Printer Friendly

Benavente, fray Toribio de, Motolinia. Historia de los indios de la Nueva Espana.

BENAVENTE, fray Toribio de, Motolinia. Historia de los indios de la Nueva Espana. Edicion, estudio y notas de Mercedes Serna Arnaiz y Bernat Castany Prado. Madrid: Real Academia Espanola, Centro para la edicion de los clasicos espanoles, 2014. 559 pp.

La Historia de los indios de la Nueva Espana es una de las relaciones mas importantes producidas en la epoca colonial. Escrita por el franciscano Toribio de Benavente, tambien conocido como Motolinia, el texto no solo presenta el papel que su orden desempeno en la denominada conquista espiritual de America, sino tambien las controversias teologicas y politicas que rodearon al proceso de conversion al cristianismo de las poblaciones nativas en el Nuevo Mundo. Los detalles que ofrece Motolinia son esenciales para comprender las profundas transformaciones culturales que experimentaron dichas poblaciones y la forma en la que los espanoles construyeron sus propias narrativas de legitimidad frente a ellas y frente a ellos mismos.

La historia de la creacion y recepcion del texto de Motolinia es parte misma del proceso descrito en el parrafo anterior y, a su modo, tan fascinante como aquel. Se inscribe en la venerable, y extendida, tradicion de los libros perdidos, siendo los manuscritos que han llegado hasta nosotros una refundicion de otro mayor de Motolinia cuyo destino final desconocemos, pero de cuya existencia sabemos por autores como Alonso de Zorita y Cervantes de Salazar, entre otros. Motolinia escribiria apresuradamente la Historia de los Indios de la Nueva Espana para don Antonio Pimentel, sexto Conde de Benavente, teoricamente como una relacion "de los ritos antiguos, idolatrias y sacrificios de los indios de la Nueva Espana, y de las maravillosa conversion que Dios en ellos ha obrado" (3), pero, en la practica, dicha obra tendria como objetivo contrarrestar la creciente influencia del dominico Bartolome de las Casas, con el que Motolinia se enzarzaria en una agria polemica, y la inminente promulgacion por parte de la Corona de las Nueves Leyes de Indias inspiradas por aquel.

Esta nueva edicion del texto motoliniano, ejemplarmente introducida, preparada y anotada por Mercedes Serna Arnaiz y Bernat Castany Prado para el Centro para la Edicion de los Clasicos Espanoles de la Real Academia Espanola, parte de los tres manuscritos del siglo XVI, ninguno olografo, que se conservan en la actualidad -el de la ciudad de Mexico, el de la Real Biblioteca del Escorial y el manuscrito de la Hispanic Society of America de Nueva York. Como es bien sabido, la relacion de estos manuscritos entre si y con el resto de textos que constituyen la obra del fraile franciscano es uno de los temas que mas ha preocupado a la critica. A traves de un cotejo de los textos existentes y de una discusion minuciosa de las condiciones que llevaron a su produccion, Serna Arnaiz y Castany Prado situan de manera convincente la Historia de los indios de la Nueva Espana dentro del corpus del autor.

Para llevar a cabo este trabajo, los editores se apoyan en las ediciones precedentes del texto, ediciones que constituyen una tradicion rica desde un punto de vista cultural e historiografico, si bien de calidad bastante desigual desde una perspectiva filologica. La obra de Motolinia no se publicaria--como tantas obras de este periodo--hasta el siglo XIX. En este sentido, la primera edicion moderna vio la luz en Londres en 1848, recogida por Lord Edward K. Kingsborough en el volumen octavo de su monumental coleccion Antiquities of Mexico, si bien se trata de una edicion fragmentaria que solo recoge 59 paginas del manuscrito de El Escorial. La primera edicion completa del texto apareceria en Mexico en 1858, publicada por Joaquin Garcia Icazbalceta en el tomo primero de su Coleccion de documentos para la historia de Mexico, obra reeditada por la editorial Porrua en 1980. Hay que esperar hasta 1869 para la primera edicion espanola, cuando Florencio Janer publicara su transcripcion del codice de El Escorial como parte del volumen LIII de la Coleccion de documentos ineditos para la historia de Espana. A lo largo del siglo XX se sucederian diversas ediciones, algunas parciales y pensadas para el publico estudiantil, como es el caso de la que L. Nicolau d'Olwer preparara para la Biblioteca del Estudiante Universitario de la UNAM en 1964, o para un publico mas general, como la preparada en 1985 por el antropologo Claudio Esteva Fabregat para la coleccion Historia 16. Sin embargo, tan solo la edicion de O'Gorman de 1975 para Porrua y la realizada por Georges Baudot para Castalia en 1985 intentaron poner orden en el universo textual de Motolinia, mereciendo ser destacadas de manera significativa. Con excepcion de estas, y hasta la actual realizada por Serna Arnaiz y Castany Prado, ninguna edicion habia intentado aproximarse de manera sistematica al texto que nos ocupa a la luz de investigaciones recientes, siendo la edicion de 2002 publicada por Dastin una mera reedicion de la que publicara Historia 16 en 1985 y la mas reciente de Linkgua, de 2006, una mera transcripcion de textos anteriores precedida de una breve resena de la vida de Motolinia de apenas media pagina de extension.

No creo que sea exagerado afirmar, por tanto, que, mientras que algunas de las ediciones anteriores tienen el indudable merito de haber dado a conocer el texto por primera vez o de haber planteado abiertamente algunos de los problemas basicos de filiacion, como es el caso de las de O'Gorman y Baudot, este texto publicado por el Centro para la edicion de los clasicos espanoles nace con la intencion de convertirse en la edicion de referencia a la hora de estudiar la Historia de los indios de la Nueva Espana. A favor de ello habla el que sea la primera que realmente lleva a cabo un trabajo critico completo en el que se ha tenido en cuenta una gran parte de los trabajos publicados por academicos pertenecientes a distintas disciplinas y tradiciones academicas del mundo hispanico, anglofono y francofono, principalmente. De hecho, si por algo destaca esta edicion comparada a las anteriores es por el excelente aparato critico que la acompana. Merece la pena senalar asimismo que, como es el caso de otras obras publicadas por el Centro para la edicion de los clasicos espanoles en esta coleccion, hay detras del texto que nos ocupa un exquisito trabajo de produccion que ha sabido combinar, por un lado, el afan de convertir esta edicion en una obra de referencia para el investigador y, por otro, el de producir un libro que invite al lector no necesariamente especializado a detenerse en sus paginas. Lograr tal simbiosis es hoy una tarea mas urgente que nunca y actualizar un clasico para una audiencia amplia, como hace este texto, sin simplificarlo, sino todo lo contrario, un desafio que este texto supera con creces.

Con todo, si hay un personaje que sale realzado en la edicion de Serna Arnaiz y Bernat Castany es, sin duda, el propio fray Toribio de Benavente. Vemos a traves de la introduccion y las notas como Motolinia ha ido creciendo a ojos de la critica y convirtiendose en un personaje de una complejidad creciente, portador de un proyecto religioso, politico y, por supuesto, literario. Los editores no intentan endulzar su figura, inmerso como estaban el y sus companeros en el proceso violento y complejo de la conquista y colonizacion de America, pero si dejan de lado el recurrente debate moral sobre la justificacion de la conquista que frecuentemente acompana a este tipo de textos. Particularmente util en este sentido es el analisis de la polemica entre Motolonia y Las Casas, polemica que en ocasiones ha llevado a simplificar la figura de Motolinia como mero defensor de los intereses de los conquistadores, cuando la realidad, como de costumbre, es mucho mas compleja. En lo que toca a su papel como escritor, puede que las circunstancias le llevaran a escribir su relato de manera apresurada y que consideraciones pragmaticas determinaran el estilo y la forma final de la obra. Como el mismo dice, "muchas cosas despues de ser escritas aun no tuve tiempo de las volver a leer y por esta causa se que va algo vicioso y mal escrito" (15). Sin embargo, como Serna Arnaiz y Castany Prado senalan agudamente, mas que una afirmacion desapasionada es la enunciacion de toda una estrategia retorica. De hecho, ambos seguramente coincidirian con la apreciacion de Esteva Fabregat, quien consideraba al franciscano "uno de los mas ilustres decidores de historias de este tiempo" (45). Puede que la Historia de los indios de la Nueva Espana tenga algo de esbozo o compendio, pero hay ocasiones en las que lo poetico reside precisamente en ello. El texto de Motolinia es un esbozo o compendio caleidoscopico del universo bello y violento de la Nueva Espana visto a traves de los ojos no de un espectador desapasionado, sino de alguien que para bien y para mal contribuyo decisivamente a forjarlo.

Jose R. JOUVE MARTIN

McGill University
COPYRIGHT 2015 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Jouve Martin, Jose R.
Publication:Anales de la Literatura Hispanoamericana
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2015
Words:1649
Previous Article:La Ciudad de Mexico en las cronicas de Jose Joaquin Blanco.
Next Article:Bravo Rozas, Cristina y Almudena Mejias Alonso (eds.). El mito de Cecilia Valdes. De la literatura a la realidad.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters