Printer Friendly

Concilivm hominum la asamblea de los hombres.

Dice Quintiliano (Inst. X 1, 93): Satura, quidem, tota nostra est (La satira, en efecto, es toda nuestra). A pesar de la presencia de un cierto espiritu satirico en la literatura griega, no es sino hasta la literatura latina que aparece el genero de la satira. La etimologia de la palabra es oscura: se remontaria a una raiz indoeuropea sa-, relacionada con la abundancia. Puesta en relacion desde la Antiguedad con la mezcla (farcimen, lanx satura, lex satura), la satira es una mezcla: de prosa y verso, de lo narrativo y lo dramatico, de lo serio y lo comico. Ennio, Lucilio, Horacio, Persio, Juvenal y Seneca son sus principales representantes.

Ennio es quien introduce el termino en la lengua latina, como un neologismo semantico.

Lucilio es considerado como el padre del genero, el modelo para los imitadores siguientes. Su obra es de gran varietas, pues incluye temas bien diversos. Tiene tanto la invectiva como el elemento didactico-moralizante. De Ennio y Lucilio conservamos solo fragmentos mas o menos extensos.

Horacio se rige por la reglas de brevitas, latinitas y concinnitas. Es el satirico moderado: prefiere el ridiculum liberal, en el momento oportuno. Tambien tiene satira programatica, es decir, apreciaciones sobre como debe ser la satira.

La vision de Persio es pedagogica, filosofica. Como Lucilio, habla de la virtus, pero con su enfoque particular.

Juvenal es el satirico de la indignatio: le hierve el higado ante los vicios de la Roma de su epoca, los que ve desfilar frente a el. Y tambien de la vituperatio.

Finalmente, de Seneca, mas conocido por sus obras morales, incluso se ha puesto en duda la autoria de la Apocolocyntosis (Conversion del emperador Claudio en calabaza, y no en divinidad como Augusto). Es este un buen ejemplo de satira menipea, la que mezcla el verso y la prosa.

La satira es un genero en el que hay espacio para la risa, el humor, la parodia, la inversion del Carnaval, de las fiestas Saturnales, que en diciembre permitian a los romanos el intercambio de los roles tradicionales de la sociedad: los amos en esclavos, los esclavos en amos.

En este contexto satirico, el esclavo Davo se convierte en "Anfitrion" (como Jupiter) de un programa de variedades. Durante las Saturnales, entrevista a los satiricos Ennio, Lucilio, Horacio, Juvenal y Seneca. Cada uno se la arregla como puede (con citas tomadas de sus propios textos) para responder a preguntas incomodas y a comentarios malintencionados. Dice Horacio (Serm. I 1, 24): quamquam ridentem dicere verum quid vetat? (pero, ?que impide que quien rie diga la verdad?). Algunas verdades hay tambien en medio de las bromas.

Davo: !Te saludo, oh, divino entre los divinos, sagrado entre los sagrados, poderoso entre los poderosos! !Tu, el unico que reconozco como digno de respeto, el unico ante quien me arrodillo! !Acercate, te lo pido, acomodate en el sitio de privilegio! !Oh, baston que haces entrar en razon a los necios, que tantas veces contra mi cabeza te has vuelto y hoy en mis manos descansas, permanece en mi mano mientras duren las fiestas!... Pero, ?a quienes tenemos hoy de invitados? ?Ennio, padre de los satiricos? ?Lucilio, padre de los satiricos?

Lucilio: De forma que no hay ninguno de nosotros que no sea padre o no sea llamado padre, padre optimo de los dioses, o padre Neptuno, o padre Liber, o padre Saturno, padre Marte, padre Jano, padre Quirino, asi son llamados desde el primero al ultimo. (Lucilio I, 17)

Davo: Pero si lo de padre es un piropo. ?Acaso yo me enojo cuando llegan las romanas a decirme que soy el padre de sus hijos? Yo les rio la broma y les sigo la corriente. De por si que el papel de Jupiter me va bien ... Ennio, ?respondes algo a la acusacion de este que dice ser el unico padre?

Ennio: Mal te quiere quien falsamente me acusa ante ti. (Ennio III, 6)

Davo: Huele a pleito. Eso me preocupa.

Lucilio: !Oh vanas preocupaciones de los hombres! !Que vaciedad hay en sus cosas! (Lucilio I, 2)

Davo: Si no te gustan las vanidades, te equivocaste de revista, digo, de programa. Entonces, ?de que preferirias hablar?

Lucilio: Yo quisiera que hubieramos asistido a aquella primera asamblea que decis que tuvisteis los dioses celestiales. (Lucilio I, 19)

Davo: (Para si) ?Pero es que este me reconoce como uno de los dioses? Debe de ser por el baston. En verdad son efectivas estas Saturnales. (A Lucilio) ?Que hacen los dioses en esas actividades sociales?

Lucilio: Celebran un consejo sobre los intereses supremos de los hombres. (Lucilio I, 4)

Davo: Nada que no podamos hacer. Les propongo hablar, en primer lugar, de la satira, tema controversial y contemporaneo. Ennio, ?como describirias tus satiras?

Ennio: !Guardente los dioses, poeta Ennio, que haces penetrar en nuestras almas tus versos de fuego! (Ennio III, 5)

Davo: !Ay, ay! Ya me esta quemando, y eso que soy un dios. ?Y tu, Lucilio?

Lucilio: Lucilio saluda a la patria, con los versos que el ha forjado, y le ofrece todo con amor y sinceridad. (Lucilio XXVII, 489)

Ennio: Si vas a dar algo, dalo pronto. (Ennio I, 2)

Davo: ?Pero cual es la prisa? Si este tema es para disfrutarlo. Dejelo, si Lucilio se quiere lucir que sea la luz, digo, que se luzca. Ademas, ?por que es que hablas como cortado?

Ennio: No es culpa mia si un perro llega a morderme. (Ennio fr. 11)

Davo: !Ah, perdon! Como mordido. Con tanto mordisco no quedan mas que pedazos. Pero a veces con eso basta.

Lucilio: ?Piensas tu que podras hacer callar a Lucilio, cuando ellos me hayan cansado, cuando yo haya conseguido culminar la empresa? (Lucilio XXVII, 493)

Davo: Bueno, no queria decirlo, pero.

Ennio: Testigos son los inmensos campos que la tierra de Africa tiene bien cultivados. (Ennio III, 7)

Davo: Con juramento y todo. Tendrian que ser muy deshonestos para echarse para atras ahora. ?Que le dedicas, Lucilio, a este colega?

Lucilio: No escribo ni para los sabios, ni para los muy indoctos. (Lucilio XXVI, 425)

Davo: ?Y tu, Ennio, tampoco le escribes nada?

Ennio: Nunca versifico a no ser que me sienta atacado por la gota. (Ennio fr. 12)

Lucilio: Ojala los dioses te inspiren mejores pensamientos y arrojen de ti la sinrazon. (Lucilio XXXVI, 408)

Davo: Si para eso estamos, nosotros los dioses, para enderezar a los torcidos y torcer a los derechos. Con un par de bastonazos todo se arregla.

Lucilio: Cada cual es como ha salido a la luz del vientre de su madre. (Lucilio XXVI, 451)

Juvenal: !Oh noble Britanico!, el vientre del que nacieras. (Juvenal, VI, 125)

Davo: !Oh pobre Britanico!, la conversacion en la que entraras ... Si es cierto, nos olvidabamos de otro de nuestros participantes. Desde hace rato parecia que le estaba hirviendo el higado. (A Juvenal) ?Ya no te podias aguantar un momento mas sin decir algo?

Juvenal: ?Que decir de la ira, del furor que me quema el higado? (Juvenal I, 45)

Lucilio: Tu, que te dejas llevar demasiado por la ira, es mejor que te mantengas lejos de la mujer. (Lucilio XXIX, 645)

Davo: !Echale lena al fuego y veras como te quema!

Juvenal: Yo no puedo soportar a las que echan sus cuentas y perpetran crimenes horrendos estando en sus cabales. (Juvenal VI, 652). Medeas ... Procnes. Belidas ... Erifilas ... Clitemnestras ...

Davo: Buenas muchachas, segun me cuentan. Tal vez las tengamos en el proximo programa. Por ahora hay que conformarse con los menos malos. Sigamos, Ennio, Lucilio. (Ignorando a Juvenal)

Juvenal: ?Siempre oyente tan solo voy a ser? (Juvenal I, 1). Es dificil no escribir una satira. (Juvenal I, 29)

Davo: ?Que me decias, Ennio, de la gota?

Ennio: No se trata de buscar la amarga mostaza ni la lacrimogena cebolla. (Ennio IV, 8)

Davo: !Que sabio! !Que moderado! Y tiene razon, si yo pico una cebolla siempre la parto por la mitad ... Hablando del medio, ?cual era tu nombre? ... (A Horacio). Si tu, el que esta sentado en el medio, el que no ha parado de sonreir en todo el rato.

Horacio: Horacio.

Davo: ?Y que piensas de esto? ?De parte de quien estas?

Horacio: Hay una medida en las cosas, hay, en fin, ciertos limites que el buen camino ha de respetar y no traspasar. (Horacio I, 1, 106-107)

Davo: Claro, yo amo los limites y las Saturnales . Si no, ?de que me serviria este baston, mi unico amigo?

Horacio: !Nada compararia yo en mis cabales al placer de un amigo! (Horacio I, 5, 44)

Davo: Este me suena medio tonto o medio interesado.

Horacio: Oh, Mecenas.

Davo: Micenas, lindisimo en esta epoca del ano, un poco frio, pero con un par de versos de fuego. Lucilio, ?no te parece? ?Como crees que deberiamos obrar?

Lucilio: Monstrandonos a nuestros amigos como hombres generosos y atentos (Lucilio XXVI, 478). Ademas es propio de un amigo aconsejar bien, defender y prevenir con seguridad (Lucilio XXVI, 484). El mentir a un amigo o a un familiar no es cosa mia. (Lucilio XXVI, 488)

Davo: Como que en esto si se ponen de acuerdo . Ennio: Buscan en un junco lo que suelen llamar nudo. (Ennio fr. 17)

Davo: Hablando de nudos. Lucilio, ?sabes cual es el camino mas rapido para llegar al Averno? ?O no has leido a Aristofanes?

Lucilio: ?Por que me ibas a llamar tu iletrado e indocto? (Lucilio XXVI, 438)

Davo: !No, si solo Bromio, digo, bromeo! Solo intento que avance la conversacion. A veces hay que punzarlos para que se muevan. ?No los inspiran estas cosas para escribir? Dicen que del ingenio nacen los versos.

Juvenal: !Si el ingenio los niega, los versos los dicta la indignacion, y los escribe como puede! (Juvenal I, 80)

Davo: ?Nadie me responde?... (A Lucilio): ?Que le dirias a Ennio de sus satiras?

Lucilio: !Emprende un trabajo que te pueda proporcionar gloria y provecho! (Lucilio XXVI, 439)

Davo: Pero, ?es que no se van a poner de acuerdo en ningun lado?

Ennio: Junto a la laguna donde las ovejas se alimentan de peces. (Ennio fr. 14)

Davo: !Muy gracioso el muchachito este!

Lucilio: Y lo que a ti te complace tanto, a mi me desagrada vehementemente (Lucilio XXVI, 464). Que yo no envidio a nadie, no quedare bizco por mirar de reojo la felicidad de los demas. (Lucilio XXVII, 507)

Ennio: Cuan semejante es al hombre el mono, feisimo animal. (Ennio fr. 16)

Davo: Y yo crei que a este no le gustaba la invectiva. En las Saturnales, cualquier cosa. Ya veo que ni se van a dar la mano al final, mas bien se van a abrasar ... ?Les parece si pasamos al segundo tema: la virtud? ?Que ven ustedes en la sociedad actual?

Juvenal: Lo que desde entonces ocupa a los hombres, el deseo, el temor, la ira, el placer, los goces, los discursos, todo ello se resuelve en este libro. (Juvenal I, 86-87)

Davo: Pero este sinverguenza ya le esta haciendo publicidad al libro. Eso no estaba en el contrato ... ?Alguien mas me va a ofrecer su obra?

Lucilio: Si alguna vez quieres leer estos trabajos hechos por pasatiempo. (Lucilio XXVIII, 545)

Seneca: (Entrando) !Todo lleno de amigos! (Seneca XIII, 6)

Davo: ?Pero quien se acerca a la asamblea? Seneca. !Que oportuno! ?Quien mejor que Seneca para hablar sobre la virtud?

Seneca: En su estercolero el gallo es el mas poderoso. (Seneca VII, 3)

Davo: En tierra de ciegos, el tuerto es rey. Seneca: Y el tartamudo, emperador.

Davo: ?De quien estas hablando?

Seneca: De Claudio.

Davo: ?Claudico?

Seneca: Claudio se puso a exhalar el alma y no sabia encontrar una salida (Seneca II, 4). Lagrimas derramad, / lamentos lanzad. / Con funesto clamor / el foro ecos de. (Seneca XII, 3)

Davo: No, mejor que no haga eco esa alma cuando salga.

Seneca: !Pobre de mi, me he cagado, creo! (Seneca IV, 3)

Davo: Demasiado tarde. ?Pero que es esa forma de hablar, tan impropia de Seneca? !Ah, no! Debe ser que no son sus palabras, Seguro esta citando a Claudio.

Seneca: Por cierto, murio mientras escuchaba a unos comediantes, para que veas que no les tengo miedo sin motivo. (Seneca IV, 2)

Davo: Tranquilo, que aqui no hay comediantes peligrosos, solo satiricos, y casi ninguno muerde.

Seneca: ?No se dara lugar al insulto ni a la adulacion? (Seneca I, 1)

Davo: Bueno. Para eso tambien es ya muy tarde.

Lucilio: (A Seneca) Te saludo en griego como tu preferiste: xaipe te digo, Tito. !Y los lictores, la cohorte entera y el coro xaipe, Tito! (Lucilio II, 55)

Davo: ?Pero por que lo saludas asi, si este es mas romano que Claudio?

Lucilio: !Que hermosamente dispuesta la lexis de su discurso, como un pavimento delicado! (Lucilio II, 51)

Davo: (A los demas) ?Estara mal de la cabeza? ?No estara oyendo las groserias? (A Lucilio) ?No entendiste por donde era que se le salia el alma.?

Lucilio: Saludar a un amigo es enviarle la salud. (Lucilio VI, 177)

Davo: !Gran descubrimiento! ?Con eso vas a impresionar al filosofo?

Lucilio: Si ignoras que yo no se lo que digo, que pregunto, ?por que adivinas nada? ?Acaso debes indagarlo tu mismo? Y si sabes lo que es bueno saber, procura comunicarlo. (Lucilio I, 22)

Davo: (A los demas) ?Alguna duda? ... ?Pero como perdio la cordura asi? !Todo es culpa de Seneca! Esa Menipea es contagiosa ... A mi me sonaba como a enfermedad.

Lucilio: (A Seneca) Tu has sido el unico hombre sabio en el consejo anterior. (Lucilio I, 23)

Davo: Ya lo esta terminando, y sin mi permiso.

Lucilio: Todo esto fue arrebatado en dos horas, puesto y oculto el sol. (Lucilio II, 40)

Davo: No llevamos ni treinta minutos.

Lucilio: Repetiremos una historia ya contada, pero digna de volverse a relatar. (Lucilio II, 37)

Davo: Ahora da vueltas en circulos.

Lucilio: Lo dije. Vuelvo al principio. Matare a mi mujer vieja y rijosa, antes de castrarme a mi mismo. (Lucilio VII, 196)

Davo: Otro que la agarra contra las mujeres. Por cierto, que no solo el alma de Seneca se escapo, parece que el cuerpo Juvenal no aguanto mas. ?Se fue detras de aquella muchacha?

Lucilio: Porque ella es gracil, viva y lisa, como un muchacho. (Lucilio VIII, 214)

Davo: Bueno. dicen las malas lenguas. ?Pero que sera lo que les esta pasando? ?Me estaran hablando en serio o me estaran tomando el pelo?

Horacio: ?Que impide que quien rie diga la verdad? (Horacio I, 1, 24)

Davo: !Esto me pasa por jugar de Jupiter! !Es dificil ser anfitrion.!

Seneca: Lo mejor es nacer o rey o tonto. (Seneca I, 1)

Horacio: Por evitar unos vicios, los tontos caen en los contrarios. (Horacio I, 2, 24)

Davo: En las Saturnales, todos caen. Ni la virtud se mantiene.

Lucilio: Y esto es lo unico que resiste a la mala fortuna y a la adversidad. (Lucilio VI, 173)

Davo: (A los demas) Eso si sono cuerdo, ?sera que esta volviendo en si? (A Lucilio) ?Tienes algo mas que agregar?

Lucilio: (Saliendo) Procura ser mas docto que los demas, separate de los amigos, cuando veas llegar el cansancio. (Lucilio XXVI, 482)

Davo: ?Y asi no mas te vas a ir?. !Lucilio!

Seneca: Estas cosas tan ciertas, si alguien me pregunta de donde me las se, por lo pronto, si no me apetece, no lo contestare (Seneca I, 1). Que este acontecimiento se anada a las Metamorfosis de Ovidio. (Seneca IX, 5)

Davo: ?Como que a las Metamorfosis? !A los libros de satiras! Por cierto. aqui dejo Lucilio su librito olvidado. Tal vez este pueda defenderlo.

Horacio: Al igual que la pequena y esforzada hormiga, pues viene al pelo.

Davo: Yo sabia que me estaba tomando el pelo.

Horacio: .lleva en la boca lo que puede y lo anade al monton que construye, no ignorante ni incauta del futuro. (Horacio I, 1, 32-35)

Davo: A mi con fabulas no me vengas, que ya suficientes animaladas hacen los hombres. (A Seneca) Leelo.

Seneca: "La virtud es, Albino, poder pagar el precio verdadero a las personas con quienes convives, y sobre las cosas de que vivimos; virtud es saber que utilidad tiene una cosa para el hombre; virtud es conocer lo que es recto, util y honesto para el hombre. (Lucilio fr. 800)."

Davo: Le va a Seneca. Pero, !que bostezo! !Que dicha que no vino Persio.! Mejor dejemoslo aqui por hoy. Nos vemos.

Concilivm Hominum The Assembly Of Men

Bibliografia

Ennio. 1984. Fragmentos. Edicion bilingue de Manuel Segura. Madrid: CSIC.

Horacio. 2003. Satiras. Epistolas. Arte poetica. Edicion bilingue de Horacio Silvestre. Madrid: Catedra.

Juvenal. Persio. 1991. Satiras. Introducciones, traducciones y notas de Manuel Balasch. Madrid: Gredos.

Lucilio. Horacio. Persio. Juvenal. 1991. La satira latina. Edicion de Jose Guillen. Madrid: Akal.

Seneca. 1996. Dialogos. Apocolocintosis. Introducciones, traducciones y notas de Juan Marine. Madrid: Gredos.

Roberto Morales Harley, Universidad de Costa Rica, Escuela de Filologia, Linguistica y Literatura. Costa Rica.

Correo electronico: roberto.moralesharley@gmail.com

Recepcion: 10/06/13. Aceptacion: 02/05/14.
COPYRIGHT 2014 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Morales Harley, Roberto
Publication:Kanina
Date:Jul 1, 2014
Words:3055
Previous Article:Cecil: una autobiografia novelesca de Manuel Mujica Lainez.
Next Article:Demarcacion segmental en griego antiguo.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters