Printer Friendly

Condiciones laborales y emancipacion juvenil en el siglo XXI: reflexiones desde Latinoamerica/Working conditions and youth emancipation in the 21st century: reflections from Latin America.

Introduccion

El presente articulo es producto de la revision de trabajos generados en anos recientes en donde el tema central es la reflexion sobre la situacion laboral de los jovenes en America Latina. Lo que se deriva de esas investigaciones es que actualmente los jovenes son un grupo especialmente vulnerable en lo que se refiere a las condiciones de empleo; experimentan alta rotacion y los montos que perciben por sus salarios son inferiores en comparacion con la poblacion adulta. En la mayoria de los paises, los jovenes inician su vida laboral teniendo muchas probabilidades de enfrentarse al desempleo por amplios periodos, percibir bajos salarios y carecer de prestaciones. Entender las transformaciones suscitadas en el mundo laboral resulta clave para entender las complejidades de este tema que no solo ha impactado a los jovenes en las llamadas economias emergentes, sino que tambien es ya un grave problema de las economias desarrolladas, resultado de los efectos de la crisis del 2008.

El texto se encuentra organizado en los siguientes apartados: el primero, La edad desde la perspectiva antropologica. Aqui la parte central de la revision bibliografica llevara al lector a conocer la manera en la que se abordo y construyo el concepto de juventud desde las ciencias sociales, pasando por las aproximaciones centradas en la perspectiva biopsicologista hasta llegar a una construccion en donde el concepto de juventud pasa por la mirada de lo cultural. El segundo apartado lo hemos titulado Jovenes e insercion laboral. La parte central de este segundo apartado radica en documentar, a traves de datos recabados en diversas publicaciones, que la poblacion joven en el mundo, en particular en America Latina, enfrenta un panorama poco favorable para llevar a cabo su insercion al mercado laboral. El tercer y ultimo apartado lleva por titulo Flexibilidad laboral y juventudes latinoamericanas, aqui destacamos que uno de los aspectos senalados con mayor frecuencia en los analisis sobre los jovenes latinoamericanos es la insuficiencia de oportunidades laborales dignas; por lo tanto, esta situacion dificulta su inclusion y cohesion social, y, por ende, su transicion a la vida adulta. Asi es como reflexionamos sobre las categorias de adulto y joven ligadas al mundo laboral para comprender como han ido cambiando en el contexto latinoamericano y cuales han sido las estrategias desarrolladas desde el mundo de los jovenes para resolver la tension de acceder o crear espacios laborales.

Trabajo y emancipacion juvenil

La edad desde la perspectiva antropologica

La edad ha servido historicamente como uno de los principios organizadores de la vida en sociedad (Feixa, 1999). La aproximacion antropologica al estudio de la edad derivo en concebirsele como una construccion cultural dependiente de diferentes factores como: estructura, espacio y temporalidad propios de cada grupo social. Al analizar las trayectorias vitales de las personas, se pueden identificar etapas fisiologicas y culturales que demarcan el desarrollo de los individuos. Los periodos caracterizados por "contenidos culturales" (Feixa, 1999, p. 2) particulares son precisamente objeto de estudio antropologico. A traves de esta disciplina se pretende conocer los elementos culturales establecidos por cada estructura social con la intencion de instaurar conductas y organizar a las personas en un espacio y tiempo especificos. El estudio antropologico de sujetos y grupos localizados en diversas coordenadas del mundo confirmo el "caracter relativo de la division de las edades" (Feixa, 1999, p. 2), lo anterior llevo a entender que edad biologica y edad social se desarrollan a su propio ritmo y que no siempre concurren.

La perspectiva de la edad vista como una construccion cultural ha originado un cuerpo de conocimientos que pudiera nombrarse como "Antropologia del ciclo vital y de las relaciones intergeneracionales" (Feixa, 1999, p. 3). Esta vertiente disciplinar ha centrado su mirada con creciente interes en los jovenes. El estudio de la juventud se remonta al siglo XIX; las primeras aproximaciones a los sujetos jovenes fueron bajo las gafas de la medicina, la biologia y la psicologia. Los constructos teoricos del desarrollo humano y la socializacion fueron los ejes que permitieron inaugurar los conocimientos cientificos sobre este grupo de edad. A partir de dichas posturas se llego a la conclusion de que la adolescencia era una "etapa universal del desarrollo biologico y mental" (Urteaga, 2009, p. 14), por la que transitaba cualquier individuo antes de llegar a la edad adulta. Dicha etapa suponia la inmadurez como una de sus caracteristicas; concepcion que justifico la contencion de los jovenes en instituciones administradas y vigiladas por los adultos. La escuela fue uno de esos lugares consignados para preparar y guiar a los sujetos jovenes hacia el mundo adulto.

Juventud se entendia en ese entonces como una etapa del desarrollo de una persona, entendido ese desarrollo como proceso cronologico lineal cuyo culmen era convertirse en adulto. En esa epoca habia dos miradas contrapuestas sobre la etapa juvenil; por un lado, se le veia como una amenaza, como una distorsion de lo que debiera ser un adulto. Asi tambien habia quienes eran mas optimistas al concebir a los jovenes como buenos pero vulnerables, incluso se les pensaba como la esperanza del futuro (Urteaga, 2009). Esta ambiguedad en la comprension del sujeto joven legitimo la tutela del Estado, que fue entonces el encargado de controlar el camino que llevaba de la infancia a la edad adulta.

Algunos trabajos etnograficos llevados a cabo por investigadores de la Escuela de Chicago (Thrasher, 1963; Whyte, 1971) fueron clave para impulsar los estudios sobre jovenes urbanos en el siglo XX. En un primer momento, estudiaron agrupaciones callejeras conformadas por jovenes; bandas o pandillas que causaban preocupacion y rechazo pues se les veia como sujetos inestables, desequilibrados y, por lo tanto, peligrosos. El conocimiento producido por la Escuela de Chicago tuvo gran relevancia en la produccion de estudios culturales llevados a cabo por la Escuela de Birmingham a partir de la decada de 1970; la cual se intereso, en particular, en las practicas culturales, en la dimension material y simbolica de las experiencias juveniles. Las diferentes conductas, gustos, costumbres, formas de vestir y de comunicarse observadas en las agrupaciones juveniles analizadas desencadenaron que desde el ambito academico se comenzara a ver a los jovenes tambien como creadores de cultura (Urteaga, 2009).

A pesar del interes por conocer las expresiones culturales de los jovenes, la Escuela de Birmingham genero cuestionamientos en la comunidad cientifica por orientarse principalmente al estudio de "lo desviado" (Feixa, 1999) en hombres jovenes que, en su mayoria, pertenecian a la clase obrera. Aunque sesgada, la vision sobre los jovenes aportada por dicha escuela sirvio como detonador de nuevos estudios etnograficos enfocados a conocer las vidas cotidianas de los sujetos y rescatar las distintas voces de los actores con la intencion de comprender a fondo el fenomeno mundial del surgimiento de "microculturas juveniles" (Feixa, 1999). Ya fuesen integradas, indiferentes o contrarias a sus respectivos sistemas, la "emergencia de estilos juveniles espectaculares" (Feixa, 1999) comenzo a interpretarse como una senal que advertia sobre transformaciones sociales en marcha.

En el caso particular de Mexico, desde inicios de la segunda mitad del siglo XX, lo juvenil gano interes investigativo; generaban inquietud aquellos jovenes que habitaban zonas marginadas y que se unian para formar grupos callejeros o pandillas. Posteriormente, durante la decada de 1960, investigaciones como Los hijos de Sanchez de Oscar Lewis (2012) se orientaron a otros grupos juveniles; esto permitio modificar de forma gradual la concepcion que sobre ellos se tenia (Urteaga, 2009). Se les empezo a ver como sujetos con capacidad de agencia sociocultural. En ese sentido, el presente trabajo se adscribe a la perspectiva de analisis sugerida por Feixa (1999), la cual consiste en entender que la cultura es dinamica y cada generacion va aportando a su construccion continua. A partir de esa premisa, se concibe entonces a los jovenes como participes y creadores de procesos de produccion, uso y difusion de contenidos culturales, y, en consecuencia, tambien puede mirarseles como sujetos implicados en cambios sociales.

Jovenes e insercion laboral en America Latina

El valor del empleo formal: La experiencia en la decada de los 70 y 80 en America Latina

En la mayoria de los paises de America Latina en la decada de los 60 y 70 del siglo XX las economias experimentaron importantes niveles de crecimiento; esto se tradujo en ciertas mejoras al bienestar de la clase trabajadora, la cual recibio los beneficios de ese importante crecimiento economico. Sin embargo, estas mismas economias experimentarian una crisis, la cual derivo en la llamada decada perdida. Dicha crisis ocasiono reduccion de puestos de trabajo en varias ramas de la actividad productiva, aumento de la informalidad y de empleos precarios, e incremento del desempleo; por lo tanto, todo lo anterior agudizo la desigualdad social y la pobreza.

Este contexto de reajuste de politicas economicas y adecuacion de los mercados de trabajo sirvio como escenario de diversas investigaciones realizadas durante las ultimas tres decadas en diferentes paises del continente americano; las cuales documentaron el valor que represento contar con empleos en empresas formales, lo que contribuyo a la consolidacion de rutinas diarias o roles que serian desempenados por cada uno de los miembros de las familias. De esta manera, fue que se documento el papel de hombres y mujeres como proveedores de recursos economicos. Tambien se pudo constatar que tener un empleo estable posibilito, a quien lo tuviera, la seguridad de contar con un ingreso/ salario seguro y permanente durante largos periodos de tiempo. Ademas, millones de trabajadores contaron con respaldo sindical, lo cual les brindaba posibilidades de contar con una representacion encargada de defender sus intereses laborales. Trabajar tambien otorgaba sentido de bienestar; esto se traducia en gozar de buena salud emocional. Ademas, otorgaba un sentido del deber y de la responsabilidad. De igual manera, el trabajo posibilito que se pudiera contar con una amplia red de convivencia y de apoyos dentro y fuera del espacio laboral. Es decir, el trabajo generaba ingreso economico y ese ingreso permitia que se tuviera acceso a una amplia red social y que se estuviera en posibilidades de acceder a un patrimonio familiar en forma de casa, autos, joyas, viajes y otros beneficios personales, pero sobre todo, beneficios materiales (Bazan,1996; Estrada, 1996; Garcia Diaz, 1981; Garcia y De Oliveira, 1994; Gonzalez de la Rocha,1986; Gutmann, 1993; Nieto 1988; Novelo y Urteaga 1980; Oliveira y Salles, 1989; Safa, 1999; Rivera Gonzalez, 2004).

Las crisis economicas de los noventa y su impacto en las experiencias laborales de los jovenes en America Latina

Es un hecho que las condiciones economicas de la mayoria de los paises latinoamericanos sufrieron cambios notables en la decada de los ochenta y noventa y esos cambios, sin duda, repercutieron en el mercado de trabajo y, por ende, en las condiciones de acceso a un empleo entre las nuevas generaciones (Contreras, 2015; Escalante, 2015). Esta situacion ha repercutido de forma negativa en las condiciones bajo las cuales las familias llevan a cabo su reproduccion social. Como resultado del estancamiento en la actividad economica, durante los ultimos anos se ha observado un incremento notable del individualismo, un importante deterioro de las relaciones de solidaridad familiar y, en algunos casos, la exclusion social; ademas de haberse redefinido las relaciones laborales, para hombres, mujeres, jovenes y adultos mayores, quienes han visto incrementado las jornadas laborales en condiciones adversas, mientras que, en otros casos, se ha enfrentado a la carencia de un trabajo remunerado durante periodos considerables de tiempo (Castillo, Baca y Todaro, 2016; Macri, 1999; Mancini, 2017; Saravi, 2009; Trejo Sanchez, Arzate y Palermo, 2010).

Como bien lo documentaron varias de las investigaciones arriba senaladas, los jovenes resultaron ser uno de los sectores testigos de como las oportunidades laborales estables y decentes se alejaban de sus posibilidades. Al respecto, conviene agregar que el ano de 1985 fue declarado por la UNESCO como Ano Internacional de la Juventud. Este nombramiento era una "senal de alarma" (Feixa, 2006, p. 12) de que las cosas no iban del todo bien para los jovenes. Dicha declaracion se daba en un momento en el que el paro laboral juvenil habia incrementado, las corrientes ideologicas contrarias al sistema hegemonico habian perdido fuerza y, ademas, aparecia el fenomeno de los jovenes con dificultades para emanciparse de sus familias. Ese diagnostico traslado los discursos que antes hablaban sobre "la capacidad revolucionaria y constructiva" (Feixa, 2006) de los jovenes, hacia el terreno de la preocupacion por dos temas ligados estrechamente a la juventud: desempleo e incertidumbre.

Una vez que dio inicio el nuevo siglo en America Latina, las condiciones laborales para los jovenes no auguraban mejoras en comparacion con las decadas pasadas. En la primera decada del siglo XXI la Comision Economica para America Latina y el Caribe (CEPAL) en conjunto con la Organizacion Iberoamericana de la Juventud (OIJ) publicaron el documento: La juventud en Iberoamerica: Tendencias y urgencias (CEPAL, OIJ, 2007). Este fue un texto clave para entender muchas de las incertidumbres que enfrentaban en ese momento y que seguirian acarreando en el futuro los jovenes latinoamericanos en diferentes ambitos de su vida cotidiana; uno de estos ambitos era el mundo laboral.

Al respecto, este documento destaco que los jovenes tienen mas acceso a la educacion, pero contradictoriamente estos mismos jovenes tienen menos oportunidades de empleo. Es decir, millones de jovenes en America Latina tienen en la actualidad una mayor escolaridad en comparacion con las anteriores generaciones, pero a la vez enfrentan y padecen altos porcentajes de desempleo. Estas nuevas generaciones han adquirido mayores conocimientos, pero a la vez se encuentran cada vez mas excluidos del mundo laboral y de fuentes de trabajo que permitan generar ingresos economicos capaces de mejorar sus condiciones de vida. A diferencia de las anteriores generaciones, hoy contar con una mayor educacion no se traduce en mayor estabilidad laboral, tampoco en movilidad social.

Dentro de la amplia gama de trabajos publicados sobre las problematicas laborales de la poblacion joven, el texto de Jurgen Weller (2007) destaco que son varios los puntos que han contribuido a que se vuelva cada vez mas dificil y complejo acceder a un empleo para los jovenes latinoamericanos. Este autor destaco que en ello han jugado un papel clave no solo las transformaciones economicas que han planteado nuevos retos al mercado laboral. Tambien los nuevos desarrollos tecnologicos han desempenado un rol muy importante, contribuyendo a la flexibilidad del mercado de trabajo y de la mano de obra. En sociedades con marcadas desigualdades economicas estaremos siendo testigos de los problemas que encararan los jovenes para lograr construir carreras laborales duraderas y exitosas.

Ademas de factores de indole economico y tecnologico, hay otras circunstancias que pueden dificultar la posibilidad de los jovenes de acceder a un empleo: a) el trasfondo familiar determina en gran medida las perspectivas laborales de los jovenes, pues influye en las oportunidades para acumular capital humano (acceso a educacion y capacitacion de buena calidad); b) el capital social (relaciones sociales basadas en la confianza, la cooperacion y la reciprocidad); y, c) el capital cultural (manejo de los codigos establecidos por la cultura dominante) (Weller, 2007). Esto hace que situaciones, problemas y perspectivas relacionadas con el mundo del trabajo de los jovenes se diversifiquen volviendose sumamente heterogeneas.

En anos mas recientes, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT, 2015) informo que el numero de desempleados jovenes en el mundo en 2014 se redujo en comparacion con la cifra reportada cinco anos atras (de 76,6 millones a 73,3 millones). Lo anterior ratifica que "no es facil ser joven en el mercado de trabajo actual" (OIT, 2015, p. 1). La frase anterior hace alusion a la persistencia de la crisis del empleo para la poblacion joven en diferentes regiones del mundo. Por ejemplo, en paises de Europa Central, Latinoamerica, el Caribe y Africa Subsahariana, las tasas de desempleo juvenil han demostrado tendencia decreciente tanto en el mediano como en el corto plazo, pero tambien es un hecho que mas gente joven trabaja en forma parcial o temporal en combinacion con la educacion. Los datos presentados para 2015 mostraron que 2 de cada 5 jovenes economicamente activos (42,6 %) seguian desempleados y los que trabajaban no lograban superar las condiciones de pobreza. A pesar de la disminucion en la tasa mundial de desempleo juvenil, en demasiados paises la poblacion joven sigue sufriendo las consecuencias de la crisis economica y de las reformas politicas instauradas para hacerle frente. En estos paises, para un joven sin experiencia laboral encontrar trabajo, y mas aun trabajo a tiempo completo, es una lucha ardua y larga. Amplios porcentajes de la poblacion joven se involucran en actividades laborales de tipo temporal (menos de 30 horas a la semana). El trabajo a tiempo parcial en los paises de bajos ingresos puede interpretarse principalmente por la irregularidad del horario laboral de los trabajadores jovenes mas vulnerables (trabajadores por cuenta propia y trabajadores familiares auxiliares), asi como de los trabajadores ocasionales remunerados.

En terminos laborales, los datos de la OIT demuestran que los jovenes con trabajo tenian 1,5 veces mas probabilidades de encontrarse en situacion de pobreza extrema que los adultos y 1, 2 mas posibilidades de encontrarse en situacion de pobreza moderada. Los adultos tenian mas posibilidades de encontrarse en los grupos de clase media en desarrollo y de nivel superior. Los jovenes enfrentan una situacion de marcada vulnerabilidad en lo que se refiere a las condiciones laborales: trabajadores irregulares, ya sea como trabajadores por cuenta propia, trabajadores familiares auxiliares, trabajadores ocasionales remunerados o trabajadores temporales (no ocasionales). Un sector de jovenes ha incrementado su nivel educativo, sin embargo, no toda la gente joven se beneficia de ello. Millones de jovenes en paises de bajos ingresos siguen abandonando la escuela prematuramente para trabajar desde edad temprana. No hay duda de que millones de jovenes alrededor del mundo han tenido acceso a empleos, sin embargo, para una gran parte de esos jovenes, los empleos a los que han accedido son empleos precarios y mal pagados que no les brindan posibilidades para transitar a un bienestar economico. Los paises que no establezcan condiciones para que los mercados generen empleos estables y bien remunerados para los jovenes, dificilmente creceran, ya que los empleos actualmente ofertados no aseguran el desarrollo de los jovenes ni de los paises en general.

Sobre el tema particular de la transicion a la vida adulta, la concepcion tradicional considera que la adultez libera a los jovenes de su condicion juvenil al brindarles la posibilidad de emanciparse del hogar parental, ser autonomos e independientes financieramente, asi como en algun momento tener la oportunidad de formar su propia familia (Perez-Islas, 2009). Al respecto, la CEPAL (2008) establece que "la autonomia suele atribuirse casi como un valor natural de la juventud; sin embargo, no es tan facil de construir como proyecto efectivo de vida, dadas las barreras al empleo y la vivienda [...]" (p. 11). De acuerdo con esto, conseguir trabajo remunerado no asegura poder independizarse completamente de los padres. Hay personas que han rebasado la edad juvenil convencional pero no "han alcanzado plenamente el estatus de adulto" (Revilla, 2001, p. 118). Lo anterior diversifica los trayectos rumbo a la vida adulta que vuelven relevante seguir indagando sobre este tema de la emancipacion juvenil ligado estrechamente al trabajo.

El trabajo es un factor determinante de las cuatro transformaciones historicas de lo juvenil (Perez-Islas, 2009). En la primera, el individuo es separado gradualmente del hogar familiar--el cual era tambien un espacio comunitario de aprendizaje y de produccion economica--. En esta etapa del capitalismo preindustrial del siglo XV hasta la primera mitad del XVIII (Barnes, 1987), familia, escuela y trabajo emergen como los espacios institucionales encargados de diferentes misiones sociales. A la familia se le encomendaria dar cabida a los afectos y emociones; la escuela asumiria la responsabilidad de administrar conocimientos y saberes; y, por ultimo, el trabajo seria el territorio asignado para realizar actividades productivas. A partir del transito del sistema feudal hacia el capitalismo comienzan a surgir las categorias de trabajador, asalariado, y tambien, la categoria de joven (Perez-Islas, 2009).

La creciente estructuracion espacial y temporal de las actividades de los individuos acarreada por la Revolucion Industrial del siglo XVIII (Barnes, 1987) origino una segunda transformacion historica de lo juvenil. En la escuela se socializaba a los individuos y despues comenzo a formarseles para el mundo del trabajo. Ademas de los conocimientos adquiridos en la escuela, los jovenes, agrupados por edad, comenzaron a convivir con personas de su misma generacion; esto dio "un nuevo impulso a la construccion de lo juvenil" (Perez-Islas, 2009, p. 31). La formacion para el trabajo se obtenia en la escuela y, posteriormente, se volvio un requisito para ingresar al mundo laboral; por lo tanto, la preparacion para el trabajo delineo el rumbo hacia la vida adulta. La vida juvenil iniciaba en el hogar, hacia escala forzosa en la escuela y concluia cuando el individuo se convertia en trabajador.

El empleo, concebido como trabajo asalariado, marca el inicio de la tercera transformacion (Perez-Islas, 2009). El auge promovido por los modelos de fabricacion en serie--que predominaron como esquemas de produccion de mercancias gran parte del siglo XX--, posiciono a las actividades industriales como los principales espacios productivos capaces de ofrecer trabajo a los jovenes. En esta fase del capitalismo que inicia a fines del primer tercio del siglo para extenderse hasta la decada de 1970 (Barnes, 1987), coinciden las cadenas de ensamble de las fabricas con la "normalizacion y estandarizacion de lo juvenil" (Perez-Islas, 2009, p. 32), ya que, ademas de la emancipacion familiar, encontrar un empleo representaba el pase directo para formar parte de la estructura social (el trabajo traia consigo ingreso economico, asi como derechos y responsabilidades propias de los ciudadanos de mayor edad). En otras palabras, "la condicion juvenil se vinculo entonces a la posibilidad o no de tener un empleo como frontera de insercion o exclusion de los beneficios de la sociedad y la ciudadania" (Perez-Islas, 2009, p. 32). En consecuencia, asegurar la empleabilidad se instauro como una de las preocupaciones mas apremiantes de personas jovenes y adultas.

La entrada de los jovenes al mundo laboral inauguraba tambien su ingreso a la vida adulta. No obstante, cambios ocurridos en la esfera del empleo a nivel global (relacion contractual, flexibilizacion de horarios, deslocalizacion y fragmentacion de actividades productivas, etc.), han modificado la idea de que la insercion laboral representa el punto de clausura de la juventud. El trabajo solia ser el medio a traves del cual los jovenes lograban emanciparse del hogar parental y alcanzaban independencia economica, para a su vez, comenzar su propio ciclo social y productivo como sujetos autonomos (Perez-Islas, 2009). Esta discordancia entre insercion laboral y condicion de adulto es uno de los fenomenos medulares que influyen en las trayectorias de vida de los jovenes contemporaneos. Dicha discordancia o desajuste corresponde a lo que Perez-Islas (2009) nombra la "cuarta transformacion" (p. 32) historica de la condicion juvenil, la cual se desprende de la serie de cambios socioeconomicos y culturales que marcaron el rumbo de la economia mundial desde el ultimo cuarto del siglo XX hasta nuestros dias (Escalante, 2015). Teniendo en cuenta lo anterior, Perez-Islas (2009) formula la "hipotesis de que una cuarta transformacion esta en curso (llamese crisis de la sociedad salarial, precarizacion del empleo, tercerizacion o subcontratacion, tecnologizacion, informatizacion, flexibilizacion y todos los pos-fordismo, taylorismo, neoliberalismo) y afecta directamente a la condicion juvenil contemporanea" (p. 32).

Esa cuarta transformacion de lo juvenil ha causado tres rupturas. La primera afecta capacidad de decision y agencia de los jovenes: al disminuir las oportunidades, tambien decrece la posibilidad de actuar y tomar decisiones. La segunda ruptura trastorna su proceso de emancipacion. La precarizacion laboral y el desempleo han dificultado el desprendimiento familiar habitacional y financiero; tal situacion ha despertado nuevos debates sobre la delimitacion etaria de la juventud y el ingreso a la etapa adulta. La tercera ruptura se relaciona con procesos reflexivos y perspectivas a futuro de las generaciones jovenes (Perez-Islas, 2009).

Estas rupturas historicas tambien han influido las discusiones academicas actuales sobre lo juvenil; ello ha motivado repensar y cuestionar el "significado social" (Perez-Islas, 2009) de la edad como frontera que separa al joven del adulto. En ese sentido, han surgido replanteamientos de los conceptos de juventud y adultez, concepciones como las de "juventud cuasi permanente" (Perez-Islas, 2009), adultez semi autonoma o dependiente, son conceptos con los cuales se intentan explicar las transformaciones de lo juvenil derivadas de la crisis que experimenta el mundo del trabajo en el siglo XXI. Un nuevo contrato social esta desplazando al esquema del empleo remunerado, lo cual, a su vez, transforma la transicion a la vida adulta de las nuevas generaciones de jovenes (Perez-Islas, 2009). Efectos de ese nuevo contrato social se pueden encontrar en el diagnostico realizado por la CEPAL y la Organizacion Iberoamericana de Juventud (OIJ) en 2007, en el cual pronosticaban los principales problemas que estarian enfrentando en el corto plazo los jovenes iberoamericanos de entre 15 y 29 anos. De acuerdo con el informe, los jovenes ampliarian su acceso a la educacion, pero las oportunidades laborales serian escasas. Esto conllevaria un efecto negativo en el valor de la educacion, donde la inversion en formacion academica no garantizaria obtener un empleo que retribuyera ingreso igual o superior a dicha inversion.

En otras latitudes se han encontrado controversias en la relacion educacion-insercion laboral. Por ejemplo, en Espana, desde antes de la crisis economica global detonada por el colapso financiero de 2008, "un elevado nivel educativo ya habia dejado de tener el papel de proteccion frente a la inestabilidad" (Verd y Lopez-Andreu, 2016, p. 13). El nivel de escolaridad ha perdido eficacia para asegurar un buen trabajo; ello "pondria de manifiesto la importancia de otros capitales, como el cultural o el relational, en las trayectorias laborales" (Verd y Lopez-Andreu, 2016, p. 13). En este sentido, la CEPAL (2008) afirma que "las posibilidades de acceder a los segmentos que prometen mejores condiciones de empleo y trayectorias laborales ascendentes dependen del capital humano, capital social y capital cultural de los jovenes" (p. 171). A partir de estos argumentos se puede observar como el exceso de educacion no ha representado un factor eficaz para encontrar o conservar empleos dignos. Ademas, el fenomeno descrito no es reciente y de cierta manera presiona a los jovenes a desarrollar diversos capitales simbolicos; al mismo tiempo los apremia a movilizar conocimientos, habilidades y actitudes para evitar quedar rezagados o excluidos de las ofertas laborales.

Siguiendo con el tema de la emancipacion, cabe resaltar que el diagnostico de la CEPAL y la OIJ (2007) advierte sobre la tendencia a la "autodeterminacion y protagonismo" (p. 21), por un lado; y, por otro, a la "precariedad y desmovilizacion" (p. 21); dos polos opuestos convertidos en factores causantes de las principales tensiones vislumbradas en el panorama juvenil actual. Esto quiere decir que los jovenes mantendrian expectativas elevadas para independizarse y ser autonomos; sin embargo, en realidad tendrian pocas alternativas a su alcance para lograrlo. La escasez de oportunidades laborales, la exigencia creciente de formacion y experiencia por parte de los empleadores, asi como el deterioro de las condiciones laborales dificultarian la independencia economica y la emancipacion familiar, ralentizando asi la integracion de los jovenes hacia la condicion social adulta. Lo anterior confirma y pone en el centro a los jovenes como uno de los segmentos poblacionales mas afectados por las caracteristicas del modelo de trabajo predominante en el siglo XXI.

Flexibilidad laboral y juventudes latinoamericanas

Hasta aqui hemos visto que entre las consecuencias mas preocupantes de los procesos de globalizacion economica se encuentra la creciente incertidumbre y precarizacion de los entornos laborales formales; "el plano en el cual se desarrollan estos procesos de transformacion social esta delimitado por la globalizacion y un nuevo modelo de acumulacion en America Latina, caracterizado por la desregulacion y la flexibilidad laboral" (Mancini en Mora y Oliveira, 2014, p. 147). En America Latina, los jovenes conviven con situaciones adversas de diferente indole que caracterizan a las sociedades de la region, entre ellas: dificultades economicas y laborales, problemas familiares, violencia, adicciones, falta de oportunidades, discriminacion, vulnerabilidad, injusticia, fragilidad existencial y tension en las relaciones sociales. Se observa tambien como los desafios y retos enfrentados por este grupo etario van en aumento, en relacion inversa con las oportunidades laborales disponibles para ellos. Esta situacion dificulta la emancipacion juvenil y deteriora las condiciones de llegada a la etapa adulta, situacion que, a la larga, perjudica el desarrollo economico de un pais, la calidad de vida y las perspectivas de futuro de los integrantes de la sociedad.

Las disposiciones de austeridad adoptadas por gran cantidad de paises latinoamericanos para hacer frente a la crisis economica de la primera decada del siglo XXI impactaron principalmente en las condiciones de los empleos (Contreras, 2015; Escalante, 2015); ello ocasiono un entorno de precariedad laboral. Tres de las caracteristicas mas significativas de ese entorno son: descenso generalizado de los salarios, desaparicion gradual de prestaciones y menoscabo de los derechos laborales (Gomez, 2012). Las medidas flexibilizadoras del trabajo involucraron primordialmente: alargamiento de jornadas, congelamiento o lento avance de los salarios, asi como paulatina desaparicion de derechos y recompensas laborales. En cuanto al incremento salarial, este se ha visto mermado en los paises con gobiernos de corte neoliberal. Dicho crecimiento salarial--poco significativo--ha sido acompanado de aumentos continuos en los precios que, aunque controlados, no han cesado; esto repercute de forma directa en el poder adquisitivo (Escalante, 2015). Con base en el panorama descrito, las estrategias flexibilizadoras del trabajo pueden ser entendidas como una forma legal para explotar a los individuos oriundos de paises que decidieron desproteger a su mano de obra como remedio para atraer capitales extranjeros

El fenomeno flexibilizador no afecta exclusivamente a los jovenes; expulsa tambien del sistema formal laboral a gran cantidad de adultos quienes, en su gran mayoria, encuentran en el autoempleo su unica alternativa. Las personas que deciden trabajar en el sector economico informal--residuo o "producto del sistema capitalista de produccion" (Gomez, 2012, p. 30)--conforman el "ejercito de reserva de la economia capitalista" o "reservas de fuerza laboral" (Gomez, 2012, p. 30). Se le nombra asi al conjunto de individuos con deseos o interes en reintegrarse en cualquier momento al sistema formal; aceptando iguales o peores condiciones laborales con tal de tener un ingreso seguro y evadir--aunque sea de manera indefinida--la incertidumbre. En el contexto actual, el sector juvenil constituye un segmento poblacional dispuesto a trabajar en las condiciones precarias ofertadas por el mercado de recursos humanos.

Para ahondar en este tema de la precarizacion laboral de los jovenes en Latinoamerica, consultamos la investigacion de Jimenez (2012), donde compara como las condiciones laborales en Mexico y Argentina se han deteriorado. De acuerdo con el estudio, los efectos del trabajo en las biografias de los individuos se manifiestan en diferentes frentes; uno de ellos es la estructuracion de las vidas cotidianas de los sujetos--en particular lo que se refiere a la construccion de lazos intersubjetivos ya sean de caracter familiar o social.

Las distintas formas adoptadas por el trabajo han originado nuevas significaciones de lo que actualmente los jovenes ven como una jornada laboral (Jimenez, 2012). Por ejemplo, los jovenes ahora se enfrentan a trabajos cuya duracion es todo el dia y toda la semana; estas opciones laborales son factibles debido a la conectividad constante lograda a traves de nuevos dispositivos electronicos que permiten o facilitan el acceso a internet. Las expectativas de que la gente sea multitarea, multiactividad y estar siempre disponible corresponden a las nuevas dinamicas laborales del siglo XXI.

Para finalizar, queremos resaltar que, en el caso de Latinoamerica han brotado grupos de jovenes sin muchos problemas para adaptarse a las nuevas condiciones y exigencias laborales del nuevo siglo. A la par de que conservan ciertos valores tradicionales (deseos por independizarse del hogar parental, lograr la autonomia economica, formacion de su propia familia, viajes y planes a futuro, etc.), han asimilado ideas y preocupaciones sociales que han ganado terreno en las ultimas decadas, como la equidad de genero y la vulnerabilidad laboral (Gomez, 2012). La mayor duracion de las jornadas y el aumento de requisitos y actividades de los empleos formales han generado tensiones hacia dentro de los nucleos familiares, mismos que se han visto desplazados o descuidados por la necesidad de asegurar el ingreso economico. Esta situacion, junto con el desempleo, ha motivado o forzado a muchos sujetos a generar su propia fuente de ingreso mediante el autoempleo; esquema de emprendimiento individual o colaborativo que ha ganado terreno como alternativa a la organizacion tradicional de tiempo y espacio de los trabajos.

Consideraciones

La precarizacion de las trayectorias juveniles es uno de los factores que ha provocado que las fronteras entre adultos y jovenes se hayan tornado borrosas. De ahi que la emancipacion de los jovenes tarde en llegar o simplemente no llega; algunas veces por voluntad propia, otras porque los trabajos y los ingresos que se obtienen no hacen viable una vida digna fuera del hogar parental. Hay tambien jovenes que viven en domicilios distintos al de sus padres, pero no cortan del todo los vinculos de dependencia y que enfrentan grandes retos para lograr la emancipacion de su nucleo familiar.

La revision realizada nos coloca ante un aspecto de caracter teorico de gran relevancia, nos referimos a que la nocion de trabajo desarrollada durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX se ha transformado de manera dramatica para las nuevas generaciones. Si el siglo XIX fue el siglo de los sindicatos y de los partidos de izquierda en donde se dieron grandes batallas para defender los derechos de los trabajadores, en la actualidad pareciera ser que los jovenes estan solos en este proceso; es decir, ya no se cuenta con el respaldo de sindicatos ni de partidos politicos (quienes han sacado de sus agendas estos temas); por lo tanto, los jovenes tienen que velar ellos mismos por crear sus condiciones y sus propios espacios de trabajo. Para muchos jovenes no hay inclusion y tampoco hay igualdad de oportunidades. Se enfrentan a la ausencia de la seguridad social (Prieto y Vega, 2018).

Las condiciones que imperan en el mercado laboral hacen que sea muy poco realista la posibilidad de "acomodar" a todos los jovenes de manera digna, decente y eficaz en espacios laborales. Sobre esto ultimo, es importante destacar que los jovenes que son trabajadores por cuenta propia se han visto en la necesidad de improvisar y hacer de cualquier espacio un espacio para trabajar. En las ciudades cada vez con mayor frecuencia somos testigos del crecimiento de los llamados coworkings; espacios que se pueden rentar por hora, dia, semanas, meses y representan una alternativa espacial para los nuevos profesionistas independientes. Son centros que permiten interaccion y conectividad, lo cual facilita la construccion de plataformas colaborativas; obteniendo con ello la posibilidad de generar espacios para crear comunidad. Lo anterior, posibilita que se puedan potenciar ciertas competencias o capacidades de los jovenes, tales como: interaccion, creatividad y colaboracion.

Sin embargo, esta nueva pauta o estos nuevos escenarios desencadenados por la transformacion laboral no han dejado de lado condiciones de precariedad, aunque los jovenes cuenten con nuevas habilidades-competencias y recursos tecnologicos a la mano. Mas bien lo que vemos son experiencias laborales sin prestaciones, con altas dosis de estres, en las que los jovenes aprenden a sobrevivir a partir de desarrollar multiples proyectos laborales a la vez. Ciertamente los dispositivos tecnologicos de ultima generacion y el desarrollo de las redes sociales permiten que muchos trabajos puedan realizarse desde cualquier lugar, pero en cambio, debemos de cuestionarnos acerca de la calidad de vida y de los trabajos a los que estan accediendo las nuevas generaciones.

Estamos siendo testigos del surgimiento de nuevas formas de empleo y muchas de ellas muy relacionadas a las nuevas tecnologias de la informacion. Ademas de que se hace evidente de que el mercado de trabajo requiere de personas que cuenten con las siguientes competencias-habilidades: capacidad de rapida adaptacion, flexible, buena comunicacion, contar con capacidad de dialogo, capacidad de negociacion, pensamiento asertivo y facilidad para plantear y resolver problemas. Ademas, estas competencias deben ser polivalentes y siempre actualizadas, como si de conocimientos tecnicos se trataran. En consecuencia, los jovenes deben hacerse empleables a si mismos. Ademas, al deseo de trabajar, los jovenes tendran que sumarle motivacion para buscar empleo, capacidad de saber buscarlo, disposicion para adquirir la informacion necesaria, capacidad de esfuerzo para mejorar las competencias como trabajador y, ademas, tener una actitud positiva, animo, autodisciplina, afan de superacion, confianza en uno mismo, entre otras cuestiones.

Sin duda el mayor reto para los gobiernos de America Latina es abatir el enorme deficit que en condiciones de justicia laboral enfrentan amplios sectores de la poblacion y en particular de los jovenes. Se requieren acciones para lograr empleos que otorguen dignidad humana y que se aseguren los derechos de los trabajadores. El reto es lograr mayores empleos con condiciones decentes y que logren incorporar a la mayor parte de aquellos jovenes que se mueven fuera de las redes de la proteccion social. Somos testigos de que los tiempos actuales han generado formas atipicas de empleo. Las relaciones contractuales, los tiempos, el lugar de trabajo, las remuneraciones e incluso los horarios ya no estan claramente definidas y todo lo anterior es mucho mas evidente para los jovenes.

Finalmente, es un hecho que los empleos de larga duracion y con un sistema de proteccion de los derechos laborales son cada vez menos y solo pequenas minorias tienden y tendran acceso a ellos. Es decir, aquellas experiencias de un trabajo para toda la vida son experiencias que cada vez es menos probable que se presenten para los jovenes y, cabria preguntarse si es lo que ellos en realidad buscan.

Referencias bibliograficas

Barnes, H. (1987). Historia de la economia del mundo occidental. Mexico, D.F.: UTEHA.

Bazan, L. (1996). Cuando una puesta se cierra, abrimos cientos. Estrategias de las familias petroleras frente al cierre de la refineria 18 de marzo. Mexico: UNAM.

Castillo D., Baca, N. y Todaro, R. (2016). Trabajo global y desigualdades en el mercado laboral. Mexico: Universidad Autonoma del Estado de Mexico, CLACSO.

Comision Economica para America Latina y el Caribe (CEPAL). (2008). Juventud y cohesion social en Iberoamerica. Un modelo para armar. Santiago: Chile. Recuperado de http://repositorio.cepal.org/handle/11362/3639.

Comision Economica para America Latina y el Caribe (CEPAL) y Organizacion Iberoamericana de Juventud (OIJ). (2007). La juventud en Iberoamerica: Tendencias y urgencias. Santiago, Chile. Recuperado de http://repositorio.cepal.org/handle/11362/2785.

Contreras, M. (2015). Critica a la razon neoliberal: del neoliberalismo al posliberalismo. Mexico, D.F.: Akal.

Escalante, F. (2015). Historia minima del neoliberalismo. Mexico, D.F.: El Colegio de Mexico.

Estrada, M. (1996). Despues del despido. Desocupacion y familia obrera. Mexico: CIESAS.

Feixa, C. (1999). Antropologia de las edades. Publicacion virtual/Biblioteca virtual de Ciencias Sociales. Recuperado de http://www.cholonautas.edu.pe/modulo/upload/C%20Feixa.pdf.

Feixa, C. (2006). Teorias sobre la juventud en la era contemporanea. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, 4(2), 2-18.

Garcia, B. y Oliveira, O. (1994). Trabajo femenino y vida familiar en Mexico. Mexico: El Colegio de Mexico.

Garcia, B. (1981). Un pueblo fabril en el porfiriano, Santa Rosa, Veracruz. Mexico: Siglo XXI.

Gil Calvo, E. (2005). El envejecimiento de la juventud. Revista de Estudios de Juventud (71), 11-19.

Gomez, M. (2012). Los jovenes ante la precariedad laboral. En M.L. Jimenez y R. Boso (coord.), Juventud precarizada. De la formacion al trabajo, una transicion riesgosa (pp. 25-46). Cuernavaca: UNAM, Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias.

Gonzalez, M. (1986). Los recursos de la pobreza. Familias de bajos ingresos en Guadalajara. Mexico: El Colegio de Jalisco / CIESAS / SPP.

Gutmann, M. (1993). Los hombres cambiantes, los machos impenitentes y las relaciones de genero en el Mexico de los noventa. Estudios Sociologicos, XI (33), 725 - 740.

Jimenez, M. (2012). Introduccion. En M.L. Jimenez y R. Boso (coord.), Juventud precarizada. De la formacion al trabajo, una transicion riesgosa (pp. 9-24). Cuernavaca, Mexico: UNAM, Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias.

Lewis, O. (2012). Los hijos de Sanchez. Una muerte en la familia Sanchez. Mexico: Fondo de Cultura Economica.

Macri, M. (1999). Estudiar y trabajar: perspectivas y estrategias de los adolescentes. Argentina: Ediciones La Crujia.

Mancini, F. (2014). El impacto de la incertidumbre laboral sobre el curso de vida durante la transicion a la adultez. En M. Mora y O. de Oliveira (coord.), Desafios y paradojas. Los jovenes frente a las desigualdades sociales (pp. 147-187). Mexico, D.F.: El Colegio de Mexico.

Mancini, F. (2017). Asir incertidumbres. Riesgo y subjetividad en el mundo del trabajo. Mexico: ISS/UNAM/El Colegio de Mexico.

Nieto, R. (1988). Espacio laboral y trabajo. En Bazan et al. (eds.), La situacion de los obreros del calzado en Leon (pp. 65-116). Mexico: CIESAS.

Novelo, V. y Urteaga, A. (1980). La industria en los magueyales. Mexico: CIS-INAH, Nueva Imagen.

Oliveira, O. y Salles, V. (1989). Introduccion. En O. De Oliveira., M. Lehalleur y V. Salles (comp.), Grupos domesticos y reproduccion cotidiana (pp. 11-36). Mexico: El Colegio de Mexico/Miguel Angel Porrua.

Organizacion Internacional del Trabajo (OIT). (2015). Tendencias mundiales del empleo juvenil 2015. Promover la inversion en empleos decentes para los jovenes. Suiza.

Perez-Islas, J.A. (2009). Las cuatro grandes transformaciones historicas de la condicion juvenil. Suplemento Diario de Campo, (56), 29-35.

Prieto, M. y Vega L. (2018). El futuro del trabajo: ?amanecer u ocaso?. Trabajo (15), 11-36.

Revilla, J. (2001). La construccion discursiva de la juventud: lo general y lo particular. Papers, 63/64, 102-122.

Rivera, J. (2004). Reestructuracion y crisis economica: un estudio sobre las nuevas formas de vida y trabajo en un grupo de familias de los sectores medios en la ciudad de Mexico. Mexico: Universidad Autonoma Metropolitana/Unidad Iztapalapa.

Safa, H. (1999). Prologo. En M. Gonzalez (coord.), Divergencias del modelo tradicional: Hogares de jefatura femenina en America Latina (pp. 9-17). Mexico: CIESAS/ PYV.

Saravi, G. (2009). Transiciones vulnerables. Juventud, desigualdad y exclusion en Mexico. Mexico: CIESAS.

Thrasher, F. (1963) [1927] The Gang. A Study of 1313 Gangs in Chicago, Chicago, University of Chicago Press.

Trejo, J., Arzate, J. y Palermo, A. (2010). Desigualdades sociales y. Ciudadania desde las culturas juveniles en America. Latina. Mexico: Miguel Angel Porrua/Universidad Autonoma del Estado de Mexico.

Urteaga, M. (2009). Juventud y antropologia: una exploracion de los clasicos. Suplemento Diario de Campo (56), 13-27.

Verd, J. y Lopez-Andreu, M. (2016). Crisis del empleo y polarizacion de las trayectorias laborales. El caso de los adultos jovenes en Cataluna. Papers, 101(1), 5-30.

Weller, J. (2007). La insercion laboral de los jovenes: caracteristicas, tensiones y desafios. Revista de la CEPAL, 92, 61-82.

Whyte, W. (1971). La sociedad de las esquinas. Mexico, D.F.: Diana.

COMO CITAR ESTE ARTICULO:

Alvarez-Cooper, O.L y Rivera-Gonzalez, J.G. (2018). Condiciones laborales y emancipacion juvenil en el siglo XXI: reflexiones desde Latinoamerica. Revista de Antropologia y Sociolgia: VIRAJES, 20(2) 35-53. DOI: 10.17151/rasv.2018.20.2.3.

OLGA LETICIA ALVAREZ-COOPER (**)

JOSE GUADALUPE RIVERA-GONZALEZ (***)

Recibido: 20 de febrero de 2018

Aprobado: 20 de marzo de 2018

Articulo de Reflexion

* Este articulo hace parte del proyecto en curso denominado "Teatro y emancipacion juvenil: el caso de San Luis Potosi, Mexico y Manizales, Colombia", desarrollado dentro del marco del Programa de Estudios Latinoamericanos en Territorio, Sociedad y Cultura de la UASLP, Mexico. Posgrado perteneciente al PNPC de CONACYT.

(**) Candidata a Doctora en Estudios Latinoamericanos en Territorio, Sociedad y Cultura, Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autonoma de San Luis Potosi. Maestra en Educacion, Universidad del Centro de Mexico. Licenciada en Comercio Exterior, Facultad de Economia de la Universidad Autonoma de San Luis Potosi. E-mail: llqper@alumnos.uaslp.edu.mx. [iD] ORCID: 0000-0003-1909-7431. Google Scholar

(***) Antropologo, Maestro y Doctor en Ciencias Antropologicas, Departamento de Antropologia de la Universidad Autonoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa. Profesor-investigador de tiempo completo en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autonoma de San Luis Potosi, Mexico. E-mail: joserivera@uaslp.mx. [iD] ORCID: 0000-0002-2108-3963. Google Scholar
COPYRIGHT 2018 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alvarez-Cooper, Olga Leticia; Rivera-Gonzalez, Jose Guadalupe
Publication:Antropologia y Sociologia: Virajes
Date:Jul 1, 2018
Words:8054
Previous Article:The limits of state labour law: it's inability to protect the working poor in Bogota/Los limites del derecho laboral: su inhabilidad para proteger a...
Next Article:Exploratory factorial structure climate and labor flexibility/Estructura factorial exploratoria clima y flexibilidad laboral.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters