Printer Friendly

Chamanismo y plantas de poder: I. Las plantas de poder. Tendiendo hacia una idea de escuela filosofica.

Aforismo 35: "Conviene, pues, sin duda, que tengan conocimiento de muchisimas cosas los hombres amantes de la sabiduria (filosofos)". Heraclito.

INTRODUCCION

Las ideas que, a continuacion seran presentadas, no estan enmarcadas en el campo de una determinada filosofia academica-aludiendo con tal expresion, la filosofia que se realiza en las universidades, sean estas, publicas o privadas. Las ideas que seran expuestas constituyen un ejercicio de pensamiento a la luz de las experiencias con las plantas de poder. Empero, dada mi formacion filosofica, empleo el lenguaje de algunos filosofos que son relativamente afines a tales experiencias. El esquema general de la exposicion es el siguiente: formular una postura criticista en las relaciones que puede haber entre las plantas de poder y el lenguaje filosofico. Con el termino "criticismo" aludo a una posicion intermedia entre dos polos opuestos, a saber: el dogmatismo y el escepticismo, en torno al campo tematico, a saber: las plantas de poder. Aclarando la terminologia, por "dogmatico" entiendo a quienes tienden a creer todo tipo de discursos que se pueden derivar de la experiencia con plantas de poder. Por el contrario, denomino como "escepticos" a quienes niegan a priori o a posteriori la posibilidad de una experiencia significativa con plantas de poder-aun asi, en el grupo de los escepticos prevalecen los que no han tenido experiencias con plantas de poder.

Para evitar equivocos, defino por via de extension las "plantas de poder" aludidas: ayahuasca, hongos y peyote. Hay otras, sin duda, pero hablo de lo que por mi mismo he experimentado. Cuando aludo al "poder" de estas plantas me refiero a la capacidad psicoactiva y al uso terapeutico, medicinal, ceremonial, ritual, con tales plantas. En consecuencia, desde el inicio de esta exposicion, por via negativa senalo que por "plantas de poder" no se entiende ninguna de las siguientes acepciones: a) drogas naturales; b) drogas sinteticas; c) psicodelia; d) psicosis transitoria; e) evasion de la propia personalidad. Incluyo un matiz: la diferencia entre el uso del peyote como droga o como medicina, radica en el uso y la intencion de quien la consume. De alli que una experiencia guiada por un chaman en un ambiente ceremonial sea la adecuada y es aqui donde enmarcamos esta exposicion.

De la oposicion de dogmaticos y escepticos, pretendo mediar a traves de una sintesis con una postura "critica". En ultima instancia, la reflexion tiende hacia la concepcion de una determinada escuela filosofico-psicologica. Es decir, procuro presentar la idea de una escuela que conjunte de manera integral la mente y el cuerpo; esto implica: desarrollar tanto las habilidades y capacidades del intelecto, asi como el desarrollo del area psicologica y emocional; asimismo, en ultima instancia, tender a la vivencia, mediante las plantas de poder, de la dimension espiritual.

Asi, el breve plan de esta exposicion es: I) Dogmatismo y escepticismo en el ambito de las experiencias con plantas de poder; II) El desarrollo de una postura critica en este campo; III) La idea de una escuela filosofica-psicologica. En mi exposicion me valdre principalmente de algunos aforismos del filosofo griego, Heraclito, el obscuro de Efeso.

DESARROLLO

Dogmatismo y escepticismo en el ambito de las experiencias con plantas de poder

Iniciemos con la exposicion del escepticismo, por ser la actitud habitual ante las plantas de poder. En primera instancia, recordemos la sentencia de Heraclito que dice:

"Si uno no espera lo inesperado nunca lo encontrara, pues es imposible de encontrar e impenetrable" (Aforismo 18)

Aplicado al contexto que estamos considerando, esto significa que la mayoria de las personas no consideran la posibilidad de que la ingestion de una planta de poder le pueda abrir a espacios de su mente que le re-configuren, de modo significativo, su ser-en-el-mundo. Algunos que no han tenido experiencia y se acercan, quizas por mera curiosidad, a estos "temas", se preguntaran: ?que son las plantas de poder? ?En que puede consistir una tal experiencia con dichas plantas? O: ?se trata de drogas? Y, en consecuencia: ?no se trata de un tema que implica un tabu social fuertemente tendencioso a una valoracion negativa? Pero si hay un interes genuino sobre este asunto, lo primero es partir de una actitud de apertura. Distingamos, pues, dos tipos de escepticos: por una parte, los hay quienes sin tener la experiencia con las plantas de poder niegan, a priori, la posibilidad de que sea factible obtener mediante este tipo de experiencias algun tipo de conocimiento. Este grupo de escepticos se cierran ante la posibilidad de una experiencia tal y encuentran una adecuada justificacion de su actitud en los discursos oficialmente establecidos historico y socialmente ante las plantas de poder.

Por otro lado, los hay quienes ya habiendo tenido, por lo menos, una ingesta con alguna planta de poder, no hayan accedido a los estados ampliados de conciencia a los que nos conducen las experiencias con plantas de poder. A estos, bien vale la alusion al siguiente aforismo de Heraclito:

"Los necios, aun oyendo, se asemejan a los sordos: el proverbio, justamente, es testigo de ellos: que "hallandose presentes estan ausentes". (Aforismo 34)

A este segundo grupo de escepticos, lo aconsejable es que si ya optaron por experimentar, lo intenten de nuevo y revisen por que motivos o razones no dejaron fluir el poder psicoactivo de la planta: en algunos casos se trata de fuertes resistencias psicologicas; en otros, de una notable intoxicacion del cuerpo, producto de los excesos ante otras sustancias quimicas; en otros, lo que acontece es que, si tuvieron experiencia, pero se niegan a aceptar lo que las visiones les revelaron; o, simplemente no saben interpretar los simbolos que aparecieron en su experiencia. Si hay voluntad de aprender, entonces, a los escepticos de este segundo grupo, les resultara conveniente lo siguiente: desintoxicarse antes de participar en la ingestion de una planta de poder; guardar ayuno; abstenerse sexualmente; observarse en el plano psicologico dias antes de la experiencia, etcetera.

En relacion a los escepticos, hay pues dos posibilidades: o instruirlos adecuadamente para que logren una experiencia significativa; o, simplemente, tomar distancia de ellos. Y asi como se respeta su escepticismo, exigir el respeto para quienes si pueden acceder a este tipo de experiencias.

Vayamos ahora al grupo de los dogmaticos. A diferencia de los escepticos que niegan a priori la posibilidad de una experiencia significativa con las plantas de poder, los dogmaticos tienden a pasar al otro extremo, pues, creen ciegamente en sus redentores. A estos, vale referir esta sentencia de Heraclito:

"El hombre imbecil suele dejarse asombrar por cualquier discurso". (Aforismo 87)

Por lo regular, a este grupo se adhieren quienes han tenido una experiencia fuerte con las plantas de poder, pero que no saben como reacomodar y resignificar por si mismos la experiencia y requieren, en consecuencia, de la tutela permanente del facilitador, psicologo alternativo o chaman. En este plano, se pueden construir discursos de todo tipo en torno a las experiencias con las plantas de poder. Simbolos e imagenes son traidos a colacion y adquieren un poder casi magico. Los creadores de estos discursos tienden a hipostasiar los simbolos de animales y/o plantas, es decir, les confieren sustancialidad, como si efectivamente, fueran entes reales. El realismo ingenuo de los adeptos permite entonces la veneracion de una determinada imagen o simbolo, sin percatarse de que no hay aqui criterio para verificar la verdad o falsedad de las afirmaciones. En este sentido, Nietzsche, en su libro Crepusculo de los Idolos, aforismo 18, dice lo siguiente:

"Quien no sabe introducir su voluntad en las cosas introduce en ellas, al menos, un sentido; es decir, cree que hay ya alli dentro una voluntad (principio de la "fe")".

No hay aqui un criterio para dirimir lo verdadero de lo falso y, en general, los adeptos se asimilan todo tipo de discursos que, en ultima instancia, no guardan una consistencia logica, con el argumento (!!), precisamente, de que estamos en un campo mas alla de lo racional. No obstante, si se tiene la intencion de constituir un lenguaje significativo en torno a las experiencias con plantas de poder, no cabe mas remedio que elaborar, con los recursos racionales, un lenguaje que muestre las experiencias que derivan de las practicas rituales con plantas de poder. En este momento de la exposicion, vale hacer la siguiente distincion: vale distinguir entre la experiencia con plantas de poder y el lenguaje ulterior con el que hacemos mencion de tales experiencias. En el ambito ceremonial con las plantas de poder, el chaman tendra un lenguaje con el que hace referencia al objeto: designemos a este nivel el lenguaje-objeto. Cada chaman, segun su tradicion, la region y la planta de que se trate, tendra su peculiar lenguaje-objeto. Ahora, consideremos el nivel de la vida cotidiana en el que nos mantenemos en vigilia y podemos evocar la experiencia con una planta de poder. Al lenguaje para hablar sobre el lenguaje-objeto, lo designamos como metalenguaje. Este habla en torno al lenguaje-objeto. Es una descripcion de segundo grado, o descripcion refleja, pues, se evoca lo vivido con la planta de poder en el ambito ceremonial con el lenguaje del chaman. Es al nivel del metalenguaje que exigimos la consistencia logica. Pues es evidente que el chaman no tiene por que seguir nuestros canones de pensamiento racional. Lo importante es que el chaman proceda con etica y conocimiento en su trabajo, pues, conducira a un grupo de personas a atmosferas dificilmente accesibles por otros medios. Y lo medular es el tipo de experiencias y las consecuencias practicas que de alli se deriven para las personas participantes. Las implicaciones para la vida cotidiana son centrales para darle su justa dimension a las experiencias con plantas de poder.

En relacion al metalenguaje, observese que a traves de este se puede mostrar, pero no decir lo que es una experiencia de estados ampliados de conciencia. No se puede decir porque no se esta viviendo, pero se puede mostrar en la medida que se indica un camino a seguir. Estamos en la dimension del conocer: este es personal e intransferible, a diferencia del saber que impersonal y transferible.

En suma, he presentado dos posturas o actitudes posibles ante las plantas de poder: la de los escepticos y la de los dogmaticos. Corresponde ahora pasar al campo de una postura media entre ambos polos.

II.-POSTURA CRITICA

?Por que invitar a los demas a tener una experiencia con plantas de poder? La respuesta la doy a traves de los siguientes aforismos de Heraclito:

"Los limites del alma, por mas que procedas, no lograrias encontrarlos aun cuando recorrieras todos los caminos: tan hondo tiene su logos". (45)

"La armonia oculta es superior a la manifiesta" (54).

"Pero de las cosas divinas, la mayoria, segun Heraclito, por falta de fe escapan al conocimiento" (87).

Esto significa lo siguiente:

En relacion al aforismo 45, la ingestion de una planta de poder en un marco ritual y ceremonial, permite la incursion en una experiencia profunda de indole psicologica: el inconsciente individual y el inconsciente colectivo se haran patentes, esto es, se mostraran a traves de imagenes y simbolos que requeriran de interpretacion, dentro de la experiencia y tambien de manera posterior.

Con respecto a los aforismos 54 y 87, se puede senalar que no solo se accede a un nivel psicologico, sino tambien de caracter espiritual. Dado que nuestra epoca historica tiende al escepticismo en estas cuestiones, me remito a Schleiermacher para indicar el tipo de sentimiento espiritual que se puede experimentar con una planta de poder:

"La religion no es ni metafisica ni moral ni una mezcla de las dos, sino contemplaciony sentimiento del universo [...] tiene lugar un contacto del animo con lo infinito. Se trata de un acontecimiento simple pero que cobra conciencia mas clara mediante su desarticulacion en vision y sentimiento. La medula de la religion esta representada [...] por la conciencia inmediata de la inmanencia de lo infinito en lo finito" (1)

Esto es, lo que se pone en juego es la posibilidad de la intuicion mistica a traves de la vivencia de la inmanencia de lo infinito en lo finito. Cuando aludo a un nivel espiritual, me refiero precisamente a esa conciencia inmediata de la vida particular, finita y contingente con la esfera superior de la Naturaleza, el Cosmos, Dios, etcetera.

Ahora bien: ?por que la postura que sostengo es criticista? Respuesta por via negativa: porque no es esceptica ni dogmatica. Respuesta por via afirmativa: distinguir entre el lenguaje-objeto y el metalenguaje en este campo de las experiencias de las plantas de poder. Esto equivale a decir: lo primero es respetar el lenguaje-objeto del chaman; este tiene su propia sabiduria que no siempre es acorde a los criterios occidentales del saber. Antes bien, nos encontramos en presencia de una sabiduria indigena de los distintos pueblos de la tierra; sabiduria que fue hundida en la ignorancia y el olvido a traves de los procesos de colonizacion a lo largo de la historia de Occidente. Ahora bien, el metalenguaje es un lenguaje para hablar del lenguaje-objeto. El metalenguaje es posterior a la experiencia; a traves del metalenguaje tratamos de entender la experiencia, pero tenemos un limite, pues, solo podremos mostrarla, pero no acceder intencionalmente al noema o sentido de la experiencia, ya que este se da solo en el campo vivencial. Esta sabiduria milenaria queda reflejada, de alguna manera, en los siguientes aforismos de Heraclito:

"Ypor eso, con razon, Heraclito a estos [ritos de los misterios] los llamo remedios, en cuanto que curaran los males y liberaran a las almas de las calamidades inherentes a la generacion" (68).

"De los sacrificios, pues, distingo dos especies: 1) los de los hombres purificados por completo, tal cual puede ocurrir acaso raramente

[segun dice Heraclito] de un hombre solo o de unos pocos hombres faciles de contar; 2) los materiales y corporeos, etc." (69)

"Cuanto mejor, pues, juzgo Heraclito que las opiniones de los hombres son "juegos de ninos""

Sin duda, algun esceptico tendra en la mente la idea de que los aforismos de Heraclito no aluden necesariamente al uso ceremonial con plantas de poder. No obstante, lo esencial no radica alli, sino en el sentido de sus aforismos, pues representan la ocasion para poder aludir al tipo de experiencias que se pueden tener con las plantas de poder. Enfaticemos el sentido de estos aforismos: curar los males inherentes a la generacion, es decir, a la finitud de la vida humana. Esto implica los males que el ser humano puede padecer: males naturales, morales y metafisicos; ademas, los aforismos hacen alusion a los ritos de purificacion, en este campo, de la mente y el cuerpo. Asi, el sentido primario radica en el acto de purificacion y catarsis en estos rituales con las plantas de poder. Un planteamiento afin, aunque por otras vias, la encontramos en el pintor y filosofo George Santayana, quien en su libro Los reinos del ser, nos dice que:

"La gran caracteristica del espiritu humano, tal como yo lo entiendo, es su desamparo y miseria; y es mas miserable y desamparado cuando se imagina que es dominante-e independiente; y su gran problema es el de la salvacion, la purificacion, el renacimiento que lo conduzca a un humilde reconocimiento de los poderes de que depende y a un sano disfrute de sus virtudes adecuadas. Tal salvacion y renacimiento han de llegar por obra de la naturaleza, aunque no son imposibles. Por el contrario, tienden a restablecerse automaticamente, mediante la autoeliminacion de la extremada locura y la fecundidad natural de la salud. En cualquier momento el espiritu florece inesperadamente; un poco de tierra y un poco de sol le bastan. Se desborda en el juego de los ninos, asi como en el ingenio y la sabiduria de las mentes maduras; ya que el espiritu puede superar facilmente al mundo sin hacerle violencia, transmutandolo en arte, amor y reflexion". (2)

De nuevo, lo central no es si el autor citado, alude o no a las experiencias con las plantas de poder, sino a la concepcion antropologica que nos presenta, a saber: por un lado, el desamparo y miseria de la existencia humana y su gran problema: el de la salvacion y la purificacion; por otra parte, se accede a tal purificacion a traves de la autoeliminacion de la extremada locura que, por lo demas, puede ser personal o colectiva. Tal autoeliminacion de la extremada locura se puede dar por obra de la naturaleza, es decir, por medio de las plantas de poder.

Asi, vamos cerrando lo peculiar de la postura que presento ante las plantas de poder.

III. CONCLUSION

La idea de una escuela filosofica-psicologica

Una escuela de filosofia tiene como funcion ensenar a pensar. Y no solo a nivel logico-argumentativo, sino reflexionando en torno a contenidos de indole diversa: la existencia humana, el sentido de vivir, el conocimiento de si mismo, la critica ante lo socialmente establecido y las condiciones de injusticia y desigualdad, etcetera. Considero que una formacion filosofica no debe incluir aspectos puramente intelectuales, sino incorporar tambien aspectos de caracter integral: el trabajo psicologico, por ejemplo. Es evidente que este tipo de trabajo se puede efectuar desde las distintas escuelas psicologicas de Occidente. Empero, se puede concebir una terapia alternativa con las plantas de poder. De manera que, en la formacion se incluya, tanto lo intelectual, asi como el trabajo emocional y, tambien, la posibilidad de acceder al plano espiritual. Se trata en suma, de una escuela que evite dos aspectos: por una parte, el escepticismo de los academicos que solo ven el aspecto intelectual en la formacion, pero que no tienen apertura para este tipo de trabajo; y, por otro lado, no caer en la tentacion de los dogmaticos que tienden a creer ciegamente en sus redentores que emplean imagenes y simbolos hipostasiandolos. Ni el dogmatismo ni el escepticismo. Se trata de fundar una escuela critica que haga uso de la tradicion filosofica para ensenar a pensar con los clasicos, pero abriendo otras perspectivas mas alla de la esfera puramente intelectual. Esto es solo una idea. Como tal se encuentra en el plano de lo potencialmente factible, pero, en ultima instancia, constituye una invitacion para que cualquier persona se de la oportunidad de autoconocerse mas alla de la esfera consciente y pueda, al igual que Heraclito, exclamar:

"Me he investigado a mi mismo" (Aforismo 101).

Y, en ultima instancia, comprender el sentido de este otro aforismo, con el que termino esta exposicion:

"Ser sabio es virtud maxima, y sabiduria es decir la verdad y obrar de acuerdo con la naturaleza escuchandola" (Aforismo 112).

Bibliografia

Dilthey, Wilhelm, Hegel y el Idealismo, FCE, Mexico DF, 1978.

Fericgla, Joseph, Maria, Al trasluz de la ayahuasca. Antropologia cognitiva, oniromancia y conciencias alternativas, Libros de la Liebre de Marzo, Madrid, 2002.

Hofmann Albert, Shultes Richard, Plantas de los dioses, FCE, segunda edicion, Mexico, DF, 2005.

Mondolfo, Rodolfo, Heraclito. Textos y problemas de su interpretacion, XXI, Mexico, DF, 1995.

Santayana, George, Los Reinos del Ser, FCE, Mexico DF, 1959.

Spinoza, Baruch, Etica demostrada segun el orden geometrico, FCE, Mexico, DF, 1985.

(1) Dilthey Wilhelm, Hegely el idealismo, FCE, Mexico, DF, 1978, p. 314. Las cursivas son mias.

(2) Santayana George, Los reinos del ser, FCE, Mexico, DF, 1959, p. 24. Las cursivas son mias.

* Panel Chamanismo y plantas de sabiduria tenido el 06.10.10, y el 29.03.12 en Casa Loyola, Guadalajara. Participaron Alejandro Fuerte, Jorge Manzano sj, y Juan Ruiz.

Mtro. Jose Alejandro Fuerte, Coordinador de investigacion y postgrado, CUCSH, UDG, alexfuertep@yahoo.com.mx
COPYRIGHT 2012 Universidad Jesuita de Guadalajara, Departamento Filosofia y Humanidades ITESO
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:plantas de poder
Author:Alejandro Fuerte, Jose
Publication:Xipe Totek
Date:Dec 1, 2012
Words:3528
Previous Article:Xipe Totek 84.
Next Article:II. Los hongos, maestros de humildad.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters