Printer Friendly

Aporte de hojarasca del mangle negro (Avicennia germinans L.) en el caribe colombiano.

CONTRIBUTION OF BLACK MANGROVE (Avicennia germinans L.) FALLEN LEAVES IN THE COLOMBIAN CARIBBEAN AREA

INTRODUCCION

Los manglares son ecosistemas estrategicos que crecen en zonas tropicales y subtropicales costeras (entre 35[grados] N-38[grados] S) y presentan, generalmente, altas tasas de productividad primaria (Hogarth, 2007; Sanchez-Carrillo et al., 2009). A su vez, son ecosistemas que contribuyen con el reciclaje de nutrientes en ambientes estuarinos y costeros, a traves del aporte de materia organica y los procesos de descomposicion asociados (Lopez-Portillo & Ezcurra, 1985; Lee, 1995; Hogarth, 2007; Sanchez-Andres et al., 2010). Estos ecosistemas suministran una gran variedad de bienes (e.g., madera como combustible, para construccion y pesca, medicamentos, y alimento) y servicios (e.g., proteccion costera, control de erosion e inundaciones, apoyo a pesquerias, entre otros) (Primavera, 1998; Tam & Wong, 2002; Sanjurjo & Welsh, 2005). Sin embargo, actualmente existe una fuerte presion antropogenica sobre ellos, y a la vez, estan sometidos al efecto del cambio climatico (Yanez-Arancibia, Twilley & Lara, 1998; Gilman et al., 2008).

La hojarasca (que incluye toda la materia organica vegetal que se desprende de los arboles), al igual que el crecimiento subsuperficial de las raices, constituyen una fuente significativa de carbono (C) organico hacia el sedimento de los ecosistemas de manglar, ya que estos tienen la capacidad de atrapar eficientemente el material en suspension dentro de la columna de agua (Alongi et al., 2005). Asimismo, el aporte de hojarasca en estos ambientes puede representar hasta un tercio de la productividad primaria neta. No obstante, existen otras fuentes que tambien suministran una entrada importante de C organico, entre las que se citan: material aloctono ribereno o marino, produccion autoctona por micro o macroalgas benticas o epifiticas y produccion local por el fitoplancton dentro de la columna de agua (Lee, 1999; Kristensen et al., 2008; Sanchez-Andres et al., 2010; Kamruzzaman et al., 2012). Como consecuencia, los ecosistemas de manglar son sitios de procesamiento intenso de nutrientes con un impacto potencialmente alto sobre el balance global del carbono (Lee, 1999; Mfilinge, Atta & Tsuchiya, 2002; Kristensen et al., 2008). La dinamica de la produccion y descomposicion de hojarasca en los manglares, presenta una variacion geografica y estacional (Lopez-Portillo & Ezcurra, 1985; Tam et al., 1998; Sanchez-Andres et al., 2010), al tiempo que depende de los rasgos fenologicos de las especies; donde el crecimiento y senescencia de tejidos y organos, pueden estar directamente relacionados con factores bioticos y abioticos (Sharma et al., 2012).

A nivel mundial existen numerosos estudios sobre la produccion y descomposicion de hojarasca en manglares, especialmente en las regiones tropicales de Australia, Estados Unidos, Tailandia y Malasia (vease Tam et al., 1998; Tam & Wong, 2002; Komiyama, Ong & Poungparn, 2008; Kristensen et al., 2008; Feller et al., 2010). La mayor parte de la informacion publicada esta relacionada con los generos Rhizophora y Avicennia (Tam et al., 1998). En Colombia, las investigaciones sobre productividad de manglares han sido realizadas por Alvarez (2003), Galeano et al. (2010) y Cortes-Castillo & Rangel-Ch. (2011). Asimismo, se reportan estudios en la zona del Caribe colombiano, particularmente relacionados con el impacto antropogenico (Blanco-Libreros, 2009; Arroyave-Rincon, Blanco & Taborda, 2012; Blanco & Castano, 2012; Blanco et al., 2012). En el costado occidental del golfo de Uraba, Cadavid (2010) realizo la evaluacion del aporte, descomposicion y quimica de la hojarasca de Rhizophora mangle L. En la laguna costera El Uno, no se reportan trabajos relacionados con el aporte y dinamica de la hojarasca de manglar; sin embargo, se han realizado otras investigaciones con invertebrados, peces y productividad (ver referencias en Amortegui-Torres, Taborda-Marin & Blanco, 2013).

Aunque los manglares han sido resaltados como sistemas heterotroficos (Kristensen et al., 2008), la importancia del aporte de hojarasca para mantener su metabolismo, es aun desconocida, particularmente en zonas con altas tasas de impacto antropogenico como el golfo de Uraba (Blanco et al., 2012). El objetivo del presente estudio fue evaluar el aporte de la hojarasca del mangle negro, Avicennia germinans L. (Jimenez & Lugo, s.f.) en la laguna costera El Uno (golfo de Uraba), como una manera de detectar su potencial influencia en la dinamica de nutrientes en zonas costeras del Caribe colombiano y contribuir con un potencial manejo sustentable, donde se requiere de mayor conocimiento en el ciclo de nutrientes de estos ecosistemas estrategicos.

MATERIALES Y METODOS

El golfo de Uraba es el sector mas alejado del Mar Caribe, en este se presenta una transicion entre playas arenosas, el delta estuarino del rio Atrato (entre otros rios de menor caudal) y costas rocosas, las cuales limitan al occidente con la Republica de Panama. Su longitud es de alrededor de 80 km y presenta un ancho variable entre 5 y 50 km (Garcia-Valencia, 2007). Se extiende desde Punta Arenas al norte de la costa oriental hasta Cabo Tiburon en la costa occidental (Chevillot et al., 1993).

La laguna costera El Uno, se localiza en el delta del rio Turbo (8[grados] 05' N-76[grados] 44' O), en la parte central de la costa oriental del golfo de Uraba (Caribe colombiano) (Figura 1). Tiene una extension aproximada de 1,2 [km.sup.2] y una profundidad promedio de 1 m (Garcia & Correa, 2006). En la zona noroccidental de la laguna, se encuentra un manglar conformado desde la linea de costa hacia la zona continental por las especies R. mangle, A. germinans y Laguncularia racemosa (L.) Gaertn. f., respectivamente (CORPOURABA, 2003; Correa & Palacio, 2008). Observaciones in situ del manglar, indican que se encuentra bajo una alta intervencion antropogenica (Figura 2).

En la zona se presenta un periodo de lluvias abundante durante abril a noviembre y lluvias escasas de enero a marzo. La precipitacion promedio anual fluctua entre 2900 a 4100 mm, la temperatura ambiente oscila entre 26 a 28[grados]C, la humedad relativa del aire registra promedios mensuales entre 83 y 86%, el brillo solar presenta un valor promedio de 5 horas diarias, los vientos predominantes son los Alisios del Norte, el regimen de marea es semidiurno con una amplitud inferior a 0,5 m. Tambien se registran cambios en la salinidad del agua, asociados estos a las condiciones climaticas, presentandose valores menores en la epoca de baja precipitacion, debido a que los vientos Alisios retienen los aportes superficiales de agua dulce provenientes del rio Atrato en la bahia Colombia (Chevillot et al., 1993).

[FIGURA 1 OMITIR]

[FIGURA 2 OMITIR]

Aporte de hojarasca, determinacion del peso seco y comparacion entre epocas climaticas

El aporte de hojarasca fue evaluado durante dos epocas climaticas contrastantes: lluvia (noviembre-diciembre de 2012) y sequia (enero-febrero de 2013). En una zona del ecosistema de manglar entre la laguna El Uno y el delta del rio Turbo, se ubico una seccion de 120 m paralela a la linea de costa, donde se instalaron 20 trampas de hojarasca (50 x 50 x 50 cm, ojo de malla de 5 mm) por cada epoca de muestreo. Estas se localizaron a 2,5 m de altura de la base de los arboles de A. germinans y se sujetaron con una cuerda desde los extremos (Figura 3). Debido a diversas restricciones logisticas, la recoleccion de las muestras se realizo a los 45 dias de instaladas las trampas, durante cada epoca climatica. El material organico de cada trampa fue colocado en bolsas de papel y transportado al laboratorio de la Universidad de Antioquia seccional Uraba, para su fraccionamiento (hojas, ramas, flores y frutos), secado y determinacion del peso seco (g). El secado del material organico se realizo en un horno convencional a 80[grados]C durante 48 h y posteriormente se peso en una balanza semianalitica (OHAUS[R] Pioneer[TM], 0,1 mg de precision). Para detectar diferencias significativas del peso seco entre las estructuras organicas y las epocas de muestreo, se realizo un analisis de varianza de dos vias (variables: estructura organica, epoca de muestreo), despues de la verificacion de los supuestos de normalidad y homocedasticidad, y considerando las trampas como replicas por cada epoca. La comparacion entre las medias de los diferentes niveles del factor significativo, se realizo con la prueba a posteriori de Tukey. Los datos de peso seco (g [m.sup.-2][dia.sup.-1]) fueron convertidos para estimar la produccion anual de hojarasca para el area de estudio. Los datos fueron analizados con el software STATISTICA version 10 (StatSoft, 2011).

[FIGURA 3 OMITIR]

RESULTADOS

Produccion hojarasca y separacion por estructuras organicas

Los valores de produccion total de hojarasca (promedio [+ o -] desviacion estandar) considerando ambos periodos, oscilaron entre 7,09 [+ o -] 9,66 y 5,36 [+ o -] 5,67 g [m.sup.-2][dia.sup.-1]. Los valores minimos y maximos del aporte de materia organica fueron de 0,63-8 y 0,49-3,65 g [m.sup.-2][dia.sup.-1] durante el periodo seco y lluvioso, respectivamente. Durante el periodo seco, el aporte promedio de hojarasca fue de 2,52 [+ o -] 1,75 g [m.sup.-2][dia.sup.-1], mientras que en el periodo lluvioso fue de 1,91 [+ o -] 0,79 g [m.sup.-2][dia.sup.-1]. Al considerar la produccion de hojarasca por estructuras durante los dos periodos, los valores fueron: hojas (12,22 [+ o -] 5,07) > ramas (5,78 [+ o -] 7,93) > flores (5,01 [+ o -] 10,3) > frutos (1,89 [+ o -] 2,11 g [m.sup.-2][dia.sup.-1]), y fue mayor para la epoca seca (Figura 4). Se detectaron diferencias significativas en la produccion de las diferentes estructuras organicas pero no entre los periodos climaticos evaluados (Tabla 1).

El aporte total de hojarasca estimado para el area de estudio fue de 8 ton [ha.sup.-1][ano.sup.-1].

[FIGURA 4 OMITIR]

DISCUSION

A pesar de los avances en el estudio de los manglares en Colombia, aun persisten zonas con escasas investigaciones como el caso del golfo de Uraba (Blanco et al., 2011). Los manglares del golfo presentan un desarrollo estructural, comparativamente mayor que los de otras areas del Caribe colombiano (Sanchez-Paez et al., 1997), con una dominancia de Rhizophora mangle y representacion escasa de A. germinans (Blanco et al., 2011). Sin embargo, en el area seleccionada para el estudio, existe una mayor abundancia de A. germinans (Hoyos, Urrego & Lema, 2011; Perez, 2012) a pesar del creciente y sostenido impacto antropogenico. Estudios recientes han indicado que los manglares de las bahias de Turbo y El Uno (que representan un 2,9% de los bosques de manglar del golfo de Uraba), las cuales estan separadas del cuerpo principal del golfo por grandes barreras depositadas por el rio Turbo, presentan bosques altamente intervenidos por el hombre debido a cambios de uso del suelo, tala, ganaderia, sobrepesca, entre otros, cerca de la zona urbana del municipio de Turbo, el mas grande en las riberas del golfo (Blanco et al., 2012; Ortiz & Blanco, 2012; Amortegui-Torres et al., 2013; Gomez & Bernal, 2013). No obstante, existen acciones estrategicas promovidas por la autoridad ambiental (CORPOURABA, com. pers.) para la regeneracion de las especies de mangle y manejo sustentable del mismo, que permiten reducir el impacto de la tala y extraccion de madera del ecosistema de manglar.

El aporte de hojarasca en los ecosistemas de manglar, ha sido ampliamente utilizado como una medida de la productividad primaria y un elemento fundamental en la productividad secundaria, como sustrato para consumidores y descomponedores; al igual que su papel en la formacion del suelo, el ciclo de nutrientes y las transformaciones biogeoquimicas (Lugo & Snedaker, 1974; Lee, 1999; Lopez-Portillo & Ezcurra 2002; Hogarth, 2007; Coronado-Molina et al., 2012). Los manglares son plantas esclerofilas siempreverdes con aportes de materia organica a lo largo del ciclo anual; sin embargo, tienden frecuentemente a concentrar la caida de hojarasca en estaciones determinadas (Lopez-Portillo & Ezcurra, 2002). Nuestros resultados mostraron un aporte mayor de hojarasca durante la temporada seca, con una dominancia de las hojas sobre otras estructuras organicas. Este comportamiento fue similar al reportado por Arreola-Lizarraga, Flores-Verdugo & Ortega-Rubio (2004) en el golfo de California, Mexico. Sin embargo, comparativamente estos autores registraron menores valores promedio de aporte diario de hojarasca (0,48 g [m.sup.-2][dia.sup.-1]). Asimismo, Ake-Castillo, Vazquez & Lopez-Portillo (2006) reportaron que la produccion anual de hojarasca, donde las hojas representaron la fraccion organica mayor (70%), siguio un patron estacional con dos eventos maximos en la epoca seca y uno durante la lluviosa. Por el contrario, Coronado-Molina et al. (2012) registraron un efecto estacional y significativamente mayor durante la estacion lluviosa, aunque los valores de produccion de hojarasca fueron contrastantes entre periodos, en relacion con nuestro estudio (lluvia = 2,4; sequia = 1,8 g [m.sup.-2][dia.sup.-1]). No obstante, aunque parece ocurrir una relacion positiva entre la precipitacion (estacionalidad) y el aporte de hojarasca, cada componente estructural sigue una secuencia diferente (Lopez-Portillo & Ezcurra, 1985, 2002; Ake-Castillo et al., 2006). Algunos autores han indicado que el mayor aporte de hojarasca esta directamente relacionado con la salinidad y esta a su vez con la precipitacion (Yanez-Arancibia et al., 1998; Feller et al., 2010). Los bajos niveles de salinidad son factores que contribuyen significativamente al aumento de la productividad (Hernandez & Mullen, 1978; Lopez et al., 1988; Ochoa, 1988). En la bahia El Uno, estos niveles son mas bajos en epocas secas y mayores en periodos humedos (Correa & Palacio, 2008). Esto se debe a que los vientos Alisios del noreste, atrapan en la bahia Colombia los aportes de agua dulce del rio Atrato (Chevillot et al., 1993; Correa & Palacio, 2008). Los bajos niveles de salinidad que presenta la bahia El Uno, se pueden asociar con los mayores aportes de hojarasca registrados durante la epoca seca. Sin embargo, nuestros resultados deben ser considerados como preliminares dada la duracion del periodo muestreado por cada epoca climatica y a la ausencia de potenciales correlaciones que no pudieron ser analizadas, tales como aspectos de composicion y estructura del bosque y la influencia de variables ambientales (e.g., precipitacion, evaporacion, radiacion, temperatura y salinidad; Lopez-Portillo & Ezcurra, 2002; Cortes-Castillo & Rangel-Ch., 2011; Coronado-Molina et al., 2012). Por lo tanto, se recomienda que para un estudio detallado sobre la dinamica de la hojarasca de los bosques de manglar en la bahia El Uno, se realicen estudios del aporte durante al menos un ano e incluir otros aspectos relacionados con la composicion y estructura de los bosques de mangle, asi como el registro de otras variables ambientales, que puedan influir sobre la dinamica de nutrientes en estos ecosistemas costeros.

CONSIDERACIONES FINALES

Es necesario continuar con programas de monitoreo--idealmente bajo una perspectiva de largo plazo--de los ecosistemas de manglar en la zona estudiada y en los demas ambientes costeros de Colombia. Se requiere ademas de la valoracion de la produccion primaria y secundaria asociada con estos ecosistemas. Asimismo, es necesario lograr la capacitacion de propietarios y habitantes de las zonas de manglar para promover un manejo sustentable y mantener un suministro constante de bienes y servicios para la poblacion y la fauna; al igual que, establecer un area minima de corredor para evitar la ampliacion de la frontera ganadera y garantizar la conservacion de la estructura y funcion del manglar. Finalmente, se deben apoyar los planes y programas de recuperacion sugeridos por la autoridad ambiental, la academia y los pobladores rurales y urbanos del golfo de Uraba.

Recibido el 22 de julio de 2013 y aprobado el 12 de octubre de 2013

AGRADECIMIENTOS

A los profesores Jenny Leal, Tatiana Correa y Jairo Zapata por el prestamo de la balanza para el registro del peso seco de las estructuras organicas, a Genis Gomes por facilitar el horno para el secado del material, a la Universidad de Antioquia a traves de la Corporacion Academica Ambiental por el apoyo brindado a la presente investigacion, y a la Universidad de Caldas por las facilidades dadas a G. Guevara para su participacion en este proyecto. Agradecemos las sugerencias del comite editorial y de los revisores anonimos, que mejoraron significativamente la version original del manuscrito.

REFERENCIAS

* Ake-Castillo, J. A., Vazquez, G. y Lopez-Portillo, J. (2006). Litterfall and Decomposition of Rhizophora mangle L. in a Coastal Lagoon in the Southern Gulf of Mexico. Hydrobiologia, 559(1), 101-111.

* Alongi, D. M., Pfitzner, J., Trott, L. A., Tirendi, F., Dixon, P. y Klumpp, D. W. (2005). Rapid sediment accumulation and microbial mineralization in forests of the mangrove Kandelia candel in the Jiulongjiang Estuary, China. Estuarine, Coastal and Shelf Science, 63(4), 605-618.

* Alvarez Leon, R. (2003). Los manglares de Colombia y la recuperacion de sus areas degradadas: revision bibliografica y nuevas experiencias. Madera y Bosques, 9(1), 3-25.

* Amortegui-Torres, V., Taborda-Marin, A. y Blanco, J. F. (2013). Edge effect on a Neritina virginea (Neritimorpha, Neritinidae) population in a black mangrove stand (Magnoliopsida, Avicenniaceae: Avicennia germinans) in the Southern Caribbean. Pan-American Journal of Aquatic Sciences, 8(2), 68-78.

* Arreola-Lizarraga, J. A., Flores-Verdugo, F. J. y Ortega-Rubio, A. (2004). Structure and litterfall of an arid mangrove stand on the Gulf of California, Mexico. Aquatic Botany, 79(2), 137-143.

* Arroyave-Rincon, A., Blanco, J. F. y Taborda, A. (2012). Exportacion de sedimentos desde cuencas hidrograficas de la Vertiente Oriental del Golfo de Uraba: Influencias climaticas y antropicas. Revista Ingenierias Universidad de Medellin, 11(20), 13-30.

* Blanco-Libreros, J. F. (2009). Banana Crop Expansion and Increased River-borne Sediment Exports to the Gulf of Uraba, Caribbean Coast of Colombia. AMBIO: A Journal of the Human Environment, 38(3), 181-183.

* Blanco, J. F., Londono-Mesa, M., Quan-Young, L., Urrego-Giraldo, L., Polania, J., Osorio, A., Bernal, G. y Correa, I. (2011). The Uraba Gulf Mangrove Expedition of Colombia. ISME/GLOMIS, 9(3), 8-10.

* Blanco, J. F. y Castano, M. C. (2012). Efecto de la conversion del manglar a potrero sobre la densidad y tallas de dos gasteropodos en el delta del rio Turbo (Golfo de Uraba, Caribe Colombiano). Revista de Biologia Tropical, 60(4), 1707-1719.

* Blanco, J. F., Estrada, E. A., Ortiz, L. F. y Urrego, L. E. (2012). Ecosystem-Wide Impacts of Deforestation in Mangroves: The Uraba Gulf (Colombian Caribbean) Case Study. ISRN Ecology, 2012, 1-14.

* Cadavid Gonzalez, S. (2010). Caida, descomposicion y quimica de la hojarasca de Rhizophora mangle a lo largo de un gradiente hidrodinamico en la bahia Marirrio, Golfo de Uraba. Universidad de Antioquia, Medellin.

* Chevillot, P., Molina M., A., Giraldo, L. y Molina Marquez, C. (1993). Estudio geologico e hidrologico del Golfo de Uraba. Boletin Cientifico del Centro de Investigaciones Oceanograficas e Hidrograficas, 14, 79-90.

* Coronado-Molina, C., Alvarez-Guillen, H., Day, J. W. J., Reyes, E., Perez, B. C., Vera-Herrera, F. y Twilley, R. (2012). Litterfall dynamics in carbonate and deltaic mangrove ecosystems in the Gulf of Mexico. Wetlands Ecology and Management, 20(2), 123-136.

* CORPOURABA. (2003). Caracterizacion y Zonificacion de los Manglares del Golfo de Uraba, Departamento de Antioquia.

* Correa Rendon, J. D. y Palacio Baena, J. A. (2008). Ictiofauna de las areas de manglar en las bahias Turbo y El Uno, Golfo de Uraba. Gestion y Ambiente, 11(3), 43-54.

* Cortes-Castillo, D. V. y Rangel-Ch., J. O. (2011). Los bosques de mangle en un gradiente de salinidad en la Bahia de Cispata--Boca Tinajones, departamento de Cordoba-Colombia. Caldasia, 33(1), 155-176.

* Feller, I. C., Lovelock, C. E., Berger, U., McKee, K. L., Joye, S. B. y Ball, M. C. (2010). Biocomplexity in Mangrove Ecosystems. Annual Review of Marine Science, 2(1), 395-417.

* Galeano Galeano, E., Mancera Pineda, J. E. y Medina Calderon, J. H. (2010). Efecto del sustrato sobre la descomposicion de hojarasca en tres especies de mangle en la Reserva de Biosfera Seaflower, Caribe Colombiano. Caldasia, 32(2), 411-424.

* Garcia-Valencia, C. (Ed.). (2007). Atlas del Golfo de Uraba: una mirada al Caribe de Antioquia y Choco. Santa Marta: Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras-INVEMAR y Gobernacion de Antioquia.

* Garcia, J. M. y Correa, J. C. (2006). Macroinvertebrados y peces asociados a las raices sumergidas del mangle rojo (Rhizophora mangle) en las Bahias de Turbo y El Uno, Golfo de Uraba. Universidad de Antioquia, Medellin.

* Gilman, E. L., Ellison, J., Duke, N. C. y Field, C. (2008). Threats to mangroves from climate change and adaptation options: A review. Aquatic Botany, 89(2), 237-250.

* Gomez, E. y Bernal, G. (2013). Influence of the environmental characteristics of mangrove forests on recent benthic foraminifera in the Gulf of Uraba, Colombian Caribbean. Ciencias Marinas, 39(1), 69-82.

* Hernandez, J. y Mullen, K. (1978). Productividad primaria en un manglar del Pacifico Colombiano. Tomo I. Paper presented at the Mem. Sem. Oc. Pacifico Sudamericano, Cali (Colombia). Septiembre 1-5 de 1976.

* Hogarth, P. (2007). The Biology of Mangroves and Seagrasses (2nd. ed.). New York: Oxford University Press.

* Hoyos, R., Urrego Giraldo, L. E. y Lema, A. (2011). Respuesta de la regeneracion natural de los manglares del delta del Rio Turbo y la Bahia El Uno (Golfo de Uraba-Colombia), a la variabilidad ambiental y climatica intra-anual. Universidad Nacional de Colombia, Medellin.

* Jimenez, J. A. y Lugo, A. E. (s.f.). Avicennia germinans (L.) L. SOITF-SM-4. New Orleans, LA: U.S. Department of Agriculture, Forest Service, Southern Forest Experiment Station. Recuperado de http://www.fs.fed.us/global/iitf/Avicenniagerminans.pdf

* Kamruzzaman, M., Sharma, S., Rafiqul Hoque, A. T. M. y Hagihara, A. (2012). Litterfall of three subtropical mangrove species in the family Rhizophoraceae. Journal of Oceanography, 68(6), 841-850.

* Komiyama, A., Ong, J. E. y Poungparn, S. (2008). Allometry, biomass, and productivity of mangrove forests: A review. Aquatic Botany, 89(2), 128-137.

* Kristensen, E., Bouillon, S., Dittmar, T. y Marchand, C. (2008). Organic carbon dynamics in mangrove ecosystems: A review. Aquatic Botany, 89(2), 201-219.

* Lee, S. Y. (1995). Mangrove outwelling: a review. Hydrobiologia, 295(1-3), 203-212.

* --. (1999). Tropical mangrove ecology: Physical and biotic factors influencing ecosystem structure and function. Australian Journal of Ecology, 24(4), 355-366.

* Lopez-Portillo, J. y Ezcurra, E. (1985). Litter fall of Avicennia germinans L. in a one-year cycle in a mudflat at the Laguna de Mecoacan, Tabasco, Mexico. Biotropica, 17(3), 186-190.

* --. (2002). Los manglares de Mexico: una revision. Madera y Bosques, 8(Es1), 27-51.

* Lopez, J. M., Stoner, A. W., Garcia, J. R. y Garcia Muniz, I. (1988). Marine food webs associated with Caribbean island mangrove wetlands. Acta Cientifica, 2(2-3), 94-123.

* Lugo, A. E. y Snedaker, S. C. (1974). The Ecology of Mangroves. Annual Review of Ecology and Systematics, 5(1), 39-64.

* Mfilinge, P., Atta, N. y Tsuchiya, M. (2002). Nutrient dynamics and leaf litter decomposition in a subtropical mangrove forest at Oura Bay, Okinawa, Japan. Trees, 16(2-3), 172-180.

* Ochoa Bejarano, G. (1988). Algunas caracteristicas funcionales del manglar de la Cienaga Grande de Santa Marta, con enfasis en Rhizophora mangle y Avicennia germinans. Universidad del Valle, Cali.

* Ortiz, L. F. y Blanco, J. F. (2012). Distribucion de los gasteropodos del manglar, Neritina virginea (Neritidae) y Littoraria angulifera (Littorinidae) en la Ecorregion Darien, Caribe colombiano. Revista de Biologia Tropical, 60(1), 219-232.

* Perez, J. E. (2012). Diagnostico de la extraccion de los recursos maderables en los manglares de Turbo en Puntas Las Vacas y Yarumal (Antioquia) y el analisis de la presencia de Acrostichum aureum L. y Montrichardia arborescens L. Universidad de Antioquia, Medellin.

* Primavera, J. H. (1998). Mangroves as Nurseries: Shrimp Populations in Mangrove and Non-mangrove Habitats. Estuarine, Coastal and Shelf Science, 46(3), 457-464.

* Sanchez-Andres, R., Sanchez-Carrillo, S., Alatorre, L. C., Cirujano, S. y Alvarez-Cobelas, M. (2010). Litterfall dynamics and nutrient decomposition of arid mangroves in the Gulf of California: Their role sustaining ecosystem heterotrophy. Estuarine, Coastal and Shelf Science, 89(3), 191-199.

* Sanchez-Carrillo, S., Sanchez-Andres, R., Alatorre, L. C., Angeler, D. G., Alvarez-Cobelas, M. y Arreola-Lizarraga, J. A. (2009). Nutrient fluxes in a semi-arid microtidal mangrove wetland in the Gulf of California. Estuarine, Coastal and Shelf Science, 82(4), 654-662.

* Sanchez-Paez, H., Alvarez-Leon, R., Pinto-Nolla, F., Sanchez-Alferez, A. S., Pino-Rengifo, J. C., Garcia-Hansen, I. y AcostaPenaloza, M. T. (1997). Diagnostico y zonificacion preliminar de los manglares del Caribe de Colombia. Bogota D.C.: Ministerio del Medio Ambiente.

* Sanjurjo Rivera, E. y Welsh Casas, S. (2005). Una descripcion del valor de los bienes y servicios ambientales prestados por los manglares. Gaceta Ecologica, 74, 55-68.

* Sharma, S., Kamruzzaman, M., Rafiqul Hoque, A. T. M. y Hagihara, A. (2012). Leaf phenological traits and leaf longevity of three mangrove species (Rhizophoraceae) on Okinawa Island, Japan. Journal of Oceanography, 68(6), 831-840.

* StatSoft, Inc. (2011). STATISTICA (data analysis software system), version 10. www.statsoft.com

* Tam, N. F. Y., Wong, Y. S., Lan, C. Y. y Wang, L. N. (1998). Litter production and decomposition in a subtropical mangrove swamp receiving wastewater. Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, 226(1), 1-18.

* Tam, N. F. Y. y Wong, Y. (2002). Conservation and sustainable exploitation of mangroves in Hong Kong. Trees, 16(2-3), 224-229.

* Yanez-Arancibia, A., Twilley, R. R. y Lara Dominguez, A. L. (1998). Los ecosistemas de manglar frente al cambio climatico global. Madera y Bosques, 4(2), 3-19.

Alvaro Javier Martinez-Ballesteros (1)

Carlos Mario Plaza-Rodriguez (1)

Giovany Guevara (2)

(1.) Programa de Ecologia de Zonas Costeras, Corporacion Academica Ambiental, Universidad de Antioquia seccional Uraba, Turbo (Antioquia, Colombia).

(2.) Departamento de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad de Caldas, Manizales (Caldas, Colombia).

Autor para correspondencia. Giovany Guevara: ggcolombia@gmail.com
Tabla 1. Analisis devarianza de dos vias para detectar diferencias
significativas entre las estructuras organicas de Avicennia
germinans y entre epocas de colecta.

Factor                SC        GL       MC

Estructura         2255.663     3     751.888
organica

Periodo             119.232     1     119.232
(lluvia/sequia)

Error              7645.239    155     49.324

                                       Prueba de
Factor               F        P          Tukey

Estructura         15.243   <0,001   H [desigual a]
organica                               (R=FI=Fr)

Periodo            2.417    0,122
(lluvia/sequia)

Error

H: Hojas. K: Hamas H: horas hr: Frutos

Fuente: Esta investigacion.
COPYRIGHT 2014 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Martinez-Ballesteros, Alvaro Javier; Plaza-Rodriguez, Carlos Mario; Guevara, Giovany
Publication:Luna Azul
Date:Jan 1, 2014
Words:4543
Previous Article:Contaminacion de operarios con clorpirifos, por practica de "embolsado" de banano (Musa sp.) en Uraba, Antioquia.
Next Article:Escuelas de campo de agricultores de Theobroma cacao L. en el bajo caguan (Experiencia, Resultados y Lecciones Aprendidas).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters