Printer Friendly

Conducta simbolica. la muerte en el musteriense y MSA.

RESUMEN: El simbolismo es la principal caracteristica de la conducta humana, pero sigue siendo desconocido en muchos aspectos. En el presente trabajo se realizara un analisis estructural del simbolismo humano, por medio de una sintesis metodologica elaborada con las aportaciones de varias ciencias relacionadas con los seres humanos (Biologia evolutiva, Neurologia, Psicologia y Sociologia). Tal sintesis ha dado lugar a un modelo Psicobiologico sobre el comportamiento humano, que nos permite elaborar un metodo adecuado para el estudio del simbolismo, desde su origen hasta su plena manifestacion con las caracteristicas actuales. Posteriormente, se aplicaria a las conductas funerarias que se conocen del Paleolitico Medio de Europa, del Proximo Oriente y del MSA de Sudafrica, para valorar la intencionalidad de los enterramientos, junto con el posible simbolismo asociado a ellos. Tambien, se estudiara la antropofagia como forma de eliminacion de los cadaveres en este periodo, intentando comprender si se realizaba como conducta de supervivencia o asociada a elementos simbolicos similares a los relacionados con los enterramientos. Palabras clave: Simbolismo. Metodologia. Enterramientos. Antropofagia.

ABSTRACT: The main characteristic of human behavior is the symbolism. But symbolism remains still unknown in different aspects. In this paper we conduct on structural analysis of human symbolism, through a methological synthesis of diverse sciences that study the human being (Evolutive Biology, Neurology, Psychology and Sociology). Asa result, on innovative Psychobiological explanation about the human behavior and its phases has showed up. This method develops a new explaining way about the origin and evolution of our symbolical and complex behavior. Asa result, an innovative Psychobiological explanation about the human behavior and its phases has showed up from the origin to current manifestations, in arder to designa imitable study method. Subsequently we have to applied this method in known funerary behavior of the Middle Paleolithic of Europe, Near East and MSA of South Africa, to evaluate intention and symbolism associated. Also, consider cannibalism as a form of disposal of dead in this period, trying to understand if undertaken as survival or behavior associated with symbolic elements similar to those associated with burials.

Key words: Symbolism. Methodology. Burials. Cannibalism.

The human symbolism. Death in the Mousterian and MSA.

1. La conducta simbolica humana

El simbolismo humano es la consecuencia de un complejo proceso cognitivo en el que se relacionan las abstracciones e ideas desarrolladas o aprendidas con simbolos, los cuales pueden ser muy variados: sonidos y gestos (lenguaje), objetos (elementos simbolicos) o conductas (usos, costumbres). Para su realizacion es necesario aplicar un consenso social a todo el proceso. Sin embargo, tal concepto es utilizado con gran imprecision, consecuencia de la dificultad interpretativa que existe desde sus primeras manifestaciones.

1.1. Enfoque metodologico de su estudio

En el estudio del simbolismo hay que admitir la necesidad teorica de utilizar un esquema basico sobre el origen y desarrollo de la conducta simbolica de nuestro linaje, realizado bajo los preceptos de una amplia multidisciplinariedad cientifica.

Parece obvio que es necesario evitar toda fenomenologia subjetiva, basada en la simple experiencia consciente de aquellos que estudian tales procesos. En este sentido, el Estructuralismo puede ofrecer una buena base cientifica, pues se fundamenta en la aceptacion de unas estructuras o modelos genericos, aparentemente no visibles, sobre el funcionamiento que rige la conducta humana (Levi-Strauss, 1964; Johnson, 2000: 121-123), pues deben existir unas reglas ocultas que usamos constantemente, pero que no somos conscientes de ellas. Se pretende realizar una interpretacion objetiva, pues, para el, el sujeto que se analiza (seres humanos de la prehistoria o actuales) no es importante, dado que ambos estan determinados por las caracteristicas comunes de las acciones de la sociedad, y tampoco el que lo estudia (antropologo, arqueologo, etc.), pues solo intenta descubrir los codigos comunes de la percepcion de la realidad del grupo observado (Hernando, 1999).

Su principal problema ha sido el desconocimiento de esas reglas comunes de conducta, pues las que se han aplicado presentaban los problemas de subjetividad que se pretendia evitar. Lo unico objetivo que podemos conocer serian unos factores estructurales creados a partir de nuestras caracteristicas basicas (psicologicas y neurologicas) que aplicar tanto a los seres humanos actuales como a los del Paleolitico. Con ellos se podria desarrollar un modelo teorico comun a todos los seres humanos, pero independiente de los aspectos particulares de la cultura que pueden tener diferentes poblaciones humanas en un preciso tiempo y espacio. Estos factores van a configurar un estructuralismo funcional o base psicobiologica sobre la que se va ha desarrollar nuestro pensamiento y conducta. En definitiva, la percepcion de la naturaleza (sentidos) y su procesamiento (sistema nervioso) son iguales para todos los componentes de la misma especie, o similares para los componentes de nuestro genero. No obstante, la forma en que esta percepcion y procesamiento de la realidad va a dar lugar a la construccion cultural (economica, tecnologica, social y simbolica) seria distinta en los diferentes grupos humanos que conocemos (Hernando, 1999), pues lo que en un principio es comun, en su desarrollo se iria diversificando, pero siempre dentro de nuestras limitaciones funcionales.

1.2. La conducta simbolica humana

Siguiendo los conceptos de nuestro estructuralismo funcional hay que valorar diversos factores (Tabla 1).

1.2.1. Concepto multidisciplinar de evolucion conductual (Rivera, 2003-2004, 2004, 2009)

-- La evolucion biologica ofrece unas capacidades funcionales de caracter innato (capacidades cognitivas basicas). Sin embargo, el grado de repercusion en la conducta depende de su desarrollo (desarrollo cognitivo). La evolucion ofrece mentes preparadas para su adaptacion al medio ambiente en el que se desarrollen.

-- Las caracteristicas neurologicas y psicologicas del sistema nervioso humano indican la necesidad de un medio ambiente adecuado para que las capacidades cognitivas basicas se desarrollen adecuadamente. Tal ambiente hay que crearlo y mantenerlo, seria un especial nicho cultural humano (Tomasello, 2007: 14-23; Bickerton, 2009).

-- Con un nivel adecuado de estas caracteristicas se producira el desarrollo de otras capacidades (capacidades cognitivas emergentes o socioculturales; p. e. conducta simbolica), las cuales solo existian como posibilidad a desarrollar dependiendo del medio ambiente (Tomasello, 2007: 14-23; Ardila y Ostrosky-Solis, 2008; Malafouris, 2008; Renfrew, 2008).

Por tanto, parael desarrollo cognitivo de naturaleza simbolica son necesarias las capacidades cognitivas precisas, asi como de un medio ambiente con unas determinadas condiciones socioeconomicas, demograficas y tecnologicas. Sin tal grado de desarrollo la emergencia cognitiva (simbolismo) no se desarrollaria o lo realizaria en menor medida. Se incluye la existencia de un lenguaje basico (primera conducta simbolica), pues es necesario para la formacion, el desarrollo y la transmision de todas las conductas simbolicas o no. Con estas premisas es facil ver que el desarrollo cognitivo y su manifestacion conductual no tuvieron por que ser homogeneos ni paralelos en los logros culturales, al depender de la evolucion psicobiologica y del medio en el que se vive (evolucion cultural en mosaico).

1.2.2. Caracteristicas del simbolismo humano

-- Es acumulativo, pues en su desarrollo utiliza anteriores conceptos (simbolicos o no) mas elementales, pero imprescindibles para toda evolucion simbolica.

-- Es unproceso cognitivo emergente. Actualmente, se piensa que algunos de los procesos cognitivos importantes para la conducta humana (p. e.: conciencia reflexiva, simbolismo elaborado) son propiedades emergentes del cerebro. De la unificacion funcional de ciertas capacidades cognitivas mas elementales (mecanismos de atencion seriados, memoria a corto plazo, emotividad, etc.), se producirian nuevas y desconocidas propiedades cognitivas, entre las que se encuentra el simbolismo. Lo curioso es que de las capacidades elementales no puede intuirse ni explicarse tal propiedad (Edelman, 1994; Edelman y Tononi, 2000; Searle, 2000: 30; Mora, 2001: 142; Rivera, 2004, 2009; Alvarez Munarriz, 2005: 25-31; Tomasello, 2007: 14-23; Ardila y Ostrosky-Solis, 2008).

-- Existen una serie de componentes basicos y fundamentales del simbolismo que actuando en estrecha interrelacion van a posibilitar su emergencia: individualidad personal/social, asi como su ubicacion en el tiempo y en el espacio.

-- Su desarrollo precisaria de unas caracteristicas medioambientales determinadas (demograficas, socioeconomicas, tecnologicas, etc.) que configuren su nicho cultural (Bickerton, 2009) o condicionantes socioculturales (Tomasello, 2007: 14-23). Por lo que su desarrollo historico adquiere el aspecto de mosaico, tanto en los matices cognitivos como culturales.

-- La evolucion cultural y simbolica es un continuum que adquiere un aspecto de heterogeneidad,

pues depende de diversos factores (capacidades y desarrollo cognitivo, existencia de un lenguaje previo, medio ambiente sociocultural, etc.), las cuales no siempre actuan con el mismo nivel de desarrollo. Este hecho sugiere la existencia de diversos grados de desarrollo intermedios entre las divisiones que podamos establecer.

-- Hay que destacar el aspecto linguistico, pues toda conducta, y mas aun la simbolica, esta intimamente ligada al lenguaje, que seria la primera manifestacion simbolica humana. La conducta linguistica permite la creacion, mantenimiento y transmision de todo simbolismo.

1.2.3. Condiciones de estudio del simbolismo en el Paleolitico

-- Representatividad poblacional y cultural. Se pretende evitar los posibles sesgos ocasionados por el estudio de poblaciones muy restringidas (solo algunos yacimientos) o de formas culturales que no representen a toda la poblacion. El conocimiento de avances cognitivos y culturales por determinadas poblaciones solo indica el desarrollo cognitivo de estos grupos, no el de toda la especie en ese momento historico (culturas en mosaico).

-- Para estudiar una conducta es preciso racionalizar la estructura cognitiva y social que la produce. Es decir, hay que analizar los componentes basicos y fundamentales del simbolismo (individualidad personal/social, el tiempo y el espacio), que actuando en estrecha interrelacion van a posibilitar la emergencia de la conducta simbolica moderna y trascendente.

-- Objetividad en el estudio. La subjetividad puede disminuir aplicando el mayor numero de ciencias que tengan relacion con el estudio de la conducta humana (la conducta vista desde un prisma psicologico, neurologico, social, linguistico y evolutivo), y no solo meramente arqueologico. Se crea asi un concepto multidisciplinar sobre el origen y desarrollo de la cultura y simbolismo humanos.

-- Uso exclusivo de los datos del registro arqueologico, evitando toda interpretacion subjetiva sobre posibilidades no observadas, que conducen a una generalizacion cognitiva y conductual (simbolismo).

-- El lenguaje seria la linea que marcaria la evolucion de la conducta humana (arcaico, primitivo, moderno y trascendente), pues en el se inician y desarrollan las caracteristicas de acumulacion y emergencia simbolica (Rivera, 1998, 2003-2004, 2005, 2009).

1.3. Elementos basicos del simbolismo (camino de la autoconciencia)

Los hominidos del Paleolitico estaban plenamente integrados en el mundo natural en el que vivian, fuera de el no existia nada que pudieran usar como base de su desarrollo cultural. Pero, en la naturaleza no se encuentran, como realidades facilmente observables, los conceptos abstractos que van a estructurar nuestro lenguaje y simbolismo. Es precisa su extraccion por medio de procesos cognitivos (abstraccion) y simbolizacion con unos sonidos o gestos (lenguaje) tras un consenso social. Para iniciar cualquier conducta social encauzada por alguna forma de lenguaje, siempre hay que expresar una minima referencia sobre quien hace la accion, donde y cuando, lo que hay que simbolizar con algun gesto o sonido que pueda ser comprendido por los demas. Al ser estas abstracciones cognitivas fundamentales en el lenguaje humano, nos indican que la primera conducta de caracter simbolico estaria relacionada con alguna forma de lenguaje (Rivera, 1998, 20032004, 2004, 2009) (Tabla 2). Su previo desarrollo es imprescindible para el inicio del simbolismo trascendente (conductas espirituales, metafisicas, etc.), pues en el siempre hay rasgos de individualidad y uso de un preciso tiempo y espacio (Alvargonzalez, 2005).

La conciencia humana esta relacionada con la llamada teoria de la mente, o la posesion de cierto conocimiento sobre la existencia de una vida mental semejante a la nuestra en los otros componentes de la sociedad. En el genero Horno parece que siempre ha existido esta propiedad cognitiva, aunque con importantes diferencias en sus respectivos grados de capacidades y desarrollo. Es un proceso en el que siempre intervienen varios sujetos, por lo que su aparicion y evolucion estarian condicionadas a las caracteristicas de las relaciones sociales (Edelman, 1994:112-132; Tomasello, 2007: 14-23). La identificacion del concepto de individualidad, tanto personal como colectiva, se basa en la nocion de diferencia existente entre los individuos y grupos (Elias, 1990; Jenkins, 1996; Hernando, 1999). Este concepto surgiria de la apreciacion de las diferencias que puedan existir entre los miembros de un mismo grupo, o entre poblaciones diferentes (Hernando, 1999; Rivera, 2004, 2008, 2009). La primera consecuencia arqueologica de este progreso seria la necesidad social de recalcar tales diferencias, es decir, de crear los adornos.

Su manifestacion requiere de un medio ambiente determinado, formando parte de el, pues es este ambiente (social, tecnologico, fisico, simbolico, etc.) el que va a configurar definitivamente el inmaduro cerebro de los ninos con las caracteristicas propias de cada lugar (Malafouris, 2008; Renfrew, 2008), aunque siempre dentro de los limites del estructuralismo funcional. Se presupone que entre los componentes del genero Horno debieron existir diversos estadios intermedios, dependientes de las propias capacidades cognitivas de cada hominido y del medio ambiente que lograron crear y mantener dentro de estas comunidades humanas. Es en el Paleolitico Superior cuando se alcanzaron unas cotas de simbolismo que pueden representar el inicio de nuestra conducta moderna.

El espacio se objetiva con la referencia a objetos facilmente observables, inmoviles y permanentes, caracteristicas constantes en el territorio donde se efectue la accion. La idea del espacio se obtiene a partir de ciertas caracteristicas fisicas o geograficas del territorio donde se realiza la propia vida (montanas, rios, arboles, etc.), y donde se adquieren los elementos basicos de su subsistencia (caza, recoleccion, materias primas, relaciones sociales, etc.). El tiempo se realiza con la referencia de sucesos moviles de caracter no humano, pero con un tipo de movimiento recurrente. El concepto del tiempo nace del orden de sucesion de los hechos que tienen lugar en el espacio ya mencionado (dia y noche, estaciones, fases de la luna, etc.) (Hernando, 1999). El desarrollo de estas abstracciones dentro de un lenguaje es condicion imprescindible para que aparezca el simbolismo moderno y conductas mas complejas.

La conducta simbolica moderna aparece cuando se adquieren las abstracciones basicas (individualidad, espacio y tiempo), con el suficiente desarrollo como para desarrollar la autoconciencia reflexiva que nos caracteriza (Tabla 2). Para ello, es necesaria la propia interaccion social entre los miembros del grupo y con otros grupos (Shennan, 2001), el propio desarrollo socioeconomico de estas poblaciones (Hernando, 1999) y un lenguaje con los elementos de identificacion social y/o personal con su ubicacion temporal y espacial (Rivera, 2004, 2009). El simbolismo debe ir asociado a situaciones arqueologicas en las que se observe un aumento demografico de las poblaciones que convivan en una determinada area geografica, y cierta evolucion socioeconomica, consecuencia del desarrollo de las capacidades cognitivas que lo posibiliten.

1.4. Conductas elaboradas del simbolismo (metafisico)

Tras alcanzar las condiciones de un simbolismo moderno (individualidad, tiempo y espacio), es cuando se estaria en condiciones para conductas de mayor base simbolica. Pero es dificil conocer como pudo iniciarse un simbolismo de estas caracteristicas espirituales, pues en la naturaleza (fuente de todos los estimulos e ideas humanas) no se aprecian procesos ni acciones de orden metafisico. Hay que buscar contextos cognitivos que de alguna manera favorecieran el desarrollo de este mundo inmaterial. Todas las respuestas pasan por la existencia de los estados de conciencia diferentes o alterados respecto a la conciencia normal. Como es logico, para su realizacion es imprescindible que esten bien desarrollados los conceptos del yo/otros, de un espacio amplio y diverso, y dentro de un tiempo pasado, presente y futuro, pues son caracteristicas basicas de toda experiencia metafisica (Alvargonzalez, 2005). Conocemos diversos estados de conciencia alterados:

-- Incontrolables. Serian los suenos en general, y las alucinaciones por enfermedad (fiebre, alteraciones psiquiatricas, estados superficiales de coma). Son experiencias comunes a todos los seres humanos, careciendo de cualquier tipo de control sobre ellos.

-- Relativamente controlables. Alucinaciones inducidas por drogas de la naturaleza, junto con rituales freneticos de caracter repetitivo. En estos casos, se puede establecer una causa-efecto y un cierto control. No se conoce el uso de alucinogenos en el Paleolitico, pero no seria nada raro que, en su permanente busqueda de vegetales comestibles, de una forma accidental encontraran algunos de ellos con estas propiedades. La interpretacion o explicacion de lo sucedido tras su ingesta podria llevarles a elaborar respuestas con un caracter no conocido hasta entonces. Tendria unas formas basadas en la percepcion de un hecho no controlable, fundamentado en la naturaleza conocida, inmaterial, personal, que seria conceptuado como un fenomeno desconocido (abstraccion) y simbolizado (palabras, gestos, conductas y objetos). Se clasificaria como algo no material, siendo muy dificil de definir para ellos, de explicar al resto de la sociedad, y de comprender por nuestra parte.

Puede que algunos de estos casos de conciencia alterada indujeran, tras los avances simbolicos de la personalidad ubicada en un tiempo y espacio, a crear un complejo mundo de caracteristicas inmateriales, pero que para sus productores debieron de tener una existencia real. No obstante, siguiendo con las pautas del estructuralismo funcional, todas las alucinaciones seguirian los patrones cognitivos que haya podido adquirir el pensamiento de su creador. Solo pueden tener como base los conocimientos y recuerdos que tenga el sujeto que alucina, lo que limitaria las posibilidades explicativas de estos procesos de conciencia alterada. Por tanto, ante toda conducta en la que se intuye cierto simbolismo trascendente, hay que comprobar si la sociedad que la creo tenia un nivel de capacidad y desarrollo cognitivo que lo posibilitaba, o no era capaz (en ese momento de su desarrollo cognitivo) de generar conductas con ese tipo de simbolismo.

En su inicio encontramos dos procesos independientes de compleja explicacion. Primero, la existencia (aparentemente real para el que la vive) del mundo que proporcionan los estados de conciencia alterados. Segundo, las preguntas sobre procesos naturales (muerte, nacimientos, fuerzas incontrolables de la naturaleza, etc.) que ni se comprenden ni pueden justificarse. En algun momento, ambos procesos pudieron unirse en el intento de ofrecer explicaciones a este tipo de conceptos. Seria la consecuencia de un proceso social encaminado a controlar y explicar conceptualmente los fenomenos naturales que afectan a la vida personal y social. Con el tiempo, se fueron estructurando en funcion de las respuestas que socialmente se elaborarian sobre la toma de conciencia de los hechos anteriores.

1.5. Niveles de simbolismo

En funcion de su caracter acumulativo y emergente existen una serie de estadios intermedios (Rivera, 2003-2004, 2009) (Tabla 2).

-- I. Simbolismo arcaico o basico del primer lenguaje. Se formo con la simbolizacion de las ideas elementales relacionadas con la convivencia social y supervivencia del grupo, por medio de sonidos y/o gestos que socialmente eran conocidos. Aunque en un principio estuvieran limitados por las caracteristicas conductuales del aqui y ahora, pronto se comienza a anadir las primeras simbolizaciones de los conceptos fundamentales de la conducta moderna. Estas ideas sobre la conciencia social y personal, ubicadas en un tiempo y espacio determinado, inician lo que se denomina como un desplazamiento cognitivo de la accion (evolucion de las acciones fuera del aqui y ahora), aunque de forma muy limitada. Supondria una importante facilitacion de las acciones conjuntas (convivencia, tecnologia, logistica, etc.) y una potenciacion del concepto social del grupo. No existiria la conciencia de utilizar tal proceso simbolico.

-- II. Simbolismo primitivo. Al anterior se fueron sumando los correspondientes avances en los conceptos sobre la conciencia social y personal, asi como de su ubicacion temporal y espacial. Tal desarrollo cognitivo tuvo un largo camino en su evolucion, pues se precisaban unas altas capacidades cognitivas, logrando su maxima expresion tras la aparicion evolutiva y pleno desarrollo del Horno ergaster y erectus y el inicio del Horno sapiens arcaico. Fue fundamentalmente linguistico, aunque es posible que muy esporadicamente se produjeran conductas mas complejas relacionadas con el desarrollo de la conciencia social y su ubicacion temporal y espacial. Tambien seria de uso inconsciente.

-- III. Simbolismo moderno. Se alcanza con el desarrollo del estamento anterior, es decir, del desarrollo de la conciencia personal y social, junto con una ubicacion temporal y espacial bien desarrollada. Tendria un lenguaje argumentativo asociado a otras conductas complejas (adornos personales y conductas sociales con el uso de conceptos temporales y espaciales elaborados). Seria el inicio de un simbolismo consciente, al ser usado con la intencion expresa de solucionar algun problema (marcar las diferencia sociales o individuales). Con claridad se produce en el Horno sapiens y posiblemente en algunos neandertales.

-- IV. Simbolismo trascendente. Tras el desarrollo anterior, como premisa necesaria, se comienza a crear una conducta mas compleja y plenamente moderna, caracterizada con una concepcion de un simbolismo trascendente o metafisico. Este simbolismo tendria un lenguaje argumentativo y metaforico, pudiendo estar asociado a otras formas simbolicas de caracter social, tecnologico o politico. Representa al simbolismo consciente, intencionado y utilizado para explicar muchos aspectos conductuales de la vida social e individual. Su uso seria plenamente consciente, pues se utilizaria como medio de soluciones sociales de todo tipo.

2. Desarrollo cognitivo durante el Paleolitico Medio y el MSA

Para atribuir una conducta simbolica a una poblacion es necesario conocer el desarrollo cognitivo alcanzado en el periodo de analisis. En la transicion paleolitica los neandertales y HAM parecian tener las suficientes capacidades cognitivas como para desarrollar una conducta simbolica moderna. Sin embargo, no esta claro que alcanzasen este nivel simbolico, al menos en la totalidad de sus poblaciones ni con la plenitud que se aprecia en el Paleolitico Superior (Rivera, 2008, 2008a, 2009a) (Tabla 2).

2.1. Datos arqueologicos sobre los que valorar la evolucion de la conducta simbolica

Es necesario buscar en los yacimientos conductas que para su realizacion exijan cierto desarrollo de los elementos basicos del simbolismo (individualidad social y/o personal), junto con su ubicacion temporal y espacial. Igualmente, hay que comprobar las condiciones medioambientales (sociales, demograficas, tecnologicas) que hacen posible su desarrollo.

2.1.1. De la individualidad social y/o personal

Distinguiremos sus representaciones directas y las condiciones para su realizacion. Arqueologicamente su inicio se relaciona con la necesidad de elaboracion de componentes que indiquen la diferenciacion social y/o personal. Se realiza por medio de la eleccion, socialmente compartida, de unos elementos, utilitarios o no, que van a representar tal diferencia. Los elementos simbolicos mas claros serian los adornos y pinturas corporales, los cuales deben de estar relacionados con el cuerpo y ser llevados en lugares bien visibles. Su existencia indica un simbolismo moderno, pero no tiene por que anadirse el trascendental. Este ultimo requiere a su vez unos avances temporales y espaciales importantes, asi como un necesario periodo de tiempo para su desarrollo, siendo posterior cronologicamente.

Para su aparicion y desarrollo es precisa la adquisicion del concepto de diferencia social o individual entre diversos grupos o componentes de los mismos. Su produccion requiere una sociedad con un minimo de complejidad cultural, tecnologica y social, que facilite la diferenciacion personal de sus componentes (Hernando, 1999). Tal hecho esta muchas veces unido con un determinado indice demografico que facilite su interaccion social (Shennan, 2001). Estas caracteristicas pueden apreciarse por medio del numero de yacimientos de una zona, su amplitud espacial y duracion de los mismos. Igualmente, toda conducta que obligue a cierta estructuracion social para su desarrollo (importacion de materias primas, amplitud y estructuracion de la logistica del grupo, organizacion interna del habitat, etc.) seria una fuente constante de informacion sobre las relaciones sociales entre los miembros del grupo, y de este con otras poblaciones.

2.1.2. Concepto de conductas relacionadas con el espacio y el tiempo

Entre las conductas relacionadas con el espacio destacan la obtencion de materias primas obtenidas fuera de su territorio logistico en lugares lejanos. El uso de areas de caza y recoleccion con algun tipo de estructuracion. La elaboracion de asentamientos ocasionales y estrategicos para un mejor aprovechamiento de la zona. El habitat con distribucion espacial para usos especificos. La utilizacion de los accidentes geograficos (pantanos, precipicios, trampas naturales o elaboradas, etc.), para facilitar la obtencion de animales. El conocimiento de las migraciones de las manadas de herbivoros, zonas de paso y lugares de abrevadero, para el uso de la caza habitual y estacional. En general, todo aquello que implique la adquisicion de cierto dominio sobre el concepto abstracto del espacio, con mayor elaboracion que la precisa para su realizacion en el lugar de los hechos.

Del tiempo se aprecia su uso en el consumo de la comida o la manufactura del material litico en periodos posteriores a su obtencion. Destacan todas las formas de almacenaje, tanto de materias primas para futuras fabricaciones de herramientas como de alimentos de cualquier tipo (cestos, silos, areas determinadas del habitat). Cualquier tipo de metodo de conservacion de los alimentos (frio, salazon, lugares adecuados, etc.). Caza estacional y uso de asentamientos ocasionales y estrategicos para una mejor utilizacion del area en union con el concepto espacial. Para su produccion y desarrollo se requieren las mismas condiciones que para la obtencion de la conciencia social, asi como cierto desarrollo de ella misma.

2.2. Desarrollo cognitivo de los HAM

El desarrollo cognitivo de los HAM durante el Paleolitico Medio no fue homogeneo. En el Proximo Oriente la existencia de varios enterramientos atribuidos a los HAM (Qafzeh y Skhul) hace que tengamos una indiscutible relacion con el Musteriense levantino. Sin embargo, sus formas conductuales y tecnologicas fueron semejantes a las de los neandertales, tanto de Europa como del Proximo Oriente (De La Torre y Dominguez-Rodrigo, 2001). Las poblaciones modernas carecian de claros elementos

simbolicos (lo mismo que los neandertales de la zona), salvo la posible relacion simbolica de sus enterramientos (Tabla 5). Estas inhumaciones tienen unas cronologias por REE de 81000 [+ o -] 15000 y 101000 [+ o -] 12000 BP en Skhul; en Qafzeh de 92000 [+ o -] 5000 BP por TL y de 100000 [+ o -] 10000 y 120000 [+ o -] 8000 BP por REE (Grun y Stringer, 1991). Existe una posible manifestacion simbolica en Skhul con restos de HAM, donde se han encontrado dos conchas marinas perforadas (Nassarius gibbosulus) (Vanhaeren et al., 2006).

En yacimientos mas recientes del Proximo Oriente atribuidos a los HAM la situacion arqueologica es parecida. En sus niveles 1-4 de Boker Tachtit con unas dataciones comprendidas entre 47280 [+ o -] 9050 BP (SMU-580) y 35055 [+ o -] 4100 BP (SMU-579) (De La Torre y Dominguez-Rodrigo, 2001) se aprecia un desarrollo laminar de sus utiles, la ausencia de adornos y de tecnologia osea (Marks, 1990). En Ksar Akil, con la cronologia obtenida por extrapolacion de 50-43000 BP en sus niveles 25-21, se aprecia tambien un desarrollo laminar de sus utiles, asi como la presencia de conchas marinas posiblemente usadas mas como restos de comida que como adornos (Kuhn et al., 2001). Mencion especial requiere el esqueleto de Egbert (nivel 17, Ksar Akil), atribuido al Ahmariense (Bergman, 1987). Su cronologia aproximada le situa en los 45000 BP (Mellars y Tixier, 1989), lo que parece indicar la presencia de los HAM en esta zona y en estas fechas (Mellars, 2006). Igualmente, en el llamado Aurinaciense de los Zagros (p. e. Warwasi, niveles AA-LL) tenemos una tecnologia litica y laminar compuesta por raspadores carenados, buriles, puntas de Font-Yves y hojitas Dufour a partir de nucleos carenados y, naturalmente, elementos de sustrato musteriense del que procede en esta zona geografica. No se ha encontrado tecnologia osea ni adornos, indicando la posibilidad de que se deba a la escasez de materia prima organica y a la mala conservacion de los materiales organicos, asi como lo poco que se ha excavado en la zona (Olszewski y Dibble, 2006; Otte, 2006). No tenemos datos que indiquen la existencia de un comportamiento simbolico moderno, por lo que debemos incluirlos dentro de un simbolismo primitivo (basicamente linguistico e inconsciente en su uso como simbolismo).

El desarrollo cultural del MSA de Africa tiene unas caracteristicas que difieren bastante de lo observado en Europa y el Proximo Oriente, pues en general dan la impresion de un desarrollo cultural mas avanzado. Se relaciona con los HAM, aunque no pueda demostrarse por carecer de restos humanos en muchos de estos yacimientos, pero hay que tener en cuenta los posibles enterramientos de Mumbwa (Zambia), de Border Cave (Sudafrica). Estos tienen una cronologia poco precisa, pues en Sudafrica se consiguio por estimacion estratigrafica entre 90-100000 BP (Beaumont et al., 1978; McBrearty y Brooks, 2000); en Zambia con una estimacion 100000 BP (Barham, 2000; McBrearty y Brooks, 2000) (Tabla 5). Tecnologicamente existe una produccion relativamente alta de laminas asociadas a modelos caracteristicos de raspadores en extremo y buriles en las industrias de Howieson's Poort (Klasies River Mouth y Border Cave), donde incluso se observan formas microliticas cuidadosamente talladas (crecientes, triangulos y trapecios), posiblemente, elaboradas para enmangar. En los niveles de MSA de Klasies River Mouth, vemos la fabricacion de artefactos oseos, algunos tallados y con muescas (Mellars, 1989; McBrearty y Brooks, 2000; D'Errico, 2003). Conocemos posibles elementos de matiz simbolico, como seria la existencia de cuentas y ornamentos dentro del contexto del MSA, lo que parece querer indicar un uso relativamente corriente (Henshilwood et al., 2003), aunque disperso y con problemas de continuidad. Recientemente, se estan descubriendo nuevos objetos de adorno correspondientes a este periodo, como son las 41 conchas perforadas del yacimiento de Biombos en Sudafrica, donde tambien se han encontrado dos trozos de ocre con un dibujo geometrico en cada uno de ellos, datados sobre el 77000 BE Es interesante destacar el uso de pigmentos metalicos (ocre), que abundan en el Africa subsahariana dentro del contexto de MSA (Henshilwood et al., 2002).

En su conducta vemos formas mas complejas o avanzadas que en las de Europa. Destacamos la intensificacion de la economia, la practica de quema sistematica de vegetacion local, con el fin de estimular el crecimiento de plantas comestibles enterradas o geofitos, la apreciacion de una caza estacional y mas planificada, como indica la adquisicion de los recursos marinos (moluscos, focas, pinguinos), con cierto significado de caza organizada y el desarrollo de la pesca. Se conocen estructuras de ocupacion de viviendas bien definidas en al menos dos yacimientos del Africa meridional, y el aumento en la amplitud de las redes comerciales, como las observadas sobre la calcedonia de Border Cave, obtenida a mas de 40 km de distancia (Mellars, 1989; McBrearty y Brooks, 2000; D'Errico, 2003). Cuanto mas se investiga en diversas partes del continente africano sobre este periodo, mas se encuentran rastros de un desarrollo cognitivo y simbolico moderno, apreciandose cierta acumulacion de conductas modernas en su registro arqueologico. Sin embargo, tal cambio se caracteriza por la aparicion de innovaciones culturales que surgen en diferentes tiempos y lugares, ofreciendo cierto aspecto de desarrollo cultural heterogeneo. Asi, hay un incipiente simbolismo moderno (linguistico, con adornos y cierta conciencia reflexiva) en Africa meridional. En el resto del continente la conducta corresponde a un tradicional Musteriense, sirva de ejemplo el enterramiento conocido en Egipto cuya datacion obtenida por OSL (Optically Stimulated Luminescence) es de 80-50000 BP (Vermeersch et al., 1998; McBrearty y Brooks, 2000), asociado a una tecnologia propia del Paleolitico Medio.

2.3. Desarrollo cognitivo de los neandertales

Durante el Paleolitico Medio el neandertal mantuvo una conducta bastante constante (Musteriense), aunque puede apreciarse cierto desarrollo tecnologico y social, pero siempre marcado por una lenta evolucion (Farizy y David, 1992; Gamble, 2001), que lo situan en un simbolismo primitivo de caracteristicas ya comentadas. Algunos autores ven un desarrollo simbolico moderno con cierta semejanza al observado en el MSA africano (D'Errico et al., 2003), pero no parece razonable comparar el registro arqueologico del Paleolitico Medio europeo con el MSA africano, el cual, a pesar de conocerse limitados yacimientos, presenta un desarrollo social, tecnologico y simbolico cada vez mas patente. En este sentido, la presencia de diversos enterramientos aparentemente intencionados y con posibles ajuares (p. e. La Ferrassie) situaria a los neandertales en un simbolismo trascendente, lo que no concuerda con las caracteristicas conductuales (Musteriense) que en general vemos en sus yacimientos. Igualmente, el conocimiento de una serie de objetos y conductas (posibles adornos, objetos ratos, uso del ocre, grabados en huesos y fosiles, etc.) constituye la principal prueba de la existencia de un simbolismo moderno (Marshack, 1990; D'Errico et al., 2003). No obstante, su escaso numero y amplia distribucion en el tiempo (Paleolitico Medio) y espacio (Europa y oste de Asia), asi como su ubicacion en yacimientos que no reflejan la evolucion cultural (tecnologica, social, logistica) necesaria para el desarrollo cognitivo que favorezca un simbolismo moderno, hacen dificil considerar tal posibilidad, solo por la escasa presencia de objetos de dificil explicacion para nuestra subjetiva forma de pensar.

En el Proximo Oriente sus formas conductuales y tecnologicas fueron semejantes a las de los HAM de la zona (De La Torre y Dominguez-Rodrigo, 2001), careciendo de elementos simbolicos, salvo la posible relacion simbolica de sus enterramientos (Tabla 5). Sin embargo, sus dataciones son diferentes a las de los HAM de la zona. Las mas antiguas son del yacimiento de Tabun datado por TL con 160000 BP (Mercier et al., 2000), mientras que la gran mayoria son mas recientes al estar entre 40000/60000 BP (Valladas etal., 1988). Solo con el inicio del Paleolitico Superior es cuando se aprecian unos cambios relativamente rapidos de sus formas culturales, pero que no se extendieron por toda su poblacion, ni se produjeron con el mismo nivel de desarrollo (Mellars, 2005; Rivera, 2008, 2008a, 2009, 2009a).

Asi, durante este periodo, y en funcion de las caracteristicas generales de su conducta, se puede establecer que los neandertales del Paleolitico Medio tuvieron un desarrollo cognitivo asimilable al del simbolismo primitivo, similar al que tuvieron los HAM en el Proximo Oriente, y en ambas poblaciones menor que el apreciado en las incipientes conductas modernas del MSA.

3. Aptitudes humanas ante la muerte

En las comunidades humanas toda muerte en el habitat, y posiblemente con otras connotaciones fuera de el, induce a una respuesta con dos aspectos diferentes (sanitarios y anadidos), los cuales no siempre tienen que producirse a la vez.

3.1. Respuestas sanitarias Sus caracteristicas dependeran de las costumbres establecidas por la sociedad y del desarrollo cognitivo que hayan alcanzado. El desplazamiento, ya sea con el traslado y abandono del difunto a lugares lejanos o por el desplazamiento del grupo a otras zonas dejando el cadaver en el lugar donde ocurrio el obito. La desaparicion, por medio de su ocultacion en un lugar cercano, ya sea por medio de un enterramiento, arrojando el cadaver en una sima o por su consumo como comida (antropofagia).

3.2. Respuestas anadidas (sociales, emotivas y/o espirituales)

En toda inhumacion hay que tener en cuenta otras posibles motivaciones, aunque condicionadas al desarrollo cognitivo de sus creadores:

-- Afectividadaldifunto conceptuado como otro yo. Los componentes emocionales pudieron existir entre algunos de los elementos del grupo mas unidos al difunto, aumentando segun las capacidades cognitivas que se fueran desarrollando. Serian un factor anadido de respeto social al difunto.

--Aspectos de jerarquizacion social. Con el paulatino aumento de la autoconciencia y estructuracion social, no cabe duda de que la muerte de los miembros mas significativos del grupo tendria un impacto social de mayor relevancia.

--Conceptos metafisicos (espirituales o magico-religiosos) encaminados a satisfacer las necesidades derivadas de la creacion de las ideas sobre la muerte y la espiritualidad que se hayan establecido socialmente. Para poder atribuir un simbolismo de este tipo a un enterramiento o a un ritual de antropofagia es imprescindible la existencia una conciencia reflexiva, lo suficientemente elaborada coma para tener conocimiento de nuestra propia existencia y la de los demas, dentro de un amplio concepto temporaly espacial. Asi mismo, es preciso un tiempo de desarrollo de las ideas espirituales o magico-religiosas que aplicar a la propia inhumacion (simbolismo reflexivo de cardcter espiritual o trascendente).

4. Conductas funerarias del Paleolitico Medio y MSA africano

Analizaremos la conducta mortuoria y antropofaga de las poblaciones humanas del Paleolitico Medio en Europa y Proximo Oriente, y del MSA en Africa, intentando aclarar la intencionalidad de su realizacion y la posibilidad de cierto simbolismo. El numero de enterramientos difiere entre los autores que han estudiado este tema (De La Torre y Dominguez-Rodrigo, 2000). La causa seria la incertidumbre que existe sobre su intencionalidad o si se trataba de un simple abandono. Ademas, muchos de estos enterramientos se excavaron a lo largo del siglo xx, faltando el control arqueologico que se exige en la actualidad. Seria el caso del unico enterramiento doble de este periodo (La Ferrasie 4), donde el recien nacido corresponderia al yacimiento de Le Moustier 2 (Maureille, 2002), o la nueva consideracion del nino de Starosele como un enterramiento intrusivo de origen musulman (Marks et al., 1997). Hay que considerar los ultimos enterramientos vistos, como es el caso de Amud 7 en 1991 (Rak et al., 1994) y Dederiyeh 2 en 1997 (Akazawa y Muhesen, 2003: 269). Habra que tener en cuenta las diferentes interpretaciones sobre los restos de Zaskalnaya, Mezmaiskaya y la variedad del numero de enterramientos en Shanidar, Skhul y Qafzeh (Riel-Salvatore y Clark, 2001; Trinkaus y Zilhao, 2002) (Tablas 3 y 5). De la antropofagia se considerara como de signos de canibalismo las senales de cortes en los huesos (Tabla 4), aunque existan alguna dudas sobre su produccion en algunos casos (Orschiedt, 2008). Se excluyen el esqueleto neandertal de Saint-Cesaire, pues esta culturalmente relacionado con el Paleolitico Superior (Chatelperroniense), y el enterramiento en Egipto de Nazlet Khater (HAM) del inicio del Paleolitico Superior (Vermeersch et al., 1984).

Las listas de posibles enterramientos difieren mucho. Defleur (1993) estima un total de 49 esqueletos en Europa y el Proximo Oriente, de los que pueden ser ciertos 30, probables 12 y posibles 7. Por su parte, Riel-Salvatore y Clark (2001) indican que en Europa y el Proximo Oriente hay 45 inhumaciones (12 de los HAM y 33 de los neandertales). Otros indican la cifra de 58 posibles enterramientos del Paleolitico Medio, de los cuales 35 de ellos pertenecen a los neandertales (D'Errico, 2003), o de 60 posibles siendo 38 de neandertales y 22 de HAM (Trinkaus y Zilhao, 2002). En Artica son mucho mas escasos pues solo se conocen tres casos, y todos ellos atribuidos a los HAM (McBrearty y Brooks, 2000). En el presente trabajo se consideraran los casos considerados como probables y ciertos (Riel-Salvatore y Clark, 2001; Trinkaus y Zilhao, 2002), con las correcciones debidas a los desestimados y nuevas incorporaciones (Tablas 3 y 5). En total tenemos unas 61 inhumaciones, aunque no todos estos enterramientos tienen las mismas posibilidades de ser considerados como intencionados, pero al menos serian posibles (Defleur, 1993; McBrearty y Brooks, 2000; Riel-Salvatore y Clark, 2001; Trinkaus y Zilhao, 2002). Los casos de antropofagia (11 yacimientos) son considerados como posibles tratamientos especiales del cadaver (Tabla 4).

4.1. Inhumaciones y antropofagia en Europa y el Proximo Oriente

Caracteristicas generales de las conductas mortuorias:

--De los enterrados. La mayoria de los cadaveres corresponden a ninos y hombres, estando los de mujeres en clara minoria. En este aspecto, parece haber un tratamiento especifico reservado a los ninos con un 40% del total de las inhumaciones (Defleur, 1993), lo que parece indicar cierta relacion entre las muertes ocurridas en el habitat y los enterramientos. En los restos fosiles se aprecian importantes signos de patologia osea (enfermedades, lesiones y malformaciones), que alcanza al 20% de los enterrados en este periodo (Riel-Salvatore y Clark, 2001).

--De las posibles tumbas. Estan siempre en cuevas o abrigos, lugares muy relacionados con la frecuente ubicacion del habitat. Si se dan las dos circunstancias (habitat y enterramientos) hay una separacion minima. No se conocen sepulturas en los yacimientos musterienses al aire libre (Binant, 1991). Se aprecian diversas formas de enterramiento, con fosa, con tumulos, con bloques de piedras y sin ningun elemento, por lo que se llega a la conclusion de que no hay una sepultura tipica. Suelen estar en posicion mas o menos flexionada o contracturada, pero nunca estirados (Binant, 1991; Riel-Salvatore y Clark, 2001).

--Elementos asociados del habitat. Los restos de hogares, fuegos y cenizas estan muy relacionados con estas sepulturas, encontrandose muchas veces osamentas y utiles quemados. Las opiniones sobre su finalidad oscilan desde ser considerados como un elemento mas de un posible ritual funerario a simples restos de cocina con fines higienicos de quemar restos (Binant, 1991). Todos los objetos que acompanan a estas inhumaciones son cronoculturales y pueden verse en cualquier lugar del yacimiento, por lo que no existen elementos especificos en los enterramientos que les den un simbolismo propio y excluyente (Binant, 1991). Los restos de animales son muy abundantes, pero solo los que presentan cierta articulacion de su esqueleto y estan en intimo contacto con la osamenta humana (p. e., Skhul V con una mandibula de jabali entre las manos y el craneo de cierro en Qafzeh 11) pueden tener una intencionalidad especial, aunque podrian deberse a causas naturales (Stringer y Gamble, 1996; Gargett, 1999).

--Objetos posiblemente simbolicos. Existe una clara ausencia de adornos corporales, la excepcion se produce en la tumba de Skhul con restos de HAM (100-80000 BP), donde se han encontrado dos conchas marinas perforadas (Nassarius gibbosulus). Un reciente estudio se ha realizado fuera del contexto estratigrafico, pues la excavacion se realizo en 1930, encontrandose depositadas en el Museo de Historia Natural de Londres. Se han asociado con otra concha perforada en Oued Djebanna (Argelia), en un contexto poco preciso de unos 90000 BP (Vanhaeren et al., 2006). Sin embargo, estos yacimientos se encuentran en un contexto arqueologico y social donde no se aprecian importantes avances de autoconciencia (social y/o personal) y de su ubicacion temporal y espacial, existiendo importantes dudas sobre su posible simbolismo moderno.

Solo en dos tumbas (Qafzeh 8 y 12) existe una relacion con el ocre y en ambas es en forma de guijarro (Riel-Salvatore y Clark, 2001). Pero el uso del ocre se asocia a otros usos, como desinfectante de pides y del espacio habitable, por lo que es posible que la coloracion roja de muchos esqueletos se deba a la pigmentacion de las pides que los cubrian o sobre las que reposaban (Binant, 1991). En Shanidar 4 se ha encontrado una rica asociacion con polenes de plantas vistosas, que se han interpretado como una ofrenda floral al muerto (Leroi-Gourhan, 1975). No faltan quienes piensan en una eventualidad natural como la causa de tal acumulacion de polen (Turner y Hannon, 1988). El yacimiento de Shanidar 1 contiene a un hombre lisiado por la perdida de un brazo, que sobrevivio con esa condicion algunos anos, lo que implica un comportamiento solidario y cierto reconocimiento de la individualidad de los demas.

--Caracteristicas sociales. Hay que analizar su produccion con la ubicacion de tales tumbas en areas de alta densidad demografica (en un tiempo y espacio relativamente restringido), lo que favoreceria las relaciones sociales (Shennan, 2001) y el desarrollo cognitivo (Rivera, 2004, 2005, 2009). Efectivamente, la mayoria de las posibles tumbas se han encontrado en zonas con estas caracteristicas (Binant, 1991), seria el caso de la mayoria de los yacimientos del oeste de Europa y del Proximo Oriente, o en yacimientos de importante trayectoria de su uso en el tiempo. Es dificil encontrar restos susceptibles de ser un enterramiento, en yacimientos pequenos, mal relacionados y de pequena evolucion temporal.

--Antropofagia. Los yacimientos relacionados con esta opcion de desaparicion del cadaver se limitan a 11 (Tabla 4). Su finalidad pudo ser como ritual, enterramiento secundario o simplemente con finalidad alimenticia. En el canibalismo alimenticio se aprecian las marcas de corte realizadas con utillaje litico observadas en sus restos oseos, siendo semejantes a las que se aprecian en los restos oseos animales. Los restos con estas marcas deben encontrarse mezclados con los de animales y con las herramientas liticas utilizadas, es decir, con las mismas caracteristicas que los restos de comida de animales. Parece plausible que en periodos de hambrunas estacionales los neandertales se comieran a los miembros de su grupo social ya muertos, seria un canibalismo de supervivencia (Trinkaus et al., 2006). En el canibalismo ritual se suelen despedazar y descarnar cadaveres pero no son consumidos, siendo preciso investigar el tratamiento o disposicion especial que sugiera algun ritual. En estas practicas destaca el yacimiento de Krapina, tradicionalmente utilizado como ejemplo de tal conducta, debido a la gran cantidad de huesos con estas caracteristicas. Es frecuente en los yacimientos en los que se practico la antropofagia encontrar que un mayor numero de huesos pertenece a infantes. Tal es el caso de Krapina, donde un 64% de los restos son infantiles (Montet-White, 1996: 62-65).

4.2. Inhumaciones en Africa

En el norte de Africa encontramos un enterramiento musteriense en el valle del Nilo (Taramsa Hill, Egipto), que comparte todas las caracteristicas culturales de sus homologos europeos y asiaticos. El esqueleto (al parecer de un nino, mal conservado y muy fragil) estaba en una posicion sentada, siendo depositado en un pozo de extraccion de materias primas. Durante la excavacion se presto especial atencion a los datos que pudieran excluir o confirmar la posibilidad de que el entierro fuese una intromision en los depositos antiguos, llegando a la conclusion de que el esqueleto es contemporaneo con los depositos de materiales de extraccion situados en sus alrededores, los cuales se usaron como relleno del foso despues de depositar el cadaver. Mezclados con este relleno encontramos numerosos artefactos liticos (tecnologia Levallois, con numerosas lascas y hojas), caracteristicos del Paleolitico Medio. No hay evidencias que impidan considerar el enterramiento como intencionado. Su cronologia por OSL es de unos 80-50000 BP (Vermeersch et al., 1998). Se diferencia claramente de los yacimientos correspondientes al MSA del Africa subsahariana, tanto por su tecnologia musteriense como por la falta de elementos simbolicos. Sin embargo, hay que destacar el lugar de la inhumacion, pues no es en un area de habitat sino en una cantera de extraccion de materiales, su intencionalidad parece estar clara, pero su relacion con un posible simbolismo es muy dificil de mantener.

En Africa del sur (MSA) solo se conocen dos posibles inhumaciones, lo que dice poco del enterramiento como forma habitual de eliminacion de los cadaveres, adquiriendo el caracter de esporadicos. Se suelen asociar exclusivamente con los HAM (Tabla 5). En el yacimiento de Border Cave (Sudafrica) se encontraron los restos de un nino (nivel BC3), siendo interpretados como una inhumacion deliberada, ofreciendo por asociacion estratigrafica una cronologia de unos 90-100000 BP (Beaumont et al., 1978; McBrearty y Brooks, 2000). Esta situado en una importante area de habitat de larga duracion, con cierta amplitud de sus redes comerciales, como puede observarse de la calcedonia de Border Cave obtenida a mas de 40 km de distancia (McBrearty y Brooks, 2000). No obstante, su antigua excavacion (decada de 1940) y la posibilidad de ciertas perturbaciones estratigraficas hacen que existan dudas sobre la intencionalidad de la inhumacion (Parkington, 1990). Por los mismos motivos que pesan sobre la intencionalidad del enterramiento, se admite la posibilidad de ser el resultado de una intrusion de niveles superiores (Sillen y Morris, 1996). En el yacimiento de Mombwa (Zambia), con fecha de unos 100000 BP (Barham, 2000), se han encontrado restos humanos bajo un tumulo de piedras, que en principio se asociaron con el MSA, pues se encontro tecnologia osea, ocre y cierta estructuracion espacial (Dart y Del Grande, 1931), aunque actualmente se piensa que el enterramiento pueda ser una intrusion de niveles superiores (Barham, 2000).

Los datos que apuntan a conductas simbolicas, aunque no relacionados directamente con las escasas tumbas conocidas, son mas claros que los apreciados en Europa y el Proximo Oriente en todo este periodo en estudio. Seria el caso de las 41 conchas perforadas del yacimiento de Blombos en Sudafrica, donde tambien se han encontrado dos trozos de ocre con un dibujo geometrico en cada uno de ellos, datados sobre el 77000 BP, y perfectamente ubicadas en los contextos culturalmente avanzados del MSA (Henshilwood et al., 2002). Es interesante destacar el uso de pigmentos metalicos como el ocre, los cuales abundan en el Africa subsahariana dentro del contexto de MSA. Estos datos apuntan a la existencia de un simbolismo moderno en Africa meridional.

4.3. Analisis de los datos anteriores

Los datos indican un bajo indice de enterramientos en este periodo, pudiendo llegar a tasas del 0,02%. Su distribucion geografica tiene un aspecto muy irregular, pues los yacimientos musterienses se agrupan en su mayoria (70%) en dos nucleos, Proximo Oriente y Francia, siendo los restantes considerados como yacimientos aislados. Asi, conocemos amplias areas geograficas en las que no se encuentran posibles inhumaciones intencionadas (p. e.: Espana y Alemania), a pesar de ser ricas en yacimientos musterienses. La mayoria de sepulturas se encuentran en zonas con numerosos e importantes yacimientos, lo que parece indicar cierta relacion entre el aumento demografico y social con los enterramientos (Binant, 1991). Paralelamente a esta heterogenea distribucion espacial conocemos otra de indole temporal. En el oeste europeo se dan dataciones absolutas comprendidas entre 40000/60000 BP asociadas al neandertal (Binant, 1991). Las dataciones no son muy precisas, pero hay que tener en cuenta la antiguedad del estudio de sus yacimientos y las limitaciones del metodo del C-14. Mientras en el Proximo Oriente tenemos una triple cronologia ya mencionada anteriormente. En Africa las dataciones son muy imprecisas pues dos de los yacimientos solo tienen referencias cronologicas (90-100000 BP); Border Cave por estimaciones estratigraficas (Beaumont et al., 1978) y Mumbwa por estimaciones indirectas (Barham, 2000). Solo el yacimiento de Taramsa Hill tiene una cronologia directa por OSL de 80-5000 BP (Vermeersch et al., 1998) (Tablas 3, 4 y 5).

4.3.1. Intencionalidad de inhumacion

Ante todo posible enterramiento siempre hay que pensar en la intencionalidad basica del entierro como solucion sanitaria, la posibilidad de anadir una respuesta emocional, social y/o simbolica y en intentar analizar la naturaleza de tal simbolismo, aunque estos aspectos no tienen por que ir siempre unidos.

Este problema ha sido ampliamente discutido, con opiniones tanto a favor (p. e. Riel-Salvatore y Clark, 2001; Pettitt, 2002; Trinkaus y Zilhao, 2002; D'Errico et al., 2003), como en contra (p. e. Stringer y Gamble, 1996; Gargett, 1999). No se discute el caracter sanitario de la eliminacion del cadaver del habitat, sino la intencionalidad de tales conductas. Asi, al demostrar arqueologicamente la intencion de inhumacion, sin separar explicitamente la intencionalidad del simbolismo, automaticamente se anade un simbolismo de aspecto desconocido y casi sin fundamento, dejando la posibilidad de cierto caracter metafisico. Los hominidos con un mayor desarrollo cognitivo y social (neandertales y HAM) ante un cadaver siempre se plantearian las posibilidades ya mencionadas. Si existen cadaveres cerca del habitat es porque se decidio depositarlos alli, ocultandolos por medio de las fosas, hoyos, tierra o piedras que vemos en los yacimientos. Tambien hay posibilidades de que se encuentre un cadaver en un yacimiento por derrumbes, el arrastre del muerto por alimanas o por procesos geologicos. Sin embargo, hay razones que, por su acumulacion, justifican la intencionalidad de tales enterramientos.

--Arqueologicas (Defleur, 1993). Se refieren a las caracteristicas de los restos oseos que deben encontrarse proximos entre si y dentro del mismo estrato arqueologico (esqueleto total o parcialmente articulado). Igualmente, los huesos deben situarse en una posicion espacial compatible con las colocaciones propias de un enterramiento (flexionado, de espaldas o de lado). El nivel arqueologico donde este depositado el cadaver debe tener un tratamiento especifico del area de colocacion del cadaver. Seria el caso de una diferente disposicion de piedras, utiles liticos y restos de animales con el resto del nivel arqueologico. Si el cadaver ha sido sepultado con piedras, estas apareceran alrededor del mismo, mientras que en el resto del nivel o faltan o presentan una disposicion muy diferente. La existencia de una fosa donde colocar el cadaver dice mucho en favor de la intencionalidad, asi como encontrar ciertos elementos de procedencia humana (utiles liticos, colorantes, adornos, etc.) cuya presencia dificilmente se justificaria de forma accidental. La mayoria de los esqueletos de los yacimientos estudiados (Tablas 3 y 5) se ajustan a estos requerimientos. Los huesos de animales tienen una dificil interpretacion, aunque se situen en el mismo nivel que los restos humanos y esten total o parcialmente articulados.

--Distribucion y azar. Existe una particular distribucion geografica de los enterramientos pues se observa un claro agrupamiento (70%) en el oeste de Europa y en el Proximo Oriente. A simple vista, tal distribucion geografica se escapa de las simples teorias del azar y de la estadistica, por lo que existirian otros factores que favorecieran su particular ubicacion. Los numerosos yacimientos musterienses que carecen de posibles enterramientos (Alemania, Peninsula Iberica) indican una conducta independiente dentro de la amplia extension musteriense (Binant, 1991). La inhumacion, como medio de hacer desaparecer un cadaver, no pudo interesar a la totalidad de la poblacion de neandertales (Bonifay, 1988), o no todos tuvieron el desarrollo cognitivo y cultural necesario para su realizacion.

--Demografia. Este peculiar agrupamiento geografico de las inhumaciones junto a importantes yacimientos musterienses indica que tendrian una relacion con situaciones de mayor demografia (Binant, 1991). Tal situacion favoreceria las relaciones sociales (Shennan, 2001) y la posibilidad de mayor desarrollo cognitivo.

--Cronologia. No deja de ser importante que la mayoria de los enterramientos del oeste europeo tengan lugar en unas fechas comprendidas entre 60/40000 BP (Binant, 1991). Mientras en el Proximo Oriente tenemos una triple cronologia, la mas antigua del unico enterramiento neandertal en Tabun (TL: 160.000 BP; Mercier et al., 2000); las multiples inhumaciones de Qafzeh (6) y Skhul (6) asociadas a los HAM comprendidas entre 80000/120000 BP (Grun y Stringer, 1991); y las mas recientes de Kebara (2) y Amud (2) asociadas al neandertal situadas entre 40000/60000 BP (Valladas et al., 1988). Parecen indicar que en esos periodos se produjo, en las areas de mayor demografia y de relacion social, cierto desarrollo cognitivo que favorecio la practica del enterramiento de algunos de sus miembros.

--Sociabilidad. La mayoria de los enterramientos se han localizado en los lugares de habitat situados en cuevas o abrigos, mientras que en zonas alejadas o al aire libre no se conocen. Esto indica que mayoritariamente se enterraban los obitos que tuvieran lugar en el area de ocupacion habitual, o cercanos a el. La presencia masiva de ninos (40%) y de adultos con lesiones parece corroborar tal apreciacion, aunque nunca se pueden excluir otras actuaciones que, sin embargo, no serian mayoritarias.

Las caracteristicas de estas inhumaciones, su peculiar distribucion geografica y temporal en zonas de mayor desarrollo demografico y social, distan mucho de adaptarse a las leyes del simple azar (accion de carroneros, derrumbes, actividad geologica, etc.) que postulan los que no creen en su intencionalidad. La interaccion arqueologica de todos estos aspectos indica la intencionalidad de los enterramientos musterienses por motivos al menos sanitarios, lo que no excluye la existencia de otros componentes mas complejos. Asi, la intencionalidad puede aplicarse a una mayoria muy significativa de enterramientos expuestos (Tablas 3 y 5).

4.3.2. Posibilidad de cierto simbolismo

Hay que valorar el desarrollo cognitivo alcanzado por las poblaciones que crearon los enterramientos, asi como la existencia de influencias emotivas, sociales y/o simbolicas. El simbolismo no es un todo o nada, sino un complejo proceso que caracteriza la conducta humana y que su desarrollo pasa por diversas fases de acumulacion cognitiva y cultural (continuum). Su evolucion es claramente heterogenea en las poblaciones que inician su particular conducta simbolica, aunque todas ellas dentro de los limites del estructuralismo funcional. Existen diversos estadios intermedios de muy dificil explicacion que se escapan a nuestro raciocinio, al no tener datos que nos indiquen sus caracteristicas. Las tumbas intencionadamente realizadas pueden poseer cierto simbolismo, si como tal se considera a las manifestaciones de afectividad, respeto social o jerarquico, que se sumarian a los criterios sanitarios. Seria una forma de simbolismo individual mas o menos incipiente. Con el, se evitaria que el cuerpo del difunto fuera devorado por los carroneros, ya fuese por respeto, pena o temor ante tan desagradable acto. Estariamos en un periodo intermedio del continuum que supone el desarrollo cognitivo y cultural de las poblaciones con las suficientes capacidades cognitivas como para llegar a un simbolismo primero moderno y despues trascendente.

En las posibles inhumaciones de los HAM del momento encontramos parecidas motivaciones. En los yacimientos del Proximo Oriente y Egipto (Tabla 5) vemos que se encuentran en un mundo cultural caracteristico del Musteriense y de los neandertales del momento, por lo que el simbolismo que podriamos asociar a estos enterramientos seria compatible con el que vemos en la cultura de sus creadores, es decir, un simbolismo primitivo que promocionaria unas tumbas intencionadas a las que anadir manifestaciones de afectividad, respeto social y/o jerarquico. Sin embargo, en las dos inhumaciones de los HAM en Sudafrica, donde al apreciar en su cultura manifestaciones de un simbolismo moderno que podria plasmarse en la intencionalidad de estos enterramientos, las dudas sobre su correcta estratigrafia, atribucion cultural y temporal hacen pensar que tan escaso numero y poca fiabilidad de tales inhumaciones no constituyen una representacion fiable de las conductas mortuorias de esta poblacion en este periodo y lugar.

4.3.3. Caracteristicas del simbolismo

El simbolismo de las tumbas deberia ser paralelo al observado en la sociedad que las creo, o por lo menos ser consecuente con el desarrollado por la poblacion en su conducta habitual. Si, como vimos en el Musteriense, el simbolismo solo tenia un desarrollo primitivo (basicamente linguistico, inconsciente y limitado desarrollo de los conceptos sobre la individualidad social-personal, y de su ubicacion temporal-espacial), no hay que pensar en la existencia de un simbolismo moderno ni metafisico, pues requieren un mayor desarrollo cognitivo de estos conceptos. Si en los aspectos de supervivencia y adaptabilidad estaban pobremente desarrollados los conceptos de individualidad personal, del espacio y del tiempo, no es posible aceptar que en otras areas mas complejas (metafisicas) si estuvieran desarrolladas. La ausencia de una conciencia reflexiva, lo suficientemente desarrollada como para tener el suficiente conocimiento sobre nuestra propia existencia y la de los demas, dentro de un amplio concepto temporal y espacial (simbolismo moderno) en este periodo y en las areas geograficas en estudio, impide poder incluir en su conducta un simbolismo reflexivo de caracter espiritual o trascendente a estas inhumaciones intencionadas.

En los contextos del MSA el desarrollo tecnologico, social y simbolico cambia notablemente, como se aprecia de su tecnologia laminar, tecnologia osea, y los adornos (conchas perforadas, grabados, pinturas, etc.) como ejemplo de una conducta reflexiva y flexible, caracteristicas del simbolismo moderno (McBrearty y Brooks, 2000). Sin embargo, su reciente iniciacion en este nivel simbolico y sus irregularidades temporales y espaciales que pueden ser consecuencia de la falta de grandes estudios regionales parecen indicar un desarrollo cognitivo de estas caracteristicas con ciertas limitaciones. Esta falta de homogeneidad y continuacion cultural induce a pensar en el logro de un simbolismo moderno, pero no del inicio del simbolismo trascendente. Asi, la intencionalidad de estas escasas inhumaciones estaria mas cerca de la apreciada en el Musteriense que de las propias del Paleolitico Superior. Pero el escaso numero de enterramientos en Africa durante el periodo en estudio (Tabla 5) y las dudas respecto de su intencionalidad indican formas conductuales mortuorias que no pueden compararse con las del Proximo Oriente y Europa, ni ser claros ejemplos de la conducta ante la muerte de aquellas poblaciones.

La otra posible forma de hacer desaparecer los cadaveres (antropofagia), aparte de tener una representacion muy escasa, esta mucho peor documentada. Ademas, representa un complejo comportamiento social al que puede anadirse una posible caza humana. Si anadimos las recientes criticas que relacionan la produccion de las senales oseas con alteraciones postdeposicionales e inhumaciones secundarias (Russel, 1987; Orschiedt, 2008), su interpretacion con los datos actuales pareceria mas una simple especulacion que una exposicion minimamente documentada. Su posible relacion con un ritual asociado a creencias metafisicas, con efectivos ejemplos emologicos, lo asociaria con un desarrollo cognitivo similar al que debio de existir en las poblaciones con enterramientos claramente simbolicos, lo que no concuerda con el simbolismo primitivo que vemos en las comunidades del Paleolitico Medio que realizaron tales practicas.

5. Conclusiones

El simbolismo es el proceso cognitivo que mas nos caracteriza, pero su complejo origen y desarrollo obliga a tener una metodologia especifica para su analisis. Su estudio por la simple comparacion de aquellos objetos o conductas que no representan una utilidad practica con cierto simbolismo de naturaleza desconocida dificilmente puede llegar a conclusiones que satisfagan a todos. Por otro lado, la excesiva traslacion de conductas mortuorias de periodos historicos mas recientes, en los que et desarrollo cognitivo es claramente moderno y metafisico, a periodos mas antiguos donde tal desarrollo cognitivo estaba en formacion, nos lleva a la controversia que vemos en el registro arqueologico. Asi, es dificil pensar en inhumaciones con caracter metafisico (ajuares, otra vida, etc.), cuando en las formas conductuales de su vida cotidiana no existen las condiciones basicas que posibiliten tales conceptualizaciones espirituales.

El simbolismo humano en su desarrollo pasa por diversas fases de acumulacion cognitiva y cultural (continuum), por lo que su estudio requiere desmenuzar tal proceso en sus elementos mas simples (conceptos de individualidad, espacio y tiempo), para intentar comprobar su inicio y desarrollo en el Paleolitico. Solo tras un minimo desarrollo de estos elementos basicos y su mutua interaccion es cuando tendria lugar una emergencia cognitiva de caracter simbolico, primero moderno y despues trascendente. Los datos del Paleolitico Medio senalan a una sociedad con una capacidad simbolica poco desarrollada, que cuando aparece lo hace de forma esporadica, escasa y limitada a las formas de un simbolismo primitivo. No podemos hablar de religion pues su concepcion es demasiado compleja para seres humanos que aun no han desarrollado plenamente la objetivacion de su propia existencia y la de los demas, junto con una necesaria ubicacion temporal y espacial. Tampoco de ritos, pues un rito es la representacion ordenada y sistematica de ciertas ideas de caracter simbolico, creando un modelo conductual que se realiza repetitivamente (Perles, 1982), fenomeno que no puede darse en este momento. Por tanto, creo que en este periodo no existirian enterramientos con un simbolismo metafisico. Lo mas logico, sobre la base de nuestro desarrollo teorico expuesto, es que se tratase de inhumaciones intencionadas con un fin sanitario, a las que hay que anadir cierta presencia de respuestas sociales y/o emotivas originadas por la muerte de un miembro del grupo, sobre todo si se trata de un nino o individuos con cierta relevancia social. Podria pensarse en un desarrollo cognitivo camino del simbolismo moderno, pero que aun no habria llegado a su pleno desarrollo. Tal proceso solo puede desarrollarse en aquellos lugares donde existiera una importante interaccion social, consecuencia de un aumento demografico y perduracion del mismo, asi como un cierto desarrollo socioeconomico mas selectivo. Lo que en las comunidades del Paleolitico Medio mas densamente pobladas solo lo apreciamos un grado intermedio de desarrollo.

El tema de la antropofagia presenta otros matices. Su existencia menos desarrollada y la falta de un simbolismo moderno entre las poblaciones que la practicaban indican que solo puede tratarse, si es que son ciertas, de un asunto logistico, el cual podria estar relacionado con periodos de gran escasez de alimentos o con costumbres relacionadas con esa forma de agresividad humana. Por tanto, no hay por que dudar de la intencionalidad de las inhumaciones producidas durante este periodo, ni de cierto simbolismo de caracter social y emotivo, pero si de su motivacion metafisica o espiritual.

Bibliografia

AKAZAWA, T. y MUHESEN, S. (eds.) (2003): Neanderthal burials: excavations of the Dederiyeh Cave, Afrin, Syria. Auckland: KW Publications Ltd.

ALVAREZ MUNARRIZ, L. (2005): "La conciencia humana". En ALVAREZ MUNARRIZ, Luis y COUCEIRO DOMINGUEZ, Enrique (coords.): La conciencia humana: perspectiva cultural. Barcelona: Anthropos.

ALVARGONZALEZ, D. (2005): "El problema de la verdad en las religiones del Paleolitico". En JIMENEZ, F.; PENALVER GOMEZ, P. y UJALDON BENITEZ, E. (coords.): Filosofia y cuerpo: debates en torno al pensamiento de Gustavo Bueno. Madrid: Ediciones Libertarias/Prodhufi, pp. 213-243.

ARDILA, A. y OSTROSKY-SOLIS, F. (2008): "Desarrollo Historico de las Funciones Ejecutivas", Revista Neuropsicologia, Neuropsiquiatria y Neurociencias, 8 (1), pp. 1-21.

BARHAM, L. (2000): "Bone tools". En BARHAM, L. (ed.): The Middle Stone Age of Zambia, south central Africa. Bristol: Western Academic & Specialist Press.

BAR-YOSEF, O. (1989): "Geochronology of the Levantine Middle Palaeolithic". En MELLARS, P. y STRINGER, C. (eds.): The Human Revolution: Behavioural and Biological Perspectives on the Origins of Modern Humans. Edinburgh: Edinburgh University Press.

BEAUMONT, B.; DE VILLIERS, H. y VOGEL, J. (1978): "Modern man in sub-Sahara Africa prior to 49 000 year bp: a review and evaluation with particular reference to Border Cave. South African", Journal of Science, 74, pp. 409-419.

BERGMAN, C. A. (1987): "Ksar Akil, Lebanon. A technological and typological analysis of the Later Palaeolithic Levels of Ksar Akil. Vol. II: Levels XIII-VI", BAR International Series, 329.

BICKERTON, A. (2009): Adam's Tongue: How Humans Made Language, How Language Made Humans. New York: Hill y Wang.

BINANT, P. (1991): Le prehistoire de la mort. Les premieres sepultures en Europe. Colection des Hesperides. Paris: Errance.

BLACKWELL, A. B.; BLICKSTEIN, J. B.; HASAN, M.; MANGAL, K.; SKINNER, A. R.; DIBBLE, H.; MCPHERRON, S.; SANDGATHE, D. M.; GUIBERT, P. y TURQ, A. (2006): "ESR Dating for the Mousterian Laters and Neanderthal Infant at Roc de Marsal, France. Geological Society of America", Abstracts with Programs, 38 (7), p. 23.

BONIFAY, E. (1988): "Frequence et signification des sepultures neandertaliennes". En OTTE, M. (ed.): L'Homme de Neandertal. La Pensee, 5. Liege: ERAUL, pp. 531-535.

-- (2008): "Le site de Regourdou (Montignac-sur-vezere, dordogne) et le probleme de la signification des sepultures neandertaliennes", Bulletin de la Societe d'etudes et de recherches prehistoriques des Eyzies. ESEP, 57, pp. 26-32.

DART, R. A. y DEL GRANDE, N. (1931): "The ancient iron smelting cavern at Mumbwa", Transactions of the Royal Society of South Africa, 19 (4), pp. 379-427.

DEBENATH, A. y JELINEK, A. (1998): "Nouvelles fouilles a La Quina: resultants preliminaires", Gallia Prehistoire, 40, pp. 29-74.

DEFLEUR, A. (1993): Les Sepultures Mousteriennes. Paris: CNRS Editions.

DEFLEUR, A.; WHITE, T.; VALENSI, P.; SLIMAK, L. y CREGUT-BONNOURE, E. (1999): "Neanderthal cannibalism at Moula-Guercy, Ardeche, France", Science, 286, pp. 18-19.

DE LA TORRE SAINZ, I. y DOMINGUEZ-RODRIGO, M. (2000): "El paleolitico medio en el Proximo Oriente. Una sintesis regional", Complutum, 11, pp. 9-27.

-- (2001): "Diferencias conductuales entre Neandertales y Humanos Modernos?: El caso del Paleolitico Medio en el Proximo Oriente", Trabajos de Prehistoria, 58 (1), pp. 29-50.

DE LUMLEY, M.-A. (1973): "Anteneandertaliens et Neandertaliens du bassin mediterraneen occidental europeen", Etudes Quaternaires memoire, 2, pp. 551-558.

D'ERRICO, F. (2003): "The Invisible Frontier. A Multiple Species Model for the Origin of Behavioural Modernity", Evolutionary Anthropology, 12, pp. 188-202.

D'ERRICO, F.; HENSHILWOOD, Ch.; LAWSON, G.; VANHAEREN, M.; TILLIER, A. M.; SURESSI, M.; BRESSON, E; MAUREILLE, B.; NOWELL, A.; LAKARRA, J.; BACKWELL, L. y JULIEN, M. (2003): "Archaeological Evidence for the Emergence of Language, Symbolism, and Music-An Alternative Multidisciplinary Perspective", Journal of World Prehistory, 17 (1), pp. 1-70.

EDELMAN, G. M. (1994): Bright Air, Brilliant Fire: On the Matter of the Mind. Harmondsworth: Penguin.

EDELMAN, G. M. y TONONI, G. (2000): Un Universe of Consciousness. New York: Basic Books.

ELIAS, N. (1990): La sociedad de los individuos. Ensayos. Barcelona: Peninsula/Ideas.

FARIZY, C. y DAVID, F. (1992): "Subsistence and behavioural patterns of some Middle Palaeolithic local groups". En DIBBLE, H. L. y MELLARAS, P. (eds.): The Middle Palaeolithic: adaptation, behaviour and variability. Philadelphia: University of Pennsylvania.

GAMBLE, C. (2001): Las sociedades paleoliticas de Europa. Barcelona: Ariel Prehistoria.

GARGETT, R. H. (1999): "Middle Palaeolithic burial is not a dead issue: the view from Qafzeh, Saint-Cezaire, Kebara, Amud and Dederiyeh", Journal of Human Evolution, 37, pp. 27-90.

GARRALDA, M. D.; GIACOBINI, G. y VANDERMEERSCH, B. (2005): "Neanderthal Cutmarks: Combe-Grenal and Marillac (France)", SEM Analysis, 43 (2-3), pp. 189-197.

GIACOBINI, G. (2006): "En parallele aux sepultures. Histoire des idees sur d'autres pratiques mortuaires attribuees aux Neandertaliens", Comtes Rendus Palevol., 5 (1-2), pp. 177-182.

GRUN, R. y STRINGER, C. B. (1991): "Electron spin resonance dating and the evolution of modern humans", Archeometry, 33, pp. 153-199.

HENSHILWOOD, C. S.; D'ERRICO, F.; YATES, R.; JACOBS, Z.; TRIBOLO, Ch.; DULLER, G. A. T.; MERCIER, N.; SEALY, J. C.; VALLADAS, H.; WATTS, I. y WINTLE, A. G. (2002): "Emergence of modern human behaviour: Middle Stone Age engravings from South Africa", Science, 295, pp. 1278-1280.

HERNANDO, A. (1999): "Percepcion de la realidad y Prehistoria, relacion entre la construccion de la identidad y la complejidad socio-economica en los grupos humanos", Trabajos de Prehistoria, 56 (2), pp. 19-35.

HIGHAM, T.; RAMSEY, C. B.; KARAVANIC, I.; SMITH, F. H. y TRINKAUS, E. (2006): "Revised direct radiocarbon dating of the Vindija [G.sub.1] Upper Paleolithic Neandertals", Proc. Nat. Acad. Sci., 103, pp. 553-557.

HODDER, I. (1988): Interpretacion en arqueologia. Corrientes actuales. Barcelona: Critica.

HUBLIN, J.-J.; BARROSO RUIZ, C.; FONTUGNE, M.; MEDINA LARA, P. y REYSS, J. (1995): "The Mousterien site of Zafarraya (Andalucia, Spain): dating and implications on the paleolithic peopling processes of Western Europe", Compres Rendues de l'Academie de Sciences de Paris, 321, serie IIa, pp. 931-937. Paris.

JENKINS, R. (1996): Social Identity. New York y London: Routledge.

JOHNSON, M. (2000): Teoria arqueologica. Barcelona: Ariel.

KUHN, S.; STINER, M. C.; REESE, D. y GULEC, E. (2001): "Ornaments in the Earliest Upper Paleolithic: New Perspectives from the Levant", Proceedings of the National Academy of Sciences, 8 (13), pp. 7641-7646.

LE MORT, F. (1989): "Traces de decharnement sur les ossements neandertaliens de Combe-Grenal (Dordogne)", Bulletin de la Societe Prehistorique Francaise, 86, pp. 79-97.

LEROI-GOURHAN, A. (1965): Prehistoire de l'art occidental Paris: Mazenod.

-- (1975): "The flowers found with Shanidar IV, a Neanderthal burial in Iraq", Science, 190, pp. 562-564.

LEVI-STRAUSS, C. (1964): El pensamiento salvaje. Mexico: Fondo de Cultura Economica.

MADRE-DUPOUY, M. (1991): "Principaux caracteres de l'enfant neanderthalien du Roc de Marsal, Dordogne (France)", L'Anthropologie, 95 (2-3), pp. 523-534.

MALAFOURIS, L. (2008): "Between brains, bodies and things: tectonoetic awareness and the extended self", Phil. Trans. R. Soc., B 363, pp. 1993-2002.

MANN, A. E.; BEAUVAL, C.; COSTAMAGNO, S.; BORDES, J. G.; BOURGUIGNON, L.; COUCHOUD, I.; LACRAMPE, Fr.; LAROULANDIE, V.; MARQUET, J. Cl.; MEIGNEN, L.; TEXIER, J. P.; VANDERMEERSCH, B. y MAUREILLE, B. (2005): Carnivore and Neandertal interactions at the Les Pradelles site (Charante, Southwest France). Paleoanthropological Society Abstracts.

MARKS, A. E. (1990): "The Middle and Upper Paleolithic of the Near East and the Nile Vallery: the problem of cultural transformations". En MELLARS, P. (ed.): The emergence of Modern Humans. An Archaeological Perspective. Edinburgh: Edinburgh U.P.

MARKS, A. E.; DEMIDENKO, YU. E.; MONIGAL, K.; USIK, V. I.; FERRING, C. R.; BURKE, A.; RINK, W. J. y MCKINNEY, C. (1997): "Starosele: New excavations, new and different results", Current Anthropology, 37, pp. 112-123.

MARSHACH, A. (1990): Early Hominid Symbol and Evolution of the Human Capacity. The emergence of modern humans. Edinburgh: Edinburgh University Press.

MAUREILLE, B. (2002): "A lost Neanderthal neonate found", Nature, 419, p. 33.

MCBREARTY, S. y BROOKS, A. (2000): "The revolution that wasn't: a new interpretation of the origin of modern human behaviour', Journal of Human Evolution, 39, pp. 453-563.

MELLARS, P. A. (1989): "Major issues in the emergence of modern humans", Current Anthropology, 30 (3), pp. 349-385.

-- (2005): "The Impossible Coincidence. A Single-Species Model for the Origins of Modern Human Behaviour in Europe", Evolutionary Anthropology, 14, pp. 12-27.

-- (2006): "Archaeology and the dispersal of modern humans in Europe: Deconstructing the Aurignacian", Evolutionary Anthropology, 15, pp. 167-182.

MELLARS, P. A. y TIXIER, J. (1989): "Radiocarbon accelerator dating of Ksar'Aquil (Lebanon) and the chronology of the Upper Paleolothic sequence in the Middle East", Antiquity, 63, pp. 761-768.

MERCIER, N.; VALLADAS, H.; BAR-YOSEF, O.; VANDERMEERSCH, B.; STRINGER, C. y JORON, J. L. (1993): "Thermoluminescence dates from the Mousterian burial site of es-Skhul, Mt Carmel", J. Archaeol. Sci., 20, pp. 169-174.

MERCIER, N.; VALLADAS, H.; FROGET, L.; JORON, J. L. y RONEN, A. (2000): "Datation par la thermoluminescence de la base du gisement paleolithique de Tabun (Mont Carmel, Israel)", CR Acad. Sci., 330, pp. 731-738.

MONTET-WHITE, A. (1996): Le Paleolithique en ancienne Yougoslavie. Serie Prehistoire d'Europe, 4. Jerome Millon (ed.). Grenoble.

MORA, F. (2001): El reloj de la sabiduria. Tiempos y espacios en el cerebro humano. Madrid: Alianza Editorial.

OLSZEWSKI, D. y DIBBLE, H. (2006): "To be or not to be Aurignacian: the Zagros Upper Paleolithic". En BAR-YOSEF, O. y ZILHAO, J. (eds.): Towards a definition of the Aurignacian. Proceedings of the Symposium held. Lisbon, Portugal.

ORSCHIEDT, J. (2008): "Der Fall Krapina--Neue Ergebnisse zur Frage von Kannibalismus beim Neandertaler", Quartar, 55, pp. 63-81.

OTTE, M. (2006): "The Aurignacian of the Caucasus". En BAR-YOSEF, O. y ZILHAO, J. (eds.): Towards a definition of the Aurignacian. Proceedings of the Symposium held. Lisbon, Portugal.

OVCHINNIKOV, I. V.; GOTHERSTROM, A.; ROMANOVA, G. P.; KHARITONOV, V. M. y LIDEN, K. G. W. (2000):

"Molecular analysis of Neanderthal DNA from the northern Caucasus", Nature, 404, pp. 490-493.

PARKINGTON, J. E. (1990): "A view from the south: southern Africa before, during, and after the Last Glacial Maximum". En GAMBLE, C. y SOFFER, O. (eds.): The World at 18 000 B P. Vol. 2: Low Latitudes. London: Unwin Hyman, pp. 214-228.

PERLES, C. (1982): "Les rites funeraires du Paleolithique: mythe ou realite?", Dossiers D'Archeologie, 66, pp. 8-9.

PETTITT, P. B. (2002): "The Neanderthal dead: exploring mortuary variability in Middle Palaeolithic Eurasia", Before Farming, 1 (4), pp. 1-19.

RAK, Y.; KIMBEL, W. H. y HOVERS, E. (1994): "A Neandertal infant from Amud Cave, Israel", Journal of Human Evolution, 26, pp. 313-324.

RENFREW, C. (2008): "Neuroscience, evolution and the sapient paradox: the factuality of value and of the sacred", Phil. Trans. R. Soc., B 363, pp. 2041-2047.

RIEL-SALVATORE, J. y CLARK. G. A. (2001): "Grave Markers Middle and Early Upper Paleolithic Burials and the Use of Chronotypology in Contemporary Paleolithic Research", Current Anthropology, 42 (4), pp. 449-478.

RIVERA, A. (1998): "Arqueologia del lenguaje en el proceso evolutivo del Genero Homo", Espacio, Tiempo y Forma. Serie I, Prehistoria y Arqueologia. UNED, 11, pp. 13-44.

-- (2003-2004): "La conducta simbolica humana: Nueva orientacion metodologica". Espacio, Tiempo y Forma. Serie I, Prehistoria y Arqueologia. UNED, 16-17, pp. 313-335.

-- (2004): "Arqueologia cognitiva. Una orientacion psicobiologica", Arqueo Web, 6 (1). URL http://www.ucm.es/info/arqueoweb/index.htm.

-- (2008): "Relacion entre Neandertales y Cromanones: un enfoque cognitivo", Zephyrus, LXI, pp. 85-106.

-- (2008a): "Cognicion y conducta de neandertales y humanos modernos", Revista Portuguesa de Arqueologia, 11 (1), pp. 5-32.

-- (2009): Arqueologia del lenguaje. La conducta simbolica en el Paleolitico. Madrid: Akal.

-- (2009a): "La transicion del Paleolitico Medio al Superior. El Neandertal", Arqueoweb, 11. URL http://www.ucm.es/info/arqueoweb/index.htm.

ROSAS, A.; MARTINEZ-MAZA, C.; BASTIR, M.; GARCIATABERNERO, A.; LALUAZA-FOX, C.; HUGUET, R.; ORTIZ, J. E.; JULIA, R.; SOLER, V.; DE TORRES, T.; MARTINEZ, E.; CANAVERAS, J. C.; SANCHEZ-MORAL, S.; CUEZVA, S.; LARIO, J.; SANTAMARIA, D.; DE LA RASILLA, M. y FORTEA, J. (2006): "Paleobiology and comparative morphology of a late Neandertal sample from El Sidron, Asturias, Spain", Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 103 (51), pp. 19266-19271.

RUSSEL, M. (1987): "Mortuary practices at the Krapina Neanderthal site", American Journal of Physical Anthropology, 72, pp. 81-397.

SCHMITZ, R. W.; SERRE, D.; BONANI, G. et al. (2002): "The Neandertal type site revisited: interdisciplinary investigations of skeletal remains from the Neander Valley, Germany", Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A., 99 (20), pp. 13342-13347.

SEARLE, J. R. (2000): El misterio de la conciencia. Barcelona: Paidos.

SEMAL, P.; ROUGIER, H.; CREVECOEUR, I.; JUNGELS, C.; FLAS, D.; HAUZEUR, A.; MAUREILLE, B.; GERMONPRE, M.; BOCHERENS, H.; PIRSON, S.; CAMMAERT, L.; DE CLERCK, N.; HAMBUCKEN, A.; HIGHAM, T.; TOUSSAINT, M. y VAN DER PLICHT, J. (2009): "New data on the late Neandertals: Direct dating of the Belgian Spy fossils", Am. J. Phys. Anthropo., 138 (4), pp. 421-428.

SHENNAN, S. (2001): "Demography and Cultural Innovation: A Model and Its Implications for the Emergence of Modern Human Culture", Cambridge Archaeology Journal, 11, pp. 5-16.

SILLEN, A. y MORRIS, A. (1996): "Diagenesis of bone from Border Cave: implications for the age of the Border Cave hominids", Journal of Human Evolution, 31, pp. 499-506.

SKINNER, A. R.; BLACKWELL, B. A. B.; MARTIN, S.; ORTEGA, A.; BLICKSTEIN, J. I. B.; GOLOVANOVA, L. V. y DORONICHEV, V. B. (2005): "ESR dating at Mezmaiskaya Cave, Russia", Proceedings of the 6th International Symposium on ESR Dosimetry and Applications, 62 (2), pp. 219-224.

STRINGER, C. y GAMBLE, C. (1996): En busca de los Neandertales. Barcelona: Critica.

TOMASELLO, M. (2007): Los origenes culturales de la cognicion humana. Buenos Aires: Amorrortu.

TRINKAUS, E.; SOFICARU, A. y DOBOS, A. (2006): "Early modern humans from the Pestera Muierii, Baia de Fier, Romania", Proceedings of the National Academy of Sciences, 103, pp. 17196-17201.

TR INKAUS, E. y ZILHAO, J. (eds.) (2002): "Portrait of the Artist as a child: the gravettian human skeleton from the Abrigo do Lagar Velho and its archeological context". En Social Implications. Trabalhos de Arqueologia, 22. Lisboa: Instituto Portugues de Arqueologia, pp. 519-541.

TURNER, C. y HANNON, G. E. (1988): "Vegetational evidence for Late Quaternary climatic changes in southwest Europe in relation to the influence of the north Atlantic Ocean", Philosophical Transactions of the Royal Society of London, B 318, pp. 451-485.

VALLADAS, H.; REYSS, L.; JORON, J. L.; VALLADAS, G.; BAR-YOSEF, O. y VANDERMEERSCH, B. (1988): "Thermoluminescence dating of Mousterian Proto-Cromagnon, remains from Israel and the origin of modern man", Nature, 331, pp. 614-616.

VANHAEREN, M.; D'ERRICO, F.; STRINGER, Ch.; JAMES, S. L.; TODD, J. A. y MIENIS, H. K. (2006): "Middle Palaeolithic Shell Beads in Israel and Algeria", Science, 312, pp. 1785-1788.

VERMEERSCH, P.. M.; PAULISSEN, E.; GIJSELINS, G.; OTTE, M.; THOMA, A. y CHARLIER, Ch. (1984): "Une mine de silex et un squelette du Paleolithique superieur ancien a Nazlet Khater, Haute-Egypte", L'Anthropologie, 88 (2), pp. 231-244.

VERMEERSCH, P. M.; PAULISSEN, E.; STOKES, S.; CHARLIER, C.; VAN PEER, P.; STRINGER, C. y LINDSAY, W. (1998): "A Middle Palaeolithic burial of a modern human at Taramsa Hill, Egypt", Antiquity, 72, pp. 475-484.

WYNN, T. (1985): "Piaget, stone tools, and the evolution of human intelligence", World Archaeology, 17, pp. 32-43.

Angel RIVERA ARRIZABALAGA UNED. Dpto. de Prehistoria y Arqueologia. Doctor en Prehistoria por la UNED. Licenciado en Medicina y Cirugia. Travesia Fortuny, 6. 28300 Aranjuez (Madrid). Correo-e: arivera952@hotmail.com

Recepcion: 2010-02-10; Revision: 2010-03-09; Aceptacion: 2010-04-15

BIBLID [0514-7336 (2010) LXV, enero-junio; 39-63]
TABLA 1. Modelo multidisciplinar de la conducta humana.

La conducta simbolica humana

Concepto multidisciplinar   Capacidades cognitivas basicas
de la evolucion cultural    (evolucion biologica)
y simbolica
                            Desarrollo cognitivo (evolucion cultural)

                            Condiciones necesarias   Caracteristicas
                                                     medioambientales
                                                     (socioeconomicas,
                                                     tecnologicas).
                                                     Nicho cultural
                                                     humano

                                                     Existencia
                                                     de un lenguaje

                            Con el desarrollo de lo anterior hasta un
                            nivel adecuado se inicia el desarrollo de
                            capacidades cognitivas emergentes

Caracteristicas del         Acumulativo
simbolismo humano
                            Emergente

                            Componentes basicos: individualidad,
                            tiempo y espacio

                            Medio ambiente adecuado. Mosaico
                            cognitivo y cultural

                            Evolucion como un continuum heterogeneo.
                            Multiples grados de desarrollo en los
                            niveles establecidos

                            El lenguaje como inicio y medio para todo
                            desarrollo posterior

Metodo de estudio           Amplia representacion poblacional y
                            cultural (desarrollo cognitivo)

                            Racionalizacion de la estructura
                            cognitiva: sus componentes basicos

                            Objetividad en el estudio por medio de
                            metodos multidisciplinares sobre el
                            origen y desarrollo de la conducta

                            Uso exclusivo de los datos arqueologicos.
                            No aceptar conductas si no se comprueba
                            el desarrollo cognitivo necesario para su
                            creacion

                            El lenguaje como guia de toda conducta
                            simbolica

TABLA 2. Esquema representativo de la evolucion del simbolismo,
manifestacion y necesidades medioambientales.

                                    Niveles de simbolismo

Evolucion simbolica                        Arcaico

Manifestacion                       Lenguaje descriptivo
linguistica y conductual            con un desplazamiento
                                    muy basico.
En la conducta que exige para su    Individualidad social
realizacion un lenguaje y           incipiente.
pensamiento con cierto desarrollo   Conciencia
de la individualidad y              sensorioperceptiva
desplazamiento cognitivo

Capacidades cognidvas               Muy primitivas.
                                    Homo habilis inicio.
                                    Homo erectus
                                    uso inconsciente

Medio            Tecnologia         Muy elemental.
ambiente                            Modos 1 y 2
necesario para
su desarrollo    Economia           Cazadores recolectores
                                    con muy poca
                                    organizacion. Actuan
                                    en el aqui y ahora

                 Sociabilidad       Muy centrada en el
                                    grupo.
                                    limitada con otros
                                    grupos

                 Demografa          Territorio muy poco
                                    poblado

                                      Niveles de simbolismo

Evolucion simbolica                         Primitivo

Manifestacion                       Lenguaje descriptivo
linguistica y conductual            con desplazamiento e
                                    individualidad en
En la conducta que exige para su    elaboracion. Conciencia
realizacion un lenguaje y           sensorioperceptiva. Muy
pensamiento con cierto desarrollo   aisladamente se inicia un
de la individualidad y              basico argumentativo,
desplazamiento cognitivo            con la posibilidad de
                                    ciertas conductas
                                    simbolicas

Capacidades cognidvas               En desarrollo evolutivo.
                                    Homo erectus, ergarster y
                                    sapiens arcaico
                                    uso inconsciente

Medio            Tecnologia         Modos 3, y el inicio
ambiente                            aislado del 4
necesario para
su desarrollo    Economia           Cazadores recolectores
                                    con mayor organizacion
                                    en el espacio y tiempo.
                                    Diferente segun areas de
                                    desarrollo

                 Sociabilidad       Comienzo de cierta
                                    complejidad social,
                                    sobre todo en zonas
                                    mas pobladas

                 Demografia         Poca densidad
                                    lemografica, aumentando
                                    en ciertas areas (P. O. y
                                    oeste de Europa)

                                     Niveles de simbolismo

Evolucion simbolica                         Moderno

Manifestacion                       Lenguaje
linguistica y conductual            argumentativo que
                                    propicia el inicio de
En la conducta que exige para su    conductas simbolicas
realizacion un lenguaje y           relacionadas con la
pensamiento con cierto desarrollo   individualidad
de la individualidad y              personal, social y su
desplazamiento cognitivo            ubicacion temporal y
                                    espacial.
                                    Conciencia reflexiva

Capacidades cognidvas               Las propias de los
                                    HAM y posiblemente
                                    de los neandertales.
                                    Inicio de uso consciente

Medio            Tecnologia         Modo 4
ambiente                            generalizado
necesario para
su desarrollo    Economia           Cazadores y
                                    recolectores
                                    organizados en el
                                    tiempo y espacio

                 Sociabilidad       Problemas de
                                    sociabilidad. ad.
                                    Organizacion social

                 Demografia         Poblacion alta para ser
                                    colectores recolectores

                                      Niveles de simbolismo

Evolucion simbolica                        Trascendente

Manifestacion                       Lenguaje
linguistica y conductual            argumentativo y
                                    metaforico.
En la conducta que exige para su    Conductas de caracter
realizacion un lenguaje y           metafisico (religion,
pensamiento con cierto desarrollo   muerte simbolica,
de la individualidad y              magia, etc.).
desplazamiento cognitivo            Conciencia
                                    trascendente

Capacidades cognidvas               Las propias de los
                                    HAM.
                                    Plenamente consciente

Medio            Tecnologia         Modo 4. Desarrollo del
ambiente                            Paleolitico Sup.
necesario para
su desarrollo    Economia           Cazadores y recolectores
                                    organizados en el tiempo
                                    y espacio, con un caracter
                                    ascendente en su
                                    complejidad

                 Sociabilidad       Problemas de
                                    sociabilidad. Alta
                                    organizacion social

                 Demografia         Poblacion densa para
                                    ser colectores
                                    recolectores

TABLA 3. Yacimientos musterienses con enterramientos atribuidos a los
neandertales en Europa y el Proximo Oriente.

Yacimientos        Sexo. Edad.
Pais               Patologia. Tumba

1 Chapell aux      [maculinidad] Adulto. No.
Saints (Francia)   Cueva. Fosa

2 La Ferrasie 1    [maculinidad] Adulto. No.
(Francia)          Abrigo. Fosa. Losas
                   en la cabeza

3 La Ferrasie 2    [feminidad] Adulto. No.
(Francia)          Abrigo. Fosa

4 La Ferrasie 3    Nino 5-7 a. No.
(Francia)          Abrigo. Fosa
                   semiesferica

5 La Ferrasie 4a   Feto. No. Abrigo.
(Francia)          Fosa

6 La Ferrasie 46   Nino 1 mes. No.
(Francia)          Abrigo. Fosa

7 La Ferrasie 5    Feto. No. Abrigo.
(Francia)          Fosa. Monticulo

8 La Ferrasie 6    Nino. 3-5 a. No.
(Francia)          Abrigo. Fosa con losa
                   triangular

9 La Ferrasie 8    Nino. 2 anos. No.
(Francia)          Abrigo.

10 Le Moustier 1   [maculinidad] Joven. 15 a. No.
(Francia)          Abrigo

11 Le Moustier 2   Nino. 2 m. No.
(Francia)          Abrigo. Fosa

12 La Quina        [feminidad] Adulto. Si.
(Francia)          Abrigo

13 Le Regourdou    Adulto. No. Cueva.
(Francia)          Fosa. Tumulo

14 Roe de Marsal   Nino 2-10 a. No.
(Francia)          Cueva. Fosa

15 Spy 1           [maculinidad] Adulto. No.
(Belica)           Cueva. Sin estructura

16 Spy 2           [feminidad] Adolescente.
(Belgica)          No Cueva

17 Kiik Koba 2     Nino. 7 m. Si. Cueva.
(Ucrania)          Fosa profunda

18 Kiik Koba 12    [maculinidad] Adulto. No.
(Ucrania)          Cueva. Fosa.

19 Zaskalnaya 1    Nino 1 ano.
(Ucrania)          Fosa

20 Zaskalnaya 2    Nino 2-3 anos.
(Ucrania)          Fosa

21 Zaskalnaya 3    Nino 5-6 anos.
(Ucrania)          Fosa

22 Mezmaiskaya 1   Nino 1 m.
(Rusia)            Nivel 3

23 Teshik Tash     Nina 8-9 a. No.
(Uzbekistan)       Cueva. Fosa. Losas

24 Kebara 1        Nino 7 meses. No.
(Israel)           Cueva.

25 Kebara 2        [maculinidad] Adulto. No.
(Israel)           Cueva.

26 Amud 1          [maculinidad] Adulto. No.
(Israel)           Cueva

27 Amud 7          Nino 10 meses. No.
(Israel)           Cueva. Fosa

28 Tabun           [feminidad] Adulto. No.
(Israel)           Cueva. Fosa

29 Dederiyeh 1     Nino 1-3 anos. No.
(Siria)            Cueva. Fosa

30 Dederiyeh 2     Nino. 2 anos. No.
(Siria)            Cueva.

31 Shanidar 1      [maculinidad] Adulto. No.
(Irak)             Cueva. Fosa.

32 Shanidar 3      [maculinidad] Adulto. Si.
(Irak)             Cueva. Fosa.

33 Shanidar 4      [maculinidad] Adulto. No.
(Irak)             Cueva. Fosa.

34 Shanidar 6      [maculinidad] Adulto. No.
(Irak)             Cueva

35 Shanidar 7      Nino 9 meses. No.
(Irak)             Cueva.

36 Shanidar 8      [maculinidad] Adulto No.
(Irak)             Cueva

37 Shanidar 9      Nino 9 meses. No.
(Irak)             Cueva.

Yacimientos        Elementos asociados        Caracteristicas
Pais                                          sociales

1 Chapell aux      Utiles. Huesos de          Musteriense tipo
Saints (Francia)   animales fragmentados      Quina. Yacimiento
                                              de alta densidad y
                                              duracion

2 La Ferrasie 1    Pocos utiles. Huesos       Asentamiento de alta
(Francia)          animales rotos. Cuerpo     densidad y duradero.
                   sobre fuego                Lugar estrategico.
                                              Musteriense tipo La
3 La Ferrasie 2    Asociado a utiles y        Ferrasie.
(Francia)          restos de animales         Alta densidad
                   calcinados                 poblacional (W
                                              Europa)
4 La Ferrasie 3    Utiles. Huesos rotos
(Francia)          Fosa encima de fuego.
                   Pozos cercanos

5 La Ferrasie 4a   Utiles
(Francia)

6 La Ferrasie 46   Utiles.
(Francia)          Cerca de tres hoyos

7 La Ferrasie 5    Mal conservado. Tres
(Francia)          raederas

8 La Ferrasie 6    Sobre la tumba losa con
(Francia)          ahuecamientos en su
                   cara inferior

9 La Ferrasie 8    --
(Francia)

10 Le Moustier 1   Utiles. Restos de          Musteriense tipico.
(Francia)          huesos. "Almohada" de      Alta densidad
                   piedra                     poblacional (W
                                              Europa)
11 Le Moustier 2   Utiles. Pozos cercanos
(Francia)

12 La Quina        Esferoide. Fragmentos      Musteriense tipo
(Francia)          de hueso                   Quina. Alta densidad
                                              poblacional (W
                                              Europa)

13 Le Regourdou    Pocos utiles. Restos de    Musteriense tipo
(Francia)          animales destacan los de   Quina. Alta densidad
                   oso. Losas. Hogar          poblacional (W
                                              Europa)

14 Roe de Marsal   Numerosos utiles y         Musteriense tipico.
(Francia)          restos de animales.        Alta densidad
                   Sin estratigrafia          poblacional (W
                                              Europa)

15 Spy 1           Abundantes fragmentos      Musteriense tipo
(Belica)           de silex                   Quina. Alta densidad
                                              poblacional (W
16 Spy 2           Punta musteriense.         Europa)
(Belgica)          Colmillos mamut

17 Kiik Koba 2     Restos de animales en      Musteriense de
(Ucrania)          la fosa y fuera            tradicion achelense
                                              Nivel VI
18 Kiik Koba 12
(Ucrania)

19 Zaskalnaya 1    Enterramiento multiple     Micoquiense
(Ucrania)                                     oriental

20 Zaskalnaya 2
(Ucrania)

21 Zaskalnaya 3
(Ucrania)

22 Mezmaiskaya 1   Enterramiento multiple     Micoquiense
(Rusia)                                       oriental

23 Teshik Tash     Circulo de 6 cuernas de    Musteriense.
(Uzbekistan)       cabra. Cerca fuego,        Pequeoa cueva
                   numerosas raederas

24 Kebara 1        Utiles musterienses        Musteriense tipo
(Israel)                                      Tabun B. Alta
                                              densidad
                                              poblacional (P. O.)
25 Kebara 2        Hioides. Utiles
(Israel)           musterienses. Hogar

26 Amud 1          Sin relacion con los       Musteriense tipo
(Israel)           utiles del yacimiento      Tabun B. Alta
                                              densidad
                                              poblacional (P. O.)
27 Amud 7          Maxilar superior de
(Israel)           ciervo rojo en su elvis

28 Tabun           Relacionado con            Musteriense tipo
(Israel)           dientes mamifero           Tabun B. Alta
                                              densidad poblacional
                                              (P. O.)

29 Dederiyeh 1     Piedra triangular          Musteriense tipo
(Siria)            sobre el torax. Losa en    Tabun B.
                   la cabeza                  Numerosos restos de
                                              neandertales
30 Dederiyeh 2     --
(Siria)

31 Shanidar 1      Graves lesiones con        Musteriense.
(Irak)             supervivencia              Yacimiento de
                                              granpotencia
32 Shanidar 3                                 estratigrafica
(Irak)                                        (14 m), de larga
                                              duracion
33 Shanidar 4      Polen de flores
(Irak)

34 Shanidar 6      --
(Irak)

35 Shanidar 7      Hogar
(Irak)

36 Shanidar 8      --
(Irak)

37 Shanidar 9      Enterramiento multiple
(Irak)

Yacimientos        Cronologia                Referencias
Pais               aproximada BP

1 Chapell aux      Cronoestratigrafia
Saints (Francia)   65-55000
                   REE:
                   46800 [+ or -] 3200
                   55800 [+ or -] 4200

2 La Ferrasie 1    Cronoestratigrafia        Binant, 1991;
(Francia)          75-60000                  Grun y Stringer, 1991;
                                             Riel-Salvatore y Clark,
                                             2001;
3 La Ferrasie 2                              Trinkaus y Zilhao,
(Francia)                                    2002

4 La Ferrasie 3
(Francia)

5 La Ferrasie 4a
(Francia)

6 La Ferrasie 46
(Francia)

7 La Ferrasie 5
(Francia)

8 La Ferrasie 6
(Francia)

9 La Ferrasie 8
(Francia)

10 Le Moustier 1   TL: 40300 [+ or -] 2600   Valladas et al., 1988;
(Francia)          42600 [+ or -] 3700       Mellars, 1989;
                                             Binant, 1991;
                                             Riel-Salvatore y Clark,
11 Le Moustier 2                             2001
(Francia)

12 La Quina        Cronoestratigrafia        Binant, 1991;
(Francia)          65-55000                  Debenath y Jelinek,
                   TL: 43000 [+ or -] 3600   1998; Trinkaus y
                   48750 [+ or -] 6000       Zilhao, 2002

13 Le Regourdou    Cronoestratigrafia        Binant, 1991; Trinkaus
(Francia)          65-55000                  y Zilhao, 2002;
                                             Bonifay, 2008

14 Roe de Marsal   Cronoestratigrafia        Madre-Dupouy, 1991;
(Francia)          sobre 70000               Riel-Salvatore y Clark,
                   ESR: 76000 t 4000         2001; Trinkaus y
                                             Zilhao, 2002

15 Spy 1           Cronoestratigrafia        Riel-Salvatore y Clark,
(Belica)           65-55000                  2001; Semal etal.,
                                             2009; Trinkaus y
16 Spy 2                                     Zilhao, 2002
(Belgica)

17 Kiik Koba 2     Cronoestratigrafia        Binant, 1991;
(Ucrania)          70-50000                  Riel-Salvatore y Clark,
                                             2001; Trinkaus y
18 Kiik Koba 12                              Zilhao, 2002
(Ucrania)

19 Zaskalnaya 1    C-14:39000                Trinkaus y Zilhao,
(Ucrania)                                    2002

20 Zaskalnaya 2
(Ucrania)

21 Zaskalnaya 3
(Ucrania)

22 Mezmaiskaya 1   ESR: 36200-               Ovchinnikov
(Rusia)            73000 [+ or -] 500        et al., 2000; Skinner et
                                             a1, 2005

23 Teshik Tash     Cronoestratigrafia        Binant, 1991;
(Uzbekistan)       70-35000?                 Riel-Salvatore y Clark,
                                             2001

24 Kebara 1        TL: 48300 [+ or -] 3500   Riel-Salvatore y Clark,
(Israel)           61600 [+ or -] 3600       2001;
                                             Trinkaus y Zilhao,
                                             2002
25 Kebara 2
(Israel)

26 Amud 1          REE:                      Riel-Salvatore y Clark,
(Israel)           41500 [+ or -] 3000       2001; Trinkaus y
                   49500 [+ or -] 4000       Zilhao, 2002
                   TL, ESR: sobre los
27 Amud 7          60-50000
(Israel)

28 Tabun           Por TL 160000             Mercier et al., 2000;
(Israel)                                     Riel-Salvatore y Clark,
                                             2001

29 Dederiyeh 1     TL: 70-50000              Riel-Salvatore y Clark,
(Siria)                                      2001;

30 Dederiyeh 2                               Akazawa y Muhesen,
(Siria)                                      2003

31 Shanidar 1      Cronoestratigrafia        Bar-Yosef, 1989;
(Irak)             70-35000; C-14:           Riel-Salvatore Clark,
                   46900 [+ or -] 1500       2001;
32 Shanidar 3      50000 [+ or -] 3000       Trinkaus Zilhao,
(Irak)                                       2002

33 Shanidar 4      Por anatomia
(Irak)             120-90000

34 Shanidar 6
(Irak)

35 Shanidar 7
(Irak)

36 Shanidar 8
(Irak)

37 Shanidar 9
(Irak)

TABLA 4. Yacimientos musterienses con posibilidades de antropofagia
entre los neandertales en Europa.

Yacimientos         Lugar. Numero. Edad
Pais

l. Krapina          Abrigo. 711 restos de unos
(Croacia)           80 individuos mezclados con
                    huesos de animales y utiles
                    musterienses. 64% infantiles

2. Vindija          Cueva. Nivel G1: Fragmento
(Croacia)           de mandibula y de parietal

3. El Sidron        Cueva. Restos 4 adultos y 4
(Espaoa)            infantiles

4. Boquete de       Cueva. Restos de 7 adultos y
Zafarraya           2 infantiles
(Espana)

5. Grotte de        Cueva. Restos de entre 20 y
l'Hortus            36 individuos (6 infantiles)
(Francia)

6. Moula-Guercy     Cueva. En el nivel XV se
(Francia)           encontraron 12 fragmentos de
                    huesos de neandertal

7. Combe Grenal     Cueva. Nivel 25. Muchos
(Francia)           restos humanos dispersos y
                    fragmentados, mezclados con
                    huesos de animales y utiles
                    musterienses

8. Marillac         Cueva. Restos humanos en
(Francia)           los niveles 9 y 10, mezclados
                    con abundantes restos de
                    fauna y utiles

9. Macassargues     Cueva. Restos oseos de joven
(Francia)           de 13-14 anos

10. Les Pradelles   Cueva. 38 fragmentos de
(Francia)           huesos de 5 neandertales,
                    junto con numerosos restos
                    de animales

11. Feldhofer       Cueva. Adulto
(Alemania)

Yacimientos         Caracteristicas
Pais

l. Krapina          Restos humanos con marcas de
(Croacia)           cortes, fracturas para extraer
                    medula y asociado al fuego

2. Vindija          Huesos humanos con marcas de
(Croacia)           corte

3. El Sidron        Huesos humanos con marcas de
(Espaoa)            corte

4. Boquete de       En los huesos humanos sefiales
Zafarraya           de cortes con instrumentos
(Espana)            liticos

5. Grotte de        Se encontraron junto con
l'Hortus            osamentas de animales.
(Francia)           Marcas de corte

6. Moula-Guercy     Huesos mezclados de neandertal
(Francia)           y de animales con marcas de
                    corte

7. Combe Grenal     En una incompleta mandibula
(Francia)           juvenil y en un humero de
                    adulto se reconocen marcas de
                    cortes

8. Marillac         En la parte posterior de un
(Francia)           neurocraneo de adulto se
                    encuentran varias marcas de
                    corte

9. Macassargues     Nivel 5, junto a un hogar.
(Francia)           Marcas de corte

10. Les Pradelles   Posible campamento de caza.
(Francia)           Marcas de corte en los huesos de
                    4 neandertales

11. Feldhofer       Marcas de corte
(Alemania)

Yacimientos         Cronologia                   Referencias
Pais                aproximada BP

l. Krapina          Sobre 130000                 Russel, 1987;
(Croacia)                                        Binant, 1991;
                                                 Montet-White, 1996

2. Vindija          32400 [+ or -] 800           Higham et al., 2006
(Croacia)           32400 [+ or -] 1800

3. El Sidron        40840 [+ or -] 1200          Rosas et al., 2006
(Espaoa)            37300 [+ or -] 830

4. Boquete de       U/Th: 25100 [+ or -] 1300    Hublin et al., 1995
Zafarraya           33400 [+ or -] 2000
(Espana)            C14:29800  [+ or -] 600
                    31800 [+ or -]  550

5. Grotte de        Musteriense tipico           De Lumley, 1973
l'Hortus
(Francia)

6. Moula-Guercy     Musteriense.                 Defleur et al., 1999
(Francia)           Entre 100-125000

7. Combe Grenal     Musteriense tipo             Garralda et al., 2005
(Francia)           Quina.
                    Sobre 75-65000

8. Marillac         Musteriense                  Garralda et al., 2005
(Francia)

9. Macassargues     Musteriense tipico           Le Mort, 1989
(Francia)           con denticulados

10. Les Pradelles   Musteriense tipo             Mann et. al., 2005
(Francia)           Quina

11. Feldhofer       Micoquiense.                 Schmitz et al., 2002
(Alemania)          C-14:39900 [+ or -] 620

TABLA 5. Yacimientos musterienses y del MSA con enterramientos
atribuidos a los HAM en el Proximo Oriente y Africa.

Yacimientos        Sexo. Edad.                 Elementos asociados
Pais               Patologia. Tumba

1. Skhul 1         Nino 4-6 anos. Si.          Utiles
(Israel)           Abrigo/Cueva. Fosa

2. Skhul 2         Adulto. No.                 --
(Israel)           Abrigo/Cueva.

3. Skhul 3         Adulto. No.                 --
(Israel)           Abrigo/Cueva

4. Skhul 4         [maculinidad] Adulto. No.   Utiles
(Israel)           Abrigo/Cueva. Fosa

5. Skhul 5         [maculinidad] Adulto. No.   Mandibula jabali.
(Israel)           Abrigo/Cueva. Fosa          Conchas perforadas

6. Skhul 6         [maculinidad] Adulto. No.   --
(Israel)           Abrigo/Cueva

7. Skhul 7         [feminidad] Adulto. No.     --
(Israel)           Abrigo/Cueva

8. Skhul 8         Nino 10 anos.               --
(Israel)           Abrigo/Cueva

9. Skhul 9         [maculinidad] Adulto. Si    --
(Israel)           Abrigo/Cueva

10. Skhul 10       Nino 4-6 anos.              --
(Israel)           Abrigo/Cueva

11. Qafzeh 3       [feminidad] Adulto. No.     --
(Israel)           Cueva

12. Qafzeh 6       Adulto.                     --
(Israel)           Cueva

13. Qafzeh 7       Adulto.                     --
(Israel)           Cueva

14. Qafzeh 8       [maculinidad] Adulto. No.   Utiles. Ocre. Piedras
(Israel)           Cueva. Fosa                 sobre el esqueleto

15. Qafzeh 9       [feminidad] Adulto. Si      --
(Israel)           Cueva. Fosa

16. Qafzeh 10      Nino 6 anos. No.            --
(Israel)           Cueva. Fosa

17. Qafzeh 12      Nino 10 anos. No.           Ocre? Fragmentos
(Israel)           Cueva. Fosa                 de hueso. Piedras
                                               sobre esqueleto

18. Qafzeh 13      Feto. Cueva                 --
(Israel)

19. Qafzeh 15      Nino 8-10 anos. No.         --
(Israel)           Cueva. Fosa

20. Qafzeh 21      Nino 3 anos.                --
(Israel)           Cueva.

21. Qafzeh 22      Nino 4-6 anos.              --
(Israel)           Cueva

22. Taramsa Hill   Nino 8-10 a. Pozo           Abundantes utiles
(Egipto)           de la cantera.              liticos. Final
                   Monticulo                   Paleolitico Medio

23. Border Cave    Cueva. Nino                 Concha de Conus
(Sudafrica)        flexionado                  africanus perforada y
                                               ocre

24. Mumbwa         Cueva.                      Ocre. Estructura
(Zambia)           Restos bajo un              espacial. Tecnologia
                   tumulo de piedras           osea

Yacimientos        Caracteristicas         Cronologia
Pais               sociales                aproximada BP

1. Skhul 1         Los enterramientos      REE: 81000 [+ or -] 15000
(Israel)           se realizan en          TL: 101000 [+ or -] 12000
                   terrazas en frente de
2. Skhul 2         las cuevas.
(Israel)           Musteriense tipo
                   Tabun C.
3. Skhul 3         Yacimiento de gran
(Israel)           duracion.
                   Importante
4. Skhul 4         demografia y
(Israel)           relaciones sociales

5. Skhul 5
(Israel)

6. Skhul 6
(Israel)

7. Skhul 7
(Israel)

8. Skhul 8
(Israel)

9. Skhul 9
(Israel)

10. Skhul 10
(Israel)

11. Qafzeh 3       Los enterramientos      TL: 92000 [+ or -] 5000
(Israel)           se realizan en          REE:
                   terrazas en frente de   100000 [+ or -]10000
12. Qafzeh 6       las cuevas.             120000 [+ or -]8000
(Israel)           Musteriense tipo
                   Tabun C.
13. Qafzeh 7       Yacimiento de gran
(Israel)           duracion.
                   Importante
14. Qafzeh 8       demografia y
(Israel)           relaciones sociales

15. Qafzeh 9
(Israel)

16. Qafzeh 10
(Israel)

17. Qafzeh 12
(Israel)

18. Qafzeh 13
(Israel)

19. Qafzeh 15
(Israel)

20. Qafzeh 21
(Israel)

21. Qafzeh 22
(Israel)

22. Taramsa Hill   Cultura Levallois-
(Egipto)           Musteriense.            OSL: 80-50000
                   No habitat, cantera

23. Border Cave    MSA                     Entre 90-100000
(Sudafrica)        Habitat de larga        por relacion
                   duracion. Relaciones    estratigrafica.
                   comerciales             Posible intrusion
                                           estratirafica

24. Mumbwa         MSA                     Estimacion 100000.
(Zambia)                                   Posible intrusion
                                           estratirafica

Yacimientos        Referencias
Pais

1. Skhul 1         Grun y Stringer, 1991;
(Israel)           Mercier et al., 1993;
                   Riel-Salvatore y Clark,
2. Skhul 2         2001;
(Israel)           Trinkaus y Zilhao,
                   2002
3. Skhul 3
(Israel)

4. Skhul 4
(Israel)

5. Skhul 5
(Israel)

6. Skhul 6
(Israel)

7. Skhul 7
(Israel)

8. Skhul 8
(Israel)

9. Skhul 9
(Israel)

10. Skhul 10
(Israel)

11. Qafzeh 3       Valladas etal., 1988;
(Israel)           Grun y Stringer, 1991;
                   Riel-Salvatore y Clark,
12. Qafzeh 6       2001;
(Israel)           Trinkaus y Zilhao,
                   2002
13. Qafzeh 7
(Israel)

14. Qafzeh 8
(Israel)

15. Qafzeh 9
(Israel)

16. Qafzeh 10
(Israel)

17. Qafzeh 12
(Israel)

18. Qafzeh 13
(Israel)

19. Qafzeh 15
(Israel)

20. Qafzeh 21
(Israel)

21. Qafzeh 22
(Israel)

22. Taramsa Hill   Vermeersch et al.,
(Egipto)           1998; McBrearty y
                   Brooks, 2000

23. Border Cave    Beaumont et al., 1978;
(Sudafrica)        McBrearty y Brooks,
                   2000; Sillen y Morris,
                   1996

24. Mumbwa         Barham, 2000;
(Zambia)           Dart y Del Grande,
                   1931
COPYRIGHT 2010 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Arrizabalaga, Angel RIVERA
Publication:Zephyrus
Date:Jan 1, 2010
Words:17261
Previous Article:Organizacion economica de las sociedades Neandertales: el caso del nivel vii de Amalda (Zestoa, Gipuzkoa.
Next Article:Pinturas rupestres en la galeria superior de la cueva de Altxerri (AIA, Gipuzkoa).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters