Printer Friendly

COLOMBIA NO TIENE QUIEN LA CURE: EL DISCURSO MEDICO EN EL CORONEL NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA (1958-61) DE GABRIEL GARCIA MARQUEZ.

El presente ensayo examina la forma en que el discurso medico usado por Gabriel Garcia Marquez en El coronel no tiene quien le escriba (1958-61) revela la preocupacion del autor por el estado fisico y mental del pueblo colombiano. (1) Colombia se presenta como una nacion enferma que no tiene nadie quien la cure. Una nueva mirada a El coronel, enfocada en el lenguaje medico usado en la narracion, ayudara a contestar las siguientes preguntas: Es Colombia un pais enfermo? Cuales son sus sintomas? Es posible curarlo? Quien puede encargarse de su mejoria y convalecencia?

Hasta la fecha, dentro del campo de investigacion de este ensayo, varios periodistas y academicos se han enfocado en la relevancia otorgada por Garcia Marquez al analisis de las dinamicas sociales de los pueblos colombianos. Gustavo Pellon ha trabajado sobre la degeneracion fisica, y Robin Fiddian, Tomas Antonio Vasquez y Thomas Anderson sobre la relacion entre lo corporal y lo espiritual. Otros criticos han quedado fascinados por el uso consistente que Garcia Marquez hace del lenguaje medico en sus obras, desde "Enfermedad, diagnosticos y pocimas en Macondo" de Carlos Jauregui, hasta Los locos de Macondo de Alex Gonzalez Grau y Ledis Cado. A pesar de la excelente contribucion de la critica, queda todavia ignorada la hipotesis segun la cual el lenguaje medico empleado por Garcia Marquez en El coronel sirve como estimulo literario para reflexionar sobre el estado de los colombianos. El proposito de esta investigacion es decodificar el lenguaje clinico, densamente poblado de simbologia socio-politica, a traves del cual Garcia Marquez presenta un microcosmos caracterizado por problemas gubernamentales tales como la represion, la censura, la inmovilidad burocratica y la corrupcion.

Tal como afirma Charlotte Rogers en "Medicine, Madness and Writing in La voragine", los autores de las "novelas de la tierra" de las primeras decadas del siglo XX se servian de discursos medicos para demostrar la modernidad o falta de modernidad de los paises latinoamericanos (91). En las obras de Garcia Marquez es posible trazar la continuacion literaria de este discurso. Por medio de un discurso medico, Garcia Marquez llama la atencion no tanto sobre la autonomia y el desarrollo de Colombia, sino sobre sus problemas sociopoliticos. A este respecto, el pueblo de El coronel se caracteriza por una agobiante inmovilidad, tanto que parece habitado al mismo tiempo por los fantasmas de los muertos y de los vivos. Mientras que los difuntos siguen viviendo en la memoria de las personas, y adquieren por eso un caracter casi inmortal, los habitantes del pueblo intentan sobrevivir en un estado de somnolencia, enfermedad cronica y descomposicion. Esta condicion los convierte en seres casi muertos, como si fueran momias en lugar de personas vivas: "Nos estamos pudriendo vivos", dice la mujer a su marido (5). La atencion otorgada por Garcia Marquez al estado de salud de los ciudadanos del pueblo y--por extension--de los colombianos, parece invitar a reaccionar formando un frente popular solido que se sirva de la solidaridad como aglutinador social y que no confie demasiado en la proteccion de un aparato estatal fuerte. (2) A diferencia de las dinamicas sociales violentas representadas en obras como La hojarasca (1955), La mala hora (1962) y Cronica de una muerte anunciada (1981), los paisanos de El coronel intentan una nueva tecnica de supervivencia basada ya no en la denuncia y la exclusion, sino en la colaboracion y el sacrificio.

La novela empieza con la mencion de un sacrificio indirecto, la muerte de Agustin, hijo del coronel, por mano de la policia contrabandista. Tras su fallecimiento, sus padres heredan una maquina de coser--la cual permite un poco de desahogo economico--y un gallo--instrumento fundamental para la toma de conciencia final del pueblo. Aunque aparentemente tiene como fin denunciar los horrores de un gobierno violento y dictatorial, la muerte de Agustin podria leerse, en clave simbolica, como el sacrificio de un miembro de la comunidad para que esta pueda encontrar mas estabilidad. En La violencia y lo sagrado (1972), Rene Girard sostiene que en particulares periodos de crisis dentro de una comunidad pueden provocarse conflictos violentos: "La sociedad intenta desviar hacia una victima relativamente indiferente, una victima "sacrificable", una violencia que amenaza con herir a sus propios miembros, los que ella pretende proteger a cualquier precio" (12). Considerando el caracter imitativo de la violencia, esto puede provocar una reaccion en cadena perjudicial para el bienestar social. A falta de un enemigo especifico hacia el cual desahogar la violencia, la comunidad busca, segun el critico, una victima sustituta. Este chivo expiatorio se configura como un ser marginado, como el origen de la crisis, pero tambien como la solucion para garantizar la paz. En la novela de Garcia Marquez, la violencia social lleva a un sacrificio: la muerte de Agustin. Aunque la comunidad no tiene conciencia de la importancia que este fallecimiento cobrara para su bienestar futuro, esta victima joven deja una herencia fundamental para la resolucion final del conflicto: un gallo. El animal, al representar una posibilidad de redencion economica, lograra reunir a los miembros de la comunidad y sentar las bases para una futura estabilidad social.

A pesar del fuerte componente social presente en El coronel, la violencia, ya anteriormente mencionada, no aparece de forma directa. Lo que queda de las matanzas y torturas es su halo de terror; son sus victimas, los amigos del coronel, su hijo, el musico y las pesadillas y visiones que siguen torturando la mente del personaje, testigo directo de estas transgresiones. Refiriendose a la violencia, tal como se presenta en las obras de Garcia Marquez, Alfonso Renteria Mantilla afirma:
   Segun Garcia Marquez, el motivo para escribir El coronel, su
   siguiente novela, La mala hora (1962) y los cuentos de Los
   funerales de la Mama Grande (1962) era la toma de conciencia para
   comprometerse con la realidad violenta de su pais. El ha repetido
   respecto a la epoca de la violencia politica, la cual comienza con
   el Bogotazo en 1948, que sintio la necesidad de tratar un tema
   actual y decidio escribir la realidad contemporanea de Colombia ...
   Lo que le interesaba desde el comienzo no era el reportaje de la
   violencia misma, sino "la raiz de esta violencia, los moviles de
   esta violencia y, sobre todo, las consecuencias de esa violencia".
   (73-4)


Como se aprecia en esta cita, Garcia Marquez se presenta decidido a reformular, a traves de la literatura, el estado en que se encuentran la politica y la sociedad de Colombia, un pais enfermo, en el cual la burocracia no funciona ni las instituciones tampoco. En vez de ofrecer un cuadro verosimil que documente de forma periodistica la epoca de La Violencia, Garcia Marquez construye un universo simbolico decodificable a traves de multiples claves de interpretacion. (3)

La espera sin fin del coronel es uno de estos simbolos. El protagonista sigue esperando no simplemente una carta, sino la prueba de que se puede seguir confiando en la proteccion de Colombia como Estado, un pais por el cual sus compadres y el ofrecieron su juventud y su vida. (4) Anclado en los valores tradicionales, atrapado por un pasado que ya no existe, el coronel se esfuerza para adaptarse a la crueldad de la Colombia contemporanea. Su disgusto le afecta no solamente en un nivel mental, sino, sobre todo, en uno fisico. Cada evento traumatico, cada mala noticia, cada consecuencia de la corrupcion estatal son somatizados por el coronel, a quien le duele continuamente el estomago, de modo especial con la llegada del invierno: "--Es el invierno--dijo el coronel.--A mi se me descomponen los intestinos" (38). Una sugestiva imagen para representar el estado de putrefaccion de las entranas del coronel es la que describe su estomago poblado de hongos y lirios: "Mientras esperaba a que hirviera la infusion, sentado junto a la hornilla de barro cocido en una actitud de confiada e inocente expectativa, el coronel experimento la sensacion de que nacian hongos y lirios venenosos en sus tripas" (3). La metafora que conecta las flores con la muerte, la putrefaccion, la soledad y el abandono--enlazado en El coronel al abandono estatal--sera evocada nuevamente por Garcia Marquez en Cien anos de soledad (1967). Alli, despues de diez dias de completa falta de sol, los hombres de la expedicion, encargados de encontrar un lugar adecuado para la fundacion de Macondo, se encuentran con algo sorprendente:
   Cuando despertaron, ya con el sol alto, se quedaron pasmados de
   fascinacion. Frente a ellos, rodeado de helechos y palmeras, blanco
   y polvoriento en la silenciosa luz de la manana, estaba un enorme
   galeon espanol. Ligeramente volteado a estribor, de su arboladura
   intacta colgaban las piltrafas escualidas del velamen, entre
   jarcias adornadas de orquideas. El casco, cubierto con una tersa
   coraza de remora petrificada y musgo tierno, estaba firmemente
   enclavado en un suelo de piedras. Toda la estructura parecia ocupar
   un ambito propio, un espacio de soledad y de olvido, vedado a los
   vicios del tiempo y a las costumbres de los pajaros. En el
   interior, que los expedicionarios exploraron con un fervor
   sigiloso, no habia nada mas que un apretado bosque de flores. (60)


El barco, magicamente transportado por el viento tan lejos del mar, esta cubierto de flores, prueba del tiempo transcurrido desde que los ultimos viajeros ocuparon la embarcacion. Mientras que en Cien anos de soledad las flores simbolizan el abandono y la nostalgia, en El coronel los lirios que crecen en los intestinos del protagonista prueban el estado de putrefaccion de su cuerpo que, tal como su mente, tiene que ser curado antes de que sea demasiado tarde.

A esta metafora magico-realista, se alterna, a lo largo de El coronel, un lenguaje pragmatico, casi clinico. Como afirma Nelson Fredy Padilla Castro, "Si un hilo conductor de la obra de Gabriel Garcia Marquez es la muerte, tambien lo es la medicina, obsesion de toda su vida porque su padre, Gabriel Eligio, era medico frustrado, porque sus mejores amigos eran medicos y porque hasta cuando la lucidez se lo permitio, trato de entender por que un ser humano pierde la memoria" (Padilla Castro). En Gabito, el nino que sono a Macondo, la hermana de Garcia Marquez, Aida, revela: "Mi papa--nacido en Since en 1901--termino su bachillerato a fuerza de luchas y dificultades, queria ingresar a la facultad de medicina, pero le fue imposible. Entro en la escuela dental de Cartagena, pero la falta de recursos lo obligo a retirarse y dedicarse a la telegrafia y la homeopatia" (citado por Padilla Castro). En estas palabras es posible apreciar el caracter hereditario de la pasion de Garcia Marquez. El mundo de la medicina ejerce influencia en al autor a lo largo de su vida. Como se describe en Gabo: cuatro anos de soledad de Gustavo Castro Caycedo, uno de los personajes mas influyentes en la juventud de Garcia Marquez fue el doctor Alfredo Barboza, un medico venezolano que, defendiendo el amor del muchacho por la escritura, le dijo a su madre que le dejara ser escritor, ya que esta vocacion "es algo que se trae dentro desde que se nace y contrariarla es lo peor para la salud" (Barboza, citado por Padilla Castro). Del estudio de Castro Caycedo emergen otros detalles sobre la atraccion de Garcia Marquez por los temas relacionados con la medicina. En sus anos de bachillerato en el Liceo Nacional de Varones en Zipaquira, Garcia Marquez queda fascinado con la figura del profesor de anatomia y fisiologia Alvaro Gaitan Nieto, quien posteriormente se convertiria en su medico personal (Padilla Castro). (5) Segun Juan Valentin Fernandez de la Gala, profesor de Historia de la Medicina y la Enfermeria en la Universidad de Cadiz, la literatura puede convertirse en un camino perfecto para llegar a la medicina y viceversa:

Superficialmente, la medicina parece algo muy diferente a la literatura, pero en el fondo es tambien un arte narrativo. Cuando vamos al medico respondemos las preguntas del doctor y conversamos con el de nuestros sintomas, formando asi un dialogo que determinara la escritura de lo que conocemos como 'historias clinicas'. Asi que, desde cierto punto de vista, los doctores tambien se dedican a contar historias...Desde una literatura tan bien hecha como la de Garcia Marquez es posible acercarse a la medicina y tender un puente entre las humanidades y la ciencia. Un buen lector es capaz de extraer informacion medica de calidad de la obra de Gabo. (Fernandez de la Gala)

La medicina es entonces un recurso importante para Garcia Marquez, quien se sirve de patologias y sintomas para crear un discurso literario que refleja el estado de salud tanto de los ciudadanos colombianos, como del pais mismo.

En El coronel, el estado de salud de los protagonistas es directamente proporcional a su aspecto fisico. El anonimo pueblo en el cual se desarrolla la novela esta animado por personajes que parecen fantasmas, cuerpos en descomposicion que circulan por las calles como los espiritus descritos por Juan Rulfo en Pedro Paramo (1955). (6) La descripcion inicial del coronel lo pinta como un esqueleto sin sustancia: "Los huesos de sus manos estaban forrados por un pellejo lucido y tenso, manchado de carate como la piel del cuello" (El coronel 5). Parecido es el retrato de la mujer, quien es "construida apenas en cartilagos blancos sobre una espina dorsal arqueada e inflexible" (3). Ademas, los personajes negativos de la obra--don Sabas y el abogado, por ejemplo--son corpulentos ya que su condicion economica les permite tener acceso a grandes cantidades de comida. (7) La gula, considerada aqui como el sintoma de una personalidad avida y codiciosa, da a estos personajes un caracter casi bestial. Por un lado, al visitar a su abogado, el coronel lo encuentra dormido en el medio de un dia laboral--detalle que, a pesar de indicar el mal funcionamiento del aparato legal, podria senalar la necesidad de hacer una siesta para digerir el exceso de comida durante el almuerzo: "Lo encontro tendido a la bartola en una hamaca. Era un negro monumental sin nada mas que los dos colmillos en la mandibula superior" (18). Siguiendo el hilo de la comparacion con el reino animal, la ausencia de dientes tambien presenta matices ironicos ya que, tanto por su denticion como por su tamano, el abogado tiene pinta de un gigantesco y perezoso herbivoro. Por otro lado, en relacion a don Sabas, durante una conversacion con el coronel, el medico afirma que "el unico animal que se alimenta de carne humana es don Sabas" (38), un comentario que parece asociar al rico ciudadano con una bestia feroz o con un canibal. Entonces, mientras que los ciudadanos honestos son fragiles y desamparados, los representantes de la administracion y el orden legal se presentan como poco fiables y codiciosos. (8)

Garcia Marquez confiere en El coronel un caracter simbolico tanto al lenguaje medico como a la descripcion del cuerpo de los personajes para revelar su personalidad, sus meritos y sus defectos. En este sentido, en Body of Writing, Rene Prieto senala que, en la ficcion novelesca, y especialmente en las obras con un trasfondo politico, a menudo se le otorga al cuerpo un valor simbolico:
   The body in fiction ... is most often endowed with symbolic value
   beyond its personal and material identity ... In works with a
   political agenda the body will, in all probability, show up as a
   substitution rather than a sublimation to suggest an analogy
   between itself and the object. The bizarre deformities of a
   dictator ... may not exclusively refer to a sick statesman or to a
   fallen angel but be a comment on what the statesman and the drowned
   man represent within a given context. (101)


El discurso medico esta estrechamente relacionado con la descripcion de los cuerpos de los protagonistas de El coronel ya que esta define su estado de salud fisica y mental. A pesar de las diferencias entre ellos, los personajes de la obra todos tienen en comun estar enfermos, aun el medico, "-- Y usted como esta, doctor? El medico se encogio, de hombros. Regular--dijo--Creo que estoy necesitando un medico" (El coronel 38). Esta enfermedad es tanto fisica como psicologica ya que en una realidad social caracterizada por la violencia y el desamparo estatal los ciudadanos estan condenado a pudrirse vivos. La pasion de Garcia Marquez por la medicina se manifiesta en su extraordinaria habilidad para crear un universo clinico simbolico en el cual cada enfermedad es estudiada con profundidad y atribuida a determinados personajes por sus cualidades fisicas o comportamentales.

Entre las patologias mas comunes en El coronel estan la diabetes--de la que sufre don Sabas--, y el asma--que afecta a la mujer del protagonista. Mientras que la diabetes es causada por un exceso de glicemia en la sangre, el asma provoca dificultades respiratorias. En un nivel simbolico, ambas enfermedades no parecen casuales. De hecho, la obra presenta a don Sabas como un amante del lujo y las comodidades. Mientras que el coronel y su mujer no tienen nada que comer y estan abrumados por el calor y la humedad, don Sabas puede contar con un ventilador electrico cuando hace calor, y de numerosos paraguas en caso de lluvia: "Colgados en la parte superior" se encuentran en su casa "media docena de paraguas y una sombrilla de mujer" (El coronel 28). Ademas, con el pasar del tiempo, don Sabas se ha convertido misteriosamente en el dueno de una fortuna, cuyo origen no se explica directamente en el texto. Como resalta Vargas Llosa, la unica referencia interpretable como un indicio sobre la fuente de su riqueza es el pasaje fugaz de un barco cargado de azucar, "El coronel acompano al medico a traves de los bazares del puerto que empezaban a revivir con el fresco de la tarde. Una barcaza cargada de cana de azucar descendia por el hilo de la corriente" (38). Al considerar la idea que don Sabas sea el dueno de una empresa azucarera, se puede afirmar que es justamente el azucar otro elemento que este hombre tiene en abundancia. Tomando en cuenta la atencion otorgada por Garcia Marquez a los detalles, la enfermedad de don Sabas se relaciona con el exceso de azucar que comercia y que, en cantidad exagerada, le ha afectado finalmente el sistema sanguineo. A este respecto, el analisis de Rene Prieto anteriormente citado ofrece una clara clave de interpretacion. La decadencia fisica de don Sabas representa metonimicamente la degeneracion del aparato economico y comercial de la Colombia de la epoca. La produccion masiva y la explotacion ambiental afectan el bienestar del pais y el futuro de sus ciudadanos.

Con respecto a la mujer del coronel, el asma se relaciona con la incapacidad de respirar en el ambiente abrumador y casi infernal en el cual ella y su marido viven. Su misma casa parece poco apta a la sobrevivencia de una persona asmatica: "A diferencia del dormitorio, demasiado estrecho para la respiracion de una asmatica, la sala era amplia, con cuatro mecedoras de fibra en torno a una mesita con un tapete y un gato de yeso" (4). El hogar domestico deberia ser un espacio de paz y seguridad, pero al ser demasiado estrecho y polvoriento afecta la salud de la mujer, al punto que llega a no poder cumplir con sus funciones vitales basicas. Los frecuentes ataques de asma le quitan su fuerza de voluntad y aumentan su pesimismo con respecto al futuro. Al considerar la casa de la pareja como un microcosmos del estado colombiano, resulta evidente la presencia de una critica implicita a la incapacidad estatal de proteger a sus ciudadanos. No solo hay un desequilibrio economico en Colombia sino que el gobierno es incapaz de ofrecer las condiciones minimas para proteger a los miembros de la comunidad.

El coronel tampoco es inmune al clima enfermizo del pueblo. A pesar de no querer la ayuda de nadie--"el dia que me sienta mal no me pongo en manos de nadie. Me boto yo mismo en el cajon de la basura" (13)--el coronel sufre de problemas intestinales, sus huesos son debiles y presenta los sintomas de lo que se podria definir como un trastorno por estres postraumatico (TEPT). Segun el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, los sintomas de esta enfermedad pueden incluir pensamientos trastornados o sensaciones y suenos relacionados con el trauma. El evento traumatico puede ser revivido por el individuo a traves de frecuentes asociaciones o escenas retrospectivas, tal y como se ve en el dialogo entre el coronel y la esposa de don Sabas:

-- Usted suena con frecuencia?

--A veces--respondio el coronel, avergonzado de haber dormido--. Casi siempre sueno que me enredo en telaranas.

--Yo tengo pesadillas todas las noches--dijo la mujer--. Ahora se me ha dado por saber quien es esa gente desconocida que uno se encuentra en los suenos (34).

Las visiones y los suenos del coronel podrian relacionarse con su traumatica experiencia militar:

--Con quien hablas--pregunto la mujer.

--Con el ingles disfrazado de tigre que aparecio en el campamento del coronel Aureliano Buendia--respondio el coronel. Se revolvio en la hamaca, hirviendo en la fiebre--. Era el duque de Marlborough. (12)

-- Con quien hablas?

--Con nadie--dijo el coronel--. Estaba pensando que en la reunion de Macondo tuvimos razon cuando le dijimos al coronel Aureliano Buendia que no se rindiera. Eso fue lo que echo a perder el mundo. (23)

Tanto el sueno de la telarana, como el recuerdo obsesivo del coronel Buendia perturban al protagonista, afectando su salud fisica y mental. Una posible interpretacion de las telaranas del sueno podria ser que, tal como es practicamente imposible que un insecto atrapado pueda escaparse de esa trampa mortal, parece igualmente complicado que los ciudadanos del pueblo y, por extension, los colombianos, puedan salir de la realidad violenta en la cual viven prisioneros. Para apoyar ulteriormente la tesis segun la cual el coronel es afectado por un trastorno por estres postraumatico, me servire del siguiente apoyo visual (Fig. 1).

Esta imagen representa una mascara pintada por un militar estadounidense que sufre de estres postraumatico al cual, durante una sesion de terapia artistica, se le pidio que pintara un objeto que pudiese aliviar los sintomas de su trastorno traumatico. Para expresar sentimientos y recuerdos, durante estas sesiones de terapia los participantes tenian que utilizar una variedad de materiales, intentando representar sus miedos y obsesiones. Notese que varias de las palabras elegidas por el militar recuerdan elementos recurrentes a lo largo de la novela de Garcia Marquez. Los terminos que mas llaman la atencion son rain [lluvia] y fall [otono]. La palabra "lluvia" aparece veintiuna veces a lo largo de El coronel en sus variantes "llover", "lluvia" y "lloviendo". Por otro lado, el mes otonal de octubre aparece catorce veces. El otono representa una obsesion para el coronel, cuyo cuerpo somatiza el cambio de estacion y la humedad provocada por las constantes lluvias: "--No estoy enfermo--dijo el coronel--. Lo que pasa es que en octubre siento como si tuviera animales en las tripas" (7). A pesar de que, por razones tanto geograficas como realisticas, la experiencia de un militar estadounidense no puede compararse con la de un personaje de ficcion creado por un escritor colombiano, al examinar esta mascara, es posible observar que las obsesiones del militar norteamericano estan parcialmente conectadas con fenomenos atmosfericos, con el otono y la lluvia. En El coronel a menudo se hace referencia a que la lluvia lleva consigo una atmosfera mortifera: "--El paraguas tiene algo que ver con la muerte--dijo" (29). A pesar de que casi medio siglo ha transcurrido desde la firma del tratado de Neerlandia, las huellas del trauma de la guerra siguen afectando al coronel. El recuerdo de sus amigos muertos esperando que el gobierno se acordara de sus sacrificios, la muerte violenta de su propio hijo por mano de la policia y los anos pasados esperando inutilmente permean el inconsciente del protagonista.

Estas preocupaciones representan posiblemente una fuente de estres para el coronel el cual, como se ha mencionado anteriormente, internaliza sus preocupaciones con sintomas estomacales. Como consecuencia, su intestino no funciona correctamente, tanto que se podria diagnosticar que el protagonista sufre de estrenimiento. En "Constipation and Evacuation Disorders", Dave Chatoor y Emmanuel Anton enumeran entre los sintomas de esta disfuncion el dolor abdominal, la inflamacion y la hinchazon del estomago. Entre las causas de la constipacion se incluye una dieta pobre y la falta de actividad fisica (520). Tal como la mayoria de los ciudadanos del pueblo, el coronel se mueve poco; en su caso por la falta de energia y por el dolor de huesos que la humedad de octubre le provoca. Esta inmovilidad afecta tanto al pueblo como a las instituciones y la burocracia. Para cambiar el estado de las cosas, es necesario que un lider conduzca al pueblo--y, por extension, a Colombia--afuera de esta situacion.

Al considerar el estado social, economico y politico del pais, emerge de la novela la necesidad de una toma de conciencia que lleve a reaccionar en contra de un inmovilismo danino que no permite estimulos ni proteccion. Encontrar un remedio para la enfermedad que afecta a Colombia es arduo y arriesgado--pensamos, por ejemplo, en la tragica suerte del joven Agustin, matado violentamente a tiros. La novela revela que la unica manera de tener un papel relevante dentro de la sociedad es obrar de forma ilegal, es decir, en contra del estado oficial y sus leyes. A este respecto, tanto los personajes positivos--el medico, el coronel, Agustin y sus amigos-- como los negativos--don Sabas, el abogado, el padre Angel--obran afuera del sistema o se aprovechan de este para sus fines personales. (9) De hecho, Agustin, sus amigos y el medico hacen circular material censurado, mientras el abogado se limita a echar la culpa a la burocracia por su falta de competencia; el padre Angel se aprovecha de la censura para usarla con fines religiosos y, finalmente, don Sabas logra acumular su riqueza a traves de metodos misteriosos. (10) La vida de la pareja protagonista de El coronel esta caracterizada por una ambivalencia ontologica que considera posible la influencia tanto de un determinismo existencial, como del libre albedrio. De hecho, a dinamicas que no dependen de la voluntad de los actores sociales en cuanto estan determinadas por el sino--como el juego de azar relacionado con la ruleta y la pelea de gallos--, se alternan otras que valoran la accion humana y sus esfuerzos, como por ejemplo la habilidad de apoyarse uno al otro. Para que el estado del pueblo mejore, este tiene que ejercer su libre albedrio y tomar decisiones efectivas para el bienestar social, sacrificando sus intereses personales para el bien comun. Sin embargo, para que esto sea posible, el pueblo necesita un milagro o un lider. En otras palabras, Colombia necesita a un nuevo Mesias que sea capaz de guiarla fuera de las tinieblas. Varios son los "candidatos a Mesias" dentro de la obra: Agustin, quien, ademas de tener el nombre de un santo catolico y de actuar de forma caritativa, muere evocativamente a los 33 anos de edad; el medico, un curandero que, tal como Cristo, se sacrifica para el bienestar de los demas permitiendo, por ejemplo, que el coronel no pague y, finalmente, el mismo coronel y su mujer, los cuales, a traves del gallo, reunen a la comunidad bajo la esperanza de que algo pueda cambiar con las ganancias del animal.

Es entonces posible curar a Colombia dirigiendola hacia un futuro mas luminoso? La respuesta es ambigua, aunque la decodificacion del lenguaje biblico y medico empleado por Garcia Marquez podria sugerir una clave de lectura particular. La presencia del arabe Moises, justo cerca del puerto, evoca la imagen del homonimo personaje encargado por Dios de guiar al pueblo hebreo fuera de la esclavitud egipcia hacia la Tierra Prometida. A esta imagen de esperanza se contrapone otro escenario, aparentemente negativo, ofrecido por el comentario del medico que afirma: "Ya nosotros estamos muy grandes para esperar al Mesias" (11). A quien se refiere el medico con el pronombre "nosotros"? Posiblemente a la comunidad entera, a la multitud que lucha cada dia por sobrevivir. En una entrevista con Michael Hardt en 2004, Caleb Smith y Enrico Minardi preguntan al co-autor de Empire (2000) la definicion del termino "multitud". Hardt decide contestar con otra pregunta: "The question to ask is not "what is the multitude?", but rather "what can the multitude become? [...] common condition, of course, does not mean sameness or unity, but it does require that no differences of nature or kind divide the multitude" (Smith y Minardi 105-6). Esta declaracion llama la atencion sobre dos importantes implicaciones del concepto de multitud: primero, esta es creada por individuos que comparten valores y experiencia similares; segundo, la multitud se considera como una entidad que--gracias a su capacidad de auto-determinarse politicamente--no forma parte de un contrato social con un cuerpo politico soberano. Por medio de su independencia, la multitud protagonista de El coronel, tiene las herramientas necesarias para reaccionar en contra de la sociedad abrumadora de la cual forma parte. Son justamente los paisanos de El coronel--y por lo tanto los colombianos--los que, por medio del ejercicio de la solidaridad, pueden sustentarse uno al otro, trabajando juntos para un futuro politico mas estable. Varios son los episodios, a lo largo de la obra, que mencionan el poder de la solidaridad. Mientras que los amigos de Agustin aceptan cuidar al gallo y el medico sigue posponiendo la factura del dinero que le debe el coronel, a traves del animal, el y su mujer logran reunir a la comunidad, sacrificandose a si mismos por el bienestar de todos.
   "Es la misma historia de siempre", comenzo ella un momento despues.
   "Nosotros ponemos el hambre para que coman los otros. Es la misma
   historia desde hace cuarenta anos" ... Todo el mundo ganara con el
   gallo, menos nosotros ... Ahora todo el mundo tiene su vida
   asegurada y tu estas muerto de hambre, completamente solo.--No
   estoy solo--dijo el coronel. (46)


Al ver a todo el pueblo reunido en la gallera, el coronel se da cuenta de que el animal, y la esperanza de su triunfo, representa la fuerza aglutinadora necesaria para tener unida a la multitud y curar sus dolencia. Analizando los sacrificios del coronel y su mujer en terminos biblicos, tanto el protagonista, como el gallo, asumen matices nuevos. De hecho, el gallo no es simplemente un animal, sino que tiene una connotacion historico-cultural precisa. En el evangelio segun Marcos se lee que, hablando con Pedro, Cristo le advierte de su traicion: "Y le dijo Jesus: de cierto te digo que tu, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negaras tres veces" (14:30). Pero, que era realmente el canto del gallo? Esta Jesus refiriendose a un animal especifico o esta sirviendose de un lenguaje metaforico? Durante la epoca romana, el "canto del gallo" se referia a un periodo de tiempo especifico al ser la tercera vigilia de la noche, entre la medianoche y el amanecer. Dentro de este cuadro interpretativo, cobra sentido la lectura del gallo ofrecida por Peter Earle, quien lo considera como "an allegory of vigilance and resurrection" (citado por Prieto, 102). La imagen biblica del gallo, unida a la simbologia tradicional que lo conecta con el comienzo del dia y el despertar, ayudan a afirmar que, una vez tomada la decision de que el gallo no se vende, tanto el coronel como el pueblo se despiertan de su anoso sopor, finalmente preparados para una nueva epoca.

Una lectura del final de la obra, hecha a la luz de estas consideraciones, clarifica mis conclusiones. En la escena final de El coronel, el protagonista y su mujer estan vencidos por la ansiedad provocada por un futuro incierto y por la falta de instrumentos adecuados para su sustento:

La mujer se desespero.

--Y mientras tanto que comemos--pregunto, y agarro al coronel por el cuello de franela. Lo sacudio con energia--. Dime, que comemos.

El coronel necesito setenta y cinco anos--los setenta y cinco anos de su vida, minuto a minuto--para llegar a ese instante. Se sintio puro, explicito, invencible, en el momento de responder.

--Mierda. (47-8, enfasis mio).

La mayoria de la critica se siente inclinada hacia una interpretacion pesimista de este fin de la novela. A este respecto, en "La descomposicion, la putrefaccion y la muerte en El coronel no tiene quien le escriba", Thomas Anderson sostiene que la palabra "mierda" representa la rendicion final del coronel y su inevitable descomposicion fisica y mental,
   Esta respuesta alarmante y poco caracteristica del coronel
   representa una ultima referencia al decaimiento de su interior y
   subraya su comprension de que las unicas cosas que les pueden
   sostener a el y a su mujer ahora son los productos descompuestos de
   su propio deterioro. Por fin entiende las sensaciones extranas de
   la descomposicion de sus entranas y ve la verdad en lo que le habia
   dicho su esposa despues de sufrir una crisis de asma: "Nos estamos
   pudriendo vivos". Ahora lo unico que les queda son los excrementos
   de su propia putrefaccion y, dandose cuenta de esta horrorosa
   realidad, el coronel se entrega por fin a la muerte ya que bien
   sabe que es "lo unico que llega con seguridad". (69)


Aunque interesante, la interpretacion de Anderson no tiene en cuenta la capacidad fertilizante y regeneradora de este material organico, ademas del poder estetico de los adjetivos elegidos por Garcia Marquez en este pasaje. Considerando que, como anteriormente se ha senalado, el coronel sufre de estrenimiento, la liberacion intestinal final podria asociarse simbolicamente con la emancipacion de los colombianos, quienes, bajo la guia de un lider responsable, podrian mejorar el estado de salud del pais. Los adjetivos empleados por Garcia Marquez para describir el estado de animo del protagonista al tener un momento epifanico final ayudan a valorar esta tesis. El coronel se siente "puro, explicito, invencible" (48); "puro", porque finalmente ha expulsado la causa de sus problemas de estomago, "explicito" ya que se dirige a su mujer con un lenguaje vulgar y directo, "invencible", puesto que, recuperada finalmente su fuerza vital, no hay dictadura o censura que pueda impedir su revolucion personal y colectiva. Interpretando el final de la novela desde una perspectiva optimista, en vez de representar la culminacion de la putrefaccion fisica y mental del coronel, tal como sostiene Anderson, el excremento se transforma en un simbolo de esperanza que representa la expulsion de lo fetido--metaforicamente el estado sociopolitico del pais. Preocupado por la suerte de Colombia, Garcia Marquez combina sus dos pasiones, la literatura y la medicina, creando una obra novedosa con respecto a la manera en la cual estos dos componentes habian sido asociados en el pasado, tal y como se observa en las novelas naturalistas del siglo xix y las novelas de la tierra de principios del siglo xx. Atento examinador de las dinamicas sociales, Garcia Marquez logra representar a traves del uso simbolico del lenguaje medico, a un pueblo afectado por desigualdad economica, censura y violencia; un pueblo enfermo, que necesita una figura fuerte que se encargue de su sanacion. La fuerza de voluntad, una actitud extraordinariamente positiva, y la solidaridad dentro de la comunidad se presentan como los remedios para curar la enfermedad de Colombia.

OBRAS CITADAS

Alvarez, Andres. "'Recorrer la obra de Gabo es caminar por un tratado de medicina colombiana': Juan Valentin Fernandez." Radio Nacional de Colombia. www.radionacional.co/ noticia/gabriel-garcia-marquez/de-gabo-una-intima-obsesion-la-medicina, 17 oct. 2017.

American Gastroenterological Association. "American Gastroenterological Association Medical Position Statement on Constipation." Gastroenterology, vol. 144, no. 1, pp. 211-17, 2013.

American Psychiatric Association, Task Force on Nomenclature and Statistics, American Psychiatric Association y Committee on Nomenclature and Statistics. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. American Psychiatric Association, 1980.

Anderson, Thomas. "La descomposicion, la putrefaccion y la muerte en El coronel no tiene quien le escriba de Gabriel Garcia Marquez." Hispanofila, no. 130, sept. 2000, pp. 69-78.

Atkinson, Tiffany. The Body. Readers in Cultural Criticism. Palgrave MacMillan, 2005.

Castro Caycedo, Gustavo. Gabo-cuatro anos de soledad: su vida en Zipaquira. Grupo Zeta, 2012.

Chatoor, Dave and Emmanuel Anton. "Constipation and Evacuation Disorders." Best Practice & Research Clinical Gastroenterology, vol. 23, no. 4, 2009, pp. 517-30.

Crossley Nick. The Social Body. Habit, Identity and Desire. SAGE Publications, 2001.

Fajardo de la Espriella, Estefania. "Los medicos y la medicina en la obra de Gabo." El Heraldo, www.elheraldo.co/entretenimiento/los-medicos-y-la-medicina-en-la-obra-de- gabo406077, 26 sept. 2017.

Fernandez de la Gala, Juan Valentin. "Medicos y medicina en la obra de Gabriel Garcia Marquez." Festival Gabo, premioggm.org/, 2017.

Fiddian, Robin. "Before One Hundred Years of Solitude: The Early Novels." The Cambridge Companion to Gabriel Garcia Marquez, edited by Philip Swanson, Cambridge UP, 2010.

Garcia Marquez, Rosa Aida. Gabito, el nino que sono a Macondo. Ediciones Colombia, 2013.

Garcia Marquez, Gabriel. El coronel no tiene quien le escriba; Cien anos de soledad. Biblioteca Ayacucho, 1982.

Girard, Rene. La violencia y lo sagrado. Anagrama, 2016.

Gonzalez Grau, Alex y Ledis Cado. "Los locos de Macondo." El Universal, 2010.

Jauregui, Carlos. "Enfermedad, diagnosticos y pocimas en Macondo: lectura de la practica medica en Cien anos de soledad." Revista de Estudios Colombianos, vol. 20, 1999, pp. 3746.

La Santa Biblia. Casiodoro de Reina, 2017.

Lingis, Alphonso. Foreign Bodies. Routledge, 1994.

Lock, Margaret and Judith Farquhar. Beyond the Body Proper, Reading the Anthropology of Material Life. Duke UP, 2007.

McNerney, Kathleen. Understanding Gabriel Garcia Marquez. U of South Carolina P, 1989.

Padilla Castro, Nelson Fredy. "Garcia Marquez y su obsesion por la medicina." El Espectador, www.elespectador.com/noticias/noticias-de-cultura/garcia-marquez-y-su-obsesion- porla-medicina-articulo-71528827, sept. 2017.

Pellon, Gustavo. "Myth, Tragedy and the Scapegoat Ritual in Cronica de una muerte anunciada." Revista Canadiense de Estudios Hispanicos, vol. 12, no. 3, 1988, pp. 397-413.

Premio y festival Gabriel Garcia Marquez, el periodismo. "La medicina en el realismo magico de Gabo," premioggm.org/noticias/2017/09/la-medicina-en-el-realismo-magico-de- gabo/, 22 sept. 2017.

Prieto, Rene. Body of Writing. Figuring Desire in Spanish American Literature. Duke UP, 2000.

Renteria Mantilla, Alfonso. Garcia Marquez habla de Garcia Marquez. Renteria, 1979.

Rogers, Charlotte. "Medicine, Madness and Writing in La voragine." The Bullettin of Hispanic Studies, vol. 87, no. 1, 2010, pp. 89-108.

Rulfo, Juan. Pedro Paramo. Perrerac, 1955.

Sebald, Miguel Saenz. Campo Santo. Anagrama, 2007.

Smith, Caleb y Enrico Minardi. "The Collaborator and the Multitude: An Interview with Michael Hardt", Minnesota Review, nos. 61-2, Duke UP, 2004, pp. 63-77.

Terao, Ryukichi. "El coronel no tiene quien le escriba: la simbolizacion y el vivir de una realidad violenta." Estudios de Literatura Colombiana, no. 12, 2003, pp. 71-86.

Vargas Llosa, Mario. Garcia Marquez: historia de un deicidio. Barral Editores, 1971.

Vasquez, Tomas Antonio. "Aproximacion existencialista a El coronel no tiene quien le escriba." Revistaunal, vol. 2, no. 11, 1987, pp. 60-4.

Webster, Justin. Gabo: The Creation of Gabriel Garcia Marquez. Netflix, 2005.

Welton, Donn. Body and Flesh: A Philosophical Reader. Blackwell, 1998.

(1) En adelante se hara referencia al titulo El coronel no tiene quien le escriba como El coronel. La genesis de esta obra es particular. Al llegar a Paris, Garcia Marquez estaba trabajando en el manuscrito de La mala hora. Entre los personajes empezo a destacarse la figura de un viejo coronel, veterano de la Guerra Civil, que espera en vano la llegada de su pension. Extraordinariamente, mientras que el manuscrito de El coronel tomaba forma, las semejanzas entre el protagonista y su autor se hacian mas patentes. El novelista se encontraba en Paris en condiciones economicas precarias. Como revela el documental producido por Justin Webster en 2005, el autor colombiano bajaba cada dia las escaleras del Hotel de Flandre para revisar el correo con la esperanza de que sus amigos le hubiesen enviado un poco de ayuda economica. La espera prolongada y el estado de indigencia del coronel, que adquiria forma en la imaginacion de Garcia Marquez, empezaban a parecerse a la condicion del autor mismo. El paralelo se hizo tan evidente que al recordar este periodo Garcia Marquez afirma: "Lo que estaba escribiendo correspondia exactamente a la realidad. Y por eso yo creo, contra el criterio de todos los criticos, que el mejor libro que he escrito yo ... es decir que, si yo he escrito una obra maestra, esa obra maestra es El coronel no tiene quien le escriba" (Webster 38.30).

(2) La situacion de Colombia durante los anos de la redaccion de El coronel se caracteriza por un clima violento y opresivo, definido por los historiadores como La Violencia. Abandonada la capital, Garcia Marquez pasa dos anos en Cartagena, siguiendo su trabajo como periodista para los diarios El Universal y El Espectador. Mientras tanto, tras un golpe de estado en contra del presidente Laureano Gomez, el general Gustavo Rojas Pinilla establece una dictadura militar (1953-1957) caracterizada por un continuo enfrentamiento con la prensa y una fuerte censura. En 1955, el clima politico de Colombia llega a ser demasiado hostil para el autor, tanto que El Espectador decide enviarlo a Ginebra y luego a Paris, como corresponsal extranjero. Finalmente, en Francia, Garcia Marquez puede dedicarse a su pasion: "por fin realice el primer sueno de mi vida. Sentarme a escribir sin que nadie me jodiera. Y me sente a escribir El coronel no tiene quien le escriba. Yo conocia la historia de mi abuelo que estuvo toda su vida esperando que mandaran su pension de veterano de la Guerra Civil. Pension que no llego nunca." (Webster 31.40).

(3) Tras mudarse a Bogota en 1947, Garcia Marquez fue testigo de uno de los varios episodios que caracterizarian la epoca de La Violencia (1948-1958): el asesinato de Jorge Eliecer Gaitan, exministro de Educacion, exalcalde de la ciudad y entonces candidato a la presidencia. A este homicidio, planeado segun algunos por el partido conservador, siguieron tres dias de horror durante los cuales Bogota fue arrasada por incendios y mas de dos mil personas perdieron la vida (Vargas Llosa 39). "El bogotazo" afecto a Garcia Marquez no solamente como escritor y ciudadano, sino tambien personalmente, ya que la pension de la calle Florian en la cual vivia ardio durante el incendio de la ciudad. Su amigo Plinio Apuleyo Mendoza afirma que hubo que disuadirlo "para que no penetrara a traves de las llamas en su pension incendiada para rescatar los originales de un cuento" (Apuleyo Mendoza, citado por Vargas Llosa 35).

(4) A traves de las referencias a la Guerra Civil es posible reconstruir un cuadro bastante claro de los hechos anteriores a la narracion de la novela. El coronel habia luchado por varios anos en la Guerra de los Mil Dias, prestando al pais su servicio y devocion incondicionales: "Nosotros nos rompimos el cuero para salvar la republica ... Cumplimos con nuestro deber" (El coronel 19, 33). Sin embargo, a pesar de los esfuerzos del coronel y sus companeros--todos fallecidos esperando en vano la llegada de la pension--el gobierno y el pais entero no quieren acordarse de esa guerra y, sobre todo, de sus veteranos. Cada semana el coronel examina cuidadosamente los periodicos que el medico le presta, y comprueba amargamente que Colombia se ha olvidado de ellos: "Al principio por lo menos publicaban la lista de los nuevos pensionados. Pero hace como cinco anos que no dicen nada" (11). El coronel y su batallon, bajo el comando del coronel Aureliano Buendia, asistieron a la firma del Tratado de Neerlandia, que puso fin al conflicto, con la promesa de ofrecer auxilios de viaje e indemnizaciones a doscientos oficiales revolucionarios y la garantia de la pension para los veteranos.

(5) En una entrevista entre Gonzalo Garcia Barcha, hijo de Garcia Marquez, y el medico Juan Valentin Fernandez, Garcia Barcha revela: "... detras de la obra de mi padre, hay un equipo medico formado por ginecologos, psicologos, psiquiatras, toxicologos, pediatras, medicos forenses a los que les decia dia y noche como podia matar a un personaje de manera breve o con una larga agonia." (Alvarez)

(6) "Ya lo sentira mas fuerte cuando lleguemos a Comala. Aquello esta sobre las brasas de la tierra, en la mera boca del infierno. Con decirle que muchos de los que alli se mueren, al llegar al infierno regresan por su cobija" (Rulfo 4). La Comala de Pedro Paramo se presenta como un pueblo abandonado, sin vida, similar al purgatorio dantesco animado por fantasmas y almas caritativas. En este sentido, la condicion infernal en la cual la pareja de El coronel vive parece reconstruir, en la novela de Garcia Marquez, una ambientacion similar a la de Juan Rulfo.

(7) Con la locucion "personajes negativos" se expresa un juicio basado en la incapacidad de personas como Don Sabas y el abogado de participar activamente en el bienestar de la comunidad. De hecho, mientras que el medico y Agustin--que, por paralelismo, deberian definirse como "positivos"--ayudan como pueden a sus paisanos, los demas son victimas de su avaricia y tienen una actitud fuertemente egoista.

(8) Con el termino "honesto" se alude a la capacidad de unos personajes de probar mas compasion que otros. En El coronel, la honestidad no se mide en relacion al respeto de las leyes estatales, sino en relacion a la actitud demostrada hacia los demas miembros de la comunidad.

(9) Para una clarificacion terminologica de los adjetivos "positivo" y "negativo", vease la nota 7.

(10) Con respecto al padre Angel, en el texto de Garcia Marquez se hace referencia a que la vida de los paisanos de El coronel esta marcada por el sonido de las campanas que advierten sobre el contenido inmoral de las peliculas proyectadas por el cine del pueblo: "Un poco despues de las siete sonaron en la torre las campanadas de la censura cinematografica. El padre Angel utilizaba ese medio para divulgar la calificacion moral de la pelicula de acuerdo con la lista clasificada que recibia todos los meses por correo" (11).

Nicole Bonino

University of Virginia

Leyenda: Fig. 1. Mascara pintada por un Marine de los Estados Unidos, quien asiste a terapia para aliviar sintomas relacionados con estres postraumatico. Fotografia del cabo Andrew D. Johnston (U.S. Marine Corps. 120503-M-9426j-001).
COPYRIGHT 2018 University of North Carolina at Chapel Hill, Department of Romance Languages
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bonino, Nicole
Publication:Hispanofila
Article Type:Critical essay
Geographic Code:3COLO
Date:Dec 1, 2018
Words:7621
Previous Article:ALEGORIA SIMULADA DE LO FEMENINO EN LA NOVELISTICA DE ROBERTO BOLANO.
Next Article:MY TONGUE'S NOT STRAIGHT: GENDER, LANGUAGE AND AGENCY IN CONTEMPORARY SPANISH QUEER EPISTOLARY FICTIONS.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |