Printer Friendly

Aportaciones de la antracologia al conocimiento del marco paleoecologico y paleoeconomico del castillo de Juslibol (Zaragoza) en epoca medieval.

Contributions of anthracology to the knowledge of thepalaeoecological and palaeoeconomical framework of Juslibol (Zaragoza) castle in Medieval Age

1. Introduccion (1)

En el sector central del valle del Ebro, en el ne de Espana, se localizan los restos de varios castillos y torres medievales situados en posiciones estrategicas construidos entre los ss. X y XI, formando parte del sistema defensivo de la ciudad de Saraqusta (Zaragoza). Estas construcciones ocupan puntos elevados, como el escarpe de yesos que bordea el rio Ebro desde Alagon hasta Osera y los relieves elevados del curso bajo de los rios Huerva y Jalon. La falta de documentacion historica y excavaciones arqueologicas y el mal estado de conservacion hace que nuestro conocimiento acerca de esta red de castillos sea limitado. El castillo de Juslibol, situandose al n de la ciudad de Zaragoza, sobre un cerro aislado en el escarpe de yesos, conocido como Picote de San Martin, junto al actual pueblo de Juslibol, es uno de los mas degradados por la erosion. Su nombre musulman era Mezimegeer (Guitart, 1976) y tras ser tomado por las tropas cristianas de Pedro I--1101--paso a denominarse Deus o vol (Juslibol), habiendo jugado un importante papel en la conquista de Saraqusta por Alfonso II en el ano 1118 (Andres, 1998).

En los ultimos anos se han llevado a cabo una serie de estudios geomorfologicos y geoarqueologicos en este castillo medieval que han aportado una valiosa informacion acerca de la evolucion de la fortaleza desde su construccion hasta su ruinoso estado actual y en particular acerca de su complejo sistema defensivo compuesto por una combinacion de fosos y murallas. En estos estudios ya se observo que las murallas, construidas con mortero de yeso y recubiertas con una capa exterior tambien de yeso, contienen gran cantidad de restos vegetales carbonizados en su interior utilizados como conglomerante. Estos mismos materiales y tecnicas constructivas se observan en otras construcciones contemporaneas como los castillos de Maria de Huerva y Alfajarin (Zaragoza). Durante estos estudios se tomaron muestras de este contenido vegetal con un doble objetivo. Por un lado, la obtencion de fechas de carbono 14 que daten con precision su construccion (Pena Monne et al., 2011, 2014a); por otro, la identificacion botanica de las especies vegetales utilizadas en la construccion de las murallas del castillo mediante un analisis antracologico, basico para el desarrollo de los objetivos del presente articulo.

Las fechas obtenidas en las diferentes dataciones efectuadas (Fig. 1) muestran que las torres y murallas se construyen en el s. X al mismo tiempo que se excava el sistema de fosos que las rodeaban. Por otra parte, el castillo debio perder su papel estrategico tras la conquista de Saraqusta, lo que ayudado por su mala cimentacion genero que se derrumbaran gran parte de sus murallas, cuyos testimonios quedaron en el relleno de los fosos circundantes (Pena Monne et al., 2011, 2014a).

La cronologia de la actividad antropica en el sector central de la cuenca ha sido establecida a partir de diversos estudios de reconstruccion paleoambiental basados principalmente en analisis polinicos (Gonzalez-Samperiz et al., 2008; Morellon et al., 2009, 2011; Valero-Garces et al., 2014) y en los procesos geomorfologicos derivados de la deforestacion antropica, que han generado extensas acumulaciones en los fondos aluviales secundarios--vales--de la region (Pena Monne, 1996; Pena Monne et al., 2001, 2004, 2014b; Constante et al., 2010, 2011; Perez Lamban et al., 2014). En estos trabajos se pone en evidencia una gran etapa de degradacion de suelos por erosion que se inicia en el Neolitico --fechas en tono a 7000-6000 a. C.--acelerandose en epoca romana--hasta los ss. IV-V d. C.--, con una segunda etapa correspondiente a epoca medieval. Estos procesos de antropizacion no son exclusivos del valle del Ebro, sino que afectan de manera similar a diferentes areas del mundo mediterraneo (Vita-Finzi, 1969; Schulte, 2002; Butzer, 2005).

El presente trabajo tiene como objetivo principal aproximarnos a las caracteristicas de la vegetacion del area circundante al castillo medieval de Juslibol. Para ello se han analizado las muestras de carbon obtenidas de los muros del castillo mediante antracoanalisis. La finalidad de la antracologia va mas alla de la elaboracion de simples listas floristicas. Las plantas son elementos basicos para la evolucion cultural y la interpretacion arqueologica de los conjuntos nos permite conocer las interacciones entre las comunidades humanas del pasado y el entorno vegetal. De esta forma, los estudios antracologicos se aproximan al registro arqueologico desde una doble perspectiva. Por un lado, desde una perspectiva paleoecologica, de forma que nos aportan informacion del entorno vegetal de los yacimientos en el que se desenvolvieron las sociedades humanas del pasado, asi como su influencia en la evolucion de este entorno, de manera complementaria a otros estudios arqueobotanicos. Por otro lado, nos aportan informacion paleoeconomica acerca del comportamiento humano a traves de las estrategias de aprovechamiento del entorno forestal. Estos dos aspectos son complementarios y se interrelacionan (Chabal et al., 1999). De este modo, los conjuntos antracologicos no se pueden interpretar como un reflejo fiel del paisaje vegetal ya que, como producto de la actividad humana, estan condicionados por las practicas de consumo y descarte. En contextos historicos como Mezimegeer, la variedad de taxones representados se puede ver fuertemente distorsionada por la reduccion de especies silvestres y el aumento de especies antropogenicas.

2. Area de estudio

El castillo de Juslibol se situa en el sector central del escarpe de yesos que desde Alagon a Osera forma el limite norte del valle del Ebro en la provincia de Zaragoza (Fig. 2). Ocupa un cerro aislado, muy cerca de la confluencia del Ebro con el rio Gallego. Su parte culminante esta compuesta de gravas cuaternarias pertenecientes a una terraza fluvial de este rio, a unos 90 m sobre el cauce actual (Van Zuidam, 1975; Soriano, 1990). Estos sedimentos se apoyan de forma muy irregular sobre los yesos miocenos de la Formacion Zaragoza (Quirantes, 1978), que conforman la mayor parte del escarpe. Un conjunto de barrancos atraviesan de N a S este escarpe y son los que han creado en parte el aislamiento de un cerro residual, que luego ha sido reforzado por la construccion de dos fosos concentricos en la parte mas interna del relieve para su mejor defensa. El rio Ebro es el causante del escarpe principal de yesos, ya que ha ocupado la llanura aluvial en forma de meandros de llanura, con algunas crecidas importantes en los ss. XIII y XIV que llegaron a formar cauces semipermanentes en el entorno de Juslibol (Pena Monne et al., 2013). El castillo se construyo sobre las gravas cuaternarias, de unos 2-4 m de espesor, que claramente fueron recortadas para crear el espacio adecuado para instalar los muros. Las fuertes deformaciones de los sedimentos fluviales y su escasa coherencia interna, debido a que se apoyan sobre sustrato de yesos, explicarian la fragilidad de la construccion y su rapida degradacion.

En la actualidad, el clima es de tipo mediterraneo continental semiarido, con precipitaciones medias anuales en torno a los 315 mm y temperaturas contrastadas entre invierno--t.m. enero: 6,2[grados] y de julio: 24,3[grados]--, con veranos muy secos y calidos--t.m. de las maximas de julio de 35[grados]--. La disponibilidad hidrica se puede evaluar en 2100 mm anuales (Cuadrat, 2004), por lo que la vegetacion del escarpe de Juslibol esta altamente condicionada por este factor climatico, que se une al factor litologico, ya que predominan yesos y otras sales, lo que requiere de plantas bien adaptadas.

La vegetacion regional esta compuesta fundamentalmente por matorrales de bajo y escaso porte, sobre los que dominan, en enclaves mas favorables, algunas formaciones arboreas y arborescentes mediterraneas presididas por Quercus coccifera--coscojar--, Pinus halepensis--pino carrasco--y Juniperus thurifera--sabina albar--(Braun-Blanquet, 1987). En el contexto inmediato al castillo de Juslibol, destaca la denominada estepa aragonesa, ecosistema con predominio de los cultivos de secano acompanados por matorrales xerofilos, con el arbolado recluido a enclaves de condiciones mas favorables (Longares, 2004). Esta pretendida estepa esta formada por Rosmarinus officinalis--romero--, Cistus clusii--jarilla--, Lygeum spartum--albardin--, a las que acompanan especies nitrofilas como Artemisia herba-alba, Salsola vermiculata y Asphodelus sp., alternando con ambientes gipsofilos con Gypsophila hispanica, Ononis tridentata y Helianthemum squamatum, que en los lugares con predominio de los limos yesiferos son desplazadas por Brachypodium retusum--laston--(Longares, 2004).

En este contexto general, resaltan en el paisaje actual de Juslibol las formaciones propias de los margenes fluviales. Se trata de los denominados sotos fluviales y bosques galeria, formaciones mixtas dispuestas en orlas paralelas al cauce donde las especies principales son Tamarix gallica--taray o tamariz--y diversas caducifolias como Populus alba --alamo blanco--, Populus nigra--chopo--, Ulmus minor --olmo--y Fraxinus angustifolia--fresno--, con un sotobosque denso de especies espinosas como: Rubus ulmifolius--zarzamora--, Crataegus monogyna -espino blanco--y Rosa canina--rosal silvestre-, junto a diversas trepadoras entre las que destacan Clematis vitalba--clematide-, Hedera helix--hiedray Vitis vinifera--vid-.

3. Metodologia

Hasta el momento no se han efectuado excavaciones arqueologicas en el castillo de Juslibol. Toda la informacion mencionada procede de la prospeccion superficial y del estudio geoarqueologico efectuado con tecnicas no invasivas (Pena-Monne et al., 2011 y 2014b). Para el estudio antracologico se tomaron muestras de carbon tanto del interior de la argamasa de la pared como del yeso del enlucido externo. Para ello se utilizaron grandes bloques recientemente desprendidos de la muralla, sin necesidad de tocar los muros in situ (Fig. 3). Dada la dureza y compactacion del muro, se tomaron en campo pequenos bloques de mortero de yeso--10-15 [cm.sup.3]--que se transportaron al laboratorio para la extraccion de los fragmentos de carbon vegetal de su interior. El mortero se ha sometido a un proceso de disolucion con agua que nos ha permitido la extraccion manual de los carbones vegetales. Durante el proceso se advirtio que en la gran mayoria de los fragmentos se conserva el diametro completo desde la medula hasta la corteza, de forma que se trataria por lo general de ramas de pequeno calibre, llegando algunas de ellas hasta 7 cm de diametro. Sin embargo, las dificultades de extraccion de los fragmentos de la matriz nos han impedido por el momento la aplicacion de herramientas dendrometricas con el fin de realizar un estudio del calibre de las ramas recolectadas o los patrones de poda.

Una vez obtenidas las muestras se procedio a su analisis antracologico. El estudio ha consistido en la identificacion botanica de todos los fragmentos de carbon recuperados, teniendo en cuenta su ubicacion en el interior y exterior de la muralla. Para esta determinacion, las muestras se han fracturado manualmente con el objetivo de conseguir cortes frescos que permitieran la observacion de los tres planos anatomicos de la madera--transversal, longitudinal radial y longitudinal tangencial--. La observacion de estos planos se ha llevado a cabo con la ayuda de un Microscopio Optico Metalografico de luz reflejada con campo claro/oscuro--Nikon Optiphot--, que a traves de distintos oculares permite una magnificacion de 100 a 600 aumentos. La determinacion botanica ha sido posible mediante la observacion de los caracteres anatomicos de la madera en los diferentes planos y su comparacion con atlas especializados en la anatomia de la misma (Schweingruber, 1991; Garcia Esteban et al., 2003) y el carbon (Vernet et al., 2001) y con especies actuales carbonizadas reunidas en las Colecciones de Referencia de la Univ. de Zaragoza y del Laboratorio de Arqueobotanica de la Univ. Autonoma de Barcelona.

4. Resultados

4.1. Analisis de los fragmentos

En el presente estudio se han analizado 351 fragmentos de carbon de madera (Fig. 4). La lista floristica que hemos obtenido esta compuesta por un total de 12 taxones que presentan diferentes grados de determinacion: Juglans regia--nogal--, Juniperus sp.--enebro/sabina--, Leguminosae/Fabaceae --leguminosa--, Pinus sp.--pino--, Pinus halepensis--pino carrasco--, Pinus halepensis/pinaster --pino carrasco/rodeno--, Pinus sylvestris/nigra--pino albar/laricio--, Prunus sp.--almendro/cerezo/melocotonero/ciruelo/endrino--, Prunus tipo amygdalus--almendro--, Prunus tipo spinosa/ avium--cerezo--, Rosaceae/Maloideae --majuelo/acerolo/ membrillo/manzano/peral--y Salicaceae --sauce/chopo--.

Las especies mejor representadas en este conjunto (Fig. 5) son Junglans regia y Pinus halepensis, ambos con porcentajes cercanos al 30%. Porcentajes significativos revelan tambien las rosaceas de tipo maloideas y los diferentes tipos de prunoideas. El resto de coniferas, asi como las salicaceas y leguminosas, presentan los porcentajes mas bajos--inferiores al 5%--. Ademas, no hemos constatado diferencias significativas en los resultados obtenidos en la identificacion botanica de los carbones procedentes del interior y del exterior de la muralla en cuanto a la presencia/ausencia y representacion de las distintas especies. Como vemos en el grafico (Fig. 6) la composicion de ambas partes de la muralla es muy similar.

4.2. Caracteristicas ecologicas y etnobotanicas de los taxones identificados

Entre las coniferas destaca la presencia de diferentes especies del genero Pinus. Aunque algunos de los fragmentos de carbon no han podido ser determinados mas que a nivel generico--Pinus sp.--, hemos identificado al menos dos especies diferentes de pinos en el conjunto estudiado: Pinus halepensis --pino carrasco--y Pinus sylvestris/nigra--pino albar/ laricio--. El pino carrasco, asi como el pino rodeno o resinero (Pinuspinaster) al que podria pertenecer uno de los fragmentos identificados, se desarrolla preferentemente por debajo de los 800 msnm en los pisos termomediterraneo y mesomediterraneo. Se trata de una especie colonizadora ampliamente distribuida en la Peninsula Iberica, principalmente en el este, dado su caracter mediterraneo (Blanco et al., 1997), que penetra hacia el interior en algunas zonas como el valle del Ebro. Es ademas una especie poco exigente con los suelos pobres y con una gran resistencia a la sequia (>250 mm de media anual de precipitacion). Por su parte, los pinos de tipo albar/laricio son propios de zonas montanosas, se desarrollan a partir de (500) 800 msnm, llegando hasta los 2000 msnm. Se trata de especies bastante resistentes a los frios invernales y son algo mas exigentes con el regimen hidrico, sobre todo, Pinus sylvestris que requiere unas precipitacio nes por encima de 600 mm de media anual (Blanco et al., 1997). La madera de pino, independientemente de la especie, es dura y resistente y produce troncos altos, rectos y poco nudosos. Por ello ha sido ampliamente utilizada como combustible y como elemento constructivo.

El otro genero que hemos identificado entre las coniferas es el que incluye los enebros y sabinas --Juniperus sp.--. Las diferentes especies de este genero generalmente no pueden ser diferenciadas en base a criterios anatomicos de la madera ya que presentan una minima variabilidad de sus estructuras celulares. Esto hace que no podamos precisar con mucha claridad las condiciones ecologicas bajo las que se habrian desarrollado. Los juniperos, que cuentan con una amplia distribucion geografica actualmente, son tambien una especie colonizadora y crecen independientemente de las condiciones edaficas, desarrollandose en sustratos pedregosos y poco profundos, desde el nivel del mar hasta los 2000 msnm. En general, podemos decir que todas las especies que componen este genero son heliofilas y resistentes a la aridez. Los enebros y sabinas forman parte muchas veces del cortejo floristico de pinares, carrascales o bosques de hoja caduca, constituyendo en muchas ocasiones las series o etapas de degradacion o regeneracion de las anteriores, dando lugar a formaciones abiertas casi monoespecificas. La madera de estos arbustos es aromatica y facil de trabajar, asi como un buen combustible.

La familia Salicaceae comprende arboles y arbustos higrofilos como los sauces--Salix sp.--y los chopos--Populus sp.--. De nuevo la distincion de las diferentes especies en base a criterios anatomicos es muy complicada y en la mayoria de los casos imposible debido a la baja variabilidad en la anatomia de la madera de estas especies y al pequeno tamano que muchas veces presentan los fragmentos estudiados. En lo que respecta a su ecologia, los arboles y arbustos de esta familia crecen en las orillas de rios y arroyos formando parte de bosques de ribera, desde el nivel del mar hasta los 1000 msnm. Su madera no es de mucha calidad, aunque algunas especies tienen un aprovechamiento importante para la cesteria.

Otro taxon identificado a nivel de familia en las angiospermas son las leguminosas--Leguminosae-- o fabaceas--Fabaceae--que comprenden generos como Ulex, Genista, Cytisus o Spartium. Las diferentes especies de esta familia aparecen en todo tipo de ambientes, de modo que sin poder diferenciar los generos la informacion ecologica no es muy precisa. Se trata de matorrales que crecen desde el nivel del mar hasta la alta montana y tanto en ambientes eurosiberianos como mediterraneos. Su uso como combustible es habitual y esta ampliamente documentado en el registro antracologico peninsular.

El nogal--Juglans regia--es el taxon mejor representado entre las angiospermas en este conjunto. Se trata de una especie sensible a las heladas que no tolera bien los inviernos frios y requiere una precipitacion anual superior a los 600 mm. Se desarrolla en suelos fertiles, aunque tambien tolera los suelos calizos. Su madera, dura y homogenea, es muy apreciada en ebanisteria y sus frutos son drupas comestibles y ricas en aceite.

El resto de taxones identificados en el conjunto estudiado pertenecen a la familia de las rosaceas --Rosaceae--. Esta familia se divide en dos grandes grupos, por un lado, las maloideas--Maloideae--o pomoideas--Pomoideae--, que tampoco presentan criterios de discriminacion fiables en cuanto a su estructura celular y que hemos englobado en el taxon Rosaceae/Maloideae. Las maloideas comprenden especies frutales como Amelanchier, Cotoneaster, Crataegus, Cydonia, Malus, Mespilus, Pyrus y Sorbus. Por otro lado, las prunoideas--Prunoideae--, entre las que hemos podido discriminar tres taxones: Prunus sp., Prunus tipo amygdalus y Prunus tipo spinosa/avium. Estas plantas crecen de forma natural en orlas y claros de bosque y en los ambientes mediterraneos mas secos se refugian en ribazos, formando parte tambien en ocasiones de los bosques de ribera. Silvestres o cultivadas, se caracterizan por tener frutos comestibles.

5. Discusion

Hemos dividido los diferentes taxones documentados en este conjunto en tres grupos de vegetacion en funcion de sus condicionantes climaticos, edaficos y de uso. Por un lado, tenemos la vegetacion zonal o climacica, esto es, la vegetacion optima y estable de un lugar, en equilibrio con el suelo y los factores geograficos que crece dependiendo de las condiciones climaticas, aunque el hombre pueda influir de forma directa o indirecta en su desarrollo. Por otro lado, tenemos la vegetacion riparia o ripisilva, que constituye lo que se conoce como vegetacion azonal, es decir, aquella que depende de las condiciones especiales del sustrato como humedad, salinidad, inestabilidad o aridez (Izco, 2004). Por ultimo, aquellas especies que claramente se relacionan con el cultivo y el aprovechamiento por parte del hombre.

En cuanto a la vegetacion zonal o climacica, en el registro observado de Juslibol aparecen principalmente coniferas, pudiendo diferenciar entre pinos --Pinus halepensis--y enebros/sabinas--Juniperus sp.--, asi como leguminosas--Leguminosae/Fabaceae--. En este contexto de caracter tan claramente mediterraneo, el pino de tipo albar-laricio--Pinus sylvestris/nigra--, del que hemos determinado un solo fragmento, aparece como un elemento discordante en el conjunto. Su llegada a estas latitudes del valle desde zonas mas humedas y montanosas del norte se pudo producir utilizando los cauces fluviales de los afluentes del Ebro con fines madereros concretos que en este caso desconocemos o arrastrado por algun episodio de crecida fluvial.

La segunda de las categorias establecidas, la vegetacion azonal o ripisilva, comprende en este caso las formaciones de sotos y bosques galeria, propias de la ribera. Como hemos apuntado anteriormente, se trata de formaciones vegetales del entorno, acostumbradas a ocupar las zonas de mayor proximidad del nivel freatico a la superficie en los margenes fluviales y soportar las crecidas y avenidas de rios como el Ebro y Gallego. Las saliaceas--Salicaceae--constituyen la unica familia identificada en este conjunto de muestras que se puede englobar en este grupo.

Para terminar, el ultimo grupo lo constituyen los arboles frutales o especies procedentes de cultivos. Estas especies no presentan diferencias anatomicas con las variedades silvestres, pero por la cronologia y el contexto arqueologico en el que aparecen podemos considerarlas como tales. Este grupo esta compuesto por los frutales de la familia de las rosaceas --Rosaceae/Maloideae, Prunus sp., Prunus tipo spinosa/avium y Prunus tipo amygdalus--y el nogal--Juglans regia-. La presencia de estas especies se relaciona con su consumo alimenticio, ya que todas ellas se caracterizan por tener frutos y drupas comestibles, y son consideradas marcadores de la accion humana sobre las formaciones forestales. Los datos cuantitativos se analizan en un grafico que representa las frecuencias relativas de cada taxon dentro del espectro antracologico (Fig. 7).

Los aspectos mas llamativos del conjunto estudiado, tal como se puede ver en el grafico, son el predominio--61%--de especies relacionadas con la arboricultura, la baja representacion de especies riparias--2%--y ausencias significativas como el genero Quercus entre la vegetacion zonal, en la que por lo demas encontramos otras especies propias de un clima mediterraneo continental, estepario y semiarido.

5.1. La presencia de Juglans en el valle del Ebro como indicador antropico

Son numerosos los estudios acerca del origen y distribucion de las especies vegetales que se vienen llevando a cabo en los ultimos anos (Terral y Durand, 2006; Aradhya et al., 2007; Bernard et al., 2007; Carrion et al., 2010; Mercuri et al., 2013). La presencia en el registro arqueobotanico de determinados taxones como algunos frutales, Olea, Castanea, Vitis o Juglans, que constituyen un elemento importante en la produccion alimentaria de los paises de la cuenca mediterranea, muchas veces puede ser interpretada como un indicador importante del aumento de la actividad humana y la antropizacion del paisaje (Carrion et al., 2003; Jalut et al., 2009).

En la Peninsula Iberica, encontramos de forma testimonial en algunos registros polinicos la presencia del genero Juglans con posterioridad a la gran glaciacion Wurmiense (Carrion y Sanchez, 1992; Gonzalez-Samperiz et al., 2008 y 2010). Algunos autores sugieren que pudo sobrevivir en algunos puntos, por lo que tendria un caracter espontaneo, sin embargo, no parece formar parte de los bosques naturales de este territorio (Lopez Gonzalez, 2001) y los cambios climaticos y/o antropicos holocenicos o anteriores podrian haberlo hecho desaparecer de estas areas. Por su parte, los analisis geneticos revelan que el nogal no es una especie autoctona de Europa (Oberdorfer, 2001; Aradhya et al., 2007) y tiene su origen en Asia, por lo que su distribucion actual no es tanto resultado de la migracion natural como de la actividad humana siguiendo rutas comerciales desde mediados del Holoceno (Pollegioni et al., 2011). En los Balcanes y oeste de Turquia la reaparicion de este taxon no se produce antes del II milenio, lo que sugiere que no aparece en estas areas de manera salvaje sino que es reintroducido posteriormente en la Edad del Bronce (Mercuri et al., 2013) mientras que en el territorio peninsular puede estar relacionada con la colonizacion romana (Lopez Garcia, 1978; Zohary y Hopf, 2000).

Ya en epoca historica autores clasicos como Plinio (2) hacen algunas referencias a su cultivo, tal como ocurre con otras especies relacionadas con las practicas de arboricultura como Olea, Vitis o Castanea, pero sus evidencias en el registro arqueobotanico no se documentan de manera recurrente hasta la Edad Media. Restos carbonizados de Juglans regia, ya se trate de madera o pericarpios de semillas, aparecen en gran cantidad de yacimientos medievales de la Peninsula Iberica de N--en Reza Vella (3), Camp Vermell (Alonso et al., 2010), Madina Larida, Moli del Codina, Pla d'Almata (Vila y Pique, 2012; Pique et al., 2012), Esquerda (Cubero, 2012; Cubero y Ollichi, 2008) y la ciudad de Vitoria (Ruiz-Alonso et al., 2012)--a s--El Castillejo de Gador (Rodriguez-Ariza, 2001) y la ciudad de Granada (Rodriguez-Ariza, 1993)--pasando por el centro y el Levante--Gorquez (Vigil-Escalera et al., 2014), Castell d'Ambra (De Haro, 2002)--. Esta lista comprende todo tipo de habitats, apareciendo indistintamente en contextos urbanos, funerarios o fortificaciones, aunque siempre en un numero poco significativo de restos.

El nogal--yawz segun las fuentes arabes--era un frutal valorado y ampliamente cultivado en el mundo andalusi tal como refleja su presencia en la literatura agronomica. El sector central de la cuenca del Ebro presenta un clima mediterraneo continental semiarido, en el que esta especie raramente podria sobrevivir de forma natural. Los agronomos andalusies conocen la predileccion de este arbol, de amplias preferencias edaficas, por lugares frescos, pero tambien su resistencia a la sequia en estado adulto (Carabaza et al., 2004). Cuando crece en ambientes xericos de la cuenca mediterranea suele requerir una irrigacion suplementaria en verano (Zohary y Hopf, 2000).

Queremos senalar tambien la importancia de los diferentes taxones de rosaceas--Rosaceae--que aparecen junto a Juglans regia en el registro antracologico de Juslibol. Distintas especies de la familia de las rosaceas crecen de forma natural en la region biogeografica mediterranea y el uso de su madera como combustible se documenta arqueologicamente desde el Pleistoceno y durante todo el Holoceno (Buxo y Pique, 2008), aunque en porcentajes poco significativos. Es tambien a partir de epoca romana cuando se incrementa su representatividad en determinados registros y el numero de variedades cultivadas (Teira, 2013), siendo la familia vegetal mas representada en las fuentes de tipo agronomico (Carabaza et al., 2004). Entre las especies que hemos identificado dentro de este genero tenemos al menos el cerezo o guindo--Prunus tipo spinosa/avium--y el almendro--Prunus tipo amygdalus--y las rosaceas de tipo Maloideas o Pomoideas que comprenden una serie de especies frutales que por lo general no pueden ser distinguidas entre si en base a la anatomia de la madera, que van desde los perales--Pyrus communis L.--y manzanos--Malus domestica (Borhk.) Borhk--o los membrillos--Cydonia oblonga Mill.--, hasta los majuelos--Crataegus monogyna Jacq.--y acerolos--Crataegus azarolus L.--, entre otros, todas ellas especies de importancia economica en el mundo andalusi (Carabaza et al., op. cit.). El almendro es el frutal mas cultivado en la cuenca mediterranea y es posible que el primero que fue domesticado (Zohary y Hopf, 2000). Algunas subespecies crecen de manera espontanea en este territorio y todas prosperan bien en un clima relativamente calido y seco como el mediterraneo. La almendra cultivada, dulce y comestible, es un agregado de la gran variedad de formas salvajes, algunas de ellas amargas o toxicas. El cerezo o guindo es un arbol mas exigente en cuanto a humedad y temperatura. Sus frutos son drupas comestibles con una parte exterior carnosa --mesocarpio--y un hueso lenoso--endocarpio--que contiene la semilla, con un sabor dulce para las cerezas y amargo para las guindas (Teira, 2013). Los frutos de ambas han sido ampliamente recolectados antes de su domesticacion tal como evidencian los hallazgos de pericarpios carbonizados ya en epoca mesolitica y neolitica en Europa central (Zohary y Hopf, 2000). Las Maloideas o Pomoideas son una familia que comprende, entre otras, especies frutales cultivadas y silvestres, algunas de ellas, como perales y manzanos, que cuentan con una gran variedad de especies y subespecies y han sido objeto de un proceso de domesticacion muy complejo con grandes diferencias regionales y procesos de hibridacion entre cultivadas y salvajes (Zohary y Hopf, 2000).

En el contexto de la defensa de Saraqusta, las tierras del norte, mas montanosas y humedas, se encontrarian bajo el dominio de las tropas cristianas. La abundante presencia de Juglans (>30%) y otras especies frutales en una zona semiarida como es el sector central de la Depresion del Ebro, maxime dado el bajo contenido en otros contextos arqueologicos peninsulares de la misma epoca, estaria indicando la presencia de nogueras en zonas proximas, como un cultivo de regadio en relacion con la llamada "Revolucion agraria andalusi" (Garcia Sanchez, 2011).

5.2. El cultivo de frutales en Saraqusta segun las fuentes arabes

La importancia de los frutales esta muy relacionada con el consumo alimenticio. Los frutos son vegetales muy apreciados en la alimentacion humana gracias a su contenido en azucares, acidos, carbohidratos y vitaminas que complementan los hidratos de carbono de los cereales y las proteinas de las legumbres (Buxo, 1997). La literatura andalusi nos ha transmitido que su cultivo esta intimamente ligado al mundo musulman y su gastronomia. Las frutas, como peras y manzanas, y los frutos secos oleosos, como las almendras y las nueces, estan muy presentes en el amplio recetario musulman (Garcia Sanchez, 1996, 2011). No obstante, esto no seria posible sin el desarrollo de determinadas tecnicas agricolas. Conocemos ocho tratados agronomicos redactados entre los ss. X y XIV (Alvarez de Morales, 2002) que nos informan pormenorizadamente de las practicas agricolas del mundo musulman. La generalizacion del agua en la agricultura con la introduccion del regadio supone el principal componente innovador de la llamada "Revolucion agraria andalusi", junto con la introduccion de nuevos cultivos y la puesta en valor de otros que ya formaban parte del agrosistema mediterraneo (Garcia Sanchez, 1996, 2011).

El panorama que nos presentan los textos refleja un espacio rural estructurado en dos grandes unidades basicas. Por un lado, las tierras cultivadas, que incluyen el secano y el regadio. Estos espacios de regadio estan representados por los campos abiertos dependientes de los nucleos de poblacion, las fertiles vegas cercanas a los rios y las huertas periurbanas delimitadas por cerramientos constructivos o vegetales donde por lo general crecen especies con unas exigencias ambientales especiales. La agricultura de regadio se desarrollo en las zonas litorales de Andalucia y Levante y en las grandes cuencas fluviales de Castilla y Aragon con el Guadalquivir, el Guadiana, el Tajo y el Ebro (Alvarez de Morales, 2002; Carabaza et al., 1998). Por otro lado, las tierras incultas son aquellas en las que crecen las especies vegetales silvestres propias del territorio y sus condiciones ambientales normales (Garcia Sanchez, 2011).

Asimismo las fuentes arabes nos informan de la fertilidad del suelo andalusi. Son varios autores andalusies que dedican unas lineas a la fertilidad de las tierras fluviales del Ebro en torno a la ciudad de Saraqusta. Ahmad b. Muhammad b. Musa Ar Razi (887-995), historiador andalusi que desarrollo su labor literaria en tiempos del califa 'Abdarrahman III escribe (Levi-Provenpal, 1953):

... Zaragoza se encuentra al este de Cordoba. Tiene un suelo excelente, en el que hay muchos arboles, frutos y productos sabrosos. Su fertilidad es universalmente conocida. Zaragoza se encuentra junto al Ebro. Este rio recibe un afluente, el rio Gallego, que baja de las montanas de Vasconia, permitiendo el riego de numerosos huertos. Zaragoza posee vastas llanuras (que se riegan gracias a los tres cursos fluviales siguientes: el Gallego, el Jalon y el Huerva) ...

Ahmad ibn 'Umar al-'Udri (1003-1085) aporta informacion historica muy interesante acerca de los alzamientos en Huesca y Zaragoza ademas de las descripciones que hace de la ciudad de Saraqusta que sabemos que visito (De la Granja, 1966):
   ... Zaragoza es la ciudad que tiene mejor suelo y
   la mas abundante en frutales. Sus frutos son de
   inmejorable calidad. Esta construida a orillas del
   Ebro, que es el rio que viene del monte al-Bunjunsa
   y desemboca en el mar Mediterraneo, en la
   costa de la ciudad de Tortosa. La irrigacion de Zaragoza
   procede del rio Gallego ...


Por ultimo, queremos hacer referencia a las palabras del geografo cordobes Muhammad Az-Zuhri (1130-1154/1161) sobre la tierra zaragozana (Molina, 1983). El texto corresponde a los denominados mirabilia ('aga'ib), en los que se exageran las descripciones:
   ... En ella no se pudre ni se corrompe ningun alimento,
   se puede encontrar alli trigo de cien anos,
   uvas rojas de seis, higos, melocotones, granos,
   manzanas, peras y mirolabanos de cuatro y habas
   y garbanzos de veinte. Tampoco se estropean la
   madera ni la ropa, sea esta de lana, seda, algodon
   o lino. En todo al-Andalus no hay otra zona mas
   fructifera, mas productiva que no cuente con mejores
   alimentos, pues es la region mas privilegiada,
   mas fertil y mejor situada. Ciudad agricola, ganadera
   y fruticola, esta completamente rodeada de
   jardines en una distancia de ocho millas ...


5.3. Amortizacion de restos de poda en la construccion: un criterio economico

En la Peninsula Iberica la epoca medieval supone una importante intensificacion de la explotacion de recursos lenosos y especies vegetales cultivadas que se venia observando desde el periodo romano. En este periodo historico el estudio de la gestion y usos de la madera aumenta asimismo en complejidad debido a nuevas y aumentadas necesidades. La demanda de madera se intensifica no solo para el consumo domestico, sino tambien para el desarrollo de actividades artesanales/industriales (Euba y Allue, 2010). Los arboles frutales que crecen en las extensas areas de cultivo situadas en la periferia de las ciudades son especies economicamente importantes gracias a sus frutos comestibles, la produccion de aceite, su potencial decorativo y, por supuesto, su madera como materia prima para la fabricacion de instrumentos, la construccion o su utilizacion como combustible.

La tecnica constructiva utilizada en la construccion de la muralla del castillo medieval de Juslibol es el tapial (Fig. 3). El tapial es una tecnica constructiva sencilla, rapida y barata habitualmente utilizada en sistemas defensivos y fortificaciones atendiendo a criterios economicos. Consiste basicamente en la construccion de encofrados de madera, preferiblemente de especies resinosas, y la preparacion de los morteros, por lo que permite construir fortalezas en poco tiempo y con pocos recursos (Azuar, 1994) (4). Ademas, en este tipo de construcciones es habitual la utilizacion de materiales locales, que resultan mucho mas economicos. El mortero empleado en la construccion de la muralla del castillo de Juslibol tiene como componente principal los yesos, un material extremadamente abundante en la zona (Pena Monne et al., 2011, 2014a, 2014b). Otro importante componente implicado en la fabricacion de los morteros son los 'cascajos'. Este elemento cumple la funcion de conglomerante (Alonso et al., 2009). Por lo general, los morteros medievales son mas heterogeneos que los romanos y presentan una mayor variabilidad de sus componentes, dependiendo de la epoca o el lugar, tal como estan revelando los trabajos de caracterizacion de morteros antiguos que se estan llevando a cabo desde el campo de la petrografia (Gutierrez-Solana et al., 1989; Alvarez et al., 2000; Casadio et al., 2005; Alonso et al., 2010). Los 'cascajos' que se anaden al mortero en epoca medieval son principalmente fragmentos de roca o de ceramica o restos organicos como cascaras secas, paja o carbon vegetal.

Las ramas derivadas de la poda de cultivos de diferentes arboles supondran un volumen de madera disponible con unas caracteristicas concretas, como el pequeno calibre y la elevada tasa de humedad, que determinaran su uso para determinados fines. Estas caracteristicas estarian condicionando sus propiedades combustibles (Chabal, 1997) convirtiendolas en un combustible especialmente apropiado para determinados usos, como, por ejemplo, los hornos metalurgicos o ceramicos, donde es necesario alcanzar una gran temperatura rapidamente (Ruiz Alonso et al., 2012) (5). Sin embargo, en contextos habitacionales, su uso como combustible o elemento constructivo no parece algo habitual dada la baja frecuencia de aparicion en muchos de los contextos arqueologicos peninsulares (Cubero y Ollichi, 2008; Vila y Pique, 2012; Rodriguez Ariza, 2001). En cambio, los restos de poda de especies cultivadas aparecen a veces de forma frecuente en las fortificaciones, ya sea utilizadas como combustible como ocurre en la fortificacion de El Castillejo de Gador (Rodriguez-Ariza, 2001) en Almeria, donde tambien se documenta la presencia de especies procedentes de cultivo en el entorno periurbano del yacimiento, en este caso principalmente de olivo--Olea europea--, o en el castillo medieval islamico de Ahin (Sierra de Espadan, Castellon), donde las muestras se componen de un amplio rango de leguminosas arbustivas, recortes de huerta de Prunus y vieja madera muerta de coscoja--Quercus coccifera--(Wetterstrom, 1994) o integradas en la construccion como en el caso de Juslibol. Conocemos tratados agronomicos en los que se recomienda la poda solo de las ramas pequenas en el nogal dada la facilidad con la que su madera es atacada por xilofagos en heridas grandes (Ibn Bassal en Carabaza Bravo et al., 2004).

En la construccion de las murallas del castillo de Juslibol hemos constatado la utilizacion de morteros fabricados utilizando los materiales que los habitantes del castillo tenian a mano. Por un lado, los yesos miocenos que componen el substrato del sector central del valle del Ebro como componente principal y, por otro lado, la utilizacion como conglomerante de carbon vegetal procedente de especies presentes del entorno natural del asentamiento, tal como nos informan las condiciones bioclimaticas que conocemos a traves de la palinologia, y de los restos de derivados de la poda de ramas de pequeno calibre procedentes de arboles frutales cultivados en el entorno periurbano del yacimiento. La utilizacion del tapial como tecnica constructiva y los materiales locales en los sistemas defensivos suelen reflejar la premura y la falta de recursos en estas construcciones.

6. Conclusiones

El numero de fragmentos de carbon estudiados en este trabajo es relativamente reducido. Ademas, no disponemos de datos antracologicos procedentes de otros contextos en el sector central del valle del Ebro que nos permitan establecer comparaciones. No obstante, los resultados obtenidos de este trabajo, aunque preliminar, pionero para la zona, nos han permitido llevar a cabo interpretaciones tanto desde una perspectiva paleoecologica como paleoeconomica.

En el registro antracologico del castillo medieval de Juslibol hemos documentado la presencia de especies y generos propios de un clima mediterraneo semiarido--Pinus halepensis, Juniperas y Fabaceae/ Leguminosae--que crecerian de forma natural en el territorio y otras especies que nos estan sugiriendo una clara influencia antropica sobre el paisaje--Rosaceae/Maloideae, Prunas sp., Prunas tipo spinosa/ avium, Prunus tipo amygdalus, Juglans regia--y que serian cultivadas en las fertiles vegas cercanas a los rios y las huertas periurbanas. A la sobrerrepresentacion de arboles frutales--61%--, se une la baja o nula representacion de otros taxones como la vegetacion de ribera--2%--o el genero Quercus, cuya presencia en el entorno esta documentada en los registros polinicos. Esto nos esta sugiriendo un fuerte sesgo por parte del hombre en el consumo de las especies documentadas en el registro y utilizadas para un fin concreto.

Las fuentes documentales de la epoca hablan de la abundante presencia de frutales en el entorno de Saraqusta. Esta presencia queda confirmada por los datos arqueobotanicos obtenidos en este estudio. Las especies cultivadas en el entorno inmediato del yacimiento serian sometidas a diferentes tareas de mantenimiento, de forma que los residuos de estas podas, generalmente ramas de pequeno calibre, fueron amortizados en la construccion de la muralla del castillo medieval de Juslibol. De este modo, observamos como la composicion del registro antracologico analizado en este trabajo, como producto de la actividad humana, esta fuertemente condicionada por las practicas de consumo y descarte de la sociedad que lo produjo.

Quedan pendientes futuros estudios antracologicos en construcciones contemporaneas como los castillos de Maria de Huerva y Alfajarin (Zaragoza), y en otros contextos arqueologicos medievales aragoneses que nos permitan ampliar nuestro conocimiento acerca del paisaje medieval y el aprovechamiento del entorno forestal en el valle del Ebro.

DOI: http://dx.doi.org/10.14201/zephyrus201677173189

Bibliografia

ALONSO, F. J.; BUSTAMANTE, R.; DIAZ, C.; MONJO, J. y SALTO-WEIS, I. (2009): "Glosario de morteros", ReCoPaR, 6, pp. 33-40.

ALONSO, F. J.; REQUEJO, O.; FERNANDEZ-CRESPO, M. y CARRIZO, L. (2010): "Caracterizacion petrografica de morteros del conjunto medieval de la ciudad de Oviedo", Trabajos de Geologia, 30, pp. 337-349.

ALONSO, N.; ANTOLIN, F.; BURJARCHS, F.; FORTO, A.; MAESE, X.; MENSUA, C.; PIQUE, R.; VIDAL, A. E YLL, R. (2010): "Food and fuel. Strategies of Production and Consumption from Antiquity to the Middle Age in Camp Vermell (Sant Julia de Loria, Andorra)". En DELHON, C.; THERY-PARISOT, I. y THIEBAULT, S. (dirs.): Des hommes et des plantes. Exploitation du milieu et gestion des ressources vegetales de la prehistoire a nos jours (XXXe Rencontres Internationales d'Archeologie et d'Histoire d'Antibes). Nice, pp. 291-315.

ALVAREZ, J. I.; NAVARRO, I.; MARTIN, A. y GARCIA CASADO, P. J. (2000): "A study of the ancient mortars in the north tower of Pamplona's San Cernin church", Cement and Concrete Research, 30, pp. 1413-1419.

ALVAREZ DE MORALES, A. (2002): "Agronomos andalusies y sus legados". En NUEZ, F. (ed.): La herencia arabe en la agricultura y el bienestar de occidente. Valencia: Univ. de Valencia, pp. 9-70.

ANDRES, S. (1998): Historia de Zaragoza, 6: Zaragoza cristiana (1118-1336). Zaragoza: Ayto. de Zaragoza.

ARADHYA, M.; POTTER, D.; GAO, F. y SIMON, C. J. (2007): "Molecular phylogeny of Juglans (Juglandaceae): a biogeographic perspective", Tree Genetics & Genomes, 3, pp. 363-378.

AZUAR, R. (1994): "Las tecnicas constructivas en al-Andalus. El origen de la silleria y hormigon de tapial". En Actas v Semana de Estudios Medievales. Logrono, pp. 125-142.

BERNARD, G.; RUBIO DE CASAS, R. y VARGAS, P. (2007): "Plastid and nuclear DNA polymorphism reveals historical processes of isolation and reticulation in the olive tree complex (Olea europaeaf, Journal of Biogeography, 34, pp. 736-752.

BLANCO, E.; CASADO, M. A.; COSTA, M.; ESCRIBANO, R.; GARCIA, M.; GENOVA, M.; GOMEZ, A.; GOMEZ, F.; MORENO, J. C.; MORLA, C.; REGATO, P. y SAINZ, H. (1997): Los bosques ibericos: Una interpretacion geobotanica. Barcelona: Planeta.

BRAUN-BLANQUET, J. y BOLOS, O. (1987): Las comunidades vegetales de la depresion del Ebro y su dinamismo. Zaragoza.

BUTZER, K. W. (2005): "Environmental history in the Mediterranean world: Cross-disciplinary investigation of cause-and-effect for degradation and soil erosion", Journal of Archaeological Science, 32, pp. 1773-1800.

BUXO, R. (1997): Arqueologia de las plantas. Barcelona: Critica.

BUXO, R. y PIQUE, R. (2008): Arqueobotanica: los usos de las plantas en la Peninsula Iberica. Barcelona: Ariel.

CARABAZA, J. M.; GARCIA SANCHEZ, E.; HERNANDEZ BERMEJO, J. E. y JIMENEZ RAMIREZ, A. (1998): "Arboles y arbustos en los textos agricolas andalusies". En ALVAREZ DE MORALES, C. (ed.): Ciencias de la Naturaleza en al-Andalus. Textos y Estudios. Granada: csic, pp. 269-307.

CARABAZA, J. M.; GARCIA SANCHEZ, E.; HERNANDEZ BERMEJO, J. E. y JIMENEZ RAMIREZ, A. (2004): Arboles y arbustos en Al-Andalus. Granada: csic.

CARRION, J. S. y SANCHEZ-GOMEZ, P. (1992): "Palynological data in support of the survival of walnut (Juglans regia L.) in the western Mediterranean area during last glacial times", Journal of Biogeography, 19, pp. 623-630.

CARRION, J. S.; SANCHEZ-GOMEZ, P.; MOTA, J. F.; YLL, R. y CHAIN, C. (2003): "Holocene vegetation dynamics, fire and grazing at Sierra de Gador, southern Spain", The Holocene, 13, pp. 839-849.

CARRION, Y.; NTINOU, M. y BADAL, E. (2010): "Olea europaea L. in the North Mediterranean basin during the Pleniglacial and the early-middle Holocene ", Quaternary Science Reviews, 29, pp. 952-968.

CASADIO, F.; CHIARI, G. y SIMON, S. (2005): "Evaluation of binder/aggregate ratios in archaelogical lime mortars with carbonate aggregate: A comparative assessment of chemical, mechanical and microscopic approaches", Archaeometry, 47 (4), pp. 67-689.

CHABAL, L. (1997): Forets et societes en Languedoc (Neolithique final, Antiquite tardive): L'anthracologie, methode et paleoecologie. Paris: Errance.

CHABAL, L.; FABRE, L.; TERRAL, J. F. y THERY-PARISOT, I., (1999): "L'Anthracologie". En FEDIERE, A. (ed.): La Botanique. Paris: Errance, pp. 43-103.

CONSTANTE, A.; PENA, J. L. y MUNOZ, A. (2010): "Alluvial geoarchaeology of an ephemeral stream: Implications for Holocene landscape change in the Central part of the Ebro Depression, Northeast Spain", Geoarchaeology, 25, pp. 475-496.

CONSTANTE, A.; PENA, J. L.; MUNOZ, A. y PICAZO, J. (2011): "Climate and anthropogenic factors affecting alluvial fan development during the Late Holocene in the Central Ebro valley, Northeast Spain", The Holocene, 21, pp. 275-286.

CUADRAT, J. M. (2004): "El clima de Aragon". En PENA, J. L.; LONGARES, L. A. y SANCHEZ, M. (eds.): Geografia Fisica de Aragon. Aspectos generales y tematicos. Zaragoza: Univ. de Zaragoza-Inst. Fernando el Catolico, pp. 15-26.

CUBERO, C. (2012): "Shrubs and trees from medieval l'Esquerda (7th-13th centuries ad)", Saguntum, Extra 13, pp. 237-246.

CUBERO, C. y OLLICH, I. (2008): "La madera y las fibras vegetales en la vida cotidiana medieval. El ejemplo de la habitacion 34 de l'Esquerda (Masies de Roda-Roda de Ter, Barcelona)". En Actas VII Congreso Iberico de Arqueometria. Madrid, pp. 180-189.

DE HARO, S. (2002): "Charcoal analysis in the Castle of Ambra (Pego, Alicante, Spain)". En THIEBAULT, S. (ed.): Charcoal analysis. Methodological approaches, palaeoecological results and wood uses. Proceedings of the Second International Meeting of Anthracology (Paris, 2000). BAR Int. Ser., 1063. Oxford: Archaeopres, pp. 113-120.

DE LA GRANJA, F. (1966): La Marca Superior en la obra de Al-'Udri. Zaragoza.

GARCIA ESTEBAN, L.; GUINDEO, A.; PERAZA, C. y De PALACIOS, P. (2003): La madera y su anatomia. Anomalias y defectos, estructura microscopica de coniferas y frondosas, identificacion de maderas, descripcion de especies y pared celular. Madrid: Mundi-Prensa.

GARCIA SANCHEZ, E. (1988): "Los cultivos de al-Andalus y su influencia en la alimentacion". En Actas II Jornadas Internacionales de Cultura Islamica. Teruel, pp. 183-192.

GARCIA SANCHEZ, E. (1996): "Cultivos y espacios agricolas irrigados en Al-Andalus". En Actas II Coloquio Historia y Medio Fisico. Agricultura y regadio en Al-Andalus. Almeria, pp. 18-37.

GARCIA SANCHEZ, E. (2011): "Alimentacion y paisajes agricolas en al-Andalus", Ambienta, 95, pp. 64-77.

GONZALEZ-SAMPERIZ, P.; LEROY, S. A. G.; CARRION, J. S.; FERNANDEZ, S.; GARCIA ANTON, M.; GIL, M. J.; UZQUIANO, P.; VALERO, B. y FIGUEIRAL, I. (2010): "Steppes, savannahs, forests and phytodiversity reservoirs during the Pleistocene in the Iberian Peninsula", Review Palaeobotany and Palynology, 162, pp. 427-457.

GONZALEZ-SAMPERIZ, P.; VALERO, B.; MORENO, A.; MORELLON, M.; NAVAS, A.; MACHIN, J. y DELGADO, A. (2008): "Vegetation changes and hydrological fluctuations in the Central Ebro Basin (ne Spain) since the Late Glacial period: Saline lake records", Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology, 259, pp. 157-181.

GUITART, C. (1976): Castillos de Aragon i. Desde el siglo IX hasta el segundo cuarto del XIII. Col. Aragon. Zaragoza: Libreria General.

GUTIERREZ-SOLANA, F.; JAUREGUI, M.; BOHIGAS, R. y SARABIA, P. (1989): "Analisis de morteros medievales de dos castillos de Cantabria (Espana)", Materiales de Construccion, 39, 213, pp. 37-45.

JALUT, G.; DEDOUBAT, J. J.; FONTUGNE, M. y OTTO, T. (2009): "Holocene circum-Mediterranean vegetation changes: Climate forcing and human impact", Quaternary International, 200, pp. 4-18.

LEVI-PROVENIAL, E. (1953): La civilizacion arabe en Espana. Buenos Aires.

LONGARES, L. A. (2004): "Variedad biogeografica del territorio aragones". En Pena, J. L.; Longares, L. A. y Sanchez, M. (coords.): Geografia Fisica de Aragon. Aspectos generales y tematicos. Zaragoza: Inst. Fernando El Catolico, pp. 27-40.

LOPEZ GARCIA, P. (1978): "Resultados polinicos del Holoceno en la Peninsula Iberica", Trabajos de Prehistoria, 35, 1, pp. 9-44.

LOPEZ GONZALEZ, G. A. (2001): Los arboles y arbustos de la Peninsula Iberica e Islas Baleares. Madrid: Mundi-Prensa.

MERCURI, A. M.; BANDINI, M.; FLORENZANO, A.; MONTECCHI, M. C. y RATTIGHIERI, E. (2013): "Olea, Juglans and Castanea: The ojc group as pollen evidence of the development of human-induced environments in the Italian peninsula", Quaternary Internacional, 303, pp. 24-42.

MOLINA, L. (1983): Una descripcion anonima de al-Andalus. Madrid.

MORELLON, M.; VALERO, B.; ANSELMETTI, F.; ARIZTEGUI, D.; SCHNELLMAN, M.; MORENO, A.; MATA, P.; RICO, M. y CORELLA, J. P. (2009): "Late Quaternary deposition and facies model for karstic Lake Estanya (North-Eastern Spain)", Sedimentology, 56 (5), pp. 1505-1534.

MORELLON, M.; VALERO, B.; GONZALEZ-SAMPERIZ, P.; VEGAS, T.; RUBIO, E.; RIERADEVALL, M.; DELGADO, A.; MATA, P.; ROMERO, O.; EENGSTROM, D. R.; LOPEZ VICENTE, M.; NAVAS, A. y SOTO, J. (2011): "Climate changes and human activities recorded in the sediments of Lake Estanya (NE Spain) during the Medieval Warm Period and Little Ice Age", Journal of Paleolimnology, 46, pp. 423-452.

OBERDORFER, E. (2001): Pflanzenphysiologische Exkursionsflora. Stuttgart: Eugen Ulmer.

PENA, J. L (1996): "Los valles holocenos del escarpe de yesos de Juslibol (sector central de la Depresion del Ebro). Aspectos geomorfologicos y geoarqueologicos", Arqueologia Espacial, 15, pp. 83-102.

PENA, J. L.; ECHEVERRIA, M. T.; CHUECA, J. y JULIAN, A. (2001): "Processus geomorphologiques d'accumulation et incision pendant l'Antiquite Classique et ses rapport avec l'activite humaine et les changements climatiques holocenes dans la vallee de la Huerva (Bassin de l'Ebre, Espagne)". En VERMEULEN, F. y De DAPPER, M. (eds.): Geoarchaeology of the Landscapes of Classical Antiquity. Leiden: Babesch, pp. 151-159.

PENA, J. L.; JULIAN, A.; CHUECA, J.; ECHEVERRIA, M. T. y ANGELES, G. (2004): "Etapas de evolucion holocena en el valle del rio Huerva: Geomorfologia y Geoarqueologia". En PENA, J. L.; LONGARES, L. A. y SANCHEZ, M. (eds.): Geografia Fisica de Aragon. Aspectos generales y tematicos. Zaragoza: Univ. Zaragoza-Institucion Fernando el Catolico, pp. 289-302.

PENA, J. L.; LONGARES, L. A. y CONSTANTE, A. (2013): "El marco geografico del solar de Caesaraugusta". En Escudero, F. y Galve, P.: Las cloacas de Caesaraugusta y elementos de urbanismo y topografia de la ciudad romana. Zaragoza: Inst. Fernando el Catolico.

PENA, J. L.; RUBIO, V.; LONGARES, L. A.; GUTIERREZ GONZALEZ, F. J. y CONSTANTE, A., (2011): "El castillo medieval de Juslibol (Zaragoza). Datos preliminares para una reconstruccion geoarqueologica". En TURU, V. y CONSTANTE, A. (eds.): El Cuaternario en Espana y areas afines. Avances en 2011 (XIII Reunion Nac. del Cuaternario). Andorra la Vella, pp. 213-215.

PENA, J. L.; RUBIO, V.; LONGARES, L. A.; GUTIERREZ GONZALEZ, F. J.; PEREZ LAMBAN, F. y LALIENA, C. (2014a): "The geomorphological context of Medieval Juslibol Castle in the middle reaches of the River Ebro, Spain", Geoarchaeology, 29, pp. 448-461.

PENA, J. L.; SANCHO, C.; MUNOZ, A. y CONSTANTE, A. (2014b): "Clima y hombre en la evolucion de las vales del sector central de la Depresion del Ebro durante el Holoceno superior". En ARNAEZ, J.; GONZALEZ-SAMPERIZ, P.; LASANTA, T. y VALERO, B. L. (eds.): Geoecologia, cambio ambiental y paisaje: homenaje al prof. J. M. Garcia Ruiz. Logrono: CSIC-Univ. de La Rioja, pp. 91-102.

PEREZ LAMBAN, F.; PENA, J. L.; FANLO, J.; PICAZO, J. V.; BADIA, D.; RUBIO. V.; GARCIA JIMENEZ, R. y SAMPIETRO-VATTUONE, M. M. (2014): "Paleoenvironmental and geoarchaeological reconstruction from late Holocene slope records (Lower Huerva Valley, Ebro Basin, ne Spain)", Quaternary Research, 8, pp. 1-14.

PIQUE, R.; VILA, S. y ALONSO, N. (2012): "Changes in vegetation and fuel use from the Neolithic to the Middle Ages in the western Catalan plain", Saguntum, Extra 13, pp. 85-95.

POLLEGIONI, P.; WOESTE, K.; OLIMPIERI, I.; MARANDOLA, D.; CANNATA, F. y MALVOLTI, M. E. (2011): "Long-term human impacts on genetic structure of Italian walnut inferred by ssr markers", Tree Genetics & Genomes, 7, pp. 707-723.

QUIRANTES, J. (1978): Estudio sedimentologico y estratigrafico del Terciario continental de los Monegros. Zaragoza: CSIC.

RODRIGUEZ ARIZA, M. O. (1993): "Analisis antracologicos de excavaciones arqueologicas de la ciudad de Granada". En Actas IV Congres dArqueologia Mediaval Espanyola. Alicante, t. III, pp. 671-679.

RODRIGUEZ ARIZA, M. O. (2001): "Analisis antracologico de El Castillejo de Gador (Almeria)". En Actas III Congreso Nacional de Arqueometria. Sevilla, pp. 173-182.

RUIZ ALONSO, M.; AZKARATE, A.; SOLAUN, J. L. y ZAPATA, L. (2012): "Exploitation of fuelwood in Gasteiz (Basque Country, northern Iberia) during the Middle Ages", Saguntum, Extra 13, pp. 227-236.

SCHULTE, L. (2002): "Climatic and human influence on river systems and glacier fluctuations in southeast Spain since the Last Glacial Maximum", Quaternary International, 93-94, pp. 85-100.

SCHWEINGRUBER, F. H. (1990): Anatomie europaisher Holzer. Ein Atlas zur Bestimmung europaischer Baum-, Strauch--und Zwergstrauchholzer. Anatomy of European woods. An Atlas for the identification of European trees, shrubs and dwarf shrufs. Stuttgart: Verlag Paul Haupt.

SORIANO, M. A. (1990): Geomorfologia del sector centromeridional de la Depresion del Ebro. Zaragoza: Inst. Fernando el Catolico.

TEIRA, A. (2013): "Dentro y fuera del bosque. La gestion de Prunus avium/cerasus en epoca romana y medieval en el NW iberico", Arkeogazte, 3, pp. 99-115.

TERRAL, J. F. y DURAND, A. (2006): "Bio-archaeological evidence of olive tree (Olea europaea L.) irrigation during the Middle Ages in Southern France and North Eastern Spain", Journal of Archaeological Science, 33, pp. 718-724.

VALERO-GARCES, B. L.; GONZALEZ-SAMPERIZ, P. y MORENO, A. (2014): "Paisajes y climas del ultimo ciclo glacial en el NE de la Peninsula Iberica: una vision desde la evolucion de los glaciares, lagos y espeleotemas". En Vadillo, J. A.; GONZALEZ-SAMPERIZ, P.; MARTINEZ, T. L. y VALERO-GARCES, B. L. (eds.): Geoecologia, cambio ambiental y paisaje: homenaje al prof. J. M. Garcia Ruiz. Logrono: csic-Univ. de La Rioja, pp. 19-45.

VAN ZUIDAM, R. A. (1975): "Geomorphology and Archaeology. Evidences of interrelation at historical sites in the Zaragoza region, Spain", Zeitscrift fur Geomorphologie, 19, pp. 319-328.

VERNET, J. L.; OGEREAU, P.; FIGUEIRAL, I.; MACHADO, C. y UZQUIANO, P. (2001): Guide d'identification des charbons de bois prehistoriques et recents. Sud-Ouest de l'Europe: France, Peninsule Iberique et Iles Canaries. Paris: CNRS.

VIGIL-ESCALERA, A.; MORENO, M.; PENA, L.; MORALES, A.; LLORENTE, L.; SABATO, D. y UCCHESU, M. (2014): "Productive strategies and consumption patterns in the Early Medievalvillage of Gozquez (Madrid, Spain)", Quaternary International, 346, pp. 7-19.

VILA, S. y PIQUE, R. (2012): "Paisatge vegetal i gestio del combustible a la plana occidental catalana entre el neolitic i l'edat mitjana: estat de la questio des de l'analisi antracologica", Revista dArqueologia de Ponent, 22, pp. 9-35.

VITA-FINZI C. (1969): The Mediterranean Valleys: Geological Changes in Historical Times. Cambridge: cup.

WETTERSTROM, W. (1994): "Plantas Carbonizadas. Carbonized Plant Remains". En HARRISON, R. J.; MORENO, G. C. y LEGGE, A. J. (eds.): Moncin: un poblado de la Edad del Bronce (Borja, Zaragoza). Coleccion de Arqueologia, 16. Zaragoza, pp. 483-508.

ZOHARY, D. y HOPF, M. (2000): Domestication of plants in the Old World. Oxford.

(1) Este trabajo se ha realizado en el marco del Grupo de investigacion Paleoambientes del Cuaternario (PALEOQ) y Primeros Pobladores del Valle del Ebro (ppve) del Gobierno de Aragon y Fondo Social Europeo. M. Alcolea disfruta de una ayuda predoctoral del Ministerio de Economia y Competitividad (BES-2012-053828). Los autores agradecen a A. Mendivil Uceda su valiosa ayuda con las fuentes historicas y a los revisores anonimos sus comentarios que, sin duda, han contribuido a mejorar la calidad del manuscrito inicial.

(2) Se ha recurrido a la edicion de la Historia Natural de 2002, de Catedra.

(3) Cf. Martin-Seijo, M.: A xestion do bosque e do monte dende a Idade do Ferro a epoca romana no noroeste da peninsula Iberica: consumo de combustibles eproducion de manufacturas en madeira. Tesis doctoral inedita defendida en 2012 en la Univ. de Santiago de Compostela.

(4) Tambien Zahran, R. K.: Sistemas defensivos y tecnicas constructivas en el sector accitano del Reino de Granada. Tesis doctoral inedita defendida en 2006 en la Univ. de Granada.

(5) Tambien Euba, I.: Analisis antracologico de estructuras altimontanas en el valle de la Vansa Sierra del Cadi (Alt Urgell) y en el valle del Madriu (Andorra): explotacion de recursos forestales del Neolitico a epoca moderna. Tesis doctoral inedita defendida en 2005 en la Univ. Rovira i Vigili, Tarragona.

Marta ALCOLEA GRACIA *, Luis Alberto LONGARES ALADREN **, Raquel CUNILL ARTIGAS ***, Jose Luis PENA-MONNE ** y Maria ROYO NAVASCUES **

* Dpto. de Ciencias de la Antiguedad. iuca. Facultad de Filosofia y Letras. C/ Pedro Cerbuna, 12. 50009 Zaragoza. Correo-e: malcolea@unizar.es

** Dpto. de Geografia y Ordenacion del Territorio iuca. Facultad de Filosofia y Letras. C/ Pedro Cerbuna, 12. 50009 Zaragoza. Correo-e: lalongar@unizar.es; jlpena@unizar.es; mariaroyo.navascues@gmail.com

*** Dpto. de Geografia. Facultad de Filosofia y Letras-UAB. Plaza Civica, s/n. Campus de Bellaterra. 08193 Barcelona. Correo-e: cunillraquel@gmail.com

Recepcion: 12/11/2015; Revision: 6/02/2016; Aceptacion: 18/04/2016

Leyenda: FIG. 2. Localizacion del castillo de Juslibol (Zaragoza) en el sector central de la Depresion del Ebro.

Leyenda: FIG. 3: Restos del castillo de Juslibol: a) panoramica general desde su lado norte que permite apreciar la pared vertical del torreon mas entero y a su pie los restos de un desprendimiento reciente; al fondo, la llanura aluvial del rio Ebro y la ciudad de Zaragoza; b) detalle del desprendimiento en cuyos bloques se tomaron las muestras para el estudio antracologico; c) bloque con fragmentos grandes de carbon.

Leyenda: FIG. 6. Comparacion de los taxones documentados en el mortero interior y en el recubrimiento exterior de la muralla.

Leyenda: FIG. 7. Distribucion de las especies documentadas en diferentes grupos de vegetacion.
FIG. 1. Dataciones radiocarbonicas obtenidas
sobre muestras de carbon (apartir de Pena Monne
et al., 2011 y 2014a); calibraciones realizadas
usando OxCal v4.2.2.

PROCEDENCIA DE LA MUESTRA         FECHA A.P.      FECHA CAL d.C.

Construccion de los fosos       1115 [+ o -] 30   936 [+ o -] 37
Construccion torre y muralla    1110 [+ o -] 30   939 [+ o -] 36
Amortizacion de los fosos       940 [+ o -] 35    1098 [+ o -] 43
                                940 [+ o -] 30    1098 [+ o -] 41
                                945 [+ o -] 35    1097 [+ o -] 41

PROCEDENCIA DE LA MUESTRA       REFERENCIA DEL LABORATORIO

Construccion de los fosos           UZ-5865/ETH-40988
Construccion torre y muralla           Beta-331812
Amortizacion de los fosos           UZ-5943/ETH-41752
                                    UZ-5863/ETH-40986
                                    UZ-5864/ETH-40987

FIG. 4. Resultados del estudio antracologico:
numero total de fragmentos de cada taxon vegetal,
su frecuencia relativa y su distribucion en la parte interior
o exterior del muro de la construccion analizada.

Taxa                             N Interior   % Interior   N Exterior

Conifera indeterminada               5           2,8           1
Juglans regia                        51          28,3          58
Juniperas sp.                        7           3,9           9
Leguminosae/Fabaceae                 0            0            1
Pinus halepensis                     57          31,6          44
Pinus halepensis/pinaster            1           0,5           0
Pinus sylvestris/nigra               0            0            1
Pinus sp.                            3           1,7           0
Prunus sp. tipo spinosa/avium        10          5,6           21
Prunus sp. tipo amygdalus            10          5,6           6
Prunus sp.                           15          8,3           11
Rosaceae/Maloideae                   18           10           16
Salicaceae                           3           1,7           3
TOTAL                               180          100          171

Taxa                             % Exterior   N Total   % Total

Conifera indeterminada              0,4          6        1,7
Juglans regia                       34,1        109      31,1
Juniperas sp.                       5,3         16        4,6
Leguminosae/Fabaceae                0,4          1        0,3
Pinus halepensis                    25,8        101      28,9
Pinus halepensis/pinaster            0           1        0,3
Pinus sylvestris/nigra              0,4          1        0,3
Pinus sp.                            0           3        0,9
Prunus sp. tipo spinosa/avium       12,4        31        8,6
Prunus sp. tipo amygdalus           3,6         16        4,6
Prunus sp.                          6,5         26        7,4
Rosaceae/Maloideae                  9,4         34        9,6
Salicaceae                          1,7          6        1,7
TOTAL                               100         351       100

Fig. 5. Frecuencia de aparicion de los taxones
documentados en el registro antracologico
de Juslibol (Zaragoza).

Conifera indeterminada;         1,7
Juglans regia;                  31,2
Juniperos sp.;                  4,6
Leguminosae;                    0,3
Pinus halepensis;               28,9
Pinus halepensis/pinaster;      0,3
Pinus sylvestris/nigra;         0,3
Pinus sp.;                      0,9
Prunus sp. tipo spinsa/avium;   8,6
Prvnus sp. tipo amygdalus;      4,6
Prunos sp.;                     7,4
Rosaceae/Maloideae;             9,6
Salicaceae;                     1,7

Nota: Tabla derivada de grafico segmentado.
COPYRIGHT 2016 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alcolea Gracia, Marta; Longares Aladren, Luis Alberto; Cunill Artigas, Raquel; Pena-Monne, Jose Luis
Publication:Zephyrus
Date:Jan 1, 2016
Words:10450
Previous Article:Pintura mural romana en ambito domestico durante el s. I d. C. En el conventus Caesaraugustanus.
Next Article:Contribucion al estudio de la distribucion geografica de los circulos funerarios de piedra (baratze, cromlech) en los pirineos occidentales.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters