cambios politicos en beneficio de su pais. Uno de los compromisos establecidos era compartir el poder con la oposicion hutu y el EPR. En realidad, esos compromisos estaban lejos de cumplirse, de hecho, en menos de un ano, se habia intensificado el entrenamiento de la Interhamwe, la propaganda antitutsi era difundida ampliamente, muchos activistas de organizaciones de derechos humanos y delegaciones diplomaticas habian salido del pais, previendo el caos que acechaba la region de los Grandes Lagos.

En abril de 1994 fue derribado el avion en el que viajaban los presidentes Habyarimana de Ruanda y Cyprien Ntaryamira de Burundi; curiosamente esta aeronave habia sido un regalo del entonces presidente frances Francois Mitterrand. Paradojicamente, el atentado se cometio justo cuando el Presidente Habyarimana parecia estar dispuesto a cumplir con lo establecido en Arusha. Aquel viso de esperanza se esfumo y, por el contrario, detono el genocidio.

A unas horas del atentado, las fuerzas militares de Ruanda y la Interhamwe salieron a la calle y casa por casa, fueron asesinando a la poblacion tutsi y a los politicos hutu 'moderados'. Murieron cientos en un solo dia.

Ante los hechos acontecidos en la Primavera del 94, la participacion de la comunidad internacional fue muy cuestionable. A la mayoria parecia no interesarle el genocidio y aquellos que por lo menos sabian en que latitud se encontraba el conflicto, tenian intereses involucrados. Francia, por ejemplo, solia ser el principal proveedor de armamento del gobierno de Habyarimana. Los embarques siguieron llegando a Ruanda poco antes y durante el genocidio contra los tutsi. Este suministro se aseguraba de manera directa o a traves de terceros. Observadores de Human Rights Watch dieron testimonio de que Egipto, Zaire y Sudafrica, sirvieron como enlace para cargamentos de armas, cuyo destino era Ruanda. Por otro lado, el gobierno de Museveni, en Uganda, apoyaba con entrenamiento y suministro de provisiones a los tutsis.

El exterminio de los tutsi aparecio en los programas de television; las camaras estuvieron ahi para captar las imagenes y las fuerzas de Naciones Unidas fueron tambien testigo. A pesar de ello, la ONU no intervino apelando a su neutralidad. Al mismo tiempo, los estados miembros de la ONU se cuidaron de no declarar que en Ruanda se estaba cometiendo un genocidio, tanto como fue posible. Ello, debido a que admitir tal cosa implicaria comprometer al Consejo de Seguridad a tomar acciones en consecuencia, en atencion a la resolucion 260A (III) que dio origen a la Convencion para Prevenir y Castigar el Crimen de Genocidio que rige desde 1951. Occidente, debatia la conveniencia de involucrarse en un 'conflicto tribal'. Ello implicaba invertir recursos -incluyendo los humanos- para atender una situacion que al final del analisis, no arrojaba ganancia alguna. Ademas, se temia que pudiera tener bajas y no era conveniente perder 'valiosos efectivos' en un conflicto entre tribus, que 'historicamente habian sido antagonistas'. El temor no era en vano, los pocos voluntarios, como la mision de 10 oficiales belgas que habian acudido al lugar, fueron brutalmente asesinados. En aquella primavera del 94, el interes de Bruselas era evacuar a la gente que aun quedaba en el territorio y, por supuesto, no consideraba que la intervencion fuera una opcion viable.

Tres semanas despues de haber comenzado el genocidio, Boutros Ghali insistia en que "en Ruanda sucedia una tragedia en la que los tutsi son asesinados por los hutu y los hutu por los tutsi." En los discursos del gobierno de Clinton, tambien se cuido mucho el lenguaje y, a pesar de tener la evidencia de la gravedad de la situacion, se evito hablar sobre genocidio. Dos meses despues de haber comenzado la matanza, la vocera del Departamento de Estado, Christine Shelly, senalaba que "a pesar de que habia habido actos de genocidio en Ruanda, no todos los asesinatos podian ponerse dentro de esa categoria."

Esta situacion nos lleva a reflexionar sobre lo que deberiamos entender como genocidio. Efectivamente, este tipo de crimen conlleva una connotacion diferente a la de un homicidio; la diferencia radica en los motivos que fomentan su acontecer. Con base en la Convencion antes mencionada, el genocidio implica campanas de exterminio pero enfatizando que es "el intento por destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, etnico, racial o religioso." Como aclaracion, valdria retomar lo expresado por algunos expertos, como David Rieff: el hecho de que se enfatice que el genocidio no necesariamente implica la aniquilacion total, sino que tambien puede ser parcial de un grupo, quiere decir que no tendria que esperarse a que aconteciera un asesinato masivo para considerar que hay genocidio. En todo caso, en Ruanda, aun aplicando este principio mal entendido del que nos habla Rieff, todo indicaba que estabamos ante un caso de genocidio.

Fue hasta julio de 1994 -tres meses despues de haber comenzado el genocidio- que el gobierno frances acepto finalmente intervenir y reconocer, de manera retorica y para justificar su proceder: "Francia -segun un comunicado oficial- ha enviado a sus soldados a Ruanda, por el deber moral de actuar con el fin de detener el genocidio y proveer de asistencia inmediata a las poblaciones amenazadas." Al mismo tiempo, circulo la version de que, en realidad, lo que se presentaba era un doble genocidio, en los cuales eran tan culpables los tutsi como los hutu. Finalmente, eso era exactamente lo que estaba ocurriendo. Una vez que las voces se animaron a pronunciar la palabra prohibida (genocidio), los debates se centraron en el conflicto. Parecia que se tenia la ligera esperanza de que pronto terminarian 'las masacres tribales' sin que Naciones Unidas tuvieran que voltear a ver y ocuparse de ello.

Una vez que el mundo decidio atender la situacion, se creo el Tribunal Internacional Criminal para Ruanda. Al mismo tiempo aumento la transmision por TV de las imagenes del conflicto, de los campos de refugiados y de muerte que quedaba en Kigali -de hecho siempre estuvieron ahi sin que la gente se percatara de ello. La indiferencia ante la situacion era fomentada por la ignorancia. Al final, esas imagenes podian provenir de 'cualquier pais africano' y, como ha dicho Reiff, la solidaridad con esos 'pueblos en desgracia' se termina cuando se aprieta un boton del control remoto del televisor. Gran cantidad de tinta y papel fue utilizada en informes y articulos -incluso antes de que se aceptara el genocidio. Los periodistas, sobre todo los corresponsales, tampoco habian dejado de escribir sobre los hechos en Ruanda, sin embargo no eran noticias dignas de ocupar las primeras planas; los expertos que previeron lo que sucederia en Africa fueron ignorados.

El genocidio en Ruanda no solo puso en debate la participacion de Naciones Unidas en este tipo de situaciones, sino que motivo reflexiones sobre el humanitarismo y las formas de promoverlo. El mismo director de Medicos Sin Fronteras (MSF), Alain Destexhe, decidio dar un giro a su carrera como promotor del humanitarismo y, se dio cuenta de que no bastaba con la buena voluntad y el entusiasmo de gente que quiere o propone cambios y esta dispuesta a ayudar. Reconocio que estando fuera de los circulos de poder, la capacidad de decision y de accion era muy limitada. Por ello, y sin alejarse de sus principios, decidio involucrarse en la politica francesa, asegurandose de que desde su nuevo puesto, podria ayudar mas que estando en los territorios en cuestion. [26]

En noviembre de 1994 se instauro en Arusha, capital de la Republica Unida de Tanzania, con base en la resolucion 955 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el Tribunal Internacional para los Crimenes en Ruanda. Se menciono entonces que esta instancia se creaba con el proposito de contribuir a la reconciliacion en Ruanda y mantener la paz en la region. La jurisdiccion del Tribunal era hacer el seguimiento a los procesos de los responsables del genocidio y otras violaciones al derecho internacional humanitario; los crimenes que han sido investigados desde entonces, han sido clasificados en tres tipos:

1. Aquellos que tienen que ver con el genocidio, crimenes contra la humanidad, violaciones que de acuerdo con el articulo 3 de la Convencion de Ginebra y el Protocolo adicional II son condenables.

2. Crimenes en general cometidos durante 1994

3. Los crimenes cometidos por ruandeses en territorio propio o bien en los estados vecinos, asi como extranjeros que hayan cometido crimenes en Ruanda.

La intencion era buena, no obstante, la realidad nos ha mostrado que en terminos reales, el Tribunal no ha logrado su objetivo, sobre todo el que tiene que ver con contribuir a la reconciliacion del pueblo de Ruanda. Lejos de eso, las declaraciones ante este Tribunal se han convertido en instrumentos de venganza, y por otro lado, aquellas personas que han tenido el valor de declarar los hechos que vivieron o presenciaron, han sido intimidados, amenazados o incluso asesinadas. Algunos observadores, como Margaret Owen, describen el infierno que han vivido algunas mujeres de Ruanda al presentarse ante el Tribunal. Owen ha recopilado algunas denuncias de violaciones u hostigamiento sexual de los mismos oficiales del Tribunal durante las entrevistas preliminares.

Aun nos faltaria considerar lo absurdo e inconveniente que resulta para los interesados en declarar ante el Tribunal, trasladarse desde Ruanda hasta Arusha. El traslado implica desgaste fisico para la mayoria de los denunciantes que recorren el camino a pie; o bien, para evitar esas contrariedades, requieren de recursos, que la mayoria no tienen, para poder costear el viaje. En el mejor de los casos, si se logra reunir la cantidad necesaria, empiezan verdaderamente los problemas. Para llegar a la sede del Tribunal hay que salir de Ruanda -recordemos que el Tribunal se encuentra en Tanzania. Cuando se pide un permiso para salir del pais, las autoridades -ahora tutsi-, sospechan que la persona en cuestion viajara para 'acusarlos'. Entonces, o bien se le niega la salida o bien, la autorizan y comienza el martirio, pues son perseguidos y amenazados, tanto el interesado como su familia.

Aquellos que se han aventurado a denunciar los hechos no tienen la garantia de que seran protegidos. El Tribunal no puede asegurarles la privacidad de su declaracion y, por tanto, tampoco se puede comprometer a velar por la integridad fisica del denunciante y su familia o amigos. Por tanto, ante tales practicas intimidatorias, pocas denuncias han sido recibidas.

Despues de 10 anos de la creacion del Tribunal, se han arrestado a 69 personas de las cuales, solo en 23 casos se ha completado el juicio. El resto esta en espera de iniciar el proceso o estan en el. Finalmente, la anhelada reconciliacion del pueblo de Ruanda no ha tenido lugar y, por tanto, la paz de la region es aun muy fragil.

5.3 Hipnotizar a las masas

Aun no se han presentado evidencias sobre quien fue responsable del atentado en el que fallecio quien pudo ser el artifice de la reestructuracion politica de Ruanda, el Presidente Habyarimana. Sin embargo, todo parece indicar que el ataque fue planeado y ejecutado por grupos extremistas, precisamente aquellos que lo mantenian en el poder. Tales grupos verian amenazada su posicion en el poder si, el entonces Presidente hubiera cumplido con los compromisos establecidos en los acuerdos de Arusha. De esa manera, el Presidente Habyarimana se convirtio en martir para los hutu radicales que aseguraban que el atentado habia sido cometido por el EPR, los tutsi.

La propaganda hutu contra la poblacion tutsi fue gestada desde la mitad del siglo XX. Sin embargo, alcanzo su punto mas alto durante la decada de los noventa. De hecho, el genocidio acontecido durante la primavera del 94 no se puede entender sino como el resultado de una hipnosis colectiva.

Los propagandistas hutus, bajo el marco de un nuevo establecimiento de libertad de prensa, desde los primeros anos de la ultima decada del siglo XX, diseminaron mensajes en los que se iba dibujando el rostro del enemigo. En septiembre de 1991 se publico un memorando militar que sirvio como base de la propaganda hutu, que sostuvo y justifico ideologicamente el genocidio.

Testigos de Human Rights Watch han senalado que los propagandistas desarrollaban una y otra vez los mismos temas y, era evidente la coordinacion de estos con los oficiales del gobierno. En un documento titulado Nota relativa a la propaganda de la expansion del reclutamiento, encontrado en Butare, se muestra como uno de los propagandistas le dice a otros como influir de una forma mas efectiva. A decir de los expertos en la materia, esta nota es un analisis detallado del libro Psicologia de la publicidad y de la propaganda, de Roger Mucchielli, publicado en 1970. El autor, seguidor de Goebbles, promovia el uso de mentiras, exageraciones, ridiculizaciones para atacar al oponente, tanto en su vida publica como privada. Sugeria que las consideraciones morales no eran relevantes, excepto cuando pueden ser utilizadas como armas contra el otro.

La propaganda persuadio a la poblacion ruandesa de que el adversario era sinonimo de guerra, muerte, esclavitud, represion, injusticia y crueldad sadica.

Dos fueron las tecnicas propagandistas que fueron utilizadas en Ruanda. A propuesta de aquel propagandista anonimo: la primera fue 'crear' eventos, es decir, difundir ataques que no habian tenido lugar; y la segunda, fue la de la 'acusacion de espejo', que consistio en imputar al enemigo actos ellos mismos habian cometido. En este sentido, en la medida en que se utilizaba el terror como arma contra el otro, se fomentaba el miedo hacia el enemigo. Siguiendo esta tecnica, la poblacion hutu se convencio de que los tutsi estaban planeando exterminarla [27].

En el contexto de la 'supuesta' apertura del regimen ruandes, once periodicos se fundaron tan solo en 1991. Este hecho es importante porque se ha demostrado que uno de los medios que mas importancia tuvo en la difusion de la propaganda antitutsi, fue el diario Kangura. Aunque solo el 66% de la poblacion podia leer el periodico, en realidad era el comienzo de la cadena de la propaganda, porque esa parte de la poblacion que se 'enteraba' difundia las noticias entre la gente de su comunidad.

Ante el problema del analfabetismo, el radio se convirtio en el medio mas efectivo de difusion de la propaganda. Antes de la guerra, en Ruanda solo existia una estacion: Radio Nacional de Ruanda. Con base en las estadisticas, en 1991, solo el 29% de las casas contaban con un radio, pero en 1994 el porcentaje aumento considerablemente. En algunas areas fue el mismo gobierno el que distribuyo los aparatos de manera gratuita a las autoridades locales, poco antes de que comenzara el genocidio [28].

Radio Rwanda era la voz gubernamental, y antes del inicio de la programacion se solian transmitir los discursos politicos de Habyarimana. Se ha comprobado que se difundia informacion imprecisa, sobre todo en lo concerniente al progreso de la guerra. Finalmente, la poblacion no tenia forma de constatar si era verdad o no.

En los siguientes dos anos aparecieron dos nuevas estaciones de radio, una establecida por el EPR, Radio Muhabura y otra incorporada en el consorcio denominado Radio y Television Libre de las Mil Colinas (RTLM)[29], que se convirtio en el medio oficial del regimen hutu, despues de que la nueva administracion de Radio Rwanda diera espacio a la oposicion e incluso a la voz tutsi. La RTLM transmitia su programacion en la misma frecuencia que la radio nacional, rapidamente aumento su audiencia. Con un estilo muy informal la estacion promovio los programas interactivos, lo que favorecio que el publico expresara sus opiniones. Pronto RTML sustituyo al mismo Kangura como la portadora de la postura extremista hutu.

Chivo expiatorio

La poblacion tutsi se convirtio en el chivo expiatorio de todos los males e infortunios de los hutu.

Algunos profesores que se convirtieron en propagandistas entendian la dificultad de que el pueblo asumiera que los hutus y los tutsis eran diferentes 'por naturaleza'; que representaban a dos 'razas' diferentes[30]. Sin embargo, fue arduo el trabajo propagandistico, al punto de que G. Prunier observa que, para 1992 "todo mundo estaba imbuido en la mitologia. Para los altos funcionarios del regimen de Habyarimana, el EPR era la serpiente entrando al Jardin del Eden, mientras que las filas del EPR en las que figuraban veteranos revolucionarios de Uganda, se veian a si mismas como las legiones de justicia que llegaba, despues de muchos anos, a su pais -a Ruanda- que habia sido secuestrado por malvados usurpadores, para reclamar su derecho de nacimiento con ayuda de Dios y de los ciudadanos decentes quienes habian sido heridos al proporcionarles su apoyo." [31]

En el conflicto de Ruanda se explico a partir de la supuesta identidad tribal, pero en realidad se presento un discurso del bien y el mal en terminos de la lucha entre el gobierno y el EPR. Debemos recordar que las filas del EPR no se componian exclusivamente de tutsi y por tanto, el ataque de la Intahamwe y el ejercito ruandes no fue exclusivamente contra un enemigo etnica y culturalmente diferente que lo amenazaba, sino contra un grupo que de hecho si era una amenaza pero para su estancia en el poder. [32]

Todos los tutsi debian ser eliminados, pero el genocidio que los militantes hutu de la Interhamwe tenian previsto, afecto tambien a clerigos, intelectuales y lideres vecinales hutu quienes apoyaban el proyecto de un gobierno compartido como la solucion a los conflictos. Aun aquellos que compartian el mito de la irreconciliable diferencia entre los dos pueblos, pero que se oponian al exterminio tutsi como solucion a los problemas de Ruanda, fueron asesinados. [33]

"El genocidio comenzo en cuestion de horas, la Interhamwe comenzo a matar. En la radio, se hacia un llamado para el exterminio de cada hombre, mujer o nino tutsi en Ruanda y a todo aquel hutu que se opusiera." [34]

Aquellos que eran identificados como tutsi debian ser asesinados asi como los 'enemigos' cuyos nombres aparecian en listas distribuidas por la Interhamwe en todos los poblados. Las estaciones de radio clamaban que los buenos hutu aniquilaran a las inyenzi, que contaminaban a la nacion Ruandesa y que no los dejaban vivir en paz. [35]

El genocidio fue 'artesanal'; fue llevado a cabo con machetes, armas cortas y latas de gasolina. Los lideres hutu procuraron involucrar a toda la poblacion, se concibio que el genocidio debia hacer complice sobre todos y a cada uno de los hutu. Si bien legalmente no se puede hablar de una culpa colectiva, si se establece en terminos de responsabilidad colectiva. Dos millones de ruandeses abandonaron el pais en solo dos semanas y muchos hutu huyeron aterrorizados del genocidio en el que habian participado. Quienes visitaron el territorio justo despues de la tragedia, por ejemplo David Rieff, quien estuvo durante el verano del 94, tenian la sensacion de que el tiempo se habia detenido en las escuelas e iglesias. [36]

El discurso de la guerra defensiva volvio a aparecer cuando el genocidio fue demasiado evidente y por tanto era imposible negarlo. Los lideres hutu de todos los rangos justificaban el ataque contra la comunidad tutsi, senalando que sus enemigos eran aliados del EPR y debian morir por ser culpables de haber sostenido una guerra injustificada contra Ruanda.

5.3.1 Manipulacion del odio (la diferencia menor)

Las advertencias estaban por todos lados, segun expone D. Rieff, al presentar los comentarios de un funcionario del regimen de Habyarimana, expresados en 1992:

"?Que estamos esperando? Preguntaba Leon Mugesera [37], nuestro error fue que en 1959 los dejamos -a los tutsis- irse ... ellos pertenecen a Etiopia y nosotros encontraremos la manera de regresarlos, empujandolos hacia el rio Nyabarongo. Insisto en este punto, debemos actuar, borremoslos! (...)" [38]

La propaganda hutu difundio la idea de que habia vinculos solidos e inquebrantables del pueblo tutsi. Kangura publico en 1993 un articulo cuyo titulo era "una cucaracha no puede dar a luz a una mariposa" [39], en donde se lee:

"nosotros empezamos diciendo que las cucarachas no dan a luz mariposas, es verdad. Una cucaracha da a luz a otra cucaracha ... La historia de Ruanda nos muestra claramente que un tutsi se queda siempre exactamente igual, nunca cambia. Ellos estan asociados a la malicia, el mal escrito en la historia de nuestro pais."

La necesidad de los hutus de diferenciarse respecto a los tutsi llego casi al extremo de la paranoia. Se comenzo a difundir la idea -en el diario Kangura- de que el 85% de la poblacion tutsi, en su afan por 'infiltrarse' en la vida ruandesa, habia cambiado sus papeles de identidad etnica.

"La otra calamidad ... es el habito detestable que muchos tutsi han adoptado ... cambiar su propio grupo etnico ... lo que les permite pasar desapercibidos y tomar los lugares con normalidad reservados para los hutu en la administracion y en las escuelas. Si este desastre no se atiende de inmediato, esto va a destruir a todos los hutu." [40]

Por ello clamaban a todos los hutu 'verdaderos' a ser cautelosos. En realidad lo que leemos en el parrafo anterior es que las diferencias entre los dos grupos, no eran tan perceptibles y tampoco irreconciliables. Si esto no fuera asi, no hubiera sido posible confundir al otro con solo cambiar los papales de identidad. Al mismo tiempo, se acepta tacitamente que se hacia un esfuerzo por diferenciar a los dos grupos y asi se justificaba que administrativamente se tuvieran tasados los porcentajes de acceso a muchos servicios para la comunidad tutsi.

5.3.2 Manipulacion del miedo (amenaza)

Antes de 1994, el miedo habia invadido a los ruandeses. Tutsis y humus se vieron amenazados por los ataques. Por un lado, los tutsi recordaban los asesinatos acontecidos durante la decada de los sesenta y los hutu, los acontecidos contra ellos en Burundi en 1972, 1988 y 1991, a manos del EPR. La amenaza era latente y el recuerdo de estos acontecimientos contribuyo a la paranoia.

Las autoridades hutu de alto nivel sabian que el EPR se habia reducido en numero. Los hutu sabian que tenian ventajas militares, pues habian sido entrenados y equipados por las fuerzas francesas. Ante el asombro y miedo de los mandos bajos y de la poblacion en general, a decir de Joseph Habiyambere [41], se pudo haber actuado para tranquilizarlos. No obstante, por el contrario Habyarimana y sus consejeros exageraron el riesgo que se corria y aumentaron el apoyo que recibian de la poblacion. En realidad. para la decada de los noventa la legitimidad del Presidente de Ruanda ya estaba muy lesionada.

Fue en este contexto en el que se comenzo a fomentar el odio hacia el grupo contrario. Para ello, era indispensable identificar 'claramente' a que grupo se pertenecia. Despues, cualquier intento por rebasar la linea que dividia a estos 'grupos etnica y radicalmente diferentes', debia ser rechazado; hasta el punto de que cualquier hijo producto de un matrimonio 'mixto', era visto como un hibrido de dos cabezas. El diario Kangura instruia al pueblo hutu: "tu eres un grupo etnico importante: el Bantu ... La nacion es artificial pero el grupo etnico es natural." Con ello se lanzo un mensaje: no importa sentirse ruandes, lo esencial es ser hutu.

Los propagandistas hutu advertian que "si los hombres tutsi fallan en penetrar algun aspecto de la vida nacional, ellos envian a sus mujeres a seducir a los hutu. (...) -De acuerdo con Kangura- los inkotanyi no dudaran en convertir a sus hermanas, esposas o madres en pistolas para conquistar Ruanda." [42]

De pronto el discurso cambio, aunque se conservo la idea de que los tutsis se infiltraban en la sociedad ruandesa, ya no para tener acceso a los servicios, sino con fines de dominio. Esta nocion se convirtio en uno de los pilares en los que se apoyo la justificacion del genocidio. Las practicas de limpieza etnica se fueron convirtiendo en asunto cotidiano. A decir de testigos, existia un documento denominado los Diez mandamientos, en el cual se establecia la necesidad de conservar la pureza hutu y, para ello, era indispensable detener la 'contaminacion tutsi'. En el documento citado se establecia que quien se casara con un tutsi seria considerado como un traidor asi como cualquiera que estableciera algun tipo de negocio con gente tutsi.

En terminos de la manipulacion del miedo, no bastaba con utilizar la idea de que los tutsi querian restablecer el control -hecho que era per se amenzante, principal y casi exclusivamente, para la elite politica hutu-, sino que este control no tendria lugar sin antes asesinar a poblacion hutu. En diciembre de 1990, Kangura publico un articulo que afirmaba que los tutsi estaban preparando una guerra en la que no 'habria posibilidad de que hubiera sobrevivientes'. Asimismo, en un panfleto publicado por L. Mugesera, en febrero de 1991, se decia que el EPR estaba planeando la restauracion de la dictadura de los extremistas de la minoria tutsi, a traves del genocidio y la exterminacion de la mayoria hutu. [43] En realidad lo que vemos en este panfleto es exactamente lo que aquel propagandista anonimo establecia en su manual de propaganda: la tecnica del espejo pues realmente el ejercito hutu preparaba el exterminio de la poblacion tutsi.

En 1991 la publicacion La Medaille Nyiramacibiri [44], defendia al regimen de Habyarimana de las criticas a las que era sometido su gobierno por los asesinatos anteriores del genocidio de 1994. En tal publicacion se 'demostraba' que los asesinos eran los tutsi no los hutu, con base en una lista de hutus que habian sido asesinadas por 'los salvajes tutsi'. [45]

En un discurso pronunciado en marzo de 1993, el Presidente Habyarimana sugeria que el EPR estaba planeando un ataque contra la poblacion hutu y que en realidad, el mismo EPR era el responsable de las muertes de tutsi acontecidas en enero de 1993, todo ello, encaminado a provocar que se justificara que el pueblo tutsi violara el cese al fuego que se tenia pactado hasta entonces. [46]

Para alimentar el miedo de la poblacion se recurrio a la estrategia de los 'eventos creados'. Esto significaba que se provocaba la sensacion de la amenaza latente y despues, ese miedo se convertia en un peligro real. Basta citar un ejemplo en 1990. En Kibirira, algunos oficiales les dijeron a la poblacion que los tutsi planeaban exterminar a los hutu y que de hecho la matanza habia comenzado porque ya habian muerto dos hutu en la region. Otro rumor aseguraba que los tutsi habian asesinado a dos importantes militares [47] de la region. Otras personas expandian el rumor de que los tutsi habian atacado a ninos en escuelas locales. Ante tales acontecimientos, ninguno de ellos realmente comprobado, se escuchaba la voz de los lideres hutu, como Leon Mugesera gritando "no dejemos que se nos escapen". Estos rumores eran incluso transmitidos a traves de la radio, como fue el caso de Radio Rwanda que advertia a la poblacion que los tutsi iban a matar a los hutu. En ese contexto del miedo y la sospecha, una noche despues comenzo la matanza en Ruanda.

5.3.3 Manipulacion del resentimiento (primer muerto)

La propaganda hutu enfatizaba que los tutsi eran extranjeros y que habian llegado para robar las tierras de Ruanda a los propietarios nativos. Los propagandistas se dieron a la tarea de aprovechar la injusticia historica, es decir, el periodo colonial. Se repetia una y otra vez que el interes del pueblo tutsi era recuperar el dominio sobre el territorio y volver al 'Antiguo Regimen', del que la revolucion del 59 los habia liberado.

Realmente el movimiento de 1959 poco tenia de libertario, de hecho, habia sido auspiciado por el ejercito belga. La represion que sufrio el pueblo ruandes con Kayibanda y despues con Habyarimana, no era precisamente sutil.

Recordemos tambien aquel articulo del Kangura, en el que se leia tambien:

"(...) No estamos mal cuando decimos que las cucarachas dan a luz a otra cucaracha. Quien puede decir la diferencia entre los Inyenzi que atacaron en octubre de 1990 y los que atacaron en 1960. Todos ellos estan unidos ... su maldad es la misma. Los inenarrables crimenes de los Inyenzi de hoy ... nos recuerdan a sus antepasados: matando, pillando, violando ninas y mujeres, etc."

Uno de los elementos que mas se utilizo para sostener a la propaganda hutu, era el recuerdo con resentimiento del 'Antiguo Regimen'. Los oficiales y los propagandistas se encargaron de vincular indivisiblemente al EPR y a los tutsi. No dudaron en difundir que el interes de la comunidad tutsi era restablecer el total control y dominio tutsi sobre los hutu. Ello significaba esclavismo, desorden, explotacion, etc. En realidad de lo que se trataba era de no permitir cualquier la disidencia en el pais. Estas ideas plagaron los posters, las charlas de cafe y hasta la musica. Simon Bikini cantaba sobre los beneficios de la revolucion del 59 y alertaba sobre el peligro de darle a la espalda a esos cambios. Decia en una de sus canciones que: -los logros de la revolucion de 1959- eran una herencia que deberia cuidarse, mantenerse y transmitirse a la posteridad.

Los propagandistas se empenaron en crear la imagen de una poblacion hutu victima de las circunstancias, que estaba obligada a 'luchar por su supervivencia' y a defenderse de la amenaza tutsi. [48] De hecho, el mismo Presidente Habyarimana se convirtio en el simbolo de las victimas inocentes hutu. El y los caidos, durante la revolucion del 59 y los conflictos de las siguientes decadas, se convirtieron en los primeros muertos que justificaron el ataque hutu contra 'los malvados y sedientos de sangre', como se denomino a los tutsi.

5.4 La manipulacion de las pasiones durante el conflicto

La poblacion de Ruanda esta compuesta principalmente por tres grupos: los Twa, los Tutsi y los Hutu. El 'historico conflicto' en aquel pais africano ha sido entre los tutsi y los hutu, grupos que a diferencia de los Twa, han buscado participar en la politica y detentar el poder. [49] De manera paradojica, es precisamente este ultimo grupo el que es nativo del territorio Raundes. Tanto los hutus como los tutsis inmigraron hasta la region y se convirtieron en los dos grupos fuertes de Ruanda.

Recordemos que la eficacia de la propaganda como arma de guerra depende de la capacidad de vincular esos discursos con partes de la realidad. Por ello, conforme el conflicto progresaba, las advertencias de la amenaza tutsi aumentaban de una manera explicita e histerica. [50]

Se fomento la solidaridad hutu, a partir del odio y miedo contra el otro. Kangura estimulo la unidad hutu y se leia en sus publicaciones "Tu unidad, tu mutuo entendimiento, tu solidaridad son armas seguras para tu victoria." Al mismo tiempo advertia del riesgo de convertirse en un grupo dividido que perderia su ventaja numerica. [51] Con esto, en realidad se justificaba no solo el ataque contra la comunidad tutsi sino tambien contra todo aquel que se opusiera a la 'solucion final ruandesa.' Sentenciaba la publicacion, "quien confie en un tutsi mas que en un companero hutu sufrira las consecuencias."

El miedo y el odio envolvieron a toda la poblacion que, como aquel testigo, cuando salio de su escondite y regreso a aquel lugar que solia reconocer como su casa, solo vio el resplandor del sol y percibio el hedor de muerte ...

Podemos apreciar que en el caso de Ruanda, la propaganda anti-tutsi se comenzo a utilizar incluso antes del genocidio de 1994, de hecho el genocidio de pronto podria sospecharse mas como el punto culminante, el resultado del impacto de la manipulacion de las pasiones en Ruanda.

Una vez mas resulta dificil hacer una diseccion clara entre la manipulacion el odio, del miedo y el resentimiento, puesto que la propaganda -manifestada en discursos, carteles, programas de radio, imagenes en general- mezcla la manipulacion de las tres pasiones, de hecho solo es asi pudo provocar el efecto que tuvo.

[1] Testimonio de un sobreviviente quien se habia escondido del genocidio. Human Rigths, www.humanrightswatch.org

[2] Aun hasta nuestros dias no estan muy claros los origenes de estos clanes de pastores que conquistaron Ruanda, se supone que llegaron al territorio porque venian huyendo de las praderas de Bunyoro que habian sido conquistadas por los bito.

[3] En realidad desde aquel momento se fue generando el resentimiento que sera explotado a finales del siglo XX.

[4] Denominacion de donde se derivan batutsi y tutsi,

[5] John Illife, Africa. Historia de un continente, Cambridge University Press, Espana, 1998

[6] En un estudio del siglo XIX, John Speke aseguraba que la diferencia entre los pueblos se basada en la forma de la nariz, lo increible es que estudios como ese fueron la base de discursos politicos de fines del siglo XX. Speke, Journal of the Discovery of the source of the Nile, 1863, -traducido y editado en espanol en 2003- citado en Huband, Africa despues de la guerra fria, Paidos, Espana, 2004

[7] Los ultimos estudios sobre las migraciones en Africa han revelado que las teorias sobre la diferencia racial entre los hutu y los tutsi son cuestionables. Vease, Rene Lemarchand, selective Genocide in Burundi, Minority Rights Group. Adicionalmente, estudios como los de Liisa H. Malkki, establecen que los hutu habrian llegado al terrirtorio de los Grandes Lagos aproximandamente en el siglo I a. C., y en realidad la cultura hutu que encuentran los tutsi es ya el resultado de una mezcla previa con los twas. Malkki, Purity and exile: Violence, memory and nacional cosmology among Hutu refugees in Tanzania, Chicago University Press, 1995

[8] Huband, Africa despues de la guerra fria, Paidos, 2004, pag. 165

[9] De hecho, el elemento religioso fue determinante para la consolidacion del poder tutsi, puesto que desde 1931,los belgas colocaron como elemento central de la incorporacion a la elite de Ruanda, la conversion al cristianismo.

[10] Cfr. Alain Destexhe, Rwanda and genocide in the twentieth century, Nueva York, Nueva York University Press, 1995

[11] Catherine Newbury, The cohesion of oppression: Clientship and ethnicity in Rwanda, 1860-1960, Nueva York, Columbia University Press, 1988

[12] Gerard Prunier, The Rwanda Crisis: History of a Genocide, Londres, Hurts, 1995

[13] Tras la Segunda Guerra Mundial, fueron los primeros en adoptar los sentimientos anti-coloniales.

[14] Malkki,Purity and exile ..., pag. 31

[15] Despues de la revolucion hutu de 1959, fue mas facil para el partido hutu, el Partido del Movimiento Hutu de Emancipacion (PERMEHUTU) mantenerse, a traves de un referendum, el poder de Ruanda.

[16] Ano en el que el asesinato del Presidente Kayibanda, dejo en manos de los hutu del norte, representados por Juvenal Habyarimana.

[17] La migracion de tutsi, principalmente hacia Burundi, fue masiva, al punto de que se convirtio en un problema de seguridad para los estados vecinos. Incluso para 1994, se estima que la mayoria de la poblacion de Ruanda vivia fuera de su pais.

[18] En el caso del campo laboral maximo el 6% del personal podia ser tutsi, en el caso de la matricula universitaria, el limite de poblacion estudiantil era del orden del 10%.

[19] Literalmente significa cucaracha en Kinyarwanda.

[20] De hecho no es desconocido que estos grupos durante la decada de los sesenta intentaron recupera el poder en Ruanda. Vease Huband, Africa despues de la guerra fria ..., pag. 235

[21] Paul Kagame era vicepresidente y presidente del alto mando militar del EPR, posteriormente fue ministro de defensa de Ruanda. Desde el 2000 es el Presidente de Ruanda.

[22] Esta agrupacion tambien se le conoce como Frente Patriotico Rwandes con las siglas FPR.

[23] Entrevista realizada por M. Huband a Paul Kagame en Mulindi Ruanda el 8 de enero de 1994.

[24] Milton Obote habia sido Primer ministro de Uganda y quien habia sido elegido en 1980 como Presidente de su pais.

[25] En octubre de 1990, las fuerzas del EPR invadieron Ruanda desde Uganda. El gobierno ruandes tuvo que pedir ayuda a las tropas francesas y de Zaire, a pesar de ello, se firmo un cese al fuego en mayo de 1991.

[26] Para ahondar en este tema, vease David Rieff, El humanitarismo hoy, Taurus, Espana, 2004 y el propio libro de Alain Destexhe, Ruanda and Genocide in the Twentieth Century, New York Press, USA

[27] www.humanrightwatch.org

[28] www.humanrightwatch.org

[29] De los 50 fundadores, 40 eran de la region norte del pais, zona que daba su paoyo incondicional a a Habyarimana, el resto eran funcionarios del regimen.

[30] Cuando hago referencia al termino raza no es exagerado, asi es como se concibieron los discursos.

[31] Prunier, The Rwanda Crisis ...

[32] cfr. Prunier, The Rwanda Crisis ...

[33] Rieff, An age of genocide, en New Republic, 29 enero, 1996, pag. 6

[34] Rieff, An age ... pag., 8

[35] Rieff, An age ..., p. 8

[36] Cfr. Rieff, An age ..., p. 8

[37] Mugesera era Vicepresidente de una ciudad en Ruanda. Fue uno de los principales propagandistas del regimen hutu, autor de dos panfletos en los que se exaltaba el caracter religioso del pueblo hutu. Habia sido profesor en la Universidad Nacional de Ruanda.

[38] D. Rieff, An age of genocide, en New Republic, 29 enero, 1996, pag. 5

[39] Recordemos que desde 1990 se hacia referencia a las tropas inyenzi -cucaracha- cuando se hablaba de las milicias tutsi.

[40] Human Rights Watch, Shattered lives, Sexual Violence ... pag. 103

[41] Prefecto de Gikongoro.

[42] Human Rights Watch Women's Rights Project and The Federation Internationale des Ligues des Droits de l'homme, Shattered lives, Sexual Violence during the Rwandan Genocide and Its Aftermath, Human Rights Watch, Nueva York, 1996, pag. 269

[43] Mugesera, The whole truth of October 1990 war imponed upon Rwanda by agressors from Uganda Armed Forces. Este documento, originalmente, se publico en frances, a decir de la Comision Internacional, presentaba algunas variaciones pequenas ambos panfletos.

[44] No es secreto que esta publicacion era favorable a las postura oficial.

[45] Chretien, Rwanda. Les Media ..., p. 177

[46] Como constante hemos visto que lo conveniente de declarar que la guerra que se libra o esta proxima a acontecer es una guerra defensiva. En el caso de Ruanda, los hutu se preocuparon por aparecer ante la opinion publica tanto nacional como internacional como las victimas. Vease el Reporte de la Comision Internacional, p. 25

[47] Coronel Serubuga y al Coronel Uwihoreye

[48] De hecho, a decir de David Rieff, esta imagen perduro incluso cuando la poblacion salio de Ruanda, muchos de los refugiados en realidad habian sido culpables de asesinatos y aun asi fueron vistos como las victimas.

[49] Aunque valdria la pena precisar que durante los innumerables conflictos armados en Ruanda, los tutsi han 'contratado' a los twa para que sean quienes se enfrenten a los hutu. Vease, Huband, Africa despues de la guerra fria, Paidos, 2004

[50] Cretien, Rwanda. Les media ..., pp- 159-160

[51] Chretien, ... p. 154
COPYRIGHT 2005 UNAM - Razon Cinica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Olvera Gomez, Rosa Maria
Publication:Razon Cinica
Date:Jan 1, 2005
Words:9061
Previous Article:Apuntes para el amar (entrevista con un gigolo Mexicano).
Next Article:Cumbia en Bogota.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters