Printer Friendly

Carmen Pena Garcia, Disolucion pontificia del matrimonio no consumado. Praxis canonica y eficacia civil en Espana.

Carmen Pena Garcia, Disolucion pontificia del matrimonio no consumado. Praxis canonica y eficacia civil en Espana, Universidad Pontificia Comillas, Madrid 2017, 367 pp., ISBN 978-84-8468-675-0

La profesora Pena presenta en este volumen un completo estudio sobre el procedimiento super rato. La obra se estructura en siete capitulos, englobados a su vez en tres partes que abordan este instituto primero en su perspectiva universal (Parte I), para embarcarse despues en la experiencia de varias diocesis espanolas (Parte II), finalizando con una panoramica sobre la praxis espanola en el reconocimiento de los efectos civiles de estas resoluciones pontificias (Parte III).

De los primeros capitulos se desprende que conoce en profundidad la legislacion actual sobre la materia. Senala con precision los antecedentes historicos a la vez que hace notar las principales novedades legislativas. Desde el inicio la autora pone sobre la mesa los debates doctrinales mas relevantes a los que ira dando respuesta a lo largo del volumen. Resulta especialmente enriquecedor el capitulo V. Asi, son de gran interes las divergencias existentes en materia de competencia: de un lado la Congregacion para la Disciplina de los Sacramentos y el Culto Divino--hoy, como apunta la misma autora, resulta competente la Rota Romana--, a quien incumbe conocer los procesos de disolucion de los matrimonios no consumados, sean ratos o no; y de otro, la Congregacion para la Doctrina de la Fe, competente para los procesos de disolucion en favor de la fe, consumados o no.

Pena Garcia recuerda que la falta de consumacion tiene relevancia no solo existencial sino tambien juridica, que puede llevar a una causa de nulidad (por impotencia, exclusion, incapacidad, etc.) o tambien a la disolucion del vinculo. Es urgente, pues, la necesidad de una mejor comprension en la fundamentacion de esta potestad pontificia. Pena se plantea, con acierto, si resulta justificado que se pueda disolver un matrimonio que ha sido consumado en cuanto matrimonio natural pero no quoad ratum. La autora considera que si el sacramento del matrimonio es la misma realidad matrimonial elevada al orden de la gracia, no se entiende por que se deja fuera de ese dinamismo sacramental la dimension sexual del matrimonio y su consumacion anterior (pp. 253-255).

El Codigo de Derecho Canonico preve que el acto de consumacion, para entenderse como tal, debe ser realizado humano modo (c. 1061). Pena decide ahondar en su significacion. Para ello presenta los distintos supuestos que se encuadran dentro de la no consumacion, especialmente los <<casos dificiles>>. Pero va mas alla. La consumacion humano modo debe consistir en una colaboracion sexual voluntaria, libre y consciente. La jurisprudencia y la doctrina han considerado hasta ahora que para ello basta con una voluntariedad virtual, mientras no exista violencia o miedo que impida el uso de la razon. Sin embargo para Pena la calificacion de humana tiene un alcance mucho mayor. De un lado se plantea si no existe cierta rigidez en su conceptualizacion, por ejemplo, que se considere que no existe consumacion cuando hay uso de preservativos y en cambio no sea relevante el uso de anticonceptivos por via oral (p. 256). Por otro considera que el acto conyugal humano modo deberia identificarse con el realizado con animus maritalis y como manifestacion concreta del consortium totius vita, por lo que, en algunos casos, el acto sexual llevado a cabo entre personas manente vinculo, podria sin embargo no ser consumativo (pp. 258-262).

Si bien estimo que su postura no esta exenta de razon, en cuanto que puede darse un acto sexual que no refleje completamente la concordia a la que estan llamados los esposos, cabria plantearse si no existe en su planteamiento una cierta confusion de planos. La una caro como union de los esposos de cuanto tienen de conyugable en su naturaleza, supone que esten llamados, desde esa condicion, a realizar un proyecto comun, un consortium. El acto sexual por el que los esposos significan corporalmente esa union, que implica tambien la parte afectiva y emocional, es, a mi entender, expresion de lo que los esposos son en sus naturalezas, y no solo de lo que, en el uso de su libertad, han conseguido proyectar juntos. Es por ello que entiendo que la consumacion humano modo del matrimonio no puede responder al convencimiento de los esposos sobre su estado conyugal (salvo error en la persona), porque ese estado no depende de una opinion personal sino de la realidad de la una caro.

En cuanto a los aspectos procesales, Pena senala varios defectos que deberian corregirse. En base a la naturaleza graciosa del procedimiento, se prohibe al orador asistirse de abogado, con la sola posibilidad de que le sea autorizado el asesoramiento de un jurisperito en los casos dificiles. Ademas este proceso, siempre en atencion a su caracter gracioso, no preve ni la publicacion de las actas ni la motivacion de la resolucion. No puede sostenerse, como bien senala la autora, que haya indefension de las partes puesto que se trata de la solicitud de un privilegio, y no de un derecho. Ademas contra el acto de denegacion de admision del escrito de preces siempre cabe recurso de reposicion. Asimismo, durante la instruccion, se da audiencia a las partes, posibilidad de defensa, aportacion de pruebas, etc. Sin embargo, comenta la profesora Pena, la no posibilidad de asistencia de patrono hace que en muchas ocasiones el escrito de preces no este bien presentado y que la alegacion de pruebas sea defectuosa, no pudiendo demostrarse con exactitud la no consumacion del matrimonio. Se ha llegado incluso a la paradojica situacion de que sea el Defensor del Vinculo el que tenga que impulsar el proceso o solicitar mas pruebas que ayuden a clarificar la certeza sobre los hechos (pp. 242-243). La no motivacion de las resoluciones, si bien no puede considerarse indefension, si la disminuye, ya que al permitir el c. 1705 volver a presentar la peticion cuando ha sido desestimada por la Santa Sede, si hubiese sido motivada, daria posibilidad a la parte de subsanar esos errores. Ademas evitaria la posible arbitrariedad en esas decisiones de la autoridad eclesiastica, que si bien actua en ellas graciosamente, no lo hace nunca con una apreciacion subjetiva de las circunstancias. Pena apunta que la no consumacion y la existencia de una causa que justifique la disolucion son hechos de por si declarativos, y no pura concesion gratuita, y por tanto su apreciacion o no deberia ir motivada. Especialmente importante resultaria cuando la resolucion va acompanada de un veto para volver a contraer matrimonio, que aunque no afecte al derecho de defensa si supone una limitacion al ius connubii (pp. 200, 275-277).

De gran interes y utilidad son los datos estadisticos y graficos recogidos por la profesora. Estos permiten tener una vasta panoramica del fenomeno del proceso super rato a nivel mundial, europeo y espanol (capitulo IV). Para la autora estos numeros ponen de manifiesto, en comparacion con el numero de causas de nulidad, que nos encontramos ante un recurso procesal absolutamente residual. ?Pero deberia ser asi? Es evidente que ante una falta de consumacion es altamente probable que exista una causa de nulidad. De otro lado, la facultad del Romano Pontifice para disolver un matrimonio no consumado se da solo cuando ese matrimonio es valido. Luego, en principio, los casos que obedezcan a una causa de nulidad deberian ir por la via judicial. Carmen Pena se plantea, siempre en orden a la salus animarum, si estas causas no debieran tramitarse mas bien por el proceso super rato, mas agil y menos costoso. Segun la autora, y en discusion con otros estudiosos, la disolucion no atentaria contra la indisolubilidad del vinculo, pues en el caso de que fuera nulo, no habria vinculo, y si lo hubiese, al darse los justos requisitos para su disolucion, ya no existiria. La cuestion apunta, pues, a los fundamentos mismos de esta disolucion, tema que requiere todavia profundizacion.

Este caracter residual dificulta el acceso a las fuentes. A ello apunta Pena cuando presenta en su obra el estudio de 112 causas, comprendidas casi todas ellas entre los anos 2002 y 2011, y relativas principalmente a las diocesis de Madrid, Granada, Almeria y Alcala de Henares. Dichas causas se ponen en relacion con la regulacion canonica y se van senalando los puntos de mayor interes (capitulos III y IV), como la duracion de los procesos, la valoracion de la prueba, los principales supuestos de inconsumacion en Espana, la solicitud de suplemento de instruccion, etc. Del estudio de las causas, la autora concluye que existe una fuerte reticencia por parte de los Obispos espanoles para reenviar a la Congregacion causas acompanadas de un voto negativo. En estos casos, la autora se pregunta si el hecho de que no lleguen a la Santa Sede por considerar que hay pocas posibilidades de exito y se archiven, no supone una extralimitacion en la competencia de la autoridad a la que solo incumbe su instruccion (p. 248).

En la ultima parte (capitulos VI y VII) se expone el proceso para la recepcion de estas resoluciones en el orden civil espanol. De un lado la resolucion debe ajustarse al derecho del Estado y no oponerse al bien publico estatal. La autora considera que ello excluye positivamente tanto la interpretacion de un mero control formal, como la exigencia de la identidad entre los causales canonicos y civiles, mas aun cuando la nueva ley de divorcio espanola no exige ninguna. Por otro lado la resolucion debe cumplir los requisitos procesales de la ley, especialmente en lo que se refiere a la rebeldia. Para Pena, esto no supone mayor problema, dado que en los procesos super rato tampoco es posible la indefension, pero en ocasiones se han aducido motivos religiosos o de conciencia que han dado lugar a una rebeldia voluntaria. De hecho, explica Pena, fueron las dificultades procesales las que causaron la abrogacion de tal reconocimiento en Italia, o la exigencia por parte de la Signatura Apostolica del patrono en las causas portuguesas (p. 339). Algunos llegan a sostener que el reconocimiento civil de las resoluciones super rato supone una desigualdad entre ciudadanos creyentes y no creyentes. Todo ello lleva a la autora a plantearse hasta que punto es realmente necesario que se prevea este reconocimiento, pues existiendo el divorcio, y siendo ambas resoluciones de caracter disolutivo, el no reconocimiento no privaria a la parte catolica de un derecho, y ayudaria a distinguir entre los planos civil y canonico en la regulacion del matrimonio de los catolicos (p. 344).

No concuerdo completamente con esta ultima propuesta de la autora, pues aunque efectivamente las dos resoluciones son de tipo disolutivo, el divorcio --tal y como esta legislado hoy--, no exige ninguna causa de disolucion y ademas puede ser unilateral. En cambio la disolucion del super rato no es nunca una violacion de la indisolubilidad intrinseca del matrimonio, puesto que los conyuges no pueden disponer de el y el Romano Pontifice solo puede disolverlo si existe inconsumacion y una causa justa que lo aconseje. Que el ordenamiento civil refleje juridicamente la verdad de una situacion matrimonial si parece pertenecer a la esfera de los derechos de la persona. Siendo el matrimonio una res mixta seria preferible encontrar los cauces juridicos adecuados en ambos ordenamientos, que mas que marcar la separacion de cada ambito, llevasen a una mejor colaboracion para una correcta expresion de la verdad de las cosas.

En sintesis, nos encontramos ante una obra de gran calidad cientifica y bien documentada. De escritura agil, despierta inmediatamente el interes del estudioso, que halla en sus paginas un excelente referente de investigacion y una herramienta de gran utilidad para los operadores de los tribunales. Pena, gran conocedora de esta realidad, tanto por sus anos de investigacion y docencia, como por su propia experiencia profesional como Defensora del Vinculo, no se limita a exponer en su libro conocimientos genericos o teoricos, sino que acompana todo ese saber con la vitalidad de causas concretas, asi como con una critica aguda y siempre constructiva, que dan luz a los puntos aun oscuros y a otros que son sencillamente mejorables.

Ines LLORENS
COPYRIGHT 2017 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Llorens, Ines
Publication:Ius Canonicum
Article Type:Resena de libro
Date:Dec 1, 2017
Words:2232
Previous Article:Claudio Papale (a cura di), I delitti contro il sacramento della penitenza riservati alla Congregazione per la Dottrlna della Fede.
Next Article:Richard Potz y Wolfgang Wieshaider (eds.), Jurisdictions religieuses et l'Etat. Actes du XXVIeme colloque annuel.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters