Printer Friendly

BAILON VASQUEZ, Fabiola, Mujeres en el servicio domestico y en la prostitucion. Sobrevivencia, control y vida cotidiana en la Oaxaca porfiriana.

BAILON VASQUEZ, Fabiola, Mujeres en el servicio domestico y en la prostitucion. Sobrevivencia, control y vida cotidiana en la Oaxaca porfiriana, Mexico, El Colegio de Mexico, 2015, 321 pp.

En las ultimas dos decadas, los estudios historiograficos sobre Oaxaca han mostrado un notable crecimiento, mismo que se puede corroborar tanto por el numero de publicaciones que se han realizado sobre esta tematica, asi como por la formacion del seminario interinstitucional de estudios oaxaquenos, el cual busca convertirse en un espacio de discusion pero tambien de vinculacion de los investigadores dedicados al estudio de los procesos historicos de ese estado. Con el libro Mujeres en el servicio domestico y en la prostitucion. Sobrevivencia, control y vida cotidiana en la Oaxaca porfiriana, Fabiola Bailon Vasquez no solo se integra al conjunto de investigadores que han aportado una vision novedosa de la historia oaxaquena, sino que tambien se constituye en una de las primeras historiadoras que busca analizar el papel de los grupos populares, en este caso las mujeres de la Oaxaca decimononica, y su participacion en la configuracion de espacios urbanos.

Para reconstruir la historia de las mujeres oaxaquenas, la autora centra su atencion en dos grupos: aquellas que se dedicaban al servicio domestico y las que ofrecian sus servicios sexuales. El estudio de estos dos grupos se justifica, en palabras de la autora, en virtud de que su comportamiento se consideraba una "problematica social", pues se aducia que las mujeres transitaban de una actividad a la otra sin mayor dificultad, motivo por el que las autoridades oaxaquenas dictaron una serie de normativas que tenian, en ultima instancia, el objetivo de controlar sus vidas y sus cuerpos, normativas que, por otra parte, se insertaban en un proceso general de intervencion del Estado, el llamado reglamentarismo, en la vida social, el cual buscaba la construccion de un nuevo orden, moral y sexual, que facilitara el transito hacia la modernidad y el progreso. Sin embargo, la autora destaca que las mujeres de estos dos grupos no fueron simples receptoras pasivas de las medidas de coercion estatal, sino que buscaron resistir y/o negociar a partir de la construccion de relaciones de solidaridad y de complicidad en la vida cotidiana.

Desde mi perspectiva, existen varios elementos a destacar en el libro. El primero se refiere a la etnografia historica que la autora reconstruye de esos dos grupos de mujeres. En una de las notas a pie de pagina, Fabiola declara que el historiador debe acercarse a los datos historicos "con las herramientas y la sensibilidad del antropologo", propuesta que sigue de cerca uno de los planteamientos de Pilar Gonzalbo respecto a que el historiador que quiera acercarse al estudio de la vida cotidiana, debe tener conocimientos de diversas disciplinas, entre las que se encuentra la antropologia, a fin de evitar que la historia se reduzca a un recuento de anecdotas "divertidas" pero escasamente fructiferas para el analisis social. (1) Es importante mencionar que el historiador, a diferencia del antropologo, enfrenta ciertas dificultades para develar las caracteristicas socioculturales de su grupo de estudio, en virtud de que existen escasas evidencias documentales sobre los grupos marginales, entre los cuales se encuentran, por supuesto, las mujeres de clase baja. Y es que, como bien lo senala Jacques Le Goff, se ha de considerar que el hombre cotidiano siempre estuvo "muy lejos de preocuparse por papeles en un universo sin textos ni escritura". (2) Para reconocer las caracteristicas de su grupo de estudio, Fabiola recurrio a reportes medicos asi como a fuentes censales, judiciales y administrativas, mismas que le permitieron mostrar que las mujeres estudiadas compartian ciertas caracteristicas, eran migrantes y jovenes, pero se diferenciaban en cuanto a su estado civil, pues las que se dedicaban al servicio sexual eran, en lo general, solteras y sin hijos, mientras que las del servicio domestico podian ser solteras, casadas o viudas y con hijos a los cuales mantener.

La revision de la informacion censal mostro que una de cada dos mujeres se empleaba en el servicio domestico y en la venta callejera, situacion explicable por el hecho de que ellas se enfrentaron con un mercado laboral restringido por su falta de especializacion laboral, su escasa educacion, si es que acaso la tenian, las limitaciones que les imponia su genero, su clase, su edad y su condicion etnica, asi como las restricciones que imponian las estructuras sociales y culturales arraigadas. Sin embargo, y como bien lo apunta la autora, las mujeres de clase baja tambien se insertaron en el sector artesanal en rubros como la manufactura de cigarros, la confeccion de ropa y algunas actividades calificadas. En el caso de las que se dedicaban al servicio sexual, los censos las ubicaron en el rubro de "diversas ocupaciones", de tal manera que la prostitucion se consideraba una actividad similar a la que ejercian las molenderas y los porteros, es decir, se les pagaba por ejercer un oficio, a diferencia de las del servicio domestico que no necesariamente recibian una remuneracion por su labor, aspecto al que volvere mas adelante. Aunque resulta complicado develar las razones que provocaron, y aun provocan, que una mujer eligiera el comercio sexual como una manera de ganarse la vida, lo cierto es que el analisis de Fabiola evidencia que este se convertia en una "salida" derivada de la dificultad para conseguir empleo, la segregacion laboral, los bajos salarios y las necesidades economicas, aunque tambien habria que sumar a lo anterior, los problemas familiares, la falta de educacion, la vulnerabilidad, la explotacion conyugal y las multiples formas de violencia que se ejercian, y se ejercen, sobre la mujer como la explotacion, la incitacion, el engano, la deshonra y la cosificacion de su cuerpo.

Si bien es cierto que la prostitucion permitia obtener mayores ganancias, con respecto al servicio domestico y otros tipos de ocupaciones, no se podia pasar por alto que las mujeres enfrentaban problematicas mas graves como la explotacion, la violencia y las enfermedades sexuales. La informacion censal, y bajo el supuesto de que no todas las sexoservidoras estaban registradas, evidencio que el 59.4% de las mujeres procedian de diversos estados del pais y del extranjero, en tanto que el 34.8% estaba conformado por las que provenian de los pueblos del interior de Oaxaca y del 5.8% restante no se tiene certeza de su lugar de origen. Estas cifras evidenciaban, segun los planteamientos de Fabiola, que el comercio sexual oaxaqueno habia sufrido una transformacion, pues las sexoservidoras indigenas fueron reemplazadas por otro tipo de mujeres, lo cual constituyo, en ultima instancia, una especie de "blanqueamiento" de los burdeles. Lo anterior no significo que las mujeres indigenas dejaran de ejercer el comercio sexual, sino que probablemente ellas formaran parte del grupo conocido como las "clandestinas", es decir, aquellas de las que no se logro tener un registro exacto. En el caso del servicio domestico, los datos mostraban que la mayoria eran migrantes del interior del estado aunque tambien se encontraron datos de mujeres nacidas en otros estados, pero su numero era minimo. De este grupo, Fabiola no logro obtener noticias respecto a su edad, pero es probable que sus edades oscilaran entre 15 y 40 anos.

En contraste, los registros medicos y administrativos exteriorizaban que la edad de las prostitutas oscilaba entre 14 y 26 anos con una media de 21, rango en el que no se podia incluir a las clandestinas y a las aisladas cuyas edades eran mayores o incluso menores. Un segundo aspecto a destacar, y que tambien transcurre por los caminos de la etnografia, es el estudio que la autora propone acerca de las redes que permitieron que las mujeres migrantes pudieran integrase a la vida urbana, situacion que no se puede considerar menor en virtud de que la migracion resultaba, al igual que en nuestros dias, un proceso dificil de asimilar. Las migrantes llegaban a las ciudades gracias a las relaciones de parentesco o de amistad que tenian. Aunque el lugar de origen era el primer mecanismo de insercion, tambien lo constituyo el del oficio ejercido pues era comun que los migrantes compartieran las mismas actividades laborales. Para los migrantes, la convivencia comunitaria no solo se convirtio en un mecanismo para asimilar los codigos urbanos, sino tambien sirvio como un medio para compartir el conocimiento sobre el oficio e integrarse con mayor rapidez a los espacios de la vida urbana. De hecho, la documentacion revela que familias enteras podian dedicarse al servicio domestico. Considero que el trabajo de Fabiola ofrece herramientas metodologicas que permiten reconstruir los procesos de migracion y las redes formadas por los migrantes en el pasado, tarea que no resulta sencilla y que requiere de una gran pericia como la mostrada por la autora.

Aunque el texto busca reconstruir los espacios de intervencion de los dos grupos de mujeres mencionados, me parece que debe destacarse, como un tercer aspecto, el acercamiento propuesto al trabajo domestico, sin que ello signifique que no considere valioso su analisis del comercio sexual, pues resulta mas complicado acceder a los espacios privados y sobre todo, estudiar a un grupo que ha cargado, tanto en el pasado como en el presente, con ciertos estigmas que han sido dificiles de eliminar. La opinion que Madame Calderon de la Barca expreso sobre las domesticas, sin mayor problema se puede reproducir en nuestros dias. La incorporacion al trabajo domestico de las mujeres era una forma "confiable" de pasar del campo a la ciudad, motivo por el que los mismos padres o los parientes podian integrarlas a una casa con la intencion de que recibieran vestido, alimentacion, vivienda y algun tipo de educacion. Esta formula conocida como "ayuda" suponia, en muchas ocasiones, situaciones de maltrato, sobreexplotacion y abuso sexual. De acuerdo con lo expuesto por Fabiola, existian dos tipos de mujeres dedicadas al servicio domestico: las de "cama adentro" que no solo realizaban la manutencion de la casa sino que tambien prestaban servicios personales a los miembros de la familia. Ellas no tenian una especializacion y podian cumplir con varias labores. El segundo grupo eran las de "cama afuera" que se dedicaban a aspectos especificos (lavado, planchado, cocina), no realizaban servicios personales y solo dedicaban unas horas al dia a sus labores. Ellas recibian un salario que variaba entre dos o tres pesos.

Esta diferenciacion, de acuerdo con la autora, era producto de la estructura social, la segregacion laboral, la comercializacion de los servicios personales y la demanda. Las domesticas de "cama afuera" tenian mayores posibilidades de desplazarse por la ciudad, a diferencia de las de "cama adentro" cuyo espacio de movilidad era la misma casa en la que laboraban, lo cual limitaba su capacidad de tomar decisiones fuera del ambito domestico. Un asunto que resulta relevante, pero que la autora no exploro con profundidad es el referente a lo complicada que resultaba la convivencia e interaccion social entre las pupilas y las matronas. Si bien es cierto que se hace un buen seguimiento de la desigual relacion establecida entre las duenas de los burdeles y los funcionarios menores, quienes buscaban obtener beneficios economicos a traves de variados mecanismos de extorsion, no se puede pasar por alto, por otra parte, que existieron fuertes dificultades entre las matronas, entre las matronas y las pupilas, y entre las mismas pupilas. De hecho, y de acuerdo a la gravedad de la falta, las pupilas podian ser sancionadas o expulsadas del burdel. Hubiera sido interesante reflexionar sobre el papel de las matronas en la reproduccion y legitimacion de la prostitucion, ademas de que no se busco una explicacion que evidenciara las razones por las que algunas prostitutas lograron pasar de ser pupilas a matronas. Entender la prostitucion femenina como una manifestacion del sistema patriarcal, imposibilita comprender el papel que jugaban las matronas en la explotacion de las pupilas. Es importante mencionar que las matronas no solo jugaban con las reglas que les imponia el sistema, sino que ellas mismas creaban sus propios mecanismos de dominio de su sexo. Esta parte del trabajo constituia una oportunidad para que la autora trascendiera la vision relativa al dominio masculino y que planteara las posibilidades de analizar las relaciones desiguales que se generan entre las personas del mismo genero.

En este sentido, considero que se requieren mas estudios sobre las condiciones de vulnerabilidad social, cultural, economica, educativa y afectiva en las que vivian las prostitutas, a fin de desmitificar numerosas ideas y creencias que existen sobre ellas. La idea de que la prostitucion es una forma facil de ganarse la vida, evidencia las limitaciones que tenemos para entender la dimension social, politica, economica y cultural de la problematica. Para finalizar, quiero mencionar que el libro de Fabiola Bailon es sugerente por la manera en que logra mostrar el mundo en el que se desenvolvian las prostitutas y las domesticas, ademas de que plantea nuevas lineas de investigacion sobre estas tematicas y sobre todo, pone el dedo en la llaga, desde la disciplina historica, acerca de las razones por las que nuestra sociedad no ha podido resolver un problema tan lacerante como lo es el de la prostitucion.

Rogelio Jimenez Marce

Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades.

Benemerita Universidad Autonoma de Puebla

(1) Vease Pilar Gonzalbo, Introduccion a la historia de la vida cotidiana, Mexico, El Colegio de Mexico, 2006.

(2) Jacques Le Goff, Lo maravilloso y lo cotidiano en el occidente medieval, Barcelona, Gedisa, 1996.
COPYRIGHT 2017 Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo. Instituto de Investigaciones Historicas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Jimenez Marce, Rogelio
Publication:Tzintzun: Revista de Estudios Historicos
Date:Jul 1, 2017
Words:2438
Previous Article:PARAMIO, Ludolfo (coordinador), Desafeccion politica y gobernabilidad: el reto politico.
Next Article:PAZ SANCHEZ, Manuel de, Fruta del paraiso. La aventura atlantica del platano.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters