Printer Friendly

Cross-sectional study of intestinal parasitosis in child populations in Argentina/Estudio transversal de las parasitosis intestinales en poblaciones infantiles de Argentina.

Las enfermedades parasitarias intestinales continuan siendo uno de los principales problemas de salud publica en el mundo por el gran numero de personas afectadas. Segun datos publicados por la Organizacion Mundial de la Salud en 2001, aproximadamente 3 500 millones de personas sufrian de parasitosis y enfermedades asociadas (1). Asimismo, se estima que alrededor de 2 000 millones de personas pueden estar infestadas por al menos una especie de geohelmintos (como Ascaris lumbricoides, anquilostomas, Trichuris trichiura) y 4 000 millones se encuentran en riesgo de infestacion (2). Estas parasitosis son mas frecuentes en paises en desarrollo, en constante crecimiento demografico y con inadecuada infraestructura sanitaria y ambiental (3).

Algunos autores han sugerido que las enteroparasitosis estan relacionadas, por una parte, con factores geograficos y socioeconomicos, y por otra con el estado nutricional de los ninos, debido a que conducen al retraso del crecimiento por inapetencia, competencia por los nutrientes, anemia por deficiencia de hierro, diarrea y sindrome de malabsorcion, entre otros trastornos (4, 5). Los casos de poliparasitosis que causan infestaciones cronicas agravan aun mas el cuadro clinico, especialmente en ninos de edad escolar (6, 7). A pesar de los avances de los ultimos anos en el conocimiento epidemiologico y el desarrollo de nuevas estrategias para el control, la frecuencia de estas infestaciones se ha mantenido estable debido, entre otras causas, a que las tasas de mortalidad son inferiores a las de otras enfermedades (8).

En America Latina, estudios epidemiologicos han mostrado prevalencias parasitarias que varian entre 30% y 53% (9-11). En Argentina, tanto la prevalencia de enteroparasitosis como el espectro de especies predominantes varian considerablemente de una localidad a otra (12, 13); se han registrado prevalencias por encima de 80% en el norte y el sur del pais (14-18), mientras que en la zona central los valores se situan entre 40% y 70% (19-21).

El territorio de la Republica Argentina esta constituido por un mosaico de eco-regiones con caracteristicas climaticas, geomorfologicas y biologicas contrastantes (22). Estas diferencias regionales se manifiestan tambien en lo economico y lo social. Al respecto, Porto (23) realizo la caracterizacion de las provincias argentinas a partir de indicadores relacionados con variables sociales (entre ellas, la densidad poblacional, la tasa de analfabetismo, la calidad educativa, la tasa de mortalidad infantil, el hacinamiento en el hogar, el tipo de vivienda y las condiciones sanitarias) y economicas (como el consumo de energia electrica per capita, las tasas de incidencia de pobreza, de actividad, y de empleo y desempleo). Estos indicadores permitieron clasificar las provincias segun su condicion socioeconomica en cuatro grupos, definidos previamente por Nunez Minana (24): avanzadas (Santa Cruz, Chubut, La Pampa y Neuquen), especiales (Buenos Aires, Santa Fe, Cordoba y Rio Negro), intermedias (Mendoza, Entre Rios, San Luis, Catamarca, San Juan y Tucuman) y rezagadas (La Rioja, Salta, Jujuy, Misiones, Corrientes, Santiago del Estero, Chaco y Formosa).

En este contexto, el objetivo del presente trabajo fue determinar la distribucion de las enteroparasitosis en ninos de nueve provincias representativas del mosaico de ambientes contrastantes de Argentina.

MATERIALES Y METODOS

En este estudio descriptivo, observacional y transversal se incluyeron ninos de uno u otro sexo con edades entre 0 y 14 anos, los cuales se agruparon en dos intervalos de edad: de 5 anos o menos (preescolares) y de 6 a 14 anos (escolares).

Participaron en el estudio los ninos y ninas que asistian a los establecimientos educativos y sus hermanos, que aceptaron participar de manera voluntaria y contaban con el consentimiento informado de sus padres o tutores. Se excluyeron los que hubieran recibido tratamiento antiparasitario al momento del relevamiento.

Debido a las diferencias en la densidad poblacional de las localidades estudiadas y a que la participacion de la poblacion fue estrictamente voluntaria, para determinar la representatividad de la muestra analizada se utilizo la curva de acumulacion de especies parasitas, segun el programa estadistico EstimateS (25).

Area de estudio

La Republica Argentina se encuentra ubicada en el extremo meridional de America del Sur; limita al norte con Bolivia y Paraguay, al nordeste con Brasil, al este con Uruguay y el oceano Atlantico, y al oeste con Chile. El estudio abarco las siguientes regiones geograficas, departamentos y provincias (figura 1):

1. Norte. El departamento Molinos, en la provincia de Salta, presenta un clima subtropical seco y frio, con una marcada variacion termica diaria. Las lluvias son escasas, menores de 200 mm al ano; su aridez limita la evolucion de los suelos, que son pedregosos, pobres en materia organica, salinos y con escasa vegetacion.

El departamento Pilcomayo, en la provincia de Formosa, presenta un clima subtropical, con una muy marcada variacion termica estacional. Hacia el este, las lluvias son uniformes durante todo el ano y pueden ser superiores a 1 200 mm anuales. Los suelos son arcillo-limosos, con drenaje pobre a imperfecto.

Los departamentos Capital, en la provincia de Corrientes; Cainguas, en Misiones; y Villaguay, en Entre Rios, presentan clima tropical-subtropical templado, sin estacion seca. En Misiones, los suelos, ricos en oxidos de hierro y aluminio, suelen ser profundos, con drenaje bueno a moderado y con amplia cobertura vegetal. En Entre Rios predominan suelos fuertemente arcillosos y mal drenados, mientras que en Corrientes, la concentracion estacional de las lluvias y la escasa pendiente dan lugar al desborde de los rios y a frecuentes inundaciones (22).

2. Centro. El departamento San Rafael, en la provincia de Mendoza, presenta un clima templado seco, con suelos semiaridos, una temperatura media anual de 15 [degrees]C y precipitaciones medias anuales cercanas a 300 mm.

El departamento Capital, en la provincia de La Pampa, posee un clima templado, con una estacion seca invernal; su temperatura media anual es de 13 [degrees]C y el promedio anual de precipitaciones es de 610 mm. Predominan suelos drenados de texturas excesivamente arenosas.

Los departamentos La Plata, Berazategui, Brandsen, Lincoln, Punta Indio y Tandil, en la provincia de Buenos Aires, presentan, en general, un clima templado humedo con temperaturas medias anuales entre 15 [degrees]C y 18 [degrees]C; las lluvias, distribuidas durante el ano, varian entre 600 y 1 100 mm. Los suelos, en general, son ricos en nutrientes y materia organica (22).

3. Sur. Los departamentos Gaiman, Telsen, Gastre, Cushamen, Futaleufu y Languineo, todos en la provincia de Chubut, presentan un clima de templado arido a templado frio humedo; en el centro de la provincia el clima es frio y seco. Las temperaturas medias anuales varian entre 5 [degrees]C y 14 [degrees]C y las precipitaciones son menores de 250 mm. Los suelos predominantes son de textura gruesa, pedregosa, ricos en carbonato de calcio y pobres en materia organica (22).

Relevamiento coproparasitologico

Los padres o tutores colectaron por la manana durante 5-7 dias consecutivos las muestras de materia fecal y los escobillados de la zona perianal con gasa esteril, en frascos con formol al 10%, segun las instrucciones verbales y escritas provistas por el equipo de trabajo. Cada nino se evaluo una sola vez.

Las muestras se analizaron en el Laboratorio de Biodiversidad y Epidemiologia Parasitaria del Centro de Estudios Parasitologicos y de Vectores, La Plata, Buenos Aires, Argentina. Para las muestras fecales se utilizo la tecnica de Ritchie con un segundo lavado para obtener un sobrenadante limpido. Los escobillados anales conservados en formol se agitaron vigorosamente y se centrifugaron a 400 g durante 10 minutos para obtener un sedimento con la mayor concentracion posible de huevos de Enterobius vermicularis (26).

Las muestras correspondieron a relevamientos llevados a cabo por diferentes planes de investigacion y financiamiento entre 2005 y 2014, en dependencia de la provincia: Buenos Aires, entre 2005 y 2013; Chubut, entre 2010 y 2013; Corrientes, en 2012; Entre Rios, entre 2010 y 2012; Formosa, en 2014; La Pampa, en 2006; Mendoza, entre 2008 y 2011; Misiones, entre 2005 y 2008 y en 2013; y Salta, entre 2012 y 2013.

Analisis estadistico

Para el analisis de los datos obtenidos se empleo el paquete informatico Epi Info 7. Se calcularon la riqueza especifica (S: numero de especies parasitas encontradas) y la frecuencia de parasitosis, asi como el porcentaje de infectados por una sola especie (monoparasitosis) y por dos o mas especies (parasitosis multiple). Ademas, se calculo el coeficiente de similitud de Sorensen, que expresa en terminos porcentuales el grado de similitud entre provincias, segun las especies de parasitos encontradas (27).

Las asociaciones estadisticas se establecieron mediante la prueba de la [ji al cuadrado] con la correccion de Yates y la prueba exacta de Fisher (para menos de 5 observaciones). El nivel de significacion fue de p < 0,05 o p < 0,01, segun el caso.

Aspectos eticos

El trabajo se desarrollo sin afectar a la integridad fisica, psiquica y moral de los participantes, con resguardo de su identidad y el consentimiento por escrito firmado por los padres o tutores. El presente trabajo recibio la aprobacion del Comite de Etica de la Escuela Latinoamericana de Bioetica (CELABE), bajo la resolucion No. 003/2016 Acta 73. El estudio se ajusto a lo establecido en la Declaracion Universal de los Derechos Humanos de 1948, las normas eticas instituidas por el Codigo de Nuremberg de 1947 y la Declaracion de Helsinki de 1964 y sus sucesivas enmiendas, atendiendose especialmente a lo normado por el articulo 5[grados] del Decreto Reglamentario de la Ley Nacional 25326.

RESULTADOS

En total, se analizaron 3 626 ninos (49,6% varones y 50,4% mujeres). De ellos, 1 111 eran de la provincia de Buenos Aires, 203 de Chubut, 60 de Corrientes, 268 de Entre Rios, 93 de Formosa, 58 de La Pampa, 752 de Mendoza, 1 015 de Misiones y 66 de Salta. Los ninos de 5 anos o menos constituyeron el 46,9% del total y el menor tenia 6 meses de edad.

Segun el porcentaje total de ninos parasitados por provincia, la mayor frecuencia se observo en Misiones y la menor en Chubut ([ji al cuadrado] = 167,5; p < 0,01). Con respecto al sexo, las diferencias no fueron significativas en las provincias estudiadas, excepto en Buenos Aires, donde los varones estaban mas parasitados que las mujeres ([ji al cuadrado] = 3,8; p < 0,05). Por intervalos de edad, los mas parasitados resultaron los preescolares de Buenos Aires ([ji al cuadrado] = 10,7; p < 0,01) y los escolares de Mendoza ([ji al cuadrado] = 5,8; p < 0,05) y Misiones ([ji al cuadrado] = 13,9; p < 0,01) (cuadro 1).

En relacion con la riqueza especifica, Misiones y Buenos Aires presentaron el mayor numero de especies (S = 12), seguidos de Formosa y Mendoza (S = 10), Entre Rios (S = 9), Corrientes (S = 8), Salta (S = 7), y Chubut y La Pampa (S = 6).

El porcentaje de monoparasitosis fluctuo entre 30,8% y 67,9%, mas frecuente en las provincias de Chubut, Corrientes y Entre Rios. La frecuencia de parasitosis multiples oscilo entre 32,1% y 69,2%, con los valores mas altos en Formosa, Misiones y Buenos Aires. Las provincias de La Pampa, Mendoza y Salta mostraron valores intermedios para ambas formas de parasitosis.

Sobre el total analizado en cada provincia, la frecuencia de protozoos patogenos vario entre 19,2% en Chubut y 66,5% en Misiones. En el caso de los protozoos comensales (no patogenos), se observaron valores mas bajos que fluctuaron entre 8,3% en Corrientes y 30,1% en Formosa. Misiones presento la frecuencia de geohelmintos mas elevada (23,3%) y Mendoza, la mas baja (0,6%); no se hallaron geohelmintos en Chubut, La Pampa y Salta. Las frecuencias de otros helmintos (Hymenolepis nana y E. vermicularis) oscilaron entre 13,6% en Salta y 48,3% en La Pampa. Las diferencias observadas entre las frecuencias totales de protozoos y helmintos fueron significativas en todas las provincias (cuadro 2).

La frecuencia de infestacion con cada especie se muestra en el cuadro 3. Entre los protozoos comensales, Entamoeba coli fue mas frecuente en la mayoria de las provincias, con excepcion de Corrientes y Salta, donde fue Endolimax nana. El patogeno mas frecuentemente detectado en todas las provincias fue Blastocystis sp., excepto en Corrientes donde fue Giardia lamblia. En el caso de los helmintos, E. vermicularis fue el mas frecuentemente encontrado en todas las provincias; se observo una elevada frecuencia de anquilostomideos en Misiones.

Con respecto a los anquilostomideos en la provincia de Misiones, los varones resultaron mas frecuentemente parasitados que las mujeres (57,3% vs. 42,7%; [ji al cuadrado] = 8,5; p < 0,01) y los escolares mas que los preescolares (89,1% vs. 10,9%; [ji al cuadrado] = 13,4; p < 0,01), al igual que con Strongyloides stercoralis (87,6% vs. 12,4%; [ji al cuadrado] = 6,4; p < 0,01).

Entre las asociaciones mas frecuentes y significativas (p < 0,05) se destacan las encontradas entre E. coli y E. nana; E. coli y Blastocystis sp.; E. coli y G. lamblia; y Blastocystis sp. y G. lamblia en Buenos Aires y Misiones. La asociacion entre Blastocystis sp. y G. lamblia se hallo tambien en Chubut, Corrientes, Entre Rios y Mendoza. Con respecto a los helmintos, se encontro asociacion entre la presencia de E. vermicularis y H. nana, con E. coli, Blastocystis sp. y G. lamblia en Buenos Aires, Corrientes, La Pampa, Mendoza y Misiones.

Entre los geohelmintos, se observo la asociacion entre la presencia de A. lumbricoides y T. trichiura en Buenos Aires, asi como de S. stercoralis y A. lumbricoides, y S. stercoralis y anquilostomideos en Misiones (p < 0,01).

Segun el coeficiente de similitud de Sorensen, la composicion de especies parasitarias fue similar en Buenos Aires, Formosa, Mendoza y Misiones, con valores superiores a 90,0%. Tambien se observo un valor muy elevado (91,0%) entre Chubut y La Pampa. En el otro extremo, estas ultimas provincias, junto con Salta, mostraron valores de similitud iguales o inferiores a 66,0% con respecto a Corrientes, Formosa, Mendoza y Misiones (cuadro 4).

DISCUSION

En los ultimos anos, la globalizacion y las migraciones humanas desde regiones endemicas han favorecido la dispersion de ciertas parasitosis, fenomeno potenciado por determinadas condiciones ambientales y economicas y las deficientes practicas sanitarias (12).

En consecuencia, algunas especies parasitarias muestran una distribucion cosmopolita, mientras que otras mantienen una distribucion geografica especifica. Argentina presenta una gran diversidad de suelos y condiciones climaticas y, en este escenario, es posible hallar parasitos que requieren condiciones muy diversas para su transmision (12). Esto se confirma con los resultados del presente trabajo, que muestran la heterogeneidad en la distribucion de las enteroparasitosis en las poblaciones infantiles aqui estudiadas, en correspondencia con las caracteristicas de cada region.

La mayor frecuencia de parasitosis en Misiones (nordeste) contrasta con la encontrada en Chubut (sur), lo que coincide en parte con lo informado para otras localidades del norte (Corrientes, Salta y Tucuman) (14, 28, 29) y el sur del pais (Neuquen) (30). Evidentemente, las condiciones climaticas y los suelos de Misiones favorecen la presencia y la transmision de enteroparasitos, algo que el clima frio y seco y los suelos pobres en materia organica de Chubut no favorecen. Ademas de estos factores limitantes del desarrollo de estos parasitos, las particularidades socioeconomicas de Misiones (clasificada como una provincia rezagada) y Chubut (provincia avanzada) contribuyen a estas diferencias.

Las parasitosis multiples pueden afectar mas al estado de salud de las personas infestadas, especialmente cuando involucran varias especies patogenas (7). En este sentido, el numero de casos de infestacion multiple y de especies halladas fue mayor en Misiones y Formosa (provincias rezagadas) y menor en Chubut (provincia avanzada).

En general, el porcentaje de ninos parasitados en la poblacion estudiada no mostro diferencias segun el sexo, con la excepcion de Buenos Aires, donde se observo mayor frecuencia en los varones. Sin embargo, esto podria estar determinado mas por aspectos culturales y conductuales especificos de la poblacion estudiada que por el sexo en si.

En cuanto a la edad, los ninos (varones y mujeres) de 5 anos o menos de Buenos Aires y los de 6 anos o mas de Misiones y Mendoza resultaron estar mas parasitados. Diferentes investigaciones han mostrado resultados disimiles en relacion al sexo y la edad de los individuos, sin llegar a un consenso (31, 32). Sin embargo, se ha sugerido que la parasitosis intestinal en escolares tiene su origen en la relacion que ellos establecen con las fuentes de infestacion y depende de las practicas de juego y los habitos de higiene (33, 34).

Entre las especies halladas, Blastocystis sp., E. vermicularis y G. lamblia fueron las mas frecuentes en la mayoria de las provincias, en concordancia con otras investigaciones (14, 32, 35). Entre las provincias estudiadas, la mayor frecuencia de Blastocystis sp. correspondio a Misiones y la menor a Chubut. La infestacion por este parasito no parece explicarse por las diferencias socioeconomicas, las condiciones climaticas o las areas geograficas. Su papel como patogeno aun no esta claro y se desconoce si es puramente comensal o se comporta como patogeno bajo determinadas circunstancias, por ejemplo, cuando coexiste con otros parasitos o si la carga parasitaria es elevada (9). A pesar de que se ha esclarecido su ubicacion taxonomica, identificacion de subtipos y caracter zoonotico (36, 37), aun permanecen sin dilucidar aspectos de su biologia y epidemiologia.

Giardia lamblia mostro en Formosa la frecuencia mas alta y en Chubut la mas baja. La giardiasis, principal causa de diarrea no viral ni bacteriana, afecta a millones de personas en todo el mundo (21, 36); es frecuente en climas calidos y templados y varios autores han informado de su presencia en Argentina (20, 28, 30). Al igual que Blastocystis sp. y otros protozoos, la infeccion por G. lamblia puede ocurrir por el consumo de agua o alimentos no seguros o el uso de objetos contaminados con quistes (36, 38). Generalmente, se asocia con otras especies comensales indicadoras de contaminacion fecal (por ejemplo, E. nana, E. coli y E. hominis) o la falta de servicios hidrosanitarios (hogares sin cloaca o agua corriente) (37, 39), algo frecuente en las poblaciones analizadas y un escenario epidemiologico habitual en diferentes localidades argentinas (39).

En cuanto a E. vermicularis, se encontro una elevada frecuencia en la mayoria de las provincias estudiadas. Este parasito cosmopolita--considerado mas una molestia que una causa de enfermedad grave--ocasiona una elevada morbilidad caracterizada por prurito anal, irritabilidad, somnolencia y falta de concentracion. Afecta principalmente a ninos y ninas en edad escolar que aun no incorporaron habitos higienicos adecuados y en los que es frecuente la onicofagia y el deficiente lavado de las unas y las manos, lo que favorece su transmision. El hacinamiento y el compartir camas y ropa constituyen otros factores que predisponen a esta infestacion (40, 41).

Con respecto a los geohelmintos, Misiones presento la maxima frecuencia y Mendoza la menor (23,3% frente a 0,6%, respectivamente), en tanto no se hallaron en Chubut, La Pampa y Salta. Estudios previos realizados en Misiones mostraron prevalencias mayores de 60% en comunidades aborigenes y de 20% en la poblacion conformada por migrantes y nativos no aborigenes (42). Estas infestaciones son endemicas en areas tropicales y subtropicales, principalmente en paises en desarrollo, y constituyen un indicador de las condiciones sanitarias y ecologicas del entorno de sus hospederos (43, 44). Los valores de humedad relativa y temperatura ambiental, asi como el tipo de suelo en el cual se desarrollan los huevos y las larvas, determinan la distribucion de estas especies (13). Asi, las elevadas frecuencias de anquilostomideos y S. stercoralis observadas en Misiones se explicarian por su clima calido, la elevada humedad relativa y la abundante cobertura vegetal, sumada al habito de defecar a cielo abierto, la falta de una correcta eliminacion de excretas y el deficiente abastecimiento de agua potable (6, 42). En contraste, la ausencia de geohelmintos en Chubut, La Pampa y Salta puede deberse al clima imperante en esas provincias --ya sea templado o frio seco--, a la alta radiacion solar, y al suelo pobre en materia organica y fuertemente erosionado, que caracterizan a Chubut y los Valles Calchaquies de Salta. Soriano y colaboradores (30) no observaron geohelmintos en una poblacion de Neuquen (noroeste de la Patagonia argentina), donde el clima frio y la fitogeografia son semejantes a los de Chubut. Por el contrario, Taranto y colaboradores (16) encontraron en Tartagal, al noreste de Salta, altas prevalencias de S. stercoralis y anquilostomideos en comunidades aborigenes provenientes de zonas selvaticas de Bolivia, que poseen caracteristicas edafologicas y climaticas diferentes a las areas estudiadas en el presente estudio.

Por otra parte, los pocos casos de S. stercoralis encontrados en Buenos Aires y de anquilostomideos en Mendoza pueden atribuirse a las migraciones de personas desde zonas endemicas (19). En otros estudios se encontraron pocos casos de anquilostomideos en Buenos Aires (20, 45).

En cuanto a A. lumbricoides, fue mas frecuente en Formosa y estuvo ausente en Entre Rios, mientras que T. trichiura resulto mas frecuente en Buenos Aires y no se observo en Mendoza, Formosa y Misiones. La ausencia o baja frecuencia de estas especies podria explicarse por tratarse de lugares sometidos a frecuentes inundaciones (principalmente Misiones) como resultado de la considerable dinamica fluvial que presentan estas areas, lo que provocaria la infiltracion de los huevos hacia mayores profundidades (46). Burden y colaboradores (47) indicaron que la presencia de huevos a 60 cm de profundidad disminuye sus posibilidades de entrar en contacto con el hospedero en la superficie y, por lo tanto, de infestarlo. Ademas, se sabe que tanto la radiacion solar como la humedad excesiva sobre el suelo producen la inviabilidad del huevo (48).

La asociacion observada entre diferentes geohelmintos, en particular en Buenos Aires y Misiones, se ve reforzada por factores ambientales favorables, las deficiencias en el saneamiento ambiental y algunos factores socioculturales, como la defecacion a cielo abierto, el andar descalzo y el contacto estrecho con el suelo (44-46).

En este estudio se hallo una gran variedad de combinaciones de protozoos patogenos y comensales, probablemente porque comparten la misma via de transmision y su presencia se ve favorecida por factores higienico-sanitarios deficientes, entre ellos el consumo de agua y alimentos contaminados con materia fecal, las caracteristicas de los suelos y la insuficiente higiene personal (12, 31).

El coeficiente de similitud de Sorensen observado entre Buenos Aires, Formosa, Mendoza y Misiones indica una composicion de especies parasitas semejante, principalmente de protozoos. En el otro extremo del espectro, Chubut y La Pampa se alejan de las anteriores por la ausencia de geohelmintos. Si bien se observo que Mendoza presento similitud con Buenos Aires, Misiones y Formosa, eso podria responder a la presencia de A. lumbricoides y anquilostomideos, pero con muy baja frecuencia (< 1%).

El presente trabajo da cuenta de la distribucion heterogenea de las enteroparasitosis en la poblacion infantil residente en varias provincias representativas de las diferentes regiones de Argentina; sin embargo, se deben tener en cuenta algunas limitaciones para una correcta interpretacion de los resultados. En primer lugar, los relevamientos coproparasitologicos se realizaron en diferentes anos y no simultaneamente en todas las provincias; no obstante, por tratarse de un estudio descriptivo, transversal y no comparativo, esas diferencias temporales no deben interferir de manera significativa en estos resultados. Ademas, los estudios orientados a caracterizar las provincias argentinas desde el punto de vista economico y social han demostrado que en los ultimos anos la distribucion espacial de la riqueza vs. pobreza y las condiciones sociales y ambientales asociadas no se han modificado sustancialmente.

Se observo que la poblacion infantil residente en las provincias rezagadas desde el punto de vista socioeconomico y con caracteristicas ambientales favorables para el desarrollo y la infestacion parasitaria, tales como Misiones y Formosa, presentaron mayor numero de especies parasitas y porcentaje de infestados. En el otro extremo del pais, la poblacion estudiada de Chubut, una provincia socioeconomicamente avanzada y con caracteristicas ambientales muy diferentes, mostro valores mas bajos. Los porcentajes de parasitosis en las restantes provincias se ubicaron en una posicion intermedia.

En resumen, las frecuencias de parasitosis en Argentina responden al complejo mosaico de variabilidad climatica y socioeconomica del pais y revelan una tendencia descendente de norte a sur y de este a oeste.

Se debe profundizar el conocimiento sobre las afecciones parasitarias en otras poblaciones humanas, a fin de establecer referencias regionales y llegar a una mejor interpretacion de la situacion ambiental, sociocultural y epidemiologica del pais. Sin duda, ello facilitara el diseno y la implementacion de programas de prevencion adecuados a cada realidad local.

Agradecimientos. Los autores agradecen a las autoridades locales, a la comunidad educativa y a los pobladores de las provincias estudiadas por su colaboracion. Este trabajo fue financiado con fondos provenientes de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP-11/N 679), por la Agencia Nacional de Promocion Cientifica y Tecnologica (PICT 1541) y por el Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (PIP 00734).

Conflictos de intereses: ninguno.

Declaracion. Las opiniones expresadas en este manuscrito son responsabilidad del autor y no reflejan necesariamente los criterios ni la politica de la RPSP/ PAJPH y/o de la OPS.

REFERENCIAS

(1.) World Health Organization. 44. World Health Assembly. Provisional agenda item 13.3: Communicable diseases. Control of schistosomiasis and soil-transmitted helminth infections. Report by the secretariat. Geneva, WHO; 2001.

(2.) World Health Organization. Eliminating soil-transmitted helminthiases as a public health problem in children. Progress Report 2001-2010 and Strategic Plan 2011-2020. Geneva: WHO; 2012.

(3.) Carneiro Santos HL, Fernandes Martins LA, Saramago Peralta RH, Peralta JM, Werneck de Macedo H. Frequency of amoebiasis and other intestinal parasitoses in a settlement in Ilheus City, State of Bahia, Brazil. Rev Soc Bras Med Trop. 2013; 47(1):101-4.

(4.) Zonta ML, Oyhenart EE, Navone GT. Socio-environmental variables associated to malnutrition and intestinal parasitoses in the child population of Misiones, Argentina. Am J Hum Biol. 2014;26: 609-16.

(5.) Jardim-Botelho A, Brooker S, Geiger SM, Fleming F, Souza Lopes AC, Diemert DJ, et al. Age patterns in undernutrition and helminth infection in a rural area of Brazil: associations with ascariasis and hookworm. Trop Med Int Health. 2008; 13(4):458-67.

(6.) Zonta ML, Oyhenart EE, Navone GT. Nutritional status, body composition, and intestinal parasitism among the Mbya-Guarani communities of Misiones, Argentina. Am J Hum Biol. 2010;22(2): 193-200.

(7.) Machado ER, De Souza TS, Da Costa JM, Costa-Cruz JM. Enteroparasites and commensals among individuals living in rural and urban areas in Abadia dos Dourados, Minas Gerais state, Brazil. Parasitol Latinoam. 2008;63:34-9.

(8.) Traub RJ, Robertson ID, Irwin P, Mencke N, Thompson RCA. The prevalence, intensities and risk factors associated with geohelminth infection in tea-growing communities of Assam, India. Trop Med Int Health. 2004;9(6):688-701.

(9.) Alvarado BE, Vasquez LR. Determinantes sociales, practicas de alimentacion y consecuencias nutricionales del parasitismo intestinal en ninos de 7 a 18 meses de edad en Guapi, Cauca. Biomedica. 2006; 26(1):81.

(10.) Alves de Souza E, Silva-Nunes MD, Malafronte RDS, Muniz PT, Cardoso MA, Ferreira MU. Prevalence and spatial distribution of intestinal parasitic infections in a rural Amazonian settlement, Acre State, Brazil. Cad Saude Publica. 2007;23(2): 427-34.

(11.) Papale JF, Garcia MN, Torres M, Berne Y, Dellan G, Rodriguez D, et al. Anemia, deficiencias de hierro y de vitamina A y helmintiasis en una poblacion rural del estado Lara. An Venez Nutr. 2008;21(2): 70-6.

(12.) Juarez MM, Rajal VB. Parasitosis intestinales en Argentina: principales agentes causales encontrados en la poblacion y en el ambiente. Rev Argent Microbiol. 2013;45(3):191-204.

(13.) Socias ME, Fernandez A, Gil JF, Krolewiecki AJ. Geohelmintiasis en la Argentina. Una revision sistematica. Medicina (Buenos Aires). 2014;74:29-36.

(14.) Milano AMF, Oscherov EB, Palladino AC, Bar AR. Enteroparasitosis infantil en un area urbana del nordeste argentino. Medicina (Buenos Aires). 2007;67:238-42.

(15.) Soriano SV, Manacorda AM, Pierangeli NB, Navarro MC, Giayetto AL, Barbieri LM, et al. Parasitosis intestinales y su relacion con factores socioeconomicos y condiciones de habitat en ninos de Neuquen, Patagonia, Argentina. Parasitol Latinoam. 2005;60:154-61.

(16.) Taranto NJ, Cajal SP, De Marzi MC, Fernandez M, Frank FM, Bru AM, et al. Clinical status and parasitic infection in a Wichi aboriginal community in Salta, Argentina. Trans R Soc Trop Med Hyg. 2003;97:554-8.

(17.) Zonta ML, Garraza M, Castro L, Navone GT, Oyhenart EE. Pobreza, estado nutricional y enteropasitosis infantil: un estudio transversal en Aristobulo del Valle, Misiones, Argentina. Nutr Clin Diet Hosp. 2011;31(2):48-57.

(18.) Zonta ML, Bergel ML, Cociancic P, Gamboa MI, Garraza M, Cesani MF, et al. Enteroparasitosis en ninos de Villaguay, Entre Rios: un estudio integrado al estado nutricional y al ambiente. Rev Arg Parasitol. 2013;1(2):86-109.

(19.) Garraza M, Zonta ML, Oyhenart EE, Navone GT. Estado nutricional, composicion corporal y enteroparasitosis en escolares del departamento de San Rafael, Mendoza, Argentina. Nutr Clin Diet Hosp. 2014;34(1):31-40.

(20.) Basualdo J, Cordoba MA, De Luca MM, Pezzani B, Ciarmela ML, Grenovero MS, et al. Intestinal parasitoses and environmental factors in rural population of Argentina, 2002-2003. Rev Inst Med Trop Sao Paulo. 2007;49:251-5.

(21.) Gamboa MI, Navone GT, Orden AB, Torres F, Castro L, Oyhenart EE. Socioenvironmental conditions, intestinal parasitic infections and nutritional status in children from a suburban neighborhood of La Plata, Argentina. Acta Trop. 2011; 118(3):184-9.

(22.) Burkart R, Barbaro N, Sanchez R, Gomez D. Eco-regiones de la Argentina. Buenos Aires: Administracion de Parques Nacionales, Programa de Desarrollo Institucional Ambiental; 1999.

(23.) Porto A. Disparidades regionales y federalismo fiscal. La Plata: Universidad Nacional de La Plata; 2004.

(24.) Nunez Minana H. Indicadores de desarrollo regional en la Republica Argentina: resultados preliminares. En: Porto A, ed. Finanzas publicas y economia espacial. La Plata: Universidad Nacional de La Plata; 1972.

(25.) Colwell RK. EstimateS: Statistical estimation of species richness and shared species from samples. Version 8.2. User's Guide and application; 2009 [sitio en Internet]. Disponible en: http://viceroy.colorado. edu/estimates/ Acceso el 8 de enero de 2010.

(26.) World Health Organization. Basic laboratory methods in medical parasitology. Geneva: WHO; 1991.

(27.) Morales G, Pino LA. Parasitologia cuantitativa. Caracas: Fundacion Fondo Editorial Acta Cientifica Venezolana; 1987.

(28.) Menghi CI, Iuvaro FR, Dellacasa MA, Gatta CL. Investigacion de parasitos intestinales en una comunidad aborigen de la provincia de Salta. Medicina (Buenos Aires). 2007;67:705-8.

(29.) Dib J, Oquilla J, Lazarte SG, Gonzalez SN. Parasitic prevalence in a suburban school of Famailla, Tucuman, Argentina. ISRN Microbiology. 2012;2012:1-4.

(30.) Soriano SV, Barbieri LM, Pierangeli NB, Giayetto AL, Manacorda AM, Castronovo E, et al. Intestinal parasites and the environment: frequency of intestinal parasites in children of Neuquen, Patagonia, Argentina. Rev Latinoam Microbiol. 2001;43(2):96-101.

(31.) Lacoste Laugart E, Rosado Garcia FM, Nunez FA, Rodriguez Pena MS, Medina Fundora IC, Suarez Medina R. Aspectos epidemiologicos de las parasitosis intestinales en ninos de Vegon de Nutrias, Venezuela. Rev Cubana Hig Epidemiol. 2012;50(3):330-9.

(32.) Devera R, Blanco Y, Amaya I, Nastasi MJ, Rojas G, Vargas B. Parasitos intestinales en habitantes de la comunidad rural "La Canoa", estado Anzoategui, Venezuela. Rev Venez Salud Publica. 2014;2(1):15-21.

(33.) Solano L, Acuna I, Baron MA, Moron de Salim A, Sanchez A. Influencia de las parasitosis intestinales y otros antecedentes infecciosos sobre el estado nutricional antropometrico de ninos en situacion de pobreza. Parasitol Latinoam. 2008;63:12-9.

(34.) Avila-Rodriguez A, Avila-Rodriguez EH, Avila-Perez M, Araujo-Contreras JM, Rivas Avila E. Parasitosis intestinal y factores asociados, en ninos menores de 5 anos en cuatro asentamientos humanos irregulares de la ciudad de Durango, Mexico. Enlaces Academicos. 2010;3(1): 15-27.

(35.) Molina N, Pezzani B, Ciarmela M, Orden A, Rosa D, Apezteguia M, et al. Intestinal parasites and genotypes of Giardia intestinalis in schoolchildren from Berisso, Argentina. J Infect Dev Ctries. 2011;5(7): 527-34.

(36.) Kozubsky LE, Archelli S. Algunas consideraciones acerca de Blastocystis sp., un parasito controversial. Acta Bioquim Clin Latinoam. 2010;44(3):371-6.

(37.) Mattiucci S, Crisafi B, Gabrielli S, Paoletti M, Cancrini G. Molecular epidemiology and genetic diversity of Blastocystis infection in humans in Italy. Epidemiol Infect. 2015;144(3):635-46.

(38.) Londono-Franco AL, Loaiza-Herrera J, Lora-Suarez FM, Gomez-Marin JE. Frecuencia y fuentes de Blastocystis sp. en ninos de 0 a 5 anos de edad atendidos en hogares infantiles publicos de la zona urbana de Calarca, Colombia. Biomedica. 2014;34:218-27.

(39.) Argentina, Ministerio de Economia de la Nacion, Instituto Nacional de Estadistica y Censos. Censo Nacional de Poblacion, Hogares y Vivienda 2010. Buenos Aires: INDEC; 2010. Disponible en: http://www. indec.gov.ar Acceso el 6 de diciembre de 2016.

(40.) Chu TB, Liao CW, Nara T, Huang YC, Chou CM, Liu YH, et al. Enterobius vermicularis infection is well controlled among preschool children in nurseries of Taipei City, Taiwan. Rev Soc Bras Med Trop. 2012;45(5):646-8.

(41.) Cazorla DJ, Acosta ME, Zarraga A, Morales P. Estudio clinico-epidemiologico de enterobiasis en preescolares y escolares de Taratara, Estado Falcon, Venezuela. Parasitol Latinoam. 2006;61(1-2):43-53.

(42.) Navone GT, Gamboa MI, Oyhenart E, Orden B. Parasitosis intestinales en poblaciones Mbya-Guarani de la Provincia de Misiones. Aspectos epidemiologicos y nutricionales. Cad Saude Publica. 2006; 22:109-18.

(43.) Gamboa MI, Zonta ML, Navone GT. La prevalencia de geohelmintiasis se relaciona con las condiciones socioambientales. Salud Cienc. 2012;19(1):16-21.

(44.) Parajuli RP, Umezaki M, Watanabe C. Behavioural and nutritional factors and geohelminth infection among two ethnic groups in the Terai Region, Nepal. Am J Hum Biol. 2009;21:98-104.

(45.) Gamboa MI, Kozubsky LE, Costas ME, Garraza M, Cardozo MI, Susevich ML, et al. Asociacion entre geohelmintos y condiciones socioambientales en diferentes poblaciones humanas de Argentina. Rev Panam Salud Publica. 2009;26(1):1-8.

(46.) Zonta ML. Crecimiento, estado nutricional y enteroparasitosis en poblaciones aborigenes y cosmopolitas: los Mbya guarani en el Valle del arroyo Cuna Piru y poblaciones aledanas (Misiones) [tesis doctoral]. La Plata: Universidad Nacional de La Plata; 2010.

(47.) Burden DJ, Whitehead A, Green EA, MacFadzean JA, Reed RJS. The treatment of soil infested with the human whipworms, Trichiuris trichiura. J Hyg. 1976;77: 377-82.

(48.) Bundy D, Cooper E. Trichuris and trichiuriasis in humans. Adv Parasitol. 1989;28: 107-173.

Manuscrito recibido el 9 de octubre de 2015. Aceptado para publicacion, tras revision, el 2 de febrero de 2016.

Graciela Teresa Navone, [1] Maria Lorena Zonta, [1] Paola Cociancic, [1] Mariela Garraza, [2] Maria Ines Gamboa, [3] Luis Alberto Giambelluca, [1] Silvia Dahinten [4] y Evelia Edith Oyhenart [2]

Forma de citar: Navone GT, Zonta ML, Cociancic P, Garraza M, Gamboa MI, Giambelluca LA, et al. Estudio transversal de las parasitosis intestinales en poblaciones infantiles de Argentina. Rev Panam Salud Publica. 2017;41:e24.

[1] Centro de Estudios Parasitologicos y de Vectores, Universidad Nacional de La Plata, Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas, La Plata, Argentina. La correspondencia se debe dirigir a Graciela Teresa Navone, correo electronico: gnavone@cepave.edu.ar

[2] Instituto de Genetica Veterinaria Ing. Fernando Noel Dulout, Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Nacional de La Plata, Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas, La Plata, Argentina.

[3] Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Argentina.

[4] Centro Nacional Patagonico, Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas, Puerto Madryn, Chubut, Argentina.

Caption: FIGURA 1. Ubicacion geografica de la Republica Argentina y las poblaciones estudiadas
CUADRO 1. Frecuencias absoluta y relativa (%) de ninos parasitados
en las provincias argentinas analizadas, por sexo e intervalo de
edad

                                 Casos detectados (%)

Variable                  Buenos Aires    Chubut     Corrientes

Sexo (a)
  Varones                  390 (52,6)    44 (56,4)   15 (51,7)
  Mujeres                  351 (47,4)    34 (43,6)   14 (48,3)
Intervalo de edad (b)
  5 anos o menos           462 (62,3)    55 (70,5)   20 (69,0)
  6-14 anos                279 (37,7)    23 (29,5)    9 (31,0)
Total (c)                  741 (66,7)    78 (38,4)   29 (48,3)

                                 Casos detectados (%)

Variable                  Entre Rios    Formosa    La Pampa

Sexo (a)
  Varones                 82 (52,2)    36 (54,5)   20 (51,3)
  Mujeres                 75 (47,8)    30 (45,5)   19 (48,7)
Intervalo de edad (b)
  5 anos o menos          96 (61,2)     6 (9,1)    36 (92,3)
  6-14 anos               61 (38,8)    60 (90,9)    3 (7,7)
Total (c)                 157 (58,6)   66 (69,9)   39 (65,5)

                                 Casos detectados (%)

Variable                   Mendoza      Misiones      Salta

Sexo (a)
  Varones                 231 (49,6)   396 (47,6)   17 (42,5)
  Mujeres                 235 (50,4)   436 (52,4)   23 (57,5)
Intervalo de edad (b)
  5 anos o menos          152 (32,6)   165 (19,8)   29 (72,5)
  6-14 anos               314 (67,4)   667 (80,2)   11 (27,5)
Total (c)                 466 (62,0)   832 (82,0)   40 (60,7)

Fuente: elaborado por los autores a partir de los resultados del
estudio.

(a) Diferencia significativa entre las frecuencias de ninos
parasitados por sexo en Buenos Aires (p < 0,05).

(b) Diferencia significativa entre las frecuencias de
ninos parasitados por intervalo de edad en Buenos Aires, Mendoza y
Misiones (p < 0,05).

(c) Diferencia significativa entre las frecuencias de ninos
parasitados en Chubut y Misiones (p < 0,01).

CUADRO 2. Frecuencia8 de protozoos y helmintos en las provincias
argentinas analizadas

                         Protozoos

Provincia          Patogenos   Comensales

Buenos Aires (b)     42,2         23,8
Chubut (b)           19,2         11,3
Corrientes (b)       26,7          8,3
Entre Rios (b)       33,2          8,9
Formosa (b)          61,3         30,1
La Pampa (b)         41,4          8,6
Mendoza (b)          48,9         17,0
Misiones (b)         66,5         20,1
Salta (b)            53,0         21,2

                           Helmintos

Provincia          Geohelmintos    No geohelmintos

Buenos Aires (b)        5,7             38,8
Chubut (b)              0,0             21,2
Corrientes (b)          6,7             25,0
Entre Rios (b)          0,7             38,8
Formosa (b)             7,5             30,1
La Pampa (b)            0,0             48,3
Mendoza (b)             0,6             25,3
Misiones (b)           23,3             43,6
Salta (b)               0,0             13,6

Fuente: elatiorado por los autores a partir de los resultados del
estudio.

(a) Porcentaje calculado a partir del total de ninos y ninas
analizados por provincia.

(b) Diferencia significativa entre las frecuencias totales de
protozoos y de helmintos, p < 0,05.

CUADRO 3. Frecuencia (a) de protozoos comensales, patogenos, y
helmintos en las provincias argentinas analizadas

                                           Provincia

Especie                        Buenos Aires   Chubut    Corrientes

Protozoos comensales
  Entamoeba coli                   14,2         6,9        3,3
  Endolimax nana                   10,5         3,5        5,0
  Enteromonas hominis              5,5          1,5        0,0
  Chilomastix mesnili              1,4          0,0        0,0
  Iodamoeba butschlii              0,8          0,0        0,0
Protozoos patogenos
  Giardia lamblia                  13,9         5,9        20,0
  Blastocystis sp.                 33,9        16,3        16,7
Helmintos
  Hymenolepis nana                 3,2          0,0        5,0
  Enterobius vermicularis          37,7        21,7        20,0
  Ascaris lumbricoides             5,2          0,0        5,0
  Anquilostomideos                 0,0          0,0        0,0
  Trichuris trichiura              1,9          0,0        1,7
  Strongyloides stercoralis        0,2          0,0        0,0

                                          Provincia

Especie                        Entre Rios   Formosa   La Pampa

Protozoos comensales
  Entamoeba coli                  5,6        20,4       6,9
  Endolimax nana                  4,5        12,9       1,7
  Enteromonas hominis             0,4         0,0       0,0
  Chilomastix mesnili             0,0         1,1       0,0
  Iodamoeba butschlii             1,1         1,1       0,0
Protozoos patogenos
  Giardia lamblia                 11,9       31,2       15,5
  Blastocystis sp.                27,2       49,5       34,5
Helmintos
  Hymenolepis nana                1,1        10,8       1,7
  Enterobius vermicularis         39,2       20,4       50,9
  Ascaris lumbricoides            0,0         6,5       0,0
  Anquilostomideos                0,0         0,0       0,0
  Trichuris trichiura             0,8         0,0       0,0
  Strongyloides stercoralis       0,0         1,1       0,0

                                        Provincia

Especie                        Mendoza   Misiones   Salta

Protozoos comensales
  Entamoeba coli                14,6       14,9      7,6
  Endolimax nana                 2,7       6,5      15,2
  Enteromonas hominis            0,0       0,6       0,0
  Chilomastix mesnili            0,5       0,5       3,0
  Iodamoeba butschlii            0,5       1,4       1,5
Protozoos patogenos
  Giardia lamblia               18,8       20,2     27,3
  Blastocystis sp.              44,8       59,6     40,9
Helmintos
  Hymenolepis nana               1,1       5,1       0,0
  Enterobius vermicularis       24,8       42,9     13,6
  Ascaris lumbricoides           0,3       2,6       0,0
  Anquilostomideos               0,4       16,2      0,0
  Trichuris trichiura            0,0       0,0       0,0
  Strongyloides stercoralis      0,0       11,1      0,0

Fuente: elanorado por los autores a partir de los resultados del
estudio.

(a) Porcentaje calculado a partir del total de ninos y ninas
analizados por provincia.

CUADRO 4. Coeficiente de similitud de Sorensen (%) segun los casos
de parasitosis encontrados en las provincias argentinas analizadas

Provincia      Buenos Aires   Chubut   Corrientes   Entre Rios

Buenos Aires       100          88         80           85
Chubut                         100         71           80
Corrientes                                100           82
Entre Rios                                             100
Formosa
La Pampa
Mendoza
Misiones
Salta

Provincia      Formosa   La Pampa   Mendoza   Misiones   Salta

Buenos Aires     91         88        91         92       77
Chubut           63         91        62         66       77
Corrientes       80         86        77         70       66
Entre Rios       74         80        74         76       75
Formosa          100        80        90         91       80
La Pampa                   100        75         66       77
Mendoza                               100        91       82
Misiones                                        100       74
Salta                                                     100

Fuente: elaborado por los autores a partir de los resultados del
estudio.
COPYRIGHT 2017 Pan American Health Organization
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Investigacion original
Author:Navone, Graciela Teresa; Zonta, Maria Lorena; Cociancic, Paola; Garraza, Mariela; Gamboa, Maria Ines
Publication:Revista Panamericana de Salud Publica
Date:Jun 1, 2017
Words:6791
Previous Article:Estimating demand for anti-Chagas drugs: a contribution for access in Latin America/Estimacion de la demanda de medicamentos antichagasicos: una...
Next Article:Food labeling in Ecuador: implementation, results, and pending actions/Etiquetado de alimentos en Ecuador: implementacion, resultados y acciones...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters