Printer Friendly

Chile y Bolivia en cuatro obras.

* Maira, Luis y Javier Murillo de la Rocha El largo conflicto entre Chile y Bolivia, Santiago, Aguilar Chilena de Ediciones, 2004

* Perez Yoma, Edmundo Una mision. Las trampas de la relacion chileno-boliviana, Santiago, Random House Mondadori, 2004.

* Pinochet de la Barra, Oscar Chile y Bolivia. !Hasta cuando!, Santiago, LOM, 2004.

* Bustos, Carlos Chile y Bolivia: un largo camino. De la Independencia a Monterrey, Santiago, ADICA, RIL Editores, 2004.

En los ultimos meses, cuatro obras han visto la luz en nuestro pais sobre las relaciones entre Chile y Bolivia. La linea de union parece encontrarse en el interes que desperto, en un medio informado como en el que se mueven los autores, el devenir de la relacion bilateral en el contexto del dialogo sin exclusiones enunciado en Algarve, Portugal, a partir del ano 2000.

Paradojicamente, en el ambiente chileno la presentacion de este concepto que evoca sutilmente el tratamiento de la cuestion maritima boliviana en un sentido amplio, inclusivo de alcances en cuanto a concesiones soberanas y con connotaciones territoriales, no parece haber despertado el mismo nivel de entusiasmo que en el pasado, como lo mostrarian tendencias de opinion divulgadas en la prensa en el ultimo ano (1).

Luis Maira y Javier MuriUo de la Rocha ofrecen dos visiones de un mismo tema en El Largo Conflicto entre Chile y Bolivia (2); Edmundo Perez Yoma escribe sobre Una Mision. Las Trampas de la Relacion Chileno-Boliviana; el diplomatico Oscar Pinochet de la Barra llama la atencion con un Chile y Bolivia: !Hasta cuando!, y Carlos Bustos, tambien diplomatico, ofrece una obra de corte historico que titula Chile y Bolivia. Un largo camino de la Independencia a Monterrey.

?Que tienen estas obras en comun? Todas ellas postulan tesis y conjeturas que tienden a dar respuesta a dos preguntas centrales: ?por que Chile y Bolivia no tienen relaciones normales en el nivel politico (diplomatico) como corresponde entre paises vecinos? ?Cuales son los elementos esenciales que impiden modificar radicalmente esta situacion?

A ellas, los autores agregan propuestas de agenda, y que en diferentes sentidos revelan sus propias convicciones. Asi, Pinochet de la Barra recuerda el estatuto del territorio antartico para sugerir una extension analogica a Arica, ejercicio dificil en todo sentido por cuanto la esencia del elemento soberano difiere considerablemente en ambos casos y no se visualiza como podria la poblacion de Arica y Parinacota aceptar una disolucion de su pertenencia nacional y soberana en un modelo territorial con jurisdicciones multiples.

La obra de Bustos, con toques personales y en una sucesion de capitulos dificiles de concebir como un continuo que realmente de cuenta de las relaciones chileno-bolivianas, ya sea sobre el tema del rio Silala, las interpretaciones sobre la Asamblea de la OEA en La Paz en 1979, o las negociaciones de los ochenta, entre otras, tiene el merito de recordar una serie de oportunidades, antes y despues de celebrado el Tratado de Paz y Amistad de 1904 entre Chile y Bolivia, en las cuales la cuestion maritima ha estado presente y en algunos casos, llevo a considerar una eventual cesion territorial con compensaciones. Su lectura es altamente recomendable, sobre todo porque aporta evidencias de que no es efectivo que la Cancilleria chilena, y quienes se han ocupado de los asuntos bolivianos a lo largo de decadas y distintos gobiernos, y sobre cuya labor es dificil formarse una opinion dada la reserva de su trabajo, hayan sido indiferentes, o mostrado distancias con la busqueda de elementos generadores de acuerdos en materia de desarrollo e integracion.

Las iniciativas de toda suerte que muestra la historia marcan tendencias que van precisamente en otro sentido. De alli que se ha hablado de gradualistas o no gradualistas en cuanto a las materias atinentes a concesiones soberanas o a la extension de privilegios a favor de Bolivia.

La tradicion diplomatica chilena muestra mas bien episodios que son recordados o conocidos por la tendencia a poner de relieve la relacion con Bolivia, incluso a riesgo de plantear de vez en cuando tesis claramente idealistas, a veces injustamente criticadas, ya que solieron recibir alabanzas inicialmente pero ante su fracaso o el desencanto en los medios politicos, fueron criticos severos de las mismas. Incluso algunos personeros se mostraron mas osados, y han llegado a formular observaciones sobre la situacion vecinal en un concepto integral, en el sentido de que Chile debe paliar o reparar lo que se visualiza como una indiferencia a su entorno proximo.

La obra de Oscar Pinochet de la Barra, con estilo conciso y un gran manejo del lenguaje, identifica personajes y momentos en que--estando aun vivo y sin resolucion el tema Tacna-Arica antes de 1929- personalidades chilenas vieron oportunidades de otorgar concesiones, que entrarian en esas tendencias. Hace pocos anos, nuevamente la diplomacia chilena hizo referencia a formas imaginativas, practicas, realistas, sin cesion soberana hacia Bolivia, como expresion de la misma voluntad.

La frase mal atribuida a la diplomacia chilena en el sentido de que las mejores relaciones con Bolivia son aquellas que existen cuando no se tienen relaciones diplomaticas, y que suele recordarse, no aparece fundamentada en documentos oficiales de la Cancillena; por cierto no lo ha sido en los ultimos anos. El recuerdo de esta supuesta afirmacion, cuyo origen seria mas un buen titulo de prensa que una opinion de expertos, tiende a inducir la idea de que el tema de Bolivia es un asunto mal llevado.

Ante esta multiplicacion de obras chilenas, la lectura de Oportunidades Perdidas de Walter Montenegro (3), es altamente recomendable. Desde ella, se visualiza la perspectiva de la otra parte, que suele faltar en los analisis nacionales. Tambien ayuda "Charana" (4), de Salazar, Gumucio, Orozco y Salazar, obra esta ultima que sirve para apreciar el sofisticado proceso, llevado a cabo entre 1975 y 1978, imperfecto, pero demostrativo de la voluntad de la epoca, y la decisiva participacion del Peru en el mismo, desde una perspectiva ciertamente boliviana. Diversos trabajos sobre lo que se ha denominado la "politica de reintegracion maritima" que comprende alternativas bi y multilaterales, explican mejor la compleja definicion que significa para Bolivia abordar una relacion "normal" con Chile, a partir de otra definicion previa que tiende a poner en el centro la obtencion de una salida util y soberana al mar.

La falta de relaciones diplomaticas desde la ruptura con que terminan dichas negociaciones aparece entonces como un mecanismo sancionador hacia la parte chilena, que buscaria privar a nuestro pais de un canal normal de interlocucion. Al cabo de tantos anos, cabe preguntarse, como lo hacen algunos autores bolivianos, si no ha sido Bolivia la que ha resultado limitada en su capacidad de representacion ante el gobierno chileno; por el otro lado, para algunos sectores chilenos tales relaciones constituyen un fin en si mismo, por lo que bien valdrian concesiones y promesas. Hasta ahora, mas alla de cortesias, la politica boliviana ha mostrado que no se convence con ese enfoque.

La obra de Maira y Murillo es la que mas se acerca a entregar elementos explicativos sobre los hechos conocidos en los ultimos anos, a pesar de que el contrapunto entre sus aportes muestra una enorme distancia tanto conceptual como de enfoque. Mientras Maira plantea un ejercicio acerca de como podrian reenfocarse las relaciones, y sugiere -con mas realismo que otros autoresque puede seguirse una ruta en varios sentidos simultaneos, partiendo de un fuerte ingrediente de integracion, Murillo, aporta elementos para explicar por que de ese modo tales objetivos no han podido lograrse entre Chile y Bolivia, y sigue una pauta de analisis que no admite concesiones, dado el fracaso de la experiencia del proceso de Charana (1975-1978).

Curiosamente, la perspectiva que desarrolla Murillo -quien tiene experiencia en los temas de Chile por cuanto participo en forma directa y principal del proceso de Charana en los anos setenta- sobre los ultimos anos, especialmente durante aquellos en los que el sirvio como ministro de Relaciones Exteriores desde 1997 hasta la enfermedad del presidente Banzer en 2001, es muy distinta de la que expone el relato de Perez Yoma, sobre el mismo periodo. Tal vez el trabajo de Javier Murillo, el unico boliviano de los autores que comentamos, revela a traves de sus interpretaciones mas que otros acerca de por que el tema del rio Silala o la cooperacion en materia de recursos naturales o los corredores de interconexion -de actualidad en los ultimos anos- no se ordenan en la misma logica para Bolivia que para los chilenos y, en consecuencia, sin decirlo sugiere guardar una gran mesura al momento de alentar posibilidades a partir de esos elementos.

Perez Yoma insinua a su vez otra hipotesis, en cuanto a que desde el inicio habria existido una diferencia entre el significado politico del proyecto especifico del gas natural licuificado o LNG, estrategico sin duda para Bolivia, y el tema territorial-maritimo, y que habria constituido una sorpresa que pretendiese vincularselos. Las fuentes bolivianas -y la abierta invitacion a convocar foros facilitadores subregionales y externos para iniciar negociaciones sobre la soberania y la insinuacion desde el inicio de que Peru podria participar en un ejercicio de cooperacion politica y economica en torno a un polo tripartito de desarrollo- indicarian que ambos temas nunca habrian estado totalmente desligados.

Los signos dominantes de las relaciones que fueron puestos de relieve por las negociaciones sobre el proyecto de salida por la costa chilena del gas natural licuificado (LNG en ingles) proveniente de fuentes bolivianas, son analizados sin titubeos por Murillo, en relacion con la posibilidad que ello brindaba para llevar a Chile a la mesa de negociacion para lograr una cesion de territorio. Se trataria de alcanzar, a partir de un cambio progresivo en la correlacion de fuerzas, que Chile aceptase colaborar en esas negociaciones (con o sin apoyo de terceros facilitadores). Asi lo plantean diversos estudios publicos bolivianos de la epoca, que proponen la configuracion de un polo tripartito de desarrollo que se enuncia para involucrar simultaneamente la cooperacion entre regiones vecinas de Peru, Chile y Bolivia, de forma de generar un escenario favorable al otorgamiento de mayores concesiones de parte de Chile en Arica, en pro de sus paises vecinos. Ello, por cuanto para algunos, al abordar la cuestion maritima debe cambiarse el contexto en que se desarrollo el proceso de Charana, y generar por tanto un ambiente que influya o favorezca el otorgamiento de concesiones territoriales.

En estas obras queda sin respuesta una pregunta. ?Por que Chile y Bolivia recorren una y otra vez un camino en el que se cruzan, colaboran un cierto tiempo y no convergen posteriormente? Los autores mencionados esbozan algunas respuestas, diferentes unas de otras; conservadurismo chileno, incapacidad analitica o timidez de su elite diplomatica, falta de unidad o madurez boliviana, son propuestas rapidas ante esa pregunta.

Hace falta leer muchas obras de autores bolivianos para captar las sutilezas de sus ideas y por donde esperan encontrar respuestas. El conocimiento de las que puedan entregar los chilenos sera tambien parte de la tarea, en especial sobre el tenor de la relacion entre Bolivia y Peru que se proyecta en los temas expuestos, la claridad en el analisis de los elementos politicos dominantes y, particularmente, en el enfoque que se aplique para responder si es posible disenar caminos, a partir de supuestos que no se sustenten en ideas contradictorias, como que un pais es solamente deudor y el otro simplemente una victima.

(1) Radio Cooperativa, 21/01/2004.

(2) La obra incluye una reflexion de Monica Hirst.

(3) La Paz, Los Amigos del Libro, 1987

(4) La Paz, CERID, 2001.
COPYRIGHT 2005 Universidad de Chile, Instituto de Estudios Internacionales
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Infante, Maria Teresa
Publication:Estudios Internacionales
Date:Jan 1, 2005
Words:2079
Previous Article:El largo conflicto entre Chile y Bolivia. Dos visiones.
Next Article:Mexico-Mercosur: un nuevo dialogo para la integracion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters