Printer Friendly

Balance afectivo en hombres y mujeres: implicaciones de la edad y el sexo.

Introduccion

La felicidad, el bienestar, la salud, la calidad de vida y la satisfaccion vital estan, sin duda, en los primeros puestos de nuestras jerarquias de valores vitales, y es tal su importancia para nosotros que dirigimos nuestras vidas a encontrarlos. La felicidad es considerada por la inmensa mayoria de la gente lo mas importante en la vida, y sin felicidad, la existencia humana, tal y como la entendemos hoy, no tendria sentido (Fordyce, 2000). Por ello, desde el inicio de la humanidad, han sido muchos los pensadores (incluidos artistas, filosofos, teologos y, por supuesto, cientificos-principalmente psicologos) que se han dedicado a comprender estos conceptos y a encontrar sus elementos caracteristicos, sus causas y sus efectos. Sin embargo, ha sido recientemente, fundamentalmente desde la decada de 1960, cuando han sido abordados de forma sistematica y rigurosa, convirtiendose en una cuestion central de la investigacion humana (Diener, Suh, Lucas y Smith, 1999; Fordyce, 2000; Myers y Diener, 1995). El bienestar subjetivo (BS) es un aspecto diferente de la Satisfaccion vital, la salud mental, la experimentacion de emociones positivas o la calidad de vida, aunque estos conceptos han sido tratados en ocasiones como sinonimos, complicando considerablemente el estudio del BS. Por la complejidad de estos fenomenos y el gran parecido entre estas experiencias vitales, Diener (1984) propuso que el concepto mas global que incorporaria a todos los demas terminos referidos a ellas podria ser el de BS. Desde entonces, este constructo ha sido entendido, mas que como un concepto, como un campo o marco para el estudio de las valoraciones que hacen las personas de sus vidas (Diener et al., 1999). Coloquialmente, el BS equivaldria a la experimentacion de felicidad (Diener y Diener, 1996).

El BS es un constructo amplio que se refiere a las interpretaciones y juicios que la persona hace sobre su propia vida, sus circunstancias y sus emociones (Diener y Diener, 1996; Diener et al., 1999; Diener y Lucas, 2000). Durante decadas el BS ha sido considerado como un concepto unitario, pero desde la propuesta de Diener (1984) se considera que es un factor global formado por varios componentes diferentes y relativamente independientes, cada uno de los cuales exhibe un patron unico de asociaciones con distintas variables (Diener, 1984; Diener et al., 1999; Diener y Lucas, 2000; Myers y Diener, 1995). Asi, este constructo puede dividirse en dos componentes segun la propuesta de Diener y colaboradores (Diener, 1984; Diener et al., 1999), en concreto, un componente cognitivo, la satisfaccion vital (Andrews y Withey, 1976; Campbell, Converse y Rodgers, 1976), o, de forma mas especifica, la satisfaccion personal con la vida a partir de los juicios que hace la persona sobre su vida y sus condiciones; y un componente afectivo, el balance afectivo o experimentacion de emociones positivas (alegria, placer, euforia) y negativas (miedo, ira, tristeza) (Bradburn, 1969). Por ello, esta afectividad ha sido dividida en afecto positivo y afecto negativo. El balance afectivo positivo en este contexto reflejaria tanto la experimentacion frecuente de afecto positivo como la experimentacion infrecuente de afecto negativo (Diener y Larsen, 1993).

Asi pues, los tres componentes basicos del BS son satisfaccion vital, afecto positive y afecto negativo. Cada uno de estos componentes puede ser dividido a su vez en diversos subcomponentes, como la satisfaccion en distintos dominios o la experimentacion de emociones concretas. Para que una persona posea unos altos niveles de BS debe experimentar una elevada satisfaccion con la vida y una afectividad predominantemente positiva o disfrute, asi como una baja afectividad negativa (balance afectivo positivo). Dado que se trata, por tanto, de tres componentes diferentes pero igual de relevantes para el BS, los tres deben ser evaluados de forma separada a la hora de establecer el bienestar de los individuos (Diener et al., 1999; Diener y Suh, 1997). Balance afectivo y satisfaccion vital se podrian mostrar interrelacionados, de forma que la persona podria hacer una valoracion de su nivel de satisfaccion con su vida en base a las emociones que siente, y a la inversa, podria determinar el componente emocional de la evaluacion sobre su vida considerando su grado de satisfaccion con esta. Sin embargo, satisfaccion y afectividad, aun pudiendo estar relacionadas, deben ser entendidas como componentes diferentes (Diener y Lucas, 2000).

Pocas variables se han encontrado tan relevantes para el bienestar personal como el contexto cultural. Diferentes estudios que abordan el BS en multiples paises han encontrado importantes diferencias en la valoracion subjetiva del bienestar entre sus ciudadanos asi como respecto a los factores que lo determinan, especialmente entre los paises mas desarrollados y los menos desarrollados y entre las naciones con una cultura mas individualista y los paises con una cultura de colectivismo (p. ej., Diener, 2000; Diener y Diener, 1995, 1996; Diener, Diener y Diener, 1995; Diener y Suh, 2003; Diener, Suh, Smith y Shao, 1995; Inglehart, 1990; Inglehart, Basanez, Diez-Medrano, Halman y Luijkx, 2004; Myers y Diener, 1995; Schimmack, Radhakrishnan, Oishi, Dzokoto y Ahadi, 2002; Veenhoven, 2005a,b; World Values Study Group, 1994). En estos estudios, generalmente se obtiene un indice general de BS considerando las respuestas de las personas a una pregunta general sobre felicidad ("En estos momentos de su vida, considerando todas las cosas juntas, como se siente de feliz?") con varias posibilidades de respuesta desde "Muy feliz" a "Muy infeliz" o una escala de respuesta del 0 al 10 generalmente, y/o una pregunta general sobre satisfaccion con la vida ("En estos momentos de su vida, considerando todas las cosas juntas, como de satisfecho con su vida se siente?") y una escala de respuesta que va desde el 0 al 10 o de respuesta ordinal similar a la anterior para evaluar la felicidad. Estos estudios tambien han senalado que en Espana los ciudadanos tienen un bienestar moderado en comparacion con el resto de paises occi dentales, rondando el 6,5-7 en una escala de 0 a 10 puntos. En el estudio World Values Study Group (1994), los espanoles obtuvieron una puntuacion de 1,59 en afecto positivo y de 0,89 en afecto negativo, evaluados con 5 preguntas cada uno, ocupando el puesto 34 en balance afectivo de una lista de 41 paises, y de 7,13 en satisfaccion vital, ocupando el puesto 20 (Argyle, 2001). Inglehart (2001), utilizando la misma encuesta, senala que, para el periodo de 1973 a 1998, el 75-80% de los espanoles se encontraba feliz y satisfecho con su vida, ocupando el puesto 33 de 79 paises evaluados (Inglehart et al., 2004). Otros autores, como Veenhoven (2005c) o Marks, Abdallah, Simms y Thompson (2006) han creado informes o, incluso, un mapa mundial sobre la felicidad de diferentes paises a partir de una extensa coleccion de datos recogidos de multiples fuentes. En estos dos casos, aunque la felicidad se evalua exclusivamente a traves de la satisfaccion vital, Espana obtiene una puntuacion de alrededor de 7,0, situandola en la posicion 11[grados] del ranking de paises occidentales y 26[grados]-28[grados] del ranking mundial. Espana seria un pais "feliz" en un rango con 6 posibilidades entre muy feliz y muy infeliz, pero seria menos feliz que muchos paises europeos y tendria una esperanza de vida feliz de 54 anos felices. Finalmente, el ultimo informe del Eurobarometro, publicado en febrero de 2007 por la Comision Europea, muestra que la mayoria, en concreto el 87%, de los ciudadanos de la UE son felices. En Espana, el 90% de los encuestados senalo ser feliz, y de ellos el 23% se encontraba muy feliz. Estos porcentajes nos situan en las posiciones 9 y 15 respectivamente en el ranking de los paises europeos. Respecto a su satisfaccion vital, el 92% de los europeos senalan encontrarse satisfechos con su vida. Entre los espanoles, el 84% senala estar satisfecho en relacion con sus condiciones de vida y el 89% en relacion con su calidad de vida, encontrandonos en ambos casos por encima de la media europea. Asi pues, considerando todos estos datos de forma unida, podemos decir que en Espana somos felices, pero menos que en otros lugares de Europa y del mundo, y que entre 1 y 2 personas de cada 10 se encuentran infelices o insatisfechas con su vida. Sin embargo, pese a la propuesta de evaluar todos los componentes del bienestar subjetivo, muy pocos de estos estudios evaluan el balance afectivo de los individuos de forma independiente y complementaria.

La medida del BS no esta carente de problemas. Como se ha comentado previamente, se han utilizado medidas de felicidad, afecto y satisfaccion vital, de forma aislada y conjunta, para evaluar el BS (aunque tambien se han utilizado otras medidas como predictores del BS, como medidas de calidad de vida). En muchas ocasiones, estas medidas han incluido solo una pregunta sobre la situacion personal subjetiva. Como Diener y colaboradores (Diener, 1994; Diener et al., 1999; Diener y Suh, 1997) han planteado, el BS no es una entidad objetiva, unitaria y simple, y ademas debe ser evaluada a traves de diferentes medidas, incluyendo juicios personales globales y especificos, informes cotidianos y evaluaciones objetivas, de distintas variables (emocionales, cognitivas, fisiologicas, conductuales, no verbales y experienciales) y de sus interacciones en distintos dominios o condiciones, y ello tanto en momentos concretos como a lo largo de grandes intervalos de tiempo, y estos resultados deberian ser complementados con los informes de otras personas cercanas a la persona evaluada. Estos requisitos complican mucho su estudio. Sin embargo, la estabilidad en el tiempo y la consistencia entre dominios encontradas, asi como la similitud entre distintos tipos de informes subjetivos y objetivos y entre los informes personales y los de otras personas, y el impacto relativamente pequeno de los eventos vitales y los estados emocionales en el momento de contestar las medidas sugieren que una medida que evalue los juicios personales acerca del bienestar personal es probablemente una medida apropiada y util para conocer el BS de las personas (Diener, 1984, 1994, 2000; Diener et al., 1999; Diener y Lucas, 2000; Diener y Suh, 1997).

Dado que este trabajo se centra en el componente emocional del BS, el balance afectivo, comentaremos un poco mas este concepto. Como hemos presentado, en la evaluacion que las personas hacen de sus vidas, la experimentacion de emociones positivas y negativas (balance afectivo) es un factor esencial. Las emociones placenteras se muestran como el mejor predictor de la felicidad y la satisfaccion vital manteniendo controladas variables como el placer fisico, la satisfaccion con dominios especificos de la vida y la consecucion de objetivos (Diener y Larsen, 1993). Sin embargo, no parece ser la intensidad de las emociones sino su frecuencia de ocurrencia y duracion lo que tiene mas peso en la evaluacion del afecto y de la satisfaccion (Diener, Larsen, Levine y Emmons, 1985; Diener y Lucas, 2000; Diener, Sandvik y Pavot, 1990; Larsen y Diener, 1985). Ademas, la afectividad a lo largo de un periodo de tiempo prolongado es tambien muy relevante para el BS. A lo largo de nuestra vida siempre poseemos un cierto nivel de bienestar y este estado tiene un valor hedonico, positivo o negativo (Diener et al., 1999). Por otra parte, el BS considerado de forma mantenida o a largo plazo suele ser bastante homogeneo. En este sentido, el BS debe entenderse como una entidad estable mas que como un estado fluctuante (Diener, 1984; Diener et al., 1999; Diener y Suh, 1998; Eid y Diener, 2004).

Sin embargo, las personas tambien reaccionan ante los acontecimientos inmediatos y puntuales que les afectan en sus vidas. Experimentar un acontecimiento tan positivo o tan negativo (si es valorado como tal por la persona), como obtener un buen premio en la loteria o perder una gran cantidad de dinero en una inversion arriesgada, son eventos que pueden hacer que la persona experimente transitoriamente en mayor grado emociones positivas en el primer caso y negativas en el segundo. Sin embargo, aun cuando los eventos y circunstancias de la vida son relevantes para el BS durante un periodo de tiempo corto, no son tan relevantes cuando se considera dicho BS de manera mas prolongada en el tiempo. Asi, las personas podriamos reaccionar emocionalmente de manera fuerte a las circunstancias nuevas positivas o negativas de la vida, pero, con el tiempo, habitualmente nos adaptamos a ellas y volvemos a nuestra linea base de BS (Clark, Diener, Georgellis y Lucas, 2003; Diener et al., 1995, 1999; Diener, Lucas y Scollon, 2006; Lucas, Clark, Georgellis y Diener, 2003; Suh, Diener y Fujita, 1996).

En este contexto, el BS y el balance afectivo en concreto, al incluir aspectos positivos de la experiencia personal, y no solo (la ausencia de) aspectos negativos (Diener, 1984; Diener, Sapyta y Suh, 1998; Diener et al., 1999; Diener y Suh, 1997), serian conceptos muy relevantes en Psicologia de la Salud, dado que pueden ser considerados tanto un recurso para la salud--entendiendola de forma amplia y positiva, como en la propuesta de Godoy (1999)- como un indicador o resultado de la misma. Como proponen Diener y sus colaboradores (Diener, 1984; Diener et al., 1998, 1999; Diener y Suh, 1997), estos conceptos son relevantes ademas, porque al tratarse de juicios subjetivos permiten a los propios individuos determinar sobre que factores considerar su propio bienestar de una manera global, al permitirles tener en cuenta sus propios recursos, metas, valores o condiciones a la hora de establecer sus niveles de satisfaccion y bienestar emocional, incluyendo todas las areas de la vida de la persona. Estas valoraciones se basarian en los valores, creencias, recursos, metas y circunstancias de las propias personas al valorar sus vidas (Diener et al., 1998), e incluirian aspectos como placer, compromiso, satisfaccion y significado (Diener y Suh, 1997; Seligman, 2003). Se trata, asi, de un juicio subjetivo y global sobre la vida referido a un periodo de tiempo concreto.

Basandonos en todo ello, en este estudio se ha utilizado la "Escala de balance afectivo" con el objetivo de conocer las caracteristicas de bienestar afectivo de un grupo amplio de la poblacion adulta espanola, asi como con el proposito de establecer las diferencias fundamentales debidas a variables como el sexo y la edad.

Metodo

Participantes

Participaron en este estudio 219 personas con edades comprendidas entre los 18 y 64 anos (M= 30,54; D7= 10,79) procedentes de diferentes contextos (academicos--profesores, alumnos y personal de administracion y servicios de la Universidad de Granada--y otros servicios de la comunidad--centros civicos, servicios de salud, entornos laborales, servicios comerciales, servicios de transportes, entre otros) de la ciudad de Granada. El 62,1% (136 participantes) eran mujeres y el 37,9% (83) hombres, El rango de edad para las mujeres fue de 18 a 63 anos, con media de 30,26 anos (D7= 10,37). El rango de edad para los hombres fue de 18 a 64 anos, con media de 31,00 anos (D7= 11,49). No se encontraron diferencias estadisticamente significativas en la edad entre hombres y mujeres (t= 0,493, gl= 217, p= 0,622). El 53,4% (117 participantes) estaban realizando o habian finalizado estudios universitarios. De la muestra, a partir de la informacion personal obtenida, se eliminaron las personas con enfermedad cronica y/o que estaban sufriendo una situacion personal o familiar critica, quedando finalmente los 219 participantes para los que se presentan los resultados obtenidos.

Considerando las caracteristicas sociodemograficas de la muestra y que los participantes proceden de diferentes contextos comunitarios, la muestra puede ser considerada heterogenea y, al menos aparentemente, representativa en cierto grado de la poblacion general adulta sana (de la ciudad de Granada).

Instrumentos

Para la realizacion del estudio se confecciono un cuadernillo que contenia, en una primera hoja, informacion basica sobre el estudio, instrucciones generales y un consentimiento a firmar por el participante en el caso de que accediera a responder voluntariamente las medidas. La segunda hoja incluia una ficha en la que se le solicitaba informacion sobre la edad, el sexo, el nivel de estudios, si padecia una enfermedad o dolor cronicos o si se encontraba atravesando una situacion personal o familiar critica.

A continuacion se presentaba la "Escala de balance afectivo" (Affect Balance Scale, EBA; Warr, Barter y Brownbridge, 1983. Version espanola de Godoy y GodoyIzquierdo, 2003). Aunque existe una traduccion al castellano (Alvarado y Vera, 1996), no se conoce el procedimiento de obtencion de la misma y, por otras razones, como que algunos contenidos no utilizan expresiones adecuadas en espanol para poblacion espanola, se decidio obtener una nueva version a partir del instrumento original de Warr et al. (1983). Esta version espanola se obtuvo mediante traduccion y retrotraduccion del instrumento de evaluacion de "Afecto positivo y negativo" de Warr et al. (1983) y comprobacion de su adecuacion linguistica en castellano. En el trabajo de Godoy-Izquierdo, Martinez y Godoy (2008) se presenta mas detalladamente esta medida. Contiene 18 items, de los que 10 pertenecen a la "Escala de balance afectivo" de Bradburn (1969), mas 8 nuevos anadidos por Warr et al. con el fin de ampliar y mejorar la escala original de Bradburn. Los participantes deben indicar si han experimentado en la ultima semana los estados que se enumeran, contestando en una escala tipo Likert con 3 alternativas de respuesta (1= "Poco o nunca", 2= "A veces", 3= "Mucho o generalmente"). Ello facilita la eleccion de respuesta frente a responder para periodos de tiempo mas prolongados y en formato Si/No o tipo Likert con cuatro alternativas de respuesta como se presenta en los instrumentos de Bradburn y Warr et al. Se opto por este formato de respuesta siguiendo las recomendaciones de Canadas y Sanchez (1998) respecto a los valores de anclaje del rango de respuestas y el numero y tipo de categorias usadas, y de Garcia-Cueto, Muniz y Lozano (2003) respecto al numero de alternatives de respuesta de la escala, pues 3 alternativas ofrecen la maxima informacion por parte del instrumento de medida, frente a un numero mayor o menor de alternativas. La escala mide de forma directa tanto la experimentacion de afecto positivo (9 items) como negativo (9 items). Se obtiene ademas un indice de balance afectivo (Total) que se calcula como la diferencia entre el afecto positivo y el afecto negativo. Valores por debajo de 0 indicarian un balance afectivo negativo, y por encima un balance afectivo positivo.

Las propiedades psicometricas de la escala de Warr et al. (1983) han sido establecidas en poblacion no espanola (Alvarado y Vera, 1996; Warr et al., 1983) y en poblacion espanola (Godoy-Izquierdo et al., 2008). Los resultados de Godoy-Izquierdo et al. (2008) con la misma muestra de este estudio senalaron una elevada consistencia interna de las subescalas de afecto positivo y afecto negativo (a de Cronbach de 0,82 y 0,75 respectivamente), siendo apropiadas las asociaciones entre los items y su subescala correspondiente, asi como entre las subescalas y la puntuacion total. El analisis factorial realizado mediante extraccion de Componentes Principales con rotacion varimax arrojo una estructura formada por dos factores que engloban a la perfeccion los items de afecto positivo por un lado y los de afecto negativo por otro. La EBA mostro tambien una adecuada validez de constructo convergente con medidas del estado percibido de salud general, la satisfaccion vital y la competencia general inespecifica.

Procedimiento

Todos los participantes completaron la medida en una unica Administracion individual o grupal. Los participantes fueron reclutados mediante contacto directo en los distintos lugares de muestreo, y se solicito su colaboracion tras informarles brevemente del objetivo del estudio. La EBA fue proporcionada junto con la hoja en la que se solicitaba informacion sobre variables sociodemograficas y clinicas (enfermedad, estres vital). Se solicito a los participantes que leyeran atentamente la hoja de instrucciones generales presentadas en la primera pagina del cuadernillo y tambien las instrucciones especificas para este cuestionario antes de comenzar, y las mismas instrucciones fueron repetidas verbalmente. Tambien se les pidio que contestaran a todas las preguntas y que lo hicieran lo mas sincera y honestamente posible. Se informo a los participantes asimismo sobre las caracteristicas y objetivos del estudio. Los que decidieron cumplimentar voluntariamente los cuestionarios firmaron un consentimiento antes de comenzar.

Resultados

Para la realizacion de los diversos analisis que se presentan en este apartado, el procedimiento ha incluido analisis preliminares y exploratorios de los datos introducidos con el fin de detectar (y en su caso corregir) posibles errores en la introduccion de los datos, datos perdidos o ausentes, datos extremos (outliers), asi como comprobar supuestos parametricos. Dichos analisis han permitido garantizar la exactitude de los datos introducidos, realizar una primera exploracion de los mismos y tomar decisiones sobre las pruebas estadisticas a aplicar. Las pruebas de normalidad de la distribucion de las puntuaciones (Kolmogorov-Smirnov) y de homogeneidad de las varianzas (Levene), ambas no significativas, indicaron que las puntuaciones cumplen ambos criterios. Ello ha senalado, junto con el tamano muestral, la idoneidad de la utilizacion de pruebas parametricas en los analisis. Para la significacion estadistica de las pruebas realizadas, el nivel de significacion se ha fijado en p< 0,05 (bilateral en todos los analisis).

Se ha realizado tambien en el caso de las comparaciones de medias un analisis de la potencia de efecto utilizando el estadistico d de Cohen (1988) como medida estandarizada del tamano del efecto para estimar la magnitud y relevancia del resultado obtenido, dadas las recomendaciones recientes de incluir este tipo de informacion, ademas de la significacion estadistica, en los analisis realizados en el ambito de la Psicologia (Wilkinson y APA-Task Force on Statistical Inference, 1999; APA, 2001).

[FIGURA 1 OMITIR]

En estos analisis se ha considerado el tamano de las muestras, siguiendo las recomendaciones de Cohen (1988). Cohen (1988) propuso unos valores de referencia para la interpretacion de la magnitud de d en el ambito de la Psicologia y las Ciencias Sociales. Estos valores establecen que un valor de 0,2 corresponde a un tamano de efecto pequeno, 0,5 a un tamano moderado y 0,8 a un tamano elevado. Aunque estos valores deben ser interpretados en el contexto concreto de las diferentes areas de conocimiento y no deben ser considerados como criterios heuristicos, nos serviran de referencia para la interpretacion de los valores de d obtenidos en este estudio.

La tabla 1 presenta los resultados descriptivos encontrados para la muestra completa con la EBA. La figura 1 muestra las medias obtenidas en balance afectivo, afecto positivo y afecto negativo por la muestra completa asi como por los hombres y mujeres de la misma.

Considerando la muestra completa, la puntuacion total de balance afectivo, 6, se situa por encima del valor neutro (0), senalando de esta forma un balance afectivo positivo, aunque bastante alejada del valor maximo obtenible (18 puntos). Estos niveles de balance afectivo corresponden a un 66,7% del rango posible de balance afectivo. Considerando las puntuaciones en las dimensiones de afecto positivo y negativo, podemos ver que las puntuaciones medias en el caso del afecto positive se encuentran por encima del punto medio teorico obtenible en la subescala (18 puntos), mientras que en el caso del afecto negativo se encuentran por debajo de dicho valor. Como puede apreciarse, los participantes muestran un nivel mayor de afecto positivo que de afecto negativo, por lo que su balance afectivo es positivo. Estas diferencias en las puntuaciones en ambos componentes resultaron estadisticamente significativas (t= 15,176, gl= 218, p< 0,05). El calculo de la potencia de efecto para esta diferencia arrojo un valor absoluto de d de 1,76.

La tabla 2 muestra la distribucion de respuestas para el balance afectivo, el afecto positivo y el afecto negativo en rangos de puntuaciones considerando la muestra completa. El 71,2% de la muestra ha puntuado por encima de 18 en afecto positivo, el 84,5% por debajo de -18 en afecto negativo, y el 70,3% por encima de 4 en balance afectivo.

Por otra parte, se puede comprobar que para las puntuaciones de afecto tanto positivo como negativo, los valores del rango de puntuaciones son muy similares y van desde practicamente el valor minimo posible hasta el valor maximo posible. Ademas, los valores de las desviaciones tipicas correspondientes a las medidas de afecto positivo y afecto negativo de la EBA no son sensiblemente diferentes entre si.

La tabla 3 presenta los porcentajes de respuesta por item para cada alternative de respuesta considerando la muestra completa. Como puede comprobarse, para los items de afecto positivo, la mayoria de las respuestas se han dado para las opciones "A veces" y "Generalmente/Mucho". Los items con mayor porcentaje de respuestas en la opcion "Generalmente/Mucho" son los numero 5 (relaciones sociales) y 7 (interes por algo), mientras que los items con mayor porcentaje de respuestas para la opcion "Nunca/ Poco" han sido los items 15 (euforia) y 16 (confianza en el futuro). Para los items de afecto negativo, la mayoria de las respuestas se han dado para las opciones "Nunca/Poco" y "A veces". Los items que han recibido un mayor porcentaje de respuestas de "Generalmente/Mucho" han sido los numero 4 (preocupacion) y 6 (miedo), mientras que los items con mayor porcentaje de respuestas en la opcion "Nunca/Poco" son los numero 2 (soledad) y 11 (activacion).

La tabla 4 muestra los resultados descriptivos obtenidos en hombres y mujeres. Como puede comprobarse, los hombres muestran valores ligeramente mas altos que las mujeres en afecto positivo y mas bajos en afecto negativo. Por tanto, su balance afectivo es ligeramente mas positivo que en el caso de las mujeres. Estas diferencias solo resultaron significativas en el caso del afecto negativo (t= -2,616, gl= 217, p< 0,05; d= 0,36), pero no en el caso del afecto positivo (p> 0,05, d= 0,10) o en el balance afectivo (p= 0,06; d= 0,26), si bien esta diferencia esta proxima a la significacion. Estos resultados pueden verse tambien en la figura 1.

Finalmente, para conocer si la edad ejerce una influencia importante en el balance afectivo, la muestra se dividio en 5 grupos cada uno con un rango de 8 anos de edad. La tabla 5 muestra las medias y desviaciones tipicas en las tres puntuaciones de la EBA para estos 5 grupos. Estos datos pueden verse tambien en la figura 2. El ANOVA de un factor y las comparaciones post hoc realizados indicaron que no existian diferencias estadisticamente significativas entre los grupos de edad (p> 0,05 para las tres puntuaciones; d= 0,44 y d= 0,51 para las comparaciones entre los grupos de 26-33 anos y 34-42 anos con el grupo de 56-64 anos respectivamente para la puntuacion general en la EBA; d= 0,56 para la comparacion entre el subgrupo de 26-33 anos y el grupo de 56-64 anos y d= 0,67 para las comparaciones entre los subgrupos de 34-42 anos y 43-55 anos con el grupo de 56-64 anos para las puntuaciones en afecto negativo; para todas las demas comparaciones d< 0,40). Sin embargo, como puede verse, despues de un ascenso en las puntuaciones de afecto positivo y un descenso en las de afecto negativo conforme avanza la edad, en el ultimo rango de edad considerado, de 56 a 64 anos, se produce un ascenso de las puntuaciones en afecto negativo, aunque las de afecto positivo se mantienen con respecto al rango de edad anterior, si bien tambien son ligeramente menores que las de rangos anteriores, y de esta forma aparece una ligera disminucion de los niveles finales de balance afectivo. Esta disminucion del balance afectivo arranca realmente en el rango de edad de 43 a 55 anos, debido a una disminucion de su afecto positivo. Si la muestra se divide en dos grupos, jovenes (de 18 a 35 anos) y adultos (de 36 a 64 anos) (ver tabla 5) tampoco aparecen diferencias significativas entre las puntuaciones de ambos grupos (p> 0,05, d< 0,2, para las tres puntuaciones). En este caso, las puntuaciones en afecto positivo y tambien en afecto negativo disminuyen ligeramente en el grupo de adultos mayores, de forma que el balance afectivo final de los participantes mas mayores es similar, aunque ligeramente mas bajo, al de los mas jovenes.

[FIGURA 2 OMITIR]

Discusion

El objetivo de este estudio ha sido conocer el balance afectivo de una muestra adulta sana, excluidas las personas con una enfermedad cronica y en situaciones vitales criticas, espanola--en concreto de la ciudad de Granada- y su relacion con variables como la edad y el sexo. Esta informacion no se ha aportado previamente a nuestro conocimiento, siendo una contribucion fundamental de nuestro estudio.

Como se ha presentado (tabla 1), las personas que componian la muestra de este estudio han mostrado un balance afectivo positivo, aunque moderado (valor= 6). Ello senala que existe una mayor experimentacion de emociones positivas (p< 0,05, d= 1,8), pero que tambien se sufren emociones negativas con elevada intensidad o frecuencia. Nuestros resultados respecto a la preponderancia del afecto positivo coinciden con los encontrados por Warr et al. (1983), en una muestra compuesta por 140 estudiantes universitarios, y Alvarado y Vera (1996), con 357 trabajadores de servicios de salud de Santiago de Chile. Sin embargo, no podemos comparar los resultados porque, en el primer caso, se utiliza un rango de respuestas de 4 valores, y, en el segundo caso, no se informan de los valores medios obtenidos. Si existe coincidencia respecto a los rangos de respuesta obtenidos, que van desde el minimo valor posible al maximo posible practicamente. La imposibilidad de comparer resultados, debido a diferentes estrategias de medida fundamentalmente, es un gran problema en el estudio del BS, y del balance afectivo en concreto, debiendose llegar a un acuerdo sobre la forma de medida de estos constructos. En nuestro estudio, el balance afectivo mostrado por los participantes corresponde a un 6,7 en una escala de 0 a 10 puntos, lo que si coincide con los resultados previamente informados (Diener et al., 1995; Inglehart, 1990; Inglehart et al., 2004; Myers y Diener, 1995; World Values Survey Group, 1994), incluso siendo la estrategia de evaluacion utilizada diferente.

Como ya senalaron Diener y Diener (1996) y resulta un hallazgo consistente al menos en las sociedades occidentales, la mayor parte de la gente informa de experimentar predominantemente un afecto positivo. Como informan estos autores sobre los resultados de diferentes informes nacionales sobre felicidad o bienestar y satisfaccion vital de varios paises, mas del 80-85% de los individuos senalan un bienestar positivo, y solo un 5-10% puntuan por debajo del valor intermedio o neutro. Estos resultados indican que la inmensa mayoria de la gente, independientemente de sus condiciones sociodemograficas, personales, economicas, contextuales, etc. se encuentran "felices" o "muy felices" (Diener y Diener, 1996; Myers y Diener, 1995). Sin embargo, curiosamente, tendemos a infraestimar el numero de personas felices y a sobreestimar el numero de personas infelices (Diener y Diener, 1996; Riis et al., 2005). En Espana, se ha informado de que alrededor del 90% de los ciudadanos se encuentra feliz y el 23% muy feliz (Eurobarometro del 2007), lo que mejora los resultados encontrados para decadas anteriores por Inglehart (2001). El 86,4% de los participantes de nuestro estudio ha indicado experimentar a veces o frecuentemente afecto positivo, mientras que solo un 6,7% ha senalado experimentar frecuentemente afecto negativo y un 51,7% experimentar a veces o frecuentemente afectos negativos (tabla 3). Por otra parte, considerando la distribucion de las respuestas por rangos, el 71,2% de la muestra ha puntuado por encima de 18 en afecto positivo, el 84,5% por debajo de -18 en afecto negativo, y el 70,3% por encima de 4 en balance afectivo (tabla 2). Todos estos resultados senalan que los participantes experimentan frecuentemente emociones positivas, pero en ocasiones tambien emociones negativas, y que son muy pocos los que experimentan habitualmente emociones negativas o los que no experimentan nunca emociones positivas. Alvarado y Vera (1996) encontraron que un 79% de los participantes de su studio indicaron experimentar a veces o frecuentemente afecto positivo, mientras que un 10,6% senalo experimentar frecuentemente afecto negativo y un 55,4% senalo que a veces o frecuentemente experimentaban afectos negativos.

Como se ha presentado (tabla 3), las emociones positivas mas Frecuentemente senaladas en nuestro estudio se han relacionado con las interacciones sociales y el interes por algo en particular, mientras que las emociones negativas mas frecuentemente indicadas se han relacionado con una intensa preocupacion y el miedo a lo que pudiera acontecer. Sin embargo, como se desprende del estudio de Godoy-Izquierdo et al. (2008), la redaccion de los items 5 (interacciones sociales) y 11 (ansiedad) necesita ser revisada, y quizas ello generaria otros resultados. Estos resultados solo coinciden parcialmente con los de Alvarado y Vera (1996), quienes encontraron que las emociones positivas mas frecuentemente senaladas se relacionaban con las interacciones sociales y la satisfaccion por algun logro, mientras que las emociones negativas mas frecuentemente indicadas se relacionaban con una intensa preocupacion y manifestaciones de tristeza (llanto). Otro aspecto relevante a destacar de nuestro estudio es que los rangos de puntuaciones en afecto positive y afecto negativo son muy similares y van desde el valor minimo posible hasta el valor maximo posible practicamente. Tambien las desviaciones tipicas correspondientes a ambas medidas han sido similares, senalando una experimentacion muy parecida de emociones placenteras y desagradables.

Diener y Diener (1996) han propuesto que el balance afectivo de los individuos es positivo debido fundamentalmente a una razon adaptativa y funcional: Primero, un sistema que es ligeramente positivo no solo es mas agradable en si mismo, sino que permite que los eventos negativos sean rapidamente detectados; y segundo, es mas importante en terminos motivacionales, pues permite en mayor medida a los individuos luchar por alcanzar sus metas que los estados emocionales negativos mantenidos.

Separando la muestra en hombres y mujeres, se ha encontrado que los hombres muestran valores ligeramente mas altos que las mujeres en afecto positivo y significativamente mas bajos en afecto negativo (p< 0,05), por lo que su balance afectivo es ligeramente mas positivo que en el caso de las mujeres (p= 0,06) (tabla 4 y figura 1). Esto apoyaria los resultados de diversos estudios que senalan que entre las mujeres la experimentacion tanto de emociones negativas como de depresion es mas elevada que en hombres, pese a que los estudios sobre BS no informan de diferencias significativas entre hombres y mujeres (Diener et al., 1999). Fujita, Diener y Sandvik (1991) encontraron que el sexo solo explicaba el 1% del bienestar global de los evaluados pero daba cuenta del 13% de la intensidad de la experimentacion de las emociones. Los estudios sobre BS senalan que las mujeres informan de una mayor felicidad que los hombres cuando se consideran solo las emociones positivas (Wood, Rhodes y Whelan, 1989). Sin embargo, el resultado neto es un balance hedonico similar para hombres y mujeres (Inglehart, 1990). De hecho, las potencies de efecto encontradas en nuestro estudio para estos resultados son modestas, senalando una magnitud de las diferencias pequena. Nuestros resultados discrepan tambien en cierto sentido de los encontrados por Diener, Sandvik y Larsen (1985) y por Fujita et al. (1991), quienes hallaron que las mujeres experimentaban con mayor intensidad las emociones positivas y, de esta forma, aun experimentando tambien en mayor medida afecto negativo, equilibraban su bienestar afectivo con los hombres. En otro estudio (Godoy-Izquierdo et al., 2008) se ha encontrado que las experiencias positivas parecen tener un mayor impacto en el balance afectivo en las mujeres, mientras que en el caso de los hombres parecen ser las experiencias negativas las que ejercen una mayor influencia, resultado que estaria mas en la linea de lo hallado por Diener et al. (1985) y Fujita et al. (1991).

Finalmente, en cuanto a la edad, se ha encontrado que, despues de un ascenso en las puntuaciones de afecto positivo y un descenso en las de afecto negative conforme avanza la edad, a partir de mediados de la decada de los 50 anos se produce un ascenso de las puntuaciones en afecto negativo, aunque las de afecto positivo se mantienen, si bien a partir de los 40 anos parecen disminuir tambien, y de esta forma aparece una ligera disminucion de los niveles finales de balance afectivo desde esta edad (tabla 5). Sin embargo, no existen diferencias significativas entre los distintos grupos de edad, senalando que el balance afectivo se mantiene constante durante largos periodos de tiempo, en nuestro caso la adultez (si bien las potencias de efecto encontradas senalan diferencias relevantes entre los subgrupos mas jovenes y el subgrupo de mayor edad para las puntuaciones en afecto negativo y balance afectivo). Este resultado apoya las conclusiones de Diener y colaboradores sobre la estabilidad y homogeneidad del balance afectivo (Diener et al., 1999; Diener y Suh, 1998), asi como los resultados consistentes sobre que la edad no es una variable importante para el BS (Diener et al., 1999; Inglehart, 1990; Myers y Diener, 1995), pese a lo intuitivo de lo contrario. Lo que si se ha comprobado que cambia con la edad son las fuentes del bienestar. Por ejemplo, la satisfaccion con el estado de salud y las relaciones sociales, aunque son dos de las principales causas del BS en cualquier momento de la vida (Diener et al., 1999), se vuelven mas importantes como predictores del BS con la edad (Herzog, Rogers y Woodworth, 1982). Diener y Suh (1998), en un estudio realizado con 60000 personas de 40 paises diferentes, han encontrado que el BS se mantiene bastante constante conforme progresa la edad, y que, de los tres componentes del BS, solo el afecto positivo tiende a reducirse conforme esta avanza, mientras que el afecto negativo se mantiene y la satisfaccion vital tiende a aumentar ligeramente. Nuestros resultados cuando la muestra es dividida en solo dos subgrupos, jovenes y adultos, senala un patron de cambios muy similar a ese, pero no ocurre lo mismo cuando se tienen en cuenta los cinco grupos de edad. Quizas ello se debe a los rangos de edad seleccionados, de forma que solo el estudio de rangos de edad mas cortos permite conocer mas profundamente que ocurre en cada periodo.

A partir de los 65 anos se ha encontrado que al ascenso de la satisfaccion vital que ocurre en el periodo anterior le sucede un descenso moderado por variables como la extraversion, el estado de salud, la situacion marital y la proximidad de la muerte (Mroczek y Spiro, 2005). Kunzman, Little y Smith (2000) tambien encontraron en ancianos que la salud ejercia un importante impacto en el balance afectivo, y que en algunas dimensiones el bienestar evaluado a traves de la experimentacion de afecto positivo y negativo permanece estable y en otras inestable con la edad, pero que no es la edad sino el estado de salud lo que determina esta relacion.

Otros autores presentan el impacto de otras variables sobre el BS en la ancianidad (p.e. Matikka y Vesala, 2000; Pinquart y Sorensen, 2000). Pinquart (2001) realize un meta-analisis con 125 estudios sobre diferencias debidas a la edad en afecto positivo, afecto negativo y balance afectivo. Encontro que conforme aumentaba la edad disminuia ligeramente el afecto positivo y el balance afectivo, y se incrementaba ligeramente el afecto negativo. Este patron se acentuaba en los individuos mas mayores. Estos resultados eran mas marcados para determinados tipos de emociones, especialmente las que se asociaban a un componente de activacion. Tambien encontro diferencias culturales y relacionadas con el momento de la medida y el tipo de instrumento de evaluacion utilizado, entre otros factores. Las muestras mas actuales mostraron un menor declive del afecto positivo y del balance afectivo y un menor incremento del afecto negativo.

Este estudio nos ha permitido conocer el balance afectivo de adultos espanoles, y creemos que, ademas de la relevancia de ello a nivel teorico, estos hallazgos son una importante contribucion a nivel aplicado. Conocer cual es el nivel promedio de felicidad, balance afectivo o satisfaccion vital nos permitiria disenar intervenciones destinadas al incremento de dichos niveles tanto en personas con unos niveles "normales" o incluso superiores a los informados para su comunidad como en personas con niveles ligeramente inferiores o incluso patologicamente inferiores (ya existe abundante literatura sobre programas e intervenciones destinados a aumentar los niveles de felicidad, como por ejemplo, Csikszentmihalyi y Csikszentmihalyi [2006]; Diener y Biswas-Diener [2008]; Fredrickson [2008]; Lyubomirsky [2008]; Seligman [2003]; Seligman, Steen, Park y Peterson [2005]; Vazquez, Herbas y Ho [2006]). Para ello seria importante conocer tambien los factores personales, contextuales y culturales que tienen un papel importante en los juicios personales sobre uno mismo, su vida y sus experiencias subjetivas, y por ambas vias, la de conocer que nos hace (mas) felices y la de proteger, mantener y potenciar los estados subjetivos de bienestar, debe encaminarse la investigacion futura en el ambito de la felicidad. Siguiendo el modelo de Godoy (1999) de salud, la felicidad dejaria de ser asi solo el fin u objetivo ultimo de nuestros planes vitales, y se convertiria tambien en un medio para alcanzar aun mayores logros personales y mejores estados subjetivos positivos.

Algunas limitaciones de este estudio deben ser senaladas y corregidas en futuros estudios. En primer lugar, aunque se ha senalado que las medidas de autoinforme pueden ser consideradas como apropiadas y utiles para conocer el BS de las personas (Alexandrova, 2005; Diener, 1984, 1994; Diener et al., 1999; Diener y Lucas, 2000; Diener y Suh, 1997; Lucas, Diener y Suh, 1996; Pavot y Diener, 1993), mostrandose los resultados estables entre medidas de distinta naturaleza, entre situaciones, momentos o incluso contextos culturales (Diener, 1994, 2000; Lepper, 1998), o incluso no viendose afectadas por el estado emocional actual o por fenomenos de deseabilidad social (Diener, Sandvik, Pavot y Gallagher, 1991; Eid y Diener, 2004; Seidlitz y Diener, 1993) y correlacionando sus resultados con otro tipo de medidas del BS (Lepper, 1998; Sandvik, Diener y Seidlitz, 1993; Seidlitz y Diener, 1993), lo cierto es que estos son aspectos que deben tenerse en cuenta a la hora de utilizar e interpretar estas medidas. No obstante, tambien hay que con siderar que las personas se encuentran en una posicion privilegiada para informar sobre sus propias vivencias, de forma que este tipo de medidas pueden ser particularmente apropiadas en este campo (Diener y Suh, 1997).

En segundo lugar, hay una representacion mayor de la poblacion adulta mas joven y femenina, y los resultados encontrados deben ser confirmados en futuros estudios con grupos de mayor edad y con mayor porcentaje de hombres. Asimismo, se excluyeron en este estudio las personas con una enfermedad cronica o en situaciones vitales criticas, y estas son condiciones que deberian ser tambien estudiadas en poblacion espanola.

Finalmente, el nivel educativo, socioeconomico, el nivel de estres, las condiciones de la vida (estado civil, situacion familiar, etc.), las variables de personalidad (p.e. optimismo) y el estado de salud (real o subjetivo) no han sido considerados en este estudio, y estas son condiciones que pueden ejercer un impacto importante sobre nuestros juicios subjetivos, aunque algunas no parecen ser muy relevantes para el BS, como informa la literatura.

Agradecimientos: Esta investigacion ha sido financiada parcialmente con la ayuda concedida al grupo de investigacion "Medicina Conductual/Psicologia de la Salud" (CTS-0267) por la Consejeria de Innovacion, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucia. Agradecemos a los participantes y colaboradores su implicacion en el estudio.

Referencias

Alexandrova, A. (2005). Subjective well-being and Kanehman's "objective happiness". Journal of Happiness Studies, 6, 301-324.

Alvarado, R. y Vera, A. (1996). La Escala de balance afectivo y su relacion con algunas variables psicosociales. Revista de Psiquiatria, 12, 67-73.

American Psychological Association (2001). Publication manual of the American Psychological Association (5a ed.). Washington, DC: Autor.

Andrews, F. M. y Withey, S. B. (1976). Social indicators of wellbeing. Nueva York: Plenum.

Argyle, M. (2001). The psychology of happiness. Hove, East Sussex: Routledge.

Bradburn, N. M. (1969). The structure of psychological well-being. Chicago: Aldine.

Campbell, A., Converse, P. E. y Rodgers, W. L. (1976). The quality of American life. Nueva York: Russell Sage Foundation.

Canadas, I. y Sanchez, A. (1998). Categorias de respuesta en escalas tipo Likert. Psicothema, 10, 623-631.

Clark, A. E., Diener, E., Georgellis, Y. y Lucas, R. E. (2003). Lags and leads in life satisfaction: a test of the baseline hypothesis. Berlin: German Institute for Economic Research.

Cohen, J. (1988). Statistical power analysis for the behavioural sciences (2nd ed.). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

Comision Europea (2007). Eurobarometer. European Social Reality. Bruselas: Comision Europea.

Csikszentmihalyi, M. y Csikszentmihalyi, I. S. (dirs.) (2006). A life worthliving: contributions to positive psychology. Nueva York: Oxford University Press.

Diener, E. (1984). Subjective well-being. Psychological Bulletin, 95, 542-575.

Diener, E. (1994). Assessing subjective well-being: progress and opportunities. Social Indicators Research, 31, 103-157.

Diener, E. (2000) Subjective well-being: the science of happiness and a proposal for a national index. The American Psychologist, 55, 34-43.

Diener, E. y Biswas-Diener, R. (2008). Happiness: unlocking the mysteries of psychological wealth. Boston: Wiley-Balckwell.

Diener, E. y Diener, C. (1996). Most people are happy. Psychological Science, 7, 181-185.

Diener, E. y Diener, M. (1995). Cross-cultural correlates of life satisfaction and self-steem. Journal of Personality and Social Psychology, 68, 653-663.

Diener, E. y Larsen, R. J. (1993). The experience of emotional well-being: stabilities in the global assessment of emotion. En M. Lewis y J. M. Haviland (dirs.), Handbook of emotions (pp. 405-415). Nueva York: Guilford.

Diener, E. y Lucas, R. E. (2000). Subjective emotional well-being. En M. Lewis y J. M. Haviland (dirs.), Handbook of emotions (2 ed.). Nueva York: Guilford.

Diener, E. y Suh, E. M. (1997). Measuring quality of life: economic, social, and subjective indicators. Social Indicators Research, 40, 189-216.

Diener, E. y Suh, E. M. (1998). Age and subjective well-being: an international analysis. Annual Review of Gerontology and Geriatrics, 17, 304-324.

Diener, E. y Suh, E. M. (2003). Culture and subjective well-being. Cambridge, MA: MIT Press.

Diener, E., Diener, M. y Diener, C. (1995). Factors predicting the subjective well-being of nations. Journal of Personality and Social Psychology, 69, 851-864.

Diener, E., Larsen, R. J., Levine, S. y Emmons, R. A. (1985). Intensity and frequency: dimensions underlying positive and negative affect. Journal of Personality and Social Psychology, 48, 1253-1265.

Diener, E., Lucas, R. E. y Scollon, C. P. (2006). Beyond the hedonic treadmill: revising the adaptation theory of well-being. The American Psychologist, 61, 305-314.

Diener, E., Sandvik, E. y Larsen, R. J. (1985). Age and sex effects for emotional intensity. Developmental Psychology, 21, 542-548.

Diener, E., Sandvik, E. y Pavot, W. (1990). Happiness is the frequency, not the intensity, of positive versus negative affect. En F. Strack, M. Argyle y N. Schwarz (dirs.), Subjective well-being: an interdisciplinary perspective (pp. 119-136). Nueva York: Pergamon.

Diener, E., Sandvik, E., Pavot, W. y Gallagher, D. (1991). Response artefacts in the measurement of subjective well-being. Social Indicators Research, 24, 35-56.

Diener, E., Sapyta, J. J. y Suh, E. M. (1998). Subjective well-being is essential to well-being. Psychological Inquiry, 9, 33-37.

Diener, E., Suh, E. M., Lucas, R. E. y Smith, H. L. (1999). Subjective well-being: three decades of progress. Psychological Bulletin, 125, 276-302.

Diener, E., Suh, E., Smith, H. y Shao, L. (1995). National differences in reported subjective well-being: why do they occur? Social Indicators Research, 34, 7-32.

Eid, M. y Diener, E. (2004). Global judgments of subjective well-being: situational variability and long-term stability. Social Indicators Research, 65, 245-277.

Fordyce, M. W. (2000). Human happiness. Its nature and its attainment. Recuperado el 14 de abril de 2006, desde www.gethappy. net.

Fredrickson, B. L. (2008). Promoting positive affect. En M. Eid y R. J. Larsen (dirs.), The science of subjective well-being (pp. 449-468). Nueva York: Guilford Press.

Fujita, F., Diener, E. y Sandvik, E. (1991). Gender differences in negative affect and wellbeing: the case for emotional intensity. Journal of Personality and Social Psychology, 61, 427-434.

Garcia Cueto, E., Muniz, J. y Lozano, L. M. (2003). Efecto de la reduccion de alternativas en las escalas tipo Likert desde la perspectiva de la TRI. Comunicacion presentada en la IX Conferencia Espanola de Biometria. La Coruna.

Godoy, J. F. (1999). Psicologia de la salud: delimitacion conceptual. En M. A. Simon (dir.), Manual de psicologia de la salud. Fundamentos, metodologia y aplicaciones (pp. 39-76). Madrid: Biblioteca Nueva.

Godoy, J. F. y Godoy-Izquierdo, D. (2003). Escala de balance afectivo. Version experimental no publicada.

Godoy-Izquierdo, D., Martinez, A. y Godoy, J. F. (2008). La "Escala de balance afectivo": propiedades psicometricas de un instrumento para la medida del afecto positivo y negativo en poblacion espanola. Clinica y Salud, 19, 157-189.

Herzog, A. R., Rogers, W. L. y Woodworth, J. (1982). Subjective well-being among different age groups. Ann Arbor: University of Michigan, Survey Research Center.

Inglehart, R. (1990). Culture shift in advanced industrial society. Princeton, NJ: Princeton University Press.

Inglehart, R. (2001). Modernizacion y postmodernizacion. Madrid: Centro de Investigaciones Sociologicas.

Inglehart, R., Basanez, M., Diez-Medrano, J., Halman, L. y Luijkx, R. (dirs.) (2004). Human beliefs and values: a cross-cultural sourcebook based on the 1999-2002 Values Surveys. Mexico, DF: Siglo XXI.

Kunzmann, U., Little, T. y Smith, J. (2000). Is age-related stability of subjective well-being a paradox?: cross-sectional and longitudinal evidence from the Berlin Aging Study. Psychology & Aging, 15, 511-526.

Larsen, R. J. y Diener, E. (1985). A multitrait-multimethod examination of affect structure: hedonic level and emotional intensity. Personality and Individual Differences, 6, 631-636.

Lepper, H. S. (1998). Use of other-reports to validate subjective well-being measures. Social Indicators Research, 44, 367-379.

Lucas, R. E., Clark, A. E., Georgellis, Y. y Diener, E. (2003). Reexamining adaptation and the set point model of happiness: reactions to changes in marital status. Journal of Personality and Social Psychology, 84, 527-539.

Lucas, R. E., Diener, E. y Suh, E. (1996). Discriminant validity of well-being measures. Journal of Personality and Social Psychology, 7, 616-628.

Lyubomirsky, S. (2008). The how of happiness. A scientific approach togetting the life you want. Nueva York: Penguin Press.

Marks, N., Abdallah, S., Simms, A. y Thompson, S. (2006). The Happy Planet Index. Londres: New Economics Foundation.

Matikka, L. M. y Vesala, H. T. (2000). Impact of special services on the subjective well-being of ageing people with intellectual disabilities. Journal of Intellectual Disability Research, 44, 382.

Mroczek, D. y Shapiro, A. (2005). Change in life satisfaction during adulthood: findings from the Veterans Affairs Normative Aging Study. Journal of Personality and Social Psychology, 88, 189-202.

Myers, D. G. y Diener, E. (1995). Who is happy? Psychological Science, 6, 10-19.

Pavot, W. y Diener, E. (1993). Review of the Satisfaction with Life Scale. Psychological Assessment, 5, 164-172.

Pinquart, M. (2001). Age differences in perceived positive affect, negative affect, and affect balance in middle and old age. Journal of Happiness Studies, 2, 375-405.

Pinquart, M. y Sorensen, S. (2000). Influences of socioeconomic status, social network, and competence on subjective well-being in later life: a meta-analysis. Psychology & Aging, 15, 187-224.

Riis, J., Loewenstein, G., Baron, J., Jepson, C., Fargelin, A. y Ubel, P. A. (2005). Ignorance of hedonic adaptation to hemodialysis: a study using ecological momentary assessment. Journal of Experimental Psychology (General), 134, 3-9.

Sandvik, E., Diener, E. y Seidlitz, L. (1993). The assessment of well-being: a comparison of self-report and nonself-report strategies. Journal of Personality, 61, 317-342.

Schimmack, U., Radhakrishnan, P., Oishi, S., Dzokoto, V. y Ahadi, S. (2002). Culture, personality, and subjective well-being: integrating process models of life satisfaction. Journal of Personality and Social Psychology, 82, 582-593.

Seidlitz, L. y Diener, E. (1993). Memory for positive versus negative life events: theories for the differences between happy and unhappy persons. Journal of Personality and Social Psychology, 64, 654-664.

Seligman, M. E. P. (2003). La autentica felicidad. Barcelona: Ediciones B.

Seligman, M. E., Steen, T. A., Park, N. y Peterson, C. (2005). Positive psychology progress: empirical validation of interventions. American Psychologist, 60, 410-421.

Suh, E., Diener, E. y Fujita, F. (1996). Events and subjective well-being: only recent events matter. Journal of Personality and Social Psychology, 70, 1091-1102.

Vazquez, C., Hervas, G. y Ho, S. M. Y. (2006). Intervenciones clinicas basadas en la psicologia positiva: fundamentos y aplicaciones. Psicologia Conductual, 14, 401-432.

Veenhoven, R. (2005a). Return to inequality in modern society? Test by dispersion of life satisfaction across time and nations. Journal of Happiness Studies, 6, 457-487.

Veenhoven, R. (2005b). Is life getting better? How long and happily do people live in modern society? European Psychologist, 10, 330-343.

Veenhoven, R. (2005c). World database of happiness. Distributional findings in nations. Recuperado el 14 de abril de 2006, desde www.worlddatabaseofhappiness.eur.nl.

Warr, P., Barter, J. y Brownbridge, G. (1983). On the independence of positive and negative affect. Journal of Personality and Social Psychology, 44, 644-651.

Wilkinson, L. & Task Force on Statistical Inference, APA Board of Scientific Affairs (1999). Statistical methods in psychology journals: guidelines and explanations. The American Psychologist, 54, 594-604.

Wood, W., Rhodes, N. y Whelan, M. (1989). Sex differences in positive well-being: a consideration of emotional style and marital status. Psychological Bulletin, 106, 249264.

World Values Study Group (1994). World Values Survey, 1981-1984 and 1990-1993. Ann Arbor, MI: Institute for Social Research, University of Michigan.

Debora Godoy Izquierdo, Antonio Martinez y Juan Francisco Godoy

Universidad de Granada (Espana)

Correspondencia: Debora Godoy Izquierdo, Dpto. Personalidad, Evaluacion y Tratamiento Psicologico, Facultad de Psicologia, Universidad de Granada, Campus Universitario de Cartuja, 18071 Granada (Espana). E-mail: deborag@ugr.es
Tabla 1
Media, desviacion tipica, puntuaciones minima y maxima y
cuartiles 1, 2 y 3 para todas las medidas

               M      DT     Min      Max     Q1      Q2      Q3

EBA total    5,99    5,84   -14,00   18,00   2,00    7,00    10,00
EBA afecto   20,24   3,66   10,00    27,00   18,00   20,00   23,00
 positivo
EBA afecto   14,26   3,14   9,00     26,00   12,00   14,00   16,00
negativo

Nota: EBA= "Escala de balance afectivo".

Tabla 2

Distribucion de respuestas en el grupo completo

Medida               Rango de            Porcentaje de
                   puntuaciones            respuestas

                    -18 a -16                 0,0%
                    -15 a -13                 1,0%
                    -12 a -10                 1,4%
                     -9 a -7                  1,9%
                     -6 a -4                  2,3%
                     -3 a -1                  5,0%
Balance
afectivo                0                     1,8%
                      1 a 3                  16,4%
                      4 a 6                  20,1%
                      7 a 9                  21,9%
                     10 a 12                 17,3%
                     13 a 15                  8,2%
                     16 a 18                  2,8%

Medida               Rango de            Porcentaje de
                   puntuaciones            respuestas

                     10 a 12                  4,1%
                     13 a 15                  4,6%
Afecto               16 a 18                 20,1%
positivo
                     19 a 21                 34,2%
                     22 a 24                 22,8%
                     25 a 27                 14,2%
                     -9 a -11                18,7%
                    -12 a -14                41,6%
Afecto              -15 a -17                24,2%
negativo
                    -18 a -20                11,4%
                    -21 a -23                 3,6%
                    -24 a -26                 0,5%

Tabla 3
Porcentajes de respuestas para cada item

                      Afecto positivo

Item              Nunca/        A veces       Generalmente/
                  Poco %            %            Mucho %

3                  13,2           57,1            29,7
5                  5,0            18,7            76,3
7                  6,4            38,8            54,8
9                  11,4           52,1            36,5
12                 14,2           60,7            25,1
13                 8,2            57,1            34,7
15                 32,4           50,7            16,9
16                 22,8           53,0            24,2
18                 8,7            42,9            48,4
Total             13,59          47,90            38,51

                       Afecto negativo

Item              Nunca/        A veces       Generalmente/
                  Poco %           %             Mucho %

1                  47,9           47,9             4,1
2                  63,5           29,7             6,8
4                  30,6           58,4            11,0
6                  41,6           47,5            11,0
8                  55,3           39,7             5,0
10                 41,1           52,1             6,8
11                 59,8           33,8             6,4
14                 52,1           43,4             4,6
17                 42,9           52,5             4,6
Total             48,31           45,0             6,7

Tabla 4
Media, desviacion tipica, puntuaciones minima y
maxima y cuartiles 1, 2 y 3 para todas las medidas
en hombres (H) y mujeres (M)

                    Grupo         M          DT         Min.

                      H         6,93        5,52       -14,00
EBA total
                      M         5,41        5,97       -13,00
                      H         20,48       3,43        12,00
EBA afecto
                      M         20,10       3,80        10,00
                      H         13,55       2,95        9,00
EBA afecto
negativo              M         14,68       3,19        9,00

                    Max.         Q1          Q2          Q3

                    18,00       4,00        7,00        10,00
EBA total
                    17,00       2,00        6,00        10,00
                    27,00       19,00       21,00       23,00
EBA afecto
                    27,00       18,00       20,00       23,00
                    26,00       12,00       13,00       14,00
EBA afecto
negativo            23,00       12,00       14,00       17,00

Nota: EBA= "Escala de balance afectivo".

Tabla 5
Media (y desviacion tipica) para todas las medidas
para los distintos grupos de edad

                                5 grupos de edad

                18-25      26-33      34-42      43-55      56-64
                 anos       anos       anos       anos       anos

EBA total        5,52      6,51        7,00       6,06       4,07
                (6,47)     (5,28)     (4,85)     (5,03)     (7,12)

EBA afecto      19,99      20,65      20,50      19,53      19,93
positivo        (4,15)     (3,46)     (2,96)     (3,37)     (3,08)

EBA afecto      14,67      14,14      13,50      13,47      15,86
negativo        (3,30)     (2,79)     (2,93)     (2,72)     (4,35)

                  2 grupos de edad

                 18-35        36-64
                  anos         anos

EBA total        6,04          5,78
                 (5,96)       (5,38)

EBA afecto       20,36        19,78
positivo         (3,82)       (2,99)

EBA afecto       14,32        14,00
negativo         (3,08)       (3,38)

Nota: EBA= "Escala de balance afectivo".
COPYRIGHT 2009 Fundacion VECA, Asociacion Psicologia Iberoamericana de Clinica y Salud
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Godoy Izquierdo, Debora; Martinez, Antonio; Godoy, Juan Francisco
Publication:Behavioral Psychology/Psicologia Conductual
Article Type:Report
Date:May 1, 2009
Words:9512
Previous Article:Efectos emocionales y conductuales de la exposicion a violencia en ninos y adolescentes en Colombia.
Next Article:El efecto moderador de la autoestima en el acoso psicologico en el trabajo.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |