Printer Friendly

Artesonados: planos postumos y reconstruccion. La Iglesia de la Concepcion (Los Realejos)./Coffered ceilings: posthumous plans and reconstruction. The Conception's church (Los Realejos).

1. Introduccion

A lo largo de la Edad Moderna, el municipio de Los Realejos crece en importancia y poblacion. Fruto de ello son los numerosos conventos y edificios religiosos que lo jalonaron y las familias de renombre que lo eligieron como lugar de residencia. Su cercania a la Villa de La Orotava y al puerto de la misma (Puerto de la Cruz) favorecio que creciera en importancia y riquezas, aparte de que contaba con una entrada maritima para las piezas de arte que viajaban en las bodegas de las galeras con las materias con las que comerciaban.

Desgraciadamente, el crecimiento de la ciudad a costa del derribo de edificios patrimoniales y los incendios que devastaron gran parte del patrimonio eclesiastico, han hecho que, en un visionado actual, el visitante no pueda hacerse una idea de lo que fue en el pasado esta localidad nortena.

De entre todas estas desgracias, destaca el caso de la Iglesia de Nuestra Senora de la Concepcion, que se incendio en el ano 1978. Mas alla del patrimonio que sucumbio pasto de las llamas, centraremos nuestro articulo en las dos techumbres mudejares policromadas que existian en la iglesia, que cubrian la Capilla Mayor y la colateral de la nave de la Epistola, y la disponibilidad y trabajo de los vecinos para reproducirlas siguiendo fielmente el original perdido.

2. Armaduras mudejares en Canarias.

El desarrollo del lenguaje mudejar en Canarias a partir del siglo XVI se vio circunscrito a la construccion de armaduras de madera que, con la laceria y las soluciones constructivas propias de la herencia musulmana en territorio espanol, produjo numerosos ejemplos que atestiguan, no solo la pervivencia de este estilo, sino tambien la libertad gremial y la toma de licencias constructivas, compositivas y estructurales, por parte de los carpinteros de lo blanco en las islas.

Decimos que el Arte Mudejar solo tuvo reflejo en las techumbres mencionadas porque no encontraremos decoracion en yeseria, ni un triunfo de su ceramica (muy al contrario de la holandesa y del Norte de Europa, que exporto numerosos ejemplares al archipielago), y mucho menos del ladrillo, que solo encontro expresion en casos aislados como el de la Iglesia de San Agustin en el municipio de Icod de los Vinos (Tenerife), algo nimio si lo comparamos con el uso estandarizado de la piedra basaltica propia de la naturaleza volcanica de las islas.

La explicacion de la democratizacion del uso de las techumbres de madera se debe a la extraordinaria calidad del Pino Canario, especie de la familia de las coniferas, endemica de las islas, que debido a su configuracion estructural es un buen material constructivo. Tal es asi que su uso se sigue desarrollando hoy en dia, quedando ejemplos tanto de carpinteros que trabajan este tipo de bienes, como de techumbres neomudejares (Capilla del Sagrario de la Iglesia del Carmen en Los Realejos, Tenerife).

Tambien justifica su empleo el hecho de que Canarias funcionaba como lugar estrategico de obligado paso para los navios que conectaban y comerciaban entre el Viejo y el Nuevo Mundo, pero tambien como laboratorio urbanistico y artistico del cual saldrian soluciones positivas que se emplearian en las nuevas zonas conquistadas. Debido a los procesos de evangelizacion, la rapidez constructiva y la frecuencia de seismos, el Mudejar, con el privilegio que le otorga el material ligneo, se decanto como la solucion constructiva idonea.

Si ya de por si resultan espectaculares por sus dimensiones, ganan en magnificencia los que estan policromados, no habiendo dos iguales. En Canarias encontramos casi un centenar de este tipo de bienes, sin contar con aquellos que, por los motivos que sean, como el caso que es objeto de nuestro estudio, han desaparecido para siempre.

3. Armaduras mudejares policromadas de la Iglesia de la Concepcion (Los Realejos).

La iglesia de Nuestra Senora de la Concepcion fue construida entre los anos de 1697 y 1701. La materia prima utilizada fue la piedra de canteria extraida de la cantera del camino de Icod; piedra de la Dehesa para las cornisas y mas de doscientas losas de Los Cristianos para el resto. En 1790 se edifica la sacristia, quedando con la disposicion actual: capilla mayor con sacristias colaterales y camarin posterior, con tres naves y capillas laterales.

Consideradas por Arriba y Sanchez (2004, p. 118) como obras de arte, lo que se ha escrito sobre las armaduras hasta el momento, y partiendo de las fuentes documentales primarias, afirma la autoria de Lorenzo Hernandez para la armadura que cubria el presbiterio y Julian Sanchez para la de la capilla de la cabecera de la nave de la Epistola o de Nuestra Senora del Rosario.

Desgraciadamente, y como ya comentabamos anteriormente, el malogrado edificio sufrio un monstruoso incendio el dia 5 de noviembre de 1978, que acabo con estas dos joyas de la arquitectura lignaria de las islas. Toda la prensa escrita de la epoca se hizo eco del desastre y nos es imposible hablar de la iglesia del Realejo Bajo, que es como se le conoce en el lugar a este edificio, sin mencionar dicho acontecimiento.

Unos hacen referencia a su rico patrimonio mueble e inmueble,
[...] afectada en la decada de 1970 por un voraz incendio que destruyo
todo su interior: sus ricas cubiertas en madera, su patrimonio
escultorico y pictorico. [...] Asi, elementos goticos, mudejares,
renacentistas y barrocos confluian en esta construccion (Fraga
Gonzalez., 1998, p. 137).


Otros hacen especial hincapie en las armaduras que son objeto de nuestro estudio, enfatizando su importancia y dandonos datos en cuanto a su autoria: "[...] El incendio acaecido en 1978 destruyo todo este edificio religioso, perdiendose para siempre sus bellos artesonados de raiz mudejar, realizados por Lorenzo Hernandez y Julian Sanchez" (AA.VV., 1995, pp. 54-55).

Son numerosos los investigadores y viajeros que hacen referencia a las armaduras que investigamos, aunque citaremos aquellos que mas ahondan en su construccion. La que se menciona mas a menudo es la que cubre el presbiterio, ya sea por su ubicacion o por lo espectacular de su composicion.

Como primera fuente, cabe destacar lo escrito por la catedratica Carmen Fraga, especialista en Arquitectura Mudejar, que en su tesis publicada dice de la armadura de la capilla mayor:
Sobre un recinto rectangular se alza este bello artesonado, donde la
laceria que cubre todos los panos se distribuye en espacios
cuadriculados, cuyo centro ocupan rosetas pensadas para ser doradas.
Las uniones de los faldones se realzan asimismo con largueros, cuyo
ornato son dibujos geometricos, los cuales conjugan perfectamente con
la riqueza del estribado, decorados con temas vegetales. Una gran pina
de estalactitas pende del almizate, asi como de cada una de las
pechinas de los angulos, con lo que la obra de carpinteria "calada" no
se sustrae a la belleza de este elemento mudejar. Armo esta techumbre
el carpintero de lo blanco Lorenzo Hernandez, quien la llevo a cabo
hacia 1697, constando que en 1708 ya estaba dorada (Fraga, 1977, pp.
100-101).


Mientras que de la capilla colateral destaca su caracter arcaizante en relacion con la anterior, apreciacion compartida por Camacho y Perez Galdos (Fraga, 1977, p. 99).

El investigador Guillermo Camacho, estudioso del patrimonio del municipio de Los Realejos, aporta documentacion de archivo llegando a las siguientes conclusiones:
Lorenzo Hernandez, maestro de la obra de carpinteria, es el autor de
las techumbres de la capilla mayor y de las naves; llevo mil ciento
diecinueve reales por sus manos y hay varias partidas por costo de los
viajes que hicieron al lugar este Lorenzo Hernandez y Julian Sanchez:
los dos grandes artifices de la obra tendrian que atender a otros
empenos. En 1708 ya estaba dorada la techumbre de la capilla mayor, "lo
cual costio el Senor Don Diego Llanos, del oro y oficiales y todo lo
demas". [...] En los techos de la capilla mayor y de la colateral de la
Epistola, las alfardas principales y los elementos del estribado se
cubren con ricas molduras de hojarasca mas bien renacentista y alli
donde se cortan los elementos de la complicada laceria hay florones y
estrellas del bellisimo efecto, aumentado por el oro y la brillante
policromia. En la capilla mayor no se puso el tirante de madera exigido
por su planta rectangular, sino uno de hierro, practicamente invisible,
que permite contemplar mejor el conjunto de faldones y almizate
(Camacho, 1983, pp. 13-14).


Informacion que ya habia sido recogida y expuesta por el mismo autor varios anos atras (Camacho, 1970, pp. 17-19).

Con los anos, algunos han atribuido la composicion de la armadura del Rosario a Julian Sanchez, contando con diferentes arquitectos para ambas techumbres:
En las cuentas correspondientes al periodo 1697-1708, aparecen
continuos descargos para la adquisicion de materiales de construccion,
caso de las maderas que serian empleadas en la realizacion de los
artesonados; el carpintero Lorenzo Hernandez se encargo de ejecutar el
que cubria la capilla mayor y las tres naves; Julian Sanchez pudo haber
llevado a cabo los correspondientes a las capillas del Rosario y
Corazon de Jesus, siguiendo el modelo de la anterior. Las mas
interesantes por sus labores artisticas fueron, sin lugar a dudas, las
dos primeras [...] (Fuentes y Rodriguez, 1996, p. 136).


Si atendemos a la documentacion primaria consultada, se desprende la siguiente informacion en cuanto a hacedores de mamposteria y muros, y a los trabajadores del material lignario, sobre todo en lo que se refiere a sus nombres y el salario por sus trabajos. Titulado: Fabrica de la dicha Iglesia, que se hizo nueva, y descargo de los sesenta y ocho mil setecientos quarenta y dos reales y doce ms. que se sacaron de limosna para dha. fabrica, subdivide entre mamposteria y carpinteria: Mamposteria: 296 reales por la comida de 460 peones; 1859 reales pagados a Bartolome Rodriguez (maestro) y su mozo; 4130 a Julian Sanchez (maestro de La Palma); 147 a Joseph Saforin (oficial); 2106 a Juan Perera (oficial); 2644 a Diego Rodriguez (oficial); 1008 a Cayetano Rodriguez (oficial); 1140 a Francisco Hernandez Socarras y su hijo; 2313 reales y 24 maravedis a Antonio Hernandez Moreno (oficial); 1935 reales a Domingo Fernandez Crespo (oficial de La Palma); 216 a Domingo Francisco (maestro); 110 a Gregorio Gonzalez y su hijo; 270 a Francisco Gonzalez; 48 a Benito Gonzalez; 42 a Mateo Gonzalez; 55 a Gaspar Estevez (oficial); y 25 a Bartolome Gonzalez. Carpinteria: 10119 reales a Lorenzo Hernandez (maestro); 87 reales y dos cuartos a Domingo de Aguiar; 498 reales a Juan de Abrantes (oficial); 177 a Nicolas Francisco (oficial). (1)

3.1 Armadura de la Capilla Mayor.

El carpintero encargado de su construccion fue Lorenzo Hernandez, aunque el policromador y/o dorador sigue siendo anonimo.
Item diez mil ciento y diez y nueve rs. pagados a lorenzo herns. mro.
de la obra de Carpinteria de hazer la Capilla maior, las dos naves,
todas las zimbras como cosnta de su recivo; y en esta partida entran
455 rs. que tubo de jornales en la nave del medio. (2)


La construccion del mismo se comenzo en 1697 y se procedio a su decoracion colorimetrica en 1708.

La armadura es de planta rectangular, ochavada y a lima moamar. Mide 10'28/12'73 x 8'39 x 12'1 m. aprox. Las ruedas o lazos de ocho invaden toda la techumbre. El almizate presenta ocho cuartillejos, fruto de las ruedas antes mencionadas y, del mismo modo, los faldones se construyen siguiendo este esquema, muy similar al de la techumbre del Presbiterio del Santuario del Cristo de los Dolores de Tacoronte. A su vez, los cuartillejos estan delimitados por calles ataujeradas y las limas presentan decoracion tallada en el interior. La laceria es mas abundante que en el caso tacorontero, ocupando tambien el lugar de la cinta del almizate. Al apreciarlo a traves de plano y no contar con fotografia de detalle, no conocemos la disposicion compositiva de los cuadrantes, ni de la solera.

En cuanto al desarrollo constructivo y el montaje hay tres niveles de trabajo: el almizate, los faldones con sus limas y los cuadrantes, los dos primeros conseguidos a partir de la repeticion de lazos de ocho, mientras que del cuadrante desconocemos su diseno.

Al no contar con fotografias en color, el estudio fotografico se hace muy complicado, por lo que no podemos aseverar los motivos representados en la techumbre, aunque muy probablemente los tuviera. Lo que si es mas que probable es que las rosas que centran los cuartillejos, estuvieran doradas.

La techumbre actual es reciente, rectangular, a lima bordon, sin ningun tipo de laceria, con cuadrales y solera sencillos. Aunque poseemos los planos para su realizacion, la ausencia de fondos disponibles ha hecho posponer su realizacion.

3.2 Armadura de la Capilla de Nuestra Senora del Rosario.

La techumbre, aunque atribuida a Julian Sanchez, permanece en el anonimato pues no existe ningun documento que referencie a su creador, nombrando al dicho Julian como pedrero. Lo mismo ocurre con el policromador, del cual desconocemos los datos. Su realizacion se data entre 1697 y 1708, por lo que ambas hechuras son contemporaneas.

Asi mismo, en el ano de 1708 sabemos de la renovacion e intervencion de los muros del templo, pero en ningun momento se habla de ampliaciones ni modificaciones en la estructura de las cubiertas, haciendo hincapie en el precio en reales de dichos trabajos: 309 en ladrillos y oficiales para enladrillar la nave de arriba; 67 en ladrillos y oficiales para enladrillar la nave de abajo; 235 en ladrillos y oficiales para enladrillar la capilla mayor. (3)

La techumbre es de tipo cuadrangular, ochavada, a lima moamar y mide 8'74/10'06 x 6'09 x 6'58 m. aprox. El trabajo lacerico es completo. El almizate octogonal, delimitado por una cinta ancha con trabajo en relieve de tipo vegetal, se centra con una pina colgante de diferentes niveles y con presencia de hojas talladas con cuatro pequenos pinjantes rodeandolo. La laceria que se extiende por toda la techumbre forma crucetas, rombos y diversos motivos geometricos. Las limas presentan decoracion tallada y los cuadrantes, aunque se ignoran en los planos (al igual que en el caso anterior) se han reconstruido a base de laceria en forma de crucetas con rosas insertas en las estrellas que se generan, al igual que en los faldones. La cinta perimetral es sencilla, de varios niveles, y la solera desconocemos como se componia.

El inmueble presenta tres niveles de trabajo: el almizate, los faldones y los cuadrantes, todo con laceria.

En cuanto al color, en la reconstruccion, la laceria se ha policromado en rojo y blanco, al igual que la superficie dejada por la laceria, que se ha policromado en variados colores, siguiendo una iconografia de corte vegetal sobre fondo blanco. Las rosas debian estar todas doradas, aunque por falta de financiacion economica, no se ha podido llevar a cabo todavia en la techumbre reconstruida.

Aunque reciente, reproduce fielmente su estado primigenio, hecho en el que el plano que se muestra en el siguiente capitulo tiene un papel protagonista. (4)

4. Planos postumos. Intencion y realidad.

4.1 Cronologia en torno a una reconstruccion.

Al analizar el proceso de recuperacion de las techumbres policromadas mencionadas, destaca la conformacion de la Junta para la Reconstruccion del Templo de la Concepcion de Los Realejos inmediatamente posterior al incendio, como atestigua la reunion qua la Reina Dona Sofia mantuvo en el Aeropuerto del Sur con un pequeno grupo de vecinos presididos por el Obispo, un dia despues del desastre (6 de noviembre de 1978), comprometiendose a interesarse ante el Gobierno para su pronta restauracion.

El 13 de noviembre de 1978, el vecindario de Los Realejos se reune en el Teatro-Cine local- eligiendo, por voto secreto, al sacerdote D. Jose Siverio como organizador y presidente de la Junta para la reedificacion del templo de la Concepcion. El obispo ratificara la eleccion y la corporacion municipal, en sesion plenaria, acuerda apoyar las decisiones tomadas por dicha Junta. Sus estatutos seran aprobados oficialmente por el Obispado en 17 de noviembre de 1978.

El Prelado Diocesano, en diciembre de 1978, presenta en la Direccion General de Arquitectura (MOPU), la memoria del templo y solicitud de ayuda para la reconstruccion. D. Alonso Soriano, Presidente de la Junta pre-Autonomica de Canarias, durante su estancia en Madrid, solicita apoyo al Gobierno para la dicha reconstruccion. Dos arquitectos visitan el lugar del siniestro para realizar un informe solicitado por la Direccion mentada, la cual, ante el interes de S.M. la Reina, se plantea asumir el importe de la reconstruccion de las cubiertas y obra arquitectonica. Nuevamente, D[a.bar]. Sofia muestra su interes por la reedificacion ante la prensa canaria en Madrid. Al mismo tiempo, el Gobernador Civil, D. Luis Mardones comunica que el Gobierno ha concedido una subvencion para los trabajos de desescombro. A su vez, se inicia la campana de subscripcion popular.

En enero de 1979, el Presidente del Gobierno, D. Adolfo Suarez, cartea al Ayuntamiento de Los Realejos, lamentando el desastre acaecido y prometiendo ayuda economica para la reconstruccion del edificio. El susodicho, durante su estancia en Tenerife en febrero de 1979 y por gestion del Comite Provincial de UCD, recibe al padre Jose Siverio y otros miembros de la mencionada Junta, mostrandose receptivo a intervenir en favor de esta obra.

D. Jesus Javier Rebollo, Gobernador Civil, en su visita al Ayuntamiento de Los Realejos en junio de 1979, acogio con interes la necesidad de reconstruir dicha iglesia, que le expuso el presidente de la Junta, prometiendo hacer las gestiones pertinentes en el Gobierno. Tres meses despues, se hace llegar al Sr. Sancho Roff, Ministro de Obras Publicas, y por mediacion del Gobernador Civil de Malaga, D. Jose Estevez, una misiva remitida por esta Junta, relatando las gestiones realizadas y la preocupacion del vecindario por la lentitud de la Direccion General en tomar decision sobre la reconstruccion, recibiendo contestacion y promesa de agilizacion. Dicha Junta, que contaba con la cantidad de seis millones de pesetas, prometia hacerse cargo de las reformas del interior del templo, si la Direccion se ocupaba de las cubiertas y del pavimento.

Durante la visita a la provincia de Santa Cruz de Tenerife del Ministro D. Sancho Roff en noviembre de 1979, recibio al presidente de la Junta y le prometio seguir interesandose por la reedificacion de la iglesia. El mes siguiente, el Sr. Rebollo y el Delegado Provincial del MOPU se trasladan a Los Realejos, visitando las ruinas del edificio y comunican que la Direccion General de Arquitectura se hara cargo de la reconstruccion durante el cuatrienio de 1980 a 1983, y que en el primer trimestre de 1980 los tecnicos de dicha Direccion se desplazarian al municipio para empezar los estudios necesarios para elaborar el proyecto tecnico.

En febrero de 1980, el presbitero de esta Junta es recibido en Madrid por el subdirector General de Obras y Proyectos de la Direccion de Arquitectura, Sr. Villamarin. Este le explica que este asunto esta a cargo de la Direccion General de Arquitectura, pero que el desplazamiento de los tecnicos al municipio no esta previsto hasta despues de unos meses. Incluso de los tecnicos peninsulares se aconseja que el proyecto lo confeccione y redacte algun tecnico de la isla.Finalmente, un mes despues de la anterior visita a Madrid, en el Programa de Inversiones 1980-1982 del MOPU en Santa Cruz de Tenerife, de UCD provincial, figura la obra de reconstruccion de la Iglesia de la Concepcion de Los Realejos con la Clave TF 81/2/2, dotado con 40 millones y pendiente proyecto, para los anos 81, 82 y sucesivos.

En el mes de octubre de 1980, cuando la Junta finaliza y firma estos dos anos de busqueda de financiacion, cuenta con once millones de pesetas en efectivo. Su pregunta a esas alturas es si la Direccion General de Arquitectura se hara cargo de la redaccion del proyecto tecnico o si lo asumira dicha Junta, lo cual instan a que se resuelva de inmediato, pues es de sumo interes para sus integrantes y para todos los municipios, ya que esta a punto de cumplirse el segundo aniversario de la tragedia.

Desconocemos que ocurrio en los anos siguientes, pero la reconstruccion debio ser inminente, pues los planos para la reedificacion del edificio y de las techumbres mudejares que adjuntamos en el siguiente capitulo, estan firmados y fechados en 13 de julio de 1981. (5)

Los planos que se ofrecen a continuacion reflejan las techumbres que, con todos sus elementos de laceria y decoracion, cubrian la Capilla Mayor y las Capillas de cabecera de las naves de la Epistola y del Evangelio (esta ultima, aunque muy interesante, no estaba policromada). Los firman el arquitecto Sebastian Matias Delgado Campos y los aparejadores Hernando Garcia Ramos, Adrian Aleman de Armas y Juan Labory Molowny.

En soporte fisico, se trata de planos muy grandes, de entre 1 y 3 metros en sus lados mayores, doblados en varias caras y cuyas dobleces empiezan a afectar a las tintas, borrandolas, y al soporte, que amarillea y se vuelve quebradizo. Dichas piezas graficas, de delicada calidad y por la importancia atestiguada, requieren de unas condiciones optimas de conservacion.

4.3 Realidad actual y perspectivas de futuro.

Como comentabamos anteriormente, la recuperacion del edificio siguiendo los planos vistos y una filosofia cercana a los principios de la restauracion historica, donde prima devolver al edificio a su estado primigenio, se produjo a partir del ano 1981. Esto no implica una rapida ejecucion, mas bien lo contrario, ya que el plan de recuperacion del templo era integral, es decir, incluia la hechura de retablos y otros bienes perdidos en el incendio, lo cual, unido a que los costos se sufragaron, en gran parte, con las donaciones y limosnas de vecinos y de votos, supuso una andadura lenta en cuanto a la realizacion de las obras.

Tal es asi, que debemos recurrir a la prensa escrita moderna, para conocer la fecha de finalizacion de las obras: el miercoles 23 de mayo de 2007. Ese dia se presentan ante las autoridades las ultimas intervenciones: la armadura y el retablo de la Capilla de Nuestra Senora del Rosario, costeado por la Cofradia del mismo nombre que habia conseguido reunir 120.000 euros. Aunque las tareas fueron realizadas gracias al aporte desinteresado de los vecinos, no solo economicamente sino con su propio trabajo, hemos de mencionar dos artesanos en particular, Hernandez Siverio y Pablo Martin. Para la recuperacion fue necesaria una recopilacion fotografica de la iglesia antes del incendio, pudiendo reproducir asi hasta el mas minimo detalle. Citando las palabras del diario La Gaceta:
La primera fase de la reconstruccion comenzo en la segunda mitad de la
decada de los 80 en la que se acometio la recuperacion del antiguo
baldaquino y la creacion de nuevas medallas. En los 90 se inaugura el
nuevo templo y a finales de la decada se inicia una segunda etapa de
los trabajos que consistio en la talla del segundo cuerpo del retablo
de Nuestra Senora del Rosario, la puerta del sagrario y su columnata.
La tercera ha consistido en la reconstruccion del artesonado de la
capilla, tallado, pintado y decorado con pan de oro (2007, p.16).


Hemos de puntualizar que este ultimo procedimiento, el dorado, no se ha llevado a cabo, sino que se quedo en una intencion que por falta de fondos no se realizo, siendo, aun hoy, una de las tareas pendientes en la reconstruccion completa de los bienes vinculados al templo.

En cuanto a la reconstruccion de la armadura que cubria la Capilla Mayor, ha sido imposible proceder a su realizacion, pues su complejidad constructiva y decorativa exige un desembolso de dinero mayor al que se produjo con la techumbre de la Capilla del Rosario. En la actualidad se cierra con una techumbre rectangular a cuatro aguas, sin laceria, jalonado de alfardas, con cuadrales sencillos y solera. Las dichas alfardas de los lados mayores, en su continuidad, conforman el almizate. Con ausencia de dorado y policromia, y sin el elaborado entramado de la laceria y las flores talladas, la armadura actual es eminentemente funcional, quedando en este caso los planos para un posible proyecto futuro.

5. Conclusion

La existencia de estos planos, cuya realizacion es inmediatamente posterior a la desaparicion del bien, nos asegura dos cosas: la posibilidad de una reconstruccion cercana al original y la documentacion historica de los mismos, ofreciendo una imagen grafica de como eran y su constitucion. Los archivos canarios, tanto historicos como parroquiales, guardan tesoros de este tipo, ya sean planos como diagramas, trazas o perfiles, de armaduras, retablos, esculturas, etc. Es evidente su importancia como fuente documental de primer orden para historiadores del arte, arquitectos, conservadores y restauradores, y todos aquellos que deseen abordar el estudio del patrimonio historico-artistico. En el caso que nos ocupa, la existencia de dichos planos nos ofrece una valiosa imagen de uno de los conjuntos de armaduras mudejares policromadas mas importantes de las Islas Canarias.

Este tipo de intervencion, a simple vista denostada por el hecho de constituirse como un falso historico, responde a la necesidad de la sociedad canaria, eminentemente creyente, de recuperar para el culto todos aquellos elementos que le son familiares, como en el templo que trabajamos. No sera un caso aislado pues en otras iglesias incendiadas, como la de Nuestra Senora de los Remedios en el municipio de Buenavista del Norte, se opta por la misma filosofia a la hora de reconstruir lo perdido. La pervivencia de las soluciones constructivas mudejares en Canarias hasta la actualidad, evidente en la Basilica de Nuestra Senora de Candelaria (Enrique Marrero Regalado, 1945) o en la Capilla del Sagrario de la Iglesia de Nuestra Senora del Carmen de Los Realejos, solo vienen a favorecer la posibilidad de reconstruir las techumbres mudejares que se pierdan, asi como aquellas destinadas a otros fines, salidas de la gubia de carpinteros islenos que mantienen la tradicion constructiva de la carpinteria de lo blanco.

Bibliografia

- Finaliza la reconstruccion del retablo y el artesonado de La Concepcion. (26 de mayo de 2007). La Gaceta, p. 16.

- AA.VV. (1995). Guia de la Villa de Los Realejos. Los Realejos, Espana: Ilustre Ayuntamiento de Los Realejos.

- Arribas y Sanchez, C. (2004). A traves de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife, Espana: Idea.

- Camacho y Perez Galdos, G. (1970). La Iglesia Parroquial de Nuestra Senora de la Concepcion del Realejo Bajo. En Homenaje a Elias Serra Rafols (pp. 9-30) (T. II). La Laguna, Espana: Secretariado de Publicaciones de la Universidad de La Laguna.

- Camacho y Perez Galdos, G. (1983). Iglesia de la Concepcion y Santiago Apostol. Los Realejos, Espana: Ilustre Ayuntamiento de Los Realejos.

- Fraga Gonzalez, M. C. (1977). La arquitectura mudejar en Canarias. Santa Cruz de Tenerife, Espana: Aula de Cultura de Tenerife.

- Fraga Gonzalez, M. C. (1998). La arquitectura en el mundo moderno: la formacion de una identidad. 1472-1800. En Gran Enciclopedia del Arte en Canarias (pp. 119-169). Santa Cruz de Tenerife, Espana: Centro de la Cultura Popular Canaria.

- Fuentes Perez, G. y Rodriguez Gonzalez, M. (1996). Arte. En Los Realejos. Una sintesis historica (pp. 117-153). Los Realejos, Espana: Ilustre Ayuntamiento de la Villa de Los Realejos.

- Marrero Alberto, A. (2015). Los Artesonados Mudejares Policromados en la Isla de Tenerife (Tesis Doctoral). Universidad de La Laguna, La Laguna, Espana.

(1) Archivo Diocesano de Tenerife (en adelante ADT). Libro de Cuentas de Fabrica (I), 1650-1730, Nuestra Senora de la Concepcion, Los Realejos. Libro 47, 20/XII/1701, f[o.bar]. 133 v - 145 v.

(2) ADT. Libro de Cuentas de Fabrica (I), 1650-1730, Nuestra Senora de la Concepcion, Los Realejos. Libro 47, 20/XII/1701, f[o.bar]. 143 v.

(3) ADT. Libro de Cuentas de Fabrica (I), 1650-1730, Nuestra Senora de la Concepcion, Los Realejos. Libro 47, 216/V/1708, f[o.bar]. 154 v - 155 r.

(4) Para el estudio estructural, compositivo e iconografico de ambas techumbres, consultar la Tesis Doctoral del autor.

(5) La sucesion de datos aqui expuesta, puede consultarse en la documentacion mecanografiada de la Junta para la Reconstruccion de la Iglesia de la Concepcion de los Realejos, en el archivo conservado en dicha parroquia.

Autor:

Antonio Marrero Alberto

antoniomarreroalberto@hotmail.es

Espana

Como citar este articulo/How to cite this article: Marrero, A. (2018). Artesonados: planos postumos y reconstruccion. La Iglesia de la Concepcion (Los Realejos). Estoa, Revista de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Cuenca, 7(13), 123-132. doi:10.18537/est.v007.n013.a10

Recibido: 4 Sep 2017

Aceptado: 17 Nov 2017

DOI: 10.18537/est.v007.n013.a10
COPYRIGHT 2018 Universidad de Cuenca. Centro de Investigacion de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alberto, Antonio Marrero
Publication:Revista ESTOA
Date:Jul 1, 2018
Words:5174
Previous Article:Arquitectura y muerte: la ducha como dispositivo/Architecture and death: the shower as device.
Next Article:El patio de luz como elemento de control luminico al interior de los espacios arquitectonicos, caso de estudio: La Casa Batllo/The light well as...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters