Printer Friendly

Bravo Lozano, Cristina y Quiros Rosado, Roberto (eds.), La corte de los chapines. Mujer y sociedad politica en la monarquia de Espana (1649-1714).

Bravo Lozano, Cristina y Quiros Rosado, Roberto (eds.), La corte de los chapines. Mujer y sociedad politica en la monarquia de Espana (1649-1714), Milan, EDUCatt, 2018, 343 pags., ISBN: 9788893352680.

El titulo del volumen colectivo aqui resenado, el mismo del seminario internacional celebrado en la Universidad Autonoma de Madrid en 2014 del cual proceden la mayoria de sus capitulos, toma como signo metonimico de su tematica el famoso chapin, calzado preferido de las damas de la corte. Efectivamente, reune once ensayos prologados por Laura Olivan Santaliestra que se focalizan en el protagonismo de las figuras femeninas de las cortes de la Monarquia espanola, comentando al mismo tiempo la organizacion y el ambiente politico-social de los varios espacios cortesanos.

Los dos primeros capitulos plantean el contexto requerido para una mayor comprension de los cambios efectuados en las cortes. Elisa Garcia Prieto comienza con la llegada de Ana de Austria a Madrid en 1570 y la institucionalizacion de las etiquetas que regularian los cargos de la Casa de la reina, como los de camarera mayor, duenas de honor, guarda mayor y damas. Pese al control que se les imponia para normalizar las costumbres cortesanas, las damas solian transgredir los espacios vedados del palacio. A continuacion, el capitulo de Ana Sanz Martinez explica la estructura jerarquica de las mujeres de distinta edad, condicion social y estado civil segun los espacios de la Casa de la reina divididos en zonas femenina, masculina y comunes. Senala que ocupaban lugares determinados por sus oficios, los cuales se dividian en los de honor, los intermedios (duenas de retrete, guarda menor, azafatas y mozas de camara) y los manuales (lavanderas, labranderas, enfermeras, barrenderas y de servicio).

Recordando que el intercambio de personal entre las cortes afectaba a muchas damas, los capitulos de Maria Castaneda Fernandez y Tania Robles Ballesteros exponen el ejemplo de la noble inglesa Lady Ann Fanshawe, que llega a la corte madrilena en calidad de embajadora. El titulo, en verdad, le pertenecia a su esposo, Sir Richard Fanshawe, partidario del exiliado rey Charles II, quien en 1664 los envia a Espana en funcion diplomatica una vez recupera el trono. Segun Castaneda Fernandez, si bien se acostumbraba a llamar 'embajadora' a toda mujer de embajador, en el caso de Lady Fanshawe, las redes de poder que establece revalidan sus objetivos diplomaticos y politicos. Despues de un cuidadoso analisis de su correspondencia y de sus memorias, la autora llega a la conclusion de que Lady Fanshawe era percibida como una pieza clave en las negociaciones de la corona con Inglaterra por tener un gran ascendiente sobre el embajador en cuestiones politicas. Las memorias redactadas por Lady Fanshawe en 1676 son el enfoque de Robles Ballesteros, quien las examina desde una perspectiva literaria a la vez que historica, al afirmar que el genero al que pertenecen en la actualidad se conoce como autobiografia, con escasos precedentes de autoridad masculina y por tanto prestandose a la revelacion de la subjetividad de su autora. Despues de sintetizar las vivencias juveniles de los esposos, traza sus viajes a Portugal y luego a Espana. La autora resume con gran sensibilidad el relato de la noble inglesa, el cual se interrumpe despues de la muerte del marido y las multiples dificultades economicas que sufre, volviendose a Inglaterra tras rechazar la oferta de una pension si se convierte al catolicismo. Segun Robles Ballesteros, las memorias de Lady Fanshawe no detallan los servicios prestados al rey de Inglaterra unicamente para dejar una remembranza de sus actividades diplomaticas ni un tratado pedagogico para su hijo, sino que suministran los argumentos para que logre recobrar parte de la herencia perdida.

Con respecto a otras cortes, el capitulo de Cinzia Cremonini investiga lo que sucedia en las cortes menores de la Monarquia. Se fija en particular en la corte mediatizada de Milan, regida por un gobernador, el alter ego del soberano, aunque con notables limitaciones. La jerarquia cortesana subyugaba aun mas a la figura de la gobernadora, quien no contaba con los puestos oficiales de camarera o demas damas, sino que se valia de las redes de vinculos sociales o de lazos afectivos para conformar su corte. Por ello, cualquier poder social que ejercieran las mujeres dependia del estatus de la familia de origen o de adopcion; agrega la autora que fungian pasivamente en calidad de hijas o esposas, confiriendo prestigio mediante el matrimonio. Los instrumentos con los cuales ejercian su influencia estaban ligados a las actividades ceremoniales y festivas. Cremonini presenta una vision valiosa de la sociedad milanesa y del recibimiento que daba a quienes pasaban por la corte camino a Madrid desde Viena, como en el caso de Mariana de Austria, o mas tarde su hija, la infanta Margarita Teresa, camino a Viena para desposarse con Leopoldo I. Las festividades locales nos dejan ver la proyeccion de los conflictos y luchas faccionales entre las dos cortes al igual que los cambios en la sociedad aristocratica del siglo XVI al XVII. En otro capitulo, Roberto Quiros Rosado senala como la critica contra los franceses en las historiografias en tiempos de Carlos II es reubicada en la corte provincial de Navarra del siglo XIV. El valor de este capitulo para este volumen colectivo estriba en su estudio politico-juridico de la Ley Salica, resistida por el reino navarro por ser ajena a su tradicion. El autor senala que la cronica moderna mantiene la identidad hispana del reinado de Juana II en el siglo XIV, trasponiendo sus valores hacia el pasado medieval ante la amenaza francesa.

Tres capitulos mas exponen las experiencias de diversas mujeres que llegaron a Madrid desde otras cortes. La mas importante, Mariana de Austria, llego desde Viena para casarse con Felipe IV en 1649. El capitulo de Cristina Bravo Lozano, sin embargo, no trata de su juventud como reina consorte, sino de su viudedad hasta su muerte en 1696. Bravo Lozano relata detalladamente la compleja historia del patronato de la mision irlandesa de Mariana y de como hubo de luchar, dada su propia vulnerabilidad como gobernante, por mantener su estrategia confesional en las Islas Britanicas. A traves del patronato de las misiones hibernicas, Mariana afianza la imagen piadosa con que se hace representar en multiples retratos a la vez que lleva a cabo la solidificacion de su poder tanto en materia religiosa como politica. Como vimos en el caso de Lady Fanshawe, las reinas no eran las unicas mujeres que intentaban arrogarse el poder en una corte extranjera. Una de las figuras femeninas del sequito real de la consorte de Felipe V, Maria Luisa de Saboya, su camarera mayor, Marie-Anne de La Tremoille, princesa de Ursinos [Orsini], es el sujeto de los capitulos de Jose Antonio Lopez Anguita y de Elena Riva. Lopez Anguita se centra en los primeros anos de su estancia en Madrid para analizar su creciente influencia en la corte, aclarando que la intromision de la princesa en la politica se debio a mas que a su ambicion y voluntad. Explica las razones que tuvo Luis XIV para colocarla al frente de la Casa de la reina en vez de una dama de la alta nobleza espanola. El autor opina acertadamente que la princesa llega a intervenir en la gobernacion de manera discreta y disimulada en su doble dimension de consejera real e informadora de Versalles. Riva, por su parte, complementa el capitulo de Lopez Anguita al analizar la red de amistades de la princesa de Ursinos en Paris, la cual incluia a Madame de Maintenon, esposa morganatica de Luis XIV. La autora identifica el espacio conceptual en que se desenvolvieron la princesa de Ursinos y Madame de Maintenon en la guerra de Sucesion Espanola, sirviendose de los epistolarios de las dos mujeres para determinar este conflicto como motivacion de su amistad.

La guerra de Sucesion igualmente sirve de trasfondo del capitulo de Janos Kalmar, quien plantea el caso de Isabel Cristina de Wolfenbuttel, una de las varias posibles candidatas al matrimonio con el archiduque Carlos, el futuro emperador del Sacro Imperio quien se habia declarado rey de Espana. Una vez elegida, la princesa se convierte al catolicismo y se muda a Viena, de donde, despues de su retraso por el avance de las fuerzas francesas, sale para Espana a principios de 1708 junto con un sequito nombrado por el archiduque de casi cien damas y caballeros, que luego serian sustituidos por espanoles. El autor relata las prolongadas negociaciones diplomaticas para los preparativos del viaje con los representantes de los estados de Austria y las potencias maritimas de Gran Bretana y las Provincias Unidas, negociaciones que debian asegurar el transporte de la princesa y su sequito, mas criados, caballos y carrozas. El itinerario de la princesa, que fuera trazado por el emperador Jose I para ganar tiempo y gastar menos, como bien nos dice Kalmar, termino en la corte de Barcelona, donde un tiempo antes habian tenido lugar los esponsales por poderes de la princesa de Wolfenbuttel con Carlos III. La prisa, segun Kalmar, obedecia a la urgencia de garantizar la irrealizable continuidad dinastica de los Habsburgo.

Como subraya Alvaro Pascual Chenel en el ultimo capitulo del volumen, la responsabilidad fundamental de la sucesion dinastica descansaba mayormente en las reinas, cuyo potencial de fertilidad se manifestaba en los numerosos retratos y hasta en sus devociones particulares. Pascual Chenel analiza magistralmente una serie de imagenes de las reinas y otras mujeres de la realeza que ilustran su poder y magnificencia a traves de retratos oficiales, dibujos, grabados, medallas y miniaturas. En su descripcion de las sesenta y tres imagenes--algunas de los pintores mas reconocidos de la epoca--con que acompana su capitulo, elucida el simbolismo de las poses regias, la vestimenta y los accesorios que las rodean tales como los abanicos, libros, cortinas, guantes o sillones. Al ofrecernos una mirada visual simbolica de las figuras femeninas (y algunas masculinas) con mayor protagonismo en las cortes de la Monarquia Hispanica, el capitulo de Pascual Chenel da un buen cierre al volumen, uniendo a los demas capitulos, que en su mayoria tratan de casos individuales, mediante el hilo conductor de los estudios de genero.

http://dx.doi.org/10.5209/CHMO.63927

Anne J. Cruz

University of Miami

ajcruz@miami.edu
COPYRIGHT 2019 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cruz, Anne J.
Publication:Cuadernos de Historia Moderna
Date:Jan 1, 2019
Words:1875
Previous Article:Bertrand, Michel, Andujar Castillo, Francisco y Glesener, Thomas (eds.), Gobernar y reformar la Monarquia.
Next Article:Esteban Estringana, Alicia (ed.), Decidir la lealtad. Leales y desleales en contexto (siglos XVI-XVII).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters