Printer Friendly

Criminales.

En sorprendente sintonia, los gobiernos de la Republica y del Distrito Federal se dispusieron adelantar a los mexicanos su regalo de Reyes --la tradicional cuesta de enero-- para las posadas.

El pasado viernes 19, a la vez que anunciaban un aumento al salario minimo de 14.7% (promedio nacional) vigente a partir del primero de enero, el gobierno federal comunicaba a los ciudadanos un aumento de 4% en las gasolinas, en vigor a partir del dia siguiente al anuncio.

Simultaneamente a las declaraciones federales, Cuauhtemoc Cardenas, en brindis navideno que ofrecio a reporteros, expreso que el incremento en las tarifas de los servicios en la ciudad "no estaran en ningun caso por arriba de lo que pudiera subir el salario minimo." Horas mas tarde, el sabado por la manana, una propuesta contraria a dichas afirmaciones era dada a conocer en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal: un aumento de 20 centavos a las tarifas del Metro, trolebus, tren ligero y autobus articulado, para quedar en 1.50 pesos; alza tambien --entre 17.7 y 19%-- en el impuesto predial, servicios de agua y tenencia de vehiculos.

Las reacciones y aclaraciones no se hicieron esperar. El titular de Pemex, Adrian Lajous --adelantandose a sus detractores-- argumento que la gasolina mexicana es "tres veces mas barata que en Europa". Se le olvido mencionar, sin embargo, que nuestros salarios distan mucho de ser equivalentes a los europeos.

El Comite Regional del Partido Accion Nacional en el Distrito Federal --en papel de oposicion-- asevero que el incremento al salario minimo "es insuficiente para que los trabajadores recuperen su poder adquisitivo". Discrepando, Manuel Aguilera, dirigente tricolor en la capital --sin perder oportunidad de llevar agua a su molino--, afirmo que el aumento "es reflejo de que poco a poco mejoran las condiciones de vida de los obreros", y abundo: "En los hechos, es minima la cantidad de trabajadores que cobran esta remuneracion, ya que la mayoria gana mas de un sueldo minimo". Como balde de agua fria cayeron las afirmaciones de Aguilera a trabajadores, por falsas en gran medida y carentes totalmente de sensibilidad social.

Enrique Aguilar Borrego sofoco sin duda el optimismo decembrino del cabecilla de los priistas en el Distrito Federal. Secretario general de la Federacion Nacional de Sindicatos Bancarios e integrante del Congreso del Trabajo, superviviente ademas de todos los "pactos", Aguilar Borrego arremetio contra la politica de precios y salerios del gobierno federal, contra la Comision de los Salarios Minimos y contra el invisible Bonilla, secretario del Trabajo. Dijo contemplar seriamente la posibilidad de que ambos organismos --Congreso del Trabajo y Federacion de Sindicatos Bancarios-- pelearan un aumento de emergencia al salario minimo general y profesional si los nuevos precios de bienes y servicios "pulverizan" el reciente incremento salarial.

La ineludible necesidad del Partido de la Revolucion Democratica de sacar adelante el presupuesto capitalino sin demasiados jaloneos y conflictos, que le sobran a ultimas fechas, politizo el asunto al extremo.

Marti Batres, presidente de la Comision de Gobierno de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal y coordinador perredista en la misma, se explayo en puntualizaciones --eufemismos, diriamos-- para lograr su cometido: "ajuste, no aumento", preciso Batres en referencia a la subida de los impuestos de la ciudad, y reforzo --enfatico-- su postura aludiendo a la nueva tarifa del Metro (15.38% arriba de la anterior): "No se trata de un incremento realmente; es un mero ajuste en relacion con la inflacion". Sin duda, ayuda a los politicos la falta de memoria historica de los ciudadanos. Las puntualizaciones de Batres hubieran enfurecido a la oposicion hace tan solo un par de anos.

Discreparon de la logica partidista y economica de Marti Batres, amas de casa, trabajadores y profesionistas --muestra representativa recabada por el diario Unomasuno--, y millones mas que no quedaron registrados en alguna encuesta; todos, usuarios cautivos del transporte colectivo, victimas cotidianas de sutilezas y caprichos macroeconomicos.

Ni con toda la ayuda de Batres ni con la mayoria perredista en la Asamblea, pudo capotear Ortiz Salinas, secretario de Finanzas del gobierno capitalino, a enfurecidos --por muy diversas causas-- legisladores de la oposicion. En el presupuesto destacaban dos asuntos lastimosos: el sueldo mensual de Cardenas, de 98,000 pesos, y el rubro de partidas secretas, de uso no aclarado, por unos 11,000 millones de pesos. El asunto del sueldo del jefe de Gobierno capitalino se resolvio 48 horas despues de haberse planteado, en la modalidad de "si pero no" que se ha vuelto tan familiar para los mexicanos que observan la forma de hacer politica de los "politicos". Aqui, una declaracion de Cardenas fue suficiente. Por "decision personal", redujo su sueldo a 70,000 pesos mensuales. Ante la insistencia de reporteros de que el sueldo original habia quedado consignado en el presupuesto, Cuauhtemoc Cardenas, inmutable, respondio: "pues nada mas no lo cobro y ya".

Las partidas secretas, por el contrario, al no ser aclaradas, motivaron el rechazo del presupuesto en su conjunto, a revisarse en 90 dias, y ya para terminar Ortiz Salinas refuto a la oposicion con una vehemencia mas digna de otros afanes: "Millones de votantes entendieron que el gobierno que generaba desconfianza era el que estaba en la administracion; estos mismos votantes tienen confianza en las propuestas de Cardenas".

Muy por encima de este "intercambio navideno" --ni son los que eran ni eran los que son-- de planteamientos ideologicos motivados en mucho por meras coyunturas y circunstancias politicas, sobresalen frescas, atinadas, ideas y convicciones profesadas en un foro inesperado. Asamblea de fieles congregados en la catedral metropolitana, sorprendidos oyentes de la ultima homilia de adviento de Norberto Rivera, arzobispo primado de Mexico.

Sin mas carisma que el que pudieran contener sus palabras, el arzobispo quiso llegar al fondo de la cuestion. Un incremento de 14.73% a los salarios minimos es "criminal", y no es justificable el aumento de 17.7% a los impuestos del Distrito Federal: "Los impuestos aumentan y los salarios se achican (...) Con la escalada de precios, el pobre vuelve a ser la victima, y el cambio que anhelabamos queda paralizado".

En apego a la doctrina social de la Iglesia, con referencias directas a la enciclica Sollicitudo Rei Socialis (La preocupacion social de la Iglesia, Juan Pablo II, 1987), Rivera oriento su homilia dominical.

Con todo y la ortodoxia, no dejaron de soprender las contundentes palabras de Rivera Carrera en un Mexico que no se ha acostumbrado a los mayores margenes de libertad en la nueva relacion Iglesia-Estado.

"No porque un salario sea legal por eso va a ser justo". Presidentes, procuradores, juristas, asesores vinieron a la mente de muchos de los alli presentes con esa simple afirmacion. "El modelo economico del pais, que cuida, por encima del hombre, los indices de rendimiento de la macroeconomia" es el culpable de la miseria; pecado social, estructura de pecado, diria la enciclica. "En la medida que considera al hombre como una unidad individualista cerrada en si misma, el neoliberalismo es un cancer social", dijo hace no mucho el nuncio Mullor. Entre los regalos decembrinos que hicieron los gobiernos --y los reservados para enero--, resulta gratificante el de esta homilia: "Llevar a cabo la conversion, un cambio de vida, un comenzar de nuevo en la gracia". Para estas fechas, nueva mentalidad, metanoia.
COPYRIGHT 1997 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 1997 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:TA: an increase in Mexico's minimum wage was less than the increase in cost of public transportation services in Mexico City; TT: Criminals; el aumento al salario minimo en Mexico fue menor que el aumento al costo de los servicios de transporte publico en la ciudad de Mexico
Author:Aspe Armella, Maria Luisa
Publication:Proceso
Date:Dec 28, 1997
Words:1304
Previous Article:La masacre de Acteal.
Next Article:Don Porfirio esta triste....
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters