Printer Friendly

Criterios inspiradores de la reforma del proceso de nulidad.

Resumen: En este trabajo se exponen los medios tecnicos a traves de los cuales se ha llevado a cabo cada uno de esos criterios, y en que medida se puede considerar que los medios empleados conducen a alcanzar el objetivo pretendido (la celeridad y gratulad de los procesos de nulidad, con el fin de servir mejor a la salvacion de las almas). Las medidas tendentes a reforzar la responsabilidad del Obispo en su diocesis son claras y eficaces para obtener ese fin: tanto por los procesos en los que actua como juez, como por la mayor discrecionalidad de la que goza para nombrar juez unico y jueces laicos (sin compartir su responsabilidad con la Conferencia Episcopal). Ahora bien, esta mayor discrecionalidad en el nombramiento de jueces, puede ser considerada tambien como medida que favorece la colegialidad episcopal menos que las previsiones anteriores a la reforma. A partir de la reforma cada Obispo diocesano goza de mayor autonomia en su diocesis, sin necesidad de contar con la aprobacion de la Conferencia episcopal, que es una estructura de gobierno, al servicio de la colegialidad y la comunion episcopal.

Palabras clave: Proceso ordinario de nulidad, Proceso breve ante el Obispo, Apelacion.

Abstract: This paper presents the technical means by which each of the criteria has been framed, and to what extent the means employed may be regarded as leading to the achievement of the desired objective (efficiency and cost-free nature of nullity processes, so as to better serve the salvation of souls). Measures that strengthen the responsibility of the bishop In his diocese are clear and effective in achieving this end: both in the processes in which he acts as a judge and in the greater discretion he enjoys in appointing a single judge and lay judges, without sharing such responsibility with the Episcopal Conference. However, greater discretion in the appointment of judges may also be read as a measure that favors episcopal collegiality less than was foreseen prior to the reform. Following the reform, each diocesan Bishop enjoys greater autonomy in his diocese, with no requirement of approval from the Episcopal Conference, which is a structure of government at the service of episcopal collegiality and communion.

Keywords: Ordinary Process of Nullity, Brief Process Before the Bishop, Appeal.

Criteria for the Reform of the Nullity Process

1. INTRODUCCION: LOS CRITERIOS INSPIRADORES SEGUN EL TEXTO NORMATIVO

El texto del mota proprio Mitis Index (en adelante, MI) anota cuales han sido los criterios inspiradores de la reforma (1). En este trabajo se exponen los medios tecnicos a traves de los cuales se ha llevado a cabo cada uno de esos criterios, y en que medida se puede considerar que los medios empleados conducen a alcanzar el objetivo pretendido (la celeridad y grataidad de los procesos de nulidad, con el fin de servir mejor a la salvacion de las almas). Se intentara evitar tanto el dramatismo sobre esta <<refundacion>> (2) de los procesos canonicos de nulidad como la euforia. En mi opinion, ni hay motivos de alarma ni estamos ante el unico o el mejor modo de ejercitar la potestad judicial, de vivir la colegialidad episcopal o la justicia entre las partes. Estamos ante una reforma que ha entrado en vigor, y deseamos contribuir a su correcta aplicacion.

2. UNA SOLA SENTENCIA EN FAVOR DE LA NULIDAD ES EJECUTIVA

Esta medida, de la que ya se venia discutiendo en la doctrina anos atras, y que estuvo vigente en las normas dadas a la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de America, y luego extendidas a otros paises, en los anos del post-concilio (3), presenta la ventaja de su claridad y simplicidad a la hora de ser aplicada. Por ello, facilitara uno de los fines principales de la reforma: la celeridad de los procesos. Se ha puesto de manifiesto que la supresion de la doble conforme y la instauracion del proceso breve ante el Obispo son las dos medidas que mayor favorecen la celeridad de los procesos canonicos de nulidad matrimonial (4). Como es sabido, la <<doble sentencia conforme>> tiene su origen en la Iglesia en la Constitucion apostolica Dei Miseratione, de 1741 y, por tanto, no es de Derecho divino. Es claro que podia suprimirse. Ya antes de la reforma del Romano Pontifice Francisco, se suprimio ad experimentum, durante tres anos, la exigencia de la doble sentencia conforme en la Rota Romana (5). Esta facultad especial fue interpretada--mas alla de lo expresado en el texto que la concedia--como inapelabilidad de las sentencias. Despues de la reforma del motu proprio MI no parece posible seguir manteniendo esa interpretacion (6).

La supresion de la exigencia de la doble sentencia conforme para que el fallo sea ejecutivo, no afecta a la necesidad de que el juez decida a favor de la nulidad solo cuando haya alcanzado la certeza moral (7), tambien cuando la causa es tramitada por el proceso brevior (8). La reforma introducida por el MI no recoge la llamada <<certeza prevalente>> (9) de las normas americanas, y en la medida en que es posible que se ejecute la nulidad de un solo juez, incrementa notablemente la responsabilidad del juez en la decision (10).

Asimismo, la supresion de la doble conforme no supone que la sentencia afirmativa de la nulidad no sea apelable (11). Se concede a las partes y al defensor del vinculo el derecho de apelacion. La apelacion ha cambiado su naturaleza: ha dejado de ser un deber que operaba ope legis en muchos casos, y ha pasado a ser un derecho de las partes, que pueden ejercitar o no, segun consideren oportuno.

Puede afirmarse que esta reforma supone una muestra de confianza en el trabajo de los tribunales inferiores (12). ?En que modo afectara esta medida a la elaboracion de unos criterios jurisprudenciales uniformes, que era una de las razones por la que se exigia la doble conforme (13)? Los criterios para ponderar los efectos de esta medida necesitan una perspectiva temporal de mayor distancia respecto a su entrada en vigor. Pero en todo caso, son parametros de ponderacion distintos al fin principal de la reforma: la celeridad del proceso de nulidad (14). La supresion de la doble conformidad supone que ahora puede obtenerse una sentencia firme en un plazo que oscila entre cuatro meses y un ano (15). La reforma agiliza ciertamente la primera instancia, pero no la segunda. En el regimen anterior se preveia la confirmacion por decreto. Ahora, si hay apelacion, el tribunal superior esta supeditado a las peticiones que haya hecho el apelante (16), y la apelacion que se tramita por el proceso contencioso ordinario de nulidad, se decide mediante sentencia.

3. EL JUEZ UNICO, BAJO LA RESPONSABILIDAD DEL OBISPO

La posibilidad de que las causas de nulidad matrimonial se tramiten ante un unico juez (no ante un tribunal colegiado), era otra de las principales propuestas de reforma que estaban en estudio (17). Asi en el preambulo del MI se anota: <<la constitucion del juez unico en primera instancia, siempre clerigo, se deja a la responsabilidad del Obispo, que en el ejercicio pastoral de la propia potestad judicial debera asegurar que no se permita ningun laxismo>>.

La regla general, tambien despues de la reforma, segun lo que establece el nuevo c. 1673 [seccion] 3 (<<las causas de nulidad de matrimonio se reservan a un colegio de tres jueces. Este debe ser presidido por un juez clerigo, los demas jueces pueden ser tambien laicos>>) sera que en las diocesis donde resulte posible, se sigan tramitando las casusas de nulidad ante tribunales colegiados. Ahora bien, a tenor del [seccion] 4 del mismo c. 1673, <<el Obispo Moderador, si no es posible constituir el tribunal colegial en la diocesis o en el tribunal cercano que ha sido elegido conforme al [seccion] 2, confie las causas a un juez unico, clerigo, que, donde sea posible, se asocie dos asesores de vida ejemplar, expertos en ciencias juridicas o humanas, aprobados por el Obispo para esta tarea; al mismo juez unico competen, salvo que resulte de modo diverso, las funciones atribuidas al colegio, al presidente o al ponente>> (18). Es decir, la novedad de la reforma en este punto mas que en la posibilidad de tramitacion ante el juez unico en primera instancia --que ya se permitia en el c. 1425 [seccion] 4-, es que ya no se requiere autorizacion de la Conferencia Episcopal, como venia siendo exigido hasta ahora (19).

La posibilidad de que los obispos nombren jueces laicos--a tenor de lo previsto en el nuevo c. 1676 [seccion] 3--no supone que estos puedan actuar como jueces unicos (20). En este aspecto la novedad es que no se exige mayoria de jueces clerigos en el colegio, ni tampoco se precisa de la autorizacion de la Conferencia Episcopal, como venia siendo preceptivo antes de la reforma. Esta medida, aunque sea menos llamativa que otras, puede resultar de importancia para nombrar en el futuro jueces bien preparados (21), y ha sido considerada como una de las medidas mas eficaces en orden a dar agilidad y celeridad a los procesos (22). No obstante, <<incluso en las diocesis mas pequenas, el tribunal diocesano debe tener al menos un juez clerigo, un defensor del vinculo y un notario>> (23).

La responsabilidad del Obispo se ha visto reforzada en la reforma (24), al atribuirsele la competencia de nombrar hasta dos jueces laicos para que formen parte del tribunal colegiado. Asimismo, es competencia del Obispo Diocesano, encomendar a un juez unico (que ha de ser sacerdote), si no resulta posible constituir un tribunal colegiado, la tramitacion de la casusa de nulidad. El ejercicio de ambas competencias es exclusivo del Obispo (25), sin necesidad de que intervenga la Conferencia Episcopal (26). Ahora bien, la responsabilidad del Obispo no se agota en la mision de juzgar, sino que se extiende tambien a su deber de procurar una mayor colaboracion del tribunal con las estructuras diocesanas de pastoral familiar (27). Esta colaboracion reviste una especial importancia por lo que se refiere a la investigacion prejudicial (28).

Autorizadas opiniones doctrinales han manifestado que no ven <<razones fundadas para no haber abierto la posibilidad de juez unico tambien en segunda instancia>> (29) o de jueces unicos que sean laicos (30), o de que los laicos pudieran presidir un tribunal colegiado. Todas estas medidas habrian eliminado eventuales obstaculos para el ejercicio agil y competente de la funcion judicial, donde no haya sacerdotes suficientes, pero cuenten con laicos preparados.

4. EL MISMO OBISPO ES JUEZ

La caracteristica mas destacada de la reforma tal vez sea que subraya la posicion del Obispo como juez de la diocesis (31), encomendandole la obligacion de juzgar personalmente algunas causas de nulidad. Este es un cambio importante no solo respecto a la tramitacion de las nulidades matrimoniales, sino respecto al criterio hasta ahora establecido en el codigo de descentralizar la actividad judicial. En el Subsidio aplicativo, se recuerda: <<El Obispo en su Iglesia, como padre y juez, es icono de Cristo-Sacramento. Por lo tanto, el sea personalmente juez, dando un signo de la potestad sacramental. Esto vale especialmente para el proceso mas breve: no es el Obispo quien instruye la causa, interrogando a las partes y testigos, sino que el interviene como juez en los casos en los que es evidente la nulidad. La verdad del juicio es garantizada, ya que personas cualificadas asisten al Obispo, el cual asume luego la certeza moral sobre la sentencia a pronunciar>> (32).

En el proceso documental (33), la unica novedad es que el juez que dicta sentencia puede ser el mismo Obispo diocesano (34). En el proceso abreviado, el Obispo debe ejercer personalmente la funcion judicial, no cabe la posibilidad de delegar la decision (35).

Los aspectos antes mencionados dentro de este criterio resultan claros. Hay otros aspectos cuya aplicacion ha suscitado mas dificultades. Asi, el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos contesta a una diocesis italiana que manifestaba sus dudas respecto al modo de proceder, debido a la existencia en Italia de los Tribunales Regionales, que para poder acoger en cada Diocesis el procedimiento breve de nulidad regulado en los cc. 1683-1687, no es necesario instituir un tribunal propio en cada diocesis, pues es el Obispo diocesano el <<juez monocratico>> competente para esas causas. El Obispo diocesano debera servirse de dos oficios para poder juzgar: del Vicario judicial, cuyo nombramiento estable es preceptivo a tenor del c. 1420 [seccion] 1 CIC que es a quien corresponde aceptar el libelo de demanda que introduce la causa (arts. 15 y 16 de las normas procedimentales) y el defensor del vinculo (cc. 1435-1436), que necesariamente debera actuar en el proceso. Asimismo, el Obispo diocesano debera disponer de los instructores y asesores a los que se refiere el nuevo canon 1685. Estos oficios no es necesario que sean establemente instituidos, pueden nombrarse ad casum. Asi pues, en Italia, los Obispos diocesanos podran seguir enviando al Tribunal regional las causas que deban tramitarse por el procedimiento contencioso ordinario de nulidad, y deberan, en cambio, decidir personalmente las que se tramiten por el procedimiento breve. Desde el punto de vista de los conyuges que deseen solicitar la nulidad de su matrimonio, pueden dirigirse tanto al Vicario Judicial de su diocesis, si se cumplen las condiciones para que la causa pueda tramitarse por el procedimiento breve ante el Obispo, como al Presidente del Tribunal regional en la que su diocesis este integrada, si la causa es mas compleja o falta el consentimiento del demandado (nuevo c. 1683, 1 CIC). En todo caso, el Vicario Judicial y el Presidente del Tribunal regional deberan proceder conforme a lo previsto en el art. 15 de las reglas procedimentales (36).

Esta interpretacion es distinta de la que expreso el Decano de la Rota Romana en L'Osseruatore Romano. El 4 de noviembre, en el Palacio de la Cancilleria, se celebro el acto de apertura del nuevo ano academico del Estudio rotal. Tres dias despues, L'Osservatore Romano refiere que al iniciar la ceremonia el Decano de la Rota Romana, monsenor Pio Vito Pinto--ex presidente de la comision de redaccion del motu proprio--, leyo la siguiente declaracion: <<El Santo Padre, con la finalidad de aportar una claridad definitiva en la aplicacion de los documentos pontificios sobre la reforma matrimonial, ha pedido al Decano de la Rota Romana que se manifieste claramente la intencion del supremo legislador de la Iglesia sobre los dos motu proprio promulgados el 8 de septiembre del 2015:

>>1. El Obispo diocesano tiene el derecho nativo y libre a causa de esta ley pontificia de ejercer personalmente la funcion de juez y de erigir su tribunal diocesano;

2. En el interior de la provincia eclesiastica, los obispos pueden decidir libremente crear un tribunal interdiocesano, en el caso de que no reconozcan la posibilidad en el futuro inmediato de constituir su propio tribunal; manteniendo, en conformidad con el derecho y con licencia de la Santa Sede, la capacidad que metropolitanos de dos o mas provincias eclesiasticas puedan ponerse de acuerdo en crear el tribunal interdiocesano tanto de primera como de segunda instancia>>.

Un mes despues, el Romano Pontifice Francisco, mediante el rescripto ex audientia entregado el 7 de diciembre al Decano de la Rota Romana y hecho publico el 11 de diciembre, declara: <<Las leyes de reforma del proceso matrimonial suscitadas abrogan o derogan toda ley o norma contraria hasta ahora vigente--general, particular o especial--tambien eventualmente aprobada en forma especifica (como, por ejemplo, el motu proprio "Qua cura", dado por mi antecesor Pio XI en tiempos muy distintos a los presentes)>>.

En suma, despues del rescripto de 7-XII-2015 ha quedado clara la posibilidad de que los Obispos italianos erijan sus propios tribunales, sin necesidad de obtener dispensa alguna de la Santa Sede, previa solicitud al Tribunal de la Signatura Apostolica. De la interpretacion orientativa del Pontificio Consejo sobre este punto, sigue resultando de interes la orientacion a los fieles de dirigirse al Vicario Judicial de su diocesis o al presidente del tribunal regional, mientras que su Obispo no haya erigido un tribunal diocesano o haya dispuesto unirse con otra diocesis, como permite el nuevo c. 1673:

[seccion] 1. <<En cada diocesis el juez de primera instancia para las causas de nulidad del matrimonio, para las cuales el derecho no haga expresamente excepcion, es el Obispo diocesano, que puede ejercer la potestad judicial por si mismo o por medio de otros, conforme al derecho.

[seccion] 2. El Obispo constituya para su diocesis el tribunal diocesano para las causas de nulidad de matrimonio, quedando a salvo la facultad para el mismo Obispo de acceder a otro tribunal cercano, diocesano o interdiocesano>>.

La centralidad del obispo en el ejercicio de la potestad judicial se manifiesta en la creacion del proceso breve, en el que el mismo actua como juez, y en el derecho y el deber de erigir un tribunal diocesano y en la posibilidad (si bien no obligacion, como en el proceso breve) de que la sentencia en el proceso documental la dicte el Obispo personalmente. Ahora bien, la solucion de los problemas que se han detectado en los procesos de nulidad, no parece que se resuelva solo con encargarle al Obispo los asuntos judiciales (37). Cuesta imaginar que arzobispos de grandes Diocesis puedan dedicar tiempo suficiente a la decision de los procesos matrimoniales breves, y ni siquiera parece lo mas conveniente si se desea ganar en celeridad (38).

5. EL PROCESO MAS BREVE

El nuevo c. 1676 establece:

[seccion] 1. <<Recibida la demanda, el Vicario judicial, si considera que esta goza de algun fundamento, la admita y, con decreto adjunto al pie de la misma demanda, ordene que una copia sea notificada al defensor del vinculo y, si la demanda no ha sido firmada por ambas partes, a la parte demandada, dandole el termino de quince dias para expresar su posicion respecto a la demanda.

[seccion] 2. Transcurrido el plazo predicho, despues de haber amonestado nuevamente a la otra parte, si lo ve oportuno y en la medida que asi lo estime, para que manifieste su posicion, oido el defensor del vinculo, el Vicario judicial con un decreto suyo determine la formula de dudas y establezca si la causa debe tratarse con el proceso mas breve conforme a los canones 1683-1687. Este decreto debe ser notificado enseguida a las partes y al defensor del vinculo.

[seccion] 3. Si la causa debe ser tratada con el proceso ordinario, el Vicario judicial, con el mismo decreto, disponga la constitucion del colegio de jueces o del juez unico con los dos asesores segun el can. 1673 [seccion] 4.

[seccion] 4. Si en cambio se dispone el proceso mas breve, el Vicario judicial proceda conforme al can. 1685.

[seccion] 5. La formula de la duda debe determinar por que capitulo o capitulos se impugna la validez de las nupcias>>.

La reforma ha querido la preeminencia del proceso breve ante el Obispo, (39) y esa preeminencia--que ha sido calificada como una reforma historica (40)--no debe ser desobedecida (41). La doctrina ha calificado a este proceso como judicial, sumario y extraordinario (42) o especial (43), recomendando que <<la opcion por el proceso brevior deberia ser una opcion extraordinaria y excepcional, y deberia venir justificada, no por la agilidad y la celeridad, sino por la evidencia de la nulidad (y el resto de los requisitos del can. 1683)>> (44).

La novedad quiza mas importante de la reforma es este nuevo procedimiento abreviado ante el Obispo (45). La resolucion del proceso breve (no la entera tramitacion), se encomienda al Obispo (46). Al establecerse como obligacion del Obispo decidir personalmente algunas causas de nulidad matrimonial, se modifica lo previsto en el CIC respecto a la obligacion de no ejercer la funcion judicial personalmente (47). Mas aun, este tipo de juicios breves, se reservan exclusivamente al Obispo diocesano, sin que quepa que actue el Obispo auxiliar, por recusacion (48) o inhibicion del Obispo diocesano (49). El texto de la norma se refiere con claridad al Obispo diocesano, y asi ha quedado reafirmado en el Subsidio aplicativo: <<corresponde al Obispo diocesano pronunciar la sentencia y esta competencia exclusiva no puede ser delegada a un tribunal diocesano o interdiocesano por las siguientes razones: a) por una razon de orden teologico-juridico que subyace a la reforma (se requiere que el Obispo personalmente sea signo de la cercania de la justicia eclesiastica a los fieles y garante contra posibles abusos); b) por una razon de orden sistematico, porque el examen de la eventual apelacion se ha de remitir al metropolita o al Decano de la Rota Romana, y ello no seria posible si la sentencia fuera emitida por un tribunal colegial>> (50).

La razon de esta reserva es garantizar la indisolubilidad, segun consta en el preambulo, VI, parrafo 2 en palabras del Sumo Pontifice: <<no se me escapa, sin embargo, cuanto un juicio abreviado pueda poner en riesgo el principio de la indisolubilidad del matrimonio; precisamente por esto he querido que en tal proceso sea constituido juez el mismo Obispo, que en virtud de su oficio pastoral es con Pedro el mayor garante de la unidad catolica en la fe y la disciplina>>.

Para que una causa pueda tramitarse por el procedimiento abreviado, es necesario que se cumplan los siguientes requisitos (51):

El primer requisito es que ambas partes esten de acuerdo en solicitar la nulidad (Ratio procedendi, 4): El litisconsorcio activo--inicial o sobrevenido--es el primero de los requisitos establecidos por el c. 1683. Como se ha senalado por la doctrina, <<el acuerdo no solo debe versar sobre el hecho de que el matrimonio sea declarado nulo, sino tambien sobre el motivo o capitulo de nulidad (designados con el mismo nomen iuris), de lo contrario no existiria un verdadero litisconsorcio>> (52).

El segundo requisito es que se trate de un supuesto de nulidad evidente, que a tenor del art. art. 14 [seccion] 1 de la Ratio procedendi, son los siguientes:

<<Entre las circunstancias que pueden permitir tratar la causa de nulidad del matrimonio a traves del proceso mas breve segun los canones 16831687, se cuentan por ejemplo: la falta de fe que puede generar la simulacion del consentimiento o el error que determina la voluntad, la brevedad de la convivencia conyugal, el aborto procurado para impedir la procreacion, la obstinada permanencia en una relacion extra conyugal al momento de las nupcias o en un tiempo inmediatamente sucesivo, la ocultacion dolosa de la esterilidad o de una grave enfermedad contagiosa o de hijos nacidos en una relacion precedente o de un encarcelamiento, un motivo para casarse totalmente extrano a la vida conyugal o consistente en el embarazo imprevisto de la mujer, la violencia fisica ejercida para arrancar el consentimiento, la falta de uso de razon comprobada por documentos medicos, etc.>>.

Este precepto no establece nuevas causas de nulidad, sino que enumera a titulo ejemplificativo, circunstancias (53) que permiten la tramitacion de la causa a traves del nuevo proceso abreviado ante el Obispo. Merece destacarse de esta enumeracion que casi todas las circunstancias aluden a vicios del consentimiento. Estas no pueden tramitarse por el proceso documental sumario (54), (regulado ahora en los cc. 1688-1690) y, por ello, seran las causas de matrimonios viciados las que probablemente se tramiten por el nuevo procedimiento ante el Obispo (55). El tenor del precepto, <<la falta de fe que puede generar la simulacion del consentimiento o el error que determina la voluntad>>, reafirma la doctrina tradicional segun la cual la validez del matrimonio no requiere la fe de los contrayentes, sino la voluntad matrimonial, expresada a traves del consentimiento naturalmente suficiente. A la vez, supone una toma en consideracion de la falta de fe subjetiva, como elemento que puede ser causa de simulacion o de error que determine la voluntad (56).

En opinion de buena parte de la doctrina, si se aplica correctamente la normativa del motu proprio, estos procesos no pueden ser habituales, pues es dificil que se de un litisconsorcio (inicial o sobrevenido), y que en el momento de la presentacion ya se cuente con las pruebas oportunas e indiscutibles; la mayor parte de los procesos invocan el c. 1095, 2 y 3, y en estos es muy raro que el caso sea evidente desde el inicio. Sin embargo, ello no significa que las causas por estos capita nullitatis no puedan tramitarse por el proceso breve ante el Obispo. Segun los medios de comunicacion, hay algun tribunal que esta tramitando casi todas las demandas por el proceso breve segun. Al no tener que acudir a segunda instancia, si en algun caso se ha producido una irregularidad procesal, correspondera al Tribunal de la Signatura apostolica corregir esas practicas (57). A tenor de la Constitucion Pastor Bonus, art. 121, este dicasterio (Tribunal de la Signatura Apostolica), <<ademas de ejercer la funcion de Tribunal Supremo, provee a la recta administracion de la justicia en la Iglesia>>. Asimismo el art. 124 declara que <<Al mismo le corresponde tambien. 1 vigilar sobre la recta administracion de la justicia (...)>>.

En todo caso, como consta en el Subsidio aplicativo, <<el Obispo puede solo emitir sentencia afirmativa, si adquiere la certeza moral requerida. De otro modo remite la causa al proceso ordinario>> (58).

La tecnica juridica de este nuevo proceso ante el Obispo, tiene algunos defectos que reflejan (o al menos eso parece) que ha sido elaborado con prisa. De hecho, hay aspectos casi inaplicables (por ejemplo, la rapidez en la litiscontestatio que exige el mp, pues entra en conflicto con la seguridad en la notificacion a la parte demandada y con el derecho de defensa). Otros parecen contradictorios como la constitucion del tribunal despues de la litiscontestatio, al mismo tiempo que, si se rechaza la demanda, cabe recurso ante el tribunal colegiado, todavia no constituido.

6. LA APELACION A LA SEDE METROPOLITANA

En el Proemio del MI se hace constar: <<Conviene que se restaure la apelacion a la Sede del Metropolitano, ya que este oficio de cabeza de la provincia eclesiastica, estable en los siglos, es un signo distintivo de la sinodalidad de la Iglesia>>. En conformidad con este criterio, el nuevo c. 1687 [seccion] 3, establece: <<Contra la sentencia del Obispo se da apelacion al Metropolitano o a la Rota Romana; si la sentencia fue dada por el Metropolitano, se da apelacion al sufraganeo mas antiguo; y contra la sentencia de otro Obispo que no tiene otra autoridad superior debajo del Romano Pontifice, se da apelacion al Obispo por el designado establemente. [seccion] 4. Si resulta evidente que la apelacion es meramente dilatoria, el Metropolitano o el Obispo mencionado en el [seccion] 3, o el Decano de la Rota Romana, la rechazara por decreto desde el primer momento; si en cambio se admite la apelacion, se envie la causa al examen ordinario en el segundo grado>>.

En Italia, la apelacion a la Sede metropolitana ha dado origen a dudas interpretativas, que inicialmente fueron resueltas por el Pontificio Consejo para los textos legislativos en un sentido (59), y que a partir del documento fruto del trabajo de la Comision erigida por el Santo Padre, el 1 de junio de 2016, y coordinada por el Secretario General de la Conferencia Episcopal Italiana, ha tenido finalmente una solucion distinta. El Pontificio Consejo entendio que la antiguedad a la que hace referencia el canon mencionado es la de la consagracion episcopal, mientras que el documento de trabajo conjunto de la Conferencia Episcopal italiana, el Decano de la Rota y el Presidente del Pontificio Consejo ha considerado que la antiguedad a la que se refiere es la del cargo.

Ademas de la apelacion a la sede metropolitana, en la aplicacion del MI, se suscitan otras cuestiones relativas al metropolitano, con ocasion de la constitucion de tribunales. Para resolverlas, el Subsidio aplicativo contiene prescripciones de algun modo innovadoras respecto del AH (60). Asi, por ejemplo, la reserva al Arzobispo metropolitano de la firma de la solicitud al Prefecto del Supremo Tribunal de la signatura apostolica a fin de obtener licencia para constituir el tribunal interdiocesano de primera y segunda instancia (61). Esta circunstancia, suscita logicamente la cuestion siguiente: El Subsidio aplicativo, ?que valor juridico tiene? O dicho de otro modo, ?cual es su naturaleza juridica (62)? Ha sido publicado en italiano en el diario Avvenire, el 4 de febrero de 2016, figurando como autor el Tribunal Apostolico de la Rota Romana (63). Hasta donde conocemos, nadie le atribuye valor normativo (64), sin embargo contiene innovaciones como la restriccion del derecho a pedir un cambio al metropolitano.

La constitucion de tribunales interdiocesanos dentro de la misma sede metropolitana es libre con comunicacion a la Signatura Apostolica (65). En cambio, la constitucion de tribunales interdiocesanos constituidos entre diocesis pertenecientes a sedes metropolitanas o provincias eclesiasticas diferentes, requiere la licencia de la Signatura apostolica (66). Da la impresion de que los antiguos tribunales regionales o interdiocesanos (67) que existian sobre todo en Italia, pueden seguir existiendo, si los Obispos diocesanos asi lo desean (y la Signatura Apostolica los autoriza). Sin embargo, tanto por la centralidad del Obispo diocesano en la reforma como por la novedad del recurso a la sede metropolitana, probablemente se vayan disolviendo los tribunales interdiocesanos hasta ahora existentes. En Espana hay solo dos: el de Aragon (68)--que hasta donde conozco no se ha disuelto--y el Hispalense. En este segundo supuesto, han constituido un tribunal diocesano propio y han dejado de estar integrados en el interdiocesano, las Diocesis de Cordoba (66), Cadiz (70) y Asidonia-Jerez (71) y Huelva (72).

En Alemania (73), la Diocesis de Essen designo como tribunal diocesano al de la archidiocesis de Colonia y las Diocesis han constituido un tribunal interdiocesano. El Tribunal eclesiastico de Osnabruck es tribunal interdiocesano para la diocesis de Osnabruck y para la Archidiocesis de Hamburgo. Desde su ereccion el 1 de julio de 1979, el tribunal interdiocesano de Erfurt, es competente para las causas de los obispados de Erfurt, Dresden-Meissen, Magdeburg y Gorlitz, ademas de para la Exarquia Apostolica de los catolicos Ucranianos de rito Bizantino en Alemania y en Escandinavia. Son tribunales de segunda instancia de este tribunal interdiocesano, el tribunal de archidiocesis de Berlin, para las causas provenientes de los obispados de Dresden-Meissen, Gorlitz y el Tribunal de Paderborn para las causas provenientes de los obispados de Erfurt y Magdeburgo. No tenemos constancia de que haya intencion de que dejen de existir estos tribunales interdiocesanos.

Hasta donde hemos podido comprobar, los tribunales interdiocesanos que comprenden un mayor numero de fieles y un territorio mas extenso son los de Iberoamerica. En Argentina, Buenos Aires (74) y Cordoba (75) y en Mexico, la archidiocesis de Mexico (76).

En Espana, hay 70 diocesis, de las cuales 14 son archidiocesis, 55 diocesis (77), y 1 Arzobispado castrense (78). Quiza, si en Espana se constituyera un grupo de trabajo similar al que se constituyo en junio de 2016 para la Conferencia Episcopal Italiana, habria que proponer, por ejemplo, que el Tribunal de la Nunciatura de la Rota de Madrid, fuera Tribunal de apelacion de las Diocesis de Canarias, y no la Archidiocesis de Sevilla. Con ello, se facilitaria el acceso de los fieles a los Tribunales, y tambien se evitaria que la Archidiocesis Hispalense tenga la sobrecarga de causas que padece actualmente, y que suscito que la Signatura Apostolica atribuyera a los Tribunales eclesiasticos dependientes de sede Metropolitana de la Archidiocesis de Toledo (79) las causas pendientes en Sevilla.

En todo caso, lo que parece concluirse de este criterio de la apelacion a la sede metropolitana--en estrecha relacion con la centralidad del Obispo en la reforma y la cercania a los fieles de la administracion de justicia-, es que las circunstancias de hecho son muy distintas en Suramerica (al menos en Mexico y Argentina) y en Europa (tomando como ejemplos, Alemania, Italia y Espana).

7. LA FUNCION PROPIA DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES

El sexto criterio de la reforma hace referencia a la funcion propia de las Conferencias Episcopales, a quienes se les insta a que <<respeten absolutamente el derecho de los obispos de organizar la potestad judicial en la propia iglesia particular>>. Asimismo, se les encomienda: <<cuiden las Conferencias Episcopales que, en cuanto sea posible, y salvada la justa y digna retribucion de los operadores de los tribunales, se asegure la gratuidad de los procesos, para que la Iglesia mostrandose a los fieles como madre generosa, en una materia tan estrechamente ligada a la salvacion de las almas, manifieste el amor gratuito de Cristo, por el cual todos hemos sido salvados>>. De conformidad con estos dos criterios, el Subsidio aplicativo, recuerda que <<respetando el derecho de los Obispos a organizar la potestad judicial en la propia Iglesia particular, las Conferencias episcopales tienen la obligacion de ayudar, incluso economicamente donde esto es posible, a los Obispos a restaurar la cercania entre la potestad judicial y los fieles, ya sea en el proceso ordinario como en el mas breve. Ayudaran tambien, (...) a que sea asegurada, dentro de lo posible la gratuidad de los procedimientos>> (80).

En orden a aplicar el primer principio--que podriamos llamar negativo: no dificultar o inmiscuirse en las competencias de los obispos--la Comision de trabajo constituida para la Conferencia Episcopal Italiana, ha declarado derogado el c. 1439 (81). El documento que se ha publicado como conclusion de esa mesa de trabajo contiene declaraciones como la siguiente <<Si intende abrogato il can. 1439 [seccion] 1 circa la competenza della Conferenza Episcopale in tema di tribunal di seronda instanza>>. Aunque el texto al que se hace referencia pueda ser considerado, a tenor del c. 16 interpretacion autentica del MI, sin embargo, no esta clara su naturaleza (82), por su contenido literal mas bien parece una derogacion de la ley universal precedente, por medio de una ley particular para Italia (83). Esta interpretacion esta en continuidad con la derogacion del Motu proprio Qua cura en Italia. A tenor del rescripto ex audientia de 7-XD-2015,1, las leyes de reforma del proceso matrimonial abrogan o derogan toda ley o norma contraria vigente hasta ahora, general, particular o especial, eventualmente tambien aprobada de forma especifica (como por ejemplo el motu proprio Qua cura, dado por Pio XI en 1938). La Congregacion de Sacramentos emitio unas normas para la ejecucion de ese motu proprio que instituyeron en Italia los Tribunales eclesiasticos Regionales. El rescripto del Romano Pontifice reafirma la responsabilidad de cada obispo diocesano (c. 1673 [seccion] 1) como juez de primera instancia en su diocesis, en el mismo sentido en el que se expresa la Instr. Dignitas connubii en el art. 22 [seccion] (184).

No obstante, conviene recordar que el art. 18 de la Const. Pastor Bonus (85), preve que cuando una norma de un dicasterio contiene elementos innovadores, debe ser aprobada especificamente por el Romano Pontifice (85) (86), entiendo que la derogacion del c. 1439 [seccion] 1 (87) que hace el escrito de 20 de julio de 2016, requiere la aprobacion del Romano Pontifice (88). Seria deseable que el documento emitido como fruto del trabajo de la Comision constituida para la Conferencia Episcopal Italiana, contase con la aprobacion especifica del Romano Pontifice. Y se hiciese constar si esa derogacion tiene o no ambito universal (89).

Por lo que se refiere al segundo aspecto (la contribucion economica de las Conferencias Episcopales para lograr, en la medida de lo posible, la gratuidad de los procesos), sabemos que la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de America contribuye al sostenimiento de la Rota Romana. Quiza la aportacion de la Conferencia Episcopal Espanola este menos justificada, pues ya contribuye a sostener el Tribunal de la Nunciatura de la Rota de Madrid. Tal vez el impacto, por lo que se refiere a la gratuidad, en el territorio de la Conferencia Episcopal Espanola no es muy relevante, puesto que ya antes de la reforma se atendian por el patrocinio de justicia gratuita, a quienes no podian afrontar los gastos del proceso (90). Con posterioridad a la reforma, se aconseja que se pida a los fieles que acuden a los tribunales eclesiasticos y pueden pagar, que hagan un donativo para su sostenimiento (91).

En Espana, la Conferencia Episcopal cuenta con una subcomision de Familia y defensa de la vida (92), que se debe considerar incluida dentro de las estructuras pastorales cuya conversion anima el MI, y que puede desempenar un papel importante en orden a evitar que se celebren matrimonios nulos, pero no en orden a que se declaren nulos los invalidamente contraidos.

Algunos autores han propuesto que <<para el futuro, deberia plantearse el desdoblamiento del Libro VII del CIC 83 en diversas legislaciones territoriales>> (93). En mi opinion mas que una diversificacion del Derecho procesal por ambitos territoriales, lo que si parece oportuno tener en cuenta es la diversidad de competencias entre los distintos tribunales eclesiasticos, tanto por razon del territorio que comprenden, como por razon del numero de fieles. Parece muy distinta la situacion de los tribunales regionales en Italia que la de los tribunales interdiocesanos de Mexico DF, Buenos Aires o Cordoba (Argentina).

8. LA APELACION A LA SEDE APOSTOLICA

El mantenimiento de la apelacion ante la Sede Apostolica, se basa tanto en un criterio historico (<<respetando un antiguo principio juridico>>, dice literalmente el M. R), como sobre todo, reforzar el vinculo entre la Sede de Pedro y las Iglesias particulares. Conviene tener presente que antes de la reforma, cuando se pedia la supresion de la doble conforme, se consideraba que esta exigencia suponia una desconfianza hacia los tribunales inferiores (cfr. supra apartado 1). Las medidas de la reforma suponen una muestra de confianza en el trabajo de los tribunales inferiores. Por ello se ha dicho que un principio que subyace en esta reforma es la confianza.

?Podria concluirse que del criterio IV (la apelacion a la Sede Metropolitana) y el VII (la apelacion a la Sede Apostolica), resulta conveniente la supresion del Tribunal de la Nunciatura Apostolica de Madrid? O dicho de otro modo, ?la aplicacion de estos criterios supone un riesgo para la pervivencia de la Rota de Madrid? A mi modo de ver, no se debe suprimir el Tribunal de la Nunciatura de Madrid, su mantenimiento no obsta para que quien lo desee pueda acudir a la Sede Apostolica, tanto antes como despues de la reforma.

El Decano de la Rota Romana ha manifestado que la primera razon del proceso refundado por su Santidad del Papa Francisco ha sido la colegialidad, expresar su fidelidad a la teologia del Concilio Vaticano II en este aspecto (94). A la vista de las medidas adoptadas por la reforma y por las interpretaciones posteriores que de ella se han hecho, cabe preguntarse si expresa mejor la colegialidad episcopal la existencia de tribunales diocesanos que la de tribunales regionales, como venian existiendo hasta ahora, en Italia sobre todo. Y en caso de respuesta afirmativa, por que es asi. Buena parte de las Conferencias episcopales regionales en Italia parecian estar satisfechas con el trabajo realizado por los tribunales regionales, al menos asi consta de la Conferencia episcopal de Toscana (95), de la de Puglia (96) y otras como Piemonte, Triveneto, Lombardia, Campania y Cerdena. Cuando se habla de colegialidad en este contexto judicial se trata del <<afecto colegial>>, no de la colegialidad episcopal en sentido estricto, pues la colegialidad episcopal en sentido estricto no se ejerce ni siquiera a traves de las Conferencias episcopales. Asi quedo claro a partir de la exhortacion Apostolos suos (97). No se acaba de ver por que es mejor expresion de la colegialidad episcopal la constitucion de tribunales interdiocesanos, suprimiendo la intervencion de la Conferencia Episcopal, que los tribunales regionales existentes hasta ahora. Salvando siempre, el deber de todos y cada uno de los Obispos diocesanos de juzgar personalmente los procesos breves sus propias diocesis. El recurso ante el metropolitano, o ante la Sede Apostolica o la eventual constitucion de tribunales interdiocesanos son expresiones del afecto colegial. Pero por el mismo motivo pueden verse como tales los tribunales regionales o de primera y segunda instancia constituidos antes de la reforma.

La finalidad del MI es acortar la distancia que separa a los fieles de los tribunales de la Iglesia. En ocasiones la distancia es fisica (asi por ejemplo el tribunal interdiocesano de Buenos Aires es el tribunal de primera instancia de 15 diocesis la mas lejana esta a unos 240 km de distancia (98). Facilita el acceso a los tribunales eclesiasticos a muchos inmigrantes (99).

Para las diocesis metropolitanas espanolas, el tribunal de apelacion es el de la Nunciatura de Madrid o Rota de Madrid. En caso de que se produjera una ulterior apelacion, porque no se producia en segunda instancia la confirmacion del fallo emitido en la primera, el tribunal de tercera instancia es otro turno de jueces de la misma Rota de Madrid (100). Para las diocesis sufraganeas espanolas, la Rota es el tribunal de tercera instancia. Al haberse suprimido la exigencia de la doble sentencia conforme para que la nulidad sea ejecutiva, parece evidente que habra muchas menos causas que lleguen a la Rota de Madrid. En mi opinion, ello no deberia poner en cuestion su futura existencia, pues evita la sobrecarga de la Rota Romana. Tal vez una medida que pudiera agilizar la tramitacion de las causas en las diocesis metropolitanas es que la Rota de Madrid fuera el tribunal de apelacion de todas las causas en segunda y ulterior instancia, provengan de diocesis sufraganea o metropolitana. De este modo, los tribunales metropolitanos verian aliviada su carga de trabajo, pues no conocerian las apelaciones de los tribunales de las diocesis sufraganeas.

9. CONSIDERACIONES FINALES

Algunas de las modificaciones legislativas que se han introducido no tienen, a mi modo de ver, una justificacion clara ni en estos seis criterios que se indican el preambulo del Mitis Index, ni en los fines de la reforma (celeridad, gratuidad, y salus animarum). Asi, por ejemplo, que el propio juez pueda dispensar de la ley procesal. A tenor de lo previsto en las facultades especiales concedidas por Benedicto XVI a la Rota Romana el 11 de febrero de 2013, el Decano de la Rota Romana ya tenia la potestad de dispensar por grave causa de las Normas Rotales en materia procesal. Esta facultad se mantiene en el rescripto ex audientia del Romano Pontifice Francisco (7XII-2015). La medida mencionada supone la anomalia de que el Derecho aplicable en la apelacion puede ser distinto al de la primera instancia. Ademas, de que se trata de una facultad discrecional del juez, que para aquellas partes procesales que no se vean favorecidas por la dispensa en casos similares, puede constituir una lesion del principio de igualdad entre todos los fieles (c. 208 CIC 83).

La reforma de este motu proprio no es solo del procedimiento, sino que ha supuesto tambien consecuencias importantes de caracter jurisdiccional, llevada a cabo a traves de la resolucion de las dudas que la aplicacion de estas normas plantea, sin estar expresamente previstas en el texto del MI. El impacto de la reforma procesal ha sido mucho mayor en Italia que en el territorio de otras Conferencias episcopales (como Alemania o Espana), debido a la existencia de los Tribunales eclesiasticos regionales. Una prueba de que el impacto de la reforma es mayor en Italia que en los territorios de otras Conferencias Episcopales es que, hasta donde nuestro conocimiento alcanza, solo alli ha sido necesario constituir una mesa de trabajo para estudiar el alcance de la reforma.

Las medidas tendentes a reforzar la responsabilidad del Obispo en su diocesis, nos parece que son claras y eficaces para obtener ese fin: tanto por los procesos en los que actua como juez, como por la mayor discrecionalidad de la que goza para nombrar juez unico y jueces laicos (sin compartir su responsabilidad con la Conferencia Episcopal). Ahora bien, esta mayor discrecionalidad en el nombramiento de jueces, puede ser considerada tambien como medida que favorece la colegialidad episcopal menos que las previsiones anteriores a la reforma. A partir de la reforma cada Obispo diocesano goza de mayor autonomia en su diocesis, sin necesidad de contar con la aprobacion de la Conferencia episcopal, que es una estructura de gobierno, al servicio de la colegialidad y la comunion episcopal.

La ampliacion del fuero competente para interponer la demanda de nulidad, facilita indudablemente el acceso de los fieles a los tribunales eclesiasticos, especialmente en la situacion de globalizacion en la que vivimos, y en la que con frecuencia los conyuges provienen de Diocesis de Conferencias episcopales distintas, ya no viven en el domicilio de la Diocesis en la que contrajeron matrimonio, etc. Esta modificacion de los titulos de competencia contribuye a reducir el tiempo dedicado al tramite de admision de la demanda (101). Normalmente antes de la reforma los procesos duraban ano y medio (102), cuando el tiempo se ha dilatado es debido a la necesidad de practicar exhortos a tribunales en de diocesis con poca experiencia judicial o de territorios con los que resulta dificil comunicarse. Sin embargo, tambien supone un riesgo de distanciamiento del fiel respecto de su Obispo diocesano, especialmente si se tiene en cuenta que es fuero competente el del cuasi-domicilio (103).

RECIBIDO: 12 DE FEBRERO DE 2017 / ACEPTADO: 30 DE MAYO DE 2017

MARIA J. ROCA FERNANDEZ

Catedratica de Derecho Eclesiastico del Estado

Universidad Complutense de Madrid

orcid 0000-0002-8827-5177

mjroca@der.ucm.es

DOI 10.15581/016.114.005

Bibliografia

ALENDA Salinas, M., ?Nuevas causas de nulidad matrimonial canonica? El sentido del art. 14 [seccion] 1 de las reglas de procedimiento contenidas en la Carta Apostolica Mitis Index Dominus Iesus, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (enero 2016) (RI [seccion] 417076).

ARROBA Conde, M. J., El proceso mas breve ante el Obispo, en L. RUANO ESPINA --C. GuzmAN PEREZ (eds.), Reforma de los procesos de nulidad y otras novedades legislativas de Derecho canonico y eclesiastico del Estado, Dykinson, Madrid 2017, 249-287.

--, La pastoral judicial y la preparacion de la causa en el Motu Proprio Mitis Index Dominus Iesus, en M. E. OLMOS ORTEGA (ed.), Procesos de nulidad matrimonial. Tras la reforma del Papa Francisco, Dykinson, Madrid 2016, 63-82.

BEAL, J. R, Mitis Index Canons 1671-1682, 1688-1691. A commentary, The Jurist 75 (2015) 467-538.

BONI, G., La recente riforma del proceso di nullita matrimoniale. Problemi, criticita, dubbi (parte prima), Stato Chiese e pluralismo confessionale 9, 2016, www. statochiese.it.

--, La recente riforma del proceso di nullita matrimoniale. Problemi, criticita, dubbi (parte seconda), Stato Chiese e pluralismo confessionale 10, 2016, www.statochiese.it.

--, La recente riforma del proceso di nullita matrimoniale. Problemi, criticita, dubbi (parte terza), Stato Chiese e pluralismo confessionale 11, 2016, www.statochiese.it.

BONNET, P. A., De iudicis sententia ac de cenitudine morali, Periodica 75 (1986) 61-100.

BUENO Salinas, S., La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016).

CEBRIA GARCIA, Ma. D., Las circunstancias y hechos orientativos de la nulidad clara del art. 14 del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus Iesus, para abrir el proceso breve ante el Obispo, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016).

DE BERTOLIS, O., Papa Francesco riforma ilprocesso canonico matrimoniale, Quaderno 3967 del 10-X-2015 (Civ. Catt. IV 3-102), 59-68.

ERDO, P., La certeza morale nella pronuncia delgiudice. Problemi attuali, Periodica 87 (1998) 81-104.

FERRER ORTIZ, J., Valoracion de las circunstancias que pueden dar lugar al proceso abreviado, Ius Canonicum 56 (2016) 157-192.

FUMAGALLI CARULLI, O., Celerita della via giudiziaria e pastorale di prossimita nella riforma del processo matrimoniale canonico, Ius Vita e Pensiero, publicado el l-VI-2016 accesible en http://jus.vitaepensiero.it/news-papers-celerita-della-via-giudiziaria-e-pastorale -di-prossimita-nella-riforma-del-processo-matrimoniale-canonico-4660.html.

GROCHOLEWSKI, Z., La certezza morale come chiave di lettura delle norme processuali, Ius Eclesiae 9 (1997) 417-450.

HACK, M. A., Tribunal interdiocesano, en J. Otaduy--A. VIANA--J. SEDANO (dirs.), Diccionario General de Derecho Canonico, VII, Thomson Reuters Aranzadi, Cizur Menor (Navarra) 2012, 674-676.

HEREDIA ESTEBAN, E, El proceso mas breve ante el Obispo, Anuario de Derecho Canonico supl. 5 (2016) 97-122.

HUBER, J., Die moralische Gewissheit des Richters (c. 1608 CIC/1983), De Processibus matrimonialibus 21/22 (2014/15) 377-396.

LLOBELL, J., La certeza morale nelproceso canonico, II Diritto ecclesiastico 109/1 (1998)758-802.

--, Novita procedurali riguardanti la Rota Romana: le facolta speciali, Stato, Chiese e pluralismo confessionale 32, 2013, www.statochiese.it.

--, Los procesos matrimoniales en la Iglesia, Rialp, Madrid 2014.

--, El ejercicio personal de la potestad judicial del Obispo diocesano. Algunas consideraciones preliminares al M.p. <<Mitis ludex>> y al M.p. <<Mitis et Misericors>>, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 41 (2016).

--, Cuestiones acerca de la apelacion y la cosa juzgada en el nuevo proceso de nulidad del matrimonio, Anuario de Derecho Canonico supl. 5 (2016) 53-95.

LOPEZ MEDINA, A. Ma, Precedentes mediatos e inmediatos de una esperada reforma de las causas matrimoniales, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016).

MARTENS, K., Signatura Apostolica Tribunal de la, en J. Otaduy--A. Viana J. SEDANO (dirs.), Diccionario General de Derecho Canonico, vol. VII, Thomson Reuters Aranzadi, Cizur Menor (Navarra) 2012, 310-314.

MONETA, R, Prolusione del Prof. Avv. Rot. Paolo Moneta al Tribunale Ecclesiastico Regionale Umbro, en http://www.tribunaleecclesiasticoumbro.it/index.php? option=com_content&view=article&id=136:prolusione-profpaolo-moneta&catid=39:diesannualis&Itemid=123 Consulta del 2 de febrero de 2017.

MORAN Bustos, C., El proceso <<brevior>> ante el Obispo Diocesano: requisitos procesales y sustantivos de un proceso que ha de ser extraordinario, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 41 (2016).

--, Retos de la reforma procesal de la nudidad del matrimonio, Ius Canonicum 56 (2016) 9-40.

--, Derecho a la verdad: diligencia y celeridad en el proceso matrimonial canonico, en N. ALVAREZ DE LAS ASTURIAS (ed.), En la salud y en la enfermedad. Pastoral y derecho al servicio del matrimonio, Cristiandad, Madrid 2015, 159-252.

--, El proceso <<brevior>> ante el Obispo, en M. E. OLMOS ORTEGA (ed.), Procesos de nulidad matrimonial. Tras la reforma del Papa Francisco, Dykinson, Madrid 2016, 125-176.

--, El proceso <<brevior>> ante el Obispo Diocesano: requisitos procesales y sustantivos de un proceso que ha de ser extraordinario, Revista General de Derecho Canonico y Derecho Eclesiastico del Estado 41 (2016) 1-52.

--, Retos de la reforma procesal de la nulidad del matrimonio, en L. RUANO ESPINA --C. GUZMAN Perez (eds.), Reforma de los procesos de nulidad y otras novedades legislativas de Derecho canonico y eclesiastico del Estado, Dykinson, Madrid 2017, 205-247.

MORENO Garcia, P. A., El servicio de indagacion prejudicial: aspectos juridico-pastorales, Ius Canonicum 56 (2016) 65-85.

NAVARRO Valls, R., Los fundamentos de la sentencia canonica, Ius canonicum 15 (1975) 303-329.

Nunez, G., El proceso brevior: exigencias y estructura, Ius Canonicum 56 (2016) 135-155.

OCHOA, X., Leges Ecclesiae post Codicem Iuris Canonici editae. Vol. 4, Leges annis 1969-1972 editae, Commentarium Religiosis, Institutum Iuridicum Claretianum, Romae 1974.

OLMOS Ortega, M. E., Laicos y oficios eclesiasticos, Revista Espanola de Derecho Canonico 58 (2001) 557-575.

--, La participacion de laicos en los organos de gobierno de la Iglesia (con especial referencia a la mujer), Revista Espanola de Derecho Canonico 46 (1989) 89-114.

--, Le dichiarazioni delle parti e la certezza morale, Ius Ecclesiae 18 (2006) 387-416.

ORTIZ, M. A., Fe y matrimonio, en J. BOSCH (ed.), Cuestiones actuales Derecho canonico y Derecho eclesiastico del Estado, Dykinson, Madrid 2015, 267 y ss.

ORTIZ HERRAIZ, J., La gratuidad del proceso, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 41 (2016).

PANIZO ORALLO, S., Proceso documental, en J. OTADUY--A. VIANA--J. SEDANO (dirs.), Diccionario General de Derecho Canonico, vol. VI, Cizur Menor (Navarra) 2012, 515-520.

PAPROCKI, TH. J., Implementation of <<Mitis Index Dominus lesas>> in the Diocese of Springfield in Illinois, The Jurist 75 (2015) 593-605.

PENA Garcia, C., Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial: de las propuestas presinodales al motu proprio Mitis Index Dominus Iesusy retos pendientes tras la reforma, Ius Canonicum 56 (2016) 41-64.

--, La reforma de los procesos canonicos de nulidad matrimonial: el motu proprio <<Mitis Index Dominus lesas>>, Estudios Eclesiasticos 90 (2015) 621-682.

--, <<Facultades especiales>> del Decano y novedades procesales en la Rota Romana. ?Hacia una renovacion de las causas de nulidad matrimonial?, Estudios Eclesiasticos 88 (2013) 767-813.

--, El nuevo proceso <<breviore coram episcopo>> para la declaracion de la nulidad matrimonial, Monitor Ecclesiasticus 130 (2015) 567-593.

REGORDAN BARBERO, F. J., La investigacion preliminar en las nuevas normas procesales del M. P. 'Mitis Index Dominus Iesus', Anuario de Derecho Canonico supl. 5 (2016) 39-52.

ROCA, Ma. J., La reforma del proceso canonico de las causas de nulidad matrimonial: de las propuestas previas a la nueva regulacion, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016).

RODRIGUEZ Chacon, R., La ejecutividad de las sentencias afirmativas de nulidad de matrimonio no apeladas, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016).

--, El Rescriptum ex audientia SS. MI. de 11 de febrero de 2013, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 34 (2014).

--, Antecedentes, estructura y valor juridico en el sistema normativo canonico de los dos Motu Propio de 15 de agosto de 2015 y sus normas anejas, en M. E. OLMOS ORTEGA (ed.), Procesos de nulidad matrimonial tras la reforma del Papa Francisco, Madrid 2016, 17-62.

--, Nueva regulacion de los procesos de nulidad matrimonial, Scripta Theologica 48 (2016) 295-331.

--, Mitis Iudex: Fuero competente y sistema de apelaciones, Ius Canonicum 56 (2016) 105-134.

ROS CORCOLES, J., El vicario judicial y el instructor en los procesos de nulidad matrimonial tras el motu proprio Mitis Iudex, Ius Canonicum 56 (2016) 87-103.

SERRES LOPEZ DE GUERENU, R., El motu proprio <<Mitis Index Dominus Iesus>>: un servicio de misericordia y de verdad, Ius Communionis 4 (2016) 71-102.

TAVANI, A. R, Fede e consenso matrimoniale, Torino 2013.

TRIBUNALE APOSTOLICO DELLA Rota Romana, Sussidio aplicativo del Mot. Pr. Mitis ludex Dominus Iesus, Cita del Vaticano 2016.

URRUTIA, F. J., <<... Atque de specifica approbation summi pontificis>> (Const. Ap. <<Pastor bonus>>, art. 18), Revista Espanola de Derecho Canonico 47 (1990) 543-561.

VIANA, A., El problema de la participacion de los laicos en la potestad de regimen. Dos vias de solucion, Ius Canonicum 54 (2014) 603-638.

VILLAR, J. R., La naturaleza de las Conferencias Episcopales y la Caita Apostolos suos, Scripta Theologica 31 (1999/1) 115-137.

* Deseo agradecer su gentileza al Decano del Tribunal de la Nunciatura de Madrid, Dr. Carlos Moran, al Vicario Judicial y catedratico de la Universidad de Barcelona, Dr. Santiago Bueno Salinas, y al Juez del Tribunal de la Diocesis de Siguenza-Guadalajara, Dr. Femando Lozano por su valiosa ayuda, facilitandome la vision practica de la aplicacion del M.P. en los Tribunales de su competencia.

(1) Proemio del MI: <<La mayoria de mis hermanos en el Episcopado, reunidos en el reciente Sinodo Extraordinario, demando procesos mas rapidos y accesibles. En total sintonia con dichos deseos, he decidido dar mediante este Motu Proprio disposiciones con las que se favorezca, no la nulidad de los matrimonios, sino la celeridad de los procesos y, no en menor grado una adecuada sencillez>>.

(2) Este es el termino empleado por el Decano de la Rota Romana para referirse a la reforma. A esta expresion se adhiere para calificarla J. LLOBELL, El ejercicio personal de la potestad judicial del Obispo diocesano. Algunas consideraciones preliminares al M.p. <<Mitis Index>> y al M.p. <<Mitis et Misericors>>, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 41 (2016) 1. J. LLOBELL, Cuestiones acerca de la apelacion y la cosa juzgada en el nuevo proceso de nulidad del matrimonio, Anuario de Derecho Canonico supl. 5 (2016) 54.

(3) Normas especiales ad experimentum dadas por el Romano Pontifice Pablo VT a la Conferencia Episcopal de Estados Unidos en 1970, publicadas en X. OCHOA, Leges Ecclesiae post Codicem Inris Canonicae editae, vol. 4, Romae 1974, n. 3885, col. 5877; n. 3920, col 5918, n. 3943, col. 5962. A. M. LOPEZ MEDINA, Precedentes mediatos e inmediatos de una esperada reforma de las causas matrimoniales, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016) 11-14.

(4) C. PENA GARCIA, Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial.: de las propuestas presinodales al motu proprio Mitis Iudex Dominus Iesus y retos pendientes tras la reforma, Ius Canonicum 56 (2016) 55. R. RODRIGUEZ Chacon, La ejecutividad de las sentencias afirmativas de nulidad de matrimonio no apeladas, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016) 11-16, y 20, <<aun dandose esa segunda instancia en su version abreviada o aligerada, siempre se producia un suplemento de costo economico, de esfuerzos y de tiempo invertido que en la mayoria de los casos no se justificaba cuando, sencillamente, nadie habia apelado una sentencia porque todos los intervinientes la consideraban correcta y justa>>. En opinion de S. Bueno Salinas, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016) 3, la supresion de la doble conforme es la mayor novedad del MI.

(5) R. RODRIGUEZ CHACON, El Rescriptum ex audientia SS. MI. de 11 de febrero de 2013, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 34 (2014); C. Pena Garcia, <<Facultades especiales>> del Decano y novedades procesales en la Rota Romana. ?Hacia una renovacion de las causas de nulidad matrimonian. Estudios Eclesiasticos 88 (2013) 767 y ss. J. Llobell, Novita procedurali riguardanti la Rota Romana: le facolta speciali, Stato Chiese e pluralismo confessionale 32 (2013), (www.statochiese.it).

(6) R. RODRIGUEZ CHACON, La ejecutividad de las sentencias afirmativas de nulidad de matrimonio no apeladas, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016) 9. R. RODRIGUEZ CHACON, El Rescriptum ex audientia SS. MI. de 11 de febrero de 2013 ..., 16-18. J. LLOBELL, Novita procedurali riguardanti la Rota Romana: le facolta speciali ..., 7.

(7) Sobre la certeza moral del juez, sigue siendo de obligada referencia el Discurso a la Rota romana de Pio XII, pronunciado el dia 1 de octubre de 1942. Tambien el Santo Padre Francisco, en su Discurso a los participantes en el Congreso Internacional organizado por la Facultad de Derecho Canonico de la Pontificia Universidad Gregoriana indico que <<la meta del proceso mismo, o sea la certeza moral: ella requiere que quede totalmente excluida cualquier prudente duda positiva de error, aunque no esta excluida la mera posibilidad de lo contrario (cfr. Dignitas connubii, art. 247 [seccion] 2)>>. De la abundante bibliografia al respecto, pueden verse: R. NAVARRO VALLS, Los fundamentos de la sentencia canonica, Ius canonicum 15 (1975) especialmente 322-327 P. A. BONNET, De iudicis sententia ac de certitudine morali, Periodica 75 (1986) 61-100. Z. GROCHOLEWSKI, La certezza morale come chiave di lettura delle norme processuali, Ius Eclesiae 9 (1997) 417-450. P. ERDO, La certeza morale nellapronuncia delgiudice. Problemi attuali, Periodica 87 (1998) 81-104. J. LLOBELL, La certeza morale nelproceso canonico, II Diritto ecclesiastico 109/1 (1998) 758-802. M. A. ORTIZ, Le dicbiarazioni delle parti e la certezza morale, Ius Ecclesiae 18 (2006) 387-416. J. HUBER, Die moralische Gewissheit des Richters (c. 1608 CIC/1983), De Processibus matrimonialibus 21/22 (2014/15) 377-396. Hemos aportado algunas consideraciones acerca de la certeza moral con en el comentario a la Sentencia de la Rota Romana 158/2010 c. Erlebach, 26 de noviembre de 2010. Traduccion al castellano de Ma. J. Roca y R. Rodriguez Chacon, Comentario de R. Rodriguez Chacon. Reflexion sobre la certeza moral (690-693) de Maria J. Roca, Revista Espanola de Derecho Canonico 70 (2013) 655-693.

(8) J. LLOBELL, Cuestiones acerca de la apelacion y la cosa juzgada ..., 58.

(9) R. RODRIGUEZ CHACON, La ejecutividad de las sentencias afirmativas de nulidad de matrimonio no Apeladas ..., 23, nota 65 hace constar que aparecio en el n. 21 de las mencionadas normas.

(10) R. RODRIGUEZ CHACON, La ejecutividad de las sentencias afirmativas de nulidad ..., 26, <<la nueva regulacion aumenta la responsabilidad del juez, que no podra contar con otro tribunal superior haya de volver a someter a examen necesariamente y siempre los elementos probatorios y de conviccion que el ha estudiado y valorado en su instancia>>. Ibid., nota 74, considera que las apelaciones siempre deberian ser un motivo de mayor tranquilidad para los jueces.

(11) R. RODRIGUEZ CHACON, La ejecutividad de las sentencias afirmativas de nulidad de matrimonio no apeladas, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016). R. RODRIGUEZ-OCANA, Mitis Index: Fuero competente y sistema de apelaciones, Ius Canonicum 56 (2016) 105-134. J. LLOBELL, Cuestiones acerca de la apelacion y la cosa juzgada ..., 70-74, habla de una <<revalorizacion>> del derecho de apelacion.

(12) R. RODRIGUEZ CHACON, Antecedentes, estructura y valor juridico en el sistema normativo canonico de los dos Motu Propio de 15 de agosto de 2015y sus normas anejas, en M. E. OLMOS ORTEGA (ed.), Procesos de nulidad matrimonial tras la reforma del Papa Francisco, Madrid 2016, 58, considera que en la nueva regulacion hay un principio subyacente <<un principio de valiente aunque arriesgada apuesta por la responsabilidad y la confianza>>. R. RODRIGUEZ CHACON, La ejecutividad de las sentencias afirmativas de nulidad ..., 10 y 20. S. BUENO SALINAS, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso ..., 4.

(13) A tenor del art. 126 [seccion] 1, la Rota Romana tiene encomendada la unidad de la jurisprudencia. Este munus se recuerda en el Subsidio aplicativo, 49, al explicar la mens del Pontifice sobre la reforma de los procesos matrimoniales. G. BONI, La recente riforma del proceso di nullita matrivioniale. Problemi, criticita, dubbi (parte terza), Stato Chiese e pluralismo confessionale 11 (2016) 39, www.statochiese.it, anota que la entrada en vigor del MI supondra una dificultad para el cumplimiento de este encargo y la asignacion de un protagonismo inedito a los tribunales inferiores.

(14) El Santo Padre Francisco en la Ex. Ap. Amoris Laetitia, n. 244, hace notar la <<necesidad de hacer mas accesibles y agiles posiblemente totalmente gratuitos, los procedimientos para las causas de nulidad. La lentitud de los procesos irrita y cansa a la gente>>. Consideraciones sugerentes acerca de la celeridad de los procesos matrimoniales, pueden verse en O. FUMAGALLI CARULLI, Celerita della via giudiziaria e pastorale di prossimita nella riforma del processo matrimoniale canonico, Ius Vita e Pensiero, publicado el l-VI-2016 accesible en http://jus.vitaepensiero.it/ news-papers-celerita-della-via-giudiziaria-e-pastorale-di-prossimita-nella-riforma-del-processo-matrimoniale-canonico -4660.html. Consulta del 22-X-2016. Hasta donde conocemos, la informacion anual que la Signatura Apostolica pide a todos los Tribunales eclesiasticos, no contiene la indicacion del dato de la duracion de cada proceso tramitado ante ese Tribunal. Con fecha 9 de diciembre de 2016, la Signatura Apostolica ha remitido una Carta Circular (Prot. n. 51712/16 VT) a todos los Obispos moderadores de Tribunales eclesiasticos con nuevas normas para la elaboracion del informa anual de su actividad. En ellas, si se pide informacion sobre la duracion de los procesos.

(15) S. Bueno Salinas, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso ... , 5.

(16) S. BUENO SALINAS, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso ... , 7.

(17) G. BONI, La recente riforma del proceso di nullita matrimoniale. Problemi, criticita, dubbi (parte prittia), Stato Chiese e pluralismo confessionale 9 (2016) 57, www.statochiese.it, cfr. la bibliografia citada en la nota 160.

(18) J. P. BEAL, Mitis Index Canons 1671-1682, 1688-1691. A commentary, The Jurist 75 (2015) 478, anota que se trata de una secuencia ordenada. No son, por tanto, multiples opciones para elegir entre ellas indistintamente.

(19) <<Si no es posible constituir un tribunal colegial en el primer grado del juicio, la Conferencia Episcopal puede permitir que, mientras dure la imposibilidad, el Obispo encomiende las casusas a un unico juez clerigo, el cual, donde sea posible, se valga de la colaboracion de un asesor y de un auditor>>.

(20) C. PENA GARCIA, La reforma de los procesos canonicos de nulidad matrimonial: el Mota Proprio 'Mitis Index Dominus Iesus' Estudios eclesiasticos 90 (2015) 644, nota 33, anota: <<como se senalo en el proceso codificador, la potestad judicial no requiere de suyo la potestad de orden, por lo que no se ven obstaculos de peso a que se permita el nombramiento de laicos como jueces, ni siquiera en los supuestos de juez unico>>. P. MONETA, Prolusione del Prof. Avv. Rot. Paolo Moneta al Tribunale Ecclesiastico Regionale Umbro, en http://www.tribunaleecclesiasticoumbro.it/index. phpPoption=com_content&view=article&id=136:prolusione-profpaolo-moneta&catid=39: diesannua-lis&Itemid=123, p. 6, habia propuesto generalizar la posibilidad de tramitar las causas de nulidad ante un unico juez, aunque tambien anotaba que la decision mediante un colegio garantiza mejor la objetividad y la tranquilidad de conciencia de los jueces. Proponia que si se decidia la tramitacion ante un juez unico, este fuera el Obispo.

(21) P. MONETA, Prolusione del Prof. Aw. Rot. Paolo Maneta al Tribunale Eclesiastico Regionale Umbro ..., 7, senala que un buen juez puede, con normas procesales inadecuadas, llevar a cabo un buen juicio; en cambio, un mal juez, aunque disponga de normas procesales excelentes, dificilmente conducira un buen juicio.

(22) C. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal de la nulidad del matrimonio, Ius Canonicum 56 (2016) 25, en su opinion esta norma contribuira a facilitar la configuracion de los turnos. El tratamiento podria ser aun mas agil si los laicos pudieran ser presidentes del turno (p. 26). Si pueden ser mayoria en el colegio, no se entiende por que no pueden presidirlo (p. 26). Sobre la participacion de los laicos con caracter general, vid.: A. VIANA, El problema de la participacion de los laicos en la potestad de regimen. Dos vias de solucion, Ius Canonicum 54 (2014) 603 y ss. M. E. OLMOS ORTEGA, Laicos y oficios eclesiasticos, Revista Espanola de Derecho Canonico 58 (2001) 557575. M. E. OLMOS Ortega, La participacion de laicos en los organos de gobierno de la Iglesia (con especial referencia a la mujer), Revista Espanola de Derecho Canonico 46 (1989) 105 y ss. hace especial referencia a la participacion en la esfera judicial.

(23) Conferenza Episcopale Italiana, Segretaria generale. Texto fruto del Tavolo di lavoro, 20-VII2016. Acesible en http://bibliotecanonica.net/docsap/btcapz.pdf. Consulta del dia 28-1-2017.

(24) Como se suele hacer notar al comentar el MI, el Derecho en este caso va unido a la pastoral, cfr. Amoris Laetitia, n. 244: <<hacer evidente que el mismo Obispo en su Iglesia, de la que es constituido pastor y cabeza, es por eso mismo juez entre los fieles que se le han confiado>>. Por ello, <<la aplicacion de estos documentos es una gran responsabilidad para los Ordinarios diocesanos, llamados a juzgar ellos mismos algunas causas y a garantizar, en todos los modos, un acceso mas facil de los fieles a la justicia. Esto implica la preparacion de un numero suficiente de personal, integrado por clerigos y laicos, que se dedique de modo prioritario a este servicio eclesial. Por lo tanto, sera, necesario poner a disposicion de las personas separadas o de las parejas en crisis un servicio de informacion, consejo y mediacion, vinculado a la pastoral familiar, que tambien podra acoger a las personas en vista de la investigacion preliminar del proceso matrimonial (cfr. Mitis Iudex Dominas Iesus, arts. 2-3)>>.

(25) Subsidio aplicativo, 10: <<el juez unico es constituido por el obispo. El proceso judicial requiere, si es posible, el juez colegial, pero es potestad del Obispo, nombrar un juez unico, siempre clerigo, en primera instancia, en forma estable o en los casos singulares. El Obispo debera vigilar de todas maneras que no se incurra en ninguna forma de laxitud>>.

(26) C. Pena Garcia, Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial ..., 52.

(27) C. PENA GARCIA, Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial ... , 53. C. PENA GARCIA, El nuevo proceso <<breviore coram episcopo>> para la declaracion de la nulidad matrimonial, Monitor Ecclesiasticus 130 (2015) 571, <<el Derecho canonico no se opone a caridad y misericordia o a pastoral, sino a arbitrariedad a inseguridad juridica y a injusticia>>.

(28) P. A. MORENO GARCIA, El servicio de indagacion prejudicial: aspectos juridico-pastorales, Ius Canonicum 56 (2016) 65-85. M. J. ARROBA CONDE, La pastoral judicial y la preparacion de la causa en el Motil Proprio Mitis Index Dominus Iesus, en M. E. OLMOS ORTEGA (ed.), Procesos de nulidad matrimonial. Tras la reforma del Papa Francisco, Madrid 2016, 63-82. F. J. REGORDAN BARBERO, La investigacion preliminar en las nuevas normas procesales del M. P. 'Mitis Index Dominus Iesus', Anuario de Derecho Canonico supl. 5 (2016) 39 y ss.

(29) C. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal ... , 26.

(30) C. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal ... , 26. Ya antes de la reforma J. LLOBELL, Los procesos matrimoniales en la Iglesia, Madrid 2014, 127-128.

(31) En este sentido se expresa la Relatio Synodii: <<Acerca de las causas matrimoniales, la agilizacion del procedimiento--requerido por muchos--ademas de la preparacion de suficientes agentes, clerigos y laicos con dedicacion prioritaria, exige resaltar la responsabilidad del Obispo diocesano, quien en su diocesis podria encargar a consultores debidamente preparados que aconsejaran gratuitamente a las partes acerca de la validez de su matrimonio. Dicha funcion puede ser desempenada por una oficina o por personas cualificadas (cfr. Dignitas Connubii, art. 113,1)>> Relatio Synodii, n. 49, en http://www.vatican.va/roman_curia/synod/documents/rc_synod_doc_20141018_ relatio-synodi-familia_sp.html.

(32) Subsidio aplicativo, 9-10.

(33) S. PANIZO ORALLO, Proceso documental, en J. Otaduy--A. VlANA--J. SEDANO (dirs.), Diccionario General de Derecho Canonico, vol. VI, Cizur Menor (Navarra) 2012, 515-520.

(34) C. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal ... , 27. El actual can. 1688 establece: <<Una vez recibida la peticion hecha conforme al c. 1676, el Obispo diocesano, o el Vicario judicial o el juez designado, puede declarar mediante sentencia la nulidad de un matrimonio, omitiendo las solemnidades del proceso ordinario, pero citando a las partes y con intervencion del defensor del vinculo, si por un documento al que no pueda oponerse ninguna objecion ni excepcion consta con certeza la existencia de un impedimento dirimente o el defecto de forma legitima, con tal de que conste con igual certeza que no se concedio dispensa, o que el procurador carece de mandato valido>>.

(35) C. PENA GARCIA, Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial ..., 51.

(36) Respuesta del 18-XI-2015, Prot. N. 15201/2015. Original en italiano.

(37) S. BUENO SALINAS, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso ... , 17, <<si el obispo no es jurista ni tiene experiencia canonica, el problema no se solucionara simplemente por encargarle a el los asuntos judiciales, y confiar en que podra decidir con la ayuda de dos laicos sensatos (por tanto, no juristas) es mas bien admitir la precariedad de la situacion, pero no optar por una solucion que ofrezca reales garantias en justicia>>. C. PENA GARCIA, El nuevo proceso <<breviore coram episcopo>> para la declaracion de la nulidad matrimonial ..., 570, nota 6, <<La revalorizacion del papel del Obispo en las causas de nulidad no se cumple preferentemente por la reserva de algunas causas al Obispo--que sera siempre necesariamente algo minoritario--sino que pasa por tomar conciencia de la responsabilidad de este en los "oficios implicados" seleccionando personas tecnicamente preparadas>>.

(38) S. BUENO SALINAS, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso ... , 17.

(39) G. BONI, La recente riforma del proceso di nullita matrimoniale. Problemi, critirith, dubbi (parte seconda), Stato Chiese e pluralismo confessionale 10 (2016) 2, www.statochiese.it.

(40) O. DE BERTOLIS, Papa Francesco riforma il processo canonico matrimoniale, Quademo 3967 del 10X-2015 (Civ. Catt. IV 3-102), 59-68.

(41) M. DEL POZZO, L'organizzazione giudiziaria ecclesiastica alia luce del m. p. Mitis Index, Stato Chiese e pluralismo confessionale (novembre 2015) 9, www.statochiese.it.

(42) C. PENA GARCIA, Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial ... , 55.

(43) C. PENA GARCIA, El nuevo proceso <<breviore coram episcopo>> ... , 589-590, lo califica de <<sumario y especial>>. M. J. ARROBA Conde, El proceso mas breve ante el Obispo, en L. RUANO ESPINA--C. GUZMAN PEREZ (eds.), Reforma de los procesos de nulidad y otras novedades legislativas de Derecho canonico y eclesiastico del Estado, Madrid 2017, 253-254, destaca su caracter judicial y extraordinario.

(44) C. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal ... , 28.

(45) M. DEL POZZO, La organizzazione giudiziaria ecclesiastica alia hue del m. p. <<Mitis iudex>> ... , 9. Al Obispo diocesano se equiparan quienes presiden las circunscripciones equiparadas a las diocesis: la prelatura territorial, la abadia territorial, el vicariato apostolico, la prefectura apostolica y la administracion apostolica establemente erigida, cfr. cc. 134 [seccion] 3, 368, 381 [seccion] 2.

(46) C. PENA GARCIA, Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial ..., 55.

(47) M. DEL POZZO, La organizzazione giudiziaria ecclesiastica alia luce del m. p. <<Mitis index>> ... , 8.

(48) El supuesto de recusacion de un juez por motivo de consanguinidad (cc. 1448 y 1449 [seccion] 1) puede suscitarse tambien cuando el Obispo sea juez.

(49) G. NUNEZ, El proceso brevior: exigencias y estructura, Ius Canonicum 56 (2016) 139, nota 13. G. Boni, La recente riforma del proceso di nullita matrimoniale. Problemi, criticit'a, dubbi (parte prima) ..., 70-71.

(50) Subsidio aplicativo, 41.

(51) F. HEREDIA Esteban, El proceso mas breve ante el Obispo, Anuario de Derecho Canonico supl. 5 (2016) 105-111.

(52) P. A. MORENO GARCIA, El servicio de indagacion prejudicial: aspectos juridico-pastorales ... , 69.

(53) M. ALENDA SALINAS, ?Nuevas causas de nulidad matrimonial canonical El sentido del art. 14 [seccion] 1 de las reglas de procedimiento contenidas en la Carta Apostolica Mitis Iudex Dotninus Iesus, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016). M. D. CEBRIA GARCIA, Las circunstancias y hechos orientativos de la nulidad clara del art. 14 del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus Iesus, para abrir el proceso breve ante el Obispo, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016). J. FERRER ORTIZ, Valoracion de las circunstancias que pueden dar lugar al proceso abreviado, Ius Canonicum 56 (2016) 157-192.

(54) C. PENA GARCIA, El nuevo proceso <<breviore coram episcopo>> ... , 591-592, propone ampliar el alcance del proceso documental a los casos de vicios del consentimiento en los que haya documentos irrefutables (pericias medicas o psicologicas), ello ampliaria la posibilidad de tramitar las causas por incapacidad consensual sin el consentimiento de una de las partes.

(55) C. MORAN BUSTOS, El proceso <<brevior>> ante el obispo, M. E. OLMOS ORTEGA (ed.), Procesos de nulidad matrimonial. Tras la reforma del Papa Francisco, Madrid 2016, 150, afirma que el principio general de la pericia publica o de oficio en los supuestos de impotencia y de incapacidad consensual (c. 1095), ratificado en el actual c. 1678, 3, significa, a juicio de Moran, que no se podra seguir el proceso breve en esos supuestos pues no hay pericia publica o de oficio.

(56) A. P. TAVANI, Pede e consenso matrimoniale, Torino 2 013. M. A. ORTIZ, Fe y matrimonio, en J. BOSCH (ed.), Cuestiones actuales Derecho canonico y Derecho eclesiastico del Estado, Dykinson, Madrid 2015, 267 y ss.

(57) Sobre las competencias de la Signatura Apostolica, K. MARTENS, Signatura Apostolica Tribunal de la, en J. OTADUY--A. VIANA--J. SEDANO (dirs.), Diccionario General de Derecho Canonico, vol. VII, Cizur Menor (Navarra), 2012,311-312.

(58) Subsidio aplicativo, 41. C. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal ..., 28.

(59) Segun Mons. Arrieta, la naturaleza de esas notas aclaratorias del Pontificio consejo para los textos legislativos es orientativa. No son interpretaciones autenticas. R. SERRES LOPEZ DE GUERENU, El mota proprio <<Mitis Index Dominus Iesus>>: un servicio de misericordia y de verdad, Ius Communionis 4 (2016) 73, afirma que las respuestas particulares dadas por el PCTL no tienen valor normativo, sino que manifiestan la posicion doctrinal de este dicasterio.

(60) R. SERRES LOPEZ DE GUERENU, El motil proprio <<Mitis Index Dominus lesus>> ..., 72-73, afirma refiriendose a la mens del Pontifice y al rescripto que ambos tienen valor de ley, porque han sido dados por la autoridad del Papa para interpretar autenticamente el motu proprio, en cambio, del Subsidio aplicativo afirma que no tiene por si mismo valor juridico, sino un gran valor orientativo.

(61) G. BONI, La recente riforma del proceso di nullita matrimmiale. Problemi, criticita, dubbi (parte prima) ..., 49.

(62) G. NUNEZ, El proceso brevior: exigencias y estructura, Ius Canonicum 56 (2016) 136.

(63) G. BONI, La recente riforma del proceso di nullita matrimmiale. Problemi, criticita, dubbi (parte prima) ..., 47.

(64) R. SERRES LOPEZ DE GUERENU, El motu proprio <<Mitis Index Dominus Iesus>> ..., 73, le atribuye valor didactico. J. LLOBELL, Cuestiones acerca de la apelacion y la cosa juzgada ..., 60, nota 17, habla de que <<la naturaleza "subsidiaria" de este documento resulta notablemente potenciada por su traduccion a diversos idiomas>>.

(65) Conferenza episcopale Italiana, Segretaria generale. Texto fruto del Tavolo di lavoro, 20-VII-2016.

(66) Conferenza episcopale Italiana, Segretaria generale. Texto fruto del Tavolo di lavoro, 20-VU-2016.

(67) M. A. HACK, Tribunal interdiocesano, en J. OTADUY--A. VlANA--J. SEDANO (dirs.), Diccionario General de Derecho Canonico, vol. VII, Cizur Menor (Navarra) 2012, 674, los terminos tribunal interdiocesano y tribunal regional son sinonimos.

(68) El pasado viernes 23 de junio 2006 se celebro Zaragoza el 25 aniversario del tribunal interdiocesano de Aragon. Estuvieron presentes los Obispos de las diocesis aragonesas y D. Elias Yanes, arzobispo emerito de Zaragoza y principal impulsor de estos tribunales. Tambien asistieron los vicarios judiciales de las diocesis aragonesas y un numeroso grupo de abogados, que trabajan en los procesos de nulidad, http://www.diocesisdehuesca.org/informacion/articulosyentrevistas/20052006/Entrevista.htm.

(69) El 14 de julio de 2014, el Sr. Obispo de Cordoba, D. Demetrio Fernandez Gonzalez, despues de consultar al Consejo Episcopal y al Vicario Judicial y Presidente de la Seccion Diocesana de Cordoba del Tribunal interdiocesano de Primera Instancia de Sevilla, llego al convencimiento que era mejor para nuestra Diocesis de Cordoba independizarnos del Tribunal interdiocesano, al que pertenecemos desde 1982, y funcionar autonomos como Tribunal diocesano. Esta decision fue comunicada al Arzobispo de Sevilla, Presidente del Tribunal interdiocesano de Primera Instancia de Sevilla, y a la Signatura Apostolica. El 4 de septiembre de 2015, dicho Tribunal Supremo, mediante decreto, ratifico la decision tomada para que a partir del 1 de enero de 2016 el Tribunal diocesano de Cordoba comience su andadura de forma autonoma. Asimismo establecio como Tribunal de apelacion el metropolitano de Madrid.

(70) Decreto de 1 de marzo de 2016, en http://www.obispadodecadizyceuta.org/sites/default/files/documentos/Decreto%20Tribunal%20Diocesano%20Nulidad% 20Matrimonial.01-03-16.pdf.

(71) Decreto 13 de diciembre de 2015, en este Decreto consta que esta Diocesis sigue perteneciendo al tribunal interdiocesano por lo que se refiere a la segunda instancia.

(72) Decreto de 16 de febrero de 216, en http://www.diocesisdehuelva.es/index.php/curia/tribunal/.

(73) Para la consulta de los datos estadisticos de los Tribunales eclesiasticos de Alemania, puede verse la web del Arzobispado de Colonia. Aunque son muy completos, no se puede valorar aun el impacto de la reforma procesal, pues son anteriores http://www.erzbistum-koeln.de/erzbistum/ offizialat/ueber_uns/statistisches/.

(74) El Tribunal interdiocesano de Buenos Aires, extiende su jurisdiccion sobre la arquidiocesis de Buenos Aires; las diocesis de Avellaneda-Lanus, Concordia, Gregorio de Laferrere, Gualeguaychu, Lomas de Zamora, Merlo-Moreno, Moron, San Isidro, San Justo, San Martin, San Miguel, San Nicolas de los Arroyos, Venado Tuerto y Zarate-Campana; las eparquias Armenia, Maronita y Ucrania; el obispado castrense y el Ordinariato Oriental.

(75) El Tribunal interdiocesano de Cordoba, comprende la jurisdiccion sobre las arquidiocesis de Cordoba, las diocesis de Cruz del Eje, San Francisco, Villa de la Concepcion del Rio Cuarto y Vdla Maria; y la prelatura de Dean Funes.

(76) El Tribunal eclesiastico interdiocesano de Mexico es Tribunal de Primera Instancia para la Arquidiocesis de Mexico y las Diocesis de Adacomulco, Cuernavaca, Toluca y Tenancingo y es tambien Tribunal de Segunda Instancia para las Arquidiocesis de Mexico, Acapulco, Monterrey, Tlanepanda, Xalapa y Tulacingo, asi como para las ya mencionadas Diocesis de Adacomulco, Cuernavaca, Toluca y Tenancingo.

(77) Barcelona (Sant Feliu de Llobregat y Tarrasa), Burgos (Bilbao, Osma-Soria, Patencia y Vitoria) Granada (Almeria, Cartagena, Guadix, Jaen y Malaga), Madrid (Alcala de Henares y Getafe), Merida-Badajoz (Coria-Caceres, Plasencia), Oviedo (Leon, Santander, Astorga), Pamplona y Tudela (Calahorra y La Calzada-Logrono, Jaca, San Sebastian), Santiago de Compostela (Lugo, Mondonedo-Ferrol, Orense, Tuy-Vigo), Sevilla (Asidonia-Jerez, Cadiz y Ceuta, Cordoba, Huelva, Canarias, San Cristobal de La Laguna), Tarragona (Gerona, Lerida, Solsona, Tortosa, Urgel, Vich), Toledo (Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Siguenza-Guadalajara), Valencia (Ibiza, Mallorca, Menorca, Orihuela-Alicante, Segorbe-Castellon de la Plana), Valladolid (Avila y Ciudad Rodrigo), Salamanca (Segovia y Zamora) y Zaragoza (Barbastro-Monzon, Huesca, Tarazona y Teruel-Albarracin).

(78) El Tribunal de la Rota de la Nunciatura es tribunal de primera, o ulterior instancia, del arzobispado castrense.

(79) Prot. n. 4713/13 SAT: Decreto de Prorroga de competencia otorgado por el Tribunal de la Sig natura apostolica, el S de septiembre de 2013, que en entro en vigor el 1 de noviembre de 2013.

(80) Subsidio aplicativo, 12.

(81) El CIC, prescribe en el c. 1439 [seccion] 1. Si, de acuerdo con el c. 1423, hay un solo tribunal de primera instancia para varias diocesis, la Conferencia Episcopal, con la aprobacion de la Sede Apostolica, debe establecer un tribunal de segunda instancia, a no ser que todas aquellas diocesis sean sufraganeas de la misma archidiocesis.

[seccion] 2. La Conferencia Episcopal puede constituir uno o mas tribunales de segunda instancia, con la aprobacion de la Sede Apostolica, aun fuera de los casos previstos en el [seccion] 1.

[seccion] 3. Respecto a los tribunales de segunda instancia de que tratan los [seccion][seccion] 1-2, la Conferencia Episcopal o el Obispo designado por esta tienen todas las potestades que competen al Obispo diocesano sobre su tribunal.

(82) J. LLOBELL, Cuestiones acerca dela apelacion y la cosa juzgada ..., 63, anota: <<algunas normas del "Tavolo di lavoro" (20-VII-2016) pueden ser encuadrables como propias de un decreto general ejecutorio ex CIC c. 31, aunque tambien incluyen prescripciones cuya naturaleza puede ser considerada legislativa ex c. 29 (decreto general legislativo) o c. 30 (potestad legislativa delegada)>>.

(83) C. 20: La ley posterior abroga o deroga a la precedente, si asi lo establece de manera expresa, o es directamente contraria a la misma, u ordena completamente la materia que era objeto de la ley anterior; sin embargo, la ley universal no deroga en nada el derecho particular ni el especial, a no ser que se disponga expresamente otra cosa en el derecho.

(84) Considera que sigue vigente la Instr. Dignitas Connubii en lo que no se oponga a la nueva normativa, R. RODRIGUEZ Chacon, Antecedentes, estructura y valor juridico en el sistema normativo canonico de los dos Motu Propio de 15 de agosto de 2015 y sus normas anejas, en M. E. OLMOS ORTEGA (ed.), Procesos de nulidad matrimonial tras la reforma del Papa Francisco, Madrid 2016, 57.

(85) <<Han de someterse a la aprobacion del Sumo Pontifice las decisiones de mayor importancia, a excepcion de aquellas para las que se hayan atribuido a los dirigentes de dicasterios facultades especiales, y exceptuadas las sentencias del Tribunal de la Rota Romana y el Tribunal Supremo de la Signatura Apostolica, pronunciadas dentro de los limites de su respectiva competencia. Los dicasterios no pueden emanar leyes o decretos generales que tengan fuerza de ley, ni derogar las prescripciones del derecho universal vigente, sino en casos determinados y con aprobacion especifica del Sumo Pontifice. Quede establecido que no se haga nada importante y extraordinario si los dirigentes de dicasterio no lo comunican antes al Sumo Pontifice>>.

(86) G. BONI, La recente riforma del proceso di nullita matrimoniale. Problemi, criticita, dubbi (parte prima) ..., 47.

(87) C. 1439. 1. <<Si, de acuerdo con el canon 1423, hay un solo tribunal de primera instancia para varias diocesis, la Conferencia Episcopal, con la aprobacion de la Sede Apostolica, debe establecer un tribunal de segunda instancia, a no ser que todas aquellas diocesis sean sufraganeas de la misma archidiocesis.

2. La Conferencia Episcopal puede constituir uno o mas tribunales de segunda instancia, con la aprobacion de la Sede Apostolica, aun fuera de los casos previstos en el apdo. 1.

3. Respecto a los tribunales de segunda instancia de que tratan los apdos. 1-2, la Conferencia Episcopal o el Obispo designado por esta tienen todas las potestades que competen al Obispo diocesano sobre su tribunal>>.

(88) F. J. URRUTIA, <<... Atque de specifica approbatione sutnmi pontificis>> (Const. Ap. <<Pastor bonus>>, art. 18), Revista Espanola de Derecho Canonico 47 (1990) 543-561.

(89) J. Llobell, Cuestiones acerca de la apelacion y la cosa juzgada ..., 64, anota, que a pesar de la <<italianidad>> del <<Tavolo>> (aqui hemos venido senalando a esta mesa de trabajo como Comision), ello no impide que los temas tratados y decididos sean todos de interes para la Iglesia universal.

(90) <<No obstante, se puede y se debe decir cuanto cuesta un proceso de nulidad en el tribunal interdiocesano de Aragon: aproximadamente 1.700 euros. A primera vista, puede parecer mucho, pero es una cantidad muy pequena, si se considera que con ese dinero se paga al abogado, a los seis jueces que intervienen, al defensor del vinculo, al promotor de justicia, a los notarios y en algunos casos a los psicologos, psiquiatras ... En todo caso, hay personas que no pueden pagar esa cantidad y aportan la mitad. Otras no pagan nada. A nadie se deja de atender por problemas economicos>>. Asi consta en la web del Tribunal interdiocesano de Aragon. Cfr.: Ma. T J. Roca, La reforma del proceso canonico de las causas de nulidad matrimonial: de las propuestas previas a la nueva regulacion, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016). Por lo que se refiere a la Archidiocesis de Madrid, el Arzobispado declaro por Decreto la gratuidad de todos los procesos de nulidad en su Tribunal (nota 72). Lo que hemos anotado sobre la provincia de Aragon respecto a la total gratuidad de los procesos de quienes no pueden afrontar los gastos, cabe extenderlo a la Provincia eclesiastica de Granada (nota 73) y de la Provincia eclesiastica de Santiago de Compostela (nota 74). En la pagina web del Arzobispado de Sevilla consta que las tasas del Tribunal ascienden a 985 euros, aportados en fracciones (presentacion de la demanda, declaracion del dubium, publicacion y conclusion de la causa), si bien cabe la posibilidad de obtener el beneficio de justicia gratuita o semigratuita. En el documento de la web no figura exactamente el ano o anos en los que regian esas tasas. No nos consta que las medidas que han adoptado algunos Obispos tengan como fundamento la aportacion economica de la Conferencia Episcopal. Cfr. J. Ortiz Herraiz, La gratuidad del proceso, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 41 (2016).

(91) Subsidio aplicativo, 12, sugiere solicitar--segun el prudente criterio de los pastores--a las partes con tacto pastoral una contribucion para las causas de los pobres. En mi opinion, es preferible que quienes puedan contribuir, paguen tasas, y no hagan donativos, para evitar cualquier impresion de que la contribucion economica influye en el fallo judicial.

(92) La Subcomision Episcopal de Familia y Vida basa su labor <<en favor de quienes tienen derecho a nacer y a ser acogidos por sus padres con amor; hablamos en favor de las madres, que tienen derecho a recibir el apoyo social y estatal necesario para evitar convertirse en victimas del aborto; hablamos en favor de la libertad de los padres y de las escuelas que colaboran con ellos para dar a sus hijos una formacion afectiva y sexual de acuerdo con unas convicciones morales que los preparen de verdad para ser padres y acoger el don de la vida; hablamos en favor de una sociedad que tiene derecho a contar con leyes justas que no confundan la injusticia con el derecho>>.

(93) S. BUENO SALINAS, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso ..., 17.

(94) P. V. Pinto, Trascrizione dell'intervento pronunciato alia conferenza stampa di presentazione delle due Lettere motu proprio datae di Papa Francisco en www.vatican.va: <<Qual e, dunque, la no vita dell'intervento di Papa Francisco? Vorrei riassumerla nei ppunti essenzziali. Egli fedele al Vaticano II ha inteso, nei suoi atti fin dall'inizio del suo pontificato, esprimere fedelta alia teologia delia collegialita ddel Vaticcano II. La prima ratio del proceso che viene ora pubblicato e in ragione di questo princicpio: il Papa investe sulla collegialita, nella fiducia verso i vescovi>>. Puede verse en https://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2016/ll/21/ 0840/01871 .html. G. Boni, La recente riforma del proceso di nullita matrimoniale. Problemi, criticita, dubbi (parteprima) ..., 59, nota 163.

(95) La Conferenza episcopale toscana il 1 febbraio ha scritto che e opportune>> <<non dileguare la rete di collaboratori e la positiva esperienza dei tribunali regionali>>.

(96) La Conferenza episcopale pugliese il 7 dicembre 2015, ancor prima della promulgazione ufficiale della riforma di Bergoglio, quando il testo era ormai conosciuto, aveva scritto che <<l'Episcopato pugliese ritiene che l'esperienza e la competenza maturata nel corso di una storia pluridecennale, iniziata nel 1939, puo garantire la piu compiuta attuazione di quanto previsto dalla recente normativa pontificia>>. La stesse cose le hartno scritte i vescovi campani e sardi in due note del 1 dicembre. Il Sussidio della Santa Sede non ha risolto i problemi e I'opinione prevalente dell'episcopato italiano e rimasta quella dell'impossibilita di erezione di singoli tribunali diocesani.

(97) J. R. VILLAR, La naturaleza de las Conferencias Episcopales y la Carta Apostolos sitos, Scripta Theologica 31 (1999/1)

(98) R. Serres Lopez de Guerenu, El motu proprio <<Mitis Index Dominus Iesus>> ..., 74-75.

(99) R. Serres LOPEZ DE Guerenu, El motu proprio <<Mitis Index Dominus lesus>> ..., 11.

(100) A dia 11 de octubre de 2016, en el Tribunal de la Nunciatura de la Rota de Madrid, desde la entrada en vigor del MI han entrado 54 causas en el Tribunal (2 en 2015 y 52 en 2016). De ellas, a 21 causas no les afecta el MI, bien porque se tramitaban por el antiguo proceso breve del c. 1682, o bien porque estan en tercera instancia y no hay diferencia en la tramitacion (proceso ordinario). En cambio, a 33 causas si les afecta el MI (de estas 33, son tramitadas en primera instancia 3, y 30 en segunda o ulterior instancia. Estos datos reflejan, a mi modo de ver, que no hay una sobrecarga excesiva en este Tribunal, si se compara con el numero de causas anuales tramitadas en un tribunal de la jurisdiccion civil. A la vez, supone un trabajo para la Iglesia en Espana.

(101) C. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal de la nulidad del matrimonio, Ius Canonicum 56 (2016) 25.

(102) S. BUENO SALINAS, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (enero 2016) 2, afirma, sobre la base de su experiencia judicial, que normalmente se cumplen los plazos previstos en el c. 1453, que establece un limite de un ano para la primera instancia y de seis meses para la segunda.

(103) Advierte de los peligros del fuero competente del cuasi-domicilio C. PENA GARCIA, La reforma de los procesos canonicos de nulidad matrimonial: el motu proprio <<Mitis Index Dominas lesas>>, Estudios Eclesiasticos 90 (2015) 639 y ss. C. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal de la nulidad del matrimonio, Ius Canonicum 56 (2016) 25, anota el riesgo de que se produzca un <<turismo procesal>> hacia los tribunales mas benevolos, provocando un <<efecto embudo>> que iria en detrimento de la celeridad de la tramitacion de las causas.
COPYRIGHT 2017 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Roca Fernandez, Maria J.
Publication:Ius Canonicum
Date:Dec 1, 2017
Words:16311
Previous Article:De la centralidad de la ley al primado de la persona en el Derecho de la Iglesia. Historia y perspectivas canonicas en el centenario del Codigo de...
Next Article:La vigencia de la Instruccion Dignitas Connubii a la luz del M. P. Mitis Iudex.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters