Printer Friendly

Artefactos singulares de filiacion meridional en el calcolitico de la Meseta Norte Espanola: un vaso calcareo procedente de El Fonsario (Villafafila, Zamora).

Singular artefacts with southern connections in the Northern Meseta Copper Age. A limestone cup from El Fonsario (Villajafila, Zamora)

1. Introduccion

El atractivo que los recursos salinos de las lagunas zamoranas de Villafafila pudieron haber ejercido sobre las comunidades prehistoricas normesetenas quedo confirmado, hace ya veinte anos, con la identificacion de algunas evidencias de la explotacion de este "oro blanco" en el yacimiento de la Edad del Bronce de Santioste, en Otero de Sariegos (Delibes et al., 1998). Estos documentos materiales, junto a la gran densidad de lugares arqueologicos de filiacion prehistorica identificados en el entorno villafafileno (Rodriguez et al., 1990), han servido de acicate para tratar de mejorar el conocimiento sobre la ocupacion y explotacion de este territorio y sus recursos a traves de una serie de prospecciones superficiales intensivas (Abarquero et al., 2010b) y de excavaciones en dos factorias salineras del Campaniforme y Bronce antiguo (Abarquero et al., 2010a). En el marco de estos nuevos trabajos el estudio y dibujo del material de uno de los yacimientos ya conocidos, El Fonsario (Rodriguez et al., 1990: 44), ha permitido identificar un singular elemento artefactual, al que dedicamos aqui nuestra atencion por lo excepcional que resulta en el marco del Calcolitico tanto zamorano como normeseteno (1).

2. Contextualizacion cronocultural de El Fonsario

En el termino municipal de Villafafila, a menos de 2 km al noreste de la Laguna Salina Grande y en un terreno llano que suavemente buza hacia la mencionada masa de agua, se encuentra este yacimiento de 12 ha, identificado como poblado calcolitico precampaniforme. Los argumentos mas solidos para defender esta adscripcion cronocultural emanan principalmente de la alcalleria, caracterizada por formas mayoritariamente derivadas de la esfera y decoraciones con diferentes tipos de incisiones e impresiones. Asi se conforman motivos horizontales a peine--rectos, ondulados o mixtos--, triangulos rellenos de puntos o pequenos trazos incisos, impresiones ciliares, bandas de puntos enmarcadas por lineas incisas e, incluso, un galbo decorado con numerosos trazos incisos entre los que se puede advertir un motivo oculado o soliforme (Fig. 1). Estas son formas y tecnicas decorativas que de modo recurrente se presentan en otros yacimientos calcoliticos precampaniformes zamoranos, como puede constatarse en las estaciones de Las Penas de Quiruelas de Vidriales (Martin y Blanco, 1996), Los Bajos (Perez Rodriguez et al., 1991), Las Bodegas (Larren et al., 1999), Los Paradores de Castrogonzalo (Dominguez Bolanos, 1991), Vinalvo (Lopez Plaza y Pinel, 1978), El Coto (Rodriguez Marcos y Val, 1980) o el emblematico poblado de Las Pozas (Val, 1992). Son tambien morfologias y motivos que facilmente se identifican tanto en el area centro-occidental de la Submeseta norte (Lopez Plaza, 1979; Herran et al., 1993, 1995; Fabian, 2006: 398; Delibes et al., 2009; Alameda et al., 2011) como en gran parte del ambito peninsular.

Pese a que la industria ceramica en este caso proporciona una informacion cronologica de muy alta fiabilidad, el resto de materiales que la acompanan no discuerdan en absoluto al respecto de esta adscripcion temporal. Tanto la produccion litica tallada--una punta de flecha pedunculada con apendices laterales elaborada sobre pizarra, una lamina retocada de silex o diversos elementos de hoz denticulados sobre silex tabular y filita--como otros elementos petreos--un hacha y una azuela pulidos y discos de piedra perforados y decorados con incisiones--e, incluso, un fragmento de "morillo" de arcilla (Fig. 2), completan un utillaje cuyos paralelos se rastrean facilmente tanto en los yacimientos calcoliticos de la misma provincia de Zamora (Delibes, 1995: 68) como en varios de los cercanos poblados tramontanos portugueses (Jorge, 1986).

[FIGURA 1 OMITIR]

Ademas, en este yacimiento villafafileno se ha recuperado un objeto que, si bien no desentona con la cronologia de la primera mitad del III milenio cal BC que sugiere el resto de la cultura material, si supone un hallazgo excepcional en el marco de la Submeseta norte espanola: un pequeno vaso petreo asimilable a los propios del Calcolitico meridional iberico.

3. El vaso petreo de El Fonsario y sus paralelos en el ambito peninsular

La pieza en cuestion es un vaso de piedra calcarea de coloracion amarillenta, con paredes rectas, base plana y unos 5 cm de diametro x 7 de altura. A partir de esta forma cilindrica basica, el interior se ha trabajado ahuecandolo y definiendo asi una seccion en "v" con fondo redondeado, lo que ha servido para determinar unas paredes con un grosor maximo de 1,5 cm en el lateral y 2 cm en la base. Su superficie, bien pulida, es no obstante algo rugosa debido a la naturaleza de la piedra y no muestra decoracion de ningun tipo (Figs. 3 y 4).

Los vasos de piedra caliza, marmoreos o de alabastro (2) son artefactos que durante la Edad del Cobre gozaron de una amplia distribucion en la mitad meridional de la Peninsula Iberica. Su presencia se reconoce, desde hace ya mas de un siglo, acompanando a los materiales de las tradicionalmente denominadas culturas de Los Millares o de la desembocadura del Tajo. Los hermanos Siret (1890: lam. 10) identificaron objetos de este tipo en el poblado almeriense de Campos de Almanzora, al igual que sucedio durante las primeras intervenciones en el castro ribatejano de Vila Nova de Sao Pedro (Jalhay y Paco, 1945: 22). A partir de estas excavaciones, las pioneras entre las referidas a yacimientos de este marco cronocultural, un breve repaso por varios de los hallazgos de este tipo de artefactos nos permite describir de forma sucinta su area de distribucion. Son muy comunes en la Estremadura portuguesa en poblados como el citado de Vila Nova de Sao Pedro, Zambujal y Penedo (Spindler, 1969). En la mitad meridional del pais luso tambien se reconocen en el Alentejo y el Algarve en Ferreira do Alentejo (Arnaud, 1982), Monte da Tumba (Tavares y Soares, 1987) o Cerro do Castelo de Santa Justa (Goncalves, 1989: 248). Ya en territorio espanol se han recuperado ejemplares en los valles del Guadalquivir --Cabezo Jure en Huelva (Nocete et al., 2004)--, Guadiana--Alago n (Enriquez Navascues, 1989: 244), La Pijotilla (Hurtado, 1986) o San Blas (Hurtado, 2004)--y Tajo -Cerro de la Horca (Gonzalez Cordero, 1993)--.

[FIGURA 2 OMITIR]

Esta distribucion, por ahora basada en hallazgos en yacimientos domesticos, se complementa con los contextos funerarios, en los que los recipientes de piedra son un objeto de ajuar de gran aceptacion. Suelen ser habituales en las tumbas tipo tholos en la Estremadura portuguesa--Praia das Macas, Sao Martinho de Sintra, Barro (Leisner, 1965) o Pai Mogo (Goncalves, 2003)--, Alentejo--necropolis de Alcala (Leisner y Leisner, 1943)--, valles del Guadiana--tholos de La Pijotilla (Hurtado, 1986)--y del Guadalquivir --Matarrubilla (Collantes de Teran, 1969)--o Almeria--Loma de Huechar o necropolis de Los Millares (Leisner y Leisner, 1943)--. La preferente relacion de estos objetos con los sepulcros de falsa cupula no supone, sin embargo, la exclusion de otras formulas funerarias del Calcolitico del Mediodia peninsular. Tambien comparecen en sepulcros ortostaticos como Alcala y Monte Velho en el Alentejo o en la necropolis granadina de Fonelas (Leisner y Leisner, 1943), en tumbas en fosa como en La Pijotilla (Hurtado, 1986), en hipogeos como en Palmela (Leisner, 1965), cuevas sepulcrales como la malaguena de Viera (Leisner y Leisner, 1943) o, en la Estremadura portuguesa, en Furnas de Poco Velho (Goncalves, 2008) y en otro tipo de estructuras funerarias como las registradas en Campos de Almanzora (Martin Socas et al., 1987) o Monte Novo dos Albadeiros (Goncalves, 1989) (Fig. 5).

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

[FIGURA 5 OMITIR]

Todos los ejemplares citados son recipientes de piedra para los que existe una gran variedad tanto formal como decorativa. De modo somero, respecto a su morfologia pueden distinguirse dos variedades basicas: derivados de la esfera y cilindricos. En el primer caso contamos con hemisfericos, globulares y elipsoidales. Los cilindricos, por su parte, se configuran como formas mas o menos estilizadas. Debe destacarse, tanto en esferoidales como en cilindricos, que la ratio entre la capacidad interior de estas piezas respecto a su volumen exterior es muy variable, y por ende asimismo variable el grosor de sus paredes. Otro tipo, menos comun, son las pequenas cajitas prismaticas (Fig. 6).

Entre los esferoidales y cilindricos las superficies se muestran generalmente lisas, aunque existen no obstante ejemplares decorados. Entre estos son usuales las acanaladuras--una o varias en disposicion horizontal bajo el borde, en zigzag, en reticulas, etc.--e incisiones--lineas paralelas junto al borde, radiales en torno a la base, reticulas o rayados oblicuos rellenando bandas, etc--. En cuanto a los recipientes de tipo caja, las decoraciones aparecen de forma bastante mas comun, casi diriase que pautadas, siguiendo un modelo de acanaladuras reticuladas (Fig. 7).

[FIGURA 6 OMITIR]

No debemos dejar de citar otros elementos que, con esta misma cronologia, aparecen de forma exclusiva en la peninsula de Lisboa. Son los etiquetados como "artefactos votivos de caliza", objetos tan variados como idolos pina/alcachofa, lunulas o azuelas decoradas, y otras formas raras y excepcionales tales como sandalias, pesos de balanza, tentaculos de pulpo o huevos grabados (Goncalves, 2005: 181). V. Goncalves (ibidem.'. 168) se sirve de la exclusividad de tan singulares objetos y de la ingente abundancia de vasos y betilos de caliza como firmes argumentos para sostener que en esta region tuvieron su cuna los vasos calcareos, desde donde posteriormente se difundirian por todo el Sur peninsular.

Una cuestion mas compleja es la de tratar de discernir la funcion y el significado que cabe atribuir a los vasos calcareos en el contexto sociocultural del Calcolitico meridional iberico. Por una parte, su habitual presencia en los diversos contextos sepulcrales calcoliticos supone con total seguridad su relacion con cierto componente trascendental. Por ejemplo, en Campos de Almanzora un recipiente marmoreo formaria parte del ajuar funerario de un individuo infantil junto con ceramicas simbolicas y un punal de cobre (Martin Socas et al., 1987), elemento suntuario este ultimo que permite ademas suponer su filiacion a un linaje de rango. En cuanto a los contextos domesticos es indicativa la comparecencia de estos vasos junto a otros materiales tales como betilos, ceramica simbolica, punales de cobre, vasos campaniformes o adornos de marfil en una cabana de la "ciudadela" amurallada del poblado pacense de San Blas. Esta construccion ha sido interpretada como escenario de cultos relacionados con las elites sociales debido a su localizacion a nivel "semimicro", su tipologia arquitectonica y los artefactos procedentes de su interior (Hurtado, 2004). Similar circunstancia se advierte en el poblado fortificado onubense de Cabezo Jure, en el que vasos petreos junto con conchas marinas, oro, lino y punales de piedra se concentran en su "acropolis". La monopolizacion de estos elementos, junto con una dieta diferenciada rica en moluscos y caza, parecen ser prerrogativas del grupo dirigente que aparentemente organizaria la actividad economica met alurgica de este enclave (Nocete et al., 2004).

[FIGURA 7 OMITIR]

Parece bastante extendida la asociacion en ambitos funerarios de estos vasos petreos con elementos simbolicos y suntuarios, asi como la existencia de determinadas restricciones sociales referentes a su utilizacion en los contextos domesticos. Pese a que existen criticas explicitas a interpretar estos artefactos como objetos de prestigio (Goncalves, 1997), los ejemplos que nos brindan San Blas o Cabezo Jure evidencian una estrecha vinculacion entre estos vasos de piedra y un grupo social elitista cuyos modos de vida en cuanto a dieta, residencia, actividad economica o suntuosidad funeraria parecen segregarlo de la mayoria de la poblacion. No puede decirse que la materia prima de estos artefactos petreos, si nos guiamos por los criterios establecidos por G. Clark (1986: 6), sea especialmente apreciada dado que, excepto los ejemplares marmoreos y de alabastro, la mayoria se han elaborado sobre piedra caliza, muy comun en gran parte del medio geolitologico peninsular. En cambio, debe tenerse en cuenta que la pericia necesaria para realizar estos productos, de compleja elaboracion tecnica (Hurtado, 1980), hizo probablemente requisito fundamental el contar con un conocimiento especializado.

Esta escueta aproximacion a los vasos calcareos y las inferencias sobre su posible uso en relacion con las elites son aplicables exclusivamente en el marco sociocultural del Calcolitico meridional. En este contexto, la extendida utilizacion de este tipo de objetos hace suponer que guardarian funcionalidad y significado estructurados. No es este el caso que se presenta a la hora de analizar el ejemplar aislado de El Fonsario. Su recuperacion en un ambito donde la ausencia de este tipo de producciones le hace por ahora unico necesariamente implica, a priori, descartar para nuestro ejemplar estas presunciones. Por ello, para conocer el papel o el impacto que pudo desempenar el vaso zamorano en cuestion debe analizarse, para establecer un adecuado marco de contextualizacion, la realidad arqueologica normesetena del III milenio cal BC.

4. La "conexion meridional" y algunos ejemplos de otros artefactos singulares en el Calcolitico de la Submeseta norte

En su momento la excavacion del poblado zamorano de Las Pozas sirvio para definir el Horizonte cultural eponimo, en el que G. Delibes y J. del Val (1990) advirtieron la existencia de cierta "conexion meridional" con el "area cosmopolita" del Sur de la Peninsula. Ceramicas con motivos como triangulos rellenos de puntos, incisiones a peine, pastillas repujadas o soliformes, y otros objetos como morillos, puntas de base concava o el idolo antropomorfo de Las Pozas dieron cancha a la reflexion sobre las naturaleza de las relaciones --emulacion, aculturacion, etc.--entre el occidente de la Meseta norte y el sur peninsular (Lopez Plaza, 1987; Delibes y Del Val, 1990).

Una revision de la documentacion arqueologica normesetena procedente de los yacimientos adscritos a la primera mitad del III milenio cal BC permite advertir la presencia, en varios casos, de objetos que perfectamente podrian adjetivarse como singulares o particulares en estas latitudes. Entre ellos, resueltamente mas propios de otras areas geograficas, pueden enumerarse ceramicas simbolicas, puntas de flecha de base concava y el idolo antropomorfo de Las Pozas en lo relativo a los poblados calcoliticos zamoranos (Delibes y Del Val, 1990). Si ampliamos la perspectiva y nos referimos a la Meseta norte en su conjunto, podrian anadirsele a estos otros elementos "surenos" como idolos placa o betilos e, incluso, artefactos mas propios de la fachada atlantica y la Europa transpirenaica como las hachas perforadas.

4.1. Ceramica simbolica

La ceramica simbolica, tan conocida en el Calcolitico del sureste (Martin Socas y Camalich, 1982), se ha catalogado en un gran numero de yacimientos calcoliticos normesetenos. Sin embargo, en cada uno de estos lugares los fragmentos de vasijas con este tipo de decoracion son realmente escasos. En la provincia de Zamora, a los ejemplos de Los Bajos (Perez Rodriguez et al., 1991), Las Pozas (Val, 1992) o Los Paradores de Castrogonzalo (Dominguez Bolanos, 1991) podemos anadir el recuperado recientemente en El Fonsario (cf. Fig. 1, no. 5). Tambien se han documentado en el valle medio del Duero en Los Cercados (Garcia Barrios, 2005) (Fig. 8, no. 2) o El Tomillar (Fabian, 2006) y, con mayor profusion, en el valle de Ambles, Avila, en estaciones como Los Itueros o Aldeagordillo (Fabian, 2006). En esta misma provincia, en la localidad de Bernuy-Salinero, es donde se conoce el unico caso de ceramica simbolica procedente de un contexto sepulcral, en el dolmen reutilizado de El Prado de las Cruces (Fabian, 1997: 51).

4.2. Puntas de flecha de base concava

Las puntas de flecha de retoque plano con base concava son muy comunes en el Calcolitico meridional, con especial incidencia en el area portuguesa desde donde, ascendiendo por la fachada atlantica, constituyen tambien el tipo mayoritario de puntas tanto en Tras-os-Montes (Jorge, 1986) como en Galicia (Fabregas, 1991: 136). En el valle del Tajo espanol se conocen varios ejemplos como, en Toledo, El Castillo de las Herencias (Alvaro, 1987) o el dolmen de La Estrella (Bueno, 1991), en Guadalajara en La Loma del Lomo (Valiente, 1987) y, en Madrid, en El Ventorro (Priego y Quero, 1992).

En la Meseta norte, por su parte, la preeminencia de puntas de aletas y pedunculo o foliaceas es abrumadora, aunque se reconocen algunos ejemplares de base concava de forma excepcional y minoritaria. Por una parte, se han documentado en espacios domesticos como el poblado abulense de La Pena del Aguila (Lopez Plaza, 1976) y los zamoranos de Las Pozas (Val, 1992), Los Bajos (Perez Rodriguez et al., 1991) y Pozo de Moiro (Abarquero et al., 2010b). Tambien han aparecido en dos de los dolmenes salmantinos con reutilizacion calcolitica: El Torrejon de Villarmayor (Arias, 1989) y La Casa del Moro de Casillas de Flores (Lopez Plaza, Luis y Salvador, 2000).

4.3. Idolos

La Meseta norte no es un espacio en el que sea comun hallar artefactos al modo de los pertenecientes al complejo mundo de los idolos calcoliticos peninsulares (Hurtado, 2005), aunque si contamos con algunos ejemplos puntuales. Estos serian dos idolos del poblado de Las Pozas--uno de ellos en el que se distinguen nariz, pomulos y ojos--(Del Val, 1992) y varios fragmentos de idolos placa y algunos posibles betilos hallados en diversos dolmenes salmantinos. Los betilos son dos ejemplares procedentes de El Castillo de Castro Enriquez y de la Ermita de Galisancho (Delibes y Santonja, 1986: 37 y 75), mientras que los varios fragmentos de idolos placa se recuperaron tambien en el dolmen de Galisancho (Delibes y Santonja, 1986: 37), El Torrejon de Villarmayor (Arias, 1989) y La Casa del Moro de Casillas de Flores (Lopez Plaza et al., 2000).

4.4. Hachas perforadas

Por ultimo, debe tratarse el caso de las hachas perforadas, utiles pulimentados--generalmente hachas o laminas de azada, no confundir con las denominadas "hachas de combate"--caracterizados por una perforacion practicada en su extremo proximal. Objetos de este tipo, muy comunes en la Francia neolitica (Petrequin et al., 2002), se conocen en la peninsula Iberica a lo largo de la cornisa cantabrica y la costa centro-norte portuguesa. Aunque por desgracia la mayoria procede de hallazgos fortuitos y de colecciones particulares, algunos ejemplares han permitido sugerir su asociacion a cronologias calcoliticas (Fabregas y Vazquez Varela, 1982; Lillios et al., 2000). Esto contradiria la propuesta de P. Petrequin y otros, para quienes las hachas perforadas ibericas, que denominan "tipo Cangas", se elaborarian a imitacion de las transpirenaicas de "tipo Tumiac" durante el V milenio cal BC (Petrequin et al., 2007). Dicha problematica dista por ahora de ser resuelta, debido principalmente a la carencia de una contextualizacion arqueologica adecuada para los ejemplares costeros ibericos.

No se presenta muy diferente la situacion en la Meseta norte puesto que, excepto un ejemplar, el resto de los conocidos provienen de lugares con una dilatada secuencia de ocupacion neolitico-calcolitica e incluso posterior. Solo la lamina de azada perforada de casi 20 cm de longitud (Fig. 8, no. 3) recuperada en el yacimiento palentino de Baldian procede de un escenario exclusivamente calcolitico (Fernandez Gimenez et al., 1990). En el resto de casos la cuestion es un tanto mas compleja. Por ejemplo, en El Picuezo de Guarena, Avila, se recogio una pequena lamina de azada con forma de lagrima perforada en su extremo proximal. En este caso, la comparecencia en este lugar de ceramicas tanto neoliticas como de los primeros momentos del Calcolitico e, incluso, campaniformes, nos impide otorgarle una mayor precision cronologica a este artefacto (Fabian, 2006: 234-239). Otros dos ejemplares, en Zamora y Avila, se habrian recuperado ambos de los palimpsestos en que usualmente devienen las tumbas dolmenicas neoliticas (3). Durante la excavacion de El Casal del Gato, en el Sayago zamorano, al padre Moran le informaron de que con anterioridad se habia extraido de ese mismo sepulcro "una piedra de rayo con un agujero a medio hacer" (Moran, 1935: 23). Entre los materiales del tumulo neolitico de Dehesa de Rio Fortes--Mironcillo, Avila-, se recupero una lamina de azada de 22 cm con perforacion (Estremera y Fabian, 2003). En ambos casos existe una dilatada vida util Neolitico/Calcolitico inicial/Campaniforme como indican, entre otros elementos, un punal de lengueta en el sepulcro zamorano y fragmentos de ceramica Ciempozuelos en el abulense. Sin embargo, en este ultimo caso la azada se asociaria con un "lote" de pulimentados que incluye hachas, gubia, cincel y maza, que en conjunto caracterizan al definido como "Horizonte Rechaba" (Estremera y Fabian, 2003) (Fig. 8, n.os 5-8), propio de los primeros compases del Calcolitico en el megalitismo del noroeste peninsular (Vazquez Varela, 1979).

[FIGURA 8 OMITIR]

Por todo ello, creemos que es aceptable el defender una cronologia calcolitica para estos elementos, aunque en ultima instancia esto deba ser tomado siempre con reservas, a la espera de contar con una mayor y mejor informacion contextual.

4.5. Otros

A las ceramicas simbolicas, puntas de base concava, idolos o hachas perforadas pueden anadirseles, ademas, otros elementos inusuales que no obstante comparecen de forma puntual en yacimientos del Calcolitico normeseteno. Por ejemplo, los pequenos adornos eburneos procedentes del sepulcro de El Prado de las Cruces (Fabian, 1997: 85) y del poblado de Las Pozas (4) (Val, 1992) podrian ponerse en relacion con la abundante presencia de todo tipo de ornatos de marfil documentados en la mitad sudoccidental peninsular (Schuhmacher et al., 2009). Por otro lado, como parte del ajuar de la inhumacion doble de El Ollar en Donhierro, Segovia, un pequeno cuchillo afalcatado de cobre (Fig. 8, no. 4) representaria a un tipo muy abundante en los poblados de la desembocadura del Tajo (Delibes, 1988). Es, por ahora, una pieza unica en la Meseta septentrional, en donde el resto de los conocidos se corresponderian con el tipo de punal de escotaduras (Delibes et al., 1996). Por ultimo, los pequenos discos de pizarra decorados con incisiones de El Torrejon de Villarmayor (Arias, 1989) se asemejarian a los que, aunque perforados, aparecen con las mismas decoraciones en diversos enclaves calcoliticos del norte de Portugal (Jorge, 1986).

5. El papel del vaso de piedra de El Fonsario y el de otros artefactos singulares en el Calcolitico de la Submeseta norte

Ya se ha relatado como en su contexto sociopolitico originario, el del Calcolitico meridional, los vasos petreos son utilizados en el ambito funerario y como se relacionan con las elites sociales. Asimismo, el resto de artefactos analizados tambien se vinculan con la esfera de lo trascendente o aparecen asociados con el rango social. Tanto los diversos tipos de idolos como las ceramicas simbolicas serian representaciones materiales de la mitologia y las creencias calcoliticas (Martin Socas y Camalich, 1982; Hurtado, 2005). Por otra parte, las hachas perforadas funcionarian ya como elementos votivos, ya como marcadores de estatus social (Fabregas, 1981; Fabregas y Vazquez Varela, 1982; Lillios et al., 2000). A primera vista las puntas de flecha serian el mas "funcional" de estos elementos. Sin embargo, el que la caza no ofreciera un aporte subsistencial de primer orden durante el Calcolitico dota a esta actividad de cierta relevancia: estos proyectiles habrian sido empleados o en practicas cinegeticas elitistas (Ontanon, 2002) o como parte de un utillaje guerrero posiblemente relacionado con un elevado estatus (Guilaine y Zammit, 2002: 185).

Pero el contexto de acogida de estos objetos no seria un sistema sociopolitico equiparable al probablemente mas complejo del Calcolitico meridional (Delibes et al., 2006). Incluso, debido a que en la Meseta norte tales objetos se presentan de forma puntual y esporadica, su funcionalidad y significado originales no habrian podido ser asimilados ni comprendidos por completo.

Por ello, para tratar de identificar el papel que estos elementos jugarian entre las comunidades calcoliticas de la Meseta norte es imprescindible analizar los contextos arqueologicos particulares existentes. En dos ocasiones se ha podido vincular la ceramica simbolica a actividades bastante significativas. Una es su participacion en algun tipo de ritual funerario, o por lo menos con cierta relacion con los ancestros, debido a la presencia de un pequeno galbo con un soliforme en la camara sepulcral del dolmen abulense de El Prado de las Cruces (Fabian, 1997: 51). Otra, mas espectacular, es la del hoyo del yacimiento vallisoletano de Los Cercados. Aqui un par de fragmentos ceramicos con decoracion oculada y facial acompanan, junto con un equipo de tallador, un craneo de canido y varios de suido, a tres craneos humanos femeninos con claras evidencias de ajusticiamiento en lo que se interpreta como un sacrificio propiciatorio (Garcia Barrios, 2007). La presencia de la ceramica simbolica en este evidente acto de sacrificio ritual permite admitir sin problema alguno que las comunidades calcoliticas normesetenas si habrian otorgado cierta relevancia a este motivo decorativo. Incluso es posible rastrear como su impronta pervive con posterioridad entre la alcalleria campaniforme en diferentes contextos significativos. Uno de ellos es el yacimiento vallisoletano de Pico del Castro: en este poblado estrategico se excavo una cabana donde se recuperaron evidencias de actividad metalurgica y varios fragmentos de vasos Ciempozuelos entre los que se aprecia un claro soliforme (Rodriguez Marcos, 2005). Mas ejemplares de ceramica campaniforme normesetena con motivos simbolicos, en este caso cervidos, los encontramos en el deposito ritual --acompanando a huesos humanos, entre otros-- de La Calzadilla en Valladolid (Delibes y Guerra, 2004) y, muy proxima a El Fonsario, en la factoria salinera villafafilena de Molino Sanchon II (Abarquero et al., 2010a: 115).

Otro ejemplo ilustrativo lo ofrece la lamina de azada perforada proveniente del tumulo de Dehesa de Rio Fortes. El contexto funerario y la asociacion de la lamina con los artefactos, inusuales en la Meseta, del "Horizonte Rechaba"--gubia, cincel y maza-, han permitido interpretar este caso como un acto de exhibicion de riqueza (Estremera y Fabian, 2002). La "piedra de rayo con un agujero a medio hacer" a la que antes aludiamos procede de otro sepulcro colectivo, en este caso el dolmen zamorano de El Casal del Gato (Moran, 1935: 23). Tambien localizados en contextos funerarios se han documentado otros de estos objetos. Gran parte de las raras puntas de flecha de base concava aparecen entre las mas abundantes de aletas y pedunculo o foliaceas en dolmenes como El Torrejon de Villarmayor (Arias, 1989) y La Casa del Moro de Casillas de Flores (Lopez Plaza et al., 2000). De estos dos ultimos sepulcros y en El Castillo de Castro Enriquez y La Ermita de Galisancho (Delibes y Santonja, 1986: 37 y 75) proceden los betilos y los idolos placa.

La utilizacion de estos artefactos singulares en rituales propiciatorios y/o ancestrales, celebrados algunos en los antiguos megalitos neoliticos, sirven para defender que, efectivamente, cumplirian un papel de cierta relevancia entre las comunidades calcoliticas normesetenas. A partir de esta premisa, puede profundizarse en esta cuestion si analizamos e interpretamos los medios y circunstancias por los que estos objetos han recalado finalmente en la Meseta norte.

Una de las posibilidades existentes seria la de una produccion local a imitacion de los modelos exoticos originales. Pese a que este procedimiento se ha planteado para algunas ceramicas simbolicas (Garcia Barrios, 2005) o puntas de flecha de base concava (Santonja, 1987) debe recordarse la complejidad tecnica que requeriria la manufactura de un vaso de piedra (Hurtado, 1980). La pieza de El Fonsario dificilmente podria haber sido elaborada en un contexto donde no existe tradicion artesana alguna de este tipo. Sin embargo, debemos citar una curiosa pieza de barro crudo procedente del yacimiento calcolitico de El Soto de Duenas/Valoria la Buena, maciza y pseudocilindrica, con base plana y ahuecada en su parte superior (Herran et al., 1995: fig. 2, no. 6). Su morfologia (Fig. 8, no. 1) recuerda a alguno de los vasos petreos meridionales. Este ejemplo quizas pudiera ser un intento de imitacion local en una tecnica mas facil de dominar, la alfarera, aunque debe admitirse que, por lo excepcional de la pieza de El Soto, esta afirmacion en particular no puede ser todavia muy consistente.

Descartada la idea de la produccion local para algunos de los objetos, otro metodo posible seria el de explicar su presencia a traves del intercambio. De esta manera se ha defendido la comparecencia de los idolos meridionales aislados en algunos dolmenes salmantinos (Benet et al., 1997) y serviria para explicar el mecanismo de adquisicion de pequenos objetos, principalmente de adorno, elaborados sobre materias primas exoticas como los documentados en la Meseta norte desde el Neolitico final (Guerra et al., 2009; Villalobos, 2012). Durante el Calcolitico esta practica persiste, como pone de relieve el elemento eburneo identificado en el dolmen de El Prado de las Cruces (Fabian, 1997: 85). La presencia de objetos suntuarios encaja sin problemas con el tan recurrido modelo de intercambio de tipo "prestige chain" (Renfrew, 1972: 467) que definiria un sistema de intercambio reciproco de objetos de prestigio utilizados exclusivamente en la esfera social entre individuos de alto estatus.

Pese a que, teoricamente, el modelo de intercambio de dones permite responder satisfactoriamente a esta realidad--trasiego de bienes suntuosos e intento de imitacion de los mismos con manos locales--puede a su vez pecar de optimista al simplificar lo enmaranado de los posibles sistemas de significacion social que pudieron desarrollarse en una sociedad compleja como la que aqui se esta tratando. Desde hace pocos anos empieza a tener relevancia en la interpretacion arqueologica el papel que pudo tener la movilidad de algunos individuos--viajes, peregrinaciones, odiseas, etc.--en cuanto a varias cuestiones como la transmision del conocimiento, la configuracion del paisaje o la estructuracion sociopolitica de las comunidades primitivas (Helms, 1988; Kristiansen y Larsson, 2006: 49; Cummings y Johnston, 2007; Lillios, 2008: 175). A estas evidencias etnograficas y elaboraciones teoricas se les anaden pruebas arqueologicas tales como los analisis realizados sobre el esmalte dental de varios individuos inhumados en los alrededores de Stonehenge durante este III milenio cal BC. Los niveles isotopicos de estroncio y oxigeno sugieren que varios de ellos habrian sido criados en Gales y Centroeuropa antes de viajar y ser enterrados en Inglaterra (Evans et al., 2006). Sin que queramos plantear una propuesta opuesta al modelo de red de intercambio de objetos de prestigio, su correcta adecuacion a la realidad arqueologica que venimos a tratar resulta bastante satisfactoria. No se trata de someterse acriticamente a una nueva moda interpretativa, sino de incorporar nuevas ideas y considerar en conjunto las posibilidades disponibles.

No existe escollo alguno que impida admitir que varios de los objetos tratados pudieron haber recalado en su lugar de destino habiendo sido portados por ciertos individuos mesetenos de vuelta de un "transito"--peregrinaje, viaje iniciatico, periodo de aprendizaje, etc.--desarrollado en otras areas peninsulares, que habria puesto a disposicion de este "hijo prodigo" extranos conocimientos y relatos de hazanas personales tanto como pruebas materiales--vasos petreos, idolos, puntas de base concava, etc.--para fascinacion de sus paisanos. Otra de las posibilidades que se introduce con estas premisas es una interesante forma de escrutar los llamados objetos "de imitacion local", al tener en cuenta el poder y prestigio sociopolitico que irradiarian del conocimiento especializado (Kristiansen y Larsson, 2006: 70; Risch y Martinez Fernandez, 2008). Poseer la exclusividad de elaborar ciertos artefactos seria, para los artesanos que han adquirido saberes novedosos y extranos--no solo los meramente tecnicos, sino ademas el componente simbolico y mitologico que siempre acompana a un objeto religioso o de prestigio-, un valor social que no debe desdenarse.

Desde fines del Neolitico podemos identificar, a traves de algunos elementos elaborados sobre materias primas exoticas, la existencia de contactos entre la Meseta y otras regiones peninsulares (Guerra et al., 2009; Villalobos, 2012). Los artefactos singulares analizados en estas paginas proceden de contextos calcoliticos, en su mayoria precampaniformes, y generalmente reinciden en la antigua idea ya comentada de la relacion entre la Meseta septentrional y el ambito meridional peninsular. La distribucion de artefactos "surenos" como ceramicas simbolicas, puntas de base concava o idolos --a los que anadimos el presente caso del vaso petreo de El Fonsario--se remite al area sur y oeste de la Meseta norte (Fig. 9). Este hecho sirvio en su dia para sugerir la existencia de una dicotomia cultural dentro del Calcolitico normeseteno entre un "horizonte Las Pozas", suroccidental y mas en sintonia con el mundo del sur peninsular y otro denominado "Los Cercados", centro-oriental, caracterizado en contraposicion por una "cierta introversion" (Herran et al., 1993: 38). Debemos considerar que recientes trabajos permiten modificar la delimitacion de estas areas--no olvidemos que la revision del propio yacimiento eponimo de Los Cercados permitio identificar dos ceramicas simbolicas (Garcia Barrios, 2005)--, pero tambien es cierto que los yacimientos nororientales de la Meseta norte parecen mantenerse al margen de la distribucion de los artefactos "surenos".

[FIGURA 9 OMITIR]

Sin embargo, hemos introducido aqui la cuestion de las hachas perforadas, un elemento de aire mas septentrional, que comparece tanto en el ambiente de Las Pozas como en Los Cercados, y que podriamos emplear para matizar la idea del aislamiento del segundo. Cabe anadir, ademas, la reiterada comparecencia de ceramicas con pastillas repujadas en asentamientos calcoliticos del ambito Los Cercados del valle medio del Arlanzon, en Burgos (5), pues este motivo decorativo nos permite seguir un trazado continuo entre el sudeste peninsular y la Europa transpirenaica (Hurtado y Amores, 1982). Y no queremos dejar de mencionar, por ultimo, la pervivencia en la Meseta norte de estos posibles contactos septentrionales durante la segunda mitad del III milenio cal BC, como nos sugiere la marcada influencia extrapeninsular de cierta orfebreria y alfareria del mundo Campaniforme presente respectivamente en Tablada del Rudron, Burgos (Campillo, 2004), y La Sima, Soria (Rojo et al., 2006).

Estos documentos materiales demuestran la existencia de relaciones--intercambios, imitaciones, viajes, etc.--entre la Meseta norte y otras areas como el sur peninsular y, tambien, la Europa transpirenaica, durante la Edad del Cobre. El marco en que vivieron las comunidades calcoliticas normesetenas probablemente conto con cierto componente de conflictividad y competitividad social. Las transformaciones socioeconomicas constatadas para esta etapa--un nuevo modelo de poblamiento, revolucion de los productos secundarios, metalurgia--agravarian las disimetrias sociales nacidas durante el Neolitico final, las que, avanzando este III milenio cal BC, se revestirian del utillaje guerrero-elitista Ciempozuelos. En este contexto ciertos individuos particulares o grupos sociales bien podrian haber intentado arrogarse, de una forma u otra, del valor simbolico de la lejania relacionada, por una parte, con la distancia geografica--materias primas exoticas, artefactos extranos--y, en algunos casos, con un escenario de actuacion referente a la distancia temporal--los dolmenes neoliticos reutilizados en el III milenio cal BC como monumentos ancestrales-. La adecuada aplicacion del concepto de "extrano" o "lejano" suministraria una poderosa herramienta de significacion social--entre las otras muchas que existieran, muestren visibilidad arqueologica o no--para su utilizacion en el juego sociopolitico de las comunidades calcoliticas normesetenas.

Bibliografia

ABARQUERO, F. J.; GUERRA, E.; DELIBES DE CASTRO, G.; PALOMINO, A. L. y VAL, J. DEL (2010a): "Excavaciones en los 'cocederos' de sal prehistoricos de Molino Sanchon II y Santioste (Villafafila, Zamora)". En ABARQUERO, F. J. y GUERRA, E. (eds.): Los yacimientos de Villafafila (Zamora) en el marco de las explotaciones salineras de la Prehistoria europea. Valladolid: Junta de Castilla y Leon, pp. 85-118.

ABARQUERO, F. J.; GUERRA, E.; DELIBES DE CASTRO, G.; NEGREDO, M. J.; PALOMINO, A. L.; MORA, M. J.; RODRIGUEZ RODRIGUEZ, E. y VAL, J. DEL (2010b): "Lecturas de una prospeccion: el poblamiento prehistorico de Villafafila entre el Neolitico y la Edad del Hierro". En ABARQUERO, F. J. y GUERRA, E. (eds.): Los yacimientos de Villafafila (Zamora) en el marco de las explotaciones salineras de la Prehistoria europea. Valladolid: Junta de Castilla y Leon, pp. 119-152.

ALAMEDA, M. C.; CARMONA, E.; PASCUAL, S.; MARTINEZ DIEZ, G. y DIEZ PASTOR, C. (2011): "El 'campo de hoyos' calcolitico de Fuente Celada (Burgos): datos preliminares y perspectivas", Complutum, 22 (1), pp. 47-69.

ALVARO, E. (1987): "El poblamiento calcolitico en la Meseta Sur". En FERNANDEZ MIRANDA, M. (ed.): El origen de la metalurgia en la Peninsula Iberica. II. Madrid: Univ. Complutense, pp. 16-36.

ARIAS GONZALEZ, A. L. (1989): "Contribucion al estudio del fenomeno megalitico en el occidente de la Meseta Norte: El dolmen de 'El Torrejon' (Villamayor, Salamanca)". En XIX Congreso Nacional de Arqueologia, vol. I. zaragoza: univ. de zaragoza, pp. 399-408.

ARNAUD, J. M. (1982): "O povoado calcolitico de Ferreira do Alentejo no contexto da Bacia do Sado e do sudoeste peninsular", Arqueologia (GEAP), 6, pp. 48-64.

BENET, N.; PEREZ, R. y SANTONJA, M. (1997): "Evidencias campaniformes en el valle medio del Tormes". En BALBIN BEHRMANN, R. y BUENO RAMIREZ, P (eds.): II Congreso de Arqueologia Peninsular. Neolitico, Calcolitico y Bronce, vol. II. Zamora: Fundacion Rei Afonso Henriques, pp. 449-470.

BUENO RAMIREZ, P. (1991): Megalitos en la Meseta Sur: Los dolmenes de Azutan y La Estrella (Toledo). Madrid: Ministerio de Cultura.

CAMPILLO CUEVA, J. (2004): "Dos sortijas cubrededos de oro halladas en el tumulo campaniforme de Tablada del Rudron (Burgos)". En Homenaje al Profesor Dr. Juan M.a Apellaniz. Bilbao: Diput. Foral de Vizcaya, pp. 257-267.

CLARK, G. (1986): Symbols of Excellence. Cambridge: Cambridge University Press.

COLLANTES DE TERAN, F. (1969): "El dolmen de Matarrubilla". En Tartessos y sus problemas. V Symposium internacional de Prehistoria Peninsular. Barcelona: Univ. de Barcelona, pp. 47-61.

CUMMINGS, V. y JOHNSTON, R. (eds.) (2007): Prehistoric Journeys. Oxford: Oxbow Books.

DELIBES DE CASTRO, G. (1988): "Enterramiento calcolitico en fosa de 'El Ollar', Donhierro (Segovia)", Espacio, Tiempo y Forma. Serie I. Prehistoria, 1, pp. 227-238.

--(1995): "Neolitico y Edad del Bronce". En Historia de Zamora. Tomo I. De los origenes al final del Medievo. Zamora: Instituto de Estudios Zamoranos Florian de Ocampo, pp. 47-100.

DELIBES DE CASTRO, G.; CRESPO DIEZ, M.; FERNANDEZ MANZANO, J.; HERRAN MARTINEZ, J. I. y RODRIGUEZ MARCOS, J. A. (2009): "?Stonehenge en Tierra de Campos? Excavaciones en el yacimiento de la Edad del Cobre de El Caseton de la Era (Villalba de los Alcores, Valladolid)". En Conocer Valladolid. II Curso de Patrimonio Cultural 2008/09. Valladolid: Ayto. de Valladolid, pp. 15-33.

DELIBES DE CASTRO, G.; FABIAN, J. F.; FERNANDEZ MANZANO, J.; HERRAN, J. I.; SANTIAGO, J. y VAL, J. DEL (1996): "Los mas antiguos testimonios del uso y produccion de metal en el suroeste de la Submeseta Norte: consideraciones tipologicas, tecnologicas y contextuales". En RODRIGUEZ CASAL, A. (coord.): Humanitas. Estudos en homenaxe o Prof. Dr. Carlos Alonso del Real, vol. I. Santiago de Compostela: Univ. de Santiago de Compostela, pp. 163-201.

DELIBES DE CASTRO, G.; FERNANDEZ MANZANO, J. y HERRAN, J. I. (2006): "La metalurgia del inicio de la Edad del Cobre en la Submeseta Norte espanola: Los desafios del aprovisionamiento", Sautuola, 12, pp. 127-134.

DELIBES DE CASTRO, G. y GUERRA, E. (2004): "Contexto y posible significado de un cuenco Ciempozuelos con decoracion simbolica de ciervos hallado en Almenara de Adaja (Valladolid)". En Miscelanea en homenaje a E. Aguirre. Volumen IV Arqueologia. Madrid: Museo Arqueologico Regional, pp. 117-125.

DELIBES DE CASTRO, G.; SALVADOR, M. y VINE, A. I. (1998): "Santioste, una factoria salinera de los inicios de la Edad del Bronce en Otero de Sariegos (Zamora)". En DELIBES DE CASTRO, G. (coord.): Minerales y metales en la Prehistoria reciente. Algunos testimonios de su explotacion y laboreo en la Peninsula Iberica. Valladolid: Univ. de Valladolid, pp. 155-198.

DELIBES DE CASTRO, G. y SANTONJA, M. (1986): El fenomeno megalitico en la Provincia de Salamanca. Salamanca: Diput. Provincial.

DELIBES DE CASTRO, G. y VAL, J. DEL (1990): "Prehistoria reciente zamorana: del Megalitismo al Bronce". En Primer Congreso de Historia de Zamora. Tomo II. Prehistoria e Historia Antigua. Zamora: Instituto de Estudios Zamoranos Florian de Ocampo, pp. 53-99.

DOMINGUEZ BOLANOS, A. (1991): "Los Paradores de Castrogonzalo. Un yacimiento calcolitico y romano", Anuario del Instituto de Estudios Zamoranos Florian de Ocampo, 8, pp. 191-207.

ENRIQUEZ, J. J. (1989): Los poblados calcoliticos de la Cuenca Media del Guadiana. Aproximacion al estudio de los comprendidos entre las vegas altas y bajas del Guadiana (La comarca de Merida). Madrid: Univ. Complutense de Madrid.

ESTREMERA, M. S. y FABIAN, J. F. (2002): "El tumulo de la Dehesa de Rio Fortes (Mironcillo, Avila): Primera manifestacion del Horizonte Rechaba en la Meseta Norte", Boletin del Seminario de Arte y Arqueologia, 68, pp. 9-41.

EVANS, J. A.; CHENERY, C. A. y FITZPATRICK, A. P. (2006): "Bronze Age childhood migration of individuals near Stonehenge, revealed by strontium and oxigen isotope tooth enamel analysis", Archaeometry, 48 (2), pp. 309-321.

FABIAN, J. F. (1997): El dolmen del Prado de las Cruces. Bernuy-Salinero (Avila). Valladolid: Junta de Castilla y Leon.

--(2006): El IVy III milenio a.C. en el Valle Ambles (Avila). Valladolid: Junta de Castilla y Leon.

FABREGAS, R. (1981): "Os machados puimentados da coleccion La Iglesia", Brigantium, 2, pp. 27-38.

--(1991): Megalitismo del Noroeste de la Peninsula Iberica. Tipologia y secuencia de los materiales liticos. Madrid: UNED.

FABREGAS, R. y VAZQUEZ VARELA, J. M. (1982): "Hachas de piedra pulimentada con perforacion proximal en el Noroeste de la peninsula Iberica", El Museo de Pontevedra, 36, pp. 123-142.

FERNANDEZ GIMENEZ, J. M.; PEREZ RODRIGUEZ, F. J. y PUERTAS GUTIERREZ, F. (1990): "Asentamientos del III milenio en el Bajo Ucieza". En Actas del II Congreso de Historia de Palencia. Tomo I, Prehistoria Arqueologia e Historia Antigua. Palencia: Diput. Provincial, pp. 71-93.

GARCIA BARRIOS, A. S. (2005): "Dos singulares testimonios de ceramica simbolica en el valle medio del Duero: Los rostros calcoliticos de 'Los Cercados' (Mucientes, Valladolid)", Zephyrus, LVIII, pp. 245-259.

--(2007): "Un enfoque de genero en la arqueologia de la Prehistoria reciente del valle medio del Duero: Los craneos femeninos calcoliticos de Los Cercados (Mucientes, Valladolid)". En ROSA CUBO, C.; VAL VALDIVIESO, M. I. y SANTO TOMAS, M. (coords.): Nuevos enfoques para la ensenanza de la Historia: Mujer y genero ante el Espacio Europeo de Educacion Superior. Madrid: Asociacion cultural Al-Mudayna, pp. 41-56.

GONCALVES, V. S. (1989): Megalitismo e metalurgia no Alto Algarve Oriental. Uma aproximacao integrada. 1. Lisboa: Instituto Nacional de Investigacao Cientifica.

--(1997): "Manifestacoes do sagrado na Pre-Historia do Occidente Peninsular 2. A proposito dos artefactos votivos de calcario das necropoles de Alcalar e Monte Velho", Setubal arqueologica, 11-12, pp. 199-217.

--(2003): Sitios, 'horizontes' e artefactos. Estudos sobre o 3. milenio no centro e sul de Portugal. Cascais: Camara municipal.

--(2005): "Nos e a morte. Cascais ha 5000 anos. Tempos, simbolos e espacos da morte das antigas sociedades camponesas". En GONCALVES, V. S. (coord.): Cascais ha 5000 anos. Cascais: Camara Municipal, pp. 62-195.

--(2008): As ocupacoes Pre-Historicas das Furnas do Poco Velho (Cascais). Lisboa: Camara Municipal de Cascais.

GONZALEZ CORDERO, A. (1993): "Evolucion, yacimientos y secuencia en la Edad del Cobre en la Alta Extremadura". En JORGE, V. O. (coord.): 1[degrees] Congresso de Arqueologia Peninsular. Actas II. Oporto: Sociedade Portuguesa de Antropologia e Etnologia, pp. 237-259.

GUERRA, E.; DELIBES DE CASTRO, G.; ZAPATERO, P. y VILLALOBOS, R. (2009): "Primus inter pares: estrategias de diferenciacion social en los sepulcros megaliticos de la Submeseta Norte Espanola", Boletin del Seminario de Arte y Arqueologia, 75, pp. 41-65.

GUILAINE, J. y ZAMMIT, J. (2002): El camino de la guerra. La violencia en la Prehistoria. Barcelona: Ariel Prehistoria.

HELMS, M. W. (1988): Ulysses' Sail. An Ethnographic Odyssey of Power, Knowledge, and Geographical Distance. Princeton: Princeton University Press.

HERRAN MARTINEZ, J. I.; FERNANDEZ GIMENEZ, J. M. y PEREZ RODRIGUEZ, F. J. (1995): "Los comienzos de la metalurgia en el Bajo Pisuerga palentino". En Actas del III Congreso de Historia de Palencia. Tomo I, Arte, Arqueologia e Historia Antigua. Palencia: Diput. provincial, pp. 67-92.

HERRAN, J. I.; IGLESIAS, J. C. y PALOMINO, A. L. (1993): "Intervencion arqueologica de urgencia en el yacimiento de la Edad del Cobre de Santa Cruz (Roa de Duero, Burgos)", Numantia, 4, pp. 27-40.

HURTADO PEREZ, V. (1980): "Los idolos calcoliticos de 'La Pijotilla' (Badajoz)", Zephyrus, XXX-XXXI, pp. 165-203.

--(1986): "El Calcolitico en la Cuenca Media del Guadiana y la necropolis de la Pijotilla". En Actas de la Mesa Redonda sobre Megalitismo Peninsular. Madrid: AEAA, pp. 51-75.

--(2004): "El asentamiento fortificado de san Blas (Cheles, Badajoz). III milenio a.C.", Trabajos de Prehistoria, 61 (1), pp. 141-155.

--(2005): "Idolos, estilos y territorios de los primeros campesinos en el sur peninsular". En CACHO, C.; MAICAS, R.; MARTINEZ, M. I. y MARTOS, J. A. (coords.): Acercandonos al pasado: Prehistoria en 4 actos. Madrid: Museo Arqueologico Nacional.

HURTADO, V. y AMORES, F. (1982): "Relaciones culturales entre el sudeste frances y La Pijotilla (Badajoz) en el Calcolitico: las pastillas repujadas y el campaniforme cordado", Habis, 13, pp. 189-210.

JALHAY, E. y PACO, A. (1945): El castro de Vilanova de San Pedro. Madrid: Sociedad Espanola de Antropologia, Etnografia y Prehistoria.

JORGE, S. O. (1986): Povoados da Pre-historia Recente da regiao de Chaves-V.a P.a de Aguiar. Porto: Instituto de Arqueologia da Faculdade de Letras.

KRISTIANSEN, K. y LARSSON, T. B. (2006): La emergencia de la sociedad del Bronce. Viajes, transmisiones y transformaciones. Barcelona: edic. Bellaterra.

LARREN, H.; PEREZ RODRIGUEZ, F. J.; MARTIN CARBAJO, M. A.; MISIEGO, J. C.; MARCOS, G. J. y SANZ, F. J. (1999): Arqueologia e infraestructura agraria en el valle del Tera (Zamora). Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion.

LEISNER, G. y LEISNER, V. (1943): Die megalithgraber der Iberischen halbinsel. Der suden. Berlin: Romisch-germanische kommission des Detschen Archaologischen instituts zu Frankfurt A. M.

LEISNER, V. (1965): Die megalithgraber der Iberischen halbinsel. Der westen. Berlin: Deutches archaologisches institut abteilung Madrid.

LILLIOS, K. T. (2008): Heraldry for the dead. Memory, identity, and the engraved stone plaques of Neolithic Iberia. Austin: University of Texas Press.

LILLIOS, K.; READ, C. y ALVES, F. (2000): "The axe of the obidos lagoon (Portugal): an uncommon find recovered during an underwater archaeological survey (1999)", Revista Portuguesa de Arqueologia, 3 (1), pp. 5-14.

LOPEZ PLAZA, S. (1976): "Informe de las excavaciones en 'La Pena del Aguila', Munogalindo (Avila)", Noticiario Arqueologico Hispanico, 5, pp. 287-292.

--(1979): "Aportacion al conocimiento de los poblados eneoliticos del SO de la Meseta N espanola. La ceramica", Setubal arqueologica, 5, pp. 67-102.

--(1987): "El comienzo de la metalurgia en el SO de la cuenca del Duero". En FERNANDEZ MIRANDA, M. (ed.): El origen de la metalurgia en la Peninsula Iberica. II. Madrid: Univ. Complutense, pp. 52-65.

LOPEZ PLAZA, S.; LUIS FRANCISCO, J. y SALVADOR MATEOS, R. (2000): "Megalitismo y vias de comunicacion en el SO salmantino". En JORGE, V. O. (coord.): Actas do 3.[degrees] Congresso de Arqueologia Peninsular, vol. III. Porto: Adecap, pp. 271-288.

LOPEZ PLAZA, S. y PINEL, C. (1978): "El poblado eneolitico de Fontanillas de Castro (Zamora): primera aportacion a su estudio", Zephyrus, XXVIIIXXIX, pp. 191-205.

MARTIN BENITO, J. I. y BLANCO MAJADO, J. (1996): "El yacimiento calcolitico de Las Penas en Quiruelas de Vidriales (Zamora)", Brigecio, 6, pp. 11-30.

MARTIN SOCAS, D. y CAMALICH, M. D. (1982): "La 'Ceramica simbolica' y su problematica. (Aproximacion a traves de los materiales de la coleccion L. Siret)", Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, 7, pp. 267-306.

MARTIN SOCAS, D.; CAMALICH, M. D.; GONZALEZ QUINTERO, P.; MENESES, M. D. y MEDEROS, A. (1987): "El poblado de Campos (Cuevas de Almanzora, Almeria). Resultado de las campanas de excavacion de 1985 y 1986", Tabona, 6, pp. 129-146.

MORAN BARDON, C. (1935): Excavaciones en los dolmenes de Salamanca y Zamora. Memoria redactada por el delegado director P Cesar Moran. Madrid: Junta Superior del Tesoro Artistico.

NOCETE, F.; LIZCANO, R. y NIETO, J. M. (2004): "Aproximacion a las practicas sociales: contextos y tiempo en Cabezo Jure". En NOCETE, F. (coord.): ODIEL. Proyecto de Investigacion Arqueologica para el Analisis del Origen de la Desigualdad Social en el Suroeste de la Peninsula Iberica. Sevilla: Junta de Andalucia, pp. 343-375.

ONTANON, R. (2002): "Las puntas liticas con retoque plano del calcolitico cantabrico: Analisis tecnotipologico y contextual", Zephyrus, LV, pp. 199-229.

PEREZ RODRIGUEZ, F. J.; SANZ GARCIA, F. J.; MARCOS CONTRERAS, G. J.; MARTIN CARBAJO, M. A. y MISIEGO, J. C. (1991): "Intervencion arqueologica en el yacimiento de 'Los Bajos' (Vecilla de Trasmonte, Zamora)", Anuario del Instituto de Estudios Zamoranos Florian de Ocampo, 1991, pp. 149-173.

PETREQUIN, P.; CASSEN, S.; CROUTSCH, C. y ERRERA, M. (2002): "La valorisation sociale des longues haches dans l'Europe Neolithique". En GUILAINE, J. (dir.): Materiaux, productions, circulations du Neolithique a l'Age du Bronze. Paris: Edit. Errance, pp. 67-98.

PETREQUIN, P.; ERRERA, M.; CASSEN, S.; GAUTHIER, E. y PETREQUIN, A. M. (2007): "Du Mont Viso au Golfe de Tarente a la transition V-IVe millenaires: la hache en jadeitite de Laterza (Puglia, Italie)", Jahrbuch des Romisch-Germanischen Zentralmuseums, 54, pp. 25-51.

PRIEGO, C. y QUERO, S. (1992): "El Ventorro, un poblado prehistorico de los albores de la metalurgia", Estudios de Prehistoria y Arqueologia Madrilenas, 8, pp. 9-382.

RENFREW, C. (1972): The emergence of civilisation. The Cyclades and the Aegean in the third millennium B.C. London: Methuen.

RISCH, R. y MARTINEZ FERNANDEZ, F. (2008): "Dimensiones naturales y sociales de la produccion de hachas de piedra en el Noroeste de la peninsula Iberica", Trabajos de Prehistoria, 65 (1), pp. 47-71.

RODRIGUEZ MARCOS, J. A. (2005): "Una cabana de epoca campaniforme: el yacimiento de Pico del Castro (Quintanilla de Arriba, Valladolid)". En Estudios de Historia y Arte. Homenaje al profesor D. Alberto C. Ibanez Perez. Burgos: Univ. de Burgos, pp. 81-86.

RODRIGUEZ MARCOS, J. A. y VAL, J. M. DEL (1980): "El yacimiento calcolitico de 'El Coto' en Castrillo de la Guarena (Zamora)", Revista de Guimaraes, 90, pp. 205-312.

RODRIGUEZ RODRIGUEZ, E.; LARREN, H. y GARCIA ROZAS, R. (1990): "Carta arqueologica de Villafafila", Anuario del Instituto de Estudios Zamoranos Florian de Ocampo, 1990, pp. 33-76.

ROJO, M.; GARRIDO, R. y GARCIA-MARTINEZ DE LAGRAN, I. (2006): "Un peculiar vaso campaniforme de estilo maritimo del tumulo de la sima, Mino de Medinaceli (Soria, Espana): reflexiones en torno a las tecnicas decorativas campaniformes y los sistemas de intercambios a larga distancia", Trabajos de Prehistoria, 63 (1), pp. 133-147.

SANTONJA, M. (1987): "Anotaciones en torno al Megalitismo del occidente de la Meseta (Salamanca y zamora)". En El Megalitismo en la Peninsula Iberica. Madrid: Ministerio de Cultura, pp. 199-210.

SCHUHMACHER, T.; CARDOSO, J. L. y BANERJEE, A. (2009): "Soucing African ivory in Chalcolithic Portugal", Antiquity, 322, pp. 983-998.

SIRET, E. y SIRET, L. (1890): Las primeras edades del metal en el sudeste de Espana. Resultados obtenidos en las excavaciones hechas por los autores desde 1881 a 1887. Barcelona.

SPINDLER, K. (1969): "Die kupferzeitliche Siedlung von Penedo/Portugal, mit Tafel 9-12a und 27 Textabbildungen", Madrider Mitteilungen, 10, pp. 45-116.

TAVARES DA SILVA, C. y SOARES, J. (1987): "O povoado fortificado calcolitico do Monte da Tumba I Escavacoes arqueologicas de 1982-86 (resultados preliminares)", Setubal arqueologica, 8, pp. 29-79.

VAL, J. DEL (1992): "El yacimiento calcolitico precampaniforme de Las Pozas, en Casaseca de las Chanas, Zamora", Boletin del Seminario de Arte y Arqueologia, 58, pp. 47-62.

VALIENTE MALLA, J. (1987): La Loma del Lomo I. Cogolludo (Guadalajara). Madrid: Ministerio de Cultura.

VAZQUEZ VARELA, J. M. (1979): "El horizonte de Rechaba. una nueva fase de la cultura megalitica del Noroeste peninsular", Boletin Auriense, 9, pp. 9-26.

VILLALOBOS, R. (2012): "Adornos exoticos en los sepulcros tardoneoliticos de la Submeseta norte espanola. El ejemplo de Las Tuerces como nodo de una red descentralizada de intercambios". En Actes Xarxes al Neolitic. Barcelona: Museu de Gava, pp. 265-271.

Rodrigo Villalobos Garcia

Dpto. de Prehistoria, Arqueologia, Antropologia Social y CC y TT Historiograficas. Universidad de Valladolid. Correo-e: rodrigovillalobosgarcia@gmail.com

Recepcion: 09/02/2012; Revision: 26/07/2012; Aceptacion: 19/10/2012

(1) El artefacto en cuestion sobre el que gravita la atencion de este articulo fue recuperado hace anos por E. Rodriguez y depositado en el Museo de Zamora. Debido a los trabajos arqueologicos relacionados con la explotacion salinera prehistorica de las lagunas de Villafafila, G. Delibes, E. Guerra y F. J. Abarquero recopilaron, ordenaron y estudiaron los materiales. Fueron ellos quienes amablemente me cedieron toda la documentacion relativa al yacimiento de El Fonsario para elaborar este articulo, entre la que cabe destacar los excelentes dibujos arqueologicos realizados por A. Rodriguez. Fueron tambien G. Delibes y E. Guerra quienes primero leyeron y enriquecieron con sus comentarios y sugerencias el borrador de estas lineas. A todos ellos agradezco el apoyo para la realizacion de este trabajo.

(2) Tambien conocidos como "almireces", "vasos/almofarizes/graaes de calcario" o "steingefafe" o en la literatura espanola, portuguesa y alemana, respectivamente.

(3) Otro curioso ejemplar de hacha perforada lo recupero C. Moran en el dolmen salmantino de El Terinuelo de Salvatierra. No lo incluimos en este pequeno catalogo debido a su diferente configuracion, puesto que la perforacion se realizo no en el extremo proximal sino junto al filo. Para mas informacion cf. una aproximacion a ciertas hachas particulares recuperadas en contextos neoliticos de la Meseta norte en Villalobos, R.: "El simbolismo de las hachas pulimentadas a traves de los documentos arqueologicos de la Submeseta norte espanola". En 5 Congresso do Neolitico Peninsular (Lisboa, 2011), en prensa.

(4) En el caso de Las Pozas, a confirmar (Delibes, com. pers.).

(5) Carmona Ballestero, E.: Las comunidades campesinas calcoliticas en el valle medio del Arlanzon. Tesis doctoral inedita presentada en 2012 en la Univ. de Burgos (consultada en http://hdl.handle.net/10259/175 el 27-08-2012).
COPYRIGHT 2013 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Villalobos Garcia, Rodrigo
Publication:Zephyrus
Date:Jan 1, 2013
Words:9710
Previous Article:Espacios funerarios de la Edad del Bronce en Outeiro Alto 2 (Brinches, Serpa, Portugal): la necropolis de hipogeos.
Next Article:La produccion textil durante la edad del bronce en el cuadrante suroriental de la Peninsula Iberica: materias primas, productos, instrumentos y...

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters