Printer Friendly

Caracteristicas tempranas y predictores de la severidad del cuadro clinico en el trastorno del espectro autista.

Early characteristics and predictors of clinical severity in Autism Spectrum Disorder

Introduccion

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un cuadro clinico de inicio en la infancia temprana que limita el desarrollo de habilidades sociales y comunicativas. Se caracteriza por la presencia de patrones restringidos, estereotipados y repetitivos de comportamientos, intereses y actividades (Gutierrez-Ruiz, 2016), y sus sintomas pueden reconocerse desde el segundo ano de vida (12-24 meses) e incluso antes si estos son graves.

A nivel mundial se han realizado esfuerzos importantes para detectar el TEA durante los primeros anos de vida, dado los efectos positivos en el pronostico del desarrollo de los ninos diagnosticados (Elder, Kreider, Brasher, & Ansell, 2017). Estudios sobre caracteristicas clinicas de ninos con TEA en edades comprendidas entre el nacimiento y los dos anos han evidenciado alteraciones en la conducta social y la comunicacion caracterizadas por: poca exploracion de objetos, tendencia a ignorar a las personas y a aislarse, interaccion social reducida, contacto visual disminuido, deficit en la expresion de la sonrisa social, ausencia de respuesta al llamado por el nombre, alteracion en protodeclarativos y en el uso de gestos, pobre modulacion emocional e imitacion, poca intencion comunicativa, y alteracion en el inicio espontaneo y respuesta a la atencion conjunta (Baranek, Watson, Crais, & Reznick, 2003; Clifford, Young, & Williamson, 2007; Colgan et al., 2006; Maestro et al., 2005; Nadig et al., 2007; Young, Brewer, & Pattison, 2003).

Con frecuencia el TEA es diagnosticado posterior a los tres anos de edad (Fletcher-Watson et al., 2017). El rango de edad de diagnostico oscila entre los 3 y los 10 anos dependiendo de factores como la severidad de los sintomas e incluso el estrato socioeconomico (Daniels & Mandell, 2014). Investigaciones en paises europeos han mostrado una edad promedio de diagnostico de 3,5 anos (Salomone, Charman, McConachie, & Warreyn, 2015) y el tiempo puede aumentar a cerca de nueve anos en los casos de Sindrome de Asperger (Barbaro & Dissanayake, 2009). actualmente considerado como TEA (APA, 2014).

Se estima que 1 de cada 68 ninos (1 en 42 varones y 1 en 189 mujeres) en Estados Unidos es diagnosticado con TEA (Zablotsky, Black, Maenner, Schieve, & Blumberg. 2015) y en Europa 1 por cada 100 (Autism Europe, 2015). En Colombia no existen cifras oficiales del numero de personas con autismo (Talero et al., 2003).

Se han encontrado diferencias en la prevalencia y edad de diagnostico, asi como en la manifestacion de conductas estereotipadas, el desarrollo cognitivo y del lenguaje entre ninos con TEA de diferentes culturas (Chaidez, Hansen, & Hertz-Picciotto, 2012; Tek & Landa. 2012): y de sintomas del TEA relacionados con comunicacion no verbal, resistencia al cambio e intereses restringidos (Matson et al, 2011). Asi, aunque los indicadores clinicos del TEA sean universales, su expresion y severidad podria variar teniendo en cuenta factores socioculturales; e incluso, el autorreporte de los padres durante los procesos de seguimiento al desarrollo de los ninos podria verse influenciado por estos factores, de manera que retrasos sutiles en el desarrollo pueden no ser detectados o pasar desapercibidos (Tek & Landa. 2012).

Si bien, a nivel mundial la prevalencia del TEA ha aumentado y la edad de diagnostico ha disminuido, en la poblacion latina el TEA es infra diagnosticado debido a factores como la dificultad de acceso a servicios de salud y educativos, entre otros (Montiel-Nava, Chacin, & Gonzalez-Avila, 2017). Algunas investigaciones han estudiado la poblacion latina con TEA residente en Estados Unidos (Chaidez. et al., 2012; Daniels & Mandell, 2014; Magana, Lopez, Aquinaqa, & Morton, 2013; Schieve et al., 2012), pero son pocos los estudios en los que se exploran las caracteristicas y antecedentes del desarrollo de ninos con diagnostico temprano de TEA que viven en paises latinoamericanos (Lara, Utria, & Avila-Toscano, 2012; Montiel-Nava et al., 2017: Villalba, 2013).

El objetivo de este trabajo es describir los antecedentes del desarrollo y caracteristicas tempranas de un grupo de ninos con diagnostico de TEA, y comparar estas caracteristicas tempranas con las de un grupo de ninos con desarrollo tipico. Esto con el fin de identificar cuales de estas caracteristicas son mas frecuentes en los ninos con TEA a temprana edad y establecer cuales discriminan mejor entre los grupos, lo que es importante de cara a la identificacion temprana del cuadro clinico en el ambito socio-sanitario en nuestro medio. Adicionalmente, se pretende relacionar variables del desarrollo con la severidad de los signos de TEA y analizar su valor predictivo.

Metodo

Participantes

Se realizo un estudio no experimental de casos y controles, de corte transversal, con una muestra conformada por 40 ninos (18-40 meses), 39 hombres y 1 mujer, con diagnostico temprano de TEA y sus cuidadores principales; y 40 ninos con desarrollo tipico (18-40 meses), 21 hombres y 19 mujeres, y sus cuidadores principales. Los ninos con diagnostico de TEA conformaron el grupo clinico (casos) y los ninos con desarrollo tipico el grupo de comparacion (control), apareados por edad y estrato socioeconomico.

Para conformar el grupo clinico, se realizo un muestreo no probabilistico por conveniencia identificando en la base de datos de los usuarios de las instituciones de salud Rehabilitar IPS y Pediacenter (Cartagena, Colombia), los ninos con edades comprendidas entre 18 y 40 meses, con diagnostico de TEA de acuerdo con los criterios del CIE-10 (Organizacion Mundial de la Salud--OMS--, 1992) o DSM-IV-TR (American Psychiatric Association--APA--, 2002). El diagnostico fue realizado previamente por un equipo multidisciplinario conformado por un neuropediatra, un psicologo clinico, un neuropsicologo y un fonoaudiologo. La presencia de cualquiera de las siguientes afecciones se considero como criterio de exclusion: historia de hipoacusia severa, trastornos geneticos, trastornos metabolicos, sindrome de Guilles de la Tourette, encefalopatia, meningitis y discapacidad intelectual severa que cursara con sintomas similares a los encontrados en el TEA.

Los ninos del grupo de control tenian historia de desarrollo neurologico tipico y no presentaban antecedentes neurologicos y/o psiquiatricos. Para la seleccion de este grupo se realizo un muestreo no probabilistico por conveniencia de ninos usuarios de un centro de estimulacion infantil tambien de la ciudad de Cartagena, Colombia.

Instrumentos

Inventario del Desarrollo Battelle Screening (Newborq, Stock, & Wneck, 1996). Prueba que evalua las habilidades del desarrollo en ninos entre el nacimiento y los ocho anos. De aplicacion individual, tipificada y compuesta por 96 items relacionados con las siguientes areas del desarrollo: a) Personal/Social, que comprende la capacidad de realizar interacciones sociales significativas: b) Adaptativa, que evalua las habilidades de autoayuda; c) Motora, que considera la capacidad de usar y controlar los musculos del cuerpo (fina y gruesa): d) Comunicacion, que contiene la comunicacion receptiva y expresiva: y e) Cognitiva, que aprecia habilidades y capacidades de tipo conceptual. Ofrece una puntuacion por cada area y una puntuacion total, y los resultados directos se transforman en edades equivalentes de desarrollo. Este inventario es una medida del desarrollo utilizada ampliamente en Colombia (Acosta, Moreno, & Axpe, 2012; Campo-Ternera, 2010; Campo-Ternera, 2011; Florez-Romero & Arias-Velandia, 2010; Moraleda, Romero, & Cayetano, 2013; Rubio, 2012).

Cuestionario Cuantitativo para la deteccion del Autismo en Ninos pequenos (Q-CHAT por su abreviatura del ingles Quantitative Checklist for Autism in Toddlers) (Allison et al., 2008). Consta de 25 items dirigidos a los padres que permite cuantificar rasgos autistas de sus hijos en edades tempranas (desde los 18 meses con posibilidad de administrarlo hasta los 40 meses). El tiempo para completar el cuestionario esta entre 5 y 10 minutos y se responde de acuerdo con una escala Likert de 5 puntos (0-4). Los datos preliminares sobre las propiedades psicometricas de la version original del Q-CHAT (Allison et al., 2008) muestran una consistencia interna aceptable (alfa de Cronbach = 0.83) y una correlacion test-retest de 0.82 (n = 330). El cuestionario ha sido traducido al espanol y adaptado en Colombia (Gutierrez-Ruiz, 2016; Gutierrez-Ruiz, Delgado, & Prieto, 2017), y esta es la version que se utilizo en el presente estudio.

Procedimiento

En primer lugar, se invito a participar en la investigacion a directivos de diferentes centros de atencion pediatrica y de atencion educativa a la primera infancia de la ciudad de Cartagena (Colombia): de los cuales se vincularon dos instituciones privadas: el Centro de Rehabilitacion Integral de Cartagena--Rehabilitar IPS, especializado en atencion neuropediatrica, y Pediacenter, en atencion pediatrica.

Una vez informado sobre los objetivos y condiciones del estudio, los padres de los ninos diligenciaron un cuestionario sociodemografico y de antecedentes del desarrollo, y el Q-CHAT: en tanto que los menores fueron evaluados mediante la aplicacion del Inventario del Desarrollo Battelle Screening.

Consideraciones eticas

El presente estudio conto con el aval del Comite de investigaciones de la Universidad Tecnologica de Bolivar. Todos los sujetos participaron voluntariamente y firmaron un consentimiento informado, y se les informo que podian desistir en cualquier momento de su participacion. De igual manera, se comunico que los datos serian codificados mediante numeros para evitar la identificacion de los participantes y de su caracter confidencial.

Analisis de datos

Los datos correspondientes a las variables cualitativas como factores sociodemograficos y antecedentes del desarrollo se analizaron por medio de medidas de frecuencias absolutas y relativas expresadas en porcentajes; y los correspondientes a las variables cuantitativas por medio de medidas de tendencia central como media y mediana, y de dispersion como el rango y la desviacion estandar. Estos analisis permitieron identificar los antecedentes del desarrollo y las principales caracteristicas clinicas del grupo de ninos con TEA.

Para las comparaciones de los datos entre el grupo clinico y el de control respecto a la valoracion de caracteristicas tempranas de TEA mediante el Q-CHAT se utilizo el estadistico de prueba U de Mann-Whitney, esto con el fin de identificar cuales de estas caracteristicas discriminan mejor entre los grupos. Adicionalmente, se correlacionaron variables del desarrollo (area personal social, adaptativa, motora, comunicativa y cognitiva) con la severidad de los signos de TEA y se analizo su valor predictivo mediante un modelo de regresion lineal. La severidad de los signos de TEA se estimo mediante la puntuacion global del Q-CHAT. Los analisis se realizaron con el paquete estadistico para las ciencias sociales (SPSS) version 24.0 para Windows.

Resultados

Mediante el cuestionario sociodemografico y de antecedentes del desarrollo diligenciado por los padres de los menores se obtuvo la siguiente informacion sobre las caracteristicas y edad de adquisicion de logros del desarrollo de los ninos:

En los ninos con diagnostico de TEA estudiados se observo predominio del genero masculino ([N.sub.mujeres] = 1, [N.sub.varones] = 39). La primera preocupacion de los padres por el desarrollo de sus hijos surgio en promedio a los 25 meses (DE = 7.7) y se relaciono con retraso en el desarrollo del habla. Los ninos de este grupo clinico recibieron el diagnostico en promedio a los 34.6 meses (DE = 8.2), siendo mas frecuente el de Trastorno generalizado del desarrollo no especificado (62.5%), seguido de Trastorno autista (35%) y Sindrome de Asperger (2.5%). El 68.7% de los ninos fue producto del primer embarazo, 77.1 % de los embarazos fue de 40 semanas de gestacion (en ningun caso se reporto prematuridad) y 82.9% de los partos fueron por cesarea. Entre los antecedentes obstetricos mas frecuentes se destacan abortos previos y amenaza de aborto (11.4%) y aumento de la presion arterial de la madre (11.4%). En cuanto a los antecedentes personales de los ninos, en dos casos se reporto trauma craneoencefalico leve (TCE) antes de los 18 meses, en los restantes no se encontro antecedentes de importancia (ver Tabla 1). El desarrollo motor durante el primer ano fue en terminos generales normal. En lo que se refiere al desarrollo del lenguaje expresivo (balbuceo, palabras y frases), la edad de adquisicion se presento en promedio por encima de lo esperado, es decir, evidencio retraso; y algunos ninos no habian desarrollado lenguaje expresivo en el momento de la valoracion.

En el grupo de ninos con desarrollo tipico se presento predominio del genero masculino ([N.sub.mujeres] =19, [N.sub.varones] =21), edad promedio de 28 (DE = 6.4) meses, 75% de los embarazos fue de 40 semanas de gestacion y 70% de los partos fueron por cesarea. El 95% no refiere antecedentes obstetricos de importancia, en un caso se informo pre-eclampsia y, en otro, disminucion en la motilidad del feto. En cuanto a antecedentes perinatales, en un caso se informo cianosis.

Al comparar los resultados obtenidos por los grupos en la valoracion de caracteristicas tempranas de TEA mediante el Q-CHAT (ver Tabla 3). se observo que existen diferencias estadisticamente significativas de modo que en los ninos del grupo clinico se presento mayor dificultad para establecer contacto visual (U=302.5, p=.000, r=0.587) y mirar cuando le llaman por su nombre (U=118.0, p=.000, r=0.807), raramente pueden otras personas entender al nino cuando habla (U=95.0, p=.000, r=0.79), pocas veces senala para compartir intereses (U=386.5, p=.000, r=0.48) y cuando se enfrenta a una situacion desconocida solo en ocasiones mira al adulto espontaneamente para comprobar su reaccion (atencion conjunta) (U=280.5, p=.001, r=0.59). Pueden decir menos de 10 palabras (U=236.0, p=.000, r=0.64), el juego simbolico es escaso o nulo (U=290.0, p=.000, r=0.57) muestran menor conducta empatica cuando alguien esta visiblemente angustiado (U=319.0, p=.000, r=0.55) y usan ocasionalmente gestos simples (U=323.5, p=.000, r=0.56). Algunos de los signos de TEA evaluados se expresan sutilmente en la poblacion con diagnostico, sin embargo, existen diferencias estadisticamente significativas entre sujetos con TEA y con desarrollo tipico en estos signos: los ninos con TEA miran algunas veces por dia hacia donde el padre esta mirando (U=476.5, p=.001, r=0.37) y puede que muestren leve dificultad para adaptarse cuando la rutina cambia o cuando las cosas estan fuera de lugar (U=579.5, p=.030, r=0.24). Es interesante notar que conductas repetitivas e intereses restringidos como caminar en punta de pies, ecolalias, movimientos raros con los dedos de las manos cerca de los ojos y hacer girar repetitivamente objetos no discriminan adecuadamente entre ninos con TEA y ninos con un desarrollo tipico a temprana edad.

Al comparar los logros del desarrollo de los ninos de ambos grupos mediante el Inventario del Desarrollo Battelle Screening, se encontro que los ninos con TEA presentan un desarrollo significativamente por debajo del esperado para su edad en todas las areas en comparacion con ninos con desarrollo tipico: personal-social (U=73.0, p=.000, r=0.79), adaptativa (U=376.5, p=.000, r=0.45), comunicacion (U=121.0, p=.000, r=0.73), motora (U=294.0, p=.000, r=0.55) y cognitiva (U=347.0, p=.000, r=0.49). Las areas en las que se encuentra mayor discrepancia entre grupos fueron el area personal-social y comunicativa.

El modelo de regresion lineal mostro relacion entre la variable severidad de los signos del TEA, estimada mediante la puntuacion total en el Q-CHAT y la puntuacion en las areas personal social (r = -.601. p = .000), cognitiva (r=-.206, p=.033), comunicacion expresiva (r=-.531, p=.000) y motora (r=-0.228, p=.021) del Inventario del Desarrollo Battelle Screening. La puntuacion obtenida en estas areas seria, por tanto, un predictor importante de la severidad de los signos del TEA, con un coeficiente de determinacion de .525 y error cuadratico medio de 52.43, de modo que a menor nivel de desarrollo en estas areas mayor es la expresion de signos asociados al TEA en edades tempranas. En la Tabla 4 se muestran los coeficientes tipificados y sus valores de probabilidad.

Discusion

La realizacion de estudios en ninos con diagnostico temprano del TEA en Colombia es un primer paso para identificar posibles variaciones en el reporte de sus sintomas que pudieran estar asociados a nuestro contexto (Tek & Landa, 2012); lo que permite mayor efectividad en los procesos de deteccion temprana de TEA.

Conforme al objetivo de describir los antecedentes del desarrollo y caracteristicas tempranas de un grupo de ninos con diagnostico de TEA, en este estudio se identifica que la primera preocupacion de los padres respecto al desarrollo de sus hijos surge en promedio a los 25 meses y se relaciona principalmente con el retraso en el desarrollo del lenguaje. Respecto a la edad de reconocimiento de signos del TEA, las investigaciones apuntan a que la mayoria de los padres de ninos con TEA notan anormalidades durante el curso del desarrollo en los primeros dos anos de vida (Baghdadli, Picot, Pascal, Pry, & Aussilloux, 2003; Chawarska et al., 2007; Zablotsky et al., 2017). En paises latinoamericanos como en Venezuela se ha reportado que las primeras preocupaciones surgen en promedio a los 17 meses (Montiel-Nava et al., 2017) y en Brasil a los 23 meses (Ribeiro, Paula, Bordini, Mari, & Caetano, 2017).

El tiempo transcurrido desde las primeras preocupaciones de los padres y el diagnostico medico del TEA dado a los ninos es variable; asi, en paises de bajos y medianos ingresos, la edad de los ninos cuando se les da el diagnostico suele estar en el rango de entre 45 y 57 meses, por encima de paises de altos ingresos (36 y 42 meses). En paises latinoamericanos como Venezuela el diagnostico se realiza en promedio a los 54 meses de edad de los ninos (Montiel-Nava et al., 2017), en Brasil a los 59 meses (Ribeiro et al., 2017) y en Colombia a los 45 meses (Talero-Gutierrez, Rodriguez, De la Rosa, Morales. & Velez-Van-Meerbeke, 2012). En el presente estudio el diagnostico a los ninos del grupo clinico se realizo en promedio a los 34 meses, edad que se encuentra por debajo de la media mundial de 42 meses (Salomone et al., 2015); esta situacion probablemente obedece a una mayor conciencia sobre el TEA tanto de los cuidadores como de los profesionales de la salud en los ultimos anos (Alcantud, Alonso, & Mata, 2016), lo que ha facilitado la identificacion de signos de alerta temprana. Lo anterior, sugiere que es posible disminuir el tiempo de realizacion del diagnostico de TEA y una de las estrategias que lo facilita es atender a las sospechas tempranas de los padres sobre anormalidades en el desarrollo de sus hijos (Zablotsky et al., 2017).

De acuerdo con los resultados del presente estudio, las caracteristicas tempranas del TEA mas frecuentes y que mejor discriminan entre ninos con desarrollo tipico y ninos con diagnostico son aquellas que involucran interaccion y comunicacion social. A continuacion se mencionan cada una de estas caracteristicas y se citan estudios previos con hallazgos similares: atencion conjunta o compartida alterada (pocas veces senala para compartir intereses y cuando se enfrenta a una situacion desconocida solo en ocasiones mira al adulto espontaneamente para comprobar su reaccion) (Baranek et al., 2003; Wetherby, Watt, Morgan, & Shumwav, 2007), dificultad para establecer contacto visual y poca respuesta al llamado por el nombre (Baranek et al., 2003; Wetherby et al., 2007; Zwaigenbaum et al., 2005), raramente otras personas pueden entender al nino cuando habla (Mitchell et al., 2006; Zwaigenbaum et al., 2005), poca empatia (Saint-Georoes et al., 2010), retraso en el desarrollo del lenguaje expresivo con un numero reducido de palabras (Mitchell et al., 2006: Zwaigenbaum et al., 2005), el juego simbolico es escaso o nulo (Saint-Georoes et al., 2010) y uso ocasional de gestos simples (Baranek et al., 2003, Watson et al., 2007).

Estos hallazgos son coherentes con los de otros estudios que catalogan las conductas sociales (atencion social y comunicacion social) como el mejor indicador de diagnostico diferencial (Baranek et al., 2003, Watson et al., 2007). En el presente estudio las conductas de imitacion y sintomas motores y sensoriales de TEA como alteraciones en el procesamiento sensorial (intereses sensoriales inusuales y reacciones atipicas ante estimulos sensoriales), los patrones restrictivos de comportamiento y las conductas repetitivas, no discriminan adecuadamente entre ninos con diagnostico temprano de TEA y ninos con desarrollo tipico (Baranek et al., 2003; Swinkels et al., 2006). En consecuencia, puede senalarse que estos sintomas, que con frecuencia se consideran en los instrumentos de cribado de TEA desarrollados en Estados Unidos y Europa (Allison et al., 2008; Robins, Fein, Barton, & Green, 2001; Stone, Coonrod, & Ousley, 2000: Swinkels et al., 2006), no permiten identificar adecuadamente ninos con TEA y con desarrollo tipico en nuestro contexto (Colombia), lo que es importante considerar en la practica clinica.

Se encontro una correlacion negativa estadisticamente significativa entre la severidad de los signos clinicos del TEA y el desarrollo infantil en las areas personal-social, cognitiva, comunicacion expresiva y motora. Entre estas, la variable mas importante para predecir la severidad del TEA es el desarrollo personal-social, seguido del desarrollo cognitivo y el lenguaje expresivo. Estas observaciones son coherentes con el hecho de que el aspecto mas afectado en el autismo es la reciprocidad social, lo que incide en el funcionamiento de los ninos en actividades de la vida diaria propias de su edad y en procesos de escolarizacion (Allison et al., 2008; Allison, Auyeung, & Baron-Cohen, 2012; Clifford et al., 2007; Clifford & Dissanayake, 2008; Nadia et al., 2007). De igual manera, estos hallazgos coinciden con los resultados del estudio de Sanz, Guijarro y Sanchez (2007), quienes encontraron que sujetos de poblacion espanola en edades comprendidas entre 30 y 32 meses con diagnostico de TEA alcanzaban cocientes de desarrollo muy bajos en las areas comunicativa (receptiva y expresiva) y personal-social.

Finalmente, se pone en evidencia que a medida que aumenta la severidad del TEA disminuyen las puntuaciones en la evaluacion del desarrollo psicomotor de los ninos. Se podria pensar en el Inventario del Desarrollo Battetle Screening como un instrumento de apoyo en el cribado de TEA, esperando encontrar menores cocientes del desarrollo en las areas personal-social, cognitiva y comunicacion expresiva, a medida que hay mayor presencia de signos de TEA. Incluir la exploracion de estas areas en las consultas rutinarias de los ninos es fundamental para facilitar la deteccion temprana del TEA y mitigar su impacto en la vida del paciente, su familia y en el sistema de salud. El retraso en estas areas debe alertar a los profesionales de la salud sobre la necesidad de utilizar herramientas de cribado de TEA para corroborar la sospecha de alteracion en el desarrollo comunicativo y social en la infancia, y derivar a centros de diagnostico especializados en caso de ser necesario. Asi mismo, este estudio ha permitido explorar la utilidad del Battelle Screening como instrumento de evaluacion del desarrollo que alerta sobre signos de TEA a temprana edad y permite hacer seguimiento en ambitos no solo clinico asistenciales sino tambien comunitarios, lo que facilita la remision oportuna.

Cabe mencionar que, si bien los datos son informativos, el tamano muestral del presente estudio no permite hacer inferencias a la poblacion general, por lo que se sugiere que futuras investigaciones amplien el tamano de la muestra e incluyan ninos de diferentes grupos poblacionales y estratos socioeconomicos. Se sugiere, ademas, controlar la variable sexo incluyendo igual numero de participantes varones y mujeres en los grupos clinico y de comparacion. Por ultimo, se recomienda que futuras investigaciones tengan en cuenta los criterios del DSM-5 con el fin de confirmar la estabilidad de los resultados pese a las variaciones recientes en los criterios diagnosticos.

Referencias

Acosta, V, Moreno, A., & Axpe, A. (2012). Implicaciones clinicas del diagnostico diferencial temprano entre Retraso de Lenguaje (RL) y Trastorno Especifico del Lenguaje (TEL). Universitas Psychologica, 11, 279-291. Disponible en http://www.scielo.org. co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1657-92672012000100023

Alcantud, M. R, Alonso, E. Y., & Mata, I.S. (2016). Prevalencia de los trastornos del espectro autista: revision de datos. Siglo Cero. Revista Espanola sobre Discapacidad Intelectual, 47(4), 7-26. doi: http://dx.doi.org/10.14201/scero2016474726

Allison, C., Auyeung, B., & Baron-Cohen, S. (2012). Toward brief "Red Flags" for autism screening: the short autism spectrum quotient and the short quantitative checklist in 1,000 cases and 3,000 controls. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. 51, 202-12. doi: https://doi.org/10.1016/j. jaac.2011.11.003

Allison, C., Baron-Cohen, S., Wheelwright, S., Charman, I, Richler, J., Pasco, G. ... Brayne. (2008). The Q-CHAT (Quantitative Checklist for Autism in Toddlers): A normally distributed quantitative measure of autistic traits at 18-24 months of age. Preliminary report. Journal of Autism and Developmental Disorders, 38, 1414-25. doi: https://doi.org/10.1007/s10803-007-0509-7

American Psychiatric Association (APA). (2002). Manual Diagnostico y Estadistico de los Trastornos Mentales 4a. version revisada. Barcelona: MASSON S.A.

Asociacion Americana de Psiquiatria (APA). (2014). Manual diagnostico y estadistico de los trastornos mentales: DSM-5. Arlington: Editorial medica panamericana.

Autism Europe. (2015). Prevalence rate of Autism. Belgium: Autism-Europe.

Baghdadli, A., Picot, M.C., Pascal, C., Pry, R., & Aussilloux, C. (2003). Relationship between age of recognition of first disturbances and severity in young children with autism. European Child & Adolescent Psychiatry, 72(3),122-127. doi: https://doi.org/10.1007/S00787-003-0314-6

Baranek, G.T., Watson, L.R., Crais, E.R., & Reznick, J.S. (2003). First Year Inventory (FYI) (Version 2.0). Chapel Hill, NC: The University of North Carolina at Chapel Hill.

Barbaro, J., & Dissanayake, C. (2009). Autism spectrum disorders in infancy and toddlerhood: a review of the evidence on early signs, early identification tools, and early diagnosis. Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics, 30(5), 447-59. doi: https://doi.org/10.1097/DBP.0b013e3181ba0f9f

Campo-Ternera, L. (2010). Importancia del desarrollo motor en relacion con los procesos evolutivos del lenguaje y la cognicion en ninos de 3 a 7 anos de la ciudad de Barranquilla (Colombia). Revista Salud Uninorte, 26, 65-76. Disponible en http:// rcientificas.uninorte.edu.co/index.php/salud/article/viewArticle/106/5793

Campo-Ternera, L. (2011). Caracteristicas del desarrollo adaptativo en ninos de 3 a 7 anos de la ciudad de Barranquilla. Psychotogia. Avances de la Disciplina, 5, 95-104. Disponible en https://www.redalyc.org/pdf/2972/297224105008.pdf

Chaidez, V, Hansen, R.L., & Hertz-Picciotto, I. (2012). Autism spectrum disorders in Hispanics and non-Hispanics. Autism 16(4), 381-397. doi: https://doi. org/10.1177/1362361311434787

Chawarska, K., Paul, R., Klin, A., Hannigen, S., Dichtel, L.E., & Volkmar, F. (2007). Parental recognition of developmental problems in toddlers with autism spectrum disorders. Journal of Autism and Developmental Disorders. 37(1), 62-72. doi: https://doi. org/10.1007/s10803-006-0330-8

Clifford, S., Young, R., & Williamson, P. (2007). Assessing the early characteristics of autistic disorder using video analysis. Journal of Autism and Developmental Disorders, 37(2), 301-13. doi: https://doi.org/10.1007/s10803-006-0160-8

Clifford, S.M., & Dissanayake, C. (2008). The early development of joint attention in infants with autistic disorder using home video observations and parental interview. Journal of Autism and Developmental Disorders, 38, 791-805. doi: https://doi.org/10.1007/S10803-007-0444-7

Colgan, S., Lanter, E., McComish, C., Watson, L, Crais, E., & Baranek, G. (2006). Analysis of Social Interaction Gestures in Infants with Autism. Child Neuropsychology, 72(4- 5), 307-19. doi: https://doi.org/10.1080/09297040600701360

Daniels, A. M., & Mandell, D.S. (2014). Explaining differences in age at autism spectrum disorder diagnosis: a critical review. Autism, 18(5), 583-97. doi: https://doi. org/10.1177/1362361313480277

Elder, J. H., Kreider, C. M., Brasher, S. N., & Ansell, M. (201 7). Clinical impact of early diagnosis of autism on the prognosis and parent-child relationships. Psychology Research and Behavior Management, 10, 283. doi: https://doi.org/10.2147/PRBM. S117499

Fletcher-Watson, S., Apicella, R, Auyeung, B., Beranova, S., Bonnet-Brilhault, R, Ca nal-Bedia,R Farroni,T.(2017). Attitudes of the autism community to early autism research. Autism, 27(1), 61-74. doi: https://doi.org/10.1177/1362361315626577

Florez-Romero, R., & Arias-Velandia, N. (2010). Evaluacion de conocimientos previos del aprendizaje inicial de lectura. Magis, Revista Internacional de Investigacion en Educacion, 2, 329-343. Disponible en: https://revistas.javeriana.edu.co/index. php/MAGIS/article/view/3516

Gutierrez-Ruiz, K., Delgado, A.R., & Prieto, G. (2017). Rasch Analysis of the Q-CFIAT in Colombian Toddlers with Autism Spectrum Disorder. Current Psychology, 1-5. doi: https://doi.org/10.1007/s12144-017-9596-6

Gutierrez-Ruiz, K. (2016). Identificacion temprana de trastornos del espectro autista. Acta Neurologica Colombiana, 32(3), 238-247. Disponible en http://www.scielo.org.co/pdf/anco/v32n3/v32n3a11 .pdf

Lara, D., Utria, O., & Avila-Toscano, J. (2012). Pre-, peri-and postnatal risk factors associated with gender in children with autism. International Journal of Psychological Research, 5(2), 77-90. Disponible en http://www.scielo.org.co/pdf/ ijpr/v5n2/v5n2a09.pdf

Maestro, S., Muratori, F., Cesari, A., Cavallaro, M.C., Paziente, A., Pecini, C., ... Sommario, C. (2005). Course of Autism Signs in the First Year of Life. Psychopathology, 38(1), 26-31. doi: https://doi.org/10.1159/000083967

Magana, S., Lopez, K., Aguinaga, A., & Morton, FI. (2013). Access to diagnosis and treatment services among Latino children with autism spectrum disorders. Intellectual and Developmental Disabilities, 51(3), 141-153. doi: https://doi. org/10.1352/1934-9556-51.3.141

Matson, J. L., Worley, J. A., Fodstad, J. C., Chung, K. M., Suh, D., Jhin, H. K., ... Furniss, F. (2011). A multinational study examining the cross cultural differences in reported symptoms of autism spectrum disorders: Israel, South Korea, the United Kingdom, and the United States of America. Research in Autism Spectrum Disorders, 5(4), 1598-1604. Disponible en: https://yonsei.pure.elsevier.com/en/publications/a-multinational-study-examining-the- cross-cultural-differences-in

Mitchell, S., Brian, J., Zwaigenbaum, L., Roberts, W, Szatmari, R, Smith, I., & Bryson, S. (2006). Early language and communication development of infants later diagnosed with autism spectrum disorder. Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics, 27(2), S69-S78. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16685188

Montiel-Nava, C., Chacin, J. A., & Gonzalez-Avila, Z. (2017). Age of diagnosis of autism spectrum disorder in Latino children: The case of Venezuelan children. Autism, 27(5), 573-580. doi: https://doi.org/10.1177/1362361317701267

Moraleda, E., Romero, M., & Cayetano, M. (2013). La paralisis cerebral como una condicion dinamica del cerebro: un estudio secuencial del desarrollo de ninos hasta los 6 anos de edad. Universitas Psychologica, 12, 119-127. Disponible en http://www.scielo.org.co/pdf/rups/v12n1/v12n1a12.pdf

Nadig, A. S., Ozonoff, S., Young, G. S., Rozga, A., Sigman, M., & Rogers, S. J. (2007). A prospective study of response to name in infants at risk for autism. Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, 161(A), 378-383. doi: https://doi.org/10.1001/ archpedi.161.4.378

Newborg, J., Stock, J., & Wneck, L. (1996). Inventario del Desarrollo Battelte. Madrid: TEA.

Organizacion Mundial de la Salud (OMS). (1992). Cie 10. Trastornos mentales y del comportamiento: descripciones clinicas y pautas para el diagnostico. Madrid: Meditor.

Ribeiro, S. H., Paula, C. S. D., Bordini, D., Mari, J. J., & Caetano, S. C. (2017). Barriers to early identification of autism in Brazil. Revista Brasileira de Psiquiatria, (AHEAD), 0-0. doi: https://doi.org/10.1590/1516-4446-2016-2141

Robins, D. L., Fein, D., Barton, M. L., & Green, J. A. (2001). The Modified Checklist for Autism in Toddlers: an initial study investigating the early detection of autism and pervasive developmental disorders. Journal of Autism and Developmental Disorders, 31(2), 131-144. Disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11450812

Rubio, M. (2012). Inventario de desarrollo como instrumento de ayuda diagnostica en ninos con dificultades en la participacion de actividades escolares. Revista Colombiana de Psiquiatria, 47, 139-149. doi: https://doi.org/10.1016/S00347450(14)60073-1

Saint-Georges, C., Cassei, R. S., Cohen, D., Chetouani, M., Laznik, M. C., Maestro, S., & Muratori, F. (2010). What studies of family home movies can teach us about autistic infants: A literature review. Research in Autism Spectrum Disorders, 4(3), 355-366. doi: https://doi.org/10.1016/j.rasd.2009.10.017

Salomone, E., Charman, T, McConachie, H., & Warreyn, R (2015). Child's verbal ability and gender are associated with age at diagnosis in a sample of young children with ASD in Europe. Child: Care, Health and Development, 42(1), 141-145. doi: https://doi. org/10.1111/cch.12261

Sanz, Y, Guijarro, T, & Sanchez, V. (2007). Inventario del Desarrollo Battelle como instrumento de ayuda diagnostica en el autismo. Revista de la Asociacion Espanola de Neuropsiquiatria, 27', 303-31 7. Disponible en https://www.redalyc.org/pdf/2650/265019653004.pdf

Schieve, L. A., Rice, C., Yeargin-Allsopp, M., Boyle, C. A., Kogan, M. D., Drews, C., & Devine, O. (2012). Parent-reported prevalence of autism spectrum disorders in US-born children: an assessment of changes within birth cohorts from the 2003 to the 2007 National Survey of Children's

Health. Maternal and Child Health Journal, 76(1), 151-1 57. doi: https://doi.org/10.1007/s10995-012-1004-0

Stone, W. L, Coonrod, E. E., & Ousley, 0. Y. (2000). Brief report: screening tool for autism in two-year-olds (STAT): development and preliminary data. Journal of autism and developmental disorders, 30(6), 607-612. doi: https://doi. org/10.1023/A:1005647629002

Swinkels, S. H., Dietz, C., van Daalen, E., Kerkhof, I. H., van Engeland, H., & Buitelaar, J. K. (2006). Screening for autistic spectrum in children aged 14 to 1 5 months. I: the development of the Early Screening of Autistic Traits Questionnaire (ESAT). Journal of Autism and Developmental Disorders, 36(6), 723-732. doi: https://doi. org/10.1007/s10803-006-0115-0

Talero, C., Martinez, L. E., Mercado, M., Ovalle, J. R, Velasquez, A., & Zarruk, J. G. (2003). Autismo: estado del arte. Revista Ciencias de la Salud, 7(1), 68-85. Disponible en https://revistas.urosario.edu.co/index.php/revsalud/article/view/793

Talero-Gutierrez, C., Rodriguez, M., De La Rosa, D., Morales, G., &Velez-Van-Meerbeke, A. (2012). Profile of children and adolescents with autism spectrum disorders in an institution in Bogota, Colombia. Neurologia (English Edition), 27(2), 90-96. doi: https://doi.org/10.1016/i.nrl.2011.03.005

Tek, S., & Landa, R. J. (2012). Differences in autism symptoms between minority and non-minority toddlers. Journal of autism and developmental disorders, 42(9), 1967-1973. doi: https://doi.org/10.1007/s10803-012-1445-8

Villalba, J. A. (2013). Validacion del q-chat para detectar el trastorno autista en edades tempranas (Doctoral dissertation, Universidad Nacional de Colombia).

Watson, L. R., Baranek, G. I, Crais, E. R., Reznick, J. S., Dykstra, J., & Perryman, T. (2007). The first year inventory: retrospective parent responses to a questionnaire designed to identify one-year-olds at risk for autism. Journal of Autism and Developmental Disorders, 37(1), 49-61. doi: https://doi.org/10.1007/ s10803-006-0334-4

Wetherby, A. M., Watt, N., Morgan, L., & Shumway, S. (2007). Social communication profiles of children with autism spectrum disorders late in the second year of life. Journal of Autism and Developmental Disorders, 37(5), 960-975. doi: https:// doi.oro/10.1007/S10803-006-0237-4

Young, R. L., Brewer, N., & Pattison, C. (2003). Parental identification of early behavioural abnormalities in children with autistic disorder. Autism, 7(2), 125-143. doi: https://doi.oro/10.1 177/1362361303007002002

Zablotsky, B., Black, L. I., Maenner, M. J., Schieve, L. A., & Blumberg, S. J. (2015). Estimated prevalence of autism and other developmental disabilities following questionnaire changes in the 2014 National Health Interview Survey. National Health Stat Report, 13(87), 1-20. Disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26632847

Zablotsky, B., Colpe, L. J., Pringle, B. A., Kogan, M. D., Rice, C., & Blumberg, S. J. (2017). Age of parental concern, diagnosis, and service initiation among children with autism spectrum disorder. American Journal on Intellectual and Developmental Disabilities, 122(1), 49-61. doi: https://doi.org/10.1352/1944-7558-122.1.49

Zwaigenbaum, L., Bryson, S., Rogers, T, Roberts, W., Brian, J., & Szatmari, P. (2005). Behavioral manifestations of autism in the first year of life. International Journal of Developmental Neuroscience, 23(2), 143-152. doi: https://doi.oro/10,1016/i.iidevneu.2004.05.001

Karol Patricia Gutierrez-Ruiz [1] ([sobre]) [CvLAC-ORCID]

Universidad Tecnologica de Bolivar Colombia

Fecha correspondencia:

Recibido: enero 22 de 2018.

Aceptado: diciembre 20 de 2018.

DOI: http://dx.doi.org/10.21615/cesp.12.2.2

Sobre los autores:

[1.] Doctora en Neuropsicologia, Psicologa. Docente investigadora de la Universidad Tecnologica de Bolivar. Directora del grupo de investigacion Desarrollo, Salud y Desempeno Humano.
Tabla 1. Antecedentes clinicos relevantes del grupo
clinico (ninos con diagnostico de TEA)

Antecedentes familiares         %

Retraso en el lenguaje         2.9

Antecedentes obstetricos        %
Embarazo de alto riesgo        5.7
Miomectomia previa             2.9
Hipertension arterial          8.6
Amenaza de aborto              5.7
Placenta previa                2.9
Pre-eclampsia                  2.9
Infeccion vaginal frecuente    2.9

Gestacion
Tiempo promedio               39.51
Pretermino < 37 semanas         0

Tipo de parto
Vaginal                       17.14
Cesarea                       82.86

Antecedentes personales         %
Cataratas congenitas           2.9
Hipoxia                        2.9
Bajo peso                      5.7
TCE                            5.7
Epilepsia                      2.9
Ictericia                      2.9
Cirugia de adenoides           2.9

Tabla 2. Edad de adquisicion de logros del desarrollo en el
grupo clinico (ninos con diagnostico de TEA)

Aspecto del   Media (meses)    Minimo (meses)    Maximo (meses)
desarrollo

Gateo              7.9                6                10
Marcha            12.29               6                20
Balbuceo           11.6               4                40
Palabras          21.71               8                40

Aspecto del     Adquisicion       No adquirido (%)    Retroceso en el
desarrollo    tardia (meses) %                          lenguaje (%)

Gateo              >10(0)               14.28
Marcha            >18(2.9)
Balbuceo
Palabras           >18(45)              11.4               25.71

Fuente: Cuestionario sociodemografico y de antecedentes del
desarrollo diligenciado por los padres.

Tabla 3. Comparacion de caracteristicas tempranas de TEA mediante
el Q-CHAT

                Items del Q-CHAT                    U de Mann-    p
                                                     Whitney

I1. ?Su hijo/a le mira cuando usted lo llama por      118.0      .000
su nombre?

I2. ?Cuan facil le resulta establecer contacto        302.5      .000
visual con su hijo?

I3. Cuando su hijo/a esta jugando solo/a, ?alinea     688.5      .272
objetos?

I4. ?Pueden otras personas entender facilmente a       95.0      .000
su hijo/a cuando habla?

I5. ?Senala su hijo/a para indicar que quiere         623.5      .058
algo?

I6. ?Senala su hijo/a para compartir un interes       386.5      .000
con usted?

I7. ?Cuanto tiempo puede un objeto giratorio          524.5      .005
mantener el interes de su hijo/a?

I8. ?Cuantas palabras puede decir su hijo/a?          236.0      .000

I9. ?Su hijo/a juega a "hacer como si"?               290.0      .000

110. ?Su hijo/a mira hacia donde usted esta           476.5      .001
mirando?

111. ?Con que frecuencia su hijo/a huele o lame       686.5      .256
objetos inusuales?

112. ?Agarra su hijo/a su mano y la pone sobre un     647.0      .108
objeto cuando quiere que usted lo use?

113. ?Camina su hijo/a en puntas de pie?              439.5      .000

114. ?Cuan facil le resulta a su hijo/a adaptarse     579.5      .030
cuando su rutina cambia o cuando las cosas estan
fuera de lugar?

115. ?Si usted o alguien mas en la familia esta       319.0      .000
visiblemente angustiado/a, muestra su hijo/a
signos de querer consolarlo/a?

116. ?Hace su hijo/a la misma cosa una y otra         789.0      .911
vez?

117. Describiria tas primeras palabras de su          611.5      .047
hijo/a como

118. ?Repite su hijo cosas que escucha?               442.0      .000

119. ?Utiliza su hijo/a gestos simples?               323.5      .000

I20. ?Realiza su hijo/a movimientos raros con los     574.5      .020
dedos de la mano cerca de sus ojos?

121. Cuando su hijo/a se enfrenta a una situacion     280.5      .001
desconocida, ?te mira a la cara espontaneamente
para comprobar sus reaccion?

I22. Durante cuanto tiempo pueden solo uno o dos      795.0      .961
objetos mantener el interes de su hijo/a?

I23. ?Se hijo/a hacer girar objetos                   566.5      .017
repetitivamente?

I24. ?Parece su hijo/a ser demasiado sensible al      644.5      .124
ruido?

I25. ?Su hijo es de mirar fijo a la nada sin un       713.0      .338
proposito aparente?

Tabla 4. Predictores importantes de la severidad de los signos de
TEA. Coeficientes tipificados y probabilidad

                    B       SEB    B estandarizado      t       P

Constante         37.05    6.946                      5.335    .000
Personal social   -1.160   .253         -.612         -4.693   .000
Cognitiva         1.259    .368          .448         3.421    .001
Expresiva         -2.632   .720         -.588         -3.653   .000
Motora            1.042    .498          .277         2.090    .040
COPYRIGHT 2019 Universidad del CES
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gutierrez-Ruiz, Karol Patricia
Publication:Revista CES Psicologia
Date:May 1, 2019
Words:7039
Previous Article:Adaptacion psicometrica de la Escala de Factores Protectores (spf-24) en una muestra de sujetos colombianos.
Next Article:Filhos das fronteiras: revisao de literatura sobre imigracao involuntaria, infancia e saude mental.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters