Printer Friendly

Campagno, M. Gallego, J. y Garcia Mac Gaw, C. (Comps.). (2017). Capital, Deuda y Desigualdad. Distribuciones de la Riqueza en el Mediterraneo Antiguo.

Campagno, M. Gallego, J. y Garcia Mac Gaw, C. (Comps.). (2017). Capital, Deuda y Desigualdad. Distribuciones de la Riqueza en el Mediterraneo Antiguo. Buenos Aires: Mino y Davila, pp. 206.

Capital, Deuda y Desigualdad. Distribuciones de la Riqueza en el Mediterraneo Antiguo constituye el volumen numero 12 de la coleccion publicada por el Programa de Estudios sobre las Formas de Sociedad y las Configuraciones Estatales de la Antiguedad (PEFSCEA). La compilacion, a cargo de Marcelo Campagno, Julian Gallego y Carlos Garcia Mac Gaw, recoge, en diez capitulos y una introduccion sumaria, las discusiones que tuvieron lugar en el V Coloquio Internacional organizado por el PEFSCEA, durante los dias 6 y 7 de agosto de 2015, en la sede del Museo Roca de la ciudad de Buenos Aires (Argentina), con la participacion de especialistas de universidades nacionales y extranjeras.

La convocatoria del citado coloquio, realizada bajo el titulo: "?Capital antes del capitalismo? Riqueza, Desigualdad y Estado en el Mundo Antiguo", proponia a los participantes considerar los textos de David Graeber (2011), En deuda. Una historia alternativa de la economia, y, de Thomas Piketty (2014), El capital en el siglo XXI. Los autores mencionados estudiaron, desde la antropologia y la economia respectivamente, la articulacion entre las formas de desigualdad social, los procesos de acumulacion de la riqueza y el papel de los dispositivos institucionales en la organizacion de la extraccion del excedente y la distribucion de recursos en una perspectiva de larga duracion (pp. 7-8). En la introduccion, Campagno, Gallego y Garcia Mac Gaw presentan un panorama del contexto intelectual en que fueron recibidos los citados trabajos y el modo en que las conclusiones vertidas interpelaron a la comunidad academica de la historia antigua (1). En su opinion, el impacto observado revela la preocupacion por los efectos sociales de la concentracion de la riqueza y los procesos de endeudamiento a lo largo de la historia.

Los investigadores que intervinieron en el coloquio emplearon las afirmaciones de Graeber y Piketty para pensar en perspectivas analiticas adecuadas para cada una las situaciones historicas presentadas. En el primer capitulo, "Deuda y logicas sociales en el Antiguo Egipto", Marcelo Campagno asevera que es imposible discernir en las fuentes egipcias un concepto de deuda puramente economico como el que conceptualiza Graeber. En su opinion, una vez aislado teoricamente el termino, es necesario integrarlo dentro de una trama social compleja. En primer lugar, explora el contexto de las comunidades de aldea, en el Valle del Nilo Predinastico, organizadas en funcion del parentesco, en las que no aparece una relacion de deuda de caracter netamente economico dada la naturaleza de la organizacion social. En segundo lugar, relaciona la deuda con la construccion del liderazgo y la autoridad politica. Asi, identifica tres logicas articuladas por y a partir de la dinamica estatal: el Estado como garante de la circulacion de ciertos bienes en terminos de prestamos o credito, las relaciones de patronazgo que involucraban la generacion de ciertas obligaciones entre patrones y clientes, y, por ultimo, la esclavitud. El autor concluye que cuanto mayor era la distancia social entre los involucrados en los vinculos mencionados, la tendencia indica que el lazo se extendia temporalmente, reforzando el nexo entre deuda y dominacion.

En el trabajo siguiente, Emily Mackil aborda la relacion entre "Propiedad, deuda y revolucion en la Grecia antigua". La autora sostiene que la desigualdad socioeconomica en el mundo griego incentivo la formulacion de medidas legales orientadas a obliterar las situaciones de crisis social agravadas por la sofisticacion de los mecanismos de credito en los siglos IV y III a. C. Afirma la idea, segun la cual, la relacion acreedor-deudor se concibe equivocadamente como puramente economica. En funcion de la informacion que transmiten los discursos sobre las propuestas de reforma agraria, apunta que las consideraciones morales tenian un peso preponderante frente a las netamente financieras. Para comprobar su analisis, estudia diacronicamente periodos especificos de la epoca arcaica, los siglos V y IV y el periodo Helenistico poniendo en tension la relacion entre distribucion de la tierra, el endeudamiento y el conflicto social con base a las politicas que agudizaron o disminuyeron la presion social en momentos en que estas variables se ajustaban por causas internas o externas.

Las conclusiones de Mackil se encuentran en dialogo con el estudio de Domingo Placido en este libro, titulado: "La crematistica en la ciudad griega antigua, sintoma de un capitalismo frustrado". En efecto, ambos autores identifican un incremento de la renta de capital por sobre la renta extraida del trabajo productivo durante el siglo IV. Placido retoma un viejo topico, revisitado por otros historiadores en el mismo volumen, referido al desarrollo de elementos del capitalismo en formaciones economicas y sociales previas al capitalismo. El problema central que le sirve como acicate de indagacion es la evolucion de la crematistica, entendida como la acumulacion de dinero a partir de la agregacion de valor sin trabajo, a la que quedo subsumida, en su opinion, la economia redistributiva de la polis. No obstante, aclara que la renta de capital esta relacionada con el trabajo en lo que refiere a la renta obtenida del trabajo esclavo y concluye que no existio un modo de produccion capitalista en la Grecia antigua.

La contribucion de Julian Gallego "Riqueza y desigualdad en la Atenas del siglo IV a. C." retoma algunos de los interrogantes subyacentes en Piketty sobre la distinciones modales de la riqueza. Gallego ordena su trabajo en tres operaciones logicas que implican: a) evaluar la evidencia disponible y ponderar los criterios que los historiadores tomaron para abordar el problema, b) confeccionar un modelo de distribucion de la riqueza y c) elaborar un modelo de distribucion de la tierra. En este sentido, plantea que la comunidad ateniense, a pesar de las multiples disparidades, se podria considerar, en terminos relativos a la comparacion con otras poleis, como una sociedad de tendencia igualitaria. Para comprobar su conclusion, Gallego aplica el coeficiente de Gini en base a cuatro variables cuantificables (no sin problemas metodologicos que el autor senala): poblacion, numero de hogares, riqueza minima y riqueza acumulada. Para cerrar, se distancia de la definicion de capital de Piketty en la que aparece una asociacion entre capital y patrimonio y afirma la necesidad de desarrollar estudios que comprendan la logica social especifica del sistema para el mundo griego antiguo.

Este criterio se encuentra tambien en la definicion del enfoque que defiende Carlos Garcia Mac Gaw en su capitulo: "Esclavitud y desarrollo de las fuerzas productivas en el sistema tributario romano". El autor retoma los planteos de Graeber, y en menor medida los de Piketty, para abordar la problematica de la esclavitud y la caracterizacion del modo de produccion prevaleciente en Roma. Garcia Mac Gaw propone pensar, siguiendo una perspectiva althusseriana, la articulacion de lo economico con el resto de los elementos de la sociedad tal como estaban implicados en la estructura del modo de produccion considerado. Critica la excesiva dependencia, que advierte en la interpretacion de Graeber, de los modelos que elaboraron Brunt (1971) y Hopkins (1978). Con relacion a ello, destaca dos aspectos. Por un lado, la inconsistencia del modelo de Hopkins con el de Graeber teniendo en cuenta que el primero ubica el crecimiento de la esclavitud en correlacion a las necesidades de una creciente demanda urbana, mientras que el segundo lo vincula con el proceso de monetizacion. Por otro lado, la revision de la perspectiva historiografica que afirmaba la existencia de una fase esclavista para el periodo de la historia de Roma que se ubicaba entre el siglo II a. C. y mediados del siglo II d. C. El autor destaca la evidencia arqueologica que cuestiona esta interpretacion y revaloriza la importancia del trabajo libre en el marco de la produccion de la villa y de los colonos arrendatarios. Estos elementos le permiten sostener que el desarrollo de las relaciones esclavistas reforzo la concentracion del poder y permitio la evolucion posterior hacia una formacion economica de tipo tributaria en donde la explotacion del trabajo no libre no puede pensarse como una relacion determinante de la logica social.

Los capitulos siguientes desplazan su centro de atencion geografica y temporalmente a los margenes del Imperio romano y la antiguedad tardia. Clifford Ando, en el capitulo "Ciudad, aldea, sacrificio. La economia politica de la religion en el Imperio romano temprano", busca determinar de que manera se perpetuaba la dominacion de las elites a partir de la imposicion de la religion urbana a las aldeas y el rol que cumplian en el fortalecimiento de la supremacia de las ciudades en el este griego (en Orcisto, Enoanda y Alejandria) y en la periferia del Imperio. El autor estudia la normativa, el lenguaje y las contribuciones que servian para reforzar la posicion de las ciudades y el modo en que el reparto de honores por los grupos de poder configuraba las relaciones con los dependientes. Por su parte, John Weisweiler, en su trabajo "El capital en el siglo IV. Poder aristocratico, desigualdad y estado en el Imperio romano", retoma la hipotesis de Piketty sobre la intensificacion de la desigualdad social producto de una tasa de retorno mas elevada del capital en comparacion con el crecimiento global de la economia. Los historiadores de Roma senalaron que la acumulacion de riquezas proporcionaba a las familias ricas una autonomia tal que habia obturado la posibilidad del Imperio de aumentar los impuestos necesarios para su propia supervivencia. La supuesta dependencia administrativa estatal de las redes de poder aristocraticas fue cuestionada ante la evidencia de una mayor eficacia en la extraccion de recursos por el propio Estado. Esta habria ocasionado, al contrario de lo que se pensaba, que los terratenientes tardo-antiguos no pudieran acumular un capital superior, manteniendo ingresos comparables a los que habian obtenido sus predecesores durante el principado. A diferencia de los estados-nacion que analiza Piketty, el autor destaca que el Imperio romano no proporcionaba instrumentos seguros para la proteccion de la propiedad, afectada por variaciones en el crecimiento de la economia y las vicisitudes politicas.

En el capitulo siguiente, Richard Pyne analiza: "El imperio de los iranios. La creacion de una clase dominante y sus bases economicas en la Antiguedad tardia". Destaca que el reemplazo de la dinastia de los Arsacidas por la de los Sasanidas, a mediados del siglo III d. C., produjo una reestructuracion de la organizacion social, economica y politica del Imperio que proporciono una gran estabilidad politica al Oriente Proximo. En su opinion, esto fue posible gracias a la creacion de una clase gobernante cohesionada que se identifico con un grupo etnico de guerreros, de caracter mitico, que habian promovido la religion de Zoroastro. Las instituciones religiosas cumplieron un papel fundamental en la legitimacion del nuevo regimen, puesto que en base a ellas se monto una estructura ideologica sobre la que erigian procesos de acumulacion de capital economico, cultural y social. Pyne retoma el problema planteado por Piketty sobre la reproduccion biologica del capital para llamar la atencion sobre ciertos mecanismos implementados por los iranios para superar el escollo de la preservacion del capital dentro de determinadas familias.

La pesquisa de Damian Fernandez, titulada "Desigualdad economica, propiedad rural y cultura material en la Antiguedad tardia. El caso de la Peninsula Iberica (siglos IV-. VII)", puede ser vinculada a las investigaciones de los efectos de la "caida" del Imperio romano de Occidente. (2) Las hipotesis tradicionales sobre la materia sugerian que el siglo IV habia estado asociado a la acumulacion de capital por parte de los terratenientes, mientras que el siglo V representaba, por el contrario, el escenario de una crisis signada por el empobrecimiento general ligado a la disgregacion de las fuerzas imperiales. (3) Para este autor, el estudio de la propiedad rural para la peninsula iberica en la tardo-antiguedad muestra que no se produjo ni un aumento ni una disminucion de la desigualdad social. Fernandez sostiene que las fuentes dan cuenta de estrategias campesinas asertivas y redes sociales mas cohesionadas frente al poder aristocratico. En funcion de ello, concluye que las unidades familiares o nucleos de poblacion campesina ganaron preponderancia en el paisaje rural, pero en el contexto de una gestion de la administracion signado por la gran propiedad que evidencia las fuentes documentales.

Por ultimo, Jairus Banaji, en el capitulo, con el que cierra el libro, "El capitalismo comercial en el Mediterraneo, desde el fin de la Republica hasta el Bizancio tardio", presenta la discusion sobre la pertinencia de la utilizacion del concepto de "capitalismo comercial". El punto de partida de su proposicion es que la distincion logica, que establece Marx en El Capital, entre la produccion y la circulacion, ha dado lugar a una falsa dicotomia que obstaculizo cualquier estudio de la interaccion entre estas dos esferas en cualquier periodo historico. Banaji sostiene que la produccion en serie de productos como el vidrio, la oliva, las ceramicas, etc., adquirio un grado de organizacion y sofisticacion de tipo capitalista. El estudio de Bizancio le permite argumentar que el Mediterraneo no se volvio un area subdesarrollada producto de la desintegracion del mundo romano, sino que mostro signos de un renacimiento comercial y politico desde finales del siglo VIII que condujeron a la revalorizacion economica del espacio y el desarrollo de centros manufactureros. (4) El trabajo debe ser leido, en realidad, en relacion con las reflexiones teoricas que encontramos en su libro Theory as History. Essays on Modes of Production and Exploitation puesto que el capitulo presenta una sintesis apretada del desarrollo teorico sobre el que reflexiona y los elementos de prueba que considera (Banaji, 2010).

Para cerrar esta breve glosa, vale decir que una vision global de Capital, deuda y desigualdad proporciona una extraordinaria sintesis de las principales lineas de trabajo que se estan desarrollando sobre estos topicos en historia antigua. Las contribuciones aqui analizadas logran con solvencia presentar aspectos problematicos del abordaje de la distribucion de la riqueza en el mundo antiguo en terminos historiograficos, metodologicos y contextuales, sin descuidar la reflexion sutil sobre la documentacion. En este sentido, se trata de una obra que permite al lector especializado profundizar su conocimiento y actualizar al publico interesado con una vasta bibliografia critica. Los capitulos establecen un dialogo entre si que repone la logica general del coloquio y propone lecturas comparativas que especifican las particularidades de las sociedades estudiadas. La discusion de las hipotesis de Piketty y Graeber proporciona un fuerte incentivo para pensar el estatuto teorico de los medios disponibles para comprender las logicas de articulacion social que caracterizan a las formaciones socioeconomicas consideradas. En cierto sentido, los aportes reunidos convocan a los especialistas a continuar el trabajo de indagacion en el amplio espectro temporal y espacial que encierra el Mediterraneo Antiguo, proponiendo margenes mas amplios de interaccion academica. En un mundo en el que la brecha entre el decil mas pobre de la poblacion y el mas alto se incrementa dia a dia, una revision de las formas historicas en que tuvo lugar esta separacion permite reflexionar sobre nuestros sentidos del pasado y encontrar vias de posible resolucion.

Referencias bibliograficas

Banaji, J. (2010). Theory as History. Essays on Modes of Production and Exploitation. Leiden-Boston: Brill.

Brown, P. (2016). Por el ojo de una aguja. La riqueza, la caida de Roma y la construccion del cristianismo en Occidente (350-550 d. C.). Barcelona: Acantilado.

Brunt, P. (1971). Italian Manpower. Oxford: Oxford Clarendon Press.

Garcia Mac Gaw, C. (2012). "Capitalismo romano, modernismo e marxismo. A proposito de algumas ideias de Jairus Banaji sobre o trabalho assalariado", en Historia eLuta de Classes, Ano 8, N 14: 23-27.

Graeber, D. (2011). En deuda. Una historia alternativa de la economia. Barcelona: Ariel.

Hopkins, K. (1978). Conquerors and slaves. Cambridge: Cambridge University Press.

Piketty, T. (2014). El capital en el siglo XXI. Mexico: Fondo de Cultura Economica.

Scheidel, W. (2017). The Great Leveler. University of Princeton: Princeton University Press.

Wood, I. (2017). "?La caida del Imperio Romano o la transformacion del Mundo Romano?", en Calamus, N 1: 13-20.

Notas

(1.) En este sentido, puede citarse la obra monumental de Scheidel (2017). El autor elabora una historia de la violencia y la desigualdad, desde la Edad de Piedra hasta el siglo XXI, que reconoce una filiacion directa con el trabajo de Piketty.

(2.) Cito aqui una breve referencia bibliografica en el contexto de una historiografia profusa y con variados matices entre autores que resume una trayectoria problematica: Wood (2017: 13-20).

(3.) Puede consultarse al respecto Brown (2016: 763-811).

(4.) Una critica a esta postura con bibliografia en Garcia Mac Gaw (2012: 23- 27).

Juan Manuel Gerardi

Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina

jgerardi@mdp.edu.ar

Recibido: 27 de octubre de 2018 | Aceptado: 5 de diciembre de 2018 | Publicado: 4 de enero de 2019

https://doi.org/10.24215/23468971e090
COPYRIGHT 2019 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gerardi, Juan Manuel
Publication:Trabajos y Comunicaciones
Date:Jan 1, 2019
Words:3093
Previous Article:La Bolsa de Comercio de Rosario frente a la huelga de estibadores de 1929.
Next Article:Congresos cientificos latinoamericanos y estudios universitarios entre las expectativas de las maestras tucumanas, principios del siglo XX.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters