Printer Friendly

Conjunciones y disyunciones: Octavio Paz.

[ILUSTRACION OMITIR]

Entre los temas que apasionaron a Octavio Paz (1914-1998) y le dieron un nuevo sentido a su existencia estan el erotismo y los misterios hermeticos. Ambos asuntos los aborda el poeta en su libro Conjunciones y disyunciones.

Todo comenzo --nos cuenta Paz-- cuando Armando Jimenez le propuso que escribiera el prologo de Nueva picardia mexicana. El autor de Libertad bajo palabra acepto gustoso y empezo a escribir paginas y paginas hasta que se dio cuenta de que se habia pasado. Lo que en principio debia ser un breve estudio de ese "repertorio de expresiones simbolicas" y "catalogo de metaforas populares", se convirtio en una exposicion de las afinidades y las oposiciones, las similitudes y las diferencias, la union y separacion del signo cuerpo y el signo no cuerpo: materia, cuerpo, naturaleza, el primer signo y alma, espiritu, mente, el segundo.

Paz demuestra en esos ensayos su aprendizaje y utilizacion de la hermeneutica y su conocimiento de la erotologia al analizar e interpretar textos sagrados y exhibir paradigmas eroticos. Paz se desborda, se dispersa, pero ello esta unido por los temas tratados en este bello volumen que inicia con la interpretacion de "las fantasias, los delirios verbales, y el florilegio de las picardias imaginarias de los mexicanos" y termina con un analisis de la alquimia sexual, cortesia erotica y la rebelion del cuerpo como signo de la sociedad actual.

El poeta tambien describe otras formas de asociacion de los signos cuerpo y no cuerpo: el taoismo y el confucianismo, el arte cristiano medieval y el budista, el tantrismo y el protestantismo. Cuando Paz habla del hinduismo no establece la diferencia entre los terminos hindu e indio; creo pertinente hacer la aclaracion: hindu es el que profesa el hinduismo; indio es el oriundo de la India sin importar que sea hindu, musulman, budista, cristiano, tenga otra religion o ninguna. El ensayista enfatiza en que la oposicion entre hinduismo y budismo es "una contradiccion dentro de un mismo sistema". Octavio se refiere a la corriente nastika de la cual forma parte la filosofia budista. Los hindues dividen sus sistemas filosoficos en astika (ortodoxo) y nastika (heterodoxo). El primero contiene otros modelos: sankhya, yoga, vedanta myaya y vaisesika. Las escuelas nastikas son budista, jaina y carvaka.

La India es un pais magico; el contraste de climas y paisajes, los distintos grupos raciales y religiosos, sus legendarias creencias que incluyen una metafisica sublime y las mas vulgares practicas de hechiceria, hacen de la India un mosaico donde los magos, los faquires, los misticos y los opulentos palacios de antiguos maharajas, ofrecen imagenes escapadas de los cuentos de Las mil y una noches. Tierra del yoga y de ancestrales doctrinas filosoficas, la India continua siendo una rica fuente de esoterismo, pero como el ocultismo no es exclusivo de ese pais ungido con la patina del Tiempo, Paz menciona otros textos esotericos de las culturas orientales y occidentales. En su afan por demostrar los fenomenos de similitud y distincion entre los signos cuerpo y no cuerpo de otras civilizaciones, ofrece una extensa bibliografia y hace una importante referencia a un estudio de Jacques Soustelle (Los cuatro soles), en el que la perspectiva del autor es la de las concepciones cosmogonicas de los antiguos mayas. Paz subraya que "esa cosmogonia en perpetua rotacion, hecha de la alternativa preeminencia del principio creador y destructor, revela una sabiduria y un pesimismo" y es un ejemplo "de la relacion dinamica entre los signos cuerpo y no cuerpo". El escritor mexicano muestra otra analogia: en el pensamiento de los mesoamericanos "la nocion de catastrofe cosmica (el fin de cada sol o era por causa de un cataclismo) equivale a nuestra moderna concepcion de accidente, tanto en las ciencias como en nuestra vida historica".

[ILUSTRACION OMITIR]

En otro capitulo de ese texto revelador, el autor de Piedra del sol especifica: "la ultima y mas extensa expresion de corporeizacion budista es el tantrismo; la fase final y mas radical de la sublimacion cristiana es el protestantismo. El paralelo entre estas dos tendencias religiosas es doblemente impresionante por ser ejemplo de exagerado desequilibrio entre los signos cuerpo y no cuerpo y porque ese comun desequilibrio asume, de nuevo, la forma de una simetria inversa. Las oposiciones entre el tantrismo y el protestantismo son del genero luz y sombra, calor y frio, blanco y negro. Ambos se enfrentan al conflicto insoluble entre el cuerpo y el espiritu (vacuidad para el budismo), lo resuelven excesivamente. El protestantismo exagera la separacion entre el cuerpo y el espiritu en beneficio del segundo; el tantrismo postula la absorcion del cuerpo, otra vez en beneficio del espiritu. En uno predomina la represion corporal y en otro su reintegracion. Dos actitudes que engendran dos tipos de sublimacion: una moral y utilitaria, la otra amoral y mistica".

Mas adelante, Octavio advierte las violentas y radicales reacciones del budismo tantrico y el protestantismo frente a sus respectivas tradiciones religiosas: "contra la negacion del signo cuerpo en el budismo y contra su afirmacion en el catolicismo romano".

En la parte referente a la Alquimia sexual y cortesia erotica, Paz habla del Kamasutra y Los tratados del lecho, la erotica india y china respectivamente, ademas de las filosofias, ciertas religiones y el arte de Oriente y Occidente.

A veinte anos de que Octavio Paz recibiera el Premio Nobel de Literatura muestro en este articulo mi evocacion de un hacedor de poesia en constante experimento, profundo ensayista de estilo academico y un hombre cautivado por las artes amatorias y los misterios hermeticos.
COPYRIGHT 2010 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ferbad, Roger
Publication:Siempre!
Date:Dec 19, 2010
Words:1025
Previous Article:?Premodernos, modernos, posmodernos?
Next Article:Xavier Villaurrutia, a sesenta anos de su muerte.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters