Printer Friendly

Bermejo Garcia, R.: La vuelta de Crimea a la madre patria. Algunas reflexiones a la luz del derecho internacional.

Bermejo Garcia, R.: La vuelta de Crimea a la madre patria. Algunas reflexiones a la luz del Derecho Internacional Tirant lo Blanch, Valencia, 2015, 143 pp.

Las ultimas obras del profesor Bermejo Garcia se han centrado mayormente en el analisis juridico-internacional de problemas de politica (o de politica economica) internacional de la maxima actualidad. En esta linea se pueden mencionar trabajos como los dedicados a la cuestion de Kosovo, a Libia, a Palestina o a Iraq ... o a Crimea. En el libro que comentamos, confluyen varias preocupaciones recientes en la produccion cientifica de Romualdo Bermejo: la preocupacion por los casos de Crimea (que ya vino avanzada en una breve nota publicada en la REDI vol. 66 no. 2, 2014, y que aparece ahora desarrollada con mucha mayor extension), y de Kosovo, asi como por una nocion que esta presente en ambos casos, que es el derecho de autodeterminacion.

El asunto de Crimea tiene implicaciones, por supuesto, historicas, pero tambien y sobre todo juridicas. Y esas implicaciones son de doble orden, juridico-constitucional (o juridico-interno) y juridico-internacional. La obra que comentamos toma en cuenta todas estas variables a lo largo de la introduccion y los cinco capitulos en los que se divide. Mientras la introduccion y el primer capitulo contienen mayormente un relato historico de los antecedentes del caso, el capitulo segundo presta tambien atencion a aspectos relativos al Derecho interno, para en el tercero y cuarto capitulos centrarse en el analisis juridico-internacional del caso para concluir, en el quinto y ultimo con un tratamiento del Derecho y la practica de la Union Europea.

El analisis sobre Crimea de Romualdo Bermejo parte de dos ideas que quedan expuestas ya en la introduccion de este libro (pp. 11-12): por un lado, la existencia de lazos objetivos (de tipo historico y cultural) entre Crimea y Rusia; por otro lado, la existencia de un precedente en Derecho Internacional, a saber, el caso de Kosovo. Y es que como dice el autor, <<pretender justificar casos unicos en la sociedad internacional no solo parece ya discriminatorio, sino que en un mundo como el nuestro parece ya pura utopia>>.

Esto ultimo resulta importante porque el analisis del problema de Crimea, a mi entender, aparece enmarcado por estas dos notas: en primer lugar, la trascendental relevancia del precedente de Kosovo (por mas que haya algunas diferencias entre ambos casos); y, en segundo lugar, la sucesion de normas internas y externas contradictorias que obligan a intentar buscar una coherencia entre ellas.

El primer capitulo de la obra, titulada <<La evolucion de Ucrania tras la desintegracion de la URSS>> no hace del todo justicia al contenido pues contiene (p. 21) algunas consideraciones muy importantes a hechos y normas de Derecho interno anteriores a dicha desintegracion. Cuatro son los datos relevantes a este respecto: el primero, la conversion de Ucrania de <<republica autonoma>> a <<region administrativa>> de la Federacion Rusa, en el seno de la URSS por decision del Soviet Supremo de 30 de junio de 1945; el segundo, la iniciativa de Krushev para que el 19 de febrero de 1954 esta region administrativa fuera asignada a Ucrania, sin consultar para ello a la poblacion Crimea, con ocasion del tercer centenario del Tratado de Pereyaslav por el que Ucrania y Rusia se unieron; el tercero, el referendum de Crimea de 20 de enero de 1991, por el que la poblacion eligio la union a Rusia si Ucrania se independizara de la URSS; y el cuarto, que tras haberse aprobado la independencia de Ucrania respecto a la URSS por el parlamento ucraniano (mediante Acta de 24 de agosto de 1991), en un nuevo referendum celebrado en toda Ucrania apenas unos meses despues (el 1 de diciembre de 1991), la poblacion, incluida la de Crimea apoyo esa independencia. A estos datos internos, con sus contrastes (como el opuesto resultado entre el referendum de enero de 1991 y el de diciembre del mismo ano) se suma un dato juridico-internacional, a saber, el tratado ruso-ucraniano de 19 de noviembre de 1990. Este tratado, para anadir complejidad al asunto, afirma la integridad territorial y la intangibilidad de las fronteras de los Estados firmantes. El autor se plantea si este tratado podria ser contrario al principio que prohibe la transferencia de territorios sin consultar a la poblacion (p. 23).

Consumada la independencia de Ucrania, el asunto empieza a complicarse aun mas con una serie de resoluciones y normas de Derecho interno y externo. La primera, de 29 de abril de 1992, es una ley del parlamento de Ucrania que restituye a Crimea el estatuto de <<republica autonoma>> que habia perdido en 1945. Pero, poco despues, aparece un segundo dato, y es que el 5 de mayo de 1992, el parlamento de Crimea proclama su independencia, adoptando una Constitucion y convocando un referendum de independencia para el 2 de agosto, que fue anulado tras un acuerdo de Crimea con Ucrania el 15 de mayo de 1992. En este contexto, en tercer lugar, y a pesar de estar ya firmado el tratado ruso-ucranio de 19 de noviembre de 1990, el Parlamento ruso aprobo una resolucion, de 21 de mayo de 1992, que declaraba nula y contraria a las leyes vigentes en aquel momento, la cesion de Crimea operada en tiempos de la URSS en 1954. El cuarto elemento aparece el 9 de julio de 1993, cuando el Soviet Supremo de Rusia aprobo declarar a Sebastopol (la ciudad en cuyo puerto se halla la flota rusa) como <<ciudad federal rusa>>. A continuacion encontramos un quinto texto, la <<Declaracion>> de 20 de julio de 1993 (S/26118) del presidente del Consejo de Seguridad, a iniciativa de Ucrania, apoyando la <<integridad territorial>> de Ucrania y declarando que el decreto del Soviet Supremo de 9 de julio de 1993 era contrario al tratado ruso-ucranio de 19 de noviembre de 1990 y a la Carta de las Naciones Unidas. Ciertamente, aunque el autor de este libro no lo indica, en esa Declaracion de 20 de julio de 1993 se menciona la carta del Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, fechada el dia anterior, en el que el Gobierno ruso declara no compartir el contenido del decreto del parlamento ruso y proclama su adhesion al Derecho Internacional. El asunto se complica de nuevo con la aparicion de un sexto hecho, las elecciones crimeas de 30 de enero de 1994, que gana el nacionalista Yuri Mechkov, que restaura la Constitucion independentista de 1992. Por si todo esto fuera poco, en septimo lugar, en mayo de 1994 el parlamento crimeo aprueba una nueva declaracion de independencia que fue anulada por el parlamento ucranio. En este contexto, en octavo lugar, en marzo de 1995, el Parlamento ucranio suprimio la Constitucion ucrania de 1992. Y, en noveno lugar, el 21 de septiembre de 1995 el Parlamento de Crimea aprobo una nueva Constitucion (reformada el 1 de noviembre de ese ano) en la que quedaba proclamada su pertenencia a Ucrania. Para coronar esta ultima Constitucion, tenemos un decimo dato, y es que el 31 de mayo de 1997, Rusia y Ucrania firman un nuevo tratado que vuelve a recoger la inviolabilidad de las fronteras, ademas del arriendo de la base naval de Sebastopol, unas contrapartidas financieras y el compromiso de Ucrania de no firmar ningun tipo de acuerdo con paises terceros que pusieran en peligro la relacion de vecindad con Rusia (o sea, acuerdos con la OTAN, Estados Unidos o la UE).

Basta la desnuda enumeracion de todos estos datos politico-normativos para constatar la complejidad politico-juridica del caso de Crimea. A ello se anade (p. 32 ss.) la profunda division etnica de Ucrania entre rusos y ucranios (aparte de otras minorias). Y esta complejidad para cuya ignorancia no hay excusa posible es el telon de fondo sobre el que se desarrollan los acontecimientos del <<Euromaidan>>. Y, por si todo ello fuera poco, todos estos elementos se encuentran con una politica interna ucrania que, desde el mismo momento de su independencia, esta gangrenada por la corrupcion. En este terreno complejo y explosivo, la Union Europea inicia en 2009 (politica de Vecindad) una politica de acercamiento a Ucrania, que aumenta de intensidad con la propuesta de un acuerdo de asociacion en 2013, que finalmente el presidente Yanukovich rechaza para solicitar ayuda financiera a Rusia. Este es el contexto en el que estallan las movilizaciones en la plaza del Maidan, de Kiev, en gran medida suscitadas por el partido anti-ruso y cuasi-nazi <<Svoboda>>. La politica europea hacia Ucrania en algunos Estados de la UE (Alemania, Polonia) parece que tiene una clara orientacion de hostilidad hacia los intereses de Rusia (pp. 48-49). Sin embargo, llama la atencion que otros Estados de la UE sin intereses tan espurios no hayan actuado para introducir mayores dosis de racionalidad y prudencia en la politica de la UE. La presion callejera para expulsar, inconstitucionalmente, del poder al presidente pro-ruso Yanukovich y el consiguiente ascenso al poder de fuerzas notoriamente anti-rusas tuvo, como primer efecto, la reaccion contraria de la poblacion rusa (mayoritaria) en Crimea.

El capitulo segundo del libro de Romualdo Bermejo, titulado <<La vuelta a casa de Crimea>> relata como los acontecimientos se precipitaron de forma fulgurante tras la revolucion del Maidan que los medios occidentales dibujaron como <<democratica>>, aunque estaba dirigida en gran parte por elementos neo- o cuasi-nazis. El dia 21 de febrero, el presidente ucranio pro-ruso, Yanukovich, accedio a las demandas de la oposicion, pero el 22 de febrero de 2014 el presidente Yanukovich se vio obligado a huir a Rusia, y apenas un dia despues, el dia 23 de febrero, el parlamento ucranio suprime la oficialidad de la lengua rusa (lengua materna del 38% de la poblacion de toda Ucrania), tras lo cual, cuatro dias mas tarde, el 27 de febrero, un grupo armado pro-ruso toma el Gobierno y el parlamento ucranio. Tras la toma del parlamento crimeo, este convoco un referendum para el 16 de marzo de 2014. Mientras tanto, el 4 de marzo, el presidente Putin proclama su apoyo al derecho a la autodeterminacion tal y como se habia configurado en el caso de Kosovo, y una semana despues, el 11 de marzo, siguiendo el modelo de Kosovo y citando los argumentos del Tribunal Internacional de Justicia, en una sesion secreta, el parlamento de Crimea aprueba la <<Declaracion de independencia>> (pp. 70-71). Una vez declarada independiente y soberana, el 16 de marzo, se celebro un referendum de autodeterminacion con dos opciones: una era la reunificacion con Rusia, y la otra la union con Ucrania en los terminos de la Constitucion de 1992. Con una participacion del 83'1% de la ciudadania gano la primera opcion por un 96'77%. El autor reconoce que dicho referendum no se hizo en las mejores condiciones posibles (p. 74). Tras el referendum, el 17 de marzo, el parlamento crimeo proclamo una nueva declaracion de independencia y solicito su adhesion a la Federacion Rusa, la cual se consumo el dia 18 de marzo con un tratado internacional entre Crimea y Rusia.

Llega asi este libro al capitulo tercero, donde se reflexiona sobre <<Crimea y el derecho de autodeterminacion>> (p. 83 ss.). El autor plantea la cuestion como una alternativa: o bien se habia violado la integridad territorial de Ucrania, o bien Crimea tenia derecho a la autodeterminacion. No obstante, creo que quiza el problema se podria plantear mas correctamente de otro modo: integridad territorial o secesion (mas que <<autodeterminacion>>). El autor reflexiona en estas paginas sobre el derecho de autodeterminacion de los pueblos coloniales (el unico, a mi juicio, verdaderamente existente) e introduce unas consideraciones que creo que deberian estar mas matizadas acerca de los pueblos <<indigenas>> y de los <<pueblos nacionales no coloniales>> (pp. 87-90). En este sentido, el autor expone las tesis de los profesores Cassese y Chadwick, que avalan el derecho de secesion como <<garantia>> frente a ciertas situaciones de violacion de los derechos humanos (<<remedial secession>>) a pesar de que la propia Opinion Consultiva en el caso de Kosovo no ha avalado la existencia de ese supuesto derecho.

Tras las paginas dedicadas al estudio del derecho de autodeterminacion, el autor procede al analisis del caso de Kosovo. A este respecto dos son los textos fundamentales para entender el mismo: la resolucion 1244 del Consejo de Seguridad y la Opinion Consultiva del Tribunal Internaciona de Justicia. En el primero, la resolucion 1244, de 10 de junio de 1999, se aprobo el establecimiento de un regimen de una <<autonomia considerable>> que respetara <<el principio de soberania e integridad territorial de Yugoslavia>>. Cabria de entrada plantearse si es conforme con la Carta que el Consejo de Seguridad establezca la forma politica interna de uno de los Estados miembros (algo que ya ha hecho en algun otro supuesto). En el segundo documento el Tribunal de La Haya contesta a la pregunta de si la Declaracion de independencia de Kosovo es o no es contraria al Derecho Internacional. Como es sabido, el Tribunal dijo que la declaracion no era contraria al Derecho Internacional, sin por ello afirmar que Kosovo tuviera un <<derecho de autodeterminacion>>. El autor desarrolla una amplia, y fundamentada, critica a la Opinion Consultiva. A mi juicio, sin embargo, el problema fundamental, aunque no lo plantee asi el autor, es la pregunta formulada por la Asamblea General era insuficiente, pues se omitio la pregunta fundamental, a saber, si es conforme con el Derecho Internacional el reconocimiento por TERCEROS ESTADOS de un Estado nacido rompiendo la integridad territorial de otro Estado miembro de Naciones Unidas. Ahora bien, es un hecho que la mayoria de los Estados de la comunidad internacional, aunque no todos, han reconocido a ese Estado nacido de la ruptura de la integridad territorial de otro Estado miembro. Y lo mas interesante del caso, es que los primeros y mas importantes son, precisamente, los que mas han denunciado la independencia de Crimea y su posterior union a Rusia.

Tras examinar criticamente el caso de Kosovo, el profesor Bermejo dedica el cuarto capitulo de su libro a <<El derecho de autodeterminacion y la independencia de Crimea>>. A mi juicio las consideraciones del autor en este capitulo resultan discutibles. De entrada, el autor considera que la primera vez que el pueblo de Crimea ejercio su derecho de autodeterminacion fue en el referendum de 16 de marzo de 2014, a pesar de que se desarrollo en condiciones que <<no fueron las mejores>>. Pero, entonces, ?por que no calificar de autodeterminacion los otros referendums de enero y diciembre de 1991? Pero mas discutible me parece su argumentacion basando en la historia la atribucion del derecho de autodeterminacion. Asi, Bermejo dice (pp. 113 y 125-126) que <<es dificil sostener que el pueblo de Crimea no pueda autodeterminarse porque ciertos avatares historicos, en los que Crimea fue pura y simplemente un juguete en la partida rusoucraniana, ha yan traido consigo poner a la Peninsula bajo soberania ucraniana>>. Discrepo del autor en este punto, pues por ese mismo motivo otros territorios en muchos otros lugares deberian gozar de la autodeterminacion, aun no siendo pueblos coloniales. De hecho, mas adelante, el autor dice que <<aqui se esta hablando de un pueblo ruso>> (p. 114). Y esa es una afirmacion clave como veremos despues. El hecho, que cita el autor, es que la Asamblea General, en su resolucion A/RES/68/262 sobre la <<Integridad territorial de Ucrania>> <<afirma su determinacion de preservar la soberania, la independencia politica, la unidad y la integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente>> y <<exhorta a todos los Estados a que desistan y se abstengan de cometer actos encaminados a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de Ucrania>>. Ciertamente, la Asamblea General no se vuelto a pronunciar sobre el caso.

En el quinto y ultimo capitulo de este libro, dedicado a <<la reaccion de la UE y de los paises occidentales ante la independencia de Crimea y su incorporacion a la Federacion Rusa. La Union Europea ha aprobado varias resoluciones sobre Ucrania (nota 199, en pp. 129-130), siendo la mas importante las resoluciones del Parlamento Europeo de 13 de marzo y 18 de septiembre de 2014. Igualmente el Consejo de Europa decidio el 10 de abril de 2014 suspender a Rusia sus derechos de voto en su (poco relevante, ciertamente) Asamblea Consultiva.

El autor concluye su obra observando, con mucha razon, que en Crimea, Rusia <<se ha tomado la revancha de Kosovo>> y que por parte de la UE y de los paises occidentales <<no se ha sabido sacar las lecciones del pasado y se ha comprometido el futuro (p. 143). Pero si esto es politicamente indiscutible, sigue siendo cuestion distinta, incluso en el Derecho Internacional, la cuestion juridica. En un momento de su obra, Bermejo ofrece una argumentacion interesante al esgrimir el principio <<ex iniuria ius non oritur>> (p. 126) para argumentar que la invalida (de acuerdo con el Derecho interno vigente en el momento) cesion de Crimea a Ucrania en 1954 debe ser considerada como la raiz viciada del caso. El problema, sin embargo, es que, dejando al margen los referendums hechos en Crimea, en los tratados ruso-ucranianos de 1990 y 1997, Rusia no protesto contra aquella cesion. El hecho, indiscutible, es que Crimea es historica, cultural y politicamente rusa. El hecho, indiscutible, es que su inclusion en Ucrania fue una anomalia historica. El problema, sin embargo, es como dar solucion a esta anomalia desde el Derecho. A mi entender no es la invocacion del <<derecho de autodeterminacion>> la forma hacerlo. De hecho, no es este supuesto <<derecho>> el que ha permitido la <<independencia>> (por llamarla asi) de Kosovo. Creo que el problema de la anomala inclusion de Crimea en Ucrania tenia dos posibles soluciones. Una, para mi muy insatisfactoria, es la de llevar a sus ultimas consecuencias la doctrina de la Opinion Consultiva sobre Kosovo. En este sentido, la declaracion de independencia de Crimea no es contraria al Derecho Internacional. Y por ello mismo, los Estados que han reconocido a Kosovo tras su declaracion de independencia no pueden oponerse al reconocimiento de la independencia de Crimea, pais que luego, en uso de esa independencia, decidio unirse a Rusia. Hablamos de la independencia de un pais, no de <<autodeterminacion>> ni de un <<pueblo>>. La otra formula, la correcta, hubiera sido la retrocesion de Crimea a Rusia por parte de Ucrania. Nadie en la UE, que yo sepa, ha presionado para impulsar esta via. Lejos de ello, en un cinico ejercicio de doble vara de medir, los mismos Estados que se niegan a reconocer el error de Kosovo, tratan de conseguir una reintegracion de Crimea en una Ucrania donde fue integrada de forma disparatada. Tras el error Kosovo, ha llegado el error Crimea: ?cual seria el proximo?

Carlos Ruiz Miguel

Catedratico de Derecho Constitucional

Universidad de Santiago de Compostela
COPYRIGHT 2016 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Miguel, Carlos Ruiz
Publication:Anuario Espanol de Derecho Internacional
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2016
Words:3385
Previous Article:Oltra Santa Cruz, F.: Comunidad internacional, conflictos y derecho.
Next Article:Fernandez Liesa, C.: La guerra civil espanola y el orden juridico internacional.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters