Printer Friendly

Cruz Prados, Alfredo: El nacionalismo. Una ideologia.

Cruz Prados, Alfredo

El nacionalismo. Una ideologia, Tecnos, Madrid, 2005.

El 4 de enero de 2004 Carod-Rovira se reune con el nacionalismo terrorista en Perpignan; mes y medio despues, los terroristas anuncian una tregua en Cataluna; a los dos meses, los cimientos de la democracia espanola se retuercen como nunca desde el angustioso 23F. Tras un atentado del que hoy desconocemos lo fundamental, el nacionalismo radical catalan apuntala un nuevo gobierno, gobierno que parece dispuesto hoy a pactar el fin del terrorismo etarra a cualquier precio. Desde entonces, la propia realidad de la nacion espanola parece ponerse en juego cada dia.

"Lo que yo quiero para Cataluna es una Constitucion, no un Estatut" (Carod-Rovira). ?Como no palidecer ante la entrada del nacionalismo radical en el gobierno espanol con el unico objetivo de desguazar el pais? En invierno de 2005, el proyecto de Estatuto catalan ocupa portadas y titulares. Al tiempo, siniestro y sangriento, el terrorismo vasco se situa a la sombra; deja hacer a su invitado de Perpignan y observa los acontecimientos en espera del momento definitivo. En pleno proceso de negociacion, las victimas del terrorismo se soliviantan y Navarra se desasosiega inquieta, al saberse en el punto de mira del panvasquismo de las pistolas y el coche-bomba.

De repente los ciudadanos ansian un conocimiento profundo y riguroso sobre el nacionalismo, convertido en tema preferente en Parlamentos, medios de comunicacion, aulas universitarias. ?Como no observar la eclosion de obras sobre el tema? La bibliografia sobre el nacionalismo es ahora extensa y amplia: ironias de la politica, a los veinte anos de supremacia cultural y educativa nacionalista y de apagon intelectual sobre la materia, las obras sobre el tema se amontonan en las librerias. Amplitud bibliografica que, sin embargo, impide profundizar en su conocimiento; a veces incluso parece impedirlo.

En la era de la informacion, la profundidad teorica se ve arrastrada por una avalancha de noticias y opiniones; en la era de la laxitud intelectual y moral, el rigor se ve arrastrado por el oportunismo y la demagogia; en la era del relativismo exacerbado, la busqueda de cualquier verdad se supedita a la utilidad politica. Espana parece dividirse en dos en cada una de las cuestiones que le afectan. Los debates se tornan insoportables, forzando la convivencia al limite de lo tolerable. Con preocupacion, constatamos que en Espana no se habla de nacionalismo, sino que se discute sobre el.

El nacionalismo. Una ideologia, ultima obra de Alfredo Cruz Prados, va mas alla de las querellas diarias, y desde el rigor del profesor universitario nos muestra el fondo intelectual del nacionalismo, su justificacion y su funcionamiento. Obra de nuevo oportuna, fruto de anos de reflexion intelectual, que se suma a las anteriores, ya indispensables. Hace algunos anos lanzaba su propuesta filosofico-politica ante un pensamiento y una accion politica que se nos muestran contradictorios y casi agotados; Ethos y polis. Bases para una reconstruccion de la filosofia politica (1999). Su ya conocida reflexion sobre la guerra tuvo a bien ser publicada en tiempos en los que Afganistan, Irak y el 11M estallaban cada dia en nuestras pantallas; La razon de la fuerza. Concepto y justicia de la guerra (2004) mostro una reflexion genuinamente politica sobre la guerra.

Desde sus anteriores obras, es de sobra conocida la profundidad filosofica de Cruz Prados; en esta mostrara tambien al lector un fino analisis politico: de los conceptos universales a la particularidad de cada historia politica, en la Alemania de Fichte o en la Euskadi de Ibarreche, el autor realiza un pormenorizado analisis de cada situacion concreta, lo que no es impedimento para construir un aparato teorico propiamente filosofico. Este se nos aparece en una estructura de la obra clara y diafana, que el lector sigue con facilidad.

En el primer capitulo del libro encontramos la referencia a nacionalismos historicos concretos; el nacido con la Revolucion francesa, y su reaccion romantica, el aleman; el unificador italiano; el antirrevolucionario frances; por fin, aquellos que el pasado reciente nos ha mostrado dramaticamente--en los Balcanes--y aquel que nos quita el sueno para el futuro, el vasco. Pero presentados los rasgos particulares de cada nacionalismo, el autor reflexiona sobre los comunes. La estructura doctrinal proporciona los principales rasgos, que se analizan en los capitulos siguientes: la creacion de la nacion, su caracter instrumental e ideologico y el secuestro de la politica en cuanto tal.

Lejos de justificaciones miticas o poeticas, la accion politica es, para Cruz, la que configura desde el presente la sociedad futura, y a traves de esta, al ser humano; pero el nacionalismo secuestra esta esencia de la politica, mediante la apelacion a lo dado. Para el nacionalismo, la politica hoy lo es en nombre del ayer desaparecido e intuido en la noche de los tiempos; en nombre de un sujeto preexistente y objetivo, primordial y natural, eterno, portador de la soberania popular original (p. 49).

Peligro dificil de conjurar; ?acaso el liberalismo no apela tambien a una mitica libertad y a un estado de naturaleza?, ?no comete el mismo error que el nacionalismo, esto es, secuestrar la politica en nombre de realidades miticas preexistentes? Las propuestas del autor han sido siempre atrayentes, polemicas y solidas. Desde La sociedad como artificio. El pensamiento politico de Hobbes (1987), la obra de Cruz Prados ha supuesto la defensa de la accion genuinamente politica, aquella que desde el presente configura nuestro futuro. Para el autor, la politica ni garantiza ni respeta derechos, los crea: "la politica consiste esencialmente en el permanente esfuerzo por crear la forma de coexistencia humana que sea mejor dentro de las posibilidades reales" (p. 154). La fe en la raza, el proletariado o la libertad abstracta falsifican la actividad creadora y original de cada accion politica, y con ella la propia configuracion social.

Y sin embargo, en Espana asistimos al asfixiante discurso de las nacionalidades oprimidas; nuestro presente politico parece depender de un brumoso pasado catalan y vasco. ?Como olvidar que tal idolatria de la historia sostiene el sillon presidencial en La Moncloa? Ante la ofensiva nacionalista, el discurso de Cruz Prados es directo y desmitificador; la nacion de la que habla el nacionalismo no existe realmente (p. 71). La nacion anhelada es una creacion del presente sobre el pasado con vistas al futuro pretendido.

Nacion anhelada que es una nacion inexistente; ?no es la politica nacionalista, al fin y al cabo, politica? En cuanto tal, no puede no ser creacion actual con vistas a un fin. Y tal creacion adquiere un caracter estrategico, instrumental; la nacion es aquello en nombre de lo cual se hace politica hoy. Por tanto, depende de aquello contra lo que el nacionalista se revuelve. Inventando su propia nacion, el nacionalismo inventa al mismo tiempo la nacion a la que hace culpable de todos los males: "es necesario que esta sea permanente para que aquella lo sea tambien" (p. 95).

La invencion nacional escoge unos rasgos de entre el resto y los eleva a categoria ontologica, de la que se desprende--se debe desprendertoda la realidad humana, lo que constituye "un engano que nos hace creer que somos lo que, en verdad, no somos, y que nos empuja a incorporarnos a una causa que no es la nuestra" (p. 73). Frente a ello, lo politico es una realidad que posee caracter constitutivo y definidor respecto del ser practico y social del hombre, es decir, de aquello en lo que consiste, en la practica, ser humano en comun (p. 139).

El proyecto nacionalista incluye tres proyecciones distintas: la proyeccion del Estado sonado; la proyeccion de aquello que se detesta y al que se hace responsable; la proyeccion, en fin, de ambos hacia un pasado mitico y glorioso. Si hace algun tiempo Jon Juaristi mostro filologicamente este bucle melancolico nacionalista, ha habido que esperar hasta ahora para observar filosoficamente su contenido.

En una epoca en la que las obras sobre el nacionalismo se amontonan en nuestras librerias, la seleccion se convierte en imperativo categorico para conocer que es y como funciona la ideologia que sostiene el gobierno espanol para volatilizarlo. En tal seleccion debe figurar ahora El nacionalismo. Una ideologia. Al estudioso le proporcionara un conocimiento tan conceptual como historico del pensamiento nacionalista; al hombre de accion le aportara valiosas pistas para conducirse politica o empresarialmente en una epoca en la que el fantasma de la balcanizacion vuelve a recorrer nuestro pais.
COPYRIGHT 2006 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Elia Manu, Oscar
Publication:Revista Empresa y Humanismo
Date:Jun 1, 2006
Words:1549
Previous Article:Farjat, Gerard: Pour un droit economique.
Next Article:Darnstadt, Thomas: La trampa del consenso.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters