Printer Friendly

CASTIGO Y JUSTICIA COSMICA EN LA TEORIA PLOTINIANA DE LA PROVIDENCIA.

PUNISHMENT AND COSMIC JUSTICE IN PLOTINUS' THEORY OF PROVIDENCE

Introduccion

La cuestion de si acaso la divinidad gobierna el mundo y hasta que punto, esto es, la cuestion de la providencia ([phrase omitted]). fue uno de los topicos mas controvertidos durante la antiguedad. Plotino, quien se cuenta entre los mas tratadistas mas destacados en la materia (1), elabora su propia teoria de la providencia siguiendo a Platon y a su "teodicea" de Las Leyes, sosteniendo que el universo, incluso en sus detalles mas infimos, es un todo ordenado y racional, gobernado por una divinidad buena y justa (2). Esta postura fue objeto de varias criticas en la antiguedad, siendo unas de las mas importantes 1) la objecion a partir del mal y 2) la objecion a partir del libre albedrio. La primera objecion sostiene que la existencia de mal y desorden en el mundo es una prueba o bien de que la providencia no existe sino limitadamente (cf. LS 13; Ciceron, nat. deor. 1, 8, 18; 20, 54-56) o bien de que el mundo es ontologicamente malo (cf. Sexto Empirico, Pyr. III, 9-12) (3); la segunda objecion sostiene que la doctrina de la providencia es incompatible con nuestra experiencia comun de que el libre arbitrio y la responsabilidad si existen (cf. una version de este argumento en Ciceron, De Fato 10, 20ff; 17, 40) (4).

Plotino considera, en general, que la existencia de la providencia en el mundo es un hecho "evidente" ([phrase omitted]), comprensible a partir de la belleza, ordenamiento y concatenacion de los diferentes seres que pueblan el universo (En. III, 2, 1, 4; En. III 2, 13)5. El cosmos completo, en su maravillosa diversidad, clama que ha "sido hecho por dios" ([phrase omitted]) y que "en el todo tiende al bien" ([phrase omitted]. III 2, 3, 20; 32-33) (6). Sin embargo, Plotino considera que la existencia del desorden y del mal en el mundo plantea una objecion nada despreciable a la doctrina de la providencia. En efecto, ?como podemos afirmar que el mundo esta regido por una divinidad sumamente justa y bondadosa y al mismo tiempo reconocer que en el cosmos no todo es perfecto, sino que por el contrario, existe el mal fisico y moral? En ese sentido, la aseveracion de que el cosmos es gobernado por una divinidad justa parece contradecir el hecho de que a menudo los buenos reciben males y los malos reciben bienes (En. III, 2, 6.). El hecho de que los buenos reciban males no constituye, con todo, una objecion de peso para Plotino, pues, remontandose a una tesis de origen socratico, no cree que los llamados 'males externos' hagan mella en la [phrase omitted] del hombre virtuoso, pues para el no "no hay nada malo" (7). No obstante, Plotino reconoce que el hecho de que el bueno sufra injusticia y el malo prospere en esta vida (por ejemplo, de que los malvados esclavicen a los buenos y que estos sufran crimenes a manos de los primeros) (8) ciertamente no es un estado de cosas prima facie "proporcional", "apropiado" o "segun el merito" ([phrase omitted]), en suma "no es la mejor providencia" ([phrase omitted] En. III, 2, 6, 9-10).

Para enfrentar esta aporia, Plotino formula un discurso muy sofisticado cuyo fin es convencer al lector de que, en realidad, los males que experimentamos "aqui abajo", por muy horribles que nos puedan parecer, (1) no escapan al gobierno justo del [phrase omitted] es decir, estan perfectamente integrados dentro de un cosmos bueno en su totalidad, y (2) que las calamidades de esta vida (por ejemplo las guerras) no son en realidad algo terrible, sino meros "juegos infantiles" carentes de seriedad que solo afectan al "hombre exterior" (En. III, 2, 15, 35ss.).

En este articulo me centrare en la idea (1), es decir, intentare explicar como concibe Plotino la justicia del gobierno de la providencia. Mas especificamente, explorare la conexion que hace explicitamente Plotino esta idea de justicia con el mito de Adrasteia del dialogo platonico Fedro (248c ss.) y con la metafora del teatro aplicada a la vida humana en relacion al gobierno divino. Como veremos, esta metafora le viene como anillo al dedo Plotino para su concepcion de la providencia segun el mito de Adrasteia, por cuanto en ella se nos manifiesta intuitivamente la existencia de un todo bueno que contiene males justamente gobernados y juzgados por su autor. Dividire este articulo en dos partes. En la primera expondre la version plotiniana de la ley del talion con recurso a dicho mito y en la segunda expondre la metafora del teatro en relacion a la justicia providencial, seguida por una breve conclusion.

1. Lex talionis

Para ilustrar la "caida" del alma desde su estado original de vision de la Idea hasta este estado factico de ignorancia, Platon propone el siguiente mito en el Fedro: las almas moran junto a los dioses en un ambito plenamente inteligible, formando un sequito de carros alados que da vueltas concentricas a esta region, que Platon llama "la llanura de la verdad" (248b6 (9)). Las mejores de las almas giran fijando la vista en esta region, mientras que otras alcanzan a vislumbrarlo solo de tanto en tanto. Finalmente, una clase de almas no alcanza a vislumbrar este ambito de la "esencia cuyo ser es realmente ser" ([phrase omitted]) (10) y decaen al mundo de la mera opinion. Ahora bien, a cada alma le espera un destino diferente, de acuerdo al grado vision que ha tenido de la "pradera de la verdad" en su giro. Si un alma efectivamente alcanza a ver este ambito queda indemne hasta el proximo giro, pero el alma que no ha podido vislumbrarlo, como dijimos, pierde las alas y cae a tierra (248c8). El destino o "parte" que le es asignada a cada alma segun su grado de mayor a menor vision, dice Platon, corresponde al "precepto de Adrasteia" ([phrase omitted]). Segun este precepto, es ley ([phrase omitted]) que quien caiga a tierra por no haber contemplado la verdad, se implante en diferentes cuerpos: desde el cuerpo de un filosofo (la mejor parte posible) hasta el cuerpo de un tirano (la peor parte posible), pasando por otros siete estados intermedios (248d-248e). En ciertos casos puede ocurrir incluso que el alma de un hombre pase a vivir en un animal y viceversa (249b).

En el nombre de [phrase omitted] concurren varias asociaciones (11). De origen probablemente no griego, el nombre de esta diosa venerada en Asia Menor fue relacionado etimologicamente por los griegos con el verbo SiSpaoK(c) (huir). Adrasteia significaria literalmente: "irrehuible", "inescapable". En cuanto tal fue considerada como la personificacion de la necesidad del destino (12). En el culto se le asocio tambien a Nemesis, la diosa del castigo justo o de la venganza (13). La idea que subyace a la conexion (o incluso identificacion) entre Adrasteia y Nemesis es que el castigo por una mala accion es irrehuible, inevitable.

Pues bien, Plotino retoma esta asociacion para explicar de que modo la providencia gobierna con justicia el cosmos "desde principio a fin" ([phrase omitted]; En. III, 3, 5, 1), incluyendo al hombre con sus acciones libres. Segun nuestro filosofo, la providencia es [phrase omitted], vale decir, "nada puede escapar jamas a la ley del todo" (En. II, 2, 4, 25-26) (14). Esto significa en la practica que la providencia no deja jamas impune una mala accion, sino que siempre esta resulta vengada y castigada. Platon ya habia expresado esta idea en Las Leyes, formulando dramaticamente la idea de omnisciencia divina: "En efecto, esa justicia nunca te descuidara, ni aunque siendo tan pequeno te hundieras en la profundidad de la tierra, ni si, enalteciendote, volaras al cielo, sino que pagaras el castigo correspondiendote por sus acciones, o bien cuando estes aqui, despues de marchar al Hades, o tras desplazarte a un lugar todavia mas execrable que esos" (Leyes X, 905a1-905b2. Trad. Francisco Lisi).

Volvamos al punto de partida de la objecion a partir del mal: el sufrimiento del hombre virtuoso y la prosperidad del malvado. Como dijimos anteriormente, el que le vaya mal al hombre bueno, esto es, que sufra enfermedades, desgracias y perdidas, podria inclinarnos a pensar que la providencia lo ha abandonado a su propia suerte y que esta en realidad no se inmiscuye en los asuntos humanos. Por otra parte, muchas veces sucede que un hombre vicioso y violento vive una vida aparentemente prospera y absolutamente impune, lo cual nos confirma en la sospecha de que la providencia en realidad no hace justicia cabal y que su castigo es evitable (15). Sin embargo, Plotino desecha esta objecion no atacandola directamente, sino abordandola desde principios de orden superior que reinterpretan dicha vivencia:

"Tampoco hay que desechar el argumento aquel que dice que la Razon, en cada caso, no mira al presente, sino a los ciclos pasados y tambien al futuro, de modo que, basandose en ello, pueda graduar la valia de cada cual e invertir su suerte [[phrase omitted]] convirtiendo en esclavos a los amos de antano, si fueron malos amos y porque eso es lo que les conviene, y en pobres a los ricos, si usaron mal de sus riquezas [...] y haciendo que los que asesinaron injustamente sean a su vez asesinados, injustamente por parte del asesino, pero justamente para la victima misma, y que la futura victima se encuentre y coincida [[phrase omitted]] con el que esta dispuesta a perpetrar lo que aquella estaba destinada a padecer" (En. III 2, 13,1-11, Trad. Igal)

A partir de este texto podemos extraer, para nuestra exposicion, dos ideas capitales. En primer lugar, la importancia sistematica que tiene idea de reencarnacion para la teoria plotiniana de la providencia (16). En efecto, la reencarnacion es la conditio sine qua non para que, basandose en la retencion y anticipacion de los sucesos situados en el tiempo y en la valoracion de los mismos, el [phrase omitted] sea capaz de re-situar al agente moral (en este caso, al vicioso) en una situacion perfectamente contraria. En segundo lugar, la doble cualificacion del acto moralmente reprochable del vicioso (por ejemplo, el asesinato). Segun esta doble cualificacion, un acto malo como el asesinato es injusto desde el punto de vista de la intencion del agente, pero justo desde el punto de vista del castigo del paciente ([phrase omitted]). Esta distincion es importante a la hora de explicar como un acto injusto en si mismo puede ser justo considerado desde una perspectiva mas amplia, i.e. desde la mirada [phrase omitted], como veremos mas adelante.

Estas dos ideas pueden rastrearse, al menos en sus aspectos fundamentales, en Platon (17). En numerosos dialogos platonicos aparece la idea, presente por lo demas en diferentes estratos de la cultura griega y de otras culturas antiguas, de que despues de la muerte el alma es juzgada de acuerdo a sus acciones y conforme a eso castigada o premiada en un estado post-mortem (sea en una vida terrena, sea en otro ambito (18). Plotino usa, ademas del citado pasaje del Fedro, un importante pasaje de Las Leyes (IX, 872e). En el Platon expone una doctrina "revelada por los antiguos sacerdotes" ([phrase omitted]), llamada indistintamente [phrase omitted] que decreta que todo crimen ha de ser pagado con la misma moneda, de suerte que el homicida se reencarne en un asesinado y el violador en una muchacha violada. Esta tesis de la ineludible justicia, "puesta por los dioses por sobre toda justicia" (Leyes X, 905a2-3) reaparece en el tratado plotiniano de la providencia, pero ahora con un acento aun mas inquietante: no solo se dice que todo crimen sera castigado con la ley del talion en una vida futura, sino que este principio vale tambien retrospectivamente: todo crimen que experimentamos en el presente no es mas que el justo castigo ([phrase omitted]) de un crimen cometido en una vida anterior. Si todo lo que sucede en el mundo sucede de acuerdo al [phrase omitted] justo de la providencia, entonces los sufrimientos que nos dejan tan perplejos porque prima facie nos parecen injustos, en realidad son justos castigos de crimenes preteritos: "Pues no es verdad que uno sea esclavo por una coincidencia, ni que sea ultrajado en su cuerpo casualmente ([phrase omitted]). No, sino que fue autor otrora de lo mismo de que es victima ahora, y asi, si uno dio muerte a su madre, morira, hecho mujer, a manos de su hijo, y si violo a una mujer, sera mujer para que sea violada. De ahi viene, por revelacion divina, el nombre de Adrasteia. Porque esta disposicion ordenada ([phrase omitted]) del cosmos es realmente "Adrasteia" (= "irrehuible"), realmente justicia ([phrase omitted]) y sabiduria maravillosa" (En. III, 2, 13; 11-18. Trad. J. Igal).

Siguiendo con este esquema, no nos queda sino decir que el pobre fue un mal rico en su vida pasada, y que el esclavo fue un mal amo (En. III 2, 13, 5-6). Ningun mal ni ninguna desgracia, por consiguiente, ocurren fortuita o azarosamente. Detras de alguna calamidad, sostiene Plotino, siempre esta la accion del [phrase omitted] justiciero de la providencia, que gobierna el universo de las acciones malas del hombre coordinandolas, de modo tal que el mal que se hace siempre recaiga en alguien culpable del mismo crimen. Dicho en otras palabras: la providencia dispone que el mal de pena sea siempre la exacta contraparte del mal de culpa. De este modo, la maldad moral de un agente concreto queda redireccionada hacia un bien, a saber, el castigo de un culpable. El homicida o el violador, aunque esten actuando objetivamente mal y contradiciendo con ello la disposicion optima de las cosas, no con ello se sustraen a la justicia: por un lado actuan, aun sin quererlo, como agentes de justicia retributiva, y por otro, sus acciones quedan por asi decirlo juzgadas y "grabadas" inevitablemente en la memoria del [phrase omitted], de suerte que este pueda disponer un determinado tipo de reencarnacion en un ciclo futuro para que el criminal sufra la [phrase omitted] que le corresponda.

Con todo, uno podria objetar: ?que tipo de castigo tienen las acciones malas que no atropellan al otro, sino que se cometen "contra uno mismo", como las acciones intemperantes? Si la providencia castiga las acciones viciosas disponiendo que el alma se reencarne en una victima de dicha accion, ?en que se reencarnara por ejemplo el borracho o el gloton? En efecto, la tradicion filosofica platonica identifica como [phrase omitted] no solo aquellas acciones reprochables por implicar una violacion del orden de la justicia para con los demas hombres, sino tambien para con la jerarquia entre cuerpo y alma. ?Que castigo post-mortem tiene el vicioso que vive "segun la sensacion" ([phrase omitted]; En. III, 4, 2, 18)? Si seguimos al pie de la letra la ley del talion extraida de Leyes IX, 872e parece que no obtenemos una respuesta satisfactoria. Como el borracho es a la vez agente y paciente de su propio actuar, obviamente no existe la posibilidad de que se reencarne en un paciente que sea distinto del agente: el borracho terminaria reencarnandose en un borracho--lo cual no constituye un castigo desde el punto de vista del castigado. Sin embargo, al igual que Platon, Plotino tiene en mente la posibilidad de otro tipo de reencarnacion, a saber, el paso a otra especie de ser vivo (19). En efecto, para aquellos hombres que han vivido su vida no de acuerdo a la mejor parte de ellos, i.e. la intelectual ([phrase omitted]), sino las peores, a saber, la sensitiva y la vegetativa, Plotino establece un sistema de reencarnacion en diferentes especies de animales, segun el amor sensible desordenado que predomino en ellos durante su vida humana (En. III, 4, 2) (20).

Sin embargo, no debemos enganarnos a partir del lenguaje usado para describir la accion justiciera de la providencia. En efecto, la adscripcion de actividades a la providencia (por ej. En. III, 2, 4-5) podria hacernos pensar que ella es, en cierto modo, causa activa del mal. Haciendo frente a esta posible objecion, Plotino senala que el logos no causa en sentido estricto los males, sino que usa los males inevitables (21) y los re-ordena bajo si para extraer de ellos consecuencias positivas, por ejemplo, cuando a partir de la corrupcion de un cuerpo se genera otro, o cuando la pobreza y la enfermedad sirven al hombre para progresar en la virtud. A partir de esta explicacion, los males del mundo parecen caer bajo el gobierno de la providencia universal a modo de permision, es decir, el [phrase omitted] no actua como factor activo en la produccion del sufrimiento, sino que meramente lo permite sin por ello dejar de gobernarlo (i.e. lo usa como "util en vistas a la totalidad", [phrase omitted]; En. III, 2, 5, 16). Aunque segun el lenguaje usado el [phrase omitted] parece actuar positiva y activamente como productor del sufrimiento, haciendo justicia "hasta el ultimo rincon" (22) del universo, Plotino insiste en que el [phrase omitted] no genera las malas acciones, sino que "las lleva consigo" (En. III, 3, 1, 4) y que estas "son engarzadas en el conjunto de la providencia" (En. III, 3, 5, 27). En efecto, es consistente con el platonismo el exculpar a la divinidad de toda mala accion a partir del principio "el bien solo puede engendrar bien" y sostener que la causa del mal es el hombre mismo (En. III 3, 5, 34-35) (23). Dicho en terminos del mito de Adrasteia: la divinidad gobierna la totalidad de las cosas de modo que el mal sea castigado de modo inexorable, pero no castigando ella misma directamente, sino disponiendo que el mal que el mismo hombre causa quede subsumido en una economia global de castigos fundada en la reencarnacion. Sin la reencarnacion, por ende, no seria posible hablar de una providencia justa.

Otro posible problema de esta teoria consiste en ciertas consecuencias del principio de Adrasteia: si todos los sufrimientos de este mundo son la expresion de la justicia cosmica, entonces siempre hay una injusticia (humana) precedente. Esto nos llevaria a la siguiente disyuntiva: o bien tenemos un comienzo absoluto de injusticias (algo asi como un peccatum originale) o tenemos una cadena infinita de injusticias y castigos. Si optamos por el primer cuerno de la disyuncion, tendriamos que aceptar que el principio plotiniano de que el sufrimiento no es azaroso vale solo para los castigos posteriores a este primera injusticia. Pero si esto es asi, ?que justicia rige para quien sufre la injusticia en primer lugar, si no esta pagando por ningun crimen preterito? Si optamos por el segundo cuerno del dilema, tendriamos que aceptar que no hay un comienzo absoluto en la cadena de males y castigos, sino que este gran drama "exterior", con sus personajes buenos y malos y su trama ([phrase omitted]) creada por dios (el autor; En. III, 2, 17) es un eterno devenir de "crimenes y castigos". Todo indica que Plotino optaria por la segunda alternativa. Y es que el cosmos, tal como el lo concibe, no es 'providencial' en el sentido de que sea el producto de una deliberacion e intencion temporalmente anterior de dios (pues tal es el sentido comun del verbo [phrase omitted], como el filosofo constata en En. III 2, 1, 12-14), sino que la anterioridad a la que refiere el termino (a saber, mediante el prefijo pro), como bien senala Kalligas, mienta una prioridad ontologica (24). El mundo no es, ademas, un ente temporal, sino que existe ab aeterno (cf. En. V, 8, 7) (25).

Sin embargo, existe una segunda causa aun mas profunda para afirmar la existencia de la "inescapable justicia": el mal en general, y el mal especifico causado por el hombre, son en cierta manera necesarios. Dado que el mundo no es el bien en si, sino que es bueno relativamente y por participacion, es inevitable que en el se de la "insuficiencia de bien" ([phrase omitted]; En. III, 2, 5, 28). Desear la inexistencia de los males en este mundo "aqui abajo" es no entender la constitucion imperfecta y participada del mismo, es decir, es desear que el mundo no sea mundo, sino paradigma eterno, "cielo incorporeo" ([phrase omitted]; En. III, 2, 4, 7), y, a fin de cuentas, desear abolir la providencia (En. II, 3, 7, 5-7). Haciendo eco de Teeteto 175a5, Plotino sostiene que "los males no pueden desaparecer" (En. III, 2, 5, 29; III, 2, 15, 11, et passim). La necesidad del mal es ciertamente una tesis cuya fundamentacion es en ultimo termino metafisica, vale decir, tiene que ver con la dependencia del mundo material del Uno a traves de una serie de mediaciones o degradaciones (cf. En. I, 8; II, 4) (26). Sin embargo, en el tratado de la providencia podemos encontrar otro tipo de "explicacion" para hacer comprensible esta tesis, que no hace uso de dichas teorias metafisicas. Se trata de una serie de metaforas a las que hicimos alusion al principio de este articulo, las cuales, segun Plotino, deberian ayudarnos a comprender que el mal que sufrimos "aqui abajo" pertenecen necesariamente a la estructura de un cosmos bueno. La importancia de este segundo tipo de explicaciones se revela especialmente interesante toda vez que fueron ellas las que mas influencia historica tuvieron en la configuracion de la metafisica occidental a traves de la patristica (27).

2. El teatro como metafora de la justicia providencial

Cuando Agustin de Hipona, en uno de sus tantos pasajes que acusan una marcada influencia neoplatonica, senala que nuestra dificultad para comprender el orden providencial del universo en su conjunto se debe a que estamos "entretejidos en el como particulas" (intexti universum, cui particulae ...) (28), de modo explicito esta acudiendo a una simil tomado del mundo del arte (en este caso, el tejido, el textus). Las metaforas tomadas del ambito estetico-artistico le sirven al Hiponense para hacer mas comprensible la idea de que la belleza del universo implica partes feas, o lo que es lo mismo, que la bondad del universo implica ingredientes malvados. En efecto, un tejido es una unidad conformada por muchos elementos y colores, todos ellos disimiles entre si y algunos quiza aisladamente feos, pero de cuya unidad organica resulta un todo bello. Siguiendo a Plotino, Agustin senala que la tarea de quien quiere comprender el sentido del mal se parece a la vision global de un mosaico opuesta a la vision particular de sus teselas (29). En este mismo tenor, Plotino habia senalado que quien se queja y se lamenta del orden existente en el universo es como el lego en pintura que le echa en cara al pintor que no todos los colores son bellos, cuando en realidad lo importante es el resultado total, en donde "cada parte tiene su color apropiado" (En. III 2, 11, 9-12). En efecto, es en Plotino en donde encontramos con mayor profusion el uso de metaforas esteticas para explicar el papel del mal en el mundo. Su tratado de la providencia presenta multiples ejemplos extraidos de la vida diaria de productos artisticos que conforman una unidad en si misma bella y buena, pero que estan compuestos de contrarios, entre los cuales se encuentran elementos feos o malos en si mismos considerados. Tales ejemplos sonla melodia (En. III, 2, 3; 16; 17), la danza del pantomimo (III, 2, 17, 9-13) (30), la siringa (III 2, 17, 70-75), y principalmente la obra de teatro (III, 2, 16-18) (31).

?Como funcionan estas metaforas ? En general, todas ellas comparten la misma estructura. Se trata de presentar ante el lector productos artisticos bellos que el, sin mayor cuestionamiento, considera bien acabados. En seguida se desglosa la composicion de estos y se cae en la cuenta de que entre sus elementos los hay de opuesta clase y valor: oscuros y claros (en el caso de las artes pictoricas) agudos y graves (las notas de la siringa) bellos y feos (en el caso de la musica), buenos y malvados (el caso de la danza del pantomimo y la obra de teatro). A partir de esta constatacion, se cae en la cuenta de que la bondad "total" del producto artistico no es causada por una composicion de elementos optimos en si mismos, sino por una composicion de elementos viles y nobles; de suerte que la bondad del todo resulta comprensible a partir de una perspectiva "holistica":

"Seria una inculpacion bien absurda la de quien, basandose en las partes, inculpara al conjunto. Hay que considerar las partes en su relacion con el conjunto mismo ([phrase omitted]) si estan en consonancia y armonia con el, y, al considerar el conjunto, no hay que fijarse en ciertas partes insignificantes" (En. III, 2, 3, 12-14, trad. Igal) (32).

La metafora de la obra de teatro (33) es probablemente la metafora mas util a la hora de representar la doctrina plotiniana de la justificacion del mal y la justicia providencial, pues en ella aparece no solo aquel aspecto "estetico" del mal analogable a la melodia o al mosaico, sino que aparece el hombre como sujeto libre de buenas y malas acciones custodiado por un autor que lo premia o lo castiga (34). Echando mano al paralelismo entre los campos semanticos de la creacion teatral y el gobierno divino (el sustantivo [phrase omitted] y los derivados del verbo [phrase omitted]) Plotino propone esta rica analogia, que por razones de claridad dividiremos en 4 subclases. Nos concentraremos sobre todo en las dos ultimas, pues estas se conectan mas directamente con la doctrina de la justicia [phrase omitted].

1: Asi como el drama, para ser atractivo artisticamente, necesita de toda clase de personajes, a saber, personajes heroicos y personajes bajos (verbigracia, criados o aldeanos "expresandose vulgarmente"), asi tambien en la vida humana es menester que haya hombres virtuosos y hombres viciosos. Asi como "el drama deja de ser bello ([phrase omitted])" si se elimina a los personajes vulgares, asi la vida humana perderia su belleza si no existiese el contraste y el conflicto entre personas eticamente disimiles (En. III 2, 11, 15-16). Esta analogia, al igual que la ya mencionada de la pintura o del canto, nos ayudaria a comprender que la maldad es en cierto modo un ingrediente irrenunciable en la conformacion de un universo producido por una mente sabia.

2: Asi como el cosmos es uno y esta compuesto de partes contrarias y discordantes (el ejemplo mas facil de comprender es el de los contrarios fisicos), asi tambien la trama de una obra teatral es una y esta compuesta de partes que entran en conflicto unas con otras (En. III 2, 16, 35-37). Esta analogia nos ayudaria a comprender que la unidad del universo no se ve menoscabada por el hecho de que dentro de su seno subsista la diversidad y el conflicto; por el contrario, la multiplicidad y rivalidad de las partes que conforman el todo estan contenidas en la unidad de la trama de la obra. Asi como el [phrase omitted], siendo uno, se diversifica y se multiplica en muchos [phrase omitted] al informar, desde el alma del mundo, a las diferentes partes del mundo, asi tambien la trama de una obra de teatro, siendo una, comprende en si muchas tramas subordinadas y discordantes entre si.

3: Asi como en el teatro el autor del drama asigna los roles a actores que son de antemano ([phrase omitted]) buenos o malos actores, asi en el universo la divinidad providente le asigna a cada cual un papel de acuerdo a un merito o demerito, de cuya responsabilidad el se mantiene ajeno. Asi como no depende del autor de la obra el hecho de que existan buenos o malos actores, asi la providencia no es responsable de la maldad o bondad de los hombres, sino que estas dependen de sus elecciones (En. III 2, 17, 22-32). Esta analogia haria mas inteligible la idea de que la [phrase omitted] no anula la iniciativa de los agentes morales, sino que gobierna los destinos humanos contando con la participacion activa de los mismos.

4: Asi como el autor ([phrase omitted]) de la obra castiga a los malos actores asignandoles peores papeles y premia a los buenos actores asignandoles mejores papeles, "actuando en esto como buen juez" ([phrase omitted]), asi la providencia premia o castiga a las almas de los hombres asignandoles, de acuerdo a sus meritos, un nuevo cuerpo y unas nuevas circunstancias vitales que los pongan en la situacion que merecen por su actuacion anterior (En. III 2, 17, 19-21). Esta analogia deberia hacernos comprender de que modo la reencarnacion de las almas esta exigido en plan justo de la providencia (= el autor), cuyo dictamen es verdaderamente irrehuible. El autor seria quien pone las condiciones y las reglas de la obra, mientras que los actores ponen sus propios actos, por los cuales "reciben el castigo o la recompensa" (En. III 2, 17, 53).

Estas metaforas--y ciertamente las doctrinas que yacen detras de ellas--plantean problemas dificiles de resolver. La Ley de Adrasteia, explicada a traves de la cuarta analogia en nuestra clasificacion, parece ser el caso mas paradigmatico, sobre todo por las implicancias eticas que podria conllevar. Si en realidad la mujer que es asaltada, golpeada y violada por criminales esta sufriendo un justo castigo por sus crimenes, entonces su desgracia no deberia inspirarnos compasion, pues como senala Aristoteles, esta emocion supone que quien sufre un mal, lo sufre inmerecidamente (cf. Retorica II 8, 1385b13-15). Ademas, si lo que dice Platon acerca del castigo es cierto y la desgracia que sufre en realidad se trata de un castigo, entonces no deberiamos compadecer a alguien que recibe un bien, a saber, la oportunidad de salir del error moral (Cf. Gorgias 476ass). Si todo esto es cierto, la reaccion de pasividad e indiferencia ante el espectaculo de un crimen horrible y evitable no seria eticamente reprochable. Esta conclusion se hace dificilmente sostenible, toda vez que nadie en su sano juicio consideraria que la conmiseracion ante el mal ajeno --como, por ejemplo, la compasion ([phrase omitted]) que siente el filosofo luego de salir de la caverna, al acordarse de su antigua morada y de sus companeros de cautiverio (cf. Rep. VII, 516C)--sea algo infundado y contrario a una ordenacion etica del universo.

3. A modo de conclusion

Plotino se enfrenta a la permanente dificultad que enfrentan todas las teorias providencialistas, entendiendo 'providencialismo' la doctrina del gobierno total y no parcial del universo por parte de una divinidad buena y justa. En efecto, el onus probandi que toma sobre si esta teoria consiste en defender la compatibilidad del gobierno completo del cosmos (incluyendo las acciones libres de los hombres) con la existencia innegable del mal fisico y moral. Plotino reconoce que la constatacion del mal es un argumento suficiente para poner en tela de duda el gobierno providencial del cosmos. Si negamos la providencia, las torpezas y vicios de los hombres no caerian bajo la vigilancia y la justicia de la [phrase omitted] "liberando" a la divinidad de esta tarea que pareciera serle indigna (35) pero al mismo tiempo renunciando a la idea de una justicia universal que no deje ninguna accion malvada (por ejemplo, las atrocidades cometidas por un tirano o el asesinato de una madre a manos de sus hijos) impune. Como hemos visto, Plotino toma el segundo camino, dando cuenta de la existencia de males prima facie inexplicables con la idea de Adrasteia, optando de este modo por una vision cosmica optimista, en la que la maldad es explicada con recurso a metaforas artisticas (una serie infinita de obras de teatro) que nos deberian ayudar a contemplar al universo [phrase omitted] y asi caer en la cuenta de que la maldad del universo solo realza la belleza de este "gran drama". Si bien el lector dificilmente se vera convencido por esta metafora, no puede negar que su fuerza plastica y su caracter sugerente la hacen justa merecedora de la fama que ha gozado en el imaginario humanista a traves de la historia (36).

Please note: Some non-Latin characters were omitted from this article.

Recibido: 24.07.2017--Aceptado: 28.09.2017

Bibliografia primaria

AGUSTIN DE HIPONA, De civitatedei. Ed. Dombart/Kalb. Corpus Christianorum Series Latina 42/43, Brepols 1995.

--, De ordine. Ed. Green. Corpus Christianorum Series Latina 29, Brepols 1970.

ARISTOTELES, Analytica Posteriora enAristotle 's Prior and Posterior Analytics. A revised text with introduction and commentary. Ed. Ross, Oxford 1949.

--, De mundo en Aristotle: On Sophistical Refutations. On Coming-to-be and Passing Away. On the Cosmos. (Loeb Classical Library). Traduccion Forster, E.S.; Furley, D.J. Harvard University Press, 1955.

BOECIO, De consolation philosophiae. Ed. Moreschini. Bibliotheca Scriptorum Graecorumet Romanorum Teubneriana, Munchen/Leipzig, 2005.

CICERON, De natura deorum. rec. W. Ax/ O. Plasberg M. Tulli Ciceronis scripta quaemanuseruntomnia, fasciculus 45. Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Teubneriana, Munchen/Leipzig 1998.

--, De oratore, ed. K. F. Kumaniecki, M. Tulli Ciceronis scripta quaemanuseruntomnia, fasciculus 3. Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Teubneriana, Munchen/Leipzig 1995.

DK = DIELS, H. / KRANZ, W. (EDS). Die Fragmente der Vorsokratiker (=DK). Berlin 1952.

ESQUILO, Prometeo Encadenado en Aeschyli Septem Quae Supersunt Tragoedias, Ed. Page, Oxford 1973.

EPICURO, Carta a Meneceo, en Epistulae Tres et Ratae Sententiae a Laertio Diogene Servatae: Accedit Gnomologium Epicureum Vaticanum. Bibliotheca scriptorum Graecorum et Romanorum Teubneriana. Peter von der Muhll (Ed.) 1998.

LONG, A./SEDLEY, D. (=LS). The Hellenistic Philosophers: Volume 2, Greek and Latin Texts with Notes and Bibliography. Cambridge 1989.

PLATON, Opera. Ed. J. Burnet, Oxford Classical Texts, Reimp. 1961. (Traducciones usadas: Las Leyes: Francisco Lisi, Ed. Gredos, Madrid, 1999; Fedro: E. Lledo. Ed. Gredos, Madrid1986).

PLOTINO, Opera. Editiominor, 3 vols., Oxford University Press, 1964-1982. (Traduccion castellana de J. Igal, Editorial Gredos, Madrid 1982).

PSEUDO-DIONISIO. De divinibusnominibus en Dionigi Areopagita, Tutte le Opere. Scazzoso P.; Bellini, E. (Eds.) Bompiani 2009.

SEXTO EMPIRICO, Opera. Recensuit H. Mutschmann (3 Bde.); Lipsiae (Teubner, Leipzig) 1912-1954.

SVF = Stoicorum Veterum Fragmenta. Ed. H. von Armin, Stuttgart 1978.

Bibliografia secundaria

BEUTLER, R; THEILER, W. (1956).Comentarios a Eneadas III, 2-3 en Plotin, Schriften, ubers. von R. Hader, Neubearbeitung mit griechischen Lesetext und Anmerkungen. Tomo Vb, Felix Meiner, Hamburgo.

FERRETTI, S. (1999). "La metafora del mondo come teatro in Plotino. Enn. III 2" en Storia, filosofia e letteratura, a cura di Mario Reale, Napoli 1999, pp.77-96.

GRAF, F. (2003). Art. "Adrasteia" en Der Neue Pauly. Metzler. Tomo I, p. 129.

HERMANNI, F. (2002). Das Bose und die Theodizee. Eine philosophisch-theologische Grundlegung. Gutersloher Verlagshaus.

KALLIGAS, PAUL (2014). The Enneads of Plotinus. A Commentary. Vol 1. Translated by Elizabeth Key Fowden and Nicholas Pilavachi. Princeton University Press, 2014.

LONGO, A. (2001) "L'arte e il teatro per spigareil mondo: Plotino, Sulla Provvidenza, En. III, 2, 16-18" En Studiorientali e classici XLVIII, 3, pp. 503-528.

MAYHEW, R. (2003) "The Theology of the Laws" en Bobonich, Ch. (Ed.) Cambridge Critial Guide to Plato's Laws. Cambridge.

MULLER, J. (2009) Art. "Seelenwanderung" en Horn, Ch. et al. (Eds.) Platon Handbuch. Metzler, pp.324-328.

PARMA, CH. (1971). Pronoia und Providentia. Der Vorsehungsbegriff Plotins undAugustins. Leiden, 1971.

RICH, A. (1957) "Reincarnation in Plotinus". Mnemosyne, Fourth Series, Vol. 10, Fasc. 3 (1957), pp. 232-238.

SCHAEFER, CHRISTIAN (2000) "Das Dilemma der neuplatonischen Theodizee: Versuch einer Losung" en Archiv fur Geschichte der Philosophie (82, 1), pp. 1-35.

SHARPLES, R.W. (1994) "Plato, Plotinus and Evil". Bulletin of the Institute of Classical Studies 39 pp. 171-181.

TONELLI, M. (2012) "La polemica acerca de la generacion del mundo en el tiempo: Plotino frente a sus predecesores." En Synthesis, vol 19, 83-103, p. 83-103.

YUNIS, HARVEY (Ed.) (2011) Plato's Phaedrus. Cambridge University Press. Cambridge.

Patricio Dominguez Valdes

Universidad de los Andes. Chile

Correspondencia: Patricio Dominguez.

Email: jpdominguez@miuandes.cl

Licenciado en Filosofia, Universidad de los Andes, Chile. Doctor en Filosofia, Universidad de Tubinga, Alemania. Profesor adjunto al Instituto de filosofia de la Universidad de Los Andes, Santiago de Chile. Mons. Alvaro del Portillo 12455, Las Condes, Santiago, Chile. fono: (56-22) 6191336.

(1) Cf. Beutler-Theiler (1956ss: 332); Sharples (1994: 171).

(2) Para una vision sinoptica de la teologia platonica de las Leyes, cf. Mayhew (2003). Los antecedentes estoicos de la doctrina plotiniana se pueden ver en SVF 2: 528, 933, 1118.

(3) Este el nucleo de la objecion gnostica, tal como lo reconstruye Plotino en En. II, 9, 4, 22-32; II, 9, 9, 1-26 y que aparece como trasfondo en el En. III, 2-3.

(4) Hay que notar que Plotino mismo esta de acuerdo en que el orden del mundo entendido como un "destino" ([phrase omitted]) omniabarcante conduce a tesis deterministas inaceptables, como la vaciedad de sentido de la expresion "lo que esta en nuestro poder" ([phrase omitted]), tan cara al estoicismo. Cf. En.III 1, 7.

(5) Cf. Ciceron, De natura deorum 2, 4: quid enim potest ese tam apertum tamque perspicuum, caelum suspeximus caelestiaque contemplatisumus, quam ese aliquid numen praestantissimaementis, quae haec regantur.

(6) Si bien es cierto que en el tratado de la providencia de Plotino no encontramos una demostracion pormenorizada de la existencia de la providencia antes de la investigacion de su esencia, como se podria esperar de un esquema de investigacion que se remonta a Aristoteles (Cf. Analytica Posteriora II 1, 98b) despues asumido por la retorica (cf. Ciceron, De oratore 14, 45), con todo, podriamos reconstruir una prueba de la misma de tipo platonica (i.e. a partir de la graduacion en el universo) atendiendo a la perfeccion ("la maravillosa artesania") del cosmos, desde el movimiento celeste a la prodigiosa complejidad de los animales y plantas mas infimos. Cf. En. III 2, 13.

(7) Cf. En. III, 2, 6, 3; cf. tambien I, 4, 13 y II, 9, 9 1-5.Para la tesis de que el virtuoso es inmune al mal se Cf. Platon, Apol. 41d1.

(8) Cf. Boecio, De Consolatione Philosophiae. IV prosa 6. Para un panorama critico del problema de la teodicea en la historia de la filosofia, cf. Hermanni (2002).

(9) Cf. En. VI, 7, 13.

(10) Sigo la traduccion de este giro platonico de E. Lledo (1986).

(11) Cf. Graf (1996) en Die Neue Pauly, I, p. 130; Yunis (2011: 143).

(12) Cf. DK I B13; Esquilo, Prom. 936.

(13) Cf. Aristoteles, De mundo 401b13s.

(14) Cf. Platon, Leyes X, 903b5-10.

(15) Cf. Gorgias 470 d ss.

(16) Rich (1957: 235-237).

(17) Para el argumento acerca de la justicia del castigo, cf. Gorgias 476a ss.

(18) Cf. Gorgias 523a-527a; Fedon 107d-114c; Fedro 246a-249d; Republica X, 614b-612b; Timeo 41e-42c; 90e-92c; Menon 81a-d; Leyes 870d-e; 872e; 903b-905d. Para una vision panoramica de la doctrina de la metempsicosis cf. Muller (2009).

(19) Cf. Fedon 81b; Republica X, 620; Timeo 91-92.

(20) Otros textos importantes relativos a la reencarnacion el corpus plotiniano se encuentran en En. III, 3, 4, 33-44; IV, 3, 27; IV, 7, 8; IV, 7, 14 VI, 7, 6. Como mostro Rich (1957: 233ss.), el hecho de que sea dificil encontrar coherencia en la doctrina de la reencarnacion no implica que esta sea para Plotino un mero dato de la herencia platonica; por el contrario, el hecho de que Plotino se tomara tantas molestias en responder a las objeciones que impugnaban la coherencia de la reencarnacion con otras doctrinas de su sistema demuestra suficientemente que la reencarnacion es una asuncion genuinamente plotiniana.

(21) Cf. Teeteto 176a5. Para explicar el "uso" que le da la providencia a los males Plotino acude a la metafora de la cicatrizacion de una herida por parte del animal; cf. En. III 3, 5, 29ss.

(22) Para esta expresion cf. Fedon 107d, Republica X 620d-e; Politico 271d-e; 272e-273a.

(23) Platon, Republica II 379c.

(24) Kalligas (2014: 447).

(25) Es de notar que, aunque Platon en Timeo 29d-30b describe al mundo como fruto de un razonamiento intencional ([phrase omitted]), Plotino ve en dicho relato solo una representacion mitica y no una doctrina metafisica. Para un analisis de los argumentos en contra de lecturas literales del Timeo con respecto a la (no) eternidad del mundo, cf. Tonelli (2012).

(26) Para el estado de cuestion hasta el siglo pasado sobre el dificil topico del origen del mal en Plotino cf. Schaefer (2000: 3-7).

(27) Cf. por ejemplo, San Agustin De ordine I 2; De civitate dei XI, 18; Pseudo-Dionisio, De divinis nominibus IV, 31ss.

(28) De civitate Dei XII, 4. Para un estudio de la influencia de Plotino en Agustin cf. Parma (1971).

(29) De ordine, I, 2.

(30) Cf. la explicacion sobre el pantomimo de Beutler-Theiler (1956: 355-356).

(31) La lista de productos no artisticos que sirven para la metafora incluye tambien a la guerra (En. III, 3, 2), el animal (En. III, 2, 8) y la ciudad (En. III, 2, 11; cf. tambien II 9, 9).

(32) Cf. tambien En. III, 2, 6, 18.

(33) Para el analisis de esta metafora estoy en deuda con Ferretti (1999) y Longo (2001).

(34) Kalligas (2014: 466).

(35) Cf. Epicuro, Carta a Meneceo 123ss.

(36) Una primera version de este articulo fue leida en el IV Congreso internacional de Estudios Griegos de 2014, organizado por el Centro de Estudios Griegos, Bizantinos y Neohelenicos "Fotios Malleros" de la Universidad de Chile. Agradezco las preguntas y comentarios de los alli participantes. Agradezco tambien especialmente las correcciones y sugerencias del Dr. Jose Antonio Gimenez a una version mas avanzada de este articulo.
COPYRIGHT 2018 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Dominguez Valdes, Patricio
Publication:Byzantion Nea Hellas
Date:Jan 1, 2018
Words:7322
Previous Article:ANTIGONA Y PRIAMO: DOS PERSONAJES ACTUALES.
Next Article:LA NOCION DE ENEMIGO NATURAL EN LA HISTORIOGRAFIA GRIEGA DEL SIGLO V A.C.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters