Printer Friendly

Bjork: el sol en la boca.

[ILUSTRACION OMITIR]

En un sketch de Dagvatkin (El turno matutino, serie comica de la TV islandesa), un hombre lee el periodico y se topa con una foto de Bjork vistiendo uno de sus excentricos atuendos. El tipo exclama: "!Mira esta monstruosidad!" Un muchacho que desayuna junto a el responde: "?A quien no le gusta Bjork? Es una gran cantante." Pero el hombre sigue: "Yo nunca la he escuchado cantar, solo chillar y aullar. Parece una retrasada mental en un concurso de disfraces." Mas tarde, la mismisima Bjork entra a la cafeteria y el hombre se deshace en elogios aunque una colega lo delata, repitiendole a la artista la retahila de adjetivos ofensivos. A Bjork no le importa mucho: en realidad solo quiere usar el bano. La escena es representativa de las polarizadas reacciones que Bjork provoca en el publico. Desde su primer disco solista (Debut, 1993) genera tanta aversion como admiracion incondicional, posiblemente porque es una "monstruosidad" que ha construido su guarida en la frontera de un bosque encantado y el pais del pop mas comercial, iluminado con luces fluorescentes. Como Isobel, uno de los personajes de sus canciones, Bjork ha sido capaz de cambiar el paisaje pop al sustituir el gas neon por un ejercito de luciernagas, combinando la intuicion musical mas silvestre con la pulida superficie del sonido "clasico", la textura blanda de las venas con el pulso inasible de los circuitos electronicos de un aparato. Incluso juega con el nombre que lo representa en el mapa: "Al pop prefiero llamarle la musica folk de nuestro tiempo, la musica de la gente, hecha para todo el mundo." Si se la escucha con atencion, Bjork deja de ser ese personaje rocambolesco del avant garde neoyorquino de nuestros prejuicios y se revela como la punk que ha sido desde la adolescencia, la hija de una feminista y un electricista comprometido con la union sindical. Por ejemplo: detras del tufo modernillo que desprende Biophilia (2011), un album disenado en forma de app, esta un proyecto educativo en el que los ninos (o en realidad, cualquier persona) pueden aprender a hacer musica sin sentirse intimidados por no saber tocar un instrumento o leer partituras, todo a partir de un acercamiento cientifico-artistico hacia la naturaleza. El ano pasado el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) adquirio Biophilia como la primera aplicacion de su acervo, y este ano ha inaugurado una muestra retrospectiva de la obra de Bjork, reconociendola como una figura clave para el arte contemporaneo. Klaus Biesenbach, el curador, explica en la introduccion del catalogo que la cantante "ha creado formas innovadoras que cruzan todos los canales de nuestra sociedad mediatica [y] la exhibicion pretende consolidar la posicion singular que ocupa Bjork en las practicas contemporaneas y celebrar su musica, enormemente original y significativa". Al principio Bjork rechazo la propuesta: "?Como se cuelga una cancion en la pared?", pregunto. La idea de un tour con memorabilia elogiando el pasado no le atraia, pero Biesenbach le comisiono una nueva pieza: el video de "Black lake", la cancion central de su ultimo album, Vulnicura (2013), cuyas dolientes cuerdas y desesperados beats, semejantes a los latidos de un corazon en agonia, expresan el dolor provocado por la ruptura de su matrimonio con el artista Matthew Barney, padre de su hija Isadora. Candidato facil para la etiqueta "break up album", Vulnicura es en realidad un disco que, ademas de ejercicio catartico, egocentrico (que Bjork no se permite con tanta frecuencia como se podria pensar), pretende hacer compania a quienes necesitan lidiar con el dolor de un corazon roto y una mala racha cosmica de perdidas y fracasos: "Don't remove my pain, it is my chance to heal", canta en "Notget". "La musica--dijo a Rolling Stone en un ya lejano 1994es la mejor enfermera del mundo."

Hoy el video conceptualizado por Bjork y dirigido por Andrew Huang puede verse dentro de una cueva artificial construida en el MoMA por el arquitecto David Benjamin, quien utilizo las formas organicas de percebes y erizos para emular el barranco original, esa herida natural del territorio islandes que fungio como escenario.

Bjork quiso evitar el efecto Hard Rock Cafe al mostrar en una vitrina los objetos mas representativos de su carrera (el vestido de cisne disenado por Marjan Pejoski, los robots del legendario video "All is full of love" creados por Chris Cunningham, las hermosas cajas musicales transparentes cuyo sonido dio a Vespertine [2001] esa atmosfera magica, escarchada). Por eso escribio una autobiografia fantastica junto con el laureado poeta Sjon que acompana el transito de los visitantes a traves de audifonos y un sistema de geolocalizacion. Pese a estos esfuerzos, la critica hacia la muestra ha sido mayoritariamente negativa, en tanto ha culpado a la direccion del MoMA de atraer al publico con muestras populares (como las hechas en torno a Kraftwerk y a Tim Burton) sin proveerlas de contexto formal, de cuidadosa reflexion museistica. Habria sido fundamental hablar de como Bjork ha registrado su proceso creativo en los documentales de practicamente cada album que ha hecho, de la relevancia interdisciplinaria de uno de sus mayores talentos: su capacidad colaborativa con toda clase de artistas, desde las muchachas groenlandesas sin experiencia que al ver un anuncio que la cantante puso en el supermercado formaron el coro para Vespertine, delirantes lutiers, cineastas como Michel Gondry o Spike Jonze y hasta cientificos de la talla de Oliver Sacks y David Attenborough. No habria estado mal resaltar sus repetidos homenajes a lo literario, como la poesia de Jakobina Siguroardottir y E. E. Cummings (la letra de "Sun in my mouth" es un fragmento de "I will wade out": Pondre el sol en mi boca y saltare, viva, para estrellarme contra la oscuridad); ni que decir de como ha contribuido a la visibilizacion de musicos tan disimiles como John Tavener, Leila Arab, Arvo Part, John Grant 0 Antony Hegarty. Habria sido una meta provechosa enfatizar que su impresionante trabajo como letrista y compositora de melodias cameristicas perfectas, de complejos ritmos, si bien enriquecido por los productores con los que ha trabajado (Mark Bell, Tricky, Arca), es un merito que le pertenece por completo a ella y aun asi la industria tiende sistematicamente a otorgarles el credito a ellos. Con todo, su presencia en el MoMA ha bastado para generar preguntas relevantes en torno al arte contemporaneo: su lugar en la sociedad mediatica, el fenomeno de las celebridades, el vinculo entre las artistas y las nuevas tecnologias. El critico musical del New York Times Alex Ross destaca que lo mas valioso del trabajo de Bjork "es la mirada que proporciona, en momentos relampagueantes, de un mundo futuro en el que las ideologias, teleologias, guerras de estilos y subdivisiones que han definido tanto la musica en el curso de los ultimos cien anos acaban esfumandose. La musica recupera su felicidad original, libre tanto del miedo a lo pretencioso que constrine a la musica popular como del miedo a la vulgaridad que constrine a la musica clasica".

No es extrano que quienes han visto trabajar a Bjork describan sus metodos y filosofia con terminos cercanos a la utopia. Ella misma reconoce que su motivacion es, a pesar de todo, muy ingenua: "La razon por la que empece en la musica fue porque simplemente queria dar. Es asi de naif, como cuando tienes seis anos y fantaseas con subirte a cantar a una mesa para hacer felices a todos." Ross tambien conjetura que la musica de Bjork contiene algo asi como una "poesia de la posibilidad", un "urgente optimismo [...] la sensacion de que el siguiente momento o encuentro podria transformarlo todo". Quiza ese optimismo sea una de las dadivas mas grandes de Bjork, sobre todo para las mujeres que crecieron escuchandola. Una de sus canciones mas hermosas, "One day", promete que algun dia, cuando sea preciso, brillaran fuegos artificiales en el cielo. "!Lo presiento!", canta la poderosa voz que habita dentro de ese pequeno cuerpo que cumplira cincuenta anos este 2015 y que, a diferencia de las acaparadoras biografias tragicas de artistas que han sido consumidas por el implacable juicio sobre su edad, el desamor o la injusta apreciacion de su trabajo, constituye el testimonio de que la posibilidad de esa pirotecnia, de una vida construida alrededor de la creacion, la generosidad y el placer, aun despues de los momentos mas duros, no es inalcanzable.
COPYRIGHT 2015 Editorial Vuelta, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:mujer cantante, islandesa
Author:Damian Miravete, Gabriela
Publication:Letras Libres
Date:Apr 1, 2015
Words:1553
Previous Article:La posibilidad de una Francia islamista.
Next Article:Las prioridades del mundo.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters