Printer Friendly

Cuando la mafia llego a Roma.

Durante decadas las autoridades de la capital italiana ignoraron las advertencias lanzadas por Federica Angeli, reportera de La Repubblica, quien narra la historia a este semanario. La mafia se esta apoderando de Ostia, insistia la periodista, habitante de ese suburbio romano. La guerra comenzo en 2013, cuando un fiscal local, experto en combatir organizaciones criminales, se tomo en serio la tarea y comenzo la limpia. Pero una vez eliminadas las pandillas locales, Roma es una plaza que se disputan los grandes clanes tradicionales.

ROMA.- El dialogo se desarrolla en los ochenta. El clan criminal Los Fasciani, aparentemente de poca monta y que se esta afincando en la localidad costera de Ostia, negocia el envio de cocaina con narcotraficantes colombianos, segun se desprende de es cuchas telefonicas, grabaciones ambientales y testimonios recogidos desde entonces por la policia italiana.

El contacto entre los delincuentes es directo y sin intermediarios, como ocurre entre pares. En los anos siguientes vendra el envio de cargamentos de cocaina desde Espana o directamente de la isla de Sicilia, para venderla en esa localidad maritima, a 20 kilometros del centro de Roma.

Federica Angeli, quien cuenta a Proceso esta anecdota, sabe de lo que habla: nacio por estos lugares, fue a la escuela rodeada de bandas y, ya reportera del diario La Repubblica, investigo sobre el silencioso ascenso y transformacion de estas pandillas en grupos del crimen organizado en este municipio de la capital de Italia.

Pero al principio pocos le daban credito.

"Incluso algunos fiscales me decian que estaba loca, que exageraba; y asi fue durante muchos anos", cuenta Angeli, quien, por estos hechos desde hace cuatro anos y medio paga un precio muy alto, infrecuente para un periodista en Europa: andar en un automovil blindado, con escolta policiaca permanente.

"Lo que esta claro es que durante mucho tiempo los jueces no se lo tomaron en serio. Todos los ignoraron. Asi, los clanes de Ostia, autoctonos de Roma, se convirtieron en una mafia", asegura.

Y ahora, apenas el pasado 7 de noviembre, ocurrio algo en Ostia: a plena luz del dia, Roberto Spada, del clan homonimo, le propino una golpiza a un reportero del canal de la television publica italiana Rai2, e hizo saltar el asunto en las portadas de la prensa nacional e internacional.

Habian transcurrido apenas dos meses desde que la opinion publica italiana descubrio que Suburra, la serie de Netflix que retrata el arraigo de los clanes en esa localidad, no es solo ficcion, sino la sintesis dramatizada de un territorio que ha estado bajo control no de las mafias tradicionales italianas--Camorra, Ndrangheta, Cosa Nostra-, sino de otros clanes afincados alli desde los ochenta. Precisamente los Fasciani, los Spada, losTriassi.

Angeli, cuya vida esta en peligro justamente por sus investigaciones--empezadas hace mas de dos decadas-, lo tiene claro. La golpiza al periodista habria quedado en una simple nota en las paginas de sucesos, si el hecho no hubiera sido otro indicio de una realidad negada mucho tiempo en este municipio de Roma, una ciudad donde--salvo el parentesis de la Banda de la Magliana, en los setentaningun grupo criminal ha llegado a ejercer un control completo.

"El articulo 416 bis del Codigo Penal italiano, que precisa el delito de asociacion manosa, reconoce el control del territorio como elemento clave para determinar ese tipo de asociacion criminal. Ese control es el que han ejercido los clanes de Ostia", afirma Angeli, a quien ahora llaman desde todo el mundo para que cuente su experiencia.

"Estos no son los manosos con el rostro de campesinos primitivos, como los de antes. Tienen actitudes de gangsters urbanos, pero tambien se portan como empresarios. ?Que significa eso? Primero, compran el edificio, despues el barrio, y solo tras eso, garantizado el control territorial, empiezan a vender droga", anade.

"Un ejemplo es Ostia Nuova, el barrio controlado por los Spada, por donde yo no pude andar durante mucho tiempo", agrega.

Juego de tres

Al principio quienes mandaban eran los hermanos Vito y Vincenzo Triassi, surgidos de una rama de los clanes de la Cosa Nostra de Agrigento, Sicilia, y quienes, antes de instalarse en Ostia, se habian unido, mediante matrimonios manosos, a las familias de los tambien sicilianos Caruana-Cuntrera.

"Pero eso se acabo en 2007, cuando Vito Triassi fue gambizzato (recibio disparos en las piernas, 'un aviso', segun los codigos de la mafia italiana) por dos criminales menores, ligados a los ultimos herederos de la Banda de la Magliana.

"A partir de ese momento el negocio de las drogas en Ostia y en la zona este de Roma quedo bajo control de los Fasciani, quienes a su vez relegaron a los Spada -apodados Los Cingaros, por sus origenes gitanos--al rol de lugartenientes y encargados de los traficos menores y los trabajos mas sucios. Solo el trasiego de armas y las apuestas ilegales quedaron en manos de los Triassi", cuenta Angeli.

"Es en esta epoca cuando tienen lugar varios viajes de los Fasciani a Espana, donde negocian la compra de cargamentos de cocaina provenientes de Colombia. Tambien se relacionan con los marselleses y con grupos criminales marroquies. El dialogo es entre pares, entre grupos que se respetan", cuenta Angeli.

Con esta arquitectura criminal y aprovechando la indiferencia hacia ellos, los clanes de Ostia se arraigaron paulatinamente en el tejido social. Asi, a sus curriculos se sumaron asesinatos, en particular entre rivales de las tres bandas y otros grupos criminales romanos. Pero sobre todo, actos de intimidacion, entre ellos los atentados con artefactos explosivos, destinados a atemorizar a la poblacion o a obligar a los comerciantes locales a "pagar piso" (el impuesto manoso) y a funcionarios publicos a otorgarles instalaciones publicas.

Todo esto hasta 2013, es decir, un ano despues de que Giuseppe Pignatone fuera elegido fiscal general de Roma.

La llegada de Pignatone, siciliano y experto antimafia--con experiencia tanto en Sicilia como en Calabria, la cuna de la Ndrangheta-, pronto marco las primeras grandes detenciones.

En junio de 2013 cayo el capo Michele Senese, un napolitano de origenes romanos y considerado mediador entre los clanes de Ostia. En julio de ese ano terminaron en la carcel 51 personas, entre ellas Carmine Fasciani, el capo historico de esa familia y considerado el cerebro del grupo. Un tipo tan peligroso que los investigadores piden para el el regimen de aislamiento en la carcel napolitana de Secondigliano -reservada a los manosos por el articulo 41-bis de la ley penitenciaria italiana-, donde esta recluido.

Con ello, los equilibrios en Ostia volvieron a cambiar. Los Spada, hasta entonces meros subalternos de los Fasciani, se catapultaron a la primera linea. "El riesgo era evidente y pronto los Spada empezaron a coleccionar errores. El mas grave: generar ruido, por los comportamientos violentos que acabaron por llamar la atencion de la policia", anade Angeli.

"El problema de los Spada radica en que no tienen carisma, les faltan las 'caracteristicas del personaje' para sentarse a negociar, por ejemplo, con el narcotrafico internacional para obtener cargamentos de droga", concluye la periodista.

En mayo de 2014 fue arrestado tambien el viejo Carmine Spada, Romoletto, lider de su clan.

Con los capos historicos de los Fasciani y una parte de los Spada en la carcel, los investigadores tambien abren un expediente sobre el ayuntamiento de Ostia, que descubren tambien gangrenado por la criminalidad.

El alcalde de Ostia, Andrea Tassone, es arrestado. Y acto seguido, en agosto de 2015 y en una decision inedita en Italia, el entonces ministro del Interior, Angelino Alfano, y el prefecto Franco Gabrielli firman un decreto para disolver la administracion municipal, por infiltracion manosa.

El caso llega a los diarios italianos, pero no ocupa las primeras planas ni genera un debate nacional, y pronto la informacion desaparece, sepultada por algunos escandalos de corrupcion que implican a politicos locales.

La droga sigue fluyendo hacia Ostia y Roma. En 2017 se descubre quien quedo al frente del negocio: Fabrizio Ferreri, vinculado con la familia Fasciani (aunque en un rol inicialmente secundario) y a la Cosa Nostra de Palermo, quien fue detenido el 3 de mayo de ese ano. Con el, acaban entre las rejas tambien algunos integrantes de los Spada.

En tanto, los arrestos llegan a los tribunales. Carmine Fasciani es condenado en primera instancia por varios delitos, entres ellos asociacion manosa, en un veredicto historico para un criminal romano. Pero el Tribunal de Apelacion lo exculpa de ese cargo. Y el caso acaba en la Corte de Casacion, la cual en octubre pasado solicita que el Tribunal de Apelacion reponga el juicio.

"El caracter manoso del clan Fasciani debe ser reconocido", escriben los jueces de la Corte de Casacion en las motivaciones de su decision, hechas publicas la ultima semana de 2017.

"La ausencia de un sentencia definitiva y los retrasos sobre el caracter manoso de los clanes de Ostia muestra las fallas de la justicia en esta localidad, que fue abandonada mucho tiempo por el Estado", observa Angeli. "Mas aun ahora que tambien la extrema derecha acaba jugando un rol en la partida", anade.

Batalla por la plaza

Eso condujo a la agresion contra Daniele Piervincenzi, cronista del canal de television Rai2.

Este fue brutalmente golpeado el 7 de noviembre, cuando estaba en Nueva Ostia. Habia ido a entrevistar a Roberto Spada por la supuesta vinculacion de su clan con el partido neofascista Casapound, que en las elecciones municipales obtuvo 9% de los votos, uno de los mejores resultados de su historia.

"?Tu esperanza es que con Casapound cambie algo?", pregunto el periodista, poco antes de que el hombre le rompiera la nariz, tal como muestra un video que ha sido divulgado por la cadena y que pronto se volvio viral en las redes. Fue grabado a plena luz del dia por el camarografo de la Rai2 que acompanaba a Piervincenzi, y quien tambien fue golpeado.

En el video se ve como Spada, aparentemente tranquilo segundos antes, de pronto le da un brutal cabezazo al periodista y luego lo persigue, golpeandolo con un palo. "!Para, para por favor! ?Viste lo que me hiciste?", le implora el cronista. "!Me rompiste los cojones, pedazo de mierda!", le responde Spada, quien pocos dias despues fue arrestado. Entonces, por primera vez, la opinion publica italiana tuvo una reaccion de indignacion masiva.

No obstante, la tension en Ostia es palpable y esta lejos de atenuarse. Alessio Ferreri, sobrino de Carmine Fasciani y hermano de Fabrizio, fue tiroteado el 23 de noviembre. Los asaltantes, con la cabeza cubierta por cascos, entraron a la hora de la cena en una pizzeria de la ciudadela maritima. Alli abrieron fuego, hiriendo a Ferreri y un amigo suyo. Dos dias despues tiene lugar otro tiroteo frente a la casa de Silvano Spada, primo de Roberto.

"En lenguaje manoso el mensaje fue: 'Ustedes (los clanes de Ostia) estan acabados. Llamaron demasiado la atencion, lo que nunca es bueno para el negocio criminal, y ahora salen de escena"', cuenta Angeli.

"La incognita es quienes son los mandantes de estos atentados. Pues es evidente que hay un nuevo vacio de poder y que el rostro de la criminalidad de Ostia se esta redisenando", dice la reportera, quien vive pendiente de las comunicaciones por radio de la policia.

"Conscientes de que las operaciones militares contra las mafias sirven solo para extirpar una parte de la metastasis y llamar la atencion de la opinion publica, desde noviembre las autoridades han desplegado en la zona a centenares de policias, muchos de ellos vestidos de paisano", cuenta Angeli.

El ejercito solo fue desplegado el dia de la segunda vuelta de los comicios locales en Ostia, para controlar las operaciones de voto.

"Pese a que yo misma en un principio me senti esceptica, parece una accion decidida y contundente. Se estan produciendo decenas de arrestos y, al caminar en la calle, incluso aquellos que antes me insultaban ahora van con la cabeza gacha", anade la cronista, quien vive en Ostia con sus hijos.

"Si lograran extirpar la lacra o si pronto Ostia tendra nuevos amos, dependera del Estado y de nadie mas", concluye.

Leyenda: El Clan Ostia. Ascenso silencioso

Leyenda: Angeli. Advertencias desoidas
COPYRIGHT 2018 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:investigacion de Federica Angeli
Author:Savio, Irene
Publication:Proceso
Date:Jan 14, 2018
Words:2170
Previous Article:La biblioteca secreta de Daraya.
Next Article:Nacionalidad arrebatada.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters