Printer Friendly

Birdstrike, de Xavier Villanova: Premio Nacional de Dramaturgia Emilio Carballido.

Birdstrike escrita y dirigida por Xavier Villanova, me provoco entusiasmo en su composicion dramatica y produjo en mi, por consecuencia, la inquietud de verla en escena. Sin embargo, el resultado poco solido de dicho montaje me condujo a reflexiones contrariadas, pues, mientras las actuaciones resultan minimamente "correctas", hay cosas que en el flujo escenico considero no se concretan, no avanzan, como el hecho de que haya un descuido--voluntario, por parte del director--de los aspectos realistas del texto; del mismo modo, el final que como director el joven dramaturgo le da, va en contra de si mismo como dramaturgo. No queda muy claro y es poco teatral el resultado final de Birdstrike; claro que tal vez Villanova asi lo quiso, pero deviene erroneo, frustrante para los espectadores e, incluso, para los mismos actores ... El texto es muy bueno, y los interpretes se defienden como pueden, pero la direccion no logro cuajar.

[ILUSTRACION OMITIR]

Y, aun cuando el dramaturgo/director tal vez haya querido ir en contra de las pautas realistas de su propio texto, y convertido en algo abstracto o, como diria el "fractal" y "anticlimatico", lo cierto es que Birdstrike es una obra realista cuya representacion de lo que ocurre --probablemente en la mente de la protagonista Diana--es de topico realista: La cafeteria, el consultorio, los departamentos, el aeropuerto, la calle ... Y eso es lo que no queda muy claro en el montaje, debido a que el director no sabe trazar--o no quiere o no puede o esta incapacitado para ello--en los espacios y reduce el flujo de la puesta a un estatismo que se agota a si mismo. Nunca sabemos como espectadores que la accion "sucede en la mente de Diana" y cada actor en su propio espacio desarrolla su unilateral concepto no solo de sus personajes sino de la misma obra, lo cual constituye un caos fortuito que no logra armar un congruente discurso escenico de fuerza y certidumbre tonal.

Tal vez sea cuestion de como se exponen los sucesos; la puesta se vuelve "anticlimatica", si, pero habria que decirle al dramaturgo y director que el consultorio, los departamentos, el aeropuerto, la calle, son espacios reales, tangibles, definidos, no imaginarios, por mas que el pretenda que dicha mezcla de espacios "nos lleva a la confusion de Diana", a un estadio subliminal de dicha creatura; en realidad a lo que nos conduce tal revoltura es a una confusion argumental que para el espectador resultaria imprescindible despejar, inteligir, aunque la evocacion "suceda en la mente de Diana".

El dramaturgo, es obvio, no ha llegado a comprender lo que es obvio: la puesta en escena es una cosa, la dramaturgia otra. El lenguaje literario, poetico, es uno y el lenguaje escenico es otro muy distinto, aunque provoque, si esta bien hecho, pinceladas poeticas, que aqui no se logran, si acaso se sugieren como los desafortunados desnudos escenicos que devienen grotescas puntadas y que, al parecer, hacen sentir muy bien a la actriz Isabel Piquer seduciendo a los dos actores que la acompanan, pero que a estos los sume en una pena ajena gratuita, incomodisima; y en un reto que solo ve hacia el onanismo del director y al exhibicionismo de la actriz.

Lo que se agradece, no obstante y paradojicamente en este desnudo es que no cae en el estereotipo de los cuerpos "esteticamente aprobables"; es decir, no vemos cuerpos trabajados, ni abdomenes marcados ni cinturas delineadas o pieles tonificadas, vemos llantitas, pancitas, lonjitas, tres traseritos caidos, carnes fofitas; los tres actores son gorditos, de carnes flojas, naturales, lo cual los torna anafrodisiacos y antisexuales, y despoja a la escena de todo morbo, porque ni siquiera llegan a ser eroticos. Ello es loable, se logra, aun cuando mucha gente halla expresado, al final de la funcion, que si se va a pagar por ver un desnudo, que al menos este sea realmente artistico o que los encargados de acometerlo tengan algo interesante que mostrar, cuando menos para echarse un buen "taco de ojo".

[ILUSTRACION OMITIR]

Pero, asi las cosas, en el caso del trabajo interior, el director se confunde a si mismo, confunde potencialmente a sus actores y revuelve la buena construccion de su texto hasta reducirla a una inopinada suma de improvisaciones que los actores sortean con visible esfuerzo, sin llegar a las fibras sensibles ni de los espectadores ni de si mismos.

Es obvio tambien que no hubo recursos economicos para la produccion, pero lo que deberia haberse visto como un trabajo donde la rala economia se supliera con talento, inventiva y destreza, se convierte en una pobreza rampante al correr la representacion. Pareceria ademas que no se ensayo, que no hay trabajo concienzudo de los artistas involucrados, que se trata de un performance muy personal de Villanova presentado en un foro profesional.

Hay directores como Xavier Villanova que, ante su imposibilidad de trabajar con destreza el teatro realista se justifican aduciendo, falsamente, que ello es cosa facil. Puestas como Birdstrike confirman lo contrario. No es facil hacer buen teatro.

El montaje de Villanova, aunque inofensivo--y en muchos aspectos hasta ingenuo en sus desplantes juveniles--, revela reticencia a apostar por el realismo, a definir voluntariamente espacios teatrales, a negarse a darle aire a la historia, como en el cine, pero aunque las cosas sucedan en la, o las mentes de los personajes, y ya que estos tienen areas especificas de actividad: bano, interior casa, interior cafeteria, exterior calle, etcetera..., lo que se evidencia finalmente en el caso de Villanova es una falta de herramientas como director, carencia de conocimiento en el manejo de actores y del espacio, ausencia absoluta de humildad para saber que apenas se esta creciendo y que no se puede intentar ser una vanguardia, sin primero conocer los basamentos elementales de una puesta en escena, porque en suma, el trabajo escenico queda a la deriva.

Pero a la deriva, ?en que sentido?, puede preguntar el director. Se le responderia: los actores hablan mucho, pues no tienen acciones dramaticas, entonces la mayoria de los textos se tornan narrados sin expresividad, planos, denotando poca pericia del director para darles movimiento, verosimilitud escenica, aunque ello sea su intencion, pues no se percato de que debia imprimirles matices, intenciones, ritmo. Un pintor no termina de construir su obra si le faltan elementos, pinceladas, toques, matices; un narrador no da por terminada su obra hasta que termino de revisar a fondo la ortografia, la puntuacion, la sintaxis y el devenir tonal de su narracion, como si fuera un musico; es entonces que el creador dice, ya esta; esta es la obra, la novela ...

Pero Xavier Villanova no trabajo a conciencia su puesta, aposto no por el realismo, sino por la superficialidad, y yendo mas lejos, por la flojedad, y renuncio--por indolencia conceptual--a hacer algo, esteticamente hablando, que pudo haber sido mucho mejor. La puesta se queda corta ante lo interesante que llega a ser el texto, publicado por la Universidad Autonoma de Nuevo Leon, misma que galardono a Birdstrike con el Premio Emilio Carballido de dramaturgia.

A algun publico el trabajo le satisface, pero en rigor, la obra deja mucho que desear, tanto en puesta como en actuaciones, lo que unicamente se justifica al pensar que estamos ante el trabajo de jovenes que estan en plena formacion y cuyas pretensiones son crecer como artistas en algun momento no muy lejano, ojala lo logren.

Villanova aduce que el no acepta la idea de defender su trabajo en un dialogo critico porque la obra habla por si misma y en este caso el joven director acierta: Si, la obra habla por si misma, es indefendible, no resiste un estricto control de calidad en su puesta en escena. Solo la buena voluntad de algun critico bienintencionado podria pretender justificar sus muchos yerros. Lastima. Birdstrike se presento en La Gruta del Helenico.
COPYRIGHT 2012 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Valdes Medellin, Gonzalo
Publication:Siempre!
Article Type:Resena de teatro
Date:Oct 28, 2012
Words:1384
Previous Article:Los anos falsos, de Josefina Vicens: a treinta anos de distancia.
Next Article:Poemas de un zombi: Martin Camps.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters