Printer Friendly

Circulacion indigena de sal e integracion socioeconomica en la Sierra Nevada del Cocuy, siglo XVI.

NATIVE CIRCULATION OF SALT AND SOCIOECONOMIC INTEGRATION IN THE SIERRA NEVADA DEL COCUY, 16th CENTURY

Introduccion

El presente articulo es resultado de la investigacion: Producciony Distribucion de Sal en la Sierra Nevada del Cocuy durante el periodo colonial colombiano, que se desarrollo como tesis de grado de la Maestria en Historia, dentro de la linea de investigacion de Estudios Etnohistoricos de los Andes colombianos, del Grupo de Investigaciones Arqueologicas e Historicas de la Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia.

En este texto se presentan algunas aproximaciones sobre el sistema indigena de produccion de la sal y las relaciones de integracion etnica que se mantenian en el siglo XVI a traves de redes y circuitos de distribucion, que operaban en un amplio territorio, que no solamente abarcaba los asentamientos principales de los cacicazgos Lache de la Sierra Nevada del Cocuy en el norte de Boyaca, sino que llegaba hasta Pamplona en territorio chitarero del actual departamento de Norte de Santander, y los grupos indigenas de los Llanos Orientales de los actuales departamentos del Casanare y Arauca, que aun no han sido estudiadas suficientemente.

En las comunidades Lache, la produccion y distribucion de productos entre los distintos cacicazgos y capitanias parece haber estado determinada por el consumo colectivo relacionado con las actividades ceremoniales, politicas y sociales, entre las que se destacan la reciprocidad, la tampsa y la redistribucion y el intercambio. La Reciprocidad o intercambio ceremonial, se entiende como el acto de dar y recibir bienes, productos o servicios en donacion o regalo (Clastres, 1987: 134); para el caso de los Lache, la reciprocidad estaba mediada por las necesidades espirituales entre caciques, capitanes y los indigenas sujetos, y funcionaba como forma de establecer vinculos y obligaciones entre las partes dado que la aceptacion del regalo implicaba la obligacion de corresponder con otro obsequio material o inmaterial equivalente (Renfrew, 1993: 323), mientras el donante adquiere un estatus mayor por su generosidad y ostentacion (Herskovits, 1954: 153).

La tampsa o tributo indigena estaba representado en servicios y productos que socialmente se imponian a las comunidades sujetas (ya fueran capitanias o cacicazgos mayores y menores) para que le entregaran a los caciques dominantes, quienes los usaban para su sustento y almacenaban los excedentes en sus cercados, para luego redistribuirlos entre los mismos miembros de su comunidad, a traves de las ceremonias y fiestas colectivas que realizaban.

La redistribucion, como movimiento y distribucion de productos se dio del centro hacia los alrededores, funciono posterior a la centralizacion y almacenamiento de bienes en manos del cacique, quien distribuia los excedentes entre los miembros de su comunidad.

Para las comunidades indigenas tanto la tampsa, como la reciprocidad y la redistribucion se convirtieron en formas de integracion interetnica, puesto que la produccion y la distribucion de bienes materiales estaba determinada por la organizacion politica y las relaciones sociales (Polanyi, 1994: 117), dentro de un sistema comunitario con grupos capaces de organizar el trabajo y usar las tierras.

Otra de las formas de integracion social y acceso a los recursos, la constituyo el intercambio de productos entre etnias diferentes, facilitando de esta manera la obtencion de productos, puesto que se intercambian objetos con el proposito fundamental de obtener otras mercancias (Herskovits, 1954: 168) que no eran disponibles dentro del propio grupo; de igual manera, el intercambio contribuyo con el establecimiento de relaciones interetnicas de dominacion, dependencia e integracion entre comunidades.

La sal, por ser un producto de limitado acceso para las comunidades indigenas en el territorio de la Sierra Nevada del Cocuy y ademas, por ser un producto de obligatoria presencia en la dieta humana, se consolido como elemento de gran importancia en la organizacion de la vida social y economica de los cacicazgos de la Confederacion del Cocuy y de estos con otros grupos indigenas como los Chitareros, los Guane y grupos indigenas de los Llanos Orientales, a traves de la conformacion de redes de intercambio y el funcionamiento de mercados especializados y grupos de intermediarios que transportaban la sal y la distribuian entre las distintas comunidades.

Circulacion intraetnica de sal

El sistema de circulacion de productos dentro de la comunidad indigena Lache en el siglo XVI se realizaba mediante los procesos de Tampsa, reciprocidad y redistribucion de productos y servicios a traves de los caciques, quienes los recibian y almacenaban los excedentes para posteriormente repartirlos (1) entre los miembros de su cacicazgo en periodos de escasez o en las festividades colectivas. La centralizacion de los excedentes de produccion en manos de los caciques y capitanes facilito la redistribucion de los productos en la comunidad Lache y contribuyo a la vez a que todas los cacicazgos tuvieran acceso a los productos de diferentes pisos termicos.

En este complejo sistema de organizacion social, el cacique del Cocuy era el senor principal de la confederacion Lache, y tenia dominio directo sobre los caciques de Cheva, Ogamora, Panqueba, Ura y Chita, quien a la vez dominaba al cacique del Pueblo de La Sal, y este tenia sujeto al capitan de Sacama; estas relaciones de sujecion y dominacion estaban mediadas por tampsa, a traves de la cual los indigenas aportaban productos y servicios para el sostenimiento de los caciques, y a la vez los caciques de menor estatus le tributaban a los de mayor estatus.

Aun en el siglo XVII, la sal aparece referenciada en los documentos hispanicos como un elemento de integracion socioeconomica; el protector de los indigenas del Pueblo de La Sal, Antonio de la Lana, afirmaba que la sal era uno de los principales productos usados por los nativos para granjeria y compra a otros particulares (AGN. Colonia. Fondo Salinas. Legajo 3. Folio 404). El termino granjeria fue usado por los espanoles para senalar los regalos que algunos caciques daban a otros, dentro de un sistema de relaciones reciprocas, es decir en agradecimiento por los favores recibidos o para congraciarse con el. La compra, que es un termino economico netamente espanol, se refiere basicamente a la posibilidad que tenian las comunidades que poseian sal de obtener otros productos a traves del intercambio; sobre este aspecto nos referiremos mas adelante.

La sal que se producia en el Pueblo de La Sal circulaba entre los demas cacicazgos Lache, mediante un circuito social y politico compuesto por tres formas: la primera, a traves de un intercambio interno, llevando productos como maiz, mantas, hayo, frijoles, entre otros, para que alli les dieran sal. La segunda, era mediante la tampsa u obligacion que tenia el cacique del Pueblo de La Sal de dar bienes y servicios para el sostenimiento del cacique de Chita, y a la vez este de tributarle al senor principal de Cocuy; la tercera, es la redistribucion, que funcionaba luego de que el cacique almacenaba algunos bienes que posteriormente se consumian colectivamente o retornaban a las comunidades en forma de regalo que el cacique le hacia a sus sujetos (Langebaek, 1987a: 37).

En una declaracion del capitan Alonso del Pueblo de La Sal en 1571, afirma que "antes de que los cristianos entrasen a esta tierra los indios del dicho pueblo de la sal que eran sujetos a el cacique del pueblo de Chita ... e que de este pueblo de Chita le daban sal, hayo, y frijoles e maiz y que ellos los del pueblo de la sal le daban sal" (AGN. Colonia. Visitas Boyaca, Tomo 2. Folio 48r [1571]). En esta referencia no se precisa si las relaciones reciprocas se daban directamente entre los individuos de los dos cacicazgos, o si eran los caciques quienes mediaban estas relaciones, sin embargo, en la misma visita de 1571, el cacique de Chita aclara que el cacique del Pueblo de La Sal era quien recibia los productos que el mandaba con sus indigenas sujetos, y a cambio les daba sal, como podemos ver en la siguiente cita: "de este pueblo e repartimiento de Chita les daban al cacique del Pueblo de la Sal hayo e maiz para que comiese e quel les daba sal" (AGN. Colonia. Visitas Boyaca, Tomo 2. Folio 51r [1571]).

Dentro de estas relaciones de tampsa y reciprocidad entre los dos cacicazgos, pareciese como si hubiera una cierta obligatoriedad del cacique de Chita en subsidiar al Cacique de La Sal con alimentos, para que este con sus indigenas se dedicaran a producir La Sal que se requeria para toda la comunidad y se desentendiera de las labranzas de maiz y otros productos agricolas importantes para el abastecimiento de alimentos para su comunidad.

Estas relaciones de reciprocidad con el Cacique del Pueblo de La Sal solo se encuentran referidas directamente con las gentes del cacicazgo de Chita, lo que indicaria que en el siglo XVI a la llegada de los espanoles, la principal fuente de abastecimiento de sal para los indigenas del Cocuy, debio ser a traves de la obligacion que tenia el cacique de Chita de aportar mantas, carne y sal al senor principal del Cocuy como puede verse en la declaracion de los indigenas de Chita en 1572: "... antes que los cristianos entrasen en esta tierra los yndios deste dicho repartimiento eran subjetos y servian al Cucuy que aquel era el cacique grande e que le daban mantas e carne e sal porque era valiente no supo declarar cuanta era la cantidad de lo que le daban" (AGN. Colonia. Visitas Boyaca, Tomo 2. folio 160 r).

La centralizacion de La Sal en manos del senor principal del Cocuy debio facilitar la circulacion de este producto entre los cacicazgos de Cheva, Ura, Ogamora y Panqueba, a traves de la redistribucion de productos que el del Cocuy hacia entre sus caciques sujetos, o en los ritos y ceremonias colectivas que organizaba. De hecho los indigenas del cacicazgo del Cocuy debieron mantener relaciones reciprocas directas con los de Chita y del Pueblo de La Sal, que no aparecen registradas en los documentos coloniales.

Circuitos de intercambio de sal en el norte de Boyaca, S. XVI

A la llegada de los espanoles a la Sierra Nevada del Cocuy, se describen los largos caminos que recorrian los indigenas cargados con productos necesarios para la subsistencia de su comunidad y la presencia de mercados regionales especializados en el suministro de productos especificos como La Sal o la coca, considerados como productos de limitado acceso para las comunidades consumidoras, pero necesarias en el desarrollo de su vida social y economica.

Langebaek, tomando fuentes documentales, afirma que "parte importante de la actividad economica de la Sierra giraba alrededor de la actividad de los indigenas del Pueblo de La Sal en las fuentes de agua salobre ..." (Langebaek, 1987a: 39), esta afirmacion puede ampliarse si se tiene en cuenta que en 1571, el cacique del Pueblo de La Sal, afirmo ante el oidor Lopez de Cepeda que:

"... los indios del dicho Pueblo de La Sal no tienen otro trato mas que hacer sal e que de la sal que hacen y despues que pagan la demora que la venden a los indios que van a comprarla e que por la sal les dan algodon e maiz ... e que en sus tierras siembran e cogen maiz e turmas e cubios e yuca e patatas ... e que desto se sustentan" (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Tomo 2. folio 55v [1571]).

Esta referencia nos permite aclarar que los indigenas de otras partes acudian al Pueblo de La Sal a obtener el producto y que no eran los del Pueblo de La Sal quienes salian a intercambiarla y por lo tanto este era un mercado regional especializado en sal que le permitia a los indigenas de este cacicazgo mantener ciertos privilegios para recibir en sus propios mercados articulos que no se conseguian localmente (Langebaek, 1987 b: 123).

Ademas, la sal les permitio a los indigenas del Pueblo de La Sal obtener productos de diferentes pisos termicos como el maiz, frijoles, papa y carne que les llevaban los de Chita (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Legajo 2. folio v [1571]), y algodon y mantas los de Sacama (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Legajo 13. folio 535 v [1635]); igualmente a traves del intercambio de sal con los indigenas de los Llanos Orientales, los lache obtuvieron otros productos que no se producian en la Sierra, como el algodon, la miel, el yopo, cueros de animales y plumas de colores, importantes para la subsistencia y para el desarrollo de las practicas espirituales y suntuarias.

Los caminos y rutas de la sal en la Sierra Nevada del Cocuy

Los caminos de la sal tuvieron una amplia relevancia en la conquista del interior de la Nueva Granada, pues fue precisamente Jimenez de Quesada quien al encontrar panes de sal en Tora (Barrancabermeja) quiso seguir las rutas del origen de la sal que salia de Zipaquira y Nemocon por el rio Magdalena, hasta descubrir los territorios Muisca del Zipa en el Altiplano Cundiboyacense (Tovar Pinzon, 1997: 124-126). Igualmente en la conquista de los Llanos Orientales, afirma Silva Celis (2005: 355), retomando a Aguado, que un grupo de la expedicion del capitan Tolosa, que se revelo contra este, decidio regresar al Nuevo Reino bordeando la cordillera por el rio Casanare, hallaron pedazos de panes de sal y mantas de algodon (Simon, T. I[1624], 1981: 376) que bajaban de Chita.

En el abastecimiento de productos de distintos pisos termicos, las comunidades de la Sierra Nevada establecieron diversas rutas y caminos que atravesaban la zona cordillerana de la sierra Nevada del Cocuy y los Llanos Orientales; la distribucion de sal genero unos circuitos de intercambio que partian del Pueblo de La Sal hacia el occidente de la Sierra Nevada del Cocuy y Pamplona, y otros hacia los Llanos Orientales. La visita del oidor Lopez de Cepeda en 1571, referencia y describe la existencia de caminos para comunicar al Pueblo de La Sal con el Cocuy, pasando el rio Chita, otro hacia Boavita en el mismo rio y otra estaba sobre la quebrada llamada de Fuentes que comunicaba con el pueblo de Cheva hacia el suroccidente del territorio Lache (AGN. Colonia, Visitas Boyaca. Tomo 13. folio 468r [1635]).

Teniendo en cuenta que los recorridos que hacian los indigenas entre Chita y el Pueblo de La Sal para ir a traer la sal, duraban dos dias; uno de ida y otro de regreso, como declaro un indigena Chita en 1571: e que a traer la dicha sal blanca que van un dia de aqui alla e que bienen en otro (AGN. Colonia. Visitas Boyaca, Tomo 2. folio 154 r [1571]); nos permite pensar en la existencia de sitios de descanso, ramadas o bohios ubicados sobre las rutas o caminos, donde los indigenas hacian sus recesos y seguramente se abastecian de bebidas y alimentos. Igualmente, debieron existir residencias transitorias en el Pueblo de la Sal para albergar a los indigenas de otros cacicazgos que llegaban alli por sal.

Circuito Pueblo de La Sal, Chita, Cocuy, Pamplona

Camino de Chita - Pueblo de La Sal: fue uno de los principales caminos o rutas de intercambio de sal entre los cacicazgos Lache y con otras comunidades del suroccidente del territorio; este camino desciende de los 3.000 msnm desde el paramo donde se ubica Chita a 1.500 msnm en el pie de monte llanero donde se encontraba la sal. El camino salia de Chita, atravesaba el paramo, los rios Nevado, Chinivaque y Casanare. Los indigenas de Chita y el Pueblo de La Sal declaraban ante el oidor Lopez de Cepeda en 1571, que habia "tan malos caminos del dicho Pueblo de la Sal que para entrar en el entran por escaleras de bejucos" (AGN. Colonia. Visitas Boyaca, Tomo 2. folio 55r [1571]), que atravesaban un puente colgante construido sobre el rio Casanare, y que al salir cargados, muchos caian al rio y se ahogaban.

Por este camino, los conquistadores y doctrineros tambien tuvieron dificultades en acceder al Pueblo de la Sal, porque no podian transitar a caballo y el recorrido caminando era de uno o dos dias de acuerdo con el clima, igualmente les aterraba el hecho de que tuvieran que desplazarse por puentes colgantes de bejuco que atravesaban las corrientes de agua, y que segun los indigenas era muy peligroso en epocas de invierno.

Aun en el siglo XIX este camino continuaba siendo descrito como una de las principales rutas de acceso al Pueblo de la Sal, pero al igual que durante el periodo colonial, siguio siendo peligroso, estrecho, fragoso y de dificil acceso, asi lo describe Ancizar en el siglo XIX:

"Desde la cumbre la Salina median 3 leguas de continuo bajar por escalones de piedra y estructuras no muy seguras, pero atravesando paisajes bellos, cubiertos de arboles sobrecargados de ondulante musgo y a veces pasando por callejones profundos, cerrados arriba con un techo de rama entretegida y las paredes entapizadas de liquenes fragantes, que hacen aspirar con avidez el aire embalsamando de aquellas galerias naturales. Despues de esto, se atraviesa la quebrada de Rocoveche, magnifica por su caudal de agua cristalina i por lo rapida que baja de penasco en penasco, atronando la selva, i se llega a los cerros deleznables; pendientes que cierran por este lado la hoya del Casanare. De alli a poco los cortes de lena; las espirales de humo anuncian la Salina: avistase el caserio de teja con su modesta iglesia, apinado sobre la estrecha barranca del rio, i tan recostado sobre el cerro, que al estremo del camino va por junto al caballete de las ultimas casas, bajandose al pueblo poco menos que perpendicularmente" (Ancizar, 1984: 256).

Aunque en terminos cronologicos es una descripcion tardia no deja de sorprender la magnitud del paisaje, la dificultad que podian tener los indigenas para trasladar los panes de sal, por distintos pisos termicos, con el relieve cordillerano de penascos, el exceso de humedad que hacia el camino fragoso, por esto es comprensible que los indigenas de Chita fueran los intermediarios en el transporte de la sal, y llegaran hasta el Pueblo de La Sal a recogerla para luego realizar tratos con otros cacicazgos del norte y el occidente de la Sierra, y con otras comunidades como los Chitarero y los Guane.

Otra posible ruta de la sal en la Sierra Nevada debio ser un antiguo camino al Cocuy, referenciado en el Siglo XVI por los espanoles, como el camino por donde el conquistador Pedro Rodriguez de Salamanca accedio al Pueblo de La Sal y a los Llanos Orientales, atravesando la zona de paramo y las corrientes del rio Chinivaque. Este camino debio ser usado por los indigenas en la epoca prehispanica, pero es posible que hayan dejado de usarlo porque se recorrian mayores distancias y porque en la complejizacion de la organizacion Lache, el cacicazgo de Chita se convirtio en el abastecedor de sal del Cacique del Cocuy y a la vez en el intermediario del transporte y mercadeo de la sal con los cacicazgos del occidente de la Sierra Nevada.

En la Visita de 1571, el oidor de la Real Audiencia Juan Lopez de Cepeda, ordeno que los indigenas de los repartimientos de Chita e Pueblo de la sal, reabrieran este camino para poder cabalgar en mulas y transportar el pescado, la sal y las mantas y demas productos que alli se producian. Durante el tiempo que durara la obra, los indigenas no debian tributar, por esta razon esta orden fue objeto de reclamacion y apelacion del administrador de la encomienda de Chita don Miguel de Gamboa, quien considero era imposible abrir un camino sobre las piedras, penascos y montanas por donde transitaran las mulas cargadas y que los indigenas habian mentido en decir que si podian reabrir el camino para apartarse del ejercicio de sus demoras y de la labor de sus labranzas (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Tomo 2. Folio 193 V [1571]), pues para los espanoles el hecho de que los indigenas no tributaran durante el tiempo que se realizara el camino podia generar una escasez de productos y especialmente de sal, si se tiene en cuenta que solo se producia sal en periodo de verano y que era durante este periodo que se habia autorizado la apertura del camino.

Circuito Pueblo de La Sal, Sacama, Llanos Orientales

Otro de los grandes circuitos de intercambio que se generaron alrededor de la sal es el de los Llanos Orientales a traves del camino a Sacama, pues por estar sujetos al cacique del Pueblo de La Sal, debieron mantener estrechas relaciones. Aunque las fuentes de archivo consultadas no referencian o describen con detalles estas rutas, es de suponer la existencia de un camino indigena que unio a estas dos comunidades, y que entre el cacicazgo y la capitania de Sacama se desarrollaron los procesos de reciprocidad y redistribucion; pues mientras los indigenas de Sacama llevaban al Pueblo de la Sal miel, algodon, yopo y otros productos, alli recibian sal para su consumo y para el intercambio con los indigenas de los Llanos Orientales.

La ubicacion de Sacama como sitio de conexion entre la Sierra, el Pueblo de La Sal y las tierras calientes de los Llanos Orientes, no solamente permitio el contacto de los cacicazgos de la Confederacion del Cocuy con los grupos indigenas de los Llanos, sino que contribuyo con el establecimiento de contactos y rutas de intercambio de productos del paramo, con productos de tierras calientes, e inclusive con las comunidades muiscas del norte del territorio, puesto que para el siglo XVII se habla de la existencia de una ruta de pescado que salia del rio Pauto, pasaba por el Pueblo de la Sal y llegaba a Tunja.

Mercados de la sal

En las comunidades prehispanicas, el intercambio y la especializacion de la produccion fueron aumentando su incidencia en la complejidad economica, la organizacion social y politica, a la vez que impactaba otras actividades productivas y demas estrategias encargadas de suplir las necesidades. Para las comunidades Lache, la posibilidad de acceder a climas frios, templados y calidos, les favorecio una diversificacion de su economia y les facilito la acumulacion de excedentes, generandose una division regional del trabajo y el fortalecimiento de la organizacion politico-social. Los indigenas de esta comunidad intercambiaban mantas, maiz, frijol, turmas (papas), hayo, cabuya, pescado, cueros de animales, miel de abejas, sal, carne y oro. Esta diversidad de productos permite establecer la magnitud del mercado en terminos de integracion social, de division del trabajo y de produccion como tal.

En la comunidad Lache, la inexistencia de patrones de intercambio generalizados conllevo al funcionamiento del sistema de trueque, que no exigia valores monetarios para adquirir los productos, sino bastaba con que los productos y las cantidades fueran acordadas entre las partes, es decir, entre los miembros de cada comunidad que intervenian en la actividad comercial. Para el caso de los indigenas del Altiplano Cundiboyacense, algunos autores han senalado que los muiscas utilizaron discos de oro como moneda para los intercambios (Rozo, 1978: 17), estos planteamientos no han sido probados porque no existen las evidencias suficientes que apoyen esta afirmacion, por el contrario hay quienes afirman que "fueron los espanoles quienes [se] aprovecharon de la acumulacion de este tipo de objetos y, a la larga, habituaron a los indigenas a su empleo como moneda" (Colmenares, 1997: 77).

En el intercambio economico entre las comunidades prehispanicas del interior del Nuevo Reino, productos como la sal y las mantas fueron convertidos en referentes de cambio, por los cuales se podia cambiar cualquier producto; segun Louis Guisletti (1954: 105) los dos ejes fundamentales de la economia Muisca eran la sal y las mantas, la sal daba lugar tanto al comercio interior como exterior, lo mismo ocurria en las comunidades Lache y especialmente para los indigenas del Pueblo de la Sal, donde la sal era la base del sistema de produccion y abastecimiento de productos para suplir sus necesidades.

Los estudios realizados para las comunidades Muisca, han referenciado la existencia de dos tipos de mercados: internos o locales y externos o regionales; los primeros funcionaban dentro de los territorios de las comunidades, y los segundos, al parecer se desarrollaban en las fronteras de territorios con comunidades vecinas; estos normalmente requirieron de la vinculacion de grupos intermediarios que transportaban los productos desde los sitios productores hasta los mercados donde se distribuian. En cuanto a la comercializacion de sal entre los Muisca, se han definido algunos mercados, entre los que se destacan el de Sorocota (Velez), el cual "sirvio de enlace con la gente del valle del rio Magdalena a traves de quienes circulaban productos provenientes de los muiscas, hasta lugares como la Tora (Barrancabermeja) o inclusive mas al norte" (Groot, 2000: 261). El de Turmeque, Fusagasuga, Cucaita y los propios sitios productores de sal, como Zipaquira, Nemocon y Tausa, a donde acudian indigenas de diferentes partes a obtener sal. Los mercados indigenas se nutrian de los productos agricolas, artesanales y mineros que llegaban de las diferentes localidades, y aunque cada pueblo indigena contaba con un espacio dedicado al comercio, tambien existian areas de concentracion de mercado en una especie de regionalizacion; entre los Muiscas, por ejemplo se senalaba que habia actividades comerciales en cada pueblo, pero que se concentraban mas en Tunja, Duitama y Sogamoso; al mercado de Tunja asistian aproximadamente 18 repartimientos, al de Sogamoso 10, al de Velez 7 y al de Duitama 6 (Langebaek, 1987b: 78).

Segun la vision de Langebaek y Tovar Pinzon, entre los Muiscas se produjo la especializacion de un grupo de indigenas dedicados al comercio de la sal producida en Zipaquira, Tausa y Nemocon; puesto que iban a estas poblaciones, adquirian el producto, lo transportaban y lo intercambiaban por otros productos en mercados regionales como el de Tunja en donde la permutaban por mantas y productos agricolas. Igualmente, existio un grupo que se desplazaba a Muzo y Pacho y adquiria esmeraldas, algodon e hilo a cambio de sal (Langebaek, 1987b: 78). Pero desde luego el equivalente en terminos de valor se iba incrementando de acuerdo con el desplazamiento; para citar un ejemplo por una carga de coca se daban dos mantas "buenas" en Soata, pero una vez se llevaba a Tunja su valor se incrementaba al doble (Langebaek, 1987b: 129).

Este mismo sistema de circulacion de la sal tambien funciono entre las comunidades de la Confederacion del Cocuy donde el Pueblo de la Sal abastecio a los indigenas de los cacicazgos circunvecinos que acudian alli para obtener cantidades de sal que comercializaban en otros mercados indigenas regionales como el de Pamplona y el de los Llanos Orientales. El cacique del Pueblo de la Sal declaraba en 1571, "que van a comprarla e que se la compran y les dan por ella mantas y algodon y carne" (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Legajo 2. Folio 48 V [1571]).

El desplazamiento de indigenas hasta el Pueblo de la Sal a intercambiar sus productos, convirtio a este cacicazgo en un mercado especializado en el cual la sal parece haber funcionado como referente del intercambio, puesto que por este producto, las demas comunidades indigenas podian dar maiz, hayo (coca), plumas, pescado, algodon, mantas, entre otros productos. No se conocen datos de equivalencia o cantidades de productos que se cambiaban por los panes de sal en el periodo prehispanico; tampoco existe informacion que nos permita definir las unidades de medida de la sal que usaron los indigenas; sin embargo, es posible que el tamano de los panes (como los denominaron los espanoles) que se obtenian en la coccion en las gachas, haya sido tomado como referente de equivalencia en el intercambio, frente a la idea de panes grandes y panes pequenos, como declararon los indigenas del Pueblo de la Sal que tributaban a su encomendero en 1571 "... e dijeron que otros tantos pares de panes de sal grandes dan de demora en cada un ano ... e que ansi mismo dan panes pequenos de sal negra ..." (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Legajo 2. Folio 44 V [1571]).

Aparte de la diferenciacion que hacen los indigenas en cuanto al tamano de los panes de sal, tambien definen la diferenciacion entre los dos tipos de sal, de tal manera que la equivalencia de sal en el intercambio indigena tambien pudo depender de la calidad de producto, pues al parecer los panes de sal grande se producian cuando era sal blanca, y panes pequenos para la sal negra.

Para la temprana Colonia, los datos de las tasas de tributacion hispanas establecidas en 1555 y 1562 dejan ver las unidades de medida que los espanoles introdujeron para exigir la tributacion de sal en panes de una arroba de peso, y que por dos arrobas se daba una manta buena como fue conmutado en las tasas de tributacion de 1576 (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Legajo 2. Folio 288v [1571]), como lo afirmaba el administrador de la encomienda de Chita, Miguel de Gamboa, en la defensa por los cargos que se le imputaban con el informe del visitador Lopez de Cepeda.

Los indigenas que accedian por el camino a Chita a comprar sal en el Pueblo de la Sal llevaban mantas, carne, maiz, frijoles, hayo (coca), entre otros; los indigenas del Cacique del Pueblo de La Sal afirmaban en 1571 que "deste pueblo de Chita le daban hayo y frijoles e maiz, mientras en otro aparte dice que van lo indios a comprar sal y que le dan por ella mantas y algodon y carne" (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Legajo 2. Folio 48v [1571]); mientras que los de los Llanos Orientales, la obtenian a cambio de algodon, miel de abejas, aves de plumeria, pescado y trementina. A traves de estas dos rutas de intercambio los indigenas del Pueblo de la Sal se abastecian de los productos de tierras frias y calidas.

El intercambio de la sal por parte de los Lache con otras comunidades circunvecinas, no implico el desplazamiento de los indigenas del Pueblo de la Sal; en 1571 un indigena del Pueblo de la Sal declara que "...los dichos indios del Pueblo de la Sal no son mercaderes e que no salen de sus tierras" (AGN. Colonia. Visitas Boyaca. Legajo 2. Folio 48 V [1571]), lo cual permite pensar que el abastecimiento de este producto a lugares distantes como Pamplona o Tamara, debio ser dinamizado con la participacion de grupos de intermediarios que contribuyeron a fortalecer el sistema etnico de mercado, el valor, los costos y los medios de intercambio, puesto que se encargaron del transporte y abastecimiento de sal en diferentes mercados de otras comunidades indigenas como los Chitareros, los Guane, grupos de los Llanos Orientales y posiblemente algunos cacicazgos muiscas.

Para las comunidades que ocupaban los territorios del occidente de la Sierra, que no podian acceder directamente al Pueblo de la Sal por las dificultades de los caminos, debio ser muy importante la funcion que desempenaban las gentes del cacicazgo de Chita en el transporte y distribucion de la Sal, es posible que en este cacicazgo hubiera funcionado un mercado regional que abastecia a los demas cacicazgos indigenas del Cocuy (Cocuy, Chiscas, Panqueba) y posiblemente a las comunidades Muiscas ubicadas en el extremo norte del territorio, como son Boavita y La Uvita. A la vez los cacicazgos del Cocuy y Panqueba debieron ser intermediarios en el intercambio de sal con los indigenas Chitareros de Norte de Santander. Lo mismo debio ocurrir con las comunidades de los Llanos Orientales que debieron aprovechar el papel que jugaron los indigenas de la capitania de Sacama en el transporte y distribucion de sal. De este mercado debieron abastecerse las gentes de Tamara, Morcote, Pisba y Pauto, hacia el suroriente. Hacia el nororiente, los indigenas de Tame debieron servir de intermediarios para el abastecimiento de sal a los grupos indigenas Guahibos de los Llanos Orientales de Arauca y posiblemente tambien por este circuito a los Chitareros de Pamplona.

Las redes de intercambio de sal con las zonas altas y medias de la Sierra Nevada del Cocuy contribuyeron con la complementariedad de la economia en el abastecimiento de productos a las comunidades de la Sierra y a la vez con el fortalecimiento de las relaciones de integracion interetnica de los Laches. Pero tambien la produccion de sal en su territorio les permitio a estas comunidades establecer redes de intercambio externo con otras comunidades, de las cuales se abastecian de productos como el algodon y el oro, indispensables en el desarrollo de otras actividades economicas y suntuarias.

Conclusiones

Antes de la llegada de los espanoles, la importancia de la sal para los indigenas residia principalmente en el uso que los Lache le daban, pues se trataba de un producto utilizado para el consumo humano, pero dada la complejidad de la organizacion social de esta comunidad y la dificultad para acceder directamente al producto, se generaron redes y circuitos de distribucion de sal entre los Lache y otras comunidades vecinas. Desde este punto de vista, la sal se constituyo en un elemento con un valor social, puesto que favorecio la consolidacion de una compleja red de integracion entre los cacicazgos del Cocuy, puesto que los indigenas la usaban como presente o regalo para congraciarse con el cacique y para intercambiarla por productos procedentes de otras regiones, que no se producian en su territorio como el algodon, las plumas, etc.

En las comunidades indigenas del territorio de la sal, se pueden apreciar tres formas de acceso a la sal: la primera, a traves de la explotacion directa en los yacimientos; la segunda, estaba mediada por las relaciones de poder entre senores principales de la Confederacion del Cocuy y caciques sujetos, a traves de la tampsa y de la redistribucion; mediante las cuales los caciques principales recibian de los demas miembros de su comunidad productos, que posteriormente eran redistribuidos en epocas de escasez, fiestas y ceremonias colectivas. La tercera, que es el intercambio, se producia desde un orden externo con comunidades etnicas circunvecinas, como los Chitareros, los grupos indigenas de los Llanos Orientales, los Guane, entre otros, quienes tambien se abastecian de la sal y para obtenerla mantenian relaciones de trueque de productos con las comunidades Lache; estas formas de distribucion de sal estuvieron condicionadas y limitadas por la dificultad de trasladar y transportar grandes volumenes de sal, cargadas por indigenas que recorrian caminos fragosos y de dificil acceso.

El Pueblo de la Sal, dentro del territorio Lache, se convirtio en el centro productor de sal y mercado indigena regional especializado en su distribucion; desde alli se consolidaron redes y circuitos de intercambio de sal que contribuyeron con el desarrollo de diversas relaciones sociales de integracion entre los cacicazgos Lache y las comunidades vecinas; dentro de este complejo sistema de distribucion de la sal, los indigenas del cacicazgo de Chita se convirtieron en intermediarios para transportarla y distribuirla en su territorio, y abastecer a los cacicazgos de la region occidental y norte de la Sierra, fortaleciendo las relaciones que se daban entre el Cacique principal del Cocuy, el Pueblo de La Sal y los demas cacicazgos Lache. Igualmente la capitania indigena de Sacama, se convirtio en un mercado especializado de sal, que abastecia los grupos indigenas de los Llanos Orientales.

Recibido: 19-10-2006.

Aprobado: 07-11-2006.

Articulo de investigacion

Bibliografia

Fuentes Documentales

Archivo General de la Nacion. Colonia. Fondo Salinas. Legajo 3. Folio 404. [1670?].

Archivo General de la Nacion. Colonia. Visitas Boyaca. Tomo 2. Folio 48r [1571].

Archivo General de la Nacion. Colonia. Visitas Boyaca. Legajo 13. Folio 535 v [1635].

Jimenez De Quesada, Gonzalo. Epitome de la Conquista. En: Tovar Pinzon Hermes. Visitas a los Andes Orientales. Tomo III.

Fuentes Impresas

Ancizar, Manuel, 1984, Peregrinacion Alpha, Bogota, Banco Popular.

Clastres, Pierre, 1987, Investigaciones de Antropologia Politica, Barcelona, GEDISA.

Colmenares, German, 1997, Historia Economica y Social de Colombia 1537-1719, Universidad del Valle, Colciencias, Bogota, Tercer Mundo.

Ghisletti, Louis, 1954, Los Muiscas una Gran civilizacion Precolombina, Bogota, Ministerio de Educacion Nacional.

Groot de Mahecha, Ana Maria, 2000, "Sal, Caminos y Mercaderes. El Caso Muisca en el Siglo XVI". En: Caminos Precolombino. Marianne Cardale y Leonor Herrera, Bogota, Instituto Colombiano de Antropologia e Historia.

Herskovits, Melvilla, 1954, Antropologia Economica, Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Langebaek Rueda, Carl, 1987, "Tres formas de acceso a recursos en territorios de la Confederacion del Cocuy, siglo XVI". En: Boletin de Museo del Oro, No. 18, Bogota, Museo del Oro, pp. 29-45.

--. 1987, Mercados, Poblamiento e Integracion Etnica entre los Muiscas Siglo XVI. Bogota, Banco de la Republica.

Polanyi, Kart, 1994, El Sustento del Hombre, Barcelona, Grijalbo.

Renfrew, Colin, 1993, Arqueologia. Teoria, Metodos y Practica, MadridEspana, Akal ediciones.

Rozo Gauta, Jose, 1978, Los Muiscas. Organizacion Social y Regimen Politico, Bogota, Fondo Editorial Suramerica.

Silva Celis, Eliecer, 2005, Estudios sobre la Cultura Chibcha, Tunja, Academia Boyacense de Historia.

Simon, Fray Pedro, [1624] 1981, Noticias Historiales de las Conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales T. I, Bogota, Banco Popular.

Tovar Pinzon, Hermes, 1980, La Formacion Social Chibcha, Bogota, Universidad Nacional.

--. 1996, Relaciones y Visitas a los Andes Orientales. T. III, Bogota, Instituto Colombiano de Cultura Hispanica.

Uribe T., Carlos Alberto, 1974, "Un marco teorico de referencia para el estudio de las relaciones interetnicas". En: Revista Universitas Humanistica, Bogota, Universidad Javeriana.

* Lic. Ciencias Sociales, Esp. Archivistica, Ms. Historia, coordinadora del Posgrado en Archivistica, docente Escuela Ciencias Sociales UPTC, blanquis@hotmail.com

(1) La Redistribucion segun Langebaek, fue comun entre los grupos indigenas, sus caciques recibian en tributo y regalos, productos de diferentes regiones que luego eran redistribuidos entre la misma comunidad.
COPYRIGHT 2006 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Acuna Rodriguez, Blanca Ofelia
Publication:Antropologia y Sociologia: Virajes
Date:Jan 1, 2006
Words:6722
Previous Article:Historia local: el ritmo de la historia barrial.
Next Article:Linajes y tenencia de la tierra en el Norte de la Provincia de Tunja siglo XVI.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters