Printer Friendly

Comparative study between the expectations attributed and the attitude of the family in an educational space in under 7s school football/ESTUDIO DESCRIPTIVO SOBRE LAS EXPECTATIVAS Y ACTITUDES DE LOS FAMILIARES EN UN ESCENARIO EDUCATIVO DE FUTBOL PREBENJAMIN ESCOLAR/Estudo descritivo sobre as expectativas e atitudes dos membros da familia em um ambiente educacional de futebol em escola....

INTRODUCION

En la realidad social del futbol prebenjamin, se parte desde el axioma de que los diferentes agentes implicados poseen un interes comun sobre la formacion integral del protagonista del escenario, el nino. Numerosas son las virtudes y valores descritos que se atribuyen a la practica deportiva: el valor de la amistad, el autoconcepto, autoestima, civismo, competitividad, autosuperacion personal, autodisciplina, responsabilidad, honestidad, cooperacion, deportividad, (Ruiz y Cabrera, 2004; Valdemoros, 2010; Ruiz, 2014; Monjes, Ponce y Gea, 2015).

Asimismo, se ha comprobado como la educacion deportiva tiene impacto positivo sobre el desarrollo de la educacion emocional, especialmente la asertividad. Si bien, se llama la atencion sobre la importancia que posee el adulto para poner en juego las estrategias pedagogicas pertinentes para aprovechar las oportunidades formativas que ofrece el deporte (Garcia-Lopez y Gutierrez, 2015).

En el caso del futbol prebenjamin, se ha comprobado la incidencia positiva sobre el autonomia responsable, el respeto, la prosocialidad y el nivel de satisfaccion-diversion (Veroz, Yague y Tabernero, 2015).

Sin embargo, autores como Torres y Torres (2008) indican que valores como salud, recreacion o fomento de la autonomia en el deporte escolar son meramente una utopia deseable. Monjas, Ponce y Gea (2015) consideran que la mera practica deportiva, de ningun modo, favorece el desarrollo de valores, sino que se deber trabajar de forma intencionada en esa direccion, por lo que se deben repensar ciertas modalidades deportivas hacia el desarrollo de competiciones formativas. Mas alla, Calzada (2004) senala que los intentos por tratar de educar a traves del deporte se ven limitados por intereses y estructuras deportivas y politicas, por lo que las intenciones educativas se ven frustradas en la practica.

En esta controversia sobre los valores que el deporte ofrece y el verdadero aprendizaje que obtiene el que lo practica, Ruz y Cabrera (2004: 16) concluyen que "no solo la practica lo garantiza; debe existir una intencionalidad y organizacion a tal efecto", por lo que la sensibilidad educativa del entorno adulto que envuelve el futbol prebenjamin se erige como aspecto capital a la hora de optimizar el potencial formativo que el deporte ofrece. El deporte por si mismo no garantiza la emergencia de los valores aprioristicos que se le atribuyen (Montero, 2013).

Existen estudios que constatan como el esfuerzo por el desarrollo de estrategias que promocionan los valores que facilita el deporte en edad escolar, mediante programas de intervencion, desembocan en una inherente capitalizacion por parte de quien los practica (Garcia-Calvo, Sanchez-Oliva, SanchezMiguel, Leo e Amado, 2012; Fuller, Percy, Bruening e Cotrufo, 2013; Jimenez, LopezPastor e Manrique, 2014; Ruiz, Ponce de Leon, Sanz e Valdemoros, 2015; Veroz, Yague y Tabernero, 2015).

Estas investigaciones subrayan el importante papel que desempenan los adultos que socioconstruyen el escenario socioeducativo para el nino. Asimismo, Abos, Sevil, Sanz, Aibar y Garcia (2015) concluyen que en la evaluacion del impacto de las acciones educativas la figura del formador se erige como agente determinante en las consecuencias sobre el educando.

En este estudio, la importancia del adulto se extrapola a los familiares, ya que la permeabilidad inherente que la naturaleza del futbol prebenjamin ofrece al adulto facilita que los familiares se conviertan en actores activos e implicados en la formacion deportiva de sus ninos (Merino, Sabiron y Arraiz, 2015).

A la promocion de los valores deportivos en el futbol se han confrontado ciertos estudios que evidencian la emergencia de comportamientos controvertidos como la realizacion de faltas antideportivas para obtener ventaja del juego, la prioridad de la victoria sobre otros valores como el companerismo, la disminucion de conductas prosociales y aumento del juego duro y la antideportividad cuando la competicion aflora (Knight e Kagen, 1977; Goodger y Jackson, 1985; Dubois, 1990; Cruz et al., 1996).

Esta realidad no es ajena a nadie. Multitud de familiares de acumulan en torno a los partidos de futbol de los ninos (Castejon, 2008).

Con el devenir de la competicion se suceden solidariamente situaciones en la que las familias son parte implicada: evaluaciones concurrentes a los ninos, instrucciones, reprimendas, castigos o felicitaciones (Merino, Arraiz y Sabiron, 2015) que pueden desencadenar momentos de desentendimiento entre los implicados y generando aprendizajes que confrontan con los apriorismos atribuidos al futbol escolar.

La violencia en el futbol escolar es un foco de interes e investigacion. Saenz (2010) pone de manifiesto el creciente interes de la comunidad cientifica por la violencia y la agresividad en el futbol. Se trata de una lacra a la que se trata de poner remedio y en la que los familiares adultos son implicados activos; de hecho, la mayor incidencia de comportamientos agresivos en la categoria cadete (14-15 anos) no violentos en el futbol base derivan de los padres y espectadores (Gimeno, Saenz, Arino y Aznar, 2007).

Asi pues, comprender y reflexionar sobre el comportamiento adulto, puede vislumbrar en cierto modo el aprendizaje que el nino desarrolla en el futbol base. Toral, Vicente y Garcia (2004) advierte que estas situaciones pueden suponer una mala experiencia al nino, que puede desembocar en aprendizajes indeseables o, incluso, el abandono de la practica futbolistica.

Cara, Pernia y Utrilla (2014) consideran que las ocasiones en las que los padres evidencian un comportamiento inadecuado, vertiendo insultos y menosprecios hacia el arbitro son minoritarias; sin embargo, definen y caricaturizan el futbol de ninos. Entienden que se debe tratar de extinguir, ya que aportan una mala imagen al club, dan un mal ejemplo a los jugadores y legitiman la imitacion de ciertos comportamientos.

Sin embargo, Torregrosa y Cruz (2009) senalan que el estudio del comportamiento del aficionado ha estado muy centrado en la violencia y revalorizan la figura del aficionado entusiasta del futbol, quien se compromete en mayor medida con los valores positivos del futbol.

El entorno adulto en el futbol tiene particularidades y se caracteriza por la concurrencia de ilusiones, expectativas y emociones depositadas, tal es asi que Cachan y Fernandez (1998) hablan que el futbol tiene ciertos paralelismos con una religion en tanto que lugar que sirve como valvula de escape y eliminacion de tensiones.

No obstante, se ha de tener en cuenta que los problemas interpersonales en el entorno pueden traducirse en un descenso de los niveles de hope, tales como: ninos con problemas familiares, entornos donde ha habido violencia interpersonal, etc. Por el contrario, para favorecer el hope se ha de ayudar a los ninos a alcanzar: uno, metas adecuadas a la naturaleza del nino y, dos, favorecer la creacion de sus propias pathways thinking, sus propias sendas de pensamiento (Lopez et al., 2009) En definitiva, se revaloriza el entorno adulto como mediador de la formacion del nino.

Bourdieu (1997) revaloriza la importancia de unas expectativas compartidas por los participantes de un mismo campo deportivo. La convergencia sobre ellas facilitas la capitalizacion de los habitus de forma intencionada en tanto que escenario socioeducativo. Sin embargo, la falta de unidad sobre las expectativas que los familiares de un mismo equipo atribuyen al futbol que practican sus ninos puede acarrear que el aprendizaje que se promueve quede inconexo o sea colateral sobre las bienintencionadas pretensiones iniciales.

Se ha estudiado como las expectativas familiares influyen decisivamente en la formacion de la persona en edad escolar, de forma que quienes perciben unos padres con altas expectativas se muestra mas confiadas que quienes perciben expectativas mas bajas (Colins y Barber, 2005), confluentes con el clasico estudio sobre el efecto Pigmaleon que subraya el poder de las expectativas sobre el rendimiento de las personas (Rosenthal & Jacobson, 1980).

Al respecto, Montero (2013: 338) revindica que es "necesario fomentar un conocimiento y acercamiento reciproco de las expectativas y posibilidades" a fin de ofrecer una educacion controlada e intencionada. Asimismo, advierte que las expectativas pueden estar bien definidas por la Liga de Futbol Profesional, con implicacion directa sobre el nino en formacion dado que es escaso el porcentaje de posibilidad de exito. Asi pues, resulta pertinente indagar sobre las expectativas familiares en el futbol prebenjamin.

En los deportes de equipo, la disciplina se erige como un eje vertebrador sobre el que se constituye la identidad de un equipo: el bien comun esta sobre el personal.

Existen numerosos manuales de entrenamiento en futbol base que precisan de una disciplina grupal para llevarse a cabo (Sans y Frattarola, 1999; Arda y Casal, 2007) Sin embargo, Fraile (2004:18) advierte que la preocupacion por fomentar un tipo de practica deportiva en la que prime la disciplina y la obediencia implica "la perdida de autonomia y capacidad para la toma de decisiones entre los escolares".

Esto va mas alla de la participacion del nino en el juego donde se han de acatar unas normas y una estrategia, se amplia al comportamiento de los familiares, aficionados y formadores. Es frecuente que los clubes de futbol prebenjamin constituyan un reglamento de regimen interno que regule una disciplina. Este estudio indaga sobre el interes que para el familiar tiene la disciplina que se promueve en el futbol prebenjamin.

Asi, este estudio tiene por objetivo contrastar las expectativas atribuidas al futbol prebenjamin por los familiares con las actitudes evidenciadas durante los momentos en los que la competicion aflora en el deporte escolar, indagando sobre la presencia familiar en los partidos, el significado que se le atribuye y el sentido que se le da a la disciplina deportiva.

METODOLOGIA

Participantes

En el estudio participan ocho equipos de futbol sala prebenjamin de La Rioja, comunidad autonoma de Espana, de primer y segundo ano, un total de 80 jugadores (cuatro chicas y 76 chicos) y las familias que frecuentemente acuden a acompanar a sus ninos en los partidos de futbol. En la realizacion del cuestionario participan 134 familiares adultos (63 mujeres y 71 hombres) que asisten con asiduidad a los paridos.

La seleccion de los equipos es producto de la reflexividad de un muestreo teorico que abarcase el espectro de particularidades de los equipos y se tuvieron en cuenta tres criterios: naturaleza del club deportivo (club deportivo o colegio), localidad (rural o urbano) y categoria en la que participa (nivel competitivo, regulado por la organizacion: A, B o C, en orden decreciente).

Se seleccionan 8ocho equipos de un total de 118 equipos participantes en La Rioja, Espana, por lo que, en coherencia con el diseno, no se persigue la representatividad, sino la transferibilidad y utilidad del estudio en la practica educativa.

Diseno

Se lleva a cabo un estudio de caso descriptivo (Sabiron, 2006), que utiliza la observacion participante como estrategia metodologica que orienta el trabajo de campo (Lapassade, 2001) combinado con el uso del dato cualitativo en la imagen (Banks, 2010), con expresa autorizacion para su difusion y el cuestionario ad hoc, que estimula la expresion de la perspectiva del nativo en sus propios terminos y con apertura a la explicitacion de sus propias estimaciones (Estebaranz, 1991).

Se tienen presentes las consideraciones eticas mediante el anonimato en el trabajo de campo y el consentimiento informado de los adultos y los Juegos Deportivos de La Rioja, Espana, quien organiza la competicion, asi como las consideraciones eticas en la investigacion con personas.

Instrumentos

Para llevar a cabo la investigacion se utilizaron varios instrumentos para el registro:

a. Un diario de campo en el que iba recogiendo manualmente cada una de los dialogos intencionados y las triangulaciones con los nativos. Una agil libreta de 10 x 15 cm. y unas 100 paginas.

b. Una camara fotografica Olympus FE300 con la que se realizaron fotografias de algunos de algunos de los fenomenos relevantes acontecidos en el escenario.

Un cuestionario ad hoc que se construye desde el analisis concurrente de resultados emergentes del trabajo de campo. Una parte del cuestionario es de respuesta multiple (hasta 3 opciones) y la posibilidad de anadir narrativamente una repuesta mas elaborada y otra parte a modo de escala Likert, de 1 a 5 en orden ascendente de conformidad con las expectativas sobre el futbol prebenjamin.

Procedimiento

Se tienen en cuenta las fases de la observacion participante de acceso, permanencia y salida del campo (Taylor y Bogdan, 1986).

El acceso se facilito desde la administracion publica encargada del futbol prebenjamin en La Rioja; posteriormente, se contacto con los clubes seleccionados para llevar a cabo el trabajo de campo quienes se prestaron a la colaboracion tras haber sido debidamente informados del plan de investigacion. Una vez adquirida la condicion de miembro en el escenario se iniciaron ciclos de restitucion al campo (Sabiron, 2006), en los que se suceden la recogida y analisis de los datos con la triangulacion, contraste y reorientacion del registro en colaboracion con el participante, siempre informado. Las imagenes comenzaron a tomarse una vez los participantes estaban habituados a la presencia del investigador e informados (Taylor y Bogdan, 1986).

El trabajo de campo se desarrolla en sesiones de observacion durante 106 partidos de futbol prebenjamin de una duracion de 40 minutos. En pertinencia con la imagen de escenario, se incluye en la sesion de observacion desde que los ninos acuden a la convocatoria. Por lo que las sesiones se prolonga alrededor de unos 90 minutos de media.

Por su parte, los cuestionarios se construyeron ad hoc como estrategia complementaria en el trabajo de campo para la profundizacion sobre la perspectiva de los familiares del nino que practica futbol prebenjamin.

Para su construccion se tuvieron en consideracion las premisas de Dykema, Elver, Cate y Stevenson (2010) y las fases especificas de implementacion de la estrategia propuestas por Garcia, Gonzalez y Ballesteros (2001), destacando la reflexividad derivada del contacto con el participante y la realizacion de dos estudios piloto.

Finalmente, la salida del campo atendio al criterio de saturacion teorica (Glaser & Strauss, 1967) como el punto en el que los datos emergentes comienzan a incluir dentro de las categorias ya existentes y aportan escasamente nuevas aprehensiones.

Analisis de los datos

El estudio toma como referencia el Metodo Comparativo Constante (Glaser y Strauss, 1967), que implican procesos ciclicos de recogida y analisis de datos (registro--analisis--reorientacion del registro--reestructuracion del analisis). Por lo tanto, el analisis de datos sigue un proceso no lineal donde prima la reflexividad, el contraste y la reorientacion (Sabiron, 2006).

Para llevar a cabo el analisis de los datos cualitativos, registro narrativo de la observacion participante y el dato en la imagen, se utilizo el software especifico de investigacion cualitativa NVivo 11, que permite la categorizacion de los datos y la creacion de una relacion de dependencia entre las mismas (Guba y Lincoln, 1994).

Por su parte, para el analisis que se desprenden del cuestionario, el estudio se vale del software de analisis de datos cuantitativos Excel 2013 para el estudio descriptivo y SPSS 15 para un analisis de correlaciones variadas.

RESULTADOS

Los resultados del estudio se abordan desde tres perspectivas deliberadas a fin de indagar sobre las expectativas y actitudes familiares en partidos de futbol prebenjamin de sus nunos. En primer lugar, se analiza la presencia familiar en los partidos en comparativa con la presencia en el colegio; en segundo, se abordan las expectativas atribuidas al escenario y, por ultimo, el sentido que se le da familiarmente a la disciplina deportiva. Las actitudes sirven de contraste cualitativo a los datos descriptivos.

Presencia

La presencia familiar de aborda cuantitativamente a traves de los cuestionarios que familiarmente se cumplimentan sobre una muestra M=59, dado que algunos familiares de la muestra total se replicaban sobre un mismo nino, y se contrasta con la imagen de un polideportivo en dia de partido.

La Tabla 1 muestra como la presencia de los padres en la recogida del colegio de sus hijos (3.39% en solitario y 54.24% en acumulado junto a las madres) y asistencia a las reuniones con los tutores (0% y 40.68% en acumulado junto a las madres) contrasta con la masividad con la que padres asisten a presenciar los partidos de sus hijos (94.91% en el acumulado. Asimismo, se observa la presencia de varios miembros de la familia, ademas de padres y madres, que acuden a los partidos de futbol de sus ninos (62.71%).

En la figura 1 se muestra la imagen de un polideportivo durante el trascurso de un partido de futbol prebenjamin en el que se acumulan familiares de los ninos que participan en un torneo, jugadores, organizadores y allegados.

Las familias han de organizar sus tiempos y las dinamicas familiares para acudir a los partidos de futbol del nino, que se desarrollan en dias no laborables. La inversion de esfuerzos e ilusiones de las familias es alta.

Una madre me explica las virguerias que tiene que hacer para acudir al futbol de sus dos hijos, con la nina pequena "a cuestas". Indica que es una actividad que entretiene a sus hijos (Diario de Campo: 27 de diciembre de 2014). Un padre bromea con el observador que "podria escribir una tesis con las hermanas de los jugadores". Ciertamente, son muchas las personas de diferentes edades que se acumulan en el escenario a lo largo de toda una temporada y establecen una microsocializacion de grupo. (Diario de Campo: 22 de noviembre de 2014).

Expectativas

Para el estudio cuantitativo de las expectativas de los familiares se cumplimenta un cuestionario a modo de escala Likert sobre una muestra M=134: 34.33% son madres; 37.31%, padres; 14.93%, abuelos; 8.21%, hermanos mayores; 8.73%, tios y un solo participante de tutores legales y primos (0.75% respectivamente).

En la tabla 2 se comprueba como no existen diferencias significativas de relevancia a razon de sexo en las expectativas sobre la practica futbolistica del nino prebenjamin, mas alla de cierta correlacion entre los hombres y la atribucion circunstancial de que su nino practique futbol (r=.213; p<.005). Si correlaciona positiva y significativamente la expectativa de adherencia del nino al futbol a lo largo de su etapa formativa, con las ambiciones futbolisticas competitivas de llegar tan alto como sea posible en una carrera profesional (r=.638; p<.001).

Asimismo, se destaca la expectativa de compartir el futbol en un entorno de amistad (M=4.72; DT=.657) y la prioridad de los estudios sobre el futbol (M=4.08; DT=1.157) sobre ambiciones de indole competitiva como el deseo de que el nino progrese hacia categorias de futbol superiores (M=3.11; DT=1.266) y la ambicion de que el nino llegue competitivamente tan alto como sea capaz (M=3.39; 1.439).

Como se observa en la figura 2, cuando la competicion del nino puede generar que las emociones afloren, que invaden el escenario y los familiares. Los momentos de celebracion se acompanan de optimismo y las dificultades en la competicion con cierta descarga emocional. En el collage, se contrasta imagenes de celebracion grupal derivadas del buen quehacer del equipo, con momentos de tension derivado de un mal resultado.

De hecho, en multitud de ocasiones los propios familiares son conscientes que su comportamiento en el partido no es el que ellos mismos desean para sus ninos, por lo que dejan de lado los valores que desean promover para realizar evaluaciones sobre su rendimiento en el terreno de juego.

Una madre me comenta en tono jocoso: "no apuntes todo esto, !eh Psico!" a sabiendas de que a falta de poco tiempo para el final y con el resultado muy ajustado comentan cosas a sus hijos que en otro momento han desaprobado para otros padres, como: "Le voy a descocotar". (Diario de Campo: 22 de diciembre de 2014).

Mas alla, existen situaciones, en las que el comportamiento de los familiares y aficionados deriva en fuertes discusiones que provienen de situaciones estrictamente competitivas, cuando dos equipos de futbol disputan por la victoria en un torneo. Las discusiones son asimiladas por algun nino, que replica el comportamiento adulto.

Un familiar grita violentamente desde la grada dirigido a los ninos cuando hacen una falta:

"!Ya vale ya, ya vale ya!, !guarros!". Progresivamente, el encuentro de futbol se convierte en una disputa entre los aficionados de uno y otro equipo que recriminan la falta de deportividad del rival. La discusion se traduce en tangana en el terreno de juego en la que participan aficionados, formadores y organizadores. Unos jugadores de 7 anos replican a los adultos e insultan a los rivales: "Malos!", "!Cerdos!". (Diario de Campo: 27 de diciembre de 2014).

Disciplina

Para abordar el sentido que se le da a la disciplina, la misma muestra que en Expectativas cumplimenta un cuestionario de eleccion multiple desprendiendose los resultados que se muestran en la tabla 3. Se evidencia que las familias valoran que el futbol ayuda a sus ninos a ganar y a perder como un aspecto nuclear (79.85%). Asimismo, un 47.76% de los encuestados valoran que se deban ajustar a unas normas de comportamiento. Por el contrario, tan solo un 7.46% pone de relieve el interes por aprender a acatar ordenes y un 26.12% el respeto a una autoridad.

En contraste a la revalorizacion del Saber ganar y perder, el adulto, en ocasiones, busca la reinterpretacion interesada de la normativa en beneficio resultadista del equipo de su hijo.

En un partido en el que se enfrentan dos equipos que participan en la investigacion, al finalizar el encuentro hacen dos reflexiones sobre el resultado conmigo: de una parte, unos familiares me comentan que empataron teniendo en cuenta los cuartos; de la otra, alardean de haber ganado 6 goles a 4. Ambos entornos adultos utilizan ventajistamente una normativa obsoleta en ambos casos. (Diario de Campo: 27 de enero de 2015).

La autoridad en el escenario socioeducativo no formal es ejercida por el adulto, generalmente el formador, a quien se demanda respeto y sumision para acatar ordenes. El prescribe la estrategia y el estilo de juego y tiene la potestad para castigar.

Un padre de un nino responde a su hijo cuando le pregunta si puede jugar libremente: "Lo que diga el entrenador...".

Un entrenador cambia a su portero porque ha fallado en varias ocasiones, el jugador se derrumba y comienza a llorar. Los padres me comentan que respetan la decision del entrenador, aunque tienen una opinion propia sobre la situacion. (Diario de Campo: 14 de marzo de 2015).

Sin embargo, la figura del arbitro es constantemente susceptible de critica o enjuiciamiento, tanto que el propio nino replica ciertos comentarios.

Un padre reniega con otros familiares: "Joer, con el arbitro este".

Una madre replica: "Tiene que ser su hija porque no se le puede tocar a la nina." (Diario de Campo: 21 de febrero de 2015). Un nino comenta al arbitro, que no le oye: "!Ponte gafas!". (Diario de Campo: 24 de febrero de 2015).

DISCUSION

Torres y Torres (2008) senalaban que la capitalizacion de los valores aprioristicamente atribuidos al deporte--amistad, autoestima, civismo, deportividad, etc.--(Ruiz y Cabrera, 2004; Valdemoros, 2010; Ruiz, 2014; Monjes, Ponce y Gea, 2015) eran mas bien una "utopia deseable".

En este sentido, se observa como el doble discurso entre la idealizacion del deporte y la instruccion competitiva que se le da al nino en los partidos forma parte del juego que se ofrece en el campo, del aprendizaje que se favorece. Por lo tanto, ambos discursos, el educativo o idealizador y el competitivo o el de la "victoria" lejos de ser antagonicos forman parte inherente de un mismo escenario: dos ejes vertebradores de una misma realidad, desde donde cada nino emprende su senda de aprendizaje.

Los resultados avalan la caricaturizacion que Castejon (2008) hace sobre el deporte-centrismo que existe en el futbol prebenjamin donde gran cantidad de familiares se acumulan en los campos de futbol para ver a sus ninos. El futbol prebenjamin se erige como un punto de encuentro familiar y va mas alla de la formacion deportiva del nino: en este estudio se replica que sirve de elemento socializador para el adulto (Merino, Arraiz y Sabiron, 2015).

Colins y Barber (2005) demuestran como las expectativas altas poseen una incidencia positiva en la confianza del escolar que practica deporte. En este estudio, se muestra como las aspiraciones familiares de que el nino practique futbol en categorias superiores se correlaciona con expectativas competitivas de que el jugador alcance metas deportivas.

No se ha indagado sobre el impacto que este hecho tiene sobre el nino, pero investigaciones como la de Dubois (1990) o Cruz et al. (1996) advierten que en categorias de futbol de mas edad se ha comprobado como la primacia de la vitoria y el resultado desvirtuan muchos de los valores atribuidos al futbol prebenjamin, por lo que cabe esperar que aquellas familias que correlacionan en aspiraciones de desarrollo en el mundo del futbol y expectativas mas competitivas puedan apuntar en la direccion que senalan los autores. Aunque los resultados son compatibles, conviene profundizar sobre esta cuestion.

Aqui, la paradoja se da, nuevamente, entre las expectativas que el familiar atribuye al futbol escolar y su comportamiento in situ durante los partidos. Por un lado, considera que las oportunidades formativas que el futbol ofrece hacia la prosocialidad estan por encima del interes competitivo, como Veroz, Yague y Tabernero (2015) indican que se promueve; sin embargo, por el otro lado, en los momentos en los que mas emerge la competitividad, vease con un resultado ajustado, las emociones inundan al familiar que pierde de vista puntualmente el referente educativo para enjuiciar las situaciones del partido desde un punto de vista competitivo.

Por lo que se subraya que el deporte, por si mismo, no promueve los valores, pero si facilita oportunidades formativas que han de ser aprovechadas por el entorno adulto desde el referente educativo (Ruz y Cabrera, 2004; Montero, 2013).

De los resultados se desprende igualmente la necesidad de intervenir sobre la violencia en el futbol escolar, especialmente atendiendo a los comportamientos que se promueven desde el entorno adulto mediante su ejemplo (Gimeno, Saenz, Arino y Aznar, 2007; Saenz, 2010; Cara Pernia y Utrilla, 2014).

Se trata de una lacra dentro de un entorno socioeducativo con un potencial formativo muy grande. En este sentido, el estudio ofrece un contrapunto optimista: la propia percepcion del familiar, que evidencia ser consciente de que con sus comportamientos puede incitar a una violencia que no desea para sus ninos.

Ademas, no existen diferencias significativas en las expectativas segun el sexo, en oposicion a mitos que describen al hombre mas competitivo que la mujer; si bien, llama la atencion que la participacion femenina en la practica del futbol prebenjamin sea practicamente anecdotica en comparacion a la masculina, lo que da lugar a un escenario especialmente masculinizado que incita a indagar sobre los estereotipos de genero en este escenario en prospectiva.

En cualquier caso, el familiar ha de ser un complice, no alguien a vetar. Mediante la confluencia de expectativas familiares del entorno adulto (Montero, 2013) se ha de converger hacia las fortalezas de las propuestas deportivas que han demostrado empiricamente que desde el referente educativo es posible convertir en realidad la utopia deseable (Garcia-Calvo et al, 2012; Fuller et al., 2013; Jimenez, Lopez-Pastor Y Manrique, 2014; Ruiz, Ponce de Leon, Sanz y Valdemoros, 2015; Veroz, Yague Y Tabernero, 2015).

Otra de las paradojas emergentes en este estudio es la importancia que se le da al ganar y al perder por parte de los familiares, confrontando con el comportamiento evidenciado en los momentos de partido, donde se realiza una evaluacion eminentemente resultadista (Merino, Arraiz y Sabiron, 2015).

En la actualidad, La Rioja en categoria prebenjamin no cuenta con un registro del resultado de los partidos (Juegos Deportivos de La Rioja, 2014), lo que facilita que el entorno adulto busque de manera univoca la competicion por un resultado en ambientes que no estan organizados por la administracion, como los torneos, o el analisis ventajista del resultado segun mas convenga a los intereses del equipo: contabilizando el vencedor de los cuartos o de los goles.

Ademas, de los resultados del cuestionario se desprende que las familias no revalorizan especialmente la importancia de que sus ninos sepan acatar ordenes. Sin embargo, la propia estructura de los entrenamientos y calentamiento avaladas por manuales de entrenamiento (Sans Y Frattarola, 1999; Arda Y Casal, 2007) y la percepcion sobre la figura del entrenador, a quien se le concede la potestad para ejercer el castigo sobre aquel que no ajuste su comportamiento a las directrices establecidas por el adulto para el grupo, no es solidaria, ya que se demanda al nino que respete las instrucciones del adulto aun por encima de que no se valore de forma homogenea la misma situacion. Todo ello, como Fraile (2004) senala, puede ir en perjuicio del desarrollo de la autonomia del nino en formacion.

En definitiva, en este estudio se evidencia cierta disociacion entre las expectativas y significados que se atribuyen al futbol prebenjamin y las actitudes que el adulto manifiesta durante los partidos de futbol, especialmente en los momentos en los que mas aflora la competitividad. El adulto es parte indisociable del escenario socioeducativo, primer agente educativo del nino, por lo que es necesario contar con su complicidad en las propuestas de deporte escolar que revindican el referente educativo pues se evidencia su sensibilizacion hacia ello.

No se trata de criticar un comportamiento adulto indeseable, sino de entender en que situaciones se da para tratar de reajustar el deporte escolar a fin de aprovechar el enorme potencial formativo que posee.

Recebido para publicacao em 12/08/2016

Aceito em 06/11/2016

REFERENCIAS

[1]-Abos, A.; Sevil, J.; Sanz, M.; Aibar, A.; Garcia, L. Experiencias positivas en Educacion Fisica a traves de la intervencion docente en el contenido de futbol sala. Sportis Scientific Technical Journal. A Coruna. Vol. 1. Num. 5. p. 220-238. 2015.

[2]-Arda, T.; Casal, C. Futbol: Metodologia de la ensenanza del futbol. Barcelona: Paidotribo. 2007.

[3]-Banks, M. Los datos visuales en la investigacion cualitativa. Madrid: Morata. 2010. Bourdieu, P. Razones practicas. Sobre la teoria de la accion. Barcelona: Anagrama. 1997.

[4]-Cachan, R.; Fernandez, O. Deporte o religion: un analisis antropologico del futbol como fenomeno religioso. Apunts: Educacio Fisica i Esports. Barcelona. Vol. 52. p. 10-15. 1998.

[5]-Calzada, A. Deporte y Educacion. Revista de Educacion. Vol. 335. p. 45-60. 2004.

[6]-Cara, J., F.; Pernia, I.; Utrilla, M. Relaciones socio-afectivas entre jugadores, padres, entrenadores y arbitros en los campos de futbol base. E-motion. Revista de Educacion, Motricidad e Investigacion. Huelva. Vol. 2. p. 78-87. 2014.

[7]-Castejon, F. J. Deporte escolar y competicion. IN Hernandez, I.; Martinez, F. El deporte escolar en la sociedad contemporanea. Almeria. Universidad de Almeria. 2008.

[8]-Collins, K.; Barber, H. Female athletes' perceptions of parental influences. Journal of Sport Behavior. Alabama. Vol. 28. p. 295-314. 2005.

[9]-Cruz, J.; Capdevila, L.; Boixados, M.; Pintanel, M.; Alonso, C.; Mimbrero, J.; Torregosa, M. Identificacion de conductas, actitudes y valores relacionados con el fair play en deportistas jovenes. IN Schwarz, E.; Gutierrez, M. A. Valores sociales y deporte. Fair Play versus violencia. Investigaciones en Ciencias del Deporte. Madrid. MEC y CSD. 1996.

[10]-Dykema, J.; Elver, K.; Cate, N.; Stevenson, J. Survey fundamentals: a guide to designing and implementing surveys. Wisconsin. University of Wisconsin. 2010.

[11]-Dubois, P. E. Gender differences in value orientation toward sport: A longitudinal analysis. Journal of Sport Behavior, Alabama. Vol. 13. Num. 1. p. 3-14. 1990.

[12]-Estebaranz, A. El cuestionario como instrumento de recogida de datos cualitativos en estudios etnograficos. Un estudio sobre valores. Ensenanza & Teaching: Revista interuniversitaria de didactica. Salamanca. Vol. 9. p. 165-185. 1991.

[13]-Fraile, A. Hacia un deporte escolar educativo. IN Fraile, A. El deporte escolar en el Siglo XXI: analisis y debate desde una perspectiva europea. Barcelona. Grao. 2004.

[14]-Fuller, R. D.; Percy, V. E.; Bruening, J. E.; Cotrufo, R. J. Positive Youth Development: Minority Male Participation in a Sport-Based Afterschool Program in an Urban Environment. Research Quarterly for Exercise and Sport. Reston. Vol. 84. Num. 4. p. 469-482. 2013.

[15]-Garcia, J. L.; Gonzalez, M. A.; Ballesteros, B. Introduccion a la investigacion en educacion. Madrid. Universidad Nacional de Educacion a Distancia. 2001.

[16]-Garcia-Calvo, T.; Sanchez-Oliva, D.; Sanchez-Miguel, P. A.; Leo, F. M.; Amado, D. Escuela del deporte: Valoracion de una campana para la promocion de valores. Motricidad. European Journal of Human Movement. Caceres. Vol. 28. p. 67-81. 2013.

[17]-Garcia-Lopez, L.M.; Gutierrez, D. The Effects of a Sport Education Season on Empathy and Assertiveness. Physical Education and Sport Pedagogy. London. Vol. 20. Num. 1. p. 1-16. 2015.

[18]-Gimeno, F.; Saenz, A.; Arino, J. V.; Aznar, M. Deportividad y violencia en el futbol base: Un programa de evaluacion y de prevencion de partidos de riesgo. Revista de Psicologia del Deporte. Mallorca. Vol. 16. Num. 1. p. 103-118. 2007.

[19]-Glaser, B.; Strauss, A. The discovery of Grounded theory: Strategies for qualitative research. New York. Aldine Publishing. 1967.

[20]-Goodger, M. y Jackson, J. Fair Play: Coach's Attitudes towards the Laws of Soccer. Journal of Sports Behavior. Alabama. Vol. 8. p. 34-41. 1985.

[21]-Guba, E. G.; Lincoln, Y. S. Competing paradigms in qualitative research. IN Dezin N. K.; Lincoln, Y. S. Handbook of Qualitative Research. Thousand Oaks. Sage. 1994.

[22]-Jimenez, B.; Lopez-Pastor, V. M.; Manrique, J. C. Evaluacion comparativa de resultados de un programa municipal de deporte escolar. Retos: Nuevas Tendencias en Educacion Fisica, Deporte y Recreacion. Murcia. Vol. 26. p. 15-20. 2014.

[23]-Juegos Deportivos de La Rioja. Normativa especifica futbol sala--prebenjamin, benjamin y alevin. Temporada 2014-15. 2014. Diponivel em: <http://www.escuelasdefutbol.es/wp-content/uploads/ilovepdf.com_.pdf> Acesso em: 12/08/2016.

[24]-Knight, G.; Kagen, S. Development of prosocial and competitive behaviors in Agloamerican an Mexican children. Developmental Psychology. Michigan. Vol. 6. p.49-59. 1977.

[25]-Lapassade, G. L'observation participante. Ethnography and Education European Review/Revue Europeenne d'Ethnographie de l'Education. Zaragoza. Vol. 1. p. 9-26. 2001.

[26]-Lopez, S.; Rose, S.; Robinson, C.; Marques, S.; Pais-Ribeiro, J. Measuring and Promoting Hope in Schoolchildren. IN Gilman, R.; Scott, E.; Fourlong, M. Handbook of Positive Psychology in Schools. New York: Taylor & Francis. 2009.

[27]-Merino, A.; Arraiz, A.; Sabiron, F. Analisis del escenario de competicion en futbol prebenjamin: Un estudio de caso. Retos: nuevas tendencias en educacion fisica, deporte y recreacion. Murcia. Vol. 28. p. 26-32. 2015.

[28]-Monjas, R.; Ponce, A.; Gea, J. M. La transmision de valores a traves del deporte. Deporte escolar y deporte federado: relaciones, puentes y posibles trasferencias. Retos: nuevas tendencias en educacion fisica, deporte y recreacion. Murcia. Vol. 28. p. 276-284. 2015.

[29]-Montero, A. Dinamicas familiares y procesos de socializacion en el deporte en edad escolar. Tesis Doctoral. La Coruna. Universidade da Coruna. 2013.

[30]-Taylor, S.J.; Bogdan, R. Introduccion a los metodos cualitativos en investigacion: la busqueda de significados. Buenos Aires. Paidos. 1986.

[31]-Torres, J.; Torres, B. Una propuesta metodologica para el deporte escolar con objetivos de recreacion. IN Hernandez, I.; Martinez F. El deporte escolar en la sociedad contemporanea. Almeria: Universidad de Almeria. 2008.

[32]-Rosenthal, R.; Jacobson, L. Pigmalion en la escuela. Expectativas del maestro y desarrollo intelectual del alumno. Madrid. Morova. 1980. Ruiz, G.; Cabrera, D. Los valores en el deporte. Revista de Educacion. Madrid. Vol. 335. p. 9-19. 2004.

[33]-Ruiz, J. V. La educacion en valores desde los deportes de equipo. Estudio de la aplicacion de un programa sistemico en un grupo de Educacion Primaria. Tesis Doctoral. Logrono: Universidad de la Rioja. 2014

[34]-Ruiz, J. V.; Ponce de Leon, A.; Sanz, E.; Valdemoros, M. A. La educacion en valores desde el deporte: investigacion sobre la aplicacion de un programa integral en deportes de equipo. Retos: nuevas tendencias en educacion fisica, deporte y recreacion. Murcia. Vol. 28. p. 270-276. 2015.

[35]-Sabiron, F. Metodos de investigacion etnografica en Ciencias Sociales. Zaragoza. Mira. 2006.

[36]-Saenz, A. Deportividad y violencia en el futbol base. Tesis doctoral. Zaragoza. Universidad de Zaragoza. 2010.

[37]-Sans, A.; Frattarola, C. Manual para la organizacion y el entrenamiento en las escuelas de futbol. Barcelona. Paidotribo. 1999.

[38]-Toral, G.; Vicente, A.; Garcia, I. Dejad que los ninos y las ninas jueguen (Entrenamiento integral y comunicacion positiva). Bilbao. Diputacion Foral de Bizkaia. 2004.

[39]-Torregrosa, M. y Cruz, J. Entusiastas, aficionados y espectadores: sus valores, motivaciones y compromiso. Cultura, Ciencia y Deporte, Murcia. Vol. 12. Num. 4. p. 149-157. 2009.

[40]-Valdemoros, M. A. Los valores en el ocio fisico-deportivo. Analisis y propuestas educativas. Logrono. Universidad de La Rioja. 2010.

[41]-Veroz, R.; Yague, J.M.; Tabernero, B. Incidencia de dos modelos de competicion de futbol sobre los valores socio-educativos en prebenjamines. Retos: nuevas tendencias en educacion fisica, deporte y recreacion. Murcia. Vol. 28. p. 84-89. 2015.

Abel Merino Orozco (1), Fernando Sabiron Sierra (1), Ana Arraiz Perez (1)

(1)-Universidad de Zaragoza, Espana.

E-mail dos autores:

abmerino@unizar.es aarraiz@unizar.es fsabiron@unizar.es

Caption: Figura 1--Imagen de escenario durante un partido en un torneo.

Caption: Figura 2--Collage de algunas de las emociones que genera el futbol en el entorno social que lo rodea.
Tabla 1--Porcentajes sobre la presencia de los miembros de la
familia en la recogida de los ninos en el colegio, asistencia a
las reuniones con los tutores y la presencia en los partidos.

               Colegio    Reuniones   Partidos

Padre          2 3.39%     0 0.00%    8 13.56%
Madre         20 33.90%   35 59.32%    3 5.08%
Ambos         30 50.85%   24 40.68%   11 18.64%
Otros          1 1.69%     0 0.00%     0 0.00%
Hermano        1 1.69%     0 0.00%     0 0.00%
Abuelos        2 3.39%     0 0.00%     0 0.00%
Ambos y mas    3 5.08%     0 0.00%    37 62.71%

Tabla 2--Analisis descriptivos y coeficientes de correlacion
bivariada en las expectativas sobre el futbol prebenjamin y el
sexo.

                    M     DT      1     2       3       4

1.Sexo                                .213*   -.108    .118
2.Circunstancias   3.66   1.450                .091   -.109
3.Amigos           4.72   .657                         .064
4.Progresion       3.11   1.266
5.Competicion      3.39   1.439
6.Estudios         4.08   1.157
7.No abandono      3.62   1.272

                    M     DT 1      5        6       7

1.Sexo                             .111    .044    -.059
2.Circunstancias   3.66   1.450   -.172    -.098   -.221 *
3.Amigos           4.72   .657     .012    .067    -.017
4.Progresion       3.11   1.266   .638 **  .062    .280 **
5.Competicion      3.39   1.439            .014    .207 *
6.Estudios         4.08   1.157                    -.023
7.No abandono      3.62   1.272

Leyenda: * p<.05; **p<.01.

Tabla 3--Porcentajes sobre la definicion, virtuosidad y sentido
que los familiares le dan a la disciplina deportiva.

     Disciplina                             Porcentaje (%)

a.   Saber ganar y perder                       79.85%
b.   Respetar a una autoridad                   26.12%
c.   Socializacion en ambiente ordenado         30.60%
d.   Comportamiento adecuado para la vida       27.61%
e.   Acatar ordenes                              7.46%
f.   Ajustarse a normas de comportamiento       47.76%
g.   Aprender practica del futbol               23.88%
h.   Superar adversidades                       25.37%
COPYRIGHT 2016 Instituto Brasileiro de Pesquisa e Ensino em Fisiologia do Exercicio. IBPEFEX
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Orozco, Abel Merino; Sierra, Fernando Sabiron; Perez, Ana Arraiz
Publication:Revista Brasileira de Futsal e Futebol
Article Type:Report
Date:Jan 1, 2016
Words:6399
Previous Article:Motivation of university futsal practitioners: a descriptive study/MOTIVACAO DOS PRATICANTES DE FUTSAL UNIVERSITARIO: UM ESTUDO DESCRITIVO.
Next Article:Outlook for the feminine football: a study from pelotas/phoenix/PERSPECTIVAS PARA O FUTEBOL FEMININO: UM ESTUDO A PARTIR DO PELOTAS/PHOENIX.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |