Printer Friendly

CONFIGURACIONES ESTETICAS DEL ESPACIO EN LA POESIA CHILENA DE POSTDICTADURA: AMARILLO CREPUSCULO DE ANDRES ANWANDTER.

SPATIAL AESTHETIC CONFIGURATIONS IN POSTDICTATORSHIP CHILEAN POETRY: AMARILLO CREPUSCULO FROM ANDRES ANWANDTER

La poesia chilena de la asi llamada generacion de los noventa (1) ha sido caracterizada recurrentemente como una poesia de corte intelectual y academicista, preocupada mas por los aspectos linguisticos, retoricos y hasta materiales del texto poetico que por la contingencia o la historia nacional. Entre quienes levantaron dicha critica se encuentran principalmente los poetas de la promocion inmediatamente posterior, los asi llamados "novisimos", que en un claro gesto por diferenciarse de sus predecesores generacionales, calificaron a la mayoria de las poeticas noventeras de "puristas", politicamente "moderadas" y hasta de "fascistas" (2). Me parece que el caracter politico de la mayoria de las poeticas postdictatoriales chilena es innegable, particularmente si se atiende a la preocupacion y al tratamiento que llevan a cabo de ciertas nociones clave del proyecto redemocratizador, como son las de nacion, memoria, comunidad, identidad y espacio. En el presente trabajo intentare demostrar de que manera una cierta poesia chilena actual constituye un intento por repensar dichos conceptos--especialmente el del espacio--con miras a una apertura estetica y politica que permita la configuracion de nuevas formas de comunidad y pertenencia. A traves de ciertos principios espaciales del filosofo y sociologo Henri Lefebvre (2013), intentare demostrar que la poetica de Andres Anwandter (asi como otras de su misma promocion) opera con lo que podriamos llamar--por ponerlo en los terminos recien descritos--un delirio interpretativo constante, cuyo componente imaginario y proyectivo le permite construir espacialidades otras a traves de un sujeto inestable, relacional y siempre en proceso de constituirse. Precisamente el reves de un sujeto dado, alejado del tipicamente cartesiano: agente, estable y consolidado. El que opera en los textos de Anwandter, es uno que emerge precisamente de su relacion y experiencia con el mundo, consciente tanto de los limites y de la violencia que le imponen sus condiciones de posibilidad, asi como de los contextos (aqui, espaciales) que permiten su emergencia.

MEMORIA Y SENTIDO (S): LA ELABORACION SUBJETIVA DE LA HISTORIA

La obra de Andres Anwandter (Valdivia, 1974) constituye un caso que demuestra la complejidad de una escritura preocupada tanto del aspecto material y formal del poema, como tambien de dar cuenta de la realidad politica e historica nacional (Bello, Memoria y negatividad; Cussen), entre otros aspectos relevantes de su poesia. Anwandter ha publicado hasta ahora El arbol del lenguaje en otono (DaexUC, 1996), Especies Intencionales (Ediciones Quid, 2001), Square poems (Writers Forum, 2002), Banda sonora (Calabaza del Diablo, 2006), Chaquetas amarillas (Lanzallamas, 2009), Amarillo crepusculo (Calabaza del Diablo, 2012) y Adverbios terminados en mente (Garceta, 2015). Del mismo modo que algunos de sus companeros de promocion (cuyas filiaciones no son necesariamente esteticas, pero si tematicas (3)), su trabajo poetico ha abordado algunas de las reflexiones y las angustias de la historia politica reciente de nuestro pais; particularmente del periodo postdictatorial y las transformaciones eticas y sociales que la dictadura y posterior "negociacion democratica" de sus estructuras dejaron como herencia al pais a partir de la decada de los noventa. No es casual, entonces, que al referirse a los poetas de los noventa Javier Bello lea el proyecto de algunos de sus autores en clave psicoanalitica (Bello, Memoria y negatividad), la cual parece ofrecer algunas respuestas a la aparente ausencia de un discurso referencial explicito para representar los conflictos que el trauma epocal "post" produjo entre los entonces poetas emergentes. Senala Bello en el citado texto:
   Si bien durante la Postdictadura el pais ingreso de lleno en la
   cultura globalizada y las formas culturales de la postmodernidad,
   la poesia chilena, en las dos promociones a las que nos referiremos
   mas adelante, se hace cargo, como en una especie de conciencia
   subterranea, de los procesos asociados al shock y a la recuperacion
   traumatica del desastre, al mismo tiempo que establece modalidades
   concretas y simbolicas de apropiacion, rechazo y negociacion con la
   cultura mayoritaria (12-13).


En este sentido, Amarillo crepusculo viene a completar un trabajo tanto politico como poetico que Anwandter ha venido haciendo desde Especies Intencionales (4), en el cual trabaja escrituralmente y sin grandes estridencias la revolucion capitalista iniciada por la dictadura pinochetista que devino en el modelo de pais neoliberal y "edulcorado" (como sugiere el propio titulo) que hoy conocemos (5). Con poemas frecuentemente estructurados en torno a segmentos de dos versos y a la enumeracion de imagenes que se relacionan mas o menos logica y consecutivamente entre si (aun cuando la imagen inicial no se vincula aparentemente con la final), muchos de sus versos parecen entregar algunas de las claves de su propia poetica. Un metodo que el propio Anwandter habia ensayado ya en otros libros y que podriamos representar con la figura del espiral--imagen central en su poesia--que delata de paso la estrategia de su propia escritura:
   REEMPLAZO COMA POR ESPACIO
   en blanco punto por saltarse

   una linea conduce a la otra
   de un modo encadenado

   que se desmiente en verdad
   a cada rato la realidad

   puede ser una llamada
   interrumpida al contestar

   varios minutos despues
   todavia buscando palabras

   en la cabeza
   en pleno corte de luz

   solamente habia pernos
   en el cajon de las velas
   (p. 96)


Se trata de una tecnica cercana al montaje en que las imagenes van apareciendo de manera yuxtapuesta una detras de la otra, lo que hace que el contexto necesario para darles sentido o interpretacion sea siempre dificil de configurar (6). En Anwandter, mas que un procedimiento con tintes vanguardistas o un guino al experimentalismo, pareciera ser la manera en que el hablante percibe la realidad. Textos mas parecidos a las digresiones de una mente sin programa ni plan logico, que va de una escena o paisaje a otro sin pretensiones ordenatorias, pero que revela a su paso una realidad cruzada por los medios, cuyos dispositivos parecen determinar la mirada del ciudadano de un Chile actual (el hablante predominante de estos textos) y con ello la construccion social de su realidad. Atmosferas levemente apocalipticas de una contemporaneidad en las que los mas jovenes, por ejemplo, cegados como estan por una ciudad excesivamente iluminada por las luces del consumo y su publicidad alienante, no conocen el espiritu insondable de la naturaleza simbolizado en las estrellas del firmamento:
   CREPUSCULOS DE BILZ
   y pap en santiago

   no es una iniciativa
   ni un evento

   sino una serie de lugares
   comunes mezclados

   para dar con el tono
   intermedio capaz

   de llamar la atencion
   sin brillar al mismo tiempo

   con estridencia
   como los jovenes

   que ganan impetu y por eso
   envejecen mas veloces

   sin jamas considerar
   seriamente alguna vez

   la escasez por ejemplo
   notoria de estrellas

   a simple vista entre edificios
   el drama de las nubes

   cuando cubren todo el cielo
   parecen al atardecer

   una enorme placenta sangrante
   sobre la capital

   patrullada por los focos
   distantes de las discotecas
   (79)


Una realidad dificil de colegir que tiende a confundirse con su propia representacion mediatica, ("Parece la television / pero son los vecinos // que discuten subiendo / y bajando el volumen", p.15). Una realidad en donde la enajenacion domina la gran ciudad latinoamericana y anestesia algunos sentidos pero que incrementa otros ("De tanto vivir en Chile / santiago especificamente // los ojos se me han ido / nublando y las orejas // no dejan de aumentar"); o donde por momentos el padre no es capaz de escuchar los latidos del corazon de su hijo aun no nacido debido al ruido ensordecedor de la ciudad o el del avance de la explotacion de los recursos naturales del pais. En suma, un pais invivible: sordo de tanto ruido, ciego de tanta imagen. Amenazado permanentemente por el desborde de unos signos que bombardean la cotidianidad e invaden los espacios de lo intimo. Especie de banda sonora (titulo tambien de uno se sus libros) que el hablante padece como una musica de fondo que, sin haberla escogido, contamina su rutina y se ve obligado involuntariamente a reproducir ("Lograron volverse una banda / ubicua por medio del truco // de reventar el volumen / y sonar siempre igual..., p. 136). En general, en estos textos la experiencia es vivida como una suma de episodios en el sentido ahistorico del termino, es decir, accidentes esteriles que aparentemente no dejan huellas en la vida de quien los experimenta. Sonidos que como residuos de la cotidianeidad van dejando vagos signos que el hablante intenta interpretar como a un oraculo incierto:
   QUE SIGNIFICA REALMENTE UN AVION
   fuera de contexto el sonido

   solitario del motor atravesando
   una tarde veraniega de domingo

   los cielos parciales se escuchan
   lejanos partidos de futbol
   [...]

   [...]

   parecieran decirme las radios
   todas juntas a lo lejos

   en una especie de himno
   entrecortado
   (60)


Es por ello precisamente que la memoria es elaborada aqui como restos que llegan de manera fragmentada y, si ya no fuera un lugar comun decirlo, como los escombros de una historia que no es posible de representar y contener en un todo coherente. Los recuerdos no son copias objetivas de las percepciones del pasado, sino mas bien reconstrucciones subjetivas, selectivas y sin pretensiones representacionales. Sin embargo, tal como cierta tradicion memorialistica advierte, en rigor las operaciones de recuerdo no pueden ser individuales, ya que siempre estaran insertas en el marco social que le otorga comprension y expresion (Pethes 2008). Es decir, no existiria la memoria individual, ya que cada recuerdo se llevaria a cabo en el marco de su contexto social. La estructura de un contexto historico-social y, sobre todo, el lenguaje le proporcionan significado al recuerdo que forzosamente esta respondiendo asi a las necesidades sociales e ideologicas de las identidades grupales. De alli que las identidades grupales sean, para esta perspectiva, un resultado de los procesos de la memoria, mas que una condicion para ellos. En Amarillo crepusculo esto no es una excepcion, ya que la memoria del hablante se materializa en la musica y en los sonidos propios de un grupo o generacion, los cuales, si bien casuales y azarosos, devienen (por insistencia) en parte de su patrimonio memoristico personal, aun cuando (y tal vez precisamente por ello) constituyen el capital cultural de un grupo mayor. En Anwandter, dicha memoria "sonora" necesita de una materialidad en donde ser almacenada y los artefactos contemporaneos (senales del avance siempre ilimitado de la modernizacion) le son insuficientes. El hablante precisa, entonces, de un espacio real o analogo (y no digital o virtual) en donde proteger parte de esa historia personal y familiar que lo vincula a un colectivo (la musica popular, en este caso), por lo cual anora aquellas herramientas tecnologicas propias de su generacion (su modernidad) y que le son familiares.
   MIS RAICES MUSICALES
   las tengo en un cd

   las tengo de verdad
   en el computador

   guardada con clave
   y hago respaldos
   [...]

   [...]

   desconfio mas bien
   profundamente

   de la informatica
   y quisiera de hecho

   transferir al final
   todo a vinilo

   de alguna forma
   un solo disco

   ojala de alto gramaje
   cuya caratula parezca

   a lo lejos
   un cielo nublado

   sobre la mesa
   entre papeles y cables

   es un cd rotulado memoria
   con la letra de mi hermano
   (65-66)


ESPACIO, COMUNIDAD Y NACION EN AMARILLO CREPUSCULO

Si en el concepto tradicional de espacio-nacion, uno que podriamos llamar "topografico", este es considerado una territorialidad limitada capaz de contener tradiciones, particularidades y rasgos diferenciadores, tras el "spatial turn" de las ciencias humanas y de la cultura de fines del siglo XX el espacio ya no es concebido como un territorio dado, sino como uno producido social y culturalmente. Es decir, desde este punto de vista el espacio poseeria un importante rasgo de modificabilidad (Bachmann-Medick 2009), ya que en el se producen permanentemente dinamicas de relaciones sociales y practicas culturales que lo definen mas por sus transformaciones que por su supuesta estabilidad y permanencia. En este sentido, en los poemas de Anwandter parecieran querer tomar forma aquellos espacios que Lefebvre (2013) llamo los "espacios de representacion", una de las tres formas del espacio social que distingue el filosofo y sociologo frances (7), y cuya principal caracteristica es la de ser un espacio experimentado [espace vecu], es decir, un espacio del habitante o del usuario, y vivido a partir de las imagenes y simbolos asociados a el. Aquel espacio de artistas, sobre todo de aquellos que lo describen: los escritores y los filosofos. El espacio padecido que busca transformar y apoderarse del poder de la imaginacion. Las llamadas "representaciones del espacio", en cambio, se ubican en sus antipodas y corresponden a aquellos espacios concebidos por cientificos, planificadores y urbanistas, quienes por lo general operan con una logica cientifica y cuyos saberes regulan la vida social. En los textos de Amarillo crepusculo, el espacio aparece como una nocion que emerge precisamente del cruce, el traslape y hasta de las contradicciones de aquellos tres momentos que para Lefebvre resumian una suerte de dialectica entre lo percibido, lo concebido y lo vivido. Son estas "representaciones" las que permiten la emergencia de espacios que expresen los conflictos de las distintas fuerzas que en ellos transitan cotidianamente. Por esta razon, espacio y cotidianidad parecen ser una diada indisoluble y necesaria en los textos de Anwandter, en donde los lugares son experimentados en lugar de simplemente cruzados o transitados y en donde se propone la percepcion como mediatizacion de la experiencia. Espacios de los cuales este hablante espera una senal que tal vez explique la historicidad inmanente que percibe en ellos. Si los espacios sociales son espacios pensados mas bien para el "desencuentro", el proyecto poetico de Anwandter aqui es resistir dicho proposito (aun cuando esto no signifique, necesariamente, propiciar encuentros en un sentido literal). Su efecto consiste en articular poeticamente el espacio, abriendo asi sus facultades en tanto nocion generadora de pertenencia no solo limitada a la espacialidad fisica:
   PARA DARLE MARCO
   a los rascacielos en el fondo

   disenar las montanas de nuevo
   aprovechando su desplome

   politico en los medios
   rodeado de microfonos

   y moviles discretos
   servicios a cambio de mas
   [...]

   [...]

   esta noche
   me trae recuerdos de chile

   olor a parrilla y bandadas
   de pajaros que se dirigen

   allende el mar
   la cordillera

   como decian las canciones
   de otras epocas
   (234-235)


Como se ve en el citado ejemplo, nuevamente el montaje de imagenes sacadas de contexto articula parte del proceso de recordar del hablante. Si el olor a "parrilla" (carne asada, celebracion, tortura) le trae recuerdos de Chile, la expresion "allende los andes" le trae a la memoria Allende en tanto figura historica. El uso polisemico de "allende" en este poema, por ejemplo (acepcion geografica y el personaje historico), no es casual, ya que evoca con nostalgia un cierto Chile de la pertenencia. El espacio es reconfigurado por el hablante, volviendo asi la nacion un lugar movil, dinamico y poroso. Y es que en Anwandter algo parece desbordarse del "mapeo" y del control cartografico de los espacios sociales; ya sea en forma de recuerdos o de residuos visuales y auditivos, su poesia intenta configurar espacios de apertura estetica en donde el "otro"--sus huellas o sus ecos--se cuela por los intersticios de la tupida pero siempre porosa red de la realidad: a traves de estos poemas nos llegan sus sonidos, sus olores y hasta los destellos visuales de su espectral presencia. La caprichosa e impredecible naturaleza es, por ejemplo, en esta poesia una constante que bajo la forma de terremotos, erosion, catastrofe ecologica o alguna tragedia natural amenaza con transformar los espacios fisicos y mensurables de la nacion y sus mapas:
   ES LA PASTA DENTAL MI BANDERA
   tricolor cuando sale del tubo
   dentifrico

   en guerra perpetua
   contra el sarro que socava
   mis encias

   la carne
   retrocede cada mes como la linea
   de la costa con los siglos
   segun muestran las imagenes virtuales
   de algun comercial

   erosion
   que delata anomalias profundas
   en el rostro del sonriente
   postulante a un trabajo
   me repito en voz alta
   y enjuago triunfante escupiendo
   confianza

   corrijo otra vez al espejo
   las arrugas de mi traje

   la corbata de dibujos animados
   (44)


La imaginacion poetica, como una inundacion, desafia aqui con anegar las murallas del espacio social preconcebido y planificado, los limites geopoliticos de la nacion (las "representaciones del espacio", dira Lefebvre), permitiendonos ver que constituyen tambien una abstraccion que da forma a la realidad. Un espacio concebido y producido, pero no necesariamente homogeneo, definitivo y carente de ambiguedades. En el siguiente texto, podemos observar de que manera trabaja el delirio proyectivo al que hacia mencion al principio: es la imaginacion la que produce los espacios requeridos:
   GRACIAS A LOS NINOS
   somos pobres

   en orden sobre todo
   escasea el espacio real

   y nos vemos a veces
   necesitados

   de mas repisas
   imaginarias

   para tanta cosa que nos hace
   tropezar
   por el pasillo
   proyectando de paso

   a) una casa sonada mas grande
   b) una sombra alargada en otono

   que no he logrado
   fotografiar
   (52)


Si acaso es posible imaginar las repisas, asi como la casa sonada en donde proyectar el futuro de la familia, lo mismo se puede con la sombra, proyeccion por antonomasia de un objeto material. Especie de fantasmagoria de una presencia deseada--casi una atmosfera--que el hablante situa en el mismo plano de sus anhelos espaciales y que, sin embargo, por su natural fugacidad no logra ser capturada por la lente del fotografo, pero si evocada y fijada por la imaginacion poetica. En el citado poema, la familia funciona como una forma de comunidad menor solidaria de pertenencia e intereses. En este sentido, la comunidad es definida no tanto por el espacio que posee, sino por el que carece y anhela. El sentido de pertenencia y cohesion es, paradojalmente, la falla o la ausencia. La comunidad es entendida aqui no como tradicionalmente la han entendido las filosofias comunitarias, como advierte criticamente tambien el filosofo Roberto Esposito (2007); es decir, como un todo caracterizado por poseer una o varias propiedades en comun, ya sea un territorio, una etica o una religion. Por el contrario, una genealogia del termino le permite rastrear a este filosofo un sentido mas autentico de comunidad, ubicado en las antipodas del hoy naturalizado: en el no es lo propio lo que caracteriza a la comunidad, es mas bien lo "otro" o lo "impropio" (8), aquello que supone una perdida (de la subjetividad) y en donde no encontramos identificacion. Alli donde somos "(...) no sujetos. O sujetos de su propia ausencia, de la ausencia de propio" (Esposito 31). En esta acepcion, lo que nos mantiene juntos es la falla, de modo que lo publico esta determinado por la ausencia mas que por la propiedad; por la presencia del otro, mas que por la afirmacion del si mismo o su disolucion en un "nosotros" mayor.
   QUE EL CELULAR PRODUCE CANCER
   los endulzantes deficiencias

   del sistema inmunitario
   como decia un profesor

   en la basica habituados
   a lamer jugo en polvo

   los descansos del desfile
   por la plaza en ese entonces

   epicentro de golosinas ilegales
   cigarros sueltos y explosivos

   cada septiembre eramos otros
   rompiendo filas

   habremos vuelto a ser ahora
   de verdad me pregunto
   Seran en serio los saborizantes
   autorizados criterio

   de parlamentarios
   titulados supuestamente

   o al menos recibidos
   en la universidad de la mentira

   que es la politica
   segun hobbes

   el griterio de los pajaros
   del capitolio en sus orejas
   (33)


Como vemos en el recien citado texto, del mismo modo que para Esposito, la "comunidad mayor" es para Anwandter el momento y el lugar de la vida republicana (el aniversario patrio y "el epicentro" o "la plaza") en donde se escenifican el delito ("golosinas ilegales", "explosivos") y el trauma (la dictadura y su barniz militarizante), ambos elementos comunes a todo relato fundacional. Al igual que para el filosofo italiano, la comunidad aqui constituye "la grieta, el trauma, la laguna de la que provenimos: no el Origen, sino su ausencia, su retirada" (34). Participar de la comunidad es, entonces, perder algo y perderse a si mismo ("cada septiembre eramos otros"). Participar de la comunidad es compartir la culpa fratricida fundante de la misma (9), aquella que nos recuerda nuestro propio crimen contra la naturaleza, por ejemplo, una constante en este libro ("por ahora necesito sin embargo / solamente la energia // de un arroyo pequeno / para hacer funcionar la impresora", p. 42). Un crimen que adquiere dimensiones aun mayores en estos textos, toda vez que la naturaleza (en forma de viento, fuego o agua) tiene aqui un rol de conciencia moral cuando permite la emergencia de los recuerdos reprimidos de una catastrofe, por ejemplo ("El puelche me trajo recuerdos / que nunca antes tuve / una noche semejante", p. 61). En definitiva, un origen comun (la comunidad) que contiene un error (dira Anwandter), y que desde el momento en que amenaza con tragarse como un agujero negro a todo aquello a lo que atrae (y aqui parafraseo a Esposito), la unica salvacion es romper con el. La alternativa es inmunizarse por anticipado, refutando asi sus propios fundamentos (41).
   QUISO EN VERDAD DECIR GENTES
   pero tecleo sin pensar

   genes de inmediato
   dudando si continuar

   el programa originalmente
   contenia un error

   [...]
   (88)


En este sentido discrepo en parte con la critica que hace Matias Ayala, cuando le reprocha a Anwandter una falta de novedad en su critica a la modernidad (2012) (10). Por el contrario, me parece que en estos poemas se advierte la tension entre una resistencia a la modernidad y su percepcion de esta como una experiencia compleja y contradictoria en donde es posible fijar y significar la historia, por ejemplo, aun cuando sea desde el escepticismo y la desconfianza y, encima, por medio de sus propias herramientas (el disco de vinilo y el compacto). El hablante, experimenta contradictoriamente la modernidad: por un lado criticando su avance devastador; y, por otro, conviviendo con aquellos de sus productos que permiten articular la historia y asimismo formas precarias de identidad. Sin embargo, el hablante de Amarillo crepusculo sabe que la historia es interesada y que la manipulacion que de ella han hecho las sociedades de todos los tiempos tiene la funcion de mantenerlas unidas y conservar el equilibrio de sus acuerdos conjuntos (por ejemplo, la llamada "Transicion" chilena a la democracia). Sabe que una teoria de la memoria colectiva es, al mismo tiempo, una teoria del olvido colectivo (11). Por esta razon, asume que a falta de una "sintaxis razonable" (su narrativa), es preferible transparentar los mecanismos subjetivos del recuerdo, incluso aquellos que revelan los absurdos del terror y del trauma:
   COMO SI LA DICTADURA HUBIERA SIDO
   de verdad lo que muestran unas fotos

   familiares destenidas en playas
   surenas posible

   gracias a la ausencia
   de una sintaxis razonable

   que proporcione cohesion
   minima aunque sea

   por un laberinto de parentesis
   tacitos

   culpa de la pesima politica
   educacional implementada

   desde esos anos
   en adelante leyendo

   entre lineas las leyes
   para olvidarse de ellas

   pensar que la dina
   era la nana de una tia
   (47)


Esta imposibilidad de representar la violencia de la historia reciente se inscribe en un modelo que podriamos identificar con el del fracaso de las representaciones. Por esta razon, revisar el registro de experiencias traumaticas atendiendo a las subjetividades resulta mas interesante que aquellos modelos totalizadores, mas bien funcionales a procesos de formacion de identidad, caracteristicos del modelo de la "memoria cultural" (12). Los restos o fragmentos dispersos de las memorias individuales y las experiencias del trauma, tienen en escrituras como las de Anwandter un soporte mas acorde a los rasgos de diferencia y alteridad propios de un enfoque critico de las memorias funcionales (a la democracia, por ejemplo). Luego, resultan especialmente interesantes aqui porque articulaciones poeticas de la memoria como estas conciben el lenguaje ya no como un medio contenedor, sino mas bien como productor y formador de esta. Es decir, parten del supuesto de que no existe una memoria, una identidad o una historia dadas que demanden "formas" que las expresen debidamente. Mas bien, se trata de escrituras que comienzan toda reflexion sobre el pasado y su inscripcion en el presente reconociendo el rol determinante del lenguaje en la produccion de realidad. Del mismo modo, es desde esta conciencia desde donde opera la construccion del espacio a traves del lenguaje en muchas de las poeticas de la postdictadura chilena. Se ha dicho que la experiencia dictatorial chilena produjo un quiebre dramatico en la tradicion literaria nacional, cuya principal consecuencia inmediata fue el surgimiento de un lenguaje autodeclaradamente "en crisis", que ante la imposibilidad del decir tradicional (producto de la censura, el trauma, el horror) busca nuevas formas de expresion (experimentalismo, neovanguardia, acciones de arte, etc.). Es decir, un lenguaje incapaz de dar cuenta de manera coherente de la historia y que ya no pretende (consciente de sus limitaciones) seguir conservando el rol de albacea de la memoria y el sentido de la comunidad o nacion, luego de que los referentes y los signos que sostenian su discurso han sido violentamente interrumpidos y trastocados. Es justamente en un paradigma escritural levemente posterior (aunque similar) en donde se inscribe la poesia de Andres Anwandter: uno que no concibe ni sujetos ni espacios dados que representar, sino mas bien sujetos y espacios producidos y articulados por el lenguaje. En esta poesia, nociones hoy aparentemente de "baja"--o al menos en crisis--como la de una comunidad vinculada a un espacio o territorio que le proporciona identidad, recobran aqui un sentido perdido u olvidado que vale la pena detenerse a examinar.

CONCLUSIONES PRELIMINARES: HACIA UNA POETICA DEL ESPACIO-NACION

Tras este analisis, podemos afirmar que la poetica de Andres Anwandter no resulta en absoluto conservadora en terminos formales ni tematicos. Al contrario, resulta innovadora desde el punto de vista de la representacion del espacio y mas acorde a la percepcion de la realidad como una realidad mediatizada, porosa y dispuesta a la apertura. La subsuncion de todo tipo de individualidades bajo la ferula coercitiva y homogeneizante de "lo nacional" es una de las grandes paradojas del proyecto nacional, incluso en terminos espaciales. Este tipo de poesia, en cambio, "peina a contrapelo" de dicho afan uniformante y pretendidamente "natural" del espacio planificado, cuyos mecanismos, ya se sabe, son violentos y autoritarios. Aqui, el espacio se configura por medio de memorias subjetivas y por medio de un lenguaje que parte de la premisa de la crisis de sentido. Se trata de una poesia que no pretende devolver el sentido, sino mas bien elaborar uno distinto a partir de las ruinas de este y emplear sus propios escombros en esa labor creativa. Este tipo de poeticas critican el espacio totalitario y sus tecnicas disciplinarias y emplean para ello un "lenguaje delirante" como el que proponia Deleuze (1996), que contiene en si la lengua del Otro (ya sea en forma de sujeto o espacio) y toda su extraneza. Un lenguaje que escapa al dominio de la lengua que "obliga a decir", fijando, de este modo, el espacio como una nocion petrificada. Una poesia que permite, de alguna forma, la emergencia de "espacios de contrapoder", tradicionalmente separados o invisibilizados por el orden de la normalidad.

Recepcion: 08/07/2017 Aprobacion: 06/11/2017

BIBLIOGRAFIA

Anwandter, Andres. El arbol del lenguaje en otono. Santiago: Daex, 1996.

--Especies intencionales. Santiago: Quid Ediciones, 2001.

--Square poems, Londres: Writers Forum, 2002.

--Amarillo crepusculo. Santiago: La Calabaza del Diablo, 2012.

--Adverbios terminados en mente. Santiago: Garceta Ediciones, 2015.

Apablaza, Claudia. "La poesia es un llamado de alerta. Conversacion con Hector Hernandez Montecinos". La voz del escriba. Consultado ultima vez el 27 de junio de 2017. http:// letras.mysite.com/hh120609.html.

Araya, Pedro y Yanko Gonzalez. Zurdos. Ultima poesia Latinoamericana. Antologia. Madrid: Bartleby Editores, 2005.

Ayala, Matias. "Amarillo crepusculo: de la lirica a la politica". Revista Intemperie. Consultado ultima vez el 27 de junio de 2017. http://www.revistaintemperie.cl/index.php/2012/03/21/ amarillo-crespusculo-andres-anwandter/

Bachmann-Medick, Doris. Cultural Turns. Neuorientierungen in den Kulturwissenschaften. Hamburg: Rowohlt Verlag, 2009.

Bello Javier. "Memoria y negatividad en la poesia chilena de postdictadura (1990-2005). Cinco autores de la decada de los noventa: Antonia Torres, Andres Anwandter, David Preiss,

Alejandra Del Rio, German Carrasco". Tesis doctoral dirigida por la Dra. Angeles Mateo del Pino. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, 2011.

Bello, Javier. "Superficie y memoria en especies intencionales". Revista Cyberhumanitatis. Universidad de Chile. Consultado ultima vez el 27 de junio de 2017. https://web.uchile. cl/publicaciones/cyber/18/crea13b.html

Borso, Vittoria. "Medialitat und Gedachtnis: Das Unbehagen und die Chance der Differenz". Medien und Gedachtnis. Von der Uberbietung der Grenze (n). Editores Franzizka Sick y Beate Ochsner. Frankfurt/M: Peter Lang, 2004. 71-95.

Cussen, Felipe. "Andres Anwandter: la apertura continua". Estudios Filologicos 40 (2005): 65-78.

Deleuze, Gilles. Critica y clinica (traduccion de Thomas Kauf). Barcelona: Editorial Anagrama, 1996.

Esposito, Roberto. Communitas. Origen y destino de la comunidad. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 2007.

Hernandez Montecinos, Hector. "Panorama subjetivisimo de la novisisima poesia chilenisima". Letras.mysite.com. Proyecto Patrimonio--2004. Consultado ultima vez el 28 de junio de 2017. http://www.letras.mysite.com/hhm140704.htm

Lange, Francisca. Diecinueve. Poetas chilenos de los noventa. Santiago: J. C. Saez Editor, 2006.

Lefebvre, Henri. "La produccion del espacio". Madrid: Capitan Swing, 2013.

Pethes, Nicolas. Kulturwissenschaftliche Gedachtnistheorien zur Einfuhrung. Hamburg: Junius Verlag, 2008.

Renan, Ernest. "?Que es una nacion?". La invencion de la nacion. Lecturas de la identidad de Herder a Homi Bhabha. Comp. Alvaro Fernandez Bravo. Buenos Aires: Ediciones Manantial, 2000. 53-66.

Torres, Antonia. "La idea de nacion en dos poetas chilenos contemporaneos: Jose Angel Cuevas y Andres Anwandter". Documentos Linguisticos y Literarios 28 (2005): 94-99.

Antonia Torres Aguero

Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile

atorresaguero@gmail.com

* El presente articulo es parte del Proyecto Fondecyt de Iniciacion No. 11140791, "Articulaciones esteticas del espacio. Espacio y nacion en la poesia y narrativa chilenas recientes", del cual soy la investigadora responsable. Fondo Nacional de Desarrollo Cientifico y Tecnologico 2014-2016.

(1) La primera noticia que se tiene sobre dicha denominacion generacional--al menos en el ambito de la critica academica--viene de parte de Javier Bello en Los naufragos. Poetas chilenos de los 90, estudio disponible en el sitio web de la Facultad de Filosofia y Humanidades de la Universidad de Chile (http://www.uchile.cl/cultura/poetasjovenes/naufragos1.htm). El trabajo corresponde a una version resumida y adaptada de la tesis de licenciatura del mismo autor. Mas tarde, la antologia Diecinueve (Poetas chilenos de los noventa) de Francisca Lange, entre otras, contribuiria a consolidar la idea de generacion de un grupo mas o menos definido que agruparia a aquellos poetas chilenos que habiendo nacido entre fines de la decada de los sesenta y fines de la de los setenta, comienzan a publicar sus primeros libros luego del advenimiento de la democracia el ano 1990.

(2) La poesia es un llamado de alerta, Conversacion con Hector Hernandez Montecinos. Por Claudia Apablaza (ref. bibliografia). Mas documentacion sobre la citada polemica y los textos que intentan perfilar los rasgos distintivos de los "novisimos" en: Hernandez Montecinos, Hector. Panorama subjetivisimo de la novisisima poesia chilenisima. Otra critica, algo mas velada y eliptica, al "academicismo" o al "aburguesamiento" de los poetas de los noventa vino de sus propias filas generacionales. Es el caso de Yanko Gonzalez y Pedro Araya en el prologo de Zurdos. Ultima poesia Latinoamericana. Antologia. Ver todas estas referencias en la bibliografia citada.

(3) Pienso en libros como Ano dos mil de Matias Ayala, El cementerio mas hermoso de Chile de Christian Formoso, Palabras hexagonales, Nada tiene que ver el amor con el amor de Veronica Jimenez, material mente diario de Alejandra del Rio o Alto Volta de Yanko Gonzalez.

(4) Otros analisis de Especies Intencionales pueden revisarse en los articulos: Antonia Torres, "La idea de nacion en dos poetas"; y Javier Bello, "Superficie y memoria en especies intencionales". Ver referencias en la bibliografia.

(5) En el ambito de la industria alimentaria, el "amarillo crepusculo" es un colorante alimentario sintetico utilizado en la elaboracion de alimentos de consumo masivo. Su consumo elevado puede provocar efectos adversos, ya que contiene agentes cancerigenos.

(6) Tecnica asimilable al montaje cinematografico o a aquello que los cubistas denominaban "aposicion".

(7) Henri Lefebvre distingue una triada conceptual de la cual se sirve para analizar el espacio social. Esta estaria compuesta por los espacios de las "practicas espaciales", las "representaciones del espacio" y, por ultimo, aquellos ya citado mas arriba como "espacios de representacion" (2013).

(8) Esposito critica la nocion de comunidad basada en un "presupuesto no meditado de que la comunidad es una <<propiedad>> de los sujetos que une: un atributo, una determinacion, un predicado que los califica como pertenecientes al mismo conjunto. (..) se concibe a la comunidad como una cualidad que se agrega a su naturaleza de sujetos, haciendolos tambien sujetos de comunidad. Mas sujetos. Sujetos de una entidad mayor, superior o inclusive mejor, que la simple identidad individual, pero que tiene origen en esta y, en definitiva, le es especular" (22-23).

(9) Esposito desarrolla en el citado texto la idea de la "comunidad de la culpa" de San Agustin, y dice: "Sobre este punto, Agustin es muy explicito: no es Abel peregrinus, sino el sedentario Cain, quien funda la comunidad humana [...]. Es mas: a esa primera violencia fratricida remite inevitablemente toda fundacion sucesiva, como lo muestra con tragica puntualidad la de Romulo" (38).

(10) En relacion con esto, Ayala afirma que "el enfasis historico de Amarillo crepusculo exhibe asi una curiosa falta de conciencia historica mayor. Ya adentrados en el siglo XXI, este resenista esperaria una version mas matizada sobre la modernidad que una mera denuncia a la 'transicion'politica chilena".

(11) En relacion con la funcionalidad del "olvido" en la formacion de las comunidades, Ernest Renan, en un texto ya clasico sobre la nacion dira que "el olvido, e incluso diria que error historico, son un factor esencial en la creacion de una nacion, y de aqui que el progreso de los estudios historicos sea frecuentemente un peligro para nacionalidad. La investigacion historica, en efecto, ilumina los hechos de violencia ocurridos en el origen de todas las formaciones politicas, incluso aquellas cuyas consecuencias han sido mas beneficas. La unidad siempre se hace brutalmente [...]" (Renan en Fernandez Bravo 56).

(12) Es la critica que sostiene Vittoria Borso al modelo de los Assmann. Para Jan y Aleida Assmann, lo medios en general son concebidos como memorias externas y simples contenedores de informacion cultural. Segun esta perspectiva, el "medio" no pareciera tener ningun rol constitutivo en la formacion de contenidos de memoria. Los "restos", por ejemplo, no alcanzan a convertirse en signos funcionales y deben esperar que nuevos contextos o relaciones funcionales los activen (Borso 71-95).
COPYRIGHT 2018 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Torres Aguero, Antonia
Publication:Revista Chilena de Literatura
Date:Nov 1, 2018
Words:6229
Previous Article:CUANDO LA MUSICA SE CONVIERTE EN SUFRIMIENTO. JUEGOS DE (DES)AMOR E IDENTIDADES, TRANSTEXTUALIDAD, ANGUSTIA Y SUICIDIO EN DIABULUS IN MUSICA DE...
Next Article:LA MUERTE DE UN GRAN POETA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters