Printer Friendly

Comentario del libro An Agrarian Republic: Commercial Agriculture and the Politics of Peasant Communities in El Salvador, 1823-1914 *.

Cualquier trabajo monografico que contribuya a la escasa historiografia existente sobre El Salvador es bienvenido. Mucho mas lo es, si se trata de un libro como el de Aldo Lauria Santiago, que nos brinda aportes importantes para entender multiples temas claves en la historia de esa nacion: el desarrollo de la estructura agraria, la formacion del Estado, la Reforma Liberal, la relacion historica entre los jerarcas militates y la elite economica, y la evolucion de la participacion politica popular en el marco de la relacion dinamica entre posicion economica e identidad etnica.

El libro inicia con una breve introduccion, que ubica los temas mencionados en el contexto de los debates teoricos actuales. ?Cual ha sido el impacto de la agricultura de exportacion sobre las estructuras sociales y los regimenes politicos de las sociedades perifericas? ?Que papeles han desempenado los sectores rurales--jornaleros, campesinos, medianos propietarios y grandes productores--dentro de la formacion institucional e ideologica de los estados latinoamericanos? ?Cual es la relacion entre las disputas politicas locales y la centralizacion del poder estatal?

Por un lado, Lauria discute las interpretaciones estructuralistas y dependentistas, tradicionales en la region, que hacen hincapie en el impacto exogeno del sistema de intercambio internacional y asignan poca importancia causal a las contiendas socio-politicas locales. Por otro lado, el autor ubica su estudio dentro de una creciente literatura que investiga los vinculos comerciales y las iniciativas politicas de los campesinos en la America Latina decimononica.

Si bien en su introduccion y conclusion Lauria hace explicito el contexto teorico y comparativo de su investigacion, la base y el eje de su trabajo consisten en la lectura exhaustiva de las fuentes primarias--actas municipales, solicitudes, denuncias, informes, boletines, periodicos--, con lo cuaI reproduce la densidad empirica y descriptiva que ha sido el punto fuerte de las obras clasicas de la historia agraria centroamericana.

El segundo capitulo describe la estructura de la produccion y comercio a fines del penodo colonial. Las comunidades campesinas, tanto indigenas como ladinas, se integraban plenamente en las redes comerciales de la epoca y producian mas de la mitad del anil exportado. Las formas comunales regian la tenencia de la tierra y tenian una presencia importante tambien en la produccion. El tercer capitulo rastrea las consecuencias que produjo en esta estructura la Independencia. Los levantamientos populares y la inestabilidad politica, caracteristicos al primer medio siglo de vida republicana, debilitaron a los hacendados locales y los comerciantes externos. Como consecuencia, la produccion campesina y las comunidades rurales llegaron a tener todavia mas peso dentro de la economia nacional y en el balance de poder politico.

El cuarto capitulo argumenta, que la amplia participacion campesina en las redes comerciales y la exitosa combinacion de la produccion de subsistencia y comercial, permitieron una notable expansion y diversificacion de las exporraciones salvadorenas entre los anos 1850 a 1880. En este periodo, se fue diferenciando un sector emergente de empresarios rurales, cuya produccion seguia basada en la propiedad ejidal o comunal. En ciertas localidades crecieron las tensiones entre los miembros de las comunidades etnicas, que mantenian el acceso exclusivo a las tierras comunales, y los inmigrantes internos (por lo general auto-definidos como ladinos) que se encontraron sin tierras.

El quinto capitulo enfoca en las tendencias politicas de la misma epoca. Tal como lo han reconocido otros autores, el Estado nacional fue marcadamente debil a mediados del siglo XIX. Lauria senala el papel activo de los actores rurales populares en los confictos politicos y militares de la epoca, no como objeto de las manipulaciones de caudillos ambiciosos, sino como actores que presionaban, negociaban y formaban alianzas (de alcance local, regional, nacional o internacional) para garantizar sus intereses y maximizar su acceso al poder. No seria sino hasta los inicios del siglo XX cuando, con la disminucion del poder municipal, el fortalecimiento del eiercito y la paulatina acumulacion de recursos institucionales, se centralizara significativamente el poder estatal.

Los trabajos clasicos sobre los origenes de la elite salvadorena y el Estado han asignado una gran importancia a la introduccion del cafe. Lauria, por su parte, dedica el sexto capitulo a argumentar que mucho de lo que creemos saber contmdice a la cuidadosa reconstruccion cronologica de los procesos historicos. Entre 1860 y 1890, la produccion cafetalera iba en aumento con una gran participacion de pequenos productores. Tanto para campesinos como hacendados, el cultivo comercial del cafe era complemento y no sustituto de las demas actividades productivas. Seria solo con los cambios politicos y tecnologicos de la decada de los 1920, cuando una pequena elite llegaria a controlar la caficultura salvadorena y a aumentar enormemente el peso del cafe dentro de la economia nacional.

Al contrario de lo que se ha creido, pues, el impulso hacia la privatizacion de las tierras comunales y ejidos municipales no vino de una poderosa elite cafetalera ansiosa de expandir sus haciendas. Ya hemos visto que los campesinos, tanto indigenas como ladinos, participaban ampliamente en la agricultura comercial del cafe y otros cultivos, hasta el final del siglo XIX. En el septimo capitulo, Lauria argumenta que ya para los anos 1870 el sistema de tierras comunales se habia vuelto desventajoso para agricultores ambiciosos de cualquier nivel social o categoria etnica, ya que dejaba a los cultivos expuestos a abusos arbitrarios de poderes locales y la propiedad comunal no servia como garantia para prestamos financieros.

Segun lo planteado en el capitulo ocho, si bien la disolucion de los ejidos municipales fue recibida con entusiasmo por la mayoria de los afectados, la abolicion de la propiedad comunal fue mucho mas conflictiva tanto dentro de las comunidades ladinas como en las indigenas. Aun cuando la gran parte de los que tenian terrenos en usufructo lograron adquirir titulo a ellos, muchas de las tierras nocultivadas fueron acaparadas por el emergente sector de comerciantes y propietarios acaudalados, a veces como resultado de transacciones corruptas con los representantes elegidos por la comunidad para coordinar la particion. En algunos lugares, los conflictos por la medicion y distribucion de terrenos fueron agudos y violentos. Pero el impacto real de la reforma afecto a la siguiente generacion, dentro de la cual el numero de jornaleros sin tierras aumento de manera importante.

Las tensiones economicas, etnicamente diferenciadas, agudizadas por la abolicion de la propiedad comunal a finales del siglo XIX, contribuirian a los conflictos sociales y movimientos reivindicativos de los anos de 1920 y 1930. Sin embargo, Lauria insiste en que la cuestion de la tierra no es la explicacion fundamental del trama salvadoreno. Al contrario: "Es en el ambito politico--en la compleja balanza de poder entre diferentes sectores sociales y el Estado--y no en la estructura de la tenencia de fierra o de la produccion cafetalera, donde encontramos la clave para explicar la historia politica autoritaria del pais." [238].

Con esta publicacion, la historia politica y agraria de El Salvador alcanza un nivel de evidencia empirica y detalle regional que posibilita una reevaluacion de las hipotesis comparativas desarrolladas hasta el momento en Centroamerica. ?Que tan excepcional fue la trayectoria costarricense dentro de la region, y desde que momento lo fue? Quizas ya es hora de reconocer los limites de la misma pregunta. Nuevos estudios sobre la historia socio-economica de El Salvador, Honduras y Nicaragua empiezan a complementar a los estudios sobre Costa Rica y Guatemala, paises cuyas complejidades geograficas y vaivenes cronologicos han sido mas plenamente estudiados. (1) Mientras mas conocemos la diversidad regional interna de los paises del istmo, mas podriamos cuestionar la utilidad analitica de recurrir a las unidades nacionales para fines de comparacion.

* Aldo A. Lauria-Santiago, An Agrarian Republic: Commercial Agriculture And the Politics of Peasant Communities in El Salvador, 1823-1914. University of Pittsburgh Press, Pitt Latin American Series, Pittsburgh, Pennsylvania, E.E.U.U., 1999. 326 pp. Ilustraciones, mapas, anexo, bibliografia, cuadros.

(1.) Sobre Honduras vease Dario Euraque. Reinterpreting the Banana Republic: Region and State in Honduras, 1870-1972. Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1996, y John Soluri. "People, Plants, and Pathogens: The Eco-social Dynamics of Export Banana Ptoduction in Honduras, 1875-1950". En: Hispanic American Historical Revtew 80, No 3 (agosto 2000). pp. 463-501. Acerca del impacto de la optica regional, vease Arturo Taracena. Invencion criolla, sueno ladino, pesadilla indigena: Los Altos de Guatemala: de region a Estado, 1740-1871 Antigua, Guatemala: CIRMA, 1999; Ronny Viales. Los liberales y las areas de colonizacion no cafetaleras. El caso de la region Atlantica (Carfbe) costarricense entre 1870 y 1930. Tesis de doctorado, Departamento de Economia e Historia Economica, Universidad Autonoma de Barcelona, 2001.
COPYRIGHT 2000 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2000 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Putnam, Lara Elizabeth
Publication:Revista de Historia
Article Type:Resena de libro
Date:Jul 1, 2000
Words:1577
Previous Article:Un comentario en calidad de hijo, novio y esposo. A proposito del libro Hijas, novias y esposas. Familia, matrimonio y violencia domestica en el...
Next Article:Walker en Centro America: de Lorenzo Montufar Rivera *.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters