Printer Friendly

CANON, ESPACIO Y AFECTOS EN LAS AVENTURAS DE LA CHINA IRON, DE GABRIELA CABEZON CAMARA.

En un contexto de permanentes revisiones de los discursos heredados por la tradicion, algunas producciones de la ficcion argentina del nuevo milenio vuelven a leer los clasicos de nuestra literatura para reescribirlos y reevaluarlos proyectando nuevas y diversas miradas en torno a algunas concepciones que sostuvieron los cimientos de la identidad nacional. Asi, las bases ideologicas sobre las que se constituyo la nacion argentina como la tan prolifica oposicion sarmientina entre civilizacion y barbarie, la nocion de frontera, las figuras del gaucho, del indio y de los letrados retornan en recreaciones ficcionales bajo nuevas esteticas y miradas que marcan una relacion con algunos aspectos de nuestra contemporaneidad.

Este trabajo propone atender a una de estas relecturas a partir de la novela Las aventuras de la China Iron, de Gabriela Cabezon Camara. Escritora con una obra solida que goza cada vez de mayor reconocimiento en el campo literario argentino, Gabriela Cabezon Camara publico La virgen cabeza (2009), Le viste la cara a dios (2012), Romance de la negra rubia (2014) y la novela que nos ocupa de 2017. El desarrollo de su proyecto creativo se inscribe en el linaje de la estetica neobarroca o, mas precisamente, en el neobarroso perlongheriano--como el arte del destronamiento--por lo que se destaca un minucioso trabajo con el lenguaje y con un acervo cultural que en el tejido de sus ficciones funde elementos de la mas canonica tradicion literaria con otros de raigambre popular.

La trama de Las aventuras de la China Iron se enlaza principalmente con el poema de Jose Hernandez, El gaucho Martin Fierro (1872-1879) que relata las desventuras de este personaje, y por extension, de su grupo social, asociadas a la politica nacional. (1) Especificamente, la novela de Cabezon Camara se desarrolla a partir de uno de los elementos que el clasico de la literatura argentina ha dejado en las sombras: la figura de la mujer. La China Iron es la esposa de Martin Fierro y la protagonista de esta novela cuyo periplo se inicia cuando sale del rancho para liberarse del sometimiento y la violencia a los que la vida con Fierro y la pobreza la han sometido hasta entonces. Con un perro macho al que bautiza Estreya y con la inglesa Elizabeth, la China parte en carreta en un viaje que la llevara por "El desierto" hasta llegar a "Tierra adentro", trayecto que tiene, ademas, un sentido metaforico respecto de la evolucion del mundo interior de este personaje. Este viaje oficia para la protagonista como una iniciacion o, en sus palabras, como "el comienzo de otra vida" (17) por medio del que experimenta multiples transformaciones en el aspecto material y en su subjetividad que le permiten conocer el sentido de la libertad. A partir de, y frente a la escritura de Jose Hernandez, emerge la de la China Josefina, en cuya pluma se aloja una mirada que "ilumina" desde una perspectiva inedita el desierto argentino disputando y transgrediendo las formulaciones geograficas, antropologicas, economicas y simbolicas de la tradicion literaria argentina del siglo XIX para proyectar la posibilidad de una nueva fundacion. La idea de iluminacion se instala desde el inicio de la novela a partir de la elaboracion de un campo semantico rico en imagenes que la China utiliza para configurar una mirada otra del espacio polvoriento del desierto: "brillo", "luminoso", "luz", "radiante", "destellara", "refulgia" (11) que operara como instancia liminar de un nuevo modo de experimentar el mundo.

La novela de Cabezon Camara establece un dialogo-respuesta con la mencionada obra de la gauchesca que, recordemos, fue legitimada por Leopoldo Lugones en El payador (1916) como engranaje clave en la conformacion de la identidad nacional situandola en el centro del canon de la literatura argentina. Nos interesa, en este sentido, dilucidar, primero, algunos de los aspectos cruciales de la novela que constituyen las tensiones ideologicas en relacion con el poema hernandiano; luego, aludir al dialogo que establece con otros linajes de la literatura argentina del siglo XX y XXI para pensar en su localizacion con respecto al canon. En relacion con lo anterior, nos detenemos, en segundo lugar, en una reflexion acerca de la configuracion del espacio en la novela que repone la imaginacion utopica como posibilitadora de la fundacion de una nueva comunidad. Por ultimo, articulamos la lectura de la novela con algunos aportes del denominado "giro afectivo" como marco de referencia potente para una critica del paradigma de la modernidad. Este recorrido que implica revisar la relacion del texto con el canon, la configuracion del espacio y el lugar de los afectos nos permite pensar en Las aventuras de la China Iron como un acontecimiento clave de la produccion contemporanea orientada a la fundacion de un nuevo espacio literario a partir de la (nueva) visita y reversion del clasico de la literatura argentina.

DEL CANON AL CORPUS: DISPUTA, TRANSGRESION Y FUNDACION DE NUEVOS ESPACIOS LITERARIOS

Como se situa la novela que nos ocupa respecto del canon de la gauchesca a partir de algunos de sus elementos composicionales? La primera respuesta de Las aventuras... al Martin Fierro se encuentra, como senalamos, en la identidad de la voz narrativa: quien narra es aquella que en el poema es apenas referida como la china de Fierro y madre de sus dos hijos. Por tanto, la novela imagina y torna audible la historia de una de las voces silenciadas de la literatura, de una subjetividad desechada en el concierto de los debates decimononicos en torno a la construccion del Estado-nacion. Este rescate de la perspectiva de la mujer--que ha recibido poca atencion en la literatura canonica (europea, latinoamericana o nacional)--puede advertirse tambien en textos literarios argentinos como Rio de las congojas (1981), de Libertad Demitropulos y La senora Macbeth (2003), de Griselda Gambaro, entre otros, lo que ha dado lugar a lecturas desde perspectivas feministas y queer donde buena parte de las numerosas resenas criticas inscriben la produccion de Cabezon Camara y esta novela en particular. En efecto, uno de los motivos que se destaca en el proyecto creativo de Cabezon Camara es el protagonismo de las mujeres trans y lesbianas. Su apuesta literaria por medio de estos personajes apunta a desmontar la heteronormatividad como forma de dominio, a visibilizar y reivindicar otras formas del deseo, la sexualidad y los afectos. Su literatura desclasifica, licua jerarquias entre alta y baja cultura en una busqueda por imaginar un mundo igualitario, libre de opresiones. En tal sentido, la escritora ha reconocido que su literatura puede entenderse como una apuesta queer (Borrelli Azala). (2)

En cuanto a la identidad de la protagonista, no es casual que el cuarto apartado de la primera parte se titule "La China no es un nombre" que responde de manera directa al texto de Hernandez. En efecto, al presentarse a la inglesa Liz la protagonista dice ser "la China"--nominacion que corresponde en este contexto a "mujer del gaucho"--a lo que la primera le responde "que ahi donde [yo] vivia toda hembra era una china pero ademas tenia un nombre" (22). Ante la ausencia de un nombre (que es la ausencia de la identidad de la mujer de Fierro en el poema), la inglesa la nombra: "China Josephine Iron, me nombro, decidiendo que, a falta de otro, bien estaria que usara el nombre de la bestia de mi marido; yo dije que queria llevar mas bien el nombre de Estreya, China Josephine Star Iron entonces; me dio un beso en la mejilla, la abrace..." (22-23). El nombre de la protagonista deviene de una relacion con diferentes otros y codifica sentidos en diversos niveles. Por una parte, es el femenino de Jose y establece en este aspecto una asociacion con el nombre de pila de Hernandez apuntando a la autoria de la escritura del texto tutor y su (re)version en esta novela, es decir, de la voz del letrado estanciero a la voz de la mujer otrora silenciada. "Josefina" o "Josephine" refiere tambien, segun senala Gabriela Cabezon Camara (Pomeraniec), a un homenaje a la estudiosa de la literatura Josefina Ludmer cuyos aportes a la gauchesca son clave para la critica argentina. (3) Con "Iron" (Fierro) se conserva la inscripcion de la protagonista en el linaje gauchesco aunque la mutacion a la voz inglesa implica un desplazamiento: de la China, esposa del gaucho Fierro, a una China de fierro, una mujer fuerte. En el nivel diegetico la eleccion del nombre surge de la relacion entre la protagonista y Liz dando cuenta asi de un proceso de asignacion identitaria que se negocia entre los deseos de la primera y la nominacion de la segunda. Liz, en efecto, oficia como guia de la China en su proceso de descubrimiento de otras posibilidades de comprender(se) y mirar el mundo que la rodea. Este evento le posibilita emprender el viaje con una naciente conciencia de su identidad y del ejercicio de la libertad que parte de la eleccion del nombre propio --por fuera de toda inscripcion legal--; el recorrido de este personaje se ira completando, en su interaccion con la naturaleza y otros personajes, mediante la incorporacion de saberes diversos y el reconocimiento de sus afectos y deseos.

El desierto argentino durante el siglo XIX se presenta como el escenario de los cruentos enfrentamientos entre colonizadores y pueblos originarios que tras la campana militar conocida como Conquista del desierto (1878-1885) y el genocidio de los nativos quedara bajo el control del Estado. La proyeccion de la imagen del desierto como espacio cuasi inhabitado y salvaje que debe ser conquistado por la civilizacion encuentra una de sus formulaciones mas acabadas en el Facundo o civilizacion y barbarie en las pampas argentinas (1845) de Domingo F. Sarmiento. Esta geografia vasta, promesa de riquezas y progreso para la nacion, ocupara un lugar preponderante en la narrativa del XIX consustanciada con la figura romantizada del gaucho. En relacion con ello, otro desplazamiento de la novela de Cabezon Camara con respecto al Martin Fierro se encuentra en el juego que produce entre la figura del autor, Hernandez, y el producto de su creacion, Martin Fierro. Ambos se recrean como personajes aunque reciben un tratamiento dispar en el que se inscribe una de las improntas valorativas del texto. Fierro, quien asesina al amor de adolescencia de la protagonista y obtiene a la China, como si se tratara de un objeto, tras ganar una partida de truco, (4) conoce luego el amor con Cruz, el dolor posterior por su perdida asi como la crueldad de Hernandez en la estancia "Las hortensias". Luego de este proceso de transformacion, el reencuentro entre los otrora esposos se cierra bajo el signo de la reconciliacion tras el sincero pedido de perdon de Fierro a la China que se revela tambien en sus acciones: es el quien ha recuperado a los hijos de ambos y quien amorosamente los cria. De esta manera, el gaucho resulta expiado.

No ocurre lo mismo con la figura del escritor; el personaje de Hernandez sintetiza la cosmovision decimononica que constituye la base ideologica del latifundismo y la explotacion humana a traves de una mirada celebratoria del imperialismo ingles. La vida en su estancia se organiza a partir del impulso civilizatorio que implica el disciplinamiento y el control de los cuerpos de los gauchos a traves de la alfabetizacion, la higiene, el ejercicio y el trabajo. Los gauchos y las chinas son sometidos a intensas tareas, sin descanso y sin pago por su labor. Hernandez es el vocero presuntuoso que muestra y relata a la inglesa Liz el funcionamiento de su estancia. La construccion bufonesca del letrado a traves de las referencias a sus borracheras y exabruptos verbales asi como su crueldad que se revela en la parcela de lo que denomina el "Campo Malo" donde se describen las torturas que reciben los desobedientes, constituyen en el texto un desmantelamiento de la base ideologica sobre la que se conformo el Estado-nacion. De esta manera, el texto subraya la condicion brutal de lo supuestamente civilizado; es decir, en una relacion que polemiza con el relato moderno, "lo incivilizado" no se aloja en el gaucho, la china ni el indio sino precisamente en el espacio de la estancia dirigida por un patron-padre autoritario, Hernandez. La situacion decadente en la que se presenta a este personaje opera entonces como signo de la caida y el agotamiento del relato de la modernidad (el progreso, la civilizacion, etc.) que no ha hecho mas que revelar lo que intenta ocultar: las relaciones de dominacion y el sistema policial de control y disciplinamiento de la tierra, los cuerpos, los afectos y las formas de conocimiento. De este modo, la novela deconstruye, en un gesto de resistencia y destronamiento, la oposicion entre civilizacion y barbarie.

El conocimiento que la novela revela en torno a los textos canonicos se advierte, ademas, en diversos guinos y referencias veladas a la literatura del diecinueve como "La refalosa" (1839), de Hilario Ascasubi, Una excursion a los indios Ranqueles (1870), de Lucio V. Mansilla, La cautiva (1837) y El matadero (1871), de Esteban Echeverria. Tambien el siglo XX cuenta con referentes que revisitan y reescriben la gauchesca. En este sentido, el procedimiento borgeano de imaginar situaciones o variaciones de las historias de los personajes de El gaucho Martin Fierro como en los relatos "El fin" o "Biografia de Tadeo Isidoro Cruz", es recuperado en la novela de Cabezon Camara para dar cauce a la historia de la China Iron. Las aventuras... activa tambien la memoria de otros textos que retornan a elementos de la gauchesca y que experimentaron vaivenes en su legitimacion dentro del sistema literario argentino pero que encuentran en la actualidad, al menos en el ambito academico, un reconocimiento indiscutible. Tales son los casos de Cesar Aira con textos como Ema, la cautiva y El vestido rosa, y Copi con Cachafaz que, en una visita transgresora al canon de esta literatura inscriben el travestismo y las relaciones homoeroticas entre los gauchos desmantelando la heternormatividad instaurada por el imaginario del arrojo y el coraje de estos personajes. Otras notables visitas al genero la constituyen en este sentido textos de Osvaldo Lamborghini y Martin Kohan. Asimismo, en algunas referencias a la naturaleza y representaciones del erotismo encontramos en nuestra novela ecos de El limonero real y El entenado de Juan Jose Saer, respectivamente, como tambien de Juan L. Ortiz que otorga la impronta fluvial al texto de Cabezon Camara.

Con anterioridad a la publicacion de la novela de Cabezon Camara, en los primeros anos del siglo XXI, circulan dos textos que retornan al Martin Fierro y lo reescriben: El Martin Fierro ordenado alfabeticamente, de Pablo Katchadjian (2007) y El guacho Martin Fierro (2011), de Oscar Farina. El primero se trata literalmente de una organizacion alfabetica de los versos del poema hernandiano que, en su repeticion y nueva disposicion apunta al desmontaje de la tradicion. El texto de Farina se construye sobre una reescritura del Martin Fierro aunque la historia no se localiza en la llanura sino en el conurbano bonaerense donde el protagonista, el guacho, es un criminal --como el gaucho--que canta sus desventuras acompanado de un keytar, instrumento caracteristico de la cumbia villera. (5) Este intenso caracter dialogico de Las aventuras... posibilita advertir por medio de citas mas o menos directas, alusiones, reelaboraciones estilisticas, parodias y homenajes la aguda lectura de diversos linajes de la tradicion literaria nacional. Aun asi, el desafio de Gabriela Cabezon Camara en la escritura de este texto ha sido el de lograr que un lector "sin enciclopedia pueda leer una road movie, una novela de aventuras o una novela de amor. Una novela de amor a la tierra y una novela donde se piensa otro mundo sin tener por que saber todo lo demas: no queria hacer una novela tan entre nos" (Pomeraniec).

A las filas de estas revulsivas reescrituras del clasico hernandiano del siglo XX y XXI se suma Las aventuras... que dialoga tambien con movimientos como el "#niunamenos" (6) y manifestaciones como las del 8M, con sus practicas y discursos que ponen en escena de manera ineludible una nueva sensibilidad social respecto de las problematicas vinculadas al genero, especialmente la visibilizacion de los reclamos de las mujeres y de la comunidad LGBTIQ. (7) En este sentido, nos preguntamos si puede pensarse hoy en la conformacion de un corpus--donde se inscribiria esta novela--que ataca el canon pero no tras la busqueda de una inscripcion en el sino para operar la apertura de un nuevo espacio cuyas caracteristicas estan por definirse, pero en el que, en principio, se excluiria toda perspectiva que involucre el desconocimiento de la diversidad y de las relaciones de poder que perpetuan las diferentes manifestaciones de la violencia patriarcal. Una interesante respuesta encontramos en el texto titulado "Escribir, hermanas, como delito de genero y venganza de sangre" en el que, con la entonacion de un manifiesto, Dolores Reyes se aparta de las nociones de canon y de literatura femenina para senalar "la necesidad de un quiebre en el eterno canon masculino de la literatura argentina y latinoamericana, marcando nuestra urgencia de borrar el papel en donde los autores masculinos han escrito sobre nosotras, para empezar a articular nuestras propias voces" (Reyes). La propuesta consiste en la conformacion de un corpus que elude la nocion de canon en el sentido de que no se plantea como verticalista ni cerrado, no implica mandamientos ni cetros, imaginarios estos de la ley patriarcal. Reyes da inicio a un corpus--que invita a sumar nombres--a partir de un decalogo donde figuran los nombres de Sara Gallardo, Libertad Demitropulos, Silvina Ocampo, Alfonisna Storni, Alejandra Pizarnik, Susana Thenon, Maria Moreno, Selva Almada, Liliana Bodoc y Gabriela Cabezon Camara.

Resulta interesante entonces que el canon entendido como constructo exclusivo y excluyente en cuyo seno historicamente se invisibilizaron, con contadas excepciones, las escrituras de mujeres y sus voces, sea recusado para pensar en la construccion de nuevos espacios--nuevos corpus--que alojen esteticas desclasificadoras y funciones de autor por fuera de la herencia patriarcal. Como senalamos anteriormente, Las aventuras... revela, a partir del dialogo con el Martin Fierro y sus reescrituras, un profundo saber acerca del canon aunque no disputa un lugar en el sistema de la legalidad masculina sino que lo transgrede en una busqueda por constituir otro espacio. En este sentido, ese otro espacio en construccion se advierte en una serie de acciones de escritoras, criticas y editoras que promueven la visibilizacion de autoras argentinas y latinoamericanas. (8)

Respecto del canon, Gabriela Cabezon Camara comenta en una entrevista con "Fractura":

Creo que ha habido una especie de estallido, hay un monton de autores, cierta multiplicidad, no hay un patriarca. (...). Tal vez es una clase de consenso al interior del campo literario, pero la verdad es que no se que es el canon, me hace pensar en canonigo, cura, algo clerical. El escritor patriarca, excelso me hace pensar en las sagradas escrituras, me suena un poquito conservador, no se, voy a buscar la etimologia de canon... "originalmente una vara de medicion".

Creo que es algo de corte politico, que haya uno que construye lo perfecto o algo asi, y al que todos tenemos que referirnos. No se, me parece una idea conservadora y no se a quien le puede servir... a los conservadores.

Esa cosa de ordenar a los autores en jerarquias. Es mas interesante y productivo pensar en una multiplicidad de voces, algo mas polifonico y mas horizontal. Esa cosa piramidal de dios padre, dios hijo, el espiritu santo, condes, duques, marqueses...

Esa estructura piramidal no entiendo bien para que sirve, obedece a algun reporte claramente politico, no entiendo por que Sara Gallardo o Libertad Demitropulos no estarian en un canon.

... en algun lugar y en cierto sentido y para ciertos nucleos conservadores que crean estas ideas de canon, somos outsiders y cuando sos outsider jugas mas, tenes menos que conservar, estas menos metida en la trenza de los que deciden cosas como el canon, entonces tenes menos reglas, eso te hace mas libre. La periferia a veces ayuda. (Katunaric)

El sistema canonico funciona por un conjunto de dispositivos que involucra aspectos intrinsecos y extrinsecos a los textos (Bourdieu; Jitrik). Esto es, los textos son analizados, comentados, resenados por los especialistas, tienen mayor o menor circulacion y un valor agregado en funcion de las editoriales que los publican, ingresan o no en el circuito de reconocimiento de pares y premiaciones, se traducen y tienen mayor o menor impacto de ventas. En la actualidad, la figura del escritor acompana el proceso de legitimacion de los textos por medio de presentaciones y entrevistas. Si retornamos en este sentido a nuestra novela advertimos que muchos de esos mecanismos estan presentes en la inmediata valoracion de Las aventuras... como hecho estetico clave de la narrativa argentina reciente: las resenas del libro en los medios, la editorial que lo publica, las numerosas entrevistas a la escritora, el analisis en ambitos academicos, etc. Por tanto, la propuesta de la conformacion de un corpus por fuera de la idea de canon donde podria inscribirse nuestra novela se sostendria puntualmente en la dimension ideologica que los textos inscriben por fuera de la herencia patriarcal, en la desclasificacion y en la multiplicidad polifonica y "mas horizontal" que rescata Cabezon Camara.

ESPACIO: EL MOTIVO DEL VIAJE Y EL IMAGINARIO DE UNA NUEVA FUNDACION BASADA EN "LO COMUN"

Como se configura en la novela ese otro espacio? Que rasgos especificos lo identifican y que efectos ideologicos involucra? Desde un abordaje politico, Doreen Massey postula, en primer lugar, que "el espacio es producto de interrelaciones. Se constituye a traves de interacciones, desde lo inmenso de lo global hasta lo infimo de la intimidad" (102). Es posible detectar un doble movimiento en el texto en torno a la constitucion del espacio: la oposicion y la fundacion. La oposicion se advierte en cuanto polemiza con el espacio del desierto instaurado por la literatura del XIX que implica esferas cerradas, delimitadas por posiciones exclusivas y excluyentes de toda diferencia que no figure en los terminos de su propia legalidad (el gaucho, el indio, la mujer, las identidades otras); esferas sobre las que se consolido el Estado-nacion. Por fundacion, porque el texto disena un espacio en formacion mediante modalidades de interrelacion diversas en las que destaca la presencia de los afectos y deseos entendidos no como parte del discurso patriarcal que los clasifica como privativos de lo instintivo, de la naturaleza o lo femenino, sino como vectores de fuerza de una organizacion politica cuyo principal rasgo yace en la idea de "lo comun", aspecto sobre el que retornaremos.

La novela postula una geografia de espacios materiales y subjetivos que se tensiona con los imaginarios instalados por la tradicion de la literatura nacional del espacio de la llanura y el desierto como superficies homogeneas o cuasi inhabitadas. Como comenta la escritora: "Para hacer un desierto en la patria habia que matar a un monton de gente, porque no habia un desierto" (Yuste). En este desierto que no es desierto, el discurso oficial decimononico situo lo otro "salvaje", lo "excluido". El texto de Cabezon Camara muestra, en cambio, la vida de este cronotopo, sus pliegues, complejidades, multiplicidades y posibles devenires. Junto con la sarmientina oposicion civilizacion/barbarie la novela desmantela tambien las diadas "centros/ periferias" o paises "avanzados/atrasados" principalmente a traves de las interrelaciones entre las protagonistas, la China y la inglesa Liz. A traves del motivo del viaje, las fronteras se desdibujan: esto aplica a la lengua, donde encontramos intervenciones del ingles y del guarani en el castellano de la China Iron; a los elementos que serian privativos de una cultura (el whisky, el te), y tambien a la identidad de genero y sexual de algunos personajes. Asi, la multiplicidad estalla en la novela frente a todo discurso homogeneizador. Este aspecto se asocia al segundo postulado de Massey en relacion con el espacio:
  ... el espacio es la esfera de la posibilidad de la existencia de
   la multiplicidad; es la esfera en la que coexisten distintas
   trayectorias, la que hace posible la existencia de mas de una voz.
   Sin espacio, no hay multiplicidad; sin multiplicidad no hay
   espacio. Si el espacio es en efecto producto de interrelaciones,
   entonces debe ser una cualidad de la existencia de la pluralidad.
   La multiplicidad y el espacio son co-constitutivos. (102)


Asi, durante la travesia en la carreta la China deviene "alma doble". Cada vez mas atraida por Liz, se corta las trenzas, se viste como varon y mantiene relaciones con la inglesa. El gaucho Rosario, personaje que se suma al viaje con las protagonistas, es llamado Rosa; el perro macho recibe el nombre de Estreya y Martin Fierro deviene homosexual. Como observaremos la convivencia de la pluralidad encontrara su forma mas acabada en la novela en la ultima parte, "Tierra adentro".

El motivo del viaje que estructura el texto puede vincularse tambien al tercer postulado que Massey establece para el espacio: "porque el espacio es producto de las relaciones..., siempre esta en proceso de formacion, en devenir, nunca acabado, nunca cerrado" (102). De este modo, la convivencia de pluralismos y diferencias en la novela, las costumbres propias de cada cultura que encarnan los diferentes personajes y su cualidad relacional, considera la union de lo local y lo inter o transnacional pero las interrelaciones que se establecen en el mundo representado disenan un mapa movil, en proceso, que no afianza hegemonias e identidades sino que se intrican para afirmar una concepcion abierta y dinamica del espacio, modos de afecto y convivencia que desbordan y se abren mas alla de los relatos estancos y clasificatorios. En este sentido, las relaciones de dominacion y subordinacion aparecen como cosas del pasado; mientras las protagonistas se desplazan en una suerte de road trip, el lector espera con inquietud la llegada de los personajes a las diferentes postas; sin embargo, los fantasmas de la violencia y la dominacion se desarman o se responden con resistencias efectivas: "Liz tenia un plan muy sencillo...: nos ibamos a ir de ahi [la estancia de Hernandez] los tres como habiamos venido pero no nos ibamos a ir solos. Nos ibamos a llevar a los gauchos mas baquianos y a los que ya habian aprendido como habia que trabajar (...). Llegamos tres y nos ibamos a ir con veinte mas, la peonada antes y nosotros despues. Habria justicia" (126).

La operacion en la novela de Cabezon Camara con el espacio-tiempo resulta interesante en la medida que yuxtapone el contexto espacio-temporal e ideologico del XIX con un horizonte valorativo que dialoga con algunos discursos contemporaneos como, por ejemplo, los que reivindican las identidades estigmatizadas y las disidencias sexuales:
  ... y me tire en el pasto y me deje pintar por una machi que me
   habia visto el alma tararira y la vi a Liz otra vez potra y le lami
   el lomo y Liz me hablaba en ingles y me decia tigress, mi tigresa,
   my mermaid, my girl, my good boy, mi gaucha blanca, my tigress otra
   vez y nos dejamos caer en el barro y con nosotras Kauka, y con
   Kauka, Catriel y enseguida Rosa y Millaray y nos revolcamos hasta
   ser tan sapos como los sapos que nos saltaban alrededor y sapos
   copulamos ahi en ese barro que parecia el principio del mundo y
   como habra sido en el principio nos amamos todos sin pudores...
   (154)


Se tensionan de esta manera dos cosmovisiones: la moderna, con sus derivados como civilizacion/barbarie y el caracter de imaginarios estancos que suponen en torno a diferentes sujetos y sus practicas, y la propuesta por la novela que se desplaza hacia multiples posibilidades de convivencia y devenires integrando las diferencias y licuando las fronteras: linguisticas, de afectos, de genero, sexuales, de razas, de clase como tambien aquella que separa al hombre de la naturaleza:
   Nuestros indios ya no eran selk'nam, se habian mezclado con los
   tehuelches y con bastante winca, pero habian elegido recordar a los
   abuelos mas australes que tenian. Nos dijeron que ellos eran el
   desierto y que nos abrazaban.

  ... no sabe Kutral-Co de que color ser, esta viva, la laguna es un
   animal, mira Estreya la hermana laguna indecisa, llamaba a mi
   perrito, mira Kaukalitran como tiene metido el sol mi Estreya, mira
   Liz que hermosa puma es Kaukalitran, mira como corro sobre mis dos
   patas de nandu... (152-53)


Asi, el espacio no se limita a un sistema cerrado de relaciones sino que se torna movil abriendo paso a interrelaciones que posibilitan transformaciones y devenires por fuera de la ley patriarcal. De esta forma, propone la fundacion de un espacio alejado de la idea de Estado-nacion: "No habia centro..., ni una ruka mas grande que las otras" (155); la propuesta se inscribe entonces en el orden de lo comunitario donde lo que impera es, en efecto, el bien comun.

Esta modalidad de configuracion espacial de la novela puede situarse en los debates contemporaneos acerca de la nocion de comunidad. Sin desconocer la heterogeneidad de perspectivas que la abordan desde las ciencias sociales y la filosofia, resulta interesante recuperar la mirada de Roberto Esposito en "Inmunidad, comunidad, biopolitica" que busca (re)establecer el caracter politico de la idea de comunidad luego de las revisiones filosoficas de la decada del ochenta (particularmente la de Jean-Luc Nancy) que la habian alejado de sus precedentes sustancialistas, ligados a la tierra y la sangre, pero la habian conducido al mismo tiempo a un callejon sin salida donde se perdia la subjetividad y, por tanto, la politica (102). A traves de un profundo estudio en torno a la nocion de comunidad y sus articulaciones con el paradigma de lo inmune y del biopoder, el filosofo sostiene que lo propio, lo privado y lo inmune disuelven la idea de bien comun "cada vez mas reducida en intensidad y extension en un mundo que realmente se desea global" (111). La dialectica entre lo privado y lo publico resultan una amenaza para lo comun--que no es lo propio, ni lo publico ni lo global. Salir de esta amenaza implica la produccion de espacios de lo comun donde puede tener lugar una biopolitica afirmativa "de la vida y ya no sobre la vida" (114). La privatizacion de los cuerpos y de los recursos naturales requiere, senala Esposito, de respuestas que integren lo que no es propio--lo comun--desde la consideracion no de objeto sino de sujeto. Siguiendo estas reflexiones, advertimos que hacia el final de la novela se configura un espacio comunitario al modo de una biopolitica afirmativa que se presenta a traves de la relacion entre los personajes y de ellos con su entorno medioambiental. En este sentido, nos podemos referir a la creacion de una utopia ecologica que pone en evidencia la fuerza de una comunidad para lograr autonomia y libertad. En palabras de Cabezon Camara, es en esta construccion que yace la belleza, es decir, en "lo que se puede construir junto a los otros, en una comunidad no opresiva" (Pittella). Conocida es la preocupacion de la escritora por las problematicas medioambientales y su posicionamiento:

... estamos viviendo un biocidio... Me parece que urge otra manera de pensar la naturaleza, otra manera de pensar a los otros seres vivos. Hemos hecho un infierno del planeta para todos. Para los animales hicimos un infierno horrible... Me parece que la defensa de la naturaleza es urgente, y no se si no tendria que ser el eje de la lucha. Porque es una situacion grave y me parece que es una lucha que cuestiona fuerte al corazon del capitalismo y al extractivismo como modelo, la propiedad de la tierra. Si no, como vas a defender algo que no es tuyo y el que la posee es el que decide que se hace? Para poder defenderla tiene que ser de todos. (Bel)

En Las aventuras... "Tierra Adentro" no es barbarie sino una suerte de paraiso de libertad. La naturaleza, que recibe una atencion clave a lo largo de todo el texto adquiere, en esta parte, movilidad, multiplicidad y vitalidad:
   El desierto--siempre habia creido yo que era el pais de los indios,
   de esos que entonces nos miraban sin ser vistos--era parecido a un
   paraiso. O a lo que yo podia considerar como tal: las lagunas que
   yacian en las partes bajas y las que subian estaban, que curioso,
   mas arriba que algunas tierras secas, los arboles se multiplicaban
   y eran todo lo que podia verse en muchas zonas, los pajaros
   cantaban a los gritos... (149)


En este espacio, la relacion entre los personajes y la naturaleza se establece de manera horizontal, a modo de religamiento con el entorno lo que apunta a, en terminos de Gisela Heffes, una "poetica de la preservacion" en contraposicion a las politicas de destruccion de los recursos naturales (el latifundismo, el agroextractivismo). (9)

En un espacio de estas caracteristicas se derriban tambien las practicas y discursos normalizadores en torno a la belleza y las practicas sexuales; los varones pueden llorar y criar amorosamente a sus hijos, las mujeres entablar relaciones sin competencias. Se trata, en suma, de una configuracion cronotopica en la que resultan inoperantes las leyes puestas en circulacion por la legalidad moderna, patriarcal, capitalista y que posibilita pensar, a partir del clasico que se reversiona, en otras formas de organizacion inclusivas.

Como proyeccion orientada a un porvenir deseable, esta construccion del espacio ficciona un futuro. " En que medida--se pregunta Auge--una obra literaria puede anticipar el futuro o inaugurarlo?" (34) y senala, luego, dos grandes modalidades de la relacion con el futuro. La primera, hace de este una continuidad del pasado; la segunda, un nacimiento o inauguracion. Es decir, la polaridad se juega entre "la obsesion por el sentido que remite al pasado y la obsesion de libertad que remite al futuro" (Auge 34). En nuestra novela, se advierten tensiones y disputas en torno al futuro: el que avizora Hernandez para la construccion de la nacion y el que construyen los personajes de la comunidad en "Tierra adentro" a modo de inauguracion. En este ultimo caso, apunta a un porvenir utopico que no olvida el pasado: se enlaza a el por oposicion (a todo tipo de colonizacion) pero tambien por la memoria de lo comunitario propia de las organizaciones indigenas donde se privilegia el espacio de "lo comun" y, en ese marco, se respetan las libertades individuales:
   Los indios son seres Mewlen, del viento, vole en mi primera noche
   de ruka, me empece a aindiar resfalando contra el cuerpo de Kauka
   sobre las plumas casi rojas de tan rosas, dejandola entrarme con
   sus manos de arquera, es fuerte y es hermosa y la quiero conmigo y
   me hizo de su tribu en un tiempo muy corto, casi el mismo que me
   habia llevado ser familia con Liz y Estreya y Rosa; alla entre los
   indios se me agrando la familia con mis propios hijos, Juan y
   Martin, con Kauka y sus hijas, Nahuela y Kauka, que tambien son
   hijas mias hoy, y con los menos pensados, Fierro y Oscar. Las
   familias nuestras son grandes, se arman no solo de sangre. Y esta
   es la mia. (165)


No resulta entonces casual que, como senala Susanna Regazzoni (214), la novela se desplace desde un yo, la China, hacia un "Nosotros", la comunidad. Su importancia se advierte incluso en la plasmacion grafica del pronombre con mayuscula: "... vivimos en casas que se sostienen en el agua, las amarramos con poderosas sogas hechas de cuero, no hay manera que nos inunde, subimos Nosotros con el agua cada vez que sube el rio y bajamos cuando baja..." (175).

Espacios afectivos, espacios politicos: hacia nuevas comunidades imaginadas (10)

El motivo del viaje, vector cronotopico que organiza la trama argumental de la novela, involucra dimensiones materiales en la travesia por la llanura--proteger la carreta del polvo, encontrar los alimentos, guarecerse de los fenomenos atmosfericos que ponen en peligro a los personajes, etc.--y, de manera concomitante, dimensiones subjetivas. Si, como senala Massey, el espacio es producto interrelaciones desde lo global hasta lo infimo de la intimidad, en Las aventuras... la intimidad y la dimension de los afectos ocupan un lugar central para la fundacion de nuevos imaginarios espaciales que articulan lo subjetivo y lo colectivo.

Mabel Morana expresa que el afecto participa del espacio y lo produce en parte en tanto tiene la capacidad "de cambiar la naturaleza del espacio tiempo a partir de la energia que el afecto emite en el proceso de su dispersion" (321). La autora pasa revista a los multiples factores que contribuyeron a que los afectos emergieran como vertiente diferenciada en el marco de la teoria cultural y senala que el giro afectivo avanza por las vias que inaugura la teoria feminista y la teoria queer permitiendo arrojar nueva luz sobre la relacion entre lo social y lo subjetivo (313-319). El giro afectivo posibilita una critica de la modernidad diferente a las perspectivas de analisis de la cultura "y al estudio de las formas de dominacion que se asocian con la organizacion de los Estados nacionales" (319). Morana define el afecto como:
   Una fuerza en constante formacion, inacabada por naturaleza,
   abierta, exterior, inestable. Integra la consolidacion de los
   biopoderes y las formas de control social que los imponen, tanto
   como las estrategias de resistencia que los desafian. El afecto se
   mueve entonces entre los extremos del control y el exceso.
   Constituye una fuerza a la vez constructora y deconstructora,
   cohesiva y dispersante, un punto ciego de la racionalidad moderna y
   una de sus mas nitidas lineas de fuga. (323-24)


Entonces podemos asociar la concepcion de Massey del espacio con el afecto donde este ultimo funciona como componente que interviene en su produccion. La formalizacion representacional del afecto en el caso de la protagonista de nuestra novela (sentimientos, deseos, pasiones, etc.) opera como estrategia de resistencia a las formas de control y disciplinamiento de cuerpos, percepciones y saberes que establecen las fronteras entre lo legal y lo ilegal, lo normal y lo anormal, lo aceptable y lo inaceptable. La dispersion y el devenir de diversas identidades de genero y sexuales desarman y, de manera concomitante, desclasifican las etiquetas estancas y la naturaleza dual de las dicotomias heredadas del relato moderno (publico vs. privado; civilizacion vs. barbarie, razon vs. emocion, etc.). En este sentido, la vida nomada y aventurera, restringida a la esfera masculina en la literatura del XIX (Una excursion a los indios ranqueles, por ejemplo), se desestabiliza con el protagonismo de las mujeres en la novela de Cabezon Camara. Asimismo, la construccion de lo masculino viril ligado a la esfera publica se deconstruye cuando, por ejemplo, entre los jefes guerreros de la comunidad participan sin distincion mujeres, hombres u otras identidades de genero: "En mi nacion las mujeres tenemos el mismo poder que los hombres. No nos importa el voto porque todos votamos y porque podemos tener tanto jefes como jefas o almas dobles mandando" (181).

Los personajes producen tambien el espacio a traves de los afectos que establecen interrelaciones dinamicas donde se proyecta el amor, el goce, el cuidado del otro, de la naturaleza y los animales, donde el companerismo y el deseo sexual no se hallan atravesados por la dominacion ni los prejuicios morales sino por una idea de convivencia plena y libre: "... los chicos, nuestros mita, que suelen saber quienes son sus padres pero viven con todos, todos los cuidamos y ellos van y vienen de ruka en ruka aunque tengan sus cosas en alguna en especial. Nosotros mismos vivimos tambien asi: yo, en la casa que ya es nuestra con Kauka, pero puedo dormir y amanecer en cualquier otra..." (179).

En relacion con el tema del afecto, especial atencion requiere el tratamiento que se realiza en la novela del gaucho, la figura mitica de la literatura argentina referida por Borges como "esa quieta/pieza que mueve la literatura" (1001). Como senalamos mas arriba, la figura de Fierro resulta expiada. Recordemos que en El gaucho Martin Fierro de Hernandez el protagonista llora. En el contexto socio-afectivo de elevacion de este texto a nivel de clasico de la literatura argentina se valoro al gaucho por su valentia y coraje en la lucha, por un lado y, por otro, por su cualidad humana--a diferencia del indio--reflejada en su capacidad de compasion, como ocurre, por ejemplo, en el episodio del encuentro con la cautiva. En la relacion de Martin Fierro con Cruz, la critica (Gamerro 81; Peluffo 151) ha senalado el vinculo homosentimental entre los personajes. En nuestra novela la apuesta se eleva: el gaucho deviene homosexual. Este aspecto se introduce por medio de la voz del payador recreando la sextina hernandiana: "Como Jesus en la tumba, / Me puse juerte en dos dias, / Y al tercero me beso: / Supe su amarga saliva, / Y supe mas, me monto. / Ya nunca quise otra vida" (162). (11) Ahora bien, la inversion respecto del clasico se da en que mientras Fierro deviene homosexual, su afecto se torna, al mismo tiempo, en hetero-sentimentalidad positiva: de la violencia inicial ejercida sobre la China pasa a la busqueda de perdon y amistad asi como a la crianza amorosa de los hijos de ambos. Fierro, entonces, encarna en esta novela la figura del varon que se deconstruye. En este sentido, este tratamiento radical del gaucho en relacion con el texto tutor implica un ataque al corazon patriarcal de la literatura argentina.

Como senala Ana Peluffo, el proyecto comun de los pensadores del giro afectivo es desconfiar de las emociones canonicas (felicidad, amor, compasion) que, como vara de la cultura dominante, producen desigualdades y opresion en tanto operan como dispositivos del capitalismo y su logica de mercantilizacion neoliberal (24). (12) Por ello, esta linea critica busca re-evaluar aquellos afectos o emociones considerados negativos (indignacion, resentimiento, envidia) como motor de lucha de los grupos subalternos. Resulta interesante, en este marco de reflexion, retornar a la novela: en el caso de Las aventuras... es posible pensar en la condicion subalterna de la protagonista al inicio del viaje pero, mientras la travesia avanza, se opera una transformacion en la que la China deviene un ella-el no sujeta a preceptivas hegemonicas patriarcales. No es posible sostener hacia el final del recorrido que la condicion del personaje continue siendo la de la subalternidad pues en la construccion de un espacio otro, la comunidad, esta categoria subordinante se corroe, tambien, como las dicotomias mencionadas anteriormente. Ademas, la novela no hace foco en afectos negativos; por el contrario, el apartado final esta atravesado por el animo festivo y gozoso de la comunidad y no es casual que este devenir se produzca "Tierra adentro", es decir, mas alla de la frontera.

En el contexto de la comunidad creada por la novela se advierte entonces una apropiacion de lo sensible, lo delicado, el amor, el goce, la compasion y la felicidad pero no ligados a una pedagogia afectiva como arma de desigualdad y opresion sino como nudos de enlace de los miembros. Por tanto, el ethos afectivo configura hacia el final de la novela una organizacion de convivencia horizontal y plural (pluricultural, plurilinguistica, plurirracial, pluriamorosa, etc.) e inscribe en este sentido la relacion de los afectos con lo etico y lo politico para conformar una comunidad imaginada que apunta al deseo de su posibilidad. En esta direccion, Cabezon Camara senala:

... trate de atribuirle [a la novela] algunos rasgos de lo que para mi seria lo deseable. Por ejemplo, la propiedad comun o la convivencia de las distintas etnias, generos y clases, por supuesto una vez que la propiedad es comunitaria.

Si me gustaria que se pueda construir algo que tuviera esos rasgos. Pero no podemos vivir en islas, porque somos millones y millones de personas. En la novela yo queria pensar que lo posible era eso, sin ser algo que yo propondria en el mundo concreto (Bel).

Entre el plano de la ficcion ("lo posible") a partir de una interpretacion del "mundo concreto" podemos pensar la utopia expresada en el ultimo apartado de la novela, "Hay que vernos"; sin embargo, con la introduccion del adversativo "pero" parece desarmarse la posibilidad de su realizacion concreta: "no nos van a ver":
   Hay que vernos, pero no nos van a ver. Sabemos irnos como si nos
   tragara la nada: imaginense un pueblo que se esfuma, un pueblo del
   que pueden ver los colores y las casas y los perros y los vestidos
   y las vacas y los caballos y se va desvaneciendo como un fantasma:
   pierden definicion sus contornos, brillos sus colores, se funde
   todo con la nube blanca. Asi viajamos. (185)


A MODO DE CONCLUSION

La novela de aventuras de Cabezon Camara pone de relieve algunos aspectos que la tornan un acontecimiento clave de la produccion argentina reciente. El caracter transgresor del retorno al Martin Fierro radica principalmente en el protagonismo de las mujeres por medio del que se proyecta una perspectiva inedita y critica en relacion con la tradicion canonico patriarcal de la literatura. Intensamente dialogica con diversos linajes literarios, en relaciones de distanciamiento y acercamiento, y con una mirada permeada por el contexto socio politico y afectivo contemporaneo, la novela disena un espacio en transformacion deconstruyendo los discursos e imaginarios fundacionales de la nacion. En este sentido, pensamos en la localizacion de esta novela en relacion con un espacio en formacion que se descalza de las jerarquias impuestas por el canon mientras propone una refundacion que atiende a la multiplicidad, los devenires y a la vida en comunidad.

El motivo del viaje en la novela moviliza el estanco imaginario espacial de la tradicion en torno al desierto, la frontera y "Tierra Adentro" desmantelando sus jerarquias y develando asi su riqueza vital y diversa en las interacciones entre los personajes y de ellos con la naturaleza. El goce, el cuidado del otro, humano o no humano, y la libertad se constituyen en un mundo posible mas alla de la frontera, en una comunidad donde resulta inoperante la cosmovision patriarcal y capitalista, donde la naturaleza y los afectos operan como fuerzas que otorgan libertad y cohesion a los miembros del grupo, esos que "no vamos a ver"... pero que quisieramos.

OBRAS CITADAS

Aira, Cesar. Ema, la cautiva. Eudeba, 2010.

--. El vestido rosa. Ada Korn, 1984.

Anderson, Benedict. Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusion del nacionalismo. Traducido por Eduardo L. Suarez, FCE, 1993.

Andruetto, Maria Teresa et al. Narradoras argentinas. Editorial de la U de Villa Maria (EDUVIM), www.eduvim.com.ar/catalogo/coleccion/narradoras-argentinas. Acceso 17 sept 2019.

Ascasubi, Hilario. La refalosa. Biblioteca virtual universal, edisciplinas.usp.br/pluginfile. php/1952477/mod_resource/content/1/La%20refalosa.pdf. Acceso 10 sept. 2018.

Auge, Marc. Futuro. Adriana Hidalgo editora, 2012.

Bel, Luis. "Cabezon Camara: 'Estamos viviendo un biocidio'". La izquierda diario, 4 oct. 2018, www.laizquierdadiario.com/Cabezon-Camara-Estamos-viviendo-un-biocidio. Ac-ceso 20 sept. 2019.

Borges, Jorge Luis. "Biografia de Tadeo Isidoro Cruz". Obras completas 1923-1972. Editorial Emece, 1974, pp. 561-63.

--. "El fin". Obras completas 1923-1972. Editorial Emece, 1974, pp. 519-21.

--. "El gaucho". Obras completas 1923-1972. Editorial Emece, 1974, p. 1001.

Borrelli Azala, Gabriela. "Gabriela Cabezon Camara: del Martin Fierro a la utopia queer". Agencia Presentes, 15 dic. 2017, agenciapresentes.org/2017/12/15/gabriela-cabezon-camara-del-martin-fierro-la-novela- queer/. Acceso 30 sept. 2019.

Bourdieu, Pierre. Las reglas del arte. Genesis y estructura del campo literario. Anagrama, 1997.

Cabezon Camara, Gabriela. Las aventuras de la China Iron. Random House, 2017.

--. "Gabriela Cabezon Camara: como aduenarse de la gauchesca en clave femenina". Infobae, 3 mayo 2018, www.infobae.com/grandes-libros/2018/05/03/gabriela-cabezon-camara-como-aduenarse-de-la-gauchesca- en-clave-femenina/.

Copi. Cachafaz. Adriana Hidalgo, 2002.

Demitropulos, Libertad. Rio de las congojas. FCE, 2014.

Echeverria, Esteban. La cautiva. Biblioteca virtual universal, www.biblioteca.org.ar/libros/ 110127.pdf. Acceso 3 oct. 2018.

--. El matadero. Biblioteca virtual universal, www.biblioteca.org.ar/libros/70300.pdf. Acceso 3 oct. 2018.

Esposito, Roberto. "Inmunidad, comunidad y biopolitica". Traducido por Daniel Lesmes, Las torres de Lucca, vol. 1, no. 1, jul.-dic. 2012, pp. 101-14.

Farina, Oscar. El guacho Martin Fierro. Factotum Ediciones, 2011.

Gambaro, Griselda. La senora Macbeth. Norma, 2003.

Gamerro, Carlos. "Martin Fierro". Facundo o Martin Fierro. Los libros que inventaron la Argentina. Sudamericana, 2015, pp. 51-107.

Heffes, Gisela. Politicas de la destruccion/ Poeticas de la preservacion. Apuntes para una lectura (eco) critica del medio ambiente en America Latina. Beatriz Viterbo Editora, 2013.

Hernandez, Jose. El gaucho Martin Fierro. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, www. cervantesvirtual.com/obra-visor/el-gaucho-martin-fierro--1/html/ff29ee5a-82b1-11dfacc7-002185ce6064_2.html. Acceso 10 oct. 2018.

Jitrik, Noe. "Canonica, regulatoria y transgresiva". Dominios de la literatura. Acerca del canon, editado por Susana Cella, Losada, 1998, pp. 19-41.

Katchadjian, Pablo. El Martin Fierro ordenado alfabeticamente. IAP, 2007.

Katunaric, Boris. "Gabriela Cabezon Camara: 'Cuando sos outsider jugas mas, tenes menos que conservar'". Fractura. Suplemento literario de APU, www.agenciapacourondo.com. ar/fractura/gabriela-cabezon-camara-cuando-sos-outsider-jugas-mas-tenes-menos-queconservar. Acceso 9 jun. 2018.

Kohan, Martin. "El amor". Cuerpo a tierra, Eterna cadencia, 2015.

Lugones, Leopoldo. El payador. 1916. Biblioteca Nacional, 2009, www.bn.gov.ar/micrositios/libros/literatura/el-payador. Acceso 18 feb. 2018.

Mansilla, Lucio V. Una excursion a los indios ranqueles. Biblioteca Virtual Universal, www. biblioteca.org.ar/libros/10068.pdf. Acceso 24 nov. 2018.

Massey, Doreen. "La filosofia y la politica de la espacialidad: algunas consideraciones". Pensar este tiempo. Espacios, afectos, pertenencias, compilado por Leonor Arfuch, Prometeo Libros, 2014, pp. 99-121.

Morana, Mabel. "Postscriptum. El afecto en la caja de herramientas". El lenguaje de las emociones. Afecto y cultura en America Latina, editado por M. Morana e I. Sanchez Prado, Iberoamericana/Vervuert, 2012, pp. 313-37.

"Nuevo ciclo 'Las veladas literarias'". Boca de Sapo, 18 mar. 2018, agendabds.blogspot. com/2018/03/nuevo-ciclo-las-veladas-literarias.html. Acceso 15 sept. 2019.

Peluffo, Ana. En clave emocional. Cultura y afecto en America Latina. Prometeo, 2016.

Pissetta, Antonella. " Como surgio el movimiento Ni Una Menos?". Perfil, www.perfil.com/ noticias/sociedad/como-surgio-movimiento-ni-una-menos-2015.phtml. Acceso 7 mar. 2019.

Pomeraniec, Hinde. "Gabriela Cabezon Camara: 'Me gustan las historias de mujeres fuertes y libres, como quiero ser yo'". Infobae, www.infobae.com/cultura/2017/11/19/gabrielacabezon-camara-me-gustan-las- historias-de-mujeres-fuertes-y-libres-como-quiero-ser- yo/. Acceso 19 nov. 2017.

Regazzoni, Susanna. "Un estallido multicolor. El desierto argentino de Gabriela Cabezon Camara". Oltreoceano. Geografie e Letterature: luoghi dell'emigrazione, editado por Silvana Serafin et al., no. 15, 2019, pp. 205-16, riviste.forumeditrice.it/oltreoceano/article/ view/916. Acceso 15 sept. 2019.

Reyes, Dolores "Escribir, hermanas, como delito de genero y venganza de sangre". Sonambula. Cultura y lucha de clases, 5 mar 2018, sonambula.com.ar/escribir-hermanas-delitogenero-venganza-sangre/.

Saer, Juan Jose. El entenado. Booket, 2016.

--. El limonero real. Seix Barral, 2002.

Sarmiento, Domingo F. Facundo. Civilizacion y barbarie en las pampas argentinas. Biblioteca Virtual Universal, www.biblioteca.org.ar/libros/71135.pdf. Acceso 26 oct 2018.

Seman, Pablo. "Cumbia villera: avatares y controversias de lo popular realmente existente". Nueva Sociedad, no. 242, nov.-dic. 2012, nuso.org/articulo/cumbia-villera-avatares-y-controversias-de-lo-popular- realmente-existente/. Acceso 18 sept 2019.

Yuste, Gustavo. "Entrevista a Gabriela Cabezon Camara: 'Lo mas vital del mundo esta siempre en lo marginal'". La primera piedra, 1 nov. 2017, www.laprimerapiedra.com.ar/2017/11/gabriela-cabezon-camara/.

Laura Fandino

Universidad Nacional de Cordoba, SeCyT

(1) El poema narrativo se divide en dos partes, "La ida" (1872) y "La vuelta" (1879). En la primera, el gaucho es reclutado para defender la frontera de los indios perdiendo de este modo su casa y su familia. Las condiciones infrahumanas que vive en la frontera llevan a Fierro a desertar y se convierte asi en un gaucho perseguido por la justicia. En esta huida, comete un crimen. En una pelea con una comitiva policial, el sargento Cruz ve la valentia del gaucho al pelear y decide defenderlo. Se inicia asi una amistad y los personajes se retiran a vivir entre los indios para evitar la justicia. En la segunda parte, Cruz muere y Fierro decide volver e insertarse nuevamente en el espacio de los "blancos".

(2) La teoria queer en las que se situan, entre otras, las producciones de Judith Butler y Paul B. Preciado, cuestionan la heternormatividad obligatoria y reivindican las disidencias sexuales y de genero. En este sentido, Cabezon Camara sostiene en una entrevista respecto de la novela que nos ocupa que "pensar comunidades de nacionalidades diversas que vivan en armonia con la naturaleza, sin dudas puede leerse como utopia de diversidad cultural. En cuanto a lo queer, que clase de utopia podria desearse sin la liberacion de los cuerpos y los deseos?, que clase de utopia se podria construir sobre los cepos de las identidades obligatorias y fijas?" (Borrelli Azala).

(3) En la entrevista realizada por Hinde Pomeraniec, "Gabriela Cabezon Camara: Me gustan las historias de mujeres fuerte y libres, como quiero ser yo", la escritora senala: "me encanto que la China se llame Josefina y sea en homenaje a Ludmer, que se lo merece de aca a la China". Ludmer escribio El genero gauchesco. Un tratado sobre la patria (1988).

(4) El truco refiere a un juego de naipes con baraja espanola.

(5) La cumbia villera es un estilo de cumbia que surge en 1999 en Argentina ligada a los habitantes de las villas de emergencia. Se caracteriza por incorporar en las letras el lenguaje de las villas y aludir a la vida cotidiana de ese espacio social. Un interesante trabajo sobre la cumbia villera puede encontrarse en el ensayo de Pablo Seman Cumbia villera: avatares y controversias de lo popular realmente existente (2012).

(6) Para una historia del surgimiento de este movimiento, recomendamos la lectura del articulo de Antonella Pisetta (2019), " Como surgio el movimiento Ni Una Menos?"

(7) El 8 de Marzo, Dia Internacional de la Mujer, se conmemora la lucha constante de las mujeres por su participacion en pie de igualdad con los hombres. Argentina, desde 2016, se suma el 8M al Paro Internacional de Mujeres que, con memoria historica de las luchas que precedieron, ponen en agenda las demandas actuales: terminar con la violencia machista, la precarizacion y lo despidos, reclamar el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Este movimiento reivindica la igualdad de derechos y oportunidades para mujeres, hombres y la comunidad LGBTIQ en todos los ambitos de la sociedad.

(8) Asi, por ejemplo, el ciclo "Veladas literarias" el tercer viernes de cada mes en la libreria/bar Cabure coordinado por las escritoras Ana Ojeda y Jimena Nespolo que tiene por objetivo ofrecer un espacio alternativo para poner de relieve la literatura escrita por mujeres en los dos ultimos siglos. Ver pagina Web en bibliografia.

Tambien, la editorial universitaria cordobesa EDUVIM con la direccion de Maria Teresa Andruetto, Carolina Rossi y Juana Lujan prepara la coleccion "Narradoras Argentinas" que se propone el rescate y la difusion de obras de escritoras "que permanecian ineditas, olvidadas o perdidas" (Andruetto). Ver pagina Web en bibliografia.

(9) Consideramos que este texto de Cabezon Camara es imprescindible para el corpus que aborda los estudios desde la perspectiva de una ecocritica situada, regional o latinoamericana como lo hace Gisela Heffes en Politicas de la destruccion. Poeticas de la preservacion. Apuntes para una lectura (eco)critica del medio ambiente en America Latina.

(10) En Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusion del nacionalismo (1993), Benedict Anderson define la nacion en los terminos de "una comunidad politica imaginada como inherentemente limitada y soberana" (23) y, agrega, que una nacion "se imagina como comunidad porque, independientemente de la desigualdad y la explotacion que en efecto puedan prevalecer en cada caso, la nacion se concibe siempre como un companerismo profundo, horizontal" (25). En nuestro titulo, nos referimos a "nuevas comunidades imaginadas" a partir del intrincamiento entre lo politico y lo afectivo pues, como analizamos, la propuesta estetica de Cabezon Camara en esta novela es imaginar o ficcionar un mundo posible donde prevalezca una idea de comunidad literalmente horizontal, no opresiva, alejada de las concepciones que elabora Anderson en torno a la nacion y los nacionalismos.

(11) Similar tratamiento tematico encontramos en el relato "El amor", de Martin Kohan, incluido en el contario Cuerpo a tierra (2015).

(12) Seguimos la propuesta de Ana Peluffo de no realizar una distincion conceptual entre afecto y emocion. Adherimos tambien a su propuesta de evitar las jerarquizaciones de los afectos.
COPYRIGHT 2019 University of North Carolina at Chapel Hill, Department of Romance Languages
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Fandino, Laura
Publication:Hispanofila
Geographic Code:3ARGE
Date:Jun 1, 2019
Words:9284
Previous Article:"WHO KNOWS WHAT'S INSIDE OUR HEADS?": LA INCERTIDUMBRE DE LA IDENTIDAD PERSONAL EN PLAGIO DE PALABRAS DE ELENA GUIOCHINS.
Next Article:TRANSLATING THE MEXICAN REVOLUTION: EL AGUILA Y LA SERPIENTE IN THE UNITED STATES.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters