Printer Friendly

Carlos Z. Flores y el neoestilo arquitectonico en San Cristobal de Las Casas, Chiapas.

Carlos Z. Flores y la eleccion de un neoestilo

Sobre la obra de Carlos Z. Flores existe el indispensable articulo de Manuel Gonzalez Galvan (1960). Alli se le nombra 'el Tolsa' o 'el Tresguerras' por haber introducido a finales del siglo XIX el neoclasico a Chiapas, aunque hay que aclarar que aquellos personajes precedieron casi un siglo al chiapaneco. Al margen de este lapso, cuya significacion se vera mas adelante, Flores intervino y modifico a fondo el reducido ambito de Chiapas y en particular su ciudad natal, San Cristobal de Las Casas. Remodelo y construyo iglesias, asesoro en la construccion del palacio municipal (1895) y del teatro de la ciudad (1913), coopero en las mejoras del parque central (1897), proyecto mejoras urbanas, diseno monumentos, erigio altares en iglesias y hogares, y realizo algunos mausoleos en el panteon municipal. Se encargo ademas de cambiar el aspecto de viviendas particulares. Entre ellas destaca la suya propia, en la que incluyo el colegio La Ensenanza y por lo mismo tardo mas de diez anos en construirla (1898-1908). Su obra reunio reglas urbanisticas de las principales ciudades de la epoca, en las que el 'afrancesamiento' dictaba la pauta. Fue tambien la transmision de un mensaje en el cual las formas arquitectonicas y ornamentales de la ciudad se concebian para 'modelar' a la sociedad destinataria. La labor de Flores cubrio de manera casi total las necesidades urbanas de aspiracion burguesa del entresiglo XIX-XX. El sancristobalense es considerado precursor de una escuela arquitectonica local.

Gonzalez Galvan (1960: 17) explico el estricto apego neoclasico, evidente en el trabajo de Flores, como la "original actitud [de quien] en una epoca de crisis de valores, acepto la verdad de uno solo de estos y se aislo a vivirlo de manera tan consciente como llana y sin complicacion." Este juicio, unido a su observacion de las construcciones de Flores como "maquetas de Vignola venidas a mas" (Gonzalez, 1960: 17), ha sido base para opiniones posteriores. Maria Elena Grajales (1980: 446) anadio, por ejemplo, la limitacion de Flores debido a la escasez de diarios, revistas u otras publicaciones que le hubieran permitido "la afluencia de ideas novedosas, europeizantes o cosmopolitas." Cierto es el desmesurado afan de Flores por reproducir fielmente los disenos del tratado de Vignola (siglo xv). Sin embargo, me pregunto si el apego a los canones clasicos, plasmado en sus construcciones, se debio simplemente a una "laudable sencillez ... sin pretensiones de originalidad" (Gonzalez, 1960: 16-18), o si quiza su eleccion tuvo que ver con motivaciones compartidas con hombres e ideas de su tiempo. Se precisa entonces situar al sancristobalense con referencias que le fueran contemporaneas. Por fortuna, se cuenta con el archivo personal del ingeniero, arquitecto y politico Carlos Zacarias Flores (1851-1931). (2) Las notas, planos y dibujos conservados muestran la informacion que dispuso para llegar a su propia version arquitectonica.

El deterioro del archivo no impide constatar las referencias--aun indirectas --que ubican a Flores en el cruce de distintas influencias. Primero, la ilustrada novohispana; despues, la afrancesada del periodo porfirista; y luego, aquella modernista de la epoca posrevolucionaria. Gonzalez Galvan (1960: 18) afirmo que la vocacion arquitectonica de Flores comenzo cuando este--que a la postre trabajaba en la construccion del ferrocarril entre Mexico y Veracruz--ingreso "por 1875" a la Academia de San Carlos. (3) Sin embargo, la Academia era ya la Escuela Nacional de Bellas Artes, de manera que la corta estancia del estudiante coincidio tanto con el influjo de la Ecole des Beaux Arts de Paris, como con la separacion, en 1876, entre la carrera de arquitectura y la Escuela de Ingenieros (fusionada en 1858 por Cavallari). Flores adquirio en su ciudad natal una formacion como dibujante e ingeniero agrimensor. (4) Quiza por ello se identificaria con el legado conservador de la Academia Real de las Nobles Artes de Pintura, Escultura y Arquitectura de San Carlos (1783), o de la Academia Imperial de Nobles Artes (1863), en lugar de la republicana Academia Nacional de San Carlos (establecida entre los periodos de Santa Anna y Juarez). En todo caso, su paso por la capital del pais coincidio con un periodo de fuerte transicion ideologica. Flores confronto asi su postura tradicionalista, profesion de origen y referentes clasicos, con nuevas teorias como el revival que habia llegado a Mexico en la misma epoca de Cavallari. La obra del chiapaneco, si bien dominada por un clasicismo renacentista, se rodeo entonces marginalmente de la inspiracion francesa posromantica del entresiglo XIX-XX --nutrida esta por el historicismo germano-sajon opuesto al neoclasico--. Asi, Flores pudo conocer desde su juventud la primera edicion llegada a Mexico del tratado de Vignola de 1858 (Markman, 1984: 296). No obstante, entre 1904 y 1906 el arquitecto cito la version mas tardia de 1889. (5) Asi consta al leer sus instrucciones sobre el dorico que debia reproducirse en la puerta principal de su casa "La puerta principal de calle sera de estilo dorico, siguiendo en sus detalles el modelo que figura en la lamina lxIII del tratado de arquitectura de Vinola (sic)." (ver imagen 1 y foto 1).

Flores realizo diversos obeliscos y mausoleos en el panteon municipal (ver imagen 2 y foto 2). La reclusion y lejania del cementerio le permitieron literalmente experimentar la 'excentricidad', esto es, la libertad estilistica. Su arquitectura funeraria atestigua la influencia recibida del arquitecto frances Cesar Daly (1871), especialista en dicho arte, que establecia un eclecticismo 'legitimo' solo si se respetaban leyes artisticas constantes (Saboya, 2002: 332). En su archivo se conservan ademas algunos proyectos urbanos que revelan una influencia francesa, concretamente parisina. En 1908 Flores propuso, por ejemplo, un mercado techado a la manera del famoso Les Halles de la capital francesa (ver imagen 3 y foto 3). (6) El proyecto fue realizado para sustituir los viejos 'cajones' de comercio instalados en la plaza central de San Cristobal, los cuales Flores deseaba que desaparecieran porque afeaban el lugar. El arquitecto tambien se contagio de la moda de los boulevards del urbanismo haussmaniano. Poco tuvo que hacer al respecto, pues la ciudad ya habia sido trazada en damero desde el principio de la epoca colonial. Aun asi, el ingeniero propuso en 1921 una modesta calle en diagonal dirigida, precisamente, al panteon municipal. (7)

La intervencion de Flores en iglesias es la parte mas polemica de su obra. (8) Grajales (1980: 446) ha advertido como neogotico el estilo de la iglesia de Santa Lucia. Cabe decir que esta es una verdad a medias, pues mientras el neogotico corresponde efectivamente al interior del templo (ver imagen 4 y foto 4), en la fachada y estructura arquitectonica predomina el neoclasico. Aun asi, el reconocimiento sirve para constatar que Flores no solo trabajo el estilo clasico, sino que efectivamente se intereso por el neogotico. Con ello se mina la creencia de Gonzalez Galvan (1960: 19) sobre el empeno casi estoico de Flores y su apego 'incondicional' al clasicismo. Ademas de las criptas del cementerio local, es posible observar su apuesta neogotica de manera monumental en la iglesia de Mexicanos, remodelada en 1904. (9) Sin embargo, a juzgar por el acabado de esta obra (ver foto 5), se advierte un resultado demasiado lejano de los bocetos goticos que Flores reprodujo minuciosamente. ?Puede ser que el resultado de la iglesia de Mexicanos no fue el deseado por no coincidir con el acostumbrado apego estilistico del arquitecto? De ser asi, quiza esa fue la causa por la que Flores se inclino por continuar fidedignamente las formas clasicas.

La duda surge al constatar que Flores efectivamente desplego una arquitectura clasicista en su obra de mayor visibilidad. Sin embargo, este legado no significa una renuncia automatica del neogotico. Sus dibujos con ojivas y pinaculos corresponden a un gotico de proporciones modestas, como para ser reproducido en altares religiosos de iglesias y casas particulares. Estos disenos efectivamente fueron destinados a esos espacios intimos, pero contradicen a Gonzalez Galvan cuando asegura que Flores no intervino en el interior de iglesias. A dicho trabajo le llamo con desden "neoclasico" pues, segun el contrastaba con el "clasicismo" del sancristobalense:
   Naturalmente que el nada tuvo que ver con los retablos y cipreses
   que hay en algunas iglesias, simplemente absurdos puesto que no
   pertenecen al estilo clasico aunque lo pretendan. Basta con citar
   el cipres de Santo Domingo, el retablo de la parroquia vecina a la
   Catedral [?sic por San Nicolas?] y algunos otros mas pseudo
   goticos, como el de Santa Ines [sic ?por Santa Lucia?]. (10)


A pesar de tan contundente aseveracion de Gonzalez Galvan (1960: 19), todo indica que Flores si tuvo que ver con el neogotico a su parecer desastroso. Tanto, al menos, como con la aplicacion clasica que el especialista le aplaudio conmovido. Los documentos de archivo--los cuales Gonzalez Galvan debio haber consultado--asi lo revelan. He sugerido que el neogotico de Flores en ambitos perifericos o privados pudo haber ocurrido tras la remodelacion de la iglesia de Mexicanos. En todo caso, aun se conserva dicho estilo en diversos altares y capillas de la San Cristobal de Las Casas, como en el altar mayor de Santa Lucia--"de un gotico abominablemente falso y sin duda posterior", segun Gonzalez Galvan (1960: 23)--. A pesar de que tales obras puedan juzgarse como incoherentes o erroneas, considero que la evocacion gotica sirve para socavar la indiferencia adjudicada a Flores ante la "mezcla estilistica", esto es, la posibilidad de contribuir a crear o inventar una tradicion arquitectonica en Mexico. Admitir una contribucion por minima que fuera, en cambio, colocaria la ambivalencia estilistica del chiapaneco entre preocupaciones arquitectonicas que aun se discuten en relacion con 'la modernidad'. Esta ultima por fin se va planteando como un proceso no necesariamente lineal y unidireccional, sino uno compuesto dialogicamente tanto por momentos de exito, como por otros de profunda crisis (Schwartz, 2004: 78).

Los detalles neogoticos en los maltratados dibujos de Flores remiten a primera vista al revival del frances de Viollet-le-Duc, el autor mas conocido de esta corriente en la America espanola--sin olvidar un origen britanico imposible de abundar aqui--. Sin embargo, una nota suya encontrada por azar descubre el interes por otro frances contemporaneo y opuesto a Le-Duc. La frase, perdida en un cuaderno de Flores, dice "tratad de hacer Monografias, haced de manera que no pase un solo dia de vuestra vida estudiantil sin que hayais hojeado siguiera alguna de ellas." (11) La cita es de Julien Guadet (1901), e infiere que el analisis de los edificios del pasado debe estar acompanado del conocimiento historico de los pueblos que los construyeron, pues solo asi se puede entender la coyuntura social que les dio origen. Esta idea debio alentar en Flores la publicacion de una monografia sobre el departamento de Las Casas, la cual logro en 1909. En ese mismo ano, pero desde la capital mexicana, Jesus Tito Acevedo recurria en sus Disertaciones a la misma cita de Guadet (1920: 87).

El olvidado apunte parece encerrar alguna razon por la que Flores se concentro en el clasicismo, sin ventilar su experimentacion estilistica con elementos propios de su terruno. Ello complejiza la postura del chiapaneco e impide caer en la simple explicacion de una imposibilidad debida "a la ignorancia de algunos constructores provincianos" (Grajales, 1980: 446). ?Es la tentativa neogotica de Mexicanos la que limito la mezcla creativa de Flores? ?Sera por ello que al revival de Le-Duc anadio la vision mas sobria de Guadet, quien sometia la imaginacion y el ingenio artistico al conocimiento tecnologico y social?

Paradojas entre Chiapas y el centro de Mexico

Detras del sometimiento de Flores por lograr la fiel reproduccion de un modelo, se percibe un sentimiento de inconformidad entre osado y frustrado. Por ello, su arquitectura se antoja mas humana y compleja que una imitacion clasicista. Se han dado aqui algunas referencias que muestran su conocimiento de las tendencias de su propio tiempo. Ademas de Francia, nuestro personaje tambien recibio informacion de paises como Estados Unidos o Italia. Esta influencia extranjera muestra el cercano seguimiento de Flores a tendencias provenientes del centro del pais. Por ellas se explican otras facetas de su vida publica, principalmente la docencia y una breve carrera politica entre 1912 y 1916.12 En contra de este multiple interes, desde la segunda mitad del siglo XX se ha imaginado a un Flores apartado y mas bien recluido comodamente en su lejana ciudad natal, indiferente a la "tormenta estilistica" que se generaba en la ciudad de Mexico (Grajales, 1980: 446). La diversidad de su obra, y principalmente su experimentacion marginal, muestran en cambio alguna preocupacion al respecto, si bien, en efecto, su ponderacion neoclasica desafia las criticas de Acevedo.

Cualquier hipotesis sobre el proceder de Flores por el momento solo puede ser provisoria. Sin embargo, podria debatirse si su postura arquitectural fue clasicista publicamente y eclectica en privado debido a la confrontacion entre la teoria que recibio del exterior y su dificultad por aplicarla in situ, ya fuera por los materiales disponibles, su propia idiosincrasia o la de la sociedad destinataria. Me animo a proponer que el clasicismo de Flores fue una forma de cuidarse del error, respaldado en las precauciones de Guadet. En cambio, dejo su deseo interpretativo a espacios reservados, junto con el revival de Le -Duc. Aun asi, tanto la fidelidad a Vignola como el neogotico experimental parecen reforzar la recomendacion de Guadet de cenirse a un plano arquitectonico por encima de cualquier "especulacion estetica." (13) Por lo menos asi lo sugieren algunos bocetos sobre la iglesia de Mexicanos, cuyo reducido tamano e inseguridad de trazo denuncian cierta desorientacion (ver imagenes 5 y 6). ?Que habria logrado el sancristobalense si hubiese tenido un tratado sobre catedrales goticas?

El legado documental de Flores indica que era consciente del problema teorico que generaba el neogotico en su tiempo, en particular, el dilema entre 'restaurar' o 'conservar', tendencias apoyadas respectivamente por Le-Duc y Guadet. (14) Quiza por esta disyuntiva el chiapaneco decidio ser un reconocido arquitecto de ejecucion neoclasica, mientras por otro lado se conformo con ser un anonimo alarife del neogotico. El 'exotismo' de este ultimo estilo le fue impenetrable ya que desconocia la funcion estructural y la razon de ser del gotico medieval. La reproduccion neogotica de Flores llego a ser incluso caricatural, como se observa en un mausoleo del cementerio cuyo friso esta decorado con una serie de minusculas catedrales goticas con todo y arbotantes (Bermudez, 2005: 122). Entre curiosidad e impotencia, Flores deseo apropiarse de una moda europea a nivel formal, pero no pudo prescindir de su 'originalidad', es decir, el adecuado conocimiento del contexto historico y tecnologico en que surgia--o resurgia--. Por ello, es significativa la frase de Guadet sobre la importancia de las monografias, ya que revela la necesidad de Flores de un saber mas profundo para llegar a otras formas arquitectonicas. Su imperfecta ejecucion del neogotico no fue una excepcion en Mexico, como muestran otros ejemplos en el pais (Checa, 2008). En el arquitecto chiapaneco se percibe un conflicto interno que va mas alla de los niveles estetico y arquitectonico. Su preocupacion se inserta en una esfera cultural mas vasta, derivada de la principal inquietud de la epoca: la del estilo artistico que Mexico debia adoptar como simbolo de identidad nacional.

De manera voluntaria o no, Flores termino por imponer en Chiapas un sello neoclasico que oculto otras tentativas suyas. Paradojicamente, dicho clasicismo le aparto en su momento de lo 'neocolonial'; el estilo que, sin desear ser un revival, se impuso como emblema identitario del Mexico posrevolucionario (1914-1934). Hoy puede apreciarse lo que separo y unio a Flores con la busqueda estilistica de aquella generacion. Por un lado, lo neocolonial identifico la modernidad con un caracter hispanoamericano "cristiano, hidalgo y progresista" (Lozoya, 2007: 21). En cambio, el estilo de Flores se identifico con el romanticismo afrancesado de la epoca porfiriana. Por otro lado, el trabajo arquitectonico del chiapaneco (1880-1930) se anticipa por mas de tres decadas a lo neocolonial. Asi, su obra presenta un decalage perturbador ya que tambien es tardio con relacion al neoclasico novohispano de finales del siglo xvIII.

En 1968, Scott (1968: 90) se pronuncio contra Gonzalez Galvan, indicando ser "un error [...] el que [...] compare a Flores con los arquitectos neoclasicos, pues se relaciona mucho mas con los constructores del siglo xvIII, como los del mundo britanico, que basaron todas sus obras sobre libros que copiaron." Por el contrario, Scott (1968: 90-91) ya intuia que en Flores pudo haber influido "el blanco clasicismo imperial porfiriano," por lo cual debia considerarse ejemplo de la "arquitectura provinciana durante aquel periodo." La opinion de Scott no tuvo eco y la obra de Flores fue simplemente calificada como anacronica. No hubo curiosidad por cuestionar las razones que pudieron permitir dicho anacronismo. La arquitectura del sancristobalense quedo confinada como una forma de conservadurismo provinciano, imposibilitada por su lejania a cualquier interpretacion o iniciativa arquitectonica.

El movimiento neocolonial y el neoclasico de Flores--llamado "desterrado" por Gonzalez Galvan (1960: 31)--presentan hoy otras similitudes. Un punto en comun es la indiferencia que ambos mostraron por el indigenismo, corriente que a su vez los relego cuando quedo como referente superior de la estetica nacional. (15) Otro punto seria la negacion que han tenido como fenomenos historicos y culturales, considerandose en cambio peyorativamente como formas ornamentales eclecticas. En efecto, el prototipo oficialista de la epoca posrevolucionaria estigmatizo las formas arquitectonicas de lo neoloconial reduciendolas a eclecticismo (Lozoya, 2007: 16-20). A su vez, el eclecticismo era entonces devaluado junto con el legado de la Escuela de Bellas Artes y la arquitectura francesa, con la cual se identificaba la obra de Flores. A pesar de estas caracteristicas compartidas, es interesante notar que el neoclasico de San Cristobal de Las Casas hoy es considerado "orgullosamente colonial", mientras el neocolonial ha desaparecido de la capital mexicana y permanece censurado historiograficamente (Lozoya, 2007: 23). La actualidad del neoclasico de la ciudad chiapaneca puede convertirse en ocasion para cuestionar la contradiccion no resuelta entre el pasado colonial y los ideales perseguidos por la mexicanidad.

Chiapas: arquitectura e identidad de frontera

El clasicismo de Flores no fue precisamente el emprendido por Tolsa o Tresguerras. En efecto, con aquella comparacion Gonzalez Galvan ignoro el mensaje particular de las construcciones de San Cristobal de principios del siglo XX. En Chiapas, el proceso de independencia y la posterior anexion a Mexico avivaron los problemas regionales y trajeron una preocupacion inesperada: la del sentimiento patrio. La cuestion era doblemente paradojica en el estado sureno. Por un lado, debio reformularse el pasado colonial de la provincia bajo la Capitania General de Guatemala. El estado se anexo a Mexico en 1824 en aras del 'progreso', y por este afan debia hacer muestra de su mexicanidad. Por otro lado, las dudas y recelos ya existentes en Chiapas se sumaron a las contradicciones y adecuaciones que Mexico afrontaba a su vez para construir un 'ser nacional'.

El pasado politico y cultural de Chiapas desentono con el resto del pais por su marcada referencia guatemalteca. En la segunda mitad del siglo XX todavia se le reprochaba--aun bien intencionadamente--la rica tradicion artistica que le unia al vecino pais. Asi, Francisco de la Maza (1988: 224) califico en 1956 una escultura de San Cristobal "como una de las mejores ... por mas que parezca guatemalteca." En tanto, el ya citado Gonzalez Galvan (1960: 15) referia que dicha ciudad era "nuestra ultima gran ciudad virreinal hacia el sur y la primera en que el caracter centroamericano se manifiesta dominante en arquitectura." La antigua condicion de Chiapas como amplia y remota zona fronteriza entre Nueva Espana y Guatemala se prolongo en el plano cultural. Retomando a los mismos autores, de la Maza (1988: 224) menciono que Chiapas se encontraba en "el cruce del arte colonial oaxaqueno y guatemalteco, ademas de presenciar caracteristicas propias y diferenciales." Gonzalez Galvan (1960: 15), a su vez, le asigno un "especial sabor de frontera espiritual entre dos de las regiones mas ricas del arte hispanoamericano."

La ruptura de Chiapas con su herencia guatemalteca fue seguida por un combate aun mas drastico: el rechazo de una esencia india. Asi, la aspiracion chiapaneca no solo debia inventarse un pasado novohispano, sino negar su composicion social mayoritariamente indigena. Este ultimo factor entro en una nueva crisis cuando el Mexico posrevolucionario pondero la figura del 'mestizo' con el fin de armonizar lo espanol y lo indigena. En el sureno estado esta reconciliacion no era facil, pues en lugar del mestizo predominaba historicamente la figura del 'ladino', una entidad social opuesta a 'lo indio'. San Cristobal de Las Casas se consideraba la poblacion mas ladina por haber sido la capital chiapaneca durante el periodo colonial y la mayor parte del siglo XIX. Presumia asi de haber sido el centro espanol de Chiapas, a diferencia del 'pueblo' de Tuxtla, que a partir de 1892 se convirtio en nueva sede politica.

Con el fin de recuperar fueros, la aneja ciudad inicio un cambio acorde con el concepto de ciudad como portadora de civitas. Esta idea comenzo en el siglo xvIII, pero en San Cristobal se retomo un siglo mas tarde para ponderar la higiene, el urbanismo y la emulacion moral como preceptos imitables de la Antiguedad. El neoclasico se perfilo asi como el estilo idoneo de una sociedad que queria borrar selectivamente algunos aspectos de su pasado colonial sin romper del todo o abruptamente con el. Ocurrio asi la transformacion urbana de San Cristobal del entresiglo XIX-XX, de la mano de Carlos z. Flores como su arquitecto predilecto.

La Iglesia en San Cristobal continuo como principal promotora de las mejoras arquitectonicas de la ciudad. El clero fue importante mecenas para Flores, razon por la que varias iglesias de la epoca presentan fachadas neoclasicas acordes con una arquitectura civil "moderna". Como comanditaria principal, la Iglesia de Chiapas tambien aposto por el neoclasico como el estilo favorito de la monumentalidad europeizante. A la vez, reservo para el gusto y el fervor particular un discreto neogotico. La iglesia de Mexicanos ya referida--perteneciente a uno de los barrios mas antiguos de San Cristobal, dado en 1528 a los indigenas mexicas que llegaron con los espanoles--fue la unica iglesia que contrato en esta tendencia. En su remodelacion a principios del siglo XX, la junta respectiva expreso el deseo de que dicha iglesia "quedara en relacion con los progresos arquitectonicos de la ciudad." (16) En sus detalles parece notarse una manufactura indigena, aunque esta es muy distinta de aquella que tan bien encajo con la plastica e inventiva del barroco colonial. Asi, la ambiguedad estilistica no solo ocurrio en Flores, sino tambien en aquellos que encargaron y adecuaron los cambios arquitectonicos a sus contextos particulares. Por decirlo de alguna manera, y aceptando por un momento la controvertida nocion del 'caracter', es posible vislumbrar una arquitectura ladina en San Cristobal, ya que en esta ciudad se adaptaron patrones externos en ruptura con el bagaje indigena.

La experimentacion estetica en Chiapas es evidencia del desconocimiento estructural en la ejecucion formal de estilos europeos. Pero es tambien muestra de una profunda ignorancia sobre 'lo propio', nocion en la que lo indigena solo parece tener cabida como idealizacion prehispanica. Estas contradicciones aun se manifiestan en la drastica transformacion que presenta San Cristobal desde hace algunas decadas, trastocada como otras ciudades por volverse un producto de mercadotecnia turistica (the typical mexican town). Por fortuna, la discusion arquitectonica esta volviendo los ojos al contexto sociocultural desde una mirada posestructuralista, es decir, buscando "lo otro" desde lo excluido, reprimido o desplazado (Schwartz, 2007: 79). La obra integral de Flores y el contexto cultural chiapaneco quiza tengan algo que aportar.

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

[ILUSTRACION OMITIR]

Bibliografia

Acevedo, Jesus T. (1920), "Ventajas e inconvenientes en la carrera de arquitecto", en Disertaciones de un arquitecto, Mexico: Ediciones Mexico Moderno.

Bermudez Hernandez, Luz del Rocio (2005), De Arte y vida en el panteon coleto (1870-1930), Tuxtla Gutierrez: Gobierno del Estado de Chiapas-Coneculta.

Checa Artasu, Martin M. (2008), "Hacia una geografia del neogotico en Mexico", en Esencia y Espacio, vol. 1, num. 28, Mexico: Escuela Superior de Ingenieria y Arquitectura, Unidad Tecamachalco, pp. 21-28.

Daly, Cesar (1871), Architecturefunerairecontemporaine. Specimens de tombeaux, Paris: Ducher.

Garcia Moll, Roberto (2005), "Yaxchilan, un ejemplo para su conservacion", en Lineamientos y limitaciones de la conservacion: pasado y futuro del patrimonio, Mexico: Universidad Autonoma de Mexico, IIE, pp. 17-40.

Gonzalez Galvan, Manuel (1960), "Vignola en San Cristobal Las Casas (Chiapas)", en: Anales del Instituto de Investigaciones Esteticas, vol. VIII, num. 29, Mexico: Universidad Autonoma de Mexico, pp. 15-35.

Grajales Gonzalez, Maria Elena (1980), "Guia artistica de Chiapas", tesis de licenciatura en Historia del Arte, Mexico: Universidad Iberoamericana.

Guadet, Julien (1901), Elements et theorie de l'architecture, Paris: Libr. de la Construction Moderne.

Flores, Carlos Z. (1909), Departamento de Las Casas del Estado de Chiapas, San Cristobal de Las Casas, Chiapas: Tipografia Flores.

Lozoya Meckes, Johanna (2007), "Invencion y olvido historiografico del estilo neocolonial mexicano: Reflexiones sobre narrativas arquitectonicas contemporaneas", en Palapa, vol. 2, num. 1, Colima: Universidad de Colima, pp. 15-24.

Markman, Sidney David (1984), Architecture and urbanization in colonial Chiapas, Mexico, Philadelphia: American Philosophical Society.

Maza, Francisco de la (1988 [1956]), "Arte colonial en Chiapas", en Lopez Sanchez, Cuauhtemoc (comp.) Lecturas Chiapanecas I, Tuxtla Gutierrez: Gobierno del Estado de Chiapas, pp. 223-288.

Saboya, Marc (2002), "Les medias au service de l'architecture: La presse architectural francaise", en Ricci, Giuliana y Giovanna D'Amia (eds.), La cultura architettonica nell'eta dellarestaurazione Milan: Mimesis Edizioni, pp. 329-334.

Scott, John F. (1968), "La evolucion de la teoria de la historia del arte por escritores del siglo XX sobre el arte mexicano del siglo XIX", en Anales del Instituto de Investigaciones Esteticas, vol. X, num. 37, Mexico, Universidad Autonoma de Mexico, pp. 71-104.

Schwarz, Ullrich (2004), "?Que es hoy 'moderno'? La arquitectura en una sociedad radicalmente modernizada", en Anales del Instituto de Investigaciones Esteticas, vol. XXVI, num. 85, Mexico: Universidad Autonoma de Mexico, pp. 73-85.

Luz del Rocio Bermudez Hernandez (1)

(1) Doctora en historia y civilizaciones, Escuela de Altos Estudios Sociales, Paris. Docente de historia de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Autonoma de Chiapas.

(2) Agradezco a Justus Fenner y a Carlos Gomez Santis el acceso al archivo.

(3) Gonzalez Galvan reconocio que los datos biograficos de Flores fueron proporcionados por su hija, Maria Adelina Flores.

(4) Hacia 1916 Flores se firmaba como "ingeniero". Archivo Carlos Z. Flores, San Cristobal de Las Casas (en lo sucesivo aczf), Seccion Archivo Familiar, Serie Carlos Z. Flores, Sub-serie: Politica, Ano 1912, 1915.

(5) aczf, Subserie arquitectura, Ano 1904-1906, 41 fs. Construccion de la Casa. La version de Leveil es referida por Gonzalez (1960: 24).

(6) aczf, Subserie arquitectura, Ano 1908. Proyecto de construccion de un mercado publico provisional en San Cristobal. Contiene plano del mercado publico, de la casa de Damian Gutierrez y Maria Bautista.

(7) ACZF, Sub-serie arquitectura, Ano 1921. 4 fs. Proyecto de construccion relativo a la calzada del panteon municipal.

(8) Gonzalez Galvan (1960: 21) se declaro favorable a las remodelaciones de Flores en Catedral. Sin embargo, noto un "peligro estetico" que ya habia advertido Francisco de la Maza en cuanto a la transformacion del mudejar original.

(9) ACZF, Subserie arquitectura, s/f, Restauracion del templo de la Asuncion del Barrio de Mexicanos.

(10) El unico trabajo de este tipo que Gonzalez Galvan atribuyo a Flores fue el cipres de la iglesia de la Merced, "por la correccion de sus elementos y la esbeltez de su proporcion".

(11) ACZF, Seccion Archivo Familiar, Serie Carlos Z. Flores, Subserie Arquitectura, s/f, fs 9, Apuntes.

(12) aczf, Seccion Archivo Familiar, Serie Carlos Z. Flores, Subserie: Politica, Ano 1912, 1915.

(13) Este planteamiento se incluye tambien en el texto de Acevedo (1920: 87).

(14) La controversia entre la conservacion de Gaudet y la restauracion de Le-Duc derivo de la postura de este ultimo por restablecer un estado "como jamas pudo existir", con lo cual abria paso a la llamada interpretacion artistica. La polemica aun es de actualidad para la arqueologia mexicana, predominando el concepto de Le-Duc (Garcia Moll, 2005: 20-22).

(15) Al parecer, Flores no mostro interes por "lo prehispanico", aunque es probable que haya leido la presentacion de Violet-le-Duc a la obra de Desire Charnay, Cites et ruines americaines (1863).

(16) ACZF, Subserie arquitectura, Ano s/f, 3fs, Apuntes de restauracion.
COPYRIGHT 2011 Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bermudez Hernandez, Luz del Rocio
Publication:Anuario del Centro de Estudios Superiores de Mexico and Centro America
Date:Jan 1, 2011
Words:5270
Previous Article:La rebelion delahuertista en Pichucalco, Chiapas (1923-1924). Reconstruccion de hechos.
Next Article:De Espana a Mexico: un viaje incierto. Refugiados espanoles en Chiapas.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters