Printer Friendly

CLARA RAMAS SAN MIGUEL, Fetiche y mistificacion capitalistas. La critica de la economia politica de Marx.

CLARA RAMAS SAN MIGUEL, Fetiche y mistificacion capitalistas. La critica de la economia politica de Marx, Madrid, Siglo XXI, 2018, 304 pp.

Lo que nos presenta en su libro Clara Ramas es un profundo y riguroso estudio de la critica de la economia politica de Marx articulado en torno a los conceptos de fetichismo y mistificacion. Como se demuestra a lo largo del libro, se trata de conceptos que desempenan un papel fundamental en la teoria de Marx, a pesar de lo cual no han sido objeto de una atencion suficiente en la recepcion de su obra. Ciertamente en las ultimas decadas han ido cobrando progresivamente una mayor relevancia en ciertas corrientes del marxismo, especialmente dentro de la "nueva lectura de Marx" desarrollada en Alemania a partir de los anos setenta, con la que entronca en buena medida la investigacion desarrollada por la autora. Pero hasta el momento no existia ningun estudio sistematico que hiciera de ellos el eje central de la teoria de Marx, como es el caso del presente libro, que lleva a cabo una reconstruccion de la teoria marxiana a partir de estos conceptos fundamentales. Su aportacion, sin embargo, no se limita a esta reconstruccion, sino que realiza a partir de ella un estudio de la teoria de la apariencia que se deriva de las categorias de la critica de la economia politica, descodificadas a partir de los conceptos de fetichismo y mistificacion. Dicha teoria de la apariencia no se encuentra desarrollada de manera explicita en la obra de Marx, pero la autora muestra de manera convincente que esta operando implicitamente en toda la critica de la economia politica, lo que le permite situar la teoria de Marx en esencial continuidad con "la tradicion europea de filosofia critica o la teoria critica de la sociedad" (p. 34).

Aunque el fenomeno del fetichismo, dada su importancia central en la teoria critica del capitalismo desarrollada por Marx, no ha recibido la atencion que merece dentro del marxismo, es cierto que hay un buen numero de estudios que lo convierten en su objeto teorico y analizan con rigor sus elementos fundamentales. Sin embargo, el fenomeno de la mistificacion ha sido sistematicamente desatendido como objeto de estudio especifico, y se lo ha vinculado por regla general al fetichismo, como si constituyera una dimension subsidiaria del mismo, pero no un fenomeno con caracteristicas propias. Si bien es cierto, como se muestra a lo largo del libro, que existen cruzamientos y solapamientos constantes e inevitables entre ambos conceptos, y que el mismo Marx no siempre distinguio con claridad entre ellos, se puede constatar que en los estratos de insercion mas desarrollados de su teoria la distincion es mas nitida que en estratos anteriores. A partir de un exhaustivo analisis de los diversos contextos de emergencia de los conceptos de fetichismo y mistificacion, Clara Ramas establece las diferencias fundamentales que existen entre ambos, algo que no habia sido realizado hasta ahora y que constituye ciertamente el aspecto mas original del libro. En una discusion pormenorizada con los planteamientos de los autores que se han ocupado mas en profundidad del fenomeno del fetichismo en el pensamiento de Marx, como Stephan Grigat o Thomas Marxhausen, la autora pone de manifiesto las limitaciones de sus interpretaciones, que subsumen el fenomeno de la mistificacion bajo el del fetichismo y no son capaces de aislar teoricamente los elementos diferenciales de ambos fenomenos, los cuales permiten distinguir entre "el << fetichismo >>, una inversion producida por la cosificacion de las relaciones sociales, y la << mistificacion >>, una inversion donde la realidad efectiva se oculta y aparece como su contrario" (p. 20).

En el estudio que realiza Clara Ramas de los conceptos de fetichismo y mistificacion, hay que destacar la precision con la que separa el aparato conceptual del corpus teorico del proyecto de critica de la economia politica--que constituye propiamente el objeto del libro--de aquellos conceptos que corresponden a una problematica teorica anterior de Marx, y que resulta ilegitimo proyectar de manera acritica sobre conceptos posteriores mas elaborados. En este sentido, pone de manifiesto las discontinuidades que se presentan en la evolucion teorica de Marx, que impugnan por principio esa forma de proceder tan usual en la interpretacion de la obra marxiana. Pero a diferencia de interpretaciones como la de Althusser, tan sumamente influyente en este sentido con su determinacion de la existencia de una "ruptura epistemologica" en 1845, se constata que la cuestion no resulta en absoluto tan simple, pues lo que encontramos son mas bien diversos cortes en la obra de Marx, siendo aquellos que se presentan en 1857--fecha en que comienza la redaccion de su proyecto de critica de la economia politica--tan decisivos o incluso mas que los anteriores. Asimismo, la autora muestra un amplio conocimiento de la recepcion de la obra de Marx, tanto por parte del marxismo ortodoxo, como por parte de las distintas corrientes del marxismo occidental que se enfrentan criticamente a dicha interpretacion desde diversas posiciones teoricas. Esto le permite separar con toda nitidez la critica marxiana de la economia politica de las interpretaciones dominantes del marxismo, que han desvirtuado su sentido al proyectar sobre ella planteamientos que le eran por completo ajenos y que correspondian mas bien a otros destacados autores "marxistas". Esta delimitacion critica le permite a la autora no solo evitar una contaminacion conceptual que desgraciadamente no es infrecuente en el estudio de la obra de Marx, sino tambien ubicar con exactitud la recepcion del fenomeno del fetichismo en las diversas corrientes del marxismo, mostrando su distancia o proximidad respecto a ellas en funcion del grado de comprension del mismo que manifiestan.

En este sentido, hay que tener en cuenta que la cuestion del fetichismo fue ignorada durante mucho tiempo en el estudio de la teoria de Marx. En el ambito del marxismo-leninismo se considero por regla general una especie de residuo idealista dentro de la concepcion materialista y propiamente cientifica que constituia su obra. Es solo a partir de la intervencion de Lukacs, en la decada de 1920, que el fetichismo comienza a ser objeto de atencion, si bien en la linea de interpretacion que se deriva aqui se aborda su significado en conexion con el concepto de enajenacion y se conjuga con una concepcion de la historia de neta factura hegeliana, lo que impide desplegar toda su potencia teorica. Fue mas adelante, en la estela de ciertos planteamientos de Adorno desarrollados por su discipulo Alfred Sohn-Rethel, cuando se comienzan a sentar las bases conceptuales para poder abordar el fetichismo en el contexto teorico que le es propio, la teoria del valor. A partir de aqui se desarrollan toda una serie de investigaciones de gran rendimiento teorico que cobran forma definida en la denominada "nueva lectura de Marx", una corriente interpretativa que se configura en torno a los planteamientos seminales de Hans-Georg Backaus y Helmut Reichelt, de la cual forman parte importantes autores entre los que se pueden destacar dos que para la investigacion de Clara Ramas son de especial relevancia: Marxhausen, por la atencion que este autor dedica a la cuestion del fetichismo, y sobre todo Michael Heinrich, cuya obra constituye la configuracion mas acabada de la "nueva lectura de Marx", y que situa asimismo el fetichismo en el centro de su investigacion de la obra marxiana de critica de la economia politica. La interpretacion de la obra de Marx que desarrollan los autores de esta corriente, en tanto que se despliega a partir de las categorias fundamentales de la teoria del valor, abre una via de acceso privilegiada al analisis del fetichismo, lo que permite a la autora partir de las claves interpretativas suministradas por estas investigaciones para adentrarse en la compleja cuestion del fetichismo y en su no menos compleja relacion con la mistificacion, ofreciendo una interpretacion de estos fenomenos que saca a la luz determinados aspectos fundamentales que no habian sido estudiados hasta este momento.

El analisis del fetichismo tiene lugar en el capitulo III, que constituye el eje que articula el libro a nivel teorico. Se comienza con la forma de fetichismo mas elaborada teoricamente por Marx, el fetichismo de la mercancia (pp. 69-87). En base a dicha exposicion se muestra que el fetichismo no es una forma de falsa conciencia, que como tal podria superarse con una comprension correcta del estado de cosas correspondiente. Sino que el fenomeno del fetichismo es el resultado necesario del modo de funcionamiento de la sociedad capitalista, en la que la mediacion material de las relaciones sociales hace que las relaciones entre las personas se transfieran ineludiblemente a relaciones entre las cosas, de modo que estas parecen poseer propiedades sociales por la naturaleza. Que las cosas tengan propiedades sociales no es ninguna apariencia falsa, sino que es asi como funciona efectivamente la sociedad capitalista, atravesada en todos sus niveles por el intercambio generalizado de mercancias. Lo que resulta falso es la apariencia de que esas propiedades sociales las posean las cosas por naturaleza, independientemente del contexto en que se encuentran. En la sociedad capitalista son las cosas efectivamente las que tienen una relacion social inmediata, mientras que las personas tienen tal relacion de manera mediata, a traves de las cosas. La consecuencia de ello es que se produce un proceso correlativo de "personifcacion de las cosas" y de "cosifcacion de las personas" (p. 72). En la particular inversion que implica este estado de cosas ubica Clara Ramas con gran precision todo aquel conjunto de terminos de Marx que gravitan en torno al campo semantico de lo espectral o fantasmagorico, en tanto que algo sensible adquiere al mismo tiempo una dimension suprasensible.

El fundamento de este fenomeno se encuentra en la forma de socializacion del trabajo propia del sistema capitalista, en el cual los trabajos privados solo pueden adquirir una dimension social a traves del intercambio de los productos del trabajo como mercancias, siendo el mercado la unica instancia que produce la conexion social entre las personas en sus trabajos. Esto es necesariamente asi en una forma de sociedad en la que los productores realizan su trabajo independientemente los unos de los otros y solo pueden poner en relacion los productos de su trabajo--y a traves de ello sus trabajos mismos--intercambiandolos como mercancias. Por consiguiente, la relacion social entre las personas se establece mediante una relacion entre cosas, y no puede establecerse de otro modo en el sistema capitalista, pues es unicamente el mercado lo que instituye el contexto social. Para poner en claro este proceso de mediacion del trabajo en las condiciones de la sociedad capitalista, la autora introduce el concepto de Sohn-Rethel de "abstraccion real" (p. 79), que permite dar cuenta con suma concision conceptual del sentido que tiene para Marx la abstraccion que esta a la base de lo que denomina "trabajo abstractamente humano" o simplemente "trabajo abstracto". No se trata aqui de una abstraccion que tenga lugar en el pensamiento, sino de una reduccion a su dimension comun de los distintos trabajos concretos que tiene lugar efectivamente en el intercambio. La peculiar abstraccion que constituye el trabajo abstracto tiene lugar, de hecho, en la praxis social de los individuos en tanto que intercambian como mercancias los productos de sus trabajos, siendo el resultado de la accion de los agentes sociales, independientemente de la conciencia que tengan de ello. La abstraccion mental que opera como categoria que puede dar cuenta a nivel teorico de dicho proceso es simplemente el resultado de procesar conceptualmente esa abstraccion que tiene lugar en la realidad social del modo de produccion capitalista. Es significativo que para fundamentar en los textos de Marx este estado de cosas, la autora recurra de manera predominante a la Contribucion a la critica de la economia politica, pues en esta obra esta efectivamente expresado este proceso de forma mas completa que en El capital, lo que pone de manifiesto con particular claridad el hecho de que Marx populariza su exposicion en las sucesivas versiones de la critica de la economia politica, como se indica en diversos lugares del libro (pp. 178, 191).

A diferencia de la mayor parte de los estudios sobre el fetichismo, que se circunscriben al fetichismo de la mercancia, Clara Ramas se ocupa tambien en detalle del fetichismo del dinero y del fetichismo del capital. En el primero de ellos muestra como el fenomeno del fetichismo, al afectar al equivalente general, resulta mas insidioso que en la mercancia, pues no se trata ya unicamente de que un objeto determinado tenga propiedades sociales, sino que el objeto que se encuentra en esa posicion privilegiada parece tener como atributo natural suyo la forma de la intercambiabilidad inmediata. De modo que en el dinero, la cosificacion de las relaciones sociales se presenta mas solidifcada que en el caso de ninguna otra mercancia, adquiriendo con ello mayor plenitud el fenomeno del fetichismo: "El dinero, como fijacion del equivalente, se convierte en fetiche por excelencia" (p. 90). En el caso del fetichismo del capital, hay que destacar que la labor de sistematizacion que se realiza en esta parte del libro es mas compleja que en las dos formas anteriores del fetichismo, pues no se encuentra teorizado explicitamente por Marx, y ademas muchos de los pasajes centrales en los que se presenta este fenomeno se encuentran en el libro III de El capital, que a diferencia del libro I, permanecio en estado de manuscrito y no fue elaborado por Marx para su publicacion. Se presenta aqui el problema de que Marx no llego a distinguir con claridad en esos textos entre el fetichismo y la mistificacion, y tampoco ninguno de los estudios que aborda la cuestion del fetichismo del capital diferencia con claridad los dos fenomenos, por lo que el trabajo de reconstruccion del concepto de fetichismo en esta parte del libro entrana una especial dificultad. Apoyandose para este trabajo tambien en textos particularmente relevantes de las Teorias sobre el plusvalor, se muestra como se producen en el capital los procesos paralelos de cosificacion y personifcacion caracteristicos del fetichismo. Aqui sucede igualmente que las relaciones entre los productores se presentan invertidas como propiedad de una cosa, del capital como el mero conjunto de elementos materiales de produccion, apareciendo la fuerza productiva del trabajo como fuerza productiva del capital.

El fenomeno de la mistificacion es abordado en el capitulo IV, en el que se define de manera programatica como "una forma de manifestacion que oculta la realidad efectiva y muestra << lo contrario >> de esta", pero se advierte de inmediato que no se trata de una oposicion entre una realidad subyacente y una manifestacion falsa de la misma que la estuviera encubriendo, sino que la "forma de manifestacion no es sino la propia realidad en cuestion apareciendo de cierto modo peculiar, a saber, invertido" (p. 117). Esa forma de manifestacion invertida es el modo en que aparece necesariamente la realidad, por lo que no resulta posible separar ambos lados del proceso, sino que uno remite internamente al otro como ello mismo en una forma trasmutada de su ser. Se trata de un fenomeno, pues, distinto del fetichismo, pues en la mistificacion la inversion no es resultado de la cosificacion de relaciones sociales, sino de un determinado proceso de manifestacion de lo real. Esta distincion entre ambos es hecha valer por la autora a lo largo del capitulo para mostrar las limitaciones de aquellas interpretaciones que no los distinguen, y que pierden de vista por ello aspectos importantes de la investigacion de Marx.

El analisis de la mistificacion comienza por la forma que se desarrolla explicitamente en el libro I de El capital y que constituye la matriz de las demas formas, la mistificacion del salario (pp. 117-127). La inversion que aqui tiene lugar es que la relacion esencial "valor de la fuerza de trabajo" aparece en la superficie de la sociedad capitalista como "valor del trabajo", y esta manifestacion invertida hace que la relacion real permanezca oculta. La consecuencia de la comprension del salario como pago del trabajo realizado en lugar de como pago de la fuerza de trabajo es que todo el trabajo aparece como trabajo pagado, de modo que no resulta visible la produccion del plusvalor ni la explotacion del trabajador. Se trata, por tanto, de una apariencia ideologicamente funcional para la comprension burguesa de las relaciones de produccion capitalistas, como es el caso en todas las demas formas de mistificacion, en tanto que se "otorga legitimidad a las relaciones subyacentes" (p. 146). En la siguiente forma de mistifcacion que se analiza, el plusvalor se manifiesta de manera invertida como "ganancia" o "interes", y estas expresiones mistifcadas encubren que es el trabajo la fuente del plusvalor, que aparece entonces como producto del capital. Del mismo modo, en la mistificacion de la renta el plusvalor aparece como "precio del suelo", con lo que se oculta su verdadero origen y se presenta de manera tergiversada como resultado del suelo. Todas estas formas de manifestacion son denominadas por Marx como expresiones "irracionales", que atribuyen al capital entendido como cosa material y al suelo que es algo natural, la propiedad mistica de producir por si mismos plusvalor.

Esta labor de reconstruccion de los conceptos de fetichismo y mistificacion le permite a Clara Ramas llevar a cabo en los siguientes capitulos una lectura de la obra de critica de la economia politica a partir de ellos, mostrando su papel estructural en la arquitectonica del edifcio teorico de Marx. Se procede asi a una lectura de El capital que divide la exposicion en una "teoria del valor" y una "teoria del plusvalor", cuyas lineas de fuerza a nivel conceptual estarian constituidas respectivamente por los conceptos de fetichismo y mistificacion. Estos capitulos que conforman la segunda parte del libro cumplen con ello la funcion fundamental de contrastar el papel central que tienen estos conceptos en el desarrollo de la exposicion de Marx. Pero estos capitulos ofrecen asimismo una vision global de critica marxiana de la economia politica que permite al lector comprender cuales son sus puntos nodales y hacerse cargo del sentido teorico de la "critica" que realiza Marx, al mostrar la distancia irreductible que la separa de economia politica burguesa. Se pone claramente de manifiesto que mientras la posicion empirista de esta la lleva a tener un enfoque meramente cuantitativo, regido por la cuestion de la magnitud del valor o cantidad de trabajo incorporado en las mercancias, el enfoque de Marx es eminentemente cualitativo, dirigido a sacar a la luz la constitucion del caracter social del trabajo en una forma de sociedad en la que los individuos estan objetivamente obligados a intercambiar los productos de sus trabajos privados para que puedan formar parte del trabajo social global: "Se trata, entonces, para Marx, de ser capaz de comprender el caracter del trabajo productor de valor como aquel tipo especifico de trabajo que se plasma en las mercancias, es decir, que se manifiesta como valor" (p. 171). En el contexto del estudio que realiza la autora de la teoria del valor para mostrar su interna vinculacion con la teoria del fetichismo, es de destacar el riguroso analisis que realiza de la "forma de valor", uno de los estratos mas profundos de la teoria del valor de Marx y de mayor importancia para la correcta comprension de la misma, pero que suele ser ignorado en la mayor parte de las exposiciones de la teoria del valor, con el consecuente defcit teorico que ello supone.

A continuacion, se muestra asimismo la conexion que existe a nivel de contenido entre la teoria del plusvalor y la mistificacion. Tras analizar el sentido del transito de la esfera de la circulacion a la esfera de la produccion, el analisis se centra en la denominada "formula trinitaria", expuesta por Marx en el libro III de El capital, en la que se pone de manifiesto como el conjunto de las formas de manifestacion expresan en la superficie de la circulacion de manera invertida el proceso social de produccion. La inversion que aqui tiene lugar es que el capitalista, el terrateniente y el trabajador, como los tres agentes de la produccion capitalista, parecen ser medios de apropiacion del producto social porque cada uno de ellos constituye una determinada fuente del valor, mientras que en realidad son simplemente fuentes de ingreso en tanto que son medios de apropiacion. Lo que sucede con ello es que las formas de manifestacion ocultan inevitablemente la realidad social al presentarse efectivamente como su contrario.

Esta lectura de la obra de critica de la economia politica a partir de los conceptos de fetichismo y mistificacion le permite a la autora determinar con precision el profundo sentido teorico que tiene la "critica" marxiana. Esta determinacion del sentido de la critica tiene una importancia fundamental para cualifcar la posicion filosofica fundamental de Marx, que Clara Ramas define en terminos de "materialismo critico" (pp. 257-266), cuya determinacion resulta irreductible a la comprension del materialismo que ha dominado en la tradicion marxista y ha llevado a caracterizar la posicion de Marx en terminos de materialismo dialectico y materialismo historico. Y lo diferencia asimismo del materialismo metafisico entendido como inversion del platonismo, una comprension asimismo muy extendida de su posicion teorica. Frente a ello, el materialismo de Marx es comprendido en su dimension cientifica como metodo, y el elemento definitorio del mismo viene determinado por la cuestion de la forma, en lo cual tiene una influencia decisiva la filosofia hegeliana.

Es digno de mencion, finalmente, el excelente uso que se realiza en el libro de las nuevas posibilidades filologicas abiertas por la edicion critica de la MEGA. Como es propio de todo estudio de la obra de Marx que trabaja directamente con las fuentes originales en lengua alemana--algo bastante inusual en los estudios sobre Marx en espanol, y que constituye uno de los meritos mas destacables del libro--, la autora cita por la edicion MEW siempre que el texto en cuestion este recogido en ella, y recurre a la MEGA en los casos en que una obra no esta contenida en MEW o existen variantes suficientemente significativas como para recurrir a la edicion critica. Ello hace que a nivel de manejo de las fuentes y de rigor filologico la investigacion de Clara Ramas se situe muy por encima de la mayor parte de los estudios que se realizan sobre el pensamiento de Marx en nuestro ambito linguistico, que por regla general no trabajan directamente con los textos en su lengua original, y en los casos en que lo hacen normalmente ignoran la edicion critica de su obra, en la que se encuentran contenidos un gran numero de textos teoricamente fundamentales que no es posible encontrar en otra edicion.

Todo ello hace del libro una investigacion de alto nivel teorico, lo que sumado a su innegable originalidad le permite abrir nuevos y fructiferos caminos en el estudio del pensamiento de Marx, asi como intervenir competentemente en polemicas que han ido cobrando una actualidad creciente en los ultimos tiempos, pero que todavia no tenian a su base una clarificacion conceptual sistematica. De ahi la pertinencia de la aportacion del presente libro en la coyuntura teorica actual, pues constituye una contribucion de importancia fundamental para progresar en dicha clarificacion, mostrando la relevancia de los fenomenos del fetichismo y la mistificacion para comprender la estructura de la critica de la economia politica de Marx y, a traves de ello, entender de manera mas precisa el funcionamiento del sistema capitalista y las formas de conciencia que este genera de manera necesaria.

Cesar Ruiz Sanjuan

Universidad Complutense de Madrid
COPYRIGHT 2019 Universidad de Sevilla, Facultad de Filosofia. Campus Ramon y Cajal
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Sanjuan, Cesar Ruiz
Publication:Themata. Revista de Filosofia
Date:Jan 1, 2019
Words:4316
Previous Article:LUISA PAZ RODRIGUEZ SUAREZ, JOSE ANGEL GARCIA LANDA (eds.): Corporalidad, Temporalidad, Afectividad. Perspectivas filosofico-antropologicas.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters