Printer Friendly

Autores carolingios en los codices hispanos (siglos IX-XI). Un ensayo de interpretacion.

SUMARIO: 0 Introduccion. 1 Los autores y las obras. 2 Un ensayo de interpretacion geopolitica. 3 Conclusiones. 4 Referencias bibliograficas.

Carolingian Authors in Hispanic Codex (9th-11th Centuries). An Essay of Interpretation

0 INTRODUCCION

Cuando el anonimo autor de la Cronica mozarabe del 754 narraba con todo el lujo de detalles de que era capaz la batalla de Poitiers, que enfrento a las tropas de Carlos Martel, mayordomo de Austrasia, con el ejercito de 'Abd al-Rahman al Gafiqi, no dudaba en calificar a los ultrapirenaicos de europenses. (1) Tomaba prestada una identidad ya recogida a comienzos del siglo vil por Columbano de Bobbio y hecha suya, entre otros autores, por Beda en su Historia ecclesiastica gentis anglorum cien anos mas tarde (2). Europa se constituia, sobre todo, en torno a la cristiandad latina, y el clerigo hispano podia asi mantener intacto el espiritu de comunion que miraba, esperanzado e impaciente, hacia los francos vencedores del vali andalusi. Lo que interesa senalar aqui es la fluidez en el trafico de ideas que recorria--que habia recorrido al menos--el Occidente continental, desde Britania e Italia a Hispania (3), y que parecia mantenerse todavia una generacion despues de la conquista omeya del reino godo. Bien es cierto que el mismo cronista manifestaba sin reparos su lamento por la desidia franca, que habia impedido una derrota completa de los musulmanes; quizas vislumbraba ya un alejamiento de intereses que le resultaba claramente decepcionante.

Mil doscientos cincuenta anos despues, un grupo de expertos se reunio en Santiago de Compostela para tratar, precisamente, sobre la circulacion de codices y escritos entre la Europa ultrapirenaica y la peninsula Iberica a partir de ese momento y hasta el siglo XIII (4).

Muy pocas de las interesantes aportaciones realizadas se centraban, sin embargo, en ese primer periodo coincidente, grosso modo, con el ascenso politico-institucional de los carolingios y la reconstruccion del imperio en Occidente, y con la primera articulacion de los reinos hispanocristianos, con el consecuente bagaje ideologico inherente a ambos procesos. Las posibles interrelaciones e influencias constituyen en si mismas una cuestion de interes y complejidad evidentes, pero lo que aqui se pretende, de modo mucho mas modesto, es situar el foco en un aspecto mas concreto y, en cierto modo, simbolico de los muchos posibles en ese terreno: la presencia--o ausencia--de los autores del ambito carolingio (lato sensu) entre los textos conocidos (5), por conservados o documentados, que se copiaron y/o guardaron en las bibliotecas hispanas de la epoca, en un periodo que abrimos en torno al ano 800 y que se cierra, de modo mas o menos artificial, a mediados del siglo xi, cuando las influencias extrapeninsulares empiezan a situarse en otros ambitos, camino ya de los impulsos generados por la reforma gregoriana.

El objetivo del analisis, obviamente, consiste, tras intentar establecer un elenco aproximado de autores, obras y talleres de produccion, en intentar establecer en que medida el testimonio hispano de esas obras permite senalar su influencia, en el grado que corresponda, en la construccion de los imaginarios ideologicos de los diversos territorios o, por el contrario, hasta que punto cabe deducir de su ausencia algun modo de resistencia a los modelos presentes en el mundo franco. La cuestion presenta la suficiente amplitud y complejidad como para plantear aqui, tan solo, una aproximacion mas o menos general que, sin duda, debera ampliarse sobre terrenos, obras y tiempos mas especificos, pero cuenta tambien con la suficiente base bibliografica y documental para intentar un primer balance cuyos planteamientos e hipotesis, en muchos casos mas que discutibles, deberan rectificarse con toda seguridad.

Por suerte, el exhaustivo estudio de los codices de esta epoca, que cabe remontar a los trabajos de Rudolf Beer sobre Ripoll y en el que debe mencionarse a especialistas del relieve de Agustin Millares Carlo y, sobre todo, Manuel C. Diaz y Diaz, permite tener un panorama bastante preciso del campo de analisis, aunque el acuerdo entre los investigadores no siempre resulte completo y se mantengan importantes problemas de datacion y analisis. A sus obras cabe remitirse para las apreciaciones codicologicas y cronologicas que aqui se efectuen (6).

1 LOS AUTORES Y LAS OBRAS

Resultan bien conocidas, y debatidas en su intensidad y contenidos, las relaciones establecidas entre Carlomagno y Alfonso II de Asturias en las decadas ultimas del siglo VIII (7). Mas alla del valor y de la dificil interpretacion que deba darse a los relatos cronisticos, sobre los que no cabe volver aqui, si merece la pena recordar que en ese contexto se produce el contacto (??) epistolar entre los principales consejeros aulicos de ambos personajes, el anglosajon Alcuino de York, <<nieto>> intelectual muy directo de Beda, y Beato de Liebana. El motivo, el comun y radical antiadopcionismo de ambos, cargado, aparte de su fidelidad a la ortodoxia, con motivos de politica eclesiastica convergentes aunque distintos: el papel de la jerarquia mozarabe en la iglesia hispana, en el caso del segundo; la imprescindible unidad religiosa en la articulacion ideologica del espacio carolingio, en el del primero (8). Curiosamente, el testimonio diplomatico de esta relacion, una carta enviada por Alcuino a Beato como respuesta a los saludos que este le habia hecho llegar a traves de un peregrino peninsular a San Martin de Tours, no se conserva en ningun codice ni diploma del ambito astur-leones, sino copiado en una pieza riojano-pamplonesa (9). Si se aceptan las diversas propuestas de fecha para la misiva, el ano 799 e incluso el 800, el comentarista lebaniego del Apocalipsis habria fallecido muy poco despues de leerla, o tal vez ni siquiera tuvo la oportunidad de hacerlo.

No es esta la unica obra del monje anglosajon conservada en las bibliotecas hispanas o de la que se tiene noticia, aunque tampoco quepa considerarlo como un autor habitual en los escritorios al sur de los Pirineos. De hecho, la mayor parte proceden de San Millan de la Cogolla, donde se recogieron en tres volumenes diferentes (aunque dos de ellas se conservan hoy unidas) y todas ellas en las decadas centrales del siglo x. Se trata, ademas de la carta a Beato, de un fragmento de la Vita sancti Martini Turonensis, una Retractatio metrica anonima, que parece inspirada en sus obras gramaticales, y parte del tratado sobre la Trinidad (De fide Sanctae et Individuae Trinitatis), precisamente elaborado contra los adopcionistas (10).

Con todo, la copia mas singular se encuentra en el Libro de Horas de Fernando I (1055), cuyo prefacio sigue al DePsalmorum usu liber, al igual que habia ocurrido dos siglos antes con el Libro de Horas de Carlos el Calvo, lo que ha llevado a apuntar una posible influencia de este ultimo en la pieza leonesa. Para Manuel C. Diaz y Diaz, su principal estudioso desde el punto de vista codicologico, aunque el encargo de la obra corresponde a la reina Sancha, los artifices (el escriba Pedro y el miniaturista Fructuoso) procedian de tierras castellanas orientales o, mas probablemente, riojano-pamplonesas, vinculadas a la corte real de Najera (11).

En ese marco de cohesion religiosa, que parece inspirar los contactos de Alcuino con las tierras hispanas, cabe situar un texto no identificado que se conserva en el Archivo Capitular de Burgo de Osma, pero procedente de un codice del siglo X cuya elaboracion Manuel C. Diaz y Diaz pone en relacion con el espacio pamplones (12). Se menciona porque su anonimo autor tenia presente, en su redaccion, los canones del concilio regional de Maguncia de 813, volcados a las cuestiones de la disciplina eclesiastica, y de modo especial la monastica. Como es bien sabido, esa habia constituido, en la misma linea de accion, otra de las grandes preocupaciones de Alcuino (fallecido en 804) y del propio Carlomagno, pero no es posible situar el momento, temprano o tardio, en que esa informacion llego a la peninsula ni con que motivo.

En relacion con Alcuino y su influencia en los circulos ideologicos continentales debe ponerse a dos autores del mundo anglosajon de los que aquel bebe sin duda. Aunque anteriores a la etapa carolingia, su obra resulto de especial trascendencia en esos mismos ambientes y parece haber entrado en Hispania por las mismas vias. De Aldhelmo de Malmesbury (c 640-709) apenas se conserva la mencion de sus epigramas (Aldhelelmi epigramatum opera) que hace Alvaro de Cordoba en la Vita Eulogii, como uno de los manuscritos que, procedente de San Zacarias (San Pedro de Siresa muy probablemente), llevo Eulogio a Cordoba a mediados del siglo IX (13). En 927, un diploma del monasterio leones de San Cosme y San Damian de Abellar menciona un libro de versos del mismo autor entre las obras donadas al cenobio con motivo de su fundacion (14). Puesto que el donante, el obispo Cixila, procedia quizas de Toledo, la sede episcopal para la que Eulogio fue electo antes de su muerte, y que varios de los libros mencionados por Alvaro coinciden con los donados por el prelado mozarabe, quizas se trate del mismo codice, o al menos ambos puedan ponerse en relacion, aunque solo queda la referencia documental, por lo que no es posible establecer tal paralelismo ni a cual de las varias obras versificadas del autor hacen referencia (15).

El otro personaje anglosajon precarolino es, obviamente, Beda el Venerable. Su presencia en las bibliotecas hispanas de los siglos X-XI se extiende desde Ripoll (16) y Montserrat en los condados catalanes a Cardena y Silos en la Castilla occidental, y no podia faltar en el escritorio emilianense (17). De mediados del siglo X son las copias, procedentes de San Millan (c 947) y Cardena (954), de De Coelo--una seleccion anonima elaborada a partir de sus obras sobre astronomia De temporum ratione y De natura rerum--, ambas relacionadas al parecer entre si (18). De temporum ratione figura tambien en el inventario de la biblioteca del abad Oliva en Ripoll elaborado en 1047; se han conservado dos ejemplares parciales de ese tiempo procedentes de la desamortizacion de la abadia gerundense (19); y tambien una temprana transcripcion (siglo X) del De natura rerum que se ve acompanada en el mismo codice y cronologia por De arte metrica, de la que se guarda ademas otra version coetanea (20). En aquel escritorio se habrian transcrito las Homiliae en la primera mitad del siglo xi, y en el mismo catalogo se recogen las Expositiones evangeliorum; ambas se han perdido, salvo que la primera pueda identificarse con el fragmento que se conserva en la Biblioteca de Montserrat (21). Por ultimo, entre los fondos del Archivo de la Corona de Aragon procedentes de Ripoll cabe senalar un De locis sanctis del siglo XI atribuido tambien a aquel abad (22).

El unico fragmento hispano--procedente de Silos y de origen ultimo desconocido--que se conoce de la mas famosa de sus obras, la ya mencionada Historia ecclesiastica gentis anglorum, presenta el titulo Vita Drictelmi monaci y sigue uno de sus capitulos (5,12), aunque modificado y sin atribucion de autoria, pero sus analistas lo consideran inspirado en modelos del norte del reino franco y elaborado en torno al ano 1000 (23).

Coetaneo de Alcuino, y conocido sobre todo por su obra historica, es Paulo Diacono. Sin embargo, no sera la Historia Longobardorum el texto que llegue a la peninsula hispanica, sino, en logica con el tipo de trabajos mas difundido, sus textos de caracter espiritual. A finales del X o comienzos del XI se copiaba la Vita sancti Gregorii Magni en San Millan y en algun lugar del oriente castellano (24); y desde esas mismas fechas y durante toda la centuria siguiente tuvo cierto relieve en esas mismas comarcas riojanas y castellanas el Homiliarium, conservado en codices igualmente compilados y/o procedentes de San Millan (25), Burgos y Valeranica (26).

Las aportaciones en el terreno de la renovacion monastica que habian promovido textos como los del concilio de Maguncia de 813, alcanzaran un impulso especial de la mano de los Commentaria in regulam sancti Benedicti de Esmaragdo de Saint-Mihiel (27), activo impulsor, ya en el reinado de Luis el Piadoso, de la reforma benedictina disenada por Benito de Aniano. Su trabajo sobre la regla benedictina tiene ademas un interes anadido, porque, dentro de la tradicion didactica que habia inspirado a los circulos intelectuales carolingios desde la primera hora, intento restituir el texto primitivo de Benito de Nursia con la correccion de los posibles errores de la tradicion textual, a los que atribuia algunos de los problemas sobre la aplicacion divergente de la norma en los diversos centros monasticos (28). De su exito da buena cuenta el importante numero de copias conocido, incluidas las ibericas, y lo temprano de algunas de estas. Solo en los espacios hispanocristianos (no existe constancia de su penetracion en circulos mozarabes) se contabilizan, sin animo de exhaustividad, una docena de menciones y copias en muy diferente estado de conservacion, y alguna de ellas podria remontarse, segun sus analistas, a finales del siglo ix, apenas dos generaciones despues de la muerte de su autor, y muy probablemente tomadas de textos ultrapirenaicos. Si las primeras referencias aparecen en ambito catalan (29), pamplones o aragones (30) y, enseguida, en las tierras riojanas conquistadas, grosso modo, en el primer cuarto del siglo X (San Millan, Najera) (31), pronto se habrian extendido al ambito castellano (Cardena) (32) e, incluso, aunque el testimonio resulta excepcional, a Galicia (San Julian de Caaveiro) (33), donde consta en 936. Las versiones se suceden por tierras castellanas y pamplonesas hasta bien avanzado el siglo XI (34).

No es esta la unica obra de Esmaragdo que llego a Hispania, aunque si la mas frecuente. Junto a los Commentaria, copiados en San Millan en 933, aparece la Via regia (35); y las Collectiones in Epistulas et Evangelia se suceden en copias de Valeranica y Valvanera (mediados del siglo x), en el famoso Codice Rotense de finales del siglo X y aun en dos manuscritos mas del siglo XI custodiados en la catedral de Burgos (36). Por ultimo, la Diadema monachorum, un manual de moral monastica, se habia transcrito en Cardena en algun momento del siglo X (37).

Si casi todas las obras de Esmaragdo aqui mencionadas se han puesto en relacion evidente con la introduccion del monacato benedictino al sur de los Pirineos (38), no deja de llamar la atencion la presencia de la Via regia, una especie de <<espejo de principes>> que el autor habria dedicado en torno al ano 810 a Carlomagno o, mas probablemente, a su hijo Luis el Piadoso (39).

Por el contrario, de la Concordia regularum, escrita por el primer impulsor de la reforma y maestro de Esmaragdo, Benito de Aniano, solo se conoce una copia elaborada en el siglo X en algun lugar no precisado de Cataluna y que se custodiaba en la abadia cisterciense de Santes Creus antes de la desamortizacion decimononica (40).

El mismo codice de San Millan, que en torno al ano 900 recogia la Explanatio de Esmaragdo, incorporo tambien la obra atribuida a Defensor de Liguge, el Libro de las centellas (Liber Scintillarum) (41), un clasico entre los textos que se difunden en la peninsula hispanica procedentes del ambito ultrapirenaico en esta etapa. Si bien el autor y su obra deben situarse en torno al ano 700, su presencia en los scriptoria donde Esmaragdo resulta mas frecuente permite vincularlo a las mismas corrientes de entrada. Manuscritos pamploneses, castellanos y leoneses recogen las acotaciones de Defensor sobre la Biblia y los Padres de la Iglesia (hasta Isidoro de Sevilla) (42).

A la generacion de Esmaragdo pertenece tambien uno de los emigrados hispanos con mayor relieve en los circulos carolingios, el obispo Claudio de Turin ([cruz] c 828). Pese a sus origenes y a su vision antiadopcionista, muy cercana a la de Beato de Liebana (43), sus obras, sobre todo comentarios biblicos, apenas traspasaron el Pirineo, a tenor de las escasas referencias encontradas. El inventario de Ripoll de 1047 menciona un generico Claudius, del que no se tiene mayor noticia, aunque cabe deducir que se trata de un texto de ese tenor por el lugar que ocupa en el listado (44), y que no es posible poner con seguridad en relacion con sus Commentaria in Genesim copiados en el mismo siglo ix en un manuscrito tal vez procedente de Urgell (45).

Amalario de Metz (f 850) fue discipulo de Alcuino y autor, en la linea renovadora de su maestro y de otros autores ya senalados, de los De Ecclesiasticis officiis libri quatuor, un tratado dedicado a Luis el Piadoso sobre el valor y sentido de los rituales liturgicos (46) del que se habian elaborado copias en Ripoll en la primera mitad del siglo xi. De la misma epoca se conserva un manuscrito procedente de los fondos desamortizados a Santes Creus, aunque no pueda establecerse un posible nexo entre ellos (47).

Discipulos de Alcuino, siquiera por breve tiempo, fueron tambien Haymo de Halberstadt (f 851) y Rabano Mauro (f 856). Del primero, menos conocido, autor de comentarios biblicos, como muchos de los autores aqui mencionados, llego a Hispania su Expositio in Apocalipsim, copiada en un codice del siglo XI que acabo en Santes Creus (48). Con el segundo, sin duda uno de los personajes mas relevantes de su generacion (49), la nomina se amplia, aunque limitada, hasta donde es posible conocer, a textos teologicos. El mismo testamento de 915 que mencionaba a Esmaragdo hace referencia inconcreta a Rabano Mauro (50); su comentario sobre el Libro de los Numeros (Enarrationes in librum Numerorum) se habia copiado hacia 960 en el oriente castellano o el entorno de San Millan (51). Hacia el ano 1000 se habian incluido sus Homiliae en un manuscrito de Silos (52), y figuraba, sin obra concreta, en el inventario de Ripoll, con las obras depositadas en Monserrat (53).

Entre los principales teologos del tiempo de Luis el Piadoso se encuentra Pascasio Radberto (f 851), cuyas polemicas con otros autores, como el propio Rabano Mauro, resultan bien conocidas (54). Cogitis me, un documento sobre la Asuncion de Maria de atribucion discutida, pero previsiblemente suyo, figura en un manuscrito del siglo X que con posterioridad se anadio a un codice facticio; no es posible establecer su origen mas alla de saber que procede de algun territorio hispanocristiano y no del espacio mozarabe al que corresponde el resto del codice (55). Del siglo XI es una copia catalana del mismo texto, recogido junto a un homiliario de Beda, entre otras obras (56). Mejor localizada, aunque tampoco con precision, su obra mas original, De corpore et sanguine Domini, se incluyo en torno al ano 1000 en el mismo manuscrito de Silos donde aparecen las Homilias de Rabano Mauro (57). In Lamentationes Jeremiae consta en un codice de Ripoll, hoy perdido, que sus glosadores situan en la primera mitad del XI (58).

La hagiografia constituyo el principal interes de Aimoino de Saint-Germain-des-Pres, cuyo nombre, sin mas referencia, aparece en el inventario de Ripoll de 1047. Por su colocacion en el listado, entre los libros <<espirituales>>, parece que el Aimoinis que figura se refiere a aquel autor, de mediados del siglo IX, y no, como queria Rudolf Beer, al autor de la Historia Francorum, Aimoino de Fleury, que vivio a finales del siglo X y comienzos del XI (59). Cabe recordar, ademas, que Aimoino de Saint-Germain compuso el relato sobre el traslado de las reliquias de los martires mozarabes Jorge, Aurelio y Natalia desde Cordoba hasta su abadia en torno a 871, aunque no pueda saberse si era este el relato que recogia el codice perdido de Ripoll (60). Por anadidura, uno de los monjes protagonistas del traslado, companero de Aimoino en Saint-Germain y tambien hagiografo, Usuardo, es autor de una poco conocida Grammatica, que le dedico, y que se anadio, dedicatoria incluida, a otro de los volumenes rivipulienses, en este caso conservado todavia y fechado en el siglo X (61).

Como ya se apuntaba a proposito de Paulo Diacono, la historiografia carolingia permanece casi agrafa en los scriptoria hispanos. La excepcion, nada sorprendente, es Ripoll, donde se habria copiado en la primera mitad del siglo XI un fragmento de la Vita Karoli de Eginardo, cuya correspondencia se desconoce, pero que figura en el inventario de 1047 y, todavia, en el que realizo, a comienzos del siglo xix, Jaime Villanueva en su Viage Literario. En el mismo codice se habria copiado un texto muy vinculado a aquella obra, los Versus in Einhardi Vitam Karoli, del bibliotecario de Luis el Piadoso Gerwardo, al que Eginardo tal vez dedico la biografia (62).

Como resulta conocido, otros autores acompanaron a Eginardo en su otra gran obra historica, los Annales regni francorum en sus diversas variantes y continuaciones. Los de nombre conocido, Prudencio de Troyes e Hincmaro de Reims, en sucesivas generaciones de historiadores hasta el tercer cuarto del siglo ix, tambien constan en los codices hispanos, pero en ningun caso en esa faceta. Del hispano Prudencio (Galindo) se conservan cuatro referencias a su mas famoso trabajo vinculado a los estudios biblicos, las Flores Psalmorum, presentes ya en 933 en San Millan (63); figuraba ademas en manuscritos de fecha indeterminada, hoy desaparecidos, de Ona, Poblet y San Juan de las Abadesas (64).

Su sucesor--y rival--al frente de los ARF, Hincmaro de Reims, aparece tan solo en Ripoll, en una copia efectuada en torno a 1020 de dos de sus cartas, dentro de un amplio lote de diplomas regios francos que incluye, por ejemplo, las capitulares de Carlomagno y Luis el Piadoso recopiladas por Ansegiso en 828 y el juramento prestado por el rey Eudes (Promissio Odonis regis) en su proclamacion del ano 888 (65).

Curiosamente, Ermoldo Nigelo ([cruz] c 830), autor del Carmen in honorem Hludovici imperatoris que narra con detalle, entre otras cuestiones, la conquista de Barcelona en 801, no consta en las bibliotecas catalanas, ni su referencia mas conocida aparece reflejada en la peninsula. Pero si se encuentra otro de sus poemas, los Versus adpueros, una breve admonicion sobre la educacion de los ninos de la familia regis que dedico a Pipino I de Aquitania--hijo de Luis el Piadoso--del que fue consejero. La obra se transcribio en San Millan en el ano 964, y es al parecer la unica conocida de este texto (66). Otro carmen de la primera mitad del siglo IX, en este caso el dedicado por Floro de Lyon ([cruz] c 860) a su contemporaneo el abad Eldrado de Novalesa (67), figura en el Libro de Horas de Fernando I junto a los comentarios a los Salmos de Alcuino a los que se ha hecho referencia.

La generacion que vio la crisis ultima del modelo imperial carolingio, la de finales del siglo IX, limita su presencia peninsular a un par de autores y al espacio catalan en exclusiva, aunque se copiaron de forma temprana. Las Homiliae de Luculentio se incorporaron a la biblioteca de San Cugat en algun momento del siglo X (68); y a comienzos del XI la reputada obra musical de Hucbaldo de Saint-Amand se habia introducido en Ripoll, donde se recogio el Liber de armonica institutione dentro de un codice dedicado precisamente a la ensenanza musical (69).

2 UN ENSAYO DE INTERPRETACION GEOPOLITICA

No parece necesario detenerse in extenso en la presencia de autores carolingios en el ambito pluricondal catalan. Aparte de que diversos y exhaustivos analisis ya efectuados eximen en buena medida de ello (70), la conquista carolingia de la <<Cataluna Vieja>> en los anos finales del siglo viii y primeros del ix introdujo estos territorios, bien que geograficamente perifericos, en un espacio institucional e ideologico del que los autores del <<renacimiento carolingio>> constituian parte esencial. La reforma de la regla benedictina propuesta por Benito de Aniano, continuada por sus discipulos como Esmaragdo de Saint-Mihiel e introducida en los cenobios de todo el Imperio, y la renovacion eclesiastica que se gestiono en paralelo--y con anterioridad--tuvo aqui su logica repercusion en forma tambien de importacion de los textos mas habituales, y no solo en las abadias de mayor relieve, como Cuxa, Ripoll o Montserrat, sino, como se encargo de senalar Anscari Mundo, en catedrales y pequenos centros igualmente influidos por el proceso (71). Ademas de las numerosas piezas conservadas, inventarios como el famoso de Ripoll, elaborado a la muerte del abad Oliva, manifiestan la intensidad de la penetracion de estos nuevos valores a traves de la interpretacion religiosa, hagiografica o eclesiastica de, por supuesto, los propios Benito de Aniano y Esmaragdo, pero tambien de Claudio de Turin, Prudencio de Troyes, Aimoino de Saint-Germain, Luculentio o Haymo de Halberstadt. No faltaron las obras vinculadas a la nueva liturgia, como las de Amalario de Metz o, en el terreno musical, Hucbaldo; ni, por supuesto, las obras enciclopedicas, no necesariamente de tematica religiosa, de Beda.

Mayor incertidumbre presenta interpretar el porque de conservar, en manuscritos del siglo xi, piezas que recordaban con intensidad la vinculacion juridica de los condados con el imperio/reino franco, en fechas en las que la aparente distancia de los condes catalanes con el nuevo orden surgido de la <<revolucion>> capeta de 987 se habria consumado ampliamente. La Vita Karoli de Eginardo, las recopilaciones de capitulares de Ansegiso, copias sueltas de diplomas regios o dirigidos a los monarcas--como las de Hincmaro a Carlos el Calvo--, el propio juramento de Eudes en 888--primer simbolo de la ruptura de la legitimidad carolingia, siquiera intermitente, por parte de los <<robertianos>>--, se copiaban pocos anos despues en codices casi de modo especifico pensados para guardar semejante memoria.

?Se trataba de crear un argumentario justificativo para una situacion de crisis <<constitucional>> que habria abocado a esa independencia de <<facto>> tan querida para buena parte de la historiografia? O, por el contrario, ?se pretendia mantener en su plenitud el marco juridico en el que los espacios condales se consideraban encuadrados al margen de la ilegitimidad de que se acusaba a la nueva dinastia? Si, como afirman los especialistas, esas copias deben ponerse en el haber de la etapa abacial de Oliva en Ripoll, en torno a 1020, la consideracion de que semejantes acciones contienen una importante carga ideologica no parece que deba desdenarse (72).

Otra cosa es la posible interpretacion que pueda darse en ese segundo caso. Si bien la colaboracion entre Oliva, el mismo miembro conspicuo de la alta aristocracia laica hasta su toma de habito, y despues abad y obispo, con las familias condales de la region resulto de singular intensidad, no es menos cierto que marco siempre un proyecto de independencia eclesiastica frente a los poderes laicos, pero tambien de intromision en la gestion civil del territorio. No cabe, pues, descartar que ese tipo de recopilaciones tuvieran como objetivo crear una linea de defensa juridica mediante el recuerdo permanente del marco en que unos y otros se movian, basado en un modelo de soberania franca que se mantendria pese a todo. Cuanto hubiera de aceptacion de esos presupuestos--en el caso de que lo fueran--por parte de las autoridades condales, parece de improbable comprobacion. Resultaria necesario quizas un analisis detallado, aqui imposible, del contenido concreto de esas recopilaciones y copias para ver las posibilidades de establecer puntos de partida en ese terreno (73).

En el camino hacia Occidente, el monasterio aragones de Siresa, con el que con casi total seguridad debe identificarse el <<San Zacarias>> que mencionaba Eulogio a mediados del siglo IX cuando intentaba pasar a territorio franco, supone no solo un vinculo con los territorios catalanes, sino tambien directo con las tierras aquitanas. El condado de Aragon permanecia en ese momento, y hasta bien entrado el siglo X, en la orbita carolingia tras su conquista paralela a la de los espacios mas orientales del Pirineo. Desde esa perspectiva, y aunque no se trate de un autor especialmente habitual, la presencia del anglosajon Aldhelmo de Malmesbury entre sus fondos no se adivina tan extrana. La historiografia ha considerado de modo habitual que Eulogio volvio a al-Andalus con el codice alli guardado, y ha visto en ello una cierta desidia cultural de los monjes pirenaicos frente al afan de conocimiento del clerigo, lo que casa mal con las loas que dedica al abad Odoario (summae sanctitatis magnaeque scientia vir), a la comunidad monastica (quod famosissimis in exercitatione regularis disciplinae studiis decoratum toto refulgebat occiduo), a su dedicacion al estudio (studebant cuncti silentio; colloquium de divinis scripturis gerentes) y con la propia riqueza de su biblioteca sobre la que insiste tambien su biografo Alvaro (multa volumina librorum repperiens abstrusa etpene a multis remota hic remeans) (74). Sin embargo, seria conveniente apuntar la posibilidad de otras hipotesis, relacionadas con el propio sistema de intercambios librarios propio del momento: pudo tratarse de una copia efectuada sobre un manuscrito sirense o, tal vez, un prestamo que, debido a la propia trayectoria vital de Eulogio, nunca se devolvio--y Alvaro revistio de regalo--, tal y como ocurrira, en un sentido y en otro, con otros muchos codices destinados a la copia en monasterios cercanos o remotos (75). Se ha discutido igualmente la vinculacion de este cenobio con la regla benedictina en fechas tan tempranas (76). Sin embargo, la propia mencion a san Benito (pero no a otros santos vinculados a las reglas hispanas mas habituales) en el primer diploma que se conserva, de 828-832 (77), y la posibilidad de que el <<Esmaragdo>> mas antiguo que nos ha llegado, de la segunda mitad del ix, proceda de este ambito y se le atribuyan influencias librarias ultrapirenaicas, parece mostrar claros indicios en ese sentido, que guardan cierta logica, por otra parte, con el propio marco institucional del condado en este momento.

Siresa se conformaria asi como puente directo de contacto cultural entre el mundo aquitano, el pirenaico-occidental y, tras la conquista de principios del siglo X (e incluso con anterioridad), el riojano; pero tambien con los espacios catalanes con los que, como demuestran los textos genealogicos de finales del siglo x, las relaciones familiares a lo largo de toda la cordillera resultan muy fluidas desde tiempo atras, tal vez al menos desde la efimera conquista de Pamplona por Luis el Piadoso en torno al 812 (78).

Uno y otro camino habrian alimentado a San Millan de la Cogolla y su amplio area de influencia. Se trata, sin duda, de la abadia hispana que, como se ha visto en el relato previo, mayor concentracion de obras de autores carolingios consiguio establecer, excepcion quizas del caso de Ripoll, en funcion de la documentacion y los ejemplares conservados. Por supuesto, la mayor parte de ellos constituye un nucleo de textos vinculados a la reforma eclesiastica y a la interpretacion teologica y liturgica que le acompano, como resultaba habitual. Suponen con todo un claro exponente de la temprana influencia --en relacion con los espacios politicos mas orientales--que tuvieron los modelos ultrapirenaicos, lo que no deja de contrastar con la resistencia que, en la segunda mitad del siglo xi, las autoridades politicas y eclesiasticas pamplonesas manifestaron hacia las reformas impulsadas desde Roma y en defensa del ritual hispanico tradicional (79). Los Commentaria y otras obras exegeticas de Esmaragdo se repiten (aparte de la copia del siglo ix final que se acaba de mencionar) desde muy tempranas fechas del X y hasta entrado el XI en los codices emilianenses o de otros centros riojanos. Pero no faltan otros tratados en el mismo campo como Defensor de Liguge, la hagiografia de san Gregorio obra de Paulo Diacono, o las exegesis del Libro de los Numeros de Rabano Mauro y del Libro de los Salmos de Prudencio Galindo, el obispo de mas que probable origen aragones, en su Flores Psalmorum.

Cabe, sin embargo, detenerse con cierto detalle en diversos autores y obras cuya presencia en el entorno de San Millan de la Cogolla puede tener otro interes, no necesariamente alejado de la cuestion religiosa pero con posibles implicaciones en el campo de la ideologia politica. En el escritorio emilianense se habian copiado en la primera mitad del siglo X varios textos de Alcuino, entre ellos la carta que dirigio a Beato de Liebana en la que animaba a la lucha contra el adopcionismo, acompanada de un texto teologico en el mismo campo de combate (De fide sanctae et individuae Trinitatis), la Vita Sacti Martini y una pequena obra gramatical que, aunque no le es atribuible, parece inspirada en sus trabajos. Pero ademas, en esas mismas fechas se copiaban, junto a textos enciclopedicos inspirados en Beda (De Coelo), dos obras que presentan a un tiempo una incuestionable carga didactica y politica, destinadas en su origen al circulo regio. Se trata de la Via regia del mismo Esmaragdo, disenada con casi total seguridad para la educacion de Luis el Piadoso, y los Versus adpueros de Ermoldo Nigelo, dirigidos a la familia de Pipino I de Aquitania, hijo de aquel. Son piezas todas ellas que se transcriben entre 933 y 963, en coincidencia por tanto con el complicado inicio efectivo del reinado de Garcia I (925-970), recien salido en esas fechas de una minoria oficial--tenia 12 anos en 931--que se prolongo en el tiempo bajo la influencia de su madre, Toda. ?Se copiaron en San Millan con algun objetivo similar? La estrecha relacion del monasterio con la familia real pamplonesa, bien estudiada, invita a una respuesta afirmativa (80). La presencia en el mismo codice que la Via regia de la Retractado metrica, inspirada en las obras sobre gramatica de Alcuino, ayuda a dar cohesion al manuscrito y al conjunto de textos en ese terreno <<docente>>, del que la carga ideologica que contienen parece inseparable.

Puesto que la abuela del joven rey, madre de Sancho I y, por tanto, suegra de Toda, era Dadildis de Pallars (cuya fecha de muerte es desconocida), cabria el atrevimiento de apelar al relieve de las mujeres de la familia regis en la educacion de los hijos a la hora de buscar influencias de esas tierras orientales en los modelos escogidos, y en todo caso a la fluidez de relaciones que ese matrimonio suponia. Pero quizas tenga mayor sentido pensar en la incorporacion del condado de Aragon al reino de Pamplona, en los anos ultimos del reinado de Sancho I (905-925), y con el de los depositos monasticos y nobiliarios de la herencia cultural carolingia, como Siresa o la propia familia condal. El compromiso primero (919) y el matrimonio despues (c 935)--pronto disuelto por consanguinidad--entre la heredera del condado, Andregoto, y el rey Garcia senalan en esa direccion. Que el inicio del reinado en teoria efectivo, aunque tutelado en la practica por Toda, de Garcia I (931) y la copia de la Via regia de Esmaragdo (933) y de alguno de los textos de Alcuino coincidan en el tiempo, no deja de parecer algo mas que una curiosa casualidad. Que esos textos se prolonguen hasta los anos 60, casi hasta el final de un reinado instalado en la zozobra permanente debido a la presion de las razias califales de 'Abd al-Rahman III, llama igualmente la atencion.

En una hipotesis de dificil, cuando no imposible, confirmacion cabria por tanto interpretar que el escritorio emilianense en las decadas centrales del siglo x, que coinciden grosso modo con el reinado de Garcia I, habria articulado un bagaje de textos procedentes del mundo carolingio destinados a dar una cierta cohesion al modelo ideologico del reino en un contexto de crisis. La unidad religioso-ideologica que ofrecian textos como el tratado de Alcuino sobre la Trinidad (el mayor simbolo de la idolatria cristiana para los musulmanes) podria ser un buen apoyo a los textos didacticos que, quizas, suponen la parte mas importante de este posible <<corpus>>.

Sin embargo, los grandes codices articulados en el reinado de Sancho II (970-994) ofrecen una imagen distinta sobre la que parece necesario llamar la atencion. El Codice Albeldense y el Codice Emilianense (81), este ultimo obviamente articulado en el mismo San Millan, carecen de textos procedentes del mundo carolingio en particular y ultrapirenaico en general. Se ha llamado reiteradamente la atencion sobre el intenso espiritu neogoticista que les impregna, tambien puesto en relacion con la parte del linaje regio vinculada a Ramiro de Viguera, hijo de Garcia I y su segunda esposa, Teresa de Leon--hija de Ramiro II--. En ese contexto de juegos de poder y de giros en el modelo ideologico San Millan habria caido bajo su influencia, y quizas esa situacion explique el cambio--siempre relativo--del programa impulsado desde el monasterio (82).

Pero los textos carolingios vuelven en torno al ano 1000 (83) al Codice Rotense (RAH, cod. 78), del que se ha senalado tambien el mayor contacto de sus contenidos con el mundo ultrapirenaico y, ademas, con los propios espacios de la cordillera con los que se habian anudado relaciones tiempo atras. Sin marcar un posible regreso a los origenes, el Rotense copia las Collectiones in Epistolas et Evangelia de Esmaragdo, y los codices de San Millan del siglo XI retomaran al autor; aunque Alcuino no esta presente, si figuran en el mismo Rotense textos sobre la Trinidad (Agustin, Isidoro de Sevilla) y formularios de profesiones de fe sobre la cuestion que parecen inspirados en aquel (84).

Ademas, la genealogia que incorpora de los reyes francos, y que se detiene en Lotario (f 986), ignora a los robertianos, salvo Eudes, hasta el punto de senalar que entre Carlos III el Simple (893-922) y Luis IV de Ultramar (936-954), fuimus (sic) sine rege (85); la inspiracion procarolingia del texto, fuera cual fuese la procedencia, parece evidente. Nada significativo en si mismo, pero quizas tenga su interes en el conjunto del diseno del codice, tal vez elaborado unos pocos anos despues que el Emilianense en el propio ambito de la corte najerense, manifestando asi una cierta divergencia entre los diversos circulos de poder en la articulacion ideologica del reino.

Esa <<renovada>> lente carolingia, por influida que pudiera estar de las reminiscencias neogoticistas de los anos 970-990, ayudaria a contextualizar las relaciones establecidas por Sancho III (999-1035) con el abad Oliva de Ripoll a partir de los anos 1020. En el breve epistolario conservado, Oliva, ademas de dictar una serie de consejos--en linea con actitudes habituales en el prelado, ya comentadas--, alaba de modo especial las virtudes del monarca pamplones y le proclama retoricamente como rex Ibericuss (6). Parece tratarse de una imagen de supremacia moral que podia oponerse en cierto modo al vacio de la ilegitimidad capeta, aunque con toda probabilidad dentro de la conciencia de que la seguridad juridica debia resolverse en otro ambito como insinua la copia de las capitulares carolingias que se esta produciendo a instancia sin duda del mismo Oliva. Pero desde el punto de vista pamplones, acompanada de los contactos que tambien se mantuvieron con Cluny, el intercambio supone una proyeccion hacia los espacios ideologicos continentales que dificilmente puede suponerse surgida ex novo si se consideran todos los antecedentes.

Los textos carolingios habian llegado igualmente a los escritorios monasticos del oriente de Castilla, pero no parece que en este caso quepa intuir una especial carga politico-ideologica, si bien no debe olvidarse la fluidez de una frontera sobre la que tanto los monarcas pamploneses como los reyes leoneses, y en especial sus condes castellanos, pretendian ampliar sus espacios de control (87). Los especialistas insisten en que casi todos estos manuscritos se organizan bajo el importante peso de la influencia del scriptorium de San Millan (88), pero, sobre todo, los autores y obras que se conocen procedentes de Cardena, Silos, Ona, Burgos o Valeranica se centran en aspectos vinculados a las cuestiones eclesiologicas y, en general, teologicas, desde los Commentaria a la regla de san Benito y la Diadema monachorum de Esmaragdo, en el terreno de la reforma benedictina, a las obras hagiograficas de Beda o Paulo Diacono o los Homiliaria o estudios exegeticos de los mismos Beda, Paulo Diacono y Esmaragdo, junto a Defensor de Liguge, Pascasio Radberto y, como dato mas singular, Rabano Mauro.

Evidentemente, existe en todos ellos una carga de adecuacion religiosa, no necesariamente opuesta a los modelos hispanicos, con los que conviven--en minoria--en las bibliotecas monasticas, pero que manifiesta una cierta apertura a otros horizontes, siquiera influida por la propia personalidad y relieve de los escritorios riojanos reiteradamente mencionados. No cabe desdenar, antes al contrario, que los condes castellanos, que mantuvieron una permanente relacion con San Millan, cuya activa presencia dominial en esas comarcas resulta bien conocida (89), vieran en el impulso de esta abadia una fuente de renovacion exportable a sus cenobios, ni que estos siguieran su estela de modo autonomo, sin necesidad de influencias del poder politico. Pero no parece intuirse en esa labor de copia un interes por modelos politicos vinculados al desarrollo del poder monarquico que, por otro lado, poco podian interesar a las familias condales castellanas, cuya relacion de dependencia con la monarquia leonesa no resultaba habitualmente fluida. Los argumentarios de los autores carolingios no por ajenos--aunque tal vez solo en parte--a los idearios neogoticistas dejaban de suponer una intensa defensa del imaginario monarquico (90).

Precisamente, el avance de la mirada hacia el Occidente leones depara en la practica un desierto librario en lo que al mundo carolingio respecta. Apenas cuatro menciones localizadas en todo el arco temporal acotado, y algunas de ellas con serios problemas de procedencia, cuando se conocen mas de 700 referencias documentales y codices conservados para el conjunto de la monarquia entre los siglos VIII al XI (91). La presion de los rituales, liturgia y modelos heredados de la tradicion hispanogoda parece infranqueable. Asi, la referencia a una copia de los <<Versos>> de Aldhelmo de Malmesbury que se dono al monasterio de Abellar en 927, pero que por su donante, el obispo mozarabe Cixila, bien pudo tener su origen en el ambito andalusi al que, dos generaciones antes, Eulogio habia llevado esos mismos epigramas del autor anglosajon desde Siresa. Menos discusion tiene la temprana copia de los Commentaria de Esmaragdo, que se encontraba en San Julian de Caaveiro en el 936, o el Liber Scintillarum de Defensor de Liguge, transcrito en fecha y lugar indeterminados del siglo XI leones. La propia naturaleza de los textos, los mas habituales del repertorio, no permiten especiales hipotesis ni interpretaciones de calado.

Pero un ultimo codice, sin duda uno de los de mayor relieve de esta epoca, introduce un paisaje singular. Se trata del llamado Libro de Horas de Fernando I y Sancha, elaborado en 1055 y conocido tambien como Diurno de Fernando I. Como se ha indicado mas arriba, el codice incluye en su prefacio parte del estudio de Alcuino sobre los Salmos (De Psalmorum usu liber), tal y como ocurria, por otra parte, en otro Libro de Horas, el de Carlos el Calvo (92), del que habria tomado ejemplo, y tambien el poema que Floro de Lyon dedico al abad Eldrado de Novalesa, un conjunto de virtudes heroicas perfectamente aplicables al destinatario del codice. Un modelo carolingio, con textos, entre otros, del mas conspicuo de los intelectuales de Carlomagno de la primera hora, para articular un texto al servicio de la piedad de un rey de Leon. El encargo corresponde, segun senala el propio codice, a la reina Sancha, la hermana del difunto Bermudo III, cuyo matrimonio con Fernando elevo a este hijo de Sancho III y conde de Castilla desde 1029 al trono de Leon en 1037. Y el encargo se produjo un ano despues tan solo de que la derrota y muerte de Garcia III de Pamplona en Atapuerca, enfrentado precisamente a Fernando, situase a este como cabeza del linaje pamplones, ante la minoria de Sancho IV en Pamplona y la condicion ilegitima del principe aragones Ramiro. Parece constituir, por tanto, un homenaje a la gloria del personaje, situado en la cima de su prestigio.

?Busco la reina los modelos en los que inspirar la obra? ?Fueron una propuesta del rey, sin duda al tanto del encargo? ?Se trato de una decision de los artifices del manuscrito, sus escribas y miniaturistas? ?O un conjunto de todo ello? Si se considera el vacio previo de obras carolingias en el reino de Leon, pareceria que la primera posibilidad resultaba lejana, si no fuera porque el texto indica de modo expreso que el libro se hizo de acuerdo con la voluntad de la reina, y su imagen y nombre se hace presente de modo reiterado. De hecho, se ha apuntado que el manuscrito constituye todo un simbolo del peso de Sancha en el rearme de un <<imperialismo>> leones al que dotaria de legitimidad como transmisora del linaje regio (93). Pero Fernando, sin embargo, se habia educado en la corte najerense, en ese entorno donde el Codice Rotense manifestaba todavia el relativo--o no tan relativo--poso de la herencia intelectual ultrapirenaica. Los expertos apuntan ademas que los modelos librarios parecen inspirarse en el mundo emilianense (94), al que los condes castellanos (y Fernando lo habia sido) y sus abadias se habian sentido tan cercanos; y entre los artifices conocidos de la obra figura un Fructuoso, pictor, cuyo nombre se corresponde con un escriba de la corte de Najera documentado en los anos cuarenta y principios de los cincuenta del siglo XI y con otro--?o el mismo?--de Fernando I en 1063 (95). Tambien en algun diploma de Najera de este momento se han apreciado similitudes con las miniaturas del Libro de Horas de Fernando I (96). Manuel C. Diaz y Diaz atribuye ademas un origen castellano oriental o incluso najerense al escriba principal, Pedro, de acuerdo con su estilo de escritura (97).

En el conjunto de este complicado ejercicio, podria apuntarse, por tanto, que al evidente interes de Sancha por representar el relieve de la pareja en su momento de mayor esplendor, que cabria calificar, con los matices que corresponda, de <<imperial hispano>> --al menos en grado de pretension--, se sumo el poso de unos modelos ideologicos, si no alternativos al menos complementarios, de <<imperialismo universal>> carolingio. No es posible establecer cuan conscientes eran, mediado el siglo xi, el propio Fernando o esos escribanos tal vez procedentes de un reino en plena crisis, el de Pamplona, del relieve que ese modelo habia tenido en todo el arco pirenaico, desde Cataluna a La Rioja, pero sin duda servia ampliamente para reforzar los patrones que interesaba senalar.

3 CONCLUSIONES

La desigual penetracion de los autores carolingios a lo largo de los territorios hispanocristianos permite, con todo, dibujar algunos perfiles de cierto interes. Por supuesto, una tematica, la eclesiastico-religiosa, y un espacio, el de los condados precatalanes, alcanzan el mayor protagonismo. La reforma religiosa vinculada a la renovacion benedictina, la exegesis biblica y los homiliarios destinados a la educacion de los clerigos suponen la mayor y mejor parte de las copias, mientras que la vinculacion politica, juridica y cultural del Pirineo oriental al imperio/reino franco situa los escritorios de esta zona en el mismo marco y modelo de desarrollo que los continentales de la misma orbita. Un modelo que se mantuvo, incluso, tras la ruptura capeta y el rechazo de la aristocracia catalana hacia el nuevo orden constituido.

Pero la intensidad que alcanza ese conjunto de obras en espacios mas occidentales, sobre todo en el ambito riojano vinculado al reino de Pamplona, permite intuir ademas una conexion ideologica singular que poner en relacion no solo con las redes eclesiasticas y familiares del espacio de la cordillera pirenaica, sino tambien, de modo directo, con el mundo transpirenaico que tuvo, a comienzos del siglo ix, una presencia politica directa en el ambito pamplones.

Por contra, los espacios leoneses, incluida Castilla, presentan una situacion muy diferente. Aunque el ambito oriental castellano, muy relacionado con el mundo monastico riojano, no duda en inspirarse en el a la hora de adquirir ciertas referencias religiosas dominantes, el conjunto aparenta un amplio desden hacia influencias ajenas al ambito peninsular. Solo la llegada de la dinastia pamplonesa al trono de Leon de la mano de Fernando I permite matizar el aserto, pero las consecuencias de esa desigual confluencia corresponden ya a otro sujeto de estudio.

DOI: http://dx.doi.org/10.14201/shhme2015332550

Recibido: 2015-04-06

Revisado: 2015-06-23

Aceptado: 2015-09-28

4 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ALDHELM. The Poetic Works (trad. al ingles de LAPIDGE, Michael y ROSIER, James L.). London: Boydell & Brewer, 1984.

ANDRES, Gregorio de. <<Un nuevo fragmento visigotico del siglo X de un comentario biblico de Hrabano Mauro>>. Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1979, vol. 82, pp. 855-859.

APPLEBY, David. <<Beautiful on the Cross, Beautiful in His Torments. The Place of the Body in the Thought of Paschasius Radbertus>>. Traditio, 2005, vol. 60, pp. 1-46.

AYALA MARTINEZ, Carlos de. Sacerdocio y reino en la Espana altomedieval. Iglesia y poder politico en el Occidente peninsular, siglos VII-XII. Madrid: Silex, 2010.

BARCENILLA MENA, Angel. <<Las bibliotecas espanolas de la Alta Edad Media>>. Perficit. Publicacion de Estudios Clasicos. Textos y Estudios, 1994, vol. 18, pp. 89-121; 1996, vol. 20, pp. 3-86; y 1997, vol. 21, pp. 3-53, y 111-132.

BEDA. Historia ecclesiastica gentis anglorum, ed. latina y trad. al frances de Andre Crepin y otros, Paris: Editions du Cerf, 2005.

BEER, Rudolf. <<Los manuscrits del monastir de Santa Maria de Ripoll>>. Boletin de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 1909, vol. 9, pp. 137-170 y 1910, vol. 10, pp. 230-278, 299-320, 329-365 y 492-520.

BENEDICTOS ANIANENSIS. Concordia regularum, ed. P. Bonnerie. Turnhout: Brepols, 1992, 2 vols.

BLANCO LOZANO, Pilar. Coleccion diplomatica de Fernando I (1037-1065). Leon: Centro de Estudios e Investigacion San Isidoro, 1987.

BOVENDEERT, Jasmijn. <<Royal or monastic identity? Smaragdus' Via regia and Diadema monachorum reconsidered>>. En CORRADINI, Richard; MEENS, Rob; POSSEL, Christina y SHAW, Philip (eds.). Texts and Identities in the Early Middle Ages. Viena: Osterreichischen Akademie der Wissenschaften, 2006, pp. 239-251.

BRONISCH, Alexander P. <<Asturien und das Frankenreich zur Zeit Karls des Grossen>>. Historisches Jahrbuch, 1999, vol. 119, pp. 1-40.

CANTERA MONTENEGRO, Margarita. Coleccion documentalde Santa Maria la Realde Najera (siglos X-XIV). San Sebastian: Sociedad de Estudios Vascos, 1991.

CASTINEIRAS GONZALEZ, Manuel. <<Libro de Horas de Fernando I y Sancha>>. En VALLE PEREZ, Jose Carlos (coord.). Enciclopedia del Romanico en Galicia. A Coruna. Aguilar de Campoo: Fundacion Santa Maria la Real, 2013, vol. 2, pp. 1143-1148.

CAVADINI, John. <<Claudius of Turin and the Agustinian Tradition>>. En PULSIANO, Philip (ed.). Proceedings of the PMR Conference. Villanova: Villanova University, 1986, pp. 43-50.

CHAZELLE, Celia. <<Amalarius's Liber officialis: spirit and vision in Carolingian liturgical thought>>. En NIE, Giselle de; MORRISON, KARL FREDERICK y MOSTERT, Marco (eds.). Seeing the Invisible in Late Antiquity and the Early Middle Ages. Turnhout: Brepols, 2005, pp. 327-357.

DEFENSOR DE LIGUGE. Livre d'etincellos, ed. y trad. de H.-M. Rochais. Paris: Editions du Cerf, 1961.

DEPREUX, Philippe y otros (eds.). Raban Maur et son temps. Turnhout: Brepols, 2005.

DESWARTHE, Thomas. De la destruction a la restauration: L'ideologie du royaume d'Oviedo-Leon (VIIIf-Xf siecles). Turnhout: Brepols, 2003.

DIAZ y DIAZ, Manuel C. <<La circulation des manuscrits dans la Peninsule Iberique du VIIIe au XIe siecle>>. Cahiers de Civilisation Medievale, 1969, vol. 12, pp. 219-241 y 383-392.

DIAZ y DIAZ, Manuel C. Codices visigoticos en la monarquia leonesa. Leon, Centro de Estudios e Investigacion San Isidoro, 1983.

DIAZ y DIAZ, Manuel C. Libros y librerias en la Rioja altomedieval. 2.a ed. Logrono: Instituto de Estudios Riojanos, 1991.

DIAZ y DIAZ, Manuel C., Moralejo, Serafin, PARDO GOMEZ, Ma. Virtudes y GARCIA PINEIRO, Ma. Araceli (eds.). Libro de Horas de Fernando I de Leon. Santiago de Compostela: Xunta de Galicia, 1995, 2 vols.

DURAN GUDIOL, Antonio. <<Francos, pamploneses y mozarabes en la Marca Superior de al-Andalus>>. En SENAC, Philippe (dir.). La Marche Superieur d'al-Andalus et l'Occident chretien. Madrid: Casa de Velazquez, 1991, pp. 141-147.

ETAIX, Raymond. <<Le "Smaragde" de Cordoue et autres manuscrits apparentes>>. Miscellania Liturgica Catalana, 1990, vol. 4, pp. 13-27.

FONTAINE, Jacques y PELLISTRANDI, Christine (eds.). LEurope heritiere de lEspagne wisigothique. Madrid: Casa de Velazquez, 1992.

GAITE PASTOR, Jesus y SAENZ PASCUAL, Raquel. <<Psalterio y Libro de Canticos>>. En BANGO TORVISO, Isidro (ed.). La edad de un reyno. Sancho elMayory sus herederos. Pamplona: Fundacion para la Conservacion del Patrimonio Historico de Navarra, 2006, pp. 128-129.

GALVAN FRAILE, Fernando. <<Documento de fundacion del monasterio de Santa Maria de Najera>>. En BANGO TORVISO, Isidro (ed.). La edad de un reyno. Sancho el Mayor y sus herederos. Pamplona: Fundacion para la Conservacion del Patrimonio Historico de Navarra, 2006, pp. 287-290.

GARCIA DE CORTAZAR y RUIZ DE AGUIRRE, Jose Angel. <<El dominio del monasterio de San Millan de la Cogolla en los siglos X al XII>>. En CORDERO RIVERA, Juan (coord.). San Millan de la Cogolla. Logrono: Ateneo Riojano, 1999, pp. 13-26.

GARCIA DE CORTAZAR Y RUIZ DE AGUIRRE, Jose Angel. El dominio del monasterio de San Millan de la Cogolla (siglos X al XIII). Introduccion a la historia rural de Castilla altomedieval. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1969.

Gil, Juan (ed.). Corpus Scriptorum Muzarabicorum. Madrid: CSIC, Instituto Antonio de Nebrija, 1973, 2 vols.

GONI GAZTAMBIDE, Jose. Los obispos de Pamplona. I. Siglos IV-XIII. Pamplona: Eunsa-Gobierno de Navarra, 1979.

GORMAN, Michael. <<The Commentary on Genesis of Claudius of Turin and Biblical Studies under Louis the Pious>>. Speculum, 1997, vol. 72, pp. 279-329.

GREGOIRE, R3eginald. <<Benedetto di Aniane nella riforma monastica carolingia>>. Studi Medievali, 1985, s. 3, vol. 26, pp. 573-610.

JIMENO, Roldan y PESCADOR, Aitor. Coleccion documental de Sancho Garces III, el Mayor, rey de Pamplona (1004-1035). Pamplona: Pamiela, 2003.

LACARRA, Jose Maria. <<Textos navarros del Codice de Roda>>. Estudios de Edad Media de la Corona de Aragon, 1945, vol. 1, pp. 196-198.

LARA OLMO, Juan Carlos. <<El relato del traslado de los santos martires Jorge, Aurelio y Natalia: un valioso escrito hagiografico y documental historico de mediados del siglo IX>>. Hispania Sacra, 1999, vol. 51, pp. 55-89.

LARREA, Juan Jose. <<Construir un reino en la periferia de Al-Andalus: Pamplona y el Pirineo Occidental en los siglos VIII y IX>>. Territorio, Sociedad y Poder, 2009, Anejo 2, pp. 287-288.

LARREA, Juan Jose. <<Obispos efimeros, comunidades y homicidio en la Rioja Alta en los siglos X y XI>>. Brocar, 2007, vol. 31, pp. 177-200.

Linage CONDE, Antonio. Los origenes del monacato benedictino en la Peninsula Iberica. Leon: Centro de Estudios e Investigacion San Isidoro, 1973, 3 vols.

LOPEZ PEREIRA, J. Eduardo (ed.). Cronica mozarabe de 754. Zaragoza: Anubar, 1980, [seccion] 80.

MARTIN DUQUE, Angel. <<Del espejo ajeno a la memoria propia>>. En MARTIN DUQUE, Angel (dir.). Signos de identidad historica para Navarra. Pamplona: Caja de Ahorros de Navarra, 1996, pp. 21-50.

MARTIN DUQUE, Angel. <<El despliegue del reino de Aragon y Pamplona (1076-1134)>>. En Historia de Espana Menendez Pidal. IX. Madrid: Espasa-Calpe, 1998, pp. 279-323.

MARTIN DUQUE, Angel. <<El reino de Pamplona>>. En Historia de Espana Menendez Pidal. VII**. La Espana de los siglos VIII al XI. Los nucleos pirenaicos (718-1035). Navarra, Aragon, Cataluna. Madrid: Espasa-Calpe, 1999, pp. 41-266.

MARTIN DUQUE, Angel. Sancho III el Mayor de Pamplona. El rey y su reino (1004-1035). Pamplona: Gobierno de Navarra, 2007.

MARTINEZ GAZQUEZ, Jose y PUIGVERT y PLANAGUMA, Gemma. <<Los excerpta de Beda (De temporum ratione, 19 y 23) en Ripoll (ACA, Ripoll 59 y Vat. reg. lat. 123)>>. Emerita. Revista de Linguistica y Filologia, 1996, vol. 62, pp. 295-305.

MILLARES CARLO, Agustin. Corpus de codices visigoticos (ed. de M. C. Diaz, A. M. Mundo, J. M. Ruiz Asencio, B. Casado y E. Lecuona). Las Palmas de Gran Canaria: UNED, 1999, 2 vols.

MIRANDA GARCIA, Fermin. <<Carlomagno, los carolingios y la creacion de la Marca Hispanica>>. En Pena Gonzalez, Jose y Rodriguez de la Pena, Manuel Alejandro (eds.). Carlomagno y la civilizacion carolingia. Madrid: CEU Ediciones, 2014, pp. 165-194.

MIRANDA GARCIA, Fermin. <<La imagen del poder monarquico en el reino de Pamplona (siglo x)>>. En VI Congreso General de Historia de Navarra. Navarra: memoria e imagen. III. Ponencias. Pamplona: Ed. Eunate, 2007, pp. 73-95.

MIRANDA GARCIA, Fermin. <<Monarquia y espacios de poder politico en el reino de Pamplona (1000-1035)>>. En XXX Semana de Estudios Medievales de Estella'03. Ante el milenario del reinado de Sancho el Mayor. Un rey navarro para Espana y Europa. Pamplona: Gobierno de Navarra, 2004, pp. 43-70.

MUNDO, Anscari M. <<Entorn de dos codex del segle Xe de San Cugat del Valles>>. Faventia, 1982, vol. 4, no. 2, pp. 7-24.

MUNDO, Anscari. <<Importacion, exportacion y expoliacion de codices en Cataluna (siglos VIII al xill)>>, pp. 87-134. En Coloquio sobre circulacion de codices y escritos entre Europa y la Peninsula en los siglos VII-XIII (1982. Santiago de Compostela). Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela, 1988.

MUNDO, Anscari. <<L'escriptori i la biblioteca de Ripoll des de la fundacio fins el segle XI>>. En Obres completes. 1. Catalunya de la romanitat a la sobirania. Barcelona: Curial Edicions, 1998, pp. 434-437.

MUNIZ LOPEZ, Ivan. <<Hacia una arqueologia de la cultura. Patrones de movilidad intelectual entre Asturias y Francia (siglos V-XIII d. C.)>>. Revista de Literatura Medieval, 2013, vol. 25, pp. 165-194.

NOBLE, Thomas F. X. Charlemagne and Louis the Pious. The Lives by Einhard, Notker, Ernoldus, Thegan and the Astronomer. University Park: Pennsylvania State Press, 2009.

OLIVAR, Alexander. Cataleg dels manuscrits de la biblioteca del monestir de Montserrat. Montserrat: Monestir de Monserrat, 1977.

ORLANDIS, Jose. <<La circunstancia historica del adopcionismo espanol>>, Scripta Theologica, 1994, vol. 26, pp. 1079-1091.

OTTEN, Willemien. <<Carolingian theology>>. En Evans, G. R. (ed.). The medieval teologians. An Introduction to Theology in the Medieval Period. Oxford: Blackwell, 2000, pp. 65-82.

PAOLO DIACONO, Vita sancti Gregorii Magni, ed. S. Tuzzo. Pisa: Centro di Cultura Medievale, 2002.

PARDO GOMEZ, Ma. Virtudes. Catalogo de manuscritos da Biblioteca Xeral. Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela, 1998.

PONESSE, Matthew D. <<Editorial practice in Smaragdus of St Mihiel's commentary on the Rule of St Benedict>>. Early Medieval Europe, 2010, vol. 18, pp. 61-91.

PONESSE, Matthew D. <<Smaragdus of St Mihiel and the Carolingian monastic reform>>. Revue Benedictine, 2006, vol. 116, pp. 367-392.

PUIG, Ignasi M. y Giner, M. Assumpta. Index codicologic del Viaje Literario de Jaume Villanueva. Barcelona: Institut d'Estudis Catalans, 1998.

RIU, Manuel. <<La organizacion eclesiastica>>. En Historia de Espana Menendez Pidal. VII**. La Espana de los siglos VIII al XI. Los nucleos pirenaicos (718-1035). Navarra, Aragon, Cataluna. Madrid: Espasa-Calpe, 1999, pp. 613-648.

RIU, Manuel. <<La vida cultural>>. En Historia de Espana Menendez Pidal. VII**. La Espana de los siglos VIII al XI. Los nucleos pirenaicos (718-1035). Navarra, Aragon, Cataluna. Madrid: Espasa-Calpe, 1999, pp. 699-725.

RODRIGUEZ DE LA PENA, Manuel Alejandro. Los reyes sabios. Cultura y poder en la Antiguedad Tardia y Alta Edad Media. San Sebastian de los Reyes: Actas, 2008.

RUIZ ASENCIO, Jose Manuel. <<Codices pirenaicos y riojanos en la biblioteca de Silos en el siglo xi>>. En FERNANDEZ FLOREZ, Jose A. (dir.). Silos. Un milenio. Actas del Congreso Internacional sobre la Abadia de Santo Domingo de Silos. II. Historia. Santo Domingo de Silos: Universidad de Burgos-Abadia de Silos, 2003, pp. 177-210.

RUIZ ASENCIO, Jose Manuel. <<Libellus a regula Sancti Benedicti Subtractus. Bibl. Academia de la Historia, Emilianensis, 62>>. En GARCIA TURZA, Claudio (coord.). Los manuscritos visigoticos: Estudios paleografico y codicologico. I. Codices riojanos datados. Logrono: Fundacion San Millan de la Cogolla, 2002, pp. 175-200.

RUIZ GARCIA, Elisa. <<Arma regis. Los libros de Fernando I y dona Sancha>>. Lemir. Revista de Literatura Espanola Medieval y del Renacimiento, 2014, vol. 18, pp. 137-176.

RUIZ GARCIA, Elisa. Catalogo de la seccion de codices de la Real Academia de la Historia. Madrid: Real Academia de la Historia, 1997.

SALRACH, Josep Ma. <<El regimen politico condal>>. En Historia de Espana Menendez Pidal. VII**. La Espana de los siglos VIII al XI. Los nucleos pirenaicos (718-1035). Navarra, Aragon, Cataluna. Madrid: Espasa-Calpe, 1999, pp. 575-612.

SILVA Y VERASTEGUI, Soledad de. <<La imagen miniada>>. En BANGO TORVISO, Isidro (ed.). La edad de un reyno. Sancho el Mayor y sus herederos. Pamplona: Fundacion para la Conservacion del Patrimonio Historico de Navarra, 2006, pp. 409-411.

SIRANTOINE, Helene. Imperator Hispanie. Les ideologies imperiales dans le royaume de Leon (IXe-XIIe siecles). Madrid: Casa de Velazquez, 2012.

SMARAGDE DE SAINT-MIHIEL. Commentaire du Prologue a la Regle de saint Benoit, eds. y trads. P. Engelbert, A. Spannegel y J.-E. Stroobant de Saint-Eloy. Paris: Editions du Cerf, 2006.

Smaragdi abbatis monasterii Sancti Michaelis Virdunensis opera omnia, ed. J. P. Migne. Turnouth: Brepols, 1997.

SMARAGDUS OF SAINT-MIHIEL. The Crown of Monks, ed. y trad. D. Barry. Trappist (KY): Cistercian Publications, 2013.

TYSON, Moses. The Spanish manuscripts in the John Rylands Library. Manchester: Manchester University Press, 1932.

UBIETO ARTETA, Antonio. Cartulario de San Millan de la Cogolla (759-1076). Valencia: Anubar, 1976.

UBIETO ARTETA, Antonio. Cartulario de Siresa. Valencia: Anubar, 1960.

UBIETO ARTETA, Antonio. Historia de Aragon. 6. Origenes de Aragon. Zaragoza: Anubar, 1989, pp. 355-375.

UDINA, Federico. <<Cataluna>>. En Historia de Espana Menendez Pidal. IX. Madrid: Espasa-Calpe, 1998, pp. 425-402.

VILLANUEVA, Jaime. Viage literario a las Iglesias de Espana. Madrid: Real Academia de la Historia, 1806-1807, vol. 8, pp. 36-37.

WALKER, G. S. M. Sancti Columbani Opera. Dublin: The Dublin Institute for Advanced Studies, 1957.

ZAPKE, Susana (ed.). Hispania vetus. Manuscritos liturgicos-musicales. De los origenes a la transicion francorromana: siglos IX-XII. Bilbao: Fundacion BBVA, 2007.

ZIMMERMANN, Michel. Ecrire et lire a Catalogne (XIe-XIIe siecles). Madrid: Casa de Velazquez, 2003.

Fermin MIRANDA GARCIA *

Depto. de Historia Antigua, Medieval, Paleografia y Diplomatica. Facultad de Filosofia y Letras. Universidad Autonoma de Madrid. Campus de Cantoblanco. C/ Francisco Tomas y Valiente, 1. E-28049 MADRID. C. e.: fermin.miranda@uam.es

* Orcid: 0000-0002-0072-8224.

Este estudio se enmarca en el proyecto HAR2012-32790 del Ministerio de Economia y Competitividad.

(1) LOPEZ PEREIRA, J. Eduardo (ed.). Cronica mozarabe de 754. Zaragoza: Anubar, 1980, [seccion] 80.

(2) Las referencias de Columbano, en sus epistolas a Gregorio Magno (a. 600) y Bonifacio Ill (613-614) (WALKER, G. S. M. Sancti Columbani Opera. Dublin: The Dublin Institute for Advanced Studies, 1957, pp. 2 y 36 [en linea: http://www.brepolis.net; consultado 30-11-2014]; BEDA. Historia ecclesiastica gentis anglorum, ed. latina y trad. al frances de Andre Crepin y otros, Paris: Editions du Cerf, 2005 (existe una trad. espanola de MORALEJO, Jose Luis, Madrid: Akal, 2013).

(3) Por supuesto, tambien en sentido contrario, como mostro, por ejemplo, el coloquio de la Casa de Velazquez en 1990, publicado por Fontaine, JACQUES y PELLISTRANDI, Christine (eds.). LEurope heritiere de VEspagne wisigothique. Madrid: Casa de Velazquez, 1992.

(4) Coloquio sobre circulacion de codices y escritos entre Europa y la Peninsula en los siglos VIII-XIII (1982. Santiago de Compostela). Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela, 1988. En su ponencia Anscari Mundo se sorprendia por esa distincion geografica (Europa/Peninsula), presente en el titulo (<<Importacion, exportacion y expoliacion de codices en Cataluna (siglos VIII al XIII)>>, p. 87).

(5) Un extenso analisis del mundo intelectual carolingio en RODRIGUEZ DE LA PENA, Manuel Alejandro. Los reyes sabios. Cultura y poder en la Antiguedad Tardia y Alta Edad Media. San Sebastian de los Reyes: Actas, 2008, en especial las pp. 399-764.

(6) Sobre textos y casos concretos se haran las oportunas referencias en cada ocasion. Sirvan aqui tan solo, como ejemplo de la numerosa bibliografia, algunas de las obras mas conocidas: BEER, Rudolf. <<Los manuscrits del monastir de Santa Maria de Ripoll>>. Boletin de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 1909, vol. 9, pp. 137-170 y 1910, vol. 10, pp. 230-278, 299-320, 329-365 y 492-520 (1.a ed. en aleman, Viena, Akademie der Wissenschaften, 1907-1908); DIAZ y DIAZ, Manuel C. Codices visigoticos en la monarquia leonesa. Leon: Centro de Estudios e Investigacion San Isidoro, 1983, y Libros y librerias en la Rioja altomedieval. Logrono: Instituto de Estudios Riojanos, 1991 (2) (1.a ed. 1979); MILLARES CARLO, AGUSTIN. Corpus de codices visigoticos (ed. de M. C. Diaz, A. M. Mundo, J. M. Ruiz Asencio, B. Casado y E. Lecuona). Las Palmas de Gran Canaria: UNED, 1999, 2 vols. Un balance de conjunto en BARCENILLA MENA, Angel. <<Las bibliotecas espanolas de la Alta Edad Media>>. Perficit. Publicacion de Estudios Clasicos. Textos y Estudios, 1994, vol. 18, pp. 89-121; 1996, vol. 20, pp. 3-86; y 1997, vol. 21, pp. 3-53, y 111-132. Especial interes tiene la primera aproximacion general, en un contexto mas amplio, que efectuo Diaz Y Diaz, Manuel C. <<La circulation des manuscrits dans la Peninsule Iberique du VIIIe au XIe siecle>>. Cahiers de Civilisation Medievale, 1969, vol. 12, pp. 219-241 y 383-392. Sobre Cataluna, merece la pena el contexto al que se acerca MUNDO, <<Importacion>>, pp. 87-134. Aunque la perspectiva de conjunto desborda ampliamente la cuestion, resultan de interes las paginas que le dedica ZIMMERMANN, Michel. Ecrire et lire a Catalogue (XIe-XIIe siecles). Madrid: Casa de Velazquez, 2003, en especial pp. 750-771.

(7) Una aproximacion en Bronisch, Alexander P <<Asturien und das Frankenreich zur Zeit Karls des Grossen>>. Historisches Jahrbuch, 1999, vol. 119, pp. 1-40. TAMBIEN MUNIZ LOPEZ, Ivan. <<Hacia una arqueologia de la cultura. Patrones de movilidad intelectual entre Asturias y Francia (siglos V-XIII d. C.)>>. Revista de Literatura Medieval, 2013, vol. 25, pp. 165-194 y en especial 171-177.

(8) No cabe aqui analizar la polemica ni su contexto historico. Vid., a modo de balance de la cuestion y del debate historiografico, ORLANDIS, Jose. <<La circunstancia historica del adopcionismo espanol>>, Scripta Theologica, 1994, vol. 26, pp. 1079-1091 [en linea: http://dadun.unav.edu/handle/10171/13142; consultado 2-12-2014].

(9) DIAZ, Codices, p. 114 (Archivo Historico Nacional [AHN], ms. 1007B). Vaya por delante que las menciones codicologicas y diplomaticas que se efectuan en adelante no pretenden en modo alguno ser exhaustivas, sino tan solo dar una imagen cabal de conjunto a partir de la bibliografia consultada y de prospecciones en catalogos de algunos archivos y bibliotecas seneros.

(10) De 933 es la copia de la Retractatio (AHN, ms. 1007B); de mediados del X la Vita y De Fide en RAH, cod. 13(1) y 13(3). DIAZ, Rioja, 114, 134, 136 y 139; MILLARES, Corpus, 178, y RUIZ GARCIA, Elisa. Catalogo de la seccion de codices de la Real Academia de la Historia. Madrid: Real Academia de la Historia, 1997, cod. 13, pp. 122 y 131.

(11) Biblioteca Universitaria de Santiago, ms. 609 (Res. 1). DIAZ, Codices, pp. 279-299 y en especial 292; DIAZ Y DIAZ, Manuel C., MORALEJO, Serafin, PARDO GOMEZ, Ma. Virtudes y GARCIA PINEIRO, Ma. Araceli (eds.). Libro de Horas de Fernando I de Leon. Santiago de Compostela: Xunta de Galicia, 1995, 2 vols.; Pardo Gomez, Ma. Virtudes. Catalogo de manuscritos da Biblioteca Xeral. Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela, 1998, ms. 609, p. 117; Castineiras Gonzalez, Manuel. <<Libro de Horas de Fernando I y Sancha>>. En VALLE PEREZ, Jose Carlos (coord.). Enciclopedia del Romanico en Galicia. A Coruna. Aguilar de Campoo: Fundacion Santa Maria la Real, 2013, vol. 2, pp. 1143-1148.

(12) DIAZ, Codices, p. 363 (Archivo Catedral de Burgo de Osma [ACBO], ms. 90).

(13) ALVARO DE CORDOBA. Sancti Eulogii vita velpassio, c. 9 y EULOGIO DE CORDOBA. Epistula III (ad Wiliesindum). En GIL, Juan (ed.). Corpus Scriptorum Muzarabicorum. Madrid: CSIC, Instituto Antonio de Nebrija, 1973, vol. 1, pp. 335-336 y vol. 2, pp. 498-504. Pese a la identificacion tradicional de San Zacarias con algun cenobio del entorno de Roncesvalles, parece mas que probable que se trate de San Pedro de Siresa, fundacion carolingia de c 830 cuyo primer abad se llamo, precisamente, Zacarias (UBIETO ARTETA, ANTONIO. Historia de Aragon. 6. Origenes de Aragon. Zaragoza: Anubar, 1989, pp. 355-375; MARTIN DUQUE, Angel. <<Del espejo ajeno a la memoria propia>>. En MARTIN DUQUE, Angel (dir.). Signos de identidad historica para Navarra. Pamplona: Caja de Ahorros de Navarra, 1996, p. 32).

(14) BARCENILLA, <<Las bibliotecas>>, vol. 20, p. 31.

(15) Una edicion de su obra poetica en ALDHELM, The Poetic Works (trad. al ingles de LAPIDGE, Michael y Rosier, James L.). London: Boydell & Brewer, 1984.

(16) Ademas del trabajo de Beer, ya mencionado (n. 6), puede consultarse a modo de balance el estudio de MUNDO, Anscari. <<L'escriptori i la biblioteca de Ripoll des de la fundacio fins el segle xi>>. En Obres completes. 1. Catalunya de la romanitat a la sobirania. Barcelona: Curial Edicions, 1998, pp. 434-437.

(17) Aunque centra su estudio en la etapa posterior a 1076, RUIZ ASENCIO, Jose Manuel. <<Codices pirenaicos y riojanos en la biblioteca de Silos en el siglo XI>>. En FERNANDEZ FLOREZ, Jose A. (dir.). Silos. Un milenio. Actas del Congreso Internacional sobre la Abadia de Santo Domingo de Silos. II. Historia. Santo Domingo de Silos: Universidad de Burgos-Abadia de Silos, 2003, pp. 177-210, analiza con detalle la intensa relacion entre los escritorios de Silos y la Castilla occidental, en general, y San Millan, ya apuntada por otros autores como DIAZ, Rioja, passim.

(18) RAH, cod. 25(3) y 76. MILLARES, Corpus, nos. 185 y 209; Diaz, Codices, p. 321 y Rioja, pp. 120-121, senala las influencias que la copia de Cardena tiene del escritorio emilianense.

(19) Archivo de la Corona de Aragon [ACA], ms. Ripoll, 59 y 225. La primera de ellas parece seguir modelos italianos: MARTINEZ GAZQUEZ, JOSE y PUIGVERT y PLANAGUMA, Gemma. <<Los excerpta de Beda (De temporum ratione, 19 y 23) en Ripoll (ACA, Ripoll 59 y Vat. reg. lat. 123)>>. Emerita. Revista de Linguistica y Filologia, 1996, vol. 62, pp. 295-305.

(20) ACA, Ripoll, ms. 46 (De arte metrica) y 106 (De natura rerum y De arte metrica).

(21) BEER, <<Ripoll>>, pp. 168, 271 y 272; PUIG, Ignasi M. y GINER, M. Assumpta. Index codicologic del Viaje Literario de Jaume Villanueva. Barcelona: Institut d Estudis Catalans, 1998, no. 479, p. 96. El fragmento de la Biblioteca de Montserrat [BM], ms. 792-I; Olivar, Alexander. Cataleg dels manuscrits de la biblioteca del monestir de Montserrat. Montserrat: Monestir de Monserrat, 1977, no. 792, p. 187.

(22) ACA, Ripoll, ms. 151.

(23) BNF, nouv. acq. lat. 235. MILLARES, Corpus, p. 253; Diaz, Codices, p. 344. Una breve aproximacion al personaje de Beda, su obra y su influencia en la introduccion de J. L. Moralejo a su edicion en espanol de la Historia eclesiastica, pp. 5-40 (vid. supra n. 2). La edicion de la extensa obra de Beda en la Patrologia Latina de J. P Migne, incluidas por tanto las obras aqui mencionadas, puede consultarse en linea [http://www.documentacatholicaomnia.eu/20_50_0627-0735-_Beda_Venerabilis,_Sanctus.html; consultado 1-12-2014].

(24) RAH, cod. 13(2) y BNF, nouv. acq. lat. 235. DIAZ, Rioja, pp. 133-140; Diaz, Codices, p. 344; MILLARES, Corpus, p. 178. Sobre la obra, PAOLO DIACONO, Vita sancti Gregorii Magni, ed. S. Tuzzo. Pisa: Centro di Cultura Medievale, 2002.

(25) Museums Sheffield. Collection of The Gild of Saint Georges (Ruskin Collection), CGSG 03582; la ficha catalografica situa el origen en San Millan a finales del siglo X [http://collections.museums-sheffield. org.uk; consultado 20-12-2014]. DIAZ, Codices, p. 351 y MILLARES, Corpus, p. 273, atribuyen la procedencia del texto, de modo indeterminado, al entorno de Silos. Una edicion clasica del Homiliario de Paulo Diacono en PL, 95, cols. 1159-1584.

(26) ACB, ms.1 y Colegiata de Santillana del Mar, s/s. DIAZ, Codices, p. 365; MILLARES, Corpus, pp. 26 y 177.

(27) Una edicion reciente de los Commentaria en SMARAGDE DE SAINT-MIHIEL. Commentaire du Prologue a la Regle de saint Benoit, eds. y trads. P Engelbert, A Spannegel y J.-E. Stroobant de Saint-Eloy. Paris: Editions du Cerf, 2006. La clasica edicion completa de sus obras en PL ha sido igualmente reimpresa (Smaragdi abbatis monasterii Sancti Michaelis Virdunensis opera omnia, ed. J. P Migne. Turnouth: Brepols, 1997, PL 102).

(28) PONESSE, Matthew D. <<Smaragdus of St Mihiel and the Carolingian monastic reform>>. Revue Benedictine, 2006, vol. 116, pp. 367-392; Idem. <<Editorial practice in Smaragdus of St Mihiel's commentary on the Rule of St Benedict>>. Early Medieval Europe, 2010, vol. 18, pp. 61-91.

(29) En sendos testamentos de 908 y 915 y, ya de la segunda mitad del x, un fragmento en BM, ms. 793-1 (procedente de San Benet del Bages). ZIMMERMANN, Ecrire, p. 758, identifica los <<Esmaragdo>> que figuran en esos diplomas con la Diadema Monachorum por su, dice, relativa abundancia en los escritorios hispanos, especialmente los riojanos; pero la mayor parte de las copias riojanas de Esmaragdo son de los Commentaria; Mundo, <<Importacion>>, p. 103; Olivar, Cataleg, no. 793, p. 189.

(30) RAH, cod. 26. DIAZ, Rioja, p. 218, lo fecha a finales del siglo ix y lo considera procedente del ambito norteno, tal vez de Leire o del condado aragones--lo que parece mas probable--, aunque acabo pronto en San Millan.

(31) En copias de comienzos del siglo x, hoy en Silos (Archivo del Monasterio de Silos [AMS], fr. 5-16), de 933 elaborada en San Millan (AHN, ms. 1007B) y de 976, en este caso adaptada al monasterio femenino de Santas Nunilo y Alodia de Najera (RAH, cod. 62); Diaz, Rioja, pp. 30-31, 44-46 y 113-114. Para la version de 976 de la RAH, vid. RUIZ ASENCIO, Jose Manuel. <<Libellus a regula Sancti Benedicti Subtractus. Bibl. Academia de la Historia, Emilianensis, 62>>. En GARCIA TURZA, Claudio (coord.). Los manuscritos visigoticos: Estudiospaleografico y codicologico. I. Codices riojanos datados. Logrono: Fundacion San Millan de la Cogolla, 2002, pp. 175-200.

(32) Del siglo x, y del entorno castellano occidental, se conservan manuscritos procedentes o conservados en algun momento en las bibliotecas de San Pedro de Cardena (elaborados en torno al ano 900--Rylands Library, ms. lat. 104--y al ano 1000--British Library [BL], add. ms. 30055--), Santo Domingo de Silos (ano 945--AMS, ms. 1--) y San Salvador de Ona (segunda mitad del siglo x--AHN, Clero 1024/30--); MILLARES, Corpus, nos. 108, 142 y 221; DIAZ, Codices, pp. 336, 401, 411 y 468; TYSON, Moses. The Spanish manuscripts in the John Rylands Library. Manchester: Manchester University Press, 1932, p. 188. El monasterio de Valvanera conserva una copia de 954 cuya confeccion Diaz, Rioja, p. 89 y MILLARES, Corpus, no. 338 situan en el cercano ambito castellano.

(33) Copia perdida mencionada en un diploma de esa fecha (BARCENILLA, <<Las bibliotecas>>, vol. 20, p. 28).

(34) DIAZ, Codices, pp. 73 y 215; MILLARES, Corpus, nos. 175 y 183, para textos procedentes de San Millan (Biblioteca Nacional [BN], ms. 18672) y Las Huelgas (s/s). BARCENILLA, <<Las bibliotecas>>, vol. 20, p. 36 recoge una referencia en un inventario de Ona en torno a 1200 que quizas se corresponda con la copia conservada en el AHN.

(35) DIAZ, Rioja, p. 114 (AHN, ms. 1007B).

(36) MILLARES, Corpus, nos. 39 y 210; Diaz, Rioja, p. 95 y Codices, pp. 4 y 365 (Archivo Catedral Cordoba [ACC], ms. 1; Monasterio del Paular, s/s; RAH, cod. 78; ACB, ms. 1 y 2). Hasta donde se ha podido comprobar, DIAZ, Rioja, pp. 32-42, en su desglose del contenido del Codice Rotense no menciona los Commentaria, que si se recogen en la ficha catalografica de la RAH (Ruiz, Catalogo, cod. 78, p. 402). Sobre el Esmaragdo de Valeranica, hoy en la catedral de Cordoba, vid. tambien, ETAIX, Raymond. <<Le "Smaragde" de Cordoue et autres manuscrits apparentes>>. Miscellania Liturgica Catalana, 1990, vol. 4, pp. 13-27.

(37) MILLARES, Corpus, no. 208 (RAH, cod. 75). Sobre la obra, SMARAGDUS OF SAINT-MIHIEL. The Crown of Monks, ed. y trad. D. Barry. Trappist (KY): Cistercian Publications, 2013.

(38) LINAGE CONDE, Antonio. Los origenes del monacato benedictino en la Peninsula Iberica. Leon: Centro de Estudios e Investigacion San Isidoro, 1973, vol. 2, pp. 794-801; DIAZ, <<La circulation>>, pp. 237-238.

(39) BOVENDEERT, Jasmijn. <<Royal or monastic identity? Smaragdus' 'Via regia and Diadema monachorum reconsidered>>. En CORRADINI, Richard; MEENS, Rob; POSSEL, Christina y SHAW, Philip (eds.). Texts and Identities in the Early Middle Ages. Viena: Osterreichischen Akademie der Wissenschaften, 2006, pp. 239-251.

(40) Biblioteca Publica del Estado de Tarragona [BPET], ms. 69. Sobre Benito de Aniano y su reforma, vid. GREGOIRE, Reginald. <<Benedetto di Aniane nella riforma monastica carolingia>>. Studi Medievali, 1985, s. 3, vol. 26, pp. 573-610. Una cuidada edicion de la obra en BENEDICTOS ANIANENSIS. Concordia regularum, ed. P. Bonnerie. Turnhout: Brepols, 1992, 2 vols.

(41) DEFENSOR DE LIGUGE. Livre d'etincelles, ed. y trad. de H.-M. Rochais. Paris: Editions du Cerf, 1961.

(42) RAH, cod. 26 procedente de San Millan; BN, ms. 112 (Leon), 6.222 y 10.008 (ambito castellano o riojano); DIAZ, Codices, pp. 414 y 425 y Rioja, pp. 218-220; MILLARES, Corpus, nos. 186, 260 y 265. Sendos inventarios de Silos (c 1100) y Ona (c 1200) hacen alusion a la presencia del texto en sus bibliotecas (BARCENILLA, <<Las bibliotecas>>, vol. 20, pp. 36 y 47).

(43) CAVADINI, John. <<Claudius of Turin and the Agustinian Tradition>>. En PULSIANO, Philip (ed.). Proceedings of the PMR Conference. Villanova: Villanova University, 1986, pp. 43-50.

(44) BEER, <<Ripoll>>, p. 271.

(45) BNF, lat. 9575. Millares, Corpus, no. 250. Sobre esta obra y su relieve, GORMAN, Michael. <<The Commentary on Genesis of Claudius of Turin and Biblical Studies under Louis the Pious>>. Speculum, 1997, vol. 72, pp. 279-329.

(46) CHAZELLE, Celia. <<Amalariuss Liber officialis: spirit and vision in Carolingian liturgical thought>>. EN NIE, Giselle de; MORRISON, Karl Frederick y MOSTERT, Marco (eds.). Seeing the Invisible in Late Antiquity and the Early Middle Ages. Turnhout: Brepols, 2005, pp. 327-357 [DOI: 10.1484/M.USML-EB.3.2353].

(47) Biblioteca de Catalunya, ms. 944 [probablemente un facticio recompuesto a comienzos del XII]; el ejemplar procedente de Santes Creus en BPET, ms. 85. BEER, <<Ripoll>>, p. 266; ZIMMERMANN, Ecrire, pp. 760-761.

(48) BPET, ms. 149. La obra fue editada en la PL, 117, cols. 937-1220.

(49) DEPREUX, Philippe y otros (eds.). Raban Maur et son temps. Turnhout: Brepols, 2005 [en linea: http://brepols.metapress.com/content/j8968t/?sortorder=asc; consultado 15-01-2015]

(50) ZIMMERMANN, Ecrire, p. 758.

(51) Instituto Valencia de don Juan, 26.IV.36. Andres, Gregorio de. <<Un nuevo fragmento visigotico del siglo X de un comentario biblico de Hrabano Mauro>>. Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1979, vol. 82, pp. 855-859. Una edicion de las Enarrationes en PL, 108, cols. 538-838.

(52) BNF, nouv. acq. lat. 235. DIAZ, Codices, p. 344; MILLARES, Corpus, no. 263. Las Homiliae se editaron en PL, 110, cols. 9-468.

(53) BEER, <<Ripoll>>, p. 276. Zimmermann, Ecrire, p. 758, sugiere que se pudiera tratar de su famoso De laude Sanctae Crucis (<<porquoi pas?>>).

(54) OTTEN, Willemien. <<Carolingian theology>>. En EVANS, G. R. (ed.). The medieval teologians. An Introduction to Theology in the Medieval Period. Oxford: Blackwell, 2000, pp. 65-82, analiza de modo singular las disputas eucaristicas entre ambos.

(55) ACC, ms. 123. MILLARES, Corpus, no. 40.

(56) BM, ms. 792-IX. OLIVAR, Cataleg, no. 792, p. 189.

(57) BNF, nouv. acq. lat. 235. Diaz, Codices, p. 344; MILLARES, Corpus, no 40. Aunque desde una perspectiva mas amplia, para el interes de la obra vid. APPLEBY, David. <<Beautiful on the Cross, Beautiful in His Torments. The Place of the Body in the Thought of Paschasius Radbertus>>. Traditio, 2005, vol. 60, pp. 1-46 [DOI: 10.1353/trd.2005.0005].

(58) BEER, <<Ripoll>>, p. 266, que sigue a VILLANUEVA, Jaime. Viage literario a las Iglesias de Espana. Madrid: Real Academia de la Historia, 1806-1807, vol. 8, pp. 36-37 [en linea: Biblioteca Digital Hispanica, http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000010216&page=1; consultado 30-10-2014]; ZIMMERMANN, Ecrire, p. 759. La obra en PL, 111, cols. 793-1272.

(59) BEER, <<Ripoll>>, p. 271.

(60) LARA OLMO, Juan Carlos. <<El relato del traslado de los santos martires Jorge, Aurelio y Natalia: un valioso escrito hagiografico y documental historico de mediados del siglo IX>>. Hispania Sacra, 1999, vol. 51, pp. 55-89 [en linea: http://search.proquest.com/docview/1302625039?accountid=14478; consultado 21-11-2014].

(61) ACA, Ripoll, 46. BEER, <<Ripoll>>, p. 246. Sobre el autor y la obra, ZIMMERMANN, Ecrire, pp. 759-760.

(62) BEER, <<Ripoll>>, pp. 168 y 266; VILLANUEVA, Viage literario, vol. 8, pp. 36-37. NOBLE, Thomas F. X. Charlemagne and Louis the Pious. The Lives by Einhard, Notker, Ernoldus, Thegan and the Astronomer. University Park: Pennsylvania State Press, 2009, pp. 11-13.

(63) AHN, cod. 1006B y 1007B. DIAZ, Rioja, p. 178; MILLARES, Corpus, nos. 126 y 127.

(64) En los casos de Ona y Poblet figuraban en inventarios de finales del siglo XII; en el caso de San Juan, se trata de un inventario de 1874 (BARCENILLA, <<Las bibliotecas>>, vol. 20, p. 37 y 4, pp. 119 y 127). Una edicion de las Flores como Breviarium Psalterii en PL, 115, cols. 1449-1458.

(65) ACA, ms. Ripoll, 40. BEER, <<Ripoll>>, pp. 266 y 272; BERNADO, Marius. <<Codice miscelaneo>>. En Zapke, Susana (ed.). Hispania vetus. Manuscritos liturgicos-musicales. De los origenes a la transicion francorromana: siglos IX-XII. Bilbao: Fundacion BBVA, 2007, p. 318.

(66) RAH, cod. 46. DIAZ, Rioja, p. 145, apunta a la posibilidad de que un codice procedente de Silos, del que se conservan solo fragmentos, fuera copia de este y contuviese tambien el texto (BNF, nouv. acq. lat. 1296). La obra fue editada por DUMMLER, Ernst en los MGH. Poetae latini aevi Carolini. II, Berlin: Weimann, 1884, pp. 92-93.

(67) DUMMLER, MGH. Poetae, II, pp. 549-550.

(68) RAH, cod. 17 y 21; MUNDO, Anscari M. <<Entorn de dos codex del segle Xe de San Cugat del Valles>>. Faventia, 1982, vol. 4, no. 2, pp. 7-24.

(69) ACA, Ripoll, 42; BEER, <<Ripoll>>, p. 266; BERNADO, <<Musica cum rethorica>>, p. 348.

(70) MUNDO, <<Importacion>>, pp. 87-137; ZIMMERMANN, Ecrire, en especial pp. 750-771, entre otras posibles citas.

(71) MUNDO, <<Importacion>>, pp. 98-105.

(72) Sobre este personaje y su contextualizacion pueden verse las numerosas referencias que le dedican, en los tomos VII** y IX de la Historia de Espana Menendez Pidal, SALRACH, Josep Ma. <<El regimen politico condal>>, VII**, pp. 575-612; RIU, Manuel. <<La organizacion eclesiastica>>, VII**, pp. 613-648 y <<La vida cultural>>, pp. 699-725; y UDINA, Federico. <<Cataluna>>, IX, pp. 425-402.

(73) En una breve aproximacion que ha podido efectuarse a la Collectio Capitularia de Ansegiso en su version on-line de Brepols (www.brepolis.net; consultado 15-12-2014), segun la edicion de MGH Capit. 1 (1883) pp. 394-450, solo ha podido encontrarse una referencia a Hispania, a proposito de la convocatoria de hueste (l.3, c. 74), lo que en si mismo no resulta especialmente significativo.

(74) Asi, GONI GAZTAMBIDE, Jose. Los obispos de Pamplona. I. Siglos IV-XIII. Pamplona: Eunsa-Gobierno de Navarra, 1979, pp. 67-73. Por el contrario, Duran Gudiol, Antonio. <<Francos, pamploneses y mozarabes en la Marca Superior de al-Andalus>>. En Senac, Philippe (dir.). La Marche Superieur d'al-Andalus et lOccident chretien. Madrid: Casa de Velazquez, 1991, p. 142, hace precisamente hincapie en el espiritu de estudio que loa Eulogio. Las citas siguen la edicion de la Vita Eulogii y la Epistola ad Wiliesindum de Gil, Corpus, pp. 335 y 498-499.

(75) El propio Coloquio sobre circulacion de codices ya citado (n. 4), y especialmente las ponencias de Aires Augusto Nascimento, Anscari M. Mundo, Jose Mattoso o Manuel C. Diaz y Diaz ofrecen diversas propuestas al respecto. Ademas, DIAZ, <<La circulation>>, passim.

(76) LINAJE, Origenes, I, pp. 455-457, considera que, de haber sido asi, Eulogio habria hecho alguna mencion al contraste con lo habitual hasta entonces en el mundo hispanico.

(77) UBIETO ARTETA, Antonio. Cartulario de Siresa. Valencia: Anubar, 1960, no. 1. El codice 26 de la RAH, guardado en San Millan desde fecha indeterminada, pero cuyo origen DIAZ, Rioja, p. 218, situa en el Pirineo pamplones o aragones.

(78) Vid. las paginas que dedica Juan Jose Larrea a la posible conformacion de una diocesis en Aragon en relacion con el condado carolingio en <<Obispos efimeros, comunidades y homicidio en la Rioja Alta en los siglos X y XI>>. Brocar, 2007, vol. 31, pp. 179-181, y al <<efimero episodio carolingio>> en <<Construir un reino en la periferia de Al-Andalus: Pamplona y el Pirineo Occidental en los siglos VIII y IX>>. Territorio, Sociedad y Poder, 2009, Anejo 2, pp. 287-288. Tambien, MIRANDA GARCIA, Fermin. <<Carlomagno, los carolingios y la creacion de la Marca Hispanica>>. En PENA GONZALEZ, Jose y RODRIGUEZ DE LA PENA, Manuel Alejandro (eds.). Carlomagno y la civilizacion carolingia. Madrid: CEU Ediciones, 2014, pp. 165-194.

(79) GONI, Historia, p. 219; MARTIN DUQUE, Angel. <<El despliegue del reino de Aragon y Pamplona (1076-1134)>>. En Historia de Espana Menendez Pidal. IX. Madrid: Espasa-Calpe, 1998, pp. 271 y 313.

(80) MARTIN DUQUE, Angel. <<El reino de Pamplona>>. En Historia de Espana Menendez Pidal. VII. La Espana de los siglos VIII al XI. II. Los nucleos pirenaicos (718-1035). Navarra, Aragon, Cataluna. Madrid: Espasa- Calpe, 1999, pp. 249-250.

(81) Biblioteca del monasterio de San Lorenzo del Escorial, d.I.2 (Albeldense) y d.I.1 (Emilianense); Diaz, Rioja, pp. 63-71 y 155-162.

(82) Miranda Garcia, Fermin. <<La imagen del poder monarquico en el reino de Pamplona (siglo x)>>. En VI Congreso General de Historia de Navarra. Navarra: memoria e imagen. III. Ponencias. Pamplona: Ed. Eunate, 2007, pp. 73-95.

(83) La fecha de cierre se ha discutido ampliamente. Lacarra, Jose Maria. <<Textos navarros del Codice de Roda>>. Estudios de Edad Media de la Corona de Aragon, 1945, vol. 1, pp. 196-198, apunta hacia el ano 992, en coincidencia por tanto con el del Emilianense. Diaz, Rioja, p. 34, y Ruiz, Catalogo, p. 395, prefieren fijar la fecha a principios del XI.

(84) RAH, 78, fols. 212 a 230.

(85) LACARRA, <<Textos navarros>>, p. 254.

(86) MARTIN DUQUE, Angel. Sancho III el Mayor de Pamplona. El rey y su reino (1004-1035). Pamplona: Gobierno de Navarra, 2007, pp. 265-269. Las cartas de Oliva a Sancho III en Jimeno, ROLDAN y PESCADOR, Aitor. Coleccion documental de Sancho Garces III, el Mayor, rey de Pamplona (1004-1035). Pamplona: Pamiela, 2003, nos. 29 (1023) y 67 (c 1030-1032).

(87) Vid. a titulo de ejemplo las breves notas que dedica a esta cuestion MIRANDA GARCIA, Fermin. <<Monarquia y espacios de poder politico en el reino de Pamplona (1000-1035)>>. En XXX Semana de Estudios Medievales de Estella'03. Ante el milenario del reinado de Sancho el Mayor. Un rey navarro para Espana y Europa. Pamplona: Gobierno de Navarra, 2004, pp. 43-70.

(88) Asi, DIAZ, Codices, o RUIZ ASENCIO, <<Codices pirenaicos>>, passim.

(89) GARCIA DE CORTAZAR Y RUIZ DE AGUIRRE, Jose Angel. El dominio del monasterio de San Millan de la Cogolla (siglos X al XII). Introduccion a la historia rural de Castilla alto-medieval. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1969. Interesan tambien las reflexiones que sobre esta cuestion el mismo autor efectuo anos mas tarde: <<El dominio del monasterio de San Millan de la Cogolla en los siglos X al XII>>. En CORDERO RIVERA, Juan (coord.). San Millan de la Cogolla. Logrono: Ateneo Riojano, 1999, pp. 13-26, y que inciden de modo especial en esta cuestion.

(90) Sobre las construcciones ideologicas de la monarquia leonesa cabe senalar, entre la amplia bibliografia, algunos trabajos de conjunto de indudable interes, como DESWARTHE, Thomas. De la destruction a la restauration: L'ideologie du royaume d'Oviedo-Leon (VIIIe-XIe siecles). Turnhout: Brepols, 2003, y SIRANTOINE, Helene. Imperator Hispanie. Les ideologies imperiales dans le royaume de Leon (IXe-XIIe siecles). Madrid: Casa de Velazquez, 2012. En relacion con el incuestionable deposito de carga religiosa que tiene esta construccion del poder y el papel de la Iglesia, AYALA MARTINEZ, Carlos de. Sacerdocio y reino en la Espana alto-medieval. Iglesia y poder politico en el Occidente peninsular, siglos VII-XII. Madrid: Silex, 2010.

(91) DIAZ, Codices, pp. 178-190.

(92) Sobre la composicion del codice y sus influencias se sigue la bibliografia indicada en la nota 11, y en especial el balance critico de CASTINEIRAS, <<El libro de Horas>>.

(93) CASTINEIRAS, <<Libro de Horas>>, p. 1144. Acerca del relieve de Sancha en el programa ideologico de Fernando I, vid. SIRANTOINE, Imperator Hispaniae, pp. 142-163. RUIZ GARCIA, Elisa. <<Arma regis. Los libros de Fernando I y dona Sancha>>. Lemir. Revista de Literatura Espanola Medieval y del Renacimiento, 2014, vol. 18, pp. 137-176 y en especial 146-150, ha inisitido sobre el relieve de la produccion de esta obra en el conjunto librario de la pareja y en su programa ideologico, aunque siempre desde la optica <<neogiticista>>.

(94) DIAZ, Codices, pp. 178-190; SILVA y VERASTEGUI, Soledad de. <<La imagen miniada>>. En BANGO TORVISO, Isidro (ed.). La edad de un reyno. Sancho el Mayor y sus herederos. Pamplona: Fundacion para la Conservacion del Patrimonio Historico de Navarra, 2006, pp. 409-411, en relacion al Psalterio de mediados del siglo XI (AHN, ms. 1006B) al que en algun momento se incorporaron varios folios de las Flores Psalmorum de Prudencio de Troyes copiados en el siglo X y procedentes de AHN, ms. 1007B. Estudio con reproduccion de imagenes en GAITE PASTOR, Jesus y SAENZ PASCUAL, Raquel. <<Psalterio y Libro de Canticos>>. En BANGO TORVISO, La edad de un reyno, pp. 128-129.

(95) CANTERA MONTENEGRO, Margarita. Coleccion documental de Santa Maria la Real de Najera (siglos X-XIV). San Sebastian: Sociedad de Estudios Vascos, 1991, nos. 7 (1044) y 8 (1046); UBIETO ARTETA, Antonio. Cartulario de San Millan de la Cogolla (759-1076). Valencia: Anubar, 1976, no. 285; BLANCO LOZANO, Pilar. Coleccion diplomatica de Fernando I (1037-1065). Leon: Centro de Estudios e Investigacion San Isidoro, 1987, p. 25 y no. 118 (1063).

(96) SILVA Y VERASTEGUI, <<La imagen miniada>>, p. 411, y GALVAN FRAILE, Fernando. <<Documento de fundacion del monasterio de Santa Maria de Najera>>. En BANGO TORVISO, La edad de un reyno, pp. 287-290, quien discute que el diploma miniado corresponda a mediados de siglo, pero considera que el original debio de incluir tambien algun tipo de miniatura semejante.

(97) No ha sido posible localizar a este Pedro en la documentacion riojana de la epoca, y solo en dos ocasiones, en un diploma falsificado que pretende remontarse a 1042 y en otro de 1061, aparece con ese nombre un notario entre los diplomas de Fernando I (BLANCO LOZANO, Coleccion de Fernando I, p. 25 y nos. 14 (1042) y 113 (1061).
COPYRIGHT 2015 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Miranda Garcia, Fermin
Publication:Studia Historica. Historia Medieval
Date:Jan 1, 2015
Words:16260
Previous Article:Titularidad senorial, explotacion y rentas de los recursos agricolas, ganaderos y forestales en el pais vasco al final de la edad media.
Next Article:Rois en priere et oracle sibyllin. Une relecture de certaines scenes du reliquaire de San Millan de la Cogolla (annees 1060-1070).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters