Printer Friendly

Balance parcial de nitrogeno en el sistema de cultivo de maiz (Zea mays L.) con cobertura de leguminosas en Chiapas, Mexico.

Partial nitrogen balance in the cropping system of corn (Zea mays L.) with leguminous cover in Chiapas, Mexico

INTRODUCCION

Un aspecto importante a considerar en la produccion agricola, es el adecuado suministro de nutrientes para satisfacer los requerimientos de un cultivo. El maiz requiere altas cantidades de N para la formacion del grano ya que su ausencia o insuficiencia determina una baja productividad (Mendoza et al. 2006). La cantidad de N que requiere el cultivo de maiz para producir una tonelada de grano y la estructura vegetativa es de 20 a 29 kg de N (Perez et al. 2000, Castellanos et al. 2005). Los cultivos de cobertura (CC) son una alternativa para mejorar la fertilidad del suelo y la productividad del cultivo (FAO 1999), debido a que incrementan el contenido de la materia organica, la capacidad de intercambio de cationes y la disponibilidad de macro y micro nutrimentos del suelo. Tambien disminuyen la presencia de arvenses, plagas y enfermedades; favorecen la formacion de agregados estables, mejoran la infiltracion del agua e incorporan N al suelo traves de la fijacion biologica (Franke et al. 2008, Ayala et al. 2009, Castillo et al. 2010).

El frijol nescafe (Mucuna pruriens (L.) D.C.), es una leguminosa usada como CC en los sistemas agricolas de bajos insumos (CIDICCO 1991, Nyambati 2002). Esta especie tiene potencial de fijacion biologica de [N.sub.2] cercano a 200 kg.[ha.sup.-1] y asi proporciona cantidades altas de materia organica y N al suelo (Franke et al. 2008) aunque su adopcion por los productores en Mexico es limitada (Buckles y Triomphe 1999), lo cual podria ser asignado al riesgo de invertir tierra, trabajo y semillas en una tecnologia que no provee un retorno economico rapido y seguro o bien por no contribuir con la fijacion biologica de [N.sub.2] en esta especie que desciende a 20 kg.[ha.sup.-1] de N en suelos infertiles o con exceso de humedad (Noordwijk et al. 1995, Becker y Johnson 1998) e incluso podria estar ausente cuando no se inocula con el Bradyrhizobium especifico (Houngnandan et al. 2000).

Por el contrario, algunas leguminosas de grano, como el frijol comun (Phaseolus vulgaris L.) y el frijol arroz (Vigna umbellata Thunb.) son componentes importantes de los sistemas agricolas tradicionales que contribuyen con la produccion de granos comestibles y que sin embargo sus beneficios en terminos de la fertilidad del suelo, control de arvenses y produccion del maiz no han sido suficientemente evaluados (Hungria et al. 2003). Flores et al. (2005) indicaron que el frijol comun y el frijol arroz se caracterizan por su alto valor nutritivo y adaptacion a condiciones secas aunque, el frijol arroz es utilizado como CC y ha logrado adaptarse a condiciones humedas.

Una herramienta para analizar la contribucion de las leguminosas en la fertilidad del suelo es el balance nutrimental ya que permite analizar la cantidad de nutrimentos que entran y salen de un campo de cultivo; este balance se usa como indicador del uso sostenible en sistemas agricolas (Dechert et al. 2005). En esta prueba se considera que la fertilidad del suelo esta determinada principalmente por la relacion que se establece entre los nutrimentos exportados a traves de la cosecha y los incorporados a traves de las practicas de fertilizacion (mineral u organica) y se considera que los flujos internos entre los reservorios de nutrimentos se encuentran en equilibrio dinamico (Van der Pool 1992). De acuerdo con Dechert et al. (2005), las practicas de manejo que resultan en un balance desfavorable conducen al sistema agricola hacia el uso insostenible del suelo que con el tiempo tiende a la degradacion. Por lo anterior, es de esperar que ademas de frijol nescafe otras leguminosas utilizadas como CC aporten cantidades importantes de N para sustentar la produccion de maiz.

MATERIALES Y METODOS

Area de estudio y caracteristicas del suelo

El estudio se llevo a cabo en el ciclo setiembre a febrero (otono-invierno) 2009-2010 bajo condiciones de humedad residual o "tornamil" y practicas de manejo locales en Ejido La Bella Ilusion del municipio de Maravilla Tenejapa, Chiapas, Mexico; el ejido se localiza en la Region de la Selva Lacandona, a 16[grados]08' N y 91[grados]17' O, con altitud de 400 m sobre el nivel medio del mar. El clima es calido humedo (Am); con 2000-3000 mm de precipitacion anual; y suelo del tipo Luvisol cromico (IUSS 2007).

El trabajo se realizo con un grupo de productores autodenominado "La Ventana" que transita de la agricultura de Roza y Quema (RQ) hacia un sistema de milpa de Roza y Pica (RP) mediante un proceso de innovacion y desarrollo local con tecnologias de produccion agroecologica, entre las que se encuentran el uso de cultivos de cobertura (CC) y biofertilizantes como alternativa para sostener la produccion del maiz.

Se seleccionaron 6 sitios (P1, P2, P3, P4, P5 y P6) y en cada uno de ellos se aplico una replica de los 4 tratamientos evaluados. Previo a la siembra se recolecto una muestra compuesta de suelo con 15 puntos de muestreo en zig-zag, a una profundidad de 20 cm, con una barrena de cilindro de acero inoxidable y diametro de 2,54 cm. Las muestras compuestas de suelo fueron procesadas en el laboratorio de suelos y plantas de ECOSUR, en donde se pusieron a secar al aire, luego se molieron y tamizaron para realizar las siguientes composiciones: textura (Bouyoucus), materia organica (Walkley y Black), fosforo extraible (Olsen), nitrogeno total (semi-microKjeldahl), pH (relacion 1:2 con H2O), capacidad de intercambio cationico (acetato de amonio 1N pH 7), densidad aparente (probeta) y las bases intercambiables: potasio, calcio y magnesio (acetato de amonio 1N, pH 7) (SEMARNAT 2002). Los datos de dichas determinaciones se muestran en el Cuadro 1. Los analisis de suelo mostraron que todas las parcelas presentaron textura arcillosa y una densidad aparente cercana a la unidad, lo que indica condiciones favorables en la aireacion, la porosidad y la capacidad de infiltracion (Landon 1991). Asimismo, presentaron niveles muy altos de materia organica y de la capacidad de intercambio de cationes, y un pH ligeramente acido (SEMARNAT 2002).

Tratamientos y diseno experimental

Los tratamientos evaluados fueron: 1) frijol nescafe (FN) (M.pruriens), 2) frijol arroz (FA) (V. umbellata), 3) frijol comun (FC) (P. vulgaris), y 4) testigo sin leguminosa (T). El diseno experimental fue bloques completos distribuidos al azar con 6 repeticiones. No se incluyo un tratamiento con fertilizantes en una dosis racional debido al interes de conocer el potencial de rendimiento del maiz bajo las condiciones de manejo local. El tamano de la unidad experimental fue en promedio de 21 m de largo por 11 m de ancho. La siembra de los cultivos se realizo de acuerdo con el conocimiento y practica de los productores y su percepcion en relacion con el clima. En el caso de maiz, esta se realizo a finales de noviembre en 3 parcelas y a principios de enero en las otras 3; la siembra tardia se debio a la necesidad de la presencia de lluvias para tener buena humedad y asegurar la germinacion. Se plantaron con espeque 4-5 semillas de maiz en cada hoyo de siembra, a una distancia entre hileras y matas de 1 y 0,8 m, respectivamente. A los 30 dias despues de la siembra del maiz (ddsm) se realizo la siembra de leguminosas, con espeque de 3-4 semillas entre hileras del maiz, a una distancia promedio entre matas de 0,4 m para FC; 0,9 m para FN; y 0,5 m para FA.

La preparacion del terreno se realizo mediante un "chaporreo" con machete, que consistio en rozar la vegetacion y dejarla sobre el terreno. Previo a la siembra, en todos los tratamientos las semillas de maiz fueron recubiertas con raices finamente molidas del pasto cubano (Brachiaria brizantha) con un 84% de colonizacion micorrizica arbuscular (Glomus sp.), propagado en la localidad y aplicado en una proporcion aproximada de 0,5 kg del inoculo por cada 6 kg de semilla, con agua como adherente. Asimismo, el follaje de maiz fue asperjado en 3 ocasiones con un biofertilizante foliar, elaborado localmente a base de estiercol fresco de vaca (40 kg), piloncillo o melaza (9 l), leche (9 l), ceniza de fogon (1,5 kg), polvo de roca (1 kg) y agua (100 l). La primera aplicacion del fertilizante foliar se realizo cuando el maiz tuvo entre 20 a 40 cm de altura; la segunda cuando alcanzo una altura de 60 a 70 cm; y la tercera en la floracion. Se realizaron 2 deshierbes con machete aproximadamente a los 30 y 60 ddsm.

Produccion de biomasa y suministro de N de leguminosas

En cada una de las unidades experimentales se trazaron 3 cuadrantes de 1 [m.sup.2] de superficie (Mueller-Dombois y Ellemberg 1974), en los cuales se realizaron 2 muestreos de leguminosas. El primer muestreo fue realizado en la etapa de floracion de leguminosas, aproximadamente a los 52 dds para el frijol comun y a los 110 dds para los frijoles nescafe y arroz. El segundo muestreo fue realizado previo a la cosecha del grano de frijol comun y a la rozadura de los frijoles nescafe y arroz. Se recolecto una mata completa (raiz y follaje) de cada leguminosa en floracion, las raices fueron colocadas en frascos de PVC de 1 L, con 10% del volumen ocupado por acetileno, y se incubaron durante una hora para medir la actividad reductora de acetileno (Hardy et al. 1968). Se extrajo una alicuota de 5 ml y se conservo en tubos Vacutainer al vacio para un posterior analisis por cromatografia de gases del etileno producido. El analisis de cromatografia de gases se realizo en el CINVESTAV-IPN unidad Zacatenco, con un cromatografo Varian CP 3380 con detector de ionizacion de flama y columna Carbowax 1540/Porapak Q de 1.80 m x 4.6 mm DI. En ambos muestreos, el material vegetal fue llevado al laboratorio en donde se midio el peso seco del follaje, la raiz y los nodulos radicales, asi como el numero de nodulos. El peso seco se obtuvo con una balanza digital luego que el material fue deshidratado en horno a 65oC durante 72 h. El follaje seco fue molido en un molino Willey (malla de 0,5 mm) y se determino la concentracion de N mediante el metodo semi-microKjeldahl NOM-021-RECNAT-2000 (SEMARNAT 2002).

Produccion de biomasa y extraccion de N del maiz

En la madurez fisiologica se recolectaron al azar 5 matas de maiz bajo competencia completa en la parte central de cada una de las unidades experimentales. La biomasa aerea recolectada fue trasladada al laboratorio en donde se separo el rastrojo (hoja, cana y espiga), la bractea (totomoxtle), el olote y el grano. Se midio el peso seco y la concentracion de N de una manera similar como se hizo con las leguminosas.

Balance parcial de nitrogeno

El balance parcial de N se obtuvo mediante el calculo de la diferencia entre la extraccion de N (demanda) del cultivo de maiz y el contenido de N (suministro) en la biomasa de leguminosas (Rodriguez 1987, 1993, Volke et al. 1998). En dicho calculo se considero que toda la biomasa de la leguminosa seria incorporada en el sitio donde se produjo, en el cual a traves de la mineralizacion el N estaria disponible para el cultivo subsecuente. Asimismo, se asume una incorporacion total del N, y no se considera la tasa de descomposicion de la biomasa ni las posibles perdidas que podrian ocurrir por lixiviacion y/o desnitrificacion a traves del tiempo. El suministro de N de leguminosa (SNL) se calculo como SNL=[suma] [(kg follaje * concentracion de N) + (kg raiz * concentracion de N)]. La extraccion de N por el maiz (ENM) se calculo a partir de la produccion de biomasa y la concentracion de N de la siguiente manera: ENM=[suma] [(kg rastrojo * concentracion de N) + (kg bractea * concentracion de N) + (kg olote * concentracion de N) + (kg grano * concentracion de N)]. Debido a que no se recolectaron las raices del maiz, la extraccion de N por estas se estimo al considerar una produccion de raices del 15% de la produccion de grano y rastrojo, y un contenido medio de 0,7% de N (Rodriguez 1993). Con base en la densidad de siembra los datos fueron expresados en kg.[ha.sup.-1].

Analisis estadistico

Los datos se examinaron mediante un analisis de varianza (ANDEVA) para un diseno de bloques completos al azar y se hizo una comparacion de medias de los tratamientos mediante la prueba de Tukey (p<0,05) con SPSS v15.0.

RESULTADOS Y DISCUSION

Produccion de biomasa y suministro de N de leguminosas

En la floracion de las leguminosas, tanto el peso seco del follaje como el de la raiz mostraron una diferencia estadisticamente significativa entre tratamientos (p<0,01). El peso seco del follaje fue 7,5 veces mas alto en FN que FC, y FA ocupo un lugar intermedio; mientras que el peso seco de la raiz fue 3,5 veces mayor en FN que FC, y de nuevo FA ocupo un lugar intermedio (Cuadro 2). El numero de nodulos radicales fue de 46 a 63 por planta y no vario significativamente entre leguminosas (p=0,228); sin embargo, el peso seco de los nodulos fue significativamente (p<0,01) mas alto en FN que FA y FC. Por el contrario, la medicion de la actividad reductora de acetileno (ARA) mostro que FC tuvo 7 veces mayor actividad que FN y FA (Cuadro 2).

La mayor produccion de biomasa de FN se debe posiblemente a la expresion de su fenologia, ya que esta leguminosa se caracteriza por un crecimiento vigoroso, con alta produccion de biomasa y excelente cobertura del suelo (CIDICCO 1991, Buckles y Triomphe 1999); en cambio FC tiene un ciclo de crecimiento corto y produce menor cantidad de biomasa debido a la produccion de granos comestibles que constituyen un complemento nutricional indispensable de la alimentacion familiar (Acuna y Uribe 1996). Ademas, es importante senalar que no obstante al momento de la evaluacion todas las leguminosas se encontraban en floracion, FC tenia solo 52 dds mientras FN y FA 110 dds.

Es dificil conocer la fraccion de N del tejido de las leguminosas que ha sido fijado biologicamente de la atmosfera, debido a que ningun metodo es preciso y totalmente confiable para su medicion (Valles de la Mora et al. 2003); sin embargo, la medicion de ARA proporciona un indice de la actividad fijadora del nitrogeno, y es en la etapa de floracion en donde se presenta una mayor ARA debido a un mayor flujo de carbono hacia la simbiosis mutualista Rhizobiumleguminosa (Hardy et al. 1968). Asi, la mayor ARA de FC indica que esta especie establecio una simbiosis mutualista mas eficiente en comparacion con las otras 2 leguminosas, lo cual se debio posiblemente a la presencia de cepas nativas de Rhizobium, el genotipo de la planta y las condiciones ambientales, ya que la FBN esta determinada por la interaccion de estos factores (Acuna y Uribe 1996).

Al momento de la cosecha de FC y la rozadura de FN y FA, la cantidad de materia seca (MS) de raiz y de follaje fue significativamente mas alta (p<0,01) en FN y FA que en FC (Cuadro 3). La concentracion de N en el follaje vario significativamente (p<0,01) entre leguminosas, con los valores mas altos en FN y FA que en FC; mientras que en la raiz no hubo una diferencia estadistica significativa en la concentracion de N entre leguminosas (p=0,392) (Figura 1). La menor concentracion de N en el follaje de FC que en las otras leguminosas, no obstante la mayor ARA observada en FC en la etapa de floracion, se relaciona posiblemente con la movilizacion del elemento hacia las vainas y la formacion del grano (Da Silva et al. 1993). La biomasa producida por FN y FA fue de 1139,0 y 1290,1 kg.[ha.sup.-1] MS, respectivamente. Estos valores son intermedios a los obtenidos en Yucatan por Ayala et al. (2009) y Castillo et al. (2010), en los cuales Mucuna produjo 1950 y 734 kg.[ha.sup.-1] MS, respectivamente. En funcion de la produccion de MS y la concentracion de N, el aporte de las leguminosas fue en promedio de 8,9; 25,7 y 35,4 kg.[ha.sup.-1] de N para FC, FN y FA, respectivamente. El FN y FA tuvieron un contenido similar de N en raiz y fue casi el doble al de FC; mientras que en follaje el N fue significativamente (p<0,01) mas alto en FA, seguido por FN y FC (Cuadro 3).

Produccion de biomasa y extraccion de N del maiz

Al momento de la cosecha no hubo una diferencia estadistica significativa entre tratamientos (p=0,721) en la cantidad de MS de las diferentes estructuras en que fue dividida la planta de maiz (raiz, rastrojo, bractea, olote y grano; Cuadro 4). El rendimiento de grano de maiz fue en promedio de 2390,5 kg.[ha.sup.-1]. La ausencia de efecto de la siembra de CC en el rendimiento de maiz ha sido observada en otros trabajos (Pool et al. 1997, Castillo et al. 2010). La planta de maiz utilizo una mayor cantidad de N para la produccion de grano, y este se diferencio estadisticamente (p<0,001) del rastrojo, las bracteas y el olote, los cuales demandaron N en menor proporcion (Figura 2). La mayor extraccion de N se presento en el grano, seguido por rastrojo, raiz, bractea y olote, con 20,9; 9,4; 7,2; 2,0 y 1,5 kg.[ha.sup.-1] N, respectivamente (Cuadro 4). La planta de maiz tuvo en promedio una tasa de extraccion de 17,2 kg.[ha.sup.-1] de N por cada tonelada de grano. Castillo et al. (2010) encontraron que el maiz en asociacion con FN tuvo un rendimiento de grano de 843 kg.[ha.sup.-1] y extrajo 11,5; 0,85 y 6,85 kg.[ha.sup.-1] de N en grano, olote y rastrojo, respectivamente. El nivel de rendimiento y de extraccion de N que fue obtenido en el presente trabajo se relaciona posiblemente con las caracteristicas de fertilidad del suelo en las que fue establecido el experimento (Cuadro 1). Asimismo, la aplicacion del biofertilizante foliar y la inoculacion de micorrizas arbusculares en todos los tratamientos, pudo haber favorecido el crecimiento y el rendimiento del maiz.

Balance parcial de nitrogeno

El balance parcial obtenido como la diferencia de la cantidad de N extraido por el maiz (Cuadro 4) y el contenido de N de las leguminosas (Cuadro 3), mostro que el testigo y FC no alcanzaron a satisfacer la extraccion del grano de maiz, por lo tanto, el balance fue negativo. Por el contrario, FN y FA presentaron un balance positivo en relacion con la extraccion de N del grano o la mazorca de maiz, pero si se considera la extraccion total de la planta de maiz (raiz, rastrojo y mazorca) el balance es negativo en todos los tratamientos (Cuadro 5). Lo anterior indica que FA podria cubrir la extraccion de N de la parte aerea del cultivo de maiz (mazorca y rastrojo), pero es insuficiente si ademas se considera la extraccion de la raiz; FN cubriria la extraccion de N de la mazorca, y FC no alcanzaria a cubrir la extraccion de N del grano. En la practica comun de los productores no se extrae la raiz de la planta, y ocasionalmente se extrae el rastrojo para la alimentacion del ganado, lo mas frecuente es la cosecha de la mazorca. Por lo tanto, FA mostro un mejor desempeno que FN y FC para cubrir la extraccion de N por la cosecha del cultivo de maiz en las parcelas estudiadas. No obstante, es de hacer notar que el N del follaje de las leguminosas dificilmente estara disponible en su totalidad en el siguiente ciclo de cultivo; se ha observado que solo el 65% del follaje de Mucuna se descompone en un ciclo de cultivo (Cruz et al. 2002). Asimismo, es evidente que en el tratamiento testigo se presentaria un deficit del nutrimento, por lo cual, si no existe una adecuada reposicion de N, cuestiona la sustentabilidad del monocultivo de maiz. Un balance negativo conduciria gradualmente a reducir la capacidad productiva del suelo y afectaria el rendimiento y la rentabilidad de las actividades agricolas (Flores y Sarandon 2002). De acuerdo con Ahiabor et al. (2007) una forma de mantener y/o mejorar el contenido de N del suelo y la productividad de los cultivos es la siembra de leguminosas como CC en un sistema de rotacion que permita retener los residuos hacia la siguiente temporada de cultivo.

CONCLUSION

La produccion de biomasa seca fue mayor en los frijoles arroz y nescafe (1290 y 1139 kg.[ha.sup.-1]) que en frijol comun (470 kg.[ha.sup.-1]), con un contenido total de N de 35,4; 25,7 y 8,9 kg.[ha.sup.-1] N, respectivamente. El rendimiento de grano de maiz fue 2390,5 kg.[ha.sup.-1]; la extraccion de N fue mayor en el grano, seguido de rastrojo, raiz, bractea y olote, con 20,9; 9,4; 7,2; 2,0 y 1,5 kg.[ha.sup.-1] N, respectivamente. Los frijoles arroz y nescafe podrian compensar la extraccion de N del grano o la mazorca del maiz; sin embargo, si se considera la extraccion de toda la planta el balance es negativo en todos los tratamientos. Estos resultados indican la importancia de incorporar leguminosas como cultivo de cobertura (CC) y retener sus residuos para contribuir paulatinamente a un balance positivo de N en el cultivo de maiz.

Recibido: 24/07/2015

Aceptado: 15/12/15

LITERATURA CITADA

ACUNA O., URIBE L. 1996. Inoculacion del frijol comun con tres cepas seleccionadas de Rhizobium leguminosarum bv. phaseoli. Agronomia Mesoamericana 7(1):35-40.

AHIABOR B.D.K., FOSU M., TIBO I., SUMAILA I. 2007. Comparative nitrogen fixation, native arbuscular mycorrhiza formation and biomass production potentials of some grain legume species grown in the field in the Guinea savanna zone of Ghana. West African Journal of Applied Ecology 11:72-80.

AYALA A., KRISHNAMURTHY L., BASALTO G.J.A. 2009. Leguminosas de cobertura para mejorar y sostener la productividad de maiz en el sur de Yucatan. Terra Latinoamericana 27:63-69.

BECKER M., JOHNSON D.E. 1998. Legumes as dry season fallow in upland rice-based systems of West Africa. Biology and Fertility of Soils 27:358-367.

BUCKLES D., TRIOMPHE B. 1999. Adoption of mucuna in the farming system of northern Honduras. Agroforestry Systems 47:67-91.

CASTELLANOS R.J.Z., CUETO W.J., MACIAS C.M.C., SALINAS G.J.R., TAPIA V.L.M., CORTES J.J.M., GONZALEZ A.I.J., MATA V.H., MORA G.M., VASQUEZ H.A., VALENZUELA S.C., ENRIQUEZ R.S.A. 2005. La fertilizacion en los cultivos de maiz, sorgo y trigo en Mexico. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agricolas y Pecuarias. Guanajuato, Mexico. 44 p.

CASTILLO J.B., CAAMAL J.A., JIMENEZ J.J., BAUTISTA M.F., AMAYA M.J., RODRIGUEZ R. 2010. Evaluacion de tres leguminosas como coberturas asociadas con maiz en el tropico subhumedo. Agronomia Mesoamericana 21(1):39-50.

CIDICCO (CENTRO INTERNACIONAL DE INFORMACION SOBRE CULTIVOS DE COBERTURA). 1991. El uso del frijol terciopelo (Mucuna pruriens) en Honduras, para control de malezas y asociacion con maiz. Noticias sobre el uso de los cultivos de cobertura. Tegucigalpa, Honduras. 4 p.

CRUZ A.G., SALGADO S., CATZIN F.J., ORTIZ A.I. 2002. Descomposicion del follaje de Nescafe (Mucuna spp.) en la epoca seca. Interciencia 27(11):625-630.

DA SILVA P.M., TSAI S.M., BONETTI R. 1993. Response to inoculation and N fertilization for increased yield and biological nitrogen fixation of common bean (Phaseolus vulgaris L.). Plant and Soil 152:123-130.

DECHERT G., VELDKAMP E., BRUMME R. 2005. Are partial nutrient balances suitable to evaluate nutrient sustainability of land use systems? Results from a case study in Central Sulawesi, Indonesia. Nutrient Cycling in Agroecosystems 72:201-212.

FAO (FOOD AND AGRICULTURE ORGANIZATION OF THE UNITED NATIONS). 1999. Guia para el manejo eficiente de la nutricion de las plantas. Organizacion de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacion, Roma. 20 p.

FLORES C., SARANDON S.J. 2002. ?Racionalidad economica versus sustentabilidad ecologica? El ejemplo del costo oculto de la perdida de fertilidad del suelo durante el proceso de Agriculturizacion en la Region Pampeana Argentina. Revista de la Facultad de Agronomia, La Plata 105(1):52-67.

FLORES M.C.M., MADRIZ I.P.M., WARNOCK D.E., PARRA R., TRUJILLO D.E., LEAL A. 2005. Evaluacion de altura de plantas y componentes del rendimiento de seis genotipos del genero Vigna en dos localidades de Venezuela. Revista de la Facultad de Agronomia (LUZ) 22:354-368.

FRANKE A.C., LABERGE G., OYEWOLE B.D., SCHULZ S. 2008. A comparison between legume technologies and fallow, and their effects on maize and soil traits, in two distinct environments of the West African savannah. Nutrient Cycling in Agroecosystems 82:117-135.

HARDY R.W.F., HOLSTEN R.D., JACKSON E.K., BURNS R.C. 1968. The acetylene-ethylene assay for [N.sub.2] fixation: Laboratory and Field Evaluation. Plant Physiology 43:1185-1207.

HOUNGNANDAN P., SANGINGA N., WOOMER P., VANLAUWE B., VAN CLEEMPU O. 2000. Response of Mucuna pruriens to symbiotic nitrogen fixation by rhizobia following inoculation in farmers fields in the derived savanna of Benin. Biology and Fertility of Soils 30:558-565.

HUNGRIA M., CAMPO R.J., MENDES I.C. 2003. Benefits of inoculation of the common bean (Phaseolus vulgaris) crop with efficient and competitive Rhizobium tropici strains. Biology and Fertility of Soils 39:88-93.

IUSS (INTERNATIONAL UNION OF SOIL SCIENCES) Grupo de Trabajo WRB. 2007. Base Referencial Mundial del Recurso Suelo. Primera actualizacion 2007. Informes sobre Recursos Mundiales de Suelos No. 103. FAO, Roma. 117 p.

LANDON J.R. 1991. Booker Tropical Soil Manual. Booker Tate, EUA. 474 p.

MENDOZA M., MOSQUEDA C.J., RANGEL A., LOPEZ A., RODRIGUEZ S.A., LATOURNERIE L., MORENO E. 2006. Densidad de poblacion y fertilizacion nitrogenada en la clorofila, materia seca y rendimiento de maiz Normal y QPM. Agricultura Tecnica en Mexico 32(1):89-99.

MUELLER D., ELLENBERG H. 1974. Aims and methods of vegetation ecology. Wiley. New York. 547 p.

NOORDWIJK M., SITOMPUL S.M., HAIRIAH K., LISTGARIUM E. 1995. Nitrogen supply from rotational or spatially zoned inclusion of leguminosae for sustainable maize production on an acid soil in Indonesia, pp. 779-784. In: R.A. Date (ed.). Plant interactions at low pH. Kluwer Academic Publications, The Netherlands.

NYAMBATI E.M. 2002. Management and nutritive evaluation of Mucuna pruriens and Lablab purpureusmaize intercrops in the sub-humid highlands of northwestern Kenya. Ph. D. Dissertation. University of Florida, Gainesville, FL, USA. 234 p.

PEREZ O.M.A., ETCHEVERS B.J.D., NAVARRO G.H., NUNEZ E.R. 2000. Aporte de los residuos del cultivo anterior al reservorio de nitrogeno en tepetates. Agrociencia 34(2):115-125.

POOL N.L., LEON M.N.S., GONZALEZ S.C.Y., FIGUEROA F.P 1997. Frijol terciopelo, cultivo de cobertura en la agricultura chol del Valle de Tulija, Chiapas, Mexico. Terra 16(4):359-369.

RODRIGUEZ S.J. 1987. Desarrollo de normas de fertilizacion para el cultivo de maiz y de cebada en el estado de Tlaxcala. Colegio de Postgraduados, Montecillo, estado de Mexico. 162 p.

RODRIGUEZ S.J. 1993. La fertilizacion de los cultivos: un metodo racional. Facultad de Agronomia, Pontificia Universidad Catolica, Santiago, Chile. 291 p.

SEMARNAT. 2002. Norma Oficial Mexicana NOM-021-RECNAT-2000, Que establece las especificaciones de fertilidad, salinidad y clasificacion de suelos. Estudios, muestreo y analisis. Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales. Diario Oficial de la Federacion. 2a Seccion, 31 de diciembre de 2002.

VALLES DE LA MORA B., CADISCH G., ALUJASCHUNEMANN A. 2003. Comparacion de metodologias de isotopos para evaluar fijacion de N atmosferico y su destino en suelos y plantas. Agrociencia 37(2):117-129.

VAN DER POOL F. 1992. Soil mining: an unseen contributor to farm income in southern Mali. Royal Tropical Institute, Bulletin 325, Amsterdam, The Netherland, 47 p.

VOLKE H.V., ETCHEVERS B.J.D., SANJUAN R.A., SILVA P.T. 1998. Modelo de balance nutrimental para la generacion de recomendaciones de fertilizacion para cultivos. Terra Latinoamericana 16:79-91.

Leyenda: Fig. 1. Concentracion de N en raiz y follaje de las leguminosas. Las barras con distinta letra dentro de raiz y follaje son significativamente diferentes (Tukey p<0,05).

Leyenda: Fig. 2. Concentracion de nitrogeno en diferentes estructuras de la planta de maiz. Las barras con distinta letra son significativamente diferentes (Tukey p<0,05).

Jose David Alvarez-Solis (1) *, Ramon Munoz-Arroyo *, Esperanza Huerta-LwangaJose Nahed-Toral *

(1) Autor para correspondencia. Correo electronico: dalvarez@ecosur.mx

* El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), Departamento de Agricultura, Sociedad y Ambiente, Mexico.
Cuadro 1. Caracteristicas fisicas y quimicas
del suelo de los sitios experimentales.

Caracteristicas                          Sitios

                               P1     P2     P3     P4

Arena (%)                     24,4   18,4   30,4   22,4
Limo (%)                      20,0   24,0   16,0   18,0
Arcilla (%)                   55,6   57,6   53,6   59,6
Densidad aparente             0,96   1,00   0,99   0,96
  (g.[cm.sup.-3])
pH                            6,2    7,0    6,6    7,1
MO (%)                        8,70   7,69   9,70   9,70
N total (%)                   0,52   0,44   0,55   0,59
P-Olsen (mg.[kg.sup.-1])      12,1   10,5   12,5   11,8
Potasio (cmol.[kg.sup.-1])    0,8    0,8    0,6    1,7
Calcio (cmol.[kg.sup.-1])     51,0   38,2   40,4   48,8
Magnesio (cmol.[kg.sup.-1])   5,2    5,4    4,4    5,8
CIC (cmol.[kg.sup.-1])        61,2   57,2   62,1   65,3

Caracteristicas               Sitios        Media

                               P5     P6

Arena (%)                     22,4   22,4   23,4
Limo (%)                      14,0   22,0   19,0
Arcilla (%)                   63,6   55,6   57,6
Densidad aparente             1,01   0,97   0,98
  (g.[cm.sup.-3])
pH                            6,1    5,2     6,4
MO (%)                        9,37   8,36   8,92
N total (%)                   0,55   0,48   0,52
P-Olsen (mg.[kg.sup.-1])      11,2   11,8   11,7
Potasio (cmol.[kg.sup.-1])    0,5    1,5     1,0
Calcio (cmol.[kg.sup.-1])     53,7   41,7   45,6
Magnesio (cmol.[kg.sup.-1])   8,2    6,4     5,9
CIC (cmol.[kg.sup.-1])        69,3   61,6   62,8

Cuadro 2. Produccion de biomasa seca, nodulacion
y actividad reductora de acetileno (ARA) de las
leguminosas en floracion.

Leguminosa      Follaje            Raiz              Nodulos
                (g.[mata.    (g.[mata.sup.-1])   (n.[mata.sup.-1])
                sup.-1])

Frijol (FC)      4,6 c            0,68 b              56,8 a
               ([parrafo])
Nescafe (FN)     34,3 a           2,36 a              46,4 a
Arroz (FA)       10,1 b           1,73 a              63,1 a

Leguminosa         Nodulos             ARA -etileno-
               (g.[mata.sup.-1])   (ml.100 [ml.sup.-1])

Frijol (FC)         0,06 b               4,024 a
Nescafe (FN)        0,09 a               0,568 b
Arroz (FA)          0,03 c               0,307 b

([parrafo]) Medias con distinta letra en una
columna son significativamente diferentes
(Tukey p [menor que o igual a] 0,05).

Cuadro 3. Produccion de biomasa seca (MS) y contenido de
N del follaje y la raiz de las leguminosas en la cosecha.

Leguminosas           Raiz          Follaje     Raiz    Follaje

               MS (kg.[ha.sup.-1])             N (kg.[ha.sup.-1])

Frijol (FC)    54,0 b ([parrafo])   415,5 b    0,67 b    8,2 c
Nescafe (FN)        131,0 a         1008,0 a   1,29 a   24,4 b
Arroz (FA)          148,4 a         1141,7 a   1,26 a   34,1 a

([parrafo]) Medias con distinta letra en
una columna son significativamente diferentes
(Tukey p [menor que o igual a] 0,05).

Cuadro 4. Extraccion de nitrogeno por las
diferentes estructuras de la planta de maiz.

Tratamiento          Materia seca del maiz (kg.[ha.sup.-1])

                Raiz (&)     Rastrojo   Bractea   Olote   Grano

Testigo          1048 a       3310 a     784 a    568 a   2345 a
               ([parrafo])
Frijol (FC)      1031 a       3010 a     784 a    600 a   2540 a
Nescafe (FN)     1101 a       3518 a     782 a    540 a   2535 a
Arroz (FA)        958 a       3133 a     628 a    487 a   2142 a

Tratamiento     Nitrogeno extraido por el maiz (kg.[ha.sup.-1])

               Raiz (&)   Rastrojo   Bractea   Olote   Grano

Testigo         7,3 a      9,6 a      2,1 a    1,5 a   20,5 a
Frijol (FC)     7,2 a      8,7 a      2,1 a    1,6 a   22,3 a
Nescafe (FN)    7,7 a      10,2 a     2,1 a    1,4 a   22,2 a
Arroz (FA)      6,7 a      9,0 a      1,7 a    1,3 a   18,8 a

(&) Estimado con base en Rodriguez (1993).
([parrafo]) Medias con distinta letra en
una columna son significativamente diferentes
(Tukey p [menor que o igual a] 0,05).

Cuadro 5. Balance parcial de nitrogeno
(kg.[ha.sup.-1]) de los tratamientos evaluados.

Tratamiento            Estructuras de la planta de maiz

               Grano     Mazorca      Total (planta
                       ([parrafo])   completa de maiz)

Testigo        -20,5      -24,2            -41,1
Frijol (FC)    -12,8      -16,5            -32,4
Nescafe (FN)    4,4        0,8             -17,0
Arroz (FA)     16,5       13,5             -2,3

([parrafo]) Mazorca=bractea + olote + grano.
COPYRIGHT 2016 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alvarez-Solis, Jose David; Munoz-Arroyo, Ramon; Huerta-Lwanga, Esperanza; Nahed-Toral, Jose
Publication:Agronomia Costarricense
Date:Jan 1, 2016
Words:5982
Previous Article:Evaluacion de la calidad del ensilado de pasto estrella africana (Cynodon nlemfluensis) mezclado con tres diferentes aditivos.
Next Article:Relacion entre concentracion sanguinea de [beta]-hidroxibutirato e indicadores productivos, reproductivos y de salud en hatos Jersey y Holstein.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters