Printer Friendly

CRIMINOLOGIA, CAUSA FINAL Y POLITICA CRIMINAL.

CRIMONOLOGY, FINAL CAUSE AND CRIMINAL POLICY

INTRODUCCION

Desde la antiguedad, cuando ARISTOTELES esbozo su propuesta de la causa final o teleologica, hoy denominada con expresiones equivalentes como "motivational", "intencional", etc., esta ha estado en la mente de partidarios y contradictores. En ciencias naturales, algunos de los grandes genios, como Newton, Kepler y Leibniz, el filosofo aleman, defendieron la causa final como medio indispensable para lograr explicar la realidad de los hechos. Mucho menor ha sido, hasta hoy, la repercusion en el campo de las ciencias sociales. No obstante, me propongo demostrar que puede ser tan importante en disciplinas cientifico-sociales como la criminologia, en la que, dados ciertos giros registrados por la creciente criminalidad moderna, se presentan casos que, si bien no descartan la implicacion de factores que encarnan "causas eficientes", pienso que no pueden explicarse integramente mientras no se haga parte del objeto la circunstancia motivational del sujeto.

No pretendo, como ha sido comun entre algunos eruditos de estos temas en las ciencias fisicas, hacer diferencia radical entre "analisis causal" y "analisis teleologico" o motivational, pues considero este ultimo como otro tipo de "causa", que se involucra globalmente en la codeterminacion de un resultado (1).

Si tomamos los motivos y creencias como condiciones antecedentes para una explicacion teleologica, se confirma que no hay diferencia entre explicacion causal y explicacion teleologica (HEMPEL, 2005, p. 337).

De ningun modo se tratara aqui de una abstracta e inutil disquisicion filosofica, sino de una propuesta practica e indispensable en un momento historico en que, por las razones que expondre, en la sociedad moderna se han suscitado tipos de criminalidad en donde las motivaciones racionales parecen tener un mayor poder codeterminante que los factores que operan como causas eficientes.

Si estamos de acuerdo en que la explicacion genetica de un hecho es vital para su prediccion y prevencion, entenderemos que una explicacion integral, es decir, la que incluya los factores motivacionales, sera fundamental para una politica criminal exitosa.

1. LA CAUSA FINAL EN LA HISTORIA DE LAS CIENCIAS

Creo que no exista desacuerdo alguno si se afirma que la ciencia ha sido el instrumento mas idoneo en manos del ser humano para la busqueda de soluciones a sus problemas materiales, pero dista mucho de poseer la verdad absoluta. Es mas, creo que nunca lo ha pretendido, pero si lucha constantemente contra sus propios principios y enfoques, generando la "Revolucion Cientifica", cuyo proposito parece ser la busqueda de un nuevo paradigma (Kuhn, 2007, pp. 186-187). Desde la antiguedad, uno de sus mas eficaces elementos para la lucha ha sido el principio de la causalidad, tan discutida hoy como en aquellos primeros momentos. Precisamente, uno de los aspectos mas importantes de la confrontacion se da entre los conceptos de causa eficiente y causa final, lo cual persiste hoy sobre todo en el escenario cuyo objetivo es la estructuracion de las disciplinas humanas o sociales como ciencias (MARDONES, 1991, p. 21). Como los objetos de las ciencias fisicas, las acciones sociales tambien tendrian tanto un "por que" como un "para que" o "en razon de que". En efecto, ARISTOTELES, uno de los mas destacados protagonistas

en la historia de esta discusion, opinaba que la completa explicacion cientifica de un fenomeno solo se logra cuando se consigue "dar razon" del hecho, es decir, cuando se establece "con el fin de que" ocurren los hechos o fenomenos (2).

Pero, ?podria tener aplicacion esto en un objeto de investigacion cientifica tal como las acciones humanas? Y si asi fuera, ?que utilidad brindaria a la politica criminal o a la criminologia etiologica, disciplina cuyo objeto es la genesis de las conductas desviadas del ser humano? ?Es posible que en el proceso causal de ciertos crimenes, existan tanto "factores causales" como motivaciones o propositos que hagan parte de los factores codeterminantes? Creo que si, y tambien creo que mientras este elemento no se incluya en la explicacion, nunca podran formularse verdaderas teorias criminologicas. Pero antes de desembocar finalmente en esta discusion, considero util continuar con un breve bosquejo historico sobre el tema de la causa final o teleologica.

Los defensores y aplicadores de este concepto, que hacia el Medioevo proliferaron bajo la inspiracion del pensamiento aristotelico, chocarian contra el criterio de Descartes, quien asimilaba las expresiones explicacion teleologica, finalidad de la naturaleza y otras semejantes a la expresion propositos de Dios, por lo cual pedia que se mantuviera la distancia entre la teologia y la filosofia (BAKKER, GERALD y LEN CLARK, op. cit., pp. 53-54).

Desde este punto de vista un tanto prejuicioso, manejado por cientificos que simplemente se sienten obligados a rechazar la idea de Dios, la cual hallaban equivalente a expresiones como "razones del reino de la naturaleza" o "finalidad de la naturaleza", se puede imaginar con facilidad de que manera se asesto a la causa final tan duro golpe que parecio silenciarsela por un largo periodo. En este sentido se expreso Leibniz al manifestar que "no hemos de tener escrupulos en apelar a las razones en el reino de la naturaleza" (LEIBNIZ, en BAKKER y CLARK, op. cit., p. 54).

Otros contradictores, como Horkheimer (2000, p. 91), desde su lente marxista, simplemente consideran que la causa final es otra de las "categorias del racionalismo" que no ha sobrevivido.

Pero volviendo a las razones del reino de la naturaleza, a todas luces evidentes, aunque muchos se nieguen a entender, deseo traer un sencillo ejemplo de esos que un buen observador del reino de la vida puede admirar en cualquier recodo:

Todos hemos observado que las flores, con el fin de lograr convertirse en un fruto, brindan hermosos y atractivos colores, un aroma muy delicado y unas gotas de nectar de exquisito sabor que atraeran a colibries, mariposas y abejas, los cuales al llegar batiendo sus alas provocaran la polinizacion indispensable al proposito. pero en este mismo tipo de ejemplos hay un caso muy particular, que resalta los matices de la misma realidad: se trata de una especie de arbol frutal conocido como guinda o manzanita (Ziziphus mauritiana). El caso consiste en que este arbol, a diferencia de los demas, posee una gran cantidad de pequenas flores de una fetidez insoportable, por lo menos para colibries, abejas y seres humanos, pero que resulta irresistible a las moscas que acuden en mayores cantidades que cualquier otro insecto o ave; de este modo, la polinizacion es tan exitosa que los frutos de esta especie cuelgan por racimos innumerables. En este caso, el hedor tiene una incuestionable "finalidad", un claro "proposito". ?Como negar, entonces, la finalidad en los elementos del reino de la naturaleza? Del mismo modo, la hembra de un mamifero liberara al aire sus feromonas, que seran captadas por el olfato del macho a kilometros de distancia en algunos casos, para que este la encuentre y asi garantizar la reproduccion de la especie. Asi es como la explicacion teleologica tiene sentido en las ciencias naturales; de igual manera, ha de tenerlo en las ciencias humanas y de forma mas explicita, dada la racionalidad de los actores de los hechos sociales.

Despues de una interesante disquisicion sobre las posibilidades de la causa final en la naturaleza, BAKKER y CLARK opinan:

La causa final o la explicacion teleologica pueden tambien tener importancia en el campo de la biologia aunque los cientificos se resisten a atribuir intenciones a la naturaleza inanimada o a los atomos, se sigue a veces haciendo referencia a las intenciones de los organismos e incluso de las especies. Y acentuan mas adelante: al fin y al cabo, parece existir un designio que adopta el comportamiento del animal a los mejores intereses de la especie (BAKKER, GERALD y CLARK LEN, op. cit., pp. 55-56).

2. ?SOLO LAS CAUSAS EFICIENTES?

Frente al desconcierto de una discusion que parece no terminar jamas, o ante la peligrosa posibilidad de tomar partido a favor de uno u otro exclusivismo metodologico3, solo pienso en la apremiante necesidad de hallar explicacion a la criminalidad como la mas insolita de los tipos de acciones sociales que laceran a la humanidad. Me refiero a la explicacion causal integral como una de las formas de explicacion cientifica.

Desde mediados del siglo XIX, se propuso el canon de las ciencias fisicas para las ciencias sociales por considerar que estas, al ser factuales, al igual que aquellas, es decir, que poseen un objeto observable y materialmente analizable, este mismo podria ser explicado en ambos casos mediante la causalidad mecanica. se incurrio asi en el error de la monofactorialidad y en la equivoca concepcion de la predeterminacion biologica de la conducta humana. Todos conocemos el nefasto resultado de la teoria de Lombroso. pero las ciencias humanas apenas nacian en aquel preciso momento. Una ensenanza habia quedado: el delito no seria mas una simple "infraccion a la ley del Estado", sino una extrana forma de conducta humana cuyos origenes seria necesario explicar. un nuevo objeto de investigacion para el nacimiento de una nueva ciencia: la criminologia.

El olvidado principio de la causalidad, concebido por los sabios griegos, intentaba volver a emerger desde el siglo XVI. El siglo XIX parecio ser el momento definitivo. Las ciencias sociales nacian ahora impregnadas de este cientifico entusiasmo, pero aun se cree que no han terminado de estructurar su "fundamentacion cientifica", que no tienen su propia epistemologia o teoria de las ciencias (MARDONES, op. cit., p. 56).

No podriamos hablar de frustracion; las cosas van por buen camino. Humanistas y pensadores sociales de todas las areas estan de acuerdo en que, dada la naturaleza de la sociedad, sus problemas deben ser encarados bajo el principio de la plurifactorialidad: MAX WEBER, EDWARD H. CARR y ALFRED MARSHALL nos han entregado sus legados en este sentido, como valiosisima contribucion a las ciencias humanas, para su constante lucha ante sus respectivos objetos. No se trata ya de discutir si la causalidad es valida o no para las ciencias del hombre, sino de que se entienda como debe encararse para no continuar incurriendo en los errores de los precursores.

Desde el siglo XVIII, MONTESQUIEU, premonitoriamente, habia alertado a las ciencias sociales del futuro sobre todos los factores que se deberian tener en cuenta para explicarse "la naturaleza de las cosas" o "el espiritu de las leyes"; precisamente, los mismos que hoy se entienden codeterminantes de la conducta en considerable medida:

Deben estar en relacion con la naturaleza fisica del pais, cuyo clima puede ser glacial, templado o torrido; ser proporcionada a su situacion, a su extension, al genero de vida de sus habitantes, labradores, cazadores o pastores; amoldados igualmente al grado de libertad posible en cada pueblo, a su religion, a sus inclinaciones, a sus riquezas, al numero de habitantes, a su comercio y a la indole de sus costumbres (MONTESQUIEU, 2010, p. 8).

Algunas paginas antes, habia expresado con mayor precision: "Los que han dicho que todo lo que vemos en el mundo lo ha producido una fatalidad ciega, han dicho un gran absurdo ..." (idem, p. 3).

Es la misma plurifactorialidad weberiana: factores sociales, economicos, culturales, politicos, ecologicos, que juntamente con las cambiantes "circunstancias" suman un incuestionable poder codeterminante en la gestacion del comportamiento humano tanto individual como social.

Investigadores sociales de vanguardia en las mas connotadas universidades del mundo parecen estar plenamente de acuerdo con esta realidad, que aun muchos desconocen:

Los investigadores en sicologia, sociologia, educacion y otras ciencias del comportamiento se han concientizado de la naturaleza multivariable de este tipo de estudios (KERLINGER, 2002, p. 29).

Y aun mas, la estructuracion epistemologica de las ciencias humanas ha dado un paso trascendental cuando es aceptada por la mayoria la realidad segun la cual, tanto para estas como para las ciencias naturales, el fin basico es explicar los fenomenos (idem, p. 9). Las disciplinas cientificas deben proporcionar explicaciones racionales que contengan informaciones y argumentaciones acertadas, y en algunos casos generalizaciones. Algunas corrientes de pensamiento creen que las ciencias deben limitarse a describir, a expresar con detalle como sucedieron los hechos, sin interesarse por el porque, es decir, sin explicar (4); lo cual, creo, las inhabilitaria para cumplir con su funcion predictiva, vital al quehacer cientifico.

Todo parece indicar que tienen razon los que han sugerido, desde la epoca de Aristoteles, que aun cuando se haga buen uso de la causalidad, la explicacion no sera completa mientras no incorporemos a ella el principio de la causa final (5). Que causalidad y causa final deben tratarse por separado, dicen unos; que constituyen una misma cosa, opinan otros; los dejo discutiendo mientras pienso que el porque y el para que, me conduciran a lo que busco, aunque marche por dos diferentes caminos. Tanto los factores que impulsan a una persona a cometer un crimen como los propositos que persigue con dicha comision, son indispensables, no solo a la explicacion, sino a la prediccion y, en consecuencia, a la prevencion que se pondra en practica al luchar contra ambos elementos.
   ... los motivos y las creencias determinantes--opina HEMPEL (op.
   cit., p. 337)--deben clasificarse entre las condiciones
   antecedentes de una explicacion motivational, y aqui no existe
   diferencia formal alguna entre la explicacion causal y
   motivational.


En efecto, si alguien incurriera en una conducta penalmente ilicita por pensar que con ello complace u ofrenda al Dios en el que cree, esta claro que su dogmatica creencia ha jugado un papel codeterminante del hecho con el cual alcanza el proposito que ya estaba en el, junto a los factores que lo hicieron apto para tal tipo de accion. Sirve, ademas, este ejemplo para insistir en que no deben enfocarse por separado la "explicacion causal" y la explicacion teleologica o motivational; o, peor aun, tomar en cuenta exclusivamente, como se ha hecho hasta hoy en criminologia etiologica, solo los "factores causales" (RODRIGUEZ MANZANERA 2006, p. 29) o causas eficientes, incurriendo asi en un error equivalente al de quienes intentan, en otras areas, dar explicaciones de las acciones humanas basandose solamente en los propositos de los actores.

Es cuestionable que muchas de las explicaciones generalmente incompletas que se ofrecen para las acciones humanas, implican referencias a propositos y motivos; pero, ?acaso esto las hace fundamentalmente distintas de las explicaciones causales de la fisica y la quimica?, una diferencia que se sugiere por si sola reside en las circunstancias de que en la conducta motivada, el futuro parece afectar el presente de una manera que no se encuentra en las explicaciones causales de las ciencias fisicas (HEMPEL, op. cit., p. 336).

Como una ayuda pedagogica, seria bueno tomar de la filosofia de HEMPEL expresiones para la comprension de este asunto en bien de la criminologia, de manera que en la causa final "el futuro afecta al presente", asi como en las causas eficientes el presente es afectado por el pasado, todo en aras del resultado que siempre sera necesario explicar de la mejor forma.

Algunos argumentan que para los fenomenos que impliquen una conducta intencional es necesario hacer uso de un analisis teleologico antes que "causal" (idem). Acerca de esto, pienso que cuando las conductas que deben explicarse impliquen tanto causas motivacionales como eficientes, no debe darse prioridad a ninguna de las dos, sino realizar un analisis global que implique una explicacion total. Algo diferente acontece en casos--como lo veremos mas adelante--en donde el factor motivational es tan vigoroso que parece opacar las causas eficientes.

En todo caso, la explicacion motivational debe ser parte de la explicacion causal (6), de tal manera que es un error, reitero, asumir la explicacion teleologica o causa final (7) como algo diferente a la explicacion causal (HEMPEL, op. cit., p. 338).

Ahora, teniendo en cuenta que la utilidad de la explicacion cientifica radica basicamente en la adquisicion de capacidad predictiva, debo manifestar que creo que existen fundamentos para una explicacion finalista o teleologica en el terreno de las ciencias sociales.

3. RACIONALIDAD Y FINALIDAD EN CONDUCTAS DIVERGENTES

"Cada vez que se actua de forma racional con respecto a fines, se actua en virtud de una conviccion que esta garantizada por un fenomeno experimental".

K. R. POPPER

Pienso que la tarea del cientifico social actual, en lugar de asumir partido a favor de uno u otro paradigma, debe ser la de hallar los puntos de contacto entre estos, hasta lograr edificar una tan vigorosa conciliacion metodologica que haga posible y fructifero el trazado del sendero menos arriesgado para la busqueda de la verdad.

No nos podriamos permitir, entonces, ser defensores fanaticos de la observacion y la explicacion, en unos casos, o de la interpretacion para la comprension, en otros; o escudrinadores parciales de las causas eficientes o de la causa final. Podriamos aceptar, asi, que hay objetividad en un enfoque racional, tanto como explicacion en una comprension interpretativa, y del mismo modo aceptariamos que causas eficientes y causa final no son sino concausas que actuan, a veces, uniformemente para la produccion del mismo resultado.

Como todas las ciencias sociales, y en particular las causal-explicativas, la criminologia esta urgida de la estructuracion de un enfoque metodologico que le permita con idoneidad desvelar el proceso genetico de su objeto de estudio; no haberlo logrado hasta hoy es uno de los principales motivos de la confusion epistemologica que tanto desconcierto ha creado entre estas.

No obstante, hoy parece que estamos frente a posibilidades muy objetivas de fraguar este proposito; todo indica que los vientos soplan en este sentido:

Si los positivistas entendieran que en las ciencias historicas y sociales el verdadero interes es comprender los fines y motivos por los que acontece un hecho, lo cual es distinto de una explicacion causal (8), estariamos en el camino de la complementariedad de los metodos. Es decir del reconocimiento de la peculiaridad del ERKLAREN y el VERSTEHEN, de su significatividad y razon de ser en cada caso, y de la posibilidad de la aplicacion de la explicacion causal (Erklaren) o cuasiexplicativa en servicio de la emancipacion mediante la autorreflexion (MARDONES, op. cit., p. 48).

Hagamos un esfuerzo, entonces, por contribuir al logro de la armonia entre los metodos y paradigmas, con frecuencia asumidos como propuestas incompatibles e irreconciliables; al final, podriamos mirar con satisfaccion como, al enfocar bajo este nuevo criterio un area tan compleja de la conducta humana como la etiologia de la criminalidad, es probable que nos sorprenda la posibilidad de su "comprension", al tiempo que adquirimos plena capacidad para "explicarla". Y esta explicacion, aunque propuesta por los positivistas, no desechara el concurso de la "razon", que sera util tanto en la busqueda de causas eficientes como de causa final o, en otras palabras, tanto a los antecedentes de la conducta como a los fines perseguidos por el actor.

La palabra razon tiene en ingles diversos significados; a veces se entienden por ella los principios correctos y claros, a veces las deducciones claras y honestas a partir de esos principios, y a veces la causa, especialmente la causa final (LOCKE, 1956).

En disciplinas como la que nos ocupa, la palabra explicacion significa descubrimiento de "causas" o factores codeterminantes, aunque hay quien opine que el teleologismo funcionalista, en apariencia, implica que explicacion y causalidad "circulan en sentidos contrarios". Antes he expresado mi criterio en cuanto a que la intencion, el proyecto o la finalidad del actor tiene relacion directa con la causalidad. Coincide esto con el siguiente concepto:

Cuando se trata de explicar conductas de agentes intencionales no parece objetable este procedimiento [...]. En ese caso la intencionalidad del agente, su conciencia y su proyecto ofrecen la cobertura necesaria para esa relacion causal sui generis (CASTRO NOGUEIRA, 2009, p. 225).

Pero explicar y comprender no deben tomarse como objetivos de la ciencia, sino como etapas hacia el verdadero objetivo que es la formulacion de una teoria (KERLINGER, LEE, HOWARD, 2001, op. cit., p. 10), aunque para algunos, teoria y explicacion cientifica son exactamente sinonimos. Lo mismo debe predicarse de la comprension, puesto que esta tambien cabria ser expresada mediante conceptos, definiciones y proposiciones que a la postre seran indispensables para la prediccion y prevencion.

No ha faltado quien afirme que lo que explica el fenomeno estudiado son los efectos beneficos que tiene para alguien un sentido o una perspectiva, es decir, que le son beneficiosos (ELSTER, 1992, p. 53). Precisamente, se habla si del "proyecto", del "motivo", o sea, de la causa final, que reitero, nunca debe desligarse de los factores antecedentes para una verdadera explicacion. La determinacion de la predictibilidad, a partir del conocimiento de los factores codeterminantes o causas eficientes, sera siempre vital en criminologia, puesto que se trata de una ciencia cuyo fin es proporcionar los medios para la prediccion y prevencion del fenomeno que es su objeto de estudio. A quien piense que hacer inteligible teleologicamente los fenomenos es mas importante que la explicacion causal para la prediccion (9), podria responderse que la comprension no seria de ningun modo util a ciencias como la criminologia etiologica. Pero no es asi, puesto que la comprension interpretativa, que es lo mismo que hacer inteligible teleologicamente el fenomeno, teniendo en cuenta que se logra mediante la empatia "psicoafectiva" o la "identificacion afectivo-mental "entre el investigador y el objeto, le proporcionara tanto conocimiento a quien comprende como a quien explica. Por lo tanto, por este medio tambien sera posible la prediccion, precisamente porque quien interpreta para comprender, como quien observa para explicar, construye una "objetivacion mental", como lo denomina HABERMAS:

La comprension no termina en la empatia sino en la construccion de una objetivacion mental. El interprete debe, sin duda alguna, volver desde una manifestacion vital fijada de forma duradera "al dinamismo de la creacion del juicio, de la accion, de la expresion, de la objetivacion que debe realizarse" (HABERMAS, 1982, p. 154) (10).

Vale aqui reiterar la aseveracion de HEMPEL cuando dice que si la explicacion motivational es adecuadamente formulada conformara las condiciones de la explicacion causal. No es dificil entenderlo, puesto que las motivaciones o finalidad del autor se explicaran o comprenderan como codeterminantes del resultado de una conducta desviada, para el caso de nuestra ciencia, mas aun si creemos "que la felicidad puede entenderse como intrinseca a la naturaleza de aquello que se esta explicando" (ARISTOTELES, en CASTRO NOGUEIRA, op. cit.).

Si, por ejemplo, recordamos que ARISTOTELES afirmaba que la busqueda de la felicidad es el fin ultimo de la naturaleza humana, y que ese ideal de felicidad ha sido relativo a las epocas, las culturas y hasta a los modos de produccion, como pensaba MARX, y relacionamos esto con el subdesarrollo imperante en la mayoria de los paises latinoamericanos, en donde la lucha agonica individual por la subsistencia hace que la busqueda del dinero sea mirada como unico medio para ser feliz, el afan por esta "felicidad" asi concebida no solo es el fin o la motivacion, sino que para el investigador resultara ser intrinseca a la naturaleza de lo que le interesa explicar: los factores codeterminantes o causales, en este caso, la causa final de algo que sera objeto de la criminologia si para lograrlo se incurre en una de tantas conductas desviadas producto del afan de beneficios materiales ilicitos.

Importante para el investigador de este tipo de acciones humanas es tambien tener en cuenta el grado de racionalidad puesta en practica por quien actua conociendo los medios para lograr los fines. Tres de las cuatro formas de racionalidad destacadas por Weber--practica, sustantiva y formal--se fundamentarian en la relacion mediosfines en la orientacion de las acciones (KALBERG, 1997, p. 100).

Decimos, por ejemplo: si quiero esto y lo otro lo razonable es hacer como primer paso aquello y lo de mas alla. Es la celebre "racionalidad de los fines" de MAX WEBER. El que quiere un determinado fin debe saber los medios que conducen y los que no conducen a el. Por eso, la etica no es solo cuestion de intencion (GADAMER, 2010, p. 315).

Pienso, entonces, que comprender y explicar simultaneamente, en lugar de ser imposible, deben ser complementarios en el cumplimiento del objeto de ciencias humanas causal-explicativas como la criminologia. Para quien exija vivir la criminalidad como forma de comprenderla, habra que responderle que en sociedades altamente descompuestas, aunque no se sea protagonista de la criminalidad, la padecemos, la vivimos, lo cual facilita al investigador de estos paises la comprension para su explicacion.

... es posible y se debe hacer ciencia social critico-hermeneutica con un metodo que necesariamente tiene que utilizar tanto la interpretacion (VERSTEHEN) como la explicacion por causas (Erklaren), orientada por el interes emancipativo y dirigida a hacer una sociedad buena, humana y racional (MARDONES, op. cit., p. 48) (11).

4. MANEJO Y UTILIDAD DE LA CAUSA FINAL

Conforme a lo dicho hasta ahora, ha de entenderse que, sin hacer omision de lo que se asume como "causas" (GUTIERREZ HINOJOSA, 2012, pp. 138-141) o factores codeterminantes de las conductas desviadas o divergentes, el objetivo que me propongo es la inclusion de los motivos (o la finalidad perseguida) entre los factores causales (12), o las motivaciones que mueven a un individuo o a un grupo a la comision de delitos y, en general, de conductas reprochables.

Entre todas las formas de finalidad o factores motivacionales, se hara hincapie en el particular caso que denomino factor doctrinal (13), lo cual debe entenderse como las ideologias o doctrinas de diferentes tipos, que imponen a las personas un proposito con caracter de dogma o verdad absoluta, es decir, las hace actuar bajo una alienacion frente a la realidad, y con una conviccion de tal grado que, al tiempo que darian con gusto la vida por sus ideas, experimentan el convencimiento pleno de que sus actos no solo no son malos, sino que tienen un fin redentor, a pesar de que al resto de la sociedad les parezcan abominables.

La alienacion de la persona ... se manifiesta clinicamente por sintomas (convicciones y juicios dogmaticos, formulaciones ideoverbales, comportamientos y actitudes gobernados por creencias irreductibles, que constituyen para el sujeto una especie de verdad y de ideal que no estan de acuerdo con la realidad ni se adaptan a la coexistencia con los demas) (EY, BERNARD y BRISSET, 1969, p. 125).

Precisamente, esta es la clase de alienacion que creo conduce a las motivaciones de los defensores de doctrinas, que en los tiempos modernos han generado formas de criminalidad masivas y devastadoras, llevados por convicciones irrefrenables que jamas les permitiran experimentar el posible arrepentimiento de otros delincuentes. El enfoque de este factor como elemento que actua al lado de "causas eficientes" podria ser util a la explicacion, la prevencion o el control del fenomeno delincuencial, mediante la implementacion de una politica criminal encaminada basicamente a neutralizar dichos factores.

A proposito de las ideologias politicas como una "forma de radical depravacion intelectual", CLIFFORD GEERTZ emite un concepto que es muy elocuente en este sentido:

Fundamentalmente consiste en el supuesto de que la politica deberia manejarse desde el punto de vista de una serie coherente y comprensiva de creencias que deben imponerse a toda otra consideracion. Lo mismo que la politica a la que presta apoyo, esta vision es dualista y opone los buenos "nosotros" a los malos "ellos", alegando que quien no esta conmigo esta contra mi. Es una vision enajenante por cuanto desconfia de las instituciones politicas establecidas y trabaja para minarlas. Es doctrinaria puesto que pretende la posesion completa y exclusiva de la verdad politica y rechaza todo compromiso de conciliacion (GEERTZ, 1995, p. 174).

Pero tal vez mas extrema e inicua sea la alienacion de que han sido objeto los fanaticos de diversas religiones, quienes en su insania mental inducida creen (14) actuar bajo la voluntad directa del propio Dios, y cometen los mas execrables crimenes con el fin de lograr su complacencia.

No obstante, y a pesar de lo expuesto, la ciencia criminologica no ha incorporado este instrumento que le seria muy util en la lucha frente a su objeto, y ademas fortaleceria su caracter de auxiliar de las ciencias penales. Valga reconocer que el profesor espanol Vicente Garrido ha hecho mencion de los "motivos y justificaciones que impulsan al asesino serial".

En ese sentido ya no hablamos de la causa o circunstancias que explican que hace que una persona se convierta en asesino en serie, sino que nos interrogamos por el objetivo o lo que desea alcanzar a traves de esos crimenes (GARRIDO, 2007, pp. 294-295).

Pero, por lo antes dicho, debe entenderse que no se trata aqui de decidirse por una u otra alternativa, sino de fraguar una explicacion integral valorando por igual el porque (factores causales) y el para que (factores motivacionales) o causa final. En este sentido, DURKHEIM, luego de una larga y un tanto ambigua argumentacion sobre la causa final, termina aceptando: "Pero si no se debe proceder mas que en segundo lugar a la determinacion de la funcion, ella no deja de ser necesaria para que la explicacion del fenomeno sea completa" (DURKHEIM, op. cit., p. 156).

Parece coincidir este criterio con el de HEMPEL y con la idea que me mueve a presentar esta propuesta a la criminologia en bien de la politica criminal.

Como ya se senalo antes, la explicacion motivational, si se formula adecuadamente, conforma las condiciones de la explicacion causal ... y agrega mas adelante: ... el termino "teleologico" puede considerarse en ese contexto como referido a explicaciones causales en las cuales algunas de las condiciones antecedentes son motivos del agente cuyos actos habra que explicar (HEMPEL, op. cit., p. 338).

Si finalmente se quisiera ensayar un ligero ejemplo tomando como modelo la violencia colombiana, sobre la cual, a pesar de sus rasgos unicos, jamas se ha intentado una explicacion, permaneciendo, en consecuencia, sin politica criminal preventiva (15) y, por tanto, sin solucion, mencionariamos en primera instancia, para intentar enumerar algunos de los posibles factores constitutivos de las causas eficientes, los siguientes: 1.--Un factor cultural, pues esta hunde sus raices en una tradicion de mas de un siglo, que se cuenta a partir de las innumerables guerras civiles del siglo xix, hasta tomar la forma actual, contando con un alto porcentaje de militantes que han nacido en el propio seno de la organizacion armada ilegal o crecido bajo su total influencia. 2.--Un factor geografico, teniendo en cuenta que Colombia es un pais de montanas: las cordilleras Central, Oriental y Occidental; los enormes sistemas montanosos independientes, constituidos por la Sierra Nevada de Santa Marta y la Sierra de La Macarena, ademas de muchos millones de hectareas de selva amazonica. Esto es un paraiso estrategico para el sistema de guerra de guerrillas que nunca hubieran podido operar de igual forma en un pais de llanuras. 3.--Un factor laboral, pues Colombia, un tipico pais subdesarrollado del Tercer Mundo, nunca ha podido resolver el problema del desempleo, manteniendo un alta poblacion de jovenes a disposicion de cualquier tipo de proselitismo, sobre todo de los que ofrecen un horizonte luminoso. 4.--La falta absoluta de equidad en la distribucion de las riquezas, en particular la propiedad sobre la tierra, cuyo fenomeno ha generado un pais de campesinos desposeidos e inconformes, y capitalistas propietarios de grandes latifundios a veces improductivos.

Podriamos mencionar algunos otros factores de diversa naturaleza que a la postre, probablemente, nos dejen satisfechos cuando nuestra pregunta sea "por que". Ahora, partiendo de la idea de que la causa final, si no es la mas importante como algunos sugieren, por lo menos es indispensable para una verdadera explicacion, nos preguntaremos: ?para que? para ser mas rico y mas poderoso y mantener el poder politico, responderia el funcionario publico corrupto que se apodera del patrimonio del Estado; para ser objeto de los medios de comunicacion y asi lograr la fama, han respondido muchos de los asesinos seriales norteamericanos; para eliminar a la burguesia, liquidar la sociedad capitalista y fomentar la dictadura del proletariado, responde sin vacilaciones el secuestrador izquierdista. Para cumplir con la voluntad de Dios, responderia el criminal fanatico-religioso.

Pienso que estos factores motivacionales prefabricados por la desequilibrada sociedad de consumo en algunos casos y por las doctrinas alienantes en otros, estan jugando un papel tan preponderante en la gestacion de la criminalidad actual que es crucial incluirlos en las teorias explicativas. Estos factores, como constitutivos de las causas eficientes, son susceptibles de neutralizacion mediante una politica criminal sustentada en una explicacion cientifica integral.

Sera necesario implementar una cultura cientifica en donde, mas que el contenido informativo de las teorias, se logre un habito reflexivo (HABERMAS, 2010, p. 161) en torno a fenomenos y a una forma tan avanzada de encarar la causalidad que conduzca a una verdadera prevencion.

BIBLIOGRAFIA

BAKKER, GERALD, & CLARK, LEN (1994). La explicacion. Una introduccion a la filosofia de la Ciencia, 1.a ed. en Espanol. Madrid: Fondo de cultura Economica.

BUNGE, MARIO (2004). La investigacion cientifica, 3.a ed. Argentina: siglo xxi editores. Trad. manuel sacristan.

CASTRO NOGUEIRA, Luis; CASTRO NOGUEIRA, Miguel Angel y Morales Navarro, Julian (2009). Metodologia de las Ciencias Sociales. Una introduccion critica, 2.a ed. espana: tecno.

GEERTZ, CLIFFORD (1995). La interpretacion de las culturas, 6.a reimp. en Gedisa S.A. Barcelona.

DURKHEIM, Emile (2006). Las reglas del metodo sociologico, 1.a ed. en Grandes obras del pensamiento. buenos aires: Losada.

ELSTER, JON (1992). El cambio tecnologico. Barcelona: Gedisa.

EY, HENRY; BERNARD, PAUL & BRISSET, CHARLES (1969). Tratado de Psiquiatria, 2.a ed. Barcelona: Toray--Masson s.a.

GADAMER, HANS-GEORG (2010). Verdad y metodo ii, 8.a ed. salamanca: Ediciones sigueme.

GARRIDO, VICENTE (2007). La mente criminal, 1.a ed. espana: temas de Hoy.

GUTIERREZ HINOJOSA, TOMAS DARIO (2012). "La explicacion cientifica en Criminologia", en Derecho Penal y Criminologia, xxxiii (94), 127-153.

HABERMAS, JURGEN (2010). Ciencia y tecnica como "ideologia", 7.a ed. Madrid: tecnos.

HABERMAS, JURGEN (1982). Conocimiento e interes. madrid: taurus ediciones s.A.

HEMPEL, CARL GUSTAV (2005). La explicacion cientifica, 1.a ed. en surcos. Barcelona, Espana: Roses.

Horkheimer, Max (2000). Teoria tradicional y teoria critica, 1.a ed. en castellano. barcelona: Paidos Iberica s.a.

KERLINGER, FRED N. y LEE, HOWARD B. (2002). Investigacion del comportamiento, 4.a ed. Mexico: McGraw Hill.

KUHN, THOMAS S. (2007). La estructura de las revoluciones cientificas, 3.a ed. Mexico: Fondo de Cultura Economica.

LOCKE, JOHN (1956). Ensayos sobre el entendimiento humano, 2.a ed. Edmundo O'Gorman (trad.). Fondo de Cultura Economica.

LOSEE, JOHN (2004). Introduccion historica a la Filosofia de la Ciencia. Madrid: Alianza.

MARDONES, JOSE MARIA (1991). Filosofia de las Ciencias Humanas y Sociales, 1.a ed. en anthropos. Barcelona: anthropos.

MONTESQUIEU, BARON DE (2010). Del espiritu de las leyes, 1.a ed. en la coleccion "Sepan cuantos ...". Mexico: Porrua.

RODRIGUEZ MANZANERA, LUIS (2006). Criminologia, 21.a ed. Mexico: Porrua.

SORIANO, RAMON (1997). Sociologia del Derecho, 1.a ed. Espana: Ariel.

WRIGHT GEORG HEINRICK VON (1967). Explicacion y comprension. Madrid: Alianza.

Tomas Dario Gutierrez Hinojosa **

* Este articulo fue presentado en el iii congreso internacional de Jovenes investigadores en ciencias Penales. Universidad de Salamanca, Espana, 2014. Fecha de recepcion: 1. de febrero de 2015. Fecha de modificacion: 15 de agosto de 2015. Fecha de aceptacion: 24 de junio de 2016. Para citar el articulo: Gutierrez Hinojosa, Tomas Dario (2016). "Criminologia, causa final y politica criminal", en Revista Derecho Penal y Criminologia, Vol. 38, no. 102, enero-junio de 2016, Bogota: Universidad Externado de Colombia, pp. 13-29. DOI: http://dx.doi.org/10.18601/ 01210483.v37n102.02

** Abogado de la universidad simon Bolivar y especialista en Derecho penal y Derecho administrativo, doctorando en Ciencias Juridicas de la Universidad del Zulia, profesor titular e investigador de criminologia y sociologia del Derecho de la Universidad Popular del Cesar. Valledupar, Colombia. correo-e: tomasdariogutierrezh@hotmail.com.

(1) En efecto, ARISTOTELES se refirio siempre a su "causa final" como el tipo de causa que habia que agregarle a la eficiente, material y formal de que hablaban PLATON y otros; no obstante, parece que solo a partir del siglo xvi se ha intentado entender la propuesta del estagirita.

(2) Cfr. BAKKER y LEN CLARK (1994, p. 52), Losee (2004, pp. 5-25), MARDONES (1991, pp. 20-27).

(3) Me refiero a los choques entre las diferentes tendencias: fenomenologicas, positivistas, hermeneuticas, dialecticas, racionalistas, criticas, etc. Es necesario pensar en una "flexibilizacion de la ciencia" y abrir paso al "postulado de la complementariedad", tal como lo propone J. M. MARDONES. La sociedad es infinitamente diversa y permanentemente cambiante. La historia, como lo propuso Comte, es un espejo indispensable para ayudar a entender la complejidad de las acciones del ser humano.

(4) Cfr. BUNGE (2004, pp. 465 y 503).

(5) Creo que no hay que interpretar lo finalista o teleologico como algo contrario o diferente a lo causal, sino como un componente que actua desde un angulo distinto. En efecto, las expresiones "ciencia como explicacion causal" en oposicion a "ciencia como explicacion teleologica" no estarian de acuerdo con Aristoteles que llamo, a esta ultima, "causa final".

(6) Cfr. DURKHEIM (2006, p. 154).

(7) ARISTOTELES hablaba de los cuatro sentidos en los que se debia hacer preguntas causales y las denomino: causa formal, causa material, causa eficiente y causa final, pero insistia en que la mas importante era la causa final.

(8) Conforme al criterio desarrollado en este articulo, solo se acepta esta diferencia en cuanto a la manera de proceder en cada caso, pero se defiende la idea de que, en cuanto al objetivo perseguido, ambos caminos conducen al mismo resultado mediante el estudio de factores tanto causales como motivacionales.

(9) Cfr. WRIGHT (1979, p. 27).

(10) En la parte final de esta cita, HABERMAS acude a SCHRIFTEN para fundamentar su afirmacion.

(11) Aqui MARDONES interpreta a HABERMAS y APEL.

(12) Aunque el maestro J. M. MARDONES (Op. cit., p. 48) opina que el verdadero interes de las ciencias historicas y sociales es comprender los fines y motivos por los que acontece un hecho, y en esto esta plenamente de acuerdo con ARISTOTELES, pero agrega que es algo "distinto de una explicacion causal"; creo que los fines deben tomarse como otra forma de causas, precisamente "la causa final", y esto no seria obstaculo para lograr "la complementariedad de los metodos", obteniendose asi la explicacion integral al hacer ciencia social critico-hermeneutica, como propone el citado autor. En lugar de considerar que Erklaren (explicacion causal) y VERSTEHEN (comprension interpretativa) son dos cosas diferentes, creo que la primera ayuda a conducirnos a la segunda; de todos modos, la correcta interpretacion de la finalidad sera indispensable a la plena explicacion.

(13) Esto, en referencia a las doctrinas o ideologias como factores alienantes de la personalidad y que pueden ser de caracter politico-economico o religioso.

(14) sin mirarlo desde la perspectiva teleologica, MATZA (1973, p. 189).

(15) Entiendo como tal, no la prevencion como funcion de la sancion penal, sino las medidas de politica criminal encaminadas a neutralizar los factores que codeterminan la criminalidad.
COPYRIGHT 2016 Universidad Externado de Colombia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Dario Gutierrez Hinojosa, Tomas
Publication:Revista de Derecho Penal y Criminologia
Date:Jan 1, 2016
Words:7064
Previous Article:NOTA EDITORIAL.
Next Article:LA JUSTICIA ESPECIAL PARA LA PAZ: MODELO DE JUSTICIA TRANSICIONAL ACORDE CON LAS ORIENTACIONES Y TENDENCIAS MODERNAS DEL DERECHO Y DE LA JUSTICIA.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters