Printer Friendly

Criticos y rebeldes en America del Sur. Prensa, redes de interaccion y debate politico en la formacion de la opinion publica moderna en tiempos de la independencia (1810-1822).

Critiques et rebelles en Amerique du Sud. Presse, reseaux d'interaction et debat politique dans la formation de l'opinion publique moderne aux temps de l'independance (1810-1822).

Criticos y rebeldes en America del Sur. Prensa, redes de interaccion y debate politico en la formacion de la opinion publica moderna en tiempos de la independencia (1810-1822).

Critics and rebels in South America. Press, interaction networks and political debate in the formation of modern public opinion in times of Independence (1810-1822).

Criticos e rebeldes na America do Sul. Imprensa, redes de interacao e discussao politica na formacao da opiniao publica moderna nos tempos da independencia (1810-1822).

INTRODUCCION

"Seria inutil recomendar la utilidad de los periodicos, habiendola hecho perceptible el uso constante de las naciones cultas los prodigiosos efectos que refiere la experiencia, y los grandes encomios que de ellos leemos en los escritores sabios y filosofos. Basta conocer su objeto para penetrarse de su importancia. Este no es otro que la introduccion de las luces y la correccion de los abusos [...] Ningun periodico es mas a proposito que llenar este inexplicable interes que el INVESTIGADOR; porque saliendo todos los dias, y siendo tan corta su extension, aun los que desgraciadamente son rivales de toda clase de lectura por ocio o por genio, no dejaran de instruirse en lo que deban obrar y en lo que merece reforma, ya sea aplicando la vista por pasatiempo, o escuchando su contenido en las conversaciones de sus conciudadanos.

En el orden politico, el conocimiento del mal es un principio de su destruccion. La capital del Peru logra desde luego, algun tanto esta ventaja; pero absolutamente carecen de ella todas sus provincias y partidos, que acaso necesitan mas del vehiculo saludable de la imprenta para disipar sus tinieblas, y extirpar los abusos que los oprimen, estrellandolos contra la opinion publica, que es un tribunal mas temible que las huestes extranjeras. [...] Los cabildos con mas particularidad, deben ocurrir a esta grande obra. De este modo los diputados a cortes por el Cuzco y todos sus partidos, por Arequipa y los suyos, por Trujillo, Guayaquil, Tarma, Huamanga, Huancavelica, etc., se hallaran insensiblemente con las instrucciones hechas para promover en la soberania su felicidad; y en fin, este periodico vendra a ser para todos aquellos pueblos, que carecen de imprentas, el organo por donde le comuniquen al mundo sus pensamientos hasta hoy soterrados en la oscuridad de sus aisladas mansiones" (1).

Este extenso discurso de El Investigador de 1813 ejemplifica la importancia de la prensa y los escritores publicos en el escenario politico de las guerras de independencia. En el texto se advierte "la utilidad de los periodicos" producto de los "escritores sabios y filosofos" que buscan "la introduccion de las luces" convirtiendo a la opinion publica en "un tribunal mas temible que las huestes extranjeras" (2). Incluso, como se advierte en el periodico los impresos circulan por una amplia red de comunicacion y espacios publicos de socializacion que comunican al mundo, el pensamiento de estos hombres de letras denominados escritores publicos, gaceteros, panfletistas, etc (3).

No obstante, la prensa, a pesar de su propagacion por los espacios publicos y las diversas redes de comunicacion, tuvo en sus inicios un caracter urbano, de sectores ilustrados y un claro componente politico (4). Pero si bien su vinculacion con el poder durante las guerras de independencia fue una realidad permanente, en el mismo proceso de la guerra, en el debate y en las interacciones publicas de estos escritores u hombre de letras, la politizacion de sus discursos y la propagacion de sus escritos tuvo un alcance social mas amplio (5). Ademas, la prensa como tribuna politica, expresion de las tendencias ideologicas de los grupos de poder, fue desarrollada por hombres politicos convertidos en escritores publicos, atentos a las vicisitudes de los acontecimientos externos y las problematicas que todo ello conllevo a la situacion interna de las regiones americanas. Asi, la relacion existente entre la prensa, el poder politico y los hombres que escriben en ella permite visualizar el ideario politico de los periodicos y la participacion de estos escritores publicos en la configuracion politica de sus respectivos Estados. (6)

En el prologo de un estudio dedicado a rescatar los escritos y las ideas de los hombres de la revolucion de mayo, Noemi Goldman ha senalado la necesidad de precisar que "no hubo 'un pensamiento de mayo' con ideas claras y definidas que habria preparado la revolucion, sino un conjunto de circunstancias cambiantes dentro de una compleja trama politica y militar que afecto al conjunto de los territorios" de la monarquia espanola. Efectivamente, este argumento refleja una realidad del proceso de la revolucion que nos sugiere no uniformizar a diversos pensadores de estas luchas politicas cuando es obvio que sus ideas, muchas de ellas contradictorias, estuvieron sumergidas en esa serie de practicas y conflictos por el poder y la autoridad del nuevo orden social surgido de la revolucion. Y, sera la prensa, un medio que no escape a esta problematica de la esfera del poder (7). Este argumento del caso rioplatense puede advertirse claramente en la realidad de los escritores publicos de Lima y de Santiago de Chile en el proceso independentista. Entonces, no existe un pensamiento monolitico, sino un conjunto de discursos relacionados a intereses diversos y en estrecha vinculacion a las luchas por la legitimidad politica en tiempos de revolucion.

En ese sentido, esta investigacion analiza la participacion y la interaccion de los escritores publicos en el debate politico y en la formacion de la opinion publica moderna a traves de los discursos politicos de la prensa en Lima, Buenos Aires y Santiago de Chile desde la revolucion de mayo (1810) hasta el Protectorado del General Jose de San Martin en el Peru (1821-1822). La experiencia de comparar y especialmente vincular estos espacios y capitales del poder politico evidencia una propuesta de historia conectada de la prensa en America y en una coyuntura historica precisa: la de las pugnas politicas por la legitimidad del poder (8). En esa perspectiva, este trabajo desarrolla el analisis de la tematica en tres partes vinculantes: el de los escritores publicos de Lima, los jacobinos rioplatenses, y los liberales y patriotas de Santiago de Chile. Finalmente, a partir de estas experiencias, la investigacion sostiene una propuesta de reflexion en conjunto del papel de la prensa y los hombres de letras o escritores publicos en estos espacios politicos convulsionados por el fuego de la revolucion y la independencia (9).

1. De panfletarios, reformistas y escritores publicos en Lima.

En el Peru, la instalacion de las Cortes de Cadiz y la formacion de juntas insurgentes en America propiciaron la aparicion de La Gaceta del Gobierno de Lima en octubre de 1810. En la direccion y la redaccion de aquel importante periodico oficial del regimen colonial estuvieron Jose Pezet y Gregorio Paredes (10). En las paginas de La Gaceta de Lima se percibe una abierta critica a los movimientos revolucionarios portenos y a las acciones disidentes de las otras regiones insurrectas. Si tuvieramos que destacar una figura principal en este periodico, indudablemente, deberiamos pensar en el virrey Abascal y en los citados directores, ademas de las aportaciones de Felix Devoti y Jose Joaquin de Larriva (11).

Precisamente este ultimo, clerigo con una tendencia liberal moderada, fue uno de los principales animadores de la prensa constitucionalista del periodo revolucionario. Larriva aparte de publicar en La Gaceta de Lima, fue el director y redactor de El Investigador, periodico que circulo por la capital y gran parte del virreinato peruano entre 1813 y 1814 (12). Este periodico fue un impreso politico auspiciado por el gobierno colonial que quiso presentarse como un periodico imparcial en abierto debate con La Gaceta de Lima y mas relacionado a los problemas de la ciudad y de las clases populares (13). Raul Porras Barrenechea senalo que el principal promotor del periodico fue "un conspirador de palabra [y un] haragan con sueldo del Estado" (14). Ademas, en nuestras propias investigaciones, hemos indicado como desde la llegada de Abascal a Lima en 1806, Larriva manifesto su apoyo incondicional a la maxima autoridad. Incluso, durante los acontecimientos de la invasion francesa de Espana, la experiencia de las Cortes de Cadiz y los movimientos insurgentes en las colonias, el creador de El Investigador llego a calificar al virrey como "el hombre de la America" (15). Igualmente, en el propio discurso del periodico se puede observar esta premisa a partir del analisis de las fuertes criticas que realizo al Cabildo, la Audiencia y la Inquisicion, instituciones que mantuvieron relaciones conflictivas con el propio virrey (16). Sin embargo, ese apoyo al regimen pudo significar pragmaticamente un acomodo politico de Larriva para mantener sus intereses particulares. Esta idea cobraria mayor sustento a partir del comportamiento del clerigo desde la llegada de San Martin a Lima en 1821. En esta nueva coyuntura quiso probar, obstinadamente, como seguro intentaron muchos otros, su decidida participacion por la causa patriota. En 1822, pide a la Junta Eclesiastica de Purificacion la aprobacion de su labor activa por la independencia, presentando para ello tres testimonios de otros ilustres ciudadanos limenos (17). Estas evidencias a la vez que mostraron el patriotismo de Larriva advirtieron ademas su importante participacion en la prensa y en la difusion de los papeles publicos de la capital. Por ejemplo, mientras Mariano Tramarria sostuvo: "en tiempo del Gobierno tirano espanol me traia a mi casa varios papeles impresos de Buenos Aires y Chile para que se los guardase [...] todo lo que participaba a los amigos y patriotas que se reunian en mi habitacion", el marques de Monterrico incidia, "es indudable el influjo que la lectura de estos papeles ha tenido para formar la opinion publica y cimentar la incontrastable fuerza moral en los pueblos".

Esta compleja trayectoria politica de Larriva es importante indicarla para comprender la figura de Fernando Lopez Aldana y su participacion en la prensa de Lima, la relacion conflictiva que tuvo con el regimen de Abascal y su vinculacion politica con los revolucionarios rioplatenses (18). Lopez Aldana, abogado bogotano, puede representar un escritor publico de enlace entre la prensa limena y la del Rio de la Plata. En 1811 publico El Diario Secreto de Lima, manuscrito clandestino, calificado de sedicioso y perturbador de la tranquilidad social y en abierta oposicion al despotismo del virrey Abascal. Esta constatacion se hace mas patente cuando en el mismo Diario insiste en persuadir al propio virrey en entregar el poder al pueblo esperando que con esta actitud la autoridad colonial pueda salvarse de la censura universal (19). Ademas, los intereses que Lopez Aldana busco con la difusion de su Diario Secreto no estuvieron limitados a llegar unicamente a un reducido grupo social del virreinato del Peru. Se puede observar en los diversos numeros del Diario una constante inquietud en servir de medio de ilustracion de las clases mas infimas, explotadas y numerosas de la sociedad colonial. El objetivo era destruir la ignorancia y el despotismo del antiguo regimen e infundir el amor por la libertad abriendo "los ojos a los peruanos". Para cumplir estos propositos, y ante la mirada amenazante y censuradora de Abascal, Lopez Aldana consiguio que su Diario Secreto se imprimiera en Buenos Aires y se publicara en ese mismo ano en las paginas de la Gaceta, periodico oficial de la revolucion rioplatense.

Si analizamos El Diario Secreto podemos percatarnos que se propicio la union de los peruanos con los revolucionarios portenos y el apoyo clave a los insurgentes de Santa Fe, Caracas, Chile, Quito e incluso de Mexico (20), sin embargo, esta inclinacion de Lopez Aldana mas que buscar la ruptura definitiva con Espana, evidencio su apego y preferencia por una autonomia politica de los americanos. Entonces, el sentido critico de su discurso politico debe entenderse en esta busqueda de autonomia antes que de ruptura, mas aun si su autor se encontraba en pleno centro del poder colonial y sin el amparo de la libertad de imprenta (21).

Este comportamiento mas politico de Lopez Aldana en la prensa se puede percibir cuando publica El Satelite del Peruano en 1812. Este periodico a pesar de su "moderacion" fue calificado por el virrey, exageradamente, como el mas incendiario y subversivo que habia salido de las prensas de la capital (22). Este calificativo puede explicarse por el pedido que hace el director El Satelite para la destitucion del virrey del poder, no obstante, esta solicitud no advertia de ninguna manera la busqueda de la ruptura con Espana. Por ello, Lopez Aldana, desde El Satelite, se aferro a la propuesta de la ilustracion del pueblo antes de volver a sostener una asociacion declarada con los rebeldes portenos.

?Como entender la participacion de este hombre en la prensa limena y la vinculacion conflictiva con el poder colonial y su apoyo a los movimientos rebeldes americanos? Lopez Aldana si bien no formo parte de la prensa adicta al virrey, si representaria a un sector liberal del grupo criollo de Lima que buscaba aprovechar la nueva situacion politica inaugurada por las Cortes de Cadiz y sus reformas, para acrecentar su poder y sus influencias politicas. Asi, su discurso en la prensa "disidente" debe analizarse como una forma politica y publica con la cual deseaba mantener sus intereses y abrirse un camino hacia una mayor participacion politica del poder del Estado. Ademas, ese discurso tiene que calibrar el contexto de las guerras de independencia y su incidencia en la configuracion ideologica y politica de los diversos grupos sociales inmersos en ella. Entonces, su apoyo a los revolucionarios rioplatenses tiene que inscribirse en esa tendencia de analisis e interpretacion historica.

Obviamente, este estudio de Lopez Aldana seria incompleto si no comprendemos su participacion en el regimen de San Martin que prueba claramente esas conexiones con los rebeldes de Buenos Aires. El autor de El Diario Secreto de Lima y El Satelite del Peruano en el contexto de Cadiz, se convertiria en un acerrimo patriota en el protectorado. En aquella coyuntura publicaria en Los Andes Libres de 1821 y en El Correo Mercantil, Politico y Literario de 1821-1824. Como ha indicado Ascension Martinez Riaza (23), y a partir de la lectura de las paginas de estos periodicos, podemos percibir la pluma y la tinta de este escritor publico que en un nuevo contexto de guerra de opinion creyo conveniente, otra vez, utilizar politicamente a la prensa. Si bien en ambos periodicos encontramos algunos articulos con sus iniciales, buena parte de la estructura y los discursos politicos publicados llevan su impronta ideologica.

De esta coyuntura periodistica de las guerras de independencia tenemos tambien a Hipolito Unanue, Jose Paredes, Felix Devoti, Jose Faustino Sanchez Carrion y Bernardo de Monteagudo. Unanue es un escritor publico que participo en las tres etapas de la prensa peruana: en la coyuntura de El Mercurio Peruano, en el interregno gaditano con El Verdadero Peruano y El Peruano Liberal, y ademas entre 1821 y 1824 como en Trujillo con El Nuevo Dia del Peru. En palabras de Unanue: "Una educacion viciosa y servil debe ceder a las ideas del hombre libre: debe el pueblo abrir los ojos sobre sus intereses verdaderos, y debe arrancarse la mascara a los intrigantes, si queremos que el orden se establezca, y que reviva la opinion publica amortiguada" (24). Jose Paredes conocido editor de La Gaceta del Gobierno de Lima entre 1810-1819 y de las Guias de Forasteros, tuvo en 1821-1822 un desempeno importante en la prensa gracias a sus aportes en El Pacificador del Peru y El Sol del Peru y como miembro de la Sociedad Patriotica (25). Por ejemplo, en un articulo publicado en El Sol del Peru en 1822 advirtio sobre las jugadas de toros en Lima: "es de absoluta necesidad la abolicion de una costumbre que, sobre ser contraria a la humanidad, destructora de la moral, de la economia y del orden, y por lo mismo infamante al pueblo que la conserve, es actualmente incompatible con nuestras urgencias publicas" (26). Esas urgencias fueron compartidas por otro escritor publico sumamente importante desde la coyuntura de Cadiz hasta el protectorado de San Martin: Felix Devoti. El mantuvo contacto con los miembros de la Sociedad Amantes del Pais de El Mercurio Peruano, escribio en La Minerva Peruana en plena crisis espanola, en los anos de Cadiz aparece en El Verdadero Peruano, El Argos Constitucional y El Investigador del Peru, y, finalmente, en el protectorado se hace cargo de multiples escritos en La Gaceta del Gobierno de Lima Independiente, Los Andes Libres, El Correo Mercantil, Politico y Literario, y ademas del periodico de la Sociedad Patriotica El Sol del Peru (27). En las paginas de Los Andes Libres de 1821 Devoti en un extenso articulo sobre la educacion afirmo: "es necesaria una educacion patriotica para que exista una patria [...] inspiremos al pueblo aquella permanente energia que ha de ser siempre el terror de sus enemigos [...] la educacion [...] es la base de la felicidad de los pueblos" (28). Precisamente, la definicion de la forma de gobierno que debia instalarse en el Peru fue un tema de discusion politica durante el protectorado. Las paginas de la prensa y la activa participacion de los escritores publicos se hicieron presentes en ella. La Sociedad Patriotica con El Sol del Peru y las figuras que hemos mencionado como Devoti, Paredes, Moreno, entre otros, enfrentaron los argumentos de Bernardo Monteagudo plasmados en El Pacificador del Peru y sus primigenias ideas en El Censor de la Revolucion en Chile y Martir o Libre en Buenos Aires. Ademas, desde 1821-1822 a traves de La Abeja Republicana, El Correo Mercantil, Politico y Literario y El Tribuno de la Republica Peruana, Jose Faustino Sanchez Carrion haria frente a los argumentos de Monteagudo. Para este ultimo, partidario de una monarquia constitucional, "Hablaremos de la opinion, de ese gran conductor electrico, que con una rapidez igual a aquella con que se propaga el fluido que produce los mas portentosos fenomenos de la naturaleza, ha difundido el espiritu de Libertad, en toda la extension del Peru" (29). Por su parte, Sanchez Carrion, ferreo defensor del republicanismo en el Peru, critico las ideas de Monteagudo senalando la "Inadaptabilidad del gobierno monarquico al Estado libre del Peru", publicado en las paginas de La Abeja Republicana en agosto de 1822. En palabras de Sanchez Carrion: "yo quisiera, que el gobierno del Peru fuese una misma cosa que la sociedad peruana, asi como un vaso esferico es lo mismo que un vaso con figura esferica" (30). Las diferencias ideologicas entre Monteagudo y Sanchez Carrion determinaron una discusion politica en la prensa en 1822, incluso despues de su destitucion y el final del protectorado. Estos escritores publicos convertidos en personajes politicos de los gobiernos instalados a partir de la independencia nos muestran esta relacion entre la prensa, el discurso politico y el poder del Estado. Mas aun, Jose Faustino Sanchez Carrion, defensor del republicanismo en el Peru, con el apoyo de Guillermo del Rio siguio publicando sus ideas en El Correo Mercantil, Politico y Literario (1821-1824) y El Tribuno de la Republica Peruana (1822).

Sin embargo, debemos agregar ademas la posicion realista y fidelista en la prensa de esta coyuntura con la difusion del Triunfo de la Nacion (1821) y El Depositario (1821-1825). En estos papeles publicos destacaron los escritos y las editoriales de Guillermo del Rio y Gaspar Rico y Angulo, ambos personajes que estuvieron presentes en la revolucion del impreso en el contexto de las Cortes de Cadiz en el Peru. En otras palabras, personajes publicos clave en todo el proceso de las guerras de independencia y el desarrollo de la opinion publica en Lima (31).

Un tema importante en la publicacion de la prensa y sus multiples redes de comunicacion estuvo vinculado a la presencia de sociedades auspiciadoras de los papeles publicos, los cafes y las tertulias en donde estos escritores publicos debatieron sus ideas acaloradamente. Por ejemplo, la Sociedad Amantes del Pais produjo El Mercurio Peruano entre 1791-1795, La Tertulia del Campo difundio El Peruano en 1811-1812 y Fernando Lopez Aldana senalo que la Sociedad Filantropica asistia a El Satelite del Peruano en 1812. Por su parte, una Junta de Literatos, incluido el reconocido Hipolito Unanue, solventados por Abascal producia El Verdadero Peruano entre 1812-1813, en este ultimo ano El Argos Constitucional y El Peruano Liberal eran auspiciados por el Ayuntamiento Constitucional de Lima, mientras que El Investigador y La Gaceta de Lima eran favorecidos por el regimen del virrey. Entre 1815 y 1820, La Gaceta de Lima monopolizo los discursos politicos en el Peru y, efectivamente, las autoridades espanolas produjeron y solventaron a la gaceta oficial. Fue en 1821 con la llegada de la expedicion libertadora de San Martin y la participacion de Monteagudo que advertimos la creacion de la Sociedad Patriotica en el Peru, incluso, Jorge Luis Castro Olivas, incide en la presencia de la Logia Lautaro en Lima, pero de una logia debilitada, para nada comparable con la de Buenos Aires y Santiago de Chile, logia donde San Martin fue su lider (32). Durante el protectorado, San Martin y Monteagudo sostuvieron El Pacificador del Peru, El Americano y Los Andes Libres en 1821 con un objetivo politico claro: la consolidacion de la revolucion y el establecimiento de la independencia. Igualmente, fueron los promotores de la Sociedad Patriotica de Lima auspiciando su organo oficial El Sol del Peru en 1822 y, ademas, La Gaceta del Gobierno de Lima Independiente. En el prospecto de El Sol del Peru se hace evidente el papel de la Sociedad Patriotica, la ilustracion y la prensa:

"El gobierno penetrado de tan sublimes ideas no perdona medios para proteger la ilustracion de estos pueblos, y corregir el fatal abandono en que los ha dejado la desidia espanola. Todo se resiente de su benefico influjo; y seran otros tantos monumentos de su filantropia y su celo la magnifica Biblioteca que se construye, y la reforma tan necesaria del teatro, de esta escuela de la moral publica, a donde el hombre riendose de si mismo, corrige sus costumbres y vicios. Bajo tan prosperos auspicios se ha instalado una sociedad patriotica y literaria, presidida por el benemerito Senor Ministro de Estado, bien conocido por su delicado gusto y amor a las letras; y los cuarenta individuos que la componen esperan con sus tareas merecer la confianza publica y del gobierno. La sociedad se ha dividido en cuatro secciones, en las que se tratara con distincion sobre los asuntos mas interesantes de agricultura, politica, literatura y ciencia; que reunidos en cada cuatrimestre daran al publico el fruto de sus trabajos [...] Entretanto, saldra el jueves de cada semana un periodico con el titulo: EL SOL DEL PERU. En el se tratara de amenizar con la variedad las materias de que se trate" (33).

En contraste con los proyectos monarquicos constitucionales y en oposicion a las directrices de la Sociedad Patriotica se publicaron los periodicos republicanos La Abeja Republicana, El Tribuno de la Republica Peruana y, tambien, El Correo Mercantil, Politico y Literario, donde confluyeron diversas tendencias politicas del pensamiento peruano y escritores publicos como Fernando Lopez Aldana, Jose Joaquin de Larriva, Felix Devoti y el propio Jose Faustino Sanchez Carrion (34). Efectivamente, hemos apreciado la participacion clave de los escritores publicos de Lima en la prensa en los tiempos de la independencia y su vinculacion al poder y la legitimidad de la autoridad politica.

2. Los escritores publicos de la revolucion en Buenos Aires

En el caso de Buenos Aires los escritores publicos, gaceteros y panfletistas formaron parte en un primer momento de lo que se ha denominado los jacobinos rioplatenses en la prensa de mayo. (35) En ese sentido, en marzo de 1810, a pocos dias de la revolucion de mayo, Manuel Belgrano uno de estos pensadores y hombre de armas, publicaba El Correo de Comercio (1810-1811), en donde plasmaba ideas de indole economica y circunscrita ademas en la educacion de los pueblos, sin que esto significara el total abandono de los asuntos politicos (36). Tal vez esta inclinacion por los "asuntos perifericos" y alejados de lo politico se debiera, al menos hasta los prolegomenos de los acontecimientos de mayo, a la proteccion que tuvo del regimen colonial (37). Sin embargo, en dicho periodico podemos advertir algunos articulos que soterradamente hacian una critica al gobierno colonial haciendonos pensar en la contribucion de la pluma de Belgrano a esta guerra de opinion ante los inminentes acontecimientos de la revolucion y despues de ella (38). Por ejemplo, la afirmacion que expresara sobre la miserable condicion de la educacion popular en el Rio de la Plata y, tambien, la propuesta claramente persuasiva, casi una imposicion, de encomendar a los religiosos a esa empresa de instruccion de los pueblos, ofrecen algunas evidencias de sus criticas subrepticias al regimen espanol. (39) No obstante, Belgrano publicaria, en El Correo de Comercio, a menos de una semana del inicio de los acontecimientos de mayo, un testimonio importante que daba cuenta de las "causas de la destruccion o de la conservacion y engrandecimiento de las naciones", imputando como causa principal de los desastres de la nacion a la constante desunion de su habitantes mientras que creia que la union era el emblema de su engrandecimiento (40). Igualmente, despues de tres meses de los sucesos revolucionarios y como vocal de la Primera Junta de Gobierno, Belgrano en un articulo sobre la libertad de imprenta concluia que dicha libertad era la principal base de la educacion publica, de la libertad civil y del buen gobierno en abierto rechazo al despotismo y a la tirania (41).

Esta primera experiencia directa de Belgrano en la prensa no quedaria alli (42). Aunque despues de El Correo de Comercio no animara otro periodico, si lo encontramos presente en muchas de las paginas de La Gaceta de Buenos Aires, informando al gobierno revolucionario sobre sus acciones militares en el Paraguay, la banda oriental, Salta, Tucuman y el Alto Peru. Asi, en 1814 en carta dirigida a San Martin le advertia sobre los problemas que pudiera encontrar en los pueblos del interior, sugiriendole que "la guerra, alli, no solo ha de hacer usted con las armas, sino con la opinion" (43).

Si con El Correo de Comercio apreciamos los primeros brotes de una guerra en donde los discursos son importantes para el establecimiento de la opinion, con la aparicion en junio de 1810 de La Gaceta de Buenos Aires, vocero oficial del nuevo orden revolucionario, este argumento cobro mayor relevancia. La figura de su fundador y principal redactor Mariano Moreno fue fundamental en la labor pedagogica del nuevo gobierno. Moreno como secretario de la junta tuvo una intima participacion politica en los acontecimientos de la revolucion (44). Casi la totalidad de los numeros de La Gaceta fueron seleccionados por Moreno y las editoriales corrieron por su cuenta hasta diciembre de 1810 cuando cede su puesto de redactor al Dean Gregorio Funes (45).

Mariano Moreno es considerado el mas radical de los hombres de mayo, fue el encargado del departamento de gobierno y guerra, de su pluma salieron sendos discursos para la educacion de los pueblos, la formacion de opinion a favor del gobierno y las instrucciones para las expediciones militares que buscaban acabar con la opresion de las demas regiones en poder de las armas realistas. En sus discursos publicados en La Gaceta de Buenos Aires, en noviembre y diciembre de 1810, Moreno esbozo sus principales planteamientos ideologicos en torno "a la soberania 'indivisible, e inalienable' como fundamento de la voluntad general", buscando, ademas, la reunion de un congreso de los pueblos que debia elegir gobernantes, emancipar al Rio de la Plata de Espana, pero, principalmente, fijar una Constitucion y una forma de gobierno.

Precisamente, Moreno concibio a la prensa como un medio fundamental para afianzar el espiritu publico y el respeto a la autoridad politica y, en ese fin, subrayo su honda preocupacion por la libertad de imprenta, afirmando que se de:

"acceso a la verdad, y a la introduccion de las luces [...] no se reprima la inocente libertad de pensar [...] si se oponen restricciones al discurso, vegetara el espiritu [...] y el error, la mentira [...], el fanatismo y el embrutecimiento, haran la divisa de los pueblos, y causaran para siempre su abatimiento, su ruina y su miseria" (46).

Es evidente que la presencia de Manuel Belgrano y Mariano Moreno en la prensa portena, en los acontecimientos politicos de la revolucion de mayo y su participacion en el nuevo gobierno rioplatense prueban estas relaciones entre la esfera del poder y la prensa politica.

En esa perspectiva, los escritores publicos tambien generaron discusiones y debates politicos en las paginas de la prensa. En el Buenos Aires revolucionario tenemos por ejemplo el surgimiento de una prensa particular que rompe la unanimidad de La Gaceta de Buenos Aires en 1812: aparecio El Censor de Vicente Pazos Silva (47) y Martir o Libre de Bernardo de Monteagudo. Incluso, Pazos y Monteagudo desde fines de 1811 habian entablado una polemica periodistica en las paginas de La Gaceta. En este periodico y despues en El Censor y Martir, Pazos de tendencia moderada y de simpatias monarquicas debatio con Monteagudo inclinado mas a la radicalidad y su apuesta por la independencia (48).

Es indudable que de aquellos animadores de la prensa rioplatense la figura de Bernardo de Monteagudo es la que mas ha atraido a la historiografia especializada (49). Si desde La Gaceta venia insinuando su tendencia ideologica, con la publicacion de Martir o Libre e incluso de El Grito del Sud en ese mismo ano, Monteagudo se convierte en el propulsor de la propuesta radical de la revolucion que insiste en la independencia definitiva de la dominacion espanola. En Martir o Libre se percibe una pedagogia politica que busco la educacion del ciudadano y la instalacion de una nacion independiente rechazando en forma rotunda toda insinuacion monarquica, despotica y absolutista. Con El Grito del Sud se advierte la vinculacion de la prensa y la Sociedad Patriotica de la cual Monteagudo fue presidente y el periodico el vocero directo de dicha institucion. Esta sociedad represento en 1812 a un grupo de poder consolidado que a traves de su periodico difundia la idea de la independencia y la redaccion de la Constitucion reafirmando su tendencia revolucionaria e influyendo en los acontecimientos politicos del gobierno en Buenos Aires (50).

Recordemos que ha sido Bernardo de Monteagudo el escritor publico y hombre de armas que ha recorrido toda la coyuntura revolucionaria y ha desarrollado una enorme influencia en la prensa y la esfera politica de America del Sur. Monteagudo aparte de escribir en la prensa de mayo, redacto tambien en el Santiago de Chile patriota en 1820 El Censor de la Revolucion, tiempo antes participo de otras publicaciones chilenas y, en 1821, publico diversas editoriales en El Pacificador del Peru y como ministro del protectorado auspicio las publicaciones del Americano, Los Andes Libres, El Sol del Peru y La Gaceta del Gobierno de Lima Independiente (51).

Por ejemplo, en El Censor de la Revolucion de julio de 1820, Monteagudo escribio:

"No es solo la libertad del Peru y la independencia del nuevo mundo, no es solo la suerte de las generaciones venideras y la causa de las civilizaciones que es trascendental a toda la especie, no es solo el comercio de las naciones industriosas y la prosperidad de todos los hombres que quieren participar las ventajas de nuestros fecundos climas; es la justicia, es la tranquilidad de nuestras familias, es nuestras [mision] que se hallan pendientes de esta empresa decisiva" (52).

Dicha empresa se establecio con la campana hacia el Peru y en las paginas de El Pacificador del Peru en 1821 Monteagudo reafirmo:

"La America llego en fin a adquirir el sentimiento de sus propias fuerzas: el imperio de la opinion se establecio rapidamente [...] los sucesos publicos avisaron que la revolucion era general, que participaban de su espiritu, aun las mismas provincias que permanecian bajo el yugo; porque todo el pueblo que piensa en sus desgracias, y tiene cerca de si un ejemplo de los medios que han empleado otros para evitarlas, ya esta en revolucion" (53).

Por otro lado, entre 1815 y 1820 se publicaron diversos periodicos que mantuvieron relaciones con La Gaceta de Buenos Aires y los multiples acontecimientos politicos de toda esa coyuntura revolucionaria. Los escritores publicos se ocuparon de estos ruidos politicos y las discusiones periodisticas se desarrollaron abiertamente. Un personaje central en la prensa de estos anos fue Antonio Jose Valdes, quien publico y redacto El Censor entre 1815 y 1817, y La Prensa Argentina de 1815 y 1816 (54). Valdes supo relacionar y problematizar los temas de indole politico, militar, economico y cultural en sus publicaciones. Sin embargo, en todo este tiempo los discursos politicos contenidos en las paginas de la prensa dependieron del contexto de guerra y revolucion desarrollado en Buenos Aires y en toda America. En palabras de El Censor: "Elevadas las provincias del Sud al rango de nacion que aspiran obtener. Parece propio del Censor desempenar su encargo de ilustrar a los pueblos en todos aquellos objetos que su nueva situacion requiere" (55). Mas aun, el propio Valdes sostuvo en La Prensa Argentina de 1815: "cuando corro la imaginacion por las revoluciones de America, y advierto su vasta superficie tenida de sangre, y sus habitantes lidiando contra la opresion espanola, no puedo menos de alabar la noble determinacion de los americanos, abominar el barbaro empeno de sus opresores" (56). De estos periodicos fue El Censor el que mantuvo una periodicidad mayor, gracias a la labor de otro escritor publico, conocido por iniciar la labor de la prensa en Santiago de Chile con La Aurora en 1812, como Camilo Henriquez quien se hizo cargo del periodico porteno a inicios de 1817 hasta febrero de 1819.

Igualmente, Pedro Jose Agrelo a traves de las paginas de El Independiente entre 1816 y 1817, y El Abogado Nacional de octubre de 1818 y mayo de 1819, pudo difundir sus preceptos politicos vinculados a la realidad rioplatense y la independencia de America. Recordemos ademas a Vicente Pazos Silva que difundio El Censor de 1812 y luego se hizo cargo entre 1816 y 1817 de La Cronica Argentina. Finalmente, otro personaje publico importante en la prensa de esta coyuntura fue el Dean Gregorio Funes desde la publicacion de La Gaceta de Buenos Aires de 1811 y, junto al fray Cayetano Rodriguez, en El Redactor del Congreso Nacional entre mayo de 1816 y enero de 1820. (57) En este punto se relacionan los discursos politicos contenidos en la prensa y la predica religiosa asi como los sermones, las cartas pastorales y la correspondencia publica y privada. Efectivamente, entre 1810 y 1820, en Buenos Aires circulo un conjunto amplio de periodicos en donde diversos escritores publicos, hombres de armas y personajes politicos se manifestaron en esfera de la opinion publica y en el debate de los asuntos publicos.

3. Entre revolucionarios y contrarrevolucionarios. Prensa y escritores publicos en Santiago de Chile.

"Si los papeles publicos son el barometro con que se mide la ilustracion de un pais, debio haberse formado una idea muy poco ventajosa de la nuestra, cuando se vio, que trastornado el despotismo espanol, seguimos guardando el mismo silencio a que aquel nos condenaba" (58), con estas palabras inicio en julio de 1818 El Chileno, desde una perspectiva critica, la justificacion de su presencia en la escena periodistica nacional y un breve pero interesante repaso de la historia del periodismo en Chile (59).

El proceso revolucionario de mayo de 1810 en Buenos Aires repercutio en diversas partes de America, especialmente en Santiago de Chile, cuando en septiembre de 1810 se establecio por Cabildo abierto la junta de gobierno. A partir de este acontecimiento se inicio todo un proceso revolucionario en donde la guerra y el poder de la opinion jugaron un papel fundamental. Asi lo entendieron los nuevos revolucionarios e intentaron en Chile la adquisicion de una imprenta propia, la cual pudieron conseguir en 1811 por intermediacion de Mateo Arnaldo Hoevel y el apoyo, poco tiempo despues, del nuevo gobierno de Jose Miguel Carrera (60). En este contexto, aparecio La Aurora de Chile en febrero de 1812 y el gobierno nombro a Camilo Henriquez como el escritor publico central del primer periodico en Chile. Henriquez tambien se encargo del segundo periodico chileno, El Monitor Araucano, entre 1813 y 1814. La mayoria de editoriales y noticias principales de ambos periodicos revolucionarios fueron redactados por Camilo Henriquez. Este patriota y revolucionario creyo en la revolucion y en la independencia de Chile y a traves de las paginas de La Aurora y El Monitor busco llevar adelante este ideal en aquel contexto de guerra y revolucion (61). En palabras de Henriquez y La Aurora:

"Tal es el execrable lenguaje de los opresores de la libertad del genero humano: a su vista son insurgentes y rebeldes los pueblos generosos que combaten por sus derechos. Esta nota se ha repetido con frecuencia en todos los papeles que se han publicado en la epoca presente; pero a pesar de ellos, de los oraculos de la religion y de la eterna justicia, los derechos de los pueblos son vanas ilusiones a los ojos de los ambiciosos, de los fatuos, de los indolentes, de los egoistas. No advierten estos ultimos que todos los particulares son envueltos en la desgracia general; que el vencedor ha de insultar a su cobardia, que ha de despreciarlos, despues de que sirvan a sus talentos y que ha de vivir su descendencia en miseria y oprobio eterno" (62).

El lenguaje de insurgentes y rebeldes y el significado que el editor le atribuyo al concepto de libertad estuvo vinculado a los acontecimientos y los intereses de los tiempos revolucionarios y al itinerario hacia la independencia nacional. Su percepcion la dejo bien clara en El Monitor Araucano de 1813:

"La libertad se conquista con el valor o la fortaleza. Esta es la principal virtud de las republicas en sus varios estados, en sus principios, en sus agitaciones, y en la profunda paz. Pero no todos los ciudadanos deben manifestar el valor de un mismo modo. El magistrado que hace triunfar la ley, sea haciendo frente y destruyendo a los malvados, a los perturbadores de la quietud y del orden, a los complotados contra la libertad y seguridad del pueblo, paga a la patria el tributo del valor y de la magnanimidad, como el soldado que avanza bajo el fuego enemigo. Por la misma razon el publico que sacrifica su opinion y sus sentimientos al terror, es tan cobarde como el militar, que en el combate arroja las armas y huye. El funcionario que por adulacion, o por interes compromete los derechos populares, es tan perverso y vil como el militar que se dejase corromper por el dinero del enemigo" (63).

Camilo Henriquez con estos argumentos se convirtio en el principal escritor publico que a traves de las paginas de la prensa hacia frente a la opinion publica realista y contrarrevolucionaria. A pesar de la dependencia de Henriquez con el gobierno pudo difundir sus preceptos politicos y su ideologia patriota en Santiago de Chile (64). A traves de La Aurora de Chile y El Monitor Araucano pudo encender el debate politico y polemizar con las fuerzas realistas y aportar en la politizacion de la poblacion. Es indudable que ambos periodicos circularon por Santiago de Chile y diversas provincias y regiones de Chile ademas de su propagacion por Buenos Aires, el Alto Peru, y el propio virreinato peruano (65).

En esta coyuntura surgio tambien El Semanario Republicano en agosto de 1813 y su publicacion estuvo en manos de Antonio Jose Irisarri. Este escritor publico mas independiente del gobierno pudo manifestar una posicion abiertamente mas sediciosa (66). En argumentos de El Chileno de 1818:

"El Semanario Republicano fue el unico fruto del reglamento de la imprenta libre" y "duro hasta que se canso de escribir el que dictaba sus papeles, y haciendo justicia al autor debemos confesar, que no tenia miedo para manifestar sus opiniones pues desaprobaba y condenaba las operaciones de los hombres mas temibles en aquella epoca" (67).

Incluso, para el propio Semanario Republicano la independencia era una necesidad irreversible:

"Por donde quiera que se mire nuestra situacion, no presenta mas remedio que la absoluta independencia, procurada por los medios que nos dicte la razon y la politica [...] la constancia sabra hacer que pasemos por sobre los reveses de la suerte y las contingencias de la guerra inevitable [...] el valor nos hara conocer que nada aventuramos con la independencia, porque bastante merito hemos dado ya para ser reputados por rebeldes; y poniendo toda nuestra seguridad en la suerte de las armas, llevaremos la victoria dependiente de nuestras hazanas [...] solo la independencia es capaz de ponernos a cubierto de las dobles cadenas que nos amenazan, y solo podemos empezar a contar los dias de nuestra felicidad, desde aquel en que rompamos los funestos lazos que nos atan al despotismo espanol" (68)

Antonio Jose Irisarri postulo una guerra e independencia inevitable en 1813 en Santiago de Chile como parte de la lucha revolucionaria americana. Para este escritor publico patriota los principales temas del debate politico se circunscribian a la libertad, los derechos del ciudadano, el cumplimiento de la ley, la Constitucion y las diversas formas de gobierno con que podia contar una sociedad en un contexto realmente problematico y revolucionario (69). Efectivamente, Irisarri fue mas categorico que Camilo Henriquez en los diversos numeros de El Semanario Republicano. Por ejemplo, en septiembre de 1813 senalo: "Estos documentos que nos presenta la experiencia de los siglos nos hacen ver, que las Republicas solo pueden florecer por las virtudes de los Ciudadanos; y que es el mayor error, pretender el establecimiento de un Gobierno republicano en un pueblo vicioso y corrompido" (70). Fue por este lenguaje critico y de oposicion, y las conmociones publicas que sus escritos ocasionaron que dejo de dirigir el periodico en octubre de 1813, pasando la direccion de El Semanario a Camilo Henriquez hasta febrero de 1814. Esta primera experiencia de la prensa de Chile en la denominada Patria Vieja tuvo entonces en la pluma, el papel y las ideas de Camilo Henriquez y Antonio Jose Irisarri a sus mas altos promotores y escritores publicos, los cuales a su manera y en la medida de sus posibilidades aportaron en el desarrollo del ciclo revolucionario y la consecucion de la independencia.

La reconquista realista del general Osorio con el triunfo espanol en Rancagua en octubre de 1814 marco el monopolio de la prensa oficial y la unidireccionalidad de los discursos politicos en Chile. Viva El Rey. La Gaceta del Gobierno de Chile copo los escritos publicos centrales entre 1814 y 1817, resaltando las ideas monarquicas y reproduciendo las noticias, editoriales y argumentos de La Gaceta de Lima. Es indiscutible que el manejo de la gaceta oficial estuvo en correspondencia con los intereses de las armas del rey y el sofocamiento de los movimientos rebeldes de America (71). En el discurso de La Gaceta:

"Espiritus sublimes, hombres ilustrados, y juiciosos; el Gobierno os excita a empelar dignamente vuestras luces ayudandole con sabias producciones a ilustrar a los pueblos, y disipar la espesa niebla que en ellos ha esparcido la obscura Aurora de Chile, el falaz Monitor Araucano, el sedicioso Semanario Republicano, y demas papeles que hasta ahora habian afeado nuestra Imprenta, y que seran eternamente proscriptos" (72).

Fueron los tiempos de la contrarrevolucion en la guerra de la opinion publica en Chile y el fortalecimiento de una linea editorial monolitica que se romperia solamente con los triunfos de los patriotas en las batallas de Chacabuco en 1817 y Maipu en 1818.

En este nuevo contexto, La Gaceta oficial cambiaria de nombre y de intereses: llevo el titulo de Viva la Patria. La Gaceta del Supremo Gobierno de Chile, y, aquella misma coyuntura origino una diversidad de papeles publicos como El Argos de Chile, El Chileno, El Telegrafo, El Duende de Santiago, El Sol de Chile, El Censor de la Revolucion, entre otros (73). Precisamente, en este ultimo periodico publicado en 1820, volveria a cobrar protagonismo otro escritor publico y hombre de armas clave en el ciclo revolucionario: Bernardo de Monteagudo. Conociamos sus ideas impresas en La Gaceta de Buenos Aires, Martir o Libre y El Grito de Sud, y ahora en la direccion de El Censor de la Revolucion volvio a difundir sus preceptos politicos y la necesidad de la independencia de America (74). La principal preocupacion de Monteagudo, en las paginas de El Censor de la Revolucion, fue la consolidacion de la independencia de Chile y, por ende, la materializacion de la Campana hacia el Peru con el objetivo de terminar con el poder realista en America:

"El interes de toda la America lo exige, los pueblos del Peru la desean con ansia, la existencia de Chile depende de ella, y la tranquilidad de las provincias del Rio de la Plata acaso resultara de su buen exito. El Gobierno ha ofrecido mucho tiempo ha el efectuarla, y sus promesas han sido tan repetidas como esteriles: hemos tenido tiempo sobrado para leer en los papeles de Europa los ardientes encomios que los amigos de la libertad han hecho a esta gloriosa empresa, y no hemos podido prescindir de un sentimiento de pena y de rubor al ver que no los mereciamos [...] algunos tienen la confianza de asegurar que no tardara el dia en que los vencedores del Maipu vean y venzan a los opresores del Peru" (75).

Como hemos advertido Monteagudo es el escritor publico, hombre de armas y politico clave que recorrio todo el ciclo revolucionario y mantuvo relaciones con los poderes del Estado y en todas sus intervenciones auspicio y publico periodicos que influyeron en el escenario politico y cultural tanto de Buenos Aires como de Santiago de Chile y, especialmente, el Peru. La figura de Bernardo de Monteagudo podria sintetizar el itinerario ideologico y politico de los escritores publicos y su presencia en la prensa revolucionaria en America del Sur.

Conclusiones: los escritores publicos entre dos fuegos

Despues de todo este recorrido por la prensa y el papel que los escritores publicos cumplieron en ella, es evidente que su vinculacion con el poder politico resulto fundamental. Pero para que este objetivo se hiciera efectivo fue imprescindible que estos hombres de letras se vincularan con otros escritores e intercambiaran informaciones a traves de diversas arterias y redes de comunicacion. Si tenemos algo comprobado a traves de la lectura de las miles de paginas de la prensa en toda America, son sus relaciones y conexiones entre diversas regiones y espacios publicos. Por ejemplo, el caso del abogado bogotano Fernando Lopez Aldana que en 1811 publico El Diario Secreto de Lima como un papel manuscrito y clandestino, ante la ausencia de la libertad de imprenta, para llevar adelante la libertad a los pueblos oprimidos del Peru y socavar con la autoridad politica espanola en la capital del virreinato peruano (76). En ese sentido, difundio su Diario Secreto de mano en mano y de boca en boca, sugiriendo al apoyo de los demas escritores publicos y la formacion de una sociedad filantropica en 1812 cuando redactara e imprimiera El Satelite del Peruano. Lo interesante de El Diario Secreto de Lima estuvo en las diversas redes de comunicacion que construyo a partir de su circulacion por multiples espacios y regiones de America como: Cuzco, Trujillo, Arequipa, Puno, el Alto Peru, Buenos Aires, Santiago de Chile, etc. Pero esta difusion se plasmo cuando El Diario Secreto se llego a imprimir en las paginas de La Gaceta de Buenos Aires en 1811. El impreso clandestino de Lopez Aldana alcanzo nivel internacional y a traves de La Gaceta rioplatense pudo difundirse en toda America. La tematica del impreso mantuvo una relacion con los ideales de los revolucionarios jacobinos de Buenos Aires y Lopez Aldana se convirtio en el agente encubierto de los rebeldes desde la coyuntura de Cadiz. Otro punto importante en el caso del autor de El Diario Secreto fue la publicacion del Satelite del Peruano en 1812 y la catalogacion que hizo el propio virrey Abascal del periodico como el papel mas incendiario que ha salido de las prensas de esta ciudad. La construccion de las diversas redes y arterias de comunicacion de El Satelite del Peruano se percibio cuando periodicos de Buenos Aires y de Santiago de Chile hicieron eco de sus argumentos y los reimprimieron en diversos numeros entre 1812 y 1813. La Aurora de Chile inserto en sus paginas de junio de 1812 parte de la introduccion de El Satelite del Peruano en donde Lopez Aldana defendio la publicacion del Peruano y los ataques de los contrarrevolucionarios realistas y las artimanas del virrey por limitar la libertad de imprenta en el Peru (77). Igualmente, en numeros anteriores, La Aurora reimprimio fragmentos del periodico El Peruano referente a los discursos de los diputados en las Cortes de Cadiz y los debates sobre la libertad de imprenta y la inquisicion (78). La misma tendencia lo tuvo La Gaceta de Buenos Aires en 1812 cuando informo la publicacion de El Satelite del Peruano: "tambien se advierte en los periodicos limenses un aire de libertad tan extrano como el silencio con que se tolera por el visir. En la introduccion del periodico que se publica con el titulo de El Satelite del Peruano dicen sus autores: por patria entendemos toda la vasta extension de ambas Americas" (79). Fernando Lopez Aldana estuvo presente en una diversidad de redes y arterias de comunicacion en los tiempos de las Cortes de Cadiz y muy vinculado a los grupos de poder revolucionarios, esta ultima idea se materializo con mayor fuerza con la llegada de San Martin al Peru y la difusion de una multitud de periodicos donde el autor de El Diario Secreto pudo participar activamente como Los Andes Libres de 1821 y en El Correo Mercantil, Politico y Literario de 1821-1824.

En el caso de la prensa de Chile el escritor publico mas importante que realizo conexiones y canales de comunicacion con diversas publicaciones extranjeras y de gran parte de America fue Camilo Henriquez. A traves de La Aurora de Chile entre 1812 y 1813, El Monitor Araucano en 1813 y 1814, y en los ultimos numeros de El Semanario Republicano de 1813 y 1814, Henriquez copo la esfera publica de la prensa en Santiago de Chile de la Patria Vieja. Por ejemplo, hemos advertido como La Aurora de Chile reprodujo informaciones de periodicos peruanos como El Peruano y El Satelite del Peruano de 1812, ademas, es evidente que tanto en La Aurora como en El Monitor Araucano, Camilo Henriquez reprodujo muchas noticias y partes oficiales del gobierno revolucionario de Buenos Aires que eran difundidas en su Gaceta oficial. La noticia de la celebracion de un aniversario mas de la revolucion de mayo publicada en La Gaceta de Buenos Aires fue reimpresa en La Aurora de Chile: "El 25 de mayo celebro esta capital con pompa, y dignidad el dia de su nacimiento glorioso de la patria, el aniversario de su redencion politica, y la epoca gloriosa de su libertad civil" (80). En El Monitor Araucano de 1813 tambien se difundieron comunicaciones de otros papeles publicos: "Por el Conciso de 9 de marzo, inserto en la Ministerial de Buenos Aires, se sabe lo siguiente: Se ha abolido en Espana el Tribunal de la Inquisicion" (81), y, "acaba de llegar el correo de Buenos Aires de 16 de julio. Todo va bien: la causa de la libertad vuela prosperamente todos sus pasos son felicidades" (82). Incluso, en El Semanario Republicano de 1814, Camilo Henriquez, afirmo: "por correo de Buenos Aires no hemos tenido noticias positivas de Europa porque no se habian recibido papeles publicos [...] un caballero ingles residente en Buenos Aires dice: las noticias de Europa son en verdad muy grandes" (83). La labor periodistica de Henriquez despues de su experiencia en la Patria Vieja y de su exilio luego de la reconquista realista en la batalla de Rancagua en octubre de 1814, prosiguio en la Buenos Aires revolucionaria con las Observaciones acerca de algunos asuntos utiles de 1815 y El Censor de 1817 hasta 1819, reemplazando a Antonio Jose Valdes (84). Efectivamente, Camilo Henriquez pudo en su larga labor de escritor publico relacionarse con el poder politico y ampliar las redes y arterias de comunicacion a traves de un conjunto amplio de intercambios con los papeles publicos de toda America y Europa.

Finalmente, si buscamos un personaje y escritor publico representativo del espacio rioplatense y que pueda conectar su experiencia con el itinerario de aquella capital, de Santiago de Chile y Lima en los tiempos de la independencia seria Bernardo de Monteagudo. Desde sus primeros escritos en La Gaceta de Buenos Aires de 1811 y 1812, la edicion completa de Martir o Libre de 1812 y la direccion de El Grito del Sud de 1812 y 1813, Monteagudo dejo bien en claro sus propuestas politicas e ideologicas apostando por la independencia y la revolucion (85). En Martir o Libre senalo:

"La sagrada tea de la LIBERTAD arde ya por toda la America: podra quiza un despota aventurero o un desnaturalizado parricida apagarla en alguna pequena parte con las lagrimas y la sangre de nuestros mismos hermanos: pero las cenizas de su ruina no haran mas que ocultar el fuego secreto que tarde o temprano ha de devorar a los opresores en su periodica explosion" (86).

Fue en El Grito del Sud donde Monteagudo advirtio la importancia de la ilustracion, la instruccion publica y el papel de los escritores publicos: "En un gobierno tempestuoso erigido entre las convulsiones de una revolucion, nada puede prosperarle mejor, que el fomento de las letras y de la instruccion publica. La influencia de las luces del ingenio, y de las ciencias, es de algun modo mas fuerte, que la de armas, de la autoridad, y del ejemplo" (87). Como reconocio Noemi Goldman, Monteagudo fue, despues de Moreno y Castelli, el unico revolucionario que sobrevivio a la revolucion de mayo y que llego al Peru con el ejercito libertador de San Martin. En ese trayecto participo en los asuntos politicos y en la publicacion de diversos papeles publicos como fue el caso de El Censor de la Revolucion en 1820 en Santiago de Chile y, en territorio peruano, dirigio El Pacificador del Peru en 1821 y auspicio, como ministro del protectorado, multiples periodicos limenos. Precisamente, en el prospecto de El Pacificador del Peru senalo:

"nosotros no necesitamos ofender el decoro publico para combatir a los enemigos de la justicia: si ellos abusan de la Prensa de Lima, si en sus escritos predomina el caracter de la frivolidad, de la intemperancia y de la inverosimilitud, nuestra conducta mostrara la diferencia de la causa que defendemos, y nos degradariamos en envidiar el triunfo que puedan obtener por aquellos medios [...] si los editores de Lima fulminan rayos contra la causa de los patriotas, guardense de que ellos caigan sobre sus mismas cabezas, y que cuando en su despecho apelan a las mismas armas que nosotros para inclinar a su favor la opinion publica, el efecto sea diametralmente opuesto a sus miras" (88).

Indudablemente, la participacion de los escritores publicos en el escenario periodistico, su relacion con el poder politico y la influencia que ocasionaron en el debate publico cumplieron un papel clave. Sus escritos construyeron y cubrieron una amplia red de espacios publicos y canales de comunicacion como hemos podido apreciar en todo este capitulo y, de forma puntual, en las figuras de Fernando Lopez Aldana, Camilo Henriquez y Bernardo de Monteagudo. Entonces, el poder de la prensa y su impacto en la sociedad solamente pudo advertirse a partir del analisis de los discursos politicos contenidos en los periodicos, el contexto en que se produjeron y sus vinculaciones con los intereses de los grupos en conflicto. Ademas, de la construccion de un conjunto de arterias de comunicacion y espacios publicos de sociabilidad, donde el debate y la discusion politica fue algo constante y el tema central de reflexion en la formacion de la opinion publica moderna, en plena coyuntura de la revolucion y las guerras de la independencia.

DOI: http://dx.doi.org/10.15648/hc.34.2019.1

Recibido: 20 de octubre de 2017

Aprobado: 5 de febrero de 2018

Modificado: 15 de febrero de 2018

BIBLIOGRAFIA

Fuentes primarias

El Diario Secreto de Lima, 1811.

El Investigador del Peru, Lima, 1813-1814.

La Gaceta del Gobierno de Lima, 1810-1814.

El Sol del Peru, Lima, 1822.

Los Andes Libres, Lima, 1821.

El Pacificador del Peru, Lima-Barranca, 1821.

La Abeja Republicana, Lima, 1822-1823.

Nuevo Dia del Peru, Trujillo, 1824.

El Correo de Comercio, Buenos Aires, 1810.

La Gaceta de Buenos Aires, 1810-1812.

Martir o Libre, Buenos Aires, 1812.

El Grito del Sud, Buenos Aires, 1812.

El Censor, Buenos Aires, 1816.

La Prensa Argentina, Buenos Aires, 1815.

La Aurora de Chile, Santiago de Chile, 1812-1813.

El Monitor Araucano, Santiago de Chile, 1813-1814.

El Semanario Republicano, Santiago de Chile, 1813.

Viva El Rey. La Gaceta del Gobierno de Chile, 1814.

El Chileno, Santiago de Chile, 1818.

El Censor de la Revolucion, Santiago de Chile, 1820.

Archivo Arzobispal de Lima. Junta Eclesiastica de Purificacion. "Documentos relacionados al expediente de purificacion de don Jose Joaquin Larriva", 1822.

De Larriva Jose Joaquin. Arenga que en presencia del Excmo. Senor Virrey Don Jose Fernando Abascal, pronuncio por la Real Universidad de San Marcos en el besamanos del 27 de diciembre de 1812, el D. D. Jose Joaquin de Larriva. Lima: Imprenta de los huerfanos, por D. Bernandino Ruiz, 1813.

Memoria de Gobierno de Jose Fernando de Abascal y Sousa. Sevilla, tomo I, 1944.

Fuentes secundarias

Beltran, Oscar. Historia del periodismo argentino. Buenos Aires: Editorial, 1943.

Bonilla, Heraclio (ed.). La Constitucion de 1812 en Hispanoamerica y Espana. Bogota: Universidad Nacional de Colombia, 2012.

Bragoni, Beatriz. San Martin. De soldado del Rey a heroe de la nacion. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2010.

Calvo, Nancy. "Voces en pugna. Prensa politica y religion en los origenes de la republica argentina." Hispania Sacra 122 (2008): 575-596.

Carozzi, Silvana. Las filosofias de la revolucion. Mariano Moreno y los jacobinos rioplatenses en la prensa de Mayo, 1810-1815. Buenos Aires: Prometeo, 2011.

Castro Olivas, Jorge Luis. "Sociedades secretas y masoneria en el proceso de emancipacion peruano: la Logia Lautaro en el Peru". (tesis Mg. Historia-UNMSM, 2009).

Clement, Jean-Pierre. "Aproximacion al Diario de Lima (1790-1793) y a Jaime Bausate y Mesa, su autor." El Argonauta Espanol 3 (2016).

Chartier, Roger. El mundo como representacion. Estudios sobre historia cultural. Barcelona: Editorial Gedisa S.A., 1992.

Chassin, Joelle. "Lima, sus elites y la opinion durante los ultimos tiempos de la colonia". En Los espacios publicos en Iberoamerica, editado por

Francois-Javier Guerra y Annick Lemperiere. Mexico: FCE, 1998, 241-269.

Chust, Manuel (ed.). Las independencias iberoamericanas en su laberinto. Valencia: Universidad de Valencia, 2010.

Couyoumdjian, Ricardo (coord.). Chile. Crisis imperial e independencia, 1808-1830. En Coleccion America Latina en la Historia Contemporanea, t. 1. Madrid: Fundacion Mapfre-Editorial Taurus, 2010.

Cornejo, Carlos. "Las gacetas y el Semanario Critico en el Peru colonial del siglo XVIII". Cultura 26 (2012): 57-98.

Darnton, Robert. Los best sellers prohibidos en Francia antes de la revolucion. Buenos Aires: FCE, 2008.

Diaz, Cesar Luis. Comunicacion y revolucion, 1759-1810. Esfera y espacio publico rioplatense. Periodismo, censura, practicas y ambitos de lectura. La Plata: Ediciones de Periodismo y Comunicacion, 2012.

Garavaglia, Juan Carlos. Construir el estado, inventar la nacion. El Rio de la Plata, siglos XVIII-XIX. Buenos Aires: Prometeo, 2007.

Goldman, Noemi. "Libertad de imprenta, opinion publica y debate constitucional en el Rio de la Plata (1810-1827)." Prismas 4 (2000): 9-20.

Goldman, Noemi (ed.). Lenguaje y revolucion: Conceptos politicos clave en el Rio de la Plata, 1780-1850. Buenos Aires: Prometeo, 2008.

Goldman, Noemi. "Legitimidad, soberania e independencia en el pensamiento de Mayo". En El pensamiento de los hombres de mayo, compilado por, Ricardo Tito. Buenos Aires: Editorial Ateneo, 2009.

Guerra, Francois-Xavier. Modernidad e independencias. Madrid: Editorial MAPFRE, S.A., 1992.

Guerra, Francois-Xavier. "Voces del pueblo. Redes de comunicacion y origenes de la opinion en el mundo hispanico (1808-1814)". Revista de Indias vol. LXII, no. 225, mayo-agosto (2002): 357-384.

Martinez Riaza, Ascension. La prensa doctrinal en la independencia de Peru, 1811-1824. Madrid: Ediciones Cultura Hispanica-Instituto de Cooperacion Iberoamericana, 1985.

Mc Evoy, Carmen. "De la comunidad retorica al Estado-Nacion: Bernardo Monteagudo y los dilemas del republicanismo en America del Sud, 1811-1822". En Convivencia y buen gobierno: nacion, nacionalismo y democracia en America Latina, compilado por, Jose Nun y Alejandro Grimson. Buenos Aires: Edhasa, 2006, 59-86.

Molina, Eugenia. El poder de la opinion publica. Trayectos y avatares de una nueva cultura politica en el Rio de la Plata, 1800-1852. Santa Fe: Universidad Nacional del Litoral, 2009.

Montoya, Gustavo. La independencia del Peru y el fantasma de la revolucion. Lima: IEP-IFEA, 2002.

Moran, Daniel y Maria Aguirre. Prensa politica y educacion popular en la independencia de America Latina. Lima: Fondo Editorial de la Universidad de Ciencias y Humanidades, 2015.

Moran, Daniel y Wilder Calderon. La revolucion del impreso. La prensa y el lenguaje politico en la independencia. Lima: Fondo Editorial de la Universidad Peruana Simon Bolivar, 2014.

Moran, Daniel. Batallas por la legitimidad. La prensa de Lima y de Buenos Aires durante las guerras de independencia. Lima: Fondo Editorial de la Universidad de Ciencias y Humanidades, 2013.

Moran, Daniel. "Construyendo al enemigo. La emergencia de identidades politicas y las representaciones del otro en la prensa hispanoamericana en los tiempos de la Independencia." Temas Americanistas 39 (2017): 113-145.

Moran, Daniel. "?Educando a los subditos? Modernidad y tradicion en una epoca revolucionaria. El Investigador [del Peru] (1813-1814)". Revista Historia Critica 41 (2010): 110-133.

Moran, Daniel. "Reformistas, fidelistas y contrarrevolucionarios. Prensa, poder y discurso politico en Lima durante las Cortes de Cadiz, 1810-1814". (tesis Lic. Historia-UNMSM, 2008).

Peralta Ruiz, Victor. La independencia y la cultura politica peruana, 1808-1821. Lima: IEP-Fundacion M. J. Bustamante De la Fuente, 2010.

Peralta Ruiz, Victor. En defensa de la autoridad. Politica y cultura bajo el gobierno del virrey Abascal. Peru, 1806-1816. Madrid: CSIC-Instituto de Historia, 2002.

Perez Guerra, Carlos. "La importancia de los periodicos de la Patria Vieja para el movimiento revolucionario nacional. El aporte de los escritos de Camilo Henriquez y Antonio Jose Irisarri". (tesis Lic. Historia-Universidad de Chile, 2005).

Pineiro, Armando. El periodismo porteno en la epoca de la independencia. Buenos Aires: ANP, 2008.

Porras Barrenechea, Raul. Los ideologos de la emancipacion. Lima: Editorial Milla Batres, 1974.

Rebollero, Antonia. "La cultura". En Chile. Crisis imperial e independencia, 1808-1830, coordinado por Ricardo Couyoumdjian, Coleccion America Latina en la Historia Contemporanea, t. 1. Madrid: Fundacion Mapfre-Editorial Taurus, 2010, 223-276.

Rosas Lauro, Claudia. Del trono a la guillotina: El impacto de la revolucion francesa en el Peru (1789-1808). Lima: PUCP-IFEA-Embajada de Francia, 2006.

San Francisco, Alejandro. "La vida politica", En Chile. Crisis imperial e independencia, 1808-1830, coordinado por Ricardo Couyoumdjian, Coleccion America Latina en la Historia Contemporanea, t. 1. Madrid: Fundacion Mapfre-Editorial Taurus, 2010, 39-88.

Soto, Angel (ed.). Entre tintas y plumas. Historia de la prensa chilena del siglo XIX. Santiago: Universidad de los Andes, 2004.

Subrahmanyam, Sanjay. "Connected Histories: Notes towards a Reconfiguration of Early Modern Eurasia", Modern Asian Studies, Vol. 31, No. 3 (1997): 735-762.

Tito, Ricardo (comp.). El pensamiento de los hombres de Mayo. Buenos Aires: Editorial Ateneo, 2009.

Urquiza, Oscar. La cultura de Buenos Aires a traves de su prensa periodica, 1810-1820. Buenos Aires: Eudeba, 1972.

Vazquez, Graciana. Revolucion y discurso. Un portavoz para la integracion hispanoamericana: Bernardo Monteagudo (1809-1825). Buenos Aires: La Isla de la Luna, 2006.

Luis Daniel Moran Ramos

Docente investigador de la Universidad San Ignacio de Loyola (Peru). Correo electronico: luis.moranr@usil. pe. El autor es doctor en historia de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Entre sus publicaciones recientes tenemos: "Construyendo al enemigo. La emergencia de identidades politicas y las representaciones del otro en la prensa hispanoamericana en los tiempos de la Independencia", Temas Americanistas, No 39 (2017) y "El mundo de los impresos y los discursos politicos en el Peru. La prensa en la experiencia de las Cortes de Cadiz y el ciclo revolucionario en America". En Chust Manuel y Claudia Rosas (eds.), El Peru en Revolucion. Independencia y guerra: un proceso, 1780-1826. Espana: Universitat Jaume I-El Colegio de Michoacan-PUCP, 2017. Entre sus temas de interes estan: la historia politica y cultural de America Latina, y la historia de la prensa y los medios de comunicacion en los tiempos de la independencia.

* Este articulo forma parte del primer capitulo de la tesis doctoral: Daniel Moran, "La revolucion y la guerra de propaganda en America del Sur. Itinerarios politicos de la prensa en Lima, Buenos Aires y Santiago de Chile (1810-1822)", (tesis de Doctor en Historia, Facultad de Filosofia y Letras, Universidad de Buenos Aires, 2017), financiado por el CONICET (Argentina) y la Universidad San Ignacio de Loyola (Peru).

(1) El Investigador, No. 29, Lima, lunes 29 de noviembre de 1813.

(2) Sobre el concepto de opinion publica vease: Eugenia Molina, El poder de la opinion publica. Trayectos y avatares de una nueva cultura politica en el Rio de la Plata, 1800-1852 (Santa Fe: Universidad Nacional del Litoral, 2009), Francois-Xavier Guerra, "Voces del pueblo. Redes de comunicacion y origenes de la opinion en el mundo hispanico (1808-1814)", Revista de Indias vol. LXII, no. 225, mayo-agosto (2002): 357-384; y, Joelle Chassin, "Lima, sus elites y la opinion durante los ultimos tiempos de la colonia", en Los espacios publicos en Iberoamerica, eds. Francois- Javier Guerra y Annick Lemperiere (Mexico: FCE, 1998): 241-269.

(3) Entendemos por escritores publicos a los hombres de letras e ilustrados americanos que escriben en los periodicos, gacetas, impresos, pasquines, etc., y que tienen un poder de interaccion ideologica y politica en los tiempos de la independencia. Estos escritores publicos serian la genesis de lo que llamariamos a mediados del siglo XIX periodistas. Para una explicacion detenida vease: Daniel Moran, Batallas por la legitimidad. La prensa de Lima y de Buenos Aires durante las guerras de independencia (Lima: Fondo Editorial de la Universidad de Ciencias y Humanidades, 2013); y, Cesar Luis Diaz, Comunicacion y revolucion, 1759-1810. Esfera y espacio publico rioplatense. Periodismo, censura, practicas y ambitos de lectura (La Plata: Ediciones de Periodismo y Comunicacion, 2012). Ademas, resulta util mencionar, a pesar de no ser la materia central de estudio, la participacion de Jaime Bauzate y Meza en la prensa inicial del siglo XVIII: Jean-Pierre Clement, "Aproximacion al Diario de Lima (1790-1793) y a Jaime Bausate y Mesa, su autor", El Argonauta Espanol 3 (2016) y Carlos Cornejo, "Las gacetas y el Semanario Critico en el Peru colonial del siglo XVIII", Cultura 26 (2012): 57-98.

(4) Para una aproximacion a la tematica, consultar: Daniel Moran, Batallas por la legitimidad.; Ascension Martinez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia de Peru, 1811-1824 (Madrid: Ediciones Cultura Hispanica-Instituto de Cooperacion Iberoamericana, 1985); Claudia Rosas Lauro, Del trono a la guillotina: El impacto de la revolucion francesa en el Peru (1789-1808) (Lima: PUCP-IFEA-Embajada de Francia, 2006); y Silvana Carozzi, Las filosofias de la revolucion. Mariano Moreno y los jacobinos rioplatenses en la prensa de Mayo, 1810-1815 (Buenos Aires: Prometeo, 2011).

(5) Ascension Martinez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia de Peru, 61-68; Nancy Calvo, "Voces en pugna. Prensa politica y religion en los origenes de la republica argentina", Hispania Sacra Vol. 122 (2008): 576-580.

(6) Para un alcance teorico y metodologico sobre el tema vease: Roger Chartier, El mundo como representacion. Estudios sobre historia cultural (Barcelona: Editorial Gedisa S.A., 1992); Robert Darnton, Los best sellers prohibidos en Francia antes de la revolucion (Buenos Aires: FCE, 2008); y, Francois-Xavier Guerra, Modernidad e independencias (Madrid: Editorial MAPFRE, S.A., 1992). Un caso practico de estos espacios vinculando prensa, discursos e identidades politicas puede consultarse: Daniel Moran, "Construyendo al enemigo. La emergencia de identidades politicas y las representaciones del otro en la prensa hispanoamericana en los tiempos de la Independencia", Temas Americanistas, No. 39 (2017): 113-145.

(7) Noemi Goldman, "Legitimidad, soberania e independencia en el pensamiento de Mayo", en El pensamiento de los hombres de Mayo, comp., Ricardo Tito (Buenos Aires: Editorial Ateneo, 2009), 7-17; Noemi Goldman, "Libertad de imprenta, opinion publica y debate constitucional en el Rio de la Plata (1810-1827)", Prismas 4 (2000): 10-15.

(8) Sanjay Subrahmanyam. "Connected Histories: Notes towards a Reconfiguration of Early Modern Eurasia", Modern Asian Studies, Vol. 31, No. 3 (1997): 735-762.

(9) Para un balance historiografico reciente de las independencias vease: Manuel Chust (ed.), Las independencias iberoamericanas en su laberinto (Valencia: Universidad de Valencia, 2010); y, Heraclio Bonilla (ed.), La Constitucion de 1812 en Hispanoamerica y Espana (Bogota: Universidad Nacional de Colombia, 2012).

(10) La Gaceta de Gobierno de Lima. No. 1, sabado 13 de octubre de 1810.

(11) Daniel Moran, "Reformistas, fidelistas y contrarrevolucionarios. Prensa, poder y discurso politico en Lima durante las Cortes de Cadiz, 1810-1814", (tesis Lic. Historia-UNMSM, 2008), 146-147; y, Victor Peralta Ruiz, En defensa de la autoridad. Politica y cultura bajo el gobierno del virrey Abascal. Peru, 1806-1816 (Madrid: CSIC-Instituto de Historia), 47.

(12) Larriva tambien auspicio los periodicos El Argos Constitucional, El Anti- Argos, El Cometa y escribio algunos articulos en El Verdadero Peruano. Vease: Daniel Moran, Reformistas, fidelistas y contrarrevolucionarios, 89.

(13) Daniel Moran, "?Educando a los subditos? Modernidad y tradicion en una epoca revolucionaria. El Investigador [del Peru] (1813-1814)", Revista Historia Critica 41 (2010): 112- 114.

(14) Raul Porras Barrenechea, Los ideologos de la emancipacion (Lima: Editorial Milla Batres, 1974), 131.

(15) Jose Joaquin de Larriva, Arenga que en presencia del Excmo. Senor Virrey Don Jose Fernando Abascal, pronuncio por la Real Universidad de San Marcos en el besamanos del 27 de diciembre de 1812, el D. D. Jose Joaquin de Larriva (Lima: Imprenta de los huerfanos, por D. Bernandino Ruiz, 1813), 35-40.

(16) Daniel Moran, Reformistas, fidelistas y contrarrevolucionarios, 83-85.

(17) Archivo Arzobispal de Lima, Junta Eclesiastica de Purificacion, "Documentos relacionados al expediente de purificacion de don Jose Joaquin Larriva", 1822. Recuerdese que estos tres ilustres limenos eran Don Mariano Tramarria, el senor marques de Monterrico y el doctor Manuel Concha, los cuales testificaron a favor del patriotismo de Larriva.

(18) Victor Peralta Ruiz, La independencia y la cultura politica peruana, 1808- 1821 (Lima: IEP-Fundacion M. J. Bustamante De la Fuente, 2010), 204-205; Joelle Chassin, "Lima, sus elites y la opinion", 247-248; y, Ascension Martinez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia, 31.

(19) El Diario Secreto de Lima. No. 3, miercoles 6 de febrero de 1811.

(20) El Diario Secreto de Lima. No. 1, viernes 1 de febrero de 1811.

(21) Daniel Moran, Batallas por la legitimidad.

(22) Memoria de Gobierno de Jose Fernando de Abascal y Sousa (Sevilla, tomo I, 1944), 435.

(23) Ascension Martinez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia, 81-84.

(24) Prospecto del Nuevo Dia del Peru, Trujillo, julio de 1824.

(25) Ascension Martinez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia, 77-78.

(26) El Sol del Peru, No. 2, Lima, jueves 21 de marzo de 1822.

(27) Daniel Moran y Wilder Calderon, La revolucion del impreso. La prensa y el lenguaje politico en la independencia (Lima: Fondo Editorial de la Universidad Peruana Simon Bolivar, 2014); y Ascension Martinez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia, 74-76.

(28) Los Andes Libres, No. 11, Lima, viernes 26 de octubre de 1821.

(29) El Pacificador del Peru, No. 7, Lima-Barranca, 10 de junio de 1821.

(30) La Abeja Republicana, No. 4, Lima, jueves 15 de agosto de 1822, t. 1.

(31) Daniel Moran y Maria Aguirre, Prensa politica y educacion popular en la independencia de America Latina (Lima: Fondo Editorial de la Universidad de Ciencias y Humanidades, 2015); y Ascension Martinez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia, 42-44.

(32) Jorge Luis Castro Olivas, "Sociedades secretas y masoneria en el proceso de emancipacion peruano: la Logia Lautaro en el Peru", (tesis Mg. Historia-UNMSM, 2009).

(33) Prospecto El Sol del Peru, No. 1, Lima, jueves 14 de marzo de 1822.

(34) Daniel Moran y Wilder Calderon, La revolucion del impreso, 141-178; y Ascension Martinez Riaza, La prensa doctrinal en la independencia, 45-50.

(35) Silvana Carozzi, Las filosofias de la revolucion.

(36) Armando Pineiro, El periodismo porteno en la epoca de la independencia (Buenos Aires: ANP, 2008), 21-26; y, Oscar Beltran, Historia del periodismo argentino (Buenos Aires: Editorial, 1943), 30-37.

(37) Silvana Carozzi, Las filosofias de la revolucion, 174-175.

(38) Juan Carlos Garavaglia, Construir el estado, inventar la nacion. El Rio de la Plata, siglos XVIII-XIX (Buenos Aires: Prometeo, 2007), 234; y, Armando Pineiro, El periodismo porteno, 33-35.

(39) El Correo de Comercio. No. 3 y 4, Buenos Aires, sabado 17 y 24 de marzo de 1810, respectivamente.

(40) El Correo de Comercio. No. 12, Buenos Aires, sabado 19 de mayo de 1810.

(41) El Correo de Comercio, No. 24, Buenos Aires, sabado 11 de agosto de 1810. Vease: Armando Pineiro, El periodismo porteno, 37-38; y, Silvana Carozzi, Las filosofias de la revolucion, 181-182.

(42) Por ejemplo, es evidente la influencia de Manuel Belgrano en los dos primeros periodicos del Rio de la Plata, El Telegrafo Mercantil (1801-1802) y El Semanario de Agricultura (1804-1807), propiciando el apoyo del Consulado de Buenos Aires y, ademas, publicando algunos articulos en las paginas de esos diarios. Vease: Oscar Beltran, Historia del periodismo argentino, 28.

(43) Ricardo Tito (comp.), El pensamiento de los hombres de Mayo (Buenos Aires: Editorial Ateneo, 2009), 227.

(44) Noemi Goldman (ed.), Lenguaje y revolucion: Conceptos politicos clave en el Rio de la Plata, 1780-1850 (Buenos Aires: Prometeo, 2008), 99-100; y, Silvana Carozzi, Las filosofias de la revolucion, 64-65.

(45) Graciana Vazquez, Revolucion y discurso. Un portavoz para la integracion hispanoamericana: Bernardo Monteagudo (1809-1825) (Buenos Aires: La isla de la luna, 2006), 67; Oscar Beltran, Historia del periodismo argentino, 44-52. El Dean Gregorio Funes solamente se hizo cargo de la Gaceta algunos meses de 1811 destacandose por su pluma elegante y disuasiva. Debe subrayarse su discurso sobre la libertad de prensa y el reglamento que devino de el para entender tanto los limites como las ventajas de esa libertad ahora reglamentada por el poder politico. Ademas, es importante resaltar su papel en el pulpito a traves de sus panfletos, sermones y su oratoria patriotica en la decada revolucionaria.

(46) La Gaceta de Buenos Aires, No.3, jueves 21 de junio de 1810.

(47) Pazos Silva volveria a publicar otro periodico en 1816 con el titulo de La Cronica Argentina.

(48) Graciana Vazquez, Revolucion y discurso, 67-68; y, Eugenia Molina, El poder de la opinion publica, 223-224.

(49) Graciana Vazquez, Revolucion y discurso; Gustavo Montoya, La independencia del Peru y el fantasma de la revolucion (Lima: IEP-IFEA, 2002); y, Carmen Mc Evoy, "De la comunidad retorica al Estado-Nacion: Bernardo Monteagudo y los dilemas del republicanismo en "America del Sud", 1811-1822", en Convivencia y buen gobierno: nacion, nacionalismo y democracia en America Latina, comps, Jose Nun y Alejandro Grimson (Buenos Aires: Edhasa, 2006).

(50) Graciana Vazquez, Revolucion y discurso, 69-71; y, Silvana Carozzi, Las filosofias de la revolucion, 233-301.

(51) Daniel Moran y Maria Aguirre, Prensa politica y educacion popular; y, Beatriz Bragoni, San Martin. De soldado del Rey a heroe de la nacion (Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 2010).

(52) El Censor de la Revolucion, No. 7, Santiago de Chile, 10 de julio de 1820.

(53) El Pacificador del Peru, No. 1, Lima-Huaura, 10 de abril de 1821.

(54) Oscar Urquiza, La cultura de Buenos Aires a traves de su prensa periodica, 1810-1820 (Buenos Aires, Eudeba 1972), 17-20.

(55) El Censor, No. 53, Buenos Aires, jueves 29 de agosto de 1816.

(56) La Prensa Argentina, No. 2, Buenos Aires, martes 19 de septiembre de 1815.

(57) Oscar Urquiza, La cultura de Buenos Aires, 13-27; y, Eugenia Molina, El poder de la opinion publica.

(58) Prospecto El Chileno, Santiago de Chile, miercoles 15 de julio de 1818.

(59) Angel Soto (ed.). Entre tintas y plumas. Historia de la prensa chilena del siglo XIX (Santiago: Universidad de los Andes, 2004).

(60) Carlos Perez Guerra, La importancia de los periodicos de la Patria Vieja para el movimiento revolucionario nacional. El aporte de los escritos de Camilo Henriquez y Antonio Jose Irisarri (tesis Lic. Historia, Universidad de Chile, 2005); y, Antonia Rebollero, "La cultura", en Chile. Crisis imperial e independencia, 1808-1830, coord., Ricardo Couyoumdjian, Coleccion America Latina en la Historia Contemporanea, t. 1 (Madrid: Fundacion Mapfre-Editorial Taurus, 2010), 247.

(61) Alejandro San Francisco, "La vida politica", en Chile. Crisis imperial e independencia, 1808-1830, coord., Ricardo Couyoumdjian, Coleccion America Latina en la Historia Contemporanea, t. 1 (Madrid: Fundacion Mapfre-Editorial Taurus, 2010), 47-48; y, Carlos Perez Guerra. La importancia de los periodicos.

(62) La Aurora de Chile, No. 9, Santiago, jueves 9 de abril de 1812.

(63) El Monitor Araucano, No. 1, Santiago de Chile, jueves 2 de diciembre de 1813., t. 2.

(64) Prospecto El Chileno, Santiago de Chile, miercoles 15 de julio de 1818.

(65) Daniel Moran y Maria Aguirre, Prensa politica y educacion popular, 91-94; y, Antonia Rebollero, "La cultura", 247-248.

(66) Alejandro San Francisco, "La vida politica", 48-49.

(67) Prospecto El Chileno, Santiago de Chile, miercoles 15 de julio de 1818.

(68) El Semanario Republicano, No. 5, Santiago de Chile, sabado 4 de septiembre de 1813.

(69) Carlos Perez Guerra, La importancia de los periodicos, 49-65.

(70) El Semanario Republicano, No. 8, Santiago de Chile, sabado 25 de septiembre de 1813.

(71) Antonia Rebollero, "La cultura", 248.

(72) Viva El Rey. La Gaceta del Gobierno de Chile, Prospecto, noviembre de 1814.

(73) Prospecto El Chileno, Santiago de Chile, miercoles 15 de julio de 1818.

(74) Eugenia Molina, El poder de la opinion publica, Silvana Carozzi, Las filosofias de la revolucion, y, Daniel Moran, Batallas por la legitimidad.

(75) El Censor de la Revolucion, No. 1, Santiago de Chile, 20 de abril de 1820.

(76) Daniel Moran y Wilder Calderon, La revolucion del impreso, 85-108.

(77) La Aurora de Chile, No. 18, Santiago, jueves 11 de junio de 1812.

(78) La Aurora de Chile, No. 15, Santiago, jueves 21 de mayo de 1812.

(79) La Gaceta Ministerial del Gobierno de Buenos Aires, No. 5, viernes 8 de mayo de 1812.

(80) La Aurora de Chile, No. 22, Santiago, jueves 9 de julio de 1812.

(81) El Monitor Araucano, No. 41, Santiago de Chile, sabado 10 de julio de 1813.

(82) El Monitor Araucano, No. 52, Santiago de Chile, jueves 5 de agosto de 1813.

(83) El Semanario Republicano, No. 11, Santiago de Chile, sabado 8 de enero de 1814.

(84) Oscar Urquiza, La cultura de Buenos Aires, 23.

(85) Silvana Carozzi, Las filosofias de la revolucion, 195-198; y, Daniel Moran, Batallas por la legitimidad, 97.

(86) Martir o Libre, No. 5, Buenos Aires, lunes 27 de abril de 1812.

(87) El Grito del Sud, No. 7, Buenos Aires, martes 25 de agosto de 1812.

(88) Prospecto de El Pacificador del Peru, Lima-Huaura, de abril de 1821.
COPYRIGHT 2019 Universidad del Atlantico (Colombia)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:TEMA ABIERTO
Author:Moran Ramos, Luis Daniel
Publication:Historia Caribe
Date:Jan 1, 2019
Words:14497
Previous Article:EDITORIAL.
Next Article:Actores y ritual civico durante el porfiriato: la celebracion del dia de la independencia en Sinaloa, Mexico, 1888-1910.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters