Printer Friendly

Balantidiasis en una nina indigena de la Sierra de Perija-Venezuela. Reporte de un caso.

Balantidiasis in an Amerindian child from the Sierra de Perija-Venezuela. A Case Report

Resumen

Se reporta el caso de una paciente indigena de la etnia Yucpa de la Sierra de Perija-Venezuela, con cuadro de diarrea por Balantidium coli. El diagnostico se realizo mediante el examen directo de las heces. Se le indico tratamiento con Metronidazol. La evolucion fue satisfactoria.

Palabras clave: Balantidium coli, diarrea, metronidazol.

Abstract

A case of balantidiasis in an Amerindian Yukpa child with diarrhea due to Balantidium coli was reported in the Sierra de Perija-Venezuela. The diagnosis was made with direct stool examination. The initial management included Metronidazol, with a satisfactory outcome.

Key words: Balantidium coli, diarrhea, metronidazol.

Introduccion

La Balantidiasis humana es una zoonosis causada por Balantidium coli, protozoario de gran tamano y el unico ciliado de importancia patogenica en el hombre (1). Pertenece al subphylum Ciliophora, subclase Vestibuliferia, orden Trichostomatida, familia Balantidiidae (2, 3). Fue descrito por primera vez por Malmstein en 1857 (4). Su ciclo de vida presenta dos estadios evolutivos: trofozoitos y quistes (5).

Balantidium coli afecta comunmente a primates, ratas, cobayos y cerdos (6). Diversos autores han discutido el papel del cerdo como reservorio del parasito. Esteban y colaboradores, han encontrado una alta prevalencia en cerdos (7), la cual, proporciona multiples oportunidades de exposicion a la infeccion para el humano, a traves de la ingestion accidental de quistes viables del parasito, sin embargo, el hombre posee cierto grado de resistencia a la infeccion y no ha sido posible reproducirla en voluntarios (8). En la actualidad se acepta que el cerdo representa el hospedero natural del parasito y la fuente de infeccion para el humano (3, 9). La balantidiasis se ha considerado una enfermedad de importancia en areas rurales, donde las condiciones socio-sanitarias son deficientes y en donde los cerdos se crian como animales domesticos en intimo contacto con sus pobladores (3, 7, 9).

Cuando infecta al hombre, habita en el ciego y en el colon ascendente (8), pero ocasionalmente puede encontrarse en el higado, apendice y pulmon (6, 10, 11). Existen tres tipos de presentacion: a) portador sano, forma asintomatica, de particular importancia en instituciones cerradas como psiquiatricos, hospitales y guarderias, b) forma cronica sintomatica, caracterizada por diarreas que alternan con estrenimiento y c) la forma disenterica o aguda que pudiera dar lugar a cuadros fulminantes (13, 14, 15).

Aunque la infeccion por B. coli en los humanos tiene una distribucion mundial, es considerada una infeccion rara. La prevalencia de este parasito en America Latina oscila entre 0,5 a 2,1%(16, 17), pero estos porcentajes de prevalencia no corresponden a prevalencias reales, debido a que el hallazgo de esta parasitosis fue de caracter accidental, a diferencia de estudios dirigidos a demostrar la dispersion de la infeccion de este parasito en las comunidades, como la zona nortena del altiplano Boliviano y en el estado Bolivar, Venezuela, en las que se describen niveles de 5,3 y 12% respectivamente (7, 3).

Una revision de la literatura ha mostrado que la mayoria de los informes solo se detectaron en individuos con cuadros sintomaticos y casos fatales de Balantidiasis apendicular y pulmonar en indigenas procedentes del medio rural (6, 14, 10).

Se han publicado pocos registros oficiales en casos de epidemias o encuestas epidemiologicas (18). Se ha resenado mas de un 70% de prevalencia de parasitosis intestinales en comunidades amerindias (19, 20). En el Estado Zulia, Chacin-Bonilla y Sanchez-Chavez, han reportado casos de balantidiasis humana en dos comunidades indigenas Bari: Campo Rosario y Saimadoyi, con una prevalencia de 0.8 y 1% respectivamente (19). A diferencia de estudios realizados en dos comunidades de la etnia Yukpa de la Sierra de Perija: Santa de Wasama y Kasmera, donde no se detecto la presencia de este parasito (20).

Se presenta un caso de Balantidiasis en una nina indigena de la Sierra de Perija, Estado Zulia, Venezuela.

Reporte de Caso

Paciente femenino indigena de 11 anos de edad, procedente de la comunidad Maraca (Yucpa) de la Sierra de Perija-Venezuela. Esta comunidad presento condiciones socio-sanitarias y educativas deficientes. Consulto por presentar dolor abdominal, fiebre y evacuaciones diarreicas. Dentro de sus antecedentes se encontro que mantenia contacto directo con cerdos. Al examen fisico se destaco palidez cutaneo mucosa. No se apreciaron signos de desnutricion. El analisis hematologico reporto una hemoglobina de 10.0 gr%. Las muestras de heces se observaron mediante examen directo con solucion salina al 0.85% y con lugol, luego fueron preservadas con formol salino al 10% y procesadas posteriormente con el metodo de concentracion de formol-eter. En el examen de heces directo se observaron trofozoitos de Balantidium coli. En las muestras de heces preservadas, se observaron quistes de Balantidium coli (Figura 1), huevos de Trichuris trichiura (Figura 2) y Ancylostomideos (Figura 3). No se le practicaron examenes inmunologicos debido a lo distante de la comunidad. A la paciente se le indico tratamiento con Metronidazol por via oral, con dosis de 50 mg/ Kg de peso por dia, por 10 dias. Los estudios copro-parasitologicos de control posterior al tratamiento, fueron negativos.

[FIGURA 1-3 OMITIR]

El estudio coprologico de los integrantes del nucleo familiar no mostro infeccion por Balantidium coli.

Discusion

El caso descrito presenta caracteristicas epidemiologicas similares a lo observado en dos comunidades indigenas rurales del Estado Bolivar, Venezuela y en la zona nortena del altiplano Boliviano, en cuanto al grupo etario de los infectados por Balantidium coli, donde todos los pacientes fueron menores de 16 anos; a las precarias condiciones socio-economicas y a su relacion con la crianza domestica de cerdos (3, 7).

Este reporte corresponde a una nina que proviene de una comunidad amerindia de la Sierra de Perija, su vivienda esta distribuida linealmente, y adyacente a otra y de frente al camino principal, construida con paredes de bloques, techos de zinc y pisos de cemento, con una arquitectura tipo vivienda rural, donde las condiciones higienicas son precarias, carece de los servicios de agua potable, disposicion de excretas y algun sistema de recoleccion de basura. El agua para consumo se obtiene directamente del rio (el Palmar o Tokuko) y la almacena en recipientes sin tapa. Su nucleo familiar estuvo conformado por sus padres y dos hermanos, los cuales, vivian en hacinamiento y compartian la vivienda con cerdos, conejos, perros y gallinas. Su alimentacion consistia basicamente de yuca, arroz, pasta, auyama y ocumo, con un escaso consumo de carnes. La mayor parte de su tiempo se dedicaba a jugar con los cerdos.

La sintomatologia expresada no necesariamente corresponde a la forma cronica sintomatica de la balantidiasis humana, ya que, la presencia de otros parasitos como Trichuris trichiura y Ancylostomideos podrian tener una accion sinergica (18). Lara-Aguilera y Bernal han comentado la importancia de la presencia de Trichuris trichiura ya que puede exacerbar los signos y sintomas de balantidiasis (21). Se ha descrito la patogenia de la invasion extraintestinal favorecida por lesiones previas ocasionadas por Trichuris trichiura y Strongyloides stercoralis (12) y la produccion de enzimas proteoliticas y hialuronidasas de Balantidium coli que digieren el epitelio intestinal del huesped ocasionando la produccion de ulceras muy similares a las encontradas en la infeccion por amibas (5, 9). Aunque la determinacion de Trichuris trichiura es una constante en los casos de balantidiasis, la discriminacion de la semiologia caracteristica de cada parasito no esta establecida; para dilucidar su papel en la infeccion por Balantidium coli se requieren de investigaciones posteriores.

Los parasitos encontrados podrian tener una significacion epidemiologica, en el sentido de que nos indica las condiciones deficientes del medio ambiente y de saneamiento ambiental donde se desenvuelve y su bajo nivel cultural (3).

La deteccion de casos positivos de Balantidiasis humana, no revelan asociacion significativa de susceptibilidad por edad y sexo, lo cual, indica que todo individuo esta expuesto a padecer la infeccion ante la existencia de un medio ambiente altamente contaminado (7).

Estudios recientes indican cada vez mas que la enfermedad se presenta en pacientes inmunocomprometidos que pudiera hacernos pensar que se trata de una infeccion oportunista (22-25), sin embargo, en nuestro caso, no se apreciaron signos de desnutricion ni se le pudo practicar estudios inmunologicos.

El hecho de que se presente como un caso aislado dentro de su grupo familiar, donde todos estarian expuestos a padecer la infeccion, por las condiciones antes descritas, puede explicarse por la escasa ingesta proteica, una condicion inmunologica de alta susceptibilidad, un contacto directo y persistente con el antigeno, un ambiente altamente contaminado por agentes parasitarios y habitos higienicos propios de pacientes pediatricos con elevada contaminacion oral-fecal, representando una cascada de eventos o un conjunto de factores que coadyuvan la infeccion por Balantidium coli.

Con respecto al tratamiento, se han considerado las tetraciclinas como droga de eleccion, sin embargo, se han reportado resultados favorables con derivados imidazolicos como el metronidazol (15, 26), por ser un antiparasitario con menos efectos secundarios. La administracion de metronidazol en la paciente demostro una buena respuesta terapeutica con desaparicion de las molestias intestinales y de las formas evolutivas parasitarias.

Es importante evaluar los factores condicionantes de la enfermedad, recomendamos estudios posteriores que permitan conocer la prevalencia real de esta parasitosis en poblaciones de riesgo y su asociacion con cerdos.

Referencias Bibliograficas

(1) Garcia, L. Flagellates and ciliates. Clin Lab Med 1999; 19: 621-38.

(2) Botero, D.; Restrepo, M. Parasitosis humanas. 3a. Edicion. Corporacion para Investigaciones Biologicas. Medellin, Colombia 1998. pp 17,67.

(3) Devera, R.; Requena I.; Velazquez V.; Castillo H.; Guevara R.; De Sousa M. et al. Balantidiasis en una comunidad del Estado Bolivar, Venezuela. Bol Chil Parasitol 1999; 54: 7-12.

(4) Beaver, P.C.; Jung, R.C.; Cupp, CW. 1990. Parasitologia Clinica. 9a. Edicion. Salvat Editores. Mexico. pp 820.

(5) Becerril, M.; Romero, R. Parasitologia Medica: de las moleculas a la enfermedad. 1a Edicion. McGRAW-HILL Interamericana Editores S.A. Mexico 2004. pp 85.

(6) Dorfman, S.; Gil-Salazar, F.; Bravo, LG. Balantidiasis apendicular. Aportacion de dos casos. Rev Esp Enf Ap Digest 1984; 65: 167-170.

(7) Esteban, J.G.; Aguirre, C.; Angles, R.; Ash, LR.; Mas-Coma, S. Balantidiasis in Aymara children from the Northern Bolivian Altiplano. Am J Trop Med Hyg 1998; 59(6): 922-927.

(8) Knight, R. Giardiasis, isosporiasis and balantidiasis. Clin Gastroenterol 1978; 7: 31-47.

(9) Lopez-Guimaraes, D.; Villanueva, J.; Romero, C. Balantidiasis Humana en Huaraz: Reporte de cinco casos. Rev Gastroenterol Peru 1997; 17(1)79-83.

(10) Dorfman, S.; Rangel, O.; Bravo, LG. Balantidiasis. Report of a fatal case with appendicular and pulmonary involvement. Trans Roy Soc Trop Med Hyg 1984; 78: 833-834.

(11) Wenger, F. Abceso hepatico producido por Balantidium coli. Kasmera 1967; 2: 433-441.

(12) Cano, M.; Medina, J.; Narvaez, J. Balantidiasis en ninos: Reporte de un caso fatal. Diagnostico 2000; 39(4): 221-224.

(13) Swartzwelder, JC. Balantidiasis. Am J Dig Dis 1950; 17: 173-179.

(14) Dorfman, S.; Campos R.; Lopez F.; Sumoza B.; Bravo, LG. Perforacion colonica de etiologia balantidiana. Reporte de un caso. Invest Clin 1981; 22: 127-133.

(15) Gezuele, E.; Fernandez, N.; Dimenza, M.; Ponte, P. Un caso de balantidiasis humana paucisintomatica. Rev Med Uruguay 2005; 21: 164-166.

(16) Borda, C.E.; Rea, MJF.; Rosa, J.R.; Maidana, C. Intestinal Parasitism in San Cayetano, Corrientes, Argentina. Bull Pan Am Health Organ 1996; 30: 227-233.

(17) Esteban, J.G.; Flores, A.; Aguirre C.; Strauss, W.; Angles, R.; Mas-Coma, S. Presence of very high prevalence and intensity of infection with Fasciola hepatica among Aymara children from the Northern Bolivian Altiplano. Acta Trop 1997; 66:1-14.

(18) Walzer, P.D.; Judson, F.N.; Murphy, K.B.; Healy, G.R.; English, D.K.; Schultz, M.C. Balantidiasis outbreak in Truk. Am J Trop Med Hyg. 1973. 22: 33-41.

(19) Chacin-Bonill,a L.; Sanchez-Chavez, Y. Intestinal parasitic infections, with a special emphasis on cryptosporidiosis, in Amerindians from western Venezuela. Am J Trop Med Hyg. 2000. 62(3):347-52.

(20) Diaz, A.I.; Chourio, L.G.; Barrios, C.Y.; Diaz, D.; Finol, L.R. Enteroparasitosis en comunidades de la etnia Yukpa del estado Zulia. Kasmera. 1994. 22(1-4):1-27.

(21) Lara-Aguilera, R.; Bernal, R.M. Sindrome disenterico por Balantidium coli en ninos. Bol. Med. Hosp. Infant. 1974; 23 (4): 779-784.

(22) Clyti, E.; Aznar, C.; Couppie, P.; El Guedj, M.; Carme B.; Pradinaud R. A case of coinfection by Balantidium coli and HIV in French Guiana. Bull Soc Pathol Exot. 1998;91(4):309-11.

(23) Cermeno, J.S.; Hernandez-Cuesta, I.; Uzcategui, O.; Paez, J.; Rivera, M.; Baliachi N. Balantidium coli in an HIV-infected patient with chronic diarrhoea. Aids 2003; 17: 941-942.

(24) Anargyrou, K.; Petrikkos, GL.; Suller, MTE.; Skiada, A.; Siakantaris, MP.; Osuntoyinbo, RT.; et al. Pulmonary Balantidium coli infection in a leukemic patient. Am J Hematol 2003; 73(3): 180-183.

(25) Vasilakopoulou, A.; Dimarongona, K.; Samakovli, A.; Papadimitris, K.; Avlami, A. Balantidium coli pneumonia in an immuno-compromised patient. Scand J Infect Dis 2003; 35(2): 144-146.

(26) Garcia-Laverde, A.; De Bonilla, L. Clinical trials with metronidazole in human balantidiasis. Am J Trop Med Hyg 1975; 24(5)781-783.

Cheng-Ng, Rosita (1); Mindiola, Raimy (1); Villarroel, Francis (2); Dorfman, Saul (3); Diaz-Suarez, Odelis (1) y Atencio, Ricardo (4)

(1) Instituto de Investigaciones Clinicas "Dr. Americo Negrette". Seccion de Parasitologia. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela. (2) Departamento de Salud Publica y Social. Escuela de Bioanalisis. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela. (3) Departamento de Cirugia. Hospital Manuel Noriega Trigo. San Francisco, Venezuela. (4) Laboratorio Regional de Referencia Virologica. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela. E-mail: rocheng69@yahoo.com.

Recibido: 23-05-06 / Aceptado: 12-07-06
COPYRIGHT 2006 Universidad del Zulia, Escuela de Medicina
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cheng-Ng, Rosita; Mindiola, Raimy; Villarroel, Francis; Dorfman, Saul; Diaz-Suarez, Odelis; Atencio,
Publication:Kasmera
Date:Jul 1, 2006
Words:2408
Previous Article:Mejoria del rendimiento estudiantil en medicina tropical con el metodo de aprendizaje basado en problemas, en la Facultad de Medicina de la...
Next Article:Caracterizacion molecular y deteccion de betalactamasas de espectro extendido en cepas de E. coli y K. pneumoniae aisladas en las unidades de...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters