Printer Friendly

Comportamiento sexual y erotismo en estudiantes universitarios, Cali, Colombia.

La adolescencia es una etapa del ciclo vital de desarrollo humano que se caracteriza por el crecimiento y maduracion biologica, fisiologica y psicosocial del individuo integral. Su inicio lo marca la capacidad biologica de reproducirse y su final, la capacidad social de reproducirse. La OMS define la adolescencia como la etapa que transcurre entre los 10 y 19 anos, considerando tres fases: la adolescencia inicial 10 a 13 anos, la adolescencia media de 14-16 anos y la final de 17 a 19 anos (1). La juventud abarca el periodo comprendido entre los 21 y 24 anos y coincide con la consolidacion de los procesos de interaccion social, definicion de la identidad y la toma de responsabilidad (1). La sexualidad y el enfoque en salud sexual tienen particularidades que varian segun las etapas del ciclo vital individual. En este estudio se abordan los riesgos en salud sexual y reproductiva de una poblacion particular de adolescentes y jovenes.

La definicion de sexualidad incluye el erotismo, tema poco estudiado y, en algunos casos, ignorado. El erotismo lo define la Real Academia de la Lengua como el amor sensual, aquel que deleita los sentidos y los satisface, capacidad para sentir deseo, excitacion, orgasmo y placer. Abarca las caricias, las fantasias y la imaginacion que evocan internamente aquellos recuerdos o imagenes que desencadenan la excitacion sexual.

La definicion de sexualidad evidencia la necesidad de evaluar la sexualidad del adolescente y del joven y su comportamiento en el contexto de un desarrollo integral. Estudios previos en Colombia (2-4) y en otros paises (5-7), han demostrado debilidades en los conocimientos, actitudes y practicas sexuales de los adolescentes y jovenes, incluso en estudiantes universitarios, con la consecuente necesidad de fortalecer la promo cion en salud sexual y reproductiva. En estas investigaciones se abordan elementos biologicos de riesgo (edad de primera relacion sexual, prevalencia de infecciones de transmision sexual, uso de metodos de planificacion); no obstante el erotismo y las practicas alrededor del mismo son escasamente planteadas. El objetivo del presente estudio fue identificar los principales componentes de pensamiento y practicas eroticas de los estudiantes de la Universidad del Valle (UV), Campus San Fernando.

METODOLOGIA

Se realizo un estudio descriptivo en la poblacion estudiantil de los programas de pregrado en la Universidad del Valle, Campus San Fernando, durante el segundo semestre de 2008. El universo de estudio era de 5,033 estudiantes (2,937 de la Facultad de Administracion y 2,096 de la Facultad de Salud). Los criterios de inclusion fueron: 1. Estar matriculado en la Universidad del Valle. 2. Ser estudiante regular de pregrado. 3. Pertenecer a las Facultades de Salud o Ciencias de la Administracion. Este estudio valoro el erotismo en los componentes de ideacion y practica, explorando tematicas como fantasias, masturbacion, orientacion sexual -homo, bi y heterosexual- en los adolescentes y j ovenes universitarios.

El tamano de la muestra se calculo con una prevalencia del 50%. Esta prevalencia se tomo como base para cada uno de los comportamientos estudiados. Se tuvo en cuenta un margen de error del 3% y un grado de confianza del 95%, error aceptable del 45%. El tamano de muestra calculado fue 357 estudiantes.

La investigacion se realizo entre los meses de octubre y diciembre de 2008, aplicando la encuesta sobre Salud Sexual y Reproductiva (SSR) a los estudiantes de pregrado de la Universidad del Valle, Campus San Fernando. El tipo de muestreo fue voluntario por conveniencia. Se completaron 1,206 entrevistas, de las cuales, despues de realizar la limpieza de la base de datos, se obtuvo una muestra de 1,120 registros correspondiente a 1,120 estudiantes. Se considero un nivel de significancia estadistica con un valor p<0.05. Para la muestra obtenida se calculo que podria obtenerse un IC de 99%.

La variable dependiente fue la sexualidad, definida por la OMS como la dimension del ser humano que incluye sexo, genero, identidad sexual y de genero, la orientacion sexual, el erotismo, el amor/apego emocional y la reproduccion8. El erotismo se valoro por sensaciones sexuales, experiencias como la masturbacion, fantasias sexuales, atraccion por cierto tipo de practicas sexuales (relacion con personas mayores o menores, mirar a otros teniendo sexo, coito con animales). Las variables independientes fueron las variables sociodemograficas.

Por ser un estudio descriptivo se realizo analisis univariado para observar la distribucion de las variables, con medidas de tendencia central para observar la distribucion de las variables tanto dependientes como independientes. El analisis bivariado se realizo para observar las posibles asociaciones entre las variables dependientes e independientes, especialmente en cuanto a sexo, nivel educativo y comportamientos sexuales de riesgo. Para el analisis estadistico se utilizo el paquete EpiInfo version 6.

La herramienta de captura fue elaborada a partir de la <<Encuesta integral de sexualidad para jovenes>> (9). La encuesta consta de 145 preguntas cerradas y 39 preguntas abiertas abordando la siguiente tematica: caracteristicas sociodemograficas, erotismo en la sexualidad, infecciones de transmision sexual, embarazo, anticoncepcion y aborto, servicios de salud sexual y reproductiva, violencia y coercion sexual. El instrumento se elaboro para ser autoadministrado y fue disenado para ser diligenciado a traves del computador, para lo cual se instalo la encuesta en EpiInfo, generandose automaticamente la base de datos. El estar en frente de un computador le permitia al estudiante ser mas sincero con sus respuestas, ademas de que constituia un medio familiar para los jovenes. Para la aplicacion de la encuesta se obtuvo aprobacion por el Comite Institucional de Etica Humana de la Facultad de Salud, Universidad del Valle, y se realizo induccion a los estudiantes por el equipo de salud, se solicito y obtuvo firma de consentimiento informado de ellos. Se considero una p< 0.05 como significante.

RESULTADOS

Se estudiaron 1,120 estudiantes la mayoria mujeres con una edad media de 20 anos (rango 15 a 45 anos); 75% de la poblacion fue menor de 22 anos y 39.2% se encontraba en la etapa de adolescencia final. Los estudiantes en su gran mayoria eran de nivel socioeconomico bajo y medio (23.9% estrato 2, 42.9 % estrato 3), 9% pertenecia a estrato 1, 12,.6% a estrato 4, 9.4% a estrato 5 y 1.8% a estrato 6 (rango 1-6, clasificacion DANE). No se observaron diferencias en cuanto a la sexualidad y el erotismo relacionadas con el genero, estrato y edad.

La mayoria de los estudiantes eran catolicos (68.9%) (hombres 60% y mujeres 74%); 15,.2% reporto no tener religion y 15.8 pertenecen a otra religion. El 89.3% vivian en area urbana de Cali y 93.1% eran solteros (hombres 95% y mujeres 93%). El 58.7% de estudiantes pertenecian a la Facultad de Salud y 41.3%a la Facultad de Administracion observando balance entre las dos Facultades teniendo en cuenta la estructura del universo del estudio.

Al analizar el programa academico se observo que el programa academico con mayor participacion fue Medicina y Cirugia (18.4%) seguido de Atencion Prehospitalaria 16.1%, Comercio Exterior 12.7%, Administracion de empresa jornada diurna 11.6%, Administracion de Empresa jornada nocturna 7.7%, Fisioterapia 6.3%, Odontologia 5.9%, Enfermeria 4.6%, Contaduria Publica diurna 4.5%, Contaduria Publica nocturna 4.4%, Terapia Ocupacional 3.5%, Bacteriologia 2.6%, Fonoaudiologia 0.9%, lo cual guarda relacion con el numero de estudiantes matriculados por cada programa academico.

Los estudiantes de quinto semestre constituyeron el grupo con la mayor proporcion de entrevistas (19.6%) seguidos de los de primer semestre (18.8%), tercer semestre (15,.7%) septimo semestre (10.8%), cuarto (8.9 %), noveno (7.3 %), sexto (7.2%), segundo (5.5%), octavo (3.9%), decimo (1.6%), onceavo (0.5 %) y doce semestre (0.3 %).

El nivel de escolaridad que alcanzo el padre fue de educacion secundaria (28.8%) y universitario (27.7%) la madre secundaria (37.3%) y universitaria (21.2%). La tipologia familiar develo familias nucleares en su mayoria (44. 1%) seguidas de familias extensas (19.2%,), familias monoparentales (18.9%), convivencia con personas que no son familiares (6.4%), familias reconstruidas (4.5%), familias en formacion (3.2%) y viven solos 2.8%.

Al analizar el erotismo en la sexualidad en los estudiantes universitarios encuestados 64.7% se ha masturbado, siendo mas frecuente en los hombres (94.5% vs. 47% en mujeres) (p<0.001) la edad media de inicio fue 14 anos (rango 4-23 anos) siendo mas precoz en los hombres (61% antes de los 13 anos vs. 27% en las mujeres); 63.9% descubrio la masturbacion por si mismo, 36.7% por los amigos, 34.3% por peliculas, 21.8% por lecturas, 10.1% por Internet, 9.1% por familiares. Al analizar el disfrute con la masturbacion los hombres tienen mayor satisfaccion que las mujeres (95% vs. 85%) (p<0.001); la consideraron como algo natural (84.1%) con sentimientos de placer (81.1%), culpa (5.7%), indiferencia y verguenza (3.2%). La culpa, indiferencia y verguenza fue mas frecuente en las mujeres (21% vs. 11%) (p=0.001).

El 72.8% de los estudiantes experimento fantasias sexuales durante la masturbacion, 46% de ellos regularmente, 29.8% raramente y 19.7% frecuentemente. En relacion con el tipo de fantasias, 69.8% refirio haber tenido como fantasia recibir sexo oral, 59% tuvo como fantasia tener sexo con otras personas, 58% estimular a otro con sexo oral, 53.4% tener relaciones sexuales con alguien mayor, 39% exponerse provocativamente, 36% tener coito con un extrano, 29.3% tener relaciones sexuales con alguien mucho mas joven, 28.3% participar en una orgia, 27.7% mirar a otros haciendo sexo, 24.2% ser promiscuo, 23.6% estimularse con objetos, 23.4% intercambiar parej as, 15.5% tener una relacion sexual con un familiar, 13.8% tener actividad homosexual, 6.1% usar ropas del otro sexo, 4.2% ser violado, 3.6% violar a alguien, 1% estimularse con animales, 0.7% hacer sexo con un animal. Para la mayoria (62.8%) la frecuencia de la masturbacion fue de una vez al mes, 33,.8% refirieron varias masturbaciones en el dia; 42.5% siempre experimento orgasmos durante la masturbacion (52.1% de los hombres y 33% de las mujeres); 10.8% nunca experimento orgasmos durante la masturbacion (5.2% de los hombres y 18.3% de las mujeres); 55.7% ha llevado a la realidad alguna de sus fantasias.

El 92.4% ha leido libros, ha visto peliculas, Internet o imagenes eroticas; de los 1,034 estudiantes que refirieron haber leido libros o visto imagenes eroticas, 63.2% refirio haber experimentado excitacion, 69.3% agrado, 15% desagrado y 27.6% indiferencia; 9% de los encuestados ha utilizado objetos (como vibradores, vaginas artificiales, etc.) para buscar satisfaccion, 30.1% reseno haber asistido o participado en espectaculos de striptease. De estos estudiantes 45.1% puntualizo haber experimentado excitacion, 71.3% agrado, 11.8% desagrado, y 26.4% indiferencia.

Un alto porcentaje (42.3%) registro haber experimentado sensaciones sexuales durante la infancia, un alto porcentaje manifesto haber tenido dichas experiencias entre los 5 a 8 anos (38.2%) lo cual se correlaciona con la edad de creacion de los mapas de amor (5-8 anos). Los mapas de amor son representaciones del desarrollo o un formato sincronico en la mente y en el cerebro mostrando al amante idealizado, al romance idealizado y a la actividad sexo-erotica idealizada que se proyecta en la imaginacion o en la cual se compromete la persona ya adulta, con el amante actual o presente. Este nuevo termino se definio en 1983 por John Money en su libro <<The Love Maps>> constituye una entidad conceptual que comprende la ideacion, imaginacion y practica del comportamiento sexual (10). Evolutivamente en especies inferiores, el mapa de amor se manifiesta como el ritual de cortejo preliminar, el cual comprende desde el mostrarse para invitar a la accion, los gestos y los sonidos, seguidos por uno o multiples actos de copulacion. El codigo del mapa de amor en estas especies esta diferenciado como masculino o femenino en el nucleo y en las vias del cerebro sexual, bajo la direccion de las hormonas sexuales durante la mayor parte en la vida prenatal o perinatal (11).

El 66.7% refirio haber experimentado sensaciones sexuales antes de los 11 anos; 64.3% refirio haber experimentado esas sensaciones con un amigo, 19.4% con un novio, 3.2% con trabajadoras sexuales, 37.6% con un familiar, 21.5% con otra persona.

Los estudiantes que manifestaron haber tenido coito alguna vez en su vida (76.5%) tuvieron para el primer coito una edad media de 16 anos (rango 7-30 anos); los hombres tuvieron una edad media para el inicio del coito de 15 anos y las mujeres una edad media de 17 anos. El 50.1% refirio su primer coito antes de los 16 anos (antes de la adolescencia final), 36.7% refirio su primer coito con un amigo, 84.8% con el novio, 5.5% con trabajadoras sexuales, 8% con familiar, 7.9% con el conyuge. Los hombres iniciaron el coito mas temprano que las mujeres: a los 16 anos 64% de los hombres ya habia tenido coito vs. 40.6% de las mujeres (p<0.001).

El 91.2% refirio que la penetracion vaginal (coito) le producia mas placer, 24% refirio que la masturbacion, 21.2% la penetracion anal y 81.4% el sexo oral. En cuanto a la penetracion anal, lo disfrutan mas los hombres que las mujeres (38.6% vs. 9%; p<0.001). En relacion a cual genero disfruta mas el sexo oral, no se observaron diferencias significativas (hombres 82.6% vs. mujeres 80.5%, p=0.54).

[GRAFICO 1 OMITIR]

En cuanto al numero de relaciones sexuales por mes la mayoria (54.8%) tenian entre 1 y 7 relaciones por mes, 8. % refirio tener menos de una relacion al mes y 2.9% refirio tener muchisimas relaciones al mes (entre 22-70). No se encontraron diferencias significativas entre el numero de relaciones sexuales y el sexo (p=0.31).

El 48.4% siempre encuentra placenteras sus relaciones sexuales, 4.2% refirio que nunca tenia orgasmos en sus relaciones, 32.2% refirio que siempre. En este punto se encontro que las mujeres disfrutan con menor frecuencia sus relaciones que los hombres (p=0.022). De igual manera, las muj eres tienen menor frecuencia de orgasmo en comparacion con los hombres (p=0.005). No se observaron diferencias significativas por edad en cuanto a la frecuencia de orgasmos durante la relacion.

El 46.9% ha fingido un orgasmo alguna vez, 49.6% nunca lo ha fingido. Las mujeres fingen los orgasmos con mas frecuencia que los hombres (56.3 vs. 33%; p=0.005)

Para 89.6% son importantes los sonidos y las palabras durante la relacion sexual (hombres 92.5% vs. 87.5%paramujeres,sindiferenciasignificativap=0.27).

El 42.3% ha tenido 2 a 5 parejas sexuales. En cuanto al tipo de relaciones 3 9% ha realizado coito anal, 39.1% ha practicado cunnilingus, 55.4% fellatio, 16.9% anilingus activo y 21.6% el anilingus pasivo. El tipo de relacion genital discriminado por genero y por ciclo vital se muestra en la Grafica 1.

El 35.5% le ha sido infiel a su pareja; los estudiantes de 25 anos o mas tienen mayor frecuencia de experiencias extraparej a que aquellos entre 15 y 24 anos (53.5% vs. 33.4%, p=0.005). De igual formalos hombres tiene mayor frecuencia de experiencias extraparej a que las mujeres (60.5% vs. 24%, p<0.001)

El 22.8%hatenido deseos sexuales con personas de su mismo sexo; 12.3% ha tenido contacto fisico sexual con personas de su mismo sexo, de ellos 20.7% tuvieron dicho contacto antes de los 10 anos. Los hombres tuvieron mayor frecuencia de contactos homosexuales (15.1%) en comparacion con las mujeres (11.1%) (p=0.005).

El 6.6% se han sentido enamorados de personas de su mismo sexo, de ellos 40% lo hizo en la adolescencia final, 32.3% en la adolescencia media y 19.7% en la adolescencia final o antes. Los hombres se enamoraron con mayor frecuencia de personas del mismo sexo (10.6%) en relacion a las mujeres (5.1%) (p=0.0011). De las personas que han tenido contacto sexual con el mismo sexo, solo 39% han estado enamoradas de personas del mismo sexo. De las personas que han estado enamoradas del mismo sexo, 29% no ha tenido contacto sexual con personas del mismo sexo.

Solo 2.5% refirio percibirse como bisexual, 1.4% se percibio definitivamente como homosexual y3.6% de los estudiantes afirmo preferir el contacto sexual con personas del mismo sexo. Los hombres tienden a preferir un poco mas los contactos homosexuales y bisexuales que las mujeres (9.4% vs. 1.7% respectivamente, p=0.005).

En cuanto a como se sienten en relacion con su genero, los estudiantes refirieron 34.6% como muy masculino, 56.8% como muy femenina, 1.3 % indefinido, 4.4% no sabe; estos dos ultimos podrian corresponder a personas transgenero.

En cuanto al uso de peliculas, laminas, Internet, que representen actividades sexuales explicitas 33% refirieron utilizarlas (370 estudiantes), 64.9% refirieron no utilizarlas, 2.1% no respondio la pregunta. Los hombres usaron con mayor frecuencia imagenes sexuales (57.3%) en relacion conlas muj eres (23.5%) (p<0.001). Aquellas personas que refirieron utilizarlas mencionaron que las aplicaban 88.4% por diversion, 5.1% necesarias para excitarse y 2.7% como unica satisfaccion sexual. En relacion a si sentian una especial atraccion por algunas conductas especificas 11.8 % expreso tener un deseo pasajero por exhibirse en publico, 2.1% deseo pasajero por masturbarse en publico, 4.6% por buscar ninos para actividades sexuales, 32.4% por actividades sexuales con personas mucho mayores (10% de este grupo lo refirio como un deseo pasajero), 7.2% deseo pasajero por frotar sus genitales en aglomeracion, 5% por ser golpeado o humillado durante la actividad sexual (2.6% de este grupo lo refirio como un deseo pasajero), 30.3% hacer o recibir llamadas telefonicas obscenas muy provocativas sexualmente (17.9% de este grupo lo refirio como un deseo pasajero), 27.7% mirar abierta o furtivamente a otros teniendo relaciones sexuales (11.9% de este grupo lo refirio como un deseo pasajero), 0.8% tener juegos sexuales o coito con animales. Los hombres se sienten mas atraidos que las muj eres por tener actividad sexual con personas mayores (52.5% vs. 27.6% respectivamente, p<0.001).

DISCUSION

La salud sexual y reproductiva de adolescentes y jovenes generalmente se valora con base en los riesgos de tipo biologico. Por ejemplo, el riesgo de embarazo, infecciones de transmision sexual o el uso del condon. Es esencial realizar el abordaje integral como lo propone la OMS. De acuerdo con la definicion de sexualidad de la OMS, la sexualidad se refiere a la dimension del ser humano que incluye el sexo, el genero, la identidad sexual y de genero, la orientacion sexual, el erotismo, el amor/apego emocional y la reproduccion. Esta es experimentada o expresada en pensamientos, fantasias, deseos, creencias, actitudes, valores, actividades, practicas, roles, relaciones. La sexualidad es el resultado de la interrelacion de los factores biologicos, psicologicos, socio-economicos, culturales, eticos y religiosos/ espirituales (8). Por tanto, su abordaje requiere un enfoque integral que trascienda la valoracion de riesgos fisicos y que incluya el impacto de su medio en sus pensamientos, actitudes y practicas. Durante este proceso, el adolescente apropia y recrea las caracteristicas y atributos de la historia social de su gente, se individualiza e independiza, transforma el entorno y el mundo que habita, a la vez que este lo transforma.

Los cambios integrales del adolescente incluyen logros cognitivos los cuales les permiten desarrollar operaciones formales a traves de procesos cada vez mas complejos. El pensamiento abstracto y la habilidad para medir las consecuencias de determinadas acciones son un aspecto clave de este proceso una vez que influyen en el nivel de riesgo asociado con el comportamiento sexual en esta etapa de la vida. El desarrollo sexual, la orientacion sexual y la consolidacion de la identidad sexual constituyen procesos de experimentacion y auto-descubrimiento, los cuales inician con las fantasias y la masturbacion. Estos comportamientos individuales son seguidos por actividades no coitales que pueden incluir experimentacion con el mismo sexo, masturbacion mutua y sexo oral previo al inicio del coito5. La valoracion integral de la sexualidad es una necesidad para la elaboracion de planes efectivos de promocion y prevencion en salud sexual y reproductiva. El erotismo hace parte de la sexualidad humana y a partir de alli es clave identificar factores de riesgo que puedan intervenirse a futuro

El estudio incluyo un numero representativo de estudiantes universitarios en similar proporcion a las dos facultades incluidas en el estudio y al genero esto demuestra un adecuado metodo de muestreo. En la Grafica 2 se muestra el desarrollo y la progresion de los diferentes eventos relevantes del continuum sexo-erotico de los estudiantes; el inicio de las sensaciones sexuales se presenta en promedio a los 9 anos; estas sensaciones pueden variar desde una caricia, un beso o un abrazo de aquella persona por la que hay un gusto especial, hasta el mismo coito. La masturbacion se inicia, en promedio, en la adolescencia media (14-15 anos) y dos anos despues inicia el coito. Es importante anotar como las instituciones que brindan educacion en primaria y secundaria tienen un papel fundamental en la prevencion de factores de riesgo, pues es durante la adolescencia inicial y media que se inicia un comportamiento sexual mas activo.

[GRAFICO 2 OMITIR]

Por la alta prevalencia de la masturbacion encontrada en este estudio (64.7%), es importante que los clinicos conozcan y aborden esta tematica como algo normal para los adolescentes, evitando generar sentimientos de culpa pacientes de este grupo etareo.

Al comparar la edad media de inicio del coito (16 anos; 15 en hombres y 17 en mujeres) con estudios de otros paises, encontramos pocas diferencias (6,12). En el estudio de Teva (6) realizado en Espana se reporto una edad media de inicio de relaciones sexuales de 14.8 anos en hombres y 15 anos en mujeres, observando una leve diferencia para las mujeres (17 en este estudio) sin mayor diferencia en relacion con los hombres. A pesar de que los participantes de este grupo constituyen un grupo privilegiado academicamente, su parte instintiva tiene un valor importante en la sexualidad. Estos resultados contrastan con otros estudios en los cuales se informan edades de inicio de relaciones sexuales mas tardias en personas con un nivel educativo mas alto o con un nivel de inteligencia mayor (13). Por ej emplo, en la encuesta Nacional de Demografia y Salud del ano 2005 (14), la edad mediana de la primera relacion sexual para las mujeres de Cali de 20 a 24 anos fue de 17.5 anos, dato muy similar al obtenido en el presente estudio. Sin embargo, el dato reportado en la ENDS para muj eres entre 20 y 24 anos con educacion superior fue un inicio de relaciones sexuales a los 19 anos; dos anos mas que el reportado en esta investigacion. En Cali, en la Comuna 18, en poblacion escolarizada de bachillerato, no universitaria, se encontro inicio de las relaciones sexuales en los hombres a los 12.4 anos y en las mujeres a los 14 anos (9). En otro estudio realizado en la ciudad de Santa Marta con estudiantes de Medicina (15), se informo una edad de inicio de relaciones sexuales de 16 anos, la cual coincide con el presente estudio.

En cuanto al tipo de relaciones sexuales, se observo como las mujeres jovenes practicaban mas el fellatio que las adolescentes. Esto podria corresponder al rechazo inicial que las adolescentes pueden tener en relacion con este tipo de practicas y al desarrollo de una sexualidad mas libre e informada en las jovenes.

Un hallazgo importante y de alerta es el numero de parejas sexuales que los estudiantes reportaron: 42.3% manifesto haber tenido 2 a 5 parejas sexuales, teniendo en cuenta la edad media de 20 anos y el inicio de relaciones sexuales en promedio a los 16 anos; estos adolescentes han tenido por lo menos una pareja sexual al ano. Este dato llama la atencion sobre dos situaciones particulares: las relaciones extra pareja (35.5% en este estudio) y la monogamia seriada. Esta ultima es una interesante tendencia social que contribuye a los riesgos sexuales en esta poblacion y consiste en tener relaciones de corta duracion con una parej a, cambiando de pareja con frecuencia. Asi, aunque los adolescentes pueden ser monogamos, lo cual puede ser interpretado como una relacion de bajo riesgo, ellos (as) incrementan el numero de parejas con el tiempo y tienen mayor riesgo en su sexualidad y mas infecciones de transmision sexual (7). Los hombres tienen mayor numero de parejas sexuales que las mujeres (8.3 vs. 5.4 respectivamente, p=0.005). En la situacion encontrada del porcentaj e de estudiantes con numero de coitos mensuales con frecuencias hasta de 70 por mes, no obstante el porcentaj e es de 2.9% (aparentemente baj o) es una cifra que debe llamar la atencion, por la realidad social y el mercadeo sexual que se realiza con adolescentes y jovenes colegiales y universitarios en el llamado <<mercado de las personas prepago>> que se realiza con hombres y mujeres (16,17).

El 2.5% refirio percibirse como bisexual, 1.4% se percibio como homosexual. Este porcentaje es similar a otro estudio que reporta que entre 2% y 4.5% de estudiantes de educacion superior se identifican como gays, lesbianas o bisexuales (18). Esta informacion contrasta con el hecho que 14.7% de los hombres y 10.8% de las mujeres reportaron haber tenido contacto fisico sexual con personas de su mismo sexo. Esta diferencia puede explicarse por el hecho de que en la adolescencia, en busqueda de la definicion de su orientacion sexual, las personas pueden tener este tipo de relaciones sin que necesariamente se consideren homo o bisexuales; en la actualidad la presion mediatica y social propicia estas actividades. Sin embargo, 20.7% reporto que estas relaciones se presentaron antes de los 10 anos, lo cual sugiere que este porcentaje puede corresponder a abuso sexual. Money (19) en su explicacion sobre el desplazamiento de las parafilias que tienen su genesis en la infancia senala al exhibicionismo y al voyeurismo como ejemplos; estas practicas son frecuentes en el abuso sexual infantil, por lo cual se considera otro factor de riesgo a intervenir preventivamente, para el alcance de la sexualidad placentera y saludable. Al evaluar la consistencia de otras preguntas, se encuentra coherencia al encontrar que 2-5% se percibio como bisexual y 2.3% refiere preferir el contacto sexual con personas de su mismo sexo y del sexo opuesto; sin embargo, al evaluar otro aspecto, 1.4% se percibio como homosexual, cuando 3.6% refirieron preferir el contacto sexual con personas del mismo sexo que con las del sexo opuesto. Este ultimo contraste puede estar relacionado con la consolidacion de la orientacion sexual durante la adolescencia final, las dudas que se pueden originar al respecto, la presion social y la definicion que tengan estos estudiantes sobre la homosexualidad. Al respecto, es indispensable generar puntos de encuentro en la universidad para orientar a los adolescentes y jovenes con orientacion homo, bi sexual o transgenero y evitar la discriminacion, disminuyendo los riesgos psicosociales a los cuales se enfrentan tales como depresion, ideacion e intentos suicidas, rechazo familiar, victimizacion y crimenes de odio, abuso de sustancias y trastornos de alimentacion (20).

Segun la National Survey of Family Growth en Estados Unidos, 4.5% de los adolescentes y 10.6% de las adolescentes entre 15 y 19 anos reportaron haber tenido experiencias sexuales con personas de su mismo sexo. Es llamativo como en este estudio se informo un porcentaje mayor para este tipo de experiencias en los hombres (15.1%) y un porcentaje similar para mujeres (111%) (21). Esto puede relacionarse con factores culturales y sociales.

En relacion con el sexo, se encontro que los hombres tenian mayores comportamientos de riesgo en comparacion con las mujeres: edad de inicio mas temprana, mayor numero de parej as, mayor frecuencia de relaciones extra parej a. Estas particularidades para hombres y mujeres deben orientar a los profesionales de salud en relacion con la elaboracion de programas en salud sexual diferenciales en cuanto al sexo. En cuanto al placer y disfrute sexual los hombres describieron mayor disfrute sexual con mayor porcentaje en los orgasmos por masturbacion o coito; las mujeres fingian mas los orgasmos; estos hallazgos reflejan los mitos y tabues existentes aun en adolescentes y jovenes, no obstante su nivel universitario, correlacionados estrechamente con las presiones y el influjo de la sociedad patriarcal, la tradicion y el oscurantismo alrededor de la sexualidad.

Las Guias Preventivas para Adolescentes (GAPS) de la American Medical Association recomiendan realizar consejeria anual para los adolescentes sobre comportamiento sexual responsable (22). Los profesionales de atencion primaria deben optimizar la consulta como una oportunidad para educar a los pacientes adolescentes y jovenes acerca de su sexualidad, teniendo en cuenta estas caracteristicas y riesgos distintivos en relacion con el sexo. Para algunos profesionales de la salud el hecho que el adolescente y/o el joven este cursando una carrera profesional, supone un conocimiento adecuado sobre la sexualidad y unas practicas coherentes, obviando el abordaje preventivo en esta area; sin embargo, en este estudio, el cual tiene en cuenta a una poblacion seleccionada de adolescentes quienes cursan programas universitarios de pregrado, se ha evidenciado que la formacion academica no necesariamente se relaciona con un comportamiento sexual responsable y no se demostro que los estudiantes del area de la salud tuvieran comportamientos menos riesgosos, en relacion con los estudiantes de la Facultad de Administracion.

Teniendo en cuenta que de la constelacion de fuerzas que influyen en los comportamientos de riesgo de los adolescentes, el mas importante es el contexto social en el cual el adolescente se desenvuelve (23,24), la universidad debe propender por promover a traves de programas adecuados, la salud sexual de los estudiantes, previniendo los importantes factores de riesgo que los adolescentes yjovenes presentan. De igual forma, la conectividad de la familia con las instituciones educativas se ha mostrado como un factor protector en salud sexual (25-27), por ello se debe realizar un analisis al interior de cada entidad de educacion para evaluar en que medida se puede fortalecer la relacion familia-universidad y mediar en la relacion familia-estudiante, en aras del fortalecimiento de los factores protectores.

Una limitacion de la investigacion fue no haber incluido variables como consumo de drogas, tabaco o alcohol, y autoestima las cuales estan reportadas como importantes factores de riesgo en salud sexual (28,29).

AGRADECIMIENTOS

Las autoras agradecen a Alexander Agudelo, estudiante de la Maestria en Administracion en Salud, por su colaboracion en la aplicacion de las encuestas y su apoyo durante el estudio. De igual manera al doctor Alberto Alzate y al ingeniero Ramiro Munoz quienes ofrecieron su orientacion para el analisis estadistico de los resultados.

Conflicto de intereses. Las autoras declaran que no tenemos conflictos de intereses ni con la institucion ni con la investigacion que se publica.

Recibido para publicacion septiembre 16, 2010 Aceptado para publicacion noviembre 23, 2010

REFERENCIAS

(1.) Ministerio de la Proteccion Social, Fondo de Poblacion de las Naciones Unidas (UNFPA), Colombia. Servicios amigables en salud para adolescentes y jovenes. Un modelo para adecuar las respuestas de los servicios de salud a las necesidades de adolescentes yjovenes de Colombia. Bogota: Ministerio de la Proteccion Social, UNFPA; 2007. p. 17-9.

(2.) Caballero A, Arrieta K, Gonzalez F. Comportamiento sexual y factores asociados en estudiantes de odontologia. .Rev Clin MedFam. 2010; 3: 65-70.

(3.) Castaneda O, Geronimo N, Reyes Y, Segura O, Moron L. Conocimientos, actitudes y practicas en salud sexual y reproductiva en Yopal, Casanare, Colombia, 2009. Invest Andina. 2009; 11: 31-48.

(4.) Alonso L, Perez M, Alcala G, Lubo A, Consuegra A. Comportamientos de riesgo para la salud en estudiantes colombianos recien ingresados a una universidad privada en Barranquilla (Colombia). Salud Uninorte. 2007; 24: 235-47.

(5.) Feldmann J, Middleman A. Adolescent sexuality and sexual behavior. Curr Opin Obstet Gynecol. 2002; 14: 489-93.

(6.) Teva I, Paz Bermudez M, Buela-Casal G. Characteristics of sexual behavior in Spanish adolescents. SpanJPsychol. 2009; 12: 471-84.

(7.) Shafii T. The adolescent sexual health visit. Obstet Gynecol Clin North Am. 2009; 36: 99-117.

(8.) Pan American Health Organization, World Health Organization. Promotion of sexual health recommendations for action. Guatemala: PAHO, WHO; 2000. p. 6-7.

(9.) Arias L, Ceballos J. No solo el amor te salva. Cali: Universidad del Valle, Fundacion WK Kellogg y Centro Colaborador en SSR, OMS-UV; 2003. p. 297.

(10.) Money J. Gendermaps, social constructionism, feminismo and sexosophical history. New York: The Continuum Publishing Co; 1995. p. 96-97.

(11.) Sitsen JMA (Ed). The pharmacology and endocriology of sexual function.Vol VI. In: Handbook of sexology. Amsterdam: Elsevier; 1988.

(12.) Manlove J, Ryan S, Franzetta K. Patterns of contraceptive use within teenagers' first sexual. Perspect Sex Reprod Health. 2003; 35: 246-55.

(13.) Halpern CT, Joyner K, Udry JR. Smart teens don't have sex (or kiss much either). J Adolesc Health. 2000; 26: 213-25.

(14.) Profamilia. Encuesta Nacional de Demografia y Salud (ENDS) 2005. Bogota: Profamilia; 2005.

(15.) Ceballos G, Campo A, Lafaurie J, Arroyabe J. Relaciones sexuales en estudiantes de un programa de medicina de la ciudad de Santa Marta (Colombia). Rev Facult Cien Salud. 2006; 3: 110-14.

(16.) G. Ale (seudonimo), Boham K. Diario de una prepago adolescente. Bogota: Ediciones GNR; 2009.

(17.) Arango, M. La prostitucion universitaria: Las prepagos. Trabajo de grado. Medellin: Universidad Pontificia Bolivariana; 2006

(18.) Garofalo R, Katz E. Health care issues of gay and lesbian youth. Curr Opin Pediatr. 2001; 13: 298-302.

(19.) Money J. Love and love sickness: The science of sex, gender difference, and pair bonding. Baltimore: The John Hopkins University Press; 1981. p. 151-4.

(20.) Sison AC. Deconstructing adolescent same-sex attraction and sexual behavior in the twenty-first century: perspectives for the clinician. Prim Care. 2007; 34: 293-304.

(21.) Mosher W, Chandra A, Jones J. Sexual behavior and selected health measures: men and women 15-44 years of age, United States, 2002. No 362. Advance data from vital and health statistics. Atlanta: Centers for Disease Control and Prevention; 2005.

(22.) American Medical Association. Guidelines for adolescent preventive services (GAPS). Recommendations. Chicago: American Medical Association; 1997.

(23.) Reesnick MD, Bearman PS, Blum RW, Bauman KE, Harris KM, Jones J, etal. Protecting adolescents from harm. Findings from the National Longitudinal Study on Adolescent Health. JAMA. 1997; 278: 823-32.

(24.) Halpern CT, Udry JR, Suchindran C. Testosterone predicts initiation of coitus in adolescent females. Psychosom Med. 1997; 59: 161-71.

(25.) Ohene SA, Ireland M, Blum RW. Sexually-inexperienced Caribbean youth correlates of delayed sexual debut. Adolesc Fam Health. 2004, 3: 177-84.

(26.) Maharaj R, Nunes P, Renwick S. Health risk behaviours among adolescents in the English-speaking Caribbean: a review. Child Adolesc Psychiatry Ment Health. 2009; 3: 10.

(27.) Lederman R, Chan W, Roberts-Gray C. Parent-Adolescent Relationship Education (PARE). Program delivery to reduce risks for adolescent pregnancy and STDs. Behav Med. 2008; 33: 137-43.

(28.) Caminis A, Henrich C, Ruchkin V, Schwab-Stone M, Martin A. Psychosocial predictors of sexual initiation and high-risk sexual behaviors in early adolescence. Child Adolesc Psychiatry Ment Health. 2007; 1: 14.

(29.) Garriguet D. Early sexual intercourse. Health Rep. 2005; 16: 9-18.

* Investigacion desarrollada por el Grupo de Salud Sexual y Reproductiva de la Universidad del Valle (Categoria A de Colciencias) del Centro Colaborador en Reproduccion Humana OMS y financiada por la Universidad del Valle.

Liliana Arias, MD [1], Martha Lucia Vasquez, PhD [2], Eliana Patricia Duenas, MD [3], Lina Maria Garcia, OD [4], Elsa Lucia Tejada, MD [5]

[1.] Profesora Titular, Departamento de Medicina Familiar, Facultad de Salud, Universidad del Valle, Cali, Colombia. e-mail: lilac@larcas.com

[2.] Profesora Titular, Escuela de Enfermeria, Facultad de Salud, Universidad del Valle, Cali, Colombia. e-mail: maluvasq@gmail.com

[3.] Profesora Auxiliar, Departamento de Medicina Familiar, Escuela de Medicina, Facultad de Salud, Universidad del Valle, Cali, Colombia. e-mail: picsal01@yahoo.com

[4.] Profesora Asistente, Escuela de Odontologia, Facultad de Salud, Universidad del Valle, Cali, Colombia. e-mail: linmarga@yahoo.com

[5.] Medica, Servicio Medico Universitario, Bienestar Universitario, Universidad del Valle, Cali, Colombia. e-mail: elsalucia31@hotmail.com
COPYRIGHT 2011 Facultad de Salud-Universidad de Valle
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Arias, Liliana; Vasquez, Martha Lucia; Duenas, Eliana Patricia; Garcia, Lina Maria; Tejada, Elsa Luc
Publication:Colombia Medica
Date:Jul 1, 2011
Words:6036
Previous Article:Prevalencia de desercion escolar en embarazadas adolescentes de instituciones educativas oficiales del Valle del Cauca, Colombia, 2006.
Next Article:Intervencion educativa para la prevencion de enfermedades diarreicas en el barrio Mano de Dios, Sincelejo, Colombia: una experiencia exitosa.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters