Printer Friendly

Arte y teologia.

La teologia y el arte estan muy relacionados, mas de lo que generalmente se piensa. Si la teologia es, etimologicamente, la palabra o el discurso (oral o escrito) sobre Dios, de manera semejante, el arte puede ser entendido como la imagen (visual, por tanto) sobre Dios, una Teoiconia. Bien lo ha comprendido el Oriente cristiano, cuando al pintor de iconos lo denomina iconografo, es decir escritor de imagenes, al que--por cierto--se le concede un status eclesiastico singular, en cierta manera similar al del teologo, pues ambos expresan la misma fe, aunque de manera diversa.

El estudio de la arqueologia y del arte cristiano y su significacion se encuadra en el ambito mas amplio de la Historia de la Iglesia. Pero la estrecha vinculacion que existe entre teologia y arte hace que, de una u otra forma, todos los demas campos de la reflexion teologica en algun momento deban prestar atencion a cuestiones referidas al arte y a su objeto principal, que es la belleza, segun afirmaba ya Platon.

La palabra de Dios contenida en las Sagradas Escrituras se ha visualizado durante siglos por el pueblo cristiano gracias a pintores y escultores que pintaron y esculpieron la biblia pauperum, <<la biblia de los pobres>>, como ya reconocia san Gregorio Magno. Esta dimension catequetica y pastoral del arte cristiano sigue siendo hoy de rigurosa actualidad, en una epoca de gran secularizacion en la cual, sin embargo, el arte cristiano sigue atrayendo--y acercando, por tanto, al mensaje de la fe--incluso a los no creyentes, como lo muestran las grandes exposiciones y el emergente turismo cultural.

El desarrollo homogeneo de la teologia dogmatica, singularmente en el campo cristologico, tuvo su reflejo en las bellas artes. La querella iconoclasta, como bien intuyo san Juan Damasceno, no era solo un ataque a las imagenes sino, en el fondo, a la misma realidad de la encarnacion de nuestro Senor Jesucristo, <<imagen visible del Dios invisible>> (Col 1,15). Y asi lo definio el II Concilio de Nicea en el ano 787.

La Sagrada Liturgia se funde con el arte de multiples modos, de manera que ella misma supone un verdadero ars celebrando en el cual la belleza de los ritos, de la musica sagrada, y de los templos y su ornamentacion constituye el ambito mas propicio para percibir la presencia y la obra de Dios.

De igual modo, la riqueza y la diversidad de la espiritualidad cristiana a lo largo de los siglos se ha plasmado en devociones que han nutrido la fecunda imaginacion de los artistas.

Por otro lado, la teologia moral ha insistido siempre en la importancia de un arte sacro digno que contribuya al crecimiento intelectual, moral y espiritual de los fieles. Empeno en el que tambien se ha visto apoyada por los sagrados canones.

Como se puede comprobar, son muchos y profundos los vinculos existentes entre teologia y arte. Por eso no resulta extrano que el teologo Marie Dominique Chenu afirmase que las mas nobles realizaciones del arte cristiano no son <<solamente ilustraciones esteticas, sino verdaderos lugares teologicos>> (La teologia nelXIIsecolo, Milano: Jaca Book, 1992, 9).

La Universidad es el recinto del saber y de la belleza del saber. Las universidades nacieron en los claustros de las catedrales, por tanto, en un espacio artistico de primer orden. Y nacieron al mismo tiempo que se consolida el arte gotico, cuya arquitectura funcional, basada en la racionalidad y el orden tiene un reflejo igualmente genial en la compilacion de la Summa Theologiae de Santo Tomas de Aquino.

Precisamente la relacion entre arte y teologia fue objeto de reflexion y estudio en el XXXIV Simposio de la Lacultad de Teologia de la Universidad de Navarra celebrado en octubre de 2015. En su origen remoto se encontraba el deseo expresado en el Vaticano II y reiterado por los sucesivos pontifices de prestar especial atencion a la belleza y promover un fructifero dialogo entre artistas y teologos. Pablo VI, Juan Pablo II (Cana a los artistas), Benedicto XVI y recientemente el papa Lrancisco han incidido en esta misma idea. Baste citar la exhortacion apostolica Evangelii gaudium, de Lrancisco, en la que anima a la Iglesia a prestar <<una especial atencion al camino de la belleza (via pulchritudinis)>> de manera que <<todas las expresiones de verdadera belleza pueden ser reconocidas como un sendero que ayuda a encontrarse con el Senor Jesus>> (no. 167).

A lo anterior se anade que el Simposio se quiso plantear con un caracter netamente interdisciplinar, algo muy propio del confluir de saberes en la Universidad, y especialmente querido y buscado en los nuevos planes y disenos curriculares, asi como en los proyectos de investigacion. El encuentro de teologos, arquitectos, escultores, pintores, musicos fue a este respecto sumamente enriquecedor.

En este cuaderno se ofrecen algunas reflexiones sobre el arte y teologia en tres aspectos particulares: la dimension artistica del hecho religioso en si mismo considerado (Jose Luis Sanchez Nogales), la musica liturgica (P. Agusti Pique), y el espacio sacro como imagen de la Iglesia (Ma. Antonietta Crippa).
COPYRIGHT 2015 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Labarga, Fermin
Publication:Scripta Theologica
Date:Dec 1, 2015
Words:913
Previous Article:La pregunta por el sentido de la vida: la articulacion esencial entre razon y fe.
Next Article:Percepcion de la divinidad y expresion artistica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |