Printer Friendly

Consumo de nutraceuticos, una alternativa en la prevencion de las enfermedades cronicas no transmisibles.

NUTRACEUTICAL CONSUMPTION, AN ALTERNATIVE IN THE PREVENTION OF NON TRANSMISSIBLE CHRONIC DISEASES

INTRODUCCION

Hoy en dia la conciencia del autocuidado ha llevado a que el concepto de nutricion sea parte fundamental del estilo de vida con la finalidad de mejorar la salud, prevenir y tratar enfermedades. Hoy en dia diferentes investigadores han centrado su interes en el efecto que tiene la nutricion a nivel fisiologico y la relacion entre la alimentacion y las enfermedades cronicas no transmisibles, con el fin de contribuir a la salud y bienestar de la poblacion (1-5). La implementacion de estos productos como posible tratamiento de enfermedades genera nuevos conceptos, que con el tiempo planean ampliar las posibilidades terapeuticas en respuesta a diferentes patologias (1-8).

En el mercado occidental se encuentra una amplia variedad de productos nutraceuticos, por lo cual el consumo de estos en paises como Estados Unidos llega a ser hasta del 47% en los hombres y del 50% en las mujeres, quienes consumen diariamente vitaminas, probioticos, compuestos herbales, entre otros (8). Es evidente que el impacto de la exitosa recepcion en el mercado de los nutraceuticos y productos relacionados tendra eventualmente un papel crucial en el crecimiento del sector alimenticio, farmaceutico y agricola, permitiendo el desarrollo economico e industrial debido a su amplia comercializacion (4, 6). Debido a los aspectos anteriormente mencionados, es pertinente dar a conocer las consideraciones actuales sobre el paradigma de los nutraceuticos y su posible papel en la nutricion de la poblacion del siglo XXI, cuestionando a la vez la creencia popular acerca de la inocuidad de estos productos.

GENERALIDADES

La introduccion formal del termino nutraceutico fue planteada por el Doctor Stephen DeFelice en 1989, y consta simplemente de la fusion de dos elementos basicos: un componente nutricional y otro farmaceutico. DeFelice resumio el termino como "un alimento (o parte del mismo) que proporciona beneficios a la salud, que incluye la prevencion y/o tratamiento de una enfermedad; tales productos pueden variar desde nutrientes aislados, suplementos dietarios, hasta productos disenados geneticamente", esta definicion hoy en dia continua vigente aunque con algunas modificaciones (4).

Este mismo concepto ha sido utilizado por el ser humano desde el periodo Paleolitico, procedente del conocimiento de la relacion inseparable entre alimentacion y salud. Igualmente, Hipocrates, hace mas de 2500 anos, planteo que la alimentacion puede ser una alternativa terapeutica contra la enfermedad, sintetizando esta nocion en la frase: "deja que la comida sea tu medicina, y la medicina sea tu comida", la cual hoy se aplica ampliamente a los productos nutraceuticos (5, 7).

La frecuente presencia de efectos adversos asociados a las terapias farmacologicas convencionales, y en otros casos a la falta de respuesta terapeutica, impulso nuevas investigaciones para determinar alternativas para la prevencion y el tratamiento de enfermedades cronicas no transmisibles, encontrando que la nutricion jugaba un papel crucial en su fisiopatologia (1, 3, 8-11) y que hallar o disenar alimentos que influyan en este proceso pude ser una alternativa para lograr disminuir la prevalencia de estas enfermedades (8-15).

El conocimiento de la influencia que ejerce la alimentacion sobre las funciones mentales superiores, el sistema inmune, cardiovascular y endocrino, ha ampliado el campo de estudio de diferentes disciplinas, dando partida al nuevo desarrollo de productos nutraceuticos que ha encaminado la dietetica en la busqueda de la interaccion entre la nutricion y el estado de salud. Es asi como se ha comprendido que los alimentos en general y sus nutrientes cumplen un rol importante en el desarrollo y proteccion del sistema inmune (10, 15), al mismo tiempo que favorecen la capacidad de trabajo y el rendimiento en la actividad fisica. Se conoce que los estados de malnutricion pueden asociarse a sindromes de diversa complejidad, con multiples manifestaciones sistemicas, en los que la base fisiopatologica radica en estados carenciales de multiples micro y macronutrientes. De igual forma, el exceso de lipidos y carbohidratos conduce a la manifestacion de diferentes patologias donde las alteraciones cardiovasculares y endocrinas encabezan la lista.

Es importante mencionar que hay diferentes terminos que se usan indiscriminadamente para referirse a estos productos, entre ellos se encuentran los alimentos funcionales, los suplementos dietarios y los suplementos nutricionales. Los primeros son alimentos que, ademas de tener un efecto nutricional basico, ejercen efecto favorable para la salud como lo es el aceite de oliva que, ademas de tener un valor biologico importante, ayuda a la prevencion de las enfermedades cronicas no transmisibles como lo son las dislipidemias. Por otra parte estan los denominados suplementos dietarios, productos que son utilizados para mejorar el aporte nutricional insatisfecho a la dieta de las personas sanas, mientras que los suplementos nutricionales son productos elaborados para suplementar la dieta de las personas sanas, pero con el fin de prevenir enfermedades o mantener la salud (4).

CLASIFICACION DE LOS NUTRACEUTICOS

Existen diversas opciones para la clasificacion de los nutraceuticos dependiendo del autor consultado. Inicialmente, estos productos pueden catalogarse segun su naturaleza quimica, su mecanismo de accion y su origen. La clasificacion de los nutraceuticos por mecanismo de accion los separa en subgrupos segun las funciones metabolicas y fisiologicas sobre las que actuan (16). Entre ellos se pueden reconocer los agentes antioxidantes, reguladores del metabolismo lipidico, antiinflamatorios e inmunorreguladores, osteogenicos y que tienen actividad anticancerigena (4, 10, 15, 16).

Segun la naturaleza quimica son clasificados como de fuentes proteicas, carbohidratos, lipidos, ademas de micronutrientes como metales y los compuestos por bacterias. La anterior clasificacion permite diferenciar estos productos de acuerdo al grupo molecular elemental. Por otra parte, si se habla del origen, se pueden senalar dos tipos de nutraceuticos, entre los que se encuentran los de origen animal y los que provienen de los vegetales, asi como los de origen mineral. Por otro lado, las bacterias son una importante fuente de origen y entre los microorganismos mas usados se tienen a Saccharomyces boulardii y al Streptococcus salivarius, entre otros (17).

Otra tipificacion ha sido propuesta. Esta divide los productos en dos categorias, comenzando con los potencialmente nutraceuticos, que podrian llegar a establecerse finalmente como nutraceuticos, tras arrojar datos de eficiencia y beneficios tangibles en la salud, y por otro lado, los ya establecidos como nutraceuticos. Cabe resaltar que la mayoria de estos productos se encuentran aun rotulados como potencialmente nutraceuticos, a pesar de que pueden ser adquiridos comercialmente (7).

La mayoria de los autores, a nivel internacional, hacen mencion a tres categorias principales para los nutraceuticos (4, 7):

* Nutrientes: sustancias con funciones nutricionales establecidas, como vitaminas, minerales, aminoacidos y acidos grasos.

* Herbales: productos herbales o botanicos, procesados en forma de concentrados o extractos.

* Suplementos de la dieta: productos derivados de otras fuentes como el piruvato, condroitin sulfato, hormona precursora de esteroides, etc.

Asimismo, otros autores agrupan estos productos segun su funcion; entre ellos hacen referencia a la existencia de "alimentos medicinales", convirtiendose en una clase especial de agentes terapeuticos usados para el manejo de enfermedades especificas, como es el caso de las deficiencias metabolicas. Por otra parte, se encuentran los denominados "alimentos funcionales"; la diferencia que existe con los nutraceuticos radica en que el consumo de los primeros, aunque se derivan del mismo procesamiento de alimentos, no produce efectos profilacticos o terapeuticos, condicion que es totalmente indispensable para clasificarlos como nutraceuticos (4, 7, 17).

UTILIDAD DE LOS NUTRACEUTICOS

Sin dudarlo, los medios de comunicacion juegan un papel muy importante en el consumo y comercializacion de estos productos, es asi como en los ultimos 15 anos la industria de los nutraceuticos ha crecido de forma exponencial hasta llegar a ser una industria que llega a ganar anualmente mas de 152 billones de dolares al ano. El hecho de que se hayan vuelto tan populares se debe a que se han catalogado como productos inocuos utilizados para la prevencion y tratamiento de enfermedades, tales como: cancer, aterosclerosis, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas, entre otras (18,19).

Demostraciones objetivas de la relacion entre la dieta y el desarrollo de las enfermedades mas prevalentes a nivel mundial, derivan del conocimiento cientifico de efectos metabolicos y fisiologicos de la amplia diversidad de elementos naturales; esto ha permitido promover la aplicacion y utilidad de los nutraceuticos en el tratamiento y prevencion de ciertas patologias (20). Profesionales de la salud, incluyendo especialistas de diferentes areas, reconocen la utilidad del consumo de estos en la modificacion del curso natural de las enfermedades cronicas; a continuacion, se exponen ciertos usos reconocidos de los nutraceuticos sobre estas patologias (20, 21):

Cancer. A lo largo de la historia se han descrito diversos productos de caracter natural con actividad antitumoral (20); algunos de estos, cuya eficacia se ha documentado, son: el resveratrol, controlando la senalizacion de los oncogenes activados por modificaciones epigeneticas relacionadas con las vias de senalizacion del NF-kB (factor nuclear de las cadenas ligeras kappa de celulas B) y STAT3 (transductor de senal y activador de la transcripcion 3) (22); productos ricos en hierro, estimulando la accion de la transferrina (23); el alfa-tocoferol, actuando como antioxidante, inhibiendo la oxidacion descontrolada (24); el extracto de te verde, actuando como inhibidor de la tirosin kinasa involucrada en la fosforilacion del VEGF (factor de crecimiento endotelial vascular); el calcio en asociacion con la vitamina D, disminuyendo las concentraciones toxicas de calcio que induce al dano (25) celular, entre otros. Asimismo, los experimentos con acidos grasos omega 3 en el tratamiento de diversos tipos de cancer han mostrado que pueden aumentar la eficacia de los agentes quimioterapeuticos, inducir apoptosis y diferenciacion celular, asi como reducir la proliferacion celular en cultivos de celulas neoplasicas (26, 27). Se han descrito, ademas, varios microorganismos probioticos y prebioticos (28-31) que han mostrado efectos antitumorales.

Enfermedades cardiovasculares. Los nutraceuticos favorecen el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular (21), modificando la dinamica de los factores de riesgo y la mortalidad. Un ejemplo de estos es el efecto que tienen los antioxidantes como el licopeno, que evita que las placas de colesterol en forma de LDL se oxiden y terminen produciendo la placa aterosclerotica (32-35), asi como los carotenos y la vitamina E, al disminuir el colesterol LDL implicado en eventos isquemicos (36). Por otro lado, esta la potencializacion de muchos medicamentos al ser combinados con nutraceuticos, tal es el caso de las estatinas y el omega 3 (37), que aumentan las HDL y disminuyen los trigliceridos, el colesterol LDL y la presion arterial siendo una buena medida terapeutica para los pacientes que padecen de estas enfermedades (32-37).

Enfermedades dermatologicas. La psoriasis, uno de los ejemplos mas comunes de enfermedades inflamatorias cutaneas, se ha favorecido de los beneficios terapeuticos del uso de vitaminas B9 y B12 (4), existiendo evidencia de exito en el tratamiento de esta enfermedad (38). Por otro lado, tambien se ha sugerido el uso de algunos probioticos para el manejo de los sintomas alergicos de la dermatitis atopica (39). Asimismo, la suplementacion con grasas poliinsaturadas, vitaminas D y E, selenio, te verde, resveratrol, y licopeno para prevenir el desarrollo o progresion de melanoma en la poblacion general se ha usado como opcion terapeutica a la estrategia convencional. El consumo actual de vitamina E como un antioxidante y anticancerigeno generando proteccion frente a los rayos UV, mientras que la suplementacion de vitamina D actua como un factor antiproliferativo y disminuye el potencial de metastasis de las celulas cancerigenas (40).

Enfermedades gastrointestinales. Ciertos probioticos han demostrado su utilidad en el manejo de la intolerancia a lactosa (41) y en la conservacion de la salud oral (42, 43). Prebioticos como la lactulosa se han usado, ademas, en el tratamiento de sintomas asociados a estrenimiento cronico pues su efecto como laxante osmotico ayuda a su manejo (44, 45). En cuanto al uso de acidos grasos para el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, y la prevencion de la misma, ha mostrado que estos pueden reducir las tasas de recaidas, producir una mejoria en los sintomas y una reduccion del estres oxidativo en el intestino, ademas conducen a la modulacion del sistema inmune en el sistema digestivo cuando se suministran soluciones con diferentes concentraciones de acido docosahexaenoico (DHA) y eicosapentaenoico (EPA) (46).

Otras enfermedades. Se ha documentado el uso de diversos nutraceuticos como el acido folico, y los acidos grasos omega 3, como tratamientos coadyuvantes a la farmacoterapia, asi como preventivos de enfermedades neurodegenerativas (neuropatia diabetica, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, esclerosis multiple) y alteraciones psiquiatricas (depresion, esquizofrenia y autismo). Especificamente, los acidos grasos omega 3 muestran efectividad en el tratamiento de patologias reumatologicas cronicas como la artritis reumatoide, demostrando mejoria en la sintomatologia, destacandose la reduccion de la tension y la rigidez articular asi como el uso del condroitin sulfato y la glucosamina. El condroitin sulfato ayuda a disminuir la concentracion de citoquinas proinflamatorias en las articulaciones afectadas por la osteoartritis regulando la transcripcion de las moleculas proinflamatorias. Asimismo, la glucosamina inhibe la accion de las proteasas degradadoras de colageno de la superficie articular, lo que disminuye la degradacion del cartilago articular (47).

En los ultimos anos se ha masificado el consumo de ciertos nutraceuticos con fines profilacticos. Estudios cientificos fundamentan la utilizacion del acido folico, con el fin de prevenir enfermedades cardiovasculares y neurologicas (32-35). Adicionalmente, el consumo de acido folico antes del embarazo y durante el primer trimestre, puede reducir la aparicion de defectos del tubo neural hasta en un 70% (48). El bajo consumo de acido folico y la deficiencia de hierro durante el embarazo son factores de riesgo para desarrollar anemia, parto prematuro y bajo peso al nacer, asimismo puede contribuir a dificultades relacionadas con el sistema nervioso central y periferico neonatal ademas de aumento de la mortalidad materna (49). Bajo evidencias como estas se han desarrollado protocolos y guias de practica medica, tanto en el area de neurologia y ginecobstetricia, como en pediatria, que recalcan la necesidad imperiosa de la administracion preventiva de acido folico y algunos multivitaminicos (50).

PREVALENCIA DE CONSUMO

El uso de suplementos de vitaminas y minerales, y en general de la gran variedad de nutraceuticos, es cada vez mas comun en la poblacion mundial. El exito de la industria de estos productos se evidencia en la gran cantidad de ingresos economicos obtenidos al ano. Segun algunos estudios, para 2009 se genero una ganancia aproximada de 26,7 mil millones de dolares, para 2015 esta suma logro alcanzar 152 mil millones de dolares (19), dinero originado de la venta de estos productos bajo la idea de mejorar y mantener la salud (51-53).

En varios paises europeos la prevalencia de su uso oscila alrededor del 9,3-20%, mientras que en Estados Unidos entre el 58-72% de la poblacion son usuarios de suplementos dieteticos, consumidos principalmente por mujeres, ancianos, deportistas, personas con buen nivel educativo. La frecuencia de consumo de nutraceuticos fue en su orden: suplementos de vitaminas y minerales, suplementos dietarios, calcio y hierro (19, 52, 54-59).

RAZONES PARA EL CONSUMO

La diversidad de productos y sus multiples formas de comercializacion permiten ser cada vez mas visibles ante la comunidad. Esta facilidad comercial es a su vez un inconveniente para la salud de las personas que los consumen, pues como se habia mencionado anteriormente, se desconocen los efectos nocivos y beneficos de la gran mayoria de estos productos. Por otra parte, la fabricacion cuenta con una deficiente supervision por parte de entes reguladores en el proceso de produccion y distribucion, lo que ha permitido que la accesibilidad a este tipo de productos sea muy sencilla, pudiendose adquirir tanto en farmacias y tiendas especializadas en productos naturales, como en supermercados y negocios independientes. La publicidad, por parte de medios de comunicacion y de personal relacionado con el area de la salud, juega un papel importante al momento de fomentar el consumo de nutraceuticos ya que, si bien muchos productos se adquieren a raiz de recomendaciones de profesionales en medicina, gran numero de individuos poseen otros motivos que conducen a su consumo; fuentes no relacionadas con el campo de la salud, como los amigos y familiares cercanos, asi como los mismos proveedores de los productos, de manera frecuente inducen a las personas a su utilizacion (59, 60).

Actualmente, los nutraceuticos juegan un papel importante en el diario vivir de un gran numero de personas, siendo mas prevalente en aquellas que presentan enfermedades cronicas y con alta mortalidad general (57, 60). Las diversas razones por las cuales se induce el consumo de estos productos varian segun edad, sexo, nacionalidad, costumbres y existencia de comorbilidades. La razon principal que fundamenta el consumo de vitaminas, minerales y suplementos dietarios, es la prevencion de la enfermedad; esta practica se ha hecho tan frecuente que es comun observar personas que prefieren el reemplazo de la terapeutica occidental por el uso de nutraceuticos (54, 60), ya que pueden presentarse falsamente como alternativas mas seguras y eficaces que la terapia farmacologica convencional, y ser opciones seguras para el manejo de enfermedades para las cuales supuestamente no existen tratamientos (53, 60).

El consumo de multivitaminicos de forma diaria constituye actualmente una practica comun a nivel mundial; la razon que lo motiva es la prevencion y manejo de la deficiencia de vitaminas y minerales (61).

El sistema inmune es el blanco de mercadeo que motiva la comercializacion de ciertas clases de nutraceuticos, ya que el aceleramiento de la funcion inmune, a partir del consumo de vitaminas en megadosis y antioxidantes (generalmente en forma de bebidas herbales a base de te, que promueven la eliminacion de "toxinas"), podria finalmente modificar la historia natural de afecciones donde la inmunologia prima, especialmente las neoplasias (23-25, 62). La posibilidad de padecer cancer es un frecuente disparador del consumo de productos nutraceuticos, bien sea de forma temprana, con la idea de evitar su aparicion, o como posibles adyuvantes en el tratamiento. Adicionalmente, se ha observado que los pacientes con factores de riesgo para determinadas patologias demuestran, de forma subjetiva, haber recibido beneficio del consumo diario de productos nutraceuticos, y los relacionan con la disminucion de riesgo de enfermedades cronicas (60, 63).

Segun algunos estudios publicados, el 48% de los usuarios de productos nutraceuticos estan de acuerdo en que su consumo es una forma facil de obtener un adecuado estado de salud, a la vez que permite compensar los estilos de vida no saludables o el mantenimiento de dietas no balanceadas (55, 63); esto se ve representado en que la mayoria de los consumidores que desarrollan estilos de vida saludables, presentan menor incidencia de diabetes mellitus y problemas cardiovasculares que la poblacion en general (54). Por otro lado, muchos individuos tambien utilizan los productos suplementarios de forma concomitante con los tratamientos farmacologicos para obtener mayores beneficios en el manejo de patologias como artritis, atopia y rinitis alergica, ansiedad, depresion, alteraciones de la funcion cognitiva, cancer, osteoporosis, enfermedades oculares y cardiovasculares (54, 60, 61).

Las poblaciones con mayor consumo de nutraceuticos son los jovenes, los deportistas y los adultos mayores de 65 anos, quienes consumen dichos productos con fines particulares: mejorar su estado de salud (45%), mantener su salud (33%), mejorar la sud osea (25-30%), mejorar la dieta y suplementar su alimentacion (22-42%), prevenir enfermedades (20-26%), mejorar su sistema inmune (15-27%) y mejorar sus articulaciones (2-20%) (59).

Se ha demostrado que las personas que usan algun tipo de nutraceuticos muestran un comportamiento mas saludable, debido a que pueden presentar mayor interes en el autocuidado y la adquisicion de conocimientos acerca de su salud, por lo cual generan estrategias preventivas y estilos de vida adecuados basados en una ingesta apropiada de los grupos alimenticios y una actividad fisica pertinente, ademas pueden tener con mas frecuencia un peso ajustado segun la talla, en comparacion con quienes no usan los suplementos (21, 57, 64). Paradojicamente, los usuarios de estos productos tienden a tener un mayor consumo de algunas vitaminas y minerales de fuentes alimentarias, que las personas que no consumen nutraceuticos, quizas en parte debido a que consumen mas porciones de frutas y verduras en la alimentacion diaria (65).

INTERACCIONES Y EFECTOS ADVERSOS

Los nutraceuticos suelen tener multiples componentes farmacologicos activos, por lo tanto, la probabilidad de interacciones se incrementa en comparacion con las de los medicamentos recetados, debido a que no se conocen bien los compuestos activos de estos productos y la cantidad que se utiliza (55, 59, 66). Muchos de estos productos pueden interferir con sus tratamientos medicos, sin embargo, otros pueden tener un impacto positivo en el tratamiento (57, 60).

Los medicamentos que con frecuencia son recetados, y se relacionan con un mayor potencial de interaccion con los nutraceuticos, son los farmacos antitromboticos, sedantes, antidepresivos y antidiabeticos (66). A su vez, se evidencia una interaccion frecuente con productos a base de hierbas o vitaminas y los agentes quimioterapeuticos, por lo cual en pacientes polimedicados estos productos pueden alterar el efecto farmacologico en cada paciente, pudiendose generar mas reacciones adversas (66).

Adicionalmente, se han documentado efectos adversos, tales como convulsiones, caida de cifras tensionales muy por debajo del valor normal, al hacer uso no supervisado de estos productos o cuando el consumo de nutrientes, tanto en la dieta como en los suplementos dietarios, excede los niveles establecidos (47, 54, 63). Esta claro que los suplementos no estan exentos de riesgos y que su alto consumo puede llevar a inducir efectos secundarios y otros pueden afectar el tratamiento medico (62, 63, 65, 66).

SEGURIDAD EN EL CONSUMO DE NUTRACEUTICOS

Desde 1994, tras la aprobacion del Acto de la Salud y Educacion sobre Suplementos Dieteticos (DSHEA), se permitio un mayor acceso a los productos nutraceuticos. Desde ese ano se ha fomentado de forma dramatica el consumo de dichos prodcutos, pues la regulacion de los entes encargados para tal cuestion es poco estricta, siendo evidente la falta de criterios de calidad y seguridad para su aprobacion (67). Para ser comercializados estos productos solo es necesario hacer explicita en el contenedor del producto una simple descripcion del elemento principal que lo conforma, y su efecto sobre determinados sistemas del cuerpo humano, sin hacerse necesaria la identificacion y verificacion de las demas propiedades, riesgos, efectos y componentes adicionales. Es debido a esto que existen fuertes criticas a la ley DSHEA, como las expresadas por editoriales prestigiosas, el "Journal of the American Medical Association" y el "New England Journal of Medicine" (53, 67).

Antes de la ley expuesta, la Administracion de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en ingles) podia exigir a los productores de nutraceuticos, estudios y pruebas cientificas rigurosas que documentaran la eficacia y seguridad de los mismos, antes de su distribucion y comercializacion al consumidor final. Esto implica que los nutraceuticos fueron considerados como productos susceptibles de producir riesgos, para lo cual la produccion de estos deberia ser regulada de forma estricta, procurando una buena calidad, seguridad y eficiencia de los suplementos (53, 62, 67). Actualmente, la FDA solo controla el mercadeo de los productos, siempre y cuando se reporten reacciones adversas por parte de los consumidores, para lo cual esta entidad tiene determinados ciertos protocolos para la realizacion de dichos reportes (62, 66, 67).

La actitud de la sociedad actual centra su confianza en la aprobacion o desaprobacion de uno de estos productos por parte de la FDA (66). Es claro que la responsabilidad sobre la seguridad de los nutraceuticos esta a cargo de los fabricantes, los cuales para la venta de sus productos solo deben declarar que su contenido tiene un beneficio determinado para la salud, pero que en la mayoria de los casos se basa en poca evidencia cientifica, siendo posible la fundamentacion de su comercializacion el hecho de haber sido usados por tradicion, u otras razones poco satisfactorias para la comunidad cientifica (62, 66, 67).

Ademas, con la implementacion de la ley DSHEA, los usuarios pueden sentirse beneficiados de la "autonomia y libertad" de elegir los productos que deseen, este hecho ha aumentado la confianza de las personas en la informacion ofrecida via web, lo cual puede ser considerado como una grave problematica, ya que estos productos no procuran obtener conocimientos derivados de evidencia veraz, sino que confian en los datos no verificados que facilmente pueden obtenerse de multiples medios de comunicacion (53, 57).

En Colombia el Decreto 3249 de 2006, el Decreto 3863 de 2008 y el Decreto 272 de 2009 reglamentan la fabricacion, comercializacion, envase, rotulado, regimen de registro sanitario, de control de calidad, de vigilancia sanitaria y control sanitario de los suplementos dietarios con el fin de asegurar la calidad y seguridad del consumo de estos suplementos para la comunidad en general (67). Aunque se tienen normas que rigen todo el mercado de estos productos, es necesaria la formulacion de diferentes politicas publicas que logren impulsar la correcta aplicacion de la norma a la industria de los suplementos dietarios, nutricionales y de los nutraceuticos (68). En los ultimos anos se ha conocido de diferentes casos de hepatotoxicidad y toxicidad renal (69) por algunos de estos productos, debiendose en gran parte al desconocimiento de las caracteristicas farmacologicas propias de los mismos, por lo que es necesaria una mayor intervencion en la industria de los nutraceuticos y suplementos dietarios.

El conocimiento de la ley lleva a un cambio de paradigma acerca de la verdadera seguridad y eficacia de los suplementos, manifestandose en una adecuada toma de decisiones acerca del tipo de suplemento que se va a consumir y el objetivo de su uso. El problema radica en que, segun el estudio de Dodge et al., la educacion a la poblacion en general de forma masiva ha sido poco exitosa, pero se ha evidenciado que es efectiva para grupos especificos, por lo que hay que tomarse el trabajo de informar adecuadamente a las personas con el fin de que elijan el producto que los pueda beneficiar (70).

CONCLUSION

El uso de los nutraceuticos ha tomado gran auge, no solo en la comunidad cientifica y la industria farmaceutica, sino que ademas estos compuestos son anunciados al publico por diferentes medios, por lo cual es importante realizar estudios para tener evidencia veridica y asi proporcionar informacion de buena calidad a los usuarios y de esta forma tener la certeza de que el uso de estos no es contraproducente para la poblacion, y aun mas en aquellas personas que tienen multiples comorbilidades y que ya hacen uso de medicamentos de prescripcion medica. Por tales motivos los investigadores, la industria y los entes reguladores se deben encargar de hacer las investigaciones necesarias para dar el aval de estos productos, dando a conocer el alcance de los beneficios que se puedan proporcionar a la comunidad si se incluyen como alternativas terapeuticas. La tarea es ahora poder llegar a conocer a fondo cuales son las caracteristicas, interacciones, efectos fisiologicos y adversos de estos productos para que, cuando lleguen a manos de las personas, puedan consumirlos tranquilamente conociendo lo bueno y lo malo de cada uno de estos nutraceuticos.

DOI: 10.17151/biosa.2015.14.2.9

Recibido: mayo 21 de 2015--Aceptado: octubre 16 de 2015.

FINANCIACION

Los autores declaran no haber contado con financiacion.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

REFERENCIAS

(1.) Braithwaite M, Tyagi C, Tomar L, Kumar P, Choonara Y, Pillay V. Nutraceutical-based therapeutics and formulation strategies augmenting their efficiency to complement modern medicine: An overview. J Funct Foods 2014; 6:82-9.

(2.) ElAgouria G, ElAmrawya F, ElYazbib A, Eshraa A, Nounoua M. Male enhancement Nutraceuticals in the Middle East market: Claim, pharmaceutical quality and safety assessments. Int J Pharm 2015; 492:109-19.

(3.) De Silva A, Lanerolle P. Nutraceuticals: concepts and controversies. Ceylon Med J 2011; 56(4):17173.

(4.) Gonzalez A, Larrosa M, Garcia M, Tomas A, Espin JC. Nutraceuticals for older people: Facts, fictions and gaps in knowledge. Maturitas 2013; 75:313-34.

(5.) Rajasekaran A, Sivagnanam G, Xavier R. Nutraceuticals as therapeutic agents: A Review. Research J Pharm and Tech 2008; 1(4):328-40.

(6.) Glosario de terminos nutriologicos. Cuadernos de nutricion 2001; 24(1):1-14.

(7.) Das L, Bhaumik E, Raychaudhuri U, Chakraborty R. Role of nutraceuticals in human health. J Food Sci Technol 2012; 49(2):173-83.

(8.) Loya AM, Gonzalez-Stuart A, Rivera JO. Prevalence of polypharmacy, polyherbacy, nutritional supplement use and potential product interactions among older adults living on the United StatesMexico border: a descriptive, questionnaire-based study. Drugs Aging 2009; 26(5):423-36.

(9.) Ben-Arye E, Polliack A, Schiff E, Tadmor T, Samuels N. Advising Patients on the use of non-herbal nutritional supplements during cancer therapy: A need for doctor-patient communication. J Pain Symptom Manage 2013; 46(6):887-96.

(10.) Balcerczyk A, Gajewska A, Macierzynska-Piotrowska E, Pawelczyk T, Bartosz G, Szemraj J. Enhanced antioxidant capacity and anti-ageing biomarkers after diet micronutrient supplementation. Molecules 2014; 19(9):14794-808.

(11.) Beauman C, Cannon G, Elmadfa I, Glasauer P, Hoffmann I, Keller M, et al. The principles, definition and dimensions of the new nutrition science. Public Health Nutr 2005; 8(6A):695-8.

(12.) Myung SK, Ju W, Cho B, Oh SW, Park SM, Koo BK, et al. Korean Meta-Analysis Study Group. Efficacy of vitamin and antioxidant supplements in prevention of cardiovascular disease: systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. BMJ 2013; 346:f10.

(13.) Silencia JL. Nutraceuticos. Nutri Informate 2006; 11(4):11-12.

(14.) Carrasco-Gallardo C, Farias GA, Fuentes P, Crespo F, Maccioni RB. Can nutraceuticals prevent Alzheimer's disease? Potential therapeutic role of a formulation containing shilajit and complex B vitamins. Arch Med Res 2012; 43(8):699-704.

(15.) Aparo L, di Costanzo M, di Scala C, Cosenza L, Leone L, Nocerino R, Canani RB. The influence of early life nutrition on epigenetic regulatory mechanisms of the immune system. Nutrients 2014; 6(11):4706-19.

(16.) Lakshmana S, Suriya Prakash TNK, Dinesh C, Suresh Kumar S, Ragavendran T. Nutraceuticals: A review. Elixir Pharmacy 2012; 46:8372-77.

(17.) Keservani RK, Kesharwani RK, Vyas N, Jain S, Raghuvanshi R, Sharma AK. Nutraceutical and Functional Food as Future Food: A Review. Der Pharmacia Lettre 2010; 2(1):106-11.

(18.) Sloan AE. The top 10 functional food trends. Food Technol 2000; 54(4):33-62.

(19.) Gupta C, Prakash D. Nutraceuticals for geriatrics. Afr J Tradit Complement Altern Med 2015; 5:5-14.

(20.) Aruoma O. Functional nutraceuticals. Toxicology 2010; 278:2-5.

(21.) Dickinson A, Shao A, Boyon N, Franco JC. Use of dietary supplements by cardiologists, dermatologists and orthopedists: report of a survey. Nutr J 2011; 10:20-5.

(22.) Zlotogorski A, Dayan A, Dayan D, Chaushu G, Salo T, Vered M. Nutraceuticals as new treatment approaches for oral cancer: II. Green tea extracts and resveratrol. Oral Oncology 2013; 49:502-6.

(23.) Kuppusamya P, Yusoffa M, Maniama G, Jauhari G, Soundharrajanc I, Govindana N. Nutraceuticals as potential therapeutic agents for colon cancer: a review. Acta Pharmaceutica Sinica B 2014; 4(3):173-81.

(24.) Schernhammer E, Wolpin B, Rifai N, Cochrane B, Manson JA, Ma J, et al. Plasma folate, vitamin B6, vitamin B12, and homocysteine and pancreatic cancer risk in four large cohorts. Cancer Res 2007; 67(11):5553-60.

(25.) Mendoza M, Diaz L, Gonzalez M, Martinez I, Garcia J, Prado H, et al. Calcitriol and its analogues enhance the antiproliferative activity of gefitinib in breast cancer cells. J Steroid Biochem Mol Biol 2015; 148:122-31.

(26.) Meeran SM, Katiyar SK. Cell cycle control as a basis for cancer chemoprevention through dietary agents. Front Biosci 2008; 13:2191-202.

(27.) Valenzuela R, Tapia G, Gonzalez M, Valenzuela A. Acidos grasos omega-3 (EPA Y DHA) y su aplicacion en diversas situaciones clinicas. Rev Chil Nutr 2011; 38(3):356-67.

(28.) Serban D. Gastrointestinal cancers: Influence of gut microbiota, probiotics and prebiotics. Cancer Letters 2014; 345:258-70.

(29.) Dilna S, Surya H, Aswathy R, Varsha K, Sakthikumar D, Pandey A, et al. Characterization of an exopolysaccharide with potential health-benefit properties from a probiotic Lactobacillus plantarum. LWT--Food Science and Technology 2015; 64:1179-86.

(30.) Femia AP, Luceri C, Dolara P, Giannini A, Biggeri A, Salvadori M, et al. Antitumorigenic activity of the prebiotic inulin enriched with oligofructose in combination with the probiotics Lactobacillus rhamnosus and Bifidobacterium lactis on azoxymethane-induced colon carcinogenesis in rats. Carcinogenesis 2002; 23(11):1953-60.

(31.) Bultman SJ. Emerging roles of the microbiome in cancer. Carcinogenesis 2014; 35(2):249-55.

(32.) Chen ZY, Jiao R, Ma KY. Cholesterol-lowering nutraceuticals and functional foods. J Agric Food Chem 2008; 56(19):8761-73.

(33.) Cicero A, Parini A, Rosticci M. Nutraceuticals and cholesterol-lowering action. IJC Metabolic & Endocrine 2015; 6:1-4.

(34.) Palozza P, Catalano A, Simone RE, Mele MC, Cittadini A. Effect of lycopene and tomato products on cholesterol metabolism. Ann Nutr Metab 2012; 61(2):126-34.

(35.) Mannarino M, Ministrini S, Pirro M. Nutraceuticals for the treatment of hypercholesterolemia. Eur J Intern Med 2014; 25: 592-99.

(36.) Garcia-Rios A, Delgado-Lista J, Alcala-Diaz JF, Lopez-Miranda J, Perez-Martinez P. Nutraceuticals and coronary heart disease. Curr Opin Cardiol 2013; 28(4):475-82.

(37.) Barter P, Ginsberg HN. Effectiveness of combined statin plus omega-3 fatty acid therapy for mixed dyslipidemia. Am J Cardiol 2008; 102(8):1040-5.

(38.) Gisondi P, Fantuzzi F, Malerba M, Girolomoni G. Folic acid in general medicine and dermatology. J Dermatolog Treat 2007; 18(3):138-46.

(39.) Rozy A, Jagus P, Chorostowska-Wynimko J. Probiotics in the prevention and treatment of allergic diseases. Pneumonol Alergol Pol 2012; 80(1):65-76.

(40.) Murzaku E, Bronsnick T, Rao B. Diet in dermatology Part II. Melanoma, chronic urticaria, and psoriasis. J Am Acad Dermato 2014; 71(6):1053.e1-e16.

(41.) De Vrese M, Schrezenmeir J. Probiotics, prebiotics, and synbiotics. Adv Biochem Eng Biotechnol 2008; 111:1-66.

(42.) Nishihara T, Suzuki N, Yoneda M, Hirofuji T Effects of Lactobacillus salivarius-containing tablets on caries risk factors: a randomized open-label clinical trial. BMC Oral Health 2014; 14:110-17.

(43.) Teughels W, Van Essche M, Sliepen I, Quirynen M. Probiotics and oral healthcare. Periodontol 2000. 2008; 48:111-47.

(44.) Ringel Y, Ringel-Kulka T. The rationale and clinical effectiveness of probiotics in irritable bowel syndrome. J Clin Gastroenterol 2011; 45(suppl):S145-8.

(45.) Spiller R. Review article: probiotics and prebiotics in irritable bowel syndrome. Aliment Pharmacol Ther 2008; 28(4):385-96.

(46.) Chan SS, Luben R, Olsen A, Tjonneland A, Kaaks R, Lindgren S, et al. Association between high dietary intake of the n-3 polyunsaturated fatty acid docosahexaenoic acid and reduced risk of Crohn's disease. Aliment Pharmacol Ther 2014; 39(8):834-42.

(47.) Bottegoni C, Muzzarelli R, Giovannini A, Busilacchi A, Gigante A. Oral chondroprotection with nutraceuticals made of chondroitin sulphate plus glucosamine sulphate in osteoarthritis. J Carpol 2014; 109:126-38.

(48.) Castillo-Lancellotti C, Tur JA, Uauy R. Suplementacion con acido folico y prevencion de recurrencia de adenomas colorrectales; revision sistematica. Nutr Hosp 2012; 27(1):13-21

(49.) Ogundipe O, Hoyo C, Ostbye T, Oneko O, Manongi R, Lie RT, et al. Factors associated with prenatal folic acid and iron supplementation among 21,889 pregnant women in Northern Tanzania: a crosssectional hospital-based study. BMC Public Health 2012; 12:481.

(50.) Estrategia AIEPI, Atencion integrada a las enfermedades prevalentes de la infancia. Cuadro de procedimientos. Bogota: Organizacion Panamericana de la Salud, Ministerio de la Proteccion Social de Colombia; 2010.

(51.) Clavijo HA, Fajardo LF. Neurobiologia, alimentacion y vida saludable: parte I. Nutraceutica. Revista Suma Digital de Psicologia 2009; 3:55-75.

(52.) Dagerman M. Incentivizing safety in the dietary supplement industry. Review of Litigation 2012; 31(1):173-345.

(53.) Ashar BH, Rowland-Seymour A. Advising patients who use dietary supplements. Am J Med 2008; 121(2):91-7.

(54.) Rovira M, Grau M, Castaner O, Covas M, Schroder H. Dietary Supplement Use and Health-Related Behaviors in a Mediterranean Population. J Nutr Educ Behav 2013; 45:386-91.

(55.) Weiss LA, Chambers CD. Associations between multivitamin supplement use and alcohol consumption before pregnancy: Pregnancy Risk Assessment Monitoring System, 2004 to 2008. Alcohol Clin Exp Res 2013; 37(9):1595-600.

(56.) Cancio A, Eliason MJ, Mercer J, Tran T, Deuster PA, Stephens MB. Third-party certification of dietary supplements: prevalence and concerns. Mil Med 2012; 177(12):1460-3.

(57.) Kalichman SC, Cherry C, White D, Jones M, Kalichman MO, Detorio MA. Use of dietary supplements among people living with HIV/AIDS is associated with vulnerability to medical misinformation on the internet. AIDS Res Ther 2012; 9(1):1.

(58.) Sousa M, Fernandes M, Carvalho P, Soares J, Moreira P, Teixeira V. Nutritional supplements use in high-performance athletes is related with lower nutritional inadequacy from food. J Sport Health Sci 2015; 1:1-7.

(59.) Dickinson A, MacKay D. Health habits and other characteristics of dietary supplement users: a review. Nutr J 2014; 13:14-26.

(60.) Albright CL, Schembre SM, Steffen AD, Wilkens LR, Monroe KR, Yonemori KM, et al. Differences by race/ethnicity in older adults' beliefs about the relative importance of dietary supplements vs prescription medications: results from the SURE Study. J Acad Nutr Diet 2012; 112(8):1223-9.

(61.) Rizzo T. Multivitamins for the Prevention of Cardiovascular Disease in Men. MD Conference Express 2012; 11-12.

(62.) Da Justa D, Dutra E. Dietary supplements: International legal framework and adulteration profiles, and characteristics of products on the Brazilian clandestine market. Regul. Toxicol. Pharmacol. 2015; 73:93-104.

(63.) Van der Horst K, Siegrist M. Vitamin and mineral supplement users. Do they have healthy or unhealthy dietary behaviours? Appetite 2011; 57(3):758-64.

(64.) Giammarioli S, Boniglia C, Carratu B, Ciarrocchi M, Chiarotti F, Mosca M, Sanzini E. Use of food supplements and determinants of usage in a sample Italian adult population. Public Health Nutr 2013; 16(10):1768-81.

(65.) Bailey RL, Fulgoni VL 3rd, Keast DR, Dwyer JT. Examination of vitamin intakes among US adults by dietary supplement use. J Acad Nutr Diet 2012; 112(5):657-663.

(66.) Farina E, Austin C, Lieberman H. Concomitant dietary supplement and prescription medication use is prevalent among US adults with doctor-informed medical conditions. J Acad Nutr Diet 2014; 114(11):1784- 90.e2.

(67.) Ministerio de la Proteccion Social. Decreto 3249 del 18 de septiembre de 2006. Por el cual se reglamenta la fabricacion, comercializacion, envase, rotulado o etiquetado, regimen de registro sanitario, de control de calidad, de vigilancia sanitaria y control sanitario de los suplementos dietarios, se dictan otras disposiciones y se deroga el Decreto 3636 de 2005.

(68.) Guevara HA, Luengas PE, Garavito G. Revision documental de los productos naturales legalmente autorizados para su mercadeo en Colombia. Colomb. Med. 2010; 41(2):129-140.

(69.) Teschke R, Frenzel C, Schulze J, Schwarzenboeck A, Eickhoff A. Herbalife hepatotoxicity: Evaluation of cases with positive reexposure tests. World J Hepatol 2013; 5(7):353-63.

(70.) Dodge T, Litt D, Kaufman A. Influence of the dietary supplement health and education act on consumer beliefs about the safety and effectiveness of dietary supplements. J Health Commun 2011; 16(3):23044.

Sara Rojas Jimenez [1]

Johan Sebastian Lopera Valle [2]

Alejandra Uribe Ocampo [3]

Sara Correa Perez [4]

Natalia Perilla Hernandez [5]

Juan Sebastian Marin Cardenas [6]

[1] Estudiante de Internado en Medicina. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellin, Colombia. Correo electronico: sara.rojasji@upb.edu.co

[2] Estudiante de Internado en Medicina. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellin, Colombia. Correo electronico: johan.loperava@upb.edu.co

[3] Estudiante de Medicina. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellin, Colombia. Correo electronico: alejandra.uribeoc@upb.edu.co

[4] Estudiante de Medicina. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellin, Colombia. Correo electronico: sara.correape@upb.edu.co

[5] Estudiante de Medicina. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellin, Colombia. Correo electronico: natalia.perillahe@upb.edu.co

[6] Estudiante de Medicina. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellin, Colombia. Correo electronico: juan.marinca@upb.edu.co
COPYRIGHT 2015 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rojas Jimenez, Sara; Lopera Valle, Johan Sebastian; Uribe Ocampo, Alejandra; Correa Perez, Sara; Per
Publication:Biosalud
Date:Jul 1, 2015
Words:7022
Previous Article:Metodos de tipificacion y epidemiologia molecular de Staphylococcus aureus con resistencia a la meticilina.
Next Article:La eliminacion de la sifilis congenita en Colombia: una utopia si no se aplican las medidas de control.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters