Printer Friendly

Apretamiento dental sugestivo de maltrato infantil en ninos institucionalizados de 6 a 16 anos.

Dental Clenching as a Sign of Child Abuse in 6-to-16-year-old Institutionalized Children

INTRODUCCION

En 2014, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia evaluo 10,402 casos por maltrato infantil, que ocupo el tercer lugar entre los casos de violencia intrafamiliar, despues de la violencia por pareja y por otros familiares. El rango de edad mas afectado fue el de 12 a 17 anos, con marcada tendencia hacia el sexo femenino (1). En el contexto de maltrato y abuso fisico, el odontologo tiene la posibilidad de ver al nino(a) con mas frecuencia que el medico de cabecera, pediatra u otros profesionales de la salud, ya que los padres o tutores que maltratan a los menores no suelen llevarlos al mismo medico o al mismo centro de salud mas de una vez para no ser descubiertos (2).

El odontologo debe sospechar cuando el nino llegue al consultorio con hematomas en sus brazos escondidos debajo de su ropa o un retraso prolongado para iniciar el tratamiento de una lesion, que pueda llevar a pensar de multiples viejas heridas o en fase de cicatrizacion. La exploracion de la cabeza, el cuello y las extremidades debe bastar para confirmar cualquier sospecha de abuso y seguir el tramite correspondiente (3-6). En odontologia la literatura que asocie el bruxismo y apretamiento dental como consecuencia de un estado de depresion o estres infantil originado por maltrato infantil es muy escasa, por lo que es necesaria la realizacion de estudios que corroboren dicha relacion.

El maltrato infantil tiene un componente emocional o psicologico que se manifiesta en el nino, afectando tanto en su desempeno escolar como en su desarrollo psicosocial, los signos apreciables o indicadores de este sindrome son: autoestima disminuida, ansiedad, inestabilidad emocional, intento de suicidio, regresion del lenguaje y trastornos del sueno (7). La depresion infantil se refiere al conjunto de sintomas que como minimo debe durar alrededor de un mes e incluye: incapacidad por parte del nino para encontrar disfrute en actividades que antes gozaba; en el aspecto psicomotor se cansa sin motivo y su actividad desciende a pasos agigantados; en el aspecto cognoscitivo, se aprecia que sus pensamientos estan distorsionados, parece haberse alterado la capacidad de comprension y la capacidad de atencion.

Al trastorno que se desarrolla despues del abuso sexual y del maltrato fisico se le conoce con el nombre de estres post traumatico, el cual consiste en experimentar un suceso traumatico a traves de regresiones, dificultades para expresarse emocionalmente, alteraciones cognitivas y del animo, el aprendizaje, dificultad para dormir y concentrarse, sensacion nerviosa e irritabilidad entre otras (8). Este estado se produce con un periodo de latencia variable luego de un acontecimiento inusual de la experiencia humana y que normalmente genera un sentimiento de intenso temor en la infancia. Segun las caracteristicas del factor causante se clasifica el trastorno de estres post traumatico en la infancia en dos tipos: el trauma tipo I, resultado de un evento brusco, repentino y unico; las consecuencias mas comunes son: alteraciones de la memoria, autocuestionamiento y alteraciones de la percepcion. En el trauma tipo II el nino victima de un evento brusco, prolongado y repetitivo desarrolla una serie de caracteristicas defensivas como son: la negacion masiva, la disociacion, insensibilidad psiquica o anestesia emocional y la ansiedad anticipada (9).

El bruxismo y el apretamiento dental cursa como un conjunto de signos y sintomas que comparte con otros procesos patologicos que afectan al aparato estomatognatico. La etiologia del bruxismo y apretamiento dental no se ha podido esclarecer de forma precisa, sino que ha sido atribuida a factores psicogenos como la depresion, pero Ramfjord y Ash (10) plantean que los habitos oclusales tienen un fondo psicogeno bien definido y sirven como desahogo de la tension emocional. El apretamiento dental, por su parte, se ha definido como una parafuncion que se refiere a apretar en un punto determinado ambas arcadas dentarias con movimientos verticales, puede ser consciente o inconsciente de los dientes y habitualmente ocurre durante el dia. Por otro lado, el bruxismo se define como un habito parafuncional nocturno de rechinamiento dental, caracterizado por contactos ritmicos e intensos de las superficies oclusales y movimiento mandibular excentrico, es el desgaste anormal de los dientes. La movilidad dental causada o agravada por este predispone a contactos abiertos y acumulacion de irritantes locales en los espacios interdentales.

La etiologia del bruxismo en ninos se ha discutido y analizado por diversos autores que plantean que la causa de dicha afeccion esta relacionada con las siguientes condiciones: factores psicosociales y sistemicos, alteraciones oclusales, sistema nervioso central y genetica. Estudios en ninos han encontrado que la depresion y los desordenes nerviosos estan asociados con mayor frecuencia en ninos con facetas de desgaste dental atipicas (11,12). En la articulacion temporomandibular (ATM) se observa dolor o fatiga muscular. Tambien se ha reportado la presencia de cefalea como consecuencia del bruxismo en ninos (13,14).

El objetivo de este estudio fue analizar si existe relacion entre maltrato infantil y el bruxismo y el apretamiento dental, en ninos entre 6 y 16 anos, uno con diagnostico previo de maltrato infantil e institucionalizado y otro grupo aparentemente sin este sindrome.

MATERIALES Y METODOS

La investigacion se realizo a traves de un estudio descriptivo de corte transversal, cuya muestra estaba conformada por 104 ninos/as de edades entre los 6 y 16 anos con edad promedio de 10.6 [+ or -] 2.6 anos (figura 1), de los cuales 52 ninos representaban el grupo de estudio diagnosticado con maltrato infantil por el ICBF e institucionalizados en la Fundacion Hogares Club Michin. El resto de la muestra lo conformaba el grupo control constituido por 52 ninos sin maltrato infantil aparente, seleccionados en un colegio privado de la ciudad de Bogota denominado Instituto Henao y Arrubla, con un nivel socioeconomico similar a la fundacion de los ninos diagnosticados con maltrato.

Para el grupo de estudio se aplicaron los siguientes criterios de inclusion: ninos/as diagnosticados con maltrato infantil, con edades de 6 a 16anos, y los siguientes criterios de exclusion: ninos/as que no deseen participar en el estudio, ninos/as con patologias de sistema nervioso, ninos/as con alergias, anodoncia secundaria a un sindrome y ninos con alteraciones del desarrollo dental como amelogenesis imperfecta, dentinogenesis imperfecta y odontodisplasia regional. Mientras que para el grupo control los criterios de inclusion fueron: ninos/as sin aparente maltrato infantil, con edades de 6 a 16anos. Los criterios de exclusion fueron los siguientes: ninos/as que no deseen participar en el estudio, ninos/as con patologias de sistema nervioso, ninos/as con alergias, anodoncia secundaria a un sindrome y ninos con alteraciones del desarrollo dental como amelogenesis imperfecta, dentinogenesis imperfecta y odontodisplasia regional.

Para este estudio se siguio el protocolo etico de investigaciones establecido por la Resolucion 008430 del 4 de octubre de 1993, del Ministerio de Salud de Colombia, en la cual se establecen las normas cientificas, tecnicas y administrativas para la investigacion en salud, dentro de ella en el titulo I de Disposiciones Generales en su articulo 2 y 4, el estudio se limita a la observacion a traves del examen clinico, sin ningun tipo de intervencion. Para obtener el permiso por los representantes legales de los ninos se llevo a cabo un consentimiento informado, el cual deberia estar firmado por los padres o tutores del menor, con previa explicacion del examen realizado y el proposito de la investigacion.

Se estimo el grado de ansiedad de los ninos a traves de la prueba de Beck, que consiste en una prueba para evaluar el grado o severidad de la depresion de la persona (15), la cual se realizo a traves de una entrevista por un solo investigador. Para el examen clinico relacionado con apretamiento dental se calibro un investigador entre los tres investigadores, realizando el examen a todos los ninos tomando en cuenta los siguientes criterios diagnosticos: habitos orales, intensidad del dolor a traves de la escala analoga visual (VASP) (16-18), examen clinico de los musculos masetero y temporal valorando sensibilidad a la palpacion muscular, puntos gatillos activos y latentes, aumento de volumen o tono muscular, movimientos mandibulares y ruidos articulares (figura 1). Para evaluar la presencia de Bruxismo se calibro entre los investigadores, otro investigador quien realizo este examen a todos los ninos indicando solo la presencia o ausencia de facetas de desgaste a traves de la observacion (19).

Se realizaron cuatro visitas tanto a la Fundacion de ninos maltratados como a los ninos del grupo control del colegio donde se efectuaron las siguientes actividades: en la primera se hizo reconocimiento del sitio, seleccion aleatoria de la muestra, revision de historias clinicas y obtencion del consentimiento informado. En la segunda visita se realizo la calibracion de los investigadores y descripcion de los hallazgos en la ficha de recoleccion de datos. En la tercera y cuarta visita se realizo la observacion de ninos/as y la descripcion de los hallazgos en la ficha de recoleccion de datos.

[FIGURA 1 OMITIR]

Analisis estadistico

Se utilizaron en el estudio las siguientes pruebas estadisticas: 1) Chi2 de Pearson que es una distribucion de probabilidad continua con un parametro k que representa los grados de libertad de la variable aleatoria. Para esta investigacion se utilizo con el fin de estimar la media en una poblacion normalmente distribuida. 2) U de Mann-Whitney: Esta prueba utilizada en la investigacion consiste en comparar cada individuo del primer grupo con cada individuo del segundo grupo, registrandose cuantas veces sale favorecido en esa comparacion. Esta prueba es un metodo no parametrico aplicado a dos muestras independientes, cuyos datos han sido medidos al menos en una escala de nivel ordinal. 3) Odds ratio: representa la probabilidad de ocurrencia de un evento, mediante el cociente entre la probabilidad de que ocurra el evento y la probabilidad de que no ocurra.

RESULTADOS

Al analizar la composicion de los grupos "maltrato infantil" y "no maltrato infantil", se encontro una distribucion proporcional como aparece en la figura 2 donde se puede ver que entre estos no existen diferencias significativas en cuanto a edad se refiere. Con respecto al sexo se procedio de la misma manera encontrando la distribucion que aparece en la figura 3, se aprecia que no existen diferencias significativas. Con base en lo anterior se puede afirmar que los dos grupos de estudio estan balanceados en cuanto a edad y sexo se refiere.

Dado el interes particular de este estudio sobre las facetas de desgaste, se puede apreciar que mientras en los ninos maltratados estas se dan en el 67,3 %, en los no maltratados se ve en 55,8 %, la prueba de Chi2 (p = 0,227) muestra que la relacion no es significativa, por lo que no se puede afirmar que los ninos con maltrato tuviesen mayor o menor presencia de facetas de desgaste (figura 4).

Asociado con lo anterior la presencia de dolor orofacial se registro utilizando la escala analoga visual. En la (figura 5) se muestra la distribucion proporcional y de la ocurrencia del nivel del dolor, se puede apreciar que en el grupo con antecedente de maltrato, hay frecuencias superiores y los niveles de mayor dolor mientras que en el grupo de no maltrato se concentra en los niveles de no dolor, al tratar esta variable ya no en terminos categoricos sino en ordinales la prueba U de Mann-Whitney mostro diferencias significativas entre los respectivos promedios (p < 0,001) de manera que los ninos con Maltrato presentaron un promedio de 2,3 % de dolor mientras que los no maltratado llegaron a 0,54 %.

Al comparar los hallazgos en los musculos maseteros derecho e izquierdo se aprecia que el 71,2 % de los ninos con antecedente de maltrato muestran sintomatologia positiva en el masetero derecho y el 53,8 % en el masetero izquierdo, mientras que en los no maltratados la sintomatologia fue del 34,6 % y el 26,9 % respectivamente. Las razones OR fueron de 4,7 para el masetero derecho y 7,8 para el Masetero Izquierdo.

Con respecto a los musculos temporales la relacion solo fue significativa en el temporal izquierdo OR=3,4 (1,2; 9,6) y no en el derecho (p = 0,22).

Finalmente, al comparar los grupos segun la presencia de apretamiento dental y bruxismo en la (tablas 1 y 2), se muestra que, en los casos de maltrato, el 57,7 % presentaba apretamiento dental y el 19,2 % bruxismo. En los no maltratados solo se observaron estas condiciones en el 7,7 % y el 21,2 % de los casos, respectivamente.

Asi, la relacion entre maltrato y apretamiento fue estadisticamente significativa mientras que con el bruxismo no hubo relacion significativa. Con respecto al apretamiento el OR fue de 16,4 (5,1; 52,1), lo que indica que el maltrato se comporta como factor de riesgo del apretamiento dental, donde los ninos maltratados tienen una probabilidad 16 veces mayor de presentar el habito nocivo de apretamiento dental.

Para terminar, se evaluo la relacion entre maltrato y ansiedad en la que se encontro que los ninos no maltratados presentan ausencia de ansiedad (tabla 3). El 32,7 % de los ninos maltratados presento niveles que se catalogan en ansiedad leve o moderada, como lo muestran las figuras 1 y 2, asociacion que fue significativa (p = 0,000).

DISCUSION

Este estudio analizo la relacion entre maltrato infantil, bruxismo y apretamiento dental entre dos grupos de ninos de 6 a 16 anos, para determinar si el bruxismo y el apretamiento dental estan asociados con este fenomeno. Los ninos que sufren maltrato tienen multiples problemas en su desarrollo evolutivo, conductuales y sociocognitivos y deficit emocional, que imposibilitan un desarrollo adecuado de su personalidad (20). Diversos estudios asocian el sexo y la edad a este sindrome, por la vulnerabilidad del infante que no sabe defenderse ante las agresiones de adultos agresivos o negligentes. Este estudio arrojo en la variable sexo, que las ninas son las que mas sufren de maltrato. Esto puede deberse a factores como el abuso sexual por parte de familiares y conocidos y su condicion de sumision dentro del ambito familiar (21-22). Tambien factores psicosociales y cambios hormonales durante la pubertad las hacen mas propensas de sufrir desordenes temporomandibulares (DTM) (23-24). Esto ratifica lo observado en un estudio publicado en el 2000 y realizado en poblacion colombiana, donde las ninas menores de 18 anos estaban mas afectadas por maltrato infantil (25).

Habitos comunes como morderse los labios, colocar objetos extranos entre los dientes como esferos, el masticar chicle o hielo y el comerse las unas, fueron equitativos en ambos grupos de estudio para evitar sesgos (variables intervinientes no controladas). La presencia de alguna condicion sistemica como alergias, desbalances enzimaticos en la digestion que causan distres abdominal cronico, disfunciones urologicas cronicas persistentes y parasitosis intestinal, entre otras, que se han asociado al bruxismo y el apretamiento dental, se consideraron como criterios de exclusion. La revision de las historias clinicas previa al estudio mostro que los ninos institucionalizados por maltrato infantil presentaron mayor registro de antecedentes medicos, posiblemente por los seguimientos multidisciplinarios completos realizados desde el momento en que el nino ingresa a la institucion.

Por otra parte, para el odontologo el abandono o descuido dental es un factor determinante para el diagnostico de maltrato infantil por negligencia. Estupinan y fontanilla (26) refieren que este tipo de maltrato se manifiesta en la cavidad oral con caries rampante, dientes no tratados y pobre higiene oral. Se encontraron hallazgos similares en un estudio en un grupo de ninos institucionalizados, cuando se analizo la existencia de rehabilitaciones dentales. En los casos de no negligencia las actividades de promocion y prevencion juegan un papel importante.

Las emociones se manifiestan psicosomaticamente en procesos inconscientes como el bruxismo y el apretamiento dental (27). Flores y colaboradores (28) definen el apretamiento dental como el habito de apretar los dientes sin realizar deslizamientos o desplazamientos mandibulares. Lo diferencian del bruxismo principalmente en cuanto a que el apretamiento dental se ejerce de manera consciente. Asimismo, la direccion de los movimientos mandibulares, ya que mientras el bruxismo involucra excursiones laterales forzadas, el apretamiento se realiza en una direccion vertical, lo cual produce mas cansancio muscular que desgaste dental (28-30).

En este estudio de corte transversal un 19 % del grupo de estudio mostraba bruxismo y un 57 % apretamiento dental con el correspondiente componente muscular. Resultados similares obtuvieron Van Selms (30) en un estudio observacional en el que las situaciones de estres generaron mayor actividad de apretamiento matutino, diurno, y vespertino y por consiguiente mayor dolor miofascial, que es una disfuncion temporomandibular de tipo muscular cronico. Glaros y colaboradores (31), por su parte, concluyeron que el apretamiento es una parafuncion cronica que podria causar dolor por trastornos en la ATM. Posteriormente, el mismo grupo de investigacion reporto que los comportamientos parafuncionales, especialmente aquellos que incrementan la tension muscular y los estados emocionales, son buenos predictores de los grados de dolor en pacientes con DTM (32). La presencia de facetas de desgaste asociada a bruxismo fue similar en ambos grupos. Esto puede explicarse por la situacion de presion que puede desencadenar un estado emocional por actividades tipicas tales como tareas escolares, desacuerdos entre companeros, y diferentes responsabilidades que tenga el menor. En el hogar hay factores como la separacion conyugal o conflictos constantes entre sus padres. Asimismo, las relaciones sentimentales a temprana edad tienen un peso, sin dejar aparte la posible influencia de los medios de comunicacion sobre la tranquilidad del menor (33-35).

Negoro y colaboradores (36) se refieren a las facetas de desgaste que no necesariamente indican bruxismo activo, pero si historia de este. Muestran deslizamientos por excursiones laterales pero las facetas de desgaste no se asociaron con apretamiento dental. En una medicion por medio de actividad electromiografica, se hallo que el bruxismo raramente involucra los musculos maseteros y temporales, mientras que en maxima intercuspidacion voluntaria ocurre el apretamiento dental.

Mas del 50 % de los casos de maltrato fisico ocurren en el area facial y la cabeza con signos como quemaduras, laceraciones orales, y fracturas dentales, maxilares o mandibulares, permiten al odontologo como profesional dentro del equipo multidisciplinario de salud detectar el maltrato infantil a temprana edad (36). Debe obtenerse una impresion general del nino en aspectos como higiene, habitos orales nocivos, estres emocional, desarrollo, estatura, relacion con los padres, adecuacion de la vestimenta. Se deben tambien observar superficies expuestas de la piel de las extremidades en busca de marcas inusuales o laceraciones y posibles limitaciones de los movimientos del nino, que pueden generar sospechas de lesiones mas importantes de las que el padre o tutor manifiestan. Del mismo modo, existen factores etiologicos y de riesgo de DTM para instaurar las medidas terapeuticas correspondientes y otras medidas profilacticas para la prevencion de estos (37). Es obligacion moral y legal del odontologo, como de todo profesional de la salud, informar a las autoridades acerca de la sospecha de maltrato infantil (38-40). Para el odontologo clinico como para el especialista en odontologia legal y forense, cuyo papel abarca el manejo de casos de maltrato infantil, es importante valorar el apretamiento dental y su sintomatologia clinica en el componente dental y muscular del area orofacial y corporal (41-42).

CONCLUSIONES

Se encontro asociacion estadisticamente significativa entre el apretamiento dental y maltrato infantil, no con el bruxismo.

Los ninos maltratados tienen un factor de riesgo 16,4 veces mayor que los ninos no diagnosticados con maltrato infantil para presentar apretamiento dental nocivo.

Se encontro asociacion del bruxismo, el apretamiento dental y la ansiedad en los ninos diagnosticados con maltrato infantil, mas no en los ninos no diagnosticados con maltrato.

RECOMENDACIONES

Continuar con la linea de investigacion que relacione el apretamiento dental y el desarrollo de DTM con el maltrato infantil.

Se deben incorporar a la evaluacion clinica el examen del bruxismo, el apretamiento dental y los DTM en los pacientes que acuden a la consulta de odontopediatria, con seguimientos minimos cada dos anos.

http://dx.doi.org/10.11144/Javeriana.uo3574.adsm

SECCION: Dossier Odontologia Legal y Forense

TITULILLO: Apretamiento dental y maltrato infantil

Ana Milena Doria Martinez Odontologa, especialista en Odontologia Legal y Forense, especialista en Gerencia de la Calidad de los Servicios de Salud, Pontificia Universidad Javeriana, Bogota, Colombia. Profesional universitario forense, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Regional Noroccidente. Medellin, Colombia.

Melissa Ivette Navarro Chong Cirujana dental. Especialista en Odontologia Legal y Forense, Pontificia Universidad Javeriana. Bogota, Colombia. Licenciada en Criminalistica y Ciencias Forenses, Universidad Metropolitana de Educacion, Ciencia y Tecnologia (UMECIT), Panama. Especialista en Docencia Superior, Universidad de Panama. Especialista en Gerencia Superior, Columbus University, Panama. Docente universitaria, Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Panama.

Sandra Lorena Garzon Panesso Odontologa, Especialista en Odontologia Legal y Forense, Pontificia Universidad Javeriana. Bogota, Colombia. Practica privada.

Martha Cecilia Herrera Vivas Odontologa, Especialista en Rehabilitacion Oral, Docente, Facultad de Odontologia, Pontificia Universidad Javeriana. Bogota, Colombia.

Gloria Cristina Moreno Abello Odontologa, Magistra en Microbiologia, Profesora Asistente, Facultad de Odontologia, Pontificia Universidad Javeriana. Bogota, Colombia.

Edgar Manuel Furman Kahn Odontologo, Especialista en Odontopediatra, Profesor Asistente, Facultad de Odontologia, Pontificia Universidad Javeriana. Bogota, Colombia.

Leonardo Ayala Munoz

Medico, Universidad Nacional de Colombia. Especialista en Psiquiatria, Universidad del Bosque. Profesional forense, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Bogota, Colombia.

COMO CITAR ESTE ARTICULO

Doria AM, Navarro MI, Garzon SL, Herrera MC, Moreno GC, Furman EM, Ayala L. Apretamiento dental sugestivo de maltrato infantil en ninos institucionalizados de 6 a 18 anos. Univ Odontol. 2016 Ene-Jun; 35(74). http://dx.doi.org/10.11144/Javeriana.uo35-74.adsm

Recibido para publicacion: 30/06/2015

Aceptado para publicacion: 26/06/2016

Disponible en: http://www.iaveriana.edu.co/universitasodontologica

REFERENCIAS

(1.) Ricaurte A. Violencia Contra ninos, ninas y adolescentes, FORENSIS 2014, Datos para la vida, herramientas para la interpretacion, intervencion y prevencion de las lesiones de causa externa en Colombia. Bogota, Colombia: Imprenta Nacional; 2014. pp. 181-200. Disponible en: www.medicinalegal.gov.co.

(2.) Needleman H. Odontologia pediatrica del adolescente. 5a edicion. Buenos Aires, Argentina: Panamericana; 1990. pp. 33-43.

(3.) Terr LC. Childhood traumas: an outline and overview. Am J Psychiatr. 1991 Jan; 148(1): 1020.

(4.) Jessee SA. Risk factors as determinant of dental neglect in children. ASDC J Dent Child. 1998; 65(1): 17-24.

(5.) Rivera M, Furman E. Hallazgos clinico-dentales en ninos sugestivos de maltrato infantil. Univ Odontol.1998; 17(36): 59-64.

(6.) Barrera A, Gutierrez J, Furman E. Comportamiento de pacientes con maltrato infantil durante la consulta odontologica. Univ Odontol. 2000; 20(42): 33-8.

(7.) Bueno M, Duran V. Frecuencia de bruxismo en 120 pacientes de Clinica de la Facultad de Odontologia de la Universidad de Cuenca. [Trabajo de pregrado para optar al titulo de doctor en odontologia]. Cuenca, Ecuador: Universidad de Cuenca; 2005. Disponible en: http://dspace.ucuenca.edu.ec/bitstream/123456789/20664/1/ODON015.pdf.

(8.) Anxiety and Depression Association of America (ADAA). Posttraumatic stress disorders (PTSD). Silver Spring, MD: ADAA; 2016. Disponible en: http://www.adaa.org/understanding-anxiety/posttraumatic-stress-disorder-ptsd/symptoms.

(9.) Gallego L, Miegimolle M, Planells P. Manejo de la conducta del paciente maltratado. Acta Odontol Venez. 2002; 40(3): 1-7.

(10.) Ramfjord S, Ash M. Occlusion. London, England: Saunders; 1966. pp. 100-1.

(11.) Vallejo E, Gonzalez E, Del Castillo R. El bruxismo infantil. Odontol Pediatr. 2002; 10(3): 13541.

(12.) Weideman C, Bush D, Yan Go F, Clark G, Gornbein J. The incidence of parasomnias in child bruxers versus nonbruxers, Pediatr Dent. 1996; 18(7): 456-60.

(13.) Garcia G. Bruxismo en ninos. 16 de Abril, Rev Estuds Cienc Med Cuba. 2005; 222. Disponible en: http://www.16deabril.sld.cu/rev/222/profe.html.

(14.) Arenas M, Bloise A, Carvajal M, Forero C, Rodriguez A, Herrera M. Signos y sintomas de trastornos temporomandibulares en ninos entre los 6 y los 13 anos de edad. Serie de 50 casos. Univ Odontol. 2013 Jul-Dic; 32(69): 161-8.

(15.) Consejo General de Colegios Oficiales de Psicologos (COP). Evaluacion del inventario BDIII. Madrid, Espana: COP; 2011. Disponible en: https://www.cop.es/uploads/PDF/2013/BDIII.pdf.

(16.) Garra G, Singer AJ, Taira BR, Chohan J, Cardoz H, Chisena E, Thode HC Jr. Validation of the Wong-Baker FACES pain rating scale in pediatric emergency department patients. Acad Emerg Med. 2010 Jan; 17(1): 50-4.

(17.) Clarett M, Pavlotsky V. Escalas de evaluacion de dolor y protocolo de analgesia en terapia intensiva. Buenos Aires, Argentina: Sociedad Argentina de Terapia Intensiva; 2012. pp. 7-12. Disponible en: http://www.sati.org.ar/files/kinesio/monos/MONOGRAFIA%20Dolor%20%20Clarett.pdf.

(18.) Serrano M, Caballero J, Canas A, Garcia P, Serrano C, Prieto J. Valoracion del dolor (I). Rev Soc Esp Dolor. 2002 Mar; 9(2): 94-108. Disponible en: http://revista.sedolor.es/pdf/2002_02_05.pdf.

(19.) Alvarez E, Arango M, Arbelaez D, Gonzalez C, Roldan A, Villegas L. Diseno y aplicacion de un instrumento para la medicion del desgaste dental en pre-escolares de 3 a 5 anos del Municipio de Sabaneta. CES Odontol. 1998; 11(1): 20-3.

(20.) Bernet W. Child maltreatment. In: Kaplan BJ, Kaplan VA, editors. Kaplan and Sadock's comprehensive textbook of psychiatry. Volume 2, 8th edition. Philadelphia, PA: Lippincott; 2004. pp. 3412-24.

(21.) Garrido V, Strangeland P, Redondo S. El maltrato y el abuso sexual en ninos. Principios de criminologia. 3a edicion. Madrid, Espana: Tirant Lo Blanch; 2006. pp. 580-99.

(22.) Huang G, LeResche L, Critchlow C, Martin M, Drangsholt M. Risk factors for diagnostic subgroups of painful temporomandibular disorders. J Dent Res. 2002; 81(4): 284-8.

(23.) Pahkala R, Qvarnstrom M. Can temporomandibular dysfunction signs be predicted by early morphological or functional variables? Eur J Orthod, 2004; 26(4): 367-73.

(24.) TuerlingsV, Limme M. The prevalence of temporomandibular joint dysfunction in the mixed dentition. Eur J Orthod. 2004; 26(3): 311-20.

(25.) Camacho A, Camargo G, Chaparro S. Factores asociados al maltrato en ninos y adolescentes de una institucion de proteccion en Bogota. (Internet). Monografias.com: 2004 (citado 21 junio 2016). Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos16/factores-maltrato/factoresmaltrato.shtml.

(26.) Estupinan D, Fontanilla G. Papel del odontologo en la deteccion y prevencion de maltrato infantil. Univ Odontol. 2002; 22(50): 90-7.

(27.) Gomez C, Hernandez G, Alzate M. El bruxismo: confluencia de la psiquiatria y de la odontologia. Univ Med. 1996; 37(1): 45-53.

(28.) Florez M, Calvo M, Rodriguez G, Bayona A, Avila F. Prevalencia de habitos orales y asociacion con maloclusion y desordenes temporomandibulares. Estudio epidemiologico de salud y maloclusion dental en ninos de Bogota, Colombia. Bogota: Universidad Nacional de Colombia; 2002. pp. 131-49.

(29.) Aguilar M, Villaizan C, Nieto I. Frecuencia de habitos orales factor etiologico de maloclusion en poblacion escolar. Rev Latinoam Ortod Odontopediatr. 2009: 1-11. Disponible en: https://www.ortodoncia.ws/publicaciones/2009/art22.asp.

(30.) Van Selms M, Lobbezoo F, Wicks D, Hamburger H, Naeije M. Craniomandibular pain, oral parafunctions, and psychological stress in a longitudinal case study, J Oral Rehabil. 2004; 31: 738-45.

(31.) Glaros AG, Tabacchi KN, Glass E. Effect of parafunctional clenching on TMD pain. J Orofac Pain. 1998; 12: 145-52.

(32.) Glaros A, Williams K, Lausten L. The role of parafunctions, emotions and stress in predicting facial pain. J Am Dent Assoc. 2005; 136: 451-7.

(33.) Kenney J. Domestic violence: a complex health care issue for dentistry today, J Forensic Sci Int. 2006; 159S: 121-5.

(34.) Pergamalian A, Rudy T, Zaki H, Grecco C. The association between wear facets, bruxism, and severity of facial pain in patients with temporomandibular disorders, J Prosthet Dent. 2003; 90(2): 194-200.

(35.) Seraj B, Ahmadi R, Mirkarimi M, Ghadimi S, Beheshti M. Temporomandibular disorders and parafunctional habits in children and adolescence: a review. J Dent (Tehran). 2009; 6(1): 3745.

(36.) Negoro T, Briggs J, Plesh O, Nielsen I, McNeill Ch, Miller A. Bruxing patterns in children compared to intercuspal clenching and chewing as assessed with dental models, electromyography and incisor jaw tracing: Preliminary study; ASDC J Dent Child. 1998; 65(6): 449-58, 438.

(37.) Jessee S. Orofacial manifestations of child abuse and neglect, Am Fam Physician. 1995; 52(6): 1829-34.

(38.) Swaelen K, Willems G. Reporting child abuse in Belgium. J Forensic Odontostomatol. 2004; 22(1): 13-7.

(39.) Republica de Colombia. Codigo de Procedimiento Penal, Ley No 599 del 2000, articulo 441.

(40.) Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INMLCF). Guia practica para el dictamen odontologica forense. Bogota, Colombia: INMLCF; 2011.

(41.) Committee on Child Abuse and Neglect. Oral and dental aspects of child abuse and neglect. Pediatr. 1999; 104: 348-51.

(42.) Needleman H. Orofacial trauma in child abuse: types, prevalence, management and the dental profession's involvement. Pediatr Dent. 1986; 8: 71-80.

CORRESPONDENCIA

Ana Milena Doria Martinez

forenseamdm@yahoo.com

Melissa Ivette Navarro Chong

menavarro.chong@gmail .com

Sandra Lorena Garzon Panesso

garzon_s@hotmail .com

Martha Cecilia Herrera Vivas

marthacherrera@hotmail .com

Gloria Cristina Moreno Abello

gcmoreno@javeriana.edu.co

Edgar Furman Kahn

Ef00948@javeriana.edu.co

Leonardo Ayala Munoz

leonardoayalam@hotmail.com
TABLA 1
APRETAMIENTO DENTAL SEGUN MALTRATO INFANTIL

                Apretamiento dental--recuento
                         (porcentaje)

Maltrato        Si            No           Total

Si          30 (57,7 %)   22 (42,3 %)   52 (100 %)
No           4 (7,7 %)    48 (92,3 %)   52 (100 %)
Total       34 (32,7 %)   70 (67,3 %)   104 (100 %)

TABLA 2
BRUXISMO SEGUN MALTRATO INFANTIL

               Bruxismo - recuento (porcentaje)

Maltrato        Si            No           Total

Si          10 (19,2 %)   42 (80,8 %)   52 (100 %)
No          4 (21,2 %)    48 (78,8 %)   52 (100 %)
Total       14 (13,5 %)   90 (86,5 %)   104 (100 %)

TABLA 3
ANSIEDAD SEGUN MALTRATO

                      Ansiedad - recuento (porcentaje)

Maltrato        0-9          10-18        19-25        Total
                No           Leve       Moderada

Si          35 (67,3 %)   15 (28,8 %)   2 (3,8 %)   52 (100 %)
No          52 (110 %)      0 (0 %)      0 (0 %)    52 (100 %)
Total       87 (83,7 5)   15 (14,4 %)   2 (1,9 %)   104 (100 %)

FIGURA 1
DISTRIBUCION DE LA MUESTRA POR EDAD

EDAD

6,0    4
8,0    20
10,0   29
12,0   21
14,0   21
16,0   8

Des v. tip. = 2,56
Media = 10,6
N = 103,00

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

FIGURA 2 GRUPO ETARIOS SEGUN MALTRATO INFANTIL

MALTRATO    GRUPO ETAREO

             NO   SI

6-8a.        42   58
9-11a.       63   38
12-16a.      44   56

GRUPO ETAREO

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

FIGURA 3 SEXO DE LOS NINOS SEGUN MALTRATO INFANTIL.

MALTRATO      SEXO

            NO   SI

MASCULINO   52   48
FEMENINO    48   52

MALTRATO
SEXO

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

FIGURA 4
FACETAS DE DESGASTE SEGUN MALTRATO

MALTRATO   FACETAS DE DESGASTE

SI         33   67
NO         67   56

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

FIGURA 5
NIVEL DE DOLOR SEGUN MALTRATO

MALTRATO    DOLOR

            SI   NO
8,0
6,0         13
4,0         21   6
2,0         19   10
,0          42   83

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.
COPYRIGHT 2016 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Doria Martinez, Ana Milena; Navarro Chong, Melissa Ivette; Garzon Panesso, Sandra Lorena; Herrera Vi
Publication:Universitas Odontologica
Date:Jan 1, 2016
Words:5517
Previous Article:Uso de redes neuronales artificiales en prediccion de morfologia mandibular a traves de variables craneomaxilares en una vista posteroanterior.
Next Article:Evaluacion in vitro de la microfiltracion de Enterococcus faecalis usando cinco tecnicas de obturacion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters