Printer Friendly

Bowen Silva, Martin. Experimentar el cuerpo y escribir los pecados. La confesion general de Jose Ignacio Eyzaguirre (1799-1804).

Bowen Silva, Martin. Experimentar el cuerpo y escribir los pecados. La confesion general de Jose Ignacio Eyzaguirre (1799-1804). Lima: Instituto Frances de Estudios Andinos, Instituto de Estudios Peruanos, 2014, 160 pp.

Muchos historiadores hemos fantaseado en algun momento con encontrar ese diario personal que nos abra las puertas a los pensamientos y sentimientos mas interiores de nuestro personaje de estudio. El libro de Martin Bowen es fruto de ese azar, de ese momento de eureka, en el que un historiador se encuentra frente al manuscrito intimo de un personaje; en este caso, la confesion general de Jose Ignacio Eyzaguirre Arechavala, integrante de una de las familias mas notables de la sociedad chilena de inicios de la republica. El manuscrito, encontrado en el fondo legado por la viuda del historiador Jaime Eyzaguirre al Archivo Nacional de Chile, no constituye un texto autobiografico, un diario o un documento final pensado en ser compartido con otros. Jose Ignacio Eyzaguirre, joven criollo de una acomodada familia de Santiago de Chile, analiza sus pecados no confesados cometidos durante su infancia y juventud; los clasifica y los registra en dos conjuntos de anotaciones, escritas entre 1799 y 1804. Su objetivo ultimo es realizar una confesion general. El manuscrito de Jose Ignacio registra incluso sus pecados de pensamiento, por lo que es una ventana maravillosa a la mentalidad de la epoca.

La publicacion del manuscrito en cuestion va acompanada de un acucioso estudio introductorio, en el que Martin Bowen explica la verdadera naturaleza de este documento, erroneamente identificado a posteriori como <<Diario intimo de Miguel de Eyzaguirre>> (quien era el hermano mayor de Jose Ignacio). Ademas de revelar el misterio de su autoria, Bowen analiza la utilidad historica del texto, desde la perspectiva de la <<historia cultural del pecado>>, siguiendo la nocion de Jean Delumeau (p. 17), y reflexiona sobre el rol de la memoria y las grafias de la memoria en el proceso de confesion, entendido este como un proceso de produccion de subjetividades (p. 43). Asimismo, Bowen estudia la dimension social de los pecados de los que se acusa a si mismo Jose Ignacio (p. 46), en tanto las faltas cometidas no solo ponen en riesgo su propia salvacion, sino tambien la de los demas (p. 52). Al explicarnos la nocion de <<escandalo>>, por la cual la gravedad del pecado se mide en funcion al numero de testigos involucrados en el acto, Bowen analiza como el miedo al pecado y la culpa ejerce un rol importante en el proceso de interiorizacion de las normas de comportamiento social (p. 54) y, por tanto, en el control de la vida cotidiana chilena de fines del periodo colonial (47). Las secciones finales del estudio de Bowen estan dedicadas a los pecados de la carne y a los deseos ilicitos, como una forma de conocer y experimentar los cuerpos.

Por su parte, el manuscrito de Jose Ignacio esta compuesto por dos conjuntos de anotaciones. El primero corresponde a un carne de notas pequeno, en el que, de una manera breve, se registran pecados cometidos en el pasado. Eyzaguirre hace un ejercicio de memoria al recordar los pecados no confesados que formaran parte de su confesion general. El segundo conjunto de anotaciones lo componen dos borradores de la <<Confesion generalisima>>. Ambos borradores ofrecen versiones similares --abreviadas en algunos casos, mas precisas en otros--de los pecados que Jose Ignacio juzgaba debia confesar. Los sucesos descritos datan de la infancia, adolescencia y juventud de Eyzaguirre, y este los escribe en un lapso de cinco anos (entre sus 20 y 25 anos de edad). Los actos y pensamientos impuros, junto con los pecados de ira, constituyen la mayor parte de los pecados confesados.

Jose Ignacio toma registro de sus pensamientos y deseos ilicitos, asi como de una serie de practicas que desde las miradas y las palabras, pasan a la accion individual o colectiva. El estudio de Bowen nos recuerda que la sexualidad es un acto que trasciende lo individual, en el que otras personas pueden ser testigos involuntarios de los actos cometidos y por tanto se convierten en sujetos de <<escandalo>>, en el sentido de contagiarse con el mal ejemplo de estos pecados. En todos estos actos de experimentacion individual y colectiva se van formando una sexualidad y una masculinidad propias de una clase social acomodada y educada, en donde la sexualidad masculina se centra en el miembro viril, y la masculinidad, en el dominio sobre el propio cuerpo, el de otros hombres y el de las mujeres. Jose Ignacio tiene acceso a los cuerpos masculinos de sus companeros de clase, pero tambien al de su hermano menor y al de los esclavos y criados de la casa. Asimismo, los cuerpos de las ninas esclavas y criadas, y los de sus primas (tanto jovenes como ninas), son parte de los juegos sexuales de Eyzaguirre. Y en teoria, podrian haber estado a su alcance los cuerpos de otras mujeres de la casa, como amas de leche o criadas adultas.

Pero no solo se trata de un control del cuerpo a nivel sexual. Se vislumbran en este manuscrito algunos de los niveles de violencia domestica en las elites de las sociedades de la America hispana entre fines del siglo XVIII e inicios del XIX (p. 54). Hablamos del ejercicio de la violencia como parte de las prerrogativas, en buena parte masculinas, de los senores de la casa--aun siendo estos ninos--contra esclavos y criados. A una temprana edad, Jose Ignacio disciplina y tiene deseos de disciplinar el cuerpo de sus esclavos y esclavas por medio del azote y del castigo fisico. Por otro lado, Eyzaguirre se queja de haber sentido ira al recibir dos azotes de su padre. Hay en ello una leccion de vida, en la que su propia masculinidad, al igual que la masculinidad de las clases acomodadas, se forma en relacion con el poder para controlar y disciplinar los cuerpos de los hombres y mujeres de su entorno.

De forma adicional, la confesion de Jose Ignacio nos cuestiona acerca de los vinculos entre una masculinidad de clase y la formacion de una elite que dos decadas despues tomara las riendas de la naciente republica chilena. Del mismo modo que Robert McKee ha demostrado para el siglo XIX mexicano, la confesion de Eyzaguirre nos habla de una exaltacion de la camaraderia masculina--incluso con elementos homoeroticos--que creemos pueda haber tenido un impacto importante en la formacion posterior de alegorias nacionales y en la autorrepresentacion de la nacion chilena como hipermasculina. La compleja relacion entre masculinidad y nacionalismo ha sido estudiada para otros contextos, y se ha resaltado la existencia de un doble proceso segun el cual el nacionalismo actua como educador de masculinidad (George L. Mosse), mientras que la masculinidad hegemonica (Raewyn Connell) lo hace como un medio de autorrepresentacion nacional. Para el periodo republicano temprano, tanto en el caso de Chile como en el del Peru, este analisis esta aun por hacerse. En ese sentido, considero que la publicacion del estudio de Martin Bowen y de la confesion general de Jose Ignacio Eyzaguirre constituye un gran aporte para la investigacion historica de la sexualidad y de las masculinidades en la Hispanoamerica colonial.

MAGALLY ALEGRE HENDERSON

Pontificia Universidad Catolica del Peru
COPYRIGHT 2014 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alegre Henderson, Magally
Publication:Historica
Article Type:Resena de libro
Date:Dec 1, 2014
Words:1288
Previous Article:In memoriam Jeffrey Klaiber Lockwood S.J. (1943-2014).
Next Article:Curatola Petrocchi, Marco y Jose Carlos de la Puente Luna (eds.). El quipu colonial. Estudios y materiales.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters