Printer Friendly

Comercio maritimo en los puertos de La Paz y Santa Rosalia, Distrito Sur de la Baja California.

KARINA BUSTO IBARRA, Comercio maritimo en los puertos de La Paz y Santa Rosalia, Distrito Sur de la Baja California, 1880-1910, La Paz, Baja California, Archivo Historico "Pablo L. Martinez", 2013, 242 pp. ISBN 978-607-931-425-5

El libro de Karina Bustos permite comprender la participacion del Pacifico mexicano en la gran historia de la internacionalizacion economica mediante las redes de navegacion comercial. En este caso, parte de los puertos de La Paz y de Santa Barbara en la Baja California, en los siglos XIX y XX, para explicarnos la vitalidad que caracteriza al Pacifico mexicano--injustificadamente olvidado--, al igual que el complejo de vias maritimas y acuiferas, tanto del Pacifico como del Golfo de Mexico y oceano Atlantico.

El volumen se abre ilustrando, con una excelente y original cartografia historica, las rutas de navegacion subvencionadas a partir de 1877 por el gobierno mexicano. Los 10 mapas historicos muestran la rapidez que caracteriza la expansion de los nudos maritimos que desde la Alta California se intersectan con los de la Baja California y con los de la contracosta continental, desde Guaymas y Santa Rosalia hasta Salina Cruz, Oaxaca, y Tonala, Chiapas. Los tres principales nudos maritimos de comienzos del siglo XIX se cuadruplican para alcanzar 12 a comienzos del siglo XX, los cuales conectan al Pacifico mexicano con el Pacifico en Estados Unidos, es decir, de San Francisco, y con el puerto terminal de Panama que conecta los dos oceanos aun antes de la apertura del canal.

La conexion de los nudos maritimos del Pacifico con el resto del mundo no habria sido posible si no se contara con el progresivo pasaje desde la navegacion a vela con la de vapor que, como se ha dicho, tempranamente fue regulada por el gobierno mexicano.

Sin la inteligente y precisa reconstruccion de la red maritima del Pacifico por parte de la autora, no se lograria comprender la novedad representada por la humanizacion que acontece en el espacio del sur y centro de la Baja California, que destacan por el nacimiento de los puertos de La Paz, en el primer tercio del siglo XIX, y del de Santa Rosalia, que se desarrolla en el ultimo tercio del siglo XIX.

Gracias a la reconstruccion del nuevo espacio maritimo del Pacifico se logra entender como esta area de Mexico--carente de una red de ferrocarriles--logra integrarse al mercado internacional. Vale la pena no perder de vista que la participacion del Pacifico mexicano en la economia internacional sigue la misma logica del area del Golfo, la cual integra la red terrestre de ferrocarriles con la de comunicacion maritima, en tanto que el area del Pacifico potencia el transporte de cabotaje, es decir, la comunicacion maritima desde la Baja California con los puertos de la costa mexicana, hasta Centroamerica.

El estudio de Karina Busto Ibarra nos muestra como la ampliacion del movimiento portuario de La Paz crece de 38 a 200 vapores entre 1850 y 1900, y el de Santa Rosalia, entre 1886 y 1900 recibe 131 barcos europeos y 84 estadounidenses. Esto fue producto del sendero escogido para insertarse en el movimiento comercial internacional por parte de los actores comerciales mexicanos en asociacion con los europeos y estadounidenses.

El puerto de La Paz participa en la internacionalizacion por medio de la exportacion de la plata, con cuatro companias de capital europeo, estadounidense y mexicano; con la extraccion de la concha perla, por parte de empresas mexicanas, estadounidenses e inglesas; la explotacion de las salinas por companias mexicanas e inglesas, y, por ultimo, con la produccion de colorantes. El puerto de Santa Rosalia, por su parte, valorizo las actividades mineras de Mulege, las cuales fueron concesionadas en 1885 a la compania francesa El Boleo, que explota los yacimientos de cobre hasta mediados del siglo XX. La primera inversion de El Boleo fue de 12 000 000 de pesos; gracias a ella, logro desarrollar y monopolizar la economia del distrito minero, cuya poblacion aumento rapidamente por la llegada de mano de obra de Sonora, Sinaloa, Jalisco y Nayarit. Los nuevos pobladores llegaron mediante el enganche, o sea, el sistema de anticipos y deuda que ato permanentemente a los trabajadores.

A diferencia de La Paz, que se caracteriza por poseer una economia con tres actividades importantes y otras secundarias, es decir, una economia diversificada, el puerto de Santa Rosalia requirio constantes inversiones por parte de la empresa El Boleo, que monopolizo la produccion de cobre, y controlo el comercio interno y la actividad agricola ganadera necesaria para la subsistencia de la mano de obra minera. El resultado fue que la compania francesa se convirtio en hegemonica gracias a la constante expansion de la produccion de cobre, que paso de 7 643 a 13 000 toneladas anuales entre 1892-1893 y 1910, aumento que se beneficio de la duplicacion del precio internacional del cobre en dicho periodo lo que permitio a la empresa aumentar su cifra de negocios de 2 800 000 a 7 400 000 pesos anuales en el periodo 1892-1913. De alli que la unica ventaja real que obtuvo el area de Santa Rosalia por la produccion de cobre fue el incremento de los derechos aduaneros y el efecto positivo de la expansion del consumo de los productos agricolas y ganaderos.

El libro tiene otra gran novedad: la tipologia de los comerciantes del distrito portuario de La Paz. Mediante una excelente elaboracion de la informacion, la autora diferencia a los comerciantes en grande de los medianos y pequenos a partir del capital invertido, la forma de organizacion, el giro comercial y la participacion en la politica local.

Los grandes comerciantes son todos mexicanos, a excepcion de uno que es espanol nacionalizado estadounidense. Se encuentran organizados en companias que disponen de un capital promedio de 77 000 pesos, se dedican al comercio de importacion y exportacion tanto legal como ilegal, manteniendo relaciones con empresas europeas y estadounidenses; sus giros empresariales son la produccion de plata, la extraccion de sal marina, la concha perla y la produccion de colorantes. Todos ellos participan en la politica local y pertenecen al Circulo Nacional Porfirista. Los comerciantes medianos se organizan en companias con un capital promedio de 30 000 pesos, mientras los pequenos comerciantes, entre los cuales figuran dos de origen chino, propietarios de fabricas de calzado, tienen un capital promedio inferior a los 10 000 pesos.

Karina Busto Ibarra obtuvo su doctorado en historia en El Colegio de Mexico con una esplendida tesis incomprensiblemente aun no publicada, "El espacio del Pacifico mexicano. Puertos, rutas, navegacion y redes comerciales, 1848-1927". La autora es, sin lugar a dudas, la principal o tal vez unica estudiosa que concede la debida importancia a esta area y a sus conexiones con el comercio y las redes mercantiles mundiales.

Marcello Carmagnani

El Colegio de Mexico
COPYRIGHT 2015 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Carmagnani, Marcello
Publication:Historia Mexicana
Article Type:Resena de libro
Date:Oct 1, 2015
Words:1233
Previous Article:El silencio de las aldeas. Urbanismo militar y civil del noreste mexicano.
Next Article:Negocios, empresarios y entornos politicos en Mexico, 1827-1958.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters