Printer Friendly

Borges y Mastronardi: la fabulacion de una amistad.

Carlos Mastronardi, conocido por ser el autor de uno de los poemas emblematicos de la literatura argentina, "Luz de provincia", es merecedor de elogios del propio Borges, quien dijo de el: "Hay un nombre -sobre todo tratandose de poetas- que hubiera debido ser de los primeros. Y es el nombre del gran poeta entrerriano Carlos Mastronardi" ("La violenta luz" 21). A su vez, su amigo Mastronardi le dedicara a Borges centenares de paginas: comentarios bibliograficos, articulos. Sin embargo, esta amistad proclamada por ambos autores parece comenzar a hacerse anicos por la publicacion de dos textos, el Borges de Bioy Casares y el Borges de Mastronardi, y un tercero, B., tambien de este ultimo y que estamos preparando para su edicion.

Mastronardi nacio en Gualeguay en 1901. A los diecinueve anos se fue a vivir a Buenos Aires, donde muy pronto hizo amistad con el grupo de poetas y escritores que un par de anos despues iban a formar la primera agrupacion de vanguardia argentina, el martinfierrismo. Su primer libro, Tierra amanecida, aparecido en 1926 en la misma editorial donde Roberto Arlt publico ese mismo ano El juguete rabioso, no comparte ninguna de las notas de la vanguardia ultraista con la que su amigo Jorge Luis Borges estaba enrolado. En vez de utilizar metaforas, Mastronardi preferia las comparaciones; en lugar del verso libre, combinaciones de endecasilabos, heptasilabos y alejandrinos. Como senalo Raul Gonzalez Tunon, Mastronardi, contemporaneo de la vanguardia, no formo parte de su nucleo esencial: "En sus poemas se advierte la ausencia del desenfado y el empuje caracteristico del grupo" (Prieto 359). La vanguardia, sobre todo por el prestigio adquirido posteriormente por buena parte de sus actores (Borges, el mismo Gonzalez Tunon, Oliverio Girondo, Leopoldo Marechal) es tal vez el capitulo principal de la historia de la poesia argentina del siglo XX. Mastronardi, relegado de el, pareciera quedar afuera de todo el sistema.

Luego del sonado exito de su poema "Luz de provincia", la obra de Mastronardi y su vida dan un giro. El poeta deviene ensayista y periodista, y se va alejando de las modas literarias portenas. Se convierte en un ser noctambulo que lo aleja de todas las rencillas esteticas, y ya para finales de la decada del treinta, el lugar privilegiado que tenia en la amistad de Borges es reemplazado por Adolfo Bioy Casares. De estos dias, Borges dice de Mastronardi:

Pocos hombres conservaron la soledad con la minuciosidad de Mastronardi. Era un inseparable amigo de la noche que sanamente abuso de la noche y del cafe, que tanto se le parece a la noche. Para vivir, eligio la Avenida de Mayo, acaso una de las zonas mas tristes de Buenos Aires. Como Augusto Dupin, el primer detective de la literatura policial, de noche recorria las calles de Buenos Aires buscando ese estimulo intelectual que solo puede dar la noche de una gran ciudad. ("Evocacion" 11) (1)

Entre 1930 y 1976, fecha en que muere, Mastronardi llevo un diario de escritor, publicado postumamente en 1984 por la Academia Argentina de Letras bajo el titulo Cuadernos de vivir y pensar. En estos Cuadernos aparecen numerosas citas referidas a Borges que venian a completar algunos articulos (2) ya publicados y las numerosas referencias hechas en su libro autobiografico Memorias de un provinciano, de 1967. Hasta ah sanamos de la admiracion que el poeta entrerriano sentia por su amigo porteno. Sin embargo, con motivo de recopilar la obra completa para su edicion encontramos en su archivo personal un conjunto de paginas manuscritas que tenian una B. mayuscula grande y que constituian borradores de un proyecto de libro. Este libro es el que publicamos bajo el titulo de B. y que constituyen los pre-textos del libro que, con el titulo de Borges, publico la Academia Argentina de Letras.

Lo realmente novedoso es que estos dos libros vienen a contestar los comentarios que Borges habia hecho a su amigo Bioy Casares y que este publica en Borges. El juego de las relaciones amistosas (que no lo son tanto) en el campo literario ya tiene una tradicion. Pareciera que los amigos literarios disfrutan de encontrar un partenaire, un caminante con quien pensar en voz alta, y que esto los obliga a tener publicamente una actitud de reconocimiento de la obra del otro que no es tal. Es como si para poder seguir disfrutando de los encuentros y de las charlas los amigos literarios tuvieran que pagar el precio de elogiar la obra del otro. En una relacion de intimidad intelectual, en donde cada uno confiesa sus verdaderos gustos, expone el modo de leer, y no esta permitido dudar que la obra del amigo sea valiosa. Pero esto no solo no seria nuevo entre artistas sino que, podriamos decir con Bourdieu, es parte del habitus que constituye al ser escritor. Existen reglas de cortesia que no pueden violarse. A los amigos no se les puede negar un prologo, un comentario bibliografico, una resena, un espacio en la revista que se dirige, una semblanza.

Sin embargo, la relacion entre Borges y Mastronardi tiene una particularidad: despues de muertos ambos autores, se dan a conocer los verdaderos pensamientos de cada uno. Cuando en el ano 2001 encontramos en el archivo los borradores que iban a constituir B. sentimos cierto pudor por la crudeza de las confesiones que Mastronardi hace acerca de la vida intima de su amigo Borges. Sin embargo, en el eterno retorno borgeano, la palabra de Borges en la pluma de Bioy Casares da el latiguillo final en 2006. Tal vez por este motivo la Academia Argentina de Letras haya tenido el coraje de publicar el libro Borges de Mastronardi, cuyos originales habia dejado al cuidado de su amigo, el poeta Jorge Calvetti.

MASTRONARDI EN BORGES

En numerosas entrevistas Borges manifesto su carino y admiracion por el poeta entrerriano. Recordaba sus caminatas nocturnas, su obsesion por la correccion del poema. Juntos se van a divertir en la revista Martin Fierro con Ortelli y Gasset. Cuando en 1937 Mastronardi recibe el Premio Municipal por Conocimiento de la noche, con la presentacion de este libro al concurso incluye un curriculo en donde aparece una obra supuestamente publicada en 1930, con el titulo Tratado de la pena, que no pudo ser localizada. Despues del fallecimiento de Jorge Calvetti en 2002, el poeta Ricardo Herrera nos comunica, sabiendo de nuestra obsesiva busqueda del libro, que el poeta jujeno le habia confesado antes de morir que Tratado de la pena no habia existido nunca y que habia sido inventado por su amigo Jorge Luis Borges -de alli el tono ironico del titulo para una obra de caracter tan antipersonalista como la de Mastronardipara aumentar el curriculo y que le pudiera favorecer en el fallo del Premio Municipal de Literatura.

Ademas de este empujon a la carrera literaria de su amigo, Borges sumaria los homenajes que se le realizaron en vida (Bioy 1227). Sin embargo, estos supuestos de amistad intima y carino no fueron tal. Ya en 1977 Borges le comunica a Bioy Casares que Mastronardi habia escrito un libro sobre el y que se publicaria 50 anos despues (Bioy 1518). Del libro de Bioy Casares sobre Borges, que incluye innumerables anecdotas personales, hay algo mas de ochenta citas a Mastronardi. En ninguna de ella se manifiesta el carino y menos aun el elogio de Borges a este. Por el contrario, pareciera que el ensanamiento con el poeta entrerriano supera a muchos otros. Borges, en boca de Bioy Casares, no solo critica con dureza la obra mastronardiana sino tambien la personalidad del autor. Critica su estilo en muchas oportunidades, dice que su verso "una vez yo pasaba silbando entre arboledas" es ridiculo y muy vanidoso, que siempre hace el papel de "pobrecito"; tambien lo parodia y lo parafrasea, burlandose: "una vez yo pasaba sonseando entre arboledas" (Bioy 579-80). Borges considera que las ideas de Mastronardi no son interesantes y que "su tono retraido y pueblerino es tedioso" (813), que el titulo de su libro Memorias de un provinciano es muy malo (1066) y que [de "Luz de Provincia"] "el argumento, las ideas, son bastante pobres. La nostalgia de la provincia, nada mas" (1327). Pero tambien le critica sus amores (998), sus costumbres, su provincialismo y su sistema de trabajo, "ese sistema de composicion trabajada de la que solo trabajo las formas menos exigentes: el alejandrino y el endecasilabo asonantado" (1344). A los diez anos de muerto Mastronardi, Borges publicara una semblanza en el diario espanol El Pais de Madrid y su juicio no ha variado. Adopta el estilo mastronardiano que el mismo habia criticado: utiliza el elogio para denostar.

BORGES EN MASTRONARDI

La primera referencia que hace Mastronardi a Borges se encuentra en la revista Nosotros, en un articulo de 1928, a raiz de la discusion respecto a si Madrid era el meridiano de la cultura hispanoamericana ("Encuesta sobre la influencia italiana en nuestra cultura"). La revista Nosotros lanza una encuesta sobre la influencia italiana en nuestra cultura. Mastronardi, por supuesto, responde con el humor propio del martinfierrismo al enojo que habia provocado la prosa "inofensiva, atorranta y jovial de nuestro Ortelli y Gasset" (s.p.), seudonimo que utilizaron en la revista Martin Fierro Mastronardi y Borges.

Mastronardi regresa en el ano 37 a Buenos Aires despues de haber pasado casi una decada en Gualeguay. La amistad y cercania a Borges comienza a diluirse a medida que este comienza a hacerse mas famoso y a ser rodeado por el clan Ocampo-Bioy Casares, grupo por el cual Mastronardi nunca sentira un verdadero afecto y donde nunca fue del todo bien recibido. De alli que publique en Sur solo despues de siete anos de que saliera el primer numero. En esta revista publicara treinta articulos, entre 1938 y 1963, y no alcanzara un lugar relevante. Sus notas nunca tuvieron un lugar central. Los temas elegidos por Mastronardi tampoco parecian querer buscarlo sino mas bien registrar timidas notas, pequenas diferenciaciones. En julio de 1942 la revista Sur publica un numero destinado a desagraviar a Borges, quien se habia presentado para el Premio Nacional de Literatura en el ano 1941 con El jardin de senderos que se bifurcan. (3) Los ganadores fueron todos de tono realista. En el "Desagravio a Borges", Mastronardi, por primera vez, explicita una voz ironica. Las expresiones con las que calificara el libro de cuentos resultan dificiles de ubicar, si en la critica o el elogio: "persistente dispendio imaginativo", "rigido mundo abstracto", "esplendidez costosa de la metafisica", "helados excesos de la fantasia" ("Desagravio" 28).

En virtud del recorrido bio-bibliografico surge a las claras que la temprana relacion con Jorge Luis Borges lo conmociona en distintas facetas. Se establecen entonces muchas coordenadas que lo llevan a escribir durante toda su vida una especie de diario sobre Borges que se concreta en dos libros, uno titulado B., que se mantiene inedito, y Borges, de reciente publicacion por la Academia Argentina de Letras. Nuestro autor va a polemizar en muchos aspectos con su amigo y va a hacer de la lectura de Borges un lugar de su metodo de trabajo. Tambien va a marcamos el modo en que lee a un autor argentino, y va a tomar posicion respecto de la figura publica del escritor. Los libros de Mastronardi no se reducen al conjunto de anecdotas a las que nos tienen acostumbrados los amigos de Borges sino que, por el contrario, son dos textos que presentan un modo de lectura del autor en donde se discute el problema de la representacion.

SOBRE B.

El primer texto que presentamos es un pre-texto al que denominamos B. El borrador, los manuscritos sueltos, van construyendo lentamente un espacio conceptual que fueron recopilados durante toda su vida. El trabajo se realizo sobre fotocopias ya que no se tuvo la oportunidad de escanear el archivo para realizar un analisis del proceso de escritura. El archivo se encuentra en posesion de la familia Ossman en Gualeguay. Se puede decir que B. es un libro abstracto, una maquina tal como lo presentamos, que permite tener acceso tanto a una combinacion de elementos, como al movimiento de la escritura en proceso. De alli que hayamos numerado los paragrafos, no para alinearlos, sino justamente para permitir que en la cita se logren armar nuevos ordenamientos. La literariedad de estos pre-textos -la justificacion en definitiva de que estos primeros papeles sean editados y dados a conocer al lector- estaria dada en que en el nacimiento de este pre-texto B. y el texto Borges pueden verse los movimientos de reflexion, de cercania de la escritura con la experiencia y la idea previa, y el trabajo final realizado para el lector.

La decision de publicar B., y Borges, dos estadios escriturales, creemos que servira para comprender los movimientos que construye un texto sin destinatario, el manuscrito preparatorio, al texto consciente de si. El texto de B. fue ordenado siguiendo pautas que presuponian una cronologia de su escritura. Algunas referencias temporales minimas, tipo de papel, tipo de caligrafia, indican una escritura que se despliega desde 1925 hasta los dias finales en que entrega estos fragmentos sueltos a la familia Ossman. B. esta escrito en distintos momentos, bajo distintas tensiones y con distintos fines. Y como todo texto primigenio, es recuperado muy parcialmente en el Borges, que tal como fue publicado por la Academia, recopila muy poco del primero (B.): habria algo asi como un olvido del borrador o la impresion de que faltaria un texto intermedio.

Ahora bien, no creemos que la publicacion de B. necesite de lectores especializados para su legitimacion. No esta dirigida solo a especialistas en manuscritos, sino que creemos que, al haber establecido el pre-texto y publicarlo, antes que alterar la decision del autor de publicar, muy por el contrario la respeta, en tanto que Mastronardi mismo lego esos borradores como un dossier documental. Ni siquiera les aclaro a los propietarios de los manuscritos de B. que habia dado otros manuscritos con sus respectivos derechos de publicacion a Jorge Calvetti, miembro de la Academia Argentina de Letras como el. Mastronardi penso entonces en dos sistemas de publicacion y en dos textos. Por un lado, la Academia Argentina con un Borges mas ordenado y una voz de autor mas oficial, y por otro, el que deja en su provincia natal: un archivo de pre-textos mas iniciales. La relacion de los textos de B. y Borges corre la misma suerte que la que podriamos denominar "archivos Ossman/archivos Calvetti". En ambos casos el autor dona los textos y otorga en forma manuscrita la autorizacion para su publicacion. Esta legitimacion juridica de sus textos, estas dos topografias diferenciadas, la de la provincia, la del canonico academico de la lengua, suponen dos movimientos hacia el texto que rompen con la idea de que B. pueda estar mas cerca de la originalidad del documento primitivo, y menos aun de la espontaneidad. Por mas breves e inmediatas que parezcan las anotaciones en B., el autor archiva estos minusculos fragmentos junto con un conjunto de textos, muchos de ellos senalizados con la letra "B". Al archivar, al elegir una persona juridica en donde depositar estos papeles sueltos, Mastronardi realiza un acto claro de autor desde el momento en que ha "salvado" ciertos papeles fragmentarios. Ahora bien, los textos de B. que nos lego no correspondian a ningun tipo de orden y su destinacion no esta consignada, es como si no la tuviera. Pero, como sabemos, el borrador siempre tiene futuro, y estos pre-textos son mucho mas que una ayuda para la memoria.

Sin duda alguna, tanto el B. como el Borges de Mastronardi son libros que aportan una vision lucida, original y, por cierto, algunas claves de lectura. No solo no es un conjunto de anecdotas ni de chismorrerias, como el libro de Bioy Casares, sino que durante muchos anos de su vida el intento encontrar la clave del metodo mastronardiano. Desde un simple "Borges odia a lo natural" (B. [seccion] 50) hasta largos paragrafos en donde se detiene en pensar el lenguaje dentro del lenguaje en la obra del otro, Mastronardi presenta su obsesion: representar a Borges con menosprecio, a la manera en que Borges lo hizo con el. Y por otro lado una admiracion que se trasunta en un esfuerzo notable por desmontar el metodo de trabajo de aquel.

Que la amistad no fue tal quedo demostrado en el libro de Bioy Casares, donde no se cansan de burlarse del poeta entrerriano. Como si hubiese sabido que Bioy escribia su Borges, Mastronardi hizo el suyo. En ninguno de los dos libros este critica a Bioy Casares; sin embargo, le otorga a Borges "pulsiones tiroidicas" (B. [seccion] 4): en el verso "quiero ver en los otros alargarse mi gesto", del poema "Patrias", lee "narcisismo, inestabilidad, irritabilidad, hiperemotividad, mitomania" (B. [seccion] 4). Atribuir a un verso origen hormonal constituye uno de los momentos de mayor ironia respecto a Borges, sobre todo teniendo en cuenta que estas son anotaciones hechas durante la juventud de este, a partir de la publicacion de Luna de enfrente (1925). Pero esto no seria nada si el amigo entrerriano no se hubiese dedicado a escribir los secretos confiados por su amigo Borges, entre ellos el mas conocido de todos: cierto desden por lo fisico. La personalidad de Borges como un ser que "abandona su cuerpo a las potencias inferiores del ser" y del cual "es facil percibir --especialmente en nuestro medio, donde las convenciones son imperiosas-- cierta gaucherie en su porte y en su andar" ([seccion] 190). Para Mastronardi, el desarreglo personal que caracterizaba a Borges era sintoma de una contradiccion entre su cuerpo y su potencia intelectual. Como tambien lo va a ser su dificultad sexual. Contrariamente a su amigo, va a hacer gala de una gran elegancia en el vestir y en el hablar, y se va rodear durante su vida de mujeres hermosas. Por supuesto que no se le escapa la contradiccion de Borges entre la alabanza al coraje fisico y su personalidad absolutamente intelectual que "no sirve de entretenimiento a ningun deporte" ([seccion] 196). Y son varios los parrafos en estos libros que dedica a contar las horas de dificultades amorosas borgeanas, su ignorancia sexual. Sin embargo, nunca los comentarios de Mastronardi, siendo acidos, caen en las torpezas ni en el mal gusto de los de Bioy Casares. Muchas veces esta ironia es inmediatamente compensada en ambos libros por la admiracion que la inteligencia de Borges y su amor a la literatura le inspiraban: "se abre a todas las posibilidades como si su punto de partida fuera la tabula rasa cartesiana" ([seccion] 223). Presenta un Borges tal como sus lectores lo hemos imaginado:
   Como si quisiera confirmar el dicho latino acerca de los poetas, la
   irritacion suele invadirlo. Ciertos libros, ciertas manias, ciertas
   opiniones mecanicas le causan visible indignacion. Asi, por
   ejemplo, cuando el escritor Preceiux le anuncia que editara tres
   ejemplares de una plaqueta para iniciados y que no hara saber en
   que lugar se venderan estas joyas. Inversamente, las formas
   recibidas y los aparatosos lugares comunes suelen deprimirlo hasta
   lo indecible. Lee con tristeza que Nietzsche representa la voluntad
   de poder ... que Hernandez defiende al gaucho, que la civilizacion
   de Occidente persigue el progreso. ([seccion] 228)


En ambos libros Mastronardi apunta a la busqueda de las influencias literarias y cree reconocer citas casi directas de versos lugonianos. No deja de anotar las lecturas de Borges, sus comentarios literarios, y siempre tras la busqueda de una compleja trama de textos que pueda explicarle quien es el autor de los textos de Borges: "Es un hombre del siglo XVIII y algo del siglo XIX, pero sin el aparato polemico y expresivo, sin el brillo y el aire espectacular de los hombres de esa centuria ... sin el didactismo del siglo XVIII" ([seccion] 124). Se ocupa de la personalidad de Borges, de su metodo de lectura, su estilo de relaciones publicas, sus alianzas por conveniencia, sus contradicciones politicas, su respeto por hombres destinados a funciones majestuosas y arriesgadas: "No es necesaria mucha agudeza para advertir que sortea los pesados adverbios con una destreza que ya es parte de su oficio ... se aparta de las connotaciones fisicas un tanto directas o crudas. Donde otros escriben flujos escribe fluencia" ([seccion] 191). Sin embargo, B. con tiene, a diferencia de Borges, ideas sueltas que iluminan las lecturas que hizo Borges en terminos como "[Borges] realiza obra de colonizador, publica bosquejos destinados a ocupar un tema virgen o novedoso" ([seccion] 197), o "siente y sufre como pocos esta dramatica aporia del escritor: un idioma genetico o vago para una realidad minuciosa, diferenciada y singular" ([seccion] 199). Tanto el B. como el Borges suponen una relacion no solo entre escritores --como lo hace el libro de Bioy Casares-- sino entre escrituras.

El juego de estos libros plantea una voluntad de construir una intertextualidad. En estos textos se construye una novela de escritor, en la senda de una autocomplacencia que no tuvieron a la hora de trabajar sus textos. Esta novela, con sus capitulos de sino cruel, demoro anos en escribirse y se escribio de manera oculta. Su publicacion despues de la muerte de todos los involucrados no deja de ser una escena de vendetta. Asi como Borges y Bioy saben que Mastronardi ha escrito un libro durante toda su vida que sera publicado despues de muchos anos de muerto es imposible imaginar que Mastronardi no supiera del diario de Bioy. Las humoradas, los juegos, las travesuras, las mentiritas que deben campear en estas paginas, los empaques, las rabietas, las burlas, las criticas despiadadas, los juicios infundados, los secretos develados presentan escrituras en donde es posible descansar de lo politicamente correcto y hablar, y hablar, sin parar. A los dos textos de Mastronardi, Bioy Casares responde con mas de ochenta citas sobre este. Dos libros inconclusos de el, balbuceos, contra un imposible volumen de 1663 paginas, dicen aqui que es imposible clausurar el espacio literario. Siempre excedente, la trama de relaciones se vuelve inclausurable. Astutti, en Andares clancos, desarrolla la tesis de que en las literaturas menores --aquellas que no tienen pretension de consagrarse como "literaturas"-- son las "mascaras" escriturales que utilizan los escritores para fabular un autobiografia, o para fabular la biografia de otro escritor. Esta escritura se sostiene por un sistemas de reenvios al exterior del texto --las vidas de los autores con los datos biograficos con que los lectores cuentan-- y por un sistema de lecturas de otros autores; es asi que este espacio literario se vuelve inclausurable: cruce de escrituras, cruce de lenguas escriturarias, cruce de fabulaciones, cruce de autorias (113-52).

"El transporte, la traslacion de vocablos elogiosos hacia una intencion mordaz o de censura. La apariencia elogiosa para negar" ([seccion] 195). Esta afirmacion/acusacion es mutua y habla de la necesidad de interlocutores. La otra relacion fuertemente dialogica es la que les lleva a los autores a afirmar uno del otro que sus escrituras se vuelven anti-escrituras en el sentido de disolver la voluntad de fijacion de sentido ante la evidencia de que el lenguaje no puede nombrar lo especifico. Borges llega a afirmar que toda memoria de un provinciano es una anti-escritura, un escribir para no decir, y no sabemos si esta afirmacion nace de la admiracion o del descredito. Estos libros parecen querer replantear de algun modo los avatares de uno de los capitulos mas entretenidos de la novela familiar de la literatura argentina, en donde la figura central de Borges debe ser campeada por escritores menores en relacion a esa centralidad. De hecho, el relato ficcional que realiza Mastronardi de Borges no cae fuera de la historia de la literatura argentina, sino que en su formato de cuaderno de escritor pareciera aspirar a la fuerza de los textos de una literatura menor en el sentido que le dan Deleuze-Guattari. (4) Esa literatura que una minoria hace dentro de una lengua mayor. No abunda en ella el "talento" porque no es una literatura de "maestros", sino una enunciacion colectiva. Estos textos menores estan destinados a mostrar la grieta en el sistema de la literatura argentina. La treta seguida por Mastronardi en su B. y en su Borges es la siguiente: no reponer su subjetividad sino desplegar criticamente un proceso de subjetivacion. No construye una figura de artista, sino que bosqueja las grietas de la personalidad glorificada. No enuncia desde lo moral, ni un deber ser --a la manera de Bioy, quien se hace cargo de los "deberes esteticos borgeanos"- - sino que se situa en la adyacencia. Mastronardi no apela a controlar la propia imagen pero si a ponerse a resguardo de la fabulacion de la imagen literaria de Borges, sombra terrible. De alli su impertinencia.

Pero Mastronardi no es solo impertinente en estos dos textos, sino en la vida: no en su propia escritura, sino lo que en ella hay de fabulacion respecto de su propia imagen, esa que cada escritor suele autoconstruirse. No se sabe si los dos textos sobre Borges entran en la literatura o si salen a la vida. No podemos fabular la subjetividad de Mastronardi. Los textos trabajan sobre coordenadas dispares, sobre paradigmas diversos y diferentes puestas en escenas: en este sentido los textos se saben menores ante la gran literatura, ante el gran lenguaje que estan conjurando. Y en esa conjura, los textos se desbocaron.

Mastronardi es un escritor menor, aquel que desde su margen pone en tension el centro. Es y no es, entonces, como muchos pretenden, un escritor marginal: ser menor es hacer algo con el margen y desde el margen, no implica negar el margen que hay en el sino el modo subrepticio de subvertir desde ese margen las relaciones de esa novela familiar. Mastronardi y Borges (Mastronardi a partir de Borges) encontrarian en la ficcion de la amistad la posibilidad de recrear fisuras en una tradicion nacional que habian inventado y un pasado individual lleno de pasiones encontradas mas propio de los escritores que de la prosapia que los habia rodeado. En esa fabulacion de amistad, la posibilidad descarnada de leer al amigo como ningun otro lo habia hecho. Valganos para apoyar esta idea una cita de Mastronardi en Cuadernos de vivir y pensar:
   Otra region de Borges

   Un cuerpo casi innecesario, un cuerpo que no lo agota, contribuye a
   la emancipacion de su espiritu. El descanso y la quietud son
   placeres corporeos. Escapa a ellos como si fuera un estoico. Ignoro
   si este vocablo es justo, ya que B. ni soporta ni renuncia.
   Volatil, ningun peso lo abate. Se diria que su cuerpo es una bolsa
   aerea, pero en la palabra bolsa no se debe ver nada despectivo. Ni
   la falta de vision es fuente de virtudes ni la ingravidez fisica
   explica su fuerte imaginacion. Sin embargo, una y otra cosa lo
   liberan y ayudan. (312-13)


Claudia Rosa

Universidad Nacional de Entre Rios

OBRAS CITADAS

Astutti, Adriana. Andares clancos. Buenos Aires: Beatriz Viterbo, 2001.

Borges, Jorge Luis. "Evocacion de Carlos Mastronardi." El Pais. Madrid, febrero de 1986: 11.

--. "La violenta luz de la gloria." Crisis 32 (1975): 21.

Bioy Casares, Adolfo. Borges. Buenos Aires: Destino, 2006.

Deleuze, Gilles, y Felix Guattari. Kafka. Para una literatura menor. Mexico: Era, 1999.

Mastronardi, Carlos. B. Santa Fe (Argentina): Universidad Nacional del Litoral. En imprenta.

--. Cuadernos de vivir y pensar. Buenos Aires: Academia Argentina de Letras, 1984.

--. "Desagravio a Borges." Sur 94 (1942).

--. "Encuesta sobre la influencia italiana en nuestra cultura." Nosotros 227 (1928): s.p.

--. Memorias de un provinciano. Buenos Aires: Ediciones Culturales Argentinas, 1967.

Prieto, Martin. Breve historia de la literatura argentina. Buenos Aires: Taurus, 2006.

(1) Este texto es una version sintetica y corregida de la que Borges publico en Crisis (ver bibliografia).

(2) Mastronardi habla sobre Jorge Luis Borges en Censo de mis primeros dioses, "Encuesta sobre la influencia italiana en nuestra cultura" (Nosotros 227, abril de 1928); "Del individuo al simbolo" (La Gaceta, 22 de noviembre de 1970); "Articulo no empezado" (Rumbos, febrero de 1930); "El movimiento de Martin Fierro", en La historia de la literatura argentina (Buenos Aires: Centro Editor de America Latina, 1968); "La revolucion libertadora ha reivindicado los fueros de la inteligencia argentina" (El Mundo, 30 de abril de 1958); "Sobre una poesia condenada" (Sur 169, noviembre de 1-948); "Desagravio a Borges" (Sur 94, julio de 1-942); "Notas Bibliograficas" (Ser 1, septiembre de 1962 y Sur 282, mayo y junio de 1963); "Cartas a Calveyra", en Formas de la realidad nacional (Buenos Aires: Ediciones Culturales Argentinas, 1961-); y Valery o la infinitud del metodo (Buenos Aires: Raigal, 1954).

(3) En 1941 se publica El jardin de senderos que se bifurcan, que incluye ochos relatos, entre ellos "Pierre Menard, autor del Quijote", "La biblioteca de Babel", "Las ruinas circulares". Luego saldra publicado en 1944 junto con Artificios y bajo el titulo de Ficciones.

(4) Para Deleuze y Guattari, las tres caracteristicas de la literatura menor son la desterritorializacion de la lengua, la articulacion de lo individual en lo inmediato politico, el dispositivo colectivo de la enunciacion.
COPYRIGHT 2009 University of Pittsburgh, Borges Center
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Carlos Mastronardi
Author:Rosa, Claudia
Publication:Variaciones Borges
Article Type:Critical essay
Date:Jan 1, 2009
Words:4807
Previous Article:Sur 1942: el "desagravio a Borges" o el doble juego del reconocimiento.
Next Article:Irene E Ireneo.

Terms of use | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters